Anda di halaman 1dari 2

1_ Los estímulos y sus captaciones en plantas

Las plantas captan estímulos y responden a ellos, aunque sus respuestas


no puedan percibirse con tanta facilidad. Las plantas pueden responder a
diversas variedades de estímulos ambientales: como la luz, la
temperatura, la gravedad, el agua, sustancias químicas, el agua, el
contacto con objetos u otros organismos.

Por otro lado la energía necesaria para poder llevar adelante las
respuestas de los respectos estímulos, es aportada por el organismo
mediante su metabolismo y no por el estímulo en sí mismo. Las plantas,
como los restantes seres vivos, requieren receptores para poder
captarlos:

· Fotorreceptores: detectan el estímulo de la energía lumínica.

· Termorreceptores: para poder percibir la energía térmica.

· Quimiorrecptores: detectan las energías químicas que se liberan en las reacciones


químicas.

· Mecanorreceptores: detectan la energía mecánica.

Percepción de estímulos. Las plantas detectan una variedad muy amplia de estímulos,
como la densidad poblacional y presencia de microorganismos, las moléculas que se
emiten como volátiles, los nutrimentos minerales, así como factores ambientales como
la calidad e intensidad de la luz, la temperatura y el viento.

Respuestas de las plantas a los estímulos

Las plantas pueden percibir estímulos y reaccionar ante una serie de cambios de los
factores ambientales: humedad, luz, gravedad, contacto y otros. Frente a los
estímulos, las plantas responden con movimientos relacionados con el crecimiento y la
turgencia, y con variaciones en su desarrollo; esos movimientos obedecen a estímulos
internos y externos, y resultan muy lentos para una observación directa.

Los movimientos de crecimiento que responden a estímulos externos se denominan


tropismos y, según el estímulo que les da origen, se distinguen: fototropismos (luz);
quimiotropismos (sustancias químicas); geotropismos (gravedad); higrotropismos
(humedad); tigmotropismos (contacto).

Los tropismos pueden ser positivos, si la planta se aproxima al estímulo, o negativos, si


se aleja de él.