Anda di halaman 1dari 161

1

El siguiente libro es una traducción


por fans hecha para fans,
sin fines de lucro y sin intención de
perjudicar al Autor (a).
Por favor, si te gusta el autor, compra sus libros
en el idioma que sea
y entiendas. ¡Apóyalo(a)!

Traducción:
Mina Oceanosdetiempo

Corrección:
Kasta Diva

2
EL LOBO Y LA OVEJA
Lobo # 1

Penelope Sky

3
Hartwick Publishing
El Lobo y la Oveja
Copyright © 2019 por Penelope Sky
Todos los derechos reservados.
Ninguna parte de este libro se puede reproducir de ninguna forma ni por ningún medio
electrónico o mecánico, incluidos los sistemas de almacenamiento y recuperación de
información, sin el permiso por escrito del autor, a excepción del uso de citas breves en
una reseña del libro.

4
CAPITÚLO 1

MAVERICK
Cuando era niño, solía estar en este mismo lugar.
Justo en la puerta, ni en el dormitorio ni fuera de ella, solía mezclarme con las
sombras y mirar la espalda de mi padre. Había sido más alto que yo la mayor parte de mi
vida, así que lo admiraba, literalmente.
Él siempre tenía la misma rutina, cuando estaba parado frente a su tocador. Primero,
doblaba sus mangas hacia atrás y se las abotonaba. Luego se agregaban los gemelos, uno
de los muchos pares que poseía. Mi madre siempre le regalaba un nuevo set en su
cumpleaños, encontrando algo elegante que estaría orgulloso de usar.
Una vez que se aseguraba los gemelos, se ponía el reloj en la muñeca. De oro blanco
y llamativo, contrastaba con los colores oscuros que usualmente usaba. Sus trajes eran
siempre negros o azules, nunca marrones o plateados. Su cambio de vestuario pareció
ocurrir después de que el peor día de su vida sucedió.
Su anillo de bodas de plata estaba en el tocador donde había estado todos los días
durante un año. Siempre lo miraba durante mucho tiempo, como si estuviera considerando
ponérselo de nuevo.
Cuando era niño, era algo que nunca sucedía, porque siempre lo había estado usando.
Pero ahora no sabía qué hacer con eso.
Se enderezó frente al espejo y se admiró a sí mismo, con la camisa todavía apretada
en sus brazos musculosos. La luz del sol había dejado su piel bronceada y ligeramente
arrugada como el cuero desgastado, pero todavía poseía la resistencia de un hombre joven.
Las venas se extendían desde la parte superior de sus manos y subían por sus brazos,
sobresaliendo de la piel tensa. Era alto, una montaña ante mis ojos, pero se había encogido
a medida que la gravedad actuaba contra él durante todas estas décadas.
Ahora yo era más alto que él.
Más fuerte que él.
Pero no más inteligente que él.
Nuestras vidas nunca habían sido las mismas desde aquel terrible día, hace un año.
Nunca habíamos sido lo mismo.
Levantó la mirada y se encontró con la mía en el espejo. —¿Sí?
Cuando yo era un niño, nunca se fijó en mí porque era demasiado bajo. Pero ahora
era un hombre… y había sido un hombre durante mucho tiempo. Hecho a su semejanza,
poseía su fuerza, su poder. Y desafortunadamente, heredé todos sus defectos, su frialdad
y su crueldad.

5
Su profunda voz resonó contra la pared, llenando todas las habitaciones del antiguo
castillo como si fuera el rey original que lo había gobernado hacía siglos. La vida no había
sido amable con él, por lo que gradualmente se había oscurecido como la piedra que
formaba las paredes de este enorme castillo. Fue el patio de recreo perfecto para una
familia de cuatro. Pero ahora que solo era una familia de uno … era un gran ataúd.
Salí de la oscuridad del pasillo y entré en su habitación, el aire apestaba a soledad.
Pude sentir la soledad que nunca mostró, las lágrimas que nunca derramó. —Me
llamaste—. Como un buen hijo, obedecí a mi padre incluso como un hombre adulto. Su
falta de afecto siempre me decepcionó, pero igual lo respetaba.
Después de asegurar su reloj, se bajó las mangas y miró su anillo de bodas una vez
más, como si estuviera tentado de ponérselo y viajar en el tiempo, para corregir los errores
que era demasiado tarde para corregir.
Se dio la vuelta, con la barbilla levantada y los hombros tensos. —Tengo una reunión,
y vendrás conmigo.
***
El coche se detuvo en las puertas de hierro negro con una imagen de un semental
tallado en las rejas. Una vez que los guardas de seguridad nos permitieron pasar, subimos
por el camino de grava y nos acercamos a la propiedad de tres pisos que se encontraba en
la Toscana. El verano estaba a la vuelta de la esquina, así que el atardecer llegaba tarde.
Eran casi las ocho en punto, y el cielo todavía estaba teñido de tonos rosa y púrpura.
El coche rodeó la gran fuente en el centro de la explanada, y admiré el antiguo
adoquín que formaba las paredes de la mansión. Con arcos curvos para las ventanas y la
hiedra que crecía a lo largo de los lados, era claramente un legado familiar. Casas como
esta se transmitían de generación en generación, comenzando con la realeza ancestral
hasta la actualidad. Era poco probable que esta propiedad hubiera sido comprada en los
últimos cinco años.
Incliné mi rostro hacia mi padre, manteniendo mis ojos en nuestros alrededores al
mismo tiempo. —¿Qué estamos haciendo aquí?
Mi padre miró su reloj. —Tu conjetura es tan buena como la mía—. Su puerta se
abrió y él salió.
Yo también salí y nos acompañaron adentro, entrando en un enorme vestíbulo con
una impresionante lámpara de araña. Obras de arte del siglo XIX en las paredes, en su
mayoría paisajes de lirios y estanques.
Los hombres nos guiaron más adentro, llevándonos a un enorme comedor con más
pinturas y esculturas históricas. Había crecido con dinero, así que sabía qué niveles
diferentes existían. Mi familia hizo su fortuna a través de medios legales e ilegales. Pero
a juzgar por esta magnitud, esta familia era de la aristocracia.
Nos sentamos en la mesa larga, una mesa que podía acomodar fácilmente a cincuenta
personas para la cena.
Ni siquiera podía nombrar a cincuenta personas que me gustaran.

6
Los hombres salieron de la habitación.
Mi padre se sentó a la cabecera de la mesa. Con la espalda perfectamente recta y una
naturaleza agresiva, estaba listo para cualquier cosa que implicara esta reunión.
Todavía estaba en la oscuridad sobre todo el asunto. Esto podría ser acerca de un
nuevo cliente. Esto podría ser un enemigo. Esto podría ser un amigo. Realmente no tenía
idea. —¿Con quién nos reunimos? —. Mi voz se vio minimizada por el tamaño de la
habitación, los techos altos que contenían varios candelabros. En lugar de ventanas que
mostraran el mundo exterior, eran solo pintura tras pintura.
—Martin Chatel—. Mi padre continuó mirando hacia el frente, sus dedos
descansando sobre la mesa de caoba. Como si él fuera el que había convocado la reunión,
se sentó con un equilibrio perfecto, y quieto como una estatua.
Chatel. Reconocí el nombre de la familia.
Francés.
Tenían relaciones familiares en toda Europa, una línea de sangre que se remonta a
los reyes. La riqueza mostrada en cada muro había sido heredada respetuosamente a
través de la superioridad. Mi padre ya no estaba en el hemisferio criminal, así que no tenía
idea de cuál era nuestro propósito esta noche. A menos que haya tenido un cambio de
corazón? —¿Y por qué estamos aquí?
—Martin dijo que tenía una oferta que no rechazaría.
No hice más preguntas, sabiendo que la paciencia de mi padre para hablar había
expirado oficialmente. Mis ojos se movieron a un cuadro en la pared, un retrato que se
destacaba de todos los demás porque claramente no pertenecía allí. Mostrando una mano
moderna y una pintura nueva, era una obra de arte creada recientemente, no hace cientos
de años. Una mujer joven con cabello castaño del mismo color que la mesa, se sentaba
frente al espejo de un vestidor, mirando su reflejo mientras se preparaba para cualquier
evento al que estaba a punto de asistir. Un cepillo estaba en la mesa, junto con suministros
de maquillaje. Llevaba un vestido ajustado y un collar de diamantes. Era joven, con las
mejillas rosadas, los labios pintados y los ojos tan azules que se parecían al propio océano.
Miraba directamente al espejo, directamente al admirador de la pieza. Parecía inteligente
pero innatamente inocente. Parecía amable pero también insensible.
Pero sobre todo, ella era hermosa.
Era raro que la belleza de una mujer me impresionara, pero apreciaba el arte. La pieza
era especial porque parecía tan vulnerable, como si ella no quisiera sentarse para la pintura
pero se viera obligada a hacerlo. Le vi dos caras: una niña y una mujer.
No había nada más entretenido en la habitación, así que mis ojos se quedaron en el
cuadro hasta que nuestro anfitrión se unió a nosotros.
Martin Chatel entró en la habitación, delgado y pálido. Parecía un hombre que no
había visto la luz del sol en años, ya sea porque estaba demasiado ocupado trabajando, o
porque prefería la oscuridad. Se sentó en la cabecera opuesta de la mesa, aunque eso
significaba que estaba a varios metros de distancia.

7
Ignoré la pintura y miré al hombre que nos había convocado aquí.
Martin tamborileaba sus dedos contra la mesa con cierta ansiedad. —Caspian, ha
pasado un tiempo.
—No me sentiría así si tuviera una bebida en la mano—. La presencia de mi padre a
veces era sofocante. Él podría saturar tu mente con palabras, ahogarte con sus miradas
burlonas. Era un hombre fuerte y valiente, lo que lo hacía aterrador.
Martin se detuvo antes de soltar una risita. —Esto no es ese tipo de ocasión.
—Nunca he oído hablar de una ocasión en que la bebida no estuviera involucrada.
Incluso en el funeral de mi esposa, bebí como un buey —. Mi padre miró a Martin a través
de la mesa, quemándolo con sus ojos color café, antes de hacerme un gesto. —Este es mi
hijo, Maverick.
Martin me miró, sus ojos evaluándome. Se quedó mirando mi traje azul, mi cabello
bien cuidado y el reloj de valor incalculable que se encontraba en mi muñeca. Cuando
estuvo satisfecho con su evaluación, se volvió hacia mi padre. —Sé quién es él.
Sospeché que mi padre me había llevado a esta reunione porque no estaba tan
concentrado como antes. Ahora era más imprudente, más impredecible. Lo más
importante, yo era ahora más fuerte. La edad había debilitado a mi padre, pero la juventud
me hacía más ágil y fuerte.
Mi padre golpeó sus nudillos contra la madera. —Entonces, ¿cuál es esta oferta que
no rechazaré, Martin? Nos convocaste aquí sin ofrecernos siquiera una bebida, así que
mejor que no nos hayas hecho perder el tiempo.
A veces mi presencia era empequeñecida por la de mi padre, pero no se equivoquen,
definitivamente era su hijo. Era igual de frío y calculador que él. Desde que terminamos
nuestras actividades ilegales, he estado viviendo una vida tranquila dirigiendo el negocio
familiar legítimo. Pero antes de eso, hice rodar cabezas.
Martin nos miró a ambos, con una camisa con cuello y una corbata que parecía
arrugada. La ropa también parecía demasiado grande, como si perteneciera a alguien de
varios tamaños más grande. Para un hombre lleno de riqueza, se veía sucio y pobre, como
si perteneciera a la calle. —Puedo conseguir a Ramón para ti.
Ese nombre fue maldecido en nuestra casa.
Cuando se susurró el nombre a través de la mesa del comedor, mi padre y yo nos
quedamos bruscamente inmóviles, nuestros cuerpos se apagaron pero nuestros corazones
latían más rápido. No había un enemigo mayor para nuestra familia, ni un crimen peor
jamás cometido.
Me volví hacia mi padre y vi la expresión enfermiza en su rostro, la forma en que su
piel se extendía sobre su esqueleto a medida que cada músculo se tensaba en el grado más
extenso. Sus ojos se humedecieron como un café espumado, y su mano se apretó en un
puño.
Martin siguió observando nuestras reacciones, sabiendo que había dicho las palabras
perfectas para atraer a los dos.
8
—Es mejor que tu oferta sea concreta—. Mi padre forzó las palabras de su boca, pero
su garganta estaba tan apretada que sonaron ásperas. Había demasiada rabia para que él
se contuviera, demasiada ira que surgió a través de su cuerpo como una corriente.
—Lo es—. Martin cerró los ojos por un momento, como si estuviera luchando contra
un repentino ataque de fatiga. —Puedo decirte exactamente dónde estará en tres semanas.
Te daré todo lo que necesitas para derribarlo.
Mi padre nunca había abandonado la búsqueda de Ramón, el hombre que mató a mi
madre. La mano de mi padre se sacudió ligeramente sobre la mesa, como si estuviera
imaginando la muerte de Ramón en ese mismo momento. Desde que mi madre fue violada
y asesinada, mi padre había sido un fantasma. Ahora no tenía ningún propósito de vivir,
y todo lo que le importaba era quemar vivo a Ramón. Respiró fuerte antes de pronunciar
sus siguientes palabras. —¿A cambio de qué? —. No había precio que mi padre no
pagaría.
No había precio que yo no pagaría. Habíamos pasado el último año tratando de
localizar al hombre que asesinó a mi madre, una persona inocente que no tenía nada que
ver con los negocios. Él la agarró mientras ella estaba de compras y le hizo cosas terribles.
Me ponía enfermo cada vez que lo pensaba, y me alegraba de que estuviera muerta …
solo para que ya no sufriera más.
Cuando mi padre no obtuvo su respuesta lo suficientemente rápido, repitió su
pregunta. —¿A cambio de qué, Martin? Si descubren que eres la rata, todo habrá
terminado para tí. Entonces, ¿qué podría valer la pena el riesgo?
No importaba lo que Martin pidiera, le daríamos cualquier cosa. Mi padre nunca
encontraría la paz hasta que Ramón fuera torturado y asesinado. Lo necesitaba para la
venganza. Este hombre lastimó a mi familia, y yo mataría a toda su línea familiar en
represalia.
Martin desvió su mirada hacia mí. —Quiero que Maverick se case con mi hija.
Supuse que pediría una fortuna. O que nos pidiera que mataramos a alguno de sus
mayores enemigos. Lo último que esperaba era una propuesta de matrimonio.
Mi padre no se inmutó. —Hecho.
Hice una doble toma, sorprendido de que mi padre hubiera aceptado esto con tanta
facilidad. —No estoy de acuerdo con eso.
—Pero lo harás—. Mi padre me desafió con su mirada, diciéndome que guardara
silencio y aceptara los términos.
Pero me negué. —No—. Sostuve su mirada y no me importó mi falta de respeto.
Estaba dispuesto a dar mi vida por él, a hacer lo que fuera necesario para vengar a mi
madre, pero ¿casarme con alguien? Esa fue una petición ridícula. Me volví hacia Martin.
—¿Qué tipo de trato es ese? ¿Por qué quieres que me case con ella?
—No importa— espetó el padre. —Si eso es lo que quiere, entonces está bien.

9
Me volví hacia Martin. —Explíquese. Ahora—. No era el tipo de hombre que un
padre querría para su hija. No era respetuoso ni comprensivo. Había matado a gente por
poca o ninguna razón. No era romántico ni amable.
Martin me miró a los ojos y parpadeó un par de veces. —Las cosas están a punto de
cambiar por aquí… He hecho muchos tratos malos, he invertido en ideas estúpidas y he
perdido más dinero del que podría ganar en toda una vida.
Las paredes seguían en pie, pero la casa parecía vacía. Probablemente no nos ofreció
una bebida porque ni siquiera podía pagar eso. Este hombre lo había perdido todo, y por
eso parecía una mierda.
—Los cuervos descenderán y se llevarán todo. Luego los sabuesos tomarán los
cadáveres. Mi hija no estará segura sola. Ellos vendrán por ella a continuación… y le
harán cosas terribles—. Cerró los ojos como si solo decir la frase fuera demasiado. Podría
haberlo perdido todo, pero su amor por su hija todavía estaba vivo. —La única forma en
que puedo mantenerla a salvo es casarla con un hombre fuerte, un hombre que provenga
de una buena base, un hombre que pueda protegerla.
Él me había descrito perfectamente, pero eso no significaba que la deseara. —No
estoy buscando una esposa, Martin. Tal vez hayas tenido una mala impresión de mí, pero
no soy muy diferente de los cuervos y perros que describiste. Soy cruel, y no seré diferente
con ella.
Martin se volvió hacia mi padre. —Pero ustedes dos son hombres de palabra. Si me
prometes que no la lastimarás, que la protegerás, entonces sé que cumplirás tu promesa.
Te estoy dando lo que más deseas, a cambio de lo que más quiero. Es un trato justo.
Sentí la mirada de mi padre en el costado de mi cara, el ardor de sus ojos mientras
perforaban mi carne. Todo lo que quería era el cadáver de Ramón, no le importaba lo que
costara adquirirlo. Pero no quería tener una mascota, una molestia.
—Dijiste que nunca quisiste casarte de todos modos— dijo el padre. —Así que no es
como si estuvieras haciendo un sacrificio.
—Pero estoy haciendo un sacrificio— le espeté. —No quiero tratar con una mocosa
molesta. No quiero que ella viva en mi casa, o se ponga en mi camino—. Sabía que la
venganza de mi madre era lo más importante en nuestras vidas, pero odiaba lo que tenía
que costar. Me volví hacia Martin. —¿Por qué no te la llevas y te escondes en algún lugar?
Múdate a Islandia y comienza de nuevo.
—No puedo—. Martin respiró profundamente, pero sonó como si sus pulmones
lucharan por expandirse por completo, así que tosió en su mano, convulsionándose en la
mesa.
Todo tenía sentido en ese momento. Su apariencia enfermiza… su piel pálida.
Se limpió la boca con un paño viejo que guardaba en el bolsillo. —No voy a estar
cerca para protegerla. No estoy seguro de lo que va a reclamar mi vida: una bala o un
cáncer. Pero será una o la otra … y será pronto.
Casi lo compadezco, casi.

10
Padre se volvió hacia mí. —Martin, danos un momento.
Sabía cómo iría la conversación incluso antes de que él dijera una palabra. Vi a
Martin salir de la habitación, y cuando él se había ido, hablé antes de que mi padre pudiera
pronunciar uno de sus famosos discursos. —Quiero a Ramón muerto tanto como tú,
padre. Lo encontraremos, de una manera u otra. Nuestro tiempo se acerca. Obligarme a
este matrimonio solo acelerará el proceso. Vamos a arriesgarnos.
En lugar de estar enojado, la decepción llenó sus ojos. —No hay nada que tu madre
no hubiera hecho por ti.
—Lo sé.
—Interrúmpeme de nuevo, y te dispararé.
Mi boca se cerró automáticamente porque sabía que él cumpliría su amenaza.
—Te escuché, y ahora, me escucharás. Tu madre sacrificó todo por ti y tu hermana.
Ella te dio a luz, cuidó de ti, te aguantó cuando eras un pequeño mocoso. Ahora ella nos
necesita. ¿Te sentarás allí como un cerdito egoísta cuando tenemos la oportunidad de
hacer lo correcto?
—Creo que mi madre querría que me casara con una buena chica y que tuviera
muchos bebés. Sería diferente si ella estuviera viva. Lo haría en un instante, pero ella ya
está muerta. Esto no cambia nada.
Sus ojos eran tan firmes, era inquietante. —Lo cambia todo. Harás esto, Maverick.
O te mato.
Miré a mi padre mientras el entumecimiento aumentaba. Desde que mi madre había
sido puesta en tierra, él se había convertido en una persona diferente. Esperaba que se
recuperara lentamente, emergiera gradualmente del lado oscuro de la luna y regresara a
la luz del sol. Pero se fue alejando progresivamente, desapareciendo cada vez más en lo
desconocido.
Todavía recordaba el hombre al que había admirado una vez, el hombre que llevaba
el corazón en la mano. No tenía que decirnos que nos amaba porque lo mostraba con su
sonrisa, con su afecto. Pero ahora que ella se había ido, él también se había ido. Era solo
una cáscara superficial de lo que solía ser, alguien plagado de arrepentimiento, sed de
sangre y terror. Ya no era su hijo. Solo era una herramienta en su caja. Yo era solo un
medio para un fin. Cuando murió mamá, también murió su amor por nosotros.
En ese momento, sentí que no tenía nada que perder. —Bien… lo haré.

11
CAPÍTULO 2

ARWEN
Mi diafragma se apretó cuando golpeé mi última nota. Con la boca abierta y los
pulmones gritando de dolor, llené el auditorio con mi voz fuerte y cerré la producción,
viendo que la cortina se cerraba frente a mí cuando finalmente me quedé sin aliento.
Las luces brillaban, las rosas se lanzaban al escenario, y pude ver a la audiencia
ponerse de pie mientras hacían una ovación. La adrenalina que recibí fue más poderosa
que cualquier otra que haya conocido, mejor que el sexo con cualquier hombre. Era
eufórico, de ensueño.
Observé las cortinas cerrarse mientras el tiempo se detenía. Desde que era niña, este
había sido mi sueño.
Ser cantante de ópera.
Ahora estaba ahí.
Con las cortinas cerradas, concluyó la sinfonía. Eso solo hizo que el aplauso fuera
más fuerte, el sonido de silbidos y vítores más audibles. Me quedé en el lugar y disfruté
el momento un poco más, aprecié la conexión que sentía con cada extraño en la sala.
Podrían haber pasado la noche del viernes haciendo cualquier otra cosa, pero decidieron
pasarla conmigo.
***
Dante vino detrás del escenario con rosas en sus manos. Era alto, guapo, y tenía la
sonrisa más linda, y sus ojos se iluminaron cuando me miró. Se me acercó y me besó.
—Estuviste increíble.
—Gracias…
Me presentó las rosas. —Podría verte cantar todas las noches.
—Y me encantaría cantar todas las noches si mi voz pudiera manejarlo—. Ya había
un jarrón puesto en mi camerino de maquillaje, así que puse las rosas adentro y agregué
un poco de agua.
—Entonces, ¿qué tal si te llevo a cenar?
—Cantar durante dos horas me da hambre.
—Perfecto—. Su brazo se enganchó alrededor de mi cintura, y me acompañó fuera
del teatro, haciendo esta noche aún más mágica.
***
Me detuve en la casa de mi infancia y sentí la presencia de generaciones anteriores
en el momento en que pisé el terreno. La casa siempre había sido grande para tres
personas, pero ahora se sentía demasiado grande para una sola.

12
Entré en la casa y busqué a mi padre, notando que parecía particularmente oscuro.
Llevé un nuevo arreglo de flores y las puse en un jarrón en la cocina, solo para iluminar
el lugar. Mi madre solía ser de la misma manera, refrescando la casa con flores
directamente del jardín. Ella se había ido hace mucho tiempo, pero todavía continuaba
con la tradición.
Papá entró en la cocina, con unos vaqueros demasiado holgados alrededor de la
cintura y una camisa que también parecía demasiado holgada. Estaba más pálido cada vez
que lo veía, agrio como la leche echada a perder.
No dejaba de decirme que nada estaba mal, pero ahora, no estaba segura de si le creía.
—Ahí está mi princesa—. Se acercó a mí y me besó en la cabeza. —¿Cómo estuvo
el show de anoche?
—Casa llena con una ovación de pie.
—Wow, eso suena increíble. Este país no puede tener suficiente de esa voz tuya.
—No sé sobre eso … pero gracias.
Miró los lirios rosados en el jarrón, dándoles solo una mirada antes de volverse hacia
mí. —¿Cómo van las cosas contigo?
—Bueno. Ya sabes, solo mucho trabajo y mucha práctica—. Tenía la intención de
presentar a Dante a mi padre, pero como era el primer hombre que traería a casa, estaba
nerviosa por eso. Mi padre siempre me protegió, y no estaba segura de cómo se sentiría
al respecto. Pero, de nuevo, probablemente no había un solo hombre que alguna vez
pensara que era lo suficientemente bueno para mí. —¿Qué pasa contigo?
—Ya sabes, nada muy emocionante.
Nos movimos a la mesa del comedor con una jarra de limonada y tuvimos una
pequeña charla. Le dije que la ópera quería agregar algunos espectáculos más, pero como
necesitaba preservar mi voz, usarían mi suplente. Hablamos sobre el clima, el juego de
fútbol y otras cosas que realmente no importaban.
Comenzó a toser ásperamente, presionando una servilleta en su cara mientras tiraba
de la mesa.
—Papá, ¿estás bien? —. Puse una mano en su hombro, preocupada de que este
resfriado no se iba. Solo parecía empeorar con cada semana que pasaba. —¿Estás seguro
de que los médicos dijeron que estás bien? Te ves peor cada vez que vengo.
Se limpió la boca y se rió entre dientes. —Bueno, eso es una buena cosa para decir.
—Vamos, ya sabes lo que quiero decir. No pareces estar bien … ¿Hay algo que no
me estás diciendo? —. ¿Mi padre me ocultaría algo así? ¿Me mentiría a la cara y fingiría
que todo estaba bien cuando claramente no lo estaba?
Su sonrisa se desvaneció cuando sus ojos se llenaron con el claro brillo de la
melancolía. Como lágrimas inminentes en un cuadro, su emoción era clara en las sutilezas
de su mirada. A veces el acantilado de la desesperación era más obvio que las lágrimas.
—Estoy bien, princesa. Pero hay algo que necesito decirte … No te alegrarás por eso.
13
—Bien…
—El dinero se ha acabado. No puedo pagar mis deudas, he arruinado a mucha gente
y pronto, los hombres se arrastrarán por todo este lugar y lo desarmarán pieza por pieza.
Hice enojar a algunos hombres peligrosos … y no estarán felices.
Tenía sangre francesa e italiana, y provenía de una línea de aristócratas ricos de los
que estaba orgullosa. Nuestra fortuna era enorme, y aunque nunca pedí ni un centavo más
de lo que estaba en mi fideicomiso, asumí que siempre estaría allí cuando fuera el
momento de heredarla. —Qué…? ¿Qué estás diciendo? ¿No tenemos dinero?
Sacudió la cabeza. —No… ni un euro.
El dinero no era importante para mí, pero saber que no estaba allí me aterrorizaba.
Sin mi parte del fideicomiso, no podría costear mi bonito apartamento, no podía
permitirme seguir trabajando porque no ganaba lo suficiente. No podía comprar comida
o ropa. —No entiendo… ¿Cómo sucedió esto?
—No importa— dijo con un suspiro. —No cambia lo que va a pasar. En pocas
palabras, estamos en quiebra. Eso significa que también estamos en peligro…
No podía creer que esto estuviera sucediendo.
—Lo siento, princesa. Sé que estás decepcionada conmigo… yo también estoy
decepcionado.
No era nada en este momento. Mientras ambos estuviéramos sanos, podríamos
descubrir un nuevo plan. Tendría que conseguir un trabajo de día si quería seguir
actuando por la noche. Tendría que reconsiderar las opciones de mi carrera ahora que no
podría vivir de nuestra riqueza. Era devastador… pero factible.
—Solo hay una forma en la que puedo mantenerte segura… y no te va a gustar.
—¿Mantenerme a salvo? Renunciaré a todas mis posesiones y las llevaré al banco
para pagar nuestras deudas. Lo que sea necesario.
—No, no de los bancos. Tengo peores enemigos que los bancos …
No pregunté porque no quería saber.
—La única manera de estar protegida es si te casas con otra familia, una poderosa y
rica, con suficiente credibilidad para que no se molesten contigo. Serás inalcanzable.
—Bueno, esto no es el 1800, papá. Los matrimonios concertados son absurdos en
esta época.
—Tal vez… pero es necesario.
Así que él estaba hablando en serio. —No estás pensando en serio casarme con
alguien.
—Ya he encontrado el marido perfecto para ti: Maverick DeVille.
No tenía idea de quién era. —Uh… no va a pasar.

14
—Arwen, sé que esto es difícil, pero se trata de sobrevivir. No sobreviviremos a
menos que hagamos esto. No tienes idea de qué tipo de hombres me perseguirán.
—¿Qué pasa contigo? ¿Por qué no voy contigo?
—Porque estarás huyendo para siempre. Nunca tendrás una vida normal. Nunca
podrás cantar de nuevo. Maverick puede mantenerte segura. Él puede mantener alejados
a los perros. Sé que no te gusta esto, pero confía en mí, esto es lo que…
—Ya estoy viendo a alguien…
—Bueno, lo siento.
—¿Lo lamentas? —. Ahora que me di cuenta de que esto era muy serio, que mi padre
realmente quería casarme con un extraño, el terror estaba empezando a asfixiarme.
—¿Lamentas que me hagas casarme con un hombre que ni siquiera conozco? Bueno, la
respuesta es no. Me niego.
Inclinó la cabeza. —Princesa...
—No me llames ‘princesa’—. Puse mis manos contra la mesa y me levanté.
—Cuando me case con alguien, será por amor. Será porque no puedo vivir sin él. No me
voy a casar con un hombre porque tengo miedo de tus prestamistas.
—Arwen, no lo entiendes—. Se puso de pie, moviéndose mucho más lentamente.
—No estoy escuchando esto—. Empecé a alejarme, negándome a entretenerme con
estas tonterías.
—Arwen—. Su voz se hizo más fuerte. —No entiendes a qué te enfrentas.
Me detuve en seco, las lágrimas de inmediato salieron a la superficie.
—No sobreviviré a esto. Y cuando me haya ido, no hay nada entre tú y la muerte.
Arwen, no quiero decirte esto… pero estos hombres no solo te lastimarán. Te violarán…
te torturarán. Desearía que hubiera otra manera… pero no la hay. Maverick DeVille es la
única forma en que vivirás. Entonces, no tenemos otra opción.

15
CAPÍTULO 3

ARWEN
Mi apartamento se convirtió en mi fortaleza durante los próximos días.
Esquivé las llamadas de mi padre a pesar de que sentía ganas de hablar con él.
Me senté en la mesa de la cocina con una botella de vino tinto delante de mí. Fue una
de esas noches cuando no me molesté con un vaso. Beber directamente de la botella era
la única forma de garantizar mi satisfacción.
Velas blancas estaban encendidas en la mesa delante de mí, creando un hermoso
ambiente para que pudiera practicar mi canto. Una ventana que se extendía desde el piso
hasta el techo estaba a mi lado para que pudiera ver a Florencia debajo de mí, la iglesia
católica a solo unas cuadras de distancia.
Pero no me interesaba cantar.
Mi vida se había volcado en cuestión de segundos. Había sido despojada de toda mi
libertad, toda mi independencia. Ahora mi familia estaba en tantos problemas que tenía
que casarme con un hombre al azar.
Como si eso alguna vez fuera a suceder.
Por mucho que amara a mi padre, estaba enojada con él. ¿Cómo arruinó nuestro
sustento? ¿Cómo destruyó mi herencia? ¿Cómo se involucró con hombres tan crueles que
mi vida era realmente tan vulnerable?
¿Cómo pudo hacer esto?
Ya había perdido a una madre. Ahora perdería a un padre.
Dante llamó a la puerta.
—Está abierto—. Me levanté para saludarlo, para saludar a la única persona en mi
vida que podía ofrecerme algún consuelo.
Cruzó la puerta con una camisa con cuello y pantalones vaqueros. Tenía el pelo rubio
oscuro, ojos brillantes y una cara hermosa que era casi como la de un niño. Mostraba una
hermosa sonrisa en sus labios, y la felicidad brillaba en sus ojos. Pero cuando vio mi
expresión, toda esa alegría se desvaneció. —¿Qué pasa?
—Todo—. Mi pecho se apretó porque el aire era demasiado doloroso para mis
pulmones. Mi vida había sido tan simple hace una semana. Había tenido una fortuna
familiar que me mantendría rica a mí y a las generaciones futuras hasta que el tiempo se
detuviera, pero ahora no tenía dinero. Mi padre desperdició todo lo que teníamos, incluida
su vida.
—¿De qué estás hablando?
No lloré porque me negué a derramar lágrimas. La última vez que lloré fue en el
funeral de mi madre, y me dolió tanto que juré no volver a hacerlo. El llanto me hizo

16
sentir débil, me hizo sentir inútil. No resolvió el problema, y solo me hizo sentir patética.
—Mi padre me acaba de decir que perdió todo… toda nuestra riqueza.
Dante estaba quieto mientras me miraba, como si lo que hubiera dicho fuera tan
ridículo, no podía creerlo. —¿Qué? ¿Cómo?
—Él no me dio ningún detalle. Y tampoco importa. Lo que sea que haya hecho con
nuestro dinero ya no importa. Nuestras cuentas bancarias estan vacías, y nuestros
deudores todavía vendrán a cobrar.
—Pero tu familia vale una fortuna. ¿Cómo pudo él simplemente gastarlo todo?
Me encogí de hombros. —No lo sé ... realmente no lo sé—. Quería que Dante viniera
esta noche, no para interrogarme, sino para consolarme. Pero tuve que decirle esta
horrible noticia, cómo nuestras vidas estaban a punto de cambiar para siempre. —Dijo
que me estaba casando con alguien porque es la única forma en que puede protegerme...
—. Sabía que esa sería la peor noticia, la revelación que más nos afectaría. Dante y yo no
habíamos estado juntos mucho tiempo, pero las chispas volaban. Parecía que podríamos
tener un futuro juntos... si estuviéramos juntos el tiempo suficiente para experimentarlo.
La preocupación de Dante se extendió lentamente, reemplazada por una mirada de
piedra. Como si fuera un mecanismo de defensa para no reaccionar, mantuvo sus
sentimientos encerrados en lo profundo. Ese encanto juvenil se había ido, y solo había
devastación a su paso.
—Dijo que muchos hombres peligrosos lo perseguirían y, a menos que quiera correr
por el resto de mi vida, no tengo otra opción. Supongo que este hombre es lo
suficientemente poderoso como para ser intocable... al menos, eso es lo que dice.
—¿Quién es el hombre?
Rodé los ojos. —No importa. No me voy a casar con él.
—Si no te casas con él, ¿qué vas a hacer?
—No lo sé... Huiremos a Francia. Todavía tengo parientes allí.
—Entonces, ¿no es ese el primer lugar que buscarán? ¿Estarán a salvo tus familiares?
—. Él tenía mucha razón, pero no quería escuchar ninguna lógica en este momento.
Tomé la botella de la mesa y tomé otro trago.
Dante siguió mirándome con sus bonitos ojos. —¿Quién es él?
—Maverick DeVille... quien quiera que sea esa mierda.
Los ojos de Dante se estrecharon en reconocimiento. —Reconozco ese nombre. Su
familia posee un negocio de queso fuera de Florencia. Ha estado en su familia desde los
días de los reyes.
—¿Mi padre quiere que me case con un tipo que huele a queso? — le pregunté con
incredulidad, no muy impresionada con la riqueza de su familia. —Si él hiciera vino, al
menos sería algo útil. ¿Pero el queso? Hice una mueca de disgusto. —Esto no está
pasando. ¿Y cómo eso lo hace poderoso?

17
Los ojos de Dante bajaron mientras consideraba la pregunta. —Muchas familias ricas
tienen vínculos con el inframundo. Tal vez él usa el negocio para lavar su dinero. Él no
es el primero... Parece que tu padre hizo lo mismo.
¿La riqueza tratando de enriquecerse de manera sórdida? —Esto es una pesadilla.
Sigo pensando que me despertaré en cualquier momento, pero nunca lo hago—. Mi
cabello era un desastre porque lo había estado revolviendo toda la noche, haciéndolo muy
rizado porque seguía tirando de él y girando mis dedos a través de las hebras.
Dante no absorbió la información rápidamente. Suspiró silenciosamente para sí
mismo y luego se dirigió hacia la gran ventana, pensando en la carga de la confusión que
acababa de caer sobre él. Nuestra relación no sobreviviría a lo que venía. No podíamos
huir juntos porque nos atraparían. Y si nos atrapaban… ambos moriríamos.
Me negué a casarme con Maverick, pero no tenía otras opciones.
Ninguna.
Pero yo era más terca que una mula, heredando la actitud decisiva de mi madre. No
recibía órdenes como un buen soldado. Quería ser el general, dar órdenes y ver a los
hombres menores obedecerme.
Mi padre quería que sacrificara todo en lo que creía al casarme con este extraño.
Pero prefiero morir…

18
CAPÍTULO 4

MAVERICK
Bernadette se había quedado dormida a mi lado. Su pierna estaba metida entre la mía,
y su palma estaba aplastada contra mi duro estómago. Sus labios separados descansaban
contra mi piel caliente, todavía húmeda por nuestros besos. Su respiración era lenta y
constante, lo que implicaba que dormiría en un estado de paz tal que nunca podría irse.
Pero no le permitiría que se quedara.
A nadie se le permitió quedarse.
Mi teléfono vibraba en la mesita de noche y el nombre de mi padre apareció en la
pantalla.
Me fue difícil ver su nombre sin sentir una oleada de odio. La mirada de ese hombre
estaba enfocada tan firmemente en un objetivo, que se olvidó de todos los objetos en su
visión periférica, incluyéndome a mí. Yo solo era una herramienta a su disposición. Hice
su trabajo limpio y sucio y nunca esperé un agradecimiento.
Ciertamente no obtendría uno ahora.
Salí de la cama y no me molesté en ser amable. Su cabeza cayó sobre la almohada, y
suspiró cuando su precioso sueño fue perturbado. Solo para ser desagradable y hacer que
se fuera, contesté el teléfono. — Padre—. El nombre era casi irónico saliendo de mis
labios. No se había sentido como un padre durante mucho tiempo. “Caspio” parecía más
apropiado en este punto. Caminé hacia la mesa cerca de la ventana y encendí un cigarro.
Mirando por la ventana, pude ver las luces en contraste con la hermosa ciudad. Las luces
apuntaban directamente a cada catedral, iluminando la bella historia de un increíble lugar.
Una vez que el humo comenzó a arder, lo saqué de mi boca.
—Martin te presentará a Arwen esta noche.
Entonces, ¿ella había aceptado este arreglo? Esperaba que la mujer tuviera más clase
que aceptar un matrimonio arreglado. Si ella se negara, habría salido del trato. Además,
la habría respetado por ello. Pero ahora parecía que estaba atascado. —Está bien—. Mi
padre realmente esperaba que yo pasara por esto, me casara y me sometiera a la tortura
doméstica, aunque eso no cambiaría lo que le había sucedido a mi madre. Sería
considerado egoísta por negarme, pero él fue egoísta por preguntar.
—Te llevará a la ópera esta noche.
Genial… ya estaba saliendo en una primera cita. Acababa de follar con Bernadette
hace treinta minutos, así que mi polla aún olía a ella. Pero ahora tenía que ponerme un
traje y conocer a una mujer que nunca me importaría. Ella tendría mi nombre y mi
protección, pero nunca me tendría a mí. —Bien.
—¿Sabes cómo decir algo más además de bien? — me desafió.
Tomé otra bocanada de mi cigarro y sentí la rabia hervir en mi sangre. —Tal vez si
dijeras algo interesante, lo haría.
19
***
Martin y yo nos sentamos en la primera fila, pero no había señales de su hija.
Tal vez ella había tenido un cambio de opinión .
Si solo así fuera.
Martin no se veía tan enfermo cuando estaba vestido con un traje, pero su piel pálida
se notaba más cuando las luces del escenario lo golpeaban. —Mi hija no sabe acerca de
mi condición … y agradecería que no la mencionaras.
No me interesaban los asuntos familiares. Di un leve asentimiento de
reconocimiento. —¿Dónde esta ella?
—La verás en un momento. Ella es la cantante de ópera en la producción de esta
noche.
¿Una cantante de ópera? Me imaginé a una mujer grande haciendo sonar sus cuerdas
vocales para que todo el auditorio pudiera escuchar cada nota de su voz monstruosa.
Nunca le había preguntado su edad o una descripción de su apariencia.
Independientemente de cómo se viera, la despreciaría de todos modos. Pero si ella fuera
considerablemente mayor que yo… sería simplemente incómodo.
Minutos después, se levantó el telón y comenzó la sinfonía.
De pie en el centro, con un vestido negro ajustado, había una pequeña mujer mirando
a la multitud como si fuera la dueña del auditorio. Ella no había movido sus labios o hecho
un sonido, al mando del escenario con su silencio. Los guantes blancos llegaban a sus
codos, y el collar de perlas alrededor de su cuello la hacía parecer de la realeza. Con las
mejillas rosadas, los labios pintados del color de las rosas rojas y el espeso cabello castaño
que estaba amarrado a un lado, parecía una muñeca de porcelana. Sus ojos eran los más
obvios porque eran de un azul sorprendente, como el océano más profundo del mundo.
Ella no parpadeó una vez mientras absorbía a la audiencia, intrépida como una guerrera,
un soldado que usaba su voz como un arma. Entonces ella comenzó a cantar … y a romper
cristales con el poder de su voz. Fuerte y controlada, tejió una hermosa imagen con solo
sus palabras y la forma en que las cantaba. Era fuerte como un cañón rompiendo la entrada
de una fortaleza, pero era tan asombrosamente impresionante que hipnotizaba.
Solo me tomó unos segundos reconocerla… la mujer del retrato.
***
Terminó con una nota alta, aspirando las almas de cada persona en la audiencia antes
de que las cortinas se cerraran. Las rosas fueron arrojadas al escenario, deslizándose de
las manos de admiradores masculinos. La sinfoníca apartó sus arcos de las cuerdas y el
silencio que siguió fue casi deprimente.
El público se puso de pie y aplaudió con fuerza, haciendo eco en los altos techos
chapados en oro. Pareció durar cinco minutos seguidos antes de que la gente finalmente
se dirigiera a las salidas, vistiendo sus trajes y vestidos de gala.

20
Cuando Martin me miró, el orgullo paternal se irradió de su sonrisa. —Increíble,
¿verdad?
No la había aplaudido, y continué relajándome en mi asiento mientras todos los
demás se dispersaban.
—Sé que te estoy pidiendo el favor, pero no podrías hacerlo mejor que Arwen Greco.
No insultaría al hombre con un comentario sarcástico, así que me quedé callado. Ella
era definitivamente hermosa. Si la viera en un bar, le habría comprado una bebida. Sería
increíble escuchar esa voz en la cama. Pero ninguna cantidad de belleza o talento podría
hacerme agradecer este matrimonio. Ella podría darme hermosos hijos … pero eso no era
relevante porque no quería ninguno.
Martin me llevó detrás del escenario, y después de pasar a través de diferentes
miembros de la producción, nos acercamos a Arwen desde atrás. Estaba sentada en su
tocador, las bombillas blancas sobresalían del marco del espejo para darle la mejor
iluminación. Se sacó la cinta y la flor del cabello, dejando que las hebras gruesas cayeran
sobre sus hombros y su cuello delgado.
Nos detuvimos detrás de ella, y fue cuando reconocí este punto de vista. Aquí era
exactamente donde estaba sentada cuando se tomó la fotografía, que luego se convirtió
en un retrato.
Me sentí como si hubiera retrocedido en el tiempo, hasta el momento en que me
encontré con su rostro por primera vez.
Levantó la vista y reconoció a su padre en el espejo. En cuestión de segundos, su
expresión despreocupada se desvaneció en una de evidente disgusto. Sus ojos cayeron en
decepción, y su ira estaba hirviendo. Era la misma mirada que le di a mi padre, así que la
reconocí de inmediato.
Se dio la vuelta en su taburete y se puso de pie, sus curvas delineadas en la ropa
ceñida que apenas podía estirarse lo suficiente como para permitir que sus pulmones se
expandieran para hacer esos increíbles sonidos. Su cintura era increíblemente delgada,
tan pequeña que mis dedos podían cubrir completamente un lado de su cintura. Su
pequeña estatura no enmascaraba su femineidad. —¿Qué estás haciendo aquí? —. Ella
me ignoró por completo y enfrentó a su padre con el fuego suficiente para que pareciera
que podía respirarlo por la boca como un dragón.
Martin se mantuvo tranquilo a pesar de la rabia de su hija. —Arwen, me gustaría que
conocieras a Maverick…
Era la primera vez que me miraba, y no me miraba como lo hacían otras mujeres. No
se sentía atraída en lo más mínimo por mi, no estaba impresionada con mis anchos
hombros o la forma en que llenaba mi traje. Mi línea de la mandíbula estructurada no
tenía ningún efecto en ella en absoluto. Ella era indiferente. —No es un placer conocerte.
Ignora lo que te haya dicho mi padre. No me voy a casar contigo—. Agarró su bolso y
luego pasó a nuestro lado y se dirigió a la salida.
Con una cara de piedra, me volví hacia Martin, dándome cuenta de que había hecho
la suposición errónea. Esta mujer despreciaba este plan tanto como yo, pero en lugar de

21
sentirme aliviado por la idea, estaba preocupado. Ninguno de los dos quería participar en
este arreglo vil propuesto por nuestros padres, pero si no ocurriera, mi madre nunca sería
vengada. Mi padre nunca encontraría la paz.
Martin suspiró. —Lo siento… ella es un poco terca.
—¿Un poco?
Se encogió de hombros. —Lo consiguió de su madre. Ella entrará en razón …
eventualmente.
No lo creí ni por un segundo. —Trataré de hablar con ella.
Martin lanzó una risa sarcástica. —Tal vez estás acostumbrado a hacer que las
montañas se muevan, pero no esta.
***
Salió por la salida trasera y tomó las escaleras hasta la acera cerca de la carretera.
La alcancé, moviéndome hacia ella mientras sus talones golpeaban el camino de
cemento. Todavía estaba a la sombra del teatro, cerca de las estatuas de los dos leones
que protegían los terrenos de este monumento histórico.
—Arwen.
Se quedó inmóvil ante el sonido de su nombre, saltando porque había asumido que
estaba sola cuando se escabulló por el pasadizo secreto. Giró sobre sus talones y me miró
con la misma expresión feroz que antes, con el bolso colgando de su hombro. Ahora se
veía aún más enojada por mi presencia. —Dije que no quiero casarme contigo.
—Y quiero casarme contigo aún menos.
Finalmente, ella cerró la boca, sorprendida de que yo fuera el primer hombre que no
la quería. Ella giró el resto de su cuerpo y me enfrentó, con sospecha en sus ojos.
—No tengo ningún interés en ser un hombre casado. No hay mujer en esta tierra que
posiblemente pueda mantener mi atención el tiempo suficiente. Me gusta mi vida tal como
es: trabajar, beber y follar. Puedes ser hermosa, pero no lo suficientemente hermosa.
Nunca bajó la guardia, pero no parecía ofendida por el comentario grosero que
acababa de lanzarle. Sus pendientes de aro se movían con cada movimiento que hacía,
reflejando la luz distante de la esquina de la calle. Era una noche cálida, y un brillo de
sudor se formó en su escote. —Entonces, ¿por qué me persigues?
—Porque estás corriendo—. Hablé como un tonto inteligente porque quería que ella
supiera exactamente quién era yo. Yo era un puto gilipollas, hasta el final.
—No seas un imbécil.
—No estoy siendo un idiota. Soy un idiota.
Se acercó más a mí, como si tuviera un cuchillo escondido en algún lugar con ese
vestido ceñido y estuviera buscando el lugar perfecto para cortarme. —¿Por qué aceptaste

22
casarte conmigo? Si eres tan poderoso como dice mi padre, entonces nadie puede
obligarte a hacer nada.
Sólo un hombre podía. — Es el deseo de mi padre—. Como ella estaba tan cerca de
mí, pude oler su perfume, su spray para el cabello y el olor de las polvorientas cortinas
de la casa de la ópera al mismo tiempo. Incluso podía oler su esencia porque tenía un
olor… a flores frescas.
—Es el deseo de mi padre también, pero no me ves doblar la rodilla como un gatito.
Mis ojos se abrieron porque no podía creer que algo tan duro viniera de una boca tan
bonita. —Doblarás la rodilla con el culo en el aire todas las noches si los enemigos de tu
padre te encuentran. Te follarán con sangre y luego te apuñalarán en el estómago hasta
que te desangres y mueras, asustada y sola. Luego te colgarán en el campo hasta que la
policía encuentre tu cadáver, tus ojos arrancados por los cuervos. Soy tu única
oportunidad de supervivencia.
Mantuvo su mirada intrépida, pero sus ojos mostraron un indicio de duda, como si
mi vívida imagen la asustara en algún nivel, como debería.
—Eres demasiado estúpida para entender lo grave que es tu situación. Literalmente
tienes dos opciones: la vida o la muerte.
Continuó sosteniendo mi mirada, sin retroceder ni intimidarse como la mayoría de
las personas. Estaba sola conmigo, demasiado lejos para que alguien pudiera ayudarla.
Pero a ella no parecía importarle el peligro en el que estaba. No parecía entender la
magnitud de su derrota. —Entonces elijo la muerte—. Me dirigió una última mirada de
despido antes de darse la vuelta y marcharse, sus talones haciendo eco contra el suelo
mientras avanzaba hacia la noche oscura.

23
CAPÍTULO 5

ARWEN
¿Qué iba a hacer?
No puedo casarme con él.
No soy ingenua acerca de mi posición actual. Todo lo que Maverick dijo era verdad.
No tenía opciones en este momento. Podría casarme con él o someterme a la cruel tortura
de los hombres que querían castigar a mi padre.
No era estúpida.
Yo solo era terca.
Mi vida había sido perfecta antes de que esto sucediera. Amaba mi trabajo, amaba al
hombre en mi cama y amaba mi existencia independiente en este lujoso apartamento. Pero
todo eso desapareció con el chasquido de un dedo.
Ahora tenía que renunciar a todo.
Maverick me advirtió sobre los hombres que me harían daño.
Pero ¿qué pasa con él? ¿Quién era él?
¿Me haría daño igual?
Tomé otra botella de vino del gabinete y la destapé, la sala se llenó con el sonido del
estallido audible. Bebí directamente de la botella una vez más, sin querer lavar a mano
todos los vasos que estaban en el fondo de mi fregadero.
Sonó un golpe en la puerta, pero no esperaba compañía.
Luego se abrió, a pesar de que había sido bloqueada hace un momento. Maverick
emergió por la entrada, vestido con jeans azul oscuro y una camiseta negra. La última vez
que lo vi, su pecho había estado escondido debajo de un traje, pero ahora su ropa mostraba
brazos musculosos, venas gruesas y caderas estrechas. Cuando habló sobre su vida de
soltero, no me sorprendió en absoluto. Levantaba el vuelo en la ciudad y se jodia el coño
que quería hasta que le apetecía un sabor diferente. ¿Por qué estar con una mujer cuando
él podría tenerlas a todas?
Pero eso no me impresionó. Había estado con hombres como él antes. Nada especial
en él en absoluto.
Había un cuchillo en mi mesa, así que lo alcancé y lo agarré con la mano, apuntando
la hoja en su dirección. — ¿No te enseñó tu madre a tocar?
—Sí. Pero era un niño terrible—. Caminó más lejos en la habitación, dándose la
bienvenida cuando mi hostilidad era inconfundible. Se me acercó y me quitó la botella de
la mano. —Viñedos Barsetti… Tienes buen gusto para el vino—. Se llevó la botella a los
labios y se sentó en una de las sillas de madera oscura, apoyando la parte inferior de la
botella en su muslo mientras sus dedos aún sujetaban el cuello.

24
Mantuve mi agarre en el cuchillo a pesar de que no parecía hostil.
Tomó otro trago y miró el arma en mi mano. —¿Vas a untar un poco de mantequilla
en mis abdominales?
Mis dedos se aflojaron ante la burla. —Lárgate de mi apartamento o te apuñalaré en
el cuello.
—Caray … no eres una dama en absoluto.
—¿Dije que lo era?
Puso la botella sobre la mesa. — Tu padre lo hizo parecer así. Pero supongo que solo
estaba tratando de hacer una venta.
Me estaban comparando como al ganado, y no lo apreciaba. —Vete.
—No—. Sus largas piernas se estiraron debajo de él, sus rodillas separadas y sus
músculos evidentes en los lugares donde sus jeans abrazaban su cuerpo. Su camisa estaba
apretada sobre su pecho porque sus músculos pectorales eran lo suficientemente gruesos
como para hacer mella en su ropa. Su piel estaba muy bronceada, como si no pasara
mucho tiempo en interiores, a menos que estuviera follando. Para cualquier otra mujer en
el mundo, él era un hombre guapo y rico.
Pero para mí, él era sólo un bastardo. —Dije, vete.
—Y yo dije que no—. Él asintió con la cabeza a la otra silla. —Toma asiento.
—No soy un perro.
—Nunca dije que lo fueras … aunque estés actuando como una perra.
Con la velocidad del rayo, golpeé el cuchillo contra su muslo, con la intención de
apuñalarlo lo más profundo que pudiera.
Apartó su pierna del camino y luego me atrapó para que no me golpeara contra el
piso de madera debajo de su silla. —Ten cuidado. No quiero que te hagas daño—. Tomó
el cuchillo de mi mano y comenzó a ayudarme a levantarme.
Me aparté de él y me enderezé.
—Tienes una gran velocidad pero un objetivo terrible. Puedo darte algunos consejos
si quieres.
—Claro—. Crucé mis brazos. —¿Qué tal si practicamos contigo?
Una lenta sonrisa apareció en su rostro, la primera que le había visto hacer. —Eres
un dolor en mi trasero, pero al menos eres entretenida. Te daré eso—. Tiró el cuchillo
sobre la mesa. —Sabes por qué estoy aquí. Necesitas cambiar de opinión porque nos
estamos quedando sin tiempo. Haz esto más fácil para todos y aprovecha tu única opción.
—Dije que preferiría morir.
—Entonces no debes entender lo que significa la muerte si eliges eso.
—No, entiendo perfectamente.

25
—Está bien…—. Cruzó las piernas y apoyó un tobillo en la rodilla opuesta,
acomodándose en la silla de madera. —Entonces no debes entender lo terrible que se
siente al ser violado por un grupo de hombres. Qué doloroso es ser un saco de boxeo. Y
ya que eres tan entretenida, probablemente no te matarán … así que tu única salida no
estará disponible para ti. Suena como si yo fuera tu única opción. Nunca pensé que tendría
que esforzarme tanto para que una mujer se case conmigo cuando ni siquiera quiero
casarme con ella.
—Creo que la respuesta es bastante obvia: eres blando.
Su sonrisa desapareció de inmediato, como si hubiera provocado a la bestia dentro.
—Confía en mí, no soy blando.
—Estás rogando a una mujer que te desprecia a que se case contigo. Eso es bastante
patético, si me preguntas.
—Estoy negociando un acuerdo, un acuerdo que debe suceder.
—¿Para complacer a tu papá? — Me burlé. —Pensaba que las mujeres eran las que
tenían problemas de papá…
Su mirada se oscureció una vez más, como si estuviera hurgando en una herida que
se estaba pudriendo. —Mi madre fue secuestrada, violada y golpeada. Antes de que mi
padre y yo pudiéramos rescatarla, la mataron. ¿Quieres saber cómo? —. Él inclinó la
cabeza mientras me miraba. —Ellos la colgaron. Tu padre vino al mío y dijo que nos daría
al hombre que destruyó a mi familia si me casaba contigo. Levantó la mano y me señaló.
—¿Por qué querría casarme con una mocosa molesta que no entiende que su padre está
tratando de salvar su vida? ¿Por qué querría casarme con alguien tan obstinada que
realmente piensa que tiene otra salida? ¿Por qué querría casarme con una niña que piensa
que es un hombre grande y duro? Confía en mí, lo último que quiero hacer es verte en un
vestido de novia y darte mi nombre—. Se puso de pie y se alzó sobre mí en toda su
estatura. —Pero tengo un deber para con mi familia, con mi madre. Si este es el precio
que tengo que pagar, que así sea—. Se acercó más a mí, su rostro se acercó al mío mientras
me miraba con puro odio.
Era la primera vez que mi lengua se sentía demasiado grande para mi boca, cuando
supe que había empujado mi pie demasiado lejos en mi garganta. No debería
compadecerme de este hombre, pero lo hice, y me sentí muy mal por los comentarios
insensibles que había hecho. —Lo siento por tu madre … y las cosas malas que acabo de
decir. Me retracto.
—No hay tal cosa como las devoluciones—. Dio un paso atrás, su presencia todavía
empequeñeciendo todo en la habitación. —Necesito que te cases conmigo porque tengo
que vengar a mi madre. Necesitas casarte conmigo porque nadie te tocará como mi
esposa. Nos necesitamos el uno al otro. Entonces, deja de prolongarlo y cede.
Eso era lo que cualquier otra persona haría … pero no era como todos los demás.
—No me conoces muy bien, pero no soy el tipo de persona que simplemente se da por
vencida.

26
—Casarse conmigo no es darse por vencido. Estarías eligiendo la vida, no la muerte.
Si corres, no llegarás muy lejos. Si te quedas, te encontrarán aún más rápido. Tomar mi
nombre te cubrirá de invencibilidad. Mi familia no es una familia con la que vas a la
guerra, especialmente no por una mujer. Puedes mantener tu vida, solo con unos pocos
cambios sutiles—. Agarró la botella y tomó otro trago, girando la cabeza y mostrando el
prominente ángulo de su línea de la mandíbula. Era tan afilado que parecía tallado en
vidrio. Su barbilla estaba cubierta con una sombra de barba tal como lo había estado hace
unas noches. Con una apariencia clásica oscura y ojos marrones casi del color del café,
era bonito por fuera… pero oscuro por dentro.
—Estoy viendo a alguien.
—¿Y qué? Estoy viendo un montón de alguien— . Se volvió hacia mí.
—No voy a dormir contigo.
—¿Se supone que eso me moleste? —. La comisura de su boca se levantó en una
sonrisa. —¿Crees que eres tan hermosa que todo hombre quiere follarte? Lo siento,
cariño, pero he visto mejores.
Nunca había conocido a un hombre tan frío y cruel. No me importaba si me
encontraba hermosa o no, pero era tan cruel que era difícil de creer. Pero al menos no me
obligaría a hacer nada que no quisiera hacer. —También he visto mejores.
—Lo dudo…
No pude evitar poner los ojos en blanco ante su extraña arrogancia. —¿Me harás
daño?
—Depende.
—¿Depende de qué? —exigí.
—Si me haces enojar. Simplemente no me hagas enojar, y no tendremos ningún
problema.
—Bueno, no me hagas enojar, y no te mataré mientras duermes.
Él se rió como si yo no fuera nada más que cómica para él. —Siempre veo lo que
está pasando, incluso con los ojos cerrados. ¿Alguna otra petición?
—Quiero vivir sola.
—No, eso no funcionará. Tendras que vivir conmigo. El mundo tendrá que pensar
que realmente eres mi esposa. Eso significa mantener a tus amantes… discretos. No tengo
que hacer lo mismo porque…
—¿Eres un cerdo? —espeté.
—Algo como eso.
Cuanto más lo conocía, menos me gustaba. —Quiero seguir cantando en la ópera. Es
mi vida.
—No podría importarme menos.

27
—Quiero tener niños.
Abrió la boca para hacer un comentario, pero luego la volvió a cerrar, como si no
hubiera entendido bien lo que dije. —Espera… quieres decir que no quieres tener hijos.
—No. Yo sí quiero tener hijos.
—Bueno, yo no.
—Vale. Luego los tendré con alguien más.
—Pero estarán bajo mi techo. No puedo permitir eso.
—No hay nada que pueda hacer para controlar si quedo embarazada o no. Por lo
tanto, puedes ser el padre o no tienes que serlo. No hace una diferencia para mí. Pero
tendré una familia de una manera u otra. No en el corto plazo… pero algún día.
Con ese rostro oscuro, me miró con una expresión de piedra, como si le molestara la
solicitud pero se sintiera impotente para luchar contra ella. La situación estaba fuera de
su control, y él lo sabía. No tiene sentido discutir sobre ello. —¿Eso es un sí, entonces?
—Un sí a qué?
—Que te cases conmigo.
Desde que era niña, había imaginado una propuesta mucho mejor que esta. Por un
lado, el chico sería alguien a quien amaba. Y segundo, no estaría bajo estas horribles
circunstancias. Además, el chico no sería un cerdo enorme.
Continuó mirándome mientras se sentaba y esperaba una confirmación.
Me senté lentamente en la silla y agarré la botella de vino. —No lo sé…—. Me la
llevé a los labios y tomé un trago largo, necesitando la dulzura de la fruta junto con el
alcohol para calmar mi corazón.
Con un brazo apoyado en la mesa y una expresión indiferente, me miró. —Lo sabes.
Simplemente no quieres reconocerlo.
Tomé otro trago.
—Tu padre está tratando de ayudarte. Deja que te ayude.
Casi escupí el siguiente sorbo de vino que tomé. —¿Ayudarme? Si él quisiera
ayudarme, no debería haber gastado nuestra fortuna familiar en Dios sabe qué. Podría
haber evitado a todos estos hombres malos de los que habla. Si realmente le importara
una maldición protegerme, no nos habría puesto en una posición tan vulnerable. No solo
es irresponsable… es imperdonable.
Maverick me miró con ojos fríos, mirándome como si fuera una pintura en lugar de
una persona. —Tu puedes ser una mocosa y lloriquear sobre el pasado, o puedes seguir
adelante. Te sugiero que sigas adelante… si no quieres morir.
—Prefiero ser una mocosa que un gilipollas. Esta información cayó sobre mis
hombros hace apenas una semana, ¿y se supone que debo haberlo superado?

28
—Deberías haberlo superado en el momento en que sucedió. No tiene sentido vivir
en el pasado. No importa que solías ser una princesita rica. Ahora eres muy pobre, a
menos que te aferres a la única balsa salvavidas que tienes—. Puso sus dedos debajo de
su barbilla mientras me miraba. —La vida siempre te lanzará sorpresas. Cómo reaccionas
ante ellos es lo que te define. Sentir lástima por ti misma es un camino a seguir … pero
no te llevará a ningún lado.
Este hombre no tenía corazón y carecía de una pizca de empatía. No le importaba mi
historia y lo que había soportado. Esa indiferencia continuaría en nuestro matrimonio y
me casaría con un hombre que ni siquiera me gustaba. Ni siquiera podríamos ser amigos.
—¿Siempre has sido tan frío?
Me miró con la misma expresión, congelado hasta el fondo. —Tu lo llamas frío. Lo
llamo pragmático. Se puso de pie y se elevó sobre mí una vez más. —Voy a asumir que
tu respuesta es sí—. Se giró hacia la puerta para irse.
—Espera.
Dio la vuelta.
—Ni siquiera te conozco…—. No sabía nada de él más que su nombre. No tenía idea
de qué hacía para ganarse la vida, cuál era su color favorito, en qué creía. Compartimos
una botella de vino y tuvimos una conversación, pero lo conocía incluso menos que antes.
Después de otra mirada fría, se volvió hacia la puerta. —¿Importa?

29
CAPÍTULO 6

MAVERICK
Martin abrió la puerta él mismo porque ya no podía pagar a sus sirvientes. Vestido
con un pijama y una camiseta, parecía casi demasiado cansado para salir de la cama. Su
enfermedad era obvia para cualquiera que pareciera lo suficientemente interesado. Era un
misterio que Arwen no lo hubiera notado con su feroz inteligencia.
O tal vez simplemente no quería verlo.
No esperé una invitación antes de entrar en la casa —La convencí para que lo hiciera.
Martin enderezó su espalda, obligando a sus músculos débiles a trabajar para darle la
estatura adecuada. Se detuvo una vez que escuchó lo que dije, y su ceja derecha se arqueó
desconcertada. —¿Estamos hablando de la misma mujer?
Me impresionó que pudiera hacer una broma en su condición. La mortalidad no lo
desconcertó como lo haría con la mayoría de las personas. Con melancolía en sus ojos y
derrota en sus extremidades, se hubieran dado por vencidos antes de que la pelea
terminara. —Sí.
—Entonces me quito el sombrero—. Él imitó un arco. —Realmente debes casarte
con ella … ya que eres el único que puede incursionar en ella. Debes ser persuasivo.
—Sólo mandón.
—Gracias por hacer eso. Y, por supuesto, mantendré mi parte del trato.
No me casaría con ella a menos que él lo hiciera. —Será mejor que lo hagas. Porque
si no lo haces, no seré amable con tu hija.
Su sonrisa cayó con la amenaza. Podía hacer una broma sobre cualquier cosa, incluso
en su condición, pero una amenaza para su pequeña hija, no podía ignorarla tan
fácilmente. —Soy un hombre de palabra. Supongo que lo eres también?
—Siempre.
—Entonces sé bueno con ella. Sé que ella tiene un poco de actitud, pero las mejores
yeguas siempre lo hacen. Saben lo que valen y no se conforman con menos. Son
hermosas, pero no tienen miedo de ensuciarse las manos. Las cualidades de mi hija son
también sus defectos. Cuando la conozcas, verás lo magnífica que es en realidad. Esto
podría ser un medio para un fin por ahora … pero tal vez llegues a amarla con el tiempo.
El amor no estaba en mi vocabulario. —No la lastimaré. Tienes mi palabra.
Soltó el aliento de sus pulmones, tosiendo con el esfuerzo.
Observé a este hombre enfermo y realmente compadecí a Arwen. Ella ya había
perdido su herencia familiar, pero pronto ella también sería huérfana … y no tenía ni idea.
—Tienes que decirle la verdad.
Se secó la boca con un pañuelo. —Lo sé.

30
—Tienes que hacerlo pronto. Es cruel mantenerla en la oscuridad cuando podría estar
pasando tiempo contigo.
—Esa es la razón por la que no le he dicho. Después de lo que hice, ella tiene todo el
derecho de estar enojada conmigo. Traicionarla como lo hice y luego dejar caer la verdad
sobre sus hombros … sería tan conflictivo. Le quitaría el derecho a estar enojada. Ella
merece estar enojada.
—No puedes cambiar el pasado, Martin. Pero puedes saborear cada minuto del
presente.
—Lo sé…—. Sus ojos se hundieron mientras continuaba respirando a través del dolor
en su pecho.
—¿Cuánto tiempo tienes? —. Cada vez que lo veía, parecía lucir peor. Su piel se
estaba volviendo pastosa, su respiración era aún más fuerte y la mirada inyectada en
sangre de sus ojos se hizo más profunda.
—No es exacto— dijo. —Pero un par de semanas. La verdad sea dicha, espero morir
antes de que la mierda llegue al ventilador. Preferiría morir en mi sueño antes de ser
masacrado con un cuchillo. Y si tengo mucha suerte, incluso me enterrarán junto a mi
esposa antes de que suceda algo de eso.
Era difícil creer que fuera capaz de tanta estupidez cuando parecía amar
verdaderamente a su familia. —¿Por qué lo hiciste? —. Los hombres jugaban con su
fortuna y sus vidas cuando eran estúpidos o codiciosos, generalmente ambos. Pero este
hombre parecía un poco más sabio que el resto.
Se encogió de hombros. —Como dijiste, no deberíamos vivir en el pasado …
Lo suficientemente justo. —Entonces deberíamos hacer la boda la próxima semana.
Supongo que te gustaría que fuera una buena boda.
—Sí…—. Sus ojos brillaron cuando se lo imaginó. —Sé que esta no es la boda que
ella quiere. Tú no eres el hombre que ella quiere. Pero sigue siendo la mejor protección
que puedo darle. Tal vez algún día me lo agradezca …
Tal vez.
—Incluso si las cosas cambian a tiempo, debes permanecer casado con ella. Incluso
cuando el polvo se asiente, no puede regresar a su compromiso. ¿Nos entendemos?
Eso significaba que ella sería mi esposa hasta el día en que muriera. Vería su cara
todos los días, vería su resentimiento a medida que los años se convirtieran en décadas.
Tal vez tendríamos hijos, y tal vez ese vínculo familiar nos acercaría más. O tal vez nos
odiaríamos hasta nuestro último aliento. —Dale a mi familia nuestra venganza, y
considéralo hecho.
***
Con un cigarro en la boca, hice la llamada que había estado temiendo.
No tenia miedo, simplemente detestaba cada momento que pasaba hablando con este
hombre.
31
Padre respondió. —¿Está hecho? —. Me dijo qué pasaría si fallaba. Una segunda
herida de bala estaría en mi hombro, al lado de donde me disparó la primera vez. A veces
me sentía como un sirviente en lugar de un hijo.
—Sí.
Una felicitación nunca llegó. Ni siquiera un agradecimiento. Cumplí sus
expectativas. No merecía ninguna recompensa. A sus ojos, todo lo que pedía era tan
básico, solo un idiota no podría hacerlo. —Entonces cásate con la perra para que podamos
comenzar a prepararnos.
—Tendrá que ser una boda pública con invitados si queremos que la gente se lo tome
en serio.
—¿Es ese mi problema?
—Tendrás que estar allí—. Era ridículo que tuviese que pedirle a mi padre que viniera
a mi boda, aunque fuera falsa.
Prácticamente gruñó en el teléfono. —Mierda. ¿Cuánto tiempo de vida le queda al
bastardo?
—Semanas.
—Entonces tenemos que apresurar esto antes de que él muera. Necesito saber
exactamente dónde estará Ramón, para poder estrangularlo con mis propias manos.

32
CAPÍTULO 7

ARWEN
Me acuesto en la cama con Dante a mi lado.
El sexo solía ser bueno, solía ser caliente y sudoroso. Pero ahora que todo había
cambiado, el fuego que solía quemar nuestra piel se había extinguido. Estaba estresada
por el futuro, así que mi libido se había desvanecido. Dante debe haberse sentido de la
misma manera, porque su deseo no era tan potente.
Con mi cara en su pecho, me recosté a su lado, pensando en cuánto cambiaría mi
vida. Traté de convencerme de que no sería tan diferente. Viviría con Maverick, pero no
estaría en una relación con él. Todavía podría trabajar, aún dormir con Dante. Era solo un
cambio de escenario.
Eso es todo.
Al menos, eso es lo que me decía a mí misma.
Observé a Dante mirar a la pared, sus pensamientos a un millón de millas de
distancia. Estaba desnudo conmigo en esta cama, pero sus pensamientos no estaban
relacionados con el sexo. Ni siquiera eran sobre mí. —¿En qué estás pensando? —. Apoyé
mi cabeza en mi mano y pasé mis dedos por su pecho.
Él no cambió su mirada hacia mí. —No veo cómo va a funcionar esto.
—¿Qué?
—Nosotros.
Mi corazón dejó de latir. —¿Por qué no?
—Sabes por qué—. La amargura era pesada en su tono.
—Nada cambiará. Es sólo una pantalla.
—Maverick DeVille sigue siendo un tipo poderoso. No quiero cruzarmelo.
—Dijo que podía dormir con quien quisiera, y que él podría hacer lo mismo. Es solo
un espectáculo, Dante.
—Aún así… eres la esposa de otro hombre.
—Tal vez… pero no le pertenezco—. Continué pasando mis dedos por su pecho,
sintiendo los surcos de sus abdominales. —Nada tiene que cambiar, así que no sé por qué
tienes un problema con eso. Nuestra relación puede ser la misma que era antes.
Finalmente, volvió su mirada hacia mí. —Pero nunca podré casarme contigo.
Mis dedos dejaron de moverse cuando finalmente entendí. No tenía ningún problema
con mi matrimonio. No tenía problemas con Maverick. Pero tenía un problema al no
poder hacerme suya.

33
—Siempre será un secreto. Será una aventura. Tendremos que mantener nuestra
relación privada, lo que significa que no hay cenas públicas, no hay reuniones familiares
… solo sexo. Eso está bien por el momento, pero no durará para siempre.
No había pensado tan lejos en el camino. Simplemente asumí que podía tener todo lo
que quería, al alcance de mi mano. Pero ahora me di cuenta de lo injusto que sería para la
otra persona. Siempre sería el segundo mejor. La gravedad de a lo que estaba renunciando
realmente me golpeó. Nunca me enamoraría realmente porque un hombre nunca amaría
a una mujer casada.
Me golpeó duro.
Un golpe sonó en la puerta.
Mis ojos se dirigieron a la puerta abierta de la habitación a través de la cual podía ver
la entrada. Eran casi las nueve de la noche, demasiado tarde para un visitante aleatorio.
Me quité las sábanas de encima y me puse la bata.
Antes de que pudiera salir del dormitorio, Maverick entró en mi apartamento.
—¿Te importa? —. Salí del dormitorio y cerré la puerta detrás de mí, ocultando el
cuerpo desnudo de Dante de la vista.
Los ojos de Maverick miraron hacia la puerta, echando un vistazo a mi amante antes
de volverse hacia mí. Sin ninguna disculpa, sacó un sobre de su bolsillo trasero y lo arrojó
sobre la mesa de la cocina. Con una camiseta y pantalones vaqueros, una vez más se veía
en forma, teniendo el tipo de cuerpo que parecía a prueba de balas. —No. Puedes terminar
cuando me vaya.
¿Así sería nuestra vida? ¿Irrumpiría en mi habitación cuando quisiera?. —La
próxima vez golpea la puerta. Te estoy advirtiendo.
—¿O qué? —. Él me desafió, en lo más mínimo asustado de mi ferocidad.
—Esto—. Le di una palmada en la cara.
Apenas se giró con el golpe, e incluso cuando mi mano chocó con su cara, no parecía
enojado. En todo caso, parecía divertido.
—No vuelvas a entrar en mi apartamento.
—De lo contrario, me abofetearás de nuevo? No me importa.
Jesús, me estaba enfureciendo.
Maverick se comportó como si nada fuera extraño, como si no fuera extraño que
tuviera un hombre en mi cama en ese mismo momento, detrás de una puerta cerrada.
Actuó como si no lo hubiera abofeteado, como si tuviera todo el derecho de pisar mi
propiedad como si fuera su dueño. —Habla con tu padre. Lo has atrasado el tiempo
suficiente.
Este hombre apenas me conocía, pero me habló como si los asuntos de mi familia
fueran su preocupación. —No me digas qué hacer.

34
—Lo creas o no, te estoy ayudando.
—Me parece difícil de creer…
Él lanzó su fría mirada hacia mí y luego señaló el sobre que había dejado caer sobre
la mesa. —Nos vamos a casar el sábado. Compra un vestido, algo bonito. Habrá mucha
gente allí.
—¿Qué gente? —. Pregunté, como si esa fuera la oración más importante que dijo.
—Mi gente—. Él desestimó la conversación dándome la espalda.
Agarré el sobre y vi todo el efectivo guardado en el interior, decenas de miles de
euros. —¿Qué demonios es esto? —. Lo tiré a su espalda. —No necesito tu dinero.
Se dio la vuelta, la molestia se extendió en su dura mirada. —Ahora no es el momento
de ser orgullosa.
—No estoy siendo orgullosa. Simplemente no necesito tu dinero.
—Necesitas un vestido bonito.
—Y me conseguiré algo.
—¿Con qué dinero? — exigió. —Literalmente no tienes nada ahora. Todo en este
apartamento será incautado en semanas. Serás mi esposa, lo que significa que no quiero
que te veas como una vagabunda. Hazte ver decente para que el día de nuestra boda sea
un poco menos terrible, y un poco más creíble.
—Wow… te desprecio—. Cada conversación que tuvimos fue peor que la anterior.
Pronto, él estaría justo al final del pasillo y un millón de veces más molesto. Tendría que
gastar el dinero que me dio porque no tenía otra opción.
Abrió la puerta y se volvió para mirarme como si yo no fuera nada para él. La
habitación podría haber estado completamente vacía dada la indiferencia escrita en su
rostro. —A un lobo no le importa si le gustan las ovejas. Todo lo que le importa es comer
las ovejas, y tú eres mi oveja.
***
Una vez que acepté mi destino, me presenté en la casa de mi padre.
Había estado amargada por todo y por todos. Me decepcionó mi padre por destruir
nuestra riqueza. Estaba enojada porque un bastardo como Maverick sería mi marido. Me
dolió que Dante no quisiera estar conmigo a largo plazo.
Cada una de las piedras angulares de mi fundación había sido arrancada de debajo de
mí.
No me sorprendería si perdiera mi trabajo en la ópera sin ninguna razón.
Ese era el tipo de suerte que había tenido.
Mi padre estaba callado mientras se sentaba frente a mí, pero tenía una pequeña
sonrisa como si estuviera feliz de verme.

35
No nos habíamos dicho una palabra. Me metí en la casa porque ya no había sirvientes
para hacerlo. Ahora me senté frente a él en la mesa, sin poder mirarlo a los ojos porque
estaba muy molesta con él.
¿Cómo pudo hacernos esto a nosotros?
Mi padre me dio la palabra, dándome la oportunidad de hablar primero.
Pero no tenía nada que decir. Solo vine aquí porque no podía evitarlo para siempre.
El sábado me casaría con un hombre que odiaba … y no quería hacerlo sola. Mi padre era
todo lo que tenía. Sería extraño si él no estuviera allí … incluso si no fuera el día más
feliz de mi vida. —La boda es el sábado—. Finalmente forcé las palabras, acepté la
terrible verdad. —Compré un vestido …—. Siempre pensé que comprar mi vestido de
novia sería un asunto hermoso. Mis amigos y yo bebíamos champán y comíamos fresas
cubiertas de chocolate mientras me probaba cada hermoso vestido de diseñador. Pero en
cambio, caminé hacia la tienda más cercana a mi apartamento y elegí el vestido que más
me gustaba.
Ni siquiera me lo probé.
Para empeorar las cosas, usé el dinero que Maverick me dio.
Y firmé mi alma al lobo.
—Eso está bien— dijo mi padre. —Estoy seguro de que se verá impresionante en ti.
Pero podrías usar jeans y una camiseta, y seguirías siendo la novia más hermosa.
La adulación no funcionaría conmigo, incluso si lo decía en serio. —Todavía estoy
tan enojada de que todo esto esté sucediendo. La única razón por la que me caso con
Maverick es porque predijo mi destino si lo rechazaba. Es un hombre frío e irritante, pero
debo admitir que es mejor que la alternativa …—. Al menos el hombre no me violaría.
Al menos no me haría daño … creo. Traté de apuñalarlo y él no tomó represalias, así que
probablemente estaba a salvo. —Pero estoy perdiendo a Dante … Estoy perdiendo mi
libertad … Estoy perdiendo todo—. Mis manos descansaban sobre la mesa, y finalmente
levanté mi mirada para encontrarme con los ojos de mi padre. —Estoy tan enojada contigo
por todo esto. Esto es completamente culpa tuya—. Era algo cruel de decir, pero no me
importaba. —Nunca me casaré con un hombre que ame por tu culpa. Nunca tendré la
familia que quiero. Me has entregado a Maverick para que me proteja, pero si realmente
quisieras protegerme, deberías haber tomado diferentes decisiones—. Me dolió hablar
con mi padre de esta manera, pero la situación me estaba aplastando el pecho.
Mi padre miró la mesa mientras pensaba. Después de un profundo suspiro, sus
hombros se hundieron y me miró de nuevo. —Tienes toda la razón, princesa. Es mi culpa.
No debería haber sido tan arrogante. Debería haber sido más cauto. Ahora te dejo sin nada
… Es terrible.
Escuchar su admisión no me hizo sentir mejor. No me dio ninguna satisfacción ser
validada. El dolor era exactamente el mismo.
—Haría cualquier cosa para recuperarlo todo…

36
Yo sabía que él lo haría. Mi padre había cometido un error, pero no era malo. —Lo
sé…
—Desearía que esto no estuviera sucediendo. Desearía que no te casaras con un
hombre que no amas. Deseo muchas cosas … pero desear no te lleva a ningún lado.
No, no lo hace.
—Pero Maverick es un hombre poderoso y honorable. Él te mantendrá a salvo.
No estaba buscando un hombre por seguridad. Estaba buscando un hombre para el
amor.
Vio la decepción en mis ojos. —Entiendo si me odias.
Sus acciones fueron suficientes para lograr esa reacción, pero no pude sentirme de
esa manera. —Yo no. Nunca podría.
Su mano se movió sobre la mía, como si eso significara el mundo para él. —Princesa,
hay algo que tengo que decirte…
Mis ojos se levantaron para encontrarse con los de él. Tantas noticias terribles habían
sido dejadas en mi plato ya. ¿Podría haber más? ¿Por qué el universo no podría darme un
respiro? Por qué la vida no podía ser justa… como solía ser.
Apretó mi mano mientras respiraba profundamente, haciendo una mueca de dolor
como si sus palabras fueran dolorosas antes de que salieran de su boca. —Tengo cáncer
… y no tengo mucho tiempo.

37
CAPÍTULO 8

ARWEN
Justo cuando llegué al fondo, caí un poco más.
Ahora todo estaba entumecido, helado y frágil. Mis dedos estaban congelados hasta
el hueso, mi corazón dejó de latir con la misma vitalidad y mis piernas no eran lo
suficientemente fuertes como para sostener mi peso. La idea de casarme con Maverick
me mató … pero esto era mucho peor.
Tanto jodidamente peor.
No podía mostrar mis lágrimas, no cuando mi padre era el que Tenía que morir. Mi
trabajo era estar ahí para él, ayudarlo a superar este momento difícil y hacerlo lo más
cómodo posible. Solo le quedaban semanas, así que dejé de lado nuestros problemas y
pasé a ser la hija que necesitaba.
Me quedé en la casa, cociné todas sus comidas, miré la televisión con él y lo ayudé
con todo lo que necesitaba. Vimos sus películas favoritas, miramos fotografías antiguas
y tratamos de recordar tiempos más felices.
Pero cuando estaba dormido, me dejaba llevar por el llanto.
Me senté en la mesa del comedor con una taza de té caliente frente a mí, viendo cómo
mis lágrimas se derramaban en el vapor. Cuando mi padre se fuera de este mundo, yo
sería la última de mi línea De sangre, la última de mi clase. Sin hermanos ni hermanas,
estaba completamente sola en este mundo.
Maverick sería mi única familia… por nombre.
Todavía no quería casarme con él, pero el fallecimiento de mi padre me hizo entender
lo sola que realmente estaba. Él no estaría allí para pedirle consejo. Él no estaría allí para
orientarme. Estaría completamente sola, con los buitres siguiéndome.
Tal vez Maverick fuera mi salvador después de todo.
Sonó mi teléfono y el nombre de Dante apareció en la pantalla.
Le respondí, con lágrimas audibles en mi voz. —Oye…
Suspiró cuando oyó mi tristeza. —Lo siento mucho…
—Lo sé—. Me sequé las lágrimas con el dorso del pulgar y me propuse dejar de
llorar. Llorar no cambiaría nada, pero estaba tan devastada.
—¿Hay algo que pueda hacer?—. Su voz profunda llegó a través de la línea, cargando
con el peso de su dolor.
—No. Pero me voy a quedar con él hasta que… sea el momento.
—Entiendo. Si hay algo que pueda hacer, solo házmelo saber.

38
—Está bien…—. Miré fijamente el té caliente frente a mí, deseando que esto fuera
una pesadilla de la que me despertaría. Deseé que esto fuera solo un bache en el camino.
Pero la dura verdad era mi realidad… y era insoportable.
—Entonces, ¿todavía es el sábado?
—Sí…—. Realmente no tenía otra opción ahora. No había vuelta atrás … pero no
había a dónde ir. Dante ciertamente no podía mantenerme a salvo. Sería asesinado
conmigo. —Me dijiste lo que sientes al respecto, así que entenderé si quieres que dejemos
de vernos …—. Lo último que necesitaba era perder el único consuelo que tenía, pero
sabía que no podía arreglar esto por mí. Nadie podía .
—No… no estoy listo para eso.
—Bien—. Necesitaba un hombre para atravesar las noches oscuras que estaba a
punto de enfrentar. —Yo tampoco.
***
Cuando abrí la gran puerta de caoba, miré el rostro de Maverick.
Con su cabello oscuro, sus ojos color café y la sombra de su barba a lo largo de su
mandíbula cuadrada, me miró con esa expresión de piedra, como si no supiera qué era
una sonrisa. El brillante sol del verano detrás de él trajo una oscuridad en la parte delantera
de su cuerpo, a juego con la chaqueta oscura que llevaba y sus jeans oscuros.
Mantuve mi agarre en la manija de la puerta y lo miré fijamente, enfrentando su
frialdad con la mía.
Cambió su peso ligeramente, enderezando sus hombros como si yo fuera un oponente
en lugar de su prometida. Cuando este hombre estaba cerca de mí, su postura era siempre
hostil. Tal vez eso iba dirigido a mi, o tal vez así era con todos.
—¿Me invitarás a entrar, o debería irme como de costumbre?
Mi mano agarró el pomo porque estaba tentada de golpear la puerta en su cara.
—¿Por qué estás aquí?
—Tu padre me dijo que estabas cuidando de él—. En lugar de esperar mi invitación,
entró y me empujó.
Miré el paisaje a través de la puerta, los geranios rojos floreciendo en las macetas a
lo largo de la pasarela. Era un hermoso día, pero no estaba de humor para disfrutarlo.
Cerré la puerta y me di la vuelta. —Lo sabías todo el tiempo—. Crucé mis brazos sobre
mi pecho.
—Sí—. Echó un vistazo por la habitación. Sus musculosos hombros estiraron su
chaqueta, y sus venosas manos se asomaron por los extremos de sus mangas. Sus jeans
estaban ajustados, mostrando la definición de sus piernas musculosas en algunos lugares.
Era un hombre hermoso con un cuerpo hermoso, pero un alma fea.
—¿Y no pensaste que deberías mencionarme eso?
—No me correspondía hacerlo.

39
Escuchar que mi padre se estaba muriendo fue horrible, no importaba quién lo dijera.
—Está durmiendo en este momento.
—No estoy aquí por él.
—Espero que no estés aquí por mí, porque aún no soy tuya.
La esquina de su boca se levantó en una sonrisa, como si encontrara mi actitud cómica
en lugar de intimidante. A veces, Dante se desanimaba por mi descaro, y otros hombres
tampoco lo apreciaban. Dijeron que era demasiado para manejar. Pero Maverick
claramente pensaba que era una broma. —Tengo algo para ti—. Sacó una pequeña caja
negra de su bolsillo y luego se acercó a mí. Abrió la tapa y reveló un anillo de diamantes
de talla princesa con diamantes a lo largo de la banda. Los diamantes eran claramente
impecables, porque eran prácticamente cegadores.
Lo miré, sorprendida de que Maverick fuera capaz de elegir algo tan elegante y
sorprendente. Era exactamente el anillo que siempre había soñado tener. Era tan simple
pero tan elegante. Alejé mi mirada de los brillantes diamantes y lo miré de nuevo.
—Te gusta.
—Yo nunca dije eso.
Sacó el anillo de la caja y luego agarró mi mano izquierda. —No es necesario.— En
algo parecido a un gesto romántico, deslizó el anillo en mi dedo. Excepto que no fue en
absoluto romántico, solo una formalidad. Mantuvo sus ojos pegados a los míos mientras
soltaba mi mano.
Fue un ajuste perfecto. Solo para ser terca, no levanté la mano para admirarlo, aunque
lo haría en el segundo que él se hubiera ido.
Se guardó la caja en el bolsillo. —Regresaré mañana. Tu padre y yo tenemos asuntos
que discutir.
—Te haré saber cómo se siente. Está empeorando cada día.
—Entonces no podemos posponer esto.
—Gracias por ser tan sensible al respecto …
Se acercó a mí y bajó la voz. —Lamento que tu padre se esté muriendo. Pero mi
madre ya está muerta. No esperes que llore por ti.
—Al menos todavía tienes un padre…—. Este hombre era malvado, hasta el hueso.
Sus ojos se movieron hacia atrás y adelante ligeramente mientras miraba los míos.
Podía mandar a los soldados con esa mirada, liderar a los países con esa mirada. Era fuerte
y siniestro, tan desconcertante como lo describía mi padre. Si tenía que haber alguien que
me cuidara, parecía que no había nadie mejor. —La hierba es siempre más verde en el
otro lado …

40
CAPÍTULO 9

MAVERICK
Padre llegó a la puerta primero. —Será mejor que no muera hoy, no antes de que me
dé lo que quiero—. Golpeó su puño contra la puerta, golpeando sus nudillos contra la
madera como si estuviera allí para capturar la fortaleza en lugar de solo hacer una visita.
Si Arwen pensó que no tenía compasión, espera a que ella se encuentre con mi padre.
—Conseguiremos lo que queremos. Pero seamos delicados. El hombre solo tiene
semanas, si no días, para vivir —. No sentía mucha lástima por Martin, pero sí por su hija.
Mi padre se volvió hacia mí como si lo hubiera insultado. —¿Fue delicado el que
mató a tu madre?
Dios, sabía que diría eso.
Cuando sus mejillas comenzaron a hincharse, supe que estaba perdiendo la paciencia.
—¿Alguien fue sensible a mi esposa siendo violada?
—Estamos aquí y él está vivo. Así que vamos a obtener lo que vinimos a buscar. No
hay necesidad de hacer una escena.
—¿Qué dije sobre lo de interrumpirme?—. Me agarró por el cuello y comenzó a
ahogarme.
Tiré mi brazo hacia abajo y lo empujé. —Suficiente.
—Si tuviera mi arma, te dispararía.
Pensarías que estaría insensible a su crueldad, pero era como una herida nueva cada
vez. —Entonces, ¿cómo mantendrías tu parte del trato? Soy el que se casa con ella, como
me pediste.
Sus ojos se estrecharon. —Dispararía a herir, no a matar.
—Ten cuidado. Porque yo tiro a matar, todas las veces.
Mi padre me miró fríamente, sus ojos volviéndose agresivos ante mi amenaza. Se
había estado alejando con su comportamiento ofensivo por casi un año. Su esposa murió,
por lo que pensó que le daba derecho a ser el mayor patea culos del mundo.
Solo podía tolerar hasta un punto.
Arwen abrió la puerta. —Eso es un golpe bastante fuerte que tienes ahí …
Mi padre la miró, sin impresionarse, y luego entró en la casa sin emitir ningún tipo
de saludo.
Ella lo vio pasar a su lado ante lo que alzó una ceja y me miró. —Veo de dónde lo
sacas.
Ese fue el peor insulto que me había dado. Seguí a mi padre dentro. —¿Cómo está
él?

41
Mi padre ni siquiera toleraría esa simple pregunta. —No importa cómo está él. Nos
hizo una promesa y la cumplirá … a menos que quiera que su hija termine como tu madre.
Se alejó y se dirigió al comedor en la parte trasera de la casa.
Ella lo vio irse, su ceja se mantuvo levantada como si no pudiera creer su audacia.
Volvió su mirada hacia mí, todavía en shock por su rudeza.
—Ahora no me veo tan mal, ¿eh?—. Sonreí a pesar de que no sentía una onza de
alegría dentro de mi cuerpo, luego me dirigí a la entrada.
—Voy a buscar a mi padre …—. Arwen tomó las escaleras.
Cuando pasé por la cocina, tomé una botella de vino y unas copas, luego me uní a mi
padre.
Él estaba jadeando y resoplando como un lobo a punto de derribar la casa. Miraba al
frente y tamborileaba sus dedos contra la mesa, tan notablemente ansioso que hizo que
todas las figuras en las pinturas también se pusieran nerviosas.
Vertí el vino y empujé el vaso hacia él.
Él lo ignoró.
Tal vez no estuviera bien, pero a veces deseaba que mi padre hubiera muerto y mi
madre hubiera vivido.
Al menos ella era una buena persona.
Martin entró en la habitación momentos después, luciendo peor que la última vez que
lo vi. Caminaba un poco más lento, y respiraba un poco más pesado, y parecía que su piel
estaba a punto de gotear de su rostro.
Arwen sacó la silla para él y lo ayudó a sentarse. La preocupación estaba en sus ojos
azules, y ella cuidaba a su padre con evidente amor. Ella no era la mujer feroz con una
actitud que podía morder. Ahora ella había sido reducida a sus emociones más grandes,
sus miedos. Su padre iba a morir y no había nada que ella pudiera hacer para ayudarlo …
pero ella lo intentó de todos modos. —¿Qué tal un poco de agua?—. Ella le frotó el
hombro mientras lo miraba.
—Si, gracias.
Ella se fue, su anillo de diamantes brillaba en su mano izquierda.
Mis ojos se dirigieron al retrato de ella en la pared. Ahora noté un claro contraste
entre la pintura y su apariencia física. Ese anillo hizo toda la diferencia en el mundo, y
sin él en su dedo parecía una persona distinta. La sometió de alguna manera, como una
brida en un caballo.
Mi padre fue directo al grano. —Ramón. ¿Dónde va a estar y cuándo?
Martin se volvió hacia mí. —Es bueno verte de nuevo, Maverick. Lamento haberme
perdido tu visita ayer, y gracias por el hermoso anillo…

42
—Te hice una pregunta—. Mi padre se hizo cargo de la conversación una vez más,
ignorando cualquier otra cosa que no fuera relevante para lo que quería. Estaba
concentrado en una sola tarea, en detrimento de todos los que le rodeaban. —No me
importa una mierda acerca de sus tonterías. Hicimos un trato y necesitas escupirlo ahora
o yo…
—O tú qué?—. Arwen entró en la habitación, llevando el vaso de agua en sus manos.
Llevaba un vestido azul oscuro que complementaba su cabello oscuro. Las perlas
rodeaban su cuello, y su cabello estaba tirado hacia un lado, colgando de una trenza. El
vaso golpeó la mesa con un golpe notable cuando se enfrentó a mi padre.
Arwen no entendió los límites.
Pero tampoco lo hizo mi padre.
Martin se aclaró la garganta. —Princesa.
Ella levantó su voz un poco más fuerte, igualando la ira de mi padre con la suya.
—¿O tú qué?
Mi padre la miró fijamente, claramente sorprendido de que alguien estuviera
defendiéndose de él. Él no sabía si debía levantarse y abofetearla o simplemente estrellar
su cabeza contra la pared.
—Así es como funcionan los tratos—. Se colocó la mano en la cadera. —Usted
obtiene su mierda cuando se completan ambos lados del trato. No me he casado con tu
hijo y no has obtenido tu información. Eso significa que no te debemos una maldita cosa
todavía. Así que cierra la boca, o empujaré esta botella de vino hasta tu culo apretado …
Mi padre se puso en pie. —Tú...
—No—. Estaba entre ellos, así que me levanté y los bloqueé poniéndome entre
ambos. Mi padre no dudaría en golpear a una mujer. Lo había visto hacerlo antes, pero
no a mi madre. Agarré su brazo y lo mantuve firme para que no se lanzara contra Arwen.
—Ambos necesitamos algo aquí. Así que vamos a cerrar la boca y centrarnos en lo que
importa. Padre, siéntate—. Me volví hacia Arwen. —Manténte en silencio.
Agarró el agua de nuevo, todavía mirando a mi padre con una evidente amenaza. No
le tenía miedo como la mayoría de las personas, porque no tenía idea de qué tipo de delitos
podía cometer. Caminó hacia el otro lado de la mesa, sus talones sonaban contra el suelo
mientras se movía. Luego puso el vaso de agua delante de su padre.
Guié a mi padre de vuelta a la silla. —Consigamos lo que necesitamos y vayámonos.
Cuando la atención de mi padre se dirigió a la razón por la que vinimos aquí, se calmó
un poco. Se dejó caer en su silla, con la espalda rígida por la tensión, y finalmente miró a
Martin.
Miré a Arwen. —Déjanos.
Su actitud se encendió de nuevo. —Para que puedas regañar a mi padre…

43
Me paré al instante, mis siguientes palabras explotaron como una orden. —No me
hagas decírtelo otra vez—. Le estaba ordenando que saliera de la habitación por su propio
bien, porque no podía protegerla de mi padre si ella lo provocaba demasiado.
—No soy un perro— dijo con calma. —No obedezco órdenes…
—Princesa—. Su padre le dio unas palmaditas en la mano. Deja que los hombres
hablen. Me está dando hambre, entonces, ¿qué tal si empiezas con la cena?
Ella era demasiado lista para creer lo que él decía. Ella me miró con esos ojos
entrecerrados y labios apretados, como si esto estuviera lejos de terminar. Luego giró
sobre sus talones y lentamente salió de la habitación, sus caderas temblaban de izquierda
a derecha debido a sus curvas femeninas. Cuando ella finalmente se había ido, también
se fue la tensión.
Mi padre se puso manos a la obra. —Necesito todos los detalles, Martin. Ya que estás
casi muerto, el tiempo es esencial.
***
Cuando mi padre consiguió lo que quería, salió de la casa y me dejó atrás.
Él ya no me necesitaba. Desapareció tan abruptamente como había llegado. Él no
dijo una palabra más, ni siquiera le dio sus condolencias a Martin por su enfermedad.
Bebí mi copa de vino hasta que estuvo vacía.
Martin se quedó mirando la pintura de su hija durante mucho tiempo como si no
estuviera en la habitación. —Cuando perdí a mi esposa, yo era igual. Amargado por todo.
—No la perdí de una manera tan violenta, así que ni siquiera puedo empezar a imaginar
cómo se siente tu padre.
—No hagas excusas para él.
—No lo estoy haciendo—. Volvió su mirada hacia mí. —Él llega quí como el villano,
pero está tratando de ser el héroe.
No era un héroe ante mis ojos.
—Me gustaría que te llevaras esta pintura contigo. Noté que la admirabas la última
vez que estuviste aquí.
Admirar fue una palabra generosa. —No coincide con las otras piezas en esta sala.
—No se supone que lo haga. Me encantó tanto que pensé que pertenecía allí. Todo
en esta casa se eliminará, me gustaría que sobreviviera. Llévatela contigo.
No me interesaba tomar un retrato de una mujer que ni siquiera me gustaba.
—Martin, me caso con tu hija porque tengo que hacerlo, no porque quiero—. No había
afecto por ella en mi corazón. Apenas me impresionó su belleza, aunque la mayoría de
los hombres la encontraran impresionante. Había estado alrededor de mujeres hermosas
durante tanto tiempo que todas lucían igual.
—Tal vez… pero tus hijos podrían querer esta pintura algún día.

44
Odiaba imaginar una realidad en la que Arwen estaba embarazada de mi hijo, un
poco malcriado por ella. Orinaban y se cagaban por todas partes.
Martin se levantó lentamente y luego se dirigió a mi extremo de la mesa. —Ese anillo
que le diste realmente es hermoso. Solo entre tú y yo, creo que ella ya se ha apegado a
eso.
Podía decir que a ella le gustó la primera vez que se lo di. Su reacción fue muy
repentina y corta, durando solo la longitud de un abrir y cerrar de ojos. Pero la atrapé.
Todavía no le caía bien, pero obviamente le gustaban las cosas bonitas. —¿Te veremos
el sábado?
—Llegaré al sábado, pero no mucho más—. Habló de su muerte de manera tan
pragmática, como si no estuviera asustado en lo más mínimo.
—Pareces extrañamente tranquilo acerca de todo esto.
—Bueno, perdí a mi esposa hace cinco años. Cuando pierdes al amor de tu vida, nada
es lo mismo. Siempre te sientes un poco perdido. Afortunadamente, tuve a Arwen para
que me diera un poco de alegría durante estos años, pero la verdad es que estoy deseando
reunirme con ella.
Fue hermoso … de una manera triste.
—Desearía poder estar más tiempo cerca para ver las cosas increíbles que mi hija
logrará… pero la vigilaré desde arriba—. Puso su mano en mi hombro y me dio un suave
apretón. —Sé que cuidarás de mi pequeña niña. Si la defiendes de tu padre, la defenderás
de cualquier persona. Buenas noches—. Dejó caer la mano y salió de la habitación. Un
momento después, sus pasos fueron audibles en las escaleras.
Arwen volvió al comedor y recogió los vasos. —Mi padre se fue a la cama?
—Creo que sí.
Ella todavía tenía una ventaja, obviamente no olvidando rápidamente la conversación
con mi padre. —¿Siempre ha sido así?
—No.
—¿En serio?—. Ella sostuvo la botella de vino por el cuello, levantando una ceja
como si no hubiera creído eso por un segundo. —¿Se despertó una mañana y decidió ser
un gilipollas?
—No— le dije con calma. —Mi madre murió, por lo que decidió ser un gilipollas..
Su ira se atenuó ligeramente, como una estrella que se desvanece en el otro lado de
la galaxia. —Mi padre pasó por una fase después de que mi madre se fue … aunque no
era tan malo. Estaba más triste que enojado.
Sí, pero tu madre no fue sido torturada. —Yo tampoco soy su mayor fan, así que no
estás sola.
—Él no te trata así, ¿verdad?

45
No iba a quejarme de los problemas de mi padre con ella. Ni siquiera la conocía.
—Tu padre dijo que está esperando la boda. Pensé que quizás después podríamos ponerlo
cómodo en el hospital.
—Tan bonito como suena, no podemos permitírnoslo. Nuestras cuentas están vacías.
—Lo pagaría, obviamente.
Agarró el cuello de la botella con más fuerza, su orgullo quería que ella rechazara la
oferta. Pero su preocupación por el bienestar de su padre era claramente más importante.
Incluso logró una amable respuesta. —Gracias …—. Su voz tembló cuando dijo las
palabras, como si apenas estuviera aferrándose a su compostura. Cuando ella lanzó un
ataque contra mi padre, no se saltó nada. Pero ahora que estaba sola, la emoción la
abrumaba. Su labio inferior tembló, pero solo por un segundo.
Miré hacia otro lado, sin querer lidiar con sus lágrimas. —No hay problema—.
Empujé mi vaso hacia ella y admiré la forma en que su anillo reflejaba cada punto de luz
que emitía la araña. —¿Necesitas algo más antes del sábado?—. Quería cambiar de tema,
alejarla de la angustia en su mente.
—No…—. Ella agarró la botella y se la llevó a los labios.
La observé inclinar su cabeza hacia atrás y hacia abajo, su garganta se movió cuando
el líquido descendió por su garganta. Su cuello era tan delgado, su cintura tan pequeña.
Era difícil creer que una voz tan increíble pudiera venir de una mujer tan pequeña.
Se secó la boca con el dorso de la mano. —¿Qué va a pasar el sábado?
—Nos vamos a casar… ¿o te has olvidado?
Ella me lanzó una mirada de amenaza, la evidencia de sus lágrimas desapareció.
—Después de la boda. ¿Vamos de luna de miel? Porque necesito quedarme con mi padre.
No estaba sacándo a esta mujer a un lugar exótico para que me jodiera los sesos. Hice
eso todas las noches con una interminable fila de hermosas mujeres. —No.
—¿Estás esperando consumar el matrimonio?
La esquina de mi boca se levantó en una sonrisa. —Si quieres follarme, solo dímelo.
No te andes por las ramas…
—Vete a la mierda.— Ella se fue a la cocina, llevando los vasos y la botella con ella.
No pude borrar mi sonrisa mientras la seguía a la otra habitación. —La respuesta a
tu pregunta es no. Habrá alguien en mi cama, pero no serás tú—. Me apoyé en el
mostrador y la observé colocar los vasos en el fondo del fregadero, con gotas de vino tinto
todavía visibles en el fondo de los vasos.
—Gracias a Dios—. Lavó los platos y luego los secó con un paño de lino. —¿Dónde
vamos a vivir?
—Vivo en la propiedad donde está nuestro negocio familiar. Son unos veinte minutos
fuera de Florencia.

46
—¿Huele a queso todo el tiempo?
Crucé mis brazos sobre mi pecho. —Pregunta extraña, pero no.
Cuando los vasos estuvieron secos, los colocó en el gabinete con las puertas de vidrio.
—Después de conocer a tu padre, no te encuentro tan irritante … a pesar del comentario
sexual.
—Sí… él siempre me hace ver bien.
—Necesito conducir a Florencia para practicar y para mis actuaciones. Así que
necesitaré un coche.
—Hecho.
Se secó las manos sobre la toalla y luego me examinó, sus ojos se llenaron de
pensamientos interminables. —¿Cómo va a funcionar esto? Simplemente vivimos
nuestras vidas como deseamos, ¿pero vivimos bajo el mismo techo?
—¿Tienes una idea mejor?—. No me importaba lo que ella hiciera en su propio
tiempo. Ni siquiera me importaba si nunca la veía. Todo lo que necesitaba saber era que
ella estaba a salvo, para cumplir mi promesa. No teníamos que compartir una sola comida
juntos ni siquiera hablar. Pero para los eventos públicos, ella tendría que ser la mujer en
mi brazo.
—¿Traigo a mis amantes a la casa?
Era difícil imaginar a hombres extraños viniendo a mi propiedad. No me importaba
que se estuvieran tirando a mi esposa. Pero no quería que husmearan por ahí. —Preferiría
si fueras a su lugar. No estoy entusiasmado con la idea de que hombres al azar se queden
en mi finca.
—¿Llevarás un anillo de bodas?
La pregunta era absurda. —No.
—Entonces, tengo que ponerme uno, pero tú no?
—Es diferente.
—¿Quieres decir que es sexista?— respondió ella.
—Actualmente, sí. Conseguiré uno para la ceremonia, pero después de eso, nunca lo
usaré. No es raro ver a un hombre sin un anillo de bodas. De hecho, es más común—.
Volví la cabeza hacia ella y estudié su mirada de acero. —¿Quieres que me ponga uno?
—De ningún modo. Sólo curiosidad.
—¿Alguna otra pregunta?—. No tenía ninguna regla establecida porque era
innecesaria. Esto era una farsa total. Todo lo que teníamos que hacer era fingir de vez en
cuando.
—¿Hay algo que esperes de mí?

47
No tenía ninguna expectativa en absoluto. —Ya te dije que mi vida se trata de
trabajar, beber y follar. No interfieras en eso, y no tendremos ningún problema. Es así de
simple —. Me aparté del mostrador y me enderezé. —Te veré el sábado.
***
Ella deslizó su palma sobre mis abdominales y lentamente la movió hacia mi pecho,
adorando la forma física de mi cuerpo. Sus uñas arañaron ligeramente en mi piel antes de
descender hacia mi camino feliz una vez más. Desnuda y con tetas perfectas y firmes, ella
era otra categoría en mi poste de la cama. —Entonces, ¿te vas a casar mañana?
—Sí—. Con una mano detrás de mi cabeza, observé el techo alto y las molduras
originales que estaban presentes cuando se construyó esta finca hace cientos de años. Se
había renovado, pero algunos de los toques clásicos permanecieron.
—¿A ella no le importa compartir su prometido con otra mujer?
Yo no era su prometido. —No.
Su mano se movió suavemente hacia mi polla, queriendo volver a endurecerme para
que pudiera follarla de nuevo.
Ella puso mala cara a mi resistencia. —Vamos … fóllame—. Ella masajeó
suavemente mis bolas.
Mi temor por el día siguiente desapareció cuando obligó a mi polla a endurecerse. La
pondría a cuatro patas, para poder mirar ese fino trasero mientras la golpeaba hasta que
se corriera debajo de mí.
—Ahí está…—. Ella presionó su cara en mi regazo y comenzó a chupar.
Cerré los ojos y lo disfruté, escuchando los ruidos fuertes que hacían sus labios al
chupar y cuando trataba de meterse todo en su boca.
Mi teléfono comenzó a sonar en la mesita de noche. Miré la pantalla a pesar de que
tenía la intención de ignorarla, y vi el nombre de mi hermana en la pantalla. No había
ninguna mujer en el mundo que pudiera hacerme ignorar esa llamada telefónica.
La aparté y tomé la llamada, caminando hacia la ventana con el teléfono pegado a mi
oído. —Lily, ¿estarás allí mañana?—. Cuando me paré en la ventana abierta, miré a través
de los campos iluminados hacia las puertas de hierro que separaban mi propiedad del
público.
Su silencio fue su respuesta.
Me quedé mirando la oscuridad de la noche y sentí la decepción en mi pecho.
—¿Cómo estás?
—No sé… lo mismo—. Ella suspiró en el teléfono, como si estuviera presionada
contra su oreja mientras estaba en la cama. —Doy tres pasos adelante pero dos pasos
atrás.
—Al menos estás haciendo algún progreso.

48
—Pero no hay suficiente progreso…
Esta boda era un engaño, pero era la única boda que iba a tener. Quería que mi
hermana estuviera allí, la única persona de mi familia que realmente me gustaba. Pero la
muerte de nuestra madre y el comportamiento ridículo de su padre la empujaron hasta el
borde… y ahora estaba demasiado lejos. —Lo entiendo—. No podía empujarla si no
estaba lista.
—Lo siento, no estaré allí…
—Yo también.
—¿Quién es la chica?
—Su nombre es Arwen. Ella es una cantante de ópera.
—Ella suena bien… ¿Te gusta ella?—. Se escucharon lágrimas distantes en su voz,
probablemente dolida por no poder darme la respuesta que quería. Pero ella tenía que
trabajar en sí misma en este momento. Nada más era importante.
Ella tenía una actitud que rivalizaba con un semental. Su boca podía desatar insultos
más rápido de lo que las balas dejan un arma. Ella no temía abofetearme cuando lo
merecía, e incluso apuñalarme si lo merecía. —Ella está bien.
—¿Está bien?—. Lily sabía que me estaba casando con Arwen porque me estaban
obligando a hacerlo, pero todavía encontraba mi respuesta cómica. —¿Es bonita?
Tenía una figura de reloj de arena y una cara encantadora. Incluso si no tuviera una
voz tan increíble, probablemente podría encantar a la multitud solo con su apariencia. Los
hombres lanzaban rosas al escenario todas las noches, no por su voz, sino por sus tetas.
—Ella está bien.
Lily se echó a reír, y como era muy raro, era hermoso. —Supongo que lo veré por mí
misma… eventualmente.
—Cuando te sientas mejor, almorzaremos—. Traté de mantenerla positiva porque
eso era esencial para su recuperación. Yo era lo único que tenía porque padre parecía
indiferente a su enfermedad. Para él, ella solo era una mocosa que buscaba atención, pero
como yo experimentaba el mismo dolor de corazón, tenía algo de compasión.
—Tal vez— dijo ella, su voz se escapó como un susurro. —¿Cómo está padre?
—No tenemos que hablar de él.
—Los dos estamos pensando en él.
Él era el monstruo que no vivía en una cueva oscura. Caminó directamente a la luz
del sol, pisoteando todo a su paso. —Él es el mismo.
—¿Crees que regresará cuando mate a Ramón?
Estaba demasiado lejos en este punto. Matar a Ramón no lo volvería a hacer humano
de repente. Simplemente tacharía un elemento de su lista, entonces nunca tendría nada
más por lo que trabajar. —Lo dudo.

49
—Sí, yo también. ¿Qué piensa de Arwen?
Al igual que con todos los demás, a él no le importaba nada sobre ella. —No creo
que piense nada.
—Me siento mal por ella. Su nuevo suegro es el diablo.
No respeté a Martin por el dilema en el que se había metido, pero sí admiraba su
enfoque paternal. Era afectuoso y cariñoso con su hija, e incluso conmigo.
—¿Cómo se siente ella con todo esto?
—Ella lo está temiendo tanto como yo. Ella tiene su propia vida, yo tengo la mía.
Solo seremos dos extraños bajo un mismo techo.
—Supongo que eso no es tan malo.
Cuando nos quedamos sin cosas de las que hablar, nos sentamos en silencio mutuo,
escuchándonos respirar. Me apoyé contra la pared y mantuve mi mirada en la ventana,
recordando lo diferente que era mi vida antes de que se llevaran a mamá. Éramos una
familia, los cuatro. Ahora estábamos todos en lugares separados, mental y físicamente.
—Te dejo, Mav. Buena suerte mañana.
—Gracias. Te veré pronto —. Colgué y mantuve mi mirada fuera de la ventana,
odiando a mi padre incluso más de lo que lo había hecho antes. Todavía le quedaban dos
miembros de su familia, pero una vez que mamá se había ido, no quería tener nada que
ver con nosotros. No se dio cuenta de lo mucho que su hija lo necesitaba… cuánto se
estaba ahogando. Así que tuve que hacerlo yo, porque ella no tenía a nadie más.

50
CAPÍTULO 10

ARWEN
Me paré frente al espejo y me miré con mi vestido de novia, viendo una realidad que
nunca había imaginado en mis sueños más salvajes. El vestido de diseñador era perfecto,
con un diseño tan elegante y se ajustaba perfectamente a mis dimensiones. Cualquier
novia estaría feliz de usarlo.
Pero no significaba nada para mí.
El único artículo que poseía que importaba era el collar de diamantes alrededor de
mi cuello, un regalo que me había dado mi madre. Su propia madre se lo dio cuando
cumplió los dieciocho años, por lo que había estado en la familia durante generaciones.
En solo unos momentos, saldría de esta habitación y vería a los trescientos invitados
a la boda que Maverick y su padre habían invitado. Algunos de ellos eran miembros
aristocráticos de la sociedad, así que, por supuesto, los conocía. Otros eran miembros de
su familia que pronto serían miembros de mi familia.
Pero sobre todo, eran extraños.
Mi padre estaba vestido con un traje gris y corbata, se veía bien a pesar de su
fragilidad. Se me acercó por detrás, con una sonrisa en su rostro mientras me admiraba
con mi vestido de novia. —Wow—. Sus manos se movieron a mis dos brazos, y me dio
un suave apretón. —Maverick se va a enamorar de ti.
De ninguna manera. —Gracias, papá.— Tenía mi cabello en rizos sueltos, dejando
que las largas hebras se extendieran por mis hombros. Me había aplicado el maquillaje
exactamente como lo hacía en la ópera, bombeando mis pestañas con máscara y dándole
a mis ojos un aspecto ahumado con el delineador de ojos. Mis labios estaban pintados con
un tinte rosa, un color rosado que no era dominante. Me casaba con este hombre porque
tenía que hacerlo, y quería parecerme a mí misma.
Continuó mirándome en el reflejo en el espejo. —Sé que no es así como te
imaginabas el día de tu boda. Tu madre no está aquí y tu prometido no es el hombre que
querías. Pero creo que Maverick es un buen hombre… y puede que le cojas cariño.
No podía imaginar sentir nada por él además de la molestia. Cada palabra que salía
de su boca era un insulto. No tenía en cuenta los sentimientos de nadie y siempre soltaba
lo primero que se le ocurría.
Vio caer mis ojos. —Es un hombre de palabra. Y en un mundo como este, eso es
muy raro. Él me prometió que nunca te haría daño. Me prometió que cuidaría de ti. Yo le
creo. Eso dice mucho sobre su persona.
Eso no significaba que fuera soportable.
—Es exitoso… y debes haber notado que es guapo.
No me di cuenta en absoluto. —Papá, sé que estás tratando de hacerme sentir mejor,
pero está bien. Estoy haciendo esto para sobrevivir. Estoy haciendo esto para poder tener
51
la vida que quiero, con algunos sacrificios. Maverick y yo tuvimos una conversación, y
encontramos una manera de vivir nuestras vidas por separado, pero también juntos. Me
giré y lo miré. —No, no es lo que quiero… pero podría ser peor.
***
Fue una boda de ensueño.
Sillas blancas sobre un césped perfectamente cuidado mientras brillaba el sol de la
Toscana. Los pétalos de flores rosadas y blancas estaban rociados en el suelo, y los
trescientos invitados se levantaron mientras mi padre me acompañaba por el pasillo.
Mi padre mantuvo su cuerpo fuerte mientras me guiaba hacia adelante, negándose a
hacerle saber a nadie que estaba luchando para vivir cada segundo de cada hora. Sonrió a
pesar de su dolor, feliz de ser testigo de mi boda, incluso si no fue un cuento de hadas.
La música del arpa sonó mientras avanzaba, acercándome al hombre que me esperaba
al final. Con traje negro y corbata, me vio acercarme a él, sus ojos marrones sin parpadear
mientras me estudiaba. Su expresión era de piedra como siempre, pero permitió que un
toque de afecto entrara en su mirada. Todos se darían cuenta si el novio odiaba a su nueva
novia, por lo que adoptó una mentira para que coincida con la historia.
Cuando permitió que su agresión se desvaneciera, en realidad parecía hasta guapo.
Con el sol en su piel bronceada y la sombra afeitada de su barbilla, parecía un hombre
que podría haber estado en mis fantasías. Era alto, en forma, y se comportaba como un
hombre orgulloso.
Pero su alma no se correspondía con su apariencia, y era vil.
Hice el resto del camino, deseando que este momento pasara para que pudiéramos
seguir adelante y olvidarlo. El único recuerdo positivo que tendría de este día era caminar
con mi padre. Sabía que probablemente sería la última vez que estaríamos juntos así,
cuando él estaría lo suficientemente sano como para levantarse de la cama. Ya no sería el
hombre que me cuidaría, porque ahora le estaba entregando la responsabilidad al hombre
que me esperaba.
Cuando llegamos a Maverick, mi padre me besó en la mejilla. —Te amo princesa.
—Yo también te amo, papá—. Lo abracé, y dejé que el abrazo se prolongara por
mucho tiempo. Debería haberme alejado antes, pero no quería. Era la última vez que
tendría la oportunidad de abrazarlo a la luz del sol.
Mi padre me dio unas palmaditas en la espalda, entendiendo las emociones que se
arremolinaban dentro de mí. Él fue el que se apartó primero, porque sabía que nunca me
movería de otra manera.
Caminé el resto del camino y miré a Maverick, haciendo mi mejor esfuerzo para
controlar mi tembloroso labio. Casarme con este hombre no era tan malo como perder a
mi padre, y en este preciso momento, sentí que estaba viviendo con su fantasma. Sabía
que este momento sería un recuerdo demasiado pronto.
Maverick me miró, dejando caer su mirada artificial de afecto mientras miraba mi
tembloroso labio. Sus ojos cayeron mientras me miraba, y en ese instante, parecía haber
52
un indicio de compasión. Hizo lo inesperado y envolvió sus poderosos brazos alrededor
de mi cintura y me acercó a su pecho, haciendo que mi cabeza girara hacia otro lado para
tener un momento de privacidad.
Los invitados asumirían que Maverick amaba tanto a su nueva novia que no podía
mantener sus manos lejos de ella.
Pero sabía que solo me estaba dando un momento para despedirme de mi padre, para
tragar la pena por la pérdida. Eso me hizo odiarlo un poco menos, me hizo preguntarme
si tenía un alma bajo esa fachada intimidante. Mi padre parecía seguro de que Maverick
me cuidaría… y tal vez tenía razón.
Maverick me dio todo el tiempo que pudo antes de dar un paso atrás.
Me bastó respirar un par de veces, estabilizar mi labio inferior, mantener mis ojos
secos y mi maquillaje intacto. Fue un respiro momentáneo de la realidad insoportable de
mi mundo. Lo había perdido todo, y ahora perdería lo más importante para mí.
Maverick me enfrentó, sus ojos estaban pegados a mi expresión tan fuerte que ni
siquiera parpadeó. No me miró como si estuviera enamorado de mí, pero me miró como
si pudiera mirarme para siempre.
El sacerdote realizó la ceremonia, pidiéndonos que repitiéramos las líneas cuando
fuera necesario.
En un sueño, hice mi parte.
Maverick habló con una voz poderosa, engañando a la audiencia para que pensara
que él realmente quería que yo fuera su esposa.
Ni siquiera había considerado la última parte de la ceremonia, en el momento en que
nos convertíamos en marido y mujer y compartíamos nuestro primer beso. Ahora el
momento se cierne sobre nosotros dos, el primer contacto que compartiríamos con
nuestros labios.
Y sería el último.
Maverick se movió hacia mí otra vez, sus brazos se deslizaron alrededor de mi cintura
mientras su cuello se inclinaba para que su boca pudiera encontrarse con la mía. Me apretó
contra él mientras su boca descendía, aterrizando en mis labios con la suavidad de una
nube.
Mantuve el acto envolviendo mis brazos alrededor de su cuello y dejando que mis
labios lo rozaran. Su boca era más suave de lo que esperaba.
El beso solo duró un par de segundos, y ocurrió en medio de aplausos y vítores.
Maverick no solo me picó en los labios y se apartó. Lo hizo parecer real, moviendo sus
labios contra los míos como si quisiera besarme. Sus labios tiraron suavemente de los
míos, cada toque intencional. Un cálido aliento escapó de sus labios y se filtró por mi
piel, oliendo a menta y whisky mezclados. El sabor era claramente masculino de una
manera que no podía describir.
Por un momento, olvidé que estaba besando a Maverick.

53
Porque en realidad me gustó.
***
Los invitados bebieron su champaña y se comieron las rebanadas de pastel que se
sirvieron. Acababan de devorar un rústico banquete italiano para que todos se divirtieran
como en un hotel de cinco estrellas.
Maverick y yo nos colocamos en el centro del claro donde tendríamos nuestro primer
baile. Uno de sus brazos pasó por la parte baja de mi espalda mientras agarraba mi otra
mano. Colocando nuestras manos unidas contra su pecho, comenzó a guiarme en la pista
de baile mientras sonaba la música clásica.
No nos decíamos ni una palabra mientras bailamos, todos nos miraban como si
fuéramos una pareja enamorada.
Maverick estaba en su elemento, tomando la iniciativa y guiándome como lo había
hecho con tantas otras mujeres. Sabía bailar, balancearse con la música sin parecer
incómodo. Estaba confiado sin importar lo que hiciera, incluso bailando con su novia.
Levantó mi brazo y me hizo girar antes de traerme de vuelta a su pecho, con la cabeza
inclinada hacia la mía. Su mejilla descansaba contra mi sien para que no tuviéramos que
mantener contacto visual durante toda la canción.
El sol se había puesto, así que las luces que se encontraban en la propiedad brillaban
un poco más. Las velas brillaban en las mesas. Los centros de mesa estaban llenos de
lirios blancos y rosas rosadas. Quien quiera que Maverick haya contratado para diseñar
esta boda hizo un trabajo fabuloso, lo que no significó nada para ninguno de los dos.
Con todos los extraños que me rodeaban, me sentía sola. Eso forjó una sorprendente
alianza con Maverick. Cuando mi padre se fuera, él era todo lo que me quedaría. Me hizo
sentir un poco más cerca de él, me hizo sentir menos aislada. —Gracias por lo que hiciste
antes…—. Él vino a rescatarme para que no sollozara ante el altar y rompiera el corazón
de mi padre con mis lágrimas. Sin un euro a mi nombre, pensé que tendría que quedarme
en casa y ver a mi padre morir de dolor en su cama. Pero Maverick dijo que le
proporcionaría a mi padre todo lo que necesitara para darle algo de dignidad en sus
últimos días. Sabía que estaba al borde de las lágrimas, pero no me hizo sentir peor por
eso.
—Entiendo que esto es difícil para ti—. Volvió la cabeza y me miró a los ojos. Era
la primera vez que habíamos estado tan juntos, que nos mirábamos fijamente. Sus ojos
proporcionaron un reflejo perfecto de las luces del bistro que colgaban en la propiedad,
actuando como un espejo. Como un café caliente en un día de invierno, sus ojos tenían el
tono más hermoso de marrón.
No había notado la profundidad de su belleza antes.
Con confianza, sostuvo mi mirada como si este momento no fuera insoportable.
Cuando no escupía insultos, en realidad era agradable. Era extraño pensar que este
hombre era ahora mi marido, que usaría su apellido por el resto de mi vida. Nos unimos,
marido y mujer.

54
Podía sentir su anillo negro contra la punta de mis dedos, la gruesa banda que solo
usaría por esta noche. No era un anillo tradicional, no estaba hecho de oro como la
mayoría. Pero le quedaba bien… aunque nunca lo usaría.
—Mi padre habla muy bien de ti.
—No estoy seguro de por qué—. Continuó guiándome por el suelo, maniobrando
cuidadosamente mi vestido largo y sin pisarlo.
—Dijo que mantienes tus promesas … y eso es raro en estos días.
—Eso no significa que merezco una buena reputación. No soy un buen hombre, y no
pretendo serlo. Me parezco demasiado a mi padre y no lo suficiente a mi madre.
—Bueno, él piensa lo contrario.
—Él no me conoce lo suficientemente bien.
—O tal vez simplemente no sabes cómo recibir un cumplido.
Sus ojos se estrecharon en mi cara mientras su mano apretaba la mía un poco más
fuerte. —No quiero insultar a mi esposa el día de nuestra boda, por lo que le sugiero que
elija sus palabras con cuidado.
Sonreí. —Eso es romántico…
—No soy un chico romántico.
—Sí, me he dado cuenta.
Apartó la mirada y siguió bailando. Parecía desconectarme, como si yo no estuviera
allí.
—¿Por qué tienes tan mala opinión de ti mismo?
—No la tengo. Solo entiendo lo que soy.
—¿Y por qué eres un hombre malo?
—¿Necesitamos tener esta conversación ahora?
—¿Algo más de lo que quieras hablar?— contesté.
—Podríamos no hablar en absoluto—. Sus ojos escudriñaron a las personas que nos
rodeaban, casi sin prestarme atención.
—Está bien…—. Justo cuando pensé que podía conectarme con él, me apartó.
Bailó conmigo en silencio, prefiriendo la tensión palpable a la conversación.
—Cuando termine la noche, ¿a dónde iremos?
—Dentro. Hice que mis hombres recogieran tus cosas de tu apartamento. Puedes
volver mañana y recoger lo que necesites. Los bancos lo aprovecharán pronto, así que te
sugiero que cojas lo que sea importante.

55
Cuando la noche terminase, la mansión que se cernía sobre nosotros sería mi nuevo
hogar. —¿Y mi padre?
—Él tiene una habitación para él. Lo llevaremos al hospital mañana.
Maverick puede ser mi marido, pero él no tenía que cuidar de mi padre. No tenía que
gastar dinero en él. Pero parecía asumir la responsabilidad sin discusión. —Gracias.
Significa mucho para mí —. Si Maverick se pareciera más a su padre, él tiraría a mi padre
en el césped y no pensaría en él dos veces. El hombre poseía compasión; él solo lo hacía
parecer como si no fuera nada.
No me miró, ignorando mi gratitud.
No importaba el tipo de ofrenda de paz que hice, Maverick nunca mordió el anzuelo.
Incluso si tuviera la oportunidad de conectarse conmigo, no quería hacerlo. Estaba
decidido a estar lo más lejos posible de mi, para no permitir que la amistad floreciera.
La canción finalmente concluyó, la tortura llegó a su fin.
Maverick dejó caer su brazo de mi cintura, como si no pudiera esperar la oportunidad
de alejarse.
Luego todos chocaron sus tenedores contra sus copas, la tradición que llevaba a los
novios a compartir un beso.
Maverick ocultó su molestia cuando se volvió hacia mí, sabiendo que tendríamos que
compartir algunos besos más antes de que terminara la noche. Su brazo se movió hacia
atrás alrededor de mi cintura, y me atrajo hacia él nuevamente.
No pudimos conectarnos a través de una conversación o de una amistad, nuestras
actitudes chocaron como dos rayos de electricidad. Nunca nos veríamos cara a cara en
nada.
Pero hubo química cuando nos besamos, por muy débil que fuera.
Bajó su boca a la mía y me besó de nuevo, sus labios llenos tomaron los míos como
la última vez. Con la misma precisión, tomó mi boca y la hizo suya. Su mano apretó la
parte de atrás de mi vestido mientras me acercaba más, haciendo que todos los invitados
aplaudieran con entusiasmo.
Mi mano presionó contra su torso y sentí la dureza de su cuerpo a través de su ropa.
Mis dedos se estremecieron cuando entré en contacto con la pared dura, sorprendida por
su fuerza antinatural. Mi mano se suavizó lentamente a medida que me acostumbraba a
su físico, mi aliento llenaba su boca mientras una inesperada sacudida de deseo recorría
mi cuerpo.
Se apartó y me miró a los ojos por un momento, como si supiera exactamente lo que
experimenté cuando lo toqué. Pero en lugar de hacer un comentario inteligente, mantuvo
sus pensamientos para sí mismo.

56
CAPÍTULO 11

MAVERICK
El último invitado no se fue hasta las tres de la mañana.
Los sirvientes trabajaron afuera para limpiar las mesas, los cubiertos y las
decoraciones infinitas que se extendían por toda la propiedad.
Mi doncella llevó a Arwen y a su padre a sus habitaciones para que pudiera ir al tercer
piso y retirarme a mi habitación. No esperaba que la boda durara tanto tiempo, pero una
vez que la gente tenía vino en el estómago, se ponían locos y se demoraban.
Me hubiera gustado tener una mujer en mi cama esta noche, pero ya era demasiado
tarde y estaba demasiado cansado. Me quité la corbata y la colgué sobre el respaldo del
sillón, luego dejé caer la chaqueta de mis hombros. Mis dedos abrieron todos los botones
hasta que la camisa con cuello cayó por mis brazos. Mi reloj vino a continuación.
Un golpe sonó en la puerta de mi habitación.
Me di la vuelta para enfrentar la entrada, sin saber por qué Abigail me molestaría a
estas horas. No había nada tan importante como para molestarme en este momento.
—Adelante.
La puerta se abrió y luego reveló a Arwen, todavía con su vestido de novia. Con un
escote corazón y mangas de encaje, su vestido era elegante pero también ceñido.
Destacaba sus muchas curvas, sus tetas gordas y su cintura estrecha. Su cabello era más
grueso de lo que lo había visto antes, y parecía lista para una actuación en la ópera. Cada
persona que la vio caminar por el pasillo pensó que era impresionante.
Ella debe haberme seguido a mi habitación porque Abigail no la habría traído aquí
sin mi permiso. Habíamos compartido varios besos durante la noche, y sospechaba que
esa era la razón por la que ella estaba aquí ahora. Ella me odiaba, pero no lo suficiente
como para ignorar la química entre nosotros.
Ella entró y cerró la puerta detrás de ella.
Nunca tuve la intención de buscar una relación física con ella, pero si ella quería
follar, no diría que no.
Un hombre no le dice que no al coño fácil.
Ella caminó hacia mí, sus ojos azules tan brillantes. Sus emociones eran fáciles de
leer porque tenía la expresión más hipnótica. Tenía hombres en su cama porque podía
conseguir a cualquier hombre que quisiera. Con esos labios carnosos y bonitas tetas, sus
admiradores probablemente se tiraban a sus pies cada noche.
Mi mano se deslizó en su cabello, y la besé. Mis labios sintieron los de ella, pero esta
vez, no fue para mostrar. Mis dedos encontraron su cuello delgado, y acaricié la piel
mientras acunaba su cabeza y profundizaba el beso, pensando en cómo quería follarla.
Probablemente tenía un buen trasero, pero esas tetas eran hermosas.

57
Ella presionó sus manos contra mi pecho duro y se apartó. —No es por eso que vine
aquí…—. Ella se lamió los labios y bajó la mirada, como si estuviera avergonzada de
haberme engañado.
No me avergonzaba haber hecho una suposición equivocada. Estaba molesto por no
tener sexo esta noche. —¿Entonces, porque estas aquí? No irrumpas en mi habitación de
esa manera.
—No irrumpi, llamé a la puerta.
—Entonces no vuelvas a llamar a mi puerta. No estoy de humor para hablar. Si
quieres follar, quítate la ropa y siéntate en la cama. Si has venido aquí para charlar, vete
a la mierda. Ya he hecho suficiente por ti. No necesito aguantar esta mierda.
Se detuvo frente a mí como si no pudiera creer mi arrebato. —Mi padre está dormido
y no puedo encontrar a Abigail—. Se dio la vuelta y me mostró la parte de atrás de su
vestido de novia. —No puedo sacar esto sola, así que pensé que podrías ayudarme. Pero
como eso no encaja en tus dos categorías, simplemente me iré. Prefiero dormir en esta
cosa en lugar de eso—. Ella se dirigió hacia la puerta, con la cabeza en alto con rabia.
No me sentí mal por mi arrebato, pero sí me sentí mal porque ella tuviera que dormir
con ese vestido rígido en su noche de bodas. Una mujer no debería luchar para quitarse
el vestido en su noche de bodas … porque su esposo siempre lo quitaría con gusto.
Yo era su marido ahora. —Vuelve aquí.
Se detuvo en la puerta y lentamente me miró por encima del hombro. Normalmente,
ella se marcharía, pero cualquier tiempo extra en ese vestido ceñido probablemente era
insoportable.
—Ahora—. Con mis pies descalzos golpeando el piso de madera dura, me acerqué a
ella. Mi habitación era agradable y fresca, un descanso del calor de fuera. Podía sentir el
aire frío rozar mi piel desnuda.
Ella me miró por un momento más antes de volver a mí, su vestido arrastrándose por
el suelo porque debió haberse quitado los tacones en su habitación. Caminó hacia mí,
miró mi pecho duro y luego se dio la vuelta.
Miré los treinta y seis botones y suspiré. Ella nunca hubiera podido sacar esto sin mí,
ni siquiera con un par de tijeras o un cuchillo. Mi mano se movió debajo de su cuello y
suavemente aparté el cabello, un poco de su perfume golpeó mi nariz. Mis dedos
empezaron por la parte superior, y desabroché el primero. Mis dedos siguieron
avanzando, deshaciéndose de un botón tras otro.
Ella se quedó en silencio mientras esperaba que terminara, no estaba interesada en
entablar una conversación después de mi arrebato.
Seguí trabajando, la tela se abría lentamente y revelaba más de su piel desnuda. Su
columna vertebral recta estaba flanqueada por dos grupos de músculos, su piel clara
inmaculada y hermosa. No había ni una peca a la vista. Ella estaba completamente lisa,
sin imperfecciones. Me quedé mirando su espalda mientras subía y bajaba, moviéndome

58
hacia la parte inferior de su espalda. Todavía no podía ver el inicio de su ropa interior,
pero si continuaba, al final lo haría.
Cuando la parte posterior de su vestido estaba suelta, ella agarró el frente y lo
mantuvo en su pecho. —Gracias—. Ella no me miró de nuevo cuando se dirigió a la
puerta de mi habitación y salió.
Miré por la puerta abierta a pesar de que ella ya se había ido. Ahora mis pantalones
se sentían apretados e incómodos debido al enorme bulto justo en la parte delantera.
Podía sentir el pulso en mi polla mientras el deseo corría por mis venas. Algo acerca de
esa hermosa piel me puso muy caliente. La vista del contorno de sus tetas, la forma en
que su columna vertebral se curvaba tan profundamente en la base, la forma en que su
piel estalló en protuberancias cuando el aire fresco rozaba su piel … todo eso me despertó.
***
A la mañana siguiente, me senté en la mesa de la cocina y tomé mi café mientras
revisaba correos electrónicos y notas en mi teléfono. El periódico estaba a mi lado, pero
desafortunadamente, como de costumbre no tenía tiempo para leerlo.
El nombre de mi padre apareció en la pantalla cuando sonó el teléfono.
Bueno, ahí estaba mi mañana.
Mi padre nunca emitió un saludo. Incluso hola era demasiado para él. —¿Va a morir
pronto?
Qué linda pregunta a primera hora de la mañana. —Extraña pregunta.
—Mis fuentes me dicen que no tiene mucho tiempo. Él no ha pagado sus deudas y
entregado lo que prometió. Los chicos irán por él en cualquier momento. Por su bien,
espero que esté muerto pronto. Preferiría morir con un goteo de morfina que con una
cuchilla en mi estómago.
No compartía la mayoría de las opiniones de mi padre, pero estuve de acuerdo con él
en ese aspecto.
—Si le queda algo de tiempo, le sugiero que haga algo para irse con algo de
dignidad—. Colgó.
Bajé el teléfono de mi oído y consideré lo que mi padre acababa de aconsejar. Arwen
no querría que lo matara prematuramente, pero ella no entendía lo terrible que sería si él
no muriera naturalmente. Esos hombres harían insoportables las últimas horas de su vida.
Si lo hiciéramos pronto, podríamos enterrarlo junto a su esposa, y los hombres seguirían
adelante.
Arwen entró en la habitación, dirigida por Abigail.
—¿Le gustaría algo de desayuno, señora DeVille?— Abigail tomó la cafetera y vertió
un poco en la taza vacía sobre la mesa.
Sra. DeVille. Joder, yo tenía una esposa.
—Sí, gracias— respondió Arwen. —Pero por favor llámame Arwen…

59
Bueno.
Abigail terminó de servir el café y luego se dirigió a la cocina. —El desayuno estará
listo en un momento.
Arwen me miró, pero no se sentó.
La miré con mi teléfono en la mano, sabiendo que los dos estábamos pensando en lo
mismo. La habría llevado a la cama la noche anterior si ella hubiera querido que lo hiciera.
—¿Puedo unirme a ti, o me gritarás?
Bien, me lo merecía. —Sí, puedes quedarte.
Sacó la silla y se sentó. Tomó la taza con ambas manos y se la llevó a los labios,
tomando un trago como si necesitara cafeína para despertarse por completo. El nuevo
maquillaje estaba en su cara, y su cabello todavía estaba ondulado desde la noche anterior.
Era la primera vez que nos sentábamos juntos a compartir una comida, y era la primera
vez que notaba lo hermosa que era su tez, cómo su piel clara se complementaba con esos
ojos azules tan perfectamente. Tomó otro sorbo y luego bajó la taza al platillo.
Estaba agradecido de que ella no hubiera entrado hasta que mi padre me colgó. La
conversación la habría hecho llorar. Puse mi teléfono en la mesa y la miré, notando las
bolsas ligeras debajo de sus ojos porque claramente no durmió bien en su nuevo hogar.
Pero el agotamiento no le quitó su belleza. Nada podría competir con esos ojos vibrantes.
—Cuando mi padre se despierte, lo voy a ingresar en el hospital…—. Parecía que
estaba probando las aguas, para ver si todavía iba a apoyar su tratamiento, y su muerte.
—¿Necesitas alguna ayuda?
—No, no lo creo. Estaré en el hospital con él hasta que … suceda—. Justo en ese
momento, su labio inferior comenzó a temblar, y sus ojos brillaban con humedad.
No lidiaba bien con las emociones, probablemente porque no tenía ninguna. Pero no
quería ser un imbécil y decirle que se fuera y derramara sus lágrimas en otro lugar.
—Cuando mi madre fue llevada, quería recuperarla. Esperaba que nos la devolvieran y
que pudiéramos volver a ser una familia. Pero al mismo tiempo … esperaba que ella
estuviera muerta. No necesitaba saber los detalles para entender cuánto estaba sufriendo
ella. La muerte finalmente le daría libertad. Entonces, cuando supe que ella había muerto
… me sentí aliviado. Ya nadie podía hacerle daño.
Ella parpadeó alejando sus lágrimas y levantó la mirada para mirarme.
—Solo piénsalo de esa manera. Todo el sufrimiento habrá terminado… y él será libre.

60
CAPÍTULO 12

ARWEN
Mi padre estaba más cómodo en el hospital. Con el dinero de Maverick, consiguió
una gran sala privada con una bonita vista y un televisor de pantalla grande. Estaba
tranquilo, así que se relajó y tomó muchas siestas. Ahora que estábamos al final de este
horrible viaje, su fuerza se estaba yendo y estaba agotado, no importaba cuánto durmiera.
Pero al menos él estaba cómodo.
Los días pasaban, y él no duraría mucho más.
Cuando mi padre estaba dormido, Dante se acercó para una visita. Me moví hacia su
pecho y lo sostuve mientras lloraba en silencio, teniendo cuidado de no despertar a mi
padre.
La mano de Dante se alisó sobre la parte de atrás de mi cabello y me dio un beso en
la frente. —Lo siento mucho…
Mi anillo de bodas era tan pesado en mi mano que nunca me acostumbré, así que
siempre fui consciente del compromiso que había hecho con Maverick. Pero todo fue solo
una exhibición sin sentido, no quería besar a este hombre y sentirme culpable.
Dante inclinó mi cabeza hacia atrás y me besó en los labios. —¿Hay algo que pueda
hacer?
Apreté los labios con fuerza y sacudí la cabeza. —No… va a pasar en cualquier
momento.
Él continuó pasando sus dedos por mi cabello, consolándome de cualquier manera
que pudiera manejar. Después de que él me sostuvo en la puerta durante treinta minutos,
nos sentamos junto a la cama de mi padre.
Dante tomó mi mano, sus dedos con cuidado de no tocar el gran diamante en mi dedo
anular. —¿Cómo estuvo la boda?
Me encogí de hombros. —Hermosa… pero sin sentido.
—¿Maverick es bueno contigo?
Era rencoroso y agresivo, pero no un imbecil completo. Tuvo sus buenos momentos
… y sus malos momentos. Pero podría ser peor. Él podría ser violento conmigo. Cuando
dije que no estaba allí para acostarme con él, podría haberme forzado fácilmente… pero
no lo hizo. Él no controlaba mi vida, dándome la libertad de hacer lo que quería, cuando
quería. No tenía ningún derecho a quejarme. —Sí.
Dante continuó sosteniendo mi mano, nuestros dedos entrelazados en su muslo. No
había nada que pudiera decir para aliviar el dolor de perder a mi padre, de convertirme en
la esposa de otro hombre. Todo lo que tuvimos fue este momento juntos, y nada más. Nos
sentamos juntos, aferrándonos a nuestra conexión antes de que se extinguiera para
siempre.

61
Minutos más tarde, Maverick entró. Estaba vestido con su atuendo habitual, jeans
oscuros y una camiseta. Un reloj estaba puesto en su muñeca, pero esa era la única joyería
que llevaba. Sus botas golpearon contra el suelo cuando hizo su entrada. Su mirada fue a
Dante primero, probablemente reconociéndolo por haberlo visto en mi habitación hace
unas semanas.
Dante levantó la cabeza y lo miró, tensándose notablemente cuando supuso
exactamente quién era.
Maverick lo miró por varios segundos, notando la forma en que nuestras manos
estaban unidas junto a la cama de mi padre. Luego me miró y luego se movió al otro lado
de la cama. Se metió las manos en los bolsillos y observó a mi padre.
Sentí que la tensión aumentaba en la habitación mientras los dos hombres respiraban
el mismo aire. A Dante no le gustaba Maverick porque estaba casado conmigo, pero su
odio no era más profundo ya que era bueno conmigo. Pero de todos modos, aún era
incómodo para él, especialmente cuando seguía usando mi hermoso anillo de diamantes.
Maverick parecía indiferente, pero lo conocía lo suficiente como para comprender
que no le gustaba Dante en la habitación. Su estado de ánimo era oscuro, su silencio
profundo. Su disgusto era tan obvio que estaba segura de que Dante podía sentirlo.
Sabía que solo empeoraría hasta que uno de ellos se fuera. —Dante, te llamaré más
tarde.
Dante retiró su mano y no discutió. —Está bien—. Se inclinó y me besó en la boca.
Le devolví el beso.
Luego se fue de la habitación.
Maverick siguió parado allí, mirando a mi padre dormir.
Lo miré fijamente, esperando que tuviera algún tipo de arrebato.
Pero no dijo nada sobre Dante. —No se ve muy bien.
—No le queda mucho tiempo.
Miró el monitor y comprobó sus signos vitales como si entendiera lo que significaba.
—¿Hay algo que pueda hacer por ti?
—Ya has hecho lo suficiente por mí, Maverick—. Pagó para que mi padre se quedara
en el hospital, y para una habitación como esta, era probablemente de diez mil euros cada
día. Era una oferta generosa, independientemente de lo rico que era.
—No habría preguntado si no lo hubiera dicho en serio—. Finalmente, volvió su
mirada hacia mí, mirándome, con sus poderosos hombros rectos. Llenaba bien su ropa,
todos los músculos tirando de la tela de la manera correcta. Ya lo había visto sin camisa
una vez, y el hombre estaba fuerte. Me encantaría ver cómo el agua goteaba de todos los
surcos de sus abdominales antes de que se deslizara por su camino feliz. Se veía tan duro
como lo había sentido contra mis dedos.
—Lo sé. Pero ya has sido tan generoso...

62
Los cumplidos rebotaron en este hombre como partículas de aire. Nunca rompieron
la piel y penetraron profundamente dentro de él. Era incapaz de aceptar nada positivo y
siempre respondía cínicamente. —¿ A Dante no le importa que estés casada?
Era una pregunta extraña, y muy sexista. —¿A tus damas les importa que estés
casado?
Sus ojos color café me miraron sin parpadear.
—Nuestra relación no durará. Como no puede casarse conmigo, no quiere ser mi
amante por el resto de nuestras vidas. Él quiere una esposa y una familia algún día … y
no puedo dárselo—. No estaba necesariamente enamorada de Dante, pero podía ver que
iba a alguna parte. Solo nos conocimos hace unos meses. Tal vez si tuviéramos más
tiempo, las cosas serían diferentes. Fue una oportunidad perdida, pero no me molesté por
eso. Él estaba tan descontento con este matrimonio como lo estaba yo. Solo había una
persona a quien culpar, pero estaba a punto de morir. —Sospecho que siempre será un
reto para mí. Los hombres no quieren ser un secreto.
—Eso es exactamente lo que quieren. Quieren ser tu amante, sin condiciones.
—Tal vez al principio … Cada vez que he intentado tener una aventura, siempre se
convertía en algo más. Incluso cuando no quería volver a verlos, ellos querían llevarme a
cenar. El sexo siempre conducía a una relación.
—Entonces debes ser buena en la cama.
Me imaginé que probablemente él también lo era. —Como una cuestión de hecho…
El fantasma de una sonrisa se deslizó en sus labios, un destello de su lado humano.
Cada vez que se ablandaba, sus ojos pasaban del café negro a un capuchino caliente. Era
mucho más guapo de esa manera, cuando no parecía que quisiera matar a alguien. —Ya
somos dos.
Rodé los ojos.
—Puedes decirlo tú, pero no puedo yo?
—Fui agraciado al respecto.
—Y esa es la diferencia entre un hombre y una mujer.
Crucé las piernas y me apoyé en el sofá, llevaba un vestido rosa con el collar de mi
madre. El verano estaba sobre nosotros, y los días se estaban volviendo cálidos. Me
encantaba el calor toscano, pero no podría disfrutarlo este verano … no cuando mi padre
se habría ido.
Continuó mirándome, estudiando mi expresión. —¿Qué estás pensando?
Mis ojos se volvieron hacia él. —¿Importa?
—Tu tono cambió. Lo pude ver en tus ojos.
—Bueno … cada pocos minutos, recuerdo dónde estoy … lo que he perdido—. Mis
ojos volvieron a mi padre. —Es difícil de olvidar.

63
Maverick caminó alrededor de la cama y se unió a mí en el sofá. Tomó asiento, su
peso hizo una abolladura mucho más grande en los cojines que Dante. Dante era tan alto
como Maverick, pero Maverick tenía al menos treinta libras de músculo extra. Era
delgado pero fuerte como un caballo. Su rodilla tocó la mía cuando nos sentamos juntos.
—No tienes que quedarte conmigo … Estoy segura de que tienes cosas que hacer—
. No sabía exactamente qué hacía para ganarse la vida. Ni siquiera sabía cómo su familia
tenía vínculos con el inframundo. A decir verdad, realmente no sabía nada de él. No sabía
acerca de sus finanzas, dónde estaban las cosas en la casa o si él tenía una piscina.
Maverick no se movió. —Me quedaré… por un rato.
***
A pesar de que sabía que iba a pasar, todavía estaba devastada.
Mi cara estaba hinchada por los sollozos, y mis ojos rojos inyectados en sangre. Me
convulsioné porque los sollozos atormentaban mi cuerpo. Los temblores hicieron que mis
dedos de los pies y manos se adormecieran. Falleció mientras dormía, sin dolor con un
goteo de morfina, pero saber que ya no estaba aquí, todavía mataba mi alma.
Ahora estaba en mi habitación, sentada en el sofá y mirando la chimenea de piedra
fría. Las lágrimas corrían por mis mejillas y salpicaban mi vestido negro. Mis dedos
descansaron contra mis labios, sintiendo las gotas mientras se dirigían a mi barbilla.
Un golpe sonó en la puerta.
Me quedé callada.
La puerta se abrió, y Maverick entró. Lo noté por el sonido de sus pesados pies.
—Es la hora.
El funeral era hoy. Tendríamos el servicio en la iglesia y luego transportarían su
cuerpo al cementerio cercano, colocándolo encima de mi madre para que pudieran estar
juntos por toda la eternidad. Lo había visto dejar de respirar, y se sentía como el último
adiós que podía dar. Ir al funeral simplemente me destruiría aún más, pero no podía
evitarlo.
Maverick fue paciente conmigo. No había sido desagradable desde que mi padre
había fallecido. Él no hizo todo lo posible por ser amable conmigo, pero tampoco desató
ninguna pelea. Entró más en la habitación y se acercó al sofá. —Arwen.
No lo miré, las lágrimas aún brotaban.
Se quedó a mi lado, todavía como una estatua.
Me tapé los ojos con la mano y respiré hondo, deseando que mis lágrimas se
detuvieran para poder llegar a la iglesia con la cara seca. Mis dedos borraron las lágrimas
finales, y me puse de pie. Evité su mirada, avergonzada por el aspecto que tenía mi cara
en este momento, roja y con manchas.
Su brazo rodeó mi cintura, y me guió hacia la puerta. Fue bueno que él estuviera allí
porque todavía no conocía este laberinto. Me llevó al auto y nos marchamos,
dirigiéndonos a la iglesia en el corazón de la ciudad.
64
Dante no estaría allí porque no podía hacer una aparición pública con otro hombre,
especialmente cuando los enemigos de mi padre estaban listos para cobrar lo que habían
perdido. Ya no tenía mi departamento, y mis cuentas bancarias estaban cerradas. No tenía
un centavo a mi nombre.
Maverick miró por la ventana mientras conducíamos a la ciudad.
Apoyé la cabeza contra la ventana y traté de mantener una actitud positiva. Mi padre
no querría que me sintiera así, que estuviera tan devastada. Querría que aceptara su partida
y que viviera una vida feliz.
Pero eso era más fácil decirlo que hacerlo.
***
Todos los que conocían a mi padre estaban en la iglesia. Me dieron sus condolencias
y me felicitaron por mi boda. Otras personas derramaron sus lágrimas por mi padre, así
que no fui la única. Como cualquier marido real haría, Maverick tenía su brazo alrededor
de mi cintura, siendo una muleta pública para mi miseria.
Nos sentamos en los bancos y escuchamos el servicio realizado por el sacerdote. Me
senté en la parte delantera con Maverick a mi lado. Éramos las únicas personas en el
frente porque yo era la única familia que él había dejado.
Mis dedos apretaron el discurso que había escrito la noche anterior. Como su hija,
debo decir algo, decirles a todos en esa iglesia que fue un gran padre. Pero la tinta estaba
manchada con mis lágrimas, y mis manos temblaban porque no podía mantener mi
compostura. No tenía miedo de dirigirme a cientos de personas dentro de una iglesia.
Simplemente no pensé que podría dejar de llorar el tiempo suficiente para decir
algunas palabras.
Entonces el sacerdote se dirigió a mí. —Ahora la hija de Martin, Arwen, tiene algunas
palabras para compartir con nosotros.
No había dejado de llorar, y la idea de decir las palabras que había escrito la noche
anterior me rompió el corazón. Me dijo que tenía cáncer hace menos de dos semanas.
Tuve que aceptar su muerte en un corto período de tiempo, pero no había aceptado su
partida lo suficiente como para hablar, incluso de manera algo coherente. Agarré el papel
con una mano temblorosa y me propuse levantarme y cumplir con mi deber.
Pero no pude moverme.
No pude dejar de llorar.
Todos los ojos estaban puestos en mí, y estaba demasiado deprimida como para
sentirme avergonzada.
Maverick tomó el papel de mi mano y se puso de pie.
Dejé de llorar el tiempo suficiente para mirar hacia arriba y verlo subir los escalones
hasta el púlpito, con mi discurso en la mano. Con un traje negro y una corbata a juego, se
veía tan guapo como el día de nuestra boda. Con ojos oscuros que combinaban con su
atuendo, se veía lo suficientemente en forma como para ser el modelo de su propia línea
65
de colonia. Al mando de la sala de una manera que incluso el sacerdote no podía hacer,
se paró en el púlpito y se dirigió a todos.
—Soy Maverick DeVille, el marido de Arwen—. Con los hombros anchos y una
fachada tranquila, miró a todas las personas que lo observaban, no en lo más mínimo
intimidados por sus miradas. —Mi esposa ha quedado paralizada por la pérdida, por lo
que hablaré en su nombre. Antes de leer lo que ella ha escrito, tengo unas palabras propias.
Cuando conocí a Martin Chatel, lo más obvio para mí fue el amor que sentía por su hija.
Nada más le importaba, y cuando entendió que sus días eran limitados, todo lo que podía
pensar era en el bienestar de su amada Arwen. Teníamos la intención de casarnos en un
año a partir de ahora, pero Martin dijo que eso significaría todo para él si pudiera caminar
con su hija por el pasillo. Me dijo que viviría lo suficiente como para verlo, pero no mucho
después. Siempre fue amable conmigo y me dijo lo mucho que apreciaba la forma en que
cuidaba a su hija. Su amor paternal es obvio para cualquiera que pueda sentirlo, y lo podía
sentir cada vez que estaba en la habitación con él. Por encima de todo, ese es el mayor
cumplido que puedo darle. Era un buen hombre y un padre increíble.
Las lágrimas continuaron cayendo por mi cara, y estaba tan agradecida que Maverick
tomó las riendas cuando apenas podía pararme. Él era mucho mejor orador que yo, al
menos en este momento. Si tuviera que hablar, mis palabras serían ahogadas por los
sollozos de pena que salían de mi pecho.
Miró a todos los que estaban en la sala y luego volvió a la nota que había escrito. La
miró y luego comenzó a leer.
—Desde que era niña, mi padre me llamaba princesa. Me consiguió una tiara de
plástico y la usé todos los días durante todo un año. Cuando empecé la escuela, me
dijeron que tenía que dejarla en casa, porque una princesa no siempre necesita su
corona. Incluso cuando me convertí en una mujer adulta, nunca me llamó por ningún
otro nombre. Siempre fui ‘princesa’. No sé cómo viviré el resto de mi vida sin volver a
escuchar ese apodo, pero sé que siempre seré su princesa —. Maverick inclinó la cabeza
y leyó el siguiente párrafo. —Verlo perder a mi madre fue lo más difícil que he tenido
que hacer. Una vez que ella se fue, él nunca fue el mismo. Él todavía me amaba, pero esa
luz en sus ojos desapareció permanentemente en el momento en que su alma abandonó
esta tierra. Trato de recordar que él está con ella ahora, que finalmente están juntos otra
vez, mirándome. Él no querría que yo ni nadie más estuviera tan devastado por esta
pérdida. Incluso en un momento en que apenas podía levantarse de la cama, puso una
sonrisa en su rostro, se puso su traje y me acompañó por el pasillo como si fuera el día
más feliz de su vida, no el mío. Extrañaré a mi padre por muchas razones, pero la razón
más importante de todas es que era mi amigo más cercano. Pero un día lo veré de nuevo.
Puede que pase mucho tiempo a partir de ahora, pero una vez que mi alma abandone
esta tierra, volveré a encontrar la de él y la de mi madre, y seremos una familia. Ese día,
sonreirá y una vez más me llamará su princesa—. Maverick dobló la nota y se la guardó
en el bolsillo antes de dejar el púlpito y volver a su asiento. Como si no solo me hubiera
ayudado en mi momento de necesidad, miró hacia el frente como si nada inusual hubiera
sucedido.
No entendía a este hombre en absoluto. A veces era cruel. A veces era amable. Era
un enigma, un misterio absoluto. Tendría que apreciar sus buenos momentos y empujar a

66
través de los malos. Mi mano alcanzó la suya en su muslo, y entrelazé nuestros dedos.
—Gracias.
No dijo una palabra. En cambio, apretó mi mano en reconocimiento.
***
Todos habían abandonado la tumba. Fui la única que se demoró, incapaz de dejar a
mis dos padres enterrados en el suelo por toda la eternidad. Yo era su único remanente de
mortalidad, su única conexión con este mundo.
Me quedé allí durante tanto tiempo que el sol comenzó a ponerse en el horizonte,
llevándose el calor consigo. Todos los demás se habían ido en sus autos hace mucho
tiempo, incapaces de soportar las temperaturas del verano.
Maverick se quedó cerca de la carretera y me dio el espacio para llorar a mi padre en
privado. El conductor esperó a que termináramos nuestra tarde, y mientras Maverick pudo
haberse ido sin mí y enviado a alguien para que me recogiera, él esperó.
Tal vez él no era tan imbécil como pensaba.
Minutos más tarde, caminó por la hierba y vino a mi lado. Ahora estábamos solos,
así que no había necesidad de montar un espectáculo, de fingir que éramos recién casados
y estábamos sufriendo una tragedia juntos.
Pero él movió su brazo alrededor de mi cintura de todos modos. —Se está haciendo
tarde. Podemos quedarnos unos minutos más, pero deberíamos irnos —. Fue lo más gentil
que había sido nunca, sin ordenarme nada como lo había hecho en el pasado.
—Me duele dejarlo aquí. Cuando me vaya… realmente será definitivo. Este día
llegará a su fin, mi padre estará muerto y luego seguiré adelante… —. Solté el pañuelo
de mi mano y me limpié la nariz.
—Él querría que siguieras adelante.
—Lo sé… es simplemente difícil.
Su mano comenzó a moverse por mi espalda, masajeando suavemente mis músculos
a través del fino material de mi vestido.
—No olvides dónde está realmente. Físicamente, él puede estar en el suelo. Pero su
alma está ahí arriba… con tu madre. Él se ha movido, y tú también deberías.
Me limpié las lágrimas con mi pañuelo y luego lo apreté en mi mano una vez más.
—¿Es ahí donde crees que está tu madre?
Su mano se detuvo en medio de mi espalda. —Si hay un cielo, ahí es exactamente
donde está ella.

67
CAPÍTULO 13

MAVERICK
La vida continuó para todos los demás, pero para Arwen, todo su mundo pareció
detenerse.
Ella se quedó en su habitación día tras día, prefiriendo la soledad y los recuerdos que
la perseguían. A veces tomaba las comidas que Abigail le enviaba, pero rechazaba todo
el resto. Todos manejaban el dolor de manera diferente, pero ella lo hacía como si alguien
le hubiera echado ácido sobre los ojos.
No debería preocuparme por su condición. Cuando estaba encerrada en su habitación,
me dejaba solo. Era como si ella no existiera en absoluto. Regresé a trabajar, a beber y a
follar como si no tuviera una esposa en el segundo piso.
Pero ella seguía apareciendo en mi mente.
Supongo que echaba de menos a la ardiente mujer que me gritaba fuera de la casa de
la ópera. Extrañaba a la mujer que le había regañado a mi padre sin pestañear. Extrañaba
a la mujer en el cuadro.
Caminé hasta el segundo piso y me acerqué a su dormitorio. Habían pasado cuatro
días desde la última vez que la había visto, y Abigail me informó que había pasado su
tiempo durmiendo, tomando baños y viendo la televisión. Ella no había dejado su
dormitorio ni una vez.
Golpeé mis nudillos contra la puerta.
Su respuesta fue solemne. —No tengo hambre, Abigail.
Entré en la habitación y la encontré parada frente a su armario, con un vestido morado
mientras se ponía sus sandalias. Su bolso estaba en su hombro como si intentara salir de
la casa a pesar de que eran casi las ocho. —¿Yendo a algún lugar?
Se enderezó y se volvió para mirarme. —Estoy durmiendo con Dante esta noche.
Dante era el tipo que había visto en el hospital. Era un tipo bien parecido, alto, pero
no musculoso como yo. Él también era el mismo tipo en su cama, el que quería casarse
con ella hasta que entré en escena.
Ella vino hacia mí, su cabello y maquillaje perfecto. Su espíritu había mejorado, pero
todavía había una clara melancolía en su mirada. Pero debe estar de mejor humor si está
lista para salir de casa por primera vez. —Estaré en casa por la mañana. Me tomé un
tiempo libre de la ópera, pero me esperan otra vez mañana por la noche.
No podía pedirle que se quedara porque no era lo que acordamos, pero me sentí
extraño al dejarla salir de mi propiedad por su cuenta y aventurarse en la ciudad para estar
con su amante. Pero anoche yo estaba con alguien, follando hasta que mi cabecera hizo
otra abolladura en la pared. Tuve que dejarla ir porque no sería correcto pedirle que se
quedara. —Bien. Te daré un largo recorrido por la casa mañana. Y si estás interesada,
puedes ver la fábrica donde producimos, mezclamos y envejecemos el queso —. Era una
68
empresa familiar que se había transmitido durante generaciones. Ahora estaba en mis
manos porque mi padre tenía otras ambiciones que no tenían nada que ver con la comida.
—Sí… eso suena bien.
Seguí de pie en la puerta, pero no tenía idea de lo que me mantenía allí.
Miró hacia la puerta y luego volvió a mirarme. —¿Algo va mal?
—Abigail me dijo que no has salido de tu habitación en cuatro días. No estaba seguro
de si debería preocuparme o no.
—Ha sido difícil... pero ahora estoy un poco mejor. Ya no creo que pueda llorar.
El funeral y los días que siguieron fueron los más oscuros. Una parte de mí realmente
la compadecía, al ver la forma en que se derrumbó en tantos pedazos. No tuve el valor de
ser un imbécil porque me pareció tan duro en ese momento. Sus lágrimas realmente me
hicieron sentir terrible... Tal vez por eso odiaba cuando ella lloraba.
—Gracias por todo lo que hiciste en el funeral—. Ella bajó la mirada mientras
sostenía su bolso, como si estuviera recordando todos los eventos. —Eso fue muy difícil
para mí, y tú eras... mi roca.
En público, yo era su marido y actué de esa manera. Pero también vi a una mujer
inocente atravesar un momento difícil. Su padre la atrapó y luego murió justo después,
tomando el camino más fácil. Ahora tenía que vivir con las consecuencias de su estupidez
... no era justo.
—Y lo que dijiste sobre mi padre en el funeral... fue muy agradable.
No vine aquí esperando su gratitud. Dejo que las palabras reboten en mí.
Ella esperó a que yo reconociera lo que dijo, pero cuando no pasó nada, lo dejó caer.
—Te veré mañana, entonces—. Ella se movió hacia mí y salió por la puerta de la
habitación.
No me di la vuelta para verla partir. Me concentré en el sonido de sus pasos,
escuchándolos alejarse hasta que ella se fue.
***
Estaba dormido cuando mi teléfono sonó en la mesita de noche.
Nadie sería lo suficientemente estúpido como para llamarme a esta hora de la noche,
así que, fuera lo que fuera, era importante.
Becky gimió ante el sonido, pateándome debajo de las sábanas.
Respondí a la llamada sin comprobar quién era. —Maverick.
—Señor, es Liam abajo en la puerta—. Liam era el jefe de mi seguridad para la
propiedad. Mi patrimonio no solo incluía mi propiedad privada donde estaba mi
residencia. También incluía la fábrica donde producimos el queso de alta calidad que se
distribuía en toda Europa. Tenía un gran territorio para mantener y proteger.

69
—¿Qué pasa? —. Mis ojos todavía estaban cerrados porque estaba medio dormido.
Becky gimió como si quisiera que me callara.
—Un grupo de hombres se detuvo en un Hummer. Cinco chicos armados. El líder
está preguntando por ti. Su nombre es Kamikaze.
No ese gilipollas.
—La puerta está cerrada con llave y no han intentado entrar al lugar, pero él está
preguntando por ti. Dice que puedes enfrentarlo ahora o que puedes enfrentarlo más tarde,
tu elección.
Kamikaze era básicamente el diablo. Hizo negocios clandestinos en todo el mundo,
encargando la venta de armas, humanos, drogas y cualquier otra cosa que se pueda
imaginar. Él era un tercero en el comercio, pero no era el intermediario al que podías
cortar. Había hecho negocios con él antes, solo un puñado de veces. —¿Dijo lo que
quería?
—No.
No quería enviarlo lejos para que pudiera acercarseme sigilosamente más tarde.
Simplemente no me iba a acostar en la cama y preguntarme qué estaba pasando en mi
propio jardín. No aprecié su inesperada visita, pero cuando alguien aumentó las apuestas,
tuve que hacer lo mismo. —Estaré allí en cinco minutos.
***
Fui por el camino y me acerqué a las puertas cerradas. Me había peinado a toda prisa
con las yemas de los dedos y me había quitado el sueño de los ojos, así que parecía que
había estado levantado a las tres de la madrugada, como estos gilipollas. —Abre la
puerta—. Tenía hombres armados por todas partes, y estos tipos obviamente no querían
una guerra si solo tenían cinco hombres en total. El hecho de que estuvieran armados no
significaba que fueran hostiles, todos los hombres estaban armados.
Las puertas de hierro se abrieron hacia adentro al camino de tierra que se extendía un
cuarto de milla antes de conectarse a la carretera principal.
Kamikaze estaba en el frente, con su cabeza grande y cuadrada y casi siete pies de
altura. Sus brazos se hinchaban con libras de músculo, y parecía preparado para la guerra.
Una escopeta estaba colocada sobre su espalda, como si estuviera preparado para hacer
explotar a alguien en las proximidades.
Su tamaño no me asustó. —Mejor que esto sea importante para aparecer en mi puerta
de esta manera. ¿Dejaste caer tu teléfono en el baño?
Kamikaze sonrió, mostrando todos sus dientes blancos. Combinado con sus grandes
ojos de vaca, su sonrisa parecía maníaca. Se acercó a mí, ignorando todas las armas que
estaban apuntando directamente hacia el. —Es muy importante. Martin Chatel me costó
millones, y ahora está muerto.
En el fondo de mi mente, esto es lo que había temido. Los sabuesos estaban siguiendo
el olor y buscando a alguien a quien culpar por sus pérdidas. Este era el precio que tendría

70
que pagar para vengar a mi madre. Tenía que proteger a Arwen de este autobús de dos
pisos. —Explica cómo me preocupa eso.
Se acercó más. —Porque te casaste con su perra.
Mantuve mi mirada fija en él, mi barbilla inclinada hacia arriba porque él era cinco
pulgadas más alto que yo. Se me consideraba un hombre grande, seis tres con doscientas
libras de músculo. Pero este tipo era un maldito mutante. ¿Qué demonios estaba pensando
Martin, haciendo un trato con este fenómeno? —No veo la relevancia.
—No seas tímido conmigo. Ese bastardo me hizo perder millones, cientos de
millones. Los bancos se llevaron todas sus posesiones, y yo soy el que queda colgado.
—Entonces deberías haber obtenido alguna garantía.
Él se acercó aún más a mí. —Ella es la garantía.
No me moví ni un centímetro, sin retroceder ante ningún hombre. Él puede ser más
grande, pero todavía tenía la ventaja.
—Los pecados del padre no son los pecados de la hija. Ella no tenía idea de lo que
estaba haciendo con su dinero. Lo perdió todo, y ella también. Quieres tomarla por todo
lo que tiene, pero está en bancarrota.
—Ella ya no está quebrada… no cuando está casada contigo.
—No te voy a dar nada, Kamikaze. Ya lo sabías antes de venir aquí, así que espero
que tengas algo mejor que decir.
Él ladeó ligeramente la cabeza. —De hecho sí lo hago. La quiero.
—¿La quieres? ¿A mi esposa?
—Sí. Ya lo sabías, así que espero que tengas algo mejor que decir —. Hizo eco de
mis propias palabras, sabiendo que estaba tratando de minimizar esto lo más posible.
—No te la voy a dar a ti. E incluso si lo hiciera, no soluciona tu problema.
—Ahí es donde te equivocas. Una mujer hermosa como esa podría ser vendida por
decenas de millones, si no más. Ella podría librarme de su deuda conmigo, una mierda a
la vez. Con tetas así y una voz que puede romper cristales, los hombres pagarían mucho
por ella. Y no soy el único hombre que Martin arruinó, así que los hombres pagarían una
fortuna por su venganza.
Arwen lucharía con él y esa resistencia solo la haría más deseable. No había follado
con ella, pero podía entender el deseo. Era hermosa, curvilínea y definitivamente podía
cantar. —No te voy a dar a mi esposa. Acércate a ella y te mataré.
—Entiendo que no tienes nada que ver con la idiotez de Martin. Soy un chico
honorable. ¿Crees que te la quitaría?
Teníamos diferentes definiciones de honorable.
—No— dijo con una risa. —Te pagaré por ella. Eso es lo justo.

71
Si ella supiera que esta conversación estaba teniendo lugar, perdería su mierda.
—Te haré una oferta muy generosa: cinco millones.
Martin estaba muerto y tenía la información que necesitaba para matar a Ramón.
Sería fácil entregarla y volver a mi antigua vida, junto con algún cambio en mi bolsillo.
Pero le había hecho una promesa a ese hombre, y la mantendría. —No.
Sus ojos se estrecharon con disgusto. —Diez.
—Déjame ahorrarte tiempo. Ella no está a la venta —. Volví a la puerta, descartando
la conversación. —Lo siento, si el trato con Martin se fue a la mierda. Pero mi esposa no
está a la venta por ningún precio.
***
Me senté en la mesa del comedor mirando por la ventana que daba al patio trasero,
el espacio donde celebramos la boda. Podría haber alquilado la iglesia más hermosa de la
ciudad o haber elegido otro lugar para celebrar la ceremonia, pero los terrenos de mi finca
eran perfectos. Y como tuvimos la boda en tan poco tiempo, fue nuestra única opción.
Tomé un sorbo de mi café y abrí el periódico.
Se escucharon pasos detrás de mí, un ritmo que era demasiado rápido para Abigail.
Ella siempre se movía por la casa a una velocidad notable, pero de alguna manera parecía
tranquila y equilibrada. Sus zapatos no harían tal jaleo. Así que solo podía ser una
persona.
Con la misma ropa que había llevado la noche anterior, Arwen entró al comedor.
—Buenos días—. Colocó su bolso en la mesa y tomó asiento, su maquillaje se había ido
y su cabello un poco más desordenado de lo que estaba cuando se fue anoche.
Era la primera vez que la había visto sin usar kilos de rímel y delineador de ojos
grueso. Con los cimientos desaparecidos, su tez realmente brillaba, impecable y hermosa.
Su piel era hermosa, y sus ojos parecían sobresalir aún más cuando no estaba maquillada.
Se sirvió una taza de café y luego añadió dos cubos de azúcar.
La miré por un momento más antes de volver a mi periódico. No pregunté por su
noche porque no me importaba. Mientras Dante la follaba, yo estaba siendo jodido en su
nombre.
Ella agitó su café y tomó un trago. —¿Qué tal fue tu noche?
Un grupo de idiotas apareció en mi puerta y causó problemas. Por lo tanto, fue
bastante mierda. —Bien—. Todavía no pregunté por la de ella.
Parecía entender que estaba de mal humor, así que dejó de hacer preguntas.
Bueno. Ella estaba aprendiendo.
Mi cita para la noche entró en la habitación cuando ella finalmente se despertó. —Lo
siento, dormí hasta tarde. Después de que te fuiste en mitad de la noche, no pude volver
a dormir —. Con los zapatos en la mano y el cabello desordenado, ni siquiera le echó una

72
segunda mirada a Arwen. Ella sabía que yo estaba casado, pero como le había dicho que
teníamos una relación abierta, no se molestó en ser discreta. Ella se inclinó sobre mí y me
besó en el cuello. —Llámame luego.
Una vez que una mujer me pedía que la llamara, nunca lo hacía. Cuando se
establecían las expectativas, perdía el interés.
Salió y nos dejó para disfrutar de nuestro desayuno.
Abigail trajo los platos y luego volvió a la cocina.
Arwen no preguntó por la mujer con la que había pasado la noche. —¿Te fuiste
anoche?
No mentía para hacer mi vida más fácil. Era demasiado trabajo porque tenías que
seguir la pista de todas las mentiras que alguna vez dijiste. Prefiero ser honesto y enojar
a la gente. Pero si le contara a Arwen sobre Kamikaze, la aterrorizaría. La mujer ya había
pasado lo suficiente en las últimas dos semanas. No iba a decirle que algunos idiotas
querían comprarla y venderla a la esclavitud sexual. —Tubería rota en el suelo. Tuve que
arreglarlo.
—¿No tienes hombres para eso?
Levanté la vista de mi periódico. —Soy más rápido.
Dejó su café y comenzó a comer. Ella debe estar de mejor humor porque no había
tenido apetito recientemente. Una larga noche con Dante pareció recargarla.
No sabía nada de Dante, pero él no parecía lo suficientemente bueno para ella. No
iban a durar, así que supongo que no importaba de todos modos. —¿Estarás en el teatro
esta noche?
—Sí. Para practicar.
Doblé mi periódico y luego me enderezé para poder comer mi desayuno mientras aún
estaba caliente.
Ella untó la mermelada casera de Abigail sobre su tostada y le dio un mordisco,
rodando los ojos un poco como si no pudiera creer lo bueno que era. —Me encanta la
mermelada…—. Después de unos cuantos bocados más, se comió todo y luego siguió
con los huevos.
No esperaba que comiéramos juntos todas las mañanas, pero ella parecía haberse
invitado a compartir el ritual conmigo. Le diría que se fuera, pero era demasiado pronto
para ser un imbécil. Cuando pasara el tiempo suficiente, podría volver a ser yo mismo
otra vez.
—¿Todavía me vas a dar un recorrido por la casa? Apenas puedo recordar cómo
llegar a mi habitación.
—Si estás preparada para ello.
—Seguro. Nunca te había dicho esto antes, pero tu hogar es hermoso.

73
Su patrimonio familiar solía ser glorioso, pero ahora se había ido. Los bancos
eliminarían cualquier cosa que pudieran vender y se pondrían en el mercado para que otra
persona los comprara. Su hogar ancestral se había transmitido durante generaciones, y
ahora pertenecería a otra persona.
Ella sorbió su café. —Realmente no puedes recibir un cumplido, ¿verdad?
Le di un mordisco a mi comida y la miré fijamente, masticando lentamente mientras
consideraba qué decir. Amenazarla fue mi respuesta automática, pero todavía estaba
tratando de ser sensible debido a la muerte de su padre.
Ella untó más mermelada en su tostada. —Cuando no te gusta algo, simplemente lo
ignoras?
—¿Preferirías hacerme gritar?
—No. Ojalá entendiera por qué te niegas a reconocer cada cosa positiva que digo.
—Si estás buscando una respuesta a cada cumplido que haces, entonces no debe ser
genuino.
—Es genuino. Solo estoy tratando de entenderte.
Me llevé el café a los labios y tomé un trago. —Ahórrate un poco de tiempo y no lo
hagas.
***
La llevé a recorrer la casa, mostrándole la gran cocina en la que vivía Abigail, los
tres comedores separados, las diferentes salas de estar y luego el gimnasio privado en el
segundo piso.
Miró las máquinas de cardio y todo el equipo que usaba a diario. —Guau. Este es el
tamaño de un gimnasio regular. ¿Eres el único que lo usa?—
—Puedes usarlo también si quieres.
—No me gusta mucho hacer ejercicio—. Caminó hacia el bíceps y miró la máquina
como si no tuviera idea de cómo funcionaba. —Cantar es mi ejercicio.
Entonces ella debe tener buenos genes, manteniendo una figura así. Solo la había
visto comer un par de veces y tenía buen apetito. Salí del gimnasio y luego la llevé a la
sala de estar en el tercer piso. La habitación no tenía mucho propósito, pero tenía la mejor
vista de la propiedad. Había un par de sofás uno frente al otro y un piano de cola metido
en la esquina. Elegante y negro, no tenía ni un poco de polvo porque mi personal mantenía
todo el lugar perfectamente ordenado todos los días.
Sus ojos se iluminaron cuando vio el instrumento. —Maverick, ¿tocas?—. Se acercó
al piano y deslizó su mano por el suave exterior, tocando el acabado brillante. Se acercó
al banco y presionó ligeramente los dedos contra las teclas, explorando los blancos y los
negros.
—No.

74
—Entonces, ¿por qué lo tienes?—. Ella probó las notas, como si estuviera
comprobando que el piano aún estaba afinado.
—Pregúntale a mi decorador de interiores.
Tenía muchas posesiones de valor incalculable en esta casa, pero esto parecía ser lo
único que realmente la impresionaba. Con una mirada amorosa, miró las llaves y le hizo
el amor a cada una con la punta de los dedos. Los sonidos suaves llenaron la habitación,
notas al azar que no crearon una canción.
Observé cómo bajaba la cabeza para observar el movimiento de sus dedos, observé
la forma en que instantáneamente se sumergía en el instrumento, como si estuviera a
punto de actuar en el escenario. Sus ojos se llenaron de alegría innata, creo que esta era
la primera vez que sentía felicidad desde que su padre falleció.
—¿Tocas?—. Se sintió como una pregunta estúpida cuando vi lo apegada que se
había quedado del piano.
—Sí—. Ella vacilante apartó las manos del teclado y se puso de pie. —¿Puedo tocarlo
alguna vez? Cuando esté ensayando?
La pregunta parecía extraña considerando que esta era su casa ahora, pero mi
habitación estaba justo al final del pasillo, así que probablemente podría escuchar cada
sonido que ella hiciera. —Esta es tu casa ahora. Haz lo que quieras.
***
Llevamos un carrito de golf hasta la fábrica que estaba a unos pocos acres de distancia
de la casa. La instalación tenía trabajadores que aparecían todos los días, removiendo el
queso en las ollas grandes, derritiendo la cera sobre la rueda del queso, y profesionales
que fechaban y almacenaban el queso hasta que estaban adecuadamente envejecidos.
Tenían que registrarse con la seguridad en la puerta todos los días antes de llegar a la
propiedad.
Arwen estaba fascinada por todo.
La llevé a través de la fábrica, mostrándole las diferentes partes del proceso.
—Nuestro queso es originario de Italia porque tenemos bacterias especiales que son
autóctonas de la zona. No crecen en ningún otro lugar en el mundo. Me paré a un lado
con ella mientras dos hombres agitaban la rueda de queso que se estaba formando en el
centro de la olla. —Inoculamos a nuestras vacas con esas bacterias, y eso hace que
produzcan la leche especial que usamos para hacer el queso—. Seguimos moviéndonos
por la fábrica, viendo los diferentes pasos hasta que llegamos a la sala de almacenamiento.
Cientos de ruedas de queso estaban apiladas en sus cubículos.
Arwen caminó por el pasillo y examinó uno al nivel de los ojos. —Esto es enorme.
¿La gente compra la rueda entera?
—Sí. Principalmente los restaurantes.
—Eso debe ser caro. Tiene que pesar veinte libras.
—Es caro. Pueden oscilar entre dos y cuatro mil euros.

75
A pesar de que había sido rica toda su vida, sus ojos aún estaban llenos de sorpresa.
—Wow… ¿cuánto tiempo tienen?
—El mínimo es de tres años. Pero tenemos ruedas de queso que tienen diez años.
Cuanto más envejecen, más valen —. Seguí caminando y me dirigí a la parte posterior
del edificio, entrando en la gran oficina donde me ocupaba del negocio.
Ella me siguió, examinando mi escritorio de gran tamaño y las estanterías en ambas
paredes. Cogió un libro al azar y miró el título, viendo que era un libro de manufactura
sobre el proceso del queso. Lo dejó y luego miró mi escritorio de caoba. Detrás había una
ventana con mi casa de tres pisos en la distancia. —¿Cuánto tiempo lleva el negocio en
tu familia?
—Más de lo que puedo recordar. Al menos diez generaciones.
—Wow… incluso algunas de las bodegas históricas no se remontan tan lejos. Eso es
increíble —. Estudió mi escritorio liso, viendo la computadora portátil cerrada que estaba
en el centro. No había nada más en la superficie además de una sola pluma. —Estás
extremadamente organizado.
—Minimalista.
Cuando miró por la ventana y admiró la casa en la distancia, la luz del sol cubrió su
rostro a la perfección, haciendo que esos ojos azules brillaran como si fueran dos orbes.
Con los brazos cruzados sobre el pecho, permaneció allí durante casi un minuto antes de
darse la vuelta. —Si alguna vez necesitas ayuda, estaré encantada de echarte una mano.
No sé mucho, pero aprendo rápido y soy muy trabajadora.
Mi negocio era autosuficiente. Funcionaba en un horario apretado, y supervisaba las
cosas grandes. Mi capataz estaba a cargo de todas las cosas del día a día. Nunca esperé
que ella fuera parte de mi mundo. —Tengo toda la ayuda que necesito.
—Está bien… la oferta sigue en pie si alguna vez cambias de opinión.
***
Cuando regresamos a la casa, ella se volvió hacia mí. —No me enseñaste tu oficina.
—Lo acabo de hacer.
—La oficina de tu casa.
—No veo por qué necesitas ver eso—. O mi habitación.
Sus fosas nasales se ensancharon como si estuviera irritada por el comentario, pero
ella contuvo su genio, resintiendo más mi respuesta porque había sido amable con ella.
Se tragó sus réplicas y mantuvo la paz en lugar de insultarme como me merecía. Fue un
movimiento diplomático para ella. —Voy a tomar una siesta antes de salir para el
espectáculo—. Se dirigió a las escaleras. —Te veré más tarde—. Cuando llegó al punto
en que ya no podía soportarme más, fue una buena excusa para alejarme de mí.
Observé cómo su trasero se movía de un lado a otro mientras subía las escaleras con
la espalda recta. Era extraño pensar que tendría que compartir mi vida con esta mujer, que

76
probablemente debería mostrarle mi oficina. En mi mente, seguía pensando que esto era
a corto plazo, pero no lo era.
Era un compromiso de por vida.
Me encontré con ella. —Sígueme.
En el segundo rellano, se volvió hacia mí, claramente inquieta por lo que quería.
—Vamos—. Tomé el liderazgo y me dirigí al tercer piso. No verifiqué si ella estaba
detrás de mí porque el sonido de sus zapatos era lo suficientemente audible. Pasé por las
ventanas luminosas y me acerqué a la puerta que estaba al otro lado del pasillo desde mi
habitación. —Esta es mi oficina—. Entré en la gran sala. Había dos sofás que miraban al
escritorio oscuro situado cerca de la ventana. Decorado en colores oscuros con un alijo
de brandy y whisky a la vista, era mi espacio personal. Había una caja de cigarros en la
mesa.
Ella entró, y lo primero que notó fueron los cigarros. —¿Tu fumas?
—De vez en cuando.
Ella no se movió mientras examinaba mi habitación, con los brazos cruzados sobre
su pecho como si tuviera miedo de bajar su guardia en mi presencia. —Se adapta a ti…
Agarré el decantador de brandy y dos copas. —¿Te gustaría algo?
—No soy la clase de chica de brandy.
—¿Agua, entonces?
—No, tomaré el whisky—. Hice una pausa por un momento mientras ponía las gafas
en mi escritorio. Parecía una chica que solo podía manejar una botella de vino. Nunca
hubiera adivinado que ella tenía un paladar para algo más fuerte. Cambié el brandy por el
whisky y llené los dos vasos.
Tomó asiento y luego aceptó la bebida. Acercándolo a sus labios, tomó un trago
decente y ni siquiera se estremeció cuando el alcohol cayó en su estómago. Con una
postura perfecta y las piernas cruzadas, se sentó como si todavía fuera de la realeza.
Me senté frente a ella y agarré un cigarro. —¿Te importa si fumo?
—Mientras no fumes solo.
Me quedé quieto de nuevo, sin esperar que ella participara en un hábito tan
repugnante. Parecía una mujer que me regañaría por fumar, porque era una persona
perfecta que lo sabía todo. O tal vez a ella simplemente no le importaba cuánto tiempo
vivía.
Ella colocó el cigarro en su boca, sus labios llenos apretados alrededor de la punta.
Se inclinó hacia delante y estiró el cuello, la parte delantera de su vestido cedió y reveló
un escote que era imposible de ignorar.
Pero no miré. Sostuve el encendedor hasta el final hasta que comenzó a arder. Ella
chupó al mismo tiempo, haciendo que la ceniza se convirtiera en brasas de color naranja.

77
Con dos dedos, se sacó el cigarro de la boca y dejó que una pared de humo subiera hasta
el techo.
Estaba tan fascinado que casi me olvidé de encender mi propio cigarro. Nunca había
visto a una mujer fumar así, al menos no a una mujer de su clase. Ella parecía demasiado
fina para eso. Me encendí el mio y me llevé el humo a la boca, sintiendo de inmediato la
sensación de calma que absorbía mi sangre. Solté una respiración profunda y dejé que el
humo escapara de mi nariz.
Con su bebida en una mano y el cigarro en la otra, se recostó en el sofá y se puso
cómoda, pareciendo uno de los chicos. Chupo lentamente su cigarro y dejó que el humo
subiera hasta el techo alto y abovedado.
Odiaba admitirlo, pero se veía bastante sexy.
Dejé mi bebida en la mesa y me trasladé a mi escritorio para recuperar la carpeta.
Regresé y puse el cigarro en el cenicero para poder revisar los papeles. —Esto es para
ti—. Saqué un par de tarjetas bancarias y las puse frente a ella. —Este es para gastos
mensuales, gasolina, comida, compras, lo que sea—. Empujé otra hacia ella. —Esta es
para emergencias, y si necesitas realizar una compra de hasta un millón de dólares. Si
necesitas más dinero en efectivo que eso, tendrás que obtener mi aprobación, y
probablemente te diga que no. —Recogí el cigarro de nuevo y le di otra bocanada.
Ella miró las tarjetas sin tomarlas. —No necesito esto.
Estaba en quiebra, así que a menos que Dante le estuviera comprando todo, no tenía
dinero en efectivo. —Creo que lo haces.
—Me pagan de la ópera. No es una fortuna, pero es suficiente para cubrir alimentos,
gas y cualquier otra cosa que pueda necesitar. No tengo que pagar el alquiler o el pago de
un automóvil, y todas mis comidas en la casa son gratuitas. Es un bonito gesto, pero no
necesito tu dinero. —Ella puso su cigarro en el cenicero y cambió su enfoque hacia el
whisky.
Acabo de arrojarle un montón de dinero y ella lo rechazó. Nadie en su sano juicio
haría eso. —Aún debes mantener esto en caso de que lo necesites—. Si ella realmente
pagara por sus propias cosas, entonces no sería como si ella existiera. Ella era solo una
mujer que dormía en una de las habitaciones y compartía las comidas conmigo. Ella
podría fácilmente haber tomado las tarjetas y haber ido de compras, pero no parecía
interesada. Estaba acostumbrada a ser rica, pero ahora no parecía importarle que ya no lo
fuera.
Ella las dejó en la mesa, pero no discutió conmigo.
—¿Cuánto ganas en la ópera?
Tomó un largo trago y luego se lamió los labios. —Tal vez mil euros cada dos
semanas.
—Eso no es nada.
—No tengo facturas, así que es suficiente. De lo contrario, simplemente pondría el
dinero en tu cuenta de todos modos.
78
No le quitaría ni un centavo.
—Entonces, solo cobraré mi cheque y lo gastaré.
Temía casarme con esta mujer, pero ahora no me parecía tan malo. Ella no rasgó mi
billetera de inmediato, e hizo un esfuerzo por ser amable conmigo… incluso si a veces
me molestaba. Ella nunca podría lograr que me gustara, pero estaba haciendo que la
respetara, lo que era impresionante. —Tu nombre está en una de mis cuentas, así que
puedes ir al banco si necesitas algo.
—¿Por qué harías eso?— preguntó ella, muy seria. —Maverick, no necesito tu
riqueza. Solo estoy aquí porque necesito la protección. Pero no necesito tu dinero, y
ciertamente no necesito estar en tu cuenta —. Tomó un sorbo de su bebida otra vez y miró
su cigarro.
Cerré la carpeta y recogí mi cigarro de nuevo. —¿Cuánto tiempo has fumado?
Dio una profunda calada y dejó que el humo saliera de su boca y se dirigiera hacia el
techo. —Unos años. Solo lo hago de vez en cuando… tal vez dos veces al año.
Así que, mucho más raro que yo.
—¿Tú?
—Llevo diez años fumando.
—¿Y con qué frecuencia?
—Semanal.
Ella no me dio una mirada crítica, pero sus labios se fruncieron levemente. —Eso no
es bueno. Deberías recortar.
—Debería hacer lo que quiera—. Había tantas cosas en este mundo que podían
matarme. Elegí vivir como quería, y eso era del lado peligroso. Terminé el whisky y dejé
el vaso en la mesa vacía antes de apoyarme en el cojín del sofá.
—¿Cuántos años tienes?
La pregunta fue inesperada, y también indicaba lo poco que sabía de mí. Dado que
estaba enojada con su padre en ese momento, probablemente nunca tuvo la oportunidad
de preguntar por mí, especialmente porque se negaba a casarse conmigo. —Casi treinta.
—Eso podría significar cualquier cosa. Eso podría ser veintiséis.
—Veintinueve—. Y mi cumpleaños era el sábado. Cuando dije casi, lo quise decir
literalmente. Tampoco sabía nada de ella, aparte del hecho de que era una cantante de
ópera, y eso fue solo porque su padre me llevó a una actuación. Tampoco quería aprender
sobre ella porque nunca significaría nada para mí. —¿Cuántos años tienes?
—Veintidós.
Jesús, ella era joven. Esta mujer era casi diez años más joven que yo. Nunca lo
hubiera adivinado, no porque su apariencia sugiriera que era cercana a mi edad, sino

79
porque poseía la actitud de alguien mucho mayor. Tenía sabiduría, tenía gracia, no era
una chica de fiesta desagradable que solo había estado bebiendo durante un par de años.
—Entonces, eres un hombre viejo—. Una leve sonrisa se extendió por sus labios,
como si estuviera bromeando conmigo.
Con la cantidad de mierda que había visto, ciertamente me sentía como un hombre
viejo. —Me siento como uno.
Sus piernas firmes estaban cruzadas en la rodilla, sus esbeltas pantorrillas se notaban
debajo de su vestido. Su piel me recordó el color de mi queso, justo antes de que se
cubriera con el sello de cera y se guardara en los estantes de madera. Era un color tan
hermoso, como un pétalo de rosa que nunca había sido dañado por los rayos dañinos del
sol. Forcé mis ojos en mi bebida, cuidando de no mirarla.
—Mi padre nunca explicó tu papel en el inframundo. Parece que tú y tu padre tienen
manos ensangrentadas.
—No somos diferentes de todos los demás. A veces hacemos intercambios ilegales,
a veces compramos cosas que no deberían estar a la venta, a veces rompemos las reglas
por el simple hecho de hacerlo. Mi padre y yo solíamos estar más involucrados en el
tráfico de drogas a través de la costa hacia Turquía. Hay mucho dinero en eso. Pero las
cosas empezaron a ponerse demasiado serias, y estábamos demasiado profundos.
Construimos una reputación para nosotros mismos porque nunca dejamos que nada se
interponga en nuestro camino. Pero todo eso cambió cuando enojamos a Ramón y él
quería vengarse. Así que cruzó la línea y se llevó a mi madre. Salimos del juego y nunca
volvimos—. Había sido una decisión estúpida por nuestra parte todo el tiempo porque no
necesitábamos el dinero en primer lugar. Nuestra codicia nos costó la vida de mi madre.
Todo ese dinero que habíamos ganado estaba cubierto de su sangre ahora. Estaba
contaminado.
—Lo siento—. Incluso cuando ella no estaba cantando, tenía la voz más hermosa.
Era caprichosa, de alguna manera musical. Podía expresar sus emociones tan fácilmente
porque el sonido de su voz era tan pesado como sus pensamientos. Así que cuando ella
susurró esas palabras, era obvio que eran sinceras. —¿Cuándo lo matarás?
—La próxima semana. Tu padre tuvo contacto con uno de sus proveedores. Así fue
como supo que volvería a Florencia. Mi padre y yo hemos estado tratando de localizarlo
durante un año, pero como estaba escondido en Croacia, era demasiado difícil. Pero ahora
tenemos nuestra oportunidad.
—Espero que obtengas lo que quieres, y te de un cierre.
Matar a Ramón no traería a mi madre de vuelta, pero tenía que hacerlo de todos
modos.
—¿Has hablado con tu padre últimamente?
—Lo evito como a la plaga.

80
—No te culpo—. Ella terminó su escocés y luego dejó el vaso sobre la mesa. Su
cigarro aún estaba ardiendo, así que tomó otra bocanada y lo dejó en el cenicero. Una
cadena de humo escapó de sus labios.
Cuando entré a la habitación del hospital y vi a Dante irse, no me gustó de inmediato.
Un verdadero hombre no le hubiera permitido casarse con otra persona. Él no la habría
abandonado. Una mujer así debería haber estado con un hombre que podría haberla
protegido de Kamikaze y de todos los otros idiotas que odiaban a su padre. Así fue como
supe que Dante no era lo suficientemente bueno para ella, ni siquiera cerca. —¿Qué ves
en él?
Le tomó un momento entender la pregunta. Sus cejas se alzaron lentamente mientras
me miraba, deduciendo exactamente de quién estaba hablando. —¿Qué se supone que
significa eso?
—No parece ser tu tipo.
—¿Y conoces mi tipo?—. Preguntó ella.
—Simplemente asumí que estabas interesada en los hombres, no en los niños.
Las chispas volaron en sus ojos. —Dante es un buen hombre, y podría haberme
casado con él si esto no hubiera sucedido. Él es amable y bueno conmigo. Él es mucho
mejor que esa mujer de mala calidad que no se molestaría en ponerse los zapatos antes de
salir por la puerta.
No me ofendí por eso porque no me importaba cual sea su nombre. —Ella no
significa nada para mí, por lo que no me importa si ella es basura. Pero amas a este chico,
así que es una historia diferente. Si él realmente te amara, no se habría apartado y te habría
dejado casarte con otra persona. Por eso no entiendo lo que ves en él.
—Nunca dije que lo amaba.
—Dijiste que te habrías casado con él.
—Dije que podría haberme casado con él si las cosas fueran diferentes. Solo nos
conocemos hace unos meses, por lo que no tuvimos mucho tiempo juntos antes de que
todo esto sucediera. Y nunca hubiera querido que interfiriera porque le hubiera costado
la vida.
—Y si él fuera tu hombre, no le habría importado.
Sus ojos se estrecharon. —No pareces ser el tipo de hombre que ha estado
enamorado, por lo que no deberias hablar de eso como si lo entendieras.
—No estoy hablando de amor. Estoy hablando de ser un hombre, dos cosas muy
diferentes. Y a mis ojos, Dante no es un hombre—. Me levanté y dejé los vasos y el
cenicero sobre la mesa. —Jode a quien quieras, pero creo que puedes hacerlo mejor—.
Me moví alrededor de su sofá y me dirigí a la puerta.
—Eso es irónico— dijo sin darse la vuelta. —Podría decir lo mismo de ti.

81
CAPÍTULO 14

ARWEN
Durante los siguientes días, trabajé en la ópera y dormí con Dante. Molesta por los
comentarios de Maverick, lo evité. Su opinión no debería importarme, pero estaba
cansada de tratar de establecer una base tolerable entre nosotros y que él la destruyera
cada vez. Justo cuando pensé que podía hablar con él, demostró que estaba equivocada.
Era difícil creer que él era el hombre que había sostenido mi mano durante el funeral
de mi padre, el hombre que había actuado como mi muleta para sobrevivir esos días
horribles. Inesperadamente, podría ser el hombre más compasivo que jamás haya
conocido, pero también podía volverse contra ti.
Esa noche fui al teatro y actué, perdiéndome en la música mientras tocaba para un
público que no podía ver. Las luces del escenario eran tan brillantes en mi cara que todo
en el fondo era solo oscuridad.
Pero todavía me hacía sentir viva.
Cantar había sido mi pasión desde que podía recordar. Ahora lo usé para calmar mi
corazón roto, para centrarme en algo para que mi mente no se distrajera. Todo en mi vida
había cambiado drásticamente, esto era lo único que seguía igual.
Cuando las cortinas se cerraron, Dante apareció en el backstage, con rosas en la
mano.
Sonreí ante el gesto y resistí la tentación de besarlo ya que ahora tenía que ser discreta
con mis asuntos. Pero sabía que mis emociones estaban escritas en mi cara. Estaba
agradecida de que este hombre todavía estuviera cerca. Era la única persona que quedaba
de mi vida anterior, un recordatorio de cómo solía ser mi vida.
—Estuviste increíble. Podría verte cantar para siempre.
—Gracias.
—¿Quieres cenar en mi casa?
—No hay ningún lugar al que prefiera ir.
***
Comimos en su mesa de comedor, disfrutando de la comida que se entregó en el
apartamento. Ya no podíamos salir porque no nos podían ver juntos. Pasamos el tiempo
juntos en este apartamento, principalmente en su cama. Comenzó a sentirse como un
asunto a medida que pasaba el tiempo. Comenzó como una relación, pero ahora solo era
un secreto.
Dejó de comer y bajó el tenedor, sus ojos se llenaron de pensamientos inquietantes.
No lució esa hermosa sonrisa ni mostró afecto en sus ojos. Algo pesaba sobre sus
hombros, lo perseguía.

82
Yo sabia lo que era. Y yo sabía lo que venía.
—Ya no puedo hacer esto…—. Levantó la cabeza y me miró con una disculpa en sus
ojos. —Solías ser mía, y ahora tengo que compartirte. Cada vez que estamos en la cama
juntos, tengo que ver el anillo en tu dedo. Cada vez que estamos en público, tengo que
pretender ser solo tu amigo…
A pesar de que sabía que esto iba a venir, todavía dolía.
—Sé que no estás durmiendo con él y confío en ti, pero todavía me siento como el
otro hombre.
Quería pelear por nosotros, decirle que nada había cambiado. Pero me preocupaba
demasiado por él como para intentar persuadirlo de que se quedara conmigo. Todos sus
puntos eran válidos. Quería lo real, una relación real. No podía darle eso.
—Nunca podemos salir a cenar, o salir con mis amigos… ni hacer nada. Y conocí a
esta mujer…
Ahora realmente comenzó a doler.
—Le dije que estaba saliendo con alguien, así que no ha pasado nada. Pero estar cerca
de ella me hace darme cuenta de lo que quiero… lo siento.
La deseaba a ella, no a mí.
—Me gustaría que las cosas pudieran ser diferentes.
No iba a llorar por un hombre. Había llorado tanto en las últimas semanas que mis
conductos lagrimales se habían gastado. No valía mi dolor de corazón. Si él quería estar
con alguien más, entonces todo terminaría esta noche. Tal vez Maverick tenía razón. Tal
vez este hombre no era lo suficientemente bueno para mí. Si realmente me amara, me
amaría a pesar de las restricciones … o pelearía por mí. Dante no quería hacer ninguna
de las dos. —Lo entiendo, Dante. Tienes toda la razón. Esto no es una relación, es un
asunto —. Era solo sexo a puerta cerrada. Todo el romance murió cuando obligué a Dante
a ser un secreto. Me tragué mi dolor y mi orgullo y simplemente lo dejé ir.
Apoyó su mano en la mía. —Realmente lo siento. Sé que has pasado por mucho…
—De verdad, estoy bien. Por favor, no te sientas mal por mí —. Lo miré a los ojos
para darle más credibilidad a mis palabras. —Esta es mi vida no la tuya. No hay ninguna
razón para que te ahogues solo porque estoy obligada a hundirme con el barco.
Dante me estudió, con cierto dolor en sus ojos. Claramente odiaba esta conversación,
odiaba hacerme daño.
A pesar de lo que acababa de hacer, sabía que era un buen tipo. Haría a una mujer
muy feliz. Sería un marido fiel y un buen padre. Con el tiempo suficiente, se olvidaría de
mí por completo y lucharía por recordar que en algún momento había alguien más en su
vida, además de su esposa. Así era como debía ser.
Y se lo merecía.
***

83
Pasé por seguridad en la puerta a la una de la mañana.
Conduje hasta la casa por la carretera y me detuve en el enorme garaje que albergaba
sus caros juguetes. En lugar de conducir un Bugatti o un Ferrari, conducía un Mercedes.
Me ofreció algo más lujoso, pero no quería un auto que me aterraba conducir.
Me quité los tacones y entré a la casa, aliviada de que todo estuviera tan tranquilo.
Abigail se había ido a la cama, y el resto de los sirvientes se fueron a casa por la noche.
Eso me permitió tomarme mi tiempo para subir las escaleras, para dejar que mis hombros
se hundieran en la tristeza y el agotamiento.
Llegué al segundo rellano y casi me topé con Maverick.
Solo con sus pantalones de chándal, descalzo y con el torso desnudo, se interponía
en mi camino, su piel bronceada apretada sobre músculos fuertes. Las venas corrían desde
la parte superior de sus brazos hasta sus manos, un diseño de telas de araña que mostraba
qué tan bien estaba su físico. Su piel tenía su propio ardor, como si una gota de agua se
convirtiera inmediatamente en vapor porque naturalmente corría muy caliente. Su cabello
estaba un poco desordenado porque obviamente había estado durmiendo cuando llegué a
la casa. La mirada ligeramente cansada en sus ojos era de alguna manera sexy,
probablemente porque tenía que bajar la guardia para quedarse dormido. —¿Por qué estás
en casa tan tarde?
No tenía ganas de ser interrogada en este momento. Lo rodeé y me dirigí a mi
habitación, con los zapatos en una mano y el bolso en la otra. —Dijiste que podía ir y
venir como quisiera.
Sus pasos sonaron mientras me seguía. —Me dijiste que no estarías en casa hasta
mañana.
—Bueno, he cambiado de opinión. ¿Cuál es el problema? —. Llegué a mi habitación
y crucé la puerta.
Se unió a mí, entrando, algo que rara vez hacía. —Es un gran problema porque mi
seguridad me llama cada vez que alguien conduce a la puerta más allá de las diez.
Abrí mi armario y metí los tacones dentro de su cubículo. —Entonces diles que no te
llamen.
Caminó hacia mí, claramente furioso por mi rechazo a todo lo que dijo. —No seas
un culo inteligente conmigo. No me digas que no vas a volver a casa y luego vuelvas a la
una de la mañana.
—Lo siento— dije sarcásticamente. —No me di cuenta de que mi propia casa estaba
fuera de mi alcance.
—Solo no digas una cosa y hagas otra.
—Bueno, la mierda pasa—. Tiré mi bolso en un estante y me alejé de él.
Me vio alejarme, sus musculosos brazos descansando a sus lados. Su estómago
anormalmente apretado parecía más duro que una losa de hormigón. Un cuchillo ni
siquiera podía penetrar su exterior porque era muy duro. Hizo que Dante pareciera suave,

84
aunque también era un hombre en forma. —¿Qué clase de mierda te haría caminar sola
hasta tu auto y conducir hasta aquí en medio de la noche?
No quería darle a Maverick la satisfacción de tener razón, pero la verdad saldría a la
luz. ¿Por qué no ahora? —. Dante me dejó—. Me caí en la silla y crucé las piernas,
haciendo mi mejor esfuerzo para ignorar su mirada fija. —Estaba cansado de ser un
secreto y encontró a alguien más. No me iba a quedar allí ni un segundo más. Si hubiera
sabido que no podría venir aquí, habría dormido en mi auto —. Sabía que Maverick se
regocijaría por su evaluación de Dante y que lo llamaría niño. Él me patearía mientras yo
estaba abajo, levantándose victorioso en mis cenizas. No me gustaba evitar la mirada de
alguien, pero no podía soportar ver la arrogancia en su rostro.
Maverick se quedó quieto por un rato antes de moverse al lugar a mi lado en el sofá.
Justo como en el funeral cuando estábamos rodeados de gente, él se sentó a mi lado, su
muslo tocando el mío. Al segundo que estuvo a mi lado, pude oler su colonia persistente,
el algodón de sus sábanas. No olía a una mujer, así que asumí que había estado solo en la
cama esa noche.
Continué mirando fijamente la fría chimenea, esperando que él simplemente se fuera
y nunca más volveríamos a hablar de esta noche.
Sus siguientes palabras fueron sorprendentes. —Lo siento.
Justo cuando pensaba lo peor de él, me sorprendió.
—Es la última persona de tu vida anterior… y perderlo debe ser difícil.
Me sorprendió que Maverick entendiera tan bien mis sentimientos. Perder a un novio
no fue la parte difícil. Estaba perdiendo todas las piezas que solían abarcar mi antigua
vida. Ahora todo se había ido, y yo era una persona completamente nueva … una persona
que no me gustaba.
—Pero él no era lo suficientemente bueno para ti de todos modos, Arwen. Al menos
no pierdes más el tiempo.
—Todo lo que tengo es tiempo que perder. No hay nada que esperar. Nunca conoceré
a un hombre y me enamoraré de él. Nunca alcanzaré los hitos que otras personas hacen.
Estoy casada y soy rica, pero no tengo nada —. Mi vida está vacía.
—Eso no es cierto… me tienes a mí.
Finalmente, volteé mi cabeza y lo miré, sorprendida por lo que había dicho.
—Le prometí a tu padre que te protegería, y eso es lo que haré. Puedes sentirte sola
en el mundo, pero tienes eso. Puede que no nos amemos o incluso nos gustemos. Pero
seguimos siendo aliados.
Y así, mi opinión de él cambió. Había un corazón grande y hermoso dentro de ese
pecho duro; simplemente lo escondía la mayor parte del tiempo. Sus palabras pueden ser
muy dolorosas, pero a veces, pueden ser tan hermosas. —A veces no sé si te odio o me
gustas… pero ahora mismo, me gustas.

85
Mostró una leve sonrisa, algo raro. —Espera hasta mañana… volverás a cambiar de
opinión.
***
Por lo que había visto, Maverick se levantaba temprano todas las mañanas, hacía
ejercicio, desayunaba y luego se iba a trabajar en el edificio al otro lado de su propiedad.
Casi no estaba en casa durante el día, y si no estaba en el trabajo, no estaba segura de a
dónde iba.
No nos veíamos mucho.
A veces me preguntaba si Maverick y yo podríamos ser amigos. Tal vez podríamos
hacer cosas juntos en lugar de compartir el desayuno de vez en cuando. Pero recordé que
su amabilidad era utilizada con moderación. Si llegaba a un punto bajo, él estaba allí para
mí. Dejaba caer su hostilidad y se convertía en el hombro que necesitaba para llorar. Pero
una vez que volvía a ser yo misma, volvía a ser el imbécil de corazón frío de siempre.
Pasé unos días recuperándome de mi ruptura con Dante, tratando de no imaginar
cómo era su nuevo interés amoroso. ¿Era ella una morena también? ¿Era interesante? ¿Ya
se había acostado con ella? Me dije a mí misma que no importaba, porque en el fondo,
sabía que Dante había tomado la decisión correcta. No podía quedarse conmigo solo para
hacerme sentir mejor. Necesitaba seguir adelante con su vida, porque merecía una vida
plena.
Era deprimente saber que nunca tendría lo mismo.
El sábado, tenía actuación en el teatro, así que me hice el pelo y el maquillaje y me
preparé para irme, esperando encontrarme con Maverick antes de salir. No lo había visto
en unos días. Ya que él era la única persona que sabía lo que estaba pasando, él era mi
confidente… no es que quisiera escuchar mis problemas.
Cuando me acerqué a las escaleras, me encontré con Abigail. Ella tenía un pequeño
plato en sus manos con una pequeña magdalena en el centro. Con glaseado de chocolate
y una sola vela en el centro, parecía un pastel de cumpleaños en miniatura.
—¿Para qué es eso?—. Trajo comida a mi habitación durante mis días más oscuros,
pero ahora que me había sentido mejor, bajaba al comedor cuando las comidas estaban
listas. No tendría sentido para ella traer una golosina.
—Es para el señor DeVille. Hoy es su cumpleaños. Odia celebrarlo, pero siempre me
gusta dejar esto en su mesita de noche … solo para reconocerlo sutilmente. Él nunca lo
menciona, pero sí se lo come … así que creo que lo aprecia.
—¿Hoy es su cumpleaños?— pregunté sorprendida. Dijo que pronto cumpliría
treinta años, pero no tenía idea de cuán pronto.
—Sí—. Ella siguió caminando y se dirigió a la siguiente serie de escaleras.
—¿Está en casa?
—No. Se fue hace como una hora.
—¿Sabes a dónde fue?
86
—Salió con unos amigos. Específicamente, no estoy segura —. Subió las escaleras
hasta que se perdió de vista.
Desearía haber sabido que hoy era su cumpleaños. Obviamente, no quería que lo
supiera porque prefería fingir que no existía, pero era mi marido. Debería saber estas
cosas.

87
CAPÍTULO 15

MAVERICK
—No esta noche, hombre—. Kent golpeó su mano sobre la mesa. —Las bebidas son
por mi cuenta. No me importa una mierda si eres un multimillonario, los cumpleañeros
nunca compran sus propias bebidas —. Se volvió hacia la camarera que puso las bebidas
frente a nosotros. —No tomes su dinero, ¿de acuerdo? Su número lo puedes tomar, está
bien, pero no efectivo.
Ella se dirigió a él y me sonrió. —Lo tengo—. Se metió la bandeja debajo del brazo
y se alejó, con el culo temblando en la falda apretada.
Los chicos estaban en el bar hablando con dos mujeres que habían visto desde el
momento en que entraron, y como Kent y yo no estábamos tan apurados como los demás,
nos tomamos nuestro tiempo antes de comenzar la búsqueda. Nunca era inteligente ir tras
el primer culo que viste. Era esencial averiguar quién tenía el culo más bonito primero.
—Entonces, ¿cómo está tu esposa?
No tenía idea de lo que estaba haciendo esta noche, pero como era sábado, asumí que
tenía una actuación. —Probablemente esté cantando en el teatro—. Kent sabía que el
matrimonio era totalmente falso, pero el arreglo aún lo fascinaba. —No he hablado con
ella en un tiempo.
—¿Cómo funciona? ¿Simplemente no la ves en un par de días?
Con un brazo sobre la parte posterior de la cabina, bebí el whisky, recordando la tarde
que Arwen y yo bebimos juntos. —Es un lugar bastante grande. Ella duerme en el
segundo piso a un lado de la casa. Estoy en el piso superior en el lado opuesto.
—Pero la estás follando, ¿verdad?
La única vez que estuve cerca fue en nuestra noche de bodas. No tenía mucho interés
en ella en ese momento, pero cuando pensé que me deseaba, no iba a decir que no. Eso
fue puramente por conveniencia, nada más. —No.
—¿No?—. Kent preguntó con incredulidad. —Estás bromeando. ¿No te has follado
a tu propia esposa?
—No—. Tomé otro trago.
Sacudió la cabeza como si no pudiera creer lo que dije. —Mav, no quiero ser un
idiota, pero ella es hermosa. El día de tu boda, ella era la mujer más sexy del lugar. Ella
es probablemente la mujer más sexy que he visto.
No me impresioné tan fácilmente como él, pero no negué que ella era hermosa. Desde
que me vi obligado a casarme con ella, mi deseo había sido inhibido. Ella era un
compromiso que no quería tener, no una mujer sexy de una noche que pudiera echar a la
mañana siguiente. Ella era una obligación … y eso no era sexy. Pero a medida que la
conocía a lo largo de las últimas seis semanas, había empezado a verla de una manera
nueva. Ella era una mujer inteligente con una increíble capacidad de recuperación. A
88
veces se caía … pero siempre se levantaba de nuevo. Ella se había ganado mi respeto…
de alguna manera.
—No puedes sentarte allí y decirme que no estás de acuerdo— dijo Kent. —
Simplemente no es posible.
—Sí… creo que es hermosa.
—Entonces, ¿por qué sales a beber conmigo y con los chicos cuando podrías estar
follando con ella? Cualquier pieza de culo que recojas aquí no se podrá comparar.
Mi relación con Arwen había evolucionado desde la noche en que nos conocimos.
Había una alianza entre nosotros, una asociación basada en algo parecido a la amistad.
Pero ella no quería una relación física conmigo. Ella sabía que podía tenerme si me quería
… basado en nuestra noche de bodas. A veces la vislumbraba mirándome, admirando mi
pecho desnudo. Cuando nos besamos, supe que ella podía sentir el calor entre nuestros
labios. Pero tal vez eso fue solo biología mezclada con química, nada más. —No es así
como es nuestra relación.
—¿De qué estás hablando? Ella es tu esposa.
—Ella no quiere dormir conmigo—. Miré hacia adelante y observé a las personas en
el bar. Era mi cumpleaños y quería fingir que no estaba sucediendo bebiendo con los
chicos. Quería fingir que no me importaba que mi padre olvidara que era mi cumpleaños
… y que mi hermana tampoco lo recordara. Los cumpleaños eran solo cuentas atrás hasta
la muerte, pero pensé que significaría algo para mi propia familia. Mi madre no lo habría
olvidado.
—¿Estás seguro de eso?
Asentí.
—¿Está durmiendo con otras personas?
—Tenemos una relación abierta—. No me importaba con quién se acostaba y a ella
no le importaba con quién me acostaba yo. Solo esperaba que ella abriera sus piernas a
un hombre que realmente la mereciera no a más niños tratando de ser hombres. Cuando
la conocí, me di cuenta de que ella merecía más que la mayoría de las personas. Ella tenía
un buen corazón y un espíritu hermosamente orgulloso.
—¿Eso te molesta?
—No—. Mi respuesta salió al instante.
—No sé… si tuviera una esposa que se viera así, sería el único al que se le permitiría
follarla.
Podría controlarla si quisiera. Podría encerrarla en casa y hacerla mía. Podría quitarle
todos sus derechos y convertirla en una prisionera. Podría amenazar con matar a cualquier
hombre con el que hablara, y cuando se pusiera tan cachonda que perdiera la razón,
finalmente se rendiría y me jodería. Pero no quería ser ese hombre. —No la veo así…
como mi esposa. Ella es sólo un medio para un fin.
—¿Y cuándo finalmente vas a cobrar tu recompensa?
89
—La próxima semana.
—¿Necesitas ayuda?
Negué con la cabeza —No. Esto es personal, y queremos ensuciarnos las manos —.
Habría una tortura seguida de una muerte espantosa. Lo vigilaría todo, dejando que mi
padre hiciera el trabajo sucio porque significaba más para él. Sería espeluznante, pero
cuando terminara, podríamos lavarnos las manos y seguir adelante.
***
La rubia con la que estaba hablando era una marca fácil. Su mano siguió agarrando
mi muslo debajo de la mesa, subiendo hasta que sus dedos rozaron el contorno de mi polla
en mis jeans. Ella dejó en claro que no tenía problemas con llegar al punto.
Kent estaba a mi lado, hablando con una morena sobre las cicatrices en su mano. Las
trazó con su dedo índice como si estuviera trazando las estrellas con todos los cortes que
había recibido de sus peleas de cuchillos subterráneas.
Era obvio cuando una chica guapa entraba en el local porque todas las cabezas
giraban hacia la entrada. Esta llamó mi atención en particular porque todas las personas
en el bar miraban, incluidas las mujeres.
Cuando pasó por delante de la congestión en el bar, se adentró un poco más, con un
vestido negro ajustado, tacones negros y su cabello era su propia producción especial.
Con una pequeña caja de regalo debajo del brazo, escaneó el área como si estuviera
buscando a alguien.
Casi no la reconocí. La había visto antes vestida para la ópera, pero este vestido tenía
una abertura dramática en el muslo y una opresión alrededor de su pecho que hacía que
sus tetas parecieran huevos frescos en una bandeja. Su trasero debe haber parecido una
nectarina porque todos los hombres detrás de ella estiraron el cuello para verlo.
La rubia seguía hablando y apretando mi muslo, ajena a mi falta de atención hacia
ella.
Arwen finalmente me vio, y hubo una leve alegría reflejada en sus ojos, como si fuera
exactamente a quien estaba buscando. Se dirigió a la mesa, su figura perfecta moviéndose
impecablemente. Sus caderas balanceándose de lado a lado, tan femeninas que me
hicieron el hombre más grande del lugar.
Incluso Kent se olvidó de su chica cuando notó a Arwen.
Arwen llegó a la mesa, sin verse afectada por la mujer que estaba hundiendo sus
garras en mí. —Feliz cumpleaños, Maverick.
La rubia se acercó a mí, claramente no queriendo compartir.
No entendí tantas cosas. ¿Cómo supo que era mi cumpleaños? ¿Cómo supo que yo
estaba aquí? ¿Por qué me consiguió un regalo? Me quedé sin habla por un momento, mi
polla tan dura que comenzó a doler dentro de mis jeans, y no tenía nada que ver con la
rubia.
Kent me pateó debajo de la mesa, volviéndome a la realidad.
90
Dejé caer mi brazo alrededor de la rubia. —Danos un par de minutos.
La rubia estaba claramente cabreada. Ella me miró como si la hubiera abofeteado. —
Alguien más me querrá en un par de minutos—. Se deslizó fuera de la cabina y se marchó,
enojada por no haber conseguido lo que quería.
Arwen de inmediato pareció disculparse. —Lo siento, no quise…
—Siéntate—. No quería que todos los hombres en el bar siguieran mirando su trasero
mientras ella estaba de pie frente a mi mesa.
Ella se deslizó dentro de la cabina y colocó el regalo delante de mí. —No es mucho,
pero quería que lo tuvieras.
Lo ignoré, mirándola con el mismo desconcierto. Mi brazo se movió sobre la parte
trasera de la cabina una vez más, reclamándola inconscientemente para que los perros
dejaran de olisquear. Cuando miré su mano izquierda, noté el anillo de diamante de corte
princesa que le di, que brillaba más que cualquier otra pieza de joyería que alguien más
usara. —¿Qué estás haciendo aquí?
—Liam me dijo que estabas celebrando tu cumpleaños aquí con amigos … Pensé que
yo también era una amiga—. Su actitud se desvaneció en su tono, ofendida por el gesto
que no me conmovió.
No la veía como una amiga, pero no le dije eso. —¿Cómo supiste que era mi
cumpleaños?
—¿Qué tal si dejas de hacer un millón de preguntas y solo abres tu regalo?—. Se
enderezó con los brazos sobre la mesa, la curva en su espalda era tan profunda que hacía
que su trasero pareciera aún más grande.
La miré fijamente, un poco avergonzado de que ella estuviera allí, pero estaba aún
más avergonzado porque me conmovió el regalo.
Kent nos miró. —Tu esposa te consiguió un regalo de cumpleaños. Pon una sonrisa
en tu cara y ábrelo —. Se deslizó fuera de la cabina con la chica con la que había estado
coqueteando. Se fueron al bar para tomar otra copa.
Dejándome solo con ella.
Ella siguió mirándome, y cuando no lo abrí, sus ojos comenzaron a llenarse de
tristeza. —Terminé en el teatro, y quería pasar y darte esto. No quería avergonzarte ni
arruinarte …
—Me acabas de pillar con la guardia baja. Eso es todo —. Y nunca dejo que nadie
me pille desprevenido. Agarré el regalo y rasgué la envoltura, revelando un marco de
fotos. Era una foto de mi madre y yo. Había sido tomada el domingo de Pascua. Ella
estaba en un vestido blanco con las uñas pintadas en tonos pastel. Yo llevaba una camisa
con cuello que me había conseguido para mi cumpleaños. Fueron las últimas vacaciones
que habíamos celebrado antes de que muriera. Mi mano comenzó a temblar mientras
sostenía la foto, recordando ese día de primavera perfectamente.

91
—Me di cuenta de que no tienes marcos de fotos en tu escritorio … pensé que podrías
poner esto. Abigail encontró la foto para mí.
La única razón por la que Abigail la ayudó fue porque le gustaba … y ella quería que
yo me animara.
Arwen siguió mirándome mientras miraba la foto.
Fue difícil apartar la mirada porque deseaba que mi madre todavía estuviera aquí.
Deseé poder bajar el marco, luego mirar hacia arriba y ver su cara. Mi corazón se había
endurecido hasta convertirse en piedra, por lo que casi nunca sentía nada … pero esto me
hizo sentir mucho. Cuando ya no pude seguir mirándolo, giré la foto sobre la mesa. —
Gracias …—. Todavía no había mirado a Arwen, sin saber qué decirle. Ella simplemente
había ahuyentado una conquista fácil, pero ya no me importaba tener sexo.
Ella cogió la foto de nuevo. —La llevaré de vuelta a la casa por ti. Pensé que podría
salir con tus amigos, pero parece que todos ustedes están haciendo lo mismo …—.
Recoger a mujeres para llevar a casa.
—¿Cómo supiste que era mi cumpleaños?
—Cogí a Abigail escondiendo una magdalena en tu habitación.
Lo hizo todos los años, aunque le pedí que no lo hiciera. —Estoy bastante cansado.
Creo que estoy listo para ir a casa.
—No quise asustar a tu cita.
—Si realmente quisiera llevar a alguien a casa, lo haría—. Ahora la idea de llevar a
casa a una mujer al azar se sentía anticlimática. Ya no sentía la amarga ira en mi pecho.
Ahora había calor allí… así que no quería algo sin sentido.
—Está bien—. Ella enrolló el papel de regalo y agarró el marco con la foto. —
Supongo que te veré en casa—. Ella se deslizó fuera de la cabina y se puso de pie.
Una vez más, todos los hombres en la habitación se volvieron para mirarla, para ver
sus piernas perfectas, su pequeña cintura y sus tetas sexys.
No me gustó
Me puse de pie y rodeé mi cintura con un brazo.
Ella se estremeció cuando la toqué, pero se recuperó con la misma rapidez.
Cuando salimos, vi que la rubia me daba la mirada más fría. Se sintió reemplazada
por una mujer tan hermosa que posiblemente no podría competir. Kent me guiñó un ojo
desde el bar y luego me levantó el pulgar, diciéndome que fuera a por ello.
Salimos del bar y la acompañé hasta su Mercedes, a unas pocas cuadras, en el
bordillo. No quería que ella anduviera sola vestida así. Me sorprendió que ella llegara al
bar sin ser abordada por diez tipos diferentes.
Abrí la puerta para ella.
—Wow, no sabía que tenías modales.

92
La miré, dándome cuenta de lo baja que era incluso con los tacones. Me acerqué a
ella obteniendo una vista perfecta de su sujetador. —Es raro, pero sucede.
***
Regresamos a la casa y entramos en el recibidor.
Tenía el marco con la foto metido debajo del brazo, y su largo cabello caía en cascada
alrededor de sus hombros. Olía tan bien, como un campo de flores. Cuando actuó esta
noche en la ópera, ni siquiera sudó, a pesar de que a sus cuerdas vocales se les ordenó
hacer lo extraordinario. Incluso fue a un bar después.
Se agarró a la barandilla y subió la escalera, con los pies aún en los tacones de cinco
pulgadas.
Caminé a su lado, más consciente de su atractivo que nunca. Kent no necesitaba
señalarlo porque siempre supe que era hermosa. Nunca me di cuenta de la idea porque
había mucho resentimiento en el camino.
Llegamos al segundo piso y ella me extendió el marco de fotos. —Si no quieres poner
la foto, no es un gran problema.
—No, si quiero. Solo tengo que decidir dónde—. Lo miré y lo sostuve a mi lado. Si
me hubiera traído algo más, como una camisa o un reloj, probablemente hubiera sido un
imbécil con ella. La noche habría sido muy diferente. Pero cuando me di cuenta de lo
sentimental que era el regalo, no tenía un hueso enojado en mi cuerpo.
Ella me dio una leve sonrisa. —Temía que te enojaras… Parece que siempre estás
enojado.
En su defensa, ella tenía razón. Por lo general, estaba meditando sobre algo. A veces
me estresaba por el trabajo, a veces pensaba en lo mucho que odiaba a mi padre y otras
veces recordaba todas las cosas terribles que le habían sucedido a mi madre. Era suficiente
para hacer que alguien se enojara todo el tiempo. —Siempre estoy enojado.
—Bueno… espero que hayas tenido un buen cumpleaños—. Giró su cuerpo
ligeramente, como si estuviera a punto de caminar hacia adelante y entrar a su dormitorio.
—Si. Pero hay algo más que quiero para mi cumpleaños —. Antes de saber lo que
estaba diciendo, las palabras estaban fuera de mi boca y en el aire. Tal vez había bebido
demasiado whisky, o tal vez pensé que tenía una oportunidad real debido al regalo
reflexivo que me había dado. O tal vez solo se veía tan condenadamente sexy, que quería
levantar su vestido y follarla contra la pared.
Ella se puso rígida, como si supiera exactamente lo que quería decir. Sus ojos se
enfocaron en mi cara, y su respiración cambió. Sus tetas se afianzaron contra su vestido,
sus pezones perforaron a través del material delgado. Ella podría haberse alejado y haber
eliminado el comentario, pero ella continuó demorándose.
Me acerqué a ella, mis labios dolían por esos labios llenos y deliciosos de ella. Mi
imaginación saltó hacia adelante y vi nuestros cuerpos desnudos en mi cama, sus pezones
duros siendo succionados por mi boca ansiosa. Abrí sus piernas y la probé allí también,

93
viendo si era dulce o amarga. Entonces finalmente introduciría mi polla dentro de ella y
me follaría a mi esposa.
Ella no dio un paso atrás, pero sus labios se separaron ligeramente.
Mi mano se deslizó en su cabello, y acuné su cara para poder tomar su boca. Me
acerqué más y sentí que mi polla casi se rompía a través de mi cremallera. Con mis brazos
trabados detrás de sus rodillas, me imaginé hundiéndome profundamente dentro de su
apretado coñito. Imaginé estar enterrado hasta el tope, tomando a esta hermosa mujer a la
que todos los hombres soñaban con follar.
Mis dedos se apretaron en su cabello, y puse mi boca más cerca de la suya, sintiendo
que la anticipación aumentaba justo antes del beso. La había besado antes, pero era una
obligación, una actuación. Esta era la primera vez que realmente la deseaba, no solo
porque se estaba ofreciendo. La deseaba como un hombre deseaba su fantasía.
Mi brazo se envolvió alrededor de su cintura, y la apreté mientras la besaba.
Mierda.
Sentí sus suaves labios mientras un escalofrío recorría mi espina dorsal. Suaves y
ligeramente mojados, sabían a whisky y a pintalabios. Saqué su aliento de sus pulmones
y el mío mientras la besaba, reclamando su boca como mi propiedad. Mis dedos se
apretaron un poco más cuando incliné mi cabeza y profundicé el beso.
Sus labios se movieron con los míos, tímidos al principio, pero luego agresivos y
sexys. Ella respiró mientras me sentía, sus manos moviéndose hacia mi estómago para
poder sentir mis abdominales a través de mi camisa. Me presioné con fuerza contra ella
mientras me inclinaba, dejándola sentir cómo se sentía un hombre de verdad. Un pequeño
gemido escapó de sus labios, tan pequeño que apenas podía ser escuchado.
Tal vez lo imaginé.
Me imaginé sus bragas empapadas. Me imaginé tocando su coño y cubriéndome los
dedos con su excitación. Me imaginé mirando a su sexy culo mientras la follaba por
detrás. Me imaginaba su sexo palpitante, caliente, caliente.
Sus manos migraron desde mi estómago hasta mi pecho, estudiando los surcos y los
músculos de mi cuerpo. Cuando llegó a mis hombros, los apretó con sus dedos delgados
y ahuecó mi cara, sintiendo la fricción de mi barba mientras tocaba mi barbilla.
Mis manos cubrieron sus nalgas, y apreté.
Ella era una besadora sexy.
Tenía otro piso por recorrer antes de llegar a mi habitación, pero tenía condones en
el bolsillo, así que la follaría en su habitación. Comencé a empujarla y guiarla a la primera
superficie plana a la que podía llegar.
Pero ella dejó de besarme en su lugar.
Se apartó con las manos apoyadas en mis brazos, con los ojos bajos mientras evitaba
mi mirada, mirando mi pecho. Sus labios aún estaban separados, y respiraba
profundamente porque ese beso la excitaba tanto como a mí. Luego, las yemas de sus
94
dedos tocaron su labio inferior, como si la electricidad entre nosotros hubiera adormecido
su boca en el proceso. —Buenas noches…—. Ella se apartó y entró en su habitación.
La vi ir con la polla dura en mis pantalones. Al segundo que intenté llevarlo más
lejos, se asustó. Tuve la tentación de ir tras ella, presionar su cabeza contra el colchón y
forzar su trasero en el aire para poder tenerla de todos modos. Nunca me habían superado
las ganas de tomar a una mujer violentamente. Esta era mi casa, y ella era mi propiedad.
Podría hacer lo que me plazca.
Pero antes de hacer algo precipitado, respiré a través de la palpitante excitación en
mi polla y me calmé. Podría hacer que esto sucediera si quisiera, pero iría en contra de
mi promesa. Juré protegerla y cuidarla.
Obligarla a follarme no entraba en esa categoría.
A pesar de que mis manos estaban apretadas en puños y que la rabia circulaba por mi
sangre, me di la vuelta y me fui a la cama.

95
CAPÍTULO 16

ARWEN
Casi hice algo realmente estúpido anoche.
Casi me acuesto con mi marido.
Cuando me besó, supe que debería haberme alejado… pero no lo hice. Una vez que
sus labios estuvieron sobre los míos y sentí ese increíble cuerpo con la punta de mis dedos,
me perdí en la lujuria. Me imaginé sobre mi espalda mientras ese hermoso hombre me
follaba hasta volverme loca.
Pero esa era una idea terrible.
Apenas podía tolerar al hombre cuando las cosas no eran complicadas. ¿Qué pasaría
una vez que empezáramos a dormir juntos? ¿Sería solo una cosa de una vez? ¿O causaría
problemas? Maverick y yo no estábamos en una relación monógama, por lo que éramos
más como compañeros de trabajo. No cagas en el lugar donde comes.
Si este era un compromiso de por vida, no podía vernos durmiendo juntos sin
consecuencias.
No vi a Maverick por unos días porque pasé mucho tiempo en el teatro… y lo estaba
evitando a propósito. Parecía estar ocupado con el trabajo de todos modos, así que no nos
cruzamos. Pronto estaría matando a Ramón, por lo que podría estar ocupado durante unos
días.
Pero eventualmente, tendría que enfrentarlo.
No era el tipo de persona que evitaba el conflicto, pero temía esta conversación con
Maverick. No era muy hablador, por lo que podría fingir que nunca sucedió, eligiendo ser
un gilipollas pasivo-agresivo.
No es que eso fuera mucho mejor.
Cuando volví esa noche del teatro, entré en la casa y lo encontré parado en la entrada,
revisando su correo con un traje negro. Su físico poderoso llenaba la prenda tan bien,
haciéndolo calzar como un guante. Casi nunca usaba trajes, así que debió haber tenido
asuntos serios esa tarde.
No había manera de rodearlo sin llamar su atención, así que lo miré y me dirigí a las
escaleras.
No levantó la vista de la carta que estaba leyendo. —¿Cuánto tiempo vas a alargar
esto?—. Cogió otro sobre y lo revisó antes de pasar al siguiente. No se molestó en mirar
y leer mi reacción. Parecía sentirlo.
Me volví lentamente hacia él, sabiendo que tenía razón. No podía ser una cobarde
para siempre. —Hasta ahora, supongo.

96
Arrojó los sobres sobre la mesa central, que contenía una escultura maciza que se
alzaba hacia el candelabro que colgaba del techo alto y abovedado. Sus ojos oscuros
mostraron su irritación. No era el hombre amable con el que había estado hace unas
noches en su cumpleaños. Había regresado el imbécil que era antes. —Si no quieres
joderme, no me busques. Lo has hecho dos veces hasta ahora.
Mi mandíbula casi se cae al suelo. —No te busqué en…
—Me sigues a un bar en mi cumpleaños, vestida como si estuvieras tratando de
torturarme, ¿y luego me das una fotografía de mi madre?—. Él inclinó la cabeza mientras
me examinaba con ojos fríos. —No retrocedas ahora. Eso es exactamente lo que hiciste
al venir a buscarme.
—No estoy retrocediendo. Yo estaba siendo una amiga. Eso es lo que somos,
¿verdad? Tal vez nunca hayas tenido una relación con una mujer que no implicara
relaciones sexuales, pero esa era yo siendo tu amiga.
Todavía se veía enojado. —Hubiera preferido una mierda.
Rodé los ojos. —Eres un cerdo.
—Soy un hombre—. Dio un paso hacia mí y me apretó contra la barandilla de las
escaleras. —Soy un hombre al que le gusta follar mujeres hermosas. Si no quieres ser una
de esas mujeres, entonces deja la mierda y solo mantente fuera de mi camino y finge que
no existo.
—Entonces, ¿es lo uno o lo otro?—. Pregunté con incredulidad. —¿O me acuesto
contigo o vivo bajo una roca?
—Esa es una buena manera de decirlo.
Quería abofetearlo de nuevo. —No dormí contigo porque eso complicaría las cosas.
¿Sería una cosa de una sola vez? ¿Olvidaríamos que alguna vez sucedió? ¿Seguiríamos
haciéndolo? ¿Seguiríamos viendo a otras personas? Es más fácil si no vamos por ese
camino.
—Tu eres mi esposa. Se supone que los esposos se follan a sus esposas. Lo estás
pensando demasiado.
—¿Así que casualmente?—le pregunté.
—Sí. Estabas follando a Dante casualmente. ¿Cómo es eso diferente?
No quise hablar sobre el hombre que me dejó. —Déjalo fuera de esto.
—Me dijiste que ibas a tener amantes. ¿Por qué no puedo ser uno de esos amantes?
Maverick no era como los hombres que llevaba a la cama. Era más guapo que todos
ellos juntos, pero también era un gran imbécil. A veces era amable, pero a veces también
era cruel. —Porque no me gustas.
Sus ojos cayeron, como si las palabras realmente lo lastimaran.

97
—Eres amable conmigo de vez en cuando y luego un idiota diez segundos después.
Como ahora, eres un tipo completamente diferente a la última vez que estuvimos juntos.
Nuestra relación ya es lo suficientemente complicada. Agrega joder a la mezcla, y será
un desastre.
Siguió mirándome con ojos tan negros como el expreso. —No es complicado, eres
la que lo complica. Podríamos follar como cualquier otro hombre y mujer, sin
condiciones. A veces nos follamos, a veces no lo hacemos. No es gran cosa.
—Nunca funciona de esa manera. Cada hombre con el que he estado siempre quiere
más.
Sus ojos se estrecharon antes de que una risa sarcástica explotara de su boca. —No
tendrás ese problema conmigo. La única razón por la que quiero follarte es por la forma
en que te ves con un vestido ajustado. Eso es todo lo que siempre voy a desear de ti, así
que puedes olvidarte de eso.
Ahora realmente quería darle una bofetada tan fuerte que su mejilla estaría roja por
una semana. —Solo te estoy diciendo …
—Tú eres la que va a querer joderme. Veo la forma en que me miras, siento la forma
en que me besas. Te cansarás de chicos como Dante y querrás ser follada por un hombre
de verdad. No esperes demasiado … porque podría perder el interés.
—Wow … tú eres el que necesita superarse a sí mismo.
Agarró la pila de correo de la mesa y la metió bajo su brazo. —Mantente fuera de mi
camino—. Se movió hacia mí mientras se acercaba a las escaleras, su hombro acercándose
al mío. —Lo digo en serio.
—No bromeabas cuando dijiste que cambiaría de opinión—. Me di la vuelta y lo vi
llegar al primer escalón de la gran escalera.
Detuvo su ascenso pero no se giró para mirarme.
—Tenías razón. Yo te odio.
***
Pasó una semana entera, e hice lo que me pidió, y me aparté de su camino.
Desayunaba en mi habitación, iba al gimnasio cuando sabía que había terminado su
entrenamiento y me ocupé de mis propios asuntos.
Se tornó solitario después de un tiempo.
Tenía una gran piscina con una hermosa terraza que daba en la propiedad, por lo que
pasé algún rato al sol mientras leía. Cuando hacía demasiado calor, me sumergía en el
agua para refrescarme. Tener sirvientes que me trajeran bebidas frías y bandejas de queso
y cuencos de fruta era un sueño hecho realidad.
Pero todavía me sentía vacía por dentro.

98
Ahora que Dante se había ido y que mi padre estaba muerto, me sentía como la única
persona en el planeta. No me di cuenta de lo mucho que hablé con Maverick hasta que
ese puente se quemó. Habíamos pasado una gran noche juntos en el bar por su
cumpleaños. Parece que le gustó el regalo que le conseguí. Pero las cosas se fueron al
traste … y ahora nuestra amistad se había ido también.
No podía vivir así para siempre. No podía estar en guerra con mi único aliado.
Pero no quería dormir con él para hacer las paces.
Me haría sentir como una puta.
Sería una mentira decir que el pensamiento no cruzó mi mente. Cuando nos besamos
en la parte superior de las escaleras, mis labios estaban tan calientes que se sentían como
si estuvieran en llamas.
Nunca me habían besado así antes.
Si besaba tan bien, imaginaba que podría hacer todo lo demás igual de bien.
Tal vez su ego realmente vino de alguna parte.
Estaba sentada sola en mi habitación mirando televisión cuando empecé a pensar en
Maverick. La distancia hizo crecer el cariño, y comencé a despreciarlo menos. Recordé
lo bueno que fue para mí durante mis días más oscuros. Él me sostuvo en nuestra boda
para que pudiera derramar algunas lágrimas por mi padre moribundo. Agarró mi mano en
el funeral. Me consoló cuando me senté en la oscuridad y deseé estar muerta. Era un
bastardo… pero también podía ser un buen hombre.
Él no era mi enemigo.
Él era mi aliado.
No tenía idea de si estaba en casa, pero a esta hora, estaría en su oficina o en su
dormitorio. La cena habría terminado hace una hora, así que no había otro lugar donde
pudiera estar. Subí las escaleras al tercer piso y me acerqué a la puerta de su habitación,
sabiendo que me recibirían con una amenaza demoníaca. Maverick podría ser el hombre
más intimidante del planeta si te ponías de su lado malo. Esa expresión helada estaría en
su cara, esos ojos color café llenos de odio. Probablemente me insultaría un par de veces
antes de que pudiera decir una sola palabra. Incluso podría golpear la puerta en mi cara.
Levanté mi puño para tocar la puerta, pero me detuve cuando escuché lo que estaba
haciendo.
—Maverick...—. La voz sexy de una mujer llenó la habitación con un gemido. El
sonido de la cama chirriante se escuchó un segundo después, junto con el golpecito de la
cabecera contra la pared. Su ritmo era rápido, como si estuviera dominando ese colchón,
como si la estuviera conquistando. La respiración de la mujer era tan fuerte que podía
oírla a través de la puerta cerrada. Ella jadeó cada vez más fuerte, como si estuviera a solo
unos segundos de llegar.
Debería haberme alejado y sentir repugnancia, pero me quedé. Como una enredadera,
seguí escuchando a través de la puerta, imaginando cómo se veía desnudo aquel hombre

99
en forma. Parecía que estaba sacudiendo su mundo, y ahora no podía dejar de
imaginármelo en mi cabeza. ¿Cómo la estaba follando? ¿Estaba él arriba haciendo todo
el trabajo? ¿Estaba ella montando su polla arriba y abajo? ¿Era tan grande como su ego
sugería?
Debería irme ahora y dejar de preguntarme.
Pero me quedé. Quería escucharlo gemir, escucharlo correrse. Quería escucharlo
divertirse para poder agregarlo a mi imaginación. Me sentí atraída por él cuando nos
besamos, pero ahora me daba cuenta de lo profunda que era mi lujuria.
¿Por qué otra cosa todavía estaría parada allí?
Di un paso más y abrí la puerta. Mi ojo se centró en la pequeña hendidura que había
hecho, y podía verlos follando en su cama. Tal como lo imaginé, él estaba en la cima.
Tenía una mujer rubia debajo de él, sus musculosos brazos estaban atrapados detrás de
sus rodillas, y la estaba golpeando como un hombre con la resistencia de un caballo de
carreras. Él siguió dándole toda su longitud, golpeándola hasta que estuvo dentro de ella.
Ahora me di cuenta de que realmente tenía algo por lo qué ser arrogante...
Su cuerpo cincelado se veía aún más sexy con un brillo de sudor, del esfuerzo que
mostraba lo fuerte que empujaba su cuerpo. Sus hombros estaban más poderosos al
descubierto, y su estómago se apretaba aún más cada vez que empujaba. Con piernas
musculosas y un culo apretado, parecía una escultura en movimiento. Sus ojos se
enfocaron en la hermosa rubia de abajo, observando cómo sus tetas se sacudían hacia
arriba y hacia abajo mientras la mantenía en una bola apretada.
Ahora no podía dejar de mirar.
Los dedos de los pies de la chica se curvaron cuando su cabeza rodó hacia atrás,
gemidos incoherentes que se elevaban hacia el techo alto. Sus uñas arañaron su pecho,
deslizándose más allá del sudor y los músculos. —Sí… joder… sí—. Ella arqueó la
espalda, y sus pezones se endurecieron como si cada célula en su cuerpo sintiera el
poderoso placer.
Maverick siguió moviéndose como si no hubiera terminado. La mujer claramente
había llegado, pero él quería seguir follándola de todos modos. Manteniendo su carga
bajo control para poder seguir adelante, continuó follando a la mujer como si pudiera
durar toda la noche.
Ella gimió como si supiera que este semental la complacería.
Era hora de cerrar la puerta y alejarse. Ya había violado su privacidad lo suficiente.
A esta hora de la noche ni siquiera debería haber venido a su habitación, sabiendo lo que
solía hacer aquí.
Sentí el calor en mis mejillas, la necesidad de mirar hasta que terminase. Quería ver
cómo se veía cuando se corría, si incluso en ese momento, aún era el feroz imbécil que
me encontraba a diario. ¿O se ablandaba un poco? ¿Se rendía a la pasión y bajaba la
guardia? ¿Se veía aún más guapo cuando llenaba la punta del condón?
Quería averiguarlo, pero lo último que necesitaba era ser atrapada.
100
Él podría romper su promesa y lastimarme.
Cerré la puerta con suavidad y aún podía oírlos follando como perros. El calor subió
por mi cuerpo e hizo que mis dedos se adormecieran. Mis labios se sentían tan solos,
como si el beso de Maverick fuera lo único que me haría sentir completa.
Me obligué a alejarme por el pasillo y recordé lo bien que se sentía su beso, recordé
estar en esos poderosos brazos cuando sus grandes manos me agarraron. Recordé lo
pequeña que me sentí cuando me agarró el culo como si fuera un trozo de carne. Fue un
buen beso… el mejor que he tenido nunca.
Ahora me preguntaba si él era el mejor polvo que jamás hubiera tenido.

101
CAPÍTULO 17

MAVERICK
Mi padre tenía todos los esquemas sobre la mesa, mostrando el lugar exacto donde
estaríamos una vez que se lanzara la misión. Botellas de brandy estaban por todas partes,
la mayoría vacías. Los cigarros quemados estaban por todas partes, salpicados como
decoraciones. Una vez que mi madre murió, dejó de preocuparse por su salud.
Nunca me había importado la mía.
Con un cigarro en la boca, puso las notas sobre la mesa. —Estarás aquí con tus
hombres—. Lo marcó con una X roja. —Entraré por este lado. Incluso si está más armado
de lo que anticipamos, tendrá una batalla en dos frentes. Mataremos a todos sus hombres,
tomaremos cualquier artillería que pueda ser rescatada y lo capturaremos vivo —. Fue la
única vez que mi padre había estado tranquilo en un año. Él habló sobre el plan con voz
aburrida, ya que esto no era tan difícil como obtener la información en primer lugar. —
Lo mantendremos en el granero en el centro de su propiedad.
Tenía vacas lecheras en el pasto, su leche preciada se usaba para producir queso.
Había un granero ahí fuera, lejos de los otros edificios para que el olor a mierda no llegara
a mi nariz cuando me follaba a una mujer en mi piscina. —Pero no por mucho tiempo,
¿verdad?
Sopló su cigarro y dejó que el humo subiera hasta el techo. —Veremos cómo es mi
estado de ánimo…
Esperaba que mantuviera a Ramón en su propiedad, pero tal vez eso era demasiado
perturbador para él: tener al hombre que violó a su esposa en su casa.
—¿Alguna pregunta?
—No.
Mi padre me estudió, dejando que pequeñas chispas de humo escaparan de sus labios
separados. Me observó durante mucho tiempo, como si estuviera teniendo una
conversación conmigo dentro de su cabeza. —No podemos permitirnos ningún error. ¿Lo
entiendes?
No cometeré ningún error.
—Cuento contigo, Maverick. Mete la pata, y nunca te lo perdonaré—. Él volvió a
inhalar su cigarro.
Quería presionar la ceniza caliente directamente en su cuello y hacerle gritar. —¿No
me matarás?—. No pude evitar el sarcasmo en mi voz. —Eso es un paso adelante…
Apagó el cigarro en el cenicero negro. —Dicen que decepcionar a tu padre es el peor
castigo que un hijo puede sentir.
No había sido nada más que una decepción para él durante el año pasado, y
ciertamente se sintió como un castigo. Quería ponerme de pie y golpear una botella de

102
brandy en su cabeza, pero me convencí de que esto sería el final de su maldad. Que una
vez que obtuviera lo que quería, tendría un cierre… y ese cierre mataría a este espíritu
oscuro que se había apoderado de su cuerpo. Se sentiría humano otra vez … y volvería a
ser un padre. —Eso es debatible.
***
No había visto a Arwen en una semana.
Cuando le dije que se mantuviera fuera de mi camino, ella escuchó.
Ella no mostró su rostro durante las comidas, y no se cruzó en mi camino cuando
entré y salí. Parecía que ella había tomado mi amenaza en serio. A veces olvidaba que
ella vivía allí por completo… y eso era un regalo.
Ella me había rechazado dos veces, y ahora había terminado.
Si ella no quería joderme, eso era una cosa. Pero ella se burló de mí. Ella me besó y
le gustó. Me tocó el estómago como si quisiera desabotonarme la camisa y deslizarla por
mis brazos para poder ver lo que acababa de tocar. Ella sintió la misma química, sintió el
mismo deseo. Viviríamos juntos en esta casa hasta que uno de nosotros muriera.
¿Y ella no planeaba follarme ni una vez?
Eso parecía poco probable.
Eventualmente, ella se derrumbaría. Ella abriría sus piernas y me pediría que la
follara, y la rechazaría.
Seguro que eso no le gustaba.
Me detuve en la mesa de la entrada y vi la pila de correo que necesitaba ser ordenada.
La mayor parte era una tontería, un papel que no debería haber sido usado en primer lugar.
Demasiado cansado después de reunirme con mi padre, decidí lidiar con eso mañana y
subí las escaleras.
Había estado pensando en nuestro plan tan profundamente que casi no me di cuenta
de que Arwen estaba allí.
Con un vestido morado con una correa que le cruzaba el hombro, se había arreglado
el pelo y el maquillaje como si fuera una noche en la ópera. Sus pestañas eran tan gruesas,
como la última vez que la besé. Su maquillaje estaba muy bien aplicado, casi parecía
natural, aunque era un maquillaje de escenario. Lo extraño de Arwen era lo bien que se
veía con o sin maquillaje. Ella se veía increíble, no importaba como.
No tenía idea de lo que quería, pero en el segundo en que hablara, algo estúpido
saldría de mi boca. Solo mirarla me enojó. Ella me había molestado demasiadas veces ya,
y solo quería que ella desapareciera. Casarme con ella había sido malo al principio, pero
ahora era insoportable. Le di una mirada fría antes de seguir caminando.
—Maverick.
La ignoré y rodeé el rellano para poder subir el siguiente tramo de escaleras. Cuando
no la había detestado tanto, le había prestado atención cuando la pedía. Cuando ella

103
necesitaba un amigo, yo estaba allí para ella. Cuando ella necesitaba un hombro para
llorar durante el funeral de su padre, yo había estado allí para ayudarla.
Pero ahora ya no estaba allí para ella.
Podía escuchar sus pasos detrás de mí. Ella llevaba tacones, y suavemente hacían eco
contra la alfombra que cubría el piso de madera dura.
Seguí adelante, negándome a darle la hora del día. Mañana por la noche, finalmente
estaría vengando a mi madre. No dejaría que Ramón se deslizara de entre mis dedos, y
mataría a todos los hombres que trataran de protegerlo. No tenía tiempo para la mierda
que ella quería arrojarme.
— Maverick.
Me dirigí a mi habitación, preparado para golpear la puerta en su cara.
—¿Podrías hablar conmigo?
Me di vuelta cuando estaba en el umbral. —No—. Su belleza no tenía ningún efecto
en mí, no como lo hacía en todos los demás. Me había entregado a sus miradas porque
había bebido demasiado, pero ahora tenía la cabeza clara. Había estado teniendo sexo
cada noche, así que mi polla ya no estaba dura. Volví a mi habitación y cerré la puerta.
Ella volvió a abrirla. —Abigail me dijo que estabas en casa de tu padre.
Me di vuelta lentamente, mis ojos se estrecharon. —¿Algo que ella no te diga?—. La
noche estaba muy húmeda, el calor era sofocante. Indiferente a su presencia, me pasé la
camisa por la cabeza y la arrojé sobre uno de los sillones, sabiendo que Abigail la
recogería mañana cuando me fuera a trabajar.
Su mirada inmediatamente se dirigió a mi pecho, sus ojos mostraron un breve instante
de vulnerabilidad.
No me estaba enamorando de esa mierda otra vez.
Ella obligó a sus ojos a volver a los míos. —¿Vas a matar a ese hombre? ¿El que
lastimó a tu madre? —. Ella caminó más lejos en mi habitación, invitándose a sí misma a
entrar a pesar de que no era bienvenida. La última vez que estuvo aquí fue en nuestra
noche de bodas, y ella me pidió que le quitara el vestido.
Cuando ella preguntó por mi familia, me costó ignorarla. A pesar del odio entre
nosotros, a ella parecía importarle mi dolor. Ella no me habría dado esa foto si no
entendiera lo que mi madre significaba para mí. —Lo vamos a capturar mañana por la
noche.
—¿Mañana?— susurró ella, con un tono de sorpresa en su voz.
—Sí—. Me senté en la silla y me quité los zapatos y los calcetines, haciendo mi rutina
nocturna como si ella no estuviera allí. Los dejé en el suelo y luego me puse de pie otra
vez, listo para quitarme los vaqueros en el momento en que habló de nuevo.
—¿Será peligroso?

104
Respetaba a esta mujer porque tenía belleza y inteligencia, pero ahora mismo no tenía
ninguna. —Obviamente.
—¿Estarás bien?
Ella inclinó la cabeza ligeramente, con la frustración en sus ojos. —Deberías darle a
tu madre la venganza que merece, pero no querría que arriesgues tu vida por ella. Nunca
la conocí, pero puedo decirte que querría que te alejaras si hubiera alguna posibilidad de
que te lastimaran.
Sí, eso era exactamente lo que ella diría. —No cambia nada. Ahora, vete—. Casi
había ido al bar a buscar a una mujer para pasar la noche, pero lo había dejado porque
estaba demasiado cansado. Ahora deseaba tener a alguien, solo para deshacerme de
Arwen.
Como la pequeña plaga molesta que era, se quedó. Con sus grandes ojos, me miró
como si quisiera decir algo, pero las palabras no dejaban sus labios llenos. Con solo una
correa en su vestido, su otro hombro estaba desnudo. Al igual que su cara, su hombro
tenía la tez más hermosa, una piel que parecía tan suave como un pétalo de rosa.
Cuanto más tiempo se quedaba, más me molestaba. —He dicho fuera de aquí—. Me
acerqué a ella, intentando intimidarla con mi tamaño. Siempre tenía que echar a las
mujeres de mi habitación, pero nunca había tenido que forzar a alguien así. A veces tenía
que ser un gilipollas para obtener lo que quería, pero nunca tuve que ser tan gilipollas.
Ella se mantuvo firme. —Estoy preocupada por ti.
—Bueno, no lo hagas—. No necesitaba que esta mujer se preocupara por mí como
una verdadera esposa. Ella simplemente estaba bajo mi protección, usándome para
mantener a los psicópatas como Kamikaze lejos. Tuve la tentación de decirle que un
monstruo quería que ella vendiera su coño por dinero en efectivo, pero no era un imbécil.
Ella me miró a través de esas pestañas gruesas, sus ojos aún más atractivos con todo
el maquillaje oscuro que los rodeaba. Su vestido no era tan revelador como el que llevaba
la semana pasada, pero aún abrazaba sus curvas femeninas en todos los lugares correctos.
Con tetas alegres, una cintura delgada y un trasero tan alto, tenía el tipo de cuerpo al que
un hombre debía agarrarse.
—No te importa si vivo o muero. Así que, corta la mierda.
La hostilidad entró en su expresión. —Eso no es cierto, y lo sabes ...
—La semana pasada, dijiste que no te gustaba.
—Me refiero a eso de una manera romántica. No quise acostarme contigo porque no
te veo así...
—Sabes que no estaba buscando un romance. Nunca busco el romance. Busco buen
sexo, exclusivamente—. Me acerqué más a ella, esperando que finalmente cediera y diera
un paso atrás. Pero ella se mantuvo firme, dejando que nuestras caras se acercaran tanto
una a la otra. —No te preocupas por mí, y eso está bien. Porque no me preocupo por ti—
. Mis ojos se movieron de un lado a otro mientras miraba los suyos, al ver el insulto entrar
lentamente en su mirada y luego empeorar. Quería lastimar a esta mujer para que me
105
dejara en paz. Había sido un día largo, y había fumado y bebido demasiado. Cuando
expresé mi punto, me di la vuelta.
Ella me agarró del brazo, sus dedos delgados se clavaron en mi piel. Su agarre era
firme, como si estuviera dispuesta a pelear conmigo para mantener mi atención. Ella tiró
de mi extremidad y me jaló hacia ella.
La única razón por la que funcionó fue porque permití que sucediera. Me volví hacia
ella, preparado para gritarle en la cara y hacerla llorar. La semana pasada había sido
pacífica porque se había retirado de mi existencia. Pero ahora ella me estaba agarrando,
como si de alguna manera fuera mi dueña.
Antes de que pudiera decir una palabra, se movió hacia mí y colocó sus labios en los
míos, dos nubes suaves presionando contra mis labios empapados. Sus dedos me
apretaron un poco más fuerte una vez que nuestros labios se juntaron, ajustándose
perfectamente al igual que la última vez.
La lucha dejó mis venas, todos los insultos cayeron de mi mente. Una vez que probé
a esta mujer, abandoné todos los pensamientos del mundo exterior. Todo en lo que me
concentré fue en el olor de su cabello, la suavidad de su piel. Había besado a esta mujer
antes, y era tan bueno como la última vez, incluso mejor porque ella era la que me había
besado.
¿Era esa la razón por la que había venido aquí esta noche?
Cuando supo que no me escaparía, sus dedos se relajaron en mi brazo y ella siguió
besándome, sus labios más agresivos que la última vez. Respiró dentro de mi boca
mientras acariciaba mi labio inferior, sus labios húmedos por el beso.
La besé un poco más fuerte, mi cuerpo finalmente cobró vida cuando me di cuenta
de que esto era real. Mi mano se movió hacia su cuello, y mis dedos se hundieron bajo la
caída de su cabello. Cuando mi brazo se envolvió alrededor de su pequeña cintura, ella
gimió en mi boca.
La guié hacia atrás, presionándola suavemente contra la pared junto a la puerta. Mi
boca tomó la suya con más fuerza, y por primera vez metí la lengua en su boca. El calor
ardía en mi sangre cuando sentí su pequeña lengua saludar a la mía, igual de ansiosa.
Mi mano amontonó su vestido, haciéndolo subir por sus muslos hasta que llegó a su
cintura. Ella no se apartó cuando se volvió demasiado íntimo, no como la última vez. Mis
dedos siguieron agarrando, tirando de él hacia arriba hasta que se reunió alrededor de su
cintura.
Ella me besó más fuerte, su boca rogando a la mía por más. Cuando frotó su lengua
contra la mía, hizo el suspiro más sexy, entonando una nota musical que resonó en mi
alma. Sus manos exploraron mis hombros, sintiendo todos los músculos individuales
antes de deslizarlas sobre mi pecho, presionando sus palmas en mi cuerpo como si
quisiera probar lo duro que era realmente.
Podía mostrarle en su lugar.

106
Agarré la parte posterior de su rodilla y levanté su pierna contra mi cadera,
envolviendo su pierna alrededor de mi cintura mientras la sujetaba contra la pared. Mi
polla estaba dura en mis vaqueros, la punta llegaba a la cintura de mis pantalones. La
presioné perfectamente, mi eje le dio a su clítoris la presión ideal para hacer que sus
caderas se movieran automáticamente.
Ella gimió contra mi boca, sus párpados se levantaron lentamente para poder mirar
mi boca. Sus manos se aferraron a mis brazos para mantener el equilibrio, y estaba tan
empapada en la lujuria que era una mujer completamente diferente. Sus labios se
separaron, y ella respiró mientras me sentía, sentía cada centímetro de mi polla dura.
Ahora me preguntaba si ella era tan buena en la cama como decía.
Apoyó su cabeza contra la mía, con los ojos bajos al sentir que me apretaba contra
ella. Como si nunca hubiera sentido una polla tan grande y tan dura, no podía hacer otra
cosa que disfrutar el placer gritando desde su clítoris. Sus uñas comenzaron a clavarse en
mí, comenzaron a cortarme porque estaba muy ansiosa. Si mi polla se sentía tan bien a
través de los pantalones vaqueros y la ropa interior, se sentiría un millón de veces mejor
dentro de ella.
Su mano ahuecó un lado de mi cara, y ella me jaló para besarme, su boca aún más
agresiva esta vez. Ella lentamente movió sus caderas hacia mí como si estuviéramos
jodiendo contra la pared. Se frotaba contra la dureza de mi polla. Sus dedos ahuecaron la
parte de atrás de mi cabeza, y ella me besó como si no fuera solo un poco de diversión
para la noche. Ella me besó como si yo fuera el hombre del que estaba perdidamente
enamorada.
Ella era buena.
Con sus labios aún besando los míos, movió su mano hacia mis jeans y soltó el botón.
Sus dedos agarraron la cremallera y comenzaron a bajarla, dejando que mi bulto
presionara un poco más en mis boxers. Me bajó los vaqueros y buscó mis bóxers,
preparada para quitármelos para que pudiéramos jodernos aquí contra la pared.
Retrocedí y me subí los vaqueros.
Su pierna cayó y sus manos volvieron a los lados cuando no le quedaba nada a lo que
agarrarse. Una mirada de desconcierto y rabia comenzó a deslizarse en sus rasgos y borrar
la lujuria que brillaba en sus ojos.
Me abroché los pantalones. —Sal.
—No puedes ser tan rencoroso.
Abrí la puerta del dormitorio. —Lo soy—. Me quedé con la mano en el marco de la
puerta, esperando a que ella se bajara el vestido y saliera de la habitación. Pude haber
mirado hacia abajo y mirar sus piernas sexy y el tanga negro que apenas cubría algo, pero
mantuve mis ojos oscuros enfocados en su rostro horrorizado.
Cuando se dio cuenta de que esto realmente estaba sucediendo, que estaba probando
su propia medicina, se bajó lentamente el vestido, se lamió los labios como si hubiera una

107
gota de whisky en la comisura de la boca y se mantuvo erguida mientras salía de mi
habitación.
Antes de cerrar la puerta, le di otra mirada lívida. —No es tan divertido, ¿verdad?
Se dio la vuelta, sus ojos se estrecharon como si quisiera agarrar mi cuello y
estrangularme.
Cerré la puerta de golpe en su cara.

108
CAPÍTULO 18

ARWEN
Me senté en el sofá de mi habitación, todavía avergonzada por la noche anterior.
Cuando fui a su habitación, mi corazón estaba lleno de preocupación por su partida.
Estaba a punto de embarcarse en un peligroso viaje de venganza, lo mismo que su
matrimonio conmigo había comprado. Pero en cualquier momento habría una guerra,
habría bajas.
No quería que él fuera una de esas víctimas.
Era un hombre difícil, rencoroso y grosero, pero tenía buenas cualidades … cuando
decidía mostrarlas. Hubo muchas veces que él había sido bueno conmigo cuando no tenía
que hacerlo. Me hizo perdonar sus defectos y apreciar su amabilidad. Eso significaba que
no quería que muriera … especialmente cuando estaba tratando de hacer lo correcto para
su madre.
Y si él muriera, ¿qué me pasaría? Estaría en bancarrota, sin hogar y desprotegida.
Yo lo necesitaba.
No hubo un golpe en mi puerta antes de que él entrara. Normalmente respetaba mi
espacio, pero después de que las cosas se fueran al infierno, parecía odiarme.
—¿Te importa?—. Me puse de pie y lo enfrenté. —Podría haber estado desnuda.
—No habría hecho una diferencia para mí—. Tiró una pequeña bolsa sobre la mesa
de café. Hizo un ruido sordo notable cuando golpeó la madera. —Me voy en unas horas.
Quería que tuvieras esto.
—¿Qué?—. Era difícil mirarlo y no pensar en mi espalda contra la pared, mi clítoris
palpitando contra su gran polla. Cuando mi pierna estaba anclada alrededor de su cintura
y nuestros labios estaban juntos, olvidé quiénes éramos. En ese momento, solo éramos un
hombre y una mujer. Mis bragas se habían empapado, aunque me sentí humillada por la
forma en que me rechazó, todavía me toqué a mí misma antes de irme a dormir.
Maverick seguía siendo hostil, como si su venganza no hubiera sido suficiente para
él. —Efectivo. Falsas identificaciones y pasaportes.
Eché un vistazo a la bolsa de tela antes de girarme hacia él. —¿Y por qué necesito
eso?
—En caso de que no regrese—. Sacó una pistola de su bolsillo trasero y me la
entregó. —¿Sabes cómo usar esto?
Nunca había tenido un arma en mi vida. —No.
Me mostró como quitar el seguro antes de dármela. — Está cargada. Ten cuidado.
No quería vivir en una realidad donde la necesitara. —Podrías simplemente no irte y
recuperar el arma.

109
—Tengo que hacer esto—. Estaba en jeans y una camiseta como si fuera un día
normal. No parecía que iba a desaparecer en la noche y matar a su mayor enemigo. Su
cuerpo duro estiraba su ropa como la otra noche. Era difícil mirarlo y no imaginarlo sin
camisa. —Incluso si supiera que iba a morir, lo haría de todos modos.
—Espero que no…
—Ella lo haría por mí—. Se acercó más a mí, hablándome como si alguien pudiera
estar escuchando. —Si no vuelvo, toma un coche y desaparece. Estas identificaciones
deberían durar un tiempo. Hay suficiente dinero para que comiences de nuevo. Pero no te
confíes, porque la gente te estará buscando.
—Por favor, vuelve…—. No me di cuenta de lo mucho que lo necesitaba hasta que
me vi obligada a pensar en mi vida sin él. Hasta ahora, nunca me había sentido insegura
o asustada. Él me dio todo lo que necesitaba, me cuidó como mi padre me cuidó. Se había
convertido en la base sobre la que construí mi nueva vida. Odiaba estar aquí, pero ahora
me di cuenta de que realmente no tenía otra opción. —No solo porque te necesito… sino
porque quiero que vuelvas.
Me miró con ojos inmóviles. Su mirada estaba tan concentrada que casi parecía que
no escuchó lo que dije. —Voy a volver. Un lobo no dejará a sus ovejas desprotegidas por
mucho tiempo —. Se retiró un poco hacia atrás.
—¿No se supone que el lobo se comió la oveja…?—. Crucé los brazos sobre mi
pecho, con miedo en mi corazón.
—Supongo que no tengo hambre todavía—. Se dio la vuelta y se dirigió a la puerta.
Me quedé mirando su espalda fuerte, los músculos estirando su camisa en diferentes
lugares. Eran casi las siete de la tarde y la luz estaba desapareciendo del horizonte. Mi
estómago estaba lleno de la cena, y mientras vivía en una cómoda fortaleza donde nadie
podía molestarme, de repente me sentí sola. Solo tenía un hombre en mi vida, y él se
estaba yendo. —¿ Maverick?
A diferencia de la noche anterior, ésta vez se detuvo. Poco a poco se dio la vuelta y
me miró, dándome la oportunidad de decir lo que tenía en mente. Pero la oferta era fugaz.
No tenía la paciencia para esperar mucho, especialmente cuando estaba molesto conmigo.
Me acerqué a él, mis dedos poseían el recuerdo de su dura mandíbula. Mis labios aún
lo sentían. Incluso podría imaginar su polla dura contra mí. Lo hice anoche cuando mis
dedos estaban entre mis piernas. Pero mi atracción se desvaneció en el fondo cuando me
enfrenté a la dura realidad de su ausencia. Estaba a punto de dejarme, y era posible que
no regresara. Me moví hacia su torso y envolví mis brazos alrededor de su cintura. Mi
mejilla encontró un hogar contra su duro pecho, y cerré los ojos, sin querer dejarlo ir. Fue
el primer abrazo que le había dado, y el afecto se sintió bien. Mis sentimientos por él eran
tan contradictorios, como si fuésemos dos sobrevivientes varados en una isla. No nos
gustábamos el uno al otro, pero teníamos que dejar de lado nuestras diferencias si
queríamos vivir.
Él no me devolvió el abrazo. Sus brazos se quedaron a sus lados mientras me permitía
tocarlo.

110
—Por favor ten cuidado…—. Respeté y odié a este hombre al mismo tiempo. Hubo
algunos días en que lo odiaba más que lo respetaba, pero al día siguiente sería
exactamente lo contrario. Cada día era una aventura. Pero en este momento, sabía que
quería que volviera en una sola pieza.
Solté mi agarre y me di la vuelta, aceptando su frialdad sin sentirme insultada. Nunca
había sido un hombre cariñoso, y no iba a empezar ahora. Todo lo que quería de mí era
sexo y la obediencia. Como no podía proporcionárselo, no tenía ningún valor para él.
Su mano me agarró del brazo y me tiró de nuevo hacia él. Una mano se deslizó dentro
de mi cabello, mientras que la otra agarró la parte baja de mi espalda, apretando la tela en
sus dedos para que subiera por mis muslos. Antes de que pudiera procesar lo que estaba
pasando, su boca estaba en la mía. Me besó tal como lo había hecho la noche anterior,
como si no hubiera pasado nada de tiempo. Continuamos donde lo dejamos, nuestras
lenguas se deslizaron juntas cuando intercambiamos respiraciones. Su mano tiró
suavemente de mi cabello, controlando la inclinación de mi cabeza de la forma en que
controlaba el arco en mi espalda. Sus labios llenos se movieron con los míos, abriéndose,
cerrándose, llenándome con su energía masculina.
Mis manos se deslizaron por su camisa y exploraron mi parte favorita de su cuerpo.
Mis dedos jugaron con los surcos de sus abdominales, rozando el concreto caliente antes
de deslizarlos por su pecho, sintiendo los duros planos de su cuerpo. Su piel estaba tan
caliente al tacto, sus músculos tan duros. Nunca había tocado a un hombre tan fuerte.
Hizo que mis antiguos amantes parecieran blandos en comparación.
De repente se apartó, terminando el beso y llevándose su afecto con él.
—No…—. Abandoné mi orgullo y me moví hacia él otra vez, mis uñas se clavaron
en su piel para que no pudiera escapar. Mi boca reclamó la suya como él había reclamado
la mía hace unos segundos. —Vamos… por favor—. No me di cuenta de lo mucho que
quería a este hombre hasta que no pude tenerlo, hasta que lo probé. Verlo follar a esa
mujer en su cama me hizo querer ser follada igual de duro. Estaba tan sola en este castillo,
en este mundo vacío. La única relación algo significativa que tenía era con mi esposo…
así que lo quería entre mis piernas. Quería que él ahuyentara la soledad, para hacerme
sentir segura.
Se apartó de nuevo, con una sonrisa arrogante en esa hermosa cara. Cerró la puerta
sin apartar los ojos de mí. —Sólo quería llegar a la puerta.
—Oh…— La vergüenza me inundó cuando me di cuenta de lo mucho que le había
rogado a este hombre que se quedara conmigo. Era instinto… susurrando la palabra por
favor. Él me había colgado para secarme la noche anterior, y no podía pasar por eso otra
vez, no cuando ya sabía lo extraordinario que sería el sexo.
Volvió a mí y acercó sus labios a los míos. —Parece que ya te he castigado lo
suficiente—. Su mano volvió a mi cabello y me besó de nuevo, dominando el abrazo,
tomando la iniciativa. Mientras me apoyaba en la cama, levantó mi vestido por mis
muslos hasta que se amontonó alrededor de mi cintura. Sus dedos se deslizaron sobre mi
culo desnudo y se engancharon alrededor de mi tanga, jugando con él mientras me besaba,
mientras todavía sostenía un puñado de mi cabello.

111
Nunca había querido a un hombre más en mi vida.
Mis dedos encontraron el dobladillo de su camisa, y temblaron cuando tiré del
material sobre su cabeza. Ahora sabía que esto realmente sucedería, que él no se alejaría
y me dejaría colgada otra vez. Su castigo me enseñó cuánto lo deseaba, que no debía
desechar otra oportunidad. No sabía lo que esto significaba para nosotros, pero no parecía
importar. Si esto fue algo de una sola vez o el comienzo de una relación tácita, no importó.
No había manera de que pudiera vivir bajo su techo por el resto de mi vida sin rendirme
de vez en cuando. Además, esta noche podría ser su última noche en esta tierra. Si no
sucedía ahora, puede que nunca suceda.
Mis dedos aflojaron sus pantalones y los empujé hacia abajo hasta que cayeron
alrededor de sus tobillos.
Agarró el material de mi vestido y me lo pasó sobre la cabeza, revelando mi figura
solo con mi sujetador negro y un tanga a juego. Envolviendo sus dedos dentro de mi tanga
de nuevo, me miró, apreciando mis curvas y haciéndome sentir sexy con solo una mirada
de esos ojos oscuros. Su otra mano viajó hacia abajo hasta que encontró el cierre de mi
sujetador. Con un chasquido de sus dedos, lo abrió… y lo dejó caer al suelo.
Quería mirar su cuerpo perfecto mientras él estaba parado en sus boxers, pero la
expresión en su rostro me fascinaba demasiado. Me miró como si nunca hubiera deseado
tanto a una mujer, como si no supiera qué parte de mi cuerpo le gustaba más. Se quedó
mirando mis tetas como si nunca antes hubiera visto a una mujer desnuda. Su gran palma
ahuecó la izquierda, y le dio un apretón masculino antes de que sus ojos se levantaran
para encontrarse con los míos. —Maldición—. Eso fue todo lo que dijo, y eso fue todo lo
que necesitaba decir.
Su pulgar pasó sobre mi pezón mientras bajaba su boca a mi cuello. Sus cálidos labios
chocaron con mi piel, y comenzó a besarme en todas partes, su cálido aliento cayendo
sobre mi piel como la brisa toscana. Con una mano en mi teta mientras que la otra aún
me apretaba el culo, él me disfrutó como un hombre hambriento en la línea de buffet.
Cerré los ojos y giré la cabeza hacia atrás, dejando que me devorara. Me dolía el coño
porque lo quería tanto, quería su gran polla dentro de mí para hacerme sentir como una
mujer. Fue una experiencia extracorpórea porque no me sentía como yo en absoluto. Me
sentía como la mujer más bella del mundo cuando me besó así.
Cuanto más apretaba mis curvas, más fuerte respiraba. Me agarró con tanta fuerza
que casi grité en su oído, pero me gustó la firmeza de su agarre, la forma en que me trató
como si pudiera manejar la presión.
Su mano empujó mi tanga sobre mi culo, y sus dedos se deslizaron hacia mi entrada.
Su brazo era lo suficientemente largo como para poder deslizar fácilmente dos dedos
dentro de mí, curvándose alrededor de mi culo para alcanzar mi coño.
Aspiré entre mis dientes cuando lo sentí penetrarme, mis ojos se cerraron cuando lo
sentí deslizarse en mi interior. Ahora podía sentir lo húmeda que estaba, sentir la humedad
mientras se atoraba entre mis muslos.

112
Mantuvo sus labios cerca de mi oreja. —Maldición, otra vez—. Él me acarició
lentamente mientras se giraba para mirarme a los ojos, para ver mi reacción a sus grandes
dedos dentro de mi pequeña rendija. Tenía la misma expresión que había tenido con la
mujer rubia, una mirada que decía que realmente estaba disfrutando esto.
Mis dedos empujaron sus boxers hacia abajo, colocándolos sobre sus caderas hasta
que su polla se liberó. Con una corona gruesa que parecía adecuada para un rey y un eje
que rivalizaba con un bate de béisbol, su polla probablemente era la fuente de su
arrogancia…y no podía culparlo por ello. Tenía la polla de un hombre,
impresionantemente gruesa y bellamente larga. La vena a lo largo del eje pulsaba,
conduciendo directamente a la corona. Lo miré de la manera en que él me miraba. —
Maldición…—. Era más grande que cualquier otro hombre con el que había estado, más
grueso que cualquier otro hombre con el que hubiera estado. Me haría una mujer
completamente nueva porque me extendería a una capacidad más amplia.
Salió de su ropa y zapatos, glorioso en su desnudez. Tenía el físico perfecto, fuerte,
alto y poderoso. Con piel bronceada y músculos tensos, era el tipo de hombre que podía
llevar a casa a una mujer diferente cada noche… lo que hacía. La única imperfección era
una cicatriz en su hombro izquierdo, una decoloración que mostraba que era una lesión
antigua, no una marca de nacimiento.
Me imaginé tomándome de espaldas, la mejor manera de venirme con un hombre.
Pero con una polla como esa, probablemente no importaba en qué posición estábamos.
Me moví a la cama y me puse a cuatro patas, con la espalda arqueada tan profunda como
pude para que mi trasero estuviera en el aire. Mantuve mi cabeza en alto y lo miré por
encima de mi hombro.
Se quedó mirando mi culo con su mano alrededor de su polla. Se sacudió lentamente
mientras miraba mi chorreante coño. Se las arregló para transferir mi humedad de sus
dedos a su longitud, dándose lubricante para penetrante más fácilmente.
Estudié la forma en que se movía su muñeca cuando se acarició desde la mitad de la
base hasta sus pelotas. Ni siquiera podía obtener toda su polla con el movimiento porque
era demasiado grande. No sabía cómo iba a encajar esa polla dentro de mí, pero una vez
que estuviera allí, nunca querría que se fuera.
Sacó un condón de sus pantalones y luego lo puso sobre su polla. Lentamente, bajó
el látex hasta que golpeó sus bolas, asegurándolo en su lugar para poder follarme con
fuerza sin que se resbalara. Dejó una bolsa grande en la parte delantera, como si planeara
darme una gran descarga.
Cuando finalmente dejó que sus rodillas se hundieran en el colchón, sentí la
inclinación de la cama mientras mi estómago se apretaba. Nunca había estado tan ansiosa
por ser follada por un hombre, por tener un pene hundido hasta el fondo, hasta que
golpeara mi cuello uterino.
Se colocó justo contra mi trasero y luego dirigió su punta a mi entrada.
Podía sentir el empuje, sentir la enorme lucha de la corona por hundirse dentro de mi
pequeño y apretado coño. Había estado con muchos hombres, así que no era virgen, pero

113
apenas podía hacer que encajara. No importaba lo excitada que estuviera, no era suficiente
para que se deslizara dentro sin resistencia.
Maverick agarró mi hombro y me mantuvo inmóvil mientras se empujaba dentro. La
corona finalmente me estiró para que pudiera hacer su entrada, deslizándose lentamente
a través de mi humedad para que el resto del eje pudiera seguir.
Jesucristo. Cerré los ojos porque dolía... dolía y se sentía tan jodidamente bien. Mi
coño no podía tomar otro centímetro. Su tamaño fue mi punto de ruptura, y sentí que
estaba perdiendo mi virginidad de nuevo.
Siguió hundiéndose hasta que sus bolas golpearon mi trasero. —Joder...—. Sus dedos
se clavaron en mi hombro mientras su otra mano me dio una palmada en el culo.
Jadeé porque se sentía tan bien. Apenas habíamos empezado, y ya quería correrme
en su polla. Quería arrodillarme e inclinarme ante este hombre por ser el regalo de Dios
para las mujeres.
Tiró de mi hombro hacia atrás, así que estaba arqueada, confiando en él para que me
mantuviera en este ángulo.
Enterrado profundamente dentro de mí, ambos brazos sosteniendo mi cuerpo contra
su pecho. Me dio unas cuantas bombeadas suaves, acostumbrándose a la tensión, antes
de que empezara a golpearme.
Me aferré a sus brazos para mantener el equilibrio y reboté con él, gimiendo fuerte,
sin poder contenerme desde el principio. Mi coño presionó su polla tan fuerte como su
polla me penetraba. Nuestros cuerpos se movían a la vez. Los dos luchando por estar más
cerca del otro.
Mi cabeza se inclinó hacia atrás, y gemí como una puta a quien se le pagó para que
gritara. —Dios... sí.
Sus manos se apretaron en mis brazos, y golpeó esa gran polla dentro de mí. —¿Te
gusta?
—Sí... sí—. Se sentía tan bien, que quería llorar. Golpeó mi punto dulce, satisfizo
mis antojos. Todo este tiempo, había estado teniendo sexo con niños, cuando debería
haber estado teniendo sexo con hombres.. Esta era una polla para mendigar. —No te
detengas... por favor—. Mis manos se movieron a mis nalgas, y las separé, solo para que
pudiera joderme aún más profundo.
Sus caderas trabajaron un poco más, y como una máquina, me jodió sin parar, su
resistencia merecía una medalla. Trabajó duramente para complacerme, para destrozar mi
coño con su circunferencia.
Me dolió todo el tiempo, pero me encantó el dolor. Me encantó la forma en que me
hizo sentir... como si nunca me hubieran jodido en toda mi vida. Me mordí el labio inferior
y gemí, con lágrimas en los ojos debido al dolor y al placer. En lugar de tomar minutos
para correrme, solo tomó un par de segundos. Mantuve las nalgas separadas y cerré los
ojos mientras el calor viajaba a través de mí, quemando las puntas de los dedos de las
manos y los pies. Un velo de deseo se extendió por mi visión, haciendo que todo fuera

114
borroso porque no podía concentrarme en ver... solo en sentir. No me importaba que
odiara a este hombre, que no quería que él tuviera un ego más grande que el que ya tenía.
Apreté su polla y gemí su nombre. —Maverick...—. Mis caderas comenzaron a rotar
automáticamente mientras las lágrimas brillaban en mis ojos. Siempre había sido de gemir
un poco cuando tenía un orgasmo, pero nunca de gritar. Pero ahora lloré por este hombre...
porque era muy bueno.
Un gemido escapó de su garganta. Él aumentó su ritmo solo un poco más, para darme
todo de sí mismo cuando se corriera. Duró lo suficiente para dejarme terminar, para
disfrutar cada segundo del orgasmo hasta que comenzó a desvanecerse como humo en el
techo.
Luego se corrió. Con un gruñido masculino, empujó su longitud profundamente
dentro de mí y se estremeció cuando lo soltó, explotó en el espacio del condón. Sus manos
se apretaron en mis brazos, y gimió de nuevo.
Mantuve las mejillas separadas, sabiendo que probablemente estaba mirando mi culo
cuando terminó.
Después de conseguir que me corriera así, podía mirar lo que quisiera.
Terminó y luego se retiró, haciendo que mi vagina se sintiera varias pulgadas más
ancha que antes de que me follara. Soltó mis brazos un segundo más tarde, dejando que
mi cuerpo cayera hacia adelante porque no lo había estado esperando.
Dejé caer mi cuerpo sobre el colchón porque estaba cansada y satisfecha. Mi coño
palpitaba debido a su tamaño, pero también palpitaba porque se sentía muy bien. Nunca
me habían follado así. Nunca me había corrido así.
Maverick desechó el condón en el baño y luego se puso la ropa. Él no me dijo ni una
palabra, ni siquiera me miró. Como si solo fuera un extraño que nunca volvería a ver, se
aplastó la camisa contra el estómago y luego salió.
No sabía lo que esperaba que hiciera. El sexo no cambiaría su comportamiento. Él
seguiría siendo el imbécil indiferente que siempre había sido. Irrumpiría en mi habitación
sin llamar y luego la dejaría con la misma brusquedad. No era una cita, así que no había
ninguna razón para que durmiéramos en la cama del otro.
A pesar de que aún no eran las ocho, me metí debajo de las sábanas y cerré los ojos
… me dormí unos minutos después.

115
CAPÍTULO 19

MAVERICK
Mi moto estaba en el suelo, oculta entre las altas hojas de hierba. Con un casco a
prueba de balas en la cabeza y el dispositivo de comunicación sujeto a mi oído, pude
escuchar lo que los hombres decían por el intercomunicador, incluido mi padre.
—Están a dos millas de distancia—. Mi padre dio órdenes al resto de los hombres,
cayendo tan bien en el papel de dictador. Su voz era nivelada y tranquila, a pesar de que
todo su propósito estaba en este evento.
—Lo tengo—. Me senté en el campo con las estrellas como compañía. Había otros
hombres ocultos a lo largo de la ruta, pero como eran invisibles, era fácil olvidar que
estaban allí. En esta noche de verano, las estrellas brillaban en lo alto, visibles porque
Florencia estaba a una hora de distancia. Una ligera brisa se movió a través de mi cuello,
dándome un respiro del casco y la chaqueta de cuero.
Mis pensamientos se desviaron hacia Arwen, pero cuando se volvieron sexuales, la
desconecté de mi mente. No podía permitirme distraerme con la buena follada que había
tenido hace un par de horas. ¿Quién diría que el sexo con tu esposa podría ser tan
divertido?
Un minuto después, los Hummers aceleraron por la carretera. Ramón se reunía con
uno de sus clientes para un negocio de drogas. Poco sabía que nunca lo lograría. Una vez
que se apagaron los faros y estaban a varios metros delante de nosotros, puse en marcha
mi moto y comencé a seguirlos. —Estoy detrás de ellos.
—Bien. Comenzaremos el asalto ahora. Agáchate detrás de ellos, no dejes que te
vean.
Seguí rastreando a los Hummers, manteniéndome a una buena distancia para que no
me vieran en sus espejos retrovisores. Vi las luces del equipo de mi padre más adelante.
Se cruzaron en la carretera y les bloquearon el paso.
Fue cuando los disparos empezaron a sonar.
El intercomunicador estaba en silencio.
Aceleré por la carretera, la motocicleta silenciosa en comparación con toda la
conmoción que se oía. Estaba a solo unos metros de distancia cuando algo sucedió.
Los gritos sonaron a través del intercomunicador.
Ahora mi padre no estaba tan tranquilo. —Necesito refuerzos.
Ramón era mi primera prioridad, pero no cuando la vida de mi padre estaba en riesgo.
No tenía que pensarlo dos veces antes de reaccionar, cambiando mi objetivo al instante.
—Voy en camino.
—No.— Gritó en el intercomunicador. —Consigue a Ramón. Él es todo lo que
quiero… —gritó sobre en la línea.

116
Mi muñeca hizo girar el acelerador y pasé a toda velocidad junto a los tres Hummers.
Las balas sonaban por todas partes, chispas de luz se veían en la oscuridad. Mis ojos
escanearon el entorno mientras buscaba a mi padre, tratando desesperadamente de
encontrarlo.
Me detuve patinando por el pavimento cuando vi a mi padre peleando contra dos
hombres. Cada vez que un arma apuntaba a su cara, se las arreglaba para golpearla antes
de tomar una bala en la cabeza. Él obviamente había sido desarmado. De lo contrario,
habría disparado a los gilipollas en ese mismo momento.
Salté de la motocicleta y corrí hacia la conmoción, sacando mi pistola mientras me
acercaba. Le disparé al primer hombre y lo obligué a tirarse al suelo, pero otro tenía su
arma apuntando a mi padre. Mi padre estaba demasiado ocupado mirándome con horror
como para darse cuenta.
—¡Muévete!—. Corrí hacia el hombre, apuntando mi arma para poder matarlo antes
de que pudiera apretar el gatillo. Pero incluso si mi disparo fuera suficiente para detenerlo,
su dedo apretaría el gatillo automáticamente. Solo tenía una opción.
Disparé mi arma y luego golpeé a mi padre, empujándolo al suelo.
Entonces el dolor subió por mi brazo, los nervios se dispararon en protesta. Me
habían disparado antes, y la sorpresa era la peor parte. Mi cuerpo entró inmediatamente
en modo de supervivencia, embotando los sentidos para mantener la calma de los sistemas
y no entrar en shock.
Me estrellé contra el pavimento y me agarré del brazo, sintiendo que la sangre
empapaba mi chaqueta.
Mi bala golpeó al hombre en el cuello, pero todavía estaba vivo.
Mi padre recogió mi arma caída y lo terminó. Cuando se volvió para mirarme,
esperaba ver terror paternal en sus ojos. Esperaba que me arrancara la chaqueta,
presionara y finalmente me diera respeto por lo que había hecho.
Pero no fue así.
—Te dije que consiguieras a Ramón.
Agarré mi brazo para detener el sangrado. —Me estás tomando el pelo, ¿verdad?
—No.— Se acercó a mí y presionó su pie contra mi herida. —Cuando te digo que
hagas algo, lo haces.
Gemí cuando la sangre se derramó. —¡Jesús!
Quitó el pie y siguió mirándome con decepción. El tiroteo comenzó a apagarse
cuando las tornas giraron. Nuestros hombres parecían haber ganado la ventaja, y los
hombres de Ramón no tenían oportunidad. Si Ramón huía, no llegaría muy lejos.
—Te salvé la vida, imbécil.

117
Con ese rostro helado, me miró como si fuera algo sucio en la parte inferior de su
zapato. —Mi vida no significa nada sin Ramón. Será mejor que esperes que no se haya
escapado. De lo contrario, pisaré tu brazo hasta que lo rompa.
***
A las seis de la mañana, regresamos a mi finca y nos dirigimos al granero que estaba
más apartado de la vista y alejado de todas las carreteras. Para cualquier observador,
parecía un granero ordinario, algo para que las vacas se resguardaran de la lluvia. Poco
sabían, se convertiría en una prisión.
No presenté una queja sobre mi brazo. Lo envolví con una gasa y presioné para
detener el sangrado, pero ahora que había pasado la adrenalina, todo lo que me quedaba
era el dolor. Monté en el asiento delantero con mi padre, Ramón noqueado en la parte
trasera.
Esta fue una puta pesadilla.
Aparcamos el Hummer y procedimos a arrastrar el cuerpo inconsciente de Ramón al
establo. Ayudé a pesar de que una bala todavía estaba alojada en mi carne.
Mi padre no se inmutó, ni siquiera le importaba.
Arrastramos a Ramón a la celda diseñada para encerrarlo. Tenía un balde de agua, un
cubo para cagar y heno en el suelo para dormir. Lo dejamos caer en el centro del establo
de hormigón, observando al bastardo tumbado inconsciente. Tenía una ventana en la parte
superior, pero era demasiado pequeña para que alguien pudiera atravesarla.
Mi padre le escupió antes de cerrar la puerta.
Estudié a mi padre mientras aseguraba el candado, preguntándome si se sentía
victorioso ahora que su enemigo había sido capturado.
Pero parecía el mismo hombre amargado de siempre.
—¿Y ahora qué?—. Mis trabajadores se mantendrían alejados de su celda. Uno de
mis hombres se aseguraría de que tuviera comida y agua todos los días, además de un
cubo nuevo para cagar. Pero sería inútil mantenerlo por mucho tiempo cuando no le
sirviera para nada.
—Nada—. Se alejó de la puerta y se dirigió de nuevo al coche.
—¿No vas a torturarlo de inmediato?—. Alcancé a mi padre, mi corazón latía muy
fuerte debido al dolor en mi brazo. Estallé en un sudor intenso porque se estaba volviendo
más difícil seguir adelante, me estaba debilitando por segundos.
—No—. Nos metimos en el coche. —Te lo haré saber cuando esté listo.
Después de todo este trabajo, ¿solo iba a dejarlo sentarse en una celda? Había
asumido que mi padre comenzaría a torturarlo de inmediato, incluso si él estaba
inconsciente.

118
Mi padre tomó el camino de tierra y se acercó a mi casa, listo para dejarme. Cuando
llegó, pisó los frenos en lugar de apagar el automóvil. Claramente esperaba que saltara y
caminara dentro sin otra palabra.
¿Cómo se convirtió mi padre en esto? —Estoy bien, por cierto.
Miró al frente, ignorando mi sarcasmo. —Te han disparado antes. Te dispararán de
nuevo algún día. Estarás bien.
—¿No estás en lo más mínimo preocupado?—. Levanté una ceja. —Podría haber
muerto.
Suspiró con molestia. —Pero no lo hiciste. Ahora entra. Ha sido una noche larga.
Me quedé en el auto, muy enojado, no sabía qué hacer. Si hubiera sabido que mi
padre iba a seguir siendo tan frío como antes, no me hubiera molestado en ayudarlo en
primer lugar. Me casé con una extraña para obtener esta información, pero él no reconoció
mi sacrificio. Tomé una bala por él, pero a él no le importó nada. No había nada que
pudiera hacer bien, solo mal. —Cumplí treinta años hace un par de semanas …—. Los
cumpleaños eran una celebración arbitraria. Ni siquiera me gustaban los cumpleaños.
Pero lo que más dolió fue que lo había olvidado. Mamá solía obligarnos a reunirnos
alrededor de un pastel de cumpleaños e intercambiar regalos. Lo que me hizo pasar una
velada memorable con nuestra familia fue su regalo, un regalo de amor. Ahora que ella
se había ido, el pegamento que mantenía a los cuatro juntos se había ido también. Ahora
solo éramos tres desconocidos.
Mi padre todavía no me miró. —¿Quieres que te dé un regalo o algo?
El sarcasmo en su voz me hizo desear no haber tomado esa bala por él. Si hubiera
hecho lo que me pidió, podría estar muerto ahora mismo. Habría llorado su muerte, ya
que esta triste conversación nunca habría tenido lugar. Finalmente, completamos el
trabajo que nos propusimos: hacer justicia a mi madre. Pero seguía siendo el bastardo frío
que despreciaba. Agarré el manubio y abrí la puerta. —Desearía haberte dejado tomar esa
bala…y desearía que te hubiera matado.
***
Me senté en el mostrador de la cocina con el brazo extendido. Abigail retiró la gasa
y reveló el daño. Tenía su kit de sutura listo para usarlo, pero todavía parecía
decepcionada cuando vio la herida que destruyó mi carne. —Señor. DeVille… ¿qué pasó?
Cogí el vodka del mostrador y tomé un trago. —Me dispararon, obviamente.
Ella era mi sirvienta, pero no dudó en regañarme. Me fulminó con la mirada antes de
tomar la toalla caliente y limpiar la sangre seca que se pegaba a la piel de mi hombro. —
No seas un listillo—. Cuando limpió toda la sangre, agarró unas pinzas y deslizó
suavemente las puntas dentro de mi carne para buscar la bala.
Tomé otro trago aunque no me gustaba el vodka.
El sonido de pasos rápidos terminó en la cocina, y el jadeo de Arwen entró en mis
oídos un momento después. —Oh, mierda …—. Ella se acercó a mí y vio a Abigail sacar
la bala de mi carne y dejarla caer sobre el plato que estaba sobre el mostrador. Las manos
119
de Arwen agarraron mi brazo sano, y ella parecía aterrorizada por la escena que se
desarrollaba frente a ella. —¿Estás bien?
—Si fuera a morir, habría ocurrido hace horas—. Observé a Abigail abrir su kit de
sutura y comenzar a cerrar la herida.
—Maverick—. Ella siguió mirándome, su mano agarrando mi brazo. —¿Qué pasó?
—¿No es obvio?— pregunté, todavía siendo un imbecil
—Si no te estuvieran suturando en este momento, te daría una bofetada—. Estaba en
un camisón negro, una blusa halter que era tan delgada que mostraba sus duros pezones
a través de la tela. Era difícil creer que habíamos estado jodiendo hace apenas doce horas.
Ahora me acababan de sacar una bala.
—Te ayudaría—. Abigail mantuvo sus ojos en sus manos, cerrando la herida con el
hilo.
—¿No deberías ir a un hospital?— preguntó Arwen.
—No—. Nunca fui a un hospital. Tendría que estar en mi lecho de muerte para
recurrir a eso.
—¿Y no crees que deberías?— preguntó Arwen con incredulidad.
—No. Me han disparado antes, no es un gran problema —. Mi padre ciertamente
pensó que no era nada de qué preocuparse.
Abigail terminó su tarea y luego recogió todo. —Le daré algunos antibióticos mañana
para asegurarme de que no contraiga una infección.
—Gracias, Abigail—. Bajé la manga de la camisa y salté del taburete.
Arwen me siguió. —¿Estás seguro de que estás bien? ¿A quién le disparan y se
comporta así?
—A los hombres—. Me dirigí hacia las escaleras.
Ella se pegó a mi lado. —¿Qué pasó esta noche? ¿Está bien tu padre?
Deseaba que no estuviera bien. —Tenemos a Ramón, está en el granero.
—¿Aquí?— preguntó ella sorprendida. —¿Por qué?
Porque eso es lo que mi padre quería… y siempre obtenía lo que quería. —Es
conveniente.
—¿Así que vas a torturarlo a un par de acres de distancia?—. Ella me siguió todo el
camino por las escaleras y hasta el pasillo que llevaba a mi habitación.
—Sí—. Llegué a mi habitación y entré, ansioso por tomar una ducha para lavar toda
la hierba y la sangre seca. —No estoy de humor para charlar. Sal para que pueda irme a
dormir.
—¿Cómo puedo dejarte solo cuando acabas de recibir un disparo?

120
En lugar de estar agradecido por su preocupación, estaba molesto. —No hay nada
que puedas hacer por mí. Ahora, déjame ir a dormir—. Empecé a quitarme la ropa sin
esperar a que se fuera. Ella ya me había visto desnudo, así que no importaba.
Ella estaba de pie junto a la puerta, todavía mirándome con esa mirada preocupada.
—No me obligues a decírtelo otra vez—. No quería ser un imbécil cuando su único
crimen era la compasión, pero esta noche no estaba de humor. —He estado levantado por
casi treinta y seis horas. No quiero hacer esto ahora.
—Dirás lo mismo por la mañana.
Sí, probablemente lo haría.
—Sé que hay algo que te está molestando, algo que me estás ocultando—. Con los
brazos cruzados sobre el pecho, me observó como si estuviera leyendo palabras que
aparecían en mi frente.
A mi padre no le importaba una mierda que muriera… ese era el secreto que estaba
ocultando a todo el mundo. —No es de tu incumbencia, Arwen. Ahora, vete a la mierda
de aquí, antes de que te eche yo mismo.

121
CAPÍTULO 20

ARWEN
Cuando bajé a desayunar al día siguiente, Maverick no estaba a la vista. —¿Ya se fue
a trabajar?
—No—. Abigail se paró en el fregadero y lavó los platos que había usado para
preparar el desayuno. —Él está descansando en la cama hoy. Le dije que si se movía, no
tendría nada para comer. Hizo la llamada correcta y decidió quedarse quieto.
—Bien—. No debería estar corriendo con una herida como esa. —¿Algo que pueda
hacer para ayudar?
—No creo que haya nada que alguien pueda hacer. El Sr. DeVille puede ser un
bastardo a veces … —. Abigail era una mujer en sus cuarenta y tantos años, alguien que
era un sirviente iel pero también decía lo que pensaba. Y su corazón parecía estar en el
lugar correcto. —Todo lo que podemos hacer es esperar que él obtenga el descanso que
necesita. Pero ya sabes cómo es él…
Sí, él era un gran bastardo. —Sí, lo Sé.
Me dirigí al tercer piso y caminé por el pasillo hacia su habitación. La puerta estaba
cerrada, así que golpeé mis nudillos contra la madera, pensando en el momento en que lo
había espiado cuando estaba jodiendo a alguien. Fue una gran violación de su privacidad,
pero no pude evitarlo… y no me arrepentía. Me llevó a tener la mejor noche de sexo en
mi vida.
Su profunda voz sonaba como un tambor distante. —Adelante.
Entré y lo vi sentado en la cama. Sin camisa y solo con sus pantalones de chándal
encima de las sábanas, su gasa blanca era visible alrededor de su hombro. Él estaba
hojeando su teléfono, probablemente asumiendo que yo era Abigail que había venido a
limpiar.
Cerré la puerta detrás de mí. —Te ves mejor hoy.
Cuando escuchó mi voz, levantó la vista de su teléfono y abandonó lo que estaba
haciendo. Estaba más tranquilo que ayer, y la sombra a lo largo de su mandíbula era más
gruesa porque se había saltado el afeitado esa mañana. Sus ojos eran del mismo color que
su café en la mesita de noche, marrón oscuro. —¿Sí?—. Como si no hubiéramos tenido
relaciones sexuales hace unos días, era frío y hostil.
Me senté en el borde de la cama. —Quería ver si había algo que pudiera hacer por ti.
—No—. Miró su teléfono otra vez.
Este hombre no podía aceptar elogios. Tampoco podía aceptar ayuda. Él no podía
aceptar nada. —Puedo ayudar en la fábrica si necesitas algo. O si solo quieres compañía,
yo también puedo ayudarte con eso.
—Sé que no me conoces muy bien, pero no soy muy hablador.

122
—Sí… me di cuenta de eso.
Bajó su teléfono de nuevo. —Entonces vete.
Sabía que no tenía problemas en ser comprensivo conmigo si yo estaba sufriendo.
Sea lo que sea, él estaba allí para mí. Ni una sola vez se burló de mí. Siempre se metía en
la muleta que sostenía mi pena. Pero por la razón que sea, no me dejaría hacer lo mismo
por él. Guardaba todo en su interior, negándose a reconocer lo que le estaba molestando.
—No confías en nadie, ¿verdad?
Sus ojos se volvieron lentamente hacia mí, estrechándose ligeramente como si esas
palabras golpearan un nervio sensible. —No. Pero tú tampoco confías en nadie.
—Eso no es cierto… confío en ti.
Colocó su teléfono en la cama junto a él, aún luciendo fuerte a pesar de la lesión que
sufrió. Su pecho todavía estaba tan fuerte como siempre, los poderosos músculos latían
constantemente bajo su piel apretada. —No deberías.
—¿Por qué no? Prometiste que nunca me harías daño y mantuviste esa promesa.
Estás ahí para mí en mis tiempos más oscuros. Nunca me has rebajado cuando ya me
sentía terrible. Siempre me recoges. Confío en ti más que nadie en este mundo.
—Dijiste que no te gustaba.
—No siempre me gustas, pero confío en ti. Puedes ser un gilipollas a veces, pero eso
no significa que seas un mentiroso. Estás ahí cuando importa, y eso es lo que cuenta.
Él desvió la mirada.
—Me dijiste que éramos aliados. Si eres mi aliado, eso significa que soy el tuyo.
Se volvió para mirarme. —¿Cuál es tu punto?
—Que puedes confiar en mí. Te conozco lo suficientemente bien como para ver
cuando algo te está pesando, cuando tienes una roca en cada hombro. Te conozco lo
suficiente como para ver la irritación en tus ojos … y sé que no tiene nada que ver
conmigo. Obviamente no tienes a nadie con quien hablar, pero puedes hablar conmigo.
Lo miré fijamente y esperé que él se abriera conmigo y me contara lo que pasó anoche.
—Maverick…
—¿Por qué quieres tanto que te hable?
—Porque me preocupo por ti. Me sentí feliz cuando regresaste, pero me sentí
devastada cuando vi que te habían disparado. Me alegro de que estés bien … lo digo en
serio—. La única vez que él se estremecía era cuando algo sincero salía de mi boca. Sus
ojos parpadearon y se tensó un poco, como si mis palabras lo lastimaran en lugar de
ayudarlo. Cuando vi que él no respondería de ninguna manera, finalmente me rendí. No
entendía a este hombre, y si nunca me dejaba entrar, nunca lo entendería. Me di la vuelta
y miré la pared de su habitación.
El silencio se prolongó durante mucho tiempo, como si Maverick no tuviera nada
que decirme. Estaba cerrado como una puerta de acero. Nada podía pasar, ni siquiera una

123
llave. Eventualmente, su profunda voz rompió el silencio. —Mi padre es la razón por la
que me dispararon.
Mis ojos permanecieron en la pared, pero mi corazón comenzó a apretarse de dolor
y rabia. Lentamente me volví hacia él, asombrada por lo que acababa de escuchar.
Apoyó la cabeza contra la cabecera y miró hacia otro lado, como si el contacto visual
fuera demasiado para él. —Se suponía que iba a perseguir a Ramón pero sabía que mi
padre estaba en problemas escuchando las comunicaciones. Busqué a mi padre … no lo
pensé dos veces. Cuando llegué allí, disparé a uno de los hombres. Pero otro estaba a
punto de matar a mi padre. Lo empujé fuera del camino y tomé la bala …
Arriesgó su vida para salvar a su padre … a pesar de que era un imbécil. Si eso no
era lealtad, no sabía qué era.
—En lugar de estar contento, se sintió decepcionado. Pisó mi brazo y lo hizo sangrar
más. Dijo que lo único que importaba era Ramón…y que era un estúpido por
desobedecerlo.
—¿Le salvaste la vida, y esa fue su respuesta?
Una expresión herida apareció en su rostro, pareciendo perdido. —Sí.
No me gustó su padre desde el momento en que lo conocí, pero no pensé que fuera
capaz de algo tan malicioso.
—Y me disparó antes … cuando no se salió con la suya.
Mis ojos se ensancharon.
Su mano se movió a su herida. —El mismo lugar, en realidad. Al menos las cicatrices
estarán en un solo lugar…
—Cabrón.
Él se encogió de hombros. —Tan estúpido e insignificante como suena, no se acordó
de mi cumpleaños. Realmente me molestó por alguna razón, me hizo darme cuenta de lo
mucho que mi madre mantenía a los cuatro juntos.
¿Qué clase de padre era? —¿Ustedes cuatro?—. Nunca le pregunté si tenía un
hermano. Si lo tenía, no lo vi en la boda.
—Tengo una hermana menor.
—Oh… ¿me encontré con ella en la boda?—. Había un montón de gente alrededor
ese día.
Sacudió la cabeza. —Ella no estaba allí.
¿Qué tipo de familia era esta?
—Sé que tu padre hizo algo estúpido, pero incluso cuando tu madre se había ido, él
todavía te amaba. Lo respeté por eso. Todo lo que dije en el funeral…lo dije en serio—.
Finalmente, volvió la cabeza hacia atrás y me miró, encontrando la fuerza para encontrar

124
mi mirada cuando había dolor en sus ojos. —Cuando mi padre me dejó ayer, dije que
deseaba que estuviera muerto … No pareció importarle.
La historia de Maverick me hizo extrañar más a mi padre. Siempre fue cariñoso y
amable conmigo, nunca restó importancia a su amor ni siquiera frente a sus amigos.
—No entiendo cómo tu padre puede ser de esa manera. No hay excusa. ¿Por qué sigues
hablando con él?
—Nuestras vidas están demasiado entrelazadas. Solíamos trabajar juntos, la
compañía de quesos es técnicamente suya porque todavía es de la familia, y supongo que
pensé que las cosas podrían cambiar cuando tuviéramos a Ramón. Podría darle el cierre.
Es difícil de creer, pero cuando mi madre todavía estaba aquí, él era un buen tipo. Era
cariñoso, recordaba mi cumpleaños. Pero después de lo que le pasó a ella … toda su
compasión desapareció. Se convirtió en una persona completamente diferente.
Cuando mi madre murió, mi padre también era diferente. Pero nunca dejó de amarme
por eso. —Eso no es excusa…
—No, no lo es. Pero supongo que todavía espero que regrese… algún día.
Eso nunca iba a suceder. Pero mantuve mi opinión para mí misma.
—Ahí está. Te lo dije todo. ¿Y ahora qué? —. Se volvió frío otra vez, como si
estuviera resentido conmigo por abrirse.
—Ahora, puedo compartir tu dolor. Ahora, puedo entenderte. Ahora, puedo hacer
que te sientas menos solo—. Mi mano se movió hacia la suya, y entrelacé nuestros dedos,
exactamente como lo había hecho en el funeral. Miré nuestras manos unidas y sentí dolor
en mi corazón. Él no se merecía esto. Ningún hijo merecía ser tratado tan mal por su
padre. —Gracias por decírmelo.
—No me ibas a dejar solo hasta que lo hiciese.
—Pero aún así…— Levanté mi mirada y encontré la suya.
Me observó durante mucho tiempo, sus ojos castaños un poco menos hostiles. Él no
apartó su mano y dejó que nuestros dedos descansaran juntos. Incluso cuando tenía dolor,
todavía tenía la expresión más hermosa, su mandíbula tan apretada, que parecía estar
meditando todo el tiempo. Pero esa mirada era sexy en él.
—Me di cuenta de que tienes un televisor aquí—. Estaba colgado en la pared sobre
la chimenea, directamente frente a su cama.
Me miró, sin saber por qué había dicho eso.
—Ya que no tienes nada que hacer hoy, ¿qué tal si vemos películas juntos? Podemos
ver un par de tus favoritos y yo puedo ver un par de los míos.
—No veo televisión.
—Entonces, ¿por qué lo tienes?— contesté.
Él sonrió levemente, como si supiera que me había superado. —¿Honestamente?
Cuando veo porno, lo veo en la tele. Más fácil que usar una computadora portátil.

125
Era una cosa sucia que decir, pero lo admiraba por ser honesto. Era una de las cosas
que me gustaba de él, el hecho de que no le importaba mi opinión. Si pensaba que era un
gilipollas, todavía actuaría como un gilipollas. —No pensé que vieras porno.
Él arqueó una ceja, como si acabara de decir algo loco. —Si un hombre te dice que
no mira pornografía, está lleno de mierda. Solo para que lo sepas.
—Eso no es lo que quise decir. Parece que entiendes mucho lo real…
La esquina de su boca se levantó en una sonrisa. —A veces se necesita mucho trabajo.
Solo quieres bajarte y terminar con eso. Sin hablar. Sin la cosa de tomar una copa. Sin
pijamadas.
—Bueno … ¿qué tal si encontramos algo para ver?
—¿Quieres ver porno?— preguntó, aligerándose un poco más.
—No.— Golpeé su mano juguetonamente. —Quiero decir, encontremos una película
para ver, una que no esté clasificada X.
—¿No te gusta el porno? Deberías darle una oportunidad.
—Me gusta el porno— dije honestamente. —Simplemente no lo veo en mi televisor.
Y probablemente no lo veo tanto como tú.
Él casi hizo una doble toma en mi respuesta. —No pareces una mujer que estaría
interesada en eso.
—Te dije que era buena en la cama. No obtuve mis movimientos solo de la
experiencia …
Ahora me miraba con nuevos ojos. —Tal vez tengas razón…tal vez podamos ser
amigos.
Puse los ojos en blanco y me puse de pie. —Me voy a cambiar. Volveré en un
momento.
—Podrías tomar una de mis camisas. No es que no te haya visto desnuda.
Abrí uno de sus cajones y saqué una camisa, algo que me quedaba bien y que me
cubría como una manta. —Está bien—. Me metí en el baño.
—No puedes cambiarte aquí?
—No. No solo puedes ver esto cuando te da la gana.
—Tú eres mi esposa…
Sonreí antes de cerrar la puerta. —Y eso significa que dirijo el espectáculo.

126
CAPÍTULO 21

MAVERICK
Pasé el día en la cama, viendo películas.
No había hecho eso desde que era un niño.
Y nunca había tenido a una mujer en mi cama si no era para follar. Arwen se tendió
a mi lado bajo las sábanas, comiendo palomitas de maíz que Abigail trajo hace una hora.
Se quedó en su lado de la cama y no trató de acurrucarse conmigo.
Bueno. Porque la habría rechazado.
Cuando la película terminó, ella apoyó la cabeza en su mano y me miró. —¿Qué
piensas?
—La pornografía hubiera sido mejor.
Ella puso los ojos en blanco pero se rió al mismo tiempo.
Aún me sorprendía haberle contado tanto sobre mi vida. Nunca le conté nada a nadie,
ni a mis amigos ni a mi hermana. La idea de compartir esos pensamientos y sentimientos
íntimos me hacía sentir débil. En realidad, decirlo en voz alta me hizo sentir como un
gatito.
Pero también me hizo sentir mejor.
Ya no sabía qué era esta mujer para mí. En el exterior, ella era sólo mi esposa. Pero
en realidad, ella era mi amiga… y alguien que me atraía.
¿Cómo podría no hacerlo? Incluso con el pelo desordenado y una camisa holgada,
todavía era impresionante. Había un trocito de palomita atorado en sus dientes, pero de
alguna manera lo encontré lindo en lugar de grotesco. Terminé pasando todo el día con
ella, sin hacer absolutamente nada.
No era el tipo de hombre que no hacía nada. La única razón por la que lo hice hoy
fue porque mi lesión me obligó a hacerlo. Pero gastarlo con ella lo hizo parecer un poco
menos insoportable.
Puso el tazón vacío en la mesita de noche y luego miró la hora en mi despertador. —
Wow…el tiempo vuela cuando te estás divirtiendo.
Seguí su mirada y me di cuenta de que ella tenía razón. Habíamos pasado todo el día
en la cama, comiendo y viendo lo que ella elegía. No me aburrí como pensaba que lo
haría.
Ajustó su almohada y luego volvió a acostarse, su cabello cayendo perfectamente
sobre el suave algodón. Las sábanas estaban alrededor de su cintura, y mi camiseta no
encajaba bien con sus curvas porque era demasiado grande. Pero ella se encontraba en la
posición perfecta, en el ángulo perfecto, y se veía hermosa.

127
Sus gruesas pestañas proyectaban una ligera sombra sobre sus ojos azules. A veces
su rímel manchaba mis fundas, pero a mí no me importaba lo más mínimo. Era la primera
mujer en llevar una de mis camisetas a la cama, y se veía mejor en ella de lo que nunca
se vió en mi.
Ahora ignoré la televisión y la miré a ella. Mi mente volvió a la noche cuando me
rogó que la follara. Todas sus restricciones desaparecieron, y finalmente se rindió al deseo
palpitante entre sus piernas. Mi polla se hundió dentro de ella, encontrando un hogar
dentro de esa rendija húmeda. Ella tenía el culo más sexy, así que estaba feliz de follarla
de esa manera, como si fuera una perra en celo. Me quedé mirando su culo cuando llegué,
enamorado de las hermosas curvas de su cuerpo.
El dolor en mi hombro disminuyó cuando la excitación se hizo cargo. Ahora quería
tomarla de espaldas, mirar esas tetas sexy mientras la follaba con fuerza en el colchón.
Quería ver su expresión cuando llegara. Escuchar su gemido era tan hermoso como
cuando cantaba, pero quería verlo con mis propios ojos, ver sus labios gruesos mientras
ella gritaba.
Ella seguía viendo la televisión, ajena a mis intenciones.
Mi polla se endurecía en mis pantalones de chándal cuanto más la miraba. Desde
nuestra noche juntos, no habíamos discutido lo que pasó. Parecía ser un recuerdo que
ninguno de nosotros quería mencionar. No estaba seguro de lo que sucedería cuando
termináramos. Disfruté follándola, así que asumí que me gustaría follarla de nuevo.
Definitivamente quería follarla de nuevo.
Quería una relación casual en la que no habláramos de eso todo el tiempo. Parecía
que ella podría manejarlo. Después de todo, ella fue la que asumió que me obsesionaría
con ella…lo cual era ridículo.
Así que fui a por ello.
Rodé hacia ella y luego metí la mano en su cabello, capturando su atención mientras
bajaba la cabeza. Mis labios encontraron los suyos, con sabor a mantequilla de las
palomitas de maíz. Mi mano libre subió por su muslo hasta que mis dedos sintieron el
suave material de sus bragas. Una vez que mi boca estuvo sobre la de ella, sentí que la
electricidad quemaba mi columna vertebral de arriba abajo. Incluso golpeó mi pene,
haciéndolo temblar con una sacudida. Mi hombro gritaba en agonía, pero eso no era
suficiente para detenerme.
Sus labios dudaron al principio porque no había estado esperando mi beso. Pero una
vez que lo sintió, su mano fue a mi pecho desnudo, y clavó sus largas uñas en mí. Después
de unas cuantas respiraciones, ella me besó más fuerte, dándome su lengua desde el
principio.
Ella era una buena besadora.
Entramos en ritmo de forma natural, tomando y cediendo en perfecta sucesión. Sabía
cómo chupar su labio inferior para hacer que sus uñas se clavaran en mí un poco más
fuerte, e hizo un movimiento sexy con su lengua que era tan increíble, que mi polla casi

128
se pasó a través de mis pantalones deportivos. Podía sentir la dureza de su anillo cada vez
que me tocaba, la pieza de joyería que la unía a mi a los ojos del mundo.
Agarré la parte de atrás de sus bragas y lentamente comencé a bajarlas, pero me quedé
quieto cuando sentí el dolor en mi hombro. Una explosión caliente de agonía recorrió los
nervios y me paralizó.
Arwen dejó de besarme cuando me sintió tenso. La excitación se fue apagando
lentamente en su mirada, reemplazada por la preocupación. Era de la misma forma en que
me miraba cuando se dio cuenta de que me habían disparado. Era como si realmente le
importara…que era más de lo que la mayoría de la gente podía decir.
Mis labios volvieron a los de ella porque quería seguir adelante. Me negué a rendirme
a la debilidad, a dejar que mi dolor me retuviera. Me habían disparado antes, y mantuve
mi rutina diaria, sin dejar que mi lesión se convirtiera en un obstáculo. Aunque me doliera
más esta vez, no permitiría que eso me frenara.
Agarró mi brazo sano y me obligó a rodar sobre mi espalda. —Maverick, estás
herido.
—Estoy bien—. Me levanté de nuevo.
Ella me empujó hacia abajo, creando una explosión de fuerza que desmentía su
pequeña estatura. —No.
—Nadie me dice que no.
—Bueno, eso está a punto de cambiar—. Ella mantuvo una mano plantada en mi
pecho y luego se sentó a horcajadas en mis caderas, sentada justo en mi polla dura y
manteniéndome inmóvil. —Cuanto más te empujes, más tardarás en curarte.
—¿Crees que me importa?
—Debería. ¿Y por qué lastimarse haciendo algo que podría hacer yo? —. Agarró su
camisa y lentamente se la quitó sobre la cabeza, revelando su cuerpo perfecto en un sostén
negro. Ella tiró la camisa a un lado y luego se estiró detrás de su espalda para desabrochar
el sujetador.
Una vez que sus tetas estaban en exhibición, cerré la boca. Eran el mejor par de tetas
que había visto nunca. Carne encantadora con pequeños pezones, eran perfectas para
follarlas. También eran perfectas para mirar. Mi polla se contrajo contra su trasero.
Se pasó los dedos por el pelo y luego se lo tiró por encima del hombro, mirándome
con una mirada fresca y segura. Ahora estaba sentada solo en sus bragas, un linda tanga
rosa que se veía tan hermosa contra su piel pálida.
Mis dedos encontraron su camino en el material, quedando envueltos en el encaje
mientras mi respiración aumentaba. Mi polla ya podía imaginar lo apretado que estaría su
coño, lo bien que se sentiría estar dentro de ella. Me movi con más fuerza contra ella,
emocionado por la desaparición de las bragas para poder deslizarme dentro.
Tomó la parte superior de mis pantalones deportivos y boxers y los bajó, dejando que
mi ansiosa polla se liberara, ya babeando en la punta. Los bajó hasta que mis bolas

129
quedaron libres de la tela antes de subir por mi cuerpo y ponerse encima de mí, con su
largo cabello castaño arrastrándose por mi piel.
Mis manos fueron inmediatamente a sus tetas, mis pulgares rozaron sus pezones
como guijarros. Apreté la carne firme y la miré a los ojos, ya no estaba frustrado por no
ser el que estaba arriba.
Se inclinó y me besó, dándome su lengua de inmediato.
Gemí en su boca y apreté sus tetas, escabulléndome en la nube del sexo.
Ella me besó con la misma sensualidad que antes, tomándose su tiempo cuando sintió
mis labios. Cuando su lengua pasó por la mía, fue la cosa más sexy de todas. Incluso
cuando tomó todo el control, de alguna manera lo hizo sexy. Siempre estuve a cargo, pero
no me importó entregar las riendas.
De repente se separó, dejando mis labios en agonía mientras se daba la vuelta. Con
su culo en mi cara, se inclinó y arrastró su lengua por mi polla, comenzando con la punta
y moviéndose hacia la base.
Santa mierda.
Cogió mi polla y luego se la metió en la boca, deslizándose hacia abajo mientras mi
polla se movía más y más profundamente por su garganta.
Y su hermoso culo estaba en mi cara.
Joder, podría correrme en ese momento.
Mis manos apretaron sus nalgas cuando sentí que su boca cálida me chupaba una y
otra vez. Respiré fuerte, apenas capaz de mantener los ojos abiertos porque me estaba
acelerando. Mi polla quería disparar directamente en su garganta profunda.
Le quité el tanga y la miré fijamente, el agujero pequeño y sexy que me atormentaba.
Más lejos, miré hasta que su vagina fue revelada, brillando con la excitación que se
alineaba en sus perfectos labios.
Si ella seguía así, me correría antes de que tuviera la oportunidad de complacerla.
Ella empujó mi polla más profundo en su boca, tan lejos que casi se atraganta. Luego
se dio la vuelta y se quitó la ropa interior de las caderas para quedar completamente
desnuda.
Mis brazos automáticamente me empujaron hacia arriba, así que me apoyé contra la
cabecera, mi polla gorda empapada en su saliva. Mis ojos estaban un poco desenfocados
porque estaba tan duro que apenas podía controlarme. La imagen de su trasero en mi cara
se quedaría conmigo para siempre, e incluso reemplazaría mis videos porno por un
tiempo.
Se sirvió de mi mesita de noche y sacó el montón de condones que estaban allí. Mi
anillo de bodas estaba en el fondo, intacto desde el día en que me lo quité al final de
nuestra recepción. Con toda la confianza en el mundo, rasgó el paquete de aluminio
mientras sostenía mi mirada, como si el dolor ardiente en sus piernas no fuera suficiente

130
para interrumpir su compostura. Bajó el látex sobre mi polla y, como lo había hecho un
millón de veces, lo hizo rodar hasta la base.
Nunca había querido a una mujer más en mi vida.
Ella se sentó a horcajadas en mis caderas una vez más, y con su mano puso mi pene
en su entrada, lentamente se bajó sobre mi longitud, hundiéndose hasta que tuvo cada
pulgada alojada profundamente dentro de ella. Sus pezones se endurecieron, su
respiración se volvió irregular y giró la cabeza hacia atrás como si no hubiera estado
esperando una polla tan grande.
Mis manos fueron a sus caderas, y la apreté con fuerza, mis dedos cavando en la
carne más suave que jamás había sentido. Mi polla palpitaba dentro de ella, sintiéndose
en casa en su perfecto coño. Respiré hondo y sentí que mis pulmones se estiraban mientras
todos mis nervios se disparaban de placer. El dolor en mi hombro fue olvidado.
Sus brazos se envolvieron alrededor de mi cuello, y presionó su cara contra la mía,
su respiración llenando el silencio entre nosotros. El televisor se desvaneció en un ruido
de fondo que ninguno de nosotros notó. Sus bonitos ojos estaban fijos en mí, su vagina
se expandía para tomar cada centímetro de mi polla.
Mis dedos amasaron su culo perfecto, apretando el músculo y separándolo mientras
me imaginaba ese culo sexy sentado sobre mi polla. Estaba enterrado hasta la empuñadura
dentro de ella y muy feliz, olvidando todas las tonterías que sucedieron la noche anterior.
Me estaba follando a mi esposa y amando cada segundo de ello.
Ella comenzó a moverse hacia arriba y hacia abajo, arqueando la espalda al mismo
tiempo para sentir realmente los surcos de mi polla. Observó mi expresión como si la
hubiera excitado la forma en que me había excitado la suya. Mirándonos a los ojos, nos
retorcimos y jadeamos en éxtasis.
Maldita sea, ella sabía montar una polla.
Agarré su culo y la ayudé en sus movimientos, acelerando el ritmo porque quería
follarla muy fuerte. Quería machacar ese coño como si nunca hubiera sido follado antes.
Pero yo era el que estaba sentado sobre mi trasero, así que tuve que obligarla a hacerlo.
Ella tomó el desafío.
Gimió en mi cara, los ruidos que hacía tan innatamente sexys. Ella tocó las notas más
hermosas, como las teclas de un piano. Reconocí la voz melódica que usaba en el teatro,
la forma en que se proyectó a sí misma a un auditorio lleno de gente. Como resultado, sus
gemidos sonaban como una canción erótica.
La cosa más sexy que jamás había escuchado.
Le azoté el culo mientras me montaba. Quería follarla toda la noche, follarla hasta
que se corriera una y otra vez. Mi polla quería vivir dentro de este coño para siempre,
visitar su boca cálida y su culo apretado de vez en cuando. Protegía a esta mujer mucho
más de lo que ella creía, y pensé que merecía sexo caliente a cambio. Tenía que trabajar
para mi protección, trabajar si quería ser una oveja ingenua que vivía en un prado sin
preocupaciones. Como el lobo, nunca bajé la guardia. Me asomé a la noche y vi monstruos
131
mientras otros asumían que eran sombras. Anticipé lo peor y esperé lo mejor. Nunca
dormí, no a menos que supiera que mis ovejas estaban a salvo.
No, a menos que supiera que mi esposa estaba a salvo.
***
Me tomó días recuperarme. Tal vez fue un proceso más lento que la última vez porque
ya me habían disparado en la misma área antes. Los nervios y el tejido se dañaron
permanentemente sin posibilidad de reparación, y ahora acabo de agregar más
combustible al fuego.
Arwen pasó un tiempo en mi habitación y me hizo compañía.
Nos jodimos mucho.
Se subió a mi regazo y me jodió una y otra vez.
No me importaba lo más mínimo.
Cada noche, ella se disculpaba y se iba a dormir a su habitación.
Bueno. Porque no quería ser un asno y echarla.
Finalmente me puse de pie otra vez, la herida se cerró sin signos de infección.
Todavía dolía un poco, pero a menos que comience a moverlo de nuevo normalmente,
tardaría mucho más en curarme. Me di una ducha y me preparé para el día, saltándome
mi rutina habitual en el gimnasio porque mi cuerpo todavía no estaba listo para eso.
Cuando bajé, Arwen ya estaba allí. Miró su teléfono mientras comía tostadas, huevos
y verduras salteadas. Su café estaba muy caliente. Levantó la vista cuando me vio sentado
frente a ella. —Te ves bien.
Nunca podría recibir un cumplido, ni siquiera ahora. Ignoré lo que dijo y me serví
una taza de café.
Arwen ignoró mi silencio y tomó un sorbo de su taza. —¿Vas a volver a trabajar hoy?
—Sí.
—Tómalo con calma. No te excedas.
—No te preocupes por mí, ¿de acuerdo?—. Solo porque estábamos jodiendo bastante
a menudo no significaba que le debía nada a ella. En lo que a mí respecta, todavía éramos
dos personas que vivían bajo el mismo techo, y nada más.
—Si no estuvieras escabulléndote en la noche y te dispararan, no tendría que
preocuparme.
Tomé un trozo de pan tostado y lo unté con mantequilla. —No necesito que te
preocupes por mí, así que no te preocupes.
Ella arqueó un poco la ceja. —Si no me preocupo por ti, ¿quién lo hará?

132
Era algo cruel decir eso, pero probablemente merecía oírlo. Ella fue la que me
consoló en mis días más oscuros, me consoló incluso cuando me negué a mostrar mi
dolor. —Solo porque estemos durmiendo juntos no significa que nada haya cambiado.
—Nunca dije que nada había cambiado.
—Pero estás actuando como si te debiera algo.
Ella negó con la cabeza ligeramente. —Me debes algo, tu amistad. Tú eres quien me
dijo que éramos aliados. Puedes dejar de alejarme cada vez que nos acerquemos. Confía
en mí, no estoy buscando nada más que sexo de ti. Así que puedes cortar la mierda y
relajarte.
Esta mujer no era como las demás. —Sólo quiero que siga siendo así.
—Al igual que yo. Pero me gustaría que seamos amigos y que dejemos de ser unos
imbéciles el uno con el otro—. ¿Por qué no podemos tener eso?
Supongo que estaba demasiado asustado para acercarme a alguien. Mi madre se había
ido, mi padre me odiaba y mi hermana se fue del todo. Perdí a todos los que me
importaban, y eso apestaba. Dicen que es mejor haber amado y perdido que no haber
amado en absoluto… pero eso era una tontería. —Simplemente no quiero nada más.
—¿Qué te hace pensar que alguna vez querría más de ti?—. Su ceja todavía estaba
levantada. —Creo que eres un buen chico, Maverick. Obviamente estoy atraída por ti.
Pero no estoy buscando hacer de este matrimonio una relación real. Tú y yo somos tan
diferentes que nunca funcionaría de todos modos. Pero no veo por qué no podemos tener
un cierto sentido de confianza y amistad. Espero que lleves a casa a las mujeres que
quieras y yo me reuniré con hombres. A veces nos juntaremos, pero eso es todo. Todo lo
que quiero de ti es una especie de cercanía… porque estoy muy sola.
Mantuve mis comentarios inteligentes cuando reveló algo tan vulnerable. Nunca me
había dicho eso antes, admitió que no era la mujer fuerte que proyectaba ser.
Ella se encogió de hombros. —Siempre he querido enamorarme y casarme… pero
ahora no puedo. La lógica diría que debería intentar enamorarme de ti, pero esa chispa
simplemente no está ahí. Dicen que las personas se enamoran dentro de las primeras
cuarenta y ocho horas de conocer a alguien. Si no ha sucedido ahora, entonces claramente
no somos el uno para el otro. Pero si realmente vamos a ser marido y mujer por el resto
de nuestras vidas, debería haber una base sólida entre nosotros. Deberíamos poder confiar
el uno en el otro, especialmente cuando ninguno de nosotros tiene a nadie más.
Era fácil creerle porque parecía tan genuina. Nunca tuve la impresión de que su
preocupación por mí surgiera de algo romántico. Tal vez ella realmente se preocupaba
por mí de una manera amistosa. —Bien. Luego seremos dos personas que tienen
relaciones sexuales ocasionales, que son honestas entre sí y que son amigas. Pero lo digo
en serio cuando digo que nunca seremos nada más. Seguiré durmiendo con quien quiera
y espero que hagas lo mismo —. Me gustaba mi vida tal como era. Podía darle una alianza
y una amistad, pero esa era la medida de mi generosidad.
—No tengo ningún problema con eso.

133
Calibré su expresión cuando lo dijo, y parecía que lo decía en serio.
—Sin embargo, tengo una pregunta.
Me tensé automáticamente, temiendo que ella me lanzara una bola curva.
—Mi padre dijo que necesito permanecer casada contigo para siempre. ¿Pero es eso
realmente cierto? Dentro de diez años, ¿estaré realmente en peligro? Para entonces, sus
enemigos se habrán movido. Voy a ser olvidada ¿Es realmente necesario que este
matrimonio sea infinito?
El mismo pensamiento cruzó mi mente hace meses. Sabía que ella estaba
preguntando porque estaba buscando esperanza. Quería saber que todavía podría cumplir
con el hombre de sus sueños y establecerse, que este arreglo no era para siempre. —No
sé lo que va a pasar. Cuando alguien muere, el mundo sigue girando. La gente cambia su
enfoque a otras cosas.
—Eso no respondió mi pregunta.
—Lo sé, porque tu pregunta no puede ser contestada. No soy un adivino que pueda
ver el futuro. Es posible que el polvo se asiente y el mundo olvide que tu padre vivió. Tal
vez eso suceda en dos años, tal vez veinte. O tal vez nunca sucederá en absoluto.
Tendremos que ser pacientes y ver. En mi experiencia, el mundo avanza rápidamente. La
gente se adapta, persigue la próxima gran cosa. Y en el inframundo, todo cambia en una
fracción de segundo. Encontrarán un pez más grande para atrapar y se olvidarán de ti.
—Entonces, ¿crees que nuestras probabilidades son buenas?
Me encogí de hombros. —Le prometí a tu padre que me casaría contigo para siempre.
Entonces, al final del día, tendremos que ver.
—Entonces, ¿podría irme ahora mismo si quisiera?
—Puedes irte cuando quieras, pero no lo recomiendo.
—¿Eso significa que la gente está detrás de mí?—. Ella abandonó su café y el
desayuno, inclinándose sobre la mesa mientras consideraba lo que había dicho.
Tomé mi café e ignoré su pregunta.
—Maverick.
Mantuve su mirada pero continué callado. —Déjame preocuparme por eso, ¿de
acuerdo?
Sus ojos cayeron lentamente cuando la verdad la golpeó en la cara. Sus hombros
comenzaron a ceder, y la audacia que siempre llevaba puesta se había ido. Ella no era la
mujer astuta con una actitud hecha de fuego. Ahora estaba asustada… el miedo escrito en
su cara. —¿Por qué no me lo dijiste?
—Porque eres mi oveja. Se supone que debes mantener la cabeza baja y pastar. Soy
el lobo, y ahuyentaré a los otros perros. Así es como funciona esto. Por eso te casaste
conmigo.

134
Eso no ahuyentó su miedo. Ella todavía parecía asustada. —¿Quién es? ¿Qué quieren
de mí?
Querían violarla, y luego cobrar dinero para que otros hombres la pudieran violar.
—No importa lo que quieran, no lo conseguirán.
Se recostó en su silla, desconcertada pero también tocada. Ahora ella entendía lo
fundamental que era para su supervivencia. Si no estuviera cerca, habría sido capturada
hace mucho tiempo. —Gracias…
Ella no necesitaba agradecerme. La protegí porque obtuve algo a cambio. Ahora
continuaría haciéndolo porque era un hombre de palabra. —No tengas miedo, oveja.
Mientras viva, nada podrá lastimarte… lo prometo.
***
Estaba sentado en mi escritorio en la fábrica cuando mi padre me llamó.
La última vez que hablé con él, le dije que deseaba que estuviera muerto.
Conociéndolo, él fingiría que nunca sucedió.
Respondí. —¿Sí?
—Encuéntrame en el granero—. Él colgó.
Escuché cómo la línea se apagaba cuando mi sospecha fue confirmada. A mi padre
le importaba poco que deseara que estuviera muerto, no significaba nada. Cuando dije
esas palabras, las dije en serio, pero también esperaba que estimulara una conversación,
que finalmente discutiríamos la naturaleza demoníaca de nuestra relación. Todo saldría a
la luz y podría decirle cómo me sentía… pero ahora me di cuenta de que era inútil.
Nada cambiaría jamás.
El alma de mi padre murió el día que mi madre murió. Todo su amor y compasión
desaparecieron también. Todo lo que quedaba era un anciano amargado y odioso.
Subí a la camioneta y conduje varios acres hasta que llegué al granero en la distancia,
el olor de las vacas entrando por mi nariz en el momento en que abrí la puerta. El establo
era enorme, lo suficientemente grande como para albergar a todos mis animales durante
las peores tormentas.
Entré y me detuve en la escena delante de mí.
Dos mujeres estaban atadas, sus rodillas contra la pila de heno debajo de ellas. Sus
muñecas estaban atadas detrás de sus espaldas, y sus bocas estaban cerradas con cinta
adhesiva. La mayor tenía lágrimas corriendo por sus mejillas. La más joven parecía ser
una adolescente, y ella estaba en estado de pánico, gritando contra la cinta que mantenía
su boca cerrada.
Levanté los ojos y miré a mi padre de pie frente a ellas. —¿Qué diablos es esto?—.
Cerré la puerta del granero detrás de mí para que nadie más pudiera ver las actividades
criminales que mi padre estaba haciendo, no es que dirían una maldita palabra.

135
Con el asesinato en sus ojos, no se vio afectado por las dos mujeres sollozando a sus
pies. —La esposa y la hija de Ramón —. Le dio una patada a la madre, obligándola a
aterrizar de costado sobre el heno, gimiendo cuando la golpeó justo en la caja torácica.
Había visto a mi padre hacerlo peor, por lo que no me sorprendió su crueldad, pero
me sorprendió su locura. —¿Y qué vas a hacer con ellas?
—Exactamente lo que Ramón le hizo a mi esposa.
Mi mandíbula casi se cae al suelo. —Padre…
—Su hija es bastante bonita—. La miró, una niña que no podía tener más de veinte
años. —Y joven. Ramón observará mientras violamos y torturamos a su familia.
Jesús jodido cristo —¿Has perdido tu puta mente?
Caminó hacia la puerta donde Ramón estaba encerrado. Usó su llave y luego abrió la
puerta. Ramón echó un vistazo a su familia y corrió.
Mi padre lo golpeó en el estómago y luego lo obligó a volver. —Muévete, y las
mataré a las dos.
Ramón se derrumbó contra la pared, horrorizado por la vista.
Mi padre agarró a las dos mujeres y las arrastró a la celda.
Ramón las agarró de inmediato y las acunó en su costado a pesar de que no podía
protegerlas de la amenaza de mi padre. —Caspian, no hagas esto. Haz lo que quieras
conmigo, pero no…
—¿No qué?—. Mi padre se adentró más en la celda. —¿Qué no viole a tu esposa?
¿De la misma forma en que violaste a la mía?
Ramón cerró la boca, sabiendo que no podía discutir con las palabras que salieron de
la boca de mi padre.
—¿Qué no viole a tu hija?— preguntó mi padre. —De la misma forma en que tus
hombres violaron a mi esposa? Mi hijo la tomará primero, y luego lo harán mis hombres.
Cuando ambas supliquen por la muerte, las torturaré y las colgaré en este granero, para
que puedas ver cómo se descomponen sus cadáveres en el calor toscano —. Se retiró del
establo.
—¡Caspian, escúchame!—. Ramón se puso de pie con dificultad. —Te daré lo que
sea…
Mi padre se dio la vuelta. —Lo único que quiero es a mi esposa. Dámela, y vamos a
cancelar todo esto.
Ramón respiró con pánico, su rostro cubierto de sudor mientras trataba de pensar en
una solución a este problema, para evitar que su esposa y su hija murieran de forma
horrible. Pero el dinero no podía solucionar este problema. Nada podría solucionar este
problema.

136
Mi padre agarró la puerta. —Eso es correcto… la mataste—. Él cerró la puerta de un
golpe y luego puso el candado. —Disfruta tu última noche con tu familia. Comenzamos
mañana—. Como si nada hubiera pasado, mi padre caminó hacia las puertas del granero.
Mis ojos lo siguieron antes de que mis pies hicieran lo mismo. —No puedes hablar
en serio.
—Lo hago—. Abrió las puertas y se acercó a su camioneta. —Él obtiene exactamente
lo que merece.
Quería justicia para mamá tanto como él, pero sabía que ella no querría esto. Ella no
querría que hagamos daño a dos personas inocentes. —No te hará sentir mejor. No hará
que perder a mamá sea más fácil.
Se dio la vuelta, lanzándome otra mirada de decepción. —Pensé que esto era lo único
en lo que estábamos unidos. Ahora me estás diciendo que eres un cobarde.
—No soy un cobarde. Simplemente no quiero violar a alguien —. Justo cuando pensé
que mi padre no podía empeorar, lo hizo. Justo cuando pensé que no podía ser más cruel,
lo era. Había perdido por completo su sentido de la humanidad.
—Yo tampoco quiero violar a esas mujeres, pero tenemos que hacerlo.
—Pero no lo haremos.— Moví mis brazos. —Mamá no querría esto. Sí, ella querría
que mataras a Ramón pero no que lastimaras a su familia. No tuvieron nada que ver con
esto.
—Y ella tampoco.— Él ya había tomado una decisión, y no iba a cambiarla. Mostró
la frialdad de una estatua que estaba en la nieve, su expresión petrea.
—Ramón no me tocó ni a mí ni a Lily.
—Pero Lily es una lunática en una institución mental, y mi hijo es un cobarde.
—Ella no está en una institución mental… está en rehabilitación.
—Lo que sea—. No importaba. A él no le podía importar menos. —Estamos
haciendo esto.
—No lo haré —. No me importaba si mi padre me odiaba por siempre, pero no iba a
violar a alguien. No era un hombre bueno, pero tampoco era malo. Además, no tenía
absolutamente ningún deseo de obligar a una mujer a hacer nada. Tengo más coño del
que puedo manejar. —¿Y crees que mamá querría que te folles a alguien? ¿Que violes ha
una mujer inocente y a una niña?
—No importa lo que ella quiera. Necesito que Ramón sufra como yo sufrí.
—¡Pero eso no cambiará nada!—. Elevé mis brazos de nuevo. —Mamá está muerta,
y ella no va a volver. Este lío no va a curar tus heridas. Las estás haciendo más grandes,
haciendo que se infecten —. Ahora entendí por qué no torturó a Ramón de inmediato.
Incluso antes de que lo capturara, mi padre sabía que iba a llevarse a la familia de Ramón
y no me dijo nada porque sabía que nunca lo aprobaría.

137
Una vez más, mi padre me miró como si yo no valiera nada. —Tengo un montón de
hombres que estarán encantados de hacerlo. No debería haber dependido de ti en primer
lugar.
—Sí… no deberías haber dependido de mí para violar a nadie—. Mi madre rodaría
en su tumba si supiera que yo hice algo así. Ella estaría gritando ahora mismo si supiera
que mi padre iba a hacer esto. —No hagas esto. Por favor. No me casé con Arwen para
poder violar y asesinar a personas inocentes —. Nunca le rogué a nadie que hiciera nada,
pero mi orgullo no podía impedir que lo hiciera ahora.
Abrió la puerta de su camión y se volvió para mirarme. —Métete en mi camino y te
mataré a ti y a tu esposa.

138
CAPÍTULO 22

ARWEN
Después de que terminé mi actuación en la ópera, me cambié de ropa en el vestidor
y luego me deslicé por la parte de atrás para dirigirme a mi automóvil en la parte trasera
del edificio. Por lo general, la calle estaba desierta y había mucho espacio para estacionar
debido a que estaba designado solo para el personal. Con mis llaves en la mano, me
acerqué a mi Mercedes negro.
—Arwen—. Una voz profunda sonó detrás de mí, masculina y autoritaria.
Sabía que no era Maverick, pero me di la vuelta para evaluar al hombre que me
seguía. Tenía flores en la mano, lirios y rosas, y llevaba una camisa con cuello y
pantalones, como si hubiera estado en la audiencia hace unos minutos. Para colmo, era
guapo.
Él me sonrió antes de acercarse. —Está bien, sé que esto parece súper espeluznante,
así que déjame explicarte. Les pedí a los muchachos del escenario que te las entregaran,
pero dijeron que ya te habías ido. Recibí tu nombre del programa que reparten. Así es
como terminé aquí… persiguiéndote en la oscuridad como un bicho raro.
Parecía tan incómodo, me di cuenta de que era algo a lo que no estaba acostumbrado.
—Quería que tuvieras esto. Pones bastante en el show.
—Gracias—. Le quité las flores y, automáticamente, las olí. —Son hermosos.
—Y esperaba poder invitarte a salir… a pesar de que veo ese hermoso diamante en
tu mano izquierda. No soy el tipo de persona que normalmente va por mujeres casadas,
pero me robaste un poco mi corazón en el momento en que te vi.
Nunca me quitaba el anillo a menos que estuviera en casa. Ahora era una extensión
de mí, una pieza de joyería que alardeaba porque me encantaba… a pesar de que en
realidad no significaba nada. —Mi esposo y yo tenemos una relación abierta …—. No le
daría los detalles porque era un secreto que necesitaba ocultar.
—Eso funciona muy bien para mí. Entonces, ¿puedo llevarte a cenar?
Me encantaría ir caminando a un restaurante y compartir una botella de vino, una
reunión espontánea con un guapo desconocido. Toda mi vida estaba por delante de mí, y
cualquier cosa podía pasar. Si solo fuera algo ocasional, realmente podría disfrutarlo.
—Realmente no puedo estar en público. ¿Qué tal si pedimos una pizza y vamos a tu casa?
Su sonrisa se amplió, como si la sugerencia fuera mejor que la que él había pensado.
—Perfecto.
***
El sexo era bueno. Fue imprevisto y espontáneo, y el misterio fue tan emocionante
que hizo que el sexo fuera mejor de lo que realmente era. Este hombre guapo podría ser
cualquier persona, un amante a largo plazo o tal vez el hombre del que me enamoraría.

139
Maverick me dio la esperanza de que todavía podría tener todos mis sueños. Cuando
pasara el tiempo suficiente, podríamos dejar la farsa y firmar los documentos de divorcio
para que pudiéramos ir por caminos separados. Podría casarme de la manera correcta.
Enamorarme de alguien primero, y luego prometer amarlo por el resto de mi vida.
Tuve que admitir que el sexo con Maverick era mejor. Era más grande, más
dominante, y podía besarse más magistralmente que cualquier otra persona. Pero eso fue
solo sexo casual entre dos amigos, y no significó nada para ninguno de los dos.
Me acuesto en la cama junto a Henry, su cuerpo desnudo envuelto alrededor del mío.
Tenía cabello rubio oscuro y ojos azules, completamente diferente a Maverick en todos
los sentidos. Era fuerte y musculoso, pero no tenía el físico cincelado al que estaba
acostumbrada.
Henry pasó sus dedos por mi espalda.
Maverick tenía la impresión de que volvía a casa y tenía que decirle si mis planes
habían cambiado. Si no le escribía un mensaje de texto por lo menos, haría estallar mi
teléfono con su mal genio. No le importaba a dónde iba ni con quién me acostaba. Solo
quería saber dónde estaba y cuándo volvería a casa. —Déjame llamar a mi esposo y
avisarle.
Sus ojos se entrecerraron ligeramente, claramente sorprendidos por la mecánica de
mi matrimonio. —Wow, ustedes están muy abiertos.
—Sí… somos buenos amigos.
—Si fueras mi esposa, no te compartiría con nadie—. Se inclinó y me besó el cuello
y el hombro, devorándome con los labios ansiosos.
Quería quedarme y dejar que los besos continuaran, pero si no hacía esa llamada
ahora, nunca la haría. Entonces Maverick me gritaría. —Volveré enseguida—. Me
levanté de la cama, agarré mi teléfono y entré a la sala de estar. Me paseé por el suelo
desnudo. Coloqué el teléfono en mi oído y lo escuché sonar.
Respondió después de un par de timbres. —¿Todo bien?—. Con voz profunda y
amenazadora, Maverick de alguna manera sonaba enojado todo el tiempo. Estaba irritable
y frío, haciéndolo parecer un poco desalmado. Se preocupaba por algunas cosas, pero era
tan pedregoso que se negó a preocuparse por otras. Pero esta noche, parecía
particularmente nervioso.
—Sí. Solo quería decirte que no estaré en casa hasta mañana. Conocí a alguien.
Silencio.
Esperaba que rechazara mi anuncio como si no importara, pero estaba tan callado en
el otro extremo, parecía que había colgado. —¿Está bien…?
—Está bien—. Escupió las palabras con dureza, como si no fuera nada bueno.
No tenía sentido. Me acababa de dar un largo discurso sobre cómo yo nunca
significaría nada para él, cómo el sexo sería casual y nada más. Pero ahora parecía tan
enojado, estaba furioso. —¿Qué pasa?

140
—Nada.
Vivir con este hombre me había enseñado mucho sobre su compostura, sobre la
forma en que su tono cambiaba cuando algo estaba en su mente. También podía leer bien
sus expresiones, saber cuándo intentaba mantenerme a distancia para que no descubriera
sus secretos. —No es nada. Ahora dime...
—Buenas noches, Arwen—. Él colgó.
Escuché cómo se apagaba la línea, sin tener idea de por qué estaba tan molesto. No
podía ser yo. Él no era celoso o posesivo. Eso significaba que era algo más … tal vez algo
importante.
Regresé a la habitación. —No puedo quedarme esta noche. Lo siento.
El gimió. —Eso es muy malo. ¿En otro momento entonces?
—Por supuesto. Eso suena bien —. Levanté mi ropa del suelo y comencé a vestirme.
—¿Se dio cuenta tu marido de que estaba cometiendo un error al dejarte dormir con
otro hombre?
—No. Está molesto por algo más y se niega a decirme qué es —. Me puse el vestido
y luego me puse los tacones. —Así que voy a averiguarlo. A veces, los hombres pueden
ser tan difíciles… y mi esposo es el hombre más difícil que conozco.
***
Llegué al tercer piso y noté que la puerta de su oficina estaba abierta.
Estaba sentado en su escritorio, una botella de whisky a su lado sin un vaso, y sus
labios descansaban contra sus dedos unidos. Tenía los ojos cerrados, como si estuviera
ignorando una migraña o pensando en algo particularmente inquietante.
Entré, mis tacones anunciando mi presencia.
Levantó la barbilla de sus dedos y me miró, la sorpresa en su rostro mostrando que
claramente no había estado esperando que entrara por la puerta. Sus ojos marrones
estaban llenos de malicia, y si esa botella hubiera sido nueva, se había bebido la mitad él
solo. Me miró por un momento antes de que su mirada se apartara. —¿Por qué estás aquí?
Me acerqué al sofá y me quité los tacones. —Porque estás enojado por algo.
—Siempre estoy cabreado.
Con los pies descalzos volví a levantarme y me acerqué a su escritorio. —No, no
siempre—. Agarré la botella y la arrastré hacia mí. —Ahora, dime lo que te está
molestando.
—Deberías haberte quedado en la cama con tu novio—. Se recostó en su silla,
poniendo distancia entre nosotros cuando me acerqué demasiado. Las únicas veces que
lo hacía era cuando realmente estaba molesto por algo.

141
—Él no es mi novio. Y tú eres más importante —. Tomé un trago directamente de la
botella y luego la devolví a su escritorio.
Continuó mirándome, con rabia en sus ojos.
—No te preocupes. No lo beberé todo —. Acerqué la botella hacia él. —Estoy aquí
ahora, así que también puedes decirme qué está pasando. Puedo decir que estás enojado
por la forma en que tus hombros están encorvados, por el tono desdeñoso en tu voz.
Estuvimos de acuerdo en que éramos amigos, y los amigos se dicen cosas.
Me observó durante mucho tiempo, todavía como una estatua. Se puso de pie
inesperadamente, su estado físico le dio la gracia de moverse rápida y fluidamente. Agarró
la botella del escritorio mientras se dirigía a uno de los sillones.
Me senté frente a él, tal como lo hice cuando fumamos y bebimos juntos por primera
vez.
Tomó otro trago antes de dejarlo. Cuando sus codos se apoyaron en sus rodillas y su
cuerpo se inclinó hacia delante, su ropa se apretó contra su poderoso cuerpo, mostrando
cuán fuerte era él. Si alguien más se moviera así, solo destacaría sus defectos. Se frotó las
manos, las venas sobresalían de su piel bronceada.
Esperé a que él dijera lo que pensaba, que me dijera qué le preocupaba tanto.
—Mi padre ha perdido la cabeza por completo… y no sé qué hacer al respecto. No
creo que haya nada que pueda hacer al respecto.
Mi padre había sido el faro en mi vida, la base bajo mis pies. Nunca pasó un día que
no supiera que me amaba. Pero la relación de Maverick con su propio padre no podría ser
más diferente.
Tomó otro trago y luego se frotó un lado de la cabeza con la palma de la mano.
—¿Qué hizo él?
Con los ojos bajos, negó con la cabeza, como si no quisiera decirlo. —Ramón capturó
a mi madre, la violó, la torturó y luego la mató. Por eso mi padre quería tanto a Ramón…
para hacerle justicia a mi madre.
Esta era una noticia vieja para mí, pero me mantuve paciente y me quedé callada.
—Pensé que era extraño que mi padre mantuviera a Ramón en el establo durante
tanto tiempo. Él ha estado allí por casi una semana…
Fue extraño, Caspian trabajó muy duro para capturar a ese hombre, pero una vez que
lo tuvo, lo abandonó.
—Pero todo tuvo sentido cuando fui al establo esta tarde—. Maverick todavía no
podía mirarme, como si fuera demasiado difícil encontrarme con la mirada y decir las
palabras. —Mi padre capturó a la esposa e hija de Ramón… y tiene la intención de
violarlas y torturarlas.

142
Cuando las palabras cayeron en mis oídos, finalmente entendí por qué Maverick
estaba tan perturbado. A su padre le faltaba un corazón o una conciencia, pero esto era
sorprendente, incluso para él. —Qué…?
—La hija tiene unos veinte años. Me dijo que la violara mientras el violaba a la
madre—. Se pasó las manos por la cara como si la conversación lo hubiera marcado.
—No puedes hablar en serio—. Las acciones de Ramón fueron inexcusables. Se
merecía ser destrozado en pedazos. Pero su esposa y su hija… no tuvieron nada que ver
con esto. —Es probable que esas mujeres no tengan idea de que Ramón le hizo eso a tu
madre. No son diferentes a un extraño en la calle. Él no puede hacer esto.
—Lo sé… eso es lo que le dije. Cuando me negué a violar a la niña, me miró como
si lo hubiera apuñalado por la espalda—. Él dejó caer las manos y volvió a agarrar la
botella. —Dijo que sus hombres darán un paso adelante y harán lo que yo no puedo…—
Tomó otro trago, esta vez un trago mucho más grande.
Este hombre era malvado. —¿Quién diablos le dice a su hijo que viole a alguien?
Se quedó mirando la botella, su mirada sin vida. —Te lo dije… Es una puta pesadilla.
Mi madre no querría esto. Le dije eso, pero él no escuchará. Le dije que no lo haría sentir
mejor, pero él tampoco me escuchó.
—¿Dónde están ahora?
—Encerradas en el granero con Ramón. Mi padre quería que estuvieran juntos por
un día más… solo para empeorar las cosas cuando se lleve a las mujeres.
Comprendí que era un hombre afligido que había perdido el amor de su vida, pero
esto era una locura. —No puedes dejar que haga eso, Maverick—. Esas dos mujeres eran
simplemente personas que estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado.
—Traté de convencerlo de que no lo hiciera.
—Bueno, inténtalo de nuevo—. ¿Cómo podré sentarme sin hacer nada cuando esas
dos mujeres sean torturadas mañana? —Entiendo por qué Ramón tiene que morir. Él
debería morir. Pero su esposa y su hija no hicieron nada malo.
—Estoy de acuerdo, pero mi padre no lo ve de esa manera. Ramón torturó a su
esposa, por lo que quiere torturar a la suya.
—Eso no lo hace correcto—. No pude mantener mi voz baja. Lentamente, subió más
y más alto.
—Lo sé.
—Y Ramón no te tocó a ti ni a tu hermana, entonces, ¿por qué tu padre arrastró a la
hija de Ramón a esto?
Sacudió la cabeza. —Porque es un psicópata.
—Tienes que hacer algo, Maverick. No puedes simplemente sentarte allí y poner la
otra mejilla. Estas mujeres serán violadas y torturadas hasta la muerte. No está bien.

143
Inclinó la cabeza. —No tengo ninguna opción.
—Si que tienes. Sácalas del granero. Esta es tu propiedad.
—Es una propiedad heredada. Todavía tiene parte de propiedad sobre el lugar.
—Lo que sea— siseé—. Liberarlas. Sácalas de aquí.
Levantó la barbilla para mirarme. —No hay nada que pueda hacer. Mi padre no puede
ver la razón cuando se trata de esto. Si las saco del granero y parece que se escaparon
ellas mismas, él simplemente las perseguirá de nuevo. Si las libero yo mismo, las
perseguirá de nuevo. No hay nada que pueda hacer. Su mente está decidida y nada la va
a cambiar.
—Entonces, ¿simplemente te rindes?— le pregunté con tristeza. —Esas son personas
inocentes …
—Ni una sola vez he dicho que soy un buen chico. No soy el héroe que salva a la
damisela en apuros. No creo que estas mujeres merezcan lo que les espera, pero no voy a
morir por ellas. Si a Ramón realmente le importara mucho proteger a su familia, no iría a
hacer enemigos con gente como mi padre. No tuvo que violar y asesinar a mi madre. Esa
fue su decisión, y él tiene que vivir con ella.
Nunca abogaría por la defensa de Ramón pero su esposa y su hija eran una historia
diferente. —Tu madre no querría esto…
—Pero ella no está aquí— dijo con amargura. —No importa lo que ella quiera.
—Si importa. No puedes dejar que se salga con la suya.
Ambas manos se apretaron en puños, como si estuviera perdiendo la paciencia. —La
única manera de evitar que esto suceda es matando a mi padre. Odio al hijo de puta con
pasión, pero no quiero meter un par de balas en su cráneo. Entonces, ¿tienes una idea
mejor?
Me senté allí con temor en mi corazón, sabiendo que no podía idear un plan que
solucionara el problema. Había visto a Caspian con mis propios ojos y había entendido
lo distorsionado que era su sentido de la realidad. Incluso si Maverick se las arreglaba
para ayudar a estas mujeres, Caspian las perseguiría de nuevo. Su única posibilidad de
supervivencia era regresar a dondequiera que estuvieran, y que los hombres de Ramón
pudieran protegerlas. De alguna manera, Caspian las había secuestrado la primera vez,
pero sería casi imposible hacerlo por segunda vez.
Cuando no dije nada, suspiró. —No está bien, pero no hay nada que alguien pueda
hacer. Mi padre ha tomado una decisión y nada lo cambiará. Yo digo que simplemente lo
olvidemos…—. Agarró el cuello de la botella y la apoyó en su muslo.
Sabía que Maverick tenía una perspectiva muy diferente de sí mismo. Se consideraba
frío y cruel, la imagen de su padre. Pero si eso fuera cierto, no intentaría quitarse las
penas, reprimir los recuerdos porque eran demasiado difíciles de soportar. Lo estaba
matando por dentro saber que esto estaba pasando… porque a él le importaba.

144
Había algunas cosas que no me gustaban de su persona, pero cuanto más lo conocía,
más lo respetaba. Era cruel a su manera, pero también era extremadamente amable… y
generoso. Él había sido mi roca desde el principio, el brazo en el que me apoyé para pasar
lo malo. Nuestro matrimonio era una farsa, pero confiaba en él de la misma forma en que
cada esposa confiaba en su marido.
¿Por qué su padre no lo veía de la misma manera? No como una decepción… sino
como un buen hombre del que debería estar orgulloso.
***
Colocando la linterna entre el cuello y el hombro, enfoqué la luz en la puerta para
poder agarrar la manija y deslizarla para abrirla. Eran las tres de la mañana, y el cielo
estaba tan oscuro que las estrellas y los planetas parecían luces de Navidad que cubrían
el cielo. Empujé hacia adentro y vi las pilas de heno en el suelo.
Todas las puertas de los cubículos estaban abiertas, excepto una.
Había ganchos clavados en la pared, un lugar para colgar llaves. Solo había un set,
así que asumí que eso era lo que necesitaba. Las agarré y luego me moví hacia la puerta,
mis pasos ruidosos contra el heno debajo de mis pies.
Sus cuerpos se agitaron al otro lado. —Papá …—. La chica le susurró a su padre
cuando me escuchó deslizar la llave en la puerta.
—Están aquí —. Otra voz femenina se oyó en el silencio.
En el segundo en que abriera esta puerta, Ramón podría vencerme. No tenía un arma,
y si dejaba ir a Ramón, eso no sería correcto. No era una fanática de la violencia, pero él
necesitaba ser castigado por lo que había hecho. Así que no podía dejarlo ir… solo a las
mujeres. —Mi nombre es Arwen. Maverick es mi marido. Me dijo lo que se supone que
sucederá en la mañana.
Estaban en silencio, sin moverse ni respirar.
—No creo que sea correcto. Creo que Caspian lo está llevando demasiado lejos.
Entonces, quiero dejarlas ir… pero primero tengo que hacer un trato contigo.
—Por favor, déjanos ir—. La mujer mayor se volvió agresiva, golpeando sus puños
contra la puerta. —Por favor. Al menos deja ir a mi hija.
Escucharla era tan malo como el horror que imaginaba. —Las dejaré ir a ambas…
pero Ramón tiene que quedarse. No tengo un arma, así que no puedo mantenerte dentro
de esta celda una vez que la abra —. Tal vez ser honesta no era la mejor manera de hacerlo.
Él podría simplemente derribar la puerta, matarme y luego salir corriendo. —Así que
tienes que hacer un trato conmigo. Cuando abra la puerta, te quedaras quieto… y dejas ir
a las mujeres. Si me das alguna razón para dudar de ti, me marcharé. Entonces, necesitas
decidir qué tipo de hombre quieres ser. ¿Quieres salvar a tu esposa e hija? ¿O quieres ser
un cobarde?
Se susurraron el uno al otro, sus voces apenas audibles.

145
No les tomó mucho tiempo tomar una decisión. Ramón habló a continuación. —Por
favor, salva a mi familia…
Podía escuchar la sinceridad en su voz, la forma en que se agrietaba con la emoción.
Podía escuchar su corazón palpitante, su gratitud. Era solo una oración, pero transmitía
mucho. —Está bien…—. Giré la llave y abrí la puerta.
Ramón las estaba abrazando a ambas, dejando que su esposa llorara contra su pecho
mientras su hija gemía. —Te amo—. Él besó a cada una en la cabeza. A pesar de lo que
había hecho, todavía era un hombre… alguien con sentimientos y un corazón roto.
Era casi demasiado difícil de ver.
La hija salió primero, seguida por la madre un momento después. Las dos tenían
lágrimas corriendo por sus caras, sabiendo que esta era la última vez que lo verían.
Comencé a cerrar la puerta de nuevo.
Ramón presionó su palma contra la madera, manteniéndola abierta.
Me tensé, temiendo haber caído en su trampa. Era mucho más grande que yo, mil
veces más fuerte.
—Gracias…—. Él sostuvo mi mirada antes de dejar caer su mano y dejó que la puerta
se cerrara.
Lo cerré todo y puse la llave de nuevo en el gancho.
—¿Y ahora qué?—. La madre tenía su brazo alrededor de su hija, con los ojos
hinchados por las lágrimas.
—Os voy a meter en el maletero de mi coche y os sacaré de aquí. Entonces puedes
quedarte con el coche y conducir a donde quieras ir.
Me miró con incredulidad, como si no pudiera creer que un extraño haría algo así.
—¿Por qué estás haciendo esto?
Mi respuesta fue simple. —Porque es lo correcto.
***
Me levanté tarde esa mañana, ya que me había escapado de la casa en medio de la
noche. No volví a la cama hasta casi las cinco. En el momento en que me desperté, ya
había pasado la hora del desayuno. Bajé las escaleras y esperaba poder almorzar
temprano.
Los flashbacks de la noche anterior volvieron a mí, de salir de la puerta mientras la
seguridad me observaba de forma extraña. Cuando llegué a la carretera, abrí el maletero
y entregué las llaves. Ambas mujeres me abrazaron porque estaban muy agradecidas.
Luego caminé de regreso a la puerta y regresé a la casa.
Cuando entré en el comedor, Maverick todavía estaba allí. Normalmente, estaría en
el trabajo en este momento, pero se sentó frente a su taza de café como si hubiera estado

146
allí durante horas. Vestido con una camiseta negra y jeans, se veía casual, sus planes para
el día no estaban claros.
Me dejé caer en la silla y llené mi taza de café.
Los ojos de Maverick seguían mirando por la ventana, el color expreso de su mirada
coincidía con el contenido de su taza. Su línea de la mandíbula era suave después del
afeitado matutino, pero todavía se podía ver una sombra de barba porque había vuelto a
crecer en el momento en que pasó la navaja de afeitar sobre el área. Era un hermoso día
de verano, y el brillo exterior se reflejaba en sus fríos ojos. No se volvió para mirarme,
ya sea ignorándome o tan enfocado que no se dio cuenta de que me había sentado junto a
él.
Quedaban algunas tostadas sobrantes, así que unté la mermelada sobre el pedazo de
pan frío. El café apenas estaba tibio también, pero como llegué tan tarde, no me quejé.
Después de la larga noche que había tenido, tenía más hambre que de costumbre. Correr
toda la noche me hizo abrir el apetito.
Minutos más tarde, finalmente volvió su mirada hacia mí.
Con la expresión más sutil, podía mostrar su rabia perfectamente. Su pecho subió y
bajó a una velocidad ligeramente rápida porque estaba lívido. Sus ojos transmitieron su
furia porque no había parpadeado una vez desde que me había sentado a su lado. Ahora
me miró como si yo no fuera una amiga, una amante o su esposa. Me miró como si me
hubiera marcado como el enemigo. —Las dejaste ir, ¿verdad?
Sabía que la seguridad lo notificaría cuando regresara a la finca a pie en medio de la
noche. El coche había desaparecido, y no tenía ninguna explicación para lo que le sucedió.
Tonta, pensé que había una posibilidad de que me saliera con la mía cuando él no derribó
la puerta de mi habitación para estrangularme.
Continuó mirándome como si estuviera esperando una respuesta.
Esa mirada fue tan aterradora que rompí el contacto visual y miré mi taza.
Su mirada todavía estaba ardiendo. —Les diste tu coche y las dejaste escapar.
Bebí de mi taza, sintiéndome como un niño que estaba evitando la expresión
aterradora de un padre. Estaba demasiado asustada para mirar hacia arriba, demasiado
asustada para enfrentar cualquier castigo que me diera. Nunca me puso una mano encima
ni me hizo sentir insegura, pero tampoco usó ese tono de voz conmigo.
—Mírame.
Bajé mi taza y finalmente levanté mi mirada para encontrarme con la suya.
Ahora, él estaba aún más lívido. —Me dijiste que éramos aliados. Los aliados no se
apuñalan por la espalda de esta manera.
—No te apuñalé…
—Cállate la boca. Estoy hablando, estás escuchando.

147
La única razón por la que escuché fue por lo culpable que me sentía por lo que había
hecho.
Con los ojos muy abiertos y una promesa de violencia en sus extremidades, me miró
como si yo fuera la oveja que estaba a punto de sacrificar, no proteger. —Tú eres mi
esposa, y se supone que debes obedecerme. ¿Cómo te atreves a ir detrás de mi espalda y
hacer esto? No tienes idea de lo que estás haciendo. No tienes idea de a qué juego estás
jugando. Se supone que debes ser leal a mí y a nadie más. Esto es una violación de esa
confianza. Y una vez que se rompe la confianza, nunca podrá ser reparada.
Pasé mi lengua por mis labios, mi corazón martilleaba a un millón de millas por
minuto. Tuve que salvar a esas mujeres, pero también me sentí muy mal por lo mucho
que lo había molestado. —No quise…
—¿Qué dije?
Cierro mi boca otra vez.
—Es por eso que no confío en nadie. Bajé la guardia por un maldito segundo, y la
mierda pasó.
Sus palabras me dolieron mucho más de lo que esperaba. No quería que él pensara
que era desleal con él, que mi decisión tenía algo que ver con nuestra relación. Había
tanto dolor en mi pecho, angustia que provenía de una fuente no identificada. Sabiendo
que lo lastimé me lastimé. Sabiendo que lo hice arrepentirse de confiar en mi, me mató
Esta relación fue lo único bueno que tuve en mi vida. Él era el único hombre en el que
podía confiar. —Maverick, por favor…
Levantó su mano, y eso fue suficiente para callarme. —No tienes idea de lo que has
hecho. No tienes idea de las consecuencias que estoy por enfrentar. Si dejarlas ir en medio
de la noche fuera una solución tan simple, lo habría hecho. Eres una chica estúpida que
no entiende cómo funciona el mundo real. Eres un pasivo por el que ahora tengo que
pagar…
El sonido de la puerta delantera se abrió de golpe y se estrelló contra la pared, el
ruido se extendió por el pasillo y entró en nuestros oídos. Fue una explosión tan fuerte,
como un auto chocando contra una pared de ladrillos.
Me estremecí en mi silla.
Maverick no reaccionó en absoluto, como si hubiera estado esperando el sonido.
—Vete. Ahora—. Se quedó en su silla, sus ojos se desviaron mientras escuchaba el sonido
de pasos que se acercaban al comedor. Estaba tranquilo pero tenso al mismo tiempo, de
espaldas a quien se acercaba. —No me hagas repetirlo otra vez.
Escuché porque eso era lo que él quería. Me levanté de la silla y me dirigí a la
escalera.
Caspian entró en la habitación un momento después, luciendo dos veces más alto
cuando estaba furioso. Sus ojos estaban más abiertos de lo que los había visto, y llamas
invisibles ardían en todas sus extremidades mientras entraba en la sala.

148
Maverick se levantó de su silla y lo enfrentó, moviéndose con calma a pesar de la ira
con que se enfrentaba.
Caspian se detuvo frente a él, mirando a su hijo como si quisiera dispararle
directamente entre los ojos.
Debería seguir subiendo las escaleras, pero me quedé, observando la forma en que
Caspian mostraba toda su rabia con solo una mirada. El odio era primordial, un odio
profundo.
Caspian se quedó quieto como una estatua, pero fue solo una pausa antes de la
tormenta. —Eres tan jodidamente inútil—. Saliva salió volando de su boca porque
temblaba de los pies a la cabeza. Las manos puestas en puños. Las cejas fruncidas. —Tu
madre te odiaría tanto como yo te odio ahora. Nunca he estado más disgustado con mi
propia línea de sangre. Mi esposa me dio un hijo para que llevara mi nombre, pero ella
me dio un cobarde que desearía que nunca hubiera nacido.
Jesucristo.
Maverick tomó el abuso sin pestañear, pareciendo extrañamente tranquilo a pesar de
los insultos que le lanzó a la cara.
Caspian lanzó su ataque un instante después, golpeando su puño en la cara de
Maverick. A pesar de su edad, acumuló tanta fuerza en el golpe que obligó a Maverick a
retroceder. El movimiento fue tan rápido que no pude verlo venir.
Maverick retrocedió ante el impulso del golpe y se estrelló contra el piso de madera
dura.
Caspian se colocó sobre él y le dio una fuerte patada en las costillas. —Te arrastraré
afuera y te colgaré de la misma manera que Ramón colgó a tu madre. Voy a ver
desaparecer la vida de tus ojos mientras jadeas por aire como una rata que se ahoga—. Le
dio una patada de nuevo.
Me tapé la boca, mis ojos llorosos.
Caspian agarró el cuello de Maverick con ambas manos y comenzó a apretar, con un
brillo maníaco en los ojos. Apretó los dedos contra su piel y cortó el suministro de aire.
—¿Morirías por esas putas? ¿Prefieres dejarlas ir y traicionar a tu familia que honrar la
memoria de tu madre? ¿Dónde me equivoqué contigo?
Maverick no parecía estar luchando, como si hubiera perdido la voluntad de vivir.
Escuchar a su padre amenazar con matarlo probablemente le arrebató la vida,
probablemente lo molestó tanto que no tuvo ningún impulso para ganar la batalla. Era
más fácil simplemente darse por vencido que vivir con un padre que lo odiaba.
Caspian no se detenía.
Maverick se había rendido.
Pero no podía dejar que él tirara la toalla. —No fue él. Fui yo quien las dejó ir—. Me
moví al pie de las escaleras, agarrando la barandilla para mantener el equilibrio porque

149
sabía que algo terrible iba a suceder. No tenía una pistola o un cuchillo, y la mesa del
comedor estaba muy lejos.
La cabeza de Caspian se levantó y me miró mientras seguía asfixiando a su hijo.
La vida volvió a los ojos de Maverick cuando escuchó las palabras volar de mi boca.
Se había rendido hacía un momento, pero ahora sus manos se estiraron para agarrar las
muñecas de su padre.
—Maverick no tuvo nada que ver con eso—. Mis dedos se apretaron sobre la madera.
—Le dije a Maverick que las dejara ir, pero él se negó. Así que me escabullí en medio de
la noche, las solté y las escondí en el maletero de mi auto mientras los sacaba por la
puerta—. No podía quedarme a un lado y no permitiría que Maverick fuera castigado por
mi traición. Incluso si no sobrevivía a lo que vendría después, no me importaba.
Soltó la garganta de Maverick y luego se puso de pie, esos ojos marrones se centraron
en mí como si fuera una presa.
Maverick se lanzó al suelo, jadeando por aire porque había estado sin él durante más
de un minuto. Agarró su garganta y succionó el aire en sus pulmones, claramente a punto
de desmayarse.
Caspian dio un paso hacia mí, su mirada se oscureció como una nube ondulante en
la distancia. Estaba a punto de caer sobre nosotros dos, una tormenta como ninguna otra.
Sus ojos se estrecharon mientras la sed de sangre llenaba su mirada.
Sabía que iba a morir.
Dio otro paso hacia mí y luego sacó un cuchillo de su bolsillo.
Mierda.
Maverick continuó levantándose del suelo, con su cuerpo y su mente incapacitados.
Retrocedí un paso, subiendo las escaleras.
Caspian agarró el cuchillo y me miró con la misma mirada que poseía su hijo. Con
los ojos color café y llenos de la misma furia, parecía un carnicero a punto de cortarme
en pedazos. No parpadeó, ni una sola vez desde que su atención se había dirigido hacia
mí.
Estaba en un mal lugar, retrocedí hacia la escalera. No tenía a dónde correr, y este
hombre probablemente era mucho más rápido. Si no pudiera alcanzarme, podría
arrojarme el cuchillo y matarme al instante.
—Si crees que estás a salvo por el trato que hizo tu padre conmigo, estás equivocada.
El contrato se anuló en el momento en que traicionaste a mi hijo, en que me traicionaste
a mí. Te destriparé como a un pez y dejaré tu cuerpo en la tumba de tu padre.
Podría haber mantenido la boca cerrada y dejar que Maverick sufriera las
consecuencias, pero no podría haber vivido con esa culpa. Maverick era un hombre al que
respetaba, incluso si a veces me molestaba, y no quería que sufriera a manos de su padre
durante un segundo más. El pensamiento, extrañamente me hizo calmarme, ahuyentó el
miedo y mi ansiedad. Podría intentar correr, pero no llegaría lejos. Prefiero morir con un
150
cuchillo en mi frente por pelear que con uno en mi espalda por correr. —En lugar de
centrarte en lo que has perdido…
No escuchó una palabra de lo que dije y usó mi discurso como una distracción. Corrió
hacia mí, estaba a punto de alcanzar el primer escalón y colocar ese cuchillo en mi vientre.
Se movió a una velocidad increíble, como si fuera un hombre todavía vibrante en su
juventud.
Mis instintos se pusieron en marcha y grité.
Caspian cayó al suelo y dejó caer el cuchillo, deteniéndose a pocos centímetros de
mí.
Me eché hacia atrás, incapaz de mantener el equilibrio con todo el caos.
Maverick había logrado lanzarse hacia adelante y agarrarlo por el tobillo. Tiró de su
cuerpo y lo arrastró lejos del cuchillo.
Caspian le dio una patada y luego se arrastró hacia el cuchillo de nuevo.
Maverick ya no era sumiso. Se puso de pie de un salto y tiró de su padre hacia atrás,
arrastrándolo por el suelo para que el cuchillo estuviera fuera de su alcance. —Para.
—Tú, pequeño…—. Caspian rodó sobre su espalda y luego se puso de pie, golpeando
su puño en la cara de Maverick. —¿Cómo te atreves a defender a esa puta?
Maverick bloqueó el golpe y luego golpeó a su padre en la cara.
Caspian cayó hacia atrás, claramente sorprendido de que su propio hijo lo hubiera
golpeado. Se limpió la sangre que goteaba de su nariz con las puntas de los dedos y luego
lo miró, horrorizado. —¿La eliges a ella sobre mí?
Maverick maniobró hacia las escaleras, con las manos en alto y listo para una pelea.
Ahora su cuerpo se interponía en el camino, protegiéndome para que Caspian no pudiera
alcanzarme. —Necesitas calmarte.
—¿Tranquilízarme?—. Él dejó caer su mano ensangrentada, su voz se elevó en
ofensa. —Ella me quitó la única cosa que me importaba—. Él se acercó más. —Trabajé
mi trasero para eso. Tu madre merece justicia…
—Eso no es justicia, padre. Es enfermizo. Mamá no querría eso, y sabes que ella no
lo haría. Has perdido tu maldita mente y estás tan retorcido que ni siquiera puedes verlo.
Arwen no quería que esas dos mujeres sufrieran cuando no lo merecían. Ella puede pensar
claramente, tú no puedes.
Se acercó más. —Después de todo lo que he hecho por ti, ¿así es como me tratas?
—¿Qué has hecho por mí?—. Maverick continuó colocando su cuerpo frente a mí,
alineando su cuerpo para que me protegiera en todo momento. —Cuando mamá murió,
tú también moriste. Eres un fantasma del hombre que solías ser. Solía estar orgulloso de
ti, solía admirarte. Pero ahora eres cruel, odias a todos en este mundo porque perdiste a
la persona que amabas. Lily y yo no importamos…

151
Caspian se abalanzó sobre Maverick, golpeó su cuerpo grande contra el y lanzó un
puñetazo contra su mandíbula. Utilizó toda su energía para causar el mayor daño posible,
para hacer que Maverick sangrara y le doliera.
Maverick recibió algunos golpes porque se sorprendió por el ataque salvaje de su
padre. Se echó hacia atrás, con la cabeza a punto de golpear la esquina de la escalera.
Aunque me iba a doler, me deje caer y deslicé mi cuerpo debajo de él, usando mis
muslos como un cojín para que no se rompiera la cabeza y sangrara por todas partes. Pero
eso me puso en línea de Caspian, fácilmente accesible.
Caspian se aprovechó de mi posición y me agarró por el cuello, apretándome tan
fuerte que no podía respirar.
Maverick se recuperó rápidamente y apartó a su padre. Golpe tras golpe, dominó con
sus puños el cuerpo de su padre, convirtiéndose en una bestia con suficiente adrenalina
para impulsar un cohete. Golpeó la cara de su padre y su estómago, llevándolo de vuelta
al otro lado de la habitación. La cara de Caspian estaba hinchada cuando se derrumbó en
el suelo, respirando con dificultad mientras su hijo estaba de pie sobre él, con sangre en
los nudillos.
Caspian levantó la mirada y miró a su hijo, goteando sangre de su boca y su nariz.
Lleno de moretones e hinchado, su cara parecía haber sido picada por un enjambre de
avispones. Se apoyó contra la pared mientras miraba a su hijo con puro odio.
Maverick estaba quieto, esperando el próximo movimiento de su padre.
Caspian se levantó lentamente, finalmente mostrando el efecto que la edad tuvo en
su cuerpo. No se elevó con fuerza, sino con derrota. Pero la mirada que le dio a su hijo
mostró la promesa de una guerra, de tortura, de sed de sangre. Le lanzó a Maverick una
mirada fría, como si pudiera continuar la pelea aunque perdiera. Pero luego se dio la
vuelta y se alejó, moviéndose con una leve cojera y los hombros caídos.
Maverick mantuvo su posición hasta que su padre estuvo fuera de la casa. Miró por
la ventana y lo vio entrar a su auto y alejarse. Una vez que realmente se fue, soltó el
aliento que estaba conteniendo y se volvió hacia mí.
Ahora se veía aún más furioso conmigo.
Como si me echara la culpa de todo.

152
CAPÍTULO 23

MAVERICK
Me senté en mi oficina con un cigarro en la boca, soplando distraídamente el humo
y dejando que desapareciera en el aire. Había una pintura al otro lado de la pared, de París,
a principios del siglo XIX, antes de que se industrializara. Era triste y oscura, mostrando
el barro después de una tormenta fuerte. No elegí la mayoría de las ilustraciones, pero
elegí ésta porque me habló.
La miré ahora, haciendo todo lo posible por no pensar en nada.
Mi cuello estaba visiblemente magullado por la forma en que mi padre me había
estrangulado. Mi cara estaba marcada por los puñetazos que mi padre me había dado.
Parecía que me habían pateado el trasero a pesar de que mi padre estaba peor.
Era la primera vez que había golpeado a mi padre.
No me sentía bien al respecto, aunque no tuve otra opción.
Si no hubiera hecho nada, habría matado a Arwen… No es que me importe.
Ella me traicionó, después de todo.
Cuando mi cigarro se apagó, encendí otro.
No me importa una mierda si tengo cáncer.
Mi padre y yo no tuvimos una buena relación, pero esto nos convertía en enemigos
declarados. Ahora tenía dos guerras para luchar. Tenía que asegurarme de que Kamikaze
no se acercara a Arwen, y tenía que asegurarme de que mi padre tampoco la matara.
Mi padre tenía razón cuando dijo que ella había incumplido el contrato. Ella desafió
nuestros deseos y tomó el asunto en sus propias manos. Eso fue desobediencia directa.
Tenía todo el derecho de dejarla.
Tal vez debería.
La puerta se abrió, y ella apareció en la entrada, con una disculpa en sus ojos y la
preocupación en su postura. Buscó mi mirada pidiendo permiso para entrar en la
habitación.
No lo conseguiría de mí.
Pero ella entró de todas maneras y se acercó a mi escritorio, sus manos juntas de una
manera tímida. Llevaba jeans y una camiseta, su cabello oscuro tirado sobre un hombro.
Su rostro estaba libre de maquillaje porque probablemente había pasado toda la tarde
pensando en la mierda que había sucedido al principio del día.
Mientras más la miraba, más me enojaba.
Se quedó mirando el cigarro en mi mano, como si estuviera demasiado avergonzada
para mirarme a los ojos. Ella mantuvo su mirada allí por casi un minuto antes de que sus

153
ojos se levantaran para mirar los míos. Su mirada azul transmitía su dolor, su evidente
arrepentimiento. —Maverick… Lo siento mucho—. Respiró hondo, como si las palabras
hicieran que su pecho se apretara de dolor.
Esas palabras no significaron nada para mí.
—No estaba pensando. Yo solo...
—No, no lo estabas—. Chupé mi cigarro de nuevo.
—Simplemente no podía dejar que esas mujeres fueran torturadas…
—Así es como sé que eres estúpida—. Saqué el cigarro de mi boca y dejé que el
humo restante saliera de mi mientras hablaba. —No tienes conocimiento de un
ecosistema. Mi padre y yo vivimos en el mismo sistema. Manipulas un aspecto, y cambia
todo lo que lo rodea. Tú salvaste a esas dos mujeres, pero ahora mi padre y yo somos
enemigos. Le quitaste la única cosa que le importaba, y ahora él no se detendrá hasta que
te mate, y a mí.
Sus ojos cayeron en arrepentimiento.
—Quiero el divorcio—. Mi voz sonó fría.
Cuando sus ojos se levantaron de nuevo, había verdadero terror en su mirada, como
si la idea de perderme fuera más de lo que podía soportar. Ella sabía que me necesitaba
para todo, desde refugio hasta la protección. Sin mí, ella no era nada.
Esperé a que ella discutiera, me rogara que cambiara de opinión.
Pero ella no lo hizo. —¿Eso ayudaría con la situación contigo y tu padre?
No, probablemente no haría una diferencia. Fumé mi cigarro de nuevo.
Cuando supo que no le respondería, no me presionó. —Entiendo…
En cuanto la echara de mi casa, los perros descenderían. Kamikaze la agarraría y la
convertiría en una esclava, a menos que mi padre la alcanzara primero. Él simplemente
la mataría, le dispararía entre los ojos. Si yo fuera ella, esperaría encontrarme con mi
padre primero.
Se miró los dedos mientras se aferraba al borde del escritorio. —Lo siento, Maverick.
No me arrepiento de haber salvado a esas mujeres, pero lamento lo que te hice pasar. No
mereces ser tratado así por tu propio padre. Sé que soy la culpable de esto… pero tu padre
es el que necesita ayuda. Su respuesta a la situación no debería haber sido la violencia.
No debería haber marchado a la puerta de su hijo con la intención de matarlo. Sé que
desencadené estos eventos… pero él es el que está equivocado.
—Así no es como funciona el mundo real.
—Lo sé, pero deberías considerar hablar con tu padre. Claramente necesita ayuda…
y solo se está volviendo más loco.
Se volvió más bárbaro todavía. —Toma el dinero que te di y vete.
Ella se congeló. —Se lo di a las mujeres… para que pudieran desaparecer.

154
Esto seguía empeorando cada vez más. —No te voy a dar ni un centavo.
—No te lo iba a pedir.
—Bien. Vete—. No quería volver a verla nunca más. Quería esta responsabilidad
fuera de mi casa.
Se demoró en mi escritorio, con los ojos bajos. Sin mí, ella no tenía nada, y ella lo
sabía. En ese momento, probablemente entendió que había tirado una gran cosa.
Probablemente ella entendió cuánto hice por ella, cuánto la protegí. Pero mi amabilidad
había expirado, y no había nada que ella pudiera hacer al respecto. —Me iré por la
mañana.
Esperaba que ella se fuera ahora, pero lo aceptaría.
Ella todavía estaba en su lugar frente a mi escritorio. —Cuando mi padre me dijo que
tenía que casarme contigo, estaba furiosa. Se me había quitado toda mi vida. Pero cuando
te conocí, me di cuenta de que eras un buen hombre… con un gran corazón. Empecé a
preocuparme por ti, te admiré. Incluso empecé a verte como mi amigo. Lo siento, te he
traicionado. Esa nunca fue mi intención. Solo quería hacer lo correcto. No me di cuenta
de cuánto te costaría… y me disculpo por eso.
Sin corazón, la miré con el cigarro encendido entre las puntas de mis dedos.
Esperó otro momento para ver si yo decía algo. Pero cuando no lo hice, ella se rindió
y se dio la vuelta. —Adiós, Maverick.
La vi salir la puerta, decepcionado y aliviado por su partida. —Adiós, oveja.
***
Lily se sentó frente a mí en la mesa del comedor. Otros miembros del centro de
rehabilitación conversaban con miembros de la familia durante la cena, e hicieron parecer
que todo era normal a pesar de que estaban luchando contra la adicción.
Lily tomó unos cuantos bocados de su cena, pero dejó la mayor parte intacta. Era una
mujer bonita, pero parecía enferma por la cantidad de peso que había perdido. Ella solía
tener un cabello hermoso y grueso, pero ahora había adelgazado por falta de nutrición. Su
piel no brillaba como solía hacerlo. Ahora se veía tan pálida como sus ojos. —¿Cómo van
las cosas contigo?
—No están bien—. No la había visitado en mucho tiempo, lo que me hizo sentir
culpable. Me hizo sentir aún más culpable porque solo vine esta noche porque necesitaba
alguien con quien hablar. Pero una vez más, ella se olvidó de mi cumpleaños, así que
estábamos empatados.
—¿Qué pasa?
Le conté todo lo que había pasado con mi padre.
La expresión sin vida de Lily cambió instantáneamente. Horrorizada por cada aspecto
de la historia, estaba agitada. —¿Qué demonios está mal con él? Él es aún peor de lo que
me di cuenta. ¿Cómo podría la muerte de mamá volverlo tan psicótico?

155
No tenía una respuesta y estaba cansado de adivinar. —Me estoy divorciando de ella.
Lily me miró fijamente, su comida abandonada y su ceja levantada. —¿Por qué?
—No puedo estar casado con alguien en quien no confío.
—No la conocías cuando te casaste con ella, por lo que obviamente no confiabas en
ella.
Pero las cosas habían cambiado desde el día de nuestra boda.
—¿Qué pasa con los hombres que están detrás de ella? ¿No la atraparán?
—No es mi problema.
—¿Y estás bien con eso?— preguntó con incredulidad.
—Si ella quería seguir casada conmigo, no debería haberme traicionado.
—Ella no te traicionó— argumentó Lily. —Ella quería salvar a esas mujeres, y no
puedo culparla por eso. ¿Cómo podría papá pensar que eso está bien? ¿Estabas bien al
poner la otra mejilla mientras esas mujeres eran torturadas?
—No, pero no tenía otra opción.
—Bueno, Arwen obviamente no podría vivir con eso…y no la culpo. Ella
obviamente no estaba al tanto de las repercusiones en ese momento, pero hizo lo correcto.
Mamá estaría feliz si supiera lo que hizo Arwen.
Tal vez. Nunca lo sabremos.
—Maverick, si la dejas, ella también será violada y torturada. ¿Te sientes realmente
bien con eso?
Arwen era una mujer fuerte que no se amilanaba ante nadie, pero Kamikaze era un
mutante. Con sus casi siete pies de altura, ella no tendría ninguna posibilidad contra él, y
él probablemente sería el primero en follarla. Estaría sometida a una vida que no quería,
una vida que hacía preferible la muerte. Y si Kamikaze no la conseguía primero, entonces
mi padre lo haría… y él la ejecutaría.
—Sé que estás molesto en este momento, pero dejarla no es una opción. No podrías
vivir contigo mismo si algo terrible le sucediera. Ella no te traicionó por su propia
ganancia. Ella lo hizo para salvar a esas personas inocentes. Dale un poco de margen.
—Ahora, padre y yo somos enemigos… ¿y debería perdonarla?
—Ustedes son enemigos porque padre es un loco de mierda. En algún momento, la
mierda iba a golpear el ventilador de todos modos. Es tan inestable que ni siquiera puede
pensar lógicamente. ¿Quién secuestra mujeres inocentes para violarlas? ¿Y quién trata de
asesinar a su propio hijo por salvarlas? Él es el problema, no ella.
Me quedé mirando la comida, reconociendo su clara lógica.
—Honestamente, me gusta esta chica… y creo que a ti también.
—Nunca dije que me gustara.

156
—Dijiste que ella rompió tu confianza, lo que significa que confiaste en ella en
primer lugar. Eso es imposible para alguien como tú.
Odiaba el hecho de que mi hermana pequeña era más inteligente que yo.
—Y si confiaste en ella en cualquier momento, ella debe significar algo para ti.
No sabía lo que Arwen significaba para mí. Me gustaba follarla. La consideraba una
amiga. Cuando llegó el momento, la había elegido sobre mi padre y le había salvado la
vida. Habría sido fácil para mí dejar que la matara. Habría arreglado todos mis problemas.
Pero la había protegido, no por mi promesa, sino porque quería.
Lily seguía mirándome. —Ve a casa con tu esposa, Maverick. Y espero que ella
todavía esté allí.

157
CAPÍTULO 24

ARWEN
Tomé la ropa que pagó Maverick porque en esta casa nadie más las usaría. También
podía quedármelas, especialmente porque mi vestuario era limitado. Todas mis cosas
cabían en una sola maleta, recordándome lo insignificante que era.
Una vez que estuviera fuera de esas puertas, no tenía idea de lo que haría.
No tenía a donde ir.
Dante vino a mi mente, pero tenía demasiado orgullo para pedirle ayuda. Se había
ido con otra mujer. Ya no estaba en su mente. Podría llamar a mi amante reciente y pedirle
que me dejase pasar la noche, pero esa idea me hizo sentir barata.
Fue la primera vez que tuve miedo. Una vez que estuviera sola, los hombres me
estarían persiguiendo. Caspian trataría de matarme. Estaba sin hogar, por lo que sería fácil
de encontrar. Probablemente podría entrar al teatro y dormir detrás del escenario, pero
ese era un lugar obvio para rastrearme.
No quería casarme con Maverick en primer lugar, pero ahora me di cuenta de que era
lo mejor que me había pasado.
Fue el hombre que me cuidó.
Pero lo perdí cuando ayude a esas mujeres. Hice lo correcto y protegí a los inocentes,
pero pagué un precio muy alto por ello. Si pudiera hacerlo todo de nuevo, probablemente
hubiera hecho lo mismo. No podía vivir con esa culpa, y tampoco Maverick. Mis acciones
desencadenaron terribles repercusiones, pero no había otra opción.
Me senté en mi cama con mi maleta contra la pared. Maverick dijo que podía
quedarme hasta la mañana, pero no estaba segura de cuál era el punto de quedarme. Sería
más fácil colarse en el teatro ahora cuando la gente estaba allí. Podría detenerme y decir
que olvidé algo, y esconderme en un armario hasta que todos se fueran a casa a dormir.
Había duchas allí, así como un par de camas.
Podría refugiarme allí hasta que descubriera qué hacer a continuación.
Estaría bien… ¿verdad?
Un golpe en mi puerta sonó antes de que Maverick entrara.
Lo miré y luego me di la vuelta, incapaz de soportar la decepción en sus ojos. Cuando
su padre lo estranguló hasta la muerte, se había dado por vencido como si quisiera morir.
Pero una vez que mi vida estuvo en peligro, hizo todo lo posible por protegerme, incluso
contra su propio padre.
Maverick se sentó en la cama junto a mí, manteniendo un espacio entre nosotros.
Me quedé mirando el suelo. —He decidido irme ahora en lugar de esperar hasta la
mañana…—. No tenía auto porque se lo di a la esposa y la hija de Ramón No podía

158
permitirme gastar dinero en un taxi, así que tendría que caminar si él no me llevaba.
Nunca me había sentido tan indefensa en toda mi vida. Yo literalmente no tenía nada…
excepto unos pocos cientos de dólares.
Maverick estaba tranquilo. Tal vez él estaba aquí porque tenía el mismo pensamiento.
No quería que estuviera en su casa ni un segundo más. —¿Recuerdas el día que me levanté
en medio de la noche para arreglar una tubería rota en la propiedad?
Solo lo recordaba porque una mujer llamada Becky había hecho una entrada peculiar
mientras desayunábamos. Con los zapatos en la mano, ella lo besó en el cuello y pasó a
mi lado, sin preocuparse en absoluto de que yo fuera su esposa. —Sí.
—Eso fue una mentira.
Me volví hacia él, mirando el costado de su cara.
—Tu padre había hecho un trato con un hombre llamado Kamikaze. Algún tipo de
inversión. Vino a mi puerta para llevarte con él.
Mi sangre se convirtió en hielo.
—Dijo que te convertiría en una esclava sexual para recaudar el dinero que tu padre
le debía.
Tenía miedo de sobrevivir por mi cuenta, pero ahora estaba aterrorizada. Este hombre
me cazaría y me obligaría a prostituirme. Ahora deseaba tener una pistola para poder
volarme los sesos. Prefiero morir antes de ser sometida a esa tortura.
—Le dije que no te entregaría, así que se ofreció a comprarte—. Juntó las manos y
se miró las palmas. —Le dije que no estabas a la venta, cualquiera fuera el precio.
Había estado durmiendo profundamente, y Maverick me mantuvo a salvo. Ni
siquiera me lo contó, probablemente porque sabía que me asustaría. —Gracias por el
aviso…—. Ahora me di cuenta de lo mucho que necesitaba a Maverick, que él era lo
único que se interponía entre yo y la tortura.
—No sobrevivirás ahí afuera. Si Kamikaze no te encuentra, mi padre lo hará. Ni
siquiera durarás una semana.
Mis manos comenzaron a temblar porque nunca había estado tan asustada en toda mi
vida.
—Entonces, me retracto de lo que dije… seguiré casado contigo.
Me volví hacia él, sorprendida de que hubiera cambiado de opinión.
Se puso de pie de nuevo. —Sería una pena que hayas salvado a esas chicas, pero que
no haya nadie para salvarte—. Se dirigió a la puerta. —Rompiste mi confianza cuando te
escabulliste detrás de mi espalda. Me traicionaste cuando tomaste el asunto en tus propias
manos. No esperes que confíe en ti otra vez —. Él abrió la puerta.
Yo fui tras él. —Maverik.

159
Se detuvo frente a la puerta. Le tomó un segundo darse vuelta, como si estuviera
considerando ignorarme.
—Gracias por permitirme quedarme…—. Si me hubiera echado a la calle, me
hubieran violado y asesinado. Cambiar de opinión significaba que podría vivir… y eso
significaba que él salvó mi vida. —Sin ti, no tendría nada. Y me doy cuenta de eso ahora
más que nunca. Eres un buen hombre… y espero poder ganarme tu perdón algún día.
Sus ojos no tenían vida, esas palabras no significaron nada para él. —No cuentes con
ello.

160
También por Penélope Sky

Las tensiones aumentan y ahora tengo dos enemigos que me quieren muerta.
Pero nunca me he sentido más segura.
Mi lobo me protege. Él me cuida. Y creo que me quiere.
Este matrimonio arreglado fue detestado por ambos, pero ahora lo miro con nuevos
ojos.
Mi esposo es fuerte, inteligente y hermoso. Sus ojos color café me hacen derretir. Mi
corazón comienza a ablandarse lentamente por este hombre y caigo más y más profundo.
Me estoy enamorando de mi marido...

161