Anda di halaman 1dari 3

Campus San Felipe

Dpto. Disciplinario de Humanidades


Pedagogía en Historia y Geografía

Tipos de profesores y reflexiones


personales

Gustavo San Martín Reyes


Taller de estrategias de microintervención
Profesor Richard Fairlie
14 de Septiembre, 2019
Introducción:

El siguiente informe, tratará de una breve investigación sobre los tipos de profesores
existentes en el sistema educativo, en base a dos autores, los cuales tienen distintas formas
de clasificar a los docentes, señalando las conductas positivas y negativas más “populares”
en el aula, en las que más de algún profesor se identifica de manera personal o es identificado
por otros en base al trabajo realizado y a los ejemplos entregados por medio de su desempeño.

Desarrollo teórico:

A la hora de hablar sobre los distintos tipos de profesores existentes en el sistema educativo,
es correcto destacar que primeramente, se clasifican y se les otorga un “nombre” según los
criterios que cada uno de los autores que tratan sobre este tema ven como importantes a
considerar, estas observaciones particulares sirven como una guía práctica para comprender
las carácterísticas distintivas en la conducta de los profesores y a la vez tiene una segunda
utilidad práctica, la cual, es realizar un análisis personal sobre en que tipo o categoría de
docentes estamos, ayudando a tomar decisiones según el caso de cada uno.

En cuanto a los aspectos teóricos, variados autores tratan esta temática, uno de los más
conocidos en esta área es Geor Kerschensteiner, quien en síntesis, postula que en general,
existen cuatro tipo de docentes, siendo estos el educador angustiado, quien siente poco interés
por motivar a sus alumnos a que tengas iniciativas propias para desarrollar mejor sus
aprendizajes, paralizando siempre este tipo de motivaciones, siendo poco dinámico en el
desempeño de su labor, por otro lado, el autor menciona al educador indolente, el que destaca
por ser demasiado permisivo, poco preocupado por llevar a cabo de manera correcta su
trabajo, siendo demasiado despreocupado con que se logren aprendizajes, en síntesis, deja
que cada uno haga lo que estime conveniente, dejando poco lugar a quejas al momento de
evaluar si es que los resultados no son los esperados, ademas, Kerschensteiner menciona al
educador ponderado, siendo este un educador equilibrado, que da ciertas libertades pero no
se aleja del método tradicionalista para lograr aprendizajes, finalmente, menciona al educador
nato, siendo este su “tipo ideal de docente”, quien destaca por tener un gran sentido
pedagógico, quien busca aprendizajes por medio del esfuerzo personal, aportando
apreciaciones claras y concisas a sus alumnos para que logren una mejora constante,
ayudando a que se logren aprendizajes significativos y un desarrollo integral en cada uno de
ellos. Otro autor conocido es Caselman, quien clasifica a los profesores solo en dos
categorías, logotropo y paidopotro, siendo el primero el que da importancia a la cultura local
y sus valores, buscando captar atención de sus estudiantes por este medio, teniendo un sentido
filosófico de la enseñanza, en donde deja ver que su motivación principal es la instrucción,
el último, tiene un interés en la instrucción pero no tan alto como el primero, en vez de otorgar
conocimiento de manera consecutiva, se preocupa también de la formación personal y social
de sus estudiantes, siendo menos estático y tradicional en su que hacer, adaptándose a la
situación de cada uno.

Reflexiones finales sobre el tema:

Estos autores ayudan en cierto modo a comprender de manera general los tipos de profesores
existentes, siendo clasificados en base a sus intenciones y desempeño en el aula, dejando ver
que en el ejercicio de la docencia no siempre se tiene la creencia o esperanza de que la
educación es una herramienta para la mejora de una sociedad, desempeñando esta profesión
solo por factores monetarios o muchas veces por falta de opciones, dejando ver que en el
sistema educativo nacional como internacional, existen problemas como la desmotivación,
los cuales afectan directamente a las generaciones en formación, llevando a que muchas
sociedades no crean en la educación como una herramienta de cambio y mejora, ya que, el
ejemplo percibido en el proceso formativo genera más problemas futuros que cambios
positivos, este tipo de “guías teóricas” planteadas por los autores sirven para realizar un
análisis personal, el cual permite cuestionar si lo que hacemos en el aula es lo adecuado para
nuestros estudiantes, permitiendo que mediante este análisis podamos buscar respuestas a
nuestros fallos y nos lleven a una mejora constante, la que beneficia directamente a la
comunidad escolar, sin duda alguna, aunque se considere demasiado idealizado, todo decente
debiese ser un sujeto motivador para sus estudiantes, para que estos logren mediante su apoyo
y trabajo constante las metas deseadas, si cada docente fuera “por lo menos” ponderado y/o
paidotropo, nuestra realidad local sería mejor, nuestros estudiantes serían más felices y
lograrían sus metas con menos dificultades y frustraciones que desmotivan su día a día.