Anda di halaman 1dari 16

Área práctica

Doctrina Impugnatorio

Doctrina práctica
RESUMEN SUMMARY
El autor cuestiona que la nulidad proce- The author questions that procedural nul-
sal sea considerada un remedido, por lo lity is considered a remedy, so he assumes
que asume la tesis por la cual esta figura the thesis by which this recursive figure is
recursiva es en realidad un mecanismo de actually a non-impugnmental self-resolution
autosolución no impugnativo derivado del mechanism derived from the principle of
principio de regularidad procesal, a partir procedural regularity, based on a congruent
de una lectura congruente del Código reading of the Civil Procedural Code and of
the historical evolution of the institution.
Procesal Civil y de la evolución histórica
de la institución. Keywords: Procedural nullity / Appeals /
Procedural resources / Procedural regularity
Palabras clave: Nulidad procesal / Recur-
sos impugnatorios / Recursos procesales / Title: The nullity appeal as derived from
Regularidad procesal the principle of procedural regularity or
“procedural homeostasis”
Recibido: 13-07-19
Aprobado: 21-07-19
Publicado en línea: 02-09-19

* Juez de paz letrado titular de la Corte Superior de Justicia de Puno. Abogado por la Universidad Cató-
lica de Santa María de Arequipa (UCSM). Magíster el Derecho Civil por la Escuela de Postgrado de la
UCSM. Egresado de la Segunda Especialidad de Derecho Procesal Constitucional y Administrativo de
la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UCSM de Arequipa.

Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276 Actualidad Civil 261


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Actualidad

Civil Impugnatorio Miller Gustavo Castro Lupa

1. Introducción Esta necesidad se hace más intensa


Uno de los recuerdos que la ma- en el quehacer jurisdiccional, pues el
yoría de abogados litigantes mantiene juez no puede dejar de resolver ninguna
incólume desde su época universitaria cuestión sometida a su conocimiento
es que los docentes de derecho procesal por ausencia o deficiencia de la ley, y,
aleccionaban que la teoría del proceso por el contrario, para todo siempre tie-
se aprendía mejor cuando, de forma ne (o, por lo menos, debería tener) una
simultánea a su lectura, se practicaba; sin solución justa, eficaz y eficiente; pero,
embargo, como alumnos debíamos ser entonces, ¿cómo logra ello? A través de la
conscientes de que en la vida real (prác- interpretación e integración del derecho,
tica) un auténtico expediente era mucho lo que implica extraer el contenido y los
más complejo de lo que parecía ser a la alcances de las normas (interpretar), y
luz del texto del Código Procesal Civil. buscar otras fuentes, no necesariamente
normativas, para resolver el caso, como,
Como es lógico, en ese momento por ejemplo: la jurisprudencia, los prin-
era muy poco probable que el alum- cipios, la doctrina, las analogías, etc.
no de derecho esté en la capacidad de
(integrar).
comprender aquella advertencia; sin
embargo, esa capacidad se empieza a En esta oportunidad, solamente
desarrollar cuando aquel comienza sus tomará nuestra atención el mecanismo
prácticas preprofesionales, durante el de la interpretación y, específicamente,
ejercicio libre de la profesión e, incluso, aquella que realizan los operadores ju-
después de haber ingresado al propio risdiccionales sobre la institución de la
sistema de administración de justicia. nulidad procesal. La elección del tema
obedece a la importancia que le asiste
Entonces, es recién con algunos
a dicha figura como una herramienta
pocos años de experiencia en el litigio
para la autosolución de los vicios que
que uno confirma que no todas las
afectan el derecho (y principio) del
soluciones a los problemas que surgen
debido proceso, más aún si recordamos
en el trámite de un proceso judicial
que la finalidad concreta del proceso es
están previstas al pie de la letra en la
resolver un determinado conflicto de
norma. En algunos casos hay ausencia
intereses, y su finalidad abstracta es crear
de dispositivos y, en otros, imprecisiones
paz social bajo la vigencia de los derechos
en su redacción, lo que impide que los
operadores del derecho (en especial, los fundamentales.
jurisdiccionales) las interpreten y apli- Es que, de un tiempo a esta parte,
quen de manera uniforme, por lo que el recurso viene siendo mal empleado
surge la necesidad de recurrir a otros por algunos usuarios litigantes con una
mecanismos que nos ayuden a superar intensión puramente dilatoria, yendo
dicha dificultad. en contra del proceso y buscando ganar

262 Instituto Pacífico Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Doctrina práctica El recurso de nulidad como derivado del principio...

apariencia de legalidad para sustentar En ese orden de ideas, nuestra tesis


posteriores quejas ante el órgano de interpretativa, sin imponerse como cier-
control y/o acciones de garantía consti- ta, pretende inyectar una pequeña dosis
tucional dirigidas en contra del quehacer de insatisfacción en los lectores sobre los
jurisdiccional; todo ello con el fin de estudios acerca de la naturaleza jurídica
alargar el proceso o apartar al juez. del recurso de nulidad procesal, su re-
lación con la nulidad del acto jurídico
Esta mala práctica trajo como (general) y los medios impugnatorios,
corolario que la mayoría de órganos que nos lleve a reflexionar críticamente
jurisdiccionales le tengan recelo, sospe- sobre la interpretación que actualmente
cha, y hasta falta de confianza a todos se viene haciendo sobre aquella.
los pedidos de nulidad que provengan
de las partes, por lo que, para evitarlos, 2. Origen de la nulidad procesal
rechazarlos y desestimarlos liminar- Etimológicamente, la palabra “nu-
mente, aquellos recurren a todo tipo de lidad” deriva del vocablo latín nullus,
argumentos. que significa ‘ninguno’, y que a su vez
Esto se evidencia en la interpreta- proviene del vocablo nec unus, que sig-
ción que hacen de su naturaleza jurídica nifica ‘ni uno’; es por ello que adquiere
como remedio procesal (uno de los dos un significado literal para aquello que no
tipos de medios impugnatorios que tiene existencia, y uno jurídico-procesal,
para lo que carece de valor, fuerza o efecto,
señala el art. 356 del CPC), por el cual
por no estar de acuerdo a derecho. En la
el impugnante debe adecuar el medio
historia del derecho procesal, la nulidad
utilizado en función del acto procesal se concibe como una institución legada
que cuestiona. Sin embargo, creemos desde los orígenes del derecho romano,
que esta concepción es equívoca, y que cuando comienza la racionalización de
de un estudio más minucioso sobre su los procesos primitivos y místicos. Para
origen, así como de la propia redacción comprender mejor el tema, conviene
que le presta el Código Procesal Civil brevemente recordar algunas ideas de
de 1993, pese a su corto articulado, se la historia del proceso.
puede revelar que el recurso de nulidad Desde la cuna de la humanidad,
procesal no es otra cosa que un meca- cuando ni siquiera el propio ser humano
nismo de autosolución de los vicios que tenía una escasa noción de lo que era el
puede tener el proceso, como ocurre proceso, aquel ya hacía uso de este para
con el fenómeno del homeostasis, y que arreglar sus conflictos, pues cuando
deriva del principio de la regularidad deja solamente de vivir, para empezar a
procesal; pero de ninguna manera un convivir (que es vivir con otros), surge
instrumento de impugnación que derive ante el ser humano la primera idea de
del principio de la doble instancia. conflicto, especialmente con relación a

Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276 Actualidad Civil 263


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Actualidad

Civil Impugnatorio Miller Gustavo Castro Lupa

la posesión de ciertos bienes —como, fuerza de la razón sobre la razón de la


por ejemplo, la comida, el agua, los fuerza.
animales, las plantas, etc.— que le sirven En este sentido, queda claro que
para satisfacer sus intereses, pero que no la figura de la nulidad procesal está
quiere (o no puede) compartir con otros. referida solo al proceso racional creado
Ante esta situación, con una pre- por el hombre para resolver conflictos
tensión y resistencia tan elementales sin el uso de la fuerza ilegítima, en dos
que se resumían en dame el bien y no de sus modalidades: heterocompositiva
te lo doy, nace un modelo primitivo de y autocompositiva, pues no se le puede
proceso para solucionar el tema, aun- aislar de instituciones como el desisti-
que, por razones obvias, sin conocerse miento, allanamiento y transacción,
todavía su finalidad abstracta (crear que son formas de autocomposición
paz social en justicia), sino tan solo su directa, donde el accionante, resistente,
finalidad concreta, que era y es, resolver o ambos, renuncian a sus pretensiones,
el conflicto sobre el bien pretendido por como tampoco de las formas de solu-
ambas partes. ción por mediación, conciliación, o
En este proceso primitivo (que arbitraje, que son formas de autocom-
algunos ni siquiera lo consideran como posición indirecta, donde un tercero
tal), prevalecía la ley del más fuerte, es quien facilita y resuelve el conflicto
por ende, la pretensión y su resistencia; por la propia voluntad de las partes.
no concebían el uso de la razón, sino Finalmente, está de más referirse a la
tan solo de la fuerza, y así se resolvía el justicia heterocompositiva pública, que
conflicto. Con el paso del tiempo, este es la del proceso judicial, donde se hace
proceso se convierte en uno más místico, uso de la fuerza de la ley para resolver
donde prevalecía la ley de la divinidad, el conflicto.
pues a través de sacrificios humanos se Regresando al tema que nos ocupa,
creía en el triunfo de quien tuviese la en el derecho romano antiguo se decía
protección de Dios; por ello, se sometían irreflexivamente que lo nulo carecía
a las partes a pruebas ciertamente bár- de todo efecto, y que su origen se en-
baras, como baños en aceite hirviendo contraba en cualquier contravención a
o la sumersión en agua, de modo que, la norma, tanto así que, por ejemplo,
quien resultaba ileso o, simplemente, cuando se reconocía alguna formalidad
sobrevivía, era porque tenía la razón y mal practicada en el proceso (pronunciar
debía ganar. Hasta que, finalmente, con una sentencia en un día feriado o en
la modernidad del derecho, se convierte ausencia de las partes), sencillamente se
en el proceso racional que actualmente le quitaban todos sus efectos porque para
conocemos, y que tuvo su origen en el ellos ese pronunciamiento era defectuo-
imperio romano con el triunfo de la so y nulo, es decir, inexistente.

264 Instituto Pacífico Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Doctrina práctica El recurso de nulidad como derivado del principio...

Esta doctrina que rendía culto al de juicio: i) cuando se condenaba a algo


excesivo formalismo se retrotrae a la imposible, o ii) cuando no se entendía la
fundación de Roma, en el año 753 a. condena, pues si la sentencia no resolvía
C., y tuvo vigencia hasta mediados del el conflicto, era inútil, por lo tanto, no
siglo vi, con la recopilación que hizo el podía ser cosa juzgada2.
emperador Justiniano de toda la juris-
prudencia y normas de las constitucio- IMPORTANTE
nes imperiales, en un solo documento,
que fue el cuerpo del derecho civil de [L]a comunidad académica se ha
la época conocido en la historia como preocupado poco en reivindicar la
Corpus iuris civilis. verdadera naturaleza jurídica de la
nulidad procesal, de ahí que toda-
Durante este periodo, el binomio vía muchos operadores acojan una
nulidad-formalismo tuvo tanta firmeza estólida tesis que postula al recurso
que no consentía ninguna discusión de nulidad como un remedio proce-
sobre el procedimiento para anular una sal, uno de los dos tipos de los medios
sentencia, porque, en estricto, para los impugnatorios que regula el artículo
356 del Código Procesal Civil.
romanos no era anulable, sino nula ipso
iure (de pleno derecho), aunque sí reco-
nocían que para declarar su inexistencia Recién en el año 27 a. C., a inicios
era necesario iniciar otro proceso de del imperio aparece la appellatio (apela-
revocatio in duplum, el cual consistía en ción), como un mecanismo para que el
un recurso por el cual se pedía la nuli- ciudadano recurra ante un juez superior,
dad de una sentencia, y si el solicitante con el objeto de revisar y emitir un
triunfaba se condenaba al perdedor a nuevo fallo sobre la sentencia injusta
pagar el doble de lo ordenado1. para el apelante. Enrique Véscovi3 se-
La nulidad desde siempre se iden- ñala que el fin original de la apelación
tificó con los errores de actividad (o de era revisar los errores de juicio (sean
procedimiento), que eran distintos a los de hecho, como de derecho), pero no
errores de juicio, y que por entonces no los errores de procedimiento, porque
eran concebidos por los romanos para estaban reservados exclusivamente para
perfeccionar la res iudicata (cosa juzga- el recurso de nulidad.
da). Sin embargo, Piero Calamendrei Por el contrario, en el derecho ger-
cuenta que hubo dos casos en que se mano antiguo se desconocía la institución
podía intentar una nulidad por errores
2 Calamandrei, Piero, La casación civil, t. i,
1 Cavani Brain, Renzo, “Perspectiva histórica vol. i, traducido por Santiago Sentís Melendo,
de la función de la nulidad procesal en su Buenos Aires: Omeba, 1961, pp. 49-50.
camino hacia el modelo de la finalidad”, en 3 Véscovi, Enrique, Los recursos judiciales y
Derecho & Sociedad, n.° 38, Lima: julio del demás medios impugnatorios en Iberoamérica,
2012, p. 218. Buenos Aires: Depalma, 1988, p. 313.

Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276 Actualidad Civil 265


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Actualidad

Civil Impugnatorio Miller Gustavo Castro Lupa

de la nulidad o inexistencia de la sentencia otros) se convirtieron en reinos, y fueron


y, más bien, se impuso el principio de influenciados jurídicamente tanto por
validez formal como una autoridad para las leges barbarorum (leyes de los bárba-
excluir toda posibilidad de quitarle sus ros) como por las leges romanae (leyes de
efectos, pues se creía que todo vicio del los romanos). Sin embargo, los invasores
proceso se remediaba con ella y ningún respetaron la ley de los vencidos impo-
cuestionamiento podía sobrevivirle. niéndose el sistema de personalidad del
derecho, donde cada pueblo conservó
su propia legislación y organización
IMPORTANTE
judicial, contrario a lo que prevalecía
[S]i bien los recursos son medios que en el derecho romano puro, donde se
la ley prevé en favor de las partes imponía el sistema de territorialidad del
para corregir los vicios y defectos derecho, pues la ley se aplicaba a todos
que pudieran afectar al proceso, no por igual solo por el hecho de estar en
lo hace con exclusividad, porque, de el mismo territorio4.
hecho, también hay supuestos en que
el propio órgano jurisdiccional los Esta simbiosis —que ahora está re-
corrige de oficio, que, dicho sea de copilada en algunos textos históricos de
paso, son la mayoría de veces en que derecho, como el Edicto de Teodorico,
se ampara un recurso. la Ley Romana de los Visigodos y la
Ley Romana de los Borgoñones— dio
origen a la institución de la querela
Calamendrei explica que, a di-
nullitatis, como un mecanismo para
ferencia de los romanos, la sentencia
cuestionar los errores de procedimiento
germana era inatacable, porque al ser
que descartaba la idea que las sentencias,
proclamada por el presidente de la asam-
al igual que las sentencias de vistas eran
blea, el dictamen del juez se convertía nulas, sino anulables. Se empezó a con-
en un verdadero precepto legal, debido cebir la idea de que eran constitutivas y
a que en esos tiempos los germanos no no declarativas, pues se comprendió que
tenían leyes escritas, sino solamente con- las sentencias de primera instancia solo
suetudinarias instauradas por la costum- existían desde que eran pronunciadas, y
bre de los pueblos, y, por consiguiente, hasta que se declaraba lo contrario.
no cabía ningún cuestionamiento en
Desde este momento, era evidente
su contra, porque era la ley que tenían.
que la acción de la querela nullitatis
Con el paso del tiempo, especí- atacaba las sentencias pronunciadas con
ficamente con la caída del Imperio errores in procedendo, y que la acción de
Romano de Occidente en el año 476
d. C., muchos de los pueblos bárbaros 4 Petit, Eugene, Tratado elemental de derecho
romano, 23.a ed., traducido por José Fernández
que eran invasores (como los ostrogo- Gonzáles, Ciudad de México: Porrúa, 2007,
dos, borgoñones, eslavos, tártaros, entre p. 58.

266 Instituto Pacífico Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Doctrina práctica El recurso de nulidad como derivado del principio...

la appellatio atacaba las que contenían otra, que sí sería el precedente inmediato
errores in iudicando. Se estableció ta- al recurso que hoy conocemos, la nuli-
xativamente las causales que le daban dad de resoluciones, que estuvo regulado
origen a cada una de ellas, sin embargo, por los artículos 1085 a 1087.
hoy en día tenemos una gran confusión Lo que aparentemente sucedió
que llega al extremo de desnaturalizarlas, fue que cuando el Comité de Reforma
que es lo que justamente pretendemos Procesal que elaboró su texto discutió
superar con el presente texto. sobre la posibilidad de convertir a la
Sala Suprema de Justicia en una Corte
3. Determinación del problema de Casación, pero finalmente mantuvo
Desde la coexistencia en el tiempo el concepto de convertirla en una insti-
de la querela nullitatis y la apellatio, tanto tución de revisión, y con ello el nombre
la ley como la doctrina y jurisprudencia de recurso de nulidad.
sobre derecho procesal, al regularlas, Sin embargo, una interpretación
ampliarlas y desarrollarlas, deformaron a contrario sensu del artículo 1133 del
la nítida diferencia que tenían entre ellas, Código de Procedimientos Civiles7
así como los errores in procedendo e in revela que cuando la Corte Suprema
iudicando, confundiendo también los declaraba “no haber nulidad” respecto
medios (o recursos) para cuestionarlos. de una decisión venida en revisión, lo
Véscovi5 afirmaba que se iba pro- que estaba haciendo no era referirse solo
duciendo una suerte de subsunción de la a los aspectos procesales de la resolución
nulidad en la apelación, ya que a través impugnada, sino también al fondo.
de esta última se analizan los vicios del Por otro lado, cuando sí la declaraba,
primero en la mayoría de código moder- no necesariamente anulaba la decisión
nos. En el Perú, según Juan Monroy6, impugnada, sino que simplemente re-
esto se retrotrae a la promulgación de vocaba su eficacia.
la Ley N.° 1510, del 15 de diciembre En ese sentido, cuando la Sala
de 1911, que dio origen al Código de Suprema se refería a la nulidad de la
Procedimientos Civiles de 1912, el cual resolución impugnada, no se refería a
asignó el nombre de nulidad a dos insti- nulidad en el sentido que la conocemos,
tuciones distintas; una de ellas con muy como la eliminación de sus efectos por
poco de nulidad y más de revisión, como el incumplimiento de los requisitos de
lo era el recurso de nulidad, que estuvo
regulado por los artículos 1122 a 1144; y
7 Código de Procedimientos Civiles de
1912. Artículo 1133.- Cuando la Corte Su-
5 Véscovi, Los recursos judiciales y demás medios prema declara haber nulidad, fallará al mismo
impugnatorios en Iberoamérica, ob. cit., p. 313. tiempo sobre lo principal, pero, si la nulidad
6 Monroy Gálvez, Juan, “Los medios impug- proviene de alguno de los vicios que anulan el
natorios en el Código Procesal Civil”, en Ius juicio, se limitará a reponer la causa al estado
et Veritas, n.° 5, 1992, p. 29. que corresponda.

Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276 Actualidad Civil 267


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Actualidad

Civil Impugnatorio Miller Gustavo Castro Lupa

forma para su constitución y eficacia, las causales solo eran las expresamente
sino también y, al mismo tiempo, al establecidas en la ley, y no como lo prevé
pronunciamiento de fondo (del prin- el actual artículo 171 del Código Proce-
cipal), tal como si fuera un recurso de sal Civil de 1993, donde también se pue-
casación de nuestros días, aunque no se de declarar la nulidad cuando del acto
contemplara como tal. que carece de requisitos indispensables
En conclusión, el recurso de nu- para la obtención de su finalidad. Esto
lidad desde siempre careció de una quiere decir que el juez, haciendo uso de
definición normativa que explique su su criterio jurisdiccional, ahora puede
naturaleza jurídica, pues en la redacción declarar la nulidad de un acto procesal
del artículo 1085 del derogado Código (contenido, o no, en una resolución),
de Procedimientos Civiles no se le hacía así no esté expresamente previsto en la
ninguna aproximación; sin embargo, sí ley bajo sanción de nulidad, lo que no
contemplaba taxativamente las causales podía hacerse antes.
que le daban lugar a diferencia del có- En ambos casos, el recurso de
digo vigente. Se decía, por ejemplo, que nulidad procesal y el de nulidad de re-
las resoluciones eran nulas cuando eran soluciones siempre estuvieron regulados
pronunciadas i) por quien no era juez, ii) en un título distinto al que contenían
por quien es juez, pero sin la jurisdicción los medios impugnatorios. En el caso
que le corresponde, iii) sin la citación del del código derogado, sus artículos es-
demandado, iv) sin demanda o contes- taban ubicados dentro del título xxiv,
tación expresa o tácita, v) omitiendo la mientras que los recursos de reposición
recepción de pruebas, vi) con pruebas y apelación en el título xxv. En el vi-
actuadas sin notificación a la contrapar- gente Código Procesal Civil, sus ocho
te, vii) sobre un punto no demandado, artículos están ubicados en el título vi,
viii) cuando se no se resolvía un punto mientras que los medios impugnatorios,
controvertido, ix) cuando intervenía dentro de los cuales están la reposición,
una persona que estaba prohibida de la apelación, la casación y queja, en el
comparecer al juicio, x) cuando iba en título xii; todos estos incluidos en la
contra de otra que tenía la autoridad de sección iii del Código que está referida
cosa juzgada, y, finalmente, xi) cuando a la actividad procesal.
se omitía algún trámite establecido en la Pese a la separación de títulos y
ley, bajo pena de nulidad. capítulos en la ubicación de los dispo-
Entonces, como se puede verificar, sitivos de ambos códigos, la confusión
la técnica legislativa del derogado Có- que produjo el entonces mal llamado
digo de 1912, en cuanto al recurso de “recurso de nulidad de la Suprema” del
nulidad de resoluciones, fue mucho más Código de Procedimientos Civiles dero-
estricta y cerrada que la vigente, porque gado se viene arrastrando hasta hoy; no

268 Instituto Pacífico Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Doctrina práctica El recurso de nulidad como derivado del principio...

obstante ello, la comunidad académica derecho procesal, así como los del título
se ha preocupado poco en reivindicar preliminar; por ejemplo: i) los medios
la verdadera naturaleza jurídica de la impugnatorios obedecen al principio de
nulidad procesal, de ahí que todavía la doble instancia del artículo x del título
muchos operadores acojan una estólida preliminar del Código Procesal Civil,
tesis que postula al recurso de nulidad ii) la acumulación y el juzgamiento
como un remedio procesal, uno de los anticipado, al principio de concentra-
dos tipos de los medios impugnatorios ción del artículo v, iii) las facultades
que regula el artículo 356 del Código disciplinarias del juez, al principio de
Procesal Civil. conducta procesal del artículo iv, y iv)
Véase que si tomamos como cierta el litisconsorcio, al principio de contra-
esa tesis, el recurso de nulidad solamente dicción del artículo i.
sería procedente contra los actos proce-
sales que no están contenidos en una 4. Recursos procesales
resolución, de tal forma que también le Etimológicamente, la palabra “re-
sería aplicable al nulidiscente la última curso” deriva del vocablo latín recursus,
parte del artículo 358 del Código Pro- que significa ‘correr hacia atrás’, que
cesal Civil, que señala: “El impugnante a su vez proviene de recurrere, que es
debe adecuar el medio que utiliza al acto ‘regresar’. Todo recurso importa un
procesal que impugna”. Entonces, si el regreso al punto de partida, un recorrer,
recurso de nulidad de resoluciones del
o correr de nuevo el camino ya realiza-
derogado Código de Procedimientos
do. En el ámbito del derecho significa
Civiles es el precedente inmediato del
la revisión de validez de un proceso o
recurso de nulidad procesal del vigente
determinado acto procesal, para intentar
Código Procesal Civil, ¿por qué no se
su corrección.
podría cuestionar con nulidad una re-
solución propiamente dicha? Con base en la distribución norma-
tiva y clasificación de las instituciones
Con esta confusa concepción de
que regula el Código Procesal Civil de
los recursos, que se agrava con la breve
1993, se realiza una doble clasificación
y escueta redacción que le presta el texto
de los recursos procesales: i) los impug-
normativo del Código Procesal Civil al
natorios y ii) los derivados del principio
recurso de nulidad, es difícil ensayar
una definición que indique en qué de regularidad procesal.
consiste, o cuál es el principio procesal Todos los recursos procesales son
que funda su desarrollo, máxime si no herramientas que el derecho les concede
pasamos por desapercibido que todas las a los justiciables para intentar corregir
instituciones procesales están inspiradas algún vicio o error en el procedimiento
en los principios constitucionales sobre que afecta los derechos de las partes,

Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276 Actualidad Civil 269


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Actualidad

Civil Impugnatorio Miller Gustavo Castro Lupa

pero dentro de determinados límites y etc., o por un tribunal superior, como


principios. ocurre con la apelación, la casación, la
Carlos Anabalón8 señala que los consulta, etc.
recursos son los medios que la ley esta-
4.1. Recursos impugnatorios
blece para que el tribunal, o el superior,
someta a revisión una determinada reso- Para Alberto Hinostroza10, los
lución. Sin embargo, esta afirmación nos recursos impugnatorios se sustentan en
permite aclarar dos cosas: primero, que la necesidad de disminuir la posibilidad
los recursos no solo permiten revisar re- de injusticia basada en el error judicial.
soluciones, sino cualquier acto procesal Según esto, la impugnación sería un
en general, y, segundo, no todo recurso elemento indispensable para garantizar
siempre es impugnatorio para que lo que las resoluciones sean emitidas de una
conozca un tribunal superior. manera justa, en estricta aplicación de
Ahora, si bien los recursos son la ley, y bajo una correcta valoración de
medios que la ley prevé en favor de las los hechos y la prueba; en otras palabras,
partes para corregir los vicios y defectos para lograr la perfección de las decisiones
que pudieran afectar al proceso, no lo judiciales.
hace con exclusividad, porque, de he- Esta afirmación también nos per-
cho, también hay supuestos en que el mite exponer un primer argumento que
propio órgano jurisdiccional los corrige descarta la tesis que clasifica la nulidad
de oficio, que, dicho sea de paso, son la procesal como un remedio impugnato-
mayoría de veces en que se ampara un rio. La palabra “impugnación” no es sino
recurso. una conjugación del verbo “impugnar”,
Eduardo Couture9 ratifica esta conforme lo señala el Diccionario de
posición cuando dice que los recursos la Real Academia Española, e importa
no son solo una forma de enmendar los una acción de combatir, contradecir o
vicios de las partes, sino que, además, refutar. En derecho procesal, “impug-
funcionan por actuación del tribunal, nar” es refutar una resolución por la
sea el mismo que provocó o consintió supuesta comisión de un error de juicio,
indebidamente el vicio, como ocurre de hecho o derecho, que puede ser clasi-
en el caso de la reposición, la nulidad, la ficada como apelación o casación, según
rectificación, la aclaración, la oposición, corresponda a la instancia. Cuando se
trata de este último, los errores están
restringidos a una infracción normativa
8 Anabalón Sanderson, Carlos, Tratado
práctico de derecho procesal civil chileno, t. ii, o apartamiento de la jurisprudencia.
Santiago de Chile: Universidad de Chile,
1946, p. 21. 10 Hinostroza Minguez, Alberto, Medios im-
9 Couture, Eduardo, Fundamentos del derecho pugnatorios en el Código Procesal Civil: doctrina
procesal civil, 3.a ed., Buenos Aires: Depalma, y jurisprudencia, Lima: Gaceta Jurídica, 1994,
1958, p. 350. p. 142.

270 Instituto Pacífico Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Doctrina práctica El recurso de nulidad como derivado del principio...

Los recursos impugnatorios son no una de género a especie, sino de


dos: los recursos propiamente dichos y conjunción por elementos en común.
los remedios, y sirven para recorrer el Si trasladáramos ese vínculo a la teoría
proceso y cuestionar un determinado de conjuntos, no sería un subconjunto,
acto procesal (o un conjunto de ellos), como algunos procesalistas creen, sino
ante el tribunal superior, para que, con que existe una intersección entre ambas:
mayor criterio, revise, ampare y sancione NP NAJ, donde NP (nulidad proce-
el error alegado por el impugnante. sal) y NAJ (nulidad de acto jurídico) tie-
nen elementos en común, pero también
IMPORTANTE otros exclusivos de cada uno.
Por ejemplo, cuando nos encon-
La actividad impugnatoria acarrea tramos frente a un “acto jurídico” nulo,
necesariamente la intervención de
un juez ad quem (que es ante quien corresponde demandar su nulidad por
se recurre), y uno a quo (que es con- ocurrencia de una causal específica para
tra quien se recurre). Esto no ocurre lograr un pronunciamiento judicial
con la nulidad, porque no interviene (falta de manifestación de voluntad, fin
ningún órgano jurisdiccional de se- ilícito, imposibilidad jurídica del objeto,
gunda instancia, sino solo el mismo
juez que provocó o consintió el vicio etc.), y asunto terminado, pues con ello
en el procedimiento, quien lo revalúa concluye la intervención del juez. Sin
y sanciona según corresponda, retro- embargo, cuando estamos frente a un
trayendo el proceso al estado anterior “acto jurídico procesal” con un vicio
del acto viciado. de nulidad en el procedimiento, lo que
corresponde es denunciar su acometi-
La actividad impugnatoria acarrea miento, lograr un pronunciamiento que
necesariamente la intervención de un lo ampare, y hacer que el juez ordene re-
juez ad quem (que es ante quien se recu- novar el acto viciado por haberlo permi-
rre) y uno a quo (que es contra quien se tido o provocado él mismo en descuido,
recurre). Esto no ocurre con la nulidad, quizás, sus deberes en el proceso.
porque no interviene ningún órgano En concusión, por el recurso de
jurisdiccional de segunda instancia, nulidad no se impugna un acto procesal,
sino solo el mismo juez que provocó o sino únicamente se denuncia el cometi-
consintió el vicio en el procedimiento, miento de una infracción procesal (gra-
quien lo revalúa y sanciona según co- ve, trascendental e insubsanable) ante el
rresponda, retrotrayendo el proceso al propio juzgador, para que este mismo lo
estado anterior del acto viciado. revise, evalúe y sancione con nulidad, y,
El recurso de nulidad del acto de ser el caso, ordenando su renovación.
jurídico procesal tiene relación con la La infracción solo debe ser procesal, pues
nulidad del acto jurídico general, pero si fuera material, ya se trataría de un

Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276 Actualidad Civil 271


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Actualidad

Civil Impugnatorio Miller Gustavo Castro Lupa

error de derecho (aplicación indebida, de un decreto impugnado que emitió


inaplicación o errada interpretación de el auxiliar jurisdiccional.
una norma), que son presupuestos para En ese sentido, cuando los decretos
el uso de los recursos impugnatorios. sean suscritos también por el juez, no co-
Entonces, si esto es así, ¿cómo la rresponde deducirse contra ellos recurso
reposición, que también es un recurso de reposición, sino de nulidad por un
impugnatorio, puede ser resuelto por vicio en el impulso del procedimiento;
el mismo juzgador si su fundamento sin embargo, al ser resuelto mediante
justamente es corregir el “error judicial”? una articulación ajena al fin principal
De ampararse esta, ¿acaso ese pronun- del proceso, el auto que lo resuelva sería
ciamiento no significaría un cambio de inimpugnable, conforme lo establece el
criterio repentino del juzgador? Y de ser artículo 365.2 del Código Procesal Civil.
ello así ¿no se lesionaría el principio de
predictibilidad de las resoluciones, así De otro lado, los remedios también
como el principio de la doble instancia? son medios impugnatorios que tienden a
lograr que los actos procesales no conte-
La respuesta es sencilla a la luz del nidos en resolución sean anulados o re-
principio lógico de no contradicción, vocados, parcial o totalmente. Tenemos,
pues la reposición es un medio impugna- por ejemplo, el acto de notificación, la
torio que procede solamente contra los actuación de un medio de prueba, una
decretos, los cuales son resoluciones que
exhibición, etc., como expresamente lo
no revisten mayor complejidad que la de
señala el artículo 356 del Código Proce-
otorgar impulso al proceso, y “pueden”11
sal Civil, cuyo primer párrafo establece
ser emitidos únicamente por los auxi-
lo siguiente:
liares de justicia, conforme lo prescribe
el último párrafo del artículo 122 del Los remedios pueden formularse por
Código Procesal Civil. Esto quiere decir quien se considere agraviado por actos
que es el juez quien resuelve la reposición procesales no contenidos en resoluciones.
mediante un auto motivado, respecto La oposición y los demás remedios sólo se
interponen en los casos expresamente pre-
vistos en este Código y dentro de tercer día
de conocido el agravio, salvo disposición
11 Se puso entre comillas el término pueden por- legal distinta.
que, con el uso de un argumento ad maius ad
minus (quien puede lo más, puede lo menos) En el quehacer jurisdiccional muchos
en la interpretación teleológica de esta norma, operadores declaran la improcedencia de
se concluye que ningún juez está impedido
de emitir y suscribir decretos, en cuyo caso,
una nulidad invocando este artículo,
el recurso de reposición sería inadmisible de argumentando que el impugnante debe
plano, ya que, por una regla general de la doble adecuar el medio que utiliza al acto
instancia, un medio impugnatorio no puede
ser resuelto por el mismo órgano que emitió procesal que impugna, y concluyendo,
el acto impugnado. por lo tanto, que no se puede interponer

272 Instituto Pacífico Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Doctrina práctica El recurso de nulidad como derivado del principio...

una nulidad contra una resolución judi- los actos procesales que están o no con-
cial por disposición expresa de la norma. tenidos en una resolución, por lo que,
Como lo venimos diciendo, la nu- con mayor razón, no se puede distinguir
lidad no es un remedio impugnatorio, donde la ley no lo hace.
sino un recurso sui géneris, que deriva del
4.2. Recursos derivados de la regularidad
principio de regularidad, o normalidad procesal
procesal, y procede para cuestionar cual-
quier vicio in procedendo, esté contenido Etimológicamente, la palabra “pro-
en una resolución o no. Adicionalmente, ceso” proviene del vocablo latín pro-
esto se corrobora cuando se aborda el cessus, que significa ‘avance, marcha y
tema de la nulidad de la cosa juzgada desarrollo’. En el derecho, el proceso es
fraudulenta regulado por el artículo 178 la marcha de un conjunto de actos para
del Código Procesal Civil; por el cual se resolver un conflicto.
verifica la posibilidad de sancionar con El proceso es un sistema que está
nulidad un acto procesal contenido en conformado por una serie correlativa de
una resolución (una sentencia con cali- actos postulados por las partes, el órgano
dad de cosa juzgada, la más importante jurisdiccional y terceros (órganos de apo-
del proceso) en vía de acción. Entonces, yo y auxilio judicial), cuya finalidad es
al ser esto así, ¿acaso se podría sostener gestar la emisión de una resolución final
la idea de que el propio Código cae en que resuelva el conflicto de intereses o
contradicción, cuando, por un lado, incertidumbre jurídica, principalmente
descartaría la posibilidad de cuestionar sobre el fondo y, solo por excepción,
un acto procesal contenido en resolución sobre la forma.
a través de un remedio, y, por otro, per- El proceso es un instrumento que
mita accionar la misma nulidad contra materializa la tutela jurisdiccional efecti-
una sentencia firme? va y ha sido reconocido, junto al debido
Finalmente, el artículo 177 del Có- proceso de intrínseca relación, como un
digo Procesal Civil establece lo siguiente: derecho sin cuya vigencia no sería posi-
ble concebir una sentencia justa.
La resolución que declara la nulidad ordena
la renovación del acto o actos procesales El Tribunal Constitucional ha seña-
lado en reiterada jurisprudencia que el
afectados, y las medidas efectivas para tal
debido proceso es un derecho continente
fin, imponiendo el pago de las costas y cos-
tos al responsable. A pedido del agraviado,
porque comprende otros derechos de
la sentencia puede ordenar el resarcimiento
orden procesal, y su contenido esencial
por quien corresponda de los daños causa-
dos por la nulidad
alberga una serie de garantías, formales
y materiales de distinta naturaleza,
De la citada norma se evidencia que que en su conjunto garantizan que el
la ley no discrimina de ninguna manera procedimiento o proceso en el que se

Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276 Actualidad Civil 273


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Actualidad

Civil Impugnatorio Miller Gustavo Castro Lupa

encuentre involucrada una persona, se profesional en medicina, mientras que


realice con respeto y protección de todos el encargado de revertir el error judicial
sus derechos fundamentales. del proceso sería el órgano jurisdiccional
El debido proceso contiene de- superior (o ad quem). En ambos casos,
rechos fundamentales como la doble dicha actividad importa siempre la in-
instancia, la debida motivación, el juez tervención de un tercero que impone su
natural, entre otros, que inspiran en mayor experiencia y jerarquía sobre la
conjunto a una serie de componentes e actuación o comportamiento de un ente
instituciones que interactúan entre sí en inferior, lo que no ocurre en absoluto
la búsqueda de un mismo fin, y, como con la regularidad procesal.
tales, deben ser interpretados de forma
congruente (no disconforme). En caso IMPORTANTE
fallase alguno de ellos, podría peligrar la
calidad “justa” de la decisión final (sen- [L]a nulidad no es un remedio im-
tencia) y deslegitimaría todo el sistema pugnatorio, sino un recurso sui gé-
neris, que deriva del principio de
de administración de justicia, por ello de regularidad, o normalidad procesal,
su importancia constitucional. y procede para cuestionar cualquier
Sin embargo, como todo sistema, vicio in procedendo, esté contenido
en una resolución o no. El recurso de
el proceso tiene diversos componentes nulidad procesal, a diferencia de los
cuya función es preservar su propia recursos impugnatorios, no busca,
estabilidad, normalidad y/o regulari- prima facie, elevar la carga procesal
dad, de manera análoga al fenómeno de los juzgados revisores con situa-
del homeostasis en un organismo vivo, ciones que pueden ser superadas por
el mismo juez.
que procura siempre una situación de
estabilidad, como ocurre, por ejemplo,
con el sudor ante la calentura, o la sed El principio general de regularidad
frente a la deshidratación. procesal también es continente, porque
Estos componentes, que derivan contiene otros subprincipios regulados
del principio de regularidad procesal, en el Título Preliminar del Código
y que quizás muy pocos conozcan, son Procesal Civil, como: i) el de conducta
los recursos de corrección, integración, procesal, del cual se derivan institu-
aclaración, oposición y nulidad, que ciones como las facultades coercitivas
sirven para corregir los propios defec- y disciplinarias del juez; ii) el de con-
tos del proceso, sin la intervención de centración, del cual deriva la figura del
terceros. Si continuamos usando la juzgamiento anticipado del proceso; iii)
analogía anterior del organismo vivo y el de celeridad, de cual derivan las me-
la homeostasis, el tercero encargado de didas cautelares para una eficaz solución
corregir la salud del organismo sería el del conflicto; iv) el de socialización del

274 Instituto Pacífico Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Doctrina práctica El recurso de nulidad como derivado del principio...

proceso, del cual deriva el auxilio judicial contradicción y nulidad. Los tres pri-
y la exoneración de la defensa cautiva; v) meros importan modificar el contenido
el de doble instancia, en el que se fundan de una resolución a causa de un extremo
los recursos impugnatorios, etc. oscuro o ambiguo, un error mecano-
El principio de regularidad o nor- gráfico o un extremo no pronunciado,
malidad procesal está contenido en los respectivamente, a cargo del mismo
artículos iii y ix del Título Preliminar juzgador; mientras que en el caso de la
del Código Procesal Civil, los cuales oposición y contradicción importan una
señalan que el juez debe atender que la revisión también por el mismo juzgador,
finalidad concreta del proceso es resol- pero sobre una decisión emitida con
ver un conflicto de intereses o eliminar postergación del contradictorio, pues
una incertidumbre jurídica, y que su tanto en las medidas cautelares como en
finalidad abstracta es lograr la paz social los mandatos ejecutivos la orden judicial
en justicia, y que si bien sus normas son se emite sin escuchar al demandado,
imperativas, el juez adecuará su exigen- por lo que es coherente que el mismo
cia al logro de sus fines. juzgador sea quien se pronuncie sobre la
regularidad de su decisión inaudita parte
En otras palabras, el juez debe tener luego de haber recibido los descargos de
en cuenta que el proceso no es un fin en la parte afectada.
sí mismo, sino solo un instrumento para
Finalmente, en el caso de la nuli-
alcanzar otro, que es hacer justicia. El
dad, como lo venimos sosteniendo en
proceso está creado para resolver un
la presente tesis, se trata de advertir al
conflicto creando paz en la sociedad, y
mismo juzgador sobre la infracción de
no para elaborar un buen texto cosido
una formalidad esencial no subsanable
con todas las instituciones procesales
que lesiona un derecho fundamental,
del Código. No debe gastarse recursos
de modo que aquel, previo traslado a la
innecesarios en las excesivas formali-
contraparte, lo evalúe y, de ser el caso,
dades del proceso cuando su finalidad
sancione con nulidad el acto procesal
esté cumplida, sino tan solo cuando la
privándole de sus efectos. El recurso
omisión tenga estricta vinculación con
de nulidad procesal, a diferencia de los
la vulneración de algún derecho fun-
recursos impugnatorios, no busca, prima
damental, por lo que, en primer lugar,
facie, elevar la carga procesal de los juzga-
debe recurrirse a otras herramientas más
dos revisores con situaciones que pueden
idóneas y menos gravosas.
ser superadas por el mismo juez.
Como lo dijimos, del principio de
la regularidad procesal derivan otras ins- 5. Referencias bibliográficas
tituciones para la autocomposición del
Anabalón Sanderson, Carlos, Tratado práctico
proceso, como los recursos de aclaración, de derecho procesal civil chileno, t. ii, Santiago
de corrección, integración, oposición, de Chile: Universidad de Chile, 1946.

Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276 Actualidad Civil 275


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)
Actualidad

Civil Impugnatorio Miller Gustavo Castro Lupa

Calamandrei, Piero, La casación civil, t. i, vol. Hinostroza Minguez, Alberto, Medios impug-
i, traducido por Santiago Sentís Melendo, natorios en el Código Procesal Civil: doctrina y
Buenos Aires: Omeba, 1961. jurisprudencia, Lima: Gaceta Jurídica, 1994.
Cavani Brain, Renzo, “Perspectiva histórica Monroy Gálvez, Juan, “Los medios impugna-
torios en el Código Procesal Civil”, en Ius
de la función de la nulidad procesal en su
et Veritas, n.° 5, 1992.
camino hacia el modelo de la finalidad”,
Petit, Eugene, Tratado elemental de derecho ro-
en Derecho & Sociedad, n.° 38, Lima: julio
mano, 23.a ed., traducido por José Fernández
del 2012. Gonzáles, Ciudad de México: Porrúa, 2007.
Couture, Eduardo, Fundamentos del derecho Véscovi, Enrique, Los recursos judiciales y demás
procesal civil, 3.a ed., Buenos Aires: Depal- medios impugnatorios en Iberoamérica, Bue-
ma, 1958. nos Aires: Depalma, 1988.

276 Instituto Pacífico Número 62 • Agosto 2019 • pp. 261-276


ISSN 2313-4828 (impresa) • ISSN 2415-2277 (en línea)