Anda di halaman 1dari 4

ASIGNATURA:

Sociología jurídica

Tema

Actividad 08

FACILITADOR (A):
Dr. Manuel Coronado, PHD.

Presentado por:

Yarleny Manzueta Jiménez

MATRICULA:

201902488

30 de agosto de 2019
Elaborar un esquema, con los factores sociales que inciden en las conductas
delictivas.

Existe cierta correlación, pero no podemos decir que sea la causa. La economía está
relacionada con otra serie de factores que a su vez influyen en la delincuencia:
 Sistema familiar: familias numerosas, desintegración familiar, violencia doméstica,
abandono familiar,...
 Absentismo escolar: si no van al colegio no aprenden y no estarán capacitados para
realizar trabajos en el futuro. Además, en las horas en que no están en el colegio no
están con niños de su edad, sino que están con mayores de los que aprenden
conductas modelo. El fracaso escolar está relacionado con el aprendizaje de
conductas delictivas. Se acaba abandonando el proceso educativo y empiezan a
frecuentar otros ambientes de pandillas de chicos como ellos.
 Ámbito relacional: El niño empieza a tener un ambiente muy restringido, con
características no positivas, que le va enseñando un código de lenguaje. El lider suele
ser alguien con contacto con el mundo de la delincuencia (ej: tiene un familiar en la
carcel).
 Malas condiciones de vivienda, sanidad, ...
Todo esto contribuye a la marginación, una situación que por sí misma mantiene el
proceso, se hace una situación crónica.
Características psicosociales de los sujetos de riesgo y delincuentes. Los
componentes subjetivos del proceso de consolidación de la marginación: Para el sujeto
de riesgo, pensar en cualquier forma de acercamiento a personas o grupos no
marginales supone:
 Ante el grupo no marginal: expectativas de no ser aceptado, evitando el contacto.
 Ante el grupo marginal: expectativas de ser rechazado evitando el alejamiento.
Hay que preparar a los profesores de esos niños que provienen de familias marginales.
Hay dos características de personalidad que son resultado de esa situación de
marginación:
 Inseguridad racional
 Inseguridad situacional:
Se caracteriza por la forma en que esa persona explica el contexto que la rodea. Habla
de atribuciones externas, que influyen en un descenso de la motivación, genera una
situación de indefensión. Lo más importante para esta persona es aquello que supone
un refuerzo inmediato, lo cual consigue a través de actos ilegales. Esto va conformando
una situación crónica, la marginación. Las atribuciones externas se relacionan con la
falta de empatía y de responsabilidad moral (no les importa lo que ocurra a los demás).
Realiza un análisis crítico, de no más de 3 páginas, acerca del delito, sus
consecuencias y solución.

El delito es definido como una acción típica, antijurídica, imputable, culpable, sometida
a una sanción penal y a veces a condiciones objetivas de punibilidad. Supone una
infracción del derecho penal. Es decir, una acción u omisión tipificada y penada por la
ley.

¿Por esto cuánto le puede caer? Habitualmente, esta es la primera pregunta que
alguien se plantea cuando escucha una noticia sobre un presunto delito, cuando un
conocido o él mismo están siendo investigados por la presunta comisión de un delito.
Es decir, lo que más preocupa en primer lugar es cuál será la sanción penal que
conllevará ese delito.

Por supuesto, dependiendo de los hechos concretos que se hayan cometido, de qué
manera y contra quién, estos hechos serán constitutivos de un delito o de otro, además
hay que atender para ciertos delitos al perjuicio causado, los medios empleados en la
comisión delictiva, la víctima u objeto del delito, etc. Esto quiere decir que para saber
cuál es la posible pena que unos hechos pueden conllevar, tenemos que saber con
exactitud los hechos que se han cometido para conocer la calificación delictiva que
corresponde. Por poner un ejemplo sencillo, si nos preguntan cuál será la pena para
una persona que ha robado un objeto, tenemos que saber si el autor empleó fuerza en
las cosas o violencia o intimidación en las personas porque en ese caso estaremos ante
un delito de robo, en caso contrario, se tratará de un hurto, y dependiendo del valor del
objeto, se tratará de un delito de hurto o un delito leve de hurto, lo que implica que la
pena varía.

Cada delito lleva aparejada una pena, en el artículo correspondiente del Código Penal
se especifica el tipo de pena y su duración. Sin embargo, la pena que se contempla no
es concreta, se da un marco penal y será el juez quien la determine en sentencia. Así,
por ejemplo, el delito básico de homicidio prevé una pena de 10 a 15 años de prisión, la
determinación dentro de este marco, así como la posibilidad de subir o bajar la pena en
grado, dependerá de diversas circunstancias que hay que valorar en cada caso, que
permitirán aplicar los atenuantes o agravantes contemplados en el Código Penal. Por
ejemplo, en el caso del homicidio, si la víctima era el hijo del autor, la pena se verá
agravada, en cambio, si el homicidio se ha cometido por causa de una grave adicción a
las drogas, la pena se verá atenuada.

Hay que precisar que nuestro Código Penal prevé dos posibilidades ante un hecho
delictivo: las penas y las medidas de seguridad. La pena tiene como fundamento la
culpabilidad del sujeto, mientras que la medida de seguridad se impone debido a la
peligrosidad de este. Hasta 2015, las medidas de seguridad se preveían únicamente
para sujetos inimputables – grosso modo, las personas que han cometido un hecho
típico antijurídico, es decir, no permitido por la ley, pero no culpable por sus
circunstancias subjetivas –. Sin embargo, con la reforma penal de 2015, se dan
supuestos en los que se puede imponer a un sujeto imputable penas y medidas de
seguridad por los mismos hechos. De este modo, en principio se impondrá la pena
prevista para cada delito en el artículo del Código Penal que lo tipifica, la procedencia
de las medidas de seguridad dependerá de las circunstancias del sujeto y de su
peligrosidad, que se conocerá atendiendo a los informes de especialistas que resulten
precisos.