Anda di halaman 1dari 56

Aula virtual

Producción Más Limpia y Consumo Sustentable

Objetivo general
El curso tiene tres objetivos
1. Ayudar a entender el concepto integrado de producción y consumo sustentable y la importancia de ello en el trabajo de los
participantes
El consumo y la producción tradicionalmente se han conceptualizado como dos sistemas separados. Esta diferenciación se refleja en
los programas múltiples o iniciativas que se han establecido en un área o bien en otra (pero raramente en las dos). Sin embargo, ni el
consumo ni la producción operan como sistemas aislados. El consumo de productos requiere que éstos sean producidos, y la
producción de productos requiere que estos sean consumidos. La transformación requiere de una transición hacia formas más
sustentables de consumo.
2. Ayudar a los participantes a identificar oportunidades para impulsar la producción y consumo sustentables en sus
respectivos ámbitos de competencia.
Los profesionales capacitados en este rubro, tendrán la posibilidad de impactar significativamente en los esfuerzos sobre producción y
consumo sustentables en sus respectivos ámbitos de acción. En primer lugar, podrán ayudar a las empresas a mejorar los atributos
ambientales de sus productos y servicios, minimizar los impactos ambientales de sus actividades de producción obteniendo el
reconocimiento de productos “verdes”, e identificar nuevos mercados para tales productos o servicios. En segundo lugar, los
participantes integrados en los organismos gubernamentales que promueven legislación ambiental, pueden tener influencia en las
políticas nacionales abogando en nombre de leyes y programas diseñados para cambiar los patrones de producción y consumo. En
tercer lugar, pueden fomentar las redes de las partes involucradas, los cuales promoverían las relaciones y la colaboración necesarias
para el desarrollo sustentable.
3. Presentar a los participantes herramientas e información para ayudarlos a impulsar la relación producción/consumo
sustentable en sus respectivos ámbitos de trabajo.
Para desacoplar el crecimiento económico de la degradación ambiental, es necesario implementar tanto estrategias de producción como
estrategias orientadas al consumo. En este curso de entrenamiento los participantes aprenderán sobre una variedad de herramientas y
enfoques para establecer patrones de consumo y producción más sustentables. El curso también tendrá como objetivo familiarizar a los
participantes con recursos que les sirvan posteriormente como información acerca de temas de consumo y producción.
El curso empezará con una revisión sobre el impacto ambiental de los patrones de consumo y producción actuales – p.e. “el problema”--
Posteriormente, el curso estudiará en forma minuciosa los conceptos de producción y consumo sustentables y los colocará en un
contexto histórico y teórico. Los participantes podrán entonces ver el ciclo producción/consumo integrado a partir de sistemas
perspectivos. Después, los participantes aprenderán una serie de herramientas y técnicas para cambiar los patrones de producción y
consumo. Además, obtendrán un mejor entendimiento de las estrategias del PNUMA para promover la aplicación de los conceptos de
producción y consumo sustentables. Mediante foros de discusión, los participantes examinarán posibles formas para que puedan
influenciar los patrones de consumo y producción. Se dará énfasis en identificar las nuevas oportunidades para las nuevas generaciones.
Módulo 1: Integración de la producción más limpia y consumo sustentable
1.1 Objetivo de producción más limpia
La prevención de la contaminación es una frase empleada para describir tecnologías y estrategias que apunta a la eliminación y/o
reducción de corrientes contaminantes. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (USEPA, por sus siglas en inglés)
define la prevención de la contaminación como “el uso de materiales, procesos o prácticas que pueden reducir o eliminar la generación
de contaminantes o residuos en la fuente de origen. Esto involucra prácticas que reduzcan el uso de materiales peligrosos, energía,
agua, y que faciliten un aprovechamiento adecuado de los recursos naturales, favoreciendo su conservación y por ende, su uso y
desarrollo sustentable”.

El concepto de Producción Más Limpia (PML) fue introducido por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)
en 1989, definiéndolo como una aplicación continua de una estrategia de prevención ambiental integral, en procesos, productos y
servicios, para reducir los riesgos a los humanos y al medio ambiente.

Por lo tanto, se pretende que el participante conozca la metodología de PML, bajo un esquema teórico-práctico basado sobre
experiencias en diversos sectores industriales y de servicios, de forma tal que puedan ser aplicadas en los respectivos lugares de
trabajo, generando con esto soluciones óptimas en los procesos enmarcados en un mecanismo de prevención, minimización de
residuos, reducción de riesgos al medio ambiente y al ser humano, así como beneficios económicos para la empresa.
1.2 Marco Conceptual sobre producción más limpia.
La industria, desde el proceso de industrialización ha tenido un efecto directo sobre la degradación ambiental principalmente en 4
formas: a) ignorando el problema, b) diluyendo la contaminación, c) efectuando operaciones de control y limpieza o tratamiento de la
contaminación, y d) previniendo la contaminación y generación de desechos a partir de que éstos son generados. Es en ésta última
actividad que se centra el objetivo de la PML, que además promueve una combinación de efectos positivos sobre el ambiente,
traduciéndose todo en beneficios económicos para la industria y la sociedad (UNEP, 1994a). La producción más limpia es la aplicación
continua de una Estrategia Integral Ambiental Preventiva a procesos, productos y servicios con el propósito de incrementar la eco-
eficiencia y reducir los riesgos a los humanos y al medio ambiente.
La aplicación de la PML respecto a los procesos es la siguiente:
• Aumenta el uso eficiente de las materias primas y de energía.
• Elimina el uso de materiales tóxicos y la cantidad de tóxicos emitidos al ambiente, y
• Disminuye los desechos generados durante el proceso.
• Previene la contaminación.
• Reduce costos de operación.
• Conduce al cumplimiento con las normas ambientales y en consecuencia genera beneficios ambientales.
• Mejora la competitividad y la productividad.
Además, la PML aplicada a los productos mediante el análisis de ciclo de vida -estudio que va desde la materia prima hasta la
disposición- reduce sus impactos ambientales.

Una característica importante de la PML es que es una estrategia de solución a la raíz del problema, en vez de una solución única. La
PML coloca en primer lugar el proceso de generación de desechos (raíz del problema), y emplea un conjunto de ideas preventivas para
desarrollar soluciones alternas (opciones) que beneficiarán al medio ambiente. Los aspectos técnicos, operacionales, educativos y
administrativos se pueden involucrar para lograr lo anterior. La Producción Más Limpia no es un conjunto de soluciones únicas: el
desarrollo tecnológico, los nuevos conceptos en materia ambiental, cambios en la oferta y la demanda, son factores que están
relacionados con la aplicación de la PML, y deberán tenerse en cuenta.

Por otra parte, los cambios en los costos de inversión pueden hacer perder el interés de una buena oportunidad de PML. Además,
dependiendo de la aplicación, una mejora en el proceso puede ser considerada como PML –por ejemplo, la implementación de un
decantador para separar productos de una descarga–, o podría ser una tecnología de final de tubo en otra aplicación –por ejemplo, el
uso de un decantador para remoción de agua en lodos.

Hay que considerar que la Producción Más Limpia y conceptos como “prevención de la contaminación”, se definen por otros autores de
manera diferente. Van Weenen resumió una cantidad de información de los términos y conceptos empleados en este contexto. Él define
la prevención de la generación de desechos como “englobar las actividades en la producción, lo cual consiste en reducción o sustitución
del uso de materias primas, el cambio en la forma de operación existente, y el diseño de nuevos procesos y productos, dando como
resultado la no generación o reducción de desechos, o del potencial de contaminación, en el ciclo de vida del material (Van Weenen,
1990). Otros autores elaboran en mayor profundidad esta definición. Por ejemplo, se han dado discusiones a favor de dividir la PML en
dos conceptos. Por un lado, el de prevención primaria de la contaminación (considera a las fuentes generadoras de los desechos para
hacer más eficiente un proceso; y reducción de las mismas), y por otro, el concepto de prevención secundaria de la contaminación
(hacer uso de los desechos con potencial a ser reutilizados, reciclado interno, y reparación) (Hirshorn y Oldenburg, 1991).

Este curso no pretende dar una solución al debate sobre la definición de Producción Más Limpia (PML). En un sentido pragmático, lo que
se intenta es transferir el concepto de Producción Más Limpia a la industria que no ha tenido previamente una experiencia sustancial y
sistemática con ella. El debate sobre la definición de PML resulta a final de cuentas irrelevante con respecto a los aspectos
operacionales de la misma.

Para aplicar la metodología de PML, se puede dividir en 5 fases – se pueden revisar otras definiciones al respecto para incluir más
características- las cuales incluyen: la naturaleza del proceso, los objetivos, los alcances, el énfasis sobre los recursos y el énfasis sobre
los desechos. La interpretación de estas fases se da en la Tabla 1.1. En la práctica, tanto la cobertura estratégica de Producción Más
Limpia como la implementación en el proceso son importantes. Ambas serán presentadas durante el desarrollo de las fases de la PML.

Tabla 1.1. Características involucradas en la Producción Más Limpia


Característica Frase en la definición de trabajo Interpretación dada

1. Orientación Mejora continua La Producción Más Limpia debe iniciarse con la idea de mejorar los
hacia los procesos procesos (por ejemplo: se deben tener medidas del impacto ambiental de
los procesos, productos y servicios, a través de re-evaluaciones
periódicas).
2. Objetivos Minimiza riesgos a los seres humanos y al La Producción Más Limpia debe llevarse a cabo con la finalidad de
ambiente disminuir el impacto al ambiente, y debe ir más allá del solo cumplimiento
de las leyes ambientales y la reducción de costos.
3. Alcances Procesos industriales, productos y servicios La Producción Más Limpia debe aplicarse en todas las actividades de la
empresa.
4. Énfasis sobre Reducir el uso de los recursos naturales La Producción Más Limpia debe, explícitamente, enfocarse en mejorar la
los recursos eficiencia del uso de los recursos involucrados en el proceso (incluye:
energía, materia prima, agua, etc.)
5. Énfasis sobre Prevenir desde el origen: la contaminación La Producción Más Limpia debe eliminar o al menos reducir, la
los desechos del aire, agua, suelo y reducir desde el generación de desechos desde sus fuentes, sin importar en que
origen la generación de desechos. departamento están siendo descargados.

1.3 Cobertura de la estrategia de producción más limpia (PML).


Los esfuerzos de la PML podrían orientarse a diferentes componentes de impacto al medio ambiente, provocados por las actividades
industriales, por ejemplo: los desechos y las emisiones provenientes de la industria, el empleo de sustancias peligrosas, el consumo de
energía, y cualquier otro impacto ambiental debido a un producto durante su ciclo de vida. Esto ha dado como resultado, diferentes
subgrupos (prácticas) de Producción Más Limpia, en donde cada uno tiene sus propias herramientas de trabajo y metodología de
aplicación. Los más conocidos son: Prevención de la Contaminación (PP, por sus siglas en inglés); Reducción del Uso de Tóxicos (TUR
por sus siglas en inglés); y Diseño para el Medio Ambiente (DfE pos sus siglas en inglés) (van Berkel, 1995). La evaluación comparativa
de la cobertura de estos subgrupos (prácticas) de PML, se emplea para proponer, mejorar y profundizar una estrategia de PML.
1.4 Prevención de la contaminación
Una definición de prevención de la contaminación empleada frecuentemente en Europa es: evitar o minimizar la generación de residuos
y emisiones (en volumen o toxicidad), mediante la reducción en el origen o el reciclado in situ (Hoo et al., 1991). Se ha empleado la
misma definición que la USEPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos), pero con objetivos de medio ambiente más
detallados para la prevención de la contaminación. En general, se puede definir como: el uso de materiales, procesos o prácticas que
reducen o eliminan la generación de contaminantes o residuos en su origen. Esto incluye prácticas que reducen el uso de materiales
peligrosos, energía, agua y otros insumos y prácticas que protejan los recursos naturales a través de la conservación o el uso racional de
estos (USEPA, 1990). Así, la prevención de la contaminación reduce el uso de material, energía, disminuye la emisión de residuos y
mejora la competitividad productiva. Estas definiciones dan una interpretación amplia de lo que es prevención de la contaminación.

Todas las entradas y salidas no productivas pueden estar sujetas a la prevención de la contaminación. Esto es también un concepto
multi-media, enfocado a la reducción de las salidas que inciden sobre el medio ambiente (volumen o toxicidad de desechos sólidos
peligrosos y no peligrosos; y las emisiones al agua, aire y suelo), así como a la reducción del uso de recursos naturales (volumen de
consumo de recursos, así como cambios en los recursos más escasos o renovables).

Esta interpretación de contaminación se ha combinado con el concepto de prevención, el cual excluye el reciclado fuera del sitio. La
prevención de la contaminación por lo tanto, abarca la reducción de la contaminación en el origen, y el reciclado in situ. La primera puede
dividirse posteriormente en modificación de los productos o tecnología, sustitución de las entradas, y buenas prácticas de operación (Hoo
et al., 1991). La prevención de la contaminación incluye cinco prácticas:
• Modificaciones en los productos: considera el cambio en las características de un producto, tal como su forma, contenido (peso)
o su composición. Puede ser que el tiempo de anaquel de un nuevo producto se alargue, o en su defecto, sea más fácil
repararlo. La fabricación de los productos pudiera ser menos contaminante. Finalmente, los cambios en el embalaje del
producto pueden considerarse como una modificación del producto.
• Sustitución de materias primas: se refiere al uso de materiales menos contaminantes, u otros insumos; o la aplicación de
procesos secundarios con un tiempo de vida útil mucho mayor.
• Modificaciones tecnológicas: puede incluir la automatización y optimización del proceso, el rediseño de equipos y la sustitución
de procesos ineficientes.
• Buenas prácticas de operación: tiene que ver con los cambios en los procedimientos de operación y la administración, para
disminuir la generación de desechos y emisiones. Ejemplos de buenas prácticas de operación son la prevención de derrames, e
instruir y capacitar a los trabajadores.
• Reciclado in situ: es dar una aplicación útil a los desechos o contaminantes generados durante el proceso, en la empresa
generadora. Esto puede lograrse a través del reuso como en el caso de materias primas, la recuperación de materiales o
buscando otra aplicación útil de los materiales.

1.5 Reducción del uso de tóxicos.


Una definición aceptada para la reducción del uso de tóxicos es: un cambio en los procesos dentro de la planta o en las materias primas,
que reduzcan, eviten o eliminen, el uso de sustancias tóxicas o peligrosas, la generación de subproductos peligrosos por unidad de
producto, de forma tal que se reduzca el riesgo en los trabajadores, los consumidores o el medio ambiente (MGL, 1991). Esta definición
es muy parecida al concepto de prevención de la contaminación y en ocasiones se usan indistintamente. Sin embargo, el punto clave es
entender que la reducción del uso de tóxicos de un elemento que provoca daño al medio ambiente, enfocándose al uso de éste y no a la
salida del proceso como material tóxico. Adicionalmente, esto no considera a los desechos asociados con el uso de materiales tóxicos,
en la medida en que no contengan productos tóxicos.

En general, la reducción del uso de tóxicos se relaciona con una lista de productos químicos tóxicos. Cuando una lista de productos
químicos identificados como peligrosos, se reemplaza por una lista de químicos no enlistados, se dice que se ha logrado una reducción
en el consumo de tóxicos. Hay que tener en cuenta que aún si el producto químico no está en la lista, puede ser peligroso para los
trabajadores, los consumidores o el medio ambiente. También, puede darse el caso en que se use un producto químico que no esté en
la lista de productos peligrosos, y pudiera generar cantidades importantes de desechos peligrosos.

La lista de sustancias peligrosas esta basada en la lista desarrollada como parte de la sección 313 del Acta del Plan de Emergencia
Federal y de los Derechos Comunitarios de los Estados Unidos (Rossi et al. 1991). Debido a la existencia de esta lista, la reducción del
uso de tóxicos está muy avanzada en los Estados Unidos, y existen esfuerzos importantes para desarrollar una lista similar en la
Comunidad Europea. Por lo tanto, la reducción del uso de tóxicos se enfoca al uso de productos químicos tóxicos y apunta a la
minimización a la entrada y a la salida de estos químicos durante el proceso.

Para pasar del concepto de la reducción de uso de tóxicos, a un plan de acción que reduzca el consumo de tóxicos existen seis
prácticas:
• Reformulación de los productos: rediseñar un producto para producir otro que tenga menos o ninguno de los tóxicos contenidos
en el producto original. La fabricación de las tintas base agua en lugar de las tintas base solvente, es un ejemplo de
reformulación de un producto.
• Sustitución de entradas: Reemplazar una sustancia tóxica o peligrosa o una materia prima usada en un proceso por un material
no tóxico o menos tóxico. Ejemplo: reemplazar los solventes clorados por solventes terpenoides para la limpieza de los
pizarrones electrónicos.
• Rediseño o modificación de una unidad de producción: Desarrollo y uso de unidades de producción con un diseño diferente al
que se está empleando. Un ejemplo de sustitución combinada de entrada y rediseño de una unidad del proceso, es el cambio
de un sistema de limpieza a base de solvente por agua.
• Modernización de la unidad de producción: Significa actualizar o reemplazar equipos y métodos de producción por otros
equipos y métodos basados en el mismo proceso de producción. Un ejemplo, es la optimización de los desengrasantes con
vapor existentes con la finalidad de minimizar las emisiones de solventes.
• Mejoras en la operación y mantenimiento: Esto se refiere al manejo eficiente de sustancias tóxicas, mediante la modificación (o
adición) de equipos o metodologías existentes, la mejora en las buenas prácticas, ajustes en los sistemas, inspección de
procesos y productos, o metodologías y control en equipos de producción. Un ejemplo es la reducción de emisiones que
escapan a través de los sellos y las juntas de los equipos.
• Reciclamiento en el proceso. El reciclado, el reuso o un uso prolongado de los tóxicos mediante el uso de equipos o
metodologías que llegan a ser parte integral de la unidad de producción, incluyendo procesos cerrados (closed loops) basados
por ejemplo en sistemas de filtración o destilación.

1.6 Diseño de equipos y productos ambientalmente mejorados


En cualquier diseño de equipo o producto, debe considerarse la problemática medio ambiental como parte del diseño y no como una
restricción. De esta forma la problemática pasa a ser un objetivo a considerar en el diseño del equipo o producto.

Además, un equipo de este tipo no solo tiene una característica medio ambiental, sino también debe tener cualidades técnicas, de vida
útil, y de funcionalidad. En este sentido, se presentan polémicas en cuanto a las características medio ambientales que deben tener
estos equipos y su alcance, dando origen a diferentes terminologías como: “Desarrollo de Productos Sustentables”, “Diseño de Ciclo de
Vida”, “Diseño de Productos Verdes”, etc.

La oficina de evaluación de tecnología de los Estados Unidos, reconoce dos objetivos generales en el diseño de productos verdes (OTA,
1992):
• Prevención de desechos: los cambios en el diseño del producto (o sistema) permite a los fabricantes o consumidores, eliminar o
por lo menos reducir la generación de desechos (disminución de peso y/o contenidos de tóxicos en el producto, menor consumo
de energía y/o alargamiento de la vida útil del producto).
• Mejor administración de las materias primas: los cambios en el diseño del producto (o sistema) facilitan la recuperación de los
componentes del producto o de los materiales del proceso y su reuso, lográndose un proceso de mayor valor agregado (los
cambios en el producto facilitan el reciclado, “composteo” y/o recuperación de energía).
El manual Alemán para el desarrollo de productos ambientalmente mejorados (Brezet et al., 1994), contiene información más detallada
sobre los compromisos medio ambientales que deben considerarse en el desarrollo de éstos. Se hace diferencia entre:
• Diseño para satisfacer una necesidad alterna: un producto mejorado, desde el punto de vista medio ambiental, se basa en un
concepto alternativo para satisfacer una necesidad de los usuarios, por ejemplo: el correo electrónico en lugar del servicio
postal, renta de autos en lugar de una comunidad de autos privados, etc.
• Diseño para alargar la vida de anaquel de un producto: esto incluye prácticas que permitan alargar el tiempo de vida de un
producto como por ejemplo, la mayor calidad de éste, dar opciones para su reparación y mantenimiento, proporcionar cambios
en la forma del producto a lo largo de su tiempo de vida (hacer diseños modulares), etc.
• Diseño para el uso mínimo de materiales, y selección de materiales compatibles con el medio ambiente: esto involucra cambios
en el producto que permitan el uso mínimo de materia prima por unidad de producto, y que emplee el uso de materiales
renovables o secundarios, y menos peligrosos.
• Diseño para cerrar el ciclo de materiales: los productos medio ambientalmente mejorados están adecuados para el reuso
(diseño para refabricación), reciclado (diseño para reciclar casas prefabricadas, etiquetado y estandarización de materiales,
etc.) o fabricados con materiales secundarios.
• Diseño para la conservación de energía: los productos medio ambientalmente mejorados, consumen menos energía durante su
vida útil y/o requieren de menos energía para su fabricación (incluye la extracción, procesamiento de las materias primas; y
fabricación del producto).
• Diseño para la Producción Más Limpia: la fabricación de productos medio ambientalmente mejorados es menos contaminante,
por ejemplo: a través de cambios en el diseño del proceso, que reduzcan la producción de productos defectuosos y la
eliminación de materiales peligrosos o que generen desechos peligrosos en el proceso.
• Diseño para una distribución eficiente y logística: los productos medio ambientalmente mejorados son menos susceptibles a la
degradación durante su distribución y el costo de embalaje o transporte puede minimizarse.

1.7 Evaluación comparativa de las prácticas de PML


Para asegurarnos que haya una comprensión de cada uno de los subgrupos de las prácticas de Producción Más Limpia (PML),
presentadas en los párrafos anteriores (1.4 a 1.6), se han revisado sus descripciones operacionales basándose en la cobertura de las
características de la Producción Más Limpia contenidas en la definición de trabajo usada en este curso (ver Tabla 1.1). Los resultados se
muestran en la Tabla 1.2 y a continuación se presentan los puntos más sobresalientes:
• Ninguno de los subgrupos (prácticas) de Producción Más Limpia subraya todas las características de la Producción Más Limpia
incluidas en la definición de trabajo usada en este curso. Esto muestra que el subgrupo de DISEÑO DE EQUIPOS Y
PRODUCTOS AMBIENTALMENTE MEJORADOS engloba las características de Producción Más Limpia de manera
compartida, aunque en algunas solo lo hace parcialmente o implícitamente. Por otro lado, el subgrupo PREVENCIÓN DE LA
CONTAMINACIÓN engloba totalmente sólo una de las características de Producción Más Limpia.
• Aunque con frecuencia se consideran importantes los procesos orientados hacia la naturaleza de Producción Más Limpia, no
está señalado en ninguno de los tres subgrupos de PML que se aplican con mayor frecuencia.
La conclusión preliminar de esta evaluación cualitativa de los tres subgrupos de prácticas de Producción Más Limpia, muestra
aparentemente que ni aún la combinación de los subgrupos PREVENCIÓN DE LA CONTAMINACIÓN, REDUCCIÓN DEL USO DE
TÓXICOS y DISEÑO DE EQUIPOS Y PRODUCTOS AMBIENTALMENTE MEJORADOS, cubren completamente el alcance que
pretende el concepto de Producción Más Limpia (como se reflejó en la definición de trabajo).

Habiendo dado una descripción de las prácticas empleadas para cada uno de los subgrupos más frecuentemente practicados dentro de
la Producción Más Limpia, puede darse una perspectiva de las prácticas generales actualmente consideradas en la Producción Más
Limpia (ver Figura 1.1)

Tabla 1.2. Análisis comparativo de la cobertura de las características de Producción Más Limpia en los tres subgrupos de prácticas de
PML
Inclusión de las características de Producción Más Limpia en las descripciones operacionales para los
respectivos subgrupos de prácticas de PML.
Subgrupos de prácticas de PML Orientados a Objetivos Alcance Énfasis en los Énfasis en los
procesos recursos desechos
1. PREVENCIÓN DE LA CONTAMINACIÓN – – ** – ***
2. REDUCCIÓN DEL USO DE TÓXICOS – *** ** ** *
3. DISEÑO DE EQUIPOS Y PRODUCTOS – * ** ** **
AMBIENTALMENTE MEJORADOS
Nota: El número de asteriscos significa la extensión en la cual la característica de Producción Más Limpia ha sido incluida en la descripción operativa de PML para
el sector industrial respectivo.
– Característica respectiva no cubierta por el subgrupo respectivo de prácticas de Producción Más Limpia.
* Característica respectiva al menos cubierta implícitamente por el subgrupo respectivo de prácticas de Producción Más Limpia.
** Característica respectiva al menos incluida parcialmente en la descripción adoptada por el subgrupo respectivo de prácticas de Producción Más Limpia.
*** Característica respectiva incluida totalmente en la descripción adoptada por el subgrupo de prácticas de Producción Más Limpia.
La Figura 1.1 muestra la superposición entre las prácticas generales disponibles de los tres subgrupos de Producción Más Limpia.
• Existe un fuerte traslape entre la Prevención de la Contaminación y la Reducción del uso de tóxicos. Las prácticas generales
son casi las mismas, si se compara el punto de modificación de la tecnología (subgrupo 1) observamos que se ha dividido en
tres puntos en el subgrupo 2 (Rediseño o modificación de la unidad de producción, modernización de la unidad de producción y
mantenimiento y mejoras de operación), mientras que el punto mantenimiento y mejoras de operación (subgrupo 2), involucra a
dos puntos del subgrupo 1 (buenas prácticas y modificación tecnológica). Sin embargo; el alcance de la prevención de la
contaminación va más allá de la reducción del uso de tóxicos, ya que esta práctica se enfoca hacia la minimización de
materiales tóxicos en las entradas y salidas, mientras que la prevención de la contaminación se interesa principalmente por
mejorar el medio ambiente. Además, siendo el objetivo reducir el uso de materiales y evitar las pérdidas de energía, la
prevención de la contaminación presenta un fuerte potencial en cuanto a mejorar la productividad a corto plazo, lo cual podría
facilitar la integración de aspectos ambientales dentro de la administración operacional cotidiana y de la planeación de
estrategias de negocios. Sin embargo, el riesgo hacia los trabajadores, consumidores y/o el ambiente por el empleo de
materiales tóxicos, podría ser, en cierta forma, subestimado por la prevención de la contaminación.
• El traslape entre prevención de la contaminación y el Diseño de equipos y productos medio ambientalmente mejorados está
limitado a ciertas prácticas. La práctica modificación de productos (subgrupo 1) incluye todas las prácticas del diseño para el
ambiente, excepto la satisfacción de necesidades alternativas (subgrupo 3). Por otro lado, la práctica de producción más limpia
(subgrupo 3) incluye a todas las prácticas de prevención de la contaminación (subgrupo 1). Sin embargo, el Diseño de equipos
y productos medio ambientalmente mejorados y la prevención de la contaminación se aplican en distintas fases de la actividad
industrial; el subgrupo 3 abarca el desarrollo de productos, procesos de materiales y producción, mientras que el subgrupo 1
está especialmente enfocado a la optimización de los procesos (o fabricación).
• El traslape entre la reducción del uso de materiales tóxicos y el Diseño de equipos y productos medio ambientalmente
mejorados es bastante limitado, p. e., la selección de materiales y optimización (subgrupo 3) coincide parcialmente con la
práctica reformulación de productos y sustitución de entradas (subgrupo 1). La práctica producción más limpia (subgrupo 3)
incluye a todas las prácticas de reducción del uso de tóxicos, excepto la reformulación de productos. Una vez más, el subgrupo
3 abarca el desarrollo de productos, procesos de materiales y producción, mientras que el subgrupo 2 está especialmente
enfocado a la optimización de los procesos (o fabricación).
Prácticas de Producción Más Limpia

Subgrupo 1: Prevención de la Subgrupo 2: Reducción del uso de tóxicos Subgrupo 3: Diseño de equipos y productos medio
contaminación ambientalmente mejorados
Modificación de productos Reformulación de producto Satisfacción de necesidades alternativas
Sustitución de entradas Sustitución de entradas Mayor vida de anaquel
Modificación tecnológica Rediseño o modificación de la unidad de Selección de materiales y optimización
producción
Buenas prácticas Modernización de la unidad de producción Cierre del ciclo de los materiales
Reciclado in situ Mantenimiento y mejoras de operación Conservación de la energía
Reciclado durante el proceso Producción Más Limpia
Distribución eficiente y logística

Figura 1.1. Visión general de las prácticas usadas actualmente en los tres subgrupos de Producción Más Limpia.

Como se puede ver en la Figura 1.1 es obvio que los subgrupos están, en primer lugar, orientados hacia la optimización de los procesos
de producción o productos desde la perspectiva de una empresa, pero en la realidad los productos se producen por diversos fabricantes,
en etapas complementarias del ciclo de vida del producto. Aparentemente, las oportunidades, por ejemplo, en las mejoras en los
contratos medio ambientales (producción de partes especificas o sub-ensamblajes) o compras de productos amigables con el medio
ambiente (partes estandarizadas y productos), no se toman en cuenta en las prácticas de Producción Más Limpia.

Los argumentos anteriores ilustran cómo los subgrupos de Producción Más Limpia comúnmente usados se traslapan. Por lo tanto, se
propone aquí una alternativa operacional de Producción Más Limpia que se aplicará en el resto de esta investigación.

Se utilizan cinco términos para analizar el contenido de la Producción Más Limpia. Estos son: estrategia, enfoque, prácticas, opción y
medidas de prevención. La estrategia es el nivel jerárquico más alto y engloba la mejora continua ambiental de los productos y de los
procesos, como se presentó en la definición de trabajo (párrafo 1.2). En el siguiente nivel se encuentra el enfoque, en donde cada uno
conduce a una posible categoría de “causa” debido a la presión ambiental de la industria. Puesto que estas causas se minimizan o
inclusive se eliminan mediante la aplicación de Producción Más Limpia, el enfoque de prevención podría verse como “guías generales”
en la búsqueda de oportunidades para mejorar el medio ambiente. Cada uno de estos términos se enfoca en una parte específica de la
producción industrial (p. e., productos, tecnología, etc.). Como la producción industrial es el sujeto de la Producción Más Limpia,
podemos interpretar que el “enfoque de prevención” tiene que ver con diferentes puntos de la Producción Más Limpia. En el tercer nivel
jerárquico están las prácticas de prevención que podrían interpretarse como “guías específicas” en la búsqueda de oportunidades para
mejorar.

Cada una de las prácticas define una categoría de soluciones generalmente pertinentes. Esas prácticas de prevención se relacionan con
una fuente particular y causa de la presión medio ambiental por la industria, transformándose en opciones de prevención. Estas opciones
son soluciones alternas para evitar o intentar minimizar una causa o impacto ambiental por un proceso en particular o un producto.
Finalmente, las medidas de prevención hacen referencia a la factibilidad de las opciones para la prevención. Tales medidas consisten en
los cambios reales que reducen el impacto medio ambiental por un producto o un proceso, y por tanto son el resultado práctico de la
implantación de la Producción Más Limpia.

La relación entre estos cinco términos se presenta en la Figura 1.2. Ya que las opciones de prevención y las medidas de prevención
están relacionadas en la solución de un problema particular (una fuente y una causa de generación de desechos), entonces ambas se
colocan en un nivel práctico. Las “estrategias”, los “enfoques” y las “prácticas” sólo contienen rutas alternativas en la solución de
problemas y por esto se sitúan en un nivel conceptual.

El paso siguiente es llenar el esqueleto de la parte conceptual. Para lograr esto, las estrategias de Producción Más Limpia se estructuran
con base en siete enfoques: servicio, producto, material, tecnología, operatividad, cadena y reuso. Cada uno de estos enfoques contiene
un número de prácticas de prevención generalmente aplicables. La forma operativa de la Producción Más Limpia se da en la Figura 1.3.

Figura 1.2. De las estrategias de Producción Más Limpia a las medidas de prevención
Los enfoques de Producción Más Limpia con sus prácticas de prevención respectivas listadas en la Figura 1.3 pueden caracterizarse de
la siguiente forma:
• Enfoque de servicio: En principio aplica a los proveedores de servicios, tales como las compañías de arrendamiento, comercios,
hospitales, etc. Este enfoque se preocupa por la eficiencia de los materiales y la energía, haciendo énfasis en la inclusión de
consideraciones ambientales en la compra de los artículos en el comercio (que son vendidos a los usuarios), equipo (que son
operados o rentados para dar servicio) y consumibles (que son utilizados por el proveedor de servicios para ofrecerlos a sus
usuarios). Las siguientes prácticas de prevención caen dentro de este enfoque:
• Compras medio ambientales: inclusión de consideraciones ambientales en la compra de artículos comerciales (p. e.
inserción o vestimentas fabricadas de algodón orgánico para ventas a menudeo), y en la compra de equipo (p. e. una
fotocopiadora de bajo consumo de energía).
• Consumibles alternativos: Selección de consumibles alternos que presenten mayor compatibilidad ambiental con la
finalidad de proveer servicios a los usuarios y/o en las operaciones internas del proveedor de servicio. Un ejemplo es el
uso de PVC para prótesis médicas, materiales reutilizables en los restaurantes de comida rápida, uso de papel
reciclado, etc.
• Servicios y operaciones eficientes: Planear adecuadamente para minimizar el uso de materia y energía,
particularmente en el caso de arrendamiento de transporte para servicio, mantenimiento y operación, que debe
proporcionar el proveedor de los servicios. Un ejemplo son los servicios de mantenimiento preventivo y las rutas de
servicios adecuados para una compañía que arrienda copiadora; otro ejemplo es el uso eficiente de los materiales de
limpieza desechables o los servicios médicos.
• Eficiente distribución y promoción: Planear adecuadamente para minimizar el uso de materiales y energía, y transporte
de entrega (incluyendo la promoción de productos) de artículos y servicios a los clientes. Por ejemplo una ruta eficiente
para la distribución de productos en las tiendas, minimización de distribución de embalajes, y sistemas multifuncionales
para promocionar productos en las tiendas.
• Enfoque de cadena: Se ocupa de la coordinación y la cooperación en la cadena productiva, a fin de facilitar el intercambio de
materiales entre los productores y las diferentes etapas de la cadena productiva, y facilita la aplicación coordinada de procesos
ambientalmente mejorados y las prácticas en todas las etapas de la cadena productiva. Las siguientes prácticas de prevención
pueden emplearse en la generación de opciones dentro de este enfoque:
• Comisiones ambientales: Establece especificaciones y requerimientos para la comisión interna de producción de
partes, componentes y/o sub-ensambles. Esto nos lleva a la inclusión de especificaciones ambientales en procesos
usados por un grupo de fabricantes (p. e., operaciones de galvanoplastia para equipos del hogar).
• Gestión ambiental: Selección de piezas ambientalmente mejoradas que se emplearán en la fabricación de un producto
(p. e., adquisición de alambres libres de PVC para el cableado interno de productos eléctricos).
• Recursos en cascada: Considera el reuso planeado de materiales desechados en una etapa del ciclo de vida como
sustituto de un material virgen, en una aplicación con menores requerimientos de calidad del mismo o de otro producto.
Un ejemplo lo constituye el reciclamiento subsecuente de papel de oficina para la fabricación de papel periódico y del
uso de papel periódico para la elaboración de cartón.
• Provisiones para el retorno de artículos al proveedor: Considera que un producto puede retornar al proveedor (y/o su
embalaje) después de que terminó su vida útil para desmantelarlo, refabricarlo, reusarlo y/o reciclarlo (en parte), por
ejemplo en el caso de productos complejos.

Figura 1.3. Subdivisión propuesta de las estrategias de Producción Más Limpia en siete enfoques con sus respectivas prácticas de
prevención.
• Enfoque del producto: Se encarga del diseño físico del producto y su manera de uso, a fin de minimizar el impacto ambiental
durante el ciclo de vida del producto. Este enfoque de prevención, coincide en gran parte con el “DISEÑO DE EQUIPOS Y
PRODUCTOS AMBIENTALMENTE MEJORADOS
• ” (c.f. 1.6). Las siguientes prácticas de prevención pueden utilizarse para la generación de opciones dentro de este punto:
• Diseño para satisfacer necesidades alternativas: Por ejemplo, renta de autos en lugar de una flota de autos propios, o
el uso de correo electrónico en lugar de servicio postal.
• Diseño para alargar la vida de anaquel: Por ejemplo, diseño modular que permita que se pueda reparar, actualizar y/o
remodelar el producto.
• Diseño para la conservación de la materia: Por ejemplo, disminuir el uso de materiales en los productos, mediante el
empleo de partes más ligeras.
• Diseño para la conservación de la energía: Considera la minimización de requerimientos de energía en: la producción,
uso, desmantelamiento y disposición del producto.
• Diseño de Producción Más Limpia: Elimina el uso de procesos relativamente contaminantes o el uso de materiales
auxiliares peligrosos.
• Diseño de una logística y distribución eficientes: Reduce el riesgo de degradación, la necesidad de embalajes y
minimiza el transporte.
• Enfoque de los materiales: Relativo a la selección de materiales, tanto de los componentes del producto, como de los
componentes auxiliares de producción y consumo: Por ejemplo, minimiza los impactos medio ambientales asociados con el uso.
Las siguientes prácticas de prevención pueden ser útiles en la generación de opciones:
• Uso de materiales menos tóxicos: Selecciona materiales menos tóxicos para una aplicación particular.
• Uso de auxiliares más eficientes: Selección de procesos auxiliares con una vida útil más larga o más eficientes (o con
una velocidad menor de generación de residuos).
• Uso de materiales renovables: Empleo de materiales renovables en lugar de materiales no renovables.
• Uso de materiales secundarios: Incrementa la cantidad de material reciclado de productos y material auxiliar.
• Enfoque de la tecnología: Se ocupa de la selección y operación de la tecnología usada en la producción, distribución y entrega
de productos y servicios, con la finalidad de minimizar el impacto ambiental provocado por estas operaciones (por ejemplo a
través de la reducción de la velocidad de generación de desechos, reducción del uso de tóxicos, etc.). Las siguientes prácticas
de prevención pueden ser punto de partida para la generación de opciones:
• Cambios básicos en el proceso de producción: Aplicación de una tecnología alterna o nuevas rutas de producción para
fabricar el mismo producto, con el objeto de reducir el impacto ambiental.
• Mejoras técnicas y modernización de equipo: Actualizar y reemplazar el equipo existente por otros equipos básicos que
realicen las mismas tareas que los primeros, para reducir la velocidad de generación de desechos y emanaciones.
• Previsiones de mantenimiento y buen control: Operar los equipos involucrados en el proceso con mayor eficiencia
mediante la instalación de sistemas de control y medición adecuados y programas de mantenimiento preventivo.
• Enfoque operacional: Se refiere a la planeación, administración y operación del proceso de producción, con objeto de minimizar
los desechos y la generación de emisiones. Las siguientes prácticas de prevención pueden ser útiles para generar opciones:
• Planeación de la producción para la minimización de desechos: Planear la producción para evitar la generación de
desechos debido a cambios en los productos, almacenamiento intermedio de los productos, arranque o detención de
un equipo, etc.
• Fortalecer la administración del proceso: Implementar procedimientos de dirección, motivación y administrativos para
asegurar el cumplimiento de las instrucciones hacia los trabajadores y de operación, conforme a los parámetros
optimizados del proceso.
• Mejoras en las instrucciones de trabajo: Prever revisiones periódicas y capacitación del trabajador y mejorar los
parámetros del proceso (con sus mecanismos de implantación asociados).
• Enfoque del reuso: Se refiere a la generación de materiales de desecho y pérdidas de energía con el fin de reciclar los
materiales y recuperar la energía de sus constituyentes, en el lugar donde éstos se presentan. La aplicación de las siguientes
prácticas de prevención pueden emplearse para la generación de opciones:
• Reuso de materiales: Reuso de materiales de desecho como sustituto de un material virgen para la misma aplicación.
• Reciclado de materiales: Reprocesar los materiales de desechos de manera que se puedan utilizar en el mismo
proceso o en otras aplicaciones.
• Regeneración de materiales: Regenerar los componentes útiles de los desechos de tal forma que se puedan utilizar
como sustitutos de materiales vírgenes.
De manera general, los cinco enfoques de la Producción Más Limpia (producto, materiales, tecnología, operatividad y reuso) convergen
con las cinco prácticas de la prevención de la contaminación discutidas en el párrafo 1.4. Existe una sola excepción: la mejora en el
mantenimiento la cual se refiere con frecuencia a las buenas prácticas (o enfoque operacional), pero en este marco conceptual se
describe como enfoque tecnológico.

Un inconveniente de la operatividad propuesta consiste en que las prácticas de prevención no son mutuamente excluyentes. Algunas
opciones de prevención podrían adaptarse a dos o más prácticas de prevención, por ejemplo un cambio de proceso de pintado de cartón
base solvente por un proceso base agua, tal vez podría tener un impacto en la tecnología, en las prácticas de operación y en las
especificaciones de producto final (Berkel et al., 1992). De cualquier modo, enfatizamos que las prácticas de prevención se utilizan para
dar soluciones (opciones de prevención) en un problema de generación de desechos en lugar de hacer una clasificación de categorías
de opciones de prevención, provocando que este marco conceptual pierda su significado.

1.8 La planeación estratégica y la producción más limpia.


1.8.1. Antecedentes
La PML no es un remedio técnico a los problemas productivos de las empresas, por el contrario, su aplicación tiene como antecedentes
modelos y estilos de dirección estratégicos — entre otras razones — ya que al implementarla, se multiplican las probabilidades de
permanencia y crecimiento de la empresa en el sector industrial correspondiente.

Para comprender mejor lo anterior se hace referencia a la Figura 1.4, donde se observa la secuencia de actividades que dan origen a
proyectos de PML.

La empresa genera un modelo que explica su “realidad”.

Se compara con el modelo para conocer su “realidad” actual.

A partir del diagnóstico, pronóstico y su visión de futuro la empresa establece un plan


estratégico.

Dirección Planes La Dirección General desarrolla y establece el Plan Estratégico.


Las estrategias se ponen en práctica, mediante programas, instrumentos, que forman
Mandos Medios Programas diversas acciones orientadas al logro de la estrategia planteada y su finalidad. En la
empresa los responsables de proponer, desarrollar y controlar los programas son los
Operativos Proyectos específicos mandos medios.
de PML Finalmente, los programas se llevan a cabo mediante actividades específicas que se
interrelacionan con los recursos de la empresa —hay que considerar que estas
actividades además, son interdependientes— para lograr fines específicos en tiempo y
forma establecidos, y a estos les llamaremos proyectos.
Figura 1.4. Secuencia de actividades que conllevan al establecimiento de proyectos de PML, con valor estratégico.

En la Figura 1.5 se muestra un ejemplo de cómo los proyectos (operativos) componen y soportan a los planes (estratégicos). Lo que
indica en realidad cuál es la verdadera estrategia de la empresa entre lo estratégico, táctico y operativo.

En conclusión, podemos indicar que para la formulación de proyectos orientados a la PML es conveniente, primero, desarrollar el Plan
Estratégico de la empresa.

Nivel de decisión Proceso a desarrollar Producto

Estrategia:
Alta Gerencia Plan Estratégico 1. Orientación Estratégica.
(Estrategias) 2. Costos.
3. Orientación al cliente.
Mandos Medios Programas 1.1 Reducción de emisiones de sólidos al ambiente.
(Tácticas) 1.2 Reducción de emisiones contaminantes al ambiente.
2.1 Reducción de la pérdida en materia prima.
3.1 Programa para la calidad
Operativos Proyectos 1.1.1 Mejorar ventilación en el área de moldeo.
(Operativos) 2.1.1 Optimizar la cantidad de pintura aplicada
2.1.2 Control de los quemadores
3.1.1 Disminución del rechazo por porosidad.
3.1.2 Disminución de rechazo por mal maquinado.
Figura 1.5. Patrón existente entre Plan estratégico, Programa y Proyectos; para la Empresa Fundidora “X”.

1.8.2 Procesos principales de la planeación estratégica


Es necesario recordar que si bien el proceso administrativo habla de cuatro etapas (planeación, organización, dirección y control) esta
sección del documento tan solo considera el “control” del proyecto porque asume que las tres etapas iniciales, ya se han llevado a cabo.

En este apartado se incluyen sólo, aquellas herramientas administrativas que serán utilizadas en el control del proyecto.

Por su aplicación algunas de las herramientas a considerar son:


• Análisis del currículum vitae de los encargados del proyecto, para evaluar las características del personal directivo y operativo y
así decidir si son aptos o no para llevarlo a cabo.
• Gráfica de Gantt aplicada a la calendarización de todas las actividades del proyecto y de los recursos materiales financieros y
humanos demandados, por unidad de tiempo. De igual manera permite identificar a los responsables de cada acción.
• PERT/tiempo y PERT/costo (PERT acrónimo de Program Evaluation and Review Technique). En términos generales es una
herramienta que permite el control de los proyectos, mediante la identificación de sus actividades clave y para las reducciones
en los tiempos de terminación permite la planeación del incremento en los costos totales.
• CPM (acrónimo de Critical Path Method) o Método de la Ruta Crítica, herramienta similar a PERT, y sirve para establecer la
secuencia de tareas a realizar para llevar a cabo el proyecto, determinando la trayectoria a controlar.
• Programación lineal. Esta herramienta matemática se orienta a la asignación de recursos escasos con el máximo de eficiencia.
• Análisis estructural. Herramienta que permite, mediante un análisis cualitativo de las interrelaciones en los elementos del
proyecto, establecer cuáles elementos del proyecto son los motrices.
Con las herramientas que se han presentado (entre otras) se establece el control del proyecto a fin de llevarlo a cabo de manera que se
cumpla en tiempo y forma además de que, al final, se cumplan con los objetivos del mismo.

La veracidad y profundidad de la información recabada para llevar a cabo las tres etapas es fundamental para una decisión acertada.

El desarrollo del proyecto de PML se puede considerar como un ciclo que comprende cuatro etapas, todas ellas con diferentes
actividades administrativas, las cuales se resumen en la Figura 1.6.
Figura 1.6. Ciclo de vida del proyecto, actividades administrativas asociadas y flujo de efectivo requerido.
Etapa conceptual:
• Identificar las necesidades que darán origen al proyecto.
• Establecer alternativas y la factibilidad del proyecto.
• Establecer objetivos del proyecto.
• Estimar recursos que la empresa pueda comprometer.
• Vender la idea del proyecto ante la Dirección.
• Integrar el equipo que llevará a cabo el proyecto.
Etapa de planeación:
• Definir la organización y sistemas del proyecto.
• Definir metas específicas del proyecto.
• Diseñar gráficos de control, para la ejecución.
• Definir recursos asociados al proyecto.
• Se llevan a cabo pruebas y prototipos.
Etapa de ejecución
• Se lleva a cabo el proyecto con todas las actividades que éste incluya.
• Logística de materiales.
• Se prueban los equipos y materiales.
• Se verifican las actividades asociadas al proyecto.
• Cuando se requieren modificaciones se sustentan y llevan a cabo.
Etapa de terminación:
• Se establecen los procesos de asimilación para el personal operativo.
• Se establecen las actividades tendientes a la entrega del proyecto.
• Se entrega el proyecto y se liberan responsabilidades asignadas.
A manera de conclusión:
Como ya hemos visto, los proyectos dependen de la planeación estratégica organizacional; se integran a partir de un estudio de pre-
factibilidad que da origen al preproyecto y finalmente lo denominamos Proyecto Final.

La implementación de la metodología de PML pasa por cinco fases; a) la planeación y organización, b) la pre-evaluación, c) la
evaluación, d) la factibilidad, y e) la implantación y seguimiento de las opciones de PML.

Los proyectos de PML no son la excepción, sin embargo dado que son altamente especializados conllevan en lo técnico, una
metodología específica.

1.9 Metodología de producción más limpia


1.9.1 Fase 1: Planeación y organización del programa de producción más limpia.
Cuatro actividades componen esta fase que contiene sugerencias importantes a considerar en la implementación de un proyecto de
PML.
1.9.1.1. Actividad 1: Obtener el compromiso de la gerencia y del personal de la empresa
Para poder realizar con éxito un programa de PML, es importante obtener el compromiso por parte de Dirección o Gerencia, y de todo el
personal involucrado en el proceso. Esto no sólo para iniciar el programa de PML, sino para asegurar su implementación, continuidad y
mejora. Entre los puntos a presentar a la empresa se tiene:
• Presentar los beneficios económicos que serán alcanzados al implementar un programa de PML.
• Subrayar que al aplicar la metodología de PML se lograrán beneficios importantes hacia el medio ambiente, ya que se
presentan reducciones en el consumo de materias primas y de energía, además de tener una mejor imagen pública, y cumplir
con las normas medio ambientales.
1.9.1.2. Actividad 2: Establecer el equipo del proyecto de PML
Para lograr los beneficios mencionados en el punto anterior, la Dirección o Gerencia deberá:
• Integrar un equipo de PML dentro de la empresa, quien será responsable de la coordinación del programa y la implantación de
las medidas de ahorro recomendadas por el personal técnico en PML.
• Designar a un representante del equipo de PML, que tenga la jerarquía y autoridad para garantizar la realización del programa.
• Definir claramente las metas del programa de PML en todos los niveles, además de motivar la participación de todos los
empleados en este proyecto.
La creación de un equipo de trabajo de PML resulta indispensable para desarrollar, coordinar y supervisar todas las actividades
inherentes al proyecto. Se debe incluir en el mismo a representantes de todas las áreas involucradas en el proceso y, en especial, a
aquellas involucradas con el medio ambiente. La integración del equipo dependerá del tamaño y la estructura de la empresa. Además, se
recomienda identificar a los posibles consultores externos que participarían en el proyecto ya que algunas oportunidades especificas de
PML requieren de conocimientos especializados (p. e. procesos que involucran diversas operaciones unitarias), las cuales son difíciles
de identificar en la primera revisión del proceso. Las características principales que debe reunir este equipo son:
• Conocimientos técnicos del proceso productivo para poder realizar una evaluación objetiva.
• Experiencia para identificar las oportunidades de ahorro de materias primas, agua y energía; así como en medidas de
prevención de la contaminación.
• Experiencia para proponer soluciones de mejora del proceso, desarrollar las medidas de PML e implementarlas.
• Jerarquía para implementar los cambios de mejoras propuestas.
Es importante, que en cada fase de PML se tenga el apoyo de los empleados involucrados en el proceso dado que ellos conocen bien
las actividades que desempeñan. Por esta razón, es necesario asegurarse de que todos los miembros del equipo comprendan el
concepto de PML, subrayando la importancia de hacer una evaluación sistemática en cada etapa del proceso que tiene un impacto
medio ambiental y económico

El representante (coordinador interno) del equipo debe:


• Coordinar todas las actividades referentes al proyecto de PML.
• Fungir como enlace entre el equipo, los niveles directivos y operativos de la empresa.
• Asumir la responsabilidad de la aplicación de las oportunidades de PML encontradas durante el estudio.
• Supervisar que se cumplan las metas establecidas en el proyecto.
Al final del proyecto el equipo de trabajo tendrá que presentar los resultados y éxitos del programa de PML, a fin de convencer a la
gerencia y a los empleados de la importancia de este nuevo programa y de esta manera obtener el visto bueno para implementar las
oportunidades de PML.

1.9.1.3 Actividad 3: Definir metas de PML en la empresa


La definición de las metas se hará de acuerdo con los objetivos que se planteen y éstas deben estar íntimamente relacionadas con el
proceso productivo adonde se vaya a aplicar la PML. Las metas deben ser lo suficientemente ambiciosas para motivar un cambio y
esfuerzo significativo, ser realistas, mesurables para cuantificar los logros alcanzados, y presentar beneficios ambientales o económicos
que resulten de interés para la empresa. Las metas a corto plazo deben ser realistas, en tanto que las de largo plazo deben significar un
reto.

Existen indicadores para poder establecer las metas de PML, entre los que sobresalen:
• Estándares internos de productividad.
• Consumo de agua, energía, generación de residuos.
• Condiciones de operación y proceso (controles, registros, datos históricos).
• Tecnología de vanguardia.
• Legislación ambiental.
• Auditoria ambiental.
1.9.1.4 Actividad 4: Identificar barreras y soluciones en el proyecto de PML
Entre las primeras actividades a desarrollar por el equipo de PML estará la identificación de obstáculos que pudieran impedir el éxito del
programa. Los obstáculos que pueden presentarse con mayor frecuencia al iniciar un programa de PML son:
• Diferencia de conceptos y actitudes entre la gerencia y los empleados.
• Falta de comunicación entre las diferentes áreas de trabajo.
• Funcionamiento financiero de la empresa.
• Situación tecnológica de la empresa.
• Resistencia al cambio por parte de los empleados.
• Falta de capacitación para ejecutar las actividades correctamente.
Una vez identificadas estas barreras, el paso siguiente es encontrar soluciones y tratar de vencer las barreras u obstáculos detectados.
Es importante concienciar a todos los involucrados en el proceso sobre los beneficios de la PML y señalar que la evaluación de PML no
es un proceso de asignación de responsabilidades, sino más bien un proceso en el que todos se sienten libres y cómodos para presentar
sus ideas. Algunas soluciones a las barreras pueden ser:
• Presentar PML como un reto para el desarrollo positivo de la empresa.
• Presentar PML como una parte integrada al desarrollo de cada una de las actividades de la empresa.
• Señalar que los cambios sin costo de inversión, o de bajo costo, son fáciles de implementar.
• Presentar casos exitosos de la implementación de PML en otras instituciones del mismo sector.
• Reunir información sobre tecnologías alternativas o sustitutas implementadas con éxito.
Si los integrantes del equipo de PML cuentan con experiencia en la realización de proyectos de PML, entonces identificarán rápidamente
los problemas y limitaciones dentro de la empresa. Sin embargo, se aconseja proceder con mucho cuidado al presentar opciones de
PML. Una Dirección abierta y comprometida con el proceso de PML facilitará la presentación de ideas del equipo de diagnóstico.
1.9.2 Fase 2: PREEVALUACIÓN
Esta fase comprende tres actividades y tiene como objetivo identificar de manera cualitativa las unidades del proceso que generan
residuos de mayor impacto ambiental o de costo elevado. Además, se enfoca a la identificación de oportunidades de PML en el proceso,
las cuales traen consigo un beneficio económico. Durante esta fase se hace un primer inventario de opciones de PML que son evidentes,
así como su costo estimado de implementación. El equipo de trabajo de PML debe tener en cuenta los puntos siguientes:
• Recopilar información sobre las actividades operativas.
• Recopilar y organizar la información disponible sobre las fuentes y formas de consumo de agua, energía, pérdida de materias
primas e insumos y generación de residuos.
• Recopilar información relativa a actividades y procedimientos que se hayan implantado en lo referente a aspectos ambientales
relacionados con su proceso productivo; por ejemplo, estudios de prevención de la contaminación, análisis de aguas residuales,
análisis de gases de combustión, etc. Esta información puede obtenerse de los anales de la empresa.
• Entrevistar al personal operativo, evaluando prácticas operativas y de registro, nivel de conocimiento y conciencia del personal
en cuestiones ambientales.
• Definir las necesidades y características de capacitación en los diferentes niveles jerárquicos.
• Investigar los aspectos legales vinculados a las actividades de la empresa. Se revisará que los requerimientos normativos se
encuentren completos, actualizados y que estén a disposición oportuna.
• Inspección general de los procedimientos auxiliares de la empresa (área de servicios generales, equipos, programas de
mantenimiento, licitaciones, compras, etc.) a fin de entender las actividades operativas y sus interrelaciones administrativas.
• Recorrido por la planta para desarrollar el diagrama de flujo del proceso para entender éste en términos de las operaciones
unitarias*. Es importante registrar la distribución física del equipo, ventilación, tuberías, fugas de materiales, puntos de
generación de subproductos, etc.
También se recomienda hacer entrevistas con el personal operativo sobre las condiciones y procedimientos de operación, manejo de
materiales, tiempos de actividades, etc. El análisis de la información recopilada puede mostrar que los procedimientos de operación de
un turno a otro sean diferentes; pueden identificarse malas prácticas en el manejo de materiales y/o tiempos diferentes a los
establecidos, cuellos de botella en el proceso, etc.
Además, la entrevista puede darnos información muy valiosa sobre los problemas existentes en el proceso. La experiencia de los
empleados puede ayudarnos en la solución de algunos problemas recurrentes.

* Una operación unitaria puede definirse como un equipo, etapa del proceso o área del servicio, donde se introducen los materiales, ocurre una función y se extraen
los materiales, posiblemente en diferente forma, estado o composición.
1.9.2.1 Actividad 5: Desarrollar el diagrama de flujo de proceso
Un diagrama de flujo del proceso es la conexión de cada una de las operaciones unitarias a través de un diagrama de bloques. El
diagrama debe incluir los flujos de entradas y salidas cuantitativos de todos los recursos utilizados en cada etapa del proceso (agua,
energía, materias primas, etc.). Hay que separar los insumos como: agua, energía, combustibles, aire, o aquellos de bajo costo, ya que
con frecuencia terminan siendo la causa principal de los residuos y de las emisiones. Se recomienda poner especial atención en los
flujos de recirculación. Además, el diagrama puede contener ecuaciones químicas que faciliten la comprensión del proceso.

Un diagrama de flujo de proceso puede detallarse tanto como se desee, pudiendo incluir las operaciones de limpieza o preparación de
un equipo con líneas punteadas. Para procesos complejos, se pueden desarrollar diagramas de flujo por áreas o etapas del proceso
productivo.

La figura 1.7 muestra el diagrama de flujo del proceso para la elaboración de bebidas carbonatadas y pueden verse las entradas y
salidas de los insumos utilizados. La fabricación requiere de siete etapas u operaciones unitarias: 1) elaboración de jarabe simple, 2)
eliminación de impurezas del jarabe simple, 3) elaboración del jarabe concentrado o terminado, 4) preparación de la mezcla final, 5)
carbonatación, 6) llenado, y 7) empacado. En cada etapa se han trazado los flujos de entrada de recursos y la salida de productos y/o
residuos.
Figura 1.7. Diagrama de flujo de proceso para la elaboración de bebidas carbonatadas

La figura 1.8 muestra el diagrama de flujo para el tratamiento de agua en una industria de alimentos. Se incluyen etapas de limpieza de
equipos y pueden ser de interés, ya que durante esta actividad la generación de residuos puede ser significativa.

Figura 1.8. Diagrama de flujo de tratamiento de agua en una industria de alimentos proceso

Un diagrama de flujo de proceso para el pintado de piezas mecánicas se muestra en la figura 1.9. El proceso contempla seis etapas, las
cuales no se encuentran en forma secuencial, como en los ejemplos precedentes. Además, nótese la cantidad importante de residuos
que se generan durante el pintado de las piezas (filtros con pintura, agua condensada conteniendo jabón y grasa, aire mezclado con
solvente, etc.). Si pensamos en lo simple que es pintar una pieza mecánica (procesos de hojalatería) creeríamos que no es importante
dibujar un diagrama del proceso pero si razonamos objetivamente, notaremos que hacer el diagrama no es tan fácil como se cree.
Figura 1.9. Diagrama de flujo para el pintado de partes mecánicas sucias.

Como pudo observarse en los ejemplos anteriores, elaborar un diagrama de proceso puede ser complejo, y dependerá de la
envergadura del mismo.
Los diagramas de Sankey son formas alternas de representar un diagrama de flujo . Estos diagramas son bastante ilustrativos ya que
muestran los flujos de materiales a escala (el grosor de la línea de flujo es proporcional a la cantidad de materia que circula en ésta). La
figura 1.10 es un proceso para la fabricación de paneles y puede verse como se reparte la materia prima que entra al proceso,
cumpliéndose el balance de materia. Las líneas más delgadas representan materiales no cuantificables (n. c.). Un diagrama de Sankey
puede ser tan complejo como el proceso lo exija, pero siempre será más fácil de comprender.

Hay ocasiones que es más sencillo dibujar diagramas de flujo dividiendo el proceso en partes, o representado las entradas y salidas por
flujo de material individual; por ejemplo, un diagrama de flujo de distribución de agua representa la distribución del recurso en todas las
actividades de la planta. Esta información permitirá identificar las áreas de mayor consumo de agua, además de mostrar los flujos de
agua usados en el proceso, servicio y limpieza. También, pueden aparecer aquí los flujos de descarga de aguas residuales. De esta
forma podremos desarrollar un balance de agua total para saber cual es el consumo en el proceso de producción.

Figura 1.10. Proceso de fabricación de paneles usando un diagrama de Sankey.

Es importante subrayar que un diagrama de flujo bien detallado proporcionará mayor información sobre puntos débiles del proceso
(fuentes de generación de desperdicios de residuos líquidos, sólidos o emisiones gaseosas, así como las actividades donde existe un
consumo innecesario de recursos).

La elaboración del diagrama de flujo es la actividad fundamental en la aplicación de la metodología de PML y es importante para la
elaboración de un balance de materiales y energía.
1.9.2.2 Actividad 6: Evaluar las entradas y salidas
Se refiere a hacer un cálculo (estimado) de las cantidades de materias primas, materiales auxiliares, productos, subproductos, energía
eléctrica, combustible o energía térmica, residuos y emisiones producidas en cada etapa u operación unitaria del proceso. Los resultados
se utilizan para establecer el enfoque de PML. Se recomienda no elaborar un balance detallado de materiales del proceso u operación
unitaria, ya que esto se desarrollará durante la fase de evaluación.
A continuación se describen las tareas a realizar:
• Dividir el proceso en función de las operaciones unitarias que involucre para tener idea de las actividades operativas que incluye
cada una.
• Cuantificar las entradas y salidas de cada etapa del proceso. Esto ayuda a la identificación de las medidas obvias de mejora y a
la estimación del costo asociado a los flujos de desechos.
• Registrar en el diagrama de flujo del proceso (ver actividad 6) las entradas y salidas de cada insumo, servicio o procedimiento.
• Revisar los procedimientos empleados en la planta para identificar las medidas obvias de ahorro de agua, energía y de
prevención de la contaminación. Estas actividades se facilitan y enriquecen cuando se cuenta con un técnico que conoce en
detalle estos procedimientos.
• Las cantidades y la composición de las entradas y salidas se deben monitorear de manera periódica, con la finalidad de que el
balance de material sea confiable, y de esta manera ver los beneficios obtenidos al implementar las opciones de PML.
1.9.2.3 Actividad 7: Definir el enfoque de la evaluación
La información registrada hasta aquí sirve para evaluar las operaciones unitarias, procedimientos y actividades, seleccionando así las
áreas prioritarias para la implementación de PML. Algunos criterios para definir el enfoque de PML se muestran a continuación:
• Costos de materias primas.
• Reciclaje de residuos.
• Pérdida de materias primas.
• Control del proceso.
• Consumo y costo de agua potable o tratada.
• Cantidad y tipo de desechos sólidos, líquidos o emisiones gaseosas generados durante el proceso (p. e., aguas residuales,
residuos tóxicos o peligrosos).
• Costo de la administración de residuos y emisiones (tratamiento y disposición final).
• Elevado consumo energético: electricidad, combustible, vapor, aire comprimido, etc.
• Riesgos de seguridad para los empleados (exposición a altas temperaturas, fugas o derrames frecuentes de sustancias
peligrosas, contacto con residuos peligrosos, etc.).
• Posibilidad de aplicar medidas de PML a las actividades operativas, enfocadas al uso eficiente de recursos.
• Cumplimiento de los aspectos legales.
El equipo de PML debe equilibrar entre sus deseos y las prioridades de la empresa para establecer el programa de implementación
oportunidades de PML. Este programa puede verse afectado por la situación económica de la empresa, la experiencia del equipo auditor
y otras limitaciones (normatividad, reglamentos arancelarios, etc.).

Al final de esta fase 2, el equipo de PML deberá contar con el diagrama de flujo de proceso, un formulario de preevaluación y el enfoque
del diagnóstico de PML.
1.9.3. Fase 3. EVALUACIÓN
Aquí hay que evaluar las causas de generación de residuos, emisiones de gases, descarga de aguas residuales y uso excesivo de
materias primas, energía y agua. Una vez identificadas las causas, se generan opciones de PML y se seleccionan en orden de prioridad,
desde las más fáciles hasta las más difíciles de implementar (las que requieren costos de inversión alto). Cuatro actividades se
contemplan en esta fase.
1.9.3.1 Actividad 8. Realizar el balance de materia y energía
Ambos balances permiten identificar y cuantificar todo lo que entra y sale de un sistema. Con ellos se estiman costos de operación,
pérdidas de materiales, emisiones de gases, generación de residuos, descargas de aguas residuales, consumo inadecuado de
energéticos, etc. El diagrama de flujo del proceso es la base para el cálculo del balance de materia (ver formato 1, anexo A).

Además, si los balances están bien planteados nos conducirán a resultados concretos (beneficios económicos y ambientales) que
pueden convencer a la gerencia de aprobar la pronta implementación de las opciones de Producción Más Limpia. A continuación se da
una lista de puntos que son útiles y que se deben considerar para elaborar el balance de materia y energía.
• Registros de compra,
• inventarios de material,
• registros de composición de lotes,
• información del material suministrado por los proveedores,
• especificaciones de producto,
• registros de operación,
• procedimientos de operación estándar y manuales de operación,
• muestras, análisis y mediciones de la calidad de la materia prima, material de suministro, productos, residuos y emisiones,
• facturas del servicio de energía eléctrica y agua,
• inventarios de emisiones,
• limpieza de equipo y procedimientos de validación,
• formas de emisiones y residuos,
• literatura, consultores, y
• entrevistas con empleados de piso para verificar si las operaciones se realizan de acuerdo con los procedimientos de operación.
Como se mencionó en la fase 2, debemos definir cuidadosamente la unidad de operación para hacer cualquiera de los dos balances. El
balance de material es relativamente fácil de hacer con información amplia y precisa, cuando se realiza por unidades individuales. El
balance de material total se obtendrá sumando los balances de materiales de las operaciones unitarias individuales.
Aunque no existe una “ruta” única para hacer balances de materia y energía, la metodología de PML nos sugiere a considerar los
siguientes puntos para realizar estos:
• Fraccionar el proceso en subsistemas individuales. El subsistema se refiere a una sola operación unitaria, o a una pequeña
parte del proceso,
• Seleccionar el límite de control adonde se va a hacer el balance de materia tomando en cuenta todas las corrientes que entran y
salen del proceso (o subsistema). Emplear la hoja de trabajo (ver formato 2, anexo A) para elaborar un balance de materia; y el
formato 3 del mismo anexo para el balance de energía de hornos.
• Considerar las corrientes de recirculación para el balance de materia.
• Tener en cuenta los parámetros eléctricos de los motores (ver formato 4, anexo A), para el balance de energía.
• Considerar equipos relacionados directamente con el proceso, los flujos de agua y vapor, o los depósitos donde requiere
calentamiento (ver formato 5, anexo A).
• Revisar tuberías de aire comprimido y acondicionado.
• Hablar con el personal, mientras anota sus mediciones y observar la operación de cada etapa del proceso
Finalmente, el equipo de PML debe reunirse para proponer una “lluvia de ideas” a fin de mejorar las operaciones de la unidad
seleccionada.
1.9.3.2 Actividad 9: Evaluar las causas
Cuando llegamos a este punto debemos contar con la información requerida de ¿qué? ¿cómo? y ¿cuánto? entra y sale del proceso o
subsistema. Lo que sigue es identificar las causas por las que en el proceso hay ineficiencia y qué impactos ambientales se atribuyen a
ésta. Esta actividad nos orienta a encontrar estas causas.
Basándose en la entrada de materia o energía al proceso se puede determinar el destino de las materias primas, los materiales
auxiliares, la energía y la producción de los productos primarios y secundarios, los residuos o las emisiones. Además, en el caso de los
residuos y las emisiones se pueden encontrar las causas que las generan.
La Figura 1.11 muestra las entradas y salidas implicadas en un proceso y deben considerarse al momento de elaborar un diagrama de
flujo del proceso (o subsistema). Un diagrama de este tipo puede ayudar a identificar las causas de la generación de residuos y de
emisiones.

Figura 1.11. Entradas y salidas que están involucradas en un proceso.


Además, cada una de las entradas y salidas pueden ser una causa de generación de residuos o de productos con calidad inferior a la
esperada. A continuación se dan algunas causas que pueden asociarse a cada una de las entradas mostradas en la Figura 1.11 y que
pueden ser fuentes de generación de residuos.
1. Causas relacionadas con las materias primas
El uso de materias primas baratas que no cumplen con las normas, carencia de especificaciones de calidad, escasez de materiales,
sistema de administración de compras y almacenamiento inadecuados.
2. Causas relacionadas con la tecnología
A. Operativa y de mantenimiento: consumo no verificado de aire/agua, energía eléctrica y calorífica, funcionamiento innecesario del
equipo, carga eléctrica inferior a la óptima, carencia de mantenimiento preventivo, mantenimiento mínimo para las condiciones del
proceso, fugas de todo tipo, válvulas, rebordes, derrames en bandas móviles, tuberías, etc.
B. Diseño de proceso/equipo: uso de tecnología reciente que no se puede comparar con la existente en el mercado, selección de
materiales de construcción de calidad dudosa, diseño susceptible al mantenimiento, adopción de pasos innecesarios para un proceso y
carencia de información/capacidad de diseño.
C. Disposición de las instalaciones: expansión no planeada, plan de utilización de espacio y traslado de material deficientes.
D. Tecnología: uso de la misma tecnología debido al costo de inversión elevado para adecuar su tecnología, dimensiones pequeñas de
la planta y carencia de información.
3. Causas relacionadas con las prácticas operativas
A. Personal: mano de obra no calificada, operaciones rituales, carencia de un sistema de capacitación continua y de instalaciones de
capacitación, inseguridad laboral, miedo de perder secretos industriales, poco personal capacitado que causa presión excesiva y
dependencia creciente de la mano de obra eventual o por contrato.
B. Desmotivación de los empleados: carencia de reconocimientos, inexistencia de un sistema de recompensas y castigos, hincapié en la
producción únicamente y falta de compromiso hacia el empleado por parte de la gerencia ejecutiva.
4. Causas relacionadas con los productos
Proporción ineficiente entre los productos y los productos secundarios, demasiadas especificaciones de alta calidad, diseño poco
práctico de los productos y productos elaborados con materiales poco amigables con el ambiente.
5. Causas relacionadas con los residuos
No hay una adecuada separación de residuos, poca atención al potencial de reuso o reciclaje de ciertos residuos, falta de atención a la
recuperación de la energía y los residuos, emisiones y manejo inadecuado de los residuos.

1.9.3.3 Actividad 10: Generar opciones de PML


Una vez conocidas las fuentes, las causas de los residuos, las emisiones y el consumo de energía, la evaluación de PML entra en la fase
creativa “lluvia de ideas para la mejora del proceso”. En este momento el equipo de PML debe revisar nuevamente el diagrama de flujo
del proceso y el balance de materia y energía, con la finalidad de encontrar cuales son las etapas del proceso que están generando la
mayor cantidad de desperdicio de material, energía y emisiones.

El equipo de PML debe generar una “lluvia de ideas” que sirvan para incrementar la eficiencia del proceso, reducir los residuos, las
emisiones y las pérdidas de energía. Encontrar opciones de PML depende del conocimiento, la habilidad, la experiencia y la creatividad
de los miembros del equipo de PML. Algunas opciones de PML que comúnmente se proponen son las que a continuación se numeran:
1. Cambios en las materias primas
Proponer nuevas materias primas permitirá, tal vez, una Producción Más Limpia al reducir o eliminar los materiales de riesgo que
ingresan al proceso de producción. Ahora bien, si un proceso permite cambios o ajustes en el tipo de materias primas, se debe hacer un
estudio cuidadoso para ver si no habrá una merma en la calidad del producto. De igual manera, se pueden sustituir materiales auxiliares
a fin de evitar la generación de residuos peligrosos dentro del proceso de producción, o utilizar fuentes de energía más económicas o
menos contaminantes.
2. Cambios en la tecnología
Se enfoca hacia las modificaciones del proceso y equipo (innovación tecnológica aunque no siempre) a fin de: mejorar la calidad,
aumentar la productividad, reducir el uso de insumos o materiales de riesgo, reducir la generación de residuos y emisiones, e
incrementar el uso eficiente de la energía. Los cambios de tecnología pueden ir desde pequeños, implementarse en corto tiempo a un
costo bajo, hasta el reemplazo de equipos del proceso, que involucra una inversión elevada.
3. Buenas prácticas operativas
También llamadas buenas prácticas de manufactura, involucran procedimientos administrativos y técnicos que son importantes en la
optimización de un proceso. Las buenas prácticas conducen a disminuir tiempos de operación, optimizar el uso de materias primas y
fuentes de energía, eliminar desperdicios o uso excesivo de insumos, minimizar la generación de residuos y emisiones. En la industria se
utilizan principalmente para mejorar el proceso. Las buenas prácticas operativas, se implementan frecuentemente a un costo bajo en, la
producción, mantenimiento, y almacenamiento de materias primas y productos.
4. Cambios en los productos
Los cambios en un producto persiguen reducir residuos, emisiones y consumo de energía, asociados al uso del producto. Los cambios
de un producto pueden ir desde cambios en el diseño, hasta la sustitución de la materia prima que se emplea en su fabricación. Un
producto nuevo debe pensarse con base en un análisis de ciclo de vida del mismo, esto es, el impacto ambiental que ocasiona desde de
la extracción de la materia prima, hasta su disposición final.
5. Reuso y reciclaje en planta
Involucra el retorno del material de desperdicio ya sea a su punto de origen como sustituto de materia prima, o que se use para la
fabricación de un producto de menor calidad. Se recomienda poner atención en la cantidad de material de reuso o reciclaje que se
genera ya que ésta puede deberse a malas prácticas de operación.

Finalmente, los miembros del equipo de PML habrán de reunir toda la información recopilada del proceso y entonces, se deberá tener
una sesión de grupo para generar la “lluvia de ideas” respecto las oportunidades de PML que surgieron, o bien las que se podrían
proponer. El resultado será una lista de opciones de PML.

1.9.3.4 Actividad 11: seleccionar las opciones de PML


Una vez generadas las opciones de PML se pasa a la selección y clasificación. Las opciones “atractivas” que involucran un alto costo
para su implantación se sujetan a un estudio de factibilidad, a fin de determinar el alcance de los cambios, sin olvidar las consideraciones
de la legislación vigente y sus repercusiones. Las ideas poco claras se deben precisar y las opciones similares o duplicadas (en su
caso), deben fusionarse. Todas las opciones además, se deben evaluar para asegurarse de que son realmente opciones de PML. En
esta etapa no se debe abandonar ninguna opción, a menos que sean poco factibles.

A fin de ordenar las opciones, se pueden considerar los puntos siguientes:

1. Organizar las opciones por operación específica: Las opciones generadas durante la lluvia de ideas deben ordenarse con respecto a
las diferentes operaciones unitarias. La organización de las opciones por operación unitaria permite, además, conocer el proceso de
manera más estructurada.

2. Evaluar las interferencias mutuas: La implementación de una opción puede hacer que otra opción pierda importancia. Es fundamental
identificar las opciones con igual reciprocidad, a fin de evitar seleccionar ambas. También se debe investigar la interferencia mutua entre
operaciones específicas. Las opciones para una operación específica pueden excluir una opción de otra operación o, en caso contrario,
requerir cambios en otra operación específica.

3. Implementar las opciones factibles: Las opciones que implican cero o bajo costo de inversión, no requieren de un estudio de
factibilidad muy profundo. Pueden implementarse de inmediato.

4. Eliminar las opciones no factibles: Las opciones de PML que demandan una alta inversión que no está disponible, o que no pueden
ser implementadas porque modifican todo el flujo de proceso, deben ser eliminadas de la lista de opciones que serán estudiadas a fondo
posteriormente.

El resultado de ordenar las opciones resulta en una lista que puede clasificarse en tres grupos: i) opciones agrupadas conforme a una
operación específica, ii) opciones que son mutuamente excluyentes, y iii) las opciones interdependientes. La lista deberá sujetarse a un
proceso de prioridades.

5. Opciones prioritarias: Si no es posible implementar todas las opciones, y si no todas las opciones pueden ser evaluadas, entonces se
deberán priorizar. Las opciones con mayor prioridad se pueden sujetar a una evaluación durante el estudio de factibilidad. La asignación
de prioridades es una mezcla de “sentido común”, aspectos económicos, técnicos y ambientales.
Una vez que las opciones han sido clasificadas por orden de importancia, se pasa a la siguiente etapa: el estudio de factibilidad para
aquellas que así lo requieran.

1.9.4 Fase 4: Estudio de factibilidad


El objetivo es verificar que las opciones seleccionadas son factibles desde un punto de vista técnico, económico y ambiental. Esta fase
se divide en 5 actividades.
1.9.4.1 Actividad 12: evaluación preliminar
Se debe evaluar, en principio, la factibilidad técnica, económica y ambiental de las opciones seleccionadas para poder determinar la
importancia que tiene cada evaluación. Se recomienda que, antes de someter las opciones a alguna de las tres evaluaciones, se
clasifiquen como:

1. Opciones relativamente sencillas vs. complejas: las opciones sencillas generalmente, solo requieren de buenas prácticas operativas o
ligeros cambios técnicos con cero o baja inversión, mientras que las complejas pueden necesitar el reemplazo de una operación unitaria,
requiriendo de una evaluación técnica y económica compleja.

2. Opciones de bajo, medio o alto costo: Las opciones pueden seleccionarse juzgando los costos de su implementación.
Al llegar aquí se debe contar con un archivo de cada una de las opciones de PML que contenga toda la información necesaria para
poder realizar el estudio de factibilidad. La información que no se pueda obtener, también se debe incluir en el archivo. El formato 6
(anexo A) presenta algunas ideas adicionales para realizar la evaluación preliminar.
1.9.4.2 Actividad 13: Evaluación técnica
Se recomienda que se evalúe el impacto de las medidas propuestas sobre el proceso, el producto, las tasas de producción, la seguridad,
etcétera (ver formato 7, anexo A). Además, puede que sea necesario contar con análisis de laboratorio u operaciones de prueba de las
opciones cuando éstas representen un cambio importante en las prácticas actuales del proceso. Es importante incluir a los empleados y
los departamentos afectados para la implantación de estas opciones. La evaluación técnica determinará si la opción requerirá de
cambios de personal, operaciones adicionales y personales de mantenimiento, además de capacitación adicional del personal.
1.9.4.3 Actividad 14: Evaluación económica
La factibilidad económica es frecuentemente un parámetro clave para determinar si una opción puede implementarse o no. Es
recomendable evaluar primero las opciones más atractivas económicamente y que no requieren de una inversión elevada. Esto refuerza
el interés y el compromiso de la empresa con la Producción Más Limpia (ver formato 7, anexo A).

Cada empresa tiene sus propios criterios financieros para seleccionar proyectos que puedan implementarse. Las opciones de
Producción Más Limpia que no se sujeten a una evaluación económica conforme a estos criterios pueden resultar en un fracaso
económico y desalentar cualquier iniciativa futura respecto a la Producción Más Limpia.

La evaluación económica se lleva a cabo utilizando medidas estándar de rentabilidad, como el período de recuperación, el valor presente
neto (VPN) y la tasa interna de retorno (TIR). Al realizar una evaluación económica se deben considerar diversos costos y ahorros. Al
igual que en muchos proyectos, los costos para las opciones de Producción Más Limpia se pueden desglosar en muchos costos
operativos y de inversiones. Los tres métodos normales para medir la rentabilidad son:
• período de recuperación,
• tasa interna de retorno (TIR), y
• valor neto actual (VPN).
El período de recuperación de un proyecto es el tiempo que toma en recuperar el efectivo inicial invertido: la fórmula para calcular el
período de recuperación antes de pagar los impuestos federales es:

Lo anterior se utiliza generalmente, para opciones de baja inversión. Cuando se trata de inversiones elevadas se usa la tasa interna de
retorno y el valor presente neto. En la actualidad existen paquetes informáticos que nos pueden ayudar a realizar una evaluación
financiera completa, p. e., el modelo computarizado para análisis de viabilidad y preparación de informes (abreviado en inglés COMFAR).

También, en un análisis financiero habrá que considerar los impuestos ambientales o aquellos que puedan convertirse en impuestos en
el futuro. Las multas, sanciones, etcétera, causadas por incumplimientos, se reflejan en una reducción considerable de la rentabilidad de
la empresa. Los asuntos de responsabilidad -como la contaminación de suelos- pueden incluso llevar a la bancarrota. En este último
caso, es difícil atribuir ahorros a la PML para evitar problemas con los reglamentos ambientales.

1.9.4.4. Actividad 15: Evaluación ambiental


Es aquella que contempla la reducción de impactos negativos hacia el medio ambiente, buscando reducir con ello las afectaciones a la
flora, la fauna y a los seres humanos.
Una de las metas de la Producción Más Limpia es mejorar el desempeño ambiental de las empresas por lo que la evaluación ambiental
se vuelve una herramienta importante de PML (ver formato 7, anexo A). En muchos casos, una reducción neta de la toxicidad, la
cantidad de los residuos, las emisiones y la energía eléctrica, son ventajas ambientales. Cuando se cambia un proceso o un producto se
deben calcular las ventajas ambientales a lo largo del ciclo de vida útil de dicho producto. Muchas veces no es posible reunir toda la
información necesaria para hacer una adecuada evaluación ambiental, o la información acerca del impacto ambiental de un producto
sencillamente podría no estar disponible. En estos casos se tendrá que hacer una evaluación cualitativa con base en la información
disponible. Si se quiere dar prioridad a ciertos impactos ambientales respecto a otros se deben conocer las políticas ambientales
nacionales, las prioridades gubernamentales para la protección ambiental y el uso racional de la energía.
1.9.4.5 Actividad 16: Seleccionar las opciones factibles
En esta etapa se deberá documentar el trabajo realizado hasta ahora, incluyendo aquel que no llevó a la identificación de una opción
factible. De esta forma se puede dar seguimiento a todas las opciones de PML que se han considerado. En caso de que una evaluación
de PML se vuelva a llevar a cabo, un nuevo equipo de PML podrá revisar estas opciones y aprender de las experiencias anteriores (ver
formato 8, anexo A).

En cuanto al informe (reporte técnico), no solo debe indicar los costos y resultados esperados, sino también la manera en la que se
llevará a cabo el proyecto. Antes de finalizar el informe es fundamental revisar los resultados con los departamentos relevantes y buscar
su apoyo, o mejor aún, realizarlo juntos. Primero, se deben seleccionar aquellas opciones que no son técnica o ambientalmente factibles.
Las opciones restantes son las factibles, mismas que pueden clasificarse por orden de prioridades basándose en la tasa de retorno
(véase la actividad 14). La opción que tenga la mayor tasa de retorno debe tener la mayor prioridad para la implementación. Recuerde
que algunas opciones no se pueden implementar independientemente de otras.

Las opciones que se consideren factibles deben recibir prioridad. Se puede utilizar un análisis comparativo de clasificación para dar
prioridades a las opciones de PML. A cada opción se le asignará una calificación, por ejemplo del 1 al 10, al multiplicar el peso relativo
de cada criterio por la calificación de la opción respectiva se obtendrá una calificación final para cada una de las opciones. La opción que
obtenga la calificación más alta será seleccionada para su implementación. Un ejemplo del análisis comparativo de clasificación se
presenta en la Tabla 1.3.

Tabla 1.3. Análisis comparativo de opciones


Criterios Peso Opción 1 Opción 2

Cal.* Cal. x peso Cal. Cal. x peso


Reducción de residuos y emisiones 7 7 49 5 35
Reducción de toxicidad 8 5 40 9 72
Calidad del producto 8 7 56 2 16
Facilidad de implementación 3 5 15 3 9
Responsabilidad futura 8 4 32 8 64
Salud y seguridad 7 9 63 6 42
Costos 4 8 32 5 20
Aceptación del trabajador 5 6 30 4 20
Total 51 317 48 278
*calificación

Puede ser que las calificaciones totales de dos opciones sean similares, esto es, cuando una opción tiene una calificación muy elevada
en criterios con un peso relativo bajo, mientras que otra opción obtiene una calificación baja con un peso relativo elevado. En este caso,
se deberá seleccionar la opción con base en una evaluación de criterios más importantes.
1.9.5 FASE 5: IMPLEMENTACIÓN Y SEGUIMIENTO DE LAS OPCIONES DE PML
Esta es la ultima fase e involucra cuatro actividades; es aquí donde las opciones factibles se implementan y se toman medidas para
asegurar la aplicación práctica de la Producción Más Limpia. Se requiere un programa de trabajo para monitorear y evaluar los
resultados logrados de la implementación de las primeras medidas de prevención.

Todos los involucrados de la empresa deben participar en la implementación de las opciones de PML. Una vez elaborado el informe
técnico, las actividades del programa de PML quedan a cargo del equipo de PML de la empresa quien tendrá la responsabilidad de
revisar los datos presentados en el informe y profundizar, si es necesario, en las evaluaciones generadas por el equipo de diagnóstico.
También debe preparar un plan de implementación para introducir en la empresa las opciones viables de ahorro de energía, agua y
prevención de la contaminación. Las actividades del equipo incluirán monitoreo y evaluación de los beneficios logrados por las opciones
implantadas y deberá asegurar la continuidad del programa de PML.
1.9.5.1 Actividad 17: Preparar un plan de acción
Hay que desarrollar un programa que evalúe y supervise lo que ocurre durante la implementación de las opciones. El programa debe
responder a lo siguiente:
• ¿qué actividades específicas se deben desarrollar?
• ¿quién es responsable de esas actividades?
• ¿qué resultados específicos se esperan?
• ¿cuándo y durante qué tiempo se deben supervisar los cambios?
• ¿cuándo se debe evaluar el avance?
Una vez definido el programa se debe elaborar un calendario de implementación para las opciones factibles y establecer las metas que
se alcanzarán y que servirán para motivar la participación de los empleados y estimular el seguimiento de las medidas implementadas.
Las metas tienen que presentar las siguientes características, deben ser alcanzables y pueden tener un cierto grado de dificultad, estar
limitadas en el tiempo por fechas específicas de inicio y término y estar orientadas a resultados mensurables para que se pueda
establecer algún método de evaluación de avance. Los siguientes ejemplos pueden considerarse como metas a alcanzar en el primer
año del programa.
• Reducción del consumo de energía eléctrica en un 15%.
• Reducción del consumo de energía térmica (combustible) en un 10%.
• Reducción en el consumo de agua en 20%.
• Reducción de la generación de residuos y descargas de aguas residuales.
La selección de las metas se basará en una evaluación de:
• los resultados del diagnóstico,
• los estándares internos de atención prestada (productividad en el servicio) y eficiencia,
• información histórica sobre las tendencias de generación de residuos o de consumo de materias, agua y energía.
1.9.5.2 Actividad 18: Implementar las opciones de PML
Los requisitos de implementación varían según el tipo de opción. Para opciones técnicas complejas el trabajo de implementación consta
de:
• preparación detallada en caso de que se requiera instalación de equipo (selección del equipo, diseño de las modificaciones a
las instalaciones, y planificación del presupuesto para las inversiones requeridas);
• planificación de la instalación (mano de obra, equipo de instalación, paro temporal de la línea de producción);
• instalación,
• capacitación de los operarios.
Al igual que cualquier otro proyecto de inversión, las actividades para el proyecto de Producción Más Limpia incluyen: planeación,
diseño, gestión y construcción.
Se debe poner atención a las necesidades de capacitación para el personal administrativo, así como a otros empleados. Es importante
que la gente responsable de la implementación de las opciones de PML esté informada del trabajo y del propósito que se persigue con la
implementación de PML ya que pueden surgir sugerencias adicionales.
Finalmente, es necesario hacer un cronograma de implementación de las opciones de PML. Este cronograma puede realizarse de forma
detallada considerando compra de equipo y accesorios, instalaciones, modificación a las instalaciones, etc. Puede usarse una grafica de
Gantt, ya que permite visualizar fácilmente los avances del proyecto. La Tabla 1.4 muestra un plan de implantación realizado en una
embotelladora de bebidas carbonatadas.
Tabla 1.4. Cronograma de implementación de medidas de PML para una embotelladora de bebidas carbonatadas.
Actividades Fecha de implementación

Enero Febrero Marzo Abril Mayo

Recuperar agua de enjuague de


botellas
Realizar la instalación para recuperar
condensados
Diseñar e instalar un circuito cerrado
para la recirculación del agua
empleada en el lubricado de motores,
y el sistema de enfriamiento en
condensadores y compresores.
Recuperar agua de retrolavados
Instalar accesorios ahorradores en
sanitarios
Instalar llaves ahorradoras

Instalar regaderas ahorradoras


Instalar pistolas ahorradoras de agua
en mangueras
1.9.5.3 Actividad 19: Monitorear los resultados de las opciones implantadas
Este punto es importante ya que aquí se va a demostrar que la implementación de PML conlleva un beneficio económico y ambiental.
Por lo tanto, debemos verificar el beneficio logrado de la implementación de las opciones de PML. Los costos operativos y los beneficios
se pueden calcular en base a una comparación de “antes y después” y los resultados reales deben evaluarse contra los resultados
pronosticados.

La información que se obtenga debe presentarse periódicamente a la dirección, al departamento administrativo y a los empleados de la
empresa para mostrar qué beneficios económicos resultaron de las opciones de PML implantadas y de esta forma mantener alto el grado
de interés por el programa de PML.

El monitoreo puede estar enfocado en las siguientes mediciones:


• cantidad en las emisiones y residuos;
• variación del consumo de materia prima, insumos, incluyendo energía;
• cambios en la productividad.
Al final de la evaluación de PML se deben recopilar todos los resultados (relevantes así como los que no lo son) y se deben archivar para
que puedan utilizarse fácilmente cuando se inicie una nueva evaluación de PML. La lista siguiente debe figurar en el archivo:
• informe de Producción Más Limpia,
• hojas de trabajo utilizadas o completadas durante la evaluación de PML,
• evaluación de las causas de emisiones, residuos y energéticos,
• lista de opciones de Producción Más Limpia generadas durante la “sesión de lluvia de ideas”,
• listas de opciones técnicas, económicas y ambientalmente factibles,
• plan de implementación,
• comparación de “antes y después”,
• informe de evaluación,
• plan de acción a largo plazo para la Producción Más Limpia.
1.9.5.4 Actividad 20: Asegurar la continuidad del programa de PML.
El equipo de PML junto con la dirección deberán usar los resultados exitosos obtenidos en la etapa de implementación para respaldar el
seguimiento del programa de PML.
Al terminar la implementación de las opciones de PML, el equipo de PML deberá enfocarse hacia otras áreas de la empresa. Las
actividades que pueden considerarse es esta segunda fase incluyen:
• procedimientos que no fueron sometidos a una evaluación detallada en el diagnóstico,
• opciones implementadas de PML que no dieron los resultados esperados,
• actividades de planificación y desarrollo técnico de la empresa (mantenimiento, adquisición de nuevos equipos, estudio de
nuevos productos, nuevas instalaciones, etc.).
Finalmente, se deben buscar continuamente alternativas que puedan mejorar el desempeño ambiental, para esto, es recomendable
llevar a cabo otra evaluación de producción limpia ya que es muy importante que el equipo del proyecto no pierda el interés después de
que se hayan implementado las opciones de PML. Hay que recordar que la Producción Más Limpia no debe ser un asunto a implementar
una sola vez; la primera evaluación de producción limpia debe proporcionar la experiencia necesaria para que el equipo del proyecto sea
más eficiente al identificar, planear y realizar la evaluación de proyectos de Producción Más Limpia subsecuentes.
Sin embargo, una segunda evaluación de producción limpia no debe iniciarse inmediatamente después de finalizar la primera, ya que se
deben generar las ideas e información para la siguiente evaluación.

Herramientas para el Seguimiento


Indicadores de Desempeño
Los indicadores de desempeño ofrecen una forma rápida de analizar y evaluar la eficiencia del uso de recursos en una empresa.
Además, reflejan las cantidades de materias primas, agua, energía eléctrica, térmica, generación de residuos, aguas residuales o
cualquier otra variable empleada en la obtención de un producto o servicio. También, pueden servir como un parámetro de comparación
ya que forman parte del proceso de mejora continua.
Los indicadores deben ser sencillos y útiles, por ejemplo, durante el desarrollo del proyecto se realizaron mediciones para determinar los
índices de consumo de recursos (materias primas, agua, energía eléctrica, combustible), emisiones y la reducción de residuos. Estos
indicadores deben considerar posibles cambios en los volúmenes o cambios en los procedimientos de operación.
Es importante que los indicadores no se propongan a largos plazos (meses o años) mientras se hacen mediciones. Éstas últimas, se
pueden hacer de forma periódica para verificar si todavía se cumplen los cambios y los objetivos de Producción Más Limpia.
La comparación de los indicadores de desempeño puede revelar aquellos procedimientos o actividades que tengan un alto potencial de
mejoramiento, ya sean medidas de PML o eficiencia energética.
Hemos llegado al final de la metodología de PML y debemos tener en cuenta que en esta unidad solo se presentaron los pasos que se
deben seguir para aplicar PML. Sin embargo, no solo se requiere del concepto de PML, también se necesita experiencia en el proceso,
habilidad e imaginación para que las acciones que se tomen conlleven siempre un beneficio económico y ambiental y de esta manera, se
despierte interés entre los líderes empresariales para que adopten esta nueva metodología. En el módulo 2 se verá la aplicación práctica
de esta unidad, así como el llenado de los 8 formatos presentados en el anexo A. Es posible que al aplicar la metodología por primera
vez a un proceso, terminemos “frustrados” al ver que las oportunidades de PML no están a la vista pero debemos tener en mente que a
medida que repitamos este ejercicio, la identificación de oportunidades se hará una rutina. Tomemos nuestra primera experiencia como
lo que es, pero pongamos mucha atención en todas las etapas del proceso y no dejemos pasar el mínimo detalle por alto.
FORMATO 1: ESQUEMA PARA ELABORAR EL DIAGRAMA DE FLUJO DE
PROCESO.
ENTRADAS PROCESO SALIDAS

Materias primas, auxiliares, energía eléctrica, Productos, productos


aire comprimido, etc. secundarios, residuos,
emisiones, energía
Productos finales

FORMATO 2: FORMATO PARA ELABORAR UN BALANCE DE MATERIA.


ENTRADAS PROCESO SALIDAS
MATERIALES ENERGÍA LÍQUIDOS SÓLIDOS GASEOSOS
Cantidad Costo Cantidad Costo Cantidad Costo Cantidad Costo Cantidad Costo
FORMATO 4: INFORMACIÓN DE PARÁMETROS ELÉCTRICOS DE LOS
MOTORES.
Identificación Marca Tipo Potencia Velocidad Voltaje Corriente Eficiencia Factor de
hp Rpm Volts Amperes potencia

Mediciones en Motores Eléctricos


Voltaje, Volts Voltaje Corriente, Amperes Potencia, kW F.P., % Corriente Voltaje prom. F.P.
prom. promedio entre fases %
1-N 2-N 3-N Fase 1 Fase 2 Fase 3 1-N 2-N 3-N 1-N 2-N 3-N

% % % %

% % % %

Potencia Porcentaje Eficiencia al Diferencia Desbalanceo Eficiencia Potencia en Motor alta efi.
eléctrica, kW de carga % de carga de voltaje de voltaje ajustada la flecha , hp adecuado, hp
% % % % %

Nuevo Motor de Alta Eficiencia


Potencia rpm Porcentaje Eficiencia al Potencia Ahorro en Ahorro en
carga % de carga demandada, kW demanda, kW Consumo, kWh/año
% %

FORMATO 3: BALANCE DE ENERGIA DEL HORNO.


PARA HORNO DE ARCO ELÉCTRICO :
Q ENERGIA ELECTRICA + Q OXI ELECTRODOS = Q U + Q E + Q A + Q PER
donde:
Q ENERGÍA ELECTRICA = Aportación energética por el consumo de energía eléctrica.
Q OXI ELECTRODOS = Energía proporcionada por la oxidación de los electrodos
Q U = Energía útil a la carga.
Q E = Energía cedida a la escoria.
Q A = Energía perdida por aberturas.
Q PER = Perdidas generales de energía en las que se incluyen las pérdidas por el agua de enfriamiento, oxidación de la carga metálica,
pérdida en las paredes
Energía de Entrada
Consumo de Energía Eléctrica (Q ENERGIA ELECTRICA ):
Consumo de energía promedio: kWh
Q ENERGIA ELECTRICA = kWh
Energía Proporcionada por la Oxidación de Electrodos (Q OXI ELECTRODOS ):
Cantidad de electrodos por tonelada de acero líquido: kg/ton.
Carga promedio por colada: toneladas.
7,830 kcal/kg ºC generadas en la oxidación de C a CO 2.
2,200 kcal/kg ºC generadas en la oxidación de C a CO.
Q OXI ELECTRODOS = ( (0.5 x kg/ton x 7,830 kcal/kg ºC) + (0.5 x kg/ton x 2,200 kcal/kg ºC) ) x toneladas
Q OXI ELECTRODOS = kcal / 860 kcal/kWh = kWh
Salida de Energía
Energía Útil a la Carga (Q U ): Calor necesario para fundir la carga de metal
Temperatura media de la colada: ºC.
Temperatura ambiente: ºC
Carga promedio por colada: toneladas.
332 kcal/kg es la entalpía del acero líquido a 1,600 ºC de temperatura.
0.19 kcal/kg ºC es el calor específico del acero líquido a una temperatura del orden de 1,600ºC.
Q U = (332 kcal/kg + 0.19 kcal/kg ºC (ºC - ºC)) x kg
Q U = kcal/860 kcal/kWh =kWh

PARA HORNO DE ARCO ELÉCTRICO :


Energía cedida a la escoria (Q E ):
Cantidad de escoria obtenida en una colada ton.
390 kcal/kg es el valor promedio de la entalpía de la escoria.
Q E = kg x 390 kcal/kg = kcal / 860 kcal/kWh = kWh
Calor perdido por aberturas (Q A ) : Energía perdida por radiación por la abertura de la compuerta del horno de arco.
Superficie de abertura: m 2
Temperatura en el interior del horno: ºC
Espesor del horno: m (pared y refractario)
Factor de radiación para una abertura rectangular: 0.44
Tiempo de abertura horas por calada
Q A = 4.88 x 10 -8 x (Temperatura en el interior del horno, K) 4 x superficie de abertura x factor de radiación
Q A = ( (4.88 x 10 -8 x (°C+ 273) 4 ) kcal/h m 2 )x m 2 x 0.44x 0.0011628 kWh/kcal x h
Q A = kWh
Porcentajes de energía en cada uno de los equipos
Aportación de energía Energía, kW · h Porcentaje
QU %

QE %

QA %

Q PÉRDIDAS TOTALES * %

Q ENERGÍA ELECTRICA + Q OXI 100.00 %


ELECTRODOS
* Las pérdidas totales involucran las pérdidas eléctricas, pérdidas por convección, por el agua de enfriamiento y pérdidas en los gases y
humos extraídos.
Rendimiento térmico del horno de arco eléctrico
El rendimiento de un horno se define como el cociente entre el calor absorbido por la carga y el calor total que se introduce al horno,
multiplicado por 100.
h = Q U / Q TOT x 100

PARA HORNOS DE INDUCCIÓN ELÉCTRICA :


Q TOT = Q U + Q E + Q A + Q PERD
Donde:
Q TOT = Energía proporcionada al horno por la unidad de potencia.
Q U = Energía útil a la carga.
Q E = Energía proporcionada a la escoria durante el proceso de fusión.
Q A = Energía perdida por radiación.
Q PERD = Energía perdida por las paredes, falta de aislamiento y por el sistema de enfriamiento.
Energía de Entrada
Tiempo promedio efectivo de fusión: horas y min = horas
Potencia promedio: kW
Q TOT = Potencia x Tiempo de fusión
Q TOT = kW x hrs = kWh
Energía de Salida
Calor útil a la carga (Q U ):
Cantidad media de hierro obtenida en las tres coladas: kg
Calor específico del metal fundido: 0.19 kcal /kg ºC.
Temperatura media de la colada de hierro líquido: ºC.
Temperatura ambiente promedio: ºC.
Q U = masa de hierro x calor específico de hierro x (temp. del hierro líquido - temp. Ambiente) + masa de hierro x entalpía de fusión
Q U = kg x 0.19 kcal/kg ºC x (ºC - ºC) + (Kg x 63.7 kcal/kg) = kcal / 860 kcal/kWh = kWh
Calor sensible de la escoria (Q E ):
Cantidad de escoria obtenida en una colada: kg (valor aproximado; ya que no se cuenta con esta información)
Valor promedio de la entalpía de la escoria: 390 kcal/kg.
Q E = cantidad de escoria x entalpía promedio
Q E = kg escoria x 390 kcal/kg = kcal/ 860 kcal/kWh = kWh.

PARA HORNOS DE INDUCCIÓN ELÉCTRICA :


Calor perdido por aberturas (Q A ) : Energía perdida por radiación como consecuencia de la falta de tapa en el horno de inducción.
Superficie de abertura m 2
Temperatura en el interior del horno ºC
Factor de radiación para una abertura redonda 0.9
Tiempo de abertura horas
Q A = 4.88 x 10 -8 x (Temperatura en el interior del horno, K) 4 x superficie de abertura x factor de radiación x tiempo de abertura
Q A = ( (4.88 x 10 -8 x ( °C+ 273) 4 ) kcal/h m 2 )xm 2 x 0.9 x kWh/kcal x h
Q A = kWh
Contribuciones de Energía
Aportación de energía Energía, kWh Porcentaje, %
Entradas 100.00%
Q TOT
Salidas %
QU
QE %

QA %

Q PERD %

Total 100.00%

* Las pérdidas totales involucran las pérdidas de calor en la bobina, falta de aislamiento, pérdidas por el sistema de enfriamiento y
pérdida de calor en las paredes del horno.
Rendimiento térmico del horno de inducción
El rendimiento de un horno se define como el cociente entre el calor absorbido por la carga y el calor total que se introduce al horno,
multiplicado por 100.
h = Q U / Q TOT x 100

FORMATO 5: INFORMACIÓN DE TEMPERATURAS EN EL SISTEMA DE


ENFRIAMIENTO.
Día: Temperaturas transformador, °C Torre de Enfriamiento
Hora Cuarto Transf Agua Agua (°C) Ambiente ° C Humedad
relativa, %
Entrada Salida Depósito Entrada Salida
FORMATO 6 : LISTA DE VERIFICACIÓN PARA EL ESTUDIO DE FACTIBILIDAD
En caso de que la respuesta sea positiva, implica que existe disponible un informe. Incorpore esta información a los archivos de la
evaluación de producción más limpia.
Si No No es
relevante
1. ¿Ha realizado una evaluación técnica de las opciones a las que asignó prioridad?
2. ¿Ha realizado una evaluación económica de las opciones a las que asignó
prioridad?
3. ¿Ha realizado una evaluación ambiental de las opciones a las que asignó
prioridad?
4. ¿Ha determinado la capacitación que necesitarán los empleados para logra una
implantación exitosa de las opciones seleccionadas?
5. ¿Comprende cuáles son las barreras que enfrentará la implantación de las
opciones para la producción más limpia en el área de trabajo?
6. ¿Ha tomado las medidas necesarias para facilitar la implantación de estas
opciones, como los talleres, las reuniones, las juntas de información, etc.?
7. ¿Ha documentado las opciones factibles que fueron seleccionadas para su
implantación?
8. ¿Ha documentado las opciones no factibles?
9. ¿Ha ajustado la planeación y el programa de tiempo para la Evaluación de
producción más limpia?
10. ¿Ha informado a la gerencia y a los empleados sobre el progreso de la
Evaluación de producción más limpia?
11. ¿Ha preparado hojas de antes y después para la fase de implantación?
12. En base a la situación esperada de “antes y después”, ¿ha calculado el periodo
de recuperación?
FORMATO 7: LISTA DE VERIFICACIÓN PARA LAS EVALUACIÓNES TÉCNICA,
ECONÓMICA Y AMBIENTAL
Opción de producción más limpia: __________________________________
EVALUACIÓN TÉCNICA Si No No estoy
seguro
1. ¿Ha determinado si otras compañías han experimentado antes con esto?
2. ¿Se mantendrá la calidad del producto con esta opción?
3. ¿Afectará esta opción a la producción de manera adversa?
4. ¿Requerirá esta opción de personal adicional?
5. ¿Serán capaces los trabajadores de conducir este proceso con la opción
implementada?
6. ¿Se requiere de capacitación adicional para los trabajadores?
7. ¿Está seguro de que esta opción creará menos desperdicios?
8. ¿Está seguro de que esta opción no trasladará simplemente los problemas de residuos
de un medio a otro (esto es, de residuos sólidos a residuos atmosféricos)?
9. ¿Es la disposición y el diseño de su planta capaz de incorporar esta opción?
10. ¿Garantizará esta opción el proveedor?
11. ¿Ha determinado que esta opción mejorará o mantendrá la seguridad y la salud de los
trabajadores?
12. ¿Reducirá esta opción los residuos en su origen?
13. ¿Están los materiales y las partes fácilmente disponibles?
14. ¿Se puede dar mantenimiento con facilidad a esta opción?
15. ¿Se promueve el reciclaje con esta opción?
EVALUACIÓN ECONÓMICA Si No No estoy
seguro
1. ¿Reduce esta opción el costo de sus materias primas?
2. ¿Reduce esta opción el costo de sus servicios públicos?
3. ¿Reduce esta opción el costo de almacenamiento de materiales y residuos?
4. ¿Reduce esta opción los costos causados por el cumplimiento de los reglamentos?
5. ¿Reducirá esta opción los costos asociados con las lesiones y enfermedades de sus
trabajadores?
6. ¿Reducirá esta opción sus primas de aseguramiento?
7. ¿Reducirá esta opción los costos de desecho de desperdicios?
8. ¿Tiene esta opción un periodo de recuperación aceptable?
9. ¿Está esta opción dentro de un rango de precios aceptable (considerando las
operaciones actuales y el capital)?
EVALUACIÓN AMBIENTAL Si No No es
relevante
1. ¿Reduce esta opción la toxicidad y el volumen de sus residuos sólidos y sedimentos?
2. ¿Reduce esta opción la toxicidad y el volumen de las aguas residuales?
3. ¿Reduce esta opción la toxicidad y el volumen de sus emisiones atmosférica?
4. ¿Mejora esta opción las condiciones de salud y la seguridad en el área de trabajo?
5. ¿Reduce esta opción el uso de materias primas (por producto)?
6. ¿Reduce esta opción el uso de elementos auxiliares (por producto)?
7. ¿Reduce esta opción el consumo de energía (por producto)?
8. ¿Crea esta opción nuevos impactos ambientales?
9. ¿Aumenta esta opción las posibilidades de reciclar los flujos de residuos?
10. ¿Incrementa esta opción las posibilidades de reciclar el producto?

FORMATO 8: SELECCIÓN DE OPCIONES FACTIBLES.


Opción para la producción más Factibilidad técnica esperada Factibilidad económica esperada Factibilidad ambiental esperada ¿Opción
limpia factible?
Baja Media Alta Baja Media Alta Baja Media Alta Si/No
1.10. PRODUCCIÓN Y CONSUMO SUSTENTABLE
1.10.1 Introducción
En los últimos años, se ha hecho mas obvio que lo que una economía sustentable debe de crear en torno a productos sustentables, no
es precisamente lo que se conoce como un proceso industrial sustentable. Desde la década pasada, los cambios en los patrones de
consumo (p.e. el crecimiento de la población, incremento en la calidad de vida, deseos particulares de consumir productos y servicios)
han sobrepasado los beneficios ambientales que se han logrado a través de programas enfocados a realizar procesos de producción
más limpia y más eficientes. Las estrategias orientadas al proceso pueden reducir en forma eficaz los impactos ambientales asociados
con el diseño y manufactura de productos. Sin embargo, por su naturaleza, ellas no dirigen o controlan el incremento continuo del
impacto ambiental asociado con la selección, uso y depósito final de los productos por los consumidores. Estos retos requieren de la
adopción de estrategias orientadas al producto y un cambio del paradigma del concepto muy pobre de la administración de los
procesos a una administración de los productos más profunda y más detallada.

¿Porque los profesionales ambientales y de la Producción Más Limpia deberían buscar el desempeño de un papel activo para enfrentar
estos retos?. De acuerdo con la definición del PNUMA, “producción mas limpia es la aplicación continua de una estrategia ambiental
preventiva integrada al proceso, productos y servicios” (con énfasis). Por lo tanto el, PNUMA actualmente considera que los productos
deben formar una parte integral de los esfuerzos realizados en favor del medio ambiente. La comunidad internacional, abogó por el
establecimiento de una red de centros nacionales para el consumo sustentable, a principios de 1994, cuando el gobierno de Noruega fue
sede del simposio internacional sobre consumo sustentable como Centros Nacionales de Producción Más Limpia que existen
actualmente tienen las bases para tomar esta responsabilidad y mediante esto llegar a un nuevo nivel de importancia nacional e
internacional. Estos centros podrían apoyar con la capacitación y difusión del concepto de consumo sustentable en varios sectores.

Para mejorar las habilidades en la administración de productos, se necesitarían entender las fuerzas que gobiernan al consumo así como
la producción. Los cursos de capacitación se diseñaron para familiarizar a los participantes con cuestiones de consumo sustentable y
estrategias, de tal forma que pudieran entender mejor las condiciones que afectan y moldean los patrones de producción. Las
habilidades y conocimientos que se podrán adquirir a través de este curso mejorarían sus iniciativas de producción más limpia y
generaría un gran potencial de nuevas oportunidades para las nuevas generaciones.

Es importante para los participantes entender que la integración de producción y consumo sustentables en la práctica es un desarrollo
relativamente nuevo en el cual los practicantes necesitan contribuir con habilidad y experiencia. Los participantes en este entrenamiento
deben asimilar todo el conocimiento y desarrollar habilidades para que entre todos hagamos un mundo más sustentable.
REFERENCIAS Y FUENTES CLAVES
UNDP, Human Development Report, 1998.
WWF, Consumption Pressure 1998.
UNEP, Consumption Opportunities, 2001.
1.10.2 ¿Cuál es el problema de la Producción y el Consumo Sustentables?
La conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo celebrada en Río de Janeiro en 1992, representó un hito en
la forma de pensar de la comunidad internacional en los conceptos de producción y consumo. Anteriormente a los lineamientos de Río
de Janeiro, los temas ambientales asociados con producción habían tenido mucha mayor atención que aquellos relacionados con el
consumo. Sin embargo, la Agenda 21, hizo emerger al tema del consumo de las sombras con un mensaje muy claro: El éxito de los
esfuerzos por erradicar la pobreza y administrar los recursos naturales para el desarrollo económico y social dependerá
fundamentalmente de los cambios en el consumo global y los patrones de producción.

Se menciona a continuación un párrafo del Capítulo 4.3 de la Agenda 21, Cumbre de la Tierra, en Río de Janeiro (1992)
….La principal causa de deterioro del medio ambiente global, son los patrones de producción y consumo no sustentables, principalmente
en los países industrializados, lo cual es un tema de grave preocupación, que agrava la pobreza y las desigualdades”.
La agenda 21 puntualizó que el consumo y producción de los países industrialmente desarrollados fueran temas de particular
atención. El documento exhortó a estos países a tomar el liderazgo en cambiar los patrones de consumo y producción por dos razones.
Primero, los ciudadanos de los países industrialmente desarrollados han incurrido en desórdenes sociales y costos ambientales al
esforzarse por lograr tener el estilo de vida “ideal” actual que prevalece en Norte América y los países Europeos Occidentales. Segundo,
estos costos se incrementan cuando la población de los países en vías de desarrollo tratan de tener los estilos de vida de los países
desarrollados, lo cual no es posible en sus propios países porque existe una limitación de recursos. Cada vez resulta más claro que el
desarrollo sustentable debe desechar y no fomentar el patrón de consumo y producción estilo occidental. La declaración al respecto, de
Harlem Brundtland dice:
Simplemente es imposible para el mundo como un todo mantener un nivel occidental de consumo para todos. De hecho, si 7,000
millones de personas consumieran tanta energía y recursos como lo hacemos en los países occidentales en la actualidad,
necesitaríamos 10 mundos y no uno, para satisfacer todas nuestras necesidades.

Patrones de producción
Las actividades productivas (manufactura, extracción de recursos, agricultura) tienen un impacto significativo sobre el medio ambiente
global. En los países industrialmente desarrollados, la innovación en los procesos de producción, ha reducido el uso de la energía
industrial y las emisiones de contaminantes tales como el óxido de azufre y los metales pesados. Sin embargo, los beneficios que se
han obtenido mediante estas mejoras están siendo rebasados por las tendencias de demanda colaterales, tales como el incremento de
la población y el incremento de los estándares de calidad de vida. Irónicamente, los esfuerzos para mejorar la compatibilidad ambiental
de los productos y servicios o para mejorar su rendimiento económico han abierto oportunidades para consumir más de estos mismos y
por lo tanto se neutralizan los beneficios que se habían obtenido de ellos con las mejoras iniciales. (El efecto rebote).

Se han lanzado más de 1000 proyectos de demostración de producción más limpia, pero sus beneficios han sido demasiado pobres.
Existe mucho trabajo por hacer para mantener una tendencia activa en las prácticas de producción sustentable en todos lados. El
concepto de producción más limpia debe aplicarse desde el sector manufacturero donde se genera hasta el creciente sector de
servicios. Los esfuerzos de producción más limpia deben ampliarse mas allá de su enfoque histórico sobre asuntos urbanos para
encausarlos hacia mejoras en las actividades de producción rural, tales como la agricultura, granjas lecheras, bosques y pesca. Las
innovaciones a estas áreas son críticas para proteger y administrar los recursos así como preservar el sustento de las comunidades
rurales.

Patrones de consumo
Los patrones de consumo actuales poseen dos puntos de vista contradictorios: sobre-consumo y sub-consumo. En el conjunto, el
consumo mundial se ha incrementado dramáticamente. Al mismo tiempo, millones de personas no consumen lo suficiente para satisfacer
sus necesidades básicas. Ambas tendencias están introduciendo una gran presión sobre el medio ambiente global.

En las últimas décadas se había observado un extraordinario incremento en la economía global y su correspondiente explosión en el
consumo. Los gastos de consumo global crecieron en un promedio de 3 % desde 1970. De 1973 a 1998, se duplicaron en términos
reales hasta alcanzar la suma de 24 trillones de US dólares. Parte de este crecimiento en el consumo, en esencia se debe al desarrollo
(comestibles, abrigo, agua potable, etc.). Sin embargo mucho de estos gastos han sido mas por “deseos” que por “necesidades”, como
podemos ver a continuación en los gastos enlistados de varios países en los cuales se observa el contraste entre gastar en necesidades
y gastar en lujos.

Millones de dólares Norteamericanos.

Educación básica para todos $6, 000*


Cosméticos en Estados Unidos $8, 000
Agua y Servicios sanitarios para todos $9, 000*
Helado en Europa $11, 000
Fertilidad para todas las mujeres $12, 000*
Perfume en Europa y USA $12, 000
Salud elemental y nutrición $13,000*
Alimento de mascotas en Europa y USA $17,000
Empresas de entretenimiento en el mundo $35,000
Cigarros en Europa $50,000
Bebidas alcohólicas en Europa $105,000
Estupefacientes en el mundo $400,000
Gasto militar en el mundo $780,000

* Estimación del costo anual adicional para alcanzar un acceso universal a los servicios sociales básicos en países en desarrollo, en datos del PNUMA, Industria y
Ambiente vol. 22. No. 4, 199.

Al igual que la riqueza, los privilegios y el poder, el consumo está distribuido desigualmente. Un quinto de la población que corresponde
a la más rica del mundo, gasta el 86 % del gasto total del consumo per cápita mundial. En contraste una quinta parte de la población
mundial de los más pobres solo consume el 1.3%. Se ha estimado que en promedio una persona en Norteamérica consume casi 20
veces lo que consume una persona en la India o China y entre 60-70 veces más lo que una persona en Bangladesh (Brundland, 1994).
El consumo es desigual, también dentro de los mismos países. Los Estados Unidos de Norteamérica, con uno de los salarios más altos a
nivel mundial, tiene sin embargo el porcentaje más alto de población que ha experimentado la pobreza humana. En México, casi todos
los ricos tienen acceso a los sistemas de sanidad, no así los más pobres.

Aunque el promedio de consumo per cápita se ha incrementado en muchas partes del mundo, éste no ha llegado a todos. De 1973 a
1998, el consumo promedio de un hogar en África se redujo en 20% mientras que el consumo per cápita en el este Asiático creció en un
sorprendente 6.1 % anual (las importaciones de televisiones en Asia se duplicaron entre 1990 y 1994). En la actualidad, 1000 millones
de personas en el mundo necesitan incrementar su consumo para satisfacer sus necesidades básicas, incluyendo 100 millones de
personas en los países industrialmente desarrollados.

¿Cómo es que el subconsumo es un problema ambiental? La pobreza y la carencia de infraestructura dañan la capacidad de los países
menos desarrollados para cuidar de su propia población y sus ambientes naturales. Las personas que no consumen lo suficiente para
satisfacer sus necesidades básicas, con frecuencia se ven forzadas a tomar decisiones de supervivencia a corto plazo las cuales tienen
un impacto ambiental negativo a largo plazo. Pescadores pobres del Sureste de Asia practican la pesca con cianuro, amenazando los
ecosistemas de arrecifes en este proceso. Granjeros pobres en el Áfirca Sub-Sahariana queman los bosques para tener tierras para
sembrar arroz. La destrucción de los bosques ha acelerado la erosión y desertificación, incrementando con ello la pobreza y privaciones
humanas –además, con frecuencia no se aportan tierras productivas- El lector, al final de esta sección encontrará una aterradora
ilustración de este fenómeno en Madagascar.

Impactos ambientales
¿Cuál es el impacto de los patrones de consumo y producción actuales en el medio ambiente? Estos están acabando con los recursos
naturales, generando contaminación y desechos que sobrepasan la capacidad de transformación de la tierra para absorberlos y
convertirlos, contribuyendo al deterioro de los recursos renovables tales como el agua, el suelo y los bosques. Se citan a continuación
datos de impactos ambientales claves del consumo no sustentable, PNUMA, Consumption opportunities, 2001.
• Entre 1990 y 1995, se perdieron 65 millones de hectáreas de bosques (equivalentes a 130 millones de canchas de fútbol) de un
total de 3500 millones de hectáreas.
• En 1996, el 24% de las aproximadamente 4630 especies de mamíferos del mundo y el 11% de las 9675 especies de aves se
encontraban en riesgo de extinción total.
• La captura de especies marinas mundial se duplicó entre l975-1995 y se estima que el 60% de las áreas de pesca están en una
situación de escasa producción.
• Cada año se generan 400 millones de toneladas de residuos peligrosos de origen químico. El origen y generación de estos
residuos se atribuye a los países industrializados.
Cuando se terminen los peces o los bosques completamente deforestados, fácilmente se podría ver el impacto de los patrones de
consumo en el medio ambiente. Pero los patrones de consumo también afectan al medio ambiente de una forma menos obvia. La
energía, el agua y las materias primas son necesarias para fabricar los productos que los consumidores compran. El suelo y los
ecosistemas son alterados al extraer los recursos naturales y convertir la tierra a un uso productivo; los desechos al medio ambiente -la
producción, uso y depósito final de productos- contribuyen a la contaminación. Ver en la fig. 1.12 como el consumo afecta al ambiente,
observando las entradas y salidas asociadas con el consumo promedio diario de una persona de los Estados Unidos. Cabe subrayar el
problema del uso del agua y de los desechos generados.

Figura 1.12 “Como el consumo afecta al ambiente”

En 1998, la Fundación Mundial para la Fauna (WWF, por sus siglas en inglés) desarrolló un índice de “presiones consumistas” para
intentar medir la carga sobre los ecosistemas naturales por las actividades humanas. El índice se fijo en 6 categorías de datos de 152
países para calcular la presión consumista por persona y por país. El índice es una herramienta interesante para comparar los efectos
ambientales del consumo dentro de diferentes países. Observar en la fig. 1.13 el Índice de la presión consumista en diferentes países.
Figura 1.13 "Índice de presión Consumista"

Los efectos ambientales de los patrones actuales de producción y consumo no están ni localizados ni distribuidos equitativamente. Por
ejemplo, en tanto que la deforestación está concentrada en los países en desarrollo, esto se da para satisfacer las necesidades de
demanda de madera y papel de los países industrializados. En forma similar, se ha declarado que el cambio del clima, el cual es el
resultado de un largo e intensivo uso de combustibles fósiles en las sociedades industriales, está afectando en forma adversa a países
como Bangladesh y naciones de las Islas del Pacífico, los cuales no tienen una participación significativa (o beneficio) de la
industrialización.

¿Cómo podemos consumir y producir de una forma ambientalmente sustentable? Es posible para los productores entregar productos
que mejoren la calidad de vida de la población con un efecto ambiental mínimo. De igual forma, es posible que la población utilice los
recursos sin que comprometa el medio ambiente y que no fomente la demanda de productos que son producidos de una forma no
sustentable. Para lograr estos objetivos, debemos cambiar el enfoque que tenemos sobre el consumo y producción, de verlos como dos
sistemas separados. En la siguiente sección se dan las herramientas que nos permiten ver esto en un solo sistema integrado y enfocado
sobre los productos lo cual representa el enlace entre el consumo y la producción.

1.10.3 Contexto y práctica de la Producción Más Limpia y el Consumo Sustentable


1.10.3.1.Contexto: comprensión de Producción y consumo sustentables
La Agenda 21 establece claramente que el cambio de los patrones de consumo y producción es la base de un desarrollo sustentable.
¿Qué es lo que hace a la producción y al consumo, sustentables? Ver la fig. 1.14 la cual ilustra los diferentes términos que se han
empleado para describir las estrategias de demanda-lateral.

Fig. 1.14 Términos diferentes


Los términos “producción sustentable” y “consumo sustentable” pueden provocar reacciones diferentes. Para analizar estas creencias de
forma efectiva en este curso, es necesario desarrollar un entendimiento compartido de ambos conceptos. A continuación se mencionan
las descripciones de Producción Más Limpia y Consumo Sustentable.
• “Producción Más Limpia es la aplicación continua de una estrategia ambiental preventiva integrada a procesos, productos y
servicios para incrementar la eficiencia total y reducir los riesgos a los seres vivos y al medio ambiente. La Producción Más
Limpia puede aplicarse en cualquier proceso empleado en la industria, a los productos mismos y a los servicios que se
proporcionan a la sociedad” (UNEP) (http:www.uneptie.org/pc/understanding_cp/home.htm)
• Qué significa la Producción Más Limpia para…
Procesos de Producción: conservación de las materias primas, el agua, y la energía; eliminar los tóxicos y las materias primas
peligrosas; reducir la cantidad y toxicidad de emisiones y la generación de desechos durante los procesos de producción
Productos: reducir el impacto de los productos durante los ciclos de vida totales, en el ambiente, la salud y la energía, desde la
extracción de las materias primas, su fabricación y uso, hasta la disposición final del producto.
Servicios: incorporar aspectos ambientales al diseño y prestación de servicios (http:www.uneptie.org/pc/understanding_cp/home.htm)
• “Consumo sustentable es el uso de servicios y productos que satisfacen las necesidades básicas para tener una mejor calidad
de vida minimizando el uso de recursos naturales y materiales tóxicos, así como la emisión de desechos y contaminantes
durante el ciclo de vida del servicio o del producto de forma que no comprometa las necesidades de las generaciones futuras”
La definición del PNUMA de “Producción más Limpia” incluye vocabulario acerca de incrementar la eficiencia y reducir los riesgos,
mientras que la Comisión de la Naciones Unidas para el Desarrollo Sustentable, hace énfasis sobre la calidad de vida y la equidad
intergeneracional. Ambas definiciones comparten un enfoque orientado hacia productos/servicios, en vez de tener en cuenta solamente
el proceso. Esto refleja un énfasis común sobre conceptos mucho más amplios en todas las fases del ciclo de vida de un
producto/servicio.

Para obtener un mayor entendimiento de consumo y producción sustentable, conviene reflexionar sobre los siguientes puntos:
• El consumo sustentable es más que un “consumo verde”. El consumo verde se ha criticado por el hecho de ser una estrategia
limitada que consiste en proveer eco-productos a un mercado muy selectivo de consumidores ricos que además tiene un
soporte de iniciativas político-ambientales muy débiles, tales como el eco-etiquetado. Básicamente, el consumo sustentable
busca reformar los patrones de consumo y usar la demanda lateral para impulsar los beneficios sociales, económicos y
ambientales a largo plazo. (Robins, 1999).
• El consumo sustentable consiste en cambiar la forma de consumo en vez de “hacerlo sin.” Un mal entendido muy común es
que, cambiar los patrones de consumo podría ser algo parecido a forzar a los consumidores a comprar pocos productos o
servicios (el nivel). La fortaleza potencial del concepto, sin embargo, es que éste promueve las diferentes elecciones de
consumo permitiendo a los consumidores satisfacer sus necesidades con productos mejor fabricados o servicios que empleen
pocos recursos, que causen menos contaminación y menos impactos sociales (los patrones). El concepto estimula la
innovación de productos y tecnologías y abre nuevos patrones de consumo basados en la fabricación de contenidos de mayor
servicio, en vez de contenidos con más materiales. Esto proporciona espacios para el consumo para la mayoría de la población
mundial que no tiene acceso a las necesidades básicas o que están luchando por sobrevivir. (PNUMA 2002ª).
• “La producción y el consumo sustentables requieren de cambios agigantados.” La sustentabilidad requiere de la creación de
nuevos sistemas y empresas que cambien fundamentalmente, la relación actual entre recurso-consumo-desechos y la
obtención de un valor económico. Las mejoras en los sistemas existentes de producción y consumo podrían resultar
insuficientes. Al desarrollar este tipo de sistemas, los países en desarrollo tienen la oportunidad de colocarse como economías
activas, lo que les permitirá disminuir la pobreza sin la necesidad de tener que utilizar tecnologías sofisticadas o nuevos
productos –p.ej. decidirse a dar los saltos del mismo camino que tomaron los países industrialmente desarrollados (PNUMA
2002ª.b).
Son necesarios cambios fundamentales y profundos para que la producción y el consumo, sean sustentables. Sería difícil aunque no
imposible, realizar estos cambios dirigiendo los patrones de consumo y producción en forma separada. Su interrelación, particularmente
en lo que se refiere a productos y servicios, requiere de una estrategia global. La segunda parte de esta sección presenta las
herramientas para el planteamiento del consumo y la producción como parte de un sistema integrado.

1.10.3 Contexto y práctica de la Producción Más Limpia y el Consumo Sustentable


1.10.3.1.Contexto: comprensión de Producción y consumo sustentables
La Agenda 21 establece claramente que el cambio de los patrones de consumo y producción es la base de un desarrollo sustentable.
¿Qué es lo que hace a la producción y al consumo, sustentables? Ver la fig. 1.14 la cual ilustra los diferentes términos que se han
empleado para describir las estrategias de demanda-lateral.
Fig. 1.14 Términos diferentes

Los términos “producción sustentable” y “consumo sustentable” pueden provocar reacciones diferentes. Para analizar estas creencias de
forma efectiva en este curso, es necesario desarrollar un entendimiento compartido de ambos conceptos. A continuación se mencionan
las descripciones de Producción Más Limpia y Consumo Sustentable.
• “Producción Más Limpia es la aplicación continua de una estrategia ambiental preventiva integrada a procesos, productos y
servicios para incrementar la eficiencia total y reducir los riesgos a los seres vivos y al medio ambiente. La Producción Más
Limpia puede aplicarse en cualquier proceso empleado en la industria, a los productos mismos y a los servicios que se
proporcionan a la sociedad” (UNEP) (http:www.uneptie.org/pc/understanding_cp/home.htm)
• Qué significa la Producción Más Limpia para…
Procesos de Producción: conservación de las materias primas, el agua, y la energía; eliminar los tóxicos y las materias primas
peligrosas; reducir la cantidad y toxicidad de emisiones y la generación de desechos durante los procesos de producción
Productos: reducir el impacto de los productos durante los ciclos de vida totales, en el ambiente, la salud y la energía, desde la
extracción de las materias primas, su fabricación y uso, hasta la disposición final del producto.
Servicios: incorporar aspectos ambientales al diseño y prestación de servicios (http:www.uneptie.org/pc/understanding_cp/home.htm)
• “Consumo sustentable es el uso de servicios y productos que satisfacen las necesidades básicas para tener una mejor calidad
de vida minimizando el uso de recursos naturales y materiales tóxicos, así como la emisión de desechos y contaminantes
durante el ciclo de vida del servicio o del producto de forma que no comprometa las necesidades de las generaciones futuras”
La definición del PNUMA de “Producción más Limpia” incluye vocabulario acerca de incrementar la eficiencia y reducir los riesgos,
mientras que la Comisión de la Naciones Unidas para el Desarrollo Sustentable, hace énfasis sobre la calidad de vida y la equidad
intergeneracional. Ambas definiciones comparten un enfoque orientado hacia productos/servicios, en vez de tener en cuenta solamente
el proceso. Esto refleja un énfasis común sobre conceptos mucho más amplios en todas las fases del ciclo de vida de un
producto/servicio.

Para obtener un mayor entendimiento de consumo y producción sustentable, conviene reflexionar sobre los siguientes puntos:
• El consumo sustentable es más que un “consumo verde”. El consumo verde se ha criticado por el hecho de ser una estrategia
limitada que consiste en proveer eco-productos a un mercado muy selectivo de consumidores ricos que además tiene un
soporte de iniciativas político-ambientales muy débiles, tales como el eco-etiquetado. Básicamente, el consumo sustentable
busca reformar los patrones de consumo y usar la demanda lateral para impulsar los beneficios sociales, económicos y
ambientales a largo plazo. (Robins, 1999).
• El consumo sustentable consiste en cambiar la forma de consumo en vez de “hacerlo sin.” Un mal entendido muy común es
que, cambiar los patrones de consumo podría ser algo parecido a forzar a los consumidores a comprar pocos productos o
servicios (el nivel). La fortaleza potencial del concepto, sin embargo, es que éste promueve las diferentes elecciones de
consumo permitiendo a los consumidores satisfacer sus necesidades con productos mejor fabricados o servicios que empleen
pocos recursos, que causen menos contaminación y menos impactos sociales (los patrones). El concepto estimula la
innovación de productos y tecnologías y abre nuevos patrones de consumo basados en la fabricación de contenidos de mayor
servicio, en vez de contenidos con más materiales. Esto proporciona espacios para el consumo para la mayoría de la población
mundial que no tiene acceso a las necesidades básicas o que están luchando por sobrevivir. (PNUMA 2002ª).
• “La producción y el consumo sustentables requieren de cambios agigantados.” La sustentabilidad requiere de la creación de
nuevos sistemas y empresas que cambien fundamentalmente, la relación actual entre recurso-consumo-desechos y la
obtención de un valor económico. Las mejoras en los sistemas existentes de producción y consumo podrían resultar
insuficientes. Al desarrollar este tipo de sistemas, los países en desarrollo tienen la oportunidad de colocarse como economías
activas, lo que les permitirá disminuir la pobreza sin la necesidad de tener que utilizar tecnologías sofisticadas o nuevos
productos –p.ej. decidirse a dar los saltos del mismo camino que tomaron los países industrialmente desarrollados (PNUMA
2002ª.b).
Son necesarios cambios fundamentales y profundos para que la producción y el consumo, sean sustentables. Sería difícil aunque no
imposible, realizar estos cambios dirigiendo los patrones de consumo y producción en forma separada. Su interrelación, particularmente
en lo que se refiere a productos y servicios, requiere de una estrategia global. La segunda parte de esta sección presenta las
herramientas para el planteamiento del consumo y la producción como parte de un sistema integrado.

1.10.3.2 Práctica: el enfoque de sistemas de la Producción y el Consumo


La primera parte de esta sección se enfoca a colocar a la producción y consumo sustentables en contexto. La discusión ha sido por
mucho, presentada en forma uni-dimensional, lo cual significa que se examinó al consumo y a la producción separadamente. La segunda
parte de la sección empezará a visualizar a la producción y al consumo como un sistema integrado multi-dimensional. (Ver fig.1.15)

Fig. 1.15 Representación del Consumo y la Producción Sustentables

Fig. 1.16 Sistema esquemático de fabricación

Un sistema esquemático de fabricación tradicional (Fig. 1.16) tiene entradas y salidas. Esto es bastante sencillo y representa lo que
sucede en los alrededores de una planta de fabricación y es muy útil para el trabajo enfocado al proceso de producción, sin embargo, es
muy limitado, además de ser un modelo lineal: materias primas de entrada, productos y desechos.
Fig. 1.17a Esquema de una cadena de producción I

Fig. 1.17b Esquema de una cadena de producción II

Regresando un poco para tener en cuenta una visión “macro” se encontrará que se trata de un sistema mas sofisticado. Este sistema, al
cual le interesa la productividad de los recursos, va más allá de las bases sobre las cuales la planta produce ya que incluye, la
extracción, la distribución, el consumo y el manejo de desechos (Figs. 1.17a 1.17b). Mientras este sistema sea más perceptivo, dejará de
ser menos lineal y será enfocado al proceso (p.ej. su enfoque es sobre el proceso dentro del sistema de fabricación) y una escasa
atención sobre reciclado.
Fig. 1.18a Modelo de Respuesta del Consumidor

Fig. 1.18b Respuesta ideal del consumidor

Al igual que los sistemas de producción, los sistemas de consumo también tienen un diagrama formal en el que varios de los “actores”
afectan la respuesta del consumidor –la tecnología, la economía, la demografía, las instituciones y la cultura. La fig. 1.18a muestra como
interactúan entre ellos e indica sus efectos potenciales. La fig. 1.18b muestra la respuesta ideal del consumidor hacia el consumo
sustentable.
Fig. 1.19 Sistema de producción y consumo enfocado al proceso

La figura 1.19 muestra un sistema de producción y consumo enfocado al proceso. Las estrategias enfocadas a Producción, tienen una
historia sólida por haber logrado y establecido una infraestructura, pero tienen dos problemas principales. En primer lugar, en materia de
consumo han llamado la atención pero están en su límite. En segundo lugar (al igual que la estrategias enfocadas a consumo), reflejan
“una división simplista dentro de dos esferas de acción separadas: enfocada a producción (productores, procesos, infraestructura
tecnológica) y enfocada a consumidores (necesidades, motivación, respuesta).” (UNEP 2002a). Esta categorización dualística no refleja
con exactitud la complejidad de le existencia social y la estructura económica.

Fig. 1.20 Diagrama de flujo ingenieril

Desde el punto de vista de un ingeniero de procesos, para satisfacer las necesidades humanas, el consumo y la producción operan en el
mismo sistema, lo cual es cerrado y no lineal (Fig. 1.20). El primer énfasis de este esquema, está sin embargo referido a los procesos de
producción. Con esto se corre un alto riesgo de enfocarse solamente a una parte del sistema.
Fig. 1.21 El elefante

La fig. 1.21 muestra lo que podría suceder al colocar a cinco personas ciegas frente a un elefante y se les pidiera que describan cada
parte frente a la cual están parados. Cada persona podría tener una idea muy diferente de lo que realmente es un elefante. Si el elefante
se moviera y los ciegos reaccionaran al movimiento de acuerdo a la percepción que tuvieron de lo que creyeron que era un elefante, las
probabilidades de sufrir serios daños, también podría ser bastante alta. Esto nos muestra los peligros asociados de ver solamente una
parte de un conjunto.

Fig. 1.22 Consumo y Producción enfocados al producto

¿Cómo podemos unir las partes del sistema Producción/Consumo? Los productos son claramente la conexión entre los sistemas de
producción y consumo (Fig. 1.22). Los productos creados dentro del sistema de producción, serán consumidos en el sistema de
consumo y a la inversa, ambos sistemas funcionan de la misma manera.
Fig. 1.23 Un cambio de enfoque

El énfasis sobre producción y consumo atrae la atención sobre las sub-partes de los sistemas. Por el contrario, un mayor énfasis sobre
los productos, atrae mayor atención sobre todo el sistema. Olvidarse de los subsistemas enfocados a producción y consumo para
cambiar hacia un sistema con un enfoque hacia los productos mucho más amplio y más perceptivo, nos conducirá hacia el cambio del
paradigma (ver fig. 1.23).

Fig. 1.24 Un sistema complejo

Es común pensar en producción y consumo como etapas discretas en la cadena del ciclo de vida de un producto, con la producción (una
actividad industrial) precediendo al consumo (una actividad doméstica). Sin embargo la producción y el consumo están intrínsecamente
entretejidos. Toda la producción consume recursos y energía, para producir algo se requiere que algo sea consumido. Es indudable que
en términos de masa o peso los volúmenes más grandes de materiales que se consumen en una economía nacional corresponden a las
plantas de producción –en lugar de al consumo de las personas- y en forma muy particular, a aquellas industrias que se dedican a la
extracción de recursos.

Una visión más cercana a los sistemas de producción/consumo con enfoque hacia productos (fig. 1.24), muestra que cada eslabón en
una cadena de productos es un eslabón tanto de la producción como del consumo. No existe un solo eslabón determinante, ningún
punto puede ser marcado como un punto de consumo (o un punto de la producción, en este caso). El consumo que se presenta en
cualquier eslabón, es determinado por las actividades de producción/consumo que le preceden.

Encontrar un sistema novedoso no siempre es fácil, especialmente si se tienen costumbres y esquemas establecidos. Las viejas
costumbres pueden empañar los intentos al tratar con nuevos paradigmas.
Existen muchas definiciones para sistemas y predisposición por creencias, por lo que mencionaremos a continuación la definición que
vamos a manejar en el texto:
• Sistemas. Conjunto de elementos interrelacionados que agrupados tienen una función o propósito. Un sistema es más que la
suma de sus partes. Puede auto-mantenerse, ser adaptable, dinámico, orientado a metas, y evolutivo.
• Predisposición. Es un sistema de creencias compartidas, ideas, costumbres, suposiciones, metas de una comunidad. Por lo
general no existe en forma explícita pero es aceptada universalmente.

Fig. 1.25 Cambio de creencias o predisposiciones

La gráfica en la fig. 1.25, demuestra el cambio de una creencia dominante a una creencia emergente. Como se ilustra en la gráfica, toma
un tiempo cambiar las creencias y muy raramente este cambio es instantáneo.

Fig. 1.26 Proceso de cambio de los sistemas

Aunque es complejo enfocarse sobre un cambio de creencias, es importante recordar que los principales componentes en el cambio de
los sistemas son estructurales. En gran parte, la estructura se refiere a los actores claves, al proceso y a las relaciones entre estas
partes que forman el sistema. Un cambio de las creencias sin un cambio estructural no es suficiente (y viceversa), además, los continuos
cambios en un área conducen a su vez, a cambios en la otra. Un pequeño cambio en las creencias conduce a cambios estructurales
pequeños, lo cual consecuentemente conduce a otros pequeños cambios en las creencias y así sucesivamente en una forma iterativa
(Ver fig. 1.26).
Fig. 1.27 Causas y efectos en sistemas complejos

El sistema de producción/consumo es un sistema complejo y como sucede por lo general en sistemas complejos, es difícil observar las
relaciones entre causa y efecto. Con frecuencia un cambio en las creencias o en la estructura se aleja de los cambios en las respuestas
que esta genera. Esto hace que sea difícil atribuir una conexión causal entre una acción o iniciativa y un efecto distante. En la fig. 1.27 se
puede ver claramente el efecto retardado de causa efecto en sistemas complejos.

Antes de empezar el proceso, recuerde que:


• “La evolución es el proceso mediante el cual lo imposible se vuelve posible a través de cambios pequeños y acumulativos”.
• “Empezar una obra aún cuando pienses que no vislumbras el camino mediante el cual esta obra te conduzca a tu meta”. (Paul
Karfel en Seeing Nature).
• “Los problemas significativos que enfrentamos no se pueden resolver en el mismo nivel del pensamiento en el que estábamos
cuando ellos fueron creados”. (Albert Einstein).
Algunas personas brillantes se han enfrascado en una lucha en materia de cambios. El excelente libro de Karfel, “Seeing Nature”, trata
acerca de cómo los cambios en un proceso con frecuencia se hacen posibles a través de pequeños cambios; más que lograrlo en una
sola y gran acción, dice que aún cuando muchas veces el camino para lograr un objetivo no es nada fácil de discernir, éste no debería
ser una barrera para lograr tales objetivos. Como se mencionó anteriormente, Albert Einstein nos recuerda que para resolver problemas,
nos debemos desplazar más allá de su entendimiento actual y “pensar desde fuera de la caja” las soluciones.

Para empezar el proceso de cambio se requiere resolver los problemas con un enfoque diferente y que esto se transfiera a la
comunicación sobre los mismos.

Existen algunos conjuntos de herramientas para la producción y el consumo sustentable:

Análisis de Ciclo de Vida (ACV): es un proceso de evaluación de los efectos que un producto tiene sobre el medio ambiente durante toda
su vida. Esta herramienta muy bien conocida debe usarse con cuidado porque puede empezar como un simple análisis y puede acabar
como un estudio complejo.

Administración de Ciclo de Vida (LCM-Life Cycle Management): es un planteamiento integrado para minimizar el impacto ambiental
asociado con un producto o servicio sobre su ciclo de vida. A diferencia del ACV, el cual es una herramienta de análisis, el LCM es una
herramienta administrativa y por lo tanto, tiene más aplicación.

Sistemas de Productos y Servicios (PSS Products and Services Systems): el PNUMA ha tomado la responsabilidad de promover este
sistema, el cual implica “un cambio del enfoque de las empresas desde el simple diseño y venta física de un producto, hasta un sistema
de ventas de productos y servicios los cuales en conjunto, son capaces de satisfacer las demandas específicas de los clientes.”

Políticas integrales de productos (IPP, Integral Products Policies): emplea el planteamiento del ciclo de vida de un producto para ayudar
a establecer sus políticas. Este planteamiento busca reducir los impactos ambientales del ciclo de vida de los productos desde la
obtención de la materia prima hasta la producción, distribución, uso, y manejo de desechos. La Unión Europea le otorgó un
“reconocimiento verde” al IPP.

Foro: los participantes expresarán lo que crean que es una barrera para tener una producción y consumo sustentables.

1.10.3.3 Experiencia de los participantes en materia de producción y consumo sustentables


Hasta ahora se han descrito algunas de las razones por las cuales se promueve el concepto integral de producción y consumo
sustentables, además de haberse analizado la sustentabilidad como un sistema perspectivo.
En esta sección tendremos las experiencias en que los participantes han participado en las áreas de producción y desarrollo
sustentables.

Cada participante comentará en el Foro de Discusión sobre los siguientes puntos:


• ¿Cómo ha tratado usted/su organización de promover la Producción Sustentable?
• ¿Cómo ha tratado usted/su organización de promover el Consumo Sustentable?
• ¿Cuáles son los retos para promover la Producción/Consumo Sustentables?

Esta actividad ayuda a revelar las actividades del pasado y presente sobre las instituciones de los participantes en las áreas de
producción y consumo sustentables. Al mismo tiempo, para vencer los retos se espera que las instituciones empiecen a expandir sus
trabajos en estas áreas.

1.10.4 Técnicas, Herramientas y Perspectivas del Programa de las Naciones Unidas para el Medio
Ambiente (PNUMA) sobre consumo sustentable.
La Cumbre Mundial Sobre Desarrollo Sustentable (World Summit on Sustainable Development, por sus siglas en inglés), celebrada en
Johannesburgo en Agosto/septiembre del 2002, confirmó la importancia de afrontar el tema de producción y consumo sustentables en
una forma integrada. Se acordó que se debe desarrollar un marco más exhaustivo para apoyar las iniciativas nacionales y regionales. El
PNUMA juega un papel clave en este planteamiento, mediante la creación de programas en producción más limpia y consumo
sustentable. Esta parte de la capacitación se enfocará a la parte de la sustentabilidad del consumo y creará una estructura amplia sobre
temas de interés y de actividades del PNUMA.

Las áreas claves de trabajo del PNUMA (Objetivos en pocas palabras de la fuente: panfleto sobre el programa de SC, Abril 1999) son:
• Tema sobre el ciclo de vida (sin particularizar en las necesidades y actividades de los consumidores, pero tomando en cuenta el
concepto desde la cuna hasta la tumba, y de esta forma identificar el rol que puedan mostrar otros interesados.
• Un mejor entendimiento de las fuerzas impulsoras (¿por qué el consumidor consume?, ¿qué necesita?, ¿qué desea?, lo cual es
por mucho un área sin explorar, por lo menos en el ámbito internacional de políticas de desarrollo) y;
• Usar en mejor forma estos nuevos conocimientos para producir mejoras que conducirán a una mejor calidad de vida para todos,
inclusive para los más necesitados, además de una reducción del daño al medio ambiente.
Es por eso que el objetivo más importante es “crear un espacio para el consumo para todos”. Todos deberían volverse un consumidor es
el lema. Esto requiere un consumo más eficiente (empleando menos recursos y causando menos contaminación y problemas sociales).
La siguiente sección cubre estas tres áreas.

Ciclo de Vida
En sesiones anteriores ya se ha mencionado este tema, como un sistema perspectivo. Estas citas ilustran la conexión entre una
herramienta técnica aparente (LCA-Life Cycle Approach) y los consumidores.

Klaus Toepfer, ex-director ejecutivo del PNUMA, recientemente observó que los consumidores en el mundo están mostrando un mayor
interés que va más allá de los productos. Dicho en otras palabras, los consumidores no solo se interesan en el precio y la calidad, sino
que además desean saber cómo, cuándo, y por quién habían sido producidos. Aunque esto no está generalizado, sí se ha observado
que hay un mayor número de consumidores que lo hacen, tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados. Mencionamos las
citas del 23 de agosto de 1999 hechas por Klaus Toepfer:
• “Los consumidores se interesan cada día más en el mundo que se encuentra detrás de la elaboración de los productos, y
desean saber donde y quien los produce”
• “Este aumento de consciencia es un signo de esperanza. Los negocios y los gobiernos deben construirse sobre esta base”.
El hecho de que un consumidor esté interesado en el origen de sus compras, significa que las compañías y los gobiernos también lo
están. Klaus Toepfer concluye en sus observaciones que estos últimos deberían hacer más sobre este hecho. Crear oportunidades para
aquellos que (algunos por varios años) han tratado de vender productos más limpios o que han estado tratando de implementar políticas
ambientales. El consumidor aparentemente es partidario también de este punto.

Como se mencionó anteriormente, la base del planteamiento de la producción y el consumo sustentables es la concepción de sistema.
Casi todos los conceptos como la desmaterialización y la eco-eficiencia, ven como un todo al sistema consumo/producción y
prácticamente nos dicen hacer más con menos material o hacer más con menos impacto ambiental. Esto es aplicable al sistema como
un todo y no solamente al consumo sustentable. El desarrollo sustentable es una forma de dirigir al sistema completo e impartirle el
aspecto social. Muchas organizaciones y personas desde 1992 han tratado de dar una definición al desarrollo sustentable, consumo
sustentable, producción sustentable, sus diferencias y sus límites. Para aquellos quienes desean profundizar sus conocimientos, existe
mucha literatura disponible.

El objetivo de esta sección es enfocarse en una forma práctica de lo que esto debería significar para las instituciones que tienen relación
con el medio ambiente. Ver en la fig. V-4 lo que se espera que hagan y que no hagan estas instituciones. No es nuestra intención marcar
los límites entre ambos conceptos, porque al nivel práctico resulta innecesario. Como lo expresó recientemente la OECD (Políticas para
promover el Desarrollo Sustentable: un repaso, ENV/EPOC/WPNEP(2201)/18/FINAL) “Aparentemente en el mundo real, a las políticas
de desarrollo y la implementación de tales políticas no están en perspectiva sino hasta que los resultados de los esfuerzos hechos, son
claramente definidos y no existe una razón para suponer que esto cambiará en los años venideros.”

El objetivo es identificar lo que podría llamar la atención en materia de consumo y que tenga aplicación en la vida diaria. Por razones de
simplicidad, se hará una distinción entre producción limpia “pura” y consumo sustentable “puro”. De acuerdo con el reporte de la OECD,
sería de gran ayuda para identificar en dónde los actores pueden hacer algo sin la necesidad de los otros, es decir, independiente de
otros actores. Al hacer esto, resulta claro que mejorar los procesos de producción es algo que los productores pueden hacer por sí solos,
lo cual significa que no necesitan la ayuda de los consumidores. Los Centros de Producción Más Limpia en el mundo, tienen un papel
muy claro en esto.

En resumen, lo que se espera de las instituciones es que en relación a la producción y el consumo sustentable se piense como un
proceso integrado y no como elementos aislados.

Sin embargo si los consumidores deciden cambiar su estilo de vida comprando productos ambientalmente amigables, entonces
requieren de empresas que les puedan proveer de esos productos así como de la información relevante. Si un productor quiere producir
productos más limpios sin tener que irse a la bancarrota necesita de consumidores que compren sus productos, por lo tanto, requiere de
un estudio de mercado. Influenciando los patrones de consumo y producción con enfoque hacia los productos sería muy claro el
planteamiento integrado. De igual forma, representaría un campo en el cual los Centros Nacionales de Producción Más Limpia tendrían
un gran valor agregado como parte de sus actividades principales o de sólo algunas, e incluso, como una extensión de sus actividades
actuales. Esto sería la base de lo que significa el consumo sustentable para los Centros Nacionales de Producción Más Limpia e
Instituciones afines. Klaus Toepfer sugiere “fomentar la concientización en los consumidores y ayudar a las empresas a tomar las
oportunidades.”

El PNUMA ha aprendido mucho con sus iniciativas sobre anuncios, trabajando con una empresa de anuncios con la cual comparte sus
conocimientos acerca de “cómo vender un producto”. El PNUMA desea emplear la experiencia de los anunciantes para lograr la
sustentabilidad. Algunas de las estrategias claves de mercadeo sobre lo que significa mejor vender productos limpios:
• entender al consumidor,
• darle al consumidor lo que quiere: buenos productos y sensaciones positivos,
• decirle lo que ya conoce, venderle estilos de vida.
Antes que nada, existe la necesidad de entender al consumidor. Esto podría parecer obvio, sin embargo a nivel nacional e internacional,
no es muy común que los creadores de políticas ambientales hagan uso de datos de investigación sobre consumidores. Las autoridades
ambientales y el PNUMA se han enfocado más hacia aspectos técnicos, de ingeniería y legales. Los profesionales de los anuncios usan
sus habilidades para dar a los consumidores lo que ellos quieren y saben que es difícil convencer a la gente de comprar algo que ellos
no quieren, así es que buscan los “factores fundamentales que controlan sus motivaciones de compra” por ejemplo su posición social,
imagen, emociones positivas y emplean estos factores para promocionar sus productos. Por ejemplo, pensar cómo sucede en el caso de
una bebida moderada muy conocida: vendida en cualquier parte donde se haga pensar a la gente que si la bebe será una persona
fresca, moderna y una ciudadana del mundo. En este caso se emplean emociones más que la racionalidad como tácticas de venta, aún
cuando el valor nutricional o el sabor de esta bebida sea simplemente un sabor a jugo de fruta natural. El anuncio no muestra todas las
razones por las cuales se debe beber tal bebida y sólo muestra a personas felices con las que uno quisiera identificarse. Por el contrario,
las etiquetas de cualquier bebida orgánica o de cualquier producto ambiental están llenas de información real y esto en ocasiones crea
sentimientos de culpabilidad, más que de gozo. Los anunciantes saben que la culpabilidad no vende, así que ésta es una de las
selecciones clave que un practicante de producción mas limpia debe aprender o al menos, estar consciente de ello.

Entendiendo los factores que manejan al consumo.


Para entender las fuerzas que mueven al consumo se requiere de la investigación de mercados a través de encuestas de la clase
consumidora global, de los estilos de vida juveniles. De esta manera se puede saber si conocen el producto o servicio, si lo desean y si
pueden obtenerlo.

La segunda área de los trabajos sobre consumo sustentable del PNUMA ha sido sobre el estudio de los factores que gobiernan al
consumo. Para esto se han llevado una serie de encuestas y algunas en cooperación con “consumidores internacionales”, con la
industria de los anuncios, con la UNESCO (enfocada hacia la juventud). Las preguntas básicas en las cuales se basaron estas
encuestas son: ¿qué necesitan?, ¿quieren cambiar? y ¿en qué cambiarían?

Fig. 1.28 Estadísticas de consumidores en varias ciudades


Una encuesta sobre la clase consumidora global, se llevó a cabo en cooperación con “Consumidores Internacionales” la cual abarcó a la
clase media de las ciudades principales –un mercado nuevo de consumidores que comparten los mismos patrones de consumo (beben
las mismas bebidas, comen las mismas comidas rápidas, usan computadoras, e-mail, chat). El objetivo era investigar si ellos compartían
los mismos sueños o ideales, y si esto fuera así, sería un punto de partida para desarrollar actividades y campañas. Esto confirmaría
algunas premisas de Klaus Toepfer respecto a que la concientización se está incrementando en todo el mundo. Se encontró que el nivel
de interés es alto y considerado de importancia (contrario a lo que se creía) y que los consumidores de los países desarrollados,
ciertamente están muy interesados en estos aspectos. Observe en la fig. 1.28 algunas estadísticas respecto a la situación de los
consumidores globales y de los efectos que ejercen sobre el ambiente debido a su consumo.

Nota: todo el material esta disponible en la pagina www.uneptie.org/sustain

Fig. 1.29 Estadísticas de consideración de la vida detrás de los productos

Los consumidores de ciudades de países desarrollados con frecuencia son los mas encuestados (nótese que estamos hablando de la
clase media, como el principal grupo de interés y para llevar a cabo las campañas de concientización).

Los pobres quienes luchan por sobrevivir, como se dijo anteriormente, no son un grupo que se ha tomado en cuenta del todo para las
actividades sobre consumo sustentable, aunque podrían tener los beneficios de un consumo eficiente de los ricos, por lo tanto serían
consumidores. Ver en la fig. 1.29 las estadísticas sobre si los consumidores consideran a la vida detrás del producto que compran.

Como un resultado claro de estas encuestas y muchas otras llevadas a cabo por el PNUMA y otras instituciones, la concientización
parece estar ahí. Sin embargo ser conscientes y hacer algo por esto, son dos cosas diferentes. “¿Qué hacer para que hagamos lo que
decimos?” es ahí donde se complica el asunto. Como veremos, existe la necesidad de un enlace con las actividades de producción más
limpia, lo cual se mostrará otra vez.
Fig. 1.30 Contradicciones del consumidor

Los factores gobernantes no siempre señalan hacia una misma dirección. En una encuesta de McCann Erickson (uno de los líderes del
mundo en agencias de anuncios) en conjunción con el PNUMA se mostró que existe una paradoja entre el consumidor ideal y su actitud.
Por supuesto todos queremos que no haya pobreza, violencia, racismo, eliminar la contaminación, que haya igualdad y sin embargo, al
mismo tiempo, los consumidores preferimos vestir buena ropa, tener un buen automóvil, tener lo último en telefonía celular, ver películas
en una nueva tecnología de DVD. Tal parece que estos deseos son contradictorios. Ver en la fig. 1.30 los objetivos aparentemente
contradictorios de una persona. Nota: aunque la chica de la figura parece muy Europea, el estudio se llevó a cabo en varios países (al
igual que el grupo estudiado de consumidores globales) los resultados obtenidos fueron más o menos los mismos en Europa, África,
América Latina, Asia y los Estados Unidos.)

La pregunta que nos debemos hacer sería: ¿Podrían los consumidores lograr simultáneamente estos dos objetivos? Sabemos muy bien
que es posible vestir ropas que no sean producidas a costa de la gente pobre, o mediante el uso de mano de obra de niños o a expensas
del medio ambiente y sabemos que un auto actualmente es más limpio y eficiente, por lo tanto todo parece ser que depende de los
beneficios económicos (que haya negocio de por medio).

Fig. 1.31 Expectativas de los consumidores respecto a las marcas

Otro resultado del proyecto McCann Ericksson/PNUMA confirma que los consumidores esperan que las compañías jueguen un papel
clave en suministrar mejores productos, sin impactos al ambiente, pero que no sacrifiquen calidad, precio ni status. Ver fig. 1.31

La encuesta de McCann Erickson encontró una información clave en otro grupo de interés, jóvenes del Reino Unido. Ver fig. 1.32 con las
revistas, páginas web y bebidas favoritas.
Fig. 1.32 Preferencias de los jóvenes en marcas

Sus intereses no fueron difíciles de predecir: mujeres, fútbol y bebidas (la bebida alcohólica preferida no fue difícil de adivinar). Estos
jóvenes también fueron parte del grupo de interés que consume productos más limpios, pero que tal vez requieran una estrategia
diferente de aquellos consumidores en general.

Fig. 1.33 Preferencias en la decisión de compra

Los resultados de la encuesta de los factores que gobiernan al consumo en jóvenes del Reino Unido, reveló que no existen factores
éticos, ambientales o de sustentabilidad y como se mencionó, eran parte de un grupo de interés que consume productos más limpios
(Ver fig. 1.33). La lección que se aprendió de la industria de los anuncios es que no solo se trata de educar a la población, sino también
de enlazarlo con lo que la población encuentra importante. En otras palabras: un DVD ambientalmente amigable está bien considerado,
en tanto la marca sea considerada líder en el mercado. Incluso es posible que un producto ambientalmente amigable, no requiera
siempre de ser detallado en la (eco) etiqueta.

Cambiar el comportamiento individual es complejo debido a que se trata de personas y existen objetivos que entran en conflicto. Sin
embargo, está claro que con sólo realizar campañas de concientización no sería suficiente. Las emociones y los compromisos tienen que
ser modificados (podríamos considerarlo como el software para el cambio) y se debe proporcionar un hardware adecuado (productos,
servicios, infraestructura).

Resumiendo y volviendo al asunto de la paradoja, la respuesta y la forma de ideas como el de la chica mencionada anteriormente con
objetivos contradictorios, es que todos los empresarios interesados deberían verse reflejados en el contenido de los siguientes párrafos y
tomar cartas en el asunto.
Existen productos que cubren las necesidades y deseos de la población, además de los criterios de sustentabilidad pero debería haber
más de tales productos y a su vez, ser vendidos bajo un esquema muy diferente (no empleando el método de culpabilidad que se
mencionó antes) o diseñarlos de una forma diferente. Aunque esta idea podría hacer que los productos parezcan productos “más fríos”
que los productos que contribuyen a la contaminación y a los problemas sociales, al mismo tiempo es necesario que los productos
ambientalmente amigables sean accesibles en precio (un tema en el que el gobierno puede actuar, mediante los impuestos y subsidios).
Todo esto forma parte de la producción y consumo sustentables dirigidos a empresas, Gobiernos y Organismos No Gubernamentales.

Inspirando mejoras
Con relación a lo anterior, la tercer área del PNUMA en el programa de consumo sustentable es motivar para realizar mejoras” basadas
en el mejor conocimiento de las fuerzas que gobiernan este sistema. La clave de esta sección ya fue explicada anteriormente: los
patrones de consumo y producción sustentables se pueden lograr trabajando en el “software” (grado de concientización y compromiso) y
el “hardware” (los productos, los servicios, reglamentación, incentivos y regulaciones). Esta sección del programa del PNUMA está
orientada hacia los clientes y trata de llevar y dar a conocer los resultados a los empresarios, al gobierno, a organismos no
gubernamentales y al mismo tiempo escuchar a éstos para que se establezca el diálogo.

Ponerse del lado del consumidor e identificar sus necesidades y sus deseos en el proceso de diseñar y vender productos o servicios más
limpios que conduzcan a la innovación de oportunidades más relevantes y no solo al simple hecho de enfocarse al mejoramiento técnico
de ciertos productos (funcionalidad). Por ejemplo: el caso de un libro, el cual puede llevarnos a la producción de libros más limpios,
empleando menos recursos y causando menos contaminación desde una perspectiva del ciclo de vida. Sin embargo existe una cuestión
técnica: –techo de la eficiencia- producir algo más limpio que limpio es difícil. Es importante también para el consumidor, disponer de
mejores datos respecto al ciclo de vida y en el eco-etiquetado. Ver figura 1.34

Fig. 1.34 Programa de ecoetiquetado

Cambiando el marco de referencia más allá del producto mismo hacia su función (para el consumidor), se observará que el número de
probabilidades se podrían incrementar. Existen muchas formas de informar a los consumidores en vez de sólo proveerles de libros para
comprar. Por cada una de estas alternativas, la aplicación de la sustentabilidad se puede optimizar y se pueden identificar nuevos
productos, servicios o combinaciones de productos y servicios (PSS- Sistema de servicio de productos). Como se ha demostrado, este
planteamiento amplía el rango de empresarios interesados. En la cima de la fábrica de libros, otros sectores industriales y aún el sector
de servicios, pueden jugar también un papel muy importante. En pocas palabras, ésta es una innovación que exige demandas basadas
en la función de un planteamiento. Otras lecturas incluyen publicaciones del PSS del PNUMA (www.uwnptie.org/sustain) y los bocetos de
la WSSD. (22 de Agosto del 2002)

Otro grupo de actividades que caen dentro de este grupo son las relacionadas a la información. Por diseño e información (p.ej. el
etiquetado, fig. V-16), las empresas requieren tener un acceso confiable, transparente y si es posible, datos y criterios de productos
consistentes. El obtener estos datos y criterios es uno de los objetivos de la iniciativa del ciclo de vida del PNUMA/SETAC, emitido en el
2002 con motivo del séptimo seminario de alto nivel sobre producción más limpia. Ver la página www.uwnptie.org/sustain para más
información.

Los Centros Nacionales de Producción Más Limpia (CNPLs) y las instituciones involucradas con temas ambientales son candidatos
potenciales en la capacitación e información de pequeñas y medianas empresas, especialmente en los países en desarrollo con
economías en transición sobre el uso de las herramientas del ciclo de vida, incluyendo análisis de inventarios, evaluación de impactos y
administración del ciclo de vida.
Fig. 1.35 Información de Xerox

Fig. 1.36 Información de industrias de los detergentes

Cada vez hay más empresas que quieren informar acerca del tema de sustentabilidad. Ver en las figs. 1.35 y 1.36 ejemplos de estas
empresas. Lo último en desarrollo son: ¡las empresas que anuncian consumir menos! Cada vez más, las marcas tienen problemas para
diferenciarse una de otra porque los precios y la calidad resultan cada vez más iguales, por lo tanto, se están orientando hacia otros
aspectos. Uno de ellos es “la responsabilidad y la verdad” (como se dijo antes). Las marcas podrían resultar los promotores de la
sustentabilidad. Un ejemplo lo constituye Kia (marca de automóviles que promueve no utilizar demasiado los autos, especialmente
cuando se recorren distancias cortas y más aún, regalan bicicletas y organizan caminatas para familias que desean llevar sus hijos a la
escuela a pie). En algunos países, la compañía McDonald’s previene a los padres con pequeños que llegan a sus restaurantes a que no
coman sus productos más de una vez por semana para que no adquieran sobrepeso. Por supuesto, imagen y sustentabilidad, no
siempre son la misma cosa pero esto demuestra que las empresas cada vez más, tratan de comprometerse en el medio ambiente y lo
mismo deberían hacer los asesores.

El segundo elemento de la sección de mejoras del programa del PNUMA es la “infraestructura y el marco regulatorio”. Esto se refiere a lo
que el gobierno puede hacer en esta área, y en lo que el PNUMA puede ayudar. Por ejemplo:

• El gobierno produce y consume también al mejorar su infraestructura y las áreas verdes.


• El gobierno desea ayudar implementando mejores políticas (Guía de las Naciones Unidas para la
protección del consumidor).
El gobierno puede, mientras toma las decisiones y diseña el software para los consumidores (transporte público, plantas de reciclaje,
legislación, precios controlados), beneficiarse de un planteamiento de consumo como con cualquier negocio. Esto asegura que el
hardware se enlace con los deseos y las capacidades existentes de los consumidores. Además, se requiere trabajar en una necesidad
específica en la que tal vez las instituciones ambientales jueguen un papel muy importante, como el de la elaboración de la guía de
Naciones Unidas para la Protección del Consumidor. Muy contrariamente a lo que el nombre podría sugerir, esta guía no solamente
sería relevante para los consumidores o para el gobierno, sino para llevar a cabo una serie de actividades específicas por las empresas.

La Guía de las Naciones Unidas para la Protección del Consumidor, fue adoptada en la Asamblea General en 1985 y aumentada con la
Sección sobre Consumo Sustentable en 1999 (decisión 54/449). Provee un marco internacional para que los gobiernos la utilicen en la
formulación y fortalecimiento de las políticas y legislación sobre la protección al consumidor.

El PNUMA recientemente llevó a cabo una encuesta para evaluar el nivel de la implantación de las guías. Más de 50 países han
respondido a la encuesta, incluyendo a Países en Vías de Desarrollo y países con economías en transición (Países activos: Alemania,
Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Burundi, Canadá, Chad, Chile, China, Costa Rica, Costa de Marfil, Croacia,
Chipre, República Checa, Dinamarca, Ecuador, El Salvador, Estonia, Fiji, Haití, Holanda, Hong Kong, Hungría, Indonesia, Israel, Italia,
Japón, Kenia, Kiribati, Korea, Kuwait, Lituania, Mauricio, México, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega, Polonia, Senegal, Las Islas
Seychelles, República Eslovaca, Sri Lanka, Suecia, Suiza, Uruguay, Vanuatu, Zambia y Zimbabwe.

La publicación “Tracking Progress”, disponible en el PNUMA y en la página www.unep.fr/pc/sustain contiene una información extensa
sobre esos países: las políticas, las estrategias, actividades y contactos claves en el área de la implantación de las políticas de consumo
sustentable. Estas actividades incluyen un número de actividades directamente dirigidas hacia empresas. El tipo de políticas que se
incluyen en estas guías, según el resultado de las encuestas son:
• sólo 56% promueven la investigación en esta área;
• 64% está involucrado en alguna forma de pruebas de productos/eco-etiquetado;
• 78% dice tener “un mecanismo regulatorio efectivo en operación”;
• sólo el 56% tiene instrumentos económicos en operación;
• 80% tiene alguna forma de prácticas de reciclado;
• más del 85% apoya la política de productos (eficiencia, producción más limpia).
• 72% han implantado prácticas sustentables en sus propias operaciones.
Las guías sobre un producto probado, eco-etiquetado, instrumentos regulatorios y financieros, reciclaje, políticas para productos
(incluyen a la producción más limpia) tienen mucha importancia para el trabajo de la empresas y en consecuencia para las instituciones
de medio ambiente. Basados en los resultados de esta encuesta, el PNUMA llevará a cabo campañas de capacitación dirigidas a los
tomadores de decisión del gobierno y pequeñas y medianas industrias (PYMES), particularmente en países en desarrollo, para despertar
la conciencia y mejorar las actividades. Como co-actores claves a nivel nacional, las instituciones ambientales, podrían ser una opción
natural para estar involucradas en estas actividades de entrenamiento.

Finalmente, tenemos el tercer elemento de las actividades de mejoramiento del programa del PNUMA sobre consumo sustentable: el
diálogo y la cooperación se están promoviendo mediante mesas redondas regionales y encuentro de expertos. Se fomenta el respeto a
los valores locales, a las tradiciones y a la cultura. Muchas de estas mesas redondas y encuentros se han llevado a cabo en cooperación
cerrada con organizaciones no gubernamentales, con los Centros Nacionales de Producción Más Limpia y/o Consumidores
internacionales y financiadas por la CDG (Carl Duisberg Gesellchaft). Esta iniciativa regional empezó en Berlín en Octubre de 1999 con
el foro de empresas para la producción y el consumo sustentables “creando oportunidades en un mundo cambiante”, organizada
conjuntamente, entre la CDG y el PNUMA. El interés mostrado en el planteamiento condujo a que se realizaran eventos similares en
otras regiones, incluyendo:
• Primera mesa redonda Africana sobre Producción más Limpia y consumo sustentable (Kenia, Agosto, 2000);
• Talleres sobre consumo sustentable para el Oeste y Europa central (Sofía, Bulgaria y Tallin, Estonia, 2001, como parte del
llamado ALCANCES (Consumo sustentable oportunidades para Europa) proyecto del PNUMA ROE y el DITE;
• Encuentro de expertos en consumo sustentable para el Pacifico asiático (Kuala Lumpur, Malasia, Agosto, 2001;
• Encuentro de expertos en consumo sustentable para América Latina y la Región del Pacífico (San Pablo, Brasil, Noviembre del
2001);
• Segunda mesa redonda Africana sobre PL y consumo sustentable (Arusha, Tanzania, Marzo del 2002);
• Dos pre-encuentros sobre estos temas han sido organizados en Estados Unidos, lo cual dio como resultado el establecimiento
de la Alianza del Norte para el Consumo Sustentable (organización anfitriona: Luskin).
El PNUMA incluyó el tema de consumo sustentable en el seminario bi-anual del alto nivel sobre producción más limpia desde 1998.
Estos encuentros regionales han identificado prioridades claves para cada región lo cual ha reforzado los valores locales y las
tradiciones. Los organismos no gubernamentales, la comunidad empresarial, los investigadores y el gobierno han trabajo en conjunto
para definir las estrategias a seguir. El planteamiento para definir las iniciativas nacionales y regionales y así, identificar las actividades a
nivel global, ha recibido un cálido apoyo en la WSSD en Johannesburgo y se prevé que seguirá fortaleciéndose en los años venideros.

Para recapitular el mensaje de esta sección veamos los dos lados de la misma moneda.
• Se requiere de la perspectiva del ciclo de vida;
• se requieren Producción y Consumo Sustentables;
• esto no significa que los CNPLs e instituciones de medio ambiente, deben extender su trabajo actual haciendo todo lo
relacionado a consumo sustentable. Los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales son los protagonistas claves para
actuar sobre el consumo sustentable “puro” (tratar estos aspectos, mediante la promoción de una calidad de vida no material,
etc.);
• un papel clave de los CNPLs y las instituciones de medio ambiente, es el de comprometerse para promover el consumo y la
producción en una forma integrada como una extensión de sus programas de producción más limpia, respetando siempre, la
cultura local, los valores, sus habilidades y prioridades;
• los CNPLs y consultorías de medio ambiente, pueden ayudar a los empresarios a vender productos mas limpios y obtener
oportunidades de innovación, trabajar con los organismos no gubernamentales como colaboradores y como asistentes de los
gobiernos para mejorar la implantación de guías relevantes de Naciones Unidas sobre protección al consumidor.
En 1994 la ONUDI y el PNUMA, unieron sus esfuerzos para introducir el concepto de producción más limpia en los países en desarrollo
y en los de economías en transición. El programa ONUDI/PNUMA para los CNPLs, es un solo programa para desarrollar capacidad para
lograr la adopción y posterior desarrollo del concepto de producción más limpia al nivel nacional. El programa alienta al diálogo entre la
industria y el gobierno, mejorando la inversión para la transferencia y desarrollo de tecnologías pro-ambientales.

Reconociendo que existe una interconexión entre producción sustentable y consumo, el PNUMA recientemente ha convocado a los
CNPLs a expandir el alcance de sus actividades para que incluya al consumo sustentable. En el Reporte sobre Estado Global sobre
Producción mas Limpia del 2002, el PNUMA solicitó a los CNPLs enfocarse en expandir la visión de producción más limpia para que se
enlazara en forma explicita con el concepto de consumo sustentable. La propuesta del PNUMA para un programa de trabajo para la
promoción de consumo sustentable y patrones de consumo (agosto, 2002) enuncia enfáticamente: “Las actividades que actualmente
tienen los centros nacionales y mesas redondas sobre producción mas limpia, deben extenderse y dirigirse hacia el tema de consumo
sustentable y se promoverá donde sea necesario el establecimiento de nuevos centro de producción y consumo sustentables.”

La propuesta para la creación de una Red Nacional de Centros de Consumo Sustentables, no es radical ni nueva. Hace ocho años, en
1994, el gobierno de Noruega, celebró el Primer Congreso Internacional sobre Consumo Sustentable como un primer paso que precedió
a las recomendaciones relevantes de la Agenda 21. Un resultado importante de ese congreso fue la convocatoria para el establecimiento
de “centros nacionales multidisciplinarios para apoyar la producción y el consumo sustentables”.

El foro de “Roles y Oportunidades de los CNPL e instituciones ambientales” actividad que sigue, empezará a preparar a los participantes
para apoyar a las instituciones en las que laboran a expandir su visión para incluir tanto al consumo, como a la producción sustentables.

Foro: “Roles y Oportunidades de los CNPL e instituciones ambientales”


Comentar los 9 aspectos que se listan a continuación identificando y mencionando:
• Indicadores de éxito
• Participantes clave/ asociados
• Generación de beneficios potenciales
• Pasos siguientes que se requieren implementar
Los Centros Nacionales de Producción Más Limpia e instituciones relacionadas con Medio
Ambiente podrían ayudar a las empresas a:
1. Mejorar las características a favor del ambiente de sus productos y servicios.
2. Minimizar los impactos ambientales de sus actividades de producción.
3. Obtener reconocimiento por fabricar “productos verdes”.
4. Identificar nuevos mercados para sus “productos y servicios verdes”.
Los Centros Nacionales de Producción Más Limpia e instituciones relacionadas con Medio
Ambiente podrían influenciar las políticas nacionales para:
5. Ser partidarias de leyes y programas diseñados para cambiar los patrones de producción y consumo.
Los Centros Nacionales de Producción Más Limpia e instituciones relacionadas con Medio
Ambiente podrían tener bancos de datos para:
6. Recopilar y diseminar activamente información sobre nuevos proyectos, tecnologías y proyectos piloto.
Los Centros Nacionales de Producción Más Limpia e instituciones relacionadas con Medio
Ambiente podrían también:
7. Catalizar redes de trabajo de multi-participantes para promover la asociación y colaboración.
8. Ofrecer educación adecuada y programas de entrenamiento para la industria y otros sectores.
9. Apoyar al establecimiento de objetivos y estudios comparativos entre diferentes sectores de la economía.

1.10.4.1 Análisis y resumen de roles y oportunidades de las instituciones participantes


En la sección anterior se discutieron temas en el foro. Ahora cada participante hará un resumen de lo comentado en el mismo, tomando
en cuenta las siguientes preguntas:

¿Existen tareas que pueden ser más factibles que las otras?
¿Existen similitudes en las respuestas de los participantes? (los mismos indicadores, actores, siguientes actividades, fondos para
oportunidades, visibilidad)
¿Donde cree que existan nuevas ideas en donde la población no ha pensado antes?
Enviar por email al CMPL

Hasta este punto deberá existir una imagen clara del papel potencial y las oportunidades de Los Centros Nacionales de Producción Más
Limpia e instituciones relacionadas con el Medio Ambiente a las que pertenecen los participantes del curso.
1.10.4.2 Exploración específica y Planes de acción
En esta sección sobre producción y consumo sustentables se presentó y discutió mucha información. La mayoría de esta información ha
sido general y se puede emplear en muchas situaciones. Esta sección requiere que los participantes apliquen lo aprendido en sus
instituciones de trabajo realizando la siguiente actividad se calificara como 2º examen:

Dar un orden de prioridad a los 9 trabajos (tareas) de la sección anterior, basado en lo que sienten que sea lo mas apropiado para que
sus instituciones sean mas completas, y si piensan que tienen un trabajo o tarea adicional, sentirse libres de incluirla.
Después de que hayan jerarquizado los trabajos, seleccionar los dos primeros y enfocarlos hacia sus propias instituciones dentro de
los 4 planteamientos de las sesiones previas.
Finalmente cada participante debe preparar un plan de acción con estas tareas y enviarlo por e mail.
REFERENCIAS y FUENTES CONSULTADAS:
PNUMA, www.unep.fr/pc/sustain
PNUMA, Oportunidades de consumo, 2001
PNUMA, Reporte del estado global sobre producción y consumo sustentables. 2202.
PNUMA, WSSD Bosquejo de un programa de trabajo para promover los patrones de consumo y producción sustentables, Agosto, 2002.
PNUMA, Tracking progress: Políticas de implantación sobre consumo sustentable, 2002.
PNUMA El rol del de los sistemas productos-servicios en una sociedad sustentable, 2002.
UNEP/UNESCO: YouthXchange, kit de capacitación sobre consumo responsable (www.youthxchange.net), 2002.
PNUMA/McCann-Erickson, “Can sutainability sell?”, 2002
OECD, políticas para promover el consumo sustentable: un repaso
(ENV/EPOC/WPNEP(2001)18/FINAL

Bibliografía
van Berkel, R. (1995), Waste Minimisation in Small Scale Industries in India. Back to Office Report for UNIDO Environment & Energy
Branch, Vienna, November 26 – December 9, 1994.

van Berkel, C. W. M. (1996), Cleaner Production in Practice: Metodology Development for Environmental Improvement of Industrial
Production and Evaluation of Practical Experiences. Ph D Thesis, University of Amsterdam, 308p.
van Berkel, R., Willems, E. and Lafleur, Ma (1997), Development of an Industrial Ecology Toolbox for the Introduction of Industrial
Ecology in Enterprises – I. J. of Cleaner Prod., 5(1-2), 11-25.

van Berkel, R. and Lafleur, Ma. (1997), Development of an Industrial ecology toolbox for the Introduction of Industrial Ecology in
Enterprises – II. J. of Cleaner Prod., 5(1-2), 27-37.

van Berkel. R. and Kortman, J. (1992), Practical Experiences with Industrial Waste Prevention in The Netherlands. In Proceedings
International Conference on Waste Management in Slovenia, Ljubljana, October 14-16, 1992.
Fiksel, J. (1997), Ingeniería de diseño medioambiental, DFE, desarrollo integral de productos y procesos ecoeficientes. McGraw-
Hill/Interamericana de España, S.A.

Hirshorn, J. and Oldenburg, K. (1991), Prosperity Without Pollution: The Prevention Strategy for Industry and Costumers, Van Nostrand
Reinhold, New York.

Hoo, S. de, Brezet, H., Crul, M. and Dieleman, H. (1991), Manual for the Prevention of Waste and Emissions (In Dutch: Handleiding woor
Preventie van Afval en Emissies), SDU Publishers, The Hague, The Netherlands. An English version has been included as Part I in:
Prepare Manual and Experiences Document, Ministry of Economic Affairs, The Hague, The Netherlands.

Hunt, D., y C. Jonson (?) Sistemas de Gestión Medioambiental. McGraw-Hill/Interamericana de España, S.A., ISBN 84-481-0684-9,
Santafé de Bogotá, Colombia.

Márquez, R. L. (?) Sistema de Gestión Ambiental, Conceptos y Herramientas. En Taller Regional de Producción Más Limpia – Región
Santanderes. Centro Nacional de Producción Más Limpia – Colombia.

MGL (1991), Massachusetts Toxics Use Reduction Act. Massachusetts General Laws, Chapter 211.

Ministerio del Medio Ambiente (1998), Programa Hacia una Producción Más Limpia: Avances y perspectivas 1995-1998, Multipresos.
Ministerio del Medio Ambiente (1997), Política de Producción Más Limpia. Bogotá.

Ministerio del Medio Ambiente, "Política de Producción más Limpia", Bogotá 1997

OTA (1992), Green Products by Design: choices for a cleaner environment, Office of Technology Assessment, Washington, USA.

Rossi, M., Ellenbecker, M. and Geiser, K. (1991), Techniques in Toxics use reduction: from Concept to Action, in: New Solutions, 25-32.

UNEP (1994), Government Strategies and Policies for Cleaner Production, UNEP Industry and Environment, Paris.

UNEP, WBCS (1998), Cleaner Production and Eco-efficiency.

UNEP (2000), Cleaner Production and Eco-efficiency. Complementary Approaches to Sustainable Development. http://www.wbcsd.org.

UNIDO. Environmental Policy Framework. UNIDO ESID Training kit. Learning Unit 5: Analytical Tools for Identifying Cleaner Production
Opportunities. Waste Reduction Audit. http://www.unido.org/ssites/env/envlearn/Lufive301.html.

UNIDO. Environmental Policy Framework. UNIDO ESID Training kit. Learning Unit 5: Analytical Tools for Identifying Cleaner Production
Opportunities. Environmental Compliance Audit. http://www.unido.org/ssites/env/envlearn/Lufive302.html.

UNIDO. Environmental Policy Framework. UNIDO ESID Training kit. Learning Unit 5: Analytical Tools for Identifying Cleaner Production
Opportunities. Product Life – Cycle Analysis. http://www.unido.org/ssites/env/envlearn/Lufive303.html.

UNIDO. Environmental Policy Framework. UNIDO ESID Training kit. Learning Unit 5: Analytical Tools for Identifying Cleaner Production
Opportunities. Environmental Impact Assessment. http://www.unido.org/ssites/env/envlearn/Lufive304.html.

UNIDO. Environmental Policy Framework. UNIDO ESID Training kit. Learning Unit 5: Analytical Tools for Identifying Cleaner Production
Opportunities. Waste Reduction Audit. http://www.unido.org/ssites/env/envlearn/Lufive301.html.

UNIDO. Environmental Policy Framework. UNIDO ESID Training kit. Learning Unit 5: Analytical Tools for Identifying Cleaner Production
Opportunities. Environmental Auditing. http://www.unido.org/ssites/env/envlearn/Lufive601.html.

UNIDO. Environmental Policy Framework. UNIDO ESID Training kit. Learning Unit 5: Analytical Tools for Identifying Cleaner Production
Opportunities. Life – Cycle Assessment: Inventory Guidelines and Principles. http://www.unido.org/ssites/env/envlearn/Lufive602.html.

UNIDO. Environmental Policy Framework. UNIDO ESID Training kit. Learning Unit 5: Analytical Tools for Identifying Cleaner Production
Opportunities. Environmental Impact Assessment: Basic Procedures for Developing Countries.
http://www.unido.org/ssites/env/envlearn/Lufive603.html.

UNEP (1996), Industry and Environment. Life Cycle Assessment: What it is and How to do it. United Nations Publications. Primera
Edición.

USEPA (1990), Pollution Prevention Directive, United States Environmental Protection Agency.

van Weenen, J. C. (1990), Waste Prevention: Theory and Practice, PhD Thesis, Delft/Castricum, The Netherlands.

Artículo 1 suplemento
Cambiando los patrones de consumo de hoy para el desarrollo del mañana
El consumo mundial se ha incrementado en una forma sin precedentes en el siglo XX, con un gasto público y privado que alcanzó los
24,000 millones de dólares en 1998, siendo dos veces el nivel alcanzado en 1995 y seis veces el de 1959. En el año 1900, los gastos se
acercaron escasamente a los 1,500 millones de dólares.

Los beneficios de este consumo son diversos y amplios. Cada vez, mayor población está mejor alimentada y posee vivienda a diferencia
de tiempo atrás. Los estándares de vida se han elevado y esto ha permitido a cientos de millones de personas disfrutar de un hogar con
agua caliente, calefacción, electricidad, transporte hacia y desde el trabajo -con la posibilidad de tener tiempo para el esparcimiento, los
deportes, vacaciones y otras actividades más allá de las imaginadas al principio de este siglo.

¿Cómo se relacionan estos logros con el Desarrollo Humano? El consumo es claramente un medio esencial para alcanzar el Desarrollo
Humano, sin embargo su conexión no es obvia; contribuye cuando éste capacita y enriquece la vida de las personas sin que afecte los
derechos de los otros y en la medida en que el consumo, se realiza en forma justa para las futuras y actuales generaciones y cuando
fomenta la creatividad, tanto de individuos como de comunidades.

Sin embargo, la relación parece estar rota de tal forma que los patrones de consumo y las tendencias son adversas al desarrollo
humano. El patrón de consumo en la actualidad está agotando la base de los recursos ambientales y fomentando la inequidad. La
dinámica de la relación consumo-pobreza-inequidad-medio ambiente se está acelerando. Si esta tendencia se mantiene ninguna
redistribución de ingresos podrá cambiar de una situación de contaminación, a una de bienes y tecnologías de producción más limpios,
no habrá promoción de bienes que fortalezcan a los productores pobres, no habrá prioridades para cambiar el consumo, a una forma
evidente que solamente satisfaga las necesidades básicas, los problemas de consumo de la actualidad y el desarrollo humano serán
peores.

Pero la tendencia no es el destino y ninguno de estas consecuencias son inevitables. El cambio es necesario. En resumen el consumo
debe ser compartido, reforzado, socialmente responsable y sustentable.
• Compartido: asegurar las necesidades básicas para todos.
• Reforzado: fomentar la capacidad humana
• Socialmente responsable: el consumo de algunos no debe comprometer los derechos de los otros.
• Sustentable: sin comprometer las decisiones de las futuras generaciones.
La vida humana se está viendo desnutrida y sostenida por el consumo. El exceso de consumo no es un crimen. De hecho representa la
sangre de la vida en mucho avances de la humanidad. El enfoque real no es el consumo por sí mismo, sino sus patrones de consumo y
sus efectos. Los patrones de consumo de la actualidad deben de cambiar hacia una realidad para todos. Los paradigmas del desarrollo
humano, los cuales tienden a engrandecer las decisiones humanas, deberían tender a ampliar y mejorar las decisiones de consumo
también, de tal forma que se mejore la vida humana. Este es el tema de este artículo.

El crecimiento del consumo en el siglo 20, no tiene precedente en cuanto a magnitud y diversidad, ha tenido una mala distribución,
dejando una gran carga de trabajo y profundas desigualdades.

El consumo per cápita se ha incrementado en los países industriales en forma estable (alrededor de 2.3% anual) en los últimos 25 años,
en forma alarmante en los países del medio oriente (6.1%) y a una tasa de incremento del 2.0% en los países del sur de Asia.

Estos Países en Vías de Desarrollo están muy lejos de alcanzar el nivel de los países desarrollados y en otros casos, su consumo ha
sido lento o está estancado.
• El consumo de combustibles fósiles se ha quintuplicado desde 1950.
• El consumo de agua se ha duplicado desde 1960.
• La pesca marina se ha incrementado cuatro veces.
• El consumo de madera tanto por la industria como para las necesidades de los hogares, es actualmente 40 % mayor que lo que
fue hace 25 años.
En resumen el crecimiento del consumo ha sido rápido para algunos, nulo para otros e inequitativo para todos, con una gran costo para
el medio ambiente (Con emisiones de CO2 per cápita en aumento).
Aunque el crecimiento en el uso de los recursos materiales recientemente ha disminuido en forma considerable y se ha hecho mucha
publicidad de que el mundo podría sobrevivir sin los recursos naturales, sin aceites y minerales, se ha demostrado que esto no es cierto.
El crecimiento de la demanda ha bajado. El consumo se ha orientado hacia productos y servicios que emplean materiales no dañinos.

La eficiencia en el uso de la energía ha mejorado. Los avances tecnológicos y el reciclado de materias primas han amplificado la
eficiencia en el uso de los materiales, lo cual está creciendo en una forma más lenta que las economías mismas. A esto se le llama
desmaterialización. El uso per cápita de materiales básicos tales como acero, materiales de construcción y cobre se ha estabilizado en la
mayoría de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD por sus siglas en Inglés) y en
algunos inclusive, se ha reducido para algunos productos.

Por lo tanto los recursos no renovables no son el problema urgente, sino que son dos grandes problemas que están levando a la Tierra
al borde de los límites que puede soportar. En primer lugar es la contaminación y los desechos lo que está minando la capacidad de
asimilación del planeta para absorberlos y reconvertirlos. Las reservas de combustibles no se están disminuyendo pero su uso emite una
gran cantidad de gases que están cambiando al ecosistema. La emisión de bióxido de carbono se ha cuadruplicado en los últimos 50
años. El calentamiento global es un serio problema que nos puede llevar a la devastación de las cosechas, inundaciones permanentes
en grandes extensiones de tierra, incremento en la frecuencia de las tormentas y de las sequías, acelerar la extinción de muchas
especies y propiciar la propagación de enfermedades infecciosas y posiblemente cause un repentino y un brusco cambio en los climas
del mundo.

Paradójicamente aunque los recursos naturales no se están agotando, los desechos tanto tóxicos como no tóxicos se están
incrementando. En los países industriales, la generación per cápita de desechos se ha incrementado aproximadamente tres veces en los
últimos 20 años. En segundo lugar está el creciente deterioro de los recursos naturales, el agua, el suelo, los bosques, los peces y la
biodiversidad.
• Actualmente, 20 países han sufrido de problemas de escasez de agua, teniendo menos de 1,000 metros cúbicos per cápita
anual, y la disponibilidad de agua mundial ha caído de 17,000 metros cúbicos per cápita anual que había en 1,950 a 7,000 en la
actualidad.
• Un sexto del área de tierra del mundo (cerca de 2000 millones de hectáreas) está erosionada como resultado de un
sobrepastoreo y malas prácticas de agricultura.
• Los bosques de la tierra –los cuales mantienen la cohesión del suelo y previenen la erosión, regulan el suministro de agua y
ayudan a regular el clima- están siendo devastados. En 1970 el área forestal por cada 1000 personas era de 11.3 Km2 y
actualmente es de solo 7.3.
• Las reservas de peces está disminuyendo, con una cuarta parte ya reducida o en peligro de desaparecer y un 44% está siendo
capturado a un ritmo que lo está llevando a los límites biológicos de su extinción.
• La fauna se está extinguiendo a un ritmo de 50-100 veces más rápido que como lo harían en forma natural, amenazando con
causar un gran daño a la trama de la vida.
Los consumidores dominantes del mundo están irremediablemente concentrados dentro de los más ricos, pero el impacto ambiental del
consumo mundial recae mas severamente en los más pobres.

Al vivir de los beneficios de la bondad en el cuerno de la abundancia del consumo, son los pobres y los países pobres los que pagan
muchos de sus costos. La severidad de la privación a que ven sujetas muchas poblaciones como consecuencia del impacto ambiental
se concentra en las regiones y en las personas más pobres e incapaces de protegerse a sí mismos.
• Un recién nacido(a) de un país industrializado consume y contamina durante su vida de 30 a 50 veces más que un recién
nacido de un País en Vías de Desarrollo.
• Desde 1950 los países industrializados debido a que sus altos ingresos y niveles de consumo, han abarcado la mitad del
incremento en el uso de los recursos naturales.
• Un quinto de la población mundial en los países de más altos ingresos aportan el 53% de las emisiones de CO2, los más
pobres solo aportan el 3%. Brasil, China, India, Indonesia y México son los Países en Vías de Desarrollo con más altas
emisiones. Sin embargo su gran población hace que ésta aportación per cápita solo sea muy pequeña -de 3.9 toneladas
métricas en México y 2.7 en China, comparada con los 20.5 toneladas métricas de los Estados Unidos y 10.2 de Alemania. Las
consecuencias sobre la humanidad del calentamiento global proveniente del CO2, sería catastrófico para muchos países
pobres. Con una elevación en los niveles del mar, Bangladesh podría ver su territorio inundado en un 17%.
• Casi 1000 millones de personas en 40 países en desarrollo estarían en riesgo de perder su acceso a fuentes de proteína
primaria por una sobrepesca, por la demanda de exportadores para satisfacer la demanda de alimentación animal,
amenazando a las reservas de peces.
• Actualmente 132 millones de personas viven en zonas con escasez de agua y predominantemente están asentadas en África y
algunos estados Árabes. Si esta tendencia continúa, este número podría elevarse a 1000-2500 millones en el año 2050.
• La deforestación se concentra en los países en vías de desarrollo. En las pasadas dos décadas, Latinoamérica y el Caribe
perdieron 7 millones de hectáreas de bosques tropicales, Asia y el África Sub Sahariana, cuatro millones de hectáreas cada
uno. La mayor parte ha sido para satisfacer las necesidades de madera y papel, las cuales se han duplicado y quintuplicado
respectivamente desde 1950. Sin embargo, más de la mitad de la madera y cerca de tres cuartos del papel producido se
emplea en los países industrializados.
Los pobres son los más expuestos a los humos y a los ríos contaminados e incapaces de protegerse a sí mismos. Del estimado de 2.7
millones de muertes que ocurren cada año por contaminación del aire, 2.2 millones provienen de los hogares, 80% de las víctimas de
áreas rurales en los países en desarrollo. El humo de la madera y el polvo es más dañino para la salud que el humo del tabaco, pero
todos los días muchas mujeres tienen que cocinar en fuegos humeantes.

El petróleo con plomo, usado más en los países en desarrollo y países en transición que en los países desarrollados, está minando la
salud humana, provocando daños en el desarrollo del cerebro de los niños. En Bangkok alrededor de 70,000 niños fueron diagnosticados
con el riesgo de perder 4 o más puntos de coeficiente intelectual (IQ por sus siglas en Inglés) debido a la alta emisión de plomo. En
Latinoamérica cerca de 15 millones de niños de menos de dos años están en un riesgo similar.
Estos retos ambientales no solo provienen de la opulencia sino también del incremento de la pobreza. Como resultado del
empobrecimiento y de la falta de alternativas, un incremento de pobres y de desterrados están ejerciendo una presión sin precedentes
sobre los recursos naturales en su lucha por sobrevivir.

La pobreza y el medio ambiente están atrapados hacia el fondo de un remolino. La degradación de los recursos naturales en el pasado
profundizó la pobreza actual, y con este problema es difícil llevar a cabo una restauración de los recursos agrícolas básicos, encontrar
alternativas a la deforestación, prevenir la desertificación, controlar la erosión y reponer los nutrientes del suelo. Los pobres se ven
forzados a terminar los recursos naturales para sobrevivir, esta degradación de los recursos del medio ambiente les acarreará más
pobreza. Cuando este remolino llegue al límite, los pobres estarán forzados a cambiarse en un número cada vez mayor a tierras
ecológicamente frágiles. Casi la mitad de los pobres del mundo (mas de 500 millones) viven en tierras marginadas.

La relación de la pobreza y su impacto en el medio ambiente en los países en desarrollo debe verse en el contexto del crecimiento de la
población. En los países en desarrollo las presiones sobre el medio ambiente se incrementan diariamente conforme al crecimiento de la
población. Se estima que el crecimiento de la población mundial para el año 2050 será de 9,500 millones, de los cuales 8,000 millones
serán de los países en desarrollo. Alimentar en una forma adecuada a toda esta población requiere tres veces más de la cantidad de
calorías que se requieren para alimentar a la población actual, lo que representa una necesidad de 10,000 millones de toneladas de
granos por año. La sobrepoblación también contribuye al sobrepastoreo, a una sobretala y a una sobreagricultura.

La forma en que interactúan las personas con su medio ambiente es compleja y independientemente del nivel de ingreso. Los
propietarios de los recursos naturales, el acceso a las propiedades comunitarias, la fortaleza de las comunidades y de las instituciones
locales, los problemas sobre títulos y derechos de propiedad, los riesgos e incertidumbres, son factores determinantes en la conducta
ambiental de las personas. Adicionalmente, la menor inequidad, las políticas gubernamentales y los sistemas de incentivos son también
factores cruciales.

Recientemente, la amenaza al medio ambiente se ha incrementado tanto en los países ricos como en los pobres. Los países ricos con
mayores recursos, han estado gastando más en protección ambiental y descontaminación. Los países en desarrollo a pesar de contar
con menos recursos, también han adoptado tecnologías más limpias y han reducido la contaminación como en el caso de China.

La comunidad mundial también ha estado activa en la difusión de problemas ambientales que afectan a la gente pobre. Tales áreas
incluyen desertificación, pérdida de biodiversidad y exportación de desechos peligrosos. Por ejemplo, la Convención sobre Diversidad
Biológica ha sido firmada por casi todo el mundo con alrededor de 170 países. La Convención para el Combate a la Desertificación ha
sido firmada por más de 100 países pero el deterioro de las tierras áridas, como principal amenaza para la vida de los pobres, continúa
progresando.

Existen otros problemas que atañen a los pobres, tales como la contaminación del agua, la contaminación hogareña, que aún tienen que
recibir seria atención mundial en los foros mundiales de discusión sobre calentamiento global. Sin embargo, de los 2.2 millones de
personas que mueren anualmente por contaminación en el hogar, se menciona muy poco.

Fomentar el consumo exagerado puede ser dañino, ya que incrementa la exclusión, la pobreza y la inequidad.

Las presiones sobre gastos competitivos y gastos de consumo exagerado, cambia la opulencia de algunos por la exclusión social de
muchos. Cuando existe una presión social fuerte para mantener un alto consumo estándar y la sociedad se motiva a gastar por consumir
en forma desordenada mostrando opulencia e inequidades, sucede que la pobreza se hace más profunda y existe exclusión social.
Algunas tendencias preocupantes:
• Estudios en hogares de los Estados Unidos encontraron que el ingreso para satisfacer las aspiraciones de consumo se duplicó
entre 1986 y en 1994.
• La definición de que lo que constituye una “necesidad” está cambiando y la diferenciación entre lujos y necesidades no son muy
claras. En los años 1980s, Brasil, Chile, Malasia, México, y Sudáfrica tenían de dos a tres veces más automóviles que Austria,
Francia y Alemania, aún cuando estos últimos tres países tenían un ingreso similar al de 30 años antes.
• Las deudas del hogar, especialmente aquellas debido al uso de tarjetas de crédito están aumentando y los ahorros en el hogar
están disminuyendo en muchos países desarrollados y en vías de desarrollo. En los Estados Unidos los hogares ahorran
alrededor de 3.5% de su salario, lo cual representa la mitad de hace 15 años. En Brasil la deuda por consumo, que por lo
general se encuentra en los hogares con ingreso muy bajo, actualmente excede los 6,000 millones de dólares. Se ha hecho
mucho eco en el impacto de las tendencias de los valores de la sociedad y sobre la vida humana. ¿Seguirá profundizándose la
pobreza, la competencia en los hogares por alcanzar estándares de consumo elevado, multitudes gastando en comida,
educación y salud? ¿Será que estos patrones motiven a la población a pasar más tiempo en el trabajo? – ¿A dedicar menos
tiempo a la familia, a los amigos y a la comunidad?
La globalización esta integrando el mercado de consumidores en todo el mundo y abriendo oportunidades. Sin embargo, esto solo
conduce a nuevas inequidades y nuevos retos para proteger los derechos de los consumidores.

La globalización está integrando no solamente a los mercados, las inversiones y los mercados financieros, sino que también está
integrando a los mercados de consumo. Esta situación tiene dos efectos – el económico y el social. La integración económica ha
acelerado la apertura de los mercados de consumo con un constante flujo de nuevos productos. Existe en el mundo una competencia
voraz para vender a los consumidores mediante comerciales muy agresivos.

Por el lado de lo social, los límites de las áreas locales y nacionales se están rompiendo con el establecimiento de un estándar social y
de aspiraciones en el consumo. La investigación de mercados identifica a las “élites globales” y a las “élites globales de la clase media”
quienes siguen el mismo estilo de consumo, mostrando preferencias por las “marcas mundiales”. Existe la “adolescencia global”, que
incluye a 270 millones de jóvenes entre 15 y 18 años de edad en 40 países, ocupando un “espacio global”, una sola cultura mundial, que
disfruta de los mismos videos y música, lo cual es materia para un enorme mercado de diseñadores de zapatos, playeras y jeans.
¿Cuáles son las consecuencias? En primer lugar, se ha abierto una gama de opciones de consumo para muchos consumidores, de los
cuales muchos quedan fuera por falta de dinero y por la presión de gastar cantidades competitivamente en tratar de mantener un estilo
de vida de ricos y famosos, producto de los espectáculos de televisión. En segundo lugar, la protección de los derechos de los
consumidores para contar con productos seguros y con información detallada se ha tornado compleja. Cada vez más se encuentran en
el mercado nuevos productos con mayor contenido químico, tales como alimentos y medicinas. Cuando la información no es la correcta
o los estándares de calidad no se definen estrictamente, los consumidores pueden sufrir daños en su salud, por ejemplo con pesticidas
que son venenosos o leche en polvo que está contaminada.

Al mismo tiempo los consumidores reciben una avalancha de información a través de anuncios comerciales. Una estimación reveló que
en Estados Unidos una persona ve alrededor de 150,000 anuncios durante toda su vida. Los anuncios se están incrementando en el
mundo en una forma más rápida que la población o que el salario mismo. Los gastos globales en anuncios tomando la más
conservadora encuesta es de aproximadamente 435,000 millones de dólares. Este rápido desarrollo se ha llevado a cabo principalmente
en los países en desarrollo. En Corea se ha incrementado alrededor de 3 veces de 1986 a 1996. En las Islas Filipinas el incremento fue
de 39% anual en 1987-92. En 1986 hubo solamente tres Países en Vías de Desarrollo dentro de los 20 países que más gastaron en
anuncios. Una década más tarde este número se elevó a 9 países. Con un gasto acorde a sus ingresos, Colombia ocupó el primer
puesto con un gasto de 1,400 millones de dólares, lo cual representa un 2.6% de su producto interno bruto.

Los países pobres requieren incrementar su tasa de consumo, pero no necesariamente deben adoptar el camino que los países ricos
con altas economías en crecimiento desde el medio siglo pasado.

Más de 1000 millones de pobres no solamente tienen niveles de consumo demasiado bajos para satisfacer sus necesidades básicas,
sino que además su crecimiento ha sido bajo y con frecuencia se ha interrumpido por serios contratiempos. En 70 países con una
población cercana a los 1000 millones de personas, se ha encontrado que el consumo actualmente es más bajo que hace 25 años. Esto
desde luego no puede acelerarse si no hay crecimiento económico. Sin embargo, el crecimiento ha ido decayendo en los pobres y en los
países pobres. A pesar del alto crecimiento del ingreso en muchos países de Asia, solamente 21 países en desarrollo incrementaron su
PIB per cápita en al menos 3% por año entre 1995 y 1997, la cual es la tasa de crecimiento necesaria calculada para reducir la pobreza.
Muchos sugieren que los países en desarrollo deben restringir sus consumos para detener el daño ambiental. Sin embargo, esto
significaría prolongar profunda y extensivamente las condiciones de precariedad para las futuras generaciones.

Los países en desarrollo se enfrentan en la actualidad a una estrategia histórica: podrían volver a repetir la industrialización y el proceso
de crecimiento que se gestó en el siglo pasado y dirigirse a un desarrollo que sería inequitativo y que crearía un enorme problema de
contaminación ambiental. De otra forma, tendrían que ajustarse a patrones de crecimiento tales como:
• Pro-ambientales: preservar los recursos naturales y reducir la contaminación y los desechos.
• Pro-Pobreza: crear empleos y viviendas para los pobres e incrementar el acceso a los servicios básicos sociales.
Si los países pobres pudieran apegarse a ambos patrones de consumo, además de las tecnologías de producción, podrían acelerar el
crecimiento de su consumo y el desarrollo humano sin tener enormes costos de daños ambientales. Podrían incorporar muchas de las
tecnologías disponibles que no solamente son ambientalmente menos dañinas sino además más limpias, por ejemplo: la energía solar,
la producción agrícola menos consumidora de energía, la producción de papel empleando tecnologías más limpias, etc.

Adoptar este tipo de tecnologías mejoraría los prospectos para el desarrollo evitando pagar altos costos por limpieza ambiental como en
el que muchos países actualmente están incurriendo. El ahorro iría mas allá de los costos directos que se pagan por eliminar viejos
tóxicos de los suelos, lavadores de gases de las calderas, los costos de salud relacionados a cuestiones ambientales podrían ser
también materia de ahorro, además podría quitar el candado que podría ser el resultado de aplicar inapropiadas infraestructuras de
desarrollo.

Muchos dicen que el alcance de las políticas ambientales costo-efectivas y además, menos controversiales, es muy limitado en los
países pobres. Sin embargo esto no es preciso y actualmente ya se han tomado muchas medidas, entre otras:
• una alta productividad agrícola permite alcanzar mejores técnicas de cultivo en lugar de usar fertilizantes y pesticidas;
• eliminar gradualmente el plomo del petróleo tiene un costo de solo 1 a 2 centavos de dólar por litro para las refinerías, como se
ha demostrado en México y Tailandia;
• la energía solar y la luz fluorescente puede incrementar la eficiencia alrededor de 4 veces y eliminar la necesidad de la red rural
de electricidad;
• sustituir a los vehículos de cuatro cilindros por motocicletas y triciclos como en Tailandia;
Todo esto demuestra que si es posible. Pero para que esto se haga realidad, se presentan otras necesidades para desarrollar y aplicar
las innovaciones. Las sociedades opulentas y los países desarrollados también se enfrentan a decisiones estratégicas. Por ejemplo
podrían mantener su tasa de consumo igual que en la década pasada o podrían cambiar su aptitud de consumo hacia un consumo pro-
humanidad o pro-medio ambiente. Si se mantuviera la tendencia de consumo actual de los países industrializados, éste se incrementaría
alrededor de 4 a 5 veces en la próxima mitad del siglo actual.

Articulo 2 suplemento
Pobreza y biodiversidad en Madagascar
La biodiversidad de Madagascar está entre las más ricas y únicas en el mundo, con recursos difíciles de valorar en términos económicos
pero con un gran potencial para desarrollar eco-turismo y posiblemente, industrias pro-ambientales. De las 12,000 especies de plantas,
85% se encuentran en Madagascar. Sus 32 especies endémicas de lémures son una atracción para los eco-turistas; los alcaloides
extraídos de sus rosas periwinkle son un compuesto base de una de las más efectivas substancias en el tratamiento contra el cáncer, el
cual ha logrado hasta un 90% de restablecimiento en niños con leucemia. En los últimos 40 años, Madagascar ha eliminado cerca de la
mitad de sus bosques, los cuales contienen la vasta mayoría de su biodiversidad patrimonial, sin tomar en cuenta otros aspectos de su
riqueza. El país ha caído en una profunda pobreza, pasando de un PIB per cápita de 383 dólares en 1960, a uno de 246 dólares en la
actualidad. En 1997, el 16% de los niños menores de 5 años murieron.
¿Qué sucedió? La productividad agrícola se estancó, mientras que la población se triplicó. La población de Madagascar depende
básicamente del arroz y de otros granos. En 1960, el promedio de la productividad de arroz era de 1.8 toneladas por hectárea, muy
similar a la productividad de Indonesia y mucho más que lo producido en Malí. En el 2000, la productividad en Malí y en Indonesia se
había duplicado pero en Madagascar, permaneció sin cambios. La productividad se estancó a pesar del incremento sustancial en la
irrigación del área dedicada al arroz. Esto se debió en parte a la pérdida de la red de carreteras de la nación, la cual cayó de 55,000 km.
en 1960, a 33,000 en el año 2000. Esto también fue el reflejo de una baja y continua reducción del uso de fertilizantes: solamente 4 kg.
por hectárea, contra un promedio de 12 kg. empleados en el África Sub-Sahariana y un promedio de 96 kg. en los países en desarrollo
(WRI 2000). Por otro lado, la población creció de 5.4 millones a 15.5 millones. La combinación de una población creciente y una
productividad estancada, generó presiones para una expansión agrícola a través de la deforestación de los bosques. Los pequeños
agricultores expandieron el cultivo del arroz mediante el “sistema de tumba y quema” en suelos forestales que oficialmente pertenecían
al estado. Esta práctica resultó atractiva para los agricultores porque requería de muy poca mano de obra, pocos insumos y generaba
una buena productividad durante los dos primeros años. Sin embargo, la producción disminuía rápidamente a menos de media tonelada
por hectárea, en un año o dos. En consecuencia, la tierra terminó siendo usada para actividades de muy baja productividad, tales como
el ganado o en muchos casos abandonada. En las partes más secas del país, el pastoreo y el uso de madera como combustible acelera
la destrucción de los bosques. Así por ejemplo, mientras que 115,000 Km2 de bosque se han perdido desde 1960, el área cultivable para
los granos básicos ha crecido solo en 15,000 Km2.

La destrucción de los bosques en realidad no ha servido para producir más tierras cultivables pero sí ha disminuido la productividad de
las granjas y de las infraestructuras existentes. Las laderas de las colinas se erosionan fácilmente: 13,000 hectáreas de tierras con
irrigación han sufrido daños o están amenazadas con sufrir sedimentación. La sedimentación ocasiona problemas de taponamiento a los
sistemas y equipos de irrigación, amenazando los recursos de agua y los ecosistemas marinos.

La esperanza para reducir la pobreza y la presión sobre la biodiversidad en Madagascar es mediante la diversificación de su agricultura.
Mejorar los caminos hacia los campos agrícolas quizá incremente las ganancias de los granjeros, reduzca el precio de los fertilizantes,
promueva la intensificación, reduzca el esfuerzo de trabajo y reduzca la necesidad de los agricultores de invadir las fronteras de los
bosques. Además, transferir la propiedad y los derechos del manejo de los recursos naturales a las comunidades locales, es generar
incentivos hacia un uso más sustentable y para la conservación de tales recursos. El país también exige el escalamiento hacia el uso de
tecnologías agrícolas sustentables, tales como la conservación de canales que protejan los recursos naturales y que tengan la capacidad
de mejorar los beneficios. La expansión de un pequeño sector industrial también ayudaría a aligerar la presión sobre la tierra.

En el medio a largo plazo el legado natural único de Madagascar quizá provea las bases para la creación de una industria turística
lucrativa basada en el eco-turismo. El país también puede beneficiarse del mercado global de la biodiversidad y servicios de captura de
carbono, siempre y cuando estos mercados sean desarrollados a gran escala.

Tareas
Dar un ejemplo de su propia experiencia sobre producción sustentable
Dar un ejemplo de su propia experiencia sobre consumo sustentable.
¿La producción y el consumo sustentables son lo mismo en cualquier parte del mundo?
Enviar por e mail al CMPL

Banco Mundial: Desarrollo Sustentable en un Mundo Dinámico: Instituciones del cambio, Crecimiento y Calidad de Vida, World Development Report, 2003, Oxford
University Press, p. 16