Anda di halaman 1dari 8

RESEÑAS

Revista Tiempo Histórico. Santiago-Chile. Año 9 / N°17 / julio - diciembre 2018 / 165-169/
UNIVERSIDAD
ACADEMIA
DE HUMANISMO CRISTIANO

Patricio Ibarra Cifuentes, La guerra en cautiverio.


Los prisioneros de la Guerra del Pacífico (1879-1884).
Legatum editores, Santiago 2017, 383 páginas.

Tiery Amigo López*

Durante los últi- gresiva, hasta donde los


mos años, hemos pre- documentos lo permiten,
senciado una serie de de lo acaecido con los
nuevos trabajos en torno prisioneros de guerra
al conflicto bélico que durante el conflicto de
marcó, significativa- 1879”. En estricto rigor,
mente, a las naciones del el libro no busca “las
Perú, Bolivia y Chile en causas, desarrollos, nego-
las postrimerías del siglo ciaciones diplomáticas,
XIX; la Guerra del Pací- conducción militar o
fico o del Salitre. El libro política del conflicto”,
corresponde al trabajo el interés del autor es el
de licenciatura del Dr. rescate de los hombres y
Patricio Ibarra Cifuentes, investigador mujeres de carne y hueso que les tocó “en
del Centro de Estudios Históricos (CEH) suerte se[r] capturados como prisioneros
de la Universidad Bernardo O’Higgins y de guerra” (p.19), pero sin lograr vincular
formado en la Universidad de Chile, ads- algunos aspectos sociales de los captura-
cribiéndose a las discusiones académicas en dos. Con lo anterior, el libro se puede leer
torno a la guerra. La presente monografía desde un marco interpretativo del derecho
que reseñamos La guerra en Cautiverio. internacional, el “sentido humanitario”
Los prisioneros de la Guerra del Pacífico adscrito por los beligerantes: el problema
(1879-1884) se instala precisamente en a resolver es identificar si estas normativas
una de las problemáticas que se desprenden internacionales, en los documentos, se
del conflicto: los prisioneros de guerra. Se llevaban a la práctica con los capturados,
trata de “una narración intensiva y pro- en la medida que se iba desarrollando la

* Licenciado en Historia. Programa de magister en Historia de América Latina, Universidad Academia de Humanismo
Cristiano. Email: tamigolopez@gmail.com

165
La guerra en cautiverio... Patricio Ibarra Cifuentes.

guerra. Si bien, la historiografía decimo- ciaciones de paz por la cesión territorial


nónica se ha referido a las relegaciones como indemnización de la guerra.
de la clase alta limeña a Chile durante la
ocupación de la ciudad de los Reyes (G. El libro se divide en seis apartados,
Bulnes Vol. 3), ésta no había dado cuenta organizados de manera cronológica,
de la totalidad de los combatientes y civiles comenzando con la descripción de las
capturados en las diversas campañas, este convenciones presentadas a mediados
trabajo es un intento de cubrir en algunos del siglo XIX en Europa que, junto con
aspectos ese vacío. el quiebre histórico que otorga la guerra
de Crimea, se pensó regular los conflictos
La documentación consultada que bélicos. De esta manera, el autor, examina
busca sustentar el presente trabajo, se puede la normativa vigente que regula las guerras.
avizorar la consulta de periódicos contem- Unas de las más importantes para el caso
poráneos, sin embargo, en las campañas de de la Guerra del Pacífico corresponden
Lima, no se examinaron los periódicos de al: Código Lieber, Instrucctions for the
la ocupación por antonomasia: La Situa- goverment of armues of the United States,
ción y La Actualidad. Cabe destacar, que in the field1, y las Conferencias de Bruselas
gran parte de la documentación utilizada y Otros Tratados, que serán replicados
corresponde a papeles chilenos: Memorias bajo “el folletín Jus, La guerra de Chile
del Ministerio de Guerra; Memorias de ante el derecho de gentes, obra publicada
la ocupación de Patricio Lynch Solo de en 1880, que establecía quienes debían
Zaldívar; Correspondencia y Decretos ser beligerantes y prisioneros de guerra”
de la guerra, por nombrar algunos que se (p.26) a esto se le suma los tratados de
indican en esta investigación. No obstante, Ginebra (1864). En este marco definito-
esta información entregada por el Estado rio, se regulan, además de las capturas y
chileno se podría contrarrestar con la los canjes, los movimientos montoneros,
información de las naciones en conflicto denominados como “tropas irregulares
para obtener una mayor perspectiva del compuestas por civiles” (p.31). Un elemento
proceso de los prisioneros. Para el caso importante y que no se considera dentro
de los relegados peruanos, que también de la normativa de la guerra, corresponde
da cuenta el libro, se consultó a la clásica a la tipificación de espía puesto que “su
Memoria del Cautiverio del Ex presidente situación era mucho más delicada, por
cautivo por Chile durante tres años, Fran- cuanto la legislación consideró a estos
cisco García Calderón, quien detalla su individuos como carentes de derechos sin
estadía obligada en Chile, y la correspon- considerar protección alguna para ellos,
dencia de Manuel Candamo (presidente incluso para su integridad física” (p.32).
del Perú 1903-1904, falleciendo en el Junto con estos antecedentes generales de
cargo), relegado a Chillán, este hecho se regulación y tipificaciones, se le suman
inscribe dentro del contexto de las nego- los conceptos de “palabra de honor” (ju-

1 “Instrucciones para los ejércitos de los Estados Unidos en campaña”. La traducción es del autor del libro.

166 Revista Tiempo Histórico


Tiery Amigo L.

ramento de un soldado a cambio de su explotación del salitre” (p.123). De igual


libertad) y el “repase” (es básicamente, modo, se presentará la organización de
rematar al enemigo cuando aún está vivo los prisioneros de guerra por parte del
en el campo de batalla, considerado un Ejército y Armada de Chile. Esta será la
exceso). Con estos elementos señalados primera fase para conseguir la conquista del
en el Código Lieber, el autor puede jus- territorio boliviano, que estadísticamente,
tificar su trabajo y entrar en detalles para la presencia chilena era mayor para el pe-
determinar y seleccionar a los prisioneros riodo. Asimismo, la “campaña de Tacna
de guerra. y Arica”, corresponde a la segunda fase
de la ocupación del territorio peruano,
Luego, en la “Campaña Marítima”, en esta fase se sigue con el eslogan de
dará cuenta de los procesos de captura, la denominada “política boliviana” que
prisión, y liberación de los prisioneros buscaba desarticular la alianza “entre el
tomados por chilenos y peruanos, asi- Perú y Bolivia” y se logró en cierta me-
mismo, se dará énfasis a la prisión del dida obteniendo prisioneros bolivianos y
Ministro Domingo Godoy y su secretario peruanos de altos rangos militares (p.175).
Belisario Vial en el Callao, arguyendo al Posteriormente, se avanzará hasta Lima,
proceso que vivió el plenipotenciario en ocupando la ciudad y tomando el control
cautiverio. Del mismo modo y durante político y administrativo.
todo el capítulo expresa los sentires de
los prisioneros “nostalgia por Chile y la En la “campaña de Lima y reclusión
constante preocupación por la suerte de en Chile del gobierno provisional peruano
sus familias mientras durase la ausencia” de la Magdalena”2 una vez ocupada la
(p.83), la remembranza y la identificación capital peruana, comenzó un proceso de
con la patria. Cada una de las batallas reorganización de la ciudad. El Estado
reaparecen prisioneros, por lo mismo, chileno presionó a la elite de la costa para
es una constante la identificación con que entregase el territorio, para así alejar la
una identidad nacional, sobre todo con frontera del salitre, la negación del mandato
la imagen que se construyó del combate deportará a un selecto grupo de notables
naval de Iquique. Por último, algunos de la ciudad. El motivo para algunos era
prisioneros serían liberados por medio el no pago del cupo de guerra, pero la
del canje. medida sin duda correspondería la firma
de un tratado que beneficie al vencedor del
No obstante, en “La ocupación de conflicto. El Dr. Ibarra Cifuentes, descri-
Antofagasta y la campaña de Tarapacá”, birá las principales batallas de Chorrillos
estuvo dirigida en “la expedición al y Miraflores, haciendo una lectura de las
interior del departamento destinadas a fuentes de manera “objetiva” alejándose
neutralizar las montoneras que operaban del conflicto político de la ocupación.
en el desierto las que podían perjudicar la Los políticos relegados serán el conflicto

2 Véase. José Carlos Martín, Peruanos deportados por Chile en la Guerra del Pacífico (1881-1883): apuntes para la historia
del Perú, Editorial Universitaria, Lima, 1970.

Año 9 / N°17 / junio-diciembre 2018. 167


La guerra en cautiverio... Patricio Ibarra Cifuentes.

que marca el periodo de la ocupación fueron prisioneros políticos de la Guerra


de Lima entre los años 1881 y 1882. De del Pacífico.
esta manera, el gobierno de la Magdalena
será conformado por la elite de la costa Por último, la continuación de la
y el líder provisorio: Francisco García guerra sigue en la “campaña de la Sierra”
Calderón para negociar con el gobierno una vez caída la capital peruana (1881-
chileno. El gobierno de Calderón fue 1883), el Dr. Ibarra Cifuentes describe
depuesto por negarse a firmar el tratado las diversas instancias donde el ejercito de
de paz, y el “6 de noviembre enviado a Chile avanzó a la Sierra. En este punto,
Chile junto con su Ministro Manuel M. la investigación reconoce que existió un
Gálvez” (p.272). Sin embargo, relegar a vacío al momento de respetar los acuerdos
la clase alta limeña, entre ellos, políticos, internacionales de la guerra. Los argu-
periodistas, empresarios, personalidades mentos se dirigen a la composición de
del mundo cultura (uno de los notables que los ejércitos irregulares y las montoneras,
pudo escapar a la deportación fue Ricardo principalmente compuestas por civiles,
Palma), no estaba presente en los tratados indígenas y soldados peruanos. Según la
internacionales, puesto que estos no eran documentación oficial, la batalla de La
considerados prisioneros de guerra, al no Concepción fue la que más caló hondo
cumplir con la categoría de montoneros o en la nación ocupante en lo que se refiere
de espías. Más allá de las sumas onerosas a la configuración de un discurso nacio-
impuestas por el gobierno de Lynch a los nalista para validar la intervención en la
notables, no podían estar en concordancia Sierra, cuyo fin era neutralizar los embates
con los tratados firmados. El libro, si bien del “brujo de los Andes” Andrés Avelino
evidencia este hecho, ergo, no indaga en la Cáceres (p.308-310).
medida de presión que provenía desde La
Moneda, más bien en la lectura, se realiza Pues bien, la Guerra del Pacífico
una justificación al Estado chileno anclada es conocida como la primera guerra
en el no pago del cupo de guerra; queda moderna del continente sobre todo por
al debe que esta medida de presión para las dimensiones políticas económicas
la elite peruana era en función de entregar que llegó a alcanzar flujos comerciales
el territorio a manos chilenas. En el caso en alza del salitre desde el último cuarto
de la manutención de estos notables, al del siglo XIX, evidencian el alto interés
comienzo el Estado de Chile pagaba una por el empresariado emergente chileno y
casa para los cautivos y la comida corría global, preferentemente, británicos, por
por cuenta propia. Un concepto apropiado el nitrato de potasio. En este contexto,
para tratar este caso bien particular sería como es sabido, surge el conflicto bélico
el de extrañamiento. La investigación que marcó a las tres naciones, no sólo en
tan sólo describe la relegación política de una dimensión económica, sino también
estos notables como si estuviesen de paseo cultural, provocando la animadversión
por Chile, pero esto significó un nuevo chauvinista de un discurso triunfalista de
territorio para el vencedor. Sin duda que la nación vencedora. Todo esto, además de

168 Revista Tiempo Histórico


Tiery Amigo L.

extender la frontera norte para resguardar de los discursos de la guerra de forma


el lucrativo negocio del fertilizante natu- lineal y descriptiva, considerando sólo
ral: el salitre. A partir de este contexto, es fuentes chilenas, en circunstancias que la
que el análisis de la Guerra del Pacífico guerra, por antonomasia, se escapa de estos
en perspectiva histórica resulta tan com- marcos nacionales. Así, la investigación
plejo de estudiar. Si bien, la disciplina debe abrir la discusión, incorporando
histórica es capaz de entregar múltiples elementos políticos y críticos, además de
interpretaciones apoyadas en las fuentes presentar las visiones de los implicados.
documentales, el empedrado academi- En este sentido, el libro carece de ambos
cista ha tendido a relativizar los procesos elementos.
históricos de la guerra, entregando en la
mayoría de los casos, una visión univoca
del proceso. A saber, la Guerra del Pacífico
fue un conflicto regional y los indicios
del conflicto no se pueden medir sólo
desde una arista investigativa, en este
sentido, se puede valorar y comprender
los procesos históricos con un enfoque de
historias conectadas más que una mirada
unidireccional.

En vista y consideración de lo
expuesto anteriormente, la Guerra del
Pacífico es un campo investigativo que
detenta temas sensibles que llegan, incluso,
a trastocar la filigrana académica en pos
de un nacionalismo patrio que hoy está
demodé. La investigación del Dr. Patricio
Ibarra Cifuentes resume los principales
acontecimientos relacionados con los pri-
sioneros, capturados y relegados utilizando
una literatura decimonónica para buscar la
justificación de los “hechos”. El trabajo se
mueve dentro de una historia social de la
guerra, y del derecho, comparable con el
tratamiento del tema de las deserciones de
la guerra, hasta cierto punto. No obstante,
la investigación cumple con informar sobre
el proceso y desenlace de los prisioneros,
pero no da cuenta de la totalidad de los
capturados, más bien, presenta un estima-
tivo que no es medible concretamente. La
debilidad del mismo es la interpretación

Año 9 / N°17 / junio-diciembre 2018. 169