Anda di halaman 1dari 2

El fenómeno de la prueba presenta cuatro aspectos, que no siempre se distinguen con precisión:

a) Elemento de Prueba.- El elemento de prueba es, en palabras de Vélez Mariconde (2005), todo aquel
dato objetivo que se incorpora legalmente al proceso, capaz de producir un conocimiento cierto ó
probable acerca de los extremos de la imputación, es decir que este dato sea relevante ó de utilidad
para obtener la verdad de los hechos.

b) Fuente de Prueba.- Fuente de prueba, es todo aquello que da origen a un medio ó elemento de prueba
y existe con independencia y anterioridad a un proceso, lo que interesa de la fuente de prueba es lo que
podemos obtener de ella, lo que “fluye” de ella, es lo que suministra indicaciones útiles para
determinadas comprobaciones.
c) Órgano de Prueba.- Se constituye en órgano de prueba, la persona física que porta una prueba ó
elemento de prueba y concurre al proceso, constituyéndose así en intermediario entre el Juez y la
prueba, son órganos de prueba las personas que transmiten de modo directo el dato objetivo ( puede
ser oral como el testimonio ó por escrito, cómo los dictámenes periciales)
El Juez no es órgano de prueba, ya que el no aporta pruebas al proceso, sino por el contrario es el
receptor de las mismas.
d) Medio de Prueba.- Constituye el canal ó el conducto a través del cual se incorpora el elemento de
prueba al proceso penal, en palabras de Claria Olmedo (2008), el procedimiento establecido por ley para
el ingreso del elemento de prueba en el proceso, son los vehículos de los que se sirven las partes para
introducir en el proceso las fuentes de prueba.
Los hechos objeto de prueba pueden ser acreditados por cualquier medio de prueba permitido por la ley
, excepcionalmente pueden utilizarse otros distintos siempre que no vulneren los derechos y garantías
de las personas, así como las facultades de los sujetos procesales reconocidas por la ley, la forma de
su incorporación se adecuará al medio de prueba más análogo de los previstos, en lo posible, todo medio
de prueba, para ser admitido al proceso debe cumplir ciertos requisitos, al respecto el Tribunal
Constitucional ha establecido que son los siguientes :
– Pertinencia.
– Conducencia.
– Idoneidad.
– Utilidad.
– Licitud.
– Preclusión.
También nos Ilustra César San Martín Castro (2010). Que el fenómeno de la prueba, además del objeto
de la prueba, comprende otros tres aspectos: Elemento, órgano y Medio de Prueba.
1. Elemento de Prueba.- Se define como elemento de prueba, siguiendo a Alfredo Vélez Mariconde
(2005), todo dato objetivo que se incorpora legalmente al proceso, capaz de producir un conocimiento
cierto ó probable acerca de los extremos de la imputación delictiva, Manzini, a su vez expone que
elemento de prueba es el hecho y circunstancias en que se funda la convicción del Juez.
Cuatro son las características del elemento de prueba: Objetividad, legalidad, relevancia y pertinencia.
a. Objetividad.- El dato ó información debe provenir del mundo externo al proceso. Su trayectoria debe
cumplirse de modo tal que pueda ser controlada por las partes.
b. Legalidad.- La información debe ingresar al proceso siguiendo las prescripciones de la Ley. Deben
tomarse en consideración en primer lugar, el modo como se obtiene el elemento de prueba y en segundo
lugar el modo de cómo se incorpora al proceso.
c. Relevancia.- El elemento de prueba será tal, no sólo cuando produzca certeza sobre la existencia ó
inexistencia del hecho objeto de imputación, sino también cuanto permita fundar sobre éste un juicio de
probabilidad ó suficiencia, necesario en este caso para procesar penalmente a una persona, para dictar
mandato de detención o para formular acusación y emitir el auto de enjuiciamiento. A esta idoneidad
conviccional se conoce, apunta Cafferata Nores, como “relevancia” ó utilidad de la prueba. Este concepto
en suma, da idea de importancia de la prueba que se pretende introducir con relación al fin probatorio
propuesto.
d. Pertinencia.- Debe existir una relación entre los extremos objetivo y subjetivo de la imputación, así
como con el hecho ó circunstancias jurídicamente relevante del proceso ( art. N° 191° del Código de
1991 y 45° y 46° del Código Penal ), Clariá Olmedo dice al respecto que la pertinencia indica referencia
del elemento probatorio al hecho que en el proceso debe probarse para determinar la responsabilidad,
exige vinculación ó ligamen entre uno y otro en cualquier grado, siendo impertinente la prueba cuando
el dicho, el dictamen, el documento ó la cosa que se pretende introducir es totalmente ajeno al hecho
incriminado.
2. Órgano de Prueba.- Florián, define al órgano de prueba como la persona por medio de la cual se
adquiere en el proceso el objeto de la prueba, es decir por medio de la cual dicho objeto llega al
conocimiento del Juez y eventualmente de los demás sujetos procesales, su función, enfatiza García
Valencia, es transmitir al Juez el conocimiento sobre el objeto de la prueba.
Entre ellos debemos mencionar al testigo y al perito. La información que aportan al proceso, el elemento
probatorio, se realiza a través de un medio probatorio, con el testigo se practica el testimonio mientras
que el perito rinde el dictamen ó informe pericial.
Fuente y Medio de Prueba.

Se debe a Carnelutti el mérito de haber distinguido entre fuente y medio de prueba, a menudos tan
confundidos en la legislación y doctrina procesalista. Señaló dicho autor que Medio de Prueba es la
actividad del Juez mediante la cual busca la verdad del hecho a probar y Fuente de Prueba al hecho del
cual se sirve para deducir la propia verdad, siguiendo ese camino Sentis Mellendo tiene expuesto que
esta distinción es indispensable para el estudio completo de la prueba, que las fuentes son los elementos
que existen en la realidad y los medios están constituidos por la actividad para incorporarlos al proceso,
que por tanto; Fuente de Prueba, es un concepto meta-jurídico, extrajurídico ó ajurídico, que corresponde
forzosamente a una realidad anterior y extraña al proceso, mientras que Medio de Prueba, es un
concepto jurídico y absolutamente procesal, que la fuente existirá con independencia de que se siga o
no el proceso, que buscamos las Fuentes y cuando las tenemos proponemos los Medios para
incorporarlas al proceso, que la Fuente es lo sustancial y material, mientras que el Medio es lo adjetivo
y formal.
Dicho lo anterior, cuya importancia más saltante se manifiesta hoy en día en el tema de la ilegitimidad
en la obtención de las fuentes de Pruebas, base de la prueba prohibida y de su inutilización y por otro
lado, en las nulidades procesales, en especial de las anulaciones de procesos por incompetencia
material, conviene precisar, entrando en lo propiamente procesal, que se entiende por Medio de Prueba,
con fines estrictamente descriptivos, el procedimiento destinado a poner el objeto de prueba, en rigor el
elemento de prueba, al alcance del juzgador. Se trata de elaboraciones legales destinadas a
proporcionar garantía y eficacia para el descubrimiento de la verdad y constituyen un nexo de unión
entre el objeto a probarse y el conocimiento que el juzgador adquirirá sobre ese objeto.
La Ley regula taxativamente los medios de prueba. Indica cómo éstos deben practicarse durante la
tramitación del proceso, sin perjuicio de su enumeración taxativa, también es posible acudir a medios de
prueba distintos de los regulados, “siempre que no supriman las facultades y garantías de las personas
reglamentadas en la ley procesal ó afecten el sistema institucional “, utilizándose analógicamente el
medio de prueba que resulte más afín al aplicado.