Anda di halaman 1dari 26

15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

Trastorno por consumo de drogas en atención primaria
Fecha de la última revisión: 22/12/2016 

Índice de contenidos
1. ¿De qué hablamos?
2. Epidemiología
3. Definiciones útiles
4. Drogas de consumo más habituales
5. Actividades preventivas ante el consumo
de drogas desde atención primaria
6. Prevención indicada: tratamiento del
consumo problemático de drogas
7. Derivación y coordinación
8. Manejo de las intoxicaciones agudas por
drogas de abuso
9. Bibliografía
10. Más en la red
11. Autores

¿De qué hablamos?
 
Los trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos son aquellos problemas de salud
provocados por el consumo agudo o crónico de sustancias psicoactivas. 
 
La DSM­5 clasifica las sustancias psicoactivas en 10 clases de drogas: alcohol, cafeína, cannabis,
alucinógenos (fenciclidina y otros), inhalantes, opiáceos, sedantes/hipnóticos/ansiolíticos,
estimulantes (anfetaminas, cocaína y otros), tabaco y otras sustancias (APA, 2014). 
 
Los trastornos relacionados con sustancias se dividen en dos grupos: 

1. Trastornos por consumo de sustancias: hace referencia a la adicción al consumo de una
sustancia. Para su diagnóstico deben cumplirse dos criterios de los siguientes, en 12 meses:

Uso peligroso.
Problemas sociales o interpersonales relacionados con el consumo.
Incumplimiento de los principales roles por su consumo.
Síndrome de abstinencia (también para el cannabis).
Tolerancia, uso de mayor cantidad de sustancia o más tiempo.
Intentos repetidos de dejarlo o controlar el consumo.
Emplear más tiempo del que se pensaba en actividades relacionadas con el consumo.
Tener problemas físicos o psicológicos relacionados con el consumo.
Dejar de hacer otras actividades debido al consumo.

Se clasifica en tres grados de severidad, según el número de criterios que cumpla: leve (2­3),
moderado (4­5) y grave (6 o más). 
 
En la 5ª edición de la DSM se incluye dentro del mismo trastorno la conducta adictiva al juego, ya
que las conductas adictivas presentan características comportamentales y alteraciones de los
sistemas de recompensa cerebrales similares a los de la adicción al consumo de sustancias (Becoña
E, 2014). 
 
2. Trastornos inducidos por sustancias:
© Elsevier 2017
http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 1/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

Intoxicación (la pueden producir todos los grupos de sustancias salvo el tabaco).
Abstinencia (por el consumo de alcohol, cafeína, cannabis, opiáceos, ansiolíticos e hipnóticos y
sedantes, estimulantes, tabaco y otras sustancias).
Otros trastornos mentales inducidos por una sustancia (trastornos psicóticos, bipolares,
depresivos, de ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo, trastornos del sueño, disfunciones
sexuales, síndrome confusional y trastorno neurocognitivo).

Epidemiología
 
En el año 2012, sólo un 13.6% de la población no ha consumido ninguna sustancia, un 44.3% han
consumido una y el resto dos o más sustancias. El cannabis está presente en el 90% de los
policonsumos (Plan Nacional Sobre Drogas, 2013). 
 
Las drogas legales (alcohol y tabaco e hipnosedantes) son las de mayor prevalencia de consumo en
España. Su consumo ha aumentado ligeramente. Los derivados del cannabis son las drogas ilegales
de consumo más prevalente aunque su consumo ha disminuido ligeramente. Además baja la
percepción de riesgo por el consumo de cannabinoides (se considera menos peligroso que el
tabaco). 
 
El consumo de drogas es más prevalente en varones que en mujeres, salvo el consumo de
hipnosedantes donde la proporción de mujeres duplica a la de varones. 
 
La prevalencia de consumo en los adultos jóvenes (15­34 años) es mucho más elevada que en los
demás grupos etáreos, salvo el consumo de cannabis y alucinógenos, que en proporción son más
prevalentes en menores de 18 años. 
 
La edad media de inicio en el consumo de tabaco y alcohol se sitúa en los 16.5 años y la de cannabis
18.6 años, el inicio de las demás drogas suele producirse hacia la segunda década de la vida. 
 
A un 23% de la población encuestada le gustaría recibir información sobre drogas por parte de los
profesionales sanitarios, sin embargo sólo un 8.7% manifiestan haberla recibido.

Definiciones útiles
 
Síndrome de abstinencia: conjunto de signos y síntomas que aparecen al dejar de consumir una
droga de la que una persona es dependiente. Las drogas con una duración de acción corta tienden a
producir síndromes de abstinencia cortos e intensos mientras que aquellas con mayor duración de
acción, los efectos son más prolongados y menos graves. 

En función de la causa que provoque la interrupción del consumo se distinguen:

Síndrome de abstinencia agudo (SAO). Conjunto de signos y síntomas orgánicos y
psíquicos que aparecen inmediatamente después de interrumpir bruscamente el consumo de
la droga de la que un sujeto es dependiente.
Síndrome de abstinencia tardío. Conjunto de síntomas neurológicos y psíquicos, que
persisten durante un largo período de tiempo (meses o años) después de conseguir la
abstinencia. Produce trastornos que dificultan el desarrollo de una vida saludable y autónoma y
contribuye a precipitar un proceso de recaída.
Síndrome de abstinencia condicionado. Aparición de sintomatología típica de un SAO en
una persona que ya no consume, al exponerse a los estímulos ambientales que condicionaron
el consumo de la sustancia de la que era dependiente. Esto provoca cuadros de gran ansiedad
y miedo que puede precipitar un nuevo consumo. A esto se le atribuyen la mayoría de las
recaídas que experimentan los pacientes ex­adictos cuando intentan integrarse en la vida
cotidiana y en el medio que tenían cuando consumían.

Tolerancia: fenómeno por el cual se produce una disminución del efecto que produce una sustancia
en el organismo con el consumo continuado, por lo que se precisan tomar cantidades crecientes de
la misma para obtener el mismo efecto (Becoña Iglesias E, 2011). 
 
Tolerancia cruzada: se denomina así cuando la tolerancia a una sustancia se produce por el
consumo de una sustancia diferente. 

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 2/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

 
Craving: necesidad imperiosa de consumo de una sustancia. 
 
Desintoxicación: el tratamiento de desintoxicación tiene como objetivo permitir al paciente
dependiente la interrupción del consumo evitando el SAO. Es imprescindible efectuar una correcta
desintoxicación para iniciar el proceso de abstinencia del drogodependiente, sin embargo si esta no
va seguida de un completo tratamiento de deshabituación, no se podrá evitar la recaída del paciente.
La desintoxicación permite al organismo funcionar sin necesidad de consumir, pero no evita el
síndrome de abstinencia tardío ni el condicionado ni la dependencia psíquica. 
 
Deshabituación: proceso largo y complejo que pretende que desaparezca el síndrome de
abstinencia tardío y condicionado. 
 
Reinserción: consiste en la integración del individuo en el medio familiar y social que le
corresponde, reestructurando su conducta haciéndola compatible con una vida autónoma sin
dependencia de la droga. 
 
Legal Highs “subidón legal”: sustancias psicoactivas comercializadas como productos para otros
usos distintos del consumo humano, como sales de baño, abonos, inciensos, productos de limpieza,
etc. Habitualmente se compran libremente a través de internet. Su consumo tiene un alto riesgo de
problemas para la salud, tanto por el desconocimiento acerca de su composición como por los
efectos altamente tóxicos de algunas de ellas. 
 
Research Chemicals o RCs: sustancias químicas de investigación. Hacen referencia a sustancias
que todavía no han sido fiscalizadas, bien por su baja distribución y consumo o por ser moléculas
nuevas (generalmente se obtienen por pequeñas modificaciones de otras sustancias conocidas). No
suele existir información científica sobre sus efectos y la mayor parte de la información procede de
consumidores. Poco a poco se van incorporando a la lista de sustancias controladas.

Drogas de consumo más habituales
 
El alcohol y el tabaco, drogas de consumo legal más frecuentes y con mayor prevalencia de
consumo, al igual que el consumo de fármacos como las benzodiacepinas han sido desarrollados en
un capítulo específico de las guías clínicas de Fisterra (ver guía: Alcoholismo y otras
drogodependencias). 
 
En ese capítulo se revisan las drogas de consumo ilegal más frecuentes, así como las alternativas
psicoterapéuticas y farmacológicas más útiles. 
 
Las drogas se pueden clasificar en función del tipo de efecto que producen en 3 grandes grupos:
depresoras del SNC, estimulantes del SNC y sustancias que alteran la percepción. En la clasificación
se tendrá en cuenta el efecto predominante, ya que muchas sustancias tienen diversidad de efectos. 

1. Depresoras del SNC.

Alcohol.
Barbitúricos.
Hipnóticos y sedantes (benzodiacepinas y otros).
Opiáceos: sustancias derivadas de la adormidera (Papaver somniferum): opio, morfina,
codeína, heroína o “caballo”.
Formas de consumo: vía i.v. (“pico”), fumada, inhalada (“chino”), mezclada con
cocaína “speed­ball”.
Efectos deseados: euforia inicial, relajación, eliminación del dolor y la ansiedad, intensa
sensación de placer y bienestar, sedación.
Efectos no deseados: miosis, náuseas, vómitos, sensación de mareo, confusión,
disminución del nivel de conciencia (estupor, sueño profundo), estreñimiento, retención
urinaria, sequedad de boca, liberación de histamina, hipertonía muscular, rigidez y
convulsiones (Brunton LL, 2007; Strain E, 2016).
Efectos tóxicos: hipotensión, bradicardia, hipotermia, disminución profunda del nivel de
conciencia, coma, depresión respiratoria y muerte.

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 3/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

Complicaciones somáticas asociadas a la forma de consumo: vía i.v.: flebitis,
abscesos y endocarditis; infecciones por VIH, VHB, VHC, embolismo pulmonar; vía
inhalada/fumada: enfermedad pulmonar intersticial, asma y EPOC.
Alfametil fentanilo “china white”: opioide de síntesis.
Gamma hidroxibutirato (GHB): droga de diseño con efectos depresores “éxtasis líquido”
(Anoro Preminger M, 2014); vía oral. Existen nuevas sustancias de síntesis como la gamma­
butirolactona (“rape drug” o droga de sumisión química) que se metabolizan a GHB.
Efectos deseados: euforia, relajación, desinhibición, afrodisíaco, anestesia.
Efectos no deseados: somnolencia, vómitos, hipotonía, hipotermia, depresión
respiratoria, coma y muerte.
Derivados de la metacualona.
Inhalantes: sustancias volátiles que se consumen por inhalación. Sus efectos se consideran
intermedios entre la depresión del SNC y la alteración de la percepción. Se dividen en 4 tipos
básicos: disolventes volátiles (disolventes de pintura, quitagrasas, gasolinas, pegamentos),
gases (óxido nitroso, halotano), aerosoles (cloretilo, aerosoles de pintura, lacas) y nitritos
(nitrito de amilo y butilo “poppers”).
Efectos deseados: los síntomas iniciales son similares a una intoxicación alcohólica.
Efectos no deseados: irritaciones locales, el cloretilo produce quemaduras por frío,
síntomas respiratorios.
Efectos tóxicos: mareos, somnolencia letargo, agresividad, incluso muerte súbita.
Efectos tóxicos de otras sustancias presentes en los productos inhalados.
Efectos a largo plazo: palidez, temblor, irritabilidad, y delirio.
Nitritos:
Efectos deseados: son vasodilatadores potentes que incrementan el orgasmo.
Efectos no deseados: flushing facial, cefalea, hipotensión.

2. Estimulantes del SNC. 
 
Producen sensación de bienestar, euforia y un aumento del rendimiento físico e intelectual,
disminución del sueño y el hambre.

Xantinas (cafeína, teína).
Nicotina.
Cocaína: sustancia derivada del arbusto de la coca (Erytroxylon coca)(Brunton LL, 2007).
Forma de presentación y consumo:
Sulfato de cocaína: “pasta base” o “basuko” (fumada).
Clorhidrato de cocaína o cocaína: “perico”, “coca”, “nieve”, “farlopa” (vía
intranasal), “tiro” “raya” (o vía i.v.).
Crack “cocaína base” (inhalada).
Efectos deseados: estimulación y excitación, con disminución de fatiga, sueño y
apetito, aumenta la sensación de energía, lucidez y confianza en uno mismo, aumento
del rendimiento, sensación de bienestar; hiperactividad motora, verbal e ideativa. Vía i.v.
provoca una intensa sensación placentera o “flash” (Pascual P, 2001).
Efectos adversos: hiperactividad, irritabilidad, insomnio, cefalea, vómitos y diarrea,
temblor, aumento de la presión arterial y la temperatura, agitación, agresividad, dificultad
de concentración, pseudoalucinaciones visuales. Tolerancia importante y elevada
dependencia psicológica, tolerancia inversa (Gorelick DA, 2016).
Efectos tóxicos: taquipnea, taquicardia y arritmias (fibrilación auricular, taquicardia
ventricular, fibrilación ventricular) hipertensión, cardiopatía isquémica (mayor riesgo de
IAM si consumo simultáneo de alcohol), accidente cerebrovascular, edema agudo de
pulmón (por inhalación de crack), convulsiones, rabdomiolisis, hipertermia maligna,
ansiedad, agitación psicomotriz, conductas estereotipadas, delirio, psicosis.
Efectos a largo plazo: intenso deseo de consumir (“craving”), psicosis paranoica,
ulceración nasal.
Anfetamina (sulfato de anfetamina) y metanfetamina (d­N­metilanfetamina) “speed”; vía
intranasal, fumada “ice” o vía i.v. (Caudevilla Gálligo F, 2004):
Efectos deseados: estimulantes (disminución de la sensación de fatiga y sueño, euforia
y aumento de la atención).
Efectos no deseados: ansiedad, midriasis, piloerección, bruxismo.
Efectos tóxicos: distonías mandibulares, taquicardia, hipertensión, arritmias,
convulsiones, hemorragias cerebrales, psicosis anfetamínica.

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 4/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

3. Alteradoras de la percepción. 
 
Dentro de este grupo se incluyen sustancias que producen efectos psicodélicos (alteraciones de la
percepción, potenciación de sentidos, alucinaciones y alteraciones del curso del pensamiento),
potenciadores de las emociones (aumento de la empatía ­empatógeno­ y de la autoaceptación ­
entactógeno­) y disociativos (desconexión del mundo y de sí mismo) (Pereiro Gomez C, 2010).

Cannabis: derivado de la planta cannabis sativa (cáñamo). El principal componente
psicoactivo es el delta­9­tetrahidrocannabinol (THC).
Forma de presentación y consumo: habitualmente fumada mezclada con tabaco. En
ocasiones por vía oral, sublingual o vaporizada (Bobes J, 2000).
Marihuana: (“maría”, “hierba”, “grifa”) mezcla de hojas y flores de la planta,
contiene entre un 0.5­5% de THC.
Hachís: (“costo”, “chocolate”) extracto seco de resina de la planta, obtenido a
partir de flores hembra, contiene entre 2­20% de THC.
Aceite de hachís: contiene entre 15­50% de THC.
Efectos deseados: intensificación de la percepción sensorial, euforia, aumento de la
sociabilidad, hilaridad, facilitación del habla y el pensamiento, relajación y disminución de
la ansiedad, alivio del dolor y sensación de bienestar (Caudevilla Gálligo F, 2008; DuPont
R, 2016).
Efectos no deseados: aumento del apetito, lentitud, cambios en la visión, dificultad de
concentración, deterioro de la memoria y despersonalización.
Efectos tóxicos: el riesgo es mayor en el consumo por vía oral.
Orgánicos: hipotensión ortostática, mareos, vómitos, síntomas vegetativos,
síncope, taquicardia refleja (Wang GS, 2016).
Psíquicos: disforia, ansiedad, inquietud y agitación psicomotora, ataque de pánico,
psicosis tóxica ­ideación delirante, alucinaciones visuales, y pensamiento
desorganizado, “mal viaje”­.
Efectos a largo plazo: ansiedad, deterioro cognitivo reversible (Teitelbaum SA, 2016).
Spice: se vende como mezcla de hierbas con efectos similares al cannabis (legal high en
forma de “inciensos” o “popurrí”). Generalmente está compuesto por cannabinoides sintéticos
(como el JWH­018). Se suele consumir fumado y ocasionalmente en infusiones (Wang GS,
2016).
Dietilamida de ácido lisérgico (LSD): “ácido”, “tripis”, “micropuntos”; vía sublingual y oral.
Efectos deseados: alucinaciones visuales y auditivas “viaje”.
Efectos adversos: insomnio, confusión, ansiedad (mal viaje) taquicardia, psicosis
aguda.
Psilocibina y psilocina: principios activos de diversos hongos. Se consumen por vía oral
generalmente.
Efectos deseados: estado de calma y tranquilidad, seguido de una sensación de
lucidez y claridad mental, alteración de la percepción del entorno y el tiempo,
alucinaciones y llegándose a alcanzar estados místicos.
Efectos adversos: cefalea, hipotensión, desorientación, náuseas, y vértigo.
Psilocetina (4­Aco­DMT): nueva sustancia de síntesis similar a psilocina.
Efectos deseados: psicodélicos (estado de consciencia alterado, potenciación de
sentidos, alteraciones de la percepción y las emociones, alteración del curso del
pensamiento, sensaciones de despersonalización y desrealización).
Mescalina: principio activo del cactus peyote. Se consume v.o. sus efectos son psicodélicos,
produciendo sobre todo alteración de la conciencia.
Salvia (salvia divinorum): se consume masticada o se extrae su jugo o fumada. Produce
experiencias psicodélicas y alteraciones emocionales.
Estramonio (datura estramonium): tiene pocos efectos deseados y pueden ser desagradables
(alucinaciones negativas), y los efectos secundarios pueden ser graves (arritmias,
convulsiones) e incluso producir un síndrome anticolinérgico por lo que es poco utilizada.

Drogas de diseño: la mayoría de sustancias tienen un efecto predominante de alteración de la
percepción, pero también poseen un efecto estimulante.

Feniletilaminas: se suelen dividir según su efecto predominante en fenetilaminas psicodélicas
y fenetilaminas entactógenas y estimulantes. Formas de consumo: pastillas (“pastis” “pirulas”)
o en forma de polvo (“cristal”).

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 5/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

MDMA (3,4­metilenodioxi metanfetamina) “éxtasis” “E” “M&M” “cristal” “adán”. Es la más
importante de las drogas de diseño (Bobes J, 2003).
Efectos deseados: aumento de la empatía, de la intimidad y cercanía con otras
personas, y facilitador de las relaciones interpersonales, mayor confianza y
seguridad en uno mismo, aumento de la capacidad para comunicarse,
desinhibición, alteraciones ­aumento­ de la percepción visual, táctil y auditiva.
Efectos no deseados: pérdida de apetito, sequedad de boca, bruxismo,
insomnio, sudoración, disminución de la concentración, alteración del estado de
ánimo, midriasis, temblores, insomnio, anorexia, parestesias, hiperreflexia,
hipertermia, taquicardia, arritmias, hipertensión, hepatotoxicidad, hiponatremia,
CID, rabdomiolisis, insuficiencia renal aguda, fibrilación ventricular.
Efectos a largo plazo: neurotoxicidad serotoninérgica y dopaminérgica. Déficit
de memoria, concentración y alteraciones del aprendizaje.
MDEA (3,4­metilenodioxi etilanfetamina). “Eva”.
MDA (3,4­metilenodioxi anfetamina). “Píldora del amor”.
Efectos deseados: euforia y aumento de la empatía.
Efectos no deseados: agitación, alucinaciones, convulsiones, taquicardia, crisis
hipertensiva.
“Bromo Dragonfly” (fenetilamina psicodélica).
2CB (4­bromo­2,5­dimetoxifeniletilamina) “Nexus”. Efectos intermedios entre el LSD y el
MDMA (menos psicodélica que LSD y menos estimulante y entactógena que MDMA).
Catinonas:
Mefedrona, methedrona, MDPV (“droga caníbal”), Khat (hojas de la planta africana
catha edulis) pertenecen al grupo de las fenetilaminas estimulantes y empatógenas.
Salvo el Khat se suelen consumir en forma de cristales (“sales de baño”).
Triptaminas:
DMT (dimetiltriptamina).
Arilhexilaminas:
Fenciclidina (PCP) “polvo de ángel”.
Efectos deseados: euforia, despersonalización.
Efectos no deseados: estimulación simpática, agitación, alucinaciones, estados
psicóticos.
Ketamina (anestésico veterinario) “Special K”, “K”. Vía intranasal o v.o.
Efectos deseados: euforia, locuacidad, amnesia, sensación de flotar,
sensaciones psíquicas intensas, alucinaciones (los efectos psicodélicos aparecen
a dosis altas).
Efectos no deseados: dolores musculares, vértigo, ataxia, lenguaje incoherente,
confusión, ansiedad, coma, estado disociativo profundo.
Efectos a largo plazo: déficit de memoria, concentración y aprendizaje.

Actividades preventivas ante el consumo de drogas desde atención primaria
 
La prevención del consumo de drogas se estructura en:

Universal o dirigida a todo un grupo diana sin distinción, donde se trabaja el fomento de
valores y habilidades.
Selectiva, es de mayor intensidad y duración, está dirigida a subgrupos específicos que tienen
riesgo de consumo.
Indicada o dirigida a subgrupos con problemas de comportamiento o consumidores (Gordon
R, 1987).

Las escuelas constituyen el ámbito idóneo para los programas de prevención del consumo
ilegal de drogas. Hay tres tipos de intervenciones fundamentales: las de adquisición de
conocimientos, intervenciones sobre la respuesta afectiva (por ejemplo, para aumentar la
autoestima) e intervenciones para desarrollar habilidades sociales y habilidades de rechazo. Los
programas que desarrollan las habilidades sociales son la forma de intervención más efectiva a nivel
escolar para la prevención del consumo inicial de drogas; tienen un efecto positivo sobre el
conocimiento de las drogas, la toma de decisiones, la autoestima y la resistencia a la presión de los
compañeros (Faggiano F, 2008). 
 
Los objetivos que pretende conseguir la prevención son (Zarco Montejo J, 2007):
http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 6/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

Retrasar la edad de inicio del consumo de drogas.
Limitar el número de sustancias consumidas.
Evitar la transición entre le consumo experimental y los consumos problemáticos de drogas.
Disminuir las consecuencias negativas del consumo.
Educar a las personas para que tengan una relación madura y responsable con el consumo de
drogas.
Potenciar los factores de protección y disminuir los factores de riesgo.
Intervenir en las condiciones del entorno familiar, social y cultural y proporcionar alternativas
saludables.

Prevención universal o consejo de salud 
 
En la consulta de atención primaria, se realizará una prevención basada en el consejo
individualizado, cuidando y reforzando aspectos éticos fundamentales como la confidencialidad y la
autonomía del paciente (National Collaborating Centre for Mental Health, 2007) a la hora de tomar
sus propias decisiones sobre su salud, aun cuando puedan ser contrarias a nuestros objetivos
sanitarios.

Introducir preguntas cortas sobre consumo de sustancias en la anamnesis general, de
la misma forma que se pregunta por el consumo de medicamentos. Se recomienda realizar
preguntas abiertas, exploradoras y facilitadoras, que den la oportunidad al paciente para
explicarse de forma amplia.
Priorizar la detección de los patrones de consumo desadaptativos y los problemas
asociados a éste.
Consejo sanitario y ofertar información, ya que informar no estimula el consumo y puede
ser una intervención suficiente en consumidores experimentales.
Transmitir mensajes claros: “la mejor manera de evitar problemas con las drogas es no
consumirlas”. Es un mensaje útil para los que consumen y para los que no.

Prevención selectiva 
 
Es necesario que las personas con mayor riesgo (los propios consumidores) conozcan estrategias
encaminadas a minimizar las consecuencias negativas para su salud. La reducción de los riesgos y
los daños debe entenderse como una prevención selectiva sobre colectivos concretos. 
 
Preguntaremos sobre los problemas aparecidos con el consumo (físicos, familiares, económicos,
laborales, etc.) y sobre los motivos por los cuales la persona consume (diversión, dependencia a la
sustancia, relacionarse mejor, presión del grupo, etc.). Esto nos ayudará a discernir si se trata de un
uso esporádico o de una situación de abuso problemática. 
 
La línea que separa un consumo esporádico de uno más habitual no está clara, del mismo modo que
la frontera entre uso y abuso o entre consumo problemático o no problemático es difícil de
determinar. Se le planteará a la persona que su decisión de consumir puede cambiar en cualquier
momento e incidiremos en los aspectos positivos de este cambio: mejor rendimiento físico o
intelectual, alternativas de ocio más valoradas, sensación de autocontrol, gestión de la propia
economía, etc. y analizaremos los negativos: presión por parte del grupo, sentirse diferente o no
aceptado, etc. 
 
Fomentar el diálogo e implicar a la persona en la valoración de su consumo: “Tú te conoces mejor
que nadie, ¿qué piensas?, ¿crees que este consumo es problemático?”, “¿decides tú cuándo debes
consumir?”, “¿descansas alguna temporada?”, estimulando la propia responsabilidad y reforzando
las habilidades personales. 
 
Medidas útiles que reducen riesgos para administrar a los pacientes

Entre los problemas asociados al consumo de una droga ilegal está el hecho de desconocer
absolutamente lo que uno compra y se toma, por la sencilla razón de que se trata de
sustancias ilegales. El control de la calidad y la cantidad de la sustancia consumida es
importante:
El test de Marquis es un reactivo que se vende en smart­shops y que permite detectar la
presencia de MDMA y derivados en comprimidos de éxtasis.

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 7/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

Varias ONGs llevan a cabo análisis de composición y cuantitativos gratuitos, como
Energy Control (http://www.energycontrol.org) que realiza controles presenciales en
Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca o por correo y AiLaket
(http://www.ailaket.com) en Euskadi.
La posibilidad de transmisión del virus de la hepatitis C a través de los cilindros para inhalar
polvo (Aaron S, 2008) (cocaína, metanfetamina, ketamina) o la necesidad de espaciar el
consumo para evitar la aparición de tolerancia farmacológica son ejemplos de mensajes
preventivos que corresponden a los profesionales sanitarios.
Indicar y administrar la vacuna del virus de la hepatitis B es fundamental. Además, en usuarios
de drogas vía parenteral está indicada siempre la vacunación antigripal y antineumocócica.
Promover el uso de jeringuillas nuevas es una medida de reducción de daños. Como
alternativa al uso de una jeringuilla nueva, el mejor método sería hervir el material utilizado, y si
ésta no fuese posible, se puede recomendar lavarlos con agua fría y jabón con lejía, ya que el
agua caliente puede causar coágulos que dificulten su eliminación. En contactos oportunistas
se debería proporcionar información sobre reducción de riesgos de exposición a virus de
transmisión parenteral, incluyendo consejos sobre conductas sexuales y prácticas de inyección
de riesgo; se debería ofrecer análisis serológicos diagnósticos (Meader N, 2010).
La combinación entre inhibidores de la proteasa o inhibidores de la monoaminooxidasa
(fenelzina, moclobemida) con MDMA puede ser mortal; así pues, una buena medida
preventiva es informar a los pacientes en tratamiento con estos fármacos.
Desaconsejar el uso de drogas en personas con problemas físicos (enfermedades
cardiovasculares, diabetes) o psiquiátricos y en situaciones como el embarazo o la lactancia.
Recordar que las posibles consecuencias negativas de las drogas van más allá de los efectos
físicos o psíquicos: conducción de vehículos, problemas legales, familiares o de pareja,
relaciones sexuales menos seguras, interferencias en el trabajo o en el estudio.

Prevención indicada: tratamiento del consumo problemático de drogas
 
La prevención indicada se enfoca a las personas que presentan indicios de problemas asociados al
consumo de sustancias sin haber desarrollado criterios de dependencia, siendo su finalidad disminuir
el consumo de riesgo, reducir la frecuencia de uso y evitar la progresión hacia la dependencia
(Casado Vicente V, 2004). En la tabla 1 queda reflejado el papel del médico de familia en el
tratamiento del consumo problema. 
 
 Tabla 1. Papel del médico de familia en el tratamiento de las drogodependencias.

Historia clínica.
Evaluación del
Exploración física (valora repercusión orgánica).
paciente
Analítica general.

Información sobre los efectos de la droga y el
Discusión y pronóstico de la adicción.
diagnóstico Determinación del nivel de motivación y
disposición para el cambio.

Información y asesoramiento del paciente.
Intervención breve
Implicación de la familia en el tratamiento.

Selección del programa más apropiado
Derivación a (ambulatorio, hospitalización parcial o completa,
programas etc.).
específicos Contacto con los especialistas, para asegurar el
abordaje amplio y coordinado.

Seguimiento
Apoyo al esfuerzo del paciente.
http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 8/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

Monitorización para detectar recaídas.

 
1. Tratamiento psicológico. 
 
Objetivos de la intervención: la retención, la abstinencia y la mejora de las complicaciones son los
objetivos de nuestra intervención. Se trata de que el paciente no abandone el tratamiento y de que
se sienta atraído por nuestra oferta terapéutica. Se denomina “población escondida” a los
dependientes que nunca buscan tratamiento por su adicción; estos suponen un número muy
elevado. 
 
En cualquier intervención sobre drogas es primordial conocer la situación del sujeto en el momento
de la consulta y su disposición para el cambio de la conducta adictiva. 
 
El establecimiento de una alianza terapéutica es fundamental en un trastorno crónico y recidivante,
que en muchos casos requerirá de más de un intento para tener éxito (National Collaborating Centre
for Mental Health, 2007). 
 
Las medidas para mejorar la retención­atracción por el tratamiento son (Cebría Andreu J, 2000):

La accesibilidad fácil a la consulta.
Orientar el tratamiento hacia metas concretas y alcanzables como la reducción de la ingesta,
ante un consumo de riesgo y en un segundo tiempo nos plantearemos la abstinencia.
Establecer plazos para la consecución de los objetivos. Por ejemplo, si en el transcurso de 3
meses no se ha reducido el consumo, el paciente debe saber de antemano que se realizará
una derivación a un centro especializado.
Ver el problema desde la perspectiva del paciente. Es muy difícil modificar un comportamiento
si no conocemos el punto de vista del sujeto que decide ese comportamiento. Es importante
conocer el tipo de demanda de tratamiento, identificando las sustancias que el paciente quiere
dejar de consumir o consumir menos, se ha de dar respuesta a la pregunta: ¿qué quiere?.

Estadíos y disponibilidad del paciente para el cambio: la disposición para el cambio ha sido
sistematizada en diversos estadíos (Prados Castillejo JA, 2000), que quedan explicitados en la tabla
2.

 Tabla 2. Estadíos en el proceso de cambio y plan terapéutico por estadio.

Estadío del
Situación de partida Plan terapéutico
cambio

El paciente nunca se ha
planteado un cambio de
Generar dudas, que permitan
conducta ya que no es
Precontemplación ver posible relación entre
consciente de que su conducta
conducta y consecuencias.
es un problema. Es
impermeable al cambio.

Existe consciencia de conducta Facilitar análisis de pros y
problema. Comienza a contras de la conducta
plantearse la realización de un problema preguntando sobre
Contemplación
cambio en algún momento no ventajas e inconvenientes,
lejano. El paciente está tanto del consumo como de un
receptivo al cambio. posible cambio.

El paciente toma la decisión de Asesorar sobre las acciones
Preparación
cambio de conducta. necesarias para el cambio.

La situación en la que ya ha
Acción iniciado algunos cambios en Apoyo activo.
esta dirección.

Mantenimiento Está activo en la consolidación Evitar los bloqueos por

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 9/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

del cambio, evitando recaídas. desmoralización.

Análisis de las conclusiones
Paso previo a nueva fase de positivas de la recaída en
Recaída
acción y una remisión estable. cuanto al aprendizaje para
nuevos episodios.

 
Motivación para el tratamiento: la motivación para el tratamiento debe ser más fuerte que la
motivación por el consumo. Para incentivar la motivación es útil (Moratalla Rodríguez G, 2000):

Evitar la confrontación: muchos pacientes que solicitan tratamiento creen que no sufren una
dependencia, “Yo no estoy enganchado”, intentar convencerles de lo contrario puede ser
contraproducente. Si el tratamiento avanza, la evolución positiva del proceso generará
conciencia de enfermedad.
Fomentar la participación: requerir continuamente la participación del paciente en su propio
tratamiento consultándole entre las distintas alternativas terapéuticas.
Actuar con tacto: el paciente quiere tratarse por un lado y tiene resistencias al tratamiento
por el otro. Ante esta situación contradictoria hay que llevarle poco a poco hacia la mejoría
aprovechando sus recursos de autocontrol y recordando que se trata de un proceso que
requiere tiempo.
Utilizar el elogio: realizar comentarios de aprobación que subrayen comportamientos y
actitudes que faciliten un acercamiento a los objetivos.

Entrevista motivacional: el instrumento que ha demostrado mayores ventajas para generar
cambios en las personas es la entrevista motivacional, siendo muy útil tanto en la detección del
consumo como para dar consejo sanitario (National Collaborating Centre for Mental Health, 2007). 
 
La entrevista motivacional se ha utilizado para reducir el consumo de sustancias de abuso
(Smedslund G, 2011). 
 
En comparación con ningún tratamiento las intervenciones motivacionales mostraron un efecto
significativo sobre el consumo de sustancias que fue más marcado en el seguimiento posterior a la
intervención pudiendo así reducir el grado de abuso de sustancias en comparación con ninguna
intervención (Davis ML, 2015). Sin embargo, se hacen necesarios más estudios de investigación
dado que los existentes son de baja calidad (Smedslund G, 2011). 
 
Estudios realizados en adolescentes para valorar la efectividad de la entrevista motivacional sobre el
uso de drogas ponen de manifiesto un cambio de actitud en las conductas de consumo, sin embargo
la mayor parte de los estudios no son concluyentes por diferentes sesgos en los mismos (como el
pequeño tamaño de la muestra), siendo necesario la realización de más estudios sistematizados de
investigación en este ámbito (Lili L, 2015; Barnett E, 2012). 
 
Los principios en los que se basa la entrevista motivacional de Miller y Rollnick (Miller WR, 2012) son:

La motivación intrínseca: la capacidad de cambio está en el interior de cada persona y es
prácticamente imposible “imponerla desde el exterior”.
Ayudar al paciente a tomar conciencia de las consecuencias de su conducta.
Señalar la disonancia entre sus objetivos y su conducta.
Conseguir que sea el propio paciente el que dé las razones para cambiar.
El autoconvencimiento: el paciente debe utilizar sus propios argumentos para iniciar el
cambio.
El control y la elección propia: la persona está más motivada para hacer cambios cuando
se basan más en sus propias decisiones que si una figura de autoridad le dice lo que tiene que
hacer.
La ambivalencia: en todas las situaciones de cambio se produce una contradicción entre la
conducta que se desea conseguir y la que se quiere renunciar. Por ello es preciso ayudar a
gestionar la angustia que genera esa ambivalencia.
Adecuación a cada persona: no existen recetas universales, siendo necesario entender las
vivencias de cada persona ante una situación de cambio.
Respeto a la persona, a sus creencias y a su escala de valores.

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 10/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

Evitar la discusión.
Entender que la defensa radical de un punto de vista conduce a un aumento de las
reacciones contrarias o de oposición.
Entender que la “resistencia” es una señal de que debemos cambiar el enfoque.
Cambiar el sentido de la resistencia.
Sugerir nuevos puntos de vista.
Aprovechar las propias ideas del paciente, para encontrar soluciones.
Hacer preguntas abiertas: “¿Podría decirme todos los síntomas que ha tenido en los últimos
días?” “¿Tiene usted actualmente otros problemas u otros motivos de preocupación?”.
Escucha empática: intentar devolver los comentarios del paciente y, sobre todo, sus propias
frases auto­motivadoras: “Parece que ha notado usted síntomas de...”. “Parece que está usted
convencido de que...”.
Reforzar al paciente: hacer comentarios positivos, de aprecio y comprensión: “Comprendo
que lo debe estar pasando mal”. “Me parece que si sigue en esa línea puede conseguirlo”.
Resumir de forma periódica.
Acabar el resumen con: “¿algo más?”.
Hacer explícita la ambivalencia: “por un lado me dice... por otro...”.
Provocar en el paciente frases automotivadoras: de reconocimiento y de preocupación por
el problema, de su intención de cambiar y de optimismo sobre el cambio.

El método propuesto por la Canadian Task Force on Preventive Health Care, conocido como modelo
de las 5 A, parece especialmente útil para complementarlo con la entrevista motivacional e implantar
en AP actuaciones dirigidas a prevenir las consecuencias derivadas del consumo de drogas
(Prochaska JO, 1997). Las características principales de los 5 pasos se recogen en la tabla 3.

 Tabla 3. Modelo organizativo de las 5 A para las intervenciones de asesoramiento.

Averiguar  Preguntar sobre los factores y conductas de riesgo, sobre los
Assess aspectos que afectan a la elección o el cambio de conducta.

Aconsejar  Dar consejos claros, específicos y personalizados, incluyendo
Advise información sobre riesgos/beneficios personales.

Pactar en colaboración los objetivos y los métodos más
Acordar 
apropiados, basados en los intereses y en la capacidad para el
Agree
cambio de la persona.

Usar técnicas de modificación de conducta (autoayuda o
asesoramiento) para ayudar a la persona a conseguir el objetivo
Ayudar 
pactado adquiriendo las habilidades, la confianza, y el apoyo
Assist
social/familiar que favorece el cambio junto con los tratamientos
farmacológicos cuando sean necesarios.

Asegurar  Fijar (asegurar) visitas de seguimiento (en el centro de salud o
Arrange telefónicas) para ajustar el plan terapéutico cuando se necesite.

 
La intervención terapéutica vendrá dada por la motivación que tenga el paciente en cada momento
(tabla 4).

 Tabla 4. Intervención terapéutica en relación al nivel de motivación del paciente.

Motivación del
Intervención terapéutica
paciente

Intervenciones dedicadas a informar y sensibilizar al
Nivel I 
sujeto, de forma individualizada, de los riesgos del
pacientes con
consumo y de los beneficios que puede reportarle el
baja motivación
abandono del mismo.

Nivel II  Apoyar el intento de abandonar el consumo:
pacientes
motivados, con Materiales de autoayuda.
Tratamiento farmacológico.

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 11/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

dependencia no Seguimiento.
muy intensa

Nivel III 
pacientes
Derivación a centros especializados, para realizar un
motivados pero
abordaje más completo y complejo.
con dependencia
grave

 
El objetivo principal de la terapia cognitivo conductual (TCC) es reducir las expectativas positivas de
los usuarios sobre el uso de drogas, aumentar la confianza en sí mismos para resistirse al consumo,
y mejorar sus habilidades en la resolución de problemas para hacer frente a los factores de estrés de
la vida diaria. Los estudios sobre el efecto de las intervenciones de TCC en materia de reducción del
consumo de drogas para los jóvenes deben interpretarse con precaución (Filges T, 2015). 
 
2. Tratamiento farmacológico. 
 
El síndrome de abstinencia a opiáceos (SAO), aparece tras varios días de haber disminuido o
suprimido el consumo y la intensidad del SAO depende también de la dosis y la duración del
consumo. Los síntomas del síndrome de abstinencia tras el consumo son los opuestos a sus efectos
farmacológicos y se asemejan a un cuadro pseudogripal con bostezos, midriasis, piloerección,
náuseas y vómitos, insomnio, diarrea, mialgias, piloerección, inquietud y ansiedad con un gran deseo
de consumo de drogas (Lingford­Hughes AR, 2012). 
 
La desintoxicación es el proceso mediante el cual se procede a la interrupción brusca ó gradual del
consumo de una droga, de la que ha desarrollado una dependencia física, utilizando para ello un
conjunto de medidas farmacológicas e higiénico­dietéticas que alivian la sintomatología derivada de
la abstinencia, lo que favorece la motivación del paciente y su adhesión al tratamiento (Fernández
Miranda JJ, 2005). El objetivo es aportar al paciente, un medio para abandonar el consumo de un
modo soportable y sin riesgos. La desintoxicación debe considerarse como una fase inicial de un
tratamiento de duración prolongada (Chou R, 2009). 
 
Los objetivos de la desintoxicación son:

Liberar al organismo de la dependencia física asociada al consumo crónico.
Disminuir las molestias y el disconfort asociado a la supresión del consumo.
Proporcionar un tratamiento seguro que permita al adicto superar las primeras dificultades que
surgen al plantearse el abandono del consumo.
Crear un espacio de comunicación centrado en la motivación y compromiso con el tratamiento.
Detectar y tratar cualquier problema médico concomitante.
Aprovechar para realizar educación para la salud y para la prevención de recaídas.

En el proceso de desintoxicación con opiáceos se aprovecha el fenómeno de “tolerancia cruzada” de
algunos opiáceos, y se sustituye el opiáceo ilegal por otro opiáceo de vida media más larga
(metadona, buprenorfina, dextropropoxifeno, codeína) y de más fácil manejo clínico (Iraurgi
Castillo I, 2011). Los más utilizados son la metadona y la buprenorfina. Es importante utilizar las
equivalencias adecuadas entre fármacos, siendo una gran dificultad para realizar la dosificación la
diferente pureza de la heroína utilizada por los pacientes. 
 
La desintoxicación puede realizarse en el hospital (pautas cortas y ultracortas), aunque es más
frecuente de manera ambulatoria. En cada caso habrá que valorar las ventajas e inconvenientes de
las distintas modalidades de desintoxicación para indicar aquella que mejor se adapte a las
necesidades y preferencias de cada paciente. 
 
En el síndrome de abstinencia hay que tener en cuenta el tipo de opiáceo y su vida media, ya que
cuanto antes comienza la abstinencia menos dura ésta, si bien es más intensa. En el caso de la
heroína, el síndrome de abstinencia presenta una graduación creciente de signos y de síntomas,
tanto en cantidad como en intensidad a medida que pasan las horas. Suele comenzar entre las 8­10
horas de la última dosis y llega a un máximo de 36­72 horas, tiempo en el que pueden observarse
diversos síntomas acompañados de ansiedad y deseo más o menos compulsivo de consumir de

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 12/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

nuevo. 
 
Las pautas de desintoxicación clásicas se basan en la utilización de agonistas opiáceos, agonistas
alfa 2 adrenérgicos o una combinación de ambos. Antes de comenzar el tratamiento de
desintoxicación es imprescindible realizar historia clínica completa, analítica, historia toxicológica que
incluya drogas consumidas por el paciente, dosis, vía de administración y antigüedad en el consumo.
Esto orientará la tolerancia que pueda desarrollar, la intensidad del síndrome de abstinencia y su
estado físico para afrontar el mismo.

 Tabla 5. Ventajas e inconvenientes de los tratamientos con agonistas. (Fernández Miranda JJ, 2005)

Ventajas Inconvenientes

Método muy fisiológico. Duración prolongada (7­21 días).

Puede realizarse en la Posibilidad de sobredosificación (accidental o
mayor parte de pacientes. intencionada).

Gran aceptación por parte Necesita tiempo libre de tratamiento antes de
del paciente. comenzar programas de antagonistas.

Controla muy bien los Tratamientos regulados por disposiciones
síntomas de SAO. legales.

Mínima repercusión
Escasa efectividad.
económica.

 
El tratamiento de mantenimiento con metadona o buprenorfina es apropiado para los pacientes
con una historia prolongada (>1 año) de la dependencia de opiáceos. El objetivo del tratamiento es
alcanzar una dosis de mantenimiento estable de agonistas opioides y facilitar la participación en un
programa integral de rehabilitación (National Collaborating Centre for Mental Health, 2007). 
 
Metadona. Es el fármaco más utilizado en la desintoxicación. Es un agonista opiáceo con buena
absorción vía oral y una vida media de 24 a 36 horas. La dosificación debe ser individualizada en
función del paciente y de la dosis de opiáceos que consumía previamente. También es necesario
conocer el policonsumo para evitar otros posibles síndromes de abstinencia. Hay que tener en
cuenta que la metadona es un medicamento y que la determinación de la dosis es competencia de la
valoración clínica del médico (en colaboración con el paciente y los miembros del equipo). Es
indispensable transmitir este concepto tanto al paciente como a sus familiares (National Collaborating
Centre for Mental Health, 2007; Martín Franco R, 2008). 
 
Buprenorfina. Opioide sintético con acción agonista parcial, y potencia superior a la morfina. En la
actualidad, con la nueva presentación disponible de asociación de buprenorfina a altas dosis y
naloxona, se facilitan mucho las desintoxicaciones. Es de utilidad en pacientes en programas de
mantenimiento con metadona y que quieren abandonar este tratamiento, pero presentan grandes
dificultades en los últimos tramos de la desintoxicación (Gowing L, 2009). 
 
Clonidina. Agonista alfa 2 adrenérgico, disminuye la actividad noradrenérgica. Se absorbe bien por
vía oral, se metaboliza en el hígado y se excreta el 65% por vía renal. Se utiliza fundamentalmente
para controlar la sintomatología noradrenérgica. Se puede pautar solo o como coadyuvante en las
desintoxicaciones con opiáceos. Vida media de 6 a 20 horas en pacientes con función renal normal.
Reduce el dolor abdominal, los escalofríos, los calambres musculares y la irritabilidad. No actúa
sobre la ansiedad, el insomnio ni el dolor osteomuscular, por lo que es necesario asociarlo a un
ansiolítico miorelajante y a analgésicos. 
 
Tiene numerosas interacciones y efectos secundarios, por lo que se utiliza fundamentalmente en el
ámbito hospitalario. El cálculo de dosis se realiza según el peso del paciente y según la dosis de la
droga consumida, para evitar problemas de hipotensión y bradicardia. 
 
Benzodiacepinas. Utilizadas en la desintoxicación como coadyuvante debido a la frecuente
aparición de ansiedad y trastornos del sueño. Cuidado con su abuso y dependencia. Se deben
utilizar las de vida media larga. 
http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 13/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

 
Neurolépticos. Se utilizan en casos resistentes ó en pacientes con síntomas psicóticos. En general
son mal tolerados por los adictos a opiáceos siendo frecuente la aparición de efectos adversos. 
 
Desintoxicaciones rápidas. Las pautas cortas de desintoxicación duran 3­5 días y consisten en una
pauta de desintoxicación con agonistas adrenérgicos asociados a naltrexona a dosis decrecientes. El
objetivo de estas pautas es desencadenar un SAO mediante la administración de un antagonista
(naltrexona) y controlar sus efectos con agonistas alfa adrenérgicos. Estas pautas están cada vez
más en desuso y no se recomiendan como elección en tratamientos de desintoxicación debido al alto
riesgo de recaídas y al riesgo de sobredosis en caso de nuevos consumos. La principal ventaja es
que el paciente recibe ya el fármaco antagonista y no es necesario un periodo libre de opiáceos. 
 
Desintoxicaciones hospitalarias. Indicaciones:

Pacientes que han tenido episodios de sobredosis y no pueden ser tratados con seguridad en
el medio ambulatorio.
Pacientes en abstinencia con riesgo de síndrome de deprivación complicado.
Pacientes con enfermedades médicas complicadas que hacen insegura la desintoxicación
ambulatoriamente.
Antecedentes repetidos de fracasos en medios ambulatorios.
Comorbilidad psiquiátrica que represente un peligro para si mismo o los demás.
Aunque no es recomendable la desintoxicación durante el embarazo, de realizarse ésta, se
hará en medio hospitalario.

Tratamiento de mantenimiento 
 
Los tratamientos farmacológicos para la adicción a opiáceos que se utilizan en la actualidad lo
conforman dos grupos de sustancias que actúan sobre los receptores cerebrales específicos, unos
mimetizando el efecto de los opiáceos (agonistas) y otros bloqueándolos (antagonistas).
Dependiendo de si el objetivo es la abstinencia total o la sustitución del opiáceo, se utilizan unas u
otras (Fernández Miranda JJ, 2007). Las diferencias entre unos y otros quedan reflejadas en la tabla
6.

 Tabla 6. Diferencias entre agonistas y antagonistas. (Fernández Miranda JJ, 2005)

Agonista Antagonista

Tratamiento sustitutivo.
Actúa de forma similar a
los opiáceos.
Tratamiento de bloqueo.
Estimula los receptores
Bloquea la acción de los opiáceos.
opiáceos.
Bloquea en los receptores la unión de
Mejora o suprime el
opiáceos y, por tanto, su actividad en
deseo por los opiáceos.
el cerebro.
No produce sensación de
No mejora el deseo de consumo.
euforia (excepto morfina
No produce sensación de euforia.
y heroína).
No produce dependencia física.
Produce dependencia
Naltrexona, naloxona.
física.
Metadona, buprenorfina,
LAAM, morfina, heroína.

 
Tratamiento de mantenimiento con agonistas opiáceos 
 
Es una intervención médica frente a la dependencia a opiáceos utilizando fármacos agonistas bajo
prescripción controlada. Estos fármacos, al tener en el cerebro una actividad similar a los opiáceos
objeto de abuso, alivian los síntomas de abstinencia y bloquean el deseo de consumir opiáceos
ilegales. 
 

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 14/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

El tratamiento de mantenimiento proporciona al paciente la integración en las actividades de la vida
cotidiana sin tener la necesidad de buscar opiáceos ilegales ayudándole a romper los vínculos con la
actividad delictiva necesaria para obtener la droga ilegal y facilitándole el cambio de estilo de vida. 
 
Está indicado en pacientes dependientes de opiáceos que no buscan inicialmente un tratamiento
orientado a la abstinencia o que han fracasado repetidamente en su intento. 
 
El control de tóxicos en orina es indispensable en la valoración inicial del paciente y en el seguimiento
del mismo. Además, es un parámetro objetivo de gran utilidad para evaluar la eficacia (National
Collaborating Centre for Mental Health, 2007). 
 
Criterios de inclusión:

Demanda del paciente.
Incapacidad para estabilizarse con otras técnicas.
Entorno poco favorable para estilo de vida libre de drogas.
Embarazadas adictas a opiáceos. Se considera de alto riesgo debido a las múltiples
complicaciones médicas y obstétricas. Si una embarazada quiere desintoxicarse, no se
recomienda antes de la semana 12 ó después de la 32. Se han de evitar los síntomas de
abstinencia los 3 primeros meses por riesgo de aborto.
Patología crónica grave en los que el consumo pondría su vida en peligro.
VIH u otras enfermedades infecciosas.
Adictos a opiáceos con patología psiquiátrica asociada.
Actividades delictivas asociadas al consumo.

Criterios de exclusión: 

Ausencia de dependencia.
Hipersensibilidad al fármaco, insuficiencia respiratoria moderada/grave.
Tratamiento activo con antagonistas o IMAO.
Precaución en asma y otras enfermedades respiratorias, TCE, insuficiencia hepática
moderada, insuficiencia renal.

Metadona. En nuestro país se utilizó casi de forma exclusiva la metadona. Su mecanismo de acción
es mediante la unión a los receptores opioides produciendo tres efectos dosis dependiente:

Reducción del síndrome de abstinencia.
Reducción del deseo del consumo.
Bloqueo de los efectos euforizantes de otros opiáceos.

Tiene buena biodisponibilidad (80­95%) y la semivida de eliminación se estima en 24­36 horas. Esto
permite su administración oral y dosificación única diaria. Adecuar la dosis es fundamental para
conseguir el objetivo que es no consumir drogas ilegales (Roncero C, 2015). 
 
Es fundamental explicar al paciente que:

La metadona tarda 2­3 horas en alcanzar su efecto máximo.
Sus niveles en sangre no se estabilizan hasta pasados 3­5 días con dosis diaria fija.
Si se consumen otras drogas se aumenta el riesgo de intoxicación grave.
Algunos medicamentos interfieren con la metabolización de la metadona, pudiendo provocar
intoxicación o abstinencia.

Efectos adversos de la metadona: 

Más frecuentes: sudoración, estreñimiento, mareo, bradicardia, hipotensión, náuseas,
insomnio, dificultades en la micción, alteraciones en la esfera sexual y alteraciones en la
concentración. Es frecuente también el aumento de peso que puede ocurrir al inicio del
tratamiento pero se estabiliza con el tiempo. Todos estos síntomas pueden mitigarse o bien
disminuyendo la dosis diaria o bien esperar a desarrollar tolerancia si no es posible disminuir
dosis.
Más graves: alargamiento del QT que puede desencadenar una taquicardia ventricular
polimórfica (Torsade de Pointes) y que puede terminar en fibrilación ventricular y posterior

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 15/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

parada cardíaca. Por ello hay que tener especial precaución en pacientes con arritmias o con
cardiopatías orgánicas. Siempre antes de comenzar el tratamiento con metadona además de
auscultar al paciente debemos realizar un ECG para descartar cardiopatía de base.

Interacciones: existen múltiples interacciones farmacológicas con la metadona y algunas no muy
bien estudiadas. Hay muchos fármacos que pueden modificar la efectividad farmacológica de la
metadona. 
 
Si una dosis elevada no evita la aparición de un síndrome de abstinencia hay que investigar si hay
consumo de otras sustancias, interacciones con otros fármacos o si la metabolización de la droga es
más rápida de lo habitual (National Collaborating Centre for Mental Health, 2007). 
 
La fase de mantenimiento con metadona puede durar desde unos meses a varios años, no
descartando la posibilidad de mantenerla de por vida. Puede ser necesario aumentar la dosis en
períodos de mayor estrés o al asociar medicamentos que interaccionen con la metadona,
disminuyendo los efectos de ésta. 
 
Se planteará la supresión del tratamiento de mantenimiento cuando el paciente esté estable,
abstinente de heroína de forma prolongada y haya cambiado su estilo de vida con reinserción
laboral. Debe ser una decisión consensuada con el paciente. 
 
La reducción de dosis debe realizarse de forma lenta, ya que el objetivo es el bienestar del paciente
independientemente del tiempo necesario para disminuir dosis hasta suprimirla. 
 
Buprenorfina/naloxona. En la actualidad disponemos de otra alternativa de tratamiento, que es la
asociación de buprenorfina en altas dosis en combinación con naloxona. Es un tratamiento con una
alta tasa de retención, efectos secundarios moderados y en general bien tolerados, y con un índice
coste­efectividad muy favorable. Está indicado en:

Pacientes con bajo nivel de dependencia a opiáceos.
Pacientes con intervalo QT prolongado.
Pacientes a tratamiento con cualquier fármaco que interaccione con metadona.
Intolerancia a la metadona.
Pacientes que manejan maquinaria peligrosa o conductores.
Rechazo expreso del paciente a la utilización de metadona.

En España la asociación buprenorfina y naloxona está comercializada en comprimidos con el nombre
de Suboxone® en dosis de 2 mg de buprenorfina y 0,5 mg de naloxona o de 8 mg de buprenorfina y
0,5 mg de naloxona. Se administra por vía sublingual. El pico de absorción se alcanza entre 1­3
horas tras la toma cuando se realiza de manera crónica, observándose efectos a los 30 minutos. Los
efectos farmacológicos persisten hasta 12 horas con dosis bajas (menores de 4 mg) y se prolongan
hasta 48­72 horas con dosis más elevadas (16 mg o más), permitiendo la administración de dosis
unitarias diarias o incluso en días alternos (Bobes J, 2010). 
 
Efectos secundarios: los efectos adversos de la asociación de buprenorfina + naloxona son
comunes a los opiáceos, pero son de menor intensidad y ocurren con menos frecuencia. Tienen
menor grado de estreñimiento, no tienen efectos cardiovasculares, y menor riesgo de depresión
respiratoria, pero en el caso de producirse ésta, es más difícil revertir con antagonistas. Los efectos
secundarios más comunes son: insomnio, estreñimiento, náuseas, sudoración y dolor de cabeza. 
 
Este tratamiento consta de cuatro fases: 

Fase 1. Inducción. Su objetivo consiste en suprimir de forma segura y cuanto antes los
síntomas de abstinencia a opiáceos. Es muy importante explicar al paciente que no podrá
comenzar la inducción hasta que se presenten síntomas de abstinencia moderados para el
opiáceo que estaba consumiendo; de esta manera percibirá la administración del fármaco
como un alivio y no como la causa de la abstinencia. Así, aquellos que estuvieran
consumiendo heroína u otros opiáceos de vida media breve, deberían esperar al menos 6­8
horas desde el último consumo realizado. Cuando el opiáceo consumido sea metadona u otros
de larga duración, tendrán que esperar un mínimo de 24 horas. Si durante el proceso de
inducción se presentasen síntomas de abstinencia, se pueden proporcionar fármacos de
apoyo como clonidina, AINEs o ansiolíticos.
http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 16/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

Fase 2. Estabilización. Una vez realizada la inducción, se necesita ajustar la dosis necesaria
para que el paciente se sienta cómodo y así poder continuar con el tratamiento. La mayoría de
las veces esta dosis se alcanza en la primera semana de tratamiento, aunque en algunos
casos puede durar algo más.
Fase 3. Mantenimiento. La finalidad del tratamiento de mantenimiento es prevenir los
síntomas de abstinencia a opiáceos, suprimir el deseo de consumo, reducir el consumo de
opiáceos no prescritos y conseguir la reinserción laboral y social del paciente. Esta fase puede
durar desde meses a varios años.
Fase 4. Desintoxicación. Una vez acordada con el paciente la retirada de la medicación, se
inicia una reducción gradual de la dosis. La retirada de buprenorfina deberá hacerse
individualizando al máximo el tratamiento, pero es bueno saber que, tras su suspensión, los
síntomas de abstinencia física son leves, posiblemente porque la buprenorfina es un agonista
parcial de los receptores muscarínicos, y su efecto euforizante es menor que el de la
metadona.

Tratamiento de mantenimiento con antagonistas opiáceos 
 
Los antagonistas opiáceos pueden revertir los efectos de la sobredosis de opiáceos y contribuir
bloqueando la euforia que sigue a la administración de un opiáceo (refuerzo positivo) e impidiendo la
dependencia física y por tanto la aparición de un síndrome de abstinencia (refuerzo negativo). 
 
Los fármacos más conocidos de este grupo son la naloxona y naltrexona. La naltrexona es el
fármaco más utilizado para el tratamiento de mantenimiento con antagonistas, mientras que la
naloxona se usa en la intoxicación aguda (Vidal Casero MC, 2002; Fernández Miranda JJ, 2007). 
 
La naltrexona es un antagonista puro que compite con los receptores opiáceos con una afinidad
mayor que la heroína. Su uso no produce tolerancia, no crea adicción, ni provoca síntomas de
abstinencia al discontinuar el tratamiento. 
 
Al administrar naltrexona a una persona no adicta no se producen efectos farmacológicos; en
adictos a la heroína produce un bloqueo completo y reversible de los efectos de la droga. Se absorbe
rápidamente por vía oral, el inicio del efecto es a los 15­30 minutos de su administración y dura unas
24 horas, aunque a dosis elevadas pueden bloquear los receptores unas 48 horas. 
 
Indicaciones: 

Personas que aún no tienen dependencia a los opiáceos o poco tiempo de adicción.
Personas muy motivadas para conseguir la abstinencia.
Personas que vienen de programas de mantenimiento con metadona con largos periodos de
abstinencia y como paso previo a un programa sin sustitutivos.
Personas que salen de comunidades terapéuticas, hospitales o prisión y quieren mantener la
abstinencia.
Personas que tras mantener abstinencia un largo periodo de tiempo, sufren recaída. Los
mejores candidatos a tratamiento con naltrexona son los pacientes más motivados, con mayor
estabilidad económica, social y laboral, así como breve historia de consumo a opiáceos.

Contraindicaciones: 

Insuficiencia hepática aguda u otras patologías orgánicas graves.
Embarazo o lactancia.
Patología psiquiátrica grave.
Dependencia actual a opiáceos.
Aquellos que reciben medicamentos opiáceos.
Control positivo a opiáceos.
En dependencias de varias sustancias, valorar cuidadosamente la inclusión en el programa.
Hipersensibilidad a naltrexona.

Efectos adversos: 

Más frecuentes: son a nivel digestivo (náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento).
Menos frecuentes: cefalea, pérdida de apetito, fatiga, ansiedad, somnolencia, vértigo, dolor
articular y muscular, irritabilidad, escalofríos, congestión nasal, sudoración, sed, lagrimeo.
http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 17/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

Ocasionalmente, alteración de la función hepática, púrpura trombocitopénica idiopática como
efecto adverso raro.

Antes de su administración hay que asegurarse de que no existe dependencia física residual a
opiáceos para no desencadenar un síndrome de abstinencia. Si el paciente está consumiendo un
opiáceo de vida media prolongada, como la metadona, hay que esperar 8­10 días para comenzar el
tratamiento. Si consumía un opiáceo de vida media corta, como la heroína, se precisará una
abstinencia de 3­5 días. Por lo tanto antes de comenzar el tratamiento con naltrexona se realizará el
“test de naloxona” para verificar la abstinencia a opiáceos. Consiste en administrar 0,8 mg de
naloxona vía subcutánea y esperar 10 minutos para observar si aparecen o no síntomas típicos de
abstinencia a opiáceos (náuseas, bostezos, calambres). Si tras esta espera no hay síntomas, se
comienza con 25 mg de naltrexona vía oral y se espera 1 hora; si no hay síntomas de abstinencia se
administra otros 25 mg de naltrexona. Si en cualquier momento aparecen síntomas de abstinencia a
opiáceos se pospone la prueba al menos 24 horas. 
 
El programa de mantenimiento debe prolongarse al menos 6 meses. Será el médico junto con el
paciente quienes valorarán el momento para suspender el tratamiento. 
 
En caso de fracaso de deshabituación con antagonistas (por consumo asociado de opiáceos), se
valorará la indicación de programa de mantenimiento con agonistas. 
 
El mantenimiento con agonistas como la metadona ha sido uno de los procedimientos más utilizados,
aunque con escasa capacidad resolutiva. La introducción del tratamiento con antagonistas es otra
posibilidad terapéutica que tiene su lugar en el tratamiento de deshabituación. Estos dos tratamientos
representan ayuda para distintos tipos de pacientes o incluso en el mismo paciente en diferentes
momentos del curso evolutivo de su drogadicción. 
 
Dependencia a cocaína 
 
El síndrome de abstinencia a cocaína suele ser un cuadro leve que habitualmente no precisa
tratamiento farmacológico (Terán Prieto A, 2008). Sin embargo, los episodios de agitación en la
intoxicación por cocaína o en el síndrome de abstinencia se pueden beneficiar de la sedación con
benzodiacepinas (APA, 2006). 
 
Se han ensayado diversos fármacos para tratar la dependencia a la cocaína: agonistas
dopaminérgicos, antipsicóticos, antidepresivos, antiepilépticos, y otros. Sin embargo, la mayoría de
ellos no ha demostrado su utilidad para conseguir la abstinencia a largo plazo. Alguno como el
topiramato precisa de mayores estudios para recomendar su empleo generalizado (Terán Prieto A,
2008). 
 
El topiramato puede disminuir el “craving” (Terán Prieto A, 2008) y en algunos individuos que no
han respondido a tratamientos psicosociales de manera aislada, puede ser de utilidad, en
combinación con éstos (Caudevilla Gálligo F, 2010; APA, 2006; Bobes J, 2004). 
 
En pacientes con dependencia asociada de alcohol y cocaína, el empleo de disulfiram y naltrexona
consiguió mayores tasas iniciales de abstinencia (Caudevilla Gálligo F, 2010). 
 
Los antipsicóticos atípicos son fármacos de primera elección en el tratamiento de la psicosis inducida
por cocaína y de la esquizofrenia con consumo concomitante de cocaína. En el tratamiento de las
psicosis en adictos a la cocaína, habitualmente hay que emplear dosis más altas de antipsicóticos y
anticolinérgicos que en pacientes no consumidores (Terán Prieto A, 2008; Gorelick DA, 2016). 
 
Hay algunos resultados favorables con empleo de fármacos sustitutivos (modafinilo y
dextroanfetamina) pero todavía son precisos más estudios. El metilfenidato en pacientes con
trastorno por déficit de atención conllevó en algún estudio una disminución en el consumo de cocaína
(Caudevilla Gálligo F, 2010; Levin FR, 2007). 
 
Actualmente están en marcha ensayos clínicos para valorar la eficacia de la inmunoterapia en el
tratamiento de la dependencia a la cocaína. 
 
En resumen, por el momento no existen fármacos que hayan demostrado con suficiente evidencia su

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 18/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

efectividad en el tratamiento de la dependencia a cocaína. 
 
Dependencia a cannabis 
 
No hay datos para recomendar un tratamiento farmacológico específico para el síndrome de
abstinencia o la dependencia a cannabinoides (APA, 2006). Habitualmente, los síntomas que
provoca la abstinencia no suelen ser relevantes y la mayor parte de los que dejan de consumir lo
hacen sin ayuda; sin embargo, algunos consumidores buscan ayuda para abandonar el consumo. La
base del tratamiento es, por lo tanto, las intervenciones psicológicas (especialmente la terapia
motivacional). Sí han demostrado ser de utilidad los tratamientos farmacológicos específicos de los
trastornos psicopatológicos inducidos por cannabis (Marshall K, 2014; Teitelbaum SA, 2016; Bobes
J, 2000). 
 
En algunos casos se podría reforzar la desintoxicación ambulatoria del paciente con
benzodiacepinas, que presentan tolerancia cruzada con los cannabinoides (Bobes J, 2000). 
 
Los controles en orina de THC pueden tener una indicación terapéutica, como refuerzo al paciente,
pero no son útiles en fases iniciales para verificar la abstinencia, ya que se pueden detectar
cannabinoides en orina hasta 3 semanas después del último consumo (incluso más en consumidores
crónicos). 
 
Dependencia a drogas de síntesis 
 
Los distintos tratamientos psicoterápicos son el pilar fundamental para el abandono del consumo de
las drogas de síntesis. No existe un tratamiento específico para los trastornos por consumo de
éxtasis y sustancias afines. Sin embargo, se pueden emplear fármacos para las complicaciones
psíquicas derivadas del consumo o del abandono del mismo. Para los síntomas de tipo ansioso se
recomienda el empleo de benzodiacepinas; para los trastornos psicóticos se suelen emplear los
antipsicóticos atípicos, y para los trastornos afectivos del estado de ánimo se pueden emplear ISRS
(Bobes J, 2003). 
 
Para el tratamiento del síndrome de abstinencia por GHB (que consiste normalmente en síntomas de
ansiedad, temblor, taquicardia, e incluso alucinaciones o delirium en los casos más graves) también
se pueden emplear benzodiacepinas (Bobes J, 2003). 
 

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 19/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

 
Algoritmo
Tratamiento farmacológico de la abstinencia a opiáceos 
 
 

Derivación y coordinación
 
La derivación a los centros de atención a drogodependientes está indicada, ante las siguientes
situaciones:

Cuando el paciente lo proponga.
Antecedentes de grave abstinencia (convulsiones, delirium).
Patología psiquiátrica grave asociada (esquizofrenia, trastorno bipolar, riesgo de suicidio, etc.).
Comorbilidad adictiva (dependencia de varias sustancias).

Para que la derivación tenga un buen resultado, debería:

Ser aceptada por el paciente.
Ir acompañada de un contacto previo con el profesional del centro de drogodependencias.
Ir acompañada de un seguimiento posterior, estableciendo modalidades de colaboración entre
ambos dispositivos.

Cuando se produce una recaída, el paciente tiende a abandonar el tratamiento especializado, pero
suele seguir acudiendo a atención primaria. Ahí se puede seguir jugando un papel decisivo para que
el paciente emprenda de nuevo el tratamiento y reanude su programa de recuperación.

Manejo de las intoxicaciones agudas por drogas de abuso
http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 20/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

 
La intoxicación es el conjunto de síntomas que se produce por la introducción brusca en el organismo
de un tóxico. 

En primer lugar hay que valorar al paciente para detectar signos de alarma y estabilizar al paciente
(Jiménez Murillo L, 2014).

Vía aérea permeable.
Ventilación: puede estar comprometida a nivel central (depresión SNC) o pulmonar (edema
agudo de pulmón, broncoaspiración) emplear oxígeno a alto flujo y si es necesario ventilación
mecánica o soporte ventilatorio con ambú.
Circulación: control de la TA y monitorización ECG; manejo de arritmias cardíacas que se
produzcan.
Sistema nervioso central: valoración del nivel de conciencia (escala de Glasgow);
exploración pupilar y focalidad neurológica.

Signos de alarma inicial:

PAS <80 o >220, PAD >120.
Frecuencia cardíaca >120 o <50.
Frecuencia respiratoria >25 o <8.
Glasgow <9.
Glucemia <50.
Sat. O2 <90% con O2 al 100%.

Las medidas para disminuir la absorción de drogas sólo son útiles en caso de ingesta por vía oral o
en portadores de droga.

El lavado gástrico sólo es útil en las 3­4 horas posteriores a la ingesta. Está contraindicado en
caso de coma sin aislamiento de la vía aérea.
El carbón activado se emplea si ha habido una ingesta reciente (menos de 3 horas) de una
dosis tóxica, se emplea una dosis única de 1 g/kg en 250 ml de agua. Está contraindicado en
la intoxicación por etanol.
El lavado intestinal total está indicado en caso de body packers. Se realiza con solución de
polietilenglicol a través de sonda nasogástrica pasando unos 2 litros por hora hasta que salga
un líquido claro por el canal anal.

Ante síntomas de depresión del sistema nervioso central de causa desconocida se debe administrar:

Flumazenil 0,3 mg i.v.
Anexate 0,4 mg i.v.
Si existe hipoglucemia se debe corregir con suero glucosado previa administración de tiamina
100 mg i.m. (para evitar una encefalopatía de Wernicke) (Julián Jiménez A, 2010).

Intoxicación por cocaína 
 
Soporte respiratorio y monitorización. Enfriar al paciente con medidas físicas. Reponer electrolitos y
glucosa con suero glucosado y fisiológico. 
 
Si agitación emplear benzodiacepinas (diazepam 10 mg i.v.). 
 
Cada entidad se trata de la manera habitual con la salvedad de que se deben evitar diversos
fármacos: neurolépticos (haloperidol) pues aumenta la mortalidad, empeoran la hipertermia y las
arritmias; los calcioantagonistas que también aumentan la mortalidad; los betabloqueantes
(aumentan el riesgo de hipertensión) y el bicarbonato (aumenta el riesgo de arritmias) (Julián
Jiménez A, 2010). 
 
Intoxicación por anfetaminas y drogas de diseño 
 
La toxicidad es poco frecuente, especialmente con el MDMA. 
 
El tratamiento consiste en medidas generales (lavado con SNG y carbón activado 50 g) para

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 21/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

disminuir la absorción y tratamiento sintomático para controlar los síntomas de estimulación
simpática. Tratar la hipertermia con medidas físicas y paracetamol. Si hiperactividad, colocar al
paciente en un entorno tranquilo y administrar diazepam 10 mg i.v. en 1 min o midazolam 5 mg i.v.;
si convulsiones administrar diazepam. No acidificar la orina (Julián Jiménez A, 2010). 
 
Intoxicación por GHB 
 
Su toxicidad se potencia por otras drogas depresoras. Produce somnolencia, vómitos, bradicardia,
mioclonías, hipertensión, convulsiones, sedación profunda y coma que se suele resolver en 2­3
horas. El fallecimiento es excepcional. 
 
El tratamiento es sintomático. No es útil el lavado por la rápida absorción, tampoco el flumazenilo o la
naloxona (Julián Jiménez A, 2010). 
 
Intoxicación por opiáceos 
 
Se debe proporcionar soporte ventilatorio. 
 
El antídoto específico es la naloxona que se puede administrar vía i.v., s.c., o a través del tubo
endotraqueal. Se administran 0,4 mg i.v. en bolo si hay parada respiratoria o coma. En casos de
menor gravedad se administra diluida en 100 ml de SG al 5% durante 15­20 min. Como la vida
media es menor que la de los opiáceos se puede repetir o poner una perfusión (diluir 5 ampollas en
500 ml de SG). 
 
En caso de intoxicaciones mixtas de opiáceos y cocaína se debe emplear con precaución, ya que al
neutralizar los síntomas de los opiáceos predominarán los efectos estimulantes de la cocaína, que
pueden ser más severos y de más difícil control al carecer de antídoto específico. 
 
El edema agudo de pulmón se trata con oxigenoterapia y soporte ventilatorio. No son útiles ni los
diuréticos ni los esteroides. 
 
En caso de no respuesta se debe considerar la intoxicación por otras sustancias depresoras
(Jiménez Murillo L, 2014). 
 
Intoxicación por barbitúricos 
 
Hoy en día es poco frecuente. Los síntomas iniciales son disminución del nivel de conciencia,
hipotonía, hiporreflexia, hipotensión, depresión respiratoria y puede llegar al coma. 
 
El tratamiento consiste en el lavado gástrico dentro de las primeras 3 horas o carbón activado si se
descarta el íleo. No existe un tratamiento específico, por lo que se emplearán las medidas de soporte
habituales (Jiménez Murillo L, 2014). 
 
Intoxicación por benzodiacepinas 
 
Los síntomas son obnubilación, disartria, hiporreflexia, disminución del nivel de conciencia,
hipotensión y depresión respiratoria. 
 
El tratamiento consiste en lavado gástrico y administración de carbón activado. 
 
El antídoto específico es flumazenil. Se administran 0,3 mg/min hasta un máximo de 2 mg. Si
reaparece la sintomatología se puede poner una perfusión 0,1 mg/kg/min (Jiménez Murillo L, 2014). 
 
Manejo de body packers y body stuffers 
 
Los “body packers” (“mulas”) suelen llevar en el tubo digestivo grandes cantidades de droga que
suele estar bien embalada. Los “body stuffers” son portadores accidentales que ingieren la droga
para no ser descubiertos por la policía. La droga suele estar mal embalada y tener alto riesgo de
rotura, aunque suelen ser cantidades pequeñas. 
 
Tratamiento de body packers asintomáticos: se debe realizar lavado intestinal total con laxante de
tipo solución evacuante Bohm® (a ritmo de 2 litros/hora). 
http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 22/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

tipo solución evacuante Bohm® (a ritmo de 2 litros/hora). 
 
Tratamiento de body packers sintomáticos: en caso de transportar heroína se debe realizar soporte
ventilatorio y administrar naloxona en perfusión, mientras se realiza el lavado intestinal total. En
caso de que transporten cocaína se deben aplicar las medidas de soporte necesarias y realizar una
laparotomía urgente. 
 
Manejo de body stuffers: en caso de pacientes asintomáticos no se deben realizar maniobras
instrumentales para la extracción (Julián Jiménez A, 2010).

Bibliografía
Aaron S, McMahon J, Milano D, Torres L, Clatts M, Tortu S, et al. Intranasal transmission of
hepatitis C virus: virological and clinical evidence. Clin Infect Dis. 2008;47(7):931­4. PubMed
PMID: 18764772. Texto completo
Anoro Preminger M, Bernabeu Farrús J. Abordaje del consumo de drogas: una propuesta de
actuación desde la atención primaria. AMF. 2014;10(2):64­75. Texto completo
APA (American Psychiatric Association) DSM­5. Manual diagnóstico y estadístico de los
trastornos mentales. 5.ª ed. Ed. Médica Panamericana; 2014.
APA. Work group on substance use disorders. Practice guideline for the treatment of patients
with substance use disorders. 2nd ed. American Psychiatric Association; 2006. Texto
completo
Barnett E, Sussman S, Smith C, Rohrbach LA, Spruijt­Metz D. Motivational interviewing for
adolescent substance use: a review of the literature. Addict Behav. 2012; 37(12): 1325­34.
PubMed PMID: 22958865. Texto completo
Becoña E. Trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos. C Med Psicosom.
2014;110:58­60. Texto completo
Becoña Iglesias E, Cortés Tomás M. Manual de adicciones para psicólogos especialistas en
psicología clínica en formación. Barcelona: Ed. Socidrogalcohol; 2011. Texto completo
Bobes J, Calafat A, editors. Monografía Cannabis. Adicciones. 2000;12 Supl 2:1­330. Texto
completo
Bobes J, Carreño JE, Gutiérrez CE, San Narciso GI, Antuña MJ, Díaz T, et al. Study of
effectiveness of craving control with topiramate in patients with substance dependence
disorders. Actas Esp Psiquiatr. 2004;32:299­306. PubMed PMID: 15529215
Bobes J, Casas M, directores. Guía para el tratamiento de la adicción a opiáceos con
buprenorfina/naloxona 2010. Guías Clínicas Socidrogalcohol basadas en la evidencia
científica. Barcelona: Ed. Socidrogalcohol; 2010. Texto completo
Bobes J, Sáiz PA, editores. Monografía drogas recreativas. Adicciones. 2003;15 Supl 2:1­387.
Texto completo
Brunton LL, Lazo JS, Parker KL, editors. Goodman & Gilman. Las bases farmacológicas de la
terapéutica. 11.ª ed. México, D.F.: Mc Graw­Hill Interamericana; 2007. Texto completo
Casado Vicente V, Arauzo Palacios D. Intervención en drogas desde atención primaria:
revisión de guías clínicas. Adicciones. 2004;16(3)225­34. Texto completo
Caudevilla Gálligo F, Cabrera Majada A. Efectos psicológicos del cannabis. FMC.
2008;15(5):282­90. Texto completo
Caudevilla Gálligo F, González Fernández I, Cabrera Majada A. Cocaína: novedades. FMC.
2010;17(1):3­11.
Caudevilla Gálligo F, Ortells i Ros E. Nuevas drogas. FMC. 2004;11 Supl 3:22­7.
Cebría Andreu J, Bosch Fontcuberta JM. La peregrinación por la rueda del cambio tiene
indulgencia plena. FMC. 2000;7(4):233­6.
Chou R, Fanciullo GJ, Fine PG, Adler JA, Ballantyne JC, Davies P, et al; American Pain
Society­American Academy of Pain Medicine Opioids Guidelines Panel. Clinical guidelines for
the use of chronic opioid therapy in chronic noncancer pain. J Pain. 2009;10(2):113­30.
PubMed PMID: 19187889. Texto completo
Davis ML, Powers MB, Handelsman P, Medina JL, Zvolensky M, Smits JAJ. Behavioral
therapies for treatment­seeking cannabis users: a meta­analysis of randomized controlled
trials. Eval Health Prof. 2015;38(1):94­114. PubMed PMID: 24695072. Texto completo
DuPont R, Bailey JA, Teitelbaum SA. Cannabis use disorder: Clinical features and diagnosis.
En: UpToDate, Post TW (Ed), UpToDate, Waltham, MA [consultado 17­1­2016]. Disponible en:
http://www.uptodate.com/contents/cannabis­use­disorder­clinical­features­and­
diagnosis?source=related_link

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 23/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

Faggiano F, Vigna­Taglianti FD, Versino E, Zambon A, Borraccino A, Lemma P. Prevención del
consumo de drogas ilegales en las escuelas. Revisión Cochrane. En: Biblioteca Cochrane
Plus. 2008(2). Disponible en: http://www.update­software.com/pdf/CD005030.pdf
Fernández Miranda JJ, Torrens Melich M, editores. Monografía opiáceos. Adicciones. 2005;17
Supl 2:1­340. Texto completo
Fernández Miranda JJ. Guía para el tratamiento de la dependencia de opiáceos. 2007 Palma
de Mallorca: Socidrogalcohol; 2007. Texto completo
Filges T, Knudsen ASD, Svendsen MM, Kowalski K, Benjaminsen L, Jørgensen
AMK. Cognitive­Behavioural Therapies for Young People in Outpatient Treatment for Non­
Opioid Drug Use: A Systematic Review. Campbell Systematic Reviews. 2015:11(3). Texto
completo
Gordon R. An operacional classification of disease prevention. En: Steinberg JA, Silverman
MM, editors. Preventing mental disorders. Rockville, MD: US Department of Healt and Human
Services; 1987.
Gorelick DA. Cocaine use disorder in adults: Epidemiology, pharmacology, clinical
manifestations, medical consequences, and diagnosis. En: UpToDate, Post TW (Ed),
UpToDate, Waltham, MA [consultado 17­1­2016]. Disponible en:
http://www.uptodate.com/contents/cocaine­use­disorder­in­adults­epidemiology­
pharmacology­clinical­manifestations­medical­consequences­and­diagnosis?
source=related_link
Gorelick DA. Treatment of cocaine use disorder in adults. En: UpToDate, Post TW (Ed),
UpToDate, Waltham, MA [consultado 17­1­2016]. Disponible
en: http://www.uptodate.com/contents/treatment­of­cocaine­use­disorder­in­adults?
source=related_link
Gowing L, Ali R, White JM. Buprenorphine for the management of opioid withdrawal. Cochrane
Database Syst Rev. 2009;(3):CD002025. PubMed PMID: 19588330
Iraurgi Castillo I. Terapéuticas de desintoxicación y deshabituación a opiáceos. Terapéuticas
con agonistas opiáceos (metadona): inducción, mantenimiento y desintoxicación. Curs
d’Actualització en Drogodependéncies i Addiccions 2011. Dirección de Drogodependencia
Gobierno Vasco; 2011. Texto completo
Jiménez Murillo L, Montero Pérez FJ. Medicina de urgencias y emergencias. Guía diagnóstica
y protocolos de actuación. 5.ª ed. Barcelona: Elsevier España S.A.; 2014.
Julián Jiménez A, coordinador. Manual de protocolos y actuación en urgencias para residentes.
3.ª ed. Toledo: Hospital Virgen de la Salud­Complejo Hospitalario de Toledo; 2010. Texto
completo
Levin FR, Evans SM, Brooks DJ, Garawi F. Treatment of cocaine dependent treatment seekers
with adult ADHD: Double­blind comparison of methylphenidate, and placebo. Drug and Alcohol
Dependence. 2007;87(1):20­9. PubMed PMID: 16930863
Lili L, Shimin Z, Nick T, Samson T, Paul W. Effectiveness of motivational interviewing to reduce
illicit drug use in adolescents: A systematic review and meta­analysis. Addiction.
2016;111(5):795­805. PubMed PMID: 26687544
Lingford­Hughes AR, Welch S, Peters L, Nutt DJ; British Association for Psychopharmacology,
Expert Reviewers Group. J Psychopharmacol. 2012;26(7):899­952. PubMed PMID: 22628390.
Texto completo
Marshall K, Gowing L, Ali R, Le Foll B. Pharmacoterapies for cannabis dependence. Cochrane
Database Syst Rev. 2014;(12):CD008940. PubMed PMID: 25515775. Texto completo
Martín Franco R, editor. Protocolos. Protocolo de metadona. Madrid: Instituto de Adicciones,
Departamento de asistencia; 2008. Texto completo
Meader N, Li R, Des Jarlais DC, Pilling S. Psychosocial interventions for reducing injection and
sexual risk behaviour for preventing HIV in drug users. Cochrane Database Syst Rev. 2010;
(1):CD007192. PubMed PMID: 20091623
Miller WR, Rollnick S. Motivational Interviewing. New York: Guilford Press; 2012.
Moratalla Rodríguez G, Pedregal Gonzalez M. Comunicación verbal (I). Habilidades en la
entrevista, primer contacto y recogida de datos. En: Tazón Ansola MP, Garcia Campayo J,
Aseguinolaza Chopieta L, editores. Relación y Comunicación. 1.ª ed. Madrid: Ediciones DAE;
2000. p. 257­65.
National collaborating Centre for Mental Health. Drug misuse: psychosocial interventions.
Clinical practice guideline n.º 51. London (UK): National Institute for Health and Clinical
Excellence (NICE); 2007. Disponible en:
http://guidance.nice.org.uk/CG51/Guidance/pdf/English

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 24/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

Pascual P, Torres M, Calafat A, editores. Monografía Cocaína. Adicciones. 2001;13 Supl 2:1­
250. Texto completo
Pereiro Gomez C, editor. Manual de adicciones para médicos especialistas en formación.
Barcelona: Socidrogalcohol; 2010. Texto completo
Plan Nacional Sobre Drogas. Memoria 2013. Madrid: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales
e igualdad; 2013. Texto completo
Prados Castillejo JA, Cebría Andreu J, Bosch Fontcuberta JM. Comunicación centrada en el
paciente: una aplicación a la clínica. FMC. 2000;7(2):83­8.
Prochaska JO, Velicer WF. The transtheoretical model of health behavior change. Am J Health
Promot. 1997;12(1):38­48. PubMed PMID: 10170434
Roncero C, Domínguez­Hernández R, Díaz T, Fernández JM, Forcada R, Martínez JM, et al.
Manejo de pacientes dependientes de opiáceos: Comparación del coste asociado al uso de
buprenorfina/naloxona o metadona, y sus interacciones con tratamientos concomitantes para
comorbilidades infecciosas o psiquiátricas. Adicciones. 2015;27(3):179­89. Texto completo
Smedslund G, Berg RC, Hammerstrøm KT, Steiro A, Leiknes KA, Dahl HM, et al. Motivational
interviewing for substance abuse. Cochrane Database System Rev. 2011;(5):CD008063.
PubMed PMID: 21563163
Strain E. Opioid use disorder: Epidemiology, pharmacology, clinical manifestations, course,
screening, assessment, and diagnosis. In: UpToDate, Post TW (Ed), UpToDate, Waltham, MA
consultado 17­1­2016]. Disponible en: http://www.uptodate.com/contents/opioid­use­
disorder­epidemiology­pharmacology­clinical­manifestations­course­screening­
assessment­and­diagnosis
Teitelbaum SA, DuPont R, Bailey JA. Cannabis use disorder: Treatment, prognosis, and log­
term medical effects. En: UpToDate, Post TW (Ed), UpToDate, Waltham, MA [consultado 17­1­
2016]. Disponible en: http://www.uptodate.com/contents/cannabis­use­disorder­
treatment­prognosis­and­long­term­medical­effects?
source=search_result&search=abuso+de+la+marihhuana&selectedTitle=1~17
Terán Prieto A, coordinador. Cocaína. Guías clínicas socidrogalcohol basadas en la evidencia
científica. Barcelona: Socidrogalcohol; 2008. Texto completo
Vidal Casero MC. Deshabituación de opiáceos (II). Offarm. 2002;21(2):112­6. Texto completo
Wang GS. Cannabis (marijuana): Acute intoxication. En: UpToDate, Post TW (Ed),
UpToDate, Waltham, MA [consultado 17­1­2016). Disponible en:
http://www.uptodate.com/contents/cannabis­marijuana­acute­intoxication?
source=search_result&search=abuso+de+la+marihhuana&selectedTitle=4~17
Wang GS. Synthetic cannabionoids: Acute intoxication. En: UpToDate, Post TW (Ed),
UpToDate, Waltham, MA [consultado 17­1­2016]. Disponible en:
http://www.uptodate.com/contents/synthetic­cannabinoids­acute­intoxication?
source=search_result&search=abuso+de+la+marihhuana&selectedTitle=5~17
Zarco Montejo J, Caudevilla Gálligo F. Tratamiento del síndrome de abstinencia al alcohol y
otras drogas. FMC. 2007;14(1):40­6.
Zarco Montejo J, coordinador. El papel de la Atención Primaria ante los problemas de salud
relacionados con el consumo de drogas. Actuar es posible. Barcelona: Semfyc ediciones;
2007. Texto completo

Más en la red
Ai laket. Disponible en: http://www.ailaket.com/
Energy control. Disponible en: http://energycontrol.org/
Plan Nacional sobre drogas. Disponible en: http://www.pnsd.msssi.gob.es
Schuckit MA. Treatment of Opioid­Use Disorders. N Engl J Med. 2016 Jul 28;375(4):357­368.
PubMed PMID: 27464203
Socidrogalcohol. Disponible en: http://www.socidrogalcohol.org/
The Mental Elf: Mental health conditions: Substance misuse. Disponible en:
http://www.nationalelfservice.net/mental­health/substance­misuse/

Autores
  Mª Jesús Cerecedo Pérez Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria (1)

  Adolfo Pérez Fernández Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria (2)

  Margarita Tovar Bobo Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria (3)

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 25/26
15/2/2017 Guía clínica de Trastorno por consumo de drogas en atención primaria

 
(1) Centro de Saúde de Matogrande. Servizo Galego de Saúde. A Coruña. España. 
(2) Centro de Saúde de Pontedeume. Servizo Galego de Saúde. A Coruña. España. 
(3) Centro de Saúde de Culleredo. Servizo Galego de Saúde. A Coruña. España.
 

http://www.fisterra.com/guias­clinicas/trastorno­por­consumo­drogas­atencion­primaria/ 26/26