Anda di halaman 1dari 3

2AM2

Museo Soumaya.

Bueno desde antes de visitar el museo yo ya estaba emocionada, tenía muchas ganas de
visitar el museo, y la verdad el poder ir con mis amigos fue aún mejor, me divertí mucho;
para empezar el llegar fue un tanto problemático, hay que decir que soy pésima con eso
de las ubicaciones.
Después de mil maniobras para poder llegar al museo; pensé que de entrada nos iban a
cobrar, pero resulto que no, algo bastante curioso, también, la seguridad en la entrada se
me hizo algo curiosa pasamos un detector de metales y una revisión, creo que es algo
bueno para la seguridad del lugar.
Algo que no comprendo es como voy a llenar dos páginas de esto, pero bueno, las
exposiciones son impresionantes, aunque de lo que más recuerdo que me gusto, fue una
cuchara rusa decorada y una escultura que se veía muy realista.
Si se me hizo pesado recorrer todo el museo, nos llevamos casi todo el día y salimos
muertos de ahí, pero valió la pena, mientras recorríamos las exposiciones platicábamos
sobre ellas o leíamos lo que tenían como descripción, pienso que fue una gran
experiencia, más porque no fui yo sola, creo que no me hubiera divertido tanto si no
hubiera tenido a las elocuencias de mis amigos.
Cuando pasamos por alguna escultura, siempre comentábamos algo, hubo una parte
donde caímos en un inocente detalle, las esculturas en su gran mayoría son de desnudos,
pero no habíamos caído en cuenta de ello, entonces después no pudimos olvidarlo, fue
algo muy cómico, o intentar hacer las poses de las esculturas.
Lo que es bueno de las exposiciones de arte es que cada pieza tiene por decirlo así, su
historia, entonces en algún momento llegas a encontrar una con la que te identificas y
terminas perdido como veinte minutos viendo la misma pieza, pero por alguna razón no te
cansas, me parece que es algo curioso.
En su mayoría me gustó mucho el museo, y tengo una opinión bastante favorable de él,
además de que es un tanto imponente, tan solo entrar y ver las primeras obras expuestas
y poder reconocerlas es algo impresionante. Mis amigos no estaban tan emocionados con
la idea de un museo de arte, pero pienso que al final lo disfrutaron mucho también, se
notaba por la manera en que querían tomarle el sentido a cada obra, aunque solo fueran
representaciones o simplemente les llamaba la atención que hubiera cosas muy bonitas y
muy detalladas en las exposiciones.
Que más podría decir antes de dar mis sinceras opiniones, quizá es más grande por
dentro de lo aparenta, el diseño es bastante practico, y la ubicación nos dejó cerca para
revisar unas funciones de teatro, en que si podría no estar contenta o en acuerdo, es que
muchas de las cosas que se exhibían, supongo que los permisos necesarios claro, pero
había muchas cosas que eran de países como Rusia o China, y eran antiguas, cosas

BIBIANA M. ARRIAGA CRAVIOTO 1


2AM2

como huevos rusos fabergé, los cuales son considerados como tesoro nacional de esa
país, pienso que no está bien que otros países posean reliquias extranjeras.
Pienso que las exposiciones como tal están muy bien hechas y desarrolladas, hay cultura
de muchas regiones, y varias obras que no pensé que estarían, por el costo de su
préstamo o de su réplica, pero fue bastante increíble poder verlas en las distintas
presentaciones que tenían.
Los tapices y los cuadros no fueron tanto de mi atención, creo que estaba más inclinada
por los relojes antiguos y por las esculturas, pero aun así están conservados en bastante
buen estado, poco de lo que fueron manuscritos si no es casi no había ninguno, pienso
que son parte fundamental en cualquier exhibición de arte histórico, aunque es
comprensible, ya que requieren de mayor cuidado.
Pero algo que sin duda es extravagante fueron todos los por decirlo de alguna manera,
obsequios, que estaban ahí, muchas personas que prestaron sus artículos eran
referenciadas en las paredes, algo que claramente se agradece, aunque insisto en que
muchas cosas pertenecen a las naciones y no a unos cuantos individuos.
Fuera de eso recalco que mi emoción anticipada no se disolvió al ver el museo, muy por
el contrario, se reafirmó que mi intención de ir era bastante acertada. Fue una muy grata
experiencia, además de que afortunadamente no había mucha gente, o al menos la
cantidad que yo espera para haber ido en fin de semana.
Puedo concluir esto con mi opinión general acerca de los museos, son impresionantes, es
mucha cultura, toda muy diversa e impactante, creo que no hay una edad para comenzar
a ir, porque si se trata de la emoción, pienso que los más pequeños se asombrarían de lo
que pueden hacer las manos humanas, y aunque para tomarle un sentido o una magnitud
si se necesita un grado de madurez, eso no es impedimento para disfrutar de lo que ya a
la vista es agradable.
Pienso que el arte y la historia van muy de la mano, porque es la forma en la que
plasmamos lo que va sucediendo con el paso del tiempo o lo utilizamos como una forma
de expresión, algunos demasiado tranquilos y otros demasiado abstractos para entender
el que se quería decir con tanta pintura o roca.
Ir a este museo fue muy agradable, ver algo que ya me llama la atención y que disfruto de
ver fue muy lindo, insisto en que es algo que se tiene que hacer, es como saltar con
paracaídas de un avión, y no solo este museo, si no que muchos son increíbles, hay de
cera, de tecnología, de historia, de arte, de muchas cosas y muy interesantes que
podríamos ver y conocer.
Por ultimo quiero agregar que si bien disfruto de las obras tomando mi tiempo cuando voy
sola, ir con amigos es muy divertido, además de que puedes ver como otras personas
interpretan lo mismo que estás viendo tu pero de manera diferente, esta experiencia me
sirvió para eso.

BIBIANA M. ARRIAGA CRAVIOTO 2


2AM2

1.Frente a las puertas del infierno.

BIBIANA M. ARRIAGA CRAVIOTO 3

Minat Terkait