Anda di halaman 1dari 4

Atención en salud de los pacientes

Son muchos los procesos o situaciones que son la necesidad que tiene la persona
dependiente de recibir una asistencia por parte de otros durante un período prolongado
de tiempo. Así, la ayuda no está asociada sólo al cuidado de una enfermedad puntual
sino que a la cronicidad propia del mal estado de salud que limita la independencia del
sujeto. Todo ello implica una asistencia para aquellas actividades que un sujeto realiza
diariamente, siendo el cuidado de naturaleza prolongada. “Estos cuidados constantes y
perdurables durante un largo período de tiempo han sido denominados cuidados de
larga duración (CLD)”, (Parra, 2015).

Desgaste en el cuidador

Salud física de los cuidadores.

“Ser cuidador de una persona dependiente, sea cual sea la patología que le acompañe,
no es tarea fácil”, para (Parra, 2015) lo que quiere decir el autor es que según
informaron expertos en la XII Reunión Anual del Colegio Internacional de
Psiconeurofarmacología Geriátrica, el 40% de los cuidadores de personas con
demencia sufre sobrecarga por el desarrollo de su trabajo. En España, el índice de
cuidadores que se ocupan de algún familiar con demencia llega al 70%.

Para (García, 2016), “en opinión de los especialistas, esta carga no solo es física, sino
también emocional, y se suele manifestar en forma de estrés, depresión, ansiedad y
otros trastornos mentales”, lo que se manifiesta en problemas sociales por la ausencia
de tiempo libre y de vida personal propia y la absoluta disponibilidad. En general,
dedican unas 7,2 horas diarias al cuidado de la persona dependiente.

Se ha considerado que el aumento de dolencias físicas en el cuidador se puede deber a


diversos factores: Por una lado, el estrés causado por las obligaciones y la
responsabilidad del cuidado y la consiguiente incidencia en el funcionamiento físico de
dichas personas, así como también el escaso cuidado que los cuidadores tienen para
ellos mismos. Alternativamente, se ha tratado de explicar el aumento de reporte de
trastornos físicos por la cercanía que tienen los cuidadores con los sistemas de salud lo
que llevaría a un aumento de su demanda.

Salud mental de los cuidadores.

Para (García J. , 2015), “es previsible que los problemas que acarrea el cuidado
informal produzcan un aumento de alteraciones en la salud mental de los cuidadores.”
Esto quiere decir que dichas alteraciones son observadas más frecuentemente que las
alteraciones en la salud física. Diversos trabajos han hallado un aumento de la
prevalencia de síntomas y cuadros psicopatológicos en los cuidadores, podemos
identificar a la salud mental de los cuidadores informales como un área de mucho
riesgo donde se deberían hacer los mayores esfuerzos para implementar medidas de
previsión y brindar al comienzo de un síntoma o trastorno psicopatológico el tratamiento
adecuado en tiempo y forma.

Síntomas depresivos y depresión en los cuidadores.

Síntomas depresivos: Definición y prevalencia en la población general

“El término depresión puede significar distintos conceptos, considerándolo como


síntoma, síndrome, categoría diagnóstica o faceta de un rasgo de la personalidad”,
(Fornes, 2016), lo que quiere decir que como síntoma es la expresión de un estado de
ánimo triste que está presente ya sea en gran parte de las patologías psiquiátricas
como así también en la vida cotidiana de las personas normales. También puede remitir
a un síndrome con un conjunto de signos y síntomas que lo caracterizan tales como
síntomas físicos, motivacionales, cognitivos, físicos e interpersonales.

2
Síntomas depresivos en los cuidadores.

La depresión en los cuidadores produciría un mayor riesgo de tener enfermedades


físicas: Se ha observado que aquellos cuidadores depresivos tienen mayor frecuencia
de problemas médicos, menor cantidad de actividades saludables cardiovasculares,
menores niveles inmunológicos y mayor susceptibilidad a la infección.

“Los síntomas depresivos y los trastornos depresivos en los cuidadores de pacientes


han sido estudiados en varias investigaciones encontrando una prevalencia variable
que va desde 4,5%de la población estudiada”, (Diaz, 2016), quien habla sobre la
variabilidad es debida en parte a la metodología empleada para realizar las mediciones,
hallándose una prevalencia menor cuando se utilizan entrevistas diagnósticas.

Todas las personas tienen en algún momento sentimientos negativos que surgen y
desaparecen con el tiempo, pero cuando esos sentimientos cobran una mayor
intensidad y hacen que los cuidadores se sientan totalmente fatigados, que lloren con
frecuencia o que se enojen fácilmente con su ser querido o con otras personas, pueden
ser una señal de advertencia de la depresión.

Bibliografía

Diaz, J. (11 de junio de 2016). Nacional. Obtenido de Nacional:


https://www.caregiver.org/los-cuidadores-y-la-depressi%C3%B3n-caregiving-and-
depression

Fornes, V. (21 de abril de 2016). tratamiento. Obtenido de tratamiento:


http://revistas.um.es/eglobal/article/view/658

3
García, J. (21 de JUNIO de 2015). cuidadora. Obtenido de cuidadora:
https://cuidador.com/etiquetas/salud-mental/

García, R. (20 de agosto de 2016). promedico. Obtenido de promedico:


https://www.cdc.gov/spanish/cancer/survivorship/basic_info/caregivers/physical-
health.htm

Parra, L. (23 de junio de 2015). saluds total. Obtenido de salud total:


http://innovarsalud.com/salud-fisica-y-emocional-del-cuidador-principal/