Anda di halaman 1dari 10

PERIODO: 2019 – 2020.

FACULTAD: INGENIERÍA, CIENCIAS FÍSICAS Y MATEMÁTICA.

CARRERA: INGENIERÍA CIVIL.

NIVEL: OCTAVO.

PARALELO: IC8 – 2.

ASIGNATURA: INGENIERÍA DE TRÁNSITO Y GESTIÓN DE REDES.

TEMA:

 EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL TRANSPORTE EN AMÉRICA Y EN EL

ECUADOR.

ESTUDIANTE: CORAL CHICAIZA IVÁN ANDRÉS

FECHA DE ENTREGA: 2019 – 10 – 03.


Introducción
Una de las principales problemáticas a lo largo de los años dentro del desarrollo y avance de

las civilizaciones ha sido el transporte, la mayoría de los gobiernos de los países en desarrollo

creen que la construcción de vías alimentadoras y accesos rurales era la forma más adecuada de

responder a los problemas del transporte. En este sentido, a lo largo de los años con el avance del

sector industrial, la invención de motores a diesel y grandes sistemas de transportes terrestres, el

problema de la movilidad se ha ido solucionando en cierta parte.

El transporte cubre varios modos, es decir, el entorno físico sobre el que se desarrolla puede

ser aéreo, marítimo, terrestre y la infraestructura asociada con éstos, beneficiando a nivel de

barrios, parroquias y ciudad en general, con el fin de que la ciudadanía tenga fácil acceso a

importantes servicios y facilidades como servicios de salud, educación, agua potable, trabajo,

etc. Estas soluciones deben ser económicas y tener un impacto importante sobre la demanda de

los servicios de transporte rural (Africa Transport Policy Program (SSATP), 2001, pág. 1).

La necesidad de acceso a estos diferentes servicios a lo largo de la historia se remonta hacia

las primeras obras de los aborígenes, algunos siglos antes de la llegada de los españoles, con la

existencia del camino del Inca, y además, más adelante en la historia con la invención del primer

ferrocarril en América Latina, que inauguró sus servicios hace aproximadamente 150 años.

(División de Transporte y Comunicaciones Español, 1988)

En esta consulta realizaremos una investigación enfocada hacia la evolución del transporte en

América Latina y en Ecuador, pues se tiene grandes evidencias a partir de la existencia del

ferrocarril, hasta la actualidad en donde el transporte terrestre por autos y autobuses se encuentra

en auge.

1
Objetivos
Objetivo general

Investigar acerca del proceso evolutivo del transporte en América Latina y en Ecuador.

Objetivos específicos

 Analizar el nivel de desarrollo que los diferentes sistemas de transportes ofrecieron en su

época en América Latina y en Ecuador.

 Identificar las ventajas y desventajas que los sistemas de transporte ofrecían con respecto a la

facilidad de movilidad.

 Comparar el nivel de servicio de los transportes a lo largo de la historia con respecto al nivel

de servicio de los transportes en la actualidad. .

Marco teórico
El sistema ferroviario.

El campo ferroviario a lo largo de la historia de América Latina se remonta por lo menos al siglo

pasado, es decir, en los años de 1880 aproximadamente. Por otra parte, las redes y servicios de

transporte se remontan mucho más a la antigüedad con pequeños y hasta grandes senderos que

servían de sustento y base para el transporte de productos agrícolas y ganaderos.

El transporte automotor prácticamente empezó a comercializarse en la década de 1930, pero tuvo

su verdadero despertar en la época de la postguerra. (Comisión Económica para América Latina

y el Caribe, 1988)

La construcción de los sistemas ferroviarios en los países de América Latina se llevó a cabo a

partir de mediados del siglo pasado, y en 1913 estaba en explotación aproximadamente el 60%

de las líneas. La ampliación de la red ferroviaria continuó hasta la década de 1950, registrándose

2
el mayor incremento hasta los años 30. Desde e1 punto de vista de los servicios a que estaban

destinados los ferrocarriles, se pueden distinguir los cuatro tipos siguientes: (Sánchez, 2005)

 Aquéllos construidos para conectar los centros mineros y agrícolas con los puertos de

exportación, muchos de los cuales siguieron en su diseño los caminos de los tiempos

coloniales y aun las rutas precolombinas.

 Los que se construyeron para unir los puertos con las ciudades capitales para facilitar el

transporte de las importaciones.

 Los motivados por las necesidades de colonización, desarrollo e incorporación de regiones

aisladas.

 Los destinados a unir algunos centros poblados o de producción de menor importancia con la

costa.

Ferrocarril panamericano.

El único intento de construir y operar redes orgánicas que respondieran a fines concretos de

integración de los centros urbanos más desarrollados, a la par que incorporaran los vastos

territorios deshabitados, fue el proyecto del Ferrocarril Panamericano. Efectivamente, durante

muchos años (1860 -1920), la idea de construir un ferrocarril que uniera América del Norte con

Centro y Sudamérica estuvo presente en los círculos gubernamentales y profesionales de las tres

Américas. Hay que recordar que aquellos años eran también los de la época dorada en la

construcción de los ferrocarriles norteamericanos. Asimismo, hubo acuerdo entre las

delegaciones participantes para señalar que una obra de tal magnitud debía ser apoyada por

medio de subsidios, concesiones territoriales o garantías de un interés mínimo a favor de los

inversionistas.

3
El tema del Ferrocarril Panamericano siguió debatiéndose en las sucesivas conferencias

interamericanas hasta los años 30, sin embargo, quedó como el sueño de todos los americanos,

sin que haya evidencia material en un solo kilómetro de vía, la cual fue planificada por más de

50 años. La idea del Ferrocarril Panamericano resulta aún hoy una utopía que ni siquiera los más

acendrados ideales de integración latinoamericana podrían justificar. (Lacoste , 2000)

Sistema ferroviario Brasil – Argentina – Uruguay – Paraguay – Bolivia – Chile.

Otro intento de articular las redes ferroviarias latinoamericanas ha sido calificado como "uno de

los episodios más fascinantes de la historia de los ferrocarriles latinoamericanos", realizado entre

1906 y 1913 por "un grupo de promotores de los Estados Unidos y Canadá, encabezados por

Percival Farquhar para consolidar un sistema ferroviario en el sur de Brasil y extenderlo a

Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Chile”. Aunque el audaz empresario no logró

plenamente sus propósitos, a fines de 1912 controlaba un vasto imperio de vías férreas, puertos y

concesiones territoriales, que lamentablemente se desplomó como consecuencia de la crisis que

azotó los mercados financieros mundiales al sobrevenir la primera guerra mundial. (Brown,

1979)

Auge de las redes ferroviarias.

Como se puede observar en la tabla No. 1, durante la década de 1950, la red ferroviaria

latinoamericana llegó a su máximo desarrollo, para comenzar desde entonces un virtual

estancamiento y, más aún, un proceso de desmantelamiento. Si se consideran solamente las cifras

expuestas, se podría pensar que la disminución no ha sido tan fuerte, pero en la práctica es

preciso tener presente que la red verdaderamente tiene una decadencia en los años 80. En varios

países, en los años de 1980 existían líneas que se encontraban abandonadas y sin tráfico, o con

tráficos ocasionales y de temporada, ya que los niveles de demanda no justificaban la

4
mantención de servicios permanentes (Comisión Económica para América Latina y el Caribe,

1988)

Tabla No. 1. Evolución de las redes de ferrocarriles en América Latina.

Fuente. (Comisión Económica para América Latina y el Caribe, 1988)

Se puede observar prácticamente que en el Ecuador, en el año de 1945 se contaba con una

construcción de 1 124 km de red ferroviaria. Para el año de 1950 y 1960 se contaba con una

construcción de 1 125 km y 1 152 km respectivamente, sin embargo, el auge del sistema ferrocarril

es notorio con una disminución de 965 km para el año de 1980, terminando la época ferroviaria en

la década de 1990 y 2000, en donde empieza el auge de los automóviles y camiones de carga.
5
El sistema automotor.

El proceso de desarrollo de las carreteras en la región está íntimamente vinculado con la evolución

del transporte automotor. Los caminos y huellas para la circulación de hombres y bestias datan de

la época precolombina, pero se puede decir que una verdadera red de carreteras sólo comenzó a

construirse con el advenimiento de los vehículos motorizados. Los primeros pasos fueron, como

en todo proceso de este tipo, muy reducidos y vacilantes hasta los años anteriores a la segunda

guerra mundial. Sin embargo, después de los años 40, el crecimiento de las redes de carreteras y,

en particular, el aumento de aquellas pavimentadas y de grava fue verdaderamente espectacular.

(División de Transporte y Comunicaciones Español, 1988)

Tabla No. 2. Evolución de las redes de carreteras en América Latina.

Fuente. (Comisión Económica para América Latina y el Caribe, 1988)

A diferencia del sistema ferroviario, el auge de las redes de carreteras y caminos para el parque

automotor ha seguido en crecimiento a lo largo de los últimos años en la actualidad, pues como se

puede constatar en la tabla No. 2, Ecuador ha incrementado en 6 veces desde el año 1950 hasta el

año 1980 su construcción de carreteras, contrastando 5000 km a 33 000 km respectivamente.

6
Análisis de resultados.

 En el Ecuador según la tabla No. 1 en el año de 1945 se contaba aproximadamente con una

construcción de 1 124 km de red ferroviaria. Para el año de 1950 y 1960 se contaba con una

construcción de 1 125 km y 1 152 km respectivamente, sin embargo, el auge del sistema de

ferrocarril es notorio con una disminución de 965 km para el año de 1980, terminando la

época ferroviaria en la década de 1990 y 2000, en donde empieza el auge de los automóviles

y camiones de carga.

 Las cifras de la tabla No. 2 muestran que entre 1950 y 1980 el kilometraje total de carreteras

en los 18 países considerados prácticamente se ha multiplicado casi por 10, pasando de 252

500 kilómetros en 1950 a 2 327 095 en 1980.

 Uno de los países con más auge en el sistema ferroviario en el sigo pasado fue Argentina,

quien tuvo una extensión de entre 42 578 km en el año 1945, hasta 34 077 km en los años

1980, sin embargo, por otra parte, el país con menos desarrollo ferroviario en América Latina

es Santo Domingo, que tuvo 270 km en los años 1945 y mantuvo 270 km en los años de

1980.

 El país con más auge en el sistema vial con respecto a los automotores es Argentina con 208

087 km de vías en el año de 1980. Por otra parte, el país con menos desarrollo vial, o de

redes de carreteras es Haití con 3 443 km en el año de 1980.

Conclusiones
 El sistema ferroviario en los años de 1900 en adelante servían prácticamente para conectar

los centros mineros y agrícolas con los puertos marítimos de exportación y con las ciudades

capitales, además de satisfacer las necesidades de colonización y centros poblados de

producción de menor importancia.

7
 El ferrocarril panamericano se convirtió prácticamente en una utopía que tuvo su

planificación financiera, técnica y económica aproximadamente por más de 50 años, sin

embargo, no se materializó el proyecto por debates y cuestiones políticas.

 El sistema ferroviario que tuvo su crecimiento y auge en inicios del siglo 20, el cual

conectaba el sur de Brasil con Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Chile quedó en

banca rota debido a las consecuencias económicas que ocasionó la primera guerra mundial y

afectó a sistema ferroviario de América Latina.

Recomendaciones.
 En la actualidad sería de gran utilidad un sistema ferroviario que conecte toda América desde

Estados Unidos hasta Chile, sin embargo, involucraría una gran cantidad de inversión que

probablemente necesite un estudio económico.

 El sistema automotor junto con las redes de carreteras ya ha tenido su gran auge en la

actualidad, sin embargo, retomar el sistema ferroviario que en la actualidad en países

desarrollados con una tecnología que permita viajar a grandes velocidades y recorrer grandes

distancias en poco tiempo, aportaría a un gran desarrollo en países de América Latina.

Bibliografía.
Brown, R. T. (1979). El futuro de los ferrocarriles internacionales de Sudamérica: un enfoque

histórico. Revista de la Cepal.

Comisión Económica para América Latina y el Caribe. (1988). La Evolución de las Redes de

Transporte Terrestre en América Latina. España: División de Transporte y

Comunicaciones.

8
División de Transporte y Comunicaciones Español. (1988). La evolución de las redes de

transporte terrestre en América Latina. Sevilla: Comisión Económica para América

Latina y el Caribe.

Lacoste , P. (2000). El ferrocarril trasandino. Santiago de Chile: DIBAM/Editorial

Universitaria.

Sánchez, R. J. (2005). Provisión de infraestructura de transporte en América Latina: experiencia

reciente y problemas observados. Santiago de Chile: United Nations Publications.