Anda di halaman 1dari 7

Detección de fallas de un motor gasolina

No tienes que esperar a que tu auto te deje varado o empiece a salir humo del cofre, para
que sepas que hay un problema en el motor.

1.- Luces de Advertencia

Cada vez que colocamos la llave en el interruptor de ignición de nuestro auto y lo


hacemos girar, diversas luces en el tablero de instrumentos se prenden por unos
segundos y después se apagan. Sin embargo si llegas a notar que alguna de ellas se
ilumina después de un tiempo o se mantiene encendida, puede que ser un indicio de que
tienes un problema en el motor.

Estas luces del tablero están conectadas a sensores que monitorean muchos sistemas
del auto. En lo que se refiere al motor de tu vehículo, éstas son parte de un sistema de
prevención que te indica que algo importante o potencialmente dañino está sucediendo en
tu propulsor. A continuación te decimos las tres principales:

Check Oil / Oil Level Low

Oil Pressure Low

Check Engine

Las dos primeras se refieren al nivel y presión del aceite en tu motor. La tercera puede
significar varias cosas, por lo que lo más recomendable es llevarlo con un mecánico o
especialista, para que use una herramienta de escaneo y revele el problema que la
computadora a bordo del auto ha encontrado.

2. Manejo errático

Tu motor debe trabajar suave, con un manejo predecible y no tendría que agitarse,
sacudirse, vacilar, acelerarse demás o detenerse en ningún momento.

Si en realidad lo hace, es una fuerte seña que hay un problema. Tales comportamientos
pueden ser indicios de bujías desgatadas, filtro o mangueras de combustible obstruidos,
entre otras cosas. En estos casos un mantenimiento preventivo como afinación, cambio
de aceite o banda de distribución en periodos regulares pueden ayudar a prevenir que tu
propulsor se comporte de manera inadecuada.

Si has hecho lo anterior regularmente, entonces lo mejor es llevarlo con tu mecánico de


confianza para que lo revise.

3. Explota, Golpetea, Vibra y Rechina

Un sonido de explosión, puede ser el indicio de una detonación dentro de los cilindros del
motor. Esto pasa cuando la gasolina se enciende prematuramente en la cámara de
combustión y puede resultar en un costoso daño del pistón.
En otros casos un sonido de explosión o golpeteo, puede ser falta de afinación a tu motor.
Esto pasa generalmente en propulsores viejos o muy desgastados.

Por otra parte, un sonido de rechinido puede surgir cuando intentas encender tu auto, esto
es seña de que el sistema de arranque necesita atención o un posible cambio. Asimismo
un ruido de golpeteo o vibración al momento de hacer los cambios de velocidades, puede
ser indicio de un problema ya sea en el motor o quizá en la transmisión.

Con lo anterior no significa que tu motor deba comportarse callado y silencioso del todo.
Existen ruidos “naturales” que se pueden percibir en su operación cotidiana. Sin embargo
si llegas a escuchar algo raro, no dudes en revisarlo y darle atención inmediata.

4. Olores inusuales

Si vas manejando y dentro de la cabina percibes un olor extraño, seguramente hay algo
malo con tu motor.

La esencia que percibes puede ser aceite o refrigerante, los cuales pueden estarse
filtrando por alguna manguera. Asimismo puede ser un olor a goma quemada, esto es
indicio que la banda de distribución u otras estén dañadas, les falta tensión o estén
desgastadas.

Otro de los olores que se puede filtrar en el habitáculo, es el de los gases del escape.
Éstos son realmente tóxicos. Si los notas no lo dejes para después y lleva a revisar tu
unidad, ya que respirar este tipo de emisiones, además de dañar tu salud, puedes
asfixiarte.

5. Humo

Si observas que sale mucho humo del escape o tiene un color raro, es posible que tengas
un problema en el motor. Grandes cantidades de humo pueden ser causadas por algún
contaminante que se haya infiltrado en la mezcla de aire-combustible y se está quemando
junto con la gasolina.

Por otro lado si notas que el humo que está saliendo del escape es azul, significa que el
aceite se está filtrando en la cámara de combustión y se está consumiendo junto con la
gasolina.

Si deseas saber más de los diversos tipos de humo que pueden salir del escape te
invitamos a consultar este tema en nuestra sección de tipos.
Detección de fallas de un motor diesel

Las inspecciones de fallas de motores diesel con consumo excesivo de aceite,


aros rotos, humo azul en el escape, aros pegados y camisas rayadas muchas
veces resultan en falsas acusaciones para el aceite. Comprender las señales
incriminatorias y analizar efectivamente los modos de falla es crítico para evitar la
repetición de los mismos. La instalación inadecuada de componentes del motor
durante los overhaul es una de las principales causas de fallas prematuras. Una
causa raíz común de fallas prematuras es la de los aros pegados o rotos. Esta
condición puede minimizarse tomando precauciones especiales al instalar los aros
en las ranuras del pistón. Si ocurre una sobre expansión de los aros durante la
instalación, el potencial de rotura o pegado de aros aumenta. La rotura
uaualmente ocurrirá a 180 grados de la abertura debido a concentraciones de
esfuerzos formadas en el metal del aro en este punto. También, el acabado duro
en un borde del aro usualmente se descascara. Esto se debe al aro que sobresale
y fricciona contra la pared del cilindro a medida que sube y baja por el m ismo. El
resultado final que experimenta el motor son camisas rayadas, consumo excesivo
de aceite y mucho soplado

condiciones anormales en aros reduce el potencial de falla catastrófica del motor.


Consulte a un ingeniero de ExxonMobil para ayudarlo a analizar sus overhaul de
motores diesel.. ¿Qué puede hacer usted para prevenir fallas prematuras de aros?
• Consulte con el fabricante para determinar el método de instalación adecuado
para prevenir la sobre expansión • Luego del overhaul, ensaye el motor buscando
soplado para asegurarse el correcto asentamiento de los aros. Use el método de
ensayo de compresión o el “air blow-down”. • Usando análisis de aceite, monitoree
señales tempranas de pegado de aros a través de niveles de oxidación excesivo y
alto desgaste de hierro y aluminioing. Una vez que las lecturas de oxidación se
acercan a 18 Absorbancias/Centímetro asociados con lecturas elevadas de hierro
y aluminio, investigue el motor buscando señales de daño en aros.Lleve a cabo
una inspección para determinar el grado de soplado, monitoree de cerca el
consumo de aceite, e inspeccione el venteo del motor por señales de “fumado”, lo
cual indica alta presión en el cárter. Una detección temprana y subsecuente
corrección de motor diesel
Inspección de humo

Cuando el motor alcanza su temperatura óptima de funcionamiento no debe


producir un humo demasiado visible por el escape. Si ello sucede es señal de la
existencia de algún problema. Es importante distinguir la coloración del humo del
escape, ya que ello nos puede proporcionar importantes pistas sobre averías
existentes o potenciales del motor.

Emisión de humo blanco

Si el humo que sale por el escape es de color blanco, en principio no hay motivo
de preocupación, ya que probablemente es solo vapor de agua resultante de la
mezcla de los gases calientes del escape con la condensación acumulada dentro
del tubo o del catalizador. Sin embargo, si el humo no desaparece una vez que el
motor se ha calentado, podría tratarse de un problema grave, pues se estaría
quemando el líquido refrigerante o el agua del motor. Esto lo puede producir una
abertura o ‘sopladura’ en el empaque del cabezote o una posible grieta en el
bloque motor. Esta última avería suele ser muy seria y su arreglo implica un costo
económico significativo.

Es importante dar pronta atención a una emisión de humo blanco permanente, ya


que el problema podría agravarse. Una fuga del líquido refrigerante siempre
implica el riesgo de sobrecalentamiento en el motor.

Asimismo, el refrigerante puede llegar a mezclarse con el aceite y causar serios


problemas de costoso arreglo para su vehículo.
Emisión de humo azul

El humo azul despedido por el escape suele significar que el motor está
quemando aceite en exceso. Suele producirse al encontrarse desgastados los
sellos y las guías de las válvulas o los anillos del pistón. El aceite pasa del cilindro
a la cámara de combustión, donde se quema el combustible.
Ante la aparición de humo azul, es conveniente revisar el nivel de aceite con
periodicidad (al menos una vez por semana), completar el nivel de aceite faltante
en el motor y realizar una pronta reparación parcial o total de las piezas
defectuosas del motor, pues estas seguirán desgastándose y el problema se
agravará.

También suele darse por la utilización de un aceite con la viscosidad inadecuada


que, una vez que se calienta, se vuelve muy liviano y se escapa a la cámara de
combustión a través de los sellos de las válvulas o los anillos del pistón.

Otra de las razones por las que puede salir humo azul es la posible señal de un
problema en el turbo, en el caso de los vehículos que equipen ese dispositivo, lo
cual amerita una pronta reparación o sustitución.
Emisión de humo gris

En los autos con motores de gasolina, la emanación de humo gris suele ser difícil
de diagnosticar, incluso para los expertos, porque podría indicar problemas muy
variados que ameritarían una revisión mecánica más exhaustiva.

Al igual que con el humo azul, el motor podría estar quemando aceite o el
turbocompresor pudiera estar defectuoso. En cualquiera de estos casos, las
acciones que se deben seguir son las mismas que se detallaron antes.

Además, el humo gris podría significar un mal funcionamiento del sistema de


ventilación positiva del cárter, controlado por una válvula denominada PCV.
Afortunadamente, las válvulas PCV no son caras y el problema puede ser resuelto
de manera sencilla por cualquier mecánico.

No es frecuente en motores modernos, con inyección electrónica de combustible y


catalizador, pero en los de carburador podría indicar una mezcla demasiado rica,
que es un excesivo paso de gasolina y escaso flujo de aire hacia el motor.
Emisión de humo de color negro

Como en el caso anterior, el humo negro suele presentarse con relativa frecuencia
en los vehículos de carburador, en los que la entrada de aire y gasolina se calibra
de manera manual, y no en los de inyección, en los que ese proceso lo hace la
unidad electrónica central (ECU) o computadora, a través de sensores y
actuadores.

Una mezcla rica puede deberse a varios factores. El primero y más sencillo es un
filtro de aire muy sucio. Cuando llega a taponarse reduce automáticamente la
entrada del aire hacia el carburador.

De ese modo, la dosificación de la mezcla se descompensa y, cuando el motor


aspira, la succión de gasolina es proporcionalmente mayor que la de aire. Es
necesario cambiar el filtro inmediatamente.

Otra causa sería una presión de la bomba de combustible demasiado elevada. En


ese caso, es necesario realizar una inspección visual y/o eléctrica del regulador de
la misma, para determinar si funciona adecuadamente o se requiere
reemplazarla.

Otra posible causa de la emanación de humo negro por el escape es una


regulación incorrecta del ralentí. Si al estar su vehículo encendido con la palanca
de cambios en neutro y el motor en temperatura óptima usted lo escucha
acelerado o el tacómetro marca más de 1 000 revoluciones por minuto, debe
hacerlo recalibrar, entre las 750 y las 900 rpm.