Anda di halaman 1dari 4

Unidad 2: LA CRISIS DEL “CONSENSO LIBERAL” Y LA CONFORMACION DE LA MATRIZ ESTADO

CENTRICA. EL PERONISMO Y LAS TRANSFORMACIONES EN LA ESTRUCTURA SOCIAL, ECONOMICA Y


POLITICA
La unidad 2 abarca el período 1930-1955.

1930: Golpe de estado contra el gobierno de Yrigoyen, ruptura institucional. Crisis económica,
centrada en EEUU pero que repercute fuertemente en todo el mundo capitalista.
1955: Otro golpe de estado, contra el gobierno de Perón.

Vamos a ver cómo durante el siglo XX las fuerzas armadas se van a ir constituyendo en actor
político.

Cuando decimos “crisis del consenso liberal” nos referimos a una serie de transformaciones que se
cristalizan a partir del ‘30 pero que vienen de antes. Ese consensoo liberal que expresaba el
funcionamiento del orden conservador, aún con la modernización política que se abrió a partir de
1912, empieza a ser cuestionado. El golpe del ‘30 exppresa un poco la desocnfianza en el
funcionamiento de esa fórmula política. Por otro lado, cuando hablamos de “conformación de la
matriz estado céntrica” nos referimso a que parte de lso cambios apartir del ‘30 tienen que ver
con una transofmración de las relación entre estado, mercado y sociedad. A partir de los ‘30 se
van modificando algunas de las formas de relación entre estos tres elementos, erigiéndose el
estado un poco más en centro de estas relaciones. El peronismo implica una f´romula también
novdeosa, no es estrictamente volver a la democracia en los términos planteados en 1912 o 1916,
sino que es otra forma de consitutción de la república. A su vez vamos a tratar de abordar en esta
unidad las principales transformaciones impulsadas por el peronismo.

Hoy vamos a trabajar la década del ‘20, para eso tenemos dos textos. Vamos a plantear en
términos generales las problemáticas que estos textos abordan.

Luciano De Privitellio, “La vida política”.


1930 en general ha sido pensado cómo un momento de ruptura, hay consenso en definir esto. La
hipótesis de este autor es que, bueno, efectivamente hay una ruptura, pero también hay
elementos de continuidad que es necesario analizar para entender hacia dónde se proyecta este
proceso.
Vamos a retroceder a 1912. ¿Cuáles eran los objetivos de las reformas electorales? Intenta
proceder a una modificación política que se adecúe a una sociedad más heterogénea y a unos
nuevos actores políticos que necesitan un medio para canalizar sus planteos. Podemos
ejemplificar esto con el accionar de la UCR, que previo a 1912 recurría a métodos como la
abstención electoral y luego se integra al juego institucional.

No hay una oposición muy unificada al gobierno de Yrigoyen. Hay un acuerdo común en destituirlo,
se lo califica de déspota, alguien que ha desvirtuado las instituciones republicanas. El diario Crítica
titula el día del golpe: “Jubilosamente celebra todo el país en triunfo rotundo de la revolución.
Huyeron numerosos funcionarios del régimen depuesto. La situación quedó del todo normalizada”.
Se legitiman planteando que la interrupción del gobierno es la interrupción de una situación de
anormalidad o desorden. Este diario expresa la posición de un sector de la oposición que plantea
estas cuestiones, de volver a una situación anterior.
No se genera una acción popular de defensa del gobierno de Yrigoyen.
Acá entran a converger dos líneas de la oposición para discutir qué proyecto político se va a levar
adelante. Por un lado está el proyecto de Uriburu (quien asume el nuevo gobierno) que
básicamente plantea una fuerte crítica al modelo de vigencia de las instituciones liberales
republicanas y que está pensando en llevar adelante una reforma constitucional profunda. Lo que
ven es que esa democracia no está logrando resolver las “amenazas sociales”, genera acciones
despóticas y demagógicas, y por lo tanto había que hacer una profunda reformulación del sistema
político. Según el autor esta mirada es nacionalista, con tintes corporativistas, elitista, con apoyo
de grupos fascistas, sobre todo de oficiales militares y grupos conservadores de la pcia de BS As.
Ese grupo que representa Uriburu postula el proyecto de la “regeneración nacional”. Pero Uriburu
no tiene un gran apoyo.
El otro grupo piensa, en vez de en la regeneración nacional, en una revolución en el grupo de las
“revoluciones reppublicanas”. Critican el funcionamiento de las instituciones de la república y
piensan en una idea de “recuperar”, “restituir”, “restaurar” el nomral funcionamiento de la
institucionalidad republicana. Básicamente esto implica que no puede haber un gobierno militar.
Es un grupo muy heterogéneo en donde está Justo, que luego será presidente después de las
elecciones.

En 1932 va a haber elecciones, asume Justo, no logra asumir con el apoyo de todo el radicalismo,
ya que en esas elecciones se van a abstener. Lo van a sostener antipersonalistas, conservadores de
las provincias, socialistas independientes. Uno de los probleams que va a frontar es el de cómo
relegitimar su propia autoridad y el funcionamiento del sistema republicano frente a una opisición
mayoritaria, la de la UCR, que mantiene un abstencionismo. Oro problema va a ser cómo
mantener los apoyos siendo que lo sostienen fuerzas sociales y políticas bastante heterogéneas.
No es reppresentante de un parrtido. Una de las fórmulas que va a ensayar para tratar de
mantener algún nivel de acuerdo, sobre todo en la arena legislativa, es lo que se dio a conocer
como “la concordancia”. Esto sería una forma de acuerdo político que sobre todo se expresó en la
legislatura, no así en el terreno electoral, y que tenía que ver con la necesidad de promulgar
nuevas leyes. La situación interpeló fuertemente a la UCR. Recordemos que en los ‘20 había
habido una escisión, de donde se desprenden los antipersonalistas (de donde viene Justo). Al
interior de la UCR se va a dar todo un proceso de discusión y van a surgir otras voces (que el autor
llamará “las concurrencistas”, por la concurrencia a elecciones) que se empiezan a plantear la
necesidad de participar de elecciones para mantener su referencia. Ante esta posibilidad, que los
sectores del gobierno encuentran amenazante, se empieza a considerar la opción del fraude. Van
apareciendo nuevos principios de legitimación y nuevas prácticas políticas.

A mediados de la década del ‘30 empieza a hacerse más fuerte la opción del fraude como una
alternativa válida. “Con aval presidencial se transofmró a las prácticas irregulares y violentas de
control del voto, se las convirtió en un mecanismo de alteración y manipulación sistemática de los
resultados electorales”. Esto no fue aplicado en todas las provincias (Sabbatini llega al gobierno de
Córdoba sin fraude). En Buenos Aires, el gobernador Manuel Fresco va a propiciar el voto cantado
como una práctica política de mostrar adhesión pública a su partido. Finalmente se produce la
coyuntura de un nuevo recambio presidencial (elecciones en el ‘37, asunción en el ‘38). Justo no
puede ser candidato, no estaba habilitada la reelección. La fórmula oficialista será Ortiz-Castillo.
Ortiz piensa las elecciones como una práctica pedagógica: el electorado alguna vez va a aprender a
votar, entonces ya no será necesario hacer fraude. Interviene la provincia de Buenos Aires, lo cual
será aplaudido por sus opositores como una confrontación con el fraude y le costará apoyo de su
bando. Renuncia y es reemplazado por Castillo.

Para explicar el golpe del ‘43 hay que pensar qué cambios se habían ido operando en las fuerzas
armadas y en “la joven oficialidad”. Lo que plantea el autor es que al interior de esa oficialidad
empieza a ser cada vez más fuerte un componente de nacionalismo, de antiliberalismo, de
integrismo católico, de antidemocratismo, de anti-parlamentarios incluso. Esa formación, sobre
todo de los jóvenes dentro del ejército, había ido incororando otros elementos que no sólo lo van
a distanciar de mantener el apoyo de una fórmula que se pretennde restauradora pero a la ve
utiliza el fraude, empiezan a pensarse como resguardo de una tradición. Ese es un componente
interesante para pensar en la politización que se va generando en las FFAA. Efectivamente se hace
el golpe del ‘43 en una coyuntura internacional muy diferente con la segunda guerra mundial en
marcha, las presiones para que Argentina salga de la neutralidad. Además, como efecto de lo que
representó el gobierno de Castillo, que intentó hacer una restauración del dominio de los grupos
más conservadores, qu eesa especie de juego que abrió Ortiz no ocurrió con Castillo, en ese
cintexto se va a generar una nueva alternativa golpista en la que va a ir tomando cad avez un rol
más importante el grupo de estos oficiales jóvenes.

Vamos a ver a grandes rasgos algunos hitos de las transofrmaciones que se dan en el ámbito
económico. En la unidad anterior vimos que el rasgo predominante de la conformación de una
cierta economía nacional tenía que ver con la consolidación de un modelo de crecimiento hacia
afuera y el reforzamiento del sector agroexportador centrado en la región pampeana y orientado
al intercambio con Inglaterra. El cambio de régimen político en 1912 no implicó un cambio en el
modelo de acumulación. Además, si uno piensa en las crisis que sufrió el país, vemos que el
modelo agroexportador sufría una alta vulnerabilidad, que no sólo tiene que ver con el carácter
dependiente, sino también con que ese modelo implicaba una apertura comercial importante.
Dependíamos de una demanda externa, de que esta se sostuviese en el tiempo. Además,
dependía también de capitales extranjeros para la inversión. Otra cuestión es que ese modelo se
basaba en una especialización de una canasta limitada de productos. No sólo era primario
exportador, sino que incluso dentro del sector primario no había una gran variedad de productos
que se exportaran: carne, cereales constituyen el grueso de nuestras exportaciones. Además,
como las divisas dependían tanto de las exportaciones como de la inversión de capital. Para
mantener nuestra capacidad de exportar en tal volumen, dependíamos de que se mantuviera el
ingreso de divisas.

Vamos a ver cómo esas vvulnearabilidades se expresan a partir de la incidencia de la crisis del ‘29.
Apenas se dio esa crisis en octubre del ‘29, disminuyó el valor de nuestras exportaciones en un 64%
(por disminución de precios, no de volumen). Si bien también disminuyeron los precios de
nuestras importaciones, la pérdida en definitiva fue de un 40%. Frente a esto, se vio afectada toda
la economía interna vinculada a la exportación de bienes primarios. Además, se redujo nuestra
capacidad de importar. Se entró, así, en un estado de recesión interna. Sin embargo hubo una
recuperación temprana. La hipótesis de Bellini fue que por un lado mejoraron los términos de
intercambio externo (tanto el volumen cmo el valor de nuestras exportaciones se van a recuperar
rápidamente); también por cuestiones fortuitas, como grandes sequías en países competidores de
nuestros productos. En el marco de esta recuperación es que se van a ir dando ciertas
transformaciones, que se van a dar como el subrpoducto de algunas medidas tomadas por el
gobierno (no porque el gobierno así lo hubiera querido, digamos). Se va redefiniendo el rol del
estado. Las primeras medidas fueron de corte clásico: reducción de costos, recorte del gasto
público, mantener los compromisos de la deuda. Sin embargo a partir de 1931 algunas cuestiones
se van a modificar. Entre ellas el abandono del patrón oro por parte de Inglaterra que aunque
estaba siendo desplazada por EEUU aún incidía fuertemente en nuestra economía.

En las econom´´ias europeas se va instalando el intervencionismo estatal. En ese contexto en


donde el fin del patrón oro va a obligar a establecer otro modo de convertibilidad de las monedas.
Recordemos que se había generado una relación triangular entre Argentina, EEUU e Inglaterra
(exportábamos a Inglaterra e import´´abamos de EEUU). Esto se va a ir modificando, se va a ir
avanzando en establecer relaciones bilaterales. Se dificulta en este contexto la continuidad de las
exportaciones de carne a Inglaterra. Un acuerdo entre Gran Bretaña y EEUU (el pacto Roca-
Runciman, 1933) surge como respuesta a esta situación, para tratar de mantener el comercio de
carnes con Inglaterra. Se lo vio como un acuerdo lleno de concesiones frente a lo que se obtenía a
cambio. Lo que ocurría es que se buscaba (tal vez medio desesperadamente) morigerar algunos
efectos de la crisis. Si bien es cierto que es más beneficioso para Inglaterra que para la Argentina,
también había una fuerte presión corporativista de los sectores exportadores de carne. También
había una gran presión de los capitales ingleses en ferrocarriles.

Como vemos, efectivamente hay una mayor intervención estatal, aunque esto no fuera aún una
política de estado, sino una serie de medidas aisladas necesarias para enfrentar la crisis. Por
ejemplo, en 1935 se crea el Banco Central; entre 1933 y 1937 se crean agencias estatales como la
Junta Nacional de Granos. En el año 1933, también como respuesta a la nueva situación que se va
generando con los cambios en el sistema monetario internacional, es que se instala un “doble
mercado cambiario”, uno oficial donde se van a intercambiar las divisas ingresadas por las
exportaciones, y otro mercado libre (flotante?), regulado por la oferta y la demanda.

Sin embargo, el impacto de la crisis y de las transformaciones no es igual en todos los sectores de
la economía. El campo va a desacellerar su crecimiento. A la vez el sector de producción
agropecuaria se va a heterogeneizar más. Surgen los cutlivos industriales (algodón, tabaco, yerba
mate,, azúcar) que implica la integración de otros sectores económicos que tradicionalmente eran
más marginales. La ganadería también va a tener un comportamiento diferencial. A partir de los
acuerdo sbilaterales con Inglaterra habrá una mejora para los sectores más concentrados, en
cambio los invernadores, por ejemplo, sufrirán cierto estancamiento. La industria se constituye en
el sector más dinámico de la economía. El crecimiento se centrará principalmente en industrias
livianas. Con el tiempo van a ir surgiendo nuevos establecimientos.

Quedan dos cuestiones. En el ‘37 y ‘38 habrá una nueva recesión, el Banco Mundial intervendrá
para morigerar los efectos de esta situación. Por otro lado, hay que ver cómo impactó la Segunda
Guerra Mundial, que volvió a dar impulso a las exportaciones de carne.

Por último, el gobierno impulsará el “Plan Pinedo”, que si bien nunca se aprobó formalmente, se
aplicó parcialmente. Se planteaba que el estado pudiera adquirir coeschas, que el estado impulsar
políticas crediticas para la consturcción, que el estado favorezca sectores para fortalecerlos en el
mercado mundial para permitirles competir con grandes economías.