Anda di halaman 1dari 4

Es cierto que muchos de estos árboles suelen ser grandes y frondosos, pero también es verdad que

existen variedades pequeñas ideales para decorar la casa y disfrutar de sus frutos Quieres disfrutar
de fruta recién cosechada desde la comodidad de tu sala de estar, sin coste alguno y completamente
libre de pesticidas? Solo necesitas una maceta grande y un poco de espacio para plantar estos
árboles frutales que te traemos a continuación.

1. Aguacate

Un alimento etiquetado por muchos como una verdura por la costumbre de incluirlo en las
ensaladas y salsas, pero en realidad es una fruta rica en grasas saludables y muy sencilla de plantar
en maceta. Solo necesitas añadir un poco de arena en el fondo de una gran maceta y llenarla con
tierra. Podemos plantar la semilla pero, en este caso, es mejor comprar una planta de injerto y
colocarla en un lugar muy luminoso de la casa, a ser posible con orientación sur y, para asegurar la
polinización, es mejor tener más de uno.

3. Plátanos

La planta enana de éste fruto, además de ser muy decorativa, da plátanos perfectos sin necesidad
de un polinizador. Las variedades Cavendish Súper Enano y el Enano Rojo son ideales para plantar
en casa y sólo necesitan una tierra ligera que debe abonarse mensualmente. Entre riegos debes
asegurarte que la tierra está completamente seca y rociar las hojas con agua para simular un clima
húmedo si vives en una zona más bien seca. Para culminar, necesita mucha luz indirecta del sol, por
lo que lo mejor es colocarla en una zona luminosa orientada al sur y girar la planta para que todas
las hojas obtengan luz.

2. Limones y limas

Con las pepitas de estas frutas puedes lograr abastecer tu hogar de limones y limas durante mucho
tiempo. Solo necesitas lavarlas, abrirlas un poco y enterrarlas en un vaso con tierra. Hay que regarlas
y poner un papel encima del vaso. Esperamos 15 días y la trasplantamos a una maceta. El limón
Meyer o la lima Kaffir son dos variedades minis perfectas para cultivar en interior. Con tierra
ligeramente ácida y a base de marga (es decir, 2: 2: 1 de arena a limo a arcilla), y con un ambiente
convenientemente muy luminoso y húmedo, que podemos lograr rociando las hojas del árbol con
agua, lograremos unos limones perfectos sin coste alguno.

4. Moras

El Enano Everbearing es una morera enana perfecta para cultivar en interior y lograr así sus dulces
y saludables frutos muy similares a las moras de la zarzamora que se cosechan a finales de verano.
Con tierra común para plantas y una maceta amplia lograras una planta espléndida para decoración
y, si eres constante en el riego, también unas dulces moras al final del verano tras recibir mucha luz
desde primavera hasta otoño.

Este árbol frutal es uno de los más vistosos y populares ya que en primavera florece con unas
preciosas flores blancas y rosas, muy populares en Japón, en donde incluso existe una celebración
dedicada a la floración de estos árboles llamada 'hanami'. Un clima frio es perfecto para ellos, por
lo que lo ideal es plantar sus semillas en otoño para que germinen tras lavarlas muy bien. Tardarán
al menos dos años en dar frutos, por lo que, si no tienes paciencia, puedes optar por comprar un
árbol de al menos esa edad, optando siempre por una variedad autopolinizable.

Para emular su estado natural, necesitamos 15 centímetros de turba humedecida en un recipiente


y colocar las semillas separadas entre ellas 2 cm. Las cubrimos con una segunda capa de turba y la
metemos en el frigorífico entre 0 y 5 Cº al menos dos meses, controlando la humedad de la tierra.
Tras ese tiempo, las plantamos en una gran maceta con tierra bien drenada y caliza. En otoño lo
podamos y abonamos para prepararlas para el frío invierno. Si logramos un clima frío y mucho sol
conseguiremos unas estupendas cerezas naturales y libres de pesticidas.

Aguacate: Un alimento etiquetado por muchos como una verdura por la costumbre de incluirlo en
las ensaladas y salsas, pero en realidad es una fruta rica en grasas saludables y muy sencillas de
plantar en maceta. Solo necesitas añadir un poco de arena en el fondo de una gran maceta y llenarla
con tierra. Podemos plantar la semilla pero, en este caso, es mejor comprar una planta de injerto y
colocarla en un lugar muy luminoso de la casa, a ser posible con orientación sur y, para asegurar la
polinización, es mejor tener más de uno.

Plátanos: La planta enana de éste fruto, además de ser muy decorativa, da plátanos perfectos sin
necesidad de un polinizador. Las variedades Cavendish Súper Enano y el Enano Rojo son ideales para
plantar en casa y sólo necesitan una tierra ligera que debe abonarse mensualmente. Entre riegos
debes asegurarte que la tierra está completamente seca y rociar las hojas con agua para simular un
clima húmedo si vives en una zona más bien seca. Para culminar, necesita mucha luz indirecta del
sol, por lo que lo mejor es colocarla en una zona luminosa orientada al sur y girar la planta para que
todas las hojas obtengan luz.

2. Limones y limas

Con las pepitas de estas frutas puedes lograr abastecer tu hogar de limones y limas durante mucho
tiempo. Solo necesitas Quieres disfrutar de fruta recién cosechada desde la comodidad de tu sala
de estar, sin coste alguno y completamente libre de pesticidas? Solo necesitas una maceta grande
y un poco de espacio para plantar estos árboles frutales que te traemos a continuación.

Es cierto que muchos de estos árboles suelen ser grandes y frondosos, pero también es verdad que
existen variedades pequeñas ideales para decorar la casa y disfrutar de sus frutos.
1. Aguacate

Un alimento etiquetado por muchos como una verdura por la costumbre de incluirlo en las
ensaladas y salsas, pero en realidad es una fruta rica en grasas saludables y muy sencilla de plantar
en maceta. Solo necesitas añadir un poco de arena en el fondo de una gran maceta y llenarla con
tierra. Podemos plantar la semilla pero, en este caso, es mejor comprar una planta de injerto y
colocarla en un lugar muy luminoso de la casa, a ser posible con orientación sur y, para asegurar la
polinización, es mejor tener más de uno.

3. Plátanos

La planta enana de éste fruto, además de ser muy decorativa, da plátanos perfectos sin necesidad
de un polinizador. Las variedades Cavendish Súper Enano y el Enano Rojo son ideales para plantar
en casa y sólo necesitan una tierra ligera que debe abonarse mensualmente. Entre riegos debes
asegurarte que la tierra está completamente seca y rociar las hojas con agua para simular un clima
húmedo si vives en una zona más bien seca. Para culminar, necesita mucha luz indirecta del sol, por
lo que lo mejor es colocarla en una zona luminosa orientada al sur y girar la planta para que todas
las hojas obtengan luz.

Limones y limas con las pepitas de estas frutas puedes lograr abastecer tu hogar de limones y limas
durante mucho tiempo. Solo necesitas lavarlas, abrirlas un poco y enterrarlas en un vaso con tierra.
Hay que regarlas y poner un papel encima del vaso. Esperamos 15 días y la trasplantamos a una
maceta. El limón Meyer o la lima Kaffir son dos variedades minis perfectas para cultivar en interior.
Con tierra ligeramente ácida y a base de marga (es decir, 2: 2: 1 de arena a limo a arcilla), y con un
ambiente convenientemente muy luminoso y húmedo, que podemos lograr rociando las hojas del
árbol con agua, lograremos unos limones perfectos sin coste alguno.

4. Moras

El Enano Everbearing es una morera enana perfecta para cultivar en interior y lograr así sus dulces
y saludables frutos muy similares a las moras de la zarzamora que se cosechan a finales de verano.
Con tierra común para plantas y una maceta amplia lograras una planta espléndida para decoración
y, si eres constante en el riego, también unas dulces moras al final del verano tras recibir mucha luz
desde primavera hasta otoño.

5. Cerezo

Este árbol frutal es uno de los más vistosos y populares ya que en primavera florece con unas
preciosas flores blancas y rosas, muy populares en Japón, en donde incluso existe una celebración
dedicada a la floración de estos árboles llamada 'hanami'. Un clima frio es perfecto para ellos, por
lo que lo ideal es plantar sus semillas en otoño para que germinen tras lavarlas muy bien. Tardarán
al menos dos años en dar frutos, por lo que, si no tienes paciencia, puedes optar por comprar un
árbol de al menos esa edad, optando siempre por una variedad autopolinizable.

Para emular su estado natural, necesitamos 15 centímetros de turba humedecida en un recipiente


y colocar las semillas separadas entre ellas 2 cm. Las cubrimos con una segunda capa de turba y la
metemos en el frigorífico entre 0 y 5 Cº al menos dos meses, controlando la humedad de la tierra.
Tras ese tiempo, las plantamos en una gran maceta con tierra bien drenada y caliza. En otoño lo
podamos y abonamos para prepararlas para el frío invierno. Si logramos un clima frío y mucho sol
conseguiremos unas estupendas cerezas naturales y libres de pesticidas.

15 días y la trasplantamos a una maceta. El limón Meyer o la lima Kaffir son dos variedades minis
perfectas para cultivar en interior. Con tierra ligeramente ácida y a base de marga (es decir, 2: 2: 1
de arena a limo a arcilla), y con un ambiente convenientemente muy luminoso y húmedo, que
podemos lograr rociando las hojas del árbol con agua, lograremos unos limones perfectos sin coste
alguno.

El Enano Everbearing es una morera enana perfecta para cultivar en interior y lograr así sus dulces
y saludables frutos muy similares a las moras de la zarzamora que se cosechan a finales de verano.
Con tierra común para plantas y una maceta amplia lograras una planta espléndida para decoración
y, si eres constante en el riego, también unas dulces moras al final del verano tras recibir mucha luz
desde primavera hasta otoño.

5. Cerezo

Este árbol frutal es uno de los más vistosos y populares ya que en primavera florece con unas
preciosas flores blancas y rosas, muy populares en Japón, en donde incluso existe una celebración
dedicada a la floración de estos árboles llamada 'hanami'. Un clima frio es perfecto para ellos, por
lo que lo ideal es plantar sus semillas en otoño para que germinen tras lavarlas muy bien. Tardarán
al menos dos años en dar frutos, por lo que, si no tienes paciencia, puedes optar por comprar un
árbol de al menos esa edad, optando siempre por una variedad autopolinizable.

Para emular su estado natural, necesitamos 15 centímetros de turba humedecida en un recipiente


y colocar las semillas separadas entre ellas 2 cm. Las cubrimos con una segunda capa de turba y la
metemos en el frigorífico entre 0 al menos dos meses, controlando la humedad de la tierra. Tras
ese tiempo, las plantamos en una gran maceta con tierra.