Anda di halaman 1dari 9

POEMAS PARA REZAR…

DE PEDRO CASALDÁLIGA

y la utopía de la gran Ciudad,


EL PARAÍSO nómada al sol de todas las verdades
No anhelamos comer la fruta vana. y a la invisible luz de la Verdad.
Hijos de barro y libertad, nosotros, Soy a la vez Salem y la contienda,
en la común desolación humana, la incontable legión, la sola tienda,
no queremos ser dioses, sino otros. la encina y el sepulcro de Mambré,
Queremos ser y hacer hijos y hermanos los rebaños ausentes en mis pastos,
1
sobre la tierra madre compartida, la Sara estéril de mis días castos,
sin lucros y sin deudas en las manos, la noche y la promesa de Yavé.
sueltos los ríos claros de la vida.
Libres de querubines y de espadas,
queremos conjugar nuestras miradas, EN ÉXODO
todos iguales en el nuevo edén. La vida sobre ruedas o a caballo,
Y en los silencios de la tarde honda yendo y viniendo de misión cumplida,
sentir Tu paso amigo por la fronda árbol entre los árboles me callo
y el aire de Tu boca en nuestra sien. y oigo cómo se acerca Tu venida.
Cuanto menos Te encuentro, más Te hallo,
libres los dos de nombre y de medida.
CAÍN Dueño del miedo que Te doy vasallo,
Lleva el destino a cuestas, con el saco, vivo de la esperanza de Tu vida.
muerto el amor y la tristeza viva. Al acecho del Reino diferente,
Le escuece el alma en el mirar opaco. voy amando las cosas y la gente,
Es una soledad a la deriva. ciudadano de todo y extranjero.
Ha cruzado la Isla, el Araguaia, Y me llama Tu paz como un abismo
la sociedad, el tiempo, el mal. Rehuye mientras cruzo las sombras, guerrillero
la luz del sol y el sueño de la playa. del Mundo, de la Iglesia y de mí mismo.
Huye de todos, de sí mismo huye,
condenado a vivir su vida muerta.
Si ha violado la ley, la paz presunta, «ÉL SE HIZO UNO DE TANTOS»
a él le hemos matado la paz cierta. En la oquedad de nuestro barro breve
Quizá sea un Caín, pero es humano, el mar sin nombre de Su luz no cabe.
y por él Dios, celoso, nos pregunta: Ninguna lengua a Su verdad se atreve.
-Abel, Abel, ¿qué has hecho de tu hermano? Nadie lo ha visto a Dios. Nadie lo sabe.
Mayor que todo dios, nuestra sed busca,
se hace menor que el libro y la utopía,
ABRAHAM y, cuando el Templo en su esplendor Lo ofusca,
De tierra en tierra, mías pero extrañas, rompe, infantil, del vientre de María.
voy a la tierra que El me ha de mostrar. El Unigénito venido a menos
Con todo un Pueblo Nuevo en las entrañas traspone la distancia en un vagido;
y el holocausto vivo en el altar. calla la gloria y el amor explana;
Cargo la maldición de las ciudades Sus manos y Sus pies de tierra llenos,
rostro de carne y sol del Escondido, Tu carne y Tu verdad en cruz desnudas,
¡versión de Dios en pequeñez humana! contradicción y paz, ¡eres quien eres!
Jesús de Nazaret, hijo y hermano,
«Y EL VERBO SE HIZO CARNE» viviente en Dios y pan en nuestra mano,
Decir el pan, la lucha, el gozo, el llanto, camino y compañero de jornada,
el monótono sol, la noche ciega. Libertador total de nuestras vidas
Verter la vida en libación de canto, que vienes, junto al mar, con la alborada,
vino en la paz y sangre en la refriega. las brasas y las llagas encendidas.
Desnuda al viento mi palabra os llega.
Sobre la plaza de la fiesta canto.
Pido que todos entren en la siega. «NO SÓLO DE PAN VIVE EL 2
Vengo a espantar las fieras del espanto. HOMBRE...»
Mediterráneamente luminosa, Os desvivís para morir de hastío
escancio en mi palabra cada cosa, delante de la Esfinge que bosteza.
vaso de luz y agua de verdad. La gran Ciudad os ha secado el río.
Si el Verbo se hace carne verdadera, Sois cauces de orfandad y de impureza.
no creo en la palabra que adultera. Aquí la luna cruza el Araguaia;
Yo hago profesión de claridad. los ojos a su encuentro, como remos,
y el corazón tendiéndole su playa.
Hijos del cielo, de Belleza ardemos,
LA VISITACIÓN libres aún para cantar Su nombre
El tardío precoz hijo convoca y el Uni-verso que Su mano escribe,
al cumplimiento de las profecías, las cosas escanciadas, una a una.
y el seno de Isabel se hace boca Comer, sumar, poder, no es todo el Hombre.
junto a la muda fe de Zacarías. No sólo de progreso el Hombre vive,
Virgen y madre, sierva y libertaria, vive también de Dios y de la Luna.
la más mujer de todas las mujeres,
tú has puesto el cielo en la ración diaria
de nuestras amarguras y placeres. LOS DIEZ LEPROSOS
Azoras la montaña de Judá, Eran diez leprosos. Era
grávida de caminos, que no sabe esa infinita legión
que en tus andares el Camino va que sobrevive a la vera
y cómo será humano ir en pos de nuestra desatención.
de esa ternura que en tu vientre cabe, Te esperan y nos espera
feto de sueño y sangre, nuestro Dios. en ellos Tu compasión.
Hecha la cuenta sincera,
¿cuántos somos?, ¿cuántos son?
JESÚS DE NAZARET Leproso Tú y compañía,
¿Cómo dejarte ser sólo Tú mismo, carta de ciudadanía
sin reducirte, sin manipularte? nunca os acaban de dar.
¿Cómo, creyendo en Ti, no proclamarte ¿Qué Francisco aún os besa?
igual, mayor, mejor que el Cristianismo? ¿Qué Clara os sienta a la mesa?
Cosechador de riesgos y de dudas, ¿Qué Iglesia os hace de hogar?
debelador de todos los poderes,
«EUNUCO POR EL REINO» entre las brumas de esta Edad oscura
Voy a engarzar en paz esas espinas que anega el mar en sangre y en sollozo.
entre las rosas todavía nuevas. Siempre esperé Tu paz. No Te he negado,
Mi voluntad rendida Tú examinas, aunque negué el amor de muchos modos
Tú mi holocausto sin retorno pruebas. y zozobré teniéndote a mi lado.
Tus manos han ceñido mis riñones No pagaré mis deudas; no me cobres.
desde la mocedad. Te ha reservado Si no he sabido hallarte siempre en todos,
mi corazón la flor de sus carbones. nunca dejé de amarte en los más pobres.
Si he amado, Señor, a Ti te he amado.
Mi opción de eunuco por el Reino ostento
sobre esta frágil condición de hombre, JUDAS 3
capaz, con todo, de acoger Tu aliento. Frustrado apóstol turbio del deseo,
Cuando el lagar su desazón concluya, lo que sabemos hoy, tú no sabías;
Tú salvarás la causa de mi nombre lo que esperabas tú del Galileo,
que sólo quiere ser la Causa Tuya. lo exigimos de Dios todos los días.
No fue mayor que el nuestro tu pecado,
traficantes también de sangre humana...
«MI CUERPO ES COMIDA» Beso en Su Rostro, al fin, aunque mal dado,
Mis manos, esas manos y Tus manos ¿no te alumbró aquel beso la mañana?
hacemos este Gesto, compartida Amor y suicidio en un madero,
la mesa y el destino, como hermanos. muertes de un mismo Viernes de Pasión,
Las vidas en Tu muerte y en Tu vida. Su grito recogió tu desespero,
tu soga fue también tu confesión,
Unidos en el pan los muchos granos, Judas, hermano Judas, compañero
iremos aprendiendo a ser la unida de miedos, de codicias, de traición.
Ciudad de Dios, Ciudad de los humanos.
Comiéndote sabremos ser comida. «VI UN CIELO NUEVO Y
UNA TIERRA NUEVA»
El vino de sus venas nos provoca. Entonces veré el sol con ojos nuevos
El pan que ellos no tienen nos convoca y la noche y su aldea reunida;
a ser Contigo el pan de cada día. la garza blanca y sus ocultos huevos,
Llamados por la luz de Tu memoria, la piel del río y su secreta vida.
marchamos hacia el Reino haciendo Historia, Veré el alma gemela de cada hombre
fraterna y subversiva Eucaristía. en la entera verdad de su querencia;
y cada cosa en su primero nombre
y cada nombre en su lograda esencia.
«ANTES DE QUE EL GALLO Confluyendo en la paz de Tu mirada,
CANTE...» veré, por fin, la cierta encrucijada
Por causa de Tu causa me destrozo de todos los caminos de la Historia
como un navío, viejo de aventura, y el reverso de fiesta de la muerte.
pero arbolando ya el joven gozo Y saciaré mis ojos en Tu gloria,
de quien corona fiel la singladura. para ya siempre más ver, verme y verte.
Fiel, fiel..., es un decir. El tiempo dura
y el puerto todavía es un esbozo
«ENTONCES LO VEREMOS imprescriptiblemente gloriosas.
COMO ES» Como eres Tú el que fuiste, humano, hermano,
Porque lo espero a El, y porque espero exactamente igual al que moriste,
que, al encontrarlo, todos nos veamos Jesús, el mismo y totalmente otro,
restablecidos por el sol primero así seremos para siempre, exactos,
y el corazón seguro de que amamos; lo que fuimos y somos y seremos,
porque no acepto esa mirada fría ¡otros del todo, pero tan nosotros!
y creo en el rescoldo que ella esconde;
porque tu soledad también es mía;
y todo yo soy una herida, donde VOY A PASAR LA VIDA
alguna sangre mana; y donde espera -Voy a pasar la vida 4
un muerto, yo reclamo primavera, más o menos inútil,
muerto con él ya antes de mi muerte; más o menos poeta.
porque aprendí a esperar a contramano No habré tenido un hijo.
de tanta decepción: te juro, hermano, No habré sido magnate ni gerente de lucros,
que espero tanto verLo como verte. ni albañil o mecánico.
Habré plantado unos contados árboles
y habré escrito unos libros,
«CENTINELA, ¿QUÉ HAY DE LA muchas cartas,
NOCHE?» hojas hijos al viento.
Sólo una cinta en flor guarda el entorno -Procura que la Gracia y la Ternura
de la garita, libres los ejidos. llenen de vino nuevo ...
Tarda la lluvia, pero en el bochorno tu ánfora de barro.
ya estalla nuestra sed de redimidos. Dios mide a su manera la eficacia.
Para que Dios se vea Dios ahora, Ama a todos los hijos de los hombres.
hay que ir haciendo el Reino, a contramano Di tus palabras como las semillas
de cualquier otro reino; y es la hora que mueren pero brotan.
de que este mundo lobo sea humano. Haz de tu corazón célibe solo
¿Qué fue del latifundio, centinela? un ambulante hogar desatrancado,
¿Qué hay de la esperanza, compañeros? una lona de circo bullanguero.
La noche de los pobres está en vela Deja las digitales de tus pies peregrinos
y el Dueño de la tierra ha decretado como besos en llama solidaria
abrir todos los surcos y graneros sobre la carne de la Madre Tierra.
porque el eón del lucro ya ha pasado. Posa tus ojos, tibios ya de ocaso,
como lumbres de aceite, acurrucadas
en la vigilia universal del Tiempo.
«YO MISMO LO VERÉ»
Y seremos nosotros, para siempre,
como eres Tú el que fuiste, en nuestra tierra, DENTRO DE AUSCHWITZ
hijo de la María y de la Muerte, ¿Cómo
compañero de todos los caminos. hablar de Dios
Seremos lo que somos, para siempre, después de Auschwitz?,
pero gloriosamente restaurados, os preguntáis vosotros,
como son tuyas esas cinco llagas, ahí, al otro lado del mar, en la abundancia.
¿Cómo Piensa vital, conviviente
hablar de Dios conflictivamente hermano,
dentro de Auschwitz?, tiernamente compañero.
se preguntan aquí los compañeros,
cargados de razón, de llanto y sangre,
metidos en la muerte TE LLAMARÁN POETA
diaria Te llamarán poeta
de millones... para reirse de tus razones
que desentonan de su razón;
para zafarse de tu Evangelio
ME ANUNCIAN OTRA VEZ LA que les cuestiona a su propio Dios. 5
ESPERADA Te llamarán profeta
Me anuncian otra vez la esperada. para exigirte lo que no son,
Me anuncian Tu visita. para llevarte hasta la muerte
Voy a poner en orden la casa del recuerdo. y darte un póster en su salón
Voy a vestir de flores de pobreza
mis sueños y mis iras.
A orillas de la tierra me aguarda la canoa... DECIR TU NOMBRE MARÍA
Después, Decir tu nombre, María,
mientras se explican es decir que la Pobreza
los pájaros, las ruedas, compra los ojos de Dios.
los soles y las lunas, Decir tu nombre, María,
yo espero que el silencio es decir que la Promesa
diga, sobre mi sangre, sabe a leche de mujer.
palabras verdaderas. Decir tu nombre, María,
es decir que nuestra carne
viste el silencio del Verbo.
PIENSA TAMBIÉN CON LOS PIES Decir tu nombre, María,
Piensa también es decir que el Reino viene
con los pies caminando con la Historia.
sobre el camino Decir tu nombre, María,
cansado es decir junto a la Cruz
por tantos pies caminantes. y en las llamas del Espíritu.
Piensa también, sobre todo, Decir tu nombre, María,
con el corazón es decir que todo nombre
abierto puede estar lleno de Gracia.
a todos los corazones Decir tu nombre, María,
que laten igual que el tuyo, es decir que toda muerte
como hermanos, puede ser también Su Pascua.
peregrinos, Decir tu nombre, María,
heridos también de vida, es decirte Toda Suya,
heridos quizá de muerte. Causa de Nuestra Alegría.
DEUS ABSCÓNDITUS SAN ROMERO DE AMÉRICA,
Eres un Dios escondido, PASTOR Y MARTIR NUESTRO
pero en la carne de un hombre. El ángel del Señor anunció en la víspera...
Eres un Dios escondido
en cada rostro de pobre. El corazón de El Salvador marcaba
Más tu Amor se nos revela 24 de marzo y de agonía.
cuanto más se nos esconde. Tú ofrecías el Pan,
Siempre entre Tú y yo, el Cuerpo Vivo
un puente. -el triturado cuerpo de tu Pueblo;
Es imposible el vado. Su derramada Sangre victoriosa
Tanto me llamas Tú -¡la sangre campesina de tu Pueblo en masacre 6
como Te busco yo. que ha de teñir en vinos de alegría la aurora conjurada!
Los dos somos encuentro.
Haciéndome el que soy El ángel del Señor anunció en la víspera,
-anhelo y búsqueda- y el Verbo se hizo muerte, otra vez, en tu muerte;
Tú eres el que eres como se hace muerte, cada día, en la carne desnuda de
-don y abrazo-. tu Pueblo.

¡Y se hizo vida nueva


“PAZ ARMADA” en nuestra vieja Iglesia!
Será una paz armada, compañeros,
será toda la vida esta batalla; Estamos otra vez en pie de testimonio,
que el cráter de la carne sólo calla ¡San Romero de América, pastor y mártir nuestro!
cuando la muerte acalla sus braseros. Romero de la paz casi imposible en esta tierra en
Sin lumbre en el hogar y el sueño mudo, guerra.
sin hijos las rodillas y la boca, Romero en flor morada de la esperanza incólume de
a veces sentiréis que el hielo os toca, todo el Continente.
la soledad os besará a menudo. Romero de la Pascua latinoamericana.
No es que dejéis el corazón sin bodas. Pobre pastor glorioso, asesinado a sueldo, a dólar, a
Habréis de amarlo todo, todos, todas, divisa.
discípulos de Aquel que amó primero.
Perdida por el Reino y conquistada, Como Jesús, por orden del Imperio.
será una paz tan libre como armada, ¡Pobre pastor glorioso,
será el Amor amado a cuerpo entero. abandonado
por tus propios hermanos de báculo y de Mesa...!
(Las curias no podían entenderte:
EL CORAZÓN LLENO DE NOMBRES
ninguna sinagoga bien montada puede entender a
Al final del camino me dirán:
Cristo).
—¿Has vivido? ¿Has amado?
Y yo, sin decir nada,
Tu pobrería sí te acompañaba,
abriré el corazón lleno de nombres.
en desespero fiel,
pasto y rebaño, a un tiempo, de tu misión profética.
El Pueblo te hizo santo.
La hora de tu Pueblo te consagró en el kairós.
Los pobres te enseñaron a leer el Evangelio. ¿Para quién vais al Carmelo,
si subís y no bajáis?
Como un hermano herido por tanta muerte hermana,
tú sabías llorar, solo, en el Huerto. ¿Sanarán viejas heridas
Sabías tener miedo, como un hombre en combate. las alcuzas de la ley?
¡Pero sabías dar a tu palabra, libre, su timbre de ¿Son banderas o son vidas
campana! las batallas de este Rey?

¿Es la curia o es la calle


Y supiste beber el doble cáliz del Altar y del Pueblo,
donde grana la misión?
con una sola mano consagrada al servicio.
Si dejáis que el Viento calle
América Latina ya te ha puesto en su gloria de Bernini 7
¿qué oiréis en la oración?
en la espuma-aureola de sus mares,
en el retablo antiguo de los Andes alertos,
Si no oís la voz del Viento
en el dosel airado de todas sus florestas,
¿qué palabra llevaréis?
en la canción de todos sus caminos,
¿Que daréis por sacramento
en el calvario nuevo de todas sus prisiones,
si no os dais en lo que deis?
de todas sus trincheras,
de todos sus altares... Si cedéis ante el Imperio
¡En el ara segura del corazón insomne de sus hijos! la Esperanza y la Verdad
¿quién proclamará el misterio
San Romero de América, pastor y mártir nuestro: de la entera Libertad?
¡nadie hará callar tu última homilía!
Si el Señor es Pan y Vino
y el Camino por do andáis,
PREGUNTAS PARA SUBIR Y BAJAR si al andar se hace camino
DEL MONTE CARMELO ¿qué caminos esperáis?
(A Gustavo Gutiérrez, maestro espiritual en los
altiplanos de la Liberación, por su itinerario (Desde la Amazonia brasileña,
latinoamericano «Beber en su propio pozo''). en tiempos de probación
y de invencible esperanza criolla).

«Por aquí ya no hay camino». SILENCIO HABLADO


¿Hasta dónde no lo habrá? Si amar es mi costumbre,
Si no tenemos su vino la tengo mal sabida:
¿la chicha no servirá? llena de muchedumbre,
sola de mí mi vida.
¿Llegarán a ver el día
cuantos con nosotros van? La guerra fue mi lumbre;
¿Cómo haremos compañía mi madre, la partida.
si no tenemos ni pan? Velo mi mansedumbre
como una espada herida.
¿Por dónde iréis hasta el cielo
si por la tierra no vais?
Derramando palabras, Como un río que me acuna, que me sacia.
de mis silencios vengo Que yo invento con las aguas de Su gracia.
y a mis silencios voy. Como un río ya llegado y por llegar.

Y en Tus silencios labras Donde muere el día y nace el día nuevo.


el grito que sostengo Como un río que me lleva y que yo llevo.
y el silencio que soy. Como un río que se sabe río y mar.

CARTA DE NAVEGAR AGUSTINIANO


8
(Por el Tocantins amazónico) «Ámame más, Señor, para quererte».
«Leer las aguas» será siempre un sueño Búscame más, para mejor hallarte.
mayor que mis estudios. No consigo Desasosiégame, por no buscarte.
leerme por debajo, serme dueño, Desasosiégame, por retenerte.
tenerlas todas, a la vez, conmigo.
Pódame más, para más florecerte.
Flotan sombras de mí, maderas muertas. Desnúdame, para no disfrazarte.
Pero la estrella nace sin reproche Enséñame a acoger, para esperarte.
sobre las manos de este niño, expertas, Mírame en todos, para en todos verte.
que conquistan las aguas y la noche.
¡Por los que no han sabido sospecharte,
Me ha de bastar saber que Tú me sabes por los que tienen miedo de encontrarte,
entero, desde antes de mis días; por los que piensan que ya te han perdido,
que en Ti voy siendo la verdad que hago;
por todos los que esperas en la muerte,
que has puesto en mis tesoros y en mis llaves quiero cantarte, Amor, agradecido,
Tus luminosos ojos por vigías porque siempre acabamos por vencerte!
¡y que eres mi Camino de Santiago!

MIENTRAS VAS DE CAMINO


COMO UN RÍO (de Raúl Canali)
(Por el Río das Mortes) Mientras vas de camino
agradece a la tierra
Como un río que me invade mansamente.
que te acuna y te aloja
Que penetro, deslumbrado. Como un río
como madre y maestra.
que me arrastra, poderoso, en su corriente
Tiene arrugas su rostro
mientras abro, libremente, el curso es mío.
montañosa belleza
tienen vida sus ríos
Como un río que respeta mis orillas.
llevan sangre en sus venas.
Con el cielo todo entero en su regazo.
Que yo sigo, por las noches, de rodillas
Mientras vas de camino
y circundo, bajo el sol, con un abrazo.
y te empujan los vientos
y te empapa la lluvia
y el sol quema en silencio. amarás tus amores
Sentirás que la vida en la escuela de ausencias.
tiene su movimiento Los verás sin mirarlos
obedece a su ritmo las distancias te acercan
que te lleve su aliento. ofertorio sagrado
que preparan la fiesta.
--Mientras vas de camino
mientras llega tu muerte Mientras vas de camino
cada instante es tan frágil hallarás soledades
y a la vez es tan fuerte. viajarás a lo hondo
No vivir de rutinas donde están tus verdades. 9
celebrar cada encuentro Esforzado camino
saborear que lo simple de alegría y vergüenzas
está lleno de eterno. silencioso equipaje
madurado en paciencia.
Mientras vas de camino
guarda todo en tu adentro Mientras vas de camino
las lecciones más grandes regresando a la meta
las explica el tiempo. avanzando al origen
Un hoja en blanco masticando miserias.
sea tu alma serena Vas volviendo a tu Padre
que los pueblos escriban tan hambriento se llega
allí lo que Dios quiera. vislumbrando a lo lejos
que la mesa está puesta.
Mientras vas de camino
solidario y hermano Mientras vas de camino
cargarán en tus hombros misterioso regalo
mil dolores cansados. una madre y su hijo
Secarán tus sudores te han querido a su lado.
serás hijo en sus casas Pronunciaron tu nombre
confiarán sus secretos te ofrecieron sus manos
te hablarán de esperanzas. pa’ llevarte a los pueblos
y saberlos hermanos.
Mientras vas de camino
transitados senderos Pa’ llevarte a los pueblos
gritarán desde abajo y sentirlos hermanos.
que no eres el primero.
Te sabrás peregrino
abrirás tu memoria
buscarás que tus huellas
también se hagan historia.

Mientras vas de camino


lejos de tu querencia