Anda di halaman 1dari 34

“AÑO DE LA CONSOLIDACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL DEL PERÚ”

“UNIVERSIDAD NACIONAL SAN LUIS GONZAGA DE ICA”


Facultad de Ingeniería Química
Escuela Académica Profesional de Ingeniería Ambiental
QUÍMICA INORGÁNICA

Informe de laboratorio

METALES TOXICOS

Docente:

Ing. Mara Marreros Cordero

Alumno:

Alcázar Alviar, Mercedes


Ramírez Cano, Yvonne Lisette
Huamaní Pacheco, Sadyt Yosselyn

Ciclo:
III

Sección:
B

ICA – PERÚ
/09/10
ÍNDICE

INTRODUCCIÓN ……………….……..….……………2

MARCO TEÓRICO ..………………….………..……...3

CLASIFICACIÓN…………………….…………….…….4

INDUSTRIAS EN LAS QUE SE UTILIZAN LOS METALES

TOXICOS …………………….………………………...20

LIMITES PERMISIBLES DE LOS METALES TOXICOS ...21

CONSECUENCIAS DE INTOXICACION POR METALES

TOXICOS………………………………………………...22

RESUMEN ………………………………………….……..23

CONCLUSIONES …………………………….….……...20

BIBLIOGRAFÍA ………………………………..….……...22
INTRODUCCIÓN

Los efectos tóxicos de la mayoría de los metales se remontan a su capacidad de


alterar la función de moléculas biológicas esenciales, tales como proteínas, enzimas
y ADN. En algunos casos estos efectos implican el desplazamiento de los iones
metálicos químicamente relacionados que se requieren para importantes funciones
biológicas tales como el crecimiento celular, la división y la reparación.
Las moléculas biológicas tienen estructuras específicas y ciertos componentes que
son esenciales para sus funciones. Por ejemplo, una proteína es una cadena de
aminoácidos que se pliega en una estructura tridimensional única. Si esta estructura
se altera o una parte específica de la proteína se daña, entonces ya no puede ser
capaz de llevar a cabo su importante papel.
Las proteínas, en particular, desempeñan un asombroso número y variedad de
funciones en los organismos vivos. Se utilizan como elementos estructurales, para
el envío de señales entre las células como en las enzimas para la síntesis y la
degradación de otras moléculas biológicas. Si un ion metálico se une a los
aminoácidos de una proteína, el complejo resultante de metal-proteína puede
carecer de la proteína de la actividad biológica original.
Por ejemplo, ciertas enzimas contienen cisteína, un aminoácido que contiene un
átomo de azufre necesario para su funcionamiento. Ciertos metales tóxicos tienen
una gran afinidad por el azufre y se unen fuertemente a la cisteína esencial,
inhibiendo el funcionamiento de dicha enzima la enzima.
Un metal también puede sustituir a otro metal similar. Por ejemplo, el metal tóxico
cadmio, puede sustituir el metal esencial zinc, en ciertas proteínas que requieren
zinc para su estructura o función. Esto puede llevar a alteraciones en la proteína
que puede tener consecuencias tóxicas. De la misma manera, el plomo puede
sustituir al calcio en los huesos, y en otros sitios donde el calcio es necesario.
Los iones metálicos también pueden quitar un electrón de los aminoácidos de una
proteína en una reacción redox que interrumpe su capacidad para llevar a cabo su
función biológica. Los iones metálicos también pueden remover un electrón de las
bases de ADN. Este daño oxidativo a las moléculas biológicas está relacionado con
los efectos acumulativos asociados con el envejecimiento y en las mutaciones
asociadas con el cáncer.
En algunos casos, la interrupción de unas pocas moléculas biológicas tiene un
efecto amplificado. Un ejemplo es que las proteínas del factor de transcripción que
en respuesta a una señal, se unen al ADN e iniciar la síntesis de nuevas proteínas
necesarias para el desarrollo, el metabolismo celular normal o la respuesta a una
cierta tensión.
Otro ejemplo son las enzimas, los catalizadores biológicos que se necesitan en
pequeñas cantidades, pero que juegan un papel esencial en todos los procesos
biológicos. Un tercer ejemplo es las proteínas que están implicadas en la reparación
de los daños de las moléculas biológicas. Aunque la mayoría de las proteínas
dañadas se sustituyen parcialmente, el ADN debe ser reparado si la información en
el genoma de un organismo debe permanecer intacto. La interrupción de la
reparación del ADN conduce a la propagación de errores en el proyecto de un
organismo.
METALES TOXICOS

Los metales tóxicos son un grupo de minerales que no poseen una función conocida
en el cuerpo y son, de hecho, dañinos. Hoy, la humanidad está expuesta a los
niveles más altos de plomo, mercurio, arsénico, aluminio, cobre, estaño, antimonio,
bromo, bismuto y vanadio de toda la historia. De hecho cada uno de nosotros tiene
cantidades excesivas de algunos o de todos ellos.
Muchos de estos metales tóxicos son inodoros, sin sabor y sin color, así que nadie
reconoce que han estado expuestos a ellos. También, los metales tóxicos están en
todo lugar, haciendo que el evitarlos sea casi imposible. Uno puede, sin embargo,
minimizar su exposición a ellos.
Los metales tóxicos son también persistentes y acumulativos. El doctor Henry
Schroeder, autoridad mundial en oligoelementos escribió: “Muchas sustancias
orgánicas son degradables por procesos naturales. [Sin embargo,] ningún metal es
degradable… están aquí para quedarse por largo tiempo.”
Un problema significativo causado por los metales tóxicos es que remplazan a los
nutrientes minerales en lugar de enzimas unificadoras. Cuando esto ocurre, los
metales inhiben, sobre estimulan o por otro lado, también alteran miles de enzimas,
contribuyendo a muchas condiciones de salud. Dependiendo de donde se acumulan
los metales tóxicos, los efectos resultantes pueden recibir nombres tales como
hipotiroidismo, diabetes o cáncer.
Los metales tóxicos pueden también reducir y eventualmente remplazar otras
sustancias en muchos tejidos, fomentando infecciones crónicas o causando
irritación.
Este proceso de reemplazo mineral envuelve la erradicación de minerales
preferidos. Por ejemplos, el cuerpo prefiere el zinc por sus 50+ enzimas críticas. Sin
embargo, nuestro suelo y alimento es muy bajo en zinc. Por lo tanto, si uno no
consume suficiente zinc, o si la exposición al cadmio, plomo o mercurio es
demasiado alta, el cuerpo usará estos últimos en lugar del zinc.
Su habilidad para sustituir los minerales vitales significa, sin embargo, que los
metales tóxicos no son totalmente dañinos. De hecho, pueden prolongar la vida. En
realidad, ellos mantienen trabajando al cuerpo en caso de deficiencia de minerales
vitales. Muchas personas no comprenden que su fatiga y otros síntomas se deben
en gran medida a la presencia de “partes de repuesto” incorrectos en los
compartimientos de su motor biológico.
El peligro de los metales tóxicos empeora significativamente al comer alimentos
bajos en minerales vitales. La abundancia de los minerales preferidos protege
contra los metales tóxicos, ya que los minerales vitales compiten con los metales
tóxicos para ser absorbidos y utilizados en enzimas y otras estructuras de los
tejidos. La gente antigua consumía probablemente de 5 a 11 veces más cantidad de
minerales esenciales que la que consumen los humanos modernos. El término
“calorías vacías” se aplica apropiadamente a la mayoría de nuestra comida hoy.
Fuentes de los metales tóxicos

Alimentos, medicamentos, agua que bebemos.


Los filtros de carbón y los purificadores a base de carbón no remueven los metales
tóxicos del agua. Solamente la destilación y la ósmosis revertida remueven la
mayoría de los metales tóxicos. El agua mineral de buena calidad es quizá la mejor
forma de evitar los metales tóxicos mientras se obtienen minerales vitales.
Otras fuentes son el aire contaminado y el contacto directo – tales como el mercurio
en las amalgamas dentales y anti-perspirantes, exposición ocupacional y la
congénita (de nacimiento) presencia de metales tóxicos.
Todos los metales tóxicos pasan por la placenta de la madre al bebé. Las mujeres
pueden hacer mucho para prevenir la formación de metales tóxicos en sus hijos.

Fuentes comunes de metales tóxicos

Arsénico – pesticidas, cerveza, sal de mesa, agua de grifo, pinturas, pigmentos,


cosméticos, fabricación de vidrio y espejos, fungicidas, insecticidas, madera tratada
y comida contaminada.

Aluminio – batería de cocina, bebidas enlatadas, agua de grifo, sal de mesa, polvo
de hornear, antiácidos, queso procesado, antitranspirantes, harina emblanquecida,
vacunas y otros medicamentos y exposición ocupacional.

Berilio – aire contaminado (quema de combustible fósil), fabricación de plásticos,


electrónicos, aleación de acero y ceniza volcánica.

Cadmio – cigarrillo (tabaco y marihuana – mota en México), alimentos procesados y


refinados, peces grandes, mariscos, agua de grifo, exhosto del auto, vasijas de
metal, tubos galvanizados, aire contaminado por incineración y exposición
ocupacional.

Cobre – tubos para el agua de cobre, cobre añadido al agua de grifo, pesticidas,
piscinas (albercas), dispositivos intrauterinos, dietas vegetarianas, amalgamas
dentales, suplementos nutricionales (especialmente vitaminas prenatales), píldoras
para el control natal, glándulas adrenalinas débiles y exposición ocupacional.
Plomo – agua de grifo, fumar cigarrillo, pinturas para el cabello, tintas, coberturas
metálicas, residuos de pesticidas y exposición ocupacional en la fabricación de
baterías y otras industrias.

Detectando los metales tóxicos

Los metales tóxicos son difíciles de detectar, ya que se alojan profundamente en los
tejidos y órganos. Los exámenes de sangre son ineficaces para detectar una
exposición crónica ya que el cuerpo a menudo remueve rápidamente los metales
tóxicos de la sangre y los deposita y almacena en los tejidos donde son menos
dañinos.
Las pruebas en los tejidos, tales como el análisis mineral del cabello, son por lo
tanto de más ayuda. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos
revisó más de 400 estudios empleando cabello y uñas para la detección de metales
tóxicos y concluyó que: “El cabello humano es un tejido de gran representación y
significado para [el monitoreo biológico del] antimonio, arsénico, cadmio, cromo,
cobre, plomo, mercurio, níquel, vanadio y tal vez el selenio y estaño.”
Otro método de detección es una prueba desafiante en la cual se toma una
inyección de un agente removedor tal como el EDTA o el DMPS, después de los
cuales se analiza una prueba de orina de 24 horas para detectar los metales
tóxicos. Esto revelará ciertos metales acumulados en las arterias, venas y riñones,
pero no detecta muchos otros.
Ninguna prueba puede detectar de modo cercano todos los metales tóxicos que hay
en el cuerpo. Simplemente asumimos que todos tenemos una cantidad de metales
tóxicos. Cualquier buen programa de salud debe incluir un plan para remover estos
metales.

Síntomas de los metales tóxicos

Los metales tóxicos pueden contribuir a enfermedades inimaginables. Por ejemplo,


el plomo, que reemplaza el calcio en los huesos, contribuye a debilitar los huesos y
a la osteoporosis. El Cadmio, que reemplaza el Zinc en las arterias, causa
inflamación, endureciendo las arterias e hipertensión. El Hierro y el Plomo, que
reemplazan al Zinc y a otros minerales en el páncreas, glándulas adrenalinas y otros
lugares, contribuye a la diabetes. El Cobre, que sustituye al Zinc, al Magnesio y a
otros minerales esenciales en el cerebro, está asociado con la migraña, síndrome
premenstrual, la depresión, la ansiedad y los ataques de pánico y mucho más. El
Mercurio y el Cobre, que sustituyen al Selenio en varios tejidos, impiden la
conversión de T4 a T3, contribuyendo a desequilibrios de la tiroides.
CLASIFICACIÓN

Metales Tóxicos

Metales Radioactivos:
• Antimonio Elementos Traza con
• Torio
• Bario Toxicidad
• Uranio
• Berilio
• Radio
• Aluminio
• Cadmio • Cromo, como
Transuránidos:
• Plomo hexavalente

• Mercurio Cr(VI)
• Plutonio
• Osmio • Níquel
• Americio
• Talio • Cobre
• Polonio
• Vanadio • Hierro
(metaloide)

Procedencia de la contaminación con metales tóxicos

Contaminación natural

Algunos elementos químicos, como el cadmio, cromo, cobalto, cobre, plomo,


mercurio, níquel, plata y uranio, se encuentran repartidos en pequeñas cantidades
por todas partes. Todos estos elementos son potencialmente tóxicos y pueden
dañar a los seres vivos en concentraciones tan pequeñas como de 1 ppm. Además
de ser elementos que se encuentran en la composición normal de rocas y
minerales, pueden ser especialmente abundantes como resultado de erupciones
volcánicas, o por fuentes de aguas termales. Algunos compuestos de estos metales
pueden sufrir acumulación en la cadena trófica, lo que origina que a pesar de
encontrarse en dosis muy bajas en el ambiente, pueden llegar a concentrarse en
plantas o animales, hasta llegar a provocar daños en la salud.
Otros elementos, especialmente aluminio y hierro son muy abundantes en las rocas
y en el suelo, y también pueden ser tóxicos, pero afortunadamente se encuentran en
formas químicas no solubles y es muy difícil que los seres vivos los asimilen.
Contaminación artificial

La agricultura usaba algunos pesticidas inorgánicos como arseniatos de Pb y Ca,


sulfato de Cr, etc, que eran muy tóxicos. Se han usado hasta hace no mucho
tiempo, especialmente en las plagas forestales. Ahora ya no se usan, pero como
son muy persistentes en el ambiente, sigue habiendo lugares con concentraciones
altas de estos productos Algo similar sucedió con el uso de alquilmercuriales para
recubrir semillas que desde 1960 están prohibidos.
El uso de los lodos de depuradoras como abonos es, en principio, una buena idea
que permite aprovechar los desechos de las plantas porque contienen una elevada
cantidad de materia orgánica, magnífico nutriente para las plantas. Pero si el agua
que llega a la depuradora no es solo urbana, sino que viene también de
instalaciones industriales, es muy frecuente que contenga metales tóxicos que
quedan en los lodos e intoxican las plantas y el suelo si se usan como abonos.
Los vertederos de minas y las industrias metalúrgicas son otra fuente de
contaminación con metales muy importante en las zonas en las que están situadas.
En los vertederos se suele producir lixiviación cuando el agua de lluvia disuelve y
arrastra las sustancias tóxicas y las transporta por los ríos o contamina las aguas
subterráneas.
Los automóviles contaminan, especialmente en la franja de unas decenas de metros
más cercanas a las carreteras y en las ciudades. La contaminación con plomo ha
disminuido desde que se ha sustituido el tetraetileno de plomo por otras sustancias
antidetonantes en las llamadas gasolinas sin plomo, aunque algo de plomo siguen
conteniendo. Otro metal procedente de los automóviles es el cinc, que es un
componente de los neumáticos.

Contaminación de forma natural y artificial

Contaminación natural

Algunos elementos químicos, como el cadmio, cromo, cobalto, cobre, plomo,


mercurio, níquel, plata y uranio, se encuentran repartidos en pequeñas cantidades
por todas partes. Todos estos elementos son potencialmente tóxicos y pueden
dañar a los seres vivos en concentraciones tan pequeñas como de 1 ppm. Además
de ser elementos que se encuentran en la composición normal de rocas y
minerales, pueden ser especialmente abundantes como resultado de erupciones
volcánicas, o por fuentes de aguas termales. Algunos compuestos de estos metales
pueden sufrir acumulación en la cadena trófica, lo que origina que a pesar de
encontrarse en dosis muy bajas en el ambiente, pueden llegar a concentrarse en
plantas o animales, hasta llegar a provocar daños en la salud.
Otros elementos, especialmente aluminio y hierro son muy abundantes en las rocas
y en el suelo, y también pueden ser tóxicos, pero afortunadamente se encuentran en
formas químicas no solubles y es muy difícil que los seres vivos los asimilen.
Contaminación artificial

La agricultura usaba algunos pesticidas inorgánicos como arseniatos de Pb y Ca,


sulfato de Cr, etc, que eran muy tóxicos. Se han usado hasta hace no mucho
tiempo, especialmente en las plagas forestales. Ahora ya no se usan, pero como
son muy persistentes en el ambiente, sigue habiendo lugares con concentraciones
altas de estos productos Algo similar sucedió con el uso de alquilmercuriales para
recubrir semillas que desde 1960 están prohibidos.
El uso de los lodos de depuradoras como abonos es, en principio, una buena idea
que permite aprovechar los desechos de las plantas porque contienen una elevada
cantidad de materia orgánica, magnífico nutriente para las plantas. Pero si el agua
que llega a la depuradora no es solo urbana, sino que viene también de
instalaciones industriales, es muy frecuente que contenga metales tóxicos que
quedan en los lodos e intoxican las plantas y el suelo si se usan como abonos.
Los vertederos de minas y las industrias metalúrgicas son otra fuente de
contaminación con metales muy importante en las zonas en las que están situadas.
En los vertederos se suele producir lixivación cuando el agua de lluvia disuelve y
arrastra las sustancias tóxicas y las transporta por los ríos o contamina las aguas
subterráneas.
Los automóviles contaminan, especialmente en la franja de unas decenas de metros
más cercanas a las carreteras y en las ciudades. La contaminación con plomo ha
disminuido desde que se ha sustituido el tetraetileno de plomo por otras sustancias
antidetonantes en las llamadas gasolinas sin plomo, aunque algo de plomo siguen
conteniendo. Otro metal procedente de los automóviles es el cins que es un
componente de los neumáticos.

Consecuencias de intoxicacion por metales toxicos.:

Intoxicación por plomo

La intoxicación con plomo causa daños en el cerebro y algunos historiadores han


especulado con la posibilidad de que el debilitamiento del Imperio Romano hubiera
podido estar relacionado, al menos en parte, con una disminución en la capacidad
mental de las clases dirigentes romanas, provocado por una intoxicación con plomo.
Los romanos guardaban el vino en recipientes con plomo y la acidez de esta bebida
hacía que algo del plomo se disolviera y fuera ingerido por las personas cuando
tomaban el vino.
Ya en épocas más actuales y con datos más firmes, un Informe para el Congreso de
los Estados Unidos, en 1988, identificaba la exposición al plomo como un importante
problema de salud pública, especialmente para los niños. Según este informe, en un
país desarrollado, el plomo que afecta a las personas procede, principalmente, de
las pinturas que contienen compuestos de plomo, de la gasolina, de las estaciones
de servicio, del polvo del suelo, de los alimento y del agua. Los niños todavía no
nacidos y hasta la edad de preescolar son los que más vulnerables a estas
intoxicaciones porque durante el desarrollo embrionario se está formando el sistema
nervioso y es la época en que puede ser más afectado, porque los niños pequeños
juegan y chupan objetos sucios y porque sus sistemas digestivos absorben con
mayor facilidad los metales tóxicos.

Intoxicaciones por mercurio


En el siglo XIX era frecuente que los trabajadores de la industria textil de fabricación
de sombreros sufriera enfermedades neurológicas. Da una idea de la extensión de
este problema el que se solía decir: "Loco como un sombrerero". Estas
enfermedades se producían porque se usaban compuestos con mercurio para la
fabricación de los sombreros.
En épocas más recientes, en la década de 1960, cientos de habitantes de Irak, Irán,
India y Pakistán, murieron intoxicados por haber comido semillas de cereal que
habían sido tratadas con un fungicida que contenía compuestos de mercurio. Las
semillas tratadas con ese veneno se repartían a los agricultores para que las
sembraran, no para que las comieran, y el fungicida las protegía de su destrucción
por los hongos. Esto estaba claramente explicado en las etiquetas de los paquetes
de semillas, pero muchos de esos campesinos, con muy escasa formación, no
entendieron claramente las repercusiones que podía tener el ingerir las semillas y se
intoxicaron.
Otra importante intoxicación con mercurio fue la de la Bahía de Minamata, en Japón.
Una fábrica de productos químicos había estado vertiendo compuestos de mercurio
de baja toxicidad a la bahía durante varios años (!932 a 1968). La actividad de los
microorganismos anaeróbicos de los sedimentos convirtió esos vertidos en
metilmercurio que es un compuesto muy tóxico y que se va acumulando en la
cadena trófica. Los peces acumularon dosis altas de metilmercurio y cientos de
personas de la población próxima, que se alimentaban principalmente de la pesca,
sufrieron la que se suele llamar enfermedad de Minamata que causa importantes
daños en el sistema nervioso y lleva a la muerte a casi la tercera parte de los
pacientes.

Magnificación Biológica

La magnificación biológica es la tendencia de los contaminantes a concentrarse en


niveles tróficos sucesivos. Con mucha frecuencia, esto va en detrimento de los
organismos en los cuales se concentran estos materiales ya que casi siempre las
sustancias contaminantes son tóxicas.
La biomagnificación sucede cuando los organismos en la base de la cadena
alimenticia concentran el material por encima de su concentración en el suelo o
agua que los rodea. Como vimos antes, los productores toman los nutrientes
inorgánicos de su ambiente. Ya que una deficiencia de estos nutrientes puede
limitar el crecimiento del productor, los productores harán el mayor esfuerzo para
obtener los nutrientes; con frecuencia, gastan considerable energía para
incorporarlos en sus cuerpos y, aún incorporar más de lo necesario en el momento y
lo almacenan. El problema se presenta cuando un producto contaminante, como el
DDT o mercurio, se presenta en el ambiente. Estos contaminantes se asemejan,
químicamente, a nutrientes inorgánicos esenciales por lo que son incorporados y
almacenados "por error". Este es el primer paso en la biomagnificación; el
contaminante se encuentra a una concentración mayor dentro del productor que en
el ambiente.

La segunda etapa de la biomagnificación sucede cuando es comido el productor. En


nuestra discusión sobre la pirámide de biomasa vimos que relativamente poca
energía pasa de un nivel trófico al siguiente. Esto significa que un consumidor (de
cualquier nivel) tiene que consumir mucha biomasa del nivel trófico inferior. Si esa
biomasa contiene el contaminante, éste será consumido en grandes cantidades por
el consumidor. Los contaminantes que se biomagnifican tienen otra característica:
no solamente son adquiridos por los productores sino que, también son absorbidos
y almacenados en los cuerpos de los consumidores. Esto sucede con frecuencia
con contaminantes solubles en grasas como el DDT o los PCB. Estos materiales
son adquiridos a través de los productores y se mueven a la grasa de los
consumidores. Si el consumidor es capturado y comido, su grasa es digerida y el
contaminante se traslada a la grasa del nuevo consumidor. De esta manera,
aumenta la concentración del contaminante en los tejidos grasos de los
consumidores. Usualmente los contaminantes solubles en agua no puede
biomagnificarse de esta manera debido a que se disuelven en los fluidos corporales
del consumidor. Ya que todos los organismos pierden agua al ambiente, los
contaminantes se pierden junto con el agua. Pero, la grasa no se pierde.
El "mejor" ejemplo de biomagnificación es la del DDT. Este pesticida (insecticida) de
larga duración permitió mejorías en la salud humana en muchos países por
eliminación de insectos como los mosquitos que transmiten enfermedades. El DDT
es efectivo debido a que no se descompone en el ambiente; es tomado por los
organismos del ambiente e incorporado en su grasa. En muchos organismos
(incluyendo humanos), no hace un daño real pero, sin embargo, en otros el DDT es
letal o puede tener efectos a largo plazo más incidiosos. Por ejemplo, en las aves el
DDT interfiere con el depósito de calcio en las cáscaras de los huevos. Los huevos
puestos son muy suaves y se rompen fácilmente; las aves afectadas de esta
manera no son capaces de reproducirse y esto causa una reducción en el número
de ellas. Estos casos eran tan claros en 1960 que llevaron a la científica Rachel
Carson a postular una "primavera silenciosa" sin el canto de las aves. Su libro
"Silent Spring" condujo a la prohibición del DDT, la búsqueda de pesticidas que no
biomagnifiquen, y el nacimiento del movimiento ambiental "moderno". Luego de esta
prohibición, algunas aves como el águila calva de Estados Unidos, ha podido
recuperarse. Irónicamente, muchos de los pesticidas que reemplazaron al DDT son
más peligrosos para los humanos.
Resumen:

Para que haya biomagnificación de un contaminante, deben darse las siguientes


condiciones:
• El contaminante debe tener una larga vida.
• El contaminante debe ser concentrado por los productores.
• El contaminante debe ser soluble en grasa.
Una de las consecuencias más graves de la presencia de metales tóxicos en el
ambiente es que no son degradados, ni química ni biológicamente, por la
naturaleza, lo que origina su persistencia en ella. Esta persistencia lleva a la
amplificación biológica de los metales en las cadenas tróficas. Como consecuencia
de este proceso, las concentraciones de metales en los miembros superiores de la
cadena pueden alcanzar valores muy superiores a los encontrados en la atmósfera
(ver sobre Magnificación biológica).
Entre los metales tóxicos más importantes por sus efectos sobre la salud del ser
humano están el mercurio (Hg) y el plomo (Pb). La cantidad de plomo en el aire ha
experimentado un marcado aumento como consecuencia de las actividades
humanas, siendo las concentraciones de plomo en las áreas urbanas de 5 a 50
veces superiores que en las áreas rurales.
INDUSTRIAS EN LAS QUE SE UTILIZAN LOS METALES TOXICOS

El mercurio se utiliza en las industrias metalúrgicas y las industrias de explosivos

Algunos usos del mercurio metálico:

- Fabricación y reparación de instrumentos científicos como termómetros.


Barómetros, bombas de vacío.
- En la producción electrolítica de hidróxidos a partir de cloruros de sodio y potasio.
También en la síntesis de soda cáustica y ácido acético glacial.
- Fabricación de tubos fluorescentes, tubos de rayos x, lámparas de mercurio,
rectificadores, termostatos automáticos y otros relacionados..
- En la extracción de Oro (Au ) y Plata (Ag) por formación de amalgamas.
- Para la fabricación de juguetes electrónicos y químicos para niños.

Algunos usos del mercurio inorgánico:

- La industria del sombrero donde el nitrato de mercurio es empleado para la


fabricación de terciopelo a partir del pelo de conejo.
- Diversas sales inorgánicas se emplean en pinturas protectoras, tratamiento de la
madera, papel. etc.
- El oxido de mercurio se usa en la fabricación de baterías secas de larga duración y
como antiséptico.
- El cloruro de mercurio se usa como conservante de tejidos y catalizador químico.
- El fulminato de mercurio se usa en terapéutica dermatológica.
- El mercurio amoniacado como antiséptico y antipsoriásico.
Algunos Usos del mercurio orgánico:

- Los compuestos alquílicos son usados en la agricultura como fungicidas con el


propósito de evitar la proliferación de limo en la pulpa de papel, como plaguicidas en
cultivos de arboles frutales, y también en el tratamiento de granos y simientes
(semillas para sembrar)..
- Los compuestos fenil mercúricos se emplean como antisépticos, en el tratamiento
de maderas y granos..
- También se emplearon en el pasado como diuréticos; pero su utilización fue
proscrita debido que el mecanismo para incrementar la diúresis consiste en daño al
túbulo renal.
Exposiciones Ocupacionales

- Todos los trabajadores que participan en la extracción y recuperación de mercurio


tienen un riesgo elevado de exposición a sus vapores.
- El trabajo de mantenimiento en hornos, cañones de chimenea y retortas son una
fuente potencial importante de exposición.
- También tienen riesgo los trabajadores en plantas de cloro, aunque la mayoría
opera utilizando sistemas cerrados, en algunos países subdesarrollados se utiliza
tecnología antigüa y por consiguiete puede haber exposición importante.
- Los trabajadores que manufacturan equipos eléctricos los cuales requieren
mercurio, pueden exponerse durante fugas o por manejo inapropiado de este
compuesto.
- En áreas de producción donde se utiliza el mercurio como estabilizador, los
trabajadores pueden exponerse por almacenamiento y manejo inadecuados; o
durante las operaciones de mantenimiento.
- Los odontólogos que utilizan amalgamas de mercurio, técnicos dentales y otros
trabajadores de laboratorio pueden exponerse si no manejan con cuidado el
mercurio.
- Durante la producción y aplicación de fungicidas de mercurio orgánico los
trabajadores pueden exponerse a compuestos alquilos.

En la industria alimenticia

En la industria se encuentra el plomo en forma de metal en revestimientos,


serpentines, bombas. También se utiliza en la fabricación de distintos compuestos
químicos. En aleaciones con Antimonio (Sb) en imprenta, con estaño (Sn) en
soldaduras, con Arsénico en perdigones de metralla y en pinturas antioxidantes.
También es usado en colorantes para base de pintura y barnices (blancos:
Albayalde, cerusa y amarillos), como acetato de Plomo en la industria cosmética
(Grecian 2000), en gasolinas como antidetonante (Plomo tetraetilo), como Arseniato
en Insecticidas agrícolas, como carbonato en el estudio de huellas dactilares.
LIMITES PERMISIBLES DE LOS METALES TOXICOS

LIMITES PERMISIBLES AGUA:


Límites Máximos Permisibles de Efluentes Líquidos para el Subsector
Hidrocarburos

Límites Máximos Permisibles (LMP) de Efluentes Líquidos para las


Actividades del Subsector

DECRETO SUPREMO
Nº 037-2008-PCM
EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
CONSIDERANDO:

Que, el Artículo 3º de la Ley Nº 28611, Ley General del Ambiente, referido al rol del
Estado en materia ambiental, dispone que éste, a través de sus entidades y órganos
correspondientes diseñe y aplique, entre otras, las normas que sean necesarias
para garantizar el efectivo ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las
obligaciones y responsabilidades contenidas en dicha Ley;
Que, el numeral 33.1) del Artículo 33º de la Ley Nº 28611 establece que la
Autoridad Ambiental Nacional dirige el proceso de elaboración y revisión de los
Estándares de Calidad Ambiental (ECA) y Límites Máximos Permisibles (LMP) y, en
coordinación con los sectores correspondientes, elabora o encarga las propuestas
de ECA y LMP, las que serán remitidas a la Presidencia del Consejo de Ministros
para su aprobación mediante Decreto Supremo;
Que, el numeral 33.4) del Artículo 33º de la Ley Nº 28611 dispone que, en el
proceso de revisión de los parámetros de contaminación ambiental, con la finalidad
de determinar nuevos niveles de calidad, se aplica el principio de la gradualidad,
permitiendo ajustes progresivos a dichos niveles para las actividades en curso;
Que, de acuerdo a lo dispuesto por el Reglamento para la Protección Ambiental en
las actividades de Hidrocarburos, aprobado por Decreto Supremo Nº 015-2006-EM,
se ha procedido a elaborar en el sector correspondiente, la propuesta de Límites
Máximos Permisibles (LMP) para Efluentes Líquidos de las actividades del
Subsector Hidrocarburos, bajo la coordinación del Consejo Nacional del Ambiente -
CONAM;
Que, de acuerdo a la propuesta en mención, los operadores de las actividades del
Subsector Hidrocarburos están obligados a ejecutar de manera permanente Planes
de Manejo Ambiental y, en consecuencia, a realizar las acciones necesarias para
prevenir o revertir en forma progresiva, según sea el caso, la generación y el
impacto negativo de las actividades del mencionado Subsector, a través de la
implementación de prácticas de prevención de la contaminación y procesos con
tecnologías limpias, prácticas de re-uso, reciclaje, tratamiento y disposición final;
asimismo, están obligados a adoptar las medidas destinadas a la conservación de
los recursos naturales y de los ecosistemas, en concordancia con lo establecido por
la Ley General del Ambiente;
Que, los impactos ambientales del Subsector Hidrocarburos están asociados con las
descargas de efluentes industriales al cuerpo receptor, por lo que los Límites
Máximos Permisibles (LMP) y los Estándares de Calidad Ambiental son
mecanismos de gestión ambiental que permiten la convivencia entre diferentes
actividades productivas, la salud humana y a su vez aseguran la calidad del cuerpo
receptor;
Que mediante Decreto de Consejo Directivo Nº 029-2006-CONAM/CD, se aprobó el
Cronograma de Priorizaciones para la aprobación de ECA y LMP en el cual se
establecen compromisos para el Sector Energía del Ministerio de Energía y Minas,
en lo referente a los LMP de efluentes de las actividades de hidrocarburos;
Que, el numeral 77.1) del Artículo 77º de la Ley Nº 28611, Ley General del
Ambiente, establece, respecto a la promoción de la Producción Limpia que las
autoridades nacionales, sectoriales, regionales y locales promueven, a través de
acciones normativas, de fomento de incentivos tributarios, difusión, asesoría y
capacitación, la producción limpia en el desarrollo de los proyectos de inversión y
las actividades empresariales en general, entendiendo que la producción limpia
constituye la aplicación continua de una estrategia ambiental preventiva e integrada
para los procesos, productos y servicios, con el objetivo de incrementar la eficiencia,
manejar racionalmente los recursos y reducir los riesgos sobre la población humana
y el ambiente, para lograr el desarrollo sostenible;
De conformidad con lo dispuesto en la Ley Nº 28611
-Ley General del Ambiente-, la Ley Nº 28817 -Ley que establece plazos para la
elaboración y aprobación de estándares de calidad ambiental y de límites máximos
permisibles de contaminación ambiental- y Decreto Supremo Nº 015-2006-EM - que
aprueba el Reglamento para la Protección Ambiental en las Actividades de
Hidrocarburos-;
En uso de las facultades conferidas por el Artículo 118º de la Constitución Política
del Perú;

DECRETA:
Artículo 1º.- Límites Máximos Permisibles (LMP) de Efluentes Líquidos para
las Actividades del Subsector
Hidrocarburos:
Apruébese y adóptese como Límites Máximos Permisibles (LMP) de Efluentes
Líquidos para las Actividades del Subsector Hidrocarburos, los valores que a
continuación se detallan:
LIMITES PERMISIBLES DEL SUELO:

RESOLUCIÓN DIRECTORAL
N° 008-97-EM/DGAA

Lima, 13 de marzo de 1997

CONSIDERANDO:
Que, el Artículo 9º del Decreto Ley Nº 25844, Ley de Concesiones Eléctricas, señala
que el Estado previene la conservación del medio ambiente y del Patrimonio Cultural de
la Nación, así como el uso racional de los recursos naturales en el desarrollo de las
actividades relacionadas con la generación, transmisión y distribución de energía
eléctrica; Que, en tal virtud, mediante Decreto Supremo Nº 029-94-EM, se aprobó el
reglamento de Protección Ambiental en las Actividades Eléctricas; Que, los Estudios de
Impacto Ambiental correspondientes a las actividades eléctricas deben estar formulados
en base a los Niveles Máximos Permisibles que el Ministerio de Energía y Minas pruebe;
Que, los Programas de Adecuación y Manejo Ambiental tienen como objetivo que los
titulares de las actividades eléctricas logren reducir sus niveles de contaminación
ambiental hasta alcanzar los Niveles Máximos Permisibles; Que, es necesario
establecer los Niveles Máximos Permisibles correspondientes a los elementos y
compuestos presentes en los efluentes líquidos provenientes de las actividades de
generación, transmisión y distribución de energía eléctrica y contribuir efectivamente a la
protección ambiental; De conformidad con lo dispuesto en el Artículo 12º del
Reglamento de Protección Ambiental en las Actividades Eléctricas, aprobado por
Decreto Supremo Nº 029-94-EM; Con la opinión favorable del Director General de
Electricidad; SE RESUELVE:
Artículo 1º.- Aprobar los Niveles Máximos Permisibles para Efluentes Líquidos producto
de las actividades de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica.
Artículo 2º.- Los Niveles Máximos Permisibles a los cuales se sujetarán las actividades
mencionadas en el artículo anterior, están señalados en el Anexo 1 que se adjunta a la
presente Resolución Directoral y forma parte de la misma.
Artículo 3º.- Los resultados analíticos obtenidos para cada parámetro regulado, según
sea el caso, a partir de la muestra escogida del efluente respectivo, no excederán en
ninguna oportunidad los niveles establecidos en la columna «Valor en cualquier
momento» del Anexo 1.
Artículo 4º.- Las concentraciones promedio anuales para cada parámetro regulado no
excederán los niveles establecidos en la columna «Valor promedio anual» del Anexo 1.
Artículo 5º.- La descarga del efluente a ríos no deberá incrementar en más de 3ºC la
temperatura del Cuerpo Receptor, considerándose este valor a partir de un radio igual a
5 (cinco) veces el ancho de su cause en torno al punto de descarga. En el caso de
descargas al mar o lagos, la temperatura del efluente no deberá superar en ningún
momento 50 °C en su punto de descarga. El punto de medición será establecido
conforme a lo indicado en los Protocolos de Monitoreo de Calidad de Agua del Sector
Minero- Energético publicados por la Dirección General de Asuntos Ambientales.
Artículo 6º.- Los responsables de las actividades de electricidad, deberán asegurar que
las concentraciones de los parámetros no regulados en la presente Resolución
Directoral, cumplan con las disposiciones legales vigentes en el país o demostrar
técnicamente ante la autoridad competente que su vertimiento al Cuerpo Receptor no
ocasionará efectos negativos a la salud humana y al ambiente.
Artículo 7º.- Los responsables de las actividades de electricidad están obligados a
establecer en el EIA y/o PAMA un Punto de Control en cada efluente líquido, a fin de
determinar la concentración de cada uno de los parámetros regulados y el volumen de
descarga en metros cúbicos por día, que será medido al momento de efectuar la toma
de la muestra.
Dicho Punto de Control deberá ser identificado de acuerdo a la ficha del Anexo 2 que se
adjunta a la presente Resolución Directoral y forma parte de la misma.
Artículo 8º.- Los responsables de las actividades de electricidad podrán eliminar o
cambiar la ubicación de uno o más puntos de control, con la aprobación de la Dirección
General de Electricidad y la opinión favorable de la Dirección General de Asuntos
Ambientales, para lo cual será necesario presentar la documentación sustentatoria.
Artículo 9º.- Los responsables de las actividades de electricidad están obligados a
efectuar el muestreo de los efluentes y sus análisis químicos con una frecuencia
mensual.
Los reportes corresponderán a los trimestres que concluyen en los meses de marzo,
junio, setiembre y diciembre y serán presentados el último día hábil del mes siguiente al
trimestre vencido a la Dirección General de Electricidad. Los reportes se presentarán
por duplicado en forma impresa y en medio magnético.
Artículo 10º.- Los responsables de las actividades de electricidad llevarán un registro
según el formato especificado en el Anexo 3 de la presente Resolución Directoral, el
mismo que deberá ser presentado al Auditor Ambiental, cuando éste lo requiera.
Artículo 11º.- Para efectos de la presente Resolución Directoral, además de las
definiciones contenidas en el Reglamento de Medio Ambiente para las Actividades de
Electricidad, aprobado por Decreto Supremo Nº 029-94-EM, se tomará en consideración
las siguientes definiciones:
Concentración Promedio Anual.- Es la media Aritmética de por lo menos ocho (08)
resultados analíticos mensuales obtenidos durante un año calendario.
Cuerpo Receptor.- Cualquier corriente natural o cuerpo de agua receptor de efluentes
líquidos, proveniente de actividades de electricidad, a ser controlado mediante el
establecimiento de Puntos de Control.
Efluentes Líquidos de la Actividad de Electricidad.- Son los flujos descargados al
ambiente, que provienen de las operaciones de generación, transmisión y distribución
de energía eléctrica.
Parámetro Regulado.- Son aquellos parámetros que se encuentran definidos en el
artículo 5º y en el Anexo 1 de la presente Resolución Directoral.
Punto de Control.- Ubicación aprobada por la Dirección General de Electricidad,
descrita de acuerdo a la ficha del Anexo 2.
Punto de Emisión.- Lugar de descarga de los efluentes líquidos de las actividades de
electricidad, en el Cuerpo Receptor.
DISPOSICIÓN

TRANSITORIA ÚNICA

Los responsables de las actividades de Electricidad cuyos niveles de emisión de


efluentes líquidos se encuentren por encima de los establecidos para cumplir con el
artículo 5º y el Anexo 1 de la presente Resolución Directoral y cuyo PAMA no sea
suficiente para alcanzar dicho cumplimiento, deberán presentar a la Dirección General
de Electricidad un programa complementario de acciones e inversiones a fin de adecuar
sus instalaciones para cumplir con los niveles señalados en los citados artículo 5º y
Anexo 1; dicho programa complementario no deberá exceder del plazo de ejecución del
PAMA correspondiente.
Con la opinión previa de la Dirección General de Asuntos Ambientales, la Dirección
General de Electricidad mediante Resolución aceptará, rechazará o aceptará
condicionadamente el referido cronograma.

ANEXO 1

NIVELES MÁXIMOS PERMISIBLES DE EMISIÓN DE EFLUENTESLÍQUIDOS PARA


LAS ACTIVIDADES DE ELECTRICIDAD

PARÁMETRO VALOR EN CUALQUIER VALOR PROMEDIO


MOMENTO ANUAL

PH Mayor que 6 y menor que 9 Mayor que 6 y menor que 9

Aceites y Grasas (mg/l) 20 10

Sólidos suspendidos (mg/l) 50 25


LIMITES PERMISIBLES DE LA ATMÓSFERA:
EFECTOS DE LOS METALES TOXICOS

El particulado fino de plomo (10-100 Ìm) puede ser extremadamente peligroso por
las siguientes razones: Se adhiere más fuertemente a la piel. Es más soluble que el
particulado grueso en el tracto gastrointestinal. Es fácilmente absorbible a través del
sistema respiratorio.

El plomo es un metal carente de valor biológico, es decir, no es requerido para el


funcionamiento normal de los seres vivos. Debido a su tamaño y carga, el plomo
puede substituir al calcio (Pb2+: 0.84 Å; Ca2+: 0.99 Å), y además de manera
preferente, siendo su sitio de acumulación, los tejidos óseos. Esta situación es
particularmente alarmante en los niños, que debido a su crecimiento incorporan
altas cantidades de calcio. Altas dosis de calcio hacen que el plomo sea “removido”
de los tejidos óseos, y que pase a incorporarse al torrente sanguíneo. Una vez ahí
puede inducir nefrotoxicidad, neurotoxicidad, e hipertensión. Niveles de plomo en
sangre de 0.48 Ìg/l pueden inducir en los niños: Daño durante el desarrollo de los
órganos del feto. Daño en el sistema nervioso central. Reducción de las habilidades
mentales e iniciación de desordenes del comportamiento. Daño en las funciones del
calcio (anteriormente mencionado).

A su vez, niveles del orden de 1.2 Ìg/l pueden inducir: Descenso del coeficiente
intelectual (CI). Problemas de desarrollo cognitivo y del comportamiento. Déficit
neurológicos que pueden persistir hasta la adolescencia. Elevación de los umbrales
auditivos. Peso reducido en recién nacidos. Desarrollo cognitivo temprano anormal.

En adultos que trabajan en ambientes expuestos a la contaminación con plomo, el


metal puede acumularse en los huesos, donde su vida media es superior a los 20
años. La osteoporosis, embarazo, o enfermedades crónicas pueden hacer que éste
plomo se incorpore más rápidamente a la sangre. Los problemas relacionados con
la sobre exposición al plomo en adultos incluyen: Daño en los riñones; Daño en el
tracto gastrointestinal; Daño en el sistema reproductor; Daño en los órganos
productores de sangre; Daños neurológicos; Abortos;

Industria pesada

Conocemos como industria pesada la que utiliza como materia prima grandes
cantidades de productos brutos (pesados) para ser transformados y poder ser
utilizados como materia prima por otros sectores industriales. La industria pesada
necesita grandes instalaciones y es muy contaminante. Normalmente se encuentran
cerca de los recursos o cerca de un puerto mercante al que pueden llegar grandes
cantidades de materia prima. Los principales sectores de la industria pesada son la
metalurgia y la química.
La industria metalúrgica

Tiende a ubicarse siempre cerca de los recursos. Necesita grandes espacios para
instalar sus sistemas productivos: altos hornos, trenes de laminación, lugares de
almacenamiento, transporte interno, etc. Son plantas que exigen grandes
inversiones. Proporciona lingotes, forjados, tubos, planchas de acero, hierro,
aluminio u otros metales, etc. Esta industria permite tener asociadas otras formas de
rendimiento como la producción de energía eléctrica en los altos hornos o la
obtención de cemento. Son las llamadas plantas de cogeneración.

La industria química

Es más variada. Utiliza una amplia gama de recursos: combustibles sólidos, líquidos
y gaseosos, pirita, cal, sales, productos vegetales y animales, etc. Su proceso de
producción puede llegar a ser muy complejo, por lo que el valor añadido es mayor y
no dependen tanto de una localización cercana a los recursos. Además, los
productos químicos necesitan de unas condiciones de transporte y almacenamiento
muy especializadas. Sus trabajadores deben de estar altamente cualificados. Los
productos más comunes que proporciona son fertilizantes, colorantes, explosivos,
plásticos, gomas, caucho, detergentes, aislantes, fibras artificiales, productos
farmacéuticos, etc. El refinado de petróleo es un tipo de industria química especial
que proporciona muchos productos. Todas ellas son potencialmente muy peligrosas,
por lo que suelen ubicarse lejos de las poblaciones.

Vertidos industriales

Dada la variedad en la producción del sector industrial y de sus residuos, los


vertidos son igualmente amplios tanto en lo referente a su composición como al
medio donde se emiten. Los procesos industriales casi siempre emplean agua
(fabricación, refrigeración, limpieza...) por lo que es el medio hídrico quien
habitualmente sufre en mayor medida los efectos de esta actividad. Los vertidos se
producen directamente a cauces o tras el paso por Estaciones de Depuración de
Aguas Residuales Industriales (EDARI) especialmente diseñadas para tratar aguas
industriales. Aunque legalmente todos los vertidos industriales deberían hacerse a
través de una EDARI, muchas empresas e industrias vierten a través del
alcantarillado municipal, que sólo dispone de EDAR urbanas, no diseñadas para
eliminar los compuestos tóxicos y peligrosos.

En otros casos, como los polos químicos, situados en la franja costera o próximos a
ella, los vertidos se hacen a través de tuberías submarinas o “emisarios”. Estos
tienen la particularidad de ser más difícilmente controlables por las autoridades
responsables del control de los vertidos, por lo que se emplean para arrojar de
forma descontrolada cualquier tipo de contaminante.
Las emisiones a la atmósfera mediante chimeneas o escapes accidentales o los
vertidos directos al suelo, como consecuencia del almacenamiento de residuos o
derrames y fugas accidentales (o no) son también otros de los principales focos
contaminantes del sector industrial. Los vertidos al suelos generalmente terminan
por afectar tanto a las aguas superficiales como a las subterráneas.
En España existen múltiples ejemplos de contaminación industrial que han
generado graves efectos sobre la salud de las personas y el medio ambiente. Caben
destacar los vertidos al río Ebro procedentes de Ercros en Flix (Tarragona) y los
producidos por Fertiberia y FMC-Foret en el Polo Químico de Huelva. En ambos
casos, sustancias extremadamente tóxicas y peligrosas han sido arrojadas al medio
ambiente sin ningún control.

Las industrias más contaminantes

Dentro del amplio espectro de empresas del sector industrial caben destacar
algunas que en su producción emiten contaminantes persistentes, tóxicos o
radiactivos.

Industria del cloro y plantas de PVC:

Cloro y sus derivados:

• Elnosa (Pontevedra)
• Solvay Química (Torrelavega, Cantabria)
• Electroquímica (Hernani, Guipuzcoa)
• Química del Cinca (Mozón, Huesca)
• Aragonesas (Sabiñánigo, Huesca)
• Ercros (Flix, Tarragona)
• Aragonesas (Vila-Seca, Tarragona)
• Aragonesas (Palos de la Frontera, Huelva)

Plantas de PVC:

• Grupo Aragonesas-Aiscondel S.A. (Monzón, Huesca)


• Atofina España S.A. (Hernani, Guipúzcoa)
• Solvay (Martorell, Barcelona)
• Grupo Aragonesas-Aiscondel S.A. (Vila-Seca, Tarragona)
Papeleras (fábricas de celulosa-pasta de papel):

• Grupo Empresarial ENCE, S.A. (Louzirán, Pontevedra)


• Grupo Empresarial ENCE, S.A. (Navia, Asturias)
• Sniace, S.A. (Torrelavega, Cantabria)
• Papelera Navarra (Sangüesa, Navarra)
• Sarrió Papel, La Montañanesa (Zaragoza)
• Zicuñaga Hernani (Guipúzcoa)
• Leizarán Andoaín (Guipúzcoa)
• Papelera de Amaroz (Tolosa, Guipúzcoa)
• Pastguren, S.L. (Aranguren-Zalla, Vizcaya)
• Rottneros Miranda, S.A. (Miranda de Ebro, Burgos)
• Grupo Empresarial ENCE, S.A. (Huelva)

La industria papelera (papel y pasta de papel) se concentra principalmente en la


Cornisa Cantábrica (País Vasco, Cantabria, Asturias, Galicia), Aragón y Cataluña (el
65,72%).

Industria metalúrgica:

• Arcelor España (Avilés, Asturias)


• Sidenor Industrial (Reinosa, Cantabria)
• Global Steel Wire, S.A. (Santander, Cantabria)
• Acería de Álava, S.A. (Amurrio, Álava)
• Tubos Reunidos, S.A. (Álava)
• Aceros Inoxidables Olarra, S.A. (Vizcaya)
• Acería Compacta de Bizkaia, S.A. (Vizcaya)
• Nervacero , S.A. (Vizcaya)
• Aceralia Perfiles Bergara, S.A. (Bergara, Guipúzcoa)
• GSB Acero, S.A. (Legazpia, Guipúzcoa)
• Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles, S.A. (Beasain, Guipúzcoa)
• Arcelor Olaberría, S.L. (Guipúzcoa)
• GSB Acero, S.A. (Azkoitia, Guipúzcoa)
• Arcelor Corrugados Azpeitia, S.L. (Azkoitia, Guipúzcoa)
• Arcelor Alambron Zumarraga, S.A. (Zumarraga, Guipúzcoa)
• Productos Tubulares, S.A. (Vizcaya)
• Sidenor Industrial, S.L. (Fabrica de Basauri, Vizcaya)
• CELSA (Castellbisbal, Barcelona)
• A.G. Siderúrgica Balboa, S.A. (Jerez de los Caballeros, Badajoz)

La producción se concentra en Asturias y Euskadi con un 65% del total. Las dos
tecnologías más empleadas son la de altos hornos y la de fusión de chatarra en
horno eléctrico. Las materias primas empleadas son coque (un residuo del carbón),
mineral de hierro y chatarra. En la actualidad cobra cada vez más importancia la
fabricación de aceros especiales para tecnologías de vanguardia.

Otras plantas a destacar:

• Fertiberia (Huelva) - planta de fertilizantes


• FMC-Foret (Huelva)- planta de fertilizantes
RESUMEN

Los metales tóxicos son los metales que se forman compuestos venenosos solubles
y no tienen ningún papel biológico, es decir, no son minerales esenciales, o lo son
en forma equivocada. A menudo son confundidos con los metales pesados, pero
existen metales ligeros que también tienen toxicidad, como el berilio, y no todos los
metales pesados son particularmente tóxicos y algunos son incluso esenciales
(como el hierro). La definición puede incluir también los elementos traza como
tóxicos si se consideran en dosis anormalmente. Una diferencia es que no hay una
dosis beneficiosa en el caso de un metal tóxico sin una función biológica.
Los metales tóxicos a veces imitan la acción de un elemento esencial en el cuerpo,
interfiriendo con el proceso metabólico causando enfermedades. Muchos metales,
especialmente los metales pesados son tóxicos, pero algunos metales pesados son
esenciales, tienen una baja toxicidad, tal es el caso del bismuto. Muy a menudo la
definición incluye por lo menos el cadmio, el plomo, el mercurio y los metales
radiactivos, metaloides (arsénico, polonio) pueden ser incluidos en la definición. Los
metales radiactivos tienen toxicidad radioactiva como toxicidad química. Metales con
un estado de oxidación anormal, en el cuerpo también pueden llegar a ser tóxicos.
El cromo (III) es un oligoelemento esencial, pero el cromo (VI) es carcinógeno. La
toxicidad de cualquier metal depende de sus enlaces (ligands).
La toxicidad es una función de la solubilidad. Los compuestos insolubles, así como
las formas metálicas a menudo presentan toxicidad insignificante. En algunos
casos, formas organometálicas, como el mercurio de dimetilo y el tetraetilo de
plomo, pueden ser extremadamente tóxicas. En otros casos, los derivados
organometálicos son menos tóxicos, tales como el catión cobaltocenio.
La descontaminación de metales tóxicos es diferente de las toxinas orgánicas:
porque los metales tóxicos son elementos que no pueden ser destruidos. Los
metales tóxicos pueden ser insolubles o recogidos, posiblemente con la ayuda de
agentes quelantes.
Los metales tóxicos pueden bioacumularse en el cuerpo y en la cadena alimenticia.
Las excepciones son el bario y el aluminio. Por lo tanto, una característica común
de los metales tóxicos es la naturaleza crónica de su toxicidad.
CONCLUSIÓN

Sabemos que los organismos vivos han evolucionado en la tierra con un sistema de
protección para mantener un equilibrio entre la cantidad suficiente y el exceso de
elementos. Este sistema que implica complejos mecanismos de transporte,
almacenamiento y descarte de metales esenciales, asegura que estos se entreguen
al órgano correcto, al tejido o compartimiento celular en la concentración correcta y
en el momento adecuado. Es decir, los organismos vivos han desarrollado
mecanismos para lidiar con ciertos metales tóxicos y los niveles tóxicos de metales
esenciales.

Si bien estos organismos y la misma naturaleza en sí es capaz de regenerarse


eliminando los metales pesados. Esto es hasta cierto punto, por ello es necesaria
una permanente vigilancia en la regularización de los niveles de metales tóxicos
presentes en la naturaleza, sobre todo de los provenientes de la contaminación
artificial (producida por el hombre), en zonas industriales por ejemplo, pues sus
desechos presentan altos niveles de metales tóxicos, que son expulsados al medio
ambiente con procesos de eliminación deficientes o en el peor de los casos
inexistentes, lo que es causa de perjuicio para todos los organismos que se
encuentren alrededor de dicha fuente y en mayor medida al propio hombre, el cual
puede desarrollar una serie de problemas en su salud, como se mencionó
previamente, e incluso su propia permanencia como especie debido a las
condiciones adversas que nosotros mismos hemos propiciado.
BIBLIOGRAFÍA

• http://www.greenpeace.org/espana/contaminaci-n/contaminaci-n-de-r-os/los-
r-os-de-espa-a-los-mas-con
• http://www.greenpeace.org/espana/contaminaci-n/contaminaci-n-de-r-os/los-
r-os-de-espa-a-los-mas-con
• http://rendiles.tripod.com/MERCUSOS.html
• http://www.paritarios.cl/especial_intoxicaciones_metales_pesados.htm
• http://www.industriaalimenticia.com/Archives_Davinci?article=1332
• http://www.jmarcano.com/recursos/contamin/catmosf4.html
• http://www.lenntech.es/metales-pesados.htm
• http://www.worldlingo.com/ma/enwiki/en/Toxic_metal/1
• http://www.dartmouth.edu/~toxmetal/metals/index.html
• http://www.tecnun.es/asignaturas/Ecologia/Hipertexto/09ProdQui/120MetTox.
htm
• http://www.drlwilson.com/articles/TOXIC%20METALS.htm
• http://www.slideshare.net/yoker3000/el-efecto-daino-de-los-metales-txicos
• http://www.minam.gob.pe/index.php?
option=com_content&view=article&id=103:estandares-ambientales
• http://www.minam.gob.pe/dmdocuments/RM-011-96-EM.pdf