Anda di halaman 1dari 10

CARTA A MI HIJO

Hijo:
Que bueno que se presenta esta oportunidad para poder escribirte, ya que el ajetreo de
nuestro diario vivir no nos permite darnos estos momentos para expresar a través de la
palabra escrita nuestros sentimientos.
Eres bien preciado que con ansia espero.
Fruto genuino de un cariño limpio y puro.
Vínculo sagrado que cual ángel desciende,
para elevar dos almas hacia el cielo.
*Será tu llanto el que acompañe* mi alegría
Tu sonrisa la que consuele mi tristeza,
Tu mirada quien me acaricie con ternura
Tu dulce balbucear el que llene el alma mía.
Ahora que has crecido me siento contenta pero a la vez triste, al darme cuenta que ya no
dependerás más de tus padres. Te hemos dado la mayor de las riquezas: Educación y el
conocimiento de Dios.
Nunca humilles, pero tampoco permitas que te humillen. Respeta y date a respetar. No sigas a
las multitudes que siguen como esclavos la última moda y al último ídolo. Se tu mismo,
auténtico, genuino, original. Elige el sitio de los triunfadores y exitosos, no de los fracasados. El
verdadero éxito consiste en llegar a ser como Dios quiere que seas. Consiste en alcanzar el más
alto nivel de perfección moral. Consiste en desarrollar un carácter íntegro, que se proyecte
hacia el porvenir y trascienda la vida presente para alcanzar la vida futura e inmortal.
Para alcanzar el éxito es necesario fijarse un ideal bien definido, trazar buenos planes para
alcanzarlo y luego perseverar en la lucha hasta lograr la victoria.
Ruega a Dios que ponga en tu mente el ideal que más convenga a tus necesidades, a las
necesidades de los demás y a sus propósitos para contigo.
Nunca como ahora tuvo tanta necesidad el mundo de jóvenes entusiastas. Una vez más el
mundo está a la busca de salvadores de la civilización y renovadores de fe en el porvenir. Solo
un joven entusiasta y optimista es capaz de creer que el futuro ofrece algo más que ruina y
desolación.

Carta para ti hijo mío

Te amé sin conocerte, porque el simple hecho de llevarte en mi

Vientre y saber que existías me lleno de alegría, y ahora que

Estás conmigo debo decirte que tu sonrisa es mi motor y el

Llanto que emanen tus ojos mi dolor.


Cuando duermes te admiro y me siento la mujer mas feliz del universo, tu salud me
Tranquiliza, tu felicidad es mi consuelo y tus penas mi tormento.

La razón de mi existir eres tu, porque al ser el pilar de mi alegría quiero


Continuar con mi camino y así poder empezar a construir el tu destino, hasta el día
En que al fin puedas volar.

Te observaré y le pediré al cielo me permita verte convertido en un gran ser humano,


Con humildad, con valor y dignidad y con tanto amor para ofrecer a los demás.

Que siempre lleves contigo que el dinero no es todo, que todos somos lo mismo, que
Algunos ricos en dinero y otros más de ilusión, pero al final del camino de la
Misma condición.

Que llegarás tan lejos como tu te lo propongas, recuerda no separarte del camino. Si
Sientes que no haz avanzado, no te detengas aún, recuerda que todo tiene solución,
Sólo busca la respuesta en el fondo de tu corazón.

Lucha contra todo y alcanza tus metas, no te desesperes si tarda en llegar, todo
Llega si luchas por ello, solo haz lo correcto y se te cumplirá.

Emprende tu vuelo hijo mío, no temas caer, porque ahí siempre y aunque no esté
Presente y no puedas verme te veré y velaré para protegerte y esperando para
Darte mi mano estaré.

CARTA A MI HIJO
Hola hijo, seguramente te extrañara esta carta
Tal vez pensaras que no es necesaria, pues mantenemos
Una buena comunicación, sin embargo no quise dejar pasar
La oportunidad de dejar plasmado en un papel el cariño, el amor
El respeto, la confianza, la admiración y toda la felicidad que siento
Al tenerte a mi lado, aunque antes de que nacieras sentía inquietud,
Curiosidad y ansiedad por conocerte, saber si eras como te imaginaba,
Saber si estabas bien. En fin todas mis expectativas fueron superadas
Pero por mucho, en el momento de tenerte en mis brazos recién nacido saber que
distinguías mi voz me hizo llorar de felicidad pues se que me
Reconocías pues te hablaba desde que estabas en la pancita de tu mamá.
El verte tan tierno y frágil, pero a la vez con actitud y fortaleza
Para conducirte en este nuevo mundo que juntos hemos recorrido
Trazando metas y apoyándonos en los principios y valores que nos
Indican el camino, me ha hecho reflexionar en cuanto significas para mi
Me siento en deuda con Dios porque a nuestra casa te mando como una
Bendición.
Una bendición que he de agradecer eternamente, pues ten la seguridad que
Aun cuando no este, seguirás siendo mi hijo amado
Se que te he demostrado mi amor en toda ocasión, pero hoy que lo pongo
Por escrito tengo la certeza que jamás lo pondrás en duda y que lo
Tendras grabado en el corazón
Espero poder escribirte con mas frecuencia y me gustaría que me
Correspondieras de esta misma forma platicándome tus inquietudes.
Ten presente que en mi tienes un amigo y confidente que siempre vera por ti
Hasta la próxima
P.D. COMO TRIMBRE VA MI CORAZÓN.

CARTA A MI HIJA
UN DIA TAN HERMOSO COMO HOY ME DISTE TU ALEGRIA DE VIVIR

ME REGALASTE EL MEJOR DE LOS REGALOS LA MAS GRANDE ILUSION QUE UNA MUJER
PUEDA TENER! UNA HIJA.¡

TE CUIDARIA TE ENSEÑARIA A CAMINAR ESTARIAS JUNTO A MI PARA HACERME LA MAS


FELIZ TUS PRIMERAS PALABRAS TU PRIMERA COMIDA TU PRIMER VESTIDO TU PRIMER
MOÑITO TODO ME LO DISTE Y ESA S PRIMERAS PALABRAS DECIR MAMA ME HICIERON
GRANDE .

FUISTE CRECIENDO YA TENIAS TU PERSONALIDAD CUANDO SOLO TENIAS UN AÑO ESE


GENIO DE QUIEN LO HEREDARIAS?

ERAS TAN ESPECIAL TAN INDEPENDIENTE TAN VOZ MI PEQUEÑA CHIQUITA

SIEMPRE SENTI QUE SERIAS MUY IMPORTANTE LAS MAS LINDA PARA MI

CUANDO ME DIJISTE DE PRONTO MAMA YA SOY GRANDE SENTI UN FRIO UN NO SE QUE NO


PODIA CREER QUE YA ERAS CASI UNA MUJER.

ERES TAN LINDA TAN SERIECITA QUE ERES MI ORGULLO ME SIENTO VIVA ME SIENTO FELIZ
POR TENERTE HIJA MIA SIEMPRE SIGUE ASÍ QUE SERAS UNA GRAN PERSONA PORQUE HOY
QUE CUMPLES QUINCE AÑOS NO TENGO PALABRAS PARA AGRADECERTE QUE SEAS COMO
SOS

UNA PEQUEÑA MUJERCITA CON SUS CINCO SENTIDOS PUESTO LA QUE SABE LO QUE QUIERE
TE CONSIDERO LA MEJOR PERDON TE PIDO HIJA MIA SI NO SUPE QUIZAS EN ALGUN
MOMENTO DE TU VIDA SER LA MADRE QUE TU QUERIAS. SOLO PUEDO DECIRTE QUE LOS
CUMPLAS FELIZ QUE SIEMPRE SEAS MUY FELIZ .

Firma tu mama te amo hija querida.

Carta a mi pequeño hijo


Querido niño, mi bebe, mi pequeño consentido
te escribo esta pequeña carta para decirte
todo, todo lo que he sufrido.
Te la daré cuando crezcas y seas un hombre de bien
cuando mis palabras entiendas y entiendas mis porqués,
Eras muy pequeño cuando llegaste a mi lado
aceptarte fue sufrir pero a la vez ser feliz,
ahora te explicó por que.
Tu madre era joven y antes de morir me pidió
con palabras tristes y llenas de dolor
que cuidara de su pequeño y le diera tanto amor,
acepte sin pensar en el futuro que tendríamos,
te ame como solo una madre suele amar,
te adore con tanta pasión y fuiste para mi
un hijo, no de sangre, pero si de mi corazón
al día de hoy te he dado una familia, un padre
y un par de hermanos, los amas, te aman,
pero se que un día.. cuando crezcas
tendré que decirte la verdad
y sabrás quien es tu padre y sabrás que te dejo
sabrás que abandonó a tu madre
cuando ella enfermó
y te dolerá… lo sé, pero me dolerá mas a mi,
saber que con la verdad tu corazón herí.
Espero nunca me juzgues por ocultar la verdad,
tal vez fue un error o quizá un acierto, pero
debes de saber, que el primer día que te tuve te ame,
y el amor crecía cada día que pasábamos juntos.

Carta a un niño
Autor: Jean Guitton

Querido niño:

Estamos cerca el uno del otro: tú, que comienzas la vida, y yo que la concluyo.
Suele decirse (y es verdad) que los extremos se tocan, y yo me entiendo mejor
contigo que con aquellos que se encuentran a mitad del camino de la vida y que
son llamados "mayores".

Cuando yo era pequeño como tú (la vida pasa tan rápido que pareciera que fue
ayer) se me hablaba continuamente de los "mayores". Experimentaba por ellos un
extraño sentimiento mezclado de atracción y desconfianza. Me parecía que el
mundo de los grandes fuese un mundo diverso, prohibido a los niños.

Ahora que mi vida no puede recomenzar oigo decir que la infancia es la edad de la
felicidad perfecta. Pero, ¿es verdad? Cuando se es, como tú, un niño, no se disfruta
de la infancia. Y cuando un adulto cree revivir la propia infancia, evoca una
condición que no existió.

A veces me pregunto si la infancia no será un sueño de los adultos... Niñito mío,


¡no es posible que te des cuenta de tu misterio!

De viejo he aprendido –demasiado tarde, sin duda- que se enriquece cuando se


vive como un niño. Sobre todo si se pide al niño que haga preguntas.

Visité una vez a un célebre filósofo alemán llamado Heidegger. En aquel tiempo
vivía en una celda como de ermitaño, y en medio de aquel campo cubierto de
nieve, Heidegger me dio este consejo: "Si quiere usted progresar tanto en filosofía
como en religión, deje que los niños le hagan preguntas. No siempre podrá
responderlas, pero le harán descubrir la verdad. Porque aunque la Verdad está
siempre velada, son los niños los que descorren el velo".

Un día me preguntaste qué cosa era el ser. Y no supe responderte. Otro día me
dijiste: "¿Por qué yo no soy Francisco? ¿Por qué Francisco no es yo?". Y otro día:
"Si tenemos dos ojos, ¿por qué no vemos dos cosas?". Y regresando del catecismo:
"Entiendo quién es el diablo y quién es el buen Dios. Pero, dígame: ¿Por qué, si
Dios es omnipotente, no mata al diablo?".

Las preguntas que haces son precisamente aquellas a las que ningún filósofo podría
responder.

Frente a tu fascinación, a tus "problemas", me siento embarazado. No te cansas de


repetir: "¿Por qué? ¿Cómo?". Napoleón, en Santa Elena, decía que el genio consiste
en hacer siempre estas dos preguntas. Pero, ¿crees tú, pequeño mío, que en este
mundo es posible tener de todo una explicación? A ti, que para mí eres sólo
misterio, te falta todavía el sentido del misterio...

Te miro con ternura, con temor, con esperanza. Porque yo soy el pasado y tú el
porvenir. ¿Serás tú, acaso, quien renueve la alegría de la tierra?

Por esto debes seguir siendo niño. Aun creciendo, debes permanecer siendo niño.
Entonces serás un poeta, un artista. Estarás entre aquellos a los que la gente
admira porque han sabido conservar el asombro de la infancia.

Te doy unos consejos para seguir siendo niño. Por la mañana, sobre todo cuando te
despiertes, siéntete maravillado como si el sol estuviese surgiendo por vez primera,
como si por primera vez salieras de la cama para vivir. Imagina que ayer no existía
cuanto ahora estás viendo, como si estuvieses asistiendo al nacimiento del sol, al
principio del mundo.

En la escuela haz tus deberes y aplícate. Aprende a trazar las líneas, a no cometer
errores. Te aconsejaría ser un poco distraído; que una parte de ti preste atención a
las líneas, a la puntuación y a todo aquello que te enseñan los maestros, y la otra
parte sea como un pájaro que vuele lejos, sin prestar atención a nada. Pera
conservarte niño durante toda la vida, es esta segunda parte de ti mismo la que
deberás cultivar. Dirán que sueñas. Pero es el sueño despierto lo que hace al
genio.

Los grandes te enseñarán el esfuerzo. Tú les enseñarás a ellos el acto del abandono
llamado "gracia". Nosotros te daremos las reglas; tú, en cambio, nos darás tu
fantasía, tu inocencia. Nosotros te impondremos la gravedad; tú nos enseñarás la
alegría.

Te explicaremos que todo es más difícil de lo que crees. Y tú enseñarás a nuestras


frentes ya cubiertas de arrugas que todo es más fácil de lo que lo habíamos creído.

El día termina. Cae la tarde. El sol se va, como tú, a dormir entre nubes de luz y
color. Es el momento en que entrarás en lo que es llamado la noche. Es el
momento en que se construyen los sueños. Y los sueños de un niño son los sueños
más bellos.
Carta para mi Hijo...(una bonita reflexion para todas las madres).

Era una mañana como cualquier otra. Yo, como siempre, me hallaba de mal humor.
Te regañé porque te estabas tardando demasiado en desayunar, te grité porque no
parabas de jugar con los cubiertos y te reprendí porque masticabas con la boca abierta.
Comenzaste a refunfuñar y entonces derramaste la leche sobre tu ropa.
Furioso te levanté por el cabello y te empujé violentamente para que fueras a cambiarte
de inmediato. Camino a la escuela no hablaste. Sentado en el asiento del auto llevabas la
mirada perdida.
Te despediste de mi tímidamente y yo solo te advertí que no te portaras mal.
Por la tarde, cuando regresé a casa después de un día de mucho trabajo, te encontré
jugando en el jardín.
Llevabas puestos tus pantalones nuevos y estabas sucio y mojado.
Frente a tus amiguitos te dije que debías cuidar la ropa los zapatos, que parecía no
interesarte mucho el sacrificio de tus padres para vestirte.
Te hice entrar a la casa para que te cambiaras de ropa y mientras marchabas delante de
mi te indiqué que caminaras erguido.
Más tarde continuaste haciendo ruido y corriendo por toda la casa.
A la hora de cenar arrojé la servilleta sobre la mesa y me puse de pie furiosa porque no
parabas de jugar.
Con un golpe sobre la mesa grité que no soportaba más ese escándalo y subí a mi
cuarto.
Al poco rato mi ira comenzó a apagarse.
Me di cuenta de que había exagerado mi postura y tuve el deseo de bajar para darte una
caricia, pero no pude.
¿Cómo podía una madre, después de hacer tal escena de indignación, mostrarse sumisa
y arrepentida?
Luego escuché unos golpecitos en la puerta.
"Adelante" dije adivinando que eras tu.
Abriste muy despacio y te detuviste indeciso en el umbral de la habitación.
Te miré con seriedad y pregunté: ¿Te vas a dormir?, ¿vienes a despedirte?
No contestaste.
Caminaste lentamente con tus pequeños pasitos sin que me lo esperara, aceleraste tu
andar para echarte en mis brazos cariñosamente.
Te abracé y con un nudo en la garganta percibí la ligereza de tu delgado cuerpecito.
Tus manitas rodearon fuertemente mi cuello y me diste un beso suavemente en la
mejilla. Sentí que mi alma se quebrantaba.
"Hasta mañana mamita" me dijiste.
¿Qué es lo que estaba haciendo?
¿Porqué me desesperaba tan fácilmente?
Me había acostumbrado a tratarte como a una persona adulta, a exigirte como si fueras
igual a mí y ciertamente no eras igual.
Tu tenías unas cualidades de las que yo carecía: eras legítimo, puro, bueno y sobretodo,
sabías demostrar amor.
¿Porqué me costaba tanto trabajo? ¿Porqué tenía el hábito de estar siempre enojada?
¿Qué es lo que me estaba aburriendo?
Yo también fui niña. ¿Cuándo fue que comencé a contaminarme?
Después de un rato entré a tu habitación y encendí una lámpara con cuidado.
Dormías profundamente. Tu hermoso rostro estaba ruborizado, tu boca.
entreabierta, tu frente húmeda, tu aspecto indefenso como el de un bebé.
Me incliné para rozar con mis labios tu mejilla, respiré tu aroma limpio y dulce.
No pude contener el sollozo y cerré los ojos.
Una de mis lágrimas cayó en tu piel. No te inmutaste.
Me puse de rodillas y te pedí perdón en silencio.
Te cubrí cuidadosamente con las cobijas y salí de la habitación.
Si Dios me escucha y te permite vivir muchos años, algún día sabrás que los padres no
somos perfectos, pero sobre todo, ojalá te des cuenta de que, pese a todos mis errores, te
amo más que a mi vida.

CARTA A UN NIÑO 4 AÑOS LEÍDA POR SUS PAPÁS

Querido (Nombre y apellidos del niño) :


Acabas de cunplir 4 añitos y, como es lógico, todavía no podrás leer por ti mismo el contenido
de esta carta. La lectura de los papeles no es lo más importante; ya tendrás tiempo para
aprender las formas de las palabras y a interpretar esos símbolos. Pero debes saber que,
aunque la lógica todavía no sea lo tuyo, el mundo, el conocimiento, el saber, el universo, la
realidad y la ficción son ya parte de ti, parte de tu mente. Eres un niño y, como dicen algunos
maestros, eso no significa que seas una pagina en blanco, o que seas la ausencia de un adulto,
o que seas incapaz de aprender. Todo lo contrario, tu cerebro, a esta edad, está en plena
ebullición y eres como una esponja que los absorbes todo, todo y todo. Los verdaderos
incapaces son los adultos, los denominados “mayores” que dicen saberlo todo y te enseñan a
ti a base de pildoritas pedagógicas para que, dicen, no te atragantes. Cómo voy a hablarle a un
niño de Gandhi o de Jesus o de Buda; sus neuronas todavía no están preparadas para
comprender esto. Cómo voy a hablarle a un niño de tu edad de Etica o de Arte o de Cultura si
todavía no sabe juntar cuatro sencillas silabas. Cómo voy a enseñarle los planetas del Universo
si todavía no ha salido de su pequeño mundo egocentrico. Un niño debe ser tratado como un
niño y no como un adulto y siendo niño no es el momento de saber todo eso. Saber, saber,
saber, entender, comprender, estudiar, memorizar... Las palabras nos traicionan y todas las
palabras anteriores en si mismas son una forma excelsa de traición. Claro que tú, con 4 añitos,
no puedes ni debes “estudiar” Historia, ni Arte ni Filosofia... pero sí está preparada tu mente
para ser un artista, un contador de historias, un cantador de canciones y un pequeño filosofo,
que debe acudir a museos para ver arte, que debe cantar canciones y acuidir a conciertos de
musica clásica donde poder dejarse llevar por el encanto de Hayden o de Mozart, que puede
interesarse por la mitología griega, la romana o la egipcia, que es capaz de sentarse en un aula
y FILOSOFAR como hace siglos hicieron Platón, Sócrates o Descartes. Tú, querido niño, aunque
no sepas todavía leer y escribir en un papel sabes leer el mundo y con esa lectura te estás
haciendo persona. No olvides que enseñar a LEER no es sólo enseñar la grafía de unas letras
sino la semántica del mundo, de los mundos que habitan en ti y que son el legado de nuestros
antepasados para que con ese legado podamos construir algo nuevo, diferente, algo propio. Si
a lo largo de tu vida APRENDES A APRENDER POR TI MISMO estarás en el camino del
verdadero conocimiento, si no lo único que harás sera amontonar una serie de formulas y de
consignas que repetirás como un loro o que vomitarás en un examen. Es posible que algun día
sepas leer y sigas siendo un analfabeto, que sigas siendo un ignorante y esas instrucciones que
te han marcado no te sirvan para leer el mundo ni para amar la cultura ni para apasionarte por
nada porque sólo serás un ignorante ilustrado. Para qué quieres saber quien es Mozart, su vida
y su obra si jamás te has dejado encantar por ninguna de sus sonatas o de sus requiems o de
sus operas. Para qué quieres saber quien es Gandhi si no sabes parcticar la No-Violencia.
Entender, entender, saber, estudiar... dichosas palabras que se utilizan casi siempre como
alma arrojadiza. Esos adultos, muchas veces, te dirán convencidos de su hipocresía que es muy
importante leer y aprender y ser buena persona aunque ellos no hagan nada de eso, aunque
ellos no lean, ni aprendan nada porque el que todo lo sabe nada aprende, y quizá ni sean
buenas personas aunque siempre tengan la boca llena de valores y de decencia. Huye como
alma espantada por el diablo cuando te topes con semejantes seres doblados moralmente y
que predican lo que no hacen y que sermonean con lo que nunca han sentido o que sostienen
principios como quien vende patatas. La Cultura, la verdadera Educación en Valores no
consiste en llevar puesto un barniz del color de las apariencias ni en llevar una chaqueta para
simular lo que no eres y engañar a los que te examinan de aquello que desconocen. La
verdadera Cultura y Educación consiste en ser capaz de APRENDER POR TI MISMO TODO
AQUELLO QUE TE VA CONSTRUYENDO COMO SER HUMANO... Y te ayuda a esa tarea
constructiva mejor una buena película que un programa basura, una buena conversación que
un intercambio de gruñidos, un buen libro que una revista de cotilleo, un buen vino que un
líquido de garrafón, unas creencias políticas o religiosas moderadas que unas ideas fanáticas y
extremistas, unos amigos interesantes que unos colegas descerebrados, es mucho mejor la
soledad llena de imaginaciones que la venta de tu persona a seres sin corazón... Todo esto,
aunque no lo pareza, es tambien Cultura y Educación y con esas dos palabras no sé si llegarás
lejos o llegarás a lo alto pero si llegarás al fondo de las cosas y de las causas. Ahora, querido
niño, querido hijo, estás siendo niño pero a la vez estás descubriendo TODO, TODO Y TODO, y
en ese todo está el Inconsciente Colectivo que te está haciendo un Ser Humano, y en ese
Inconsciente Colectivo están las VIDAS DE SERES EXCELENTES QUE EN EL MUNDO HAN SIDO Y
QUE NOS HAN ILUMINADO CON SU LUZ A TRAVÉS DE LOS SIGLOS. No olvides, de nuevo insisto
en la idea, que ser humano no es sólo un don sino también una conquista, una conquista
donde tu mismo, sólo ante el peligro, guiado por tus buenos maestros y por tus padres,
concienciados también con esa busqueda... aunque la conquista, como te digo, será solo tuya y
de nadie más... Si algun dia lees por ti mismo, piensas por ti mismo, amas el arte y la cultura
por ti mismo sin que esos guias te enseñen el camino, si algun dia ERES TU MISMO, LO MEJOR
DE LA HUMANIDAD EN TI SE HABRÁ ENCARNADO... Si no, serás uno más, parte de la masa de
seguidores del Becerro de Oro, serás un hombre corriente, te adpatarás a tu sociedad y
tendrás más o menos éxito o más o menos dinero o más o menos hijos... pero algun día,
cuando tu quieras transmitirle a tus descendientes una serie de VALORES HUMANOS no sabrás
donde mirar ni adonde acudir ni a qué dioses rezar ni sabrás siquiera discernir entre lo que
está bien o está mal... dejarás que los otros eduquen a tus hijos porque tú no sabes nada de
eso, porque a ti no te han enseñado el arte de amar sino el libro de instrucciones para leer
bien el prospecto del televisor o de la cuchilla multiusos, esa cuchilla por cierto a la que
siempre consideraste lo más util del mundo denostando por aburrido o por pesado aquellos
otros saberes en apariencia inutiles como el arte o el pensamiento pero en verdad más
esenciales para dotarte no sólo de un hábitat donde abrevar y alimentarte sino de un mundo
que dota de SENTIDO A TODO TU SER. Esto ultimo, ya lo se, es más dificil pero sobre todo es
más arriesgado porque en esa construccion de tu ser no hay barnices que valgan ni cambios de
chaqueta ni saberes utiles o inutiles... en esa construcción no hay ni siquiera un arquitecto
externo o un albañil o un diseño predeterminado o predestinadao... No, eres tú, con tu
libertad a cuestas quien se caerá y se levantará, quien tropezará con las piedras del camino y
volverá a tropezar pero quien, po muchos vaivenes que tengas, no perderás el NORTE, ni las
REFERENCIAS ni los MOLDES, O los MODELOS que nos indican las señales por donde debemos
seguir... Tus padres y los buenos maestros que tengas a lo largo de tu vida (porque tendrás de
todo como en botica) han sembrado ya y seguirán sembrando las SEMILLAS de tu
PERSONALIDAD pero el unico agricultor que recogerá los frutos serás TU MISMO y el unico que
abonarás el campo serás tu mismo y el unico que quitará las malas hierbas serás tu mismo y tu
mismo decidirás si quieres que el huerto esté asalvajado o sea bello y esté bien podado. Las
herramientas están ya construidas y antes te las he presentado, las HERRAMIENTAS DE LA
AUTENTICA CULTURA Y EDUCACIÓN; con esas herramientas tú construirás tu propia casa, tu
propio huerto, tu propia vida, tu propio ser. No pierdas nunca esas herramientas INVISIBLES
que la Humanidad, tus padres y los buenos profesores te han entregado porque ellas, ya ves,
son gratuitas, son invisibles, no ocupan espacio, las podrás llevar a cualquier sitio, es el
equipaje más ligero del mundo pero el equipaje más completo, con ellas, si no las pierdes,
serás TODO AQUELLO QUE QUIERAS SER.