Anda di halaman 1dari 2

INTRODUCCIÓN

“En todas las pérdidas hay una ganancia” Lao Tse

En este caso, la perspectiva trata de las diferentes teorías y técnicas de la psicoterapia


familiar que analizan y facilitan los procesos de elaboración de duelos, correspondientes al
ciclo vital del ser humano.

Debemos entender el duelo como un mecanismo natural del desarrollo humano, las
renuncias y sacrificios que comporta el propio crecimiento, crea situaciones cercanas a lo
que denominamos duelo, sin que tenga que ser traumático.

La elaboración del duelo crea un estilo propio en cada persona, marcando pautas
personales para enfrentar cada uno de los eventos frustrantes que implican una pérdida.

El primer capítulo caracteriza la cualidad vital del tiempo y la cualidad psíquica de la


naturaleza humana. Segundo capítulo significado del duelo y elaboración en el principio
de vida, tratando de esclarecer los aspectos fundamentales del duelo asociado a las
etapas del ciclo vital. Tercer capítulo, caracterización psicodinámica de la vejez normal.
Cuarto cap. Psicodinamia general de una adultez aparentemente sana y otra con
obstáculos. Cap. 5 y 6 se centran en la adolescencia y en la niñez desde el punto de vista
psicoanalítico y psicosexual, bajo el enfoque de la salud mental. Cap. 6 psicodinamia de la
latencia. Cap. 7 descripción sobre el acontecimiento del parto. Cap. 8 la compleja temática
de la paternidad y por último en el cap.9 la psicoterapia psicoanalítica desde la
internalización de las relaciones de objeto, manifiestas en la terapia de pareja y de familia.

Capítulo 1
LA NATURALEZA HUMANA
“Harta fuerza dio la naturaleza al hombre si sabemos usarla, si concentramos todas
nuestras energías y las dedicamos a luchar en nuestro favor `y no contra nosotros”

La conquista del ser, implica una serie de elementos que se conjugan en un proceso de
actividad y movimiento, implica cambio, un devenir, un cenit, una sustancia. Por lo tanto,
las estructuras vivas solo existen si se transforman y cambian. El cambio y el desarrollo
son cualidades inherentes al proceso vital.

La naturaleza humana nos dotó de una carga biológica cuyos censores nos permiten tener
conocimiento y autoconocimiento a través de funciones mentales, órganos de los sentidos
y con ellos un comportamiento que nos provee de la relación emocional necesaria para
seguir conociendo y para seguir viviendo.

Para el psicoanálisis conocer significa: ver la realidad desnuda y no necesariamente poseer


la verdad, sino penetrar y esforzarse crítica y activamente por acercarse cada vez más a la
autenticidad y así a la verdad. Esto permite una orientación interior que se refleja en
actitudes y todo ello en lo que hemos llamado personalidad terapéutica.
Hablamos de lo psíquico y de lo existencial, de lo ético, étnico, religioso, antropológico.
Nuestro que hacer es observar como el hombre trata de recuperar su origen e historia a
través del conocimiento y la educación.

La naturaleza humana, desde el punto de vista evolucionista tiene antecedentes


filogenéticos y ontogenéticos. La propia existencia del hombre ya es problematizada.

La naturaleza humana del Terapeuta, radica en la fuerza de su espontaneidad y la


voluntad de ser, en su creatividad, a pesar de su saber racional