Anda di halaman 1dari 2

Astronomía

El Hubble: telescopio ubicado fuera de la atmósfera que observa objetos celestes. Sus
maravillosas imágenes han asombrado al mundo. Es el icono de la astronomía moderna.

Las misiones de espacio se han utilizado a localizaciones distantes de la imagen dentro


del sistema solar, como, por ejemplo, esta vista del Apolo 11. Vista del cráter Daedalus en
la cara oculta de la Luna.
La astronomía (del latín astronomĭa, y este del griego ἀστρονομία)1 es la ciencia que se
ocupa del estudio de los cuerpos celestes del universo, incluidos los planetas y
sus satélites, los cometas y meteoroides, las estrellas y la materia interestelar, los
sistemas de materia oscura, gas y polvo llamados galaxias y los cúmulos de galaxias; por
lo que estudia sus movimientos y los fenómenos ligados a ellos. La astronomía también
abarca el estudio de la formación y el desarrollo del Universo en su conjunto mediante
la cosmología, y se relaciona con la física mediante la astrofísica, la química mediante
la astroquímica y la biología con la astrobiología.
Su registro y la investigación de su origen viene a partir de la información que llega de
ellos a través de la radiación electromagnética o de cualquier otro medio. La mayoría de
la información usada por los astrónomos es recogida por la observación remota, aunque
se ha conseguido reproducir, en algunos casos, en laboratorio, la ejecución de fenómenos
celestes, como, por ejemplo, la química molecular del medio interestelar. Es una de las
pocas ciencias en las que los aficionados aún pueden desempeñar un papel activo,
especialmente en el descubrimiento y seguimiento de fenómenos como curvas
de luz de estrellas variables, descubrimiento de asteroides y cometas, etc.
La astronomía ha estado ligada al ser humano desde la antigüedad y todas las
civilizaciones han tenido contacto con esta ciencia. Personajes como Aristóteles, Tales de
Mileto, Anaxágoras, Aristarco de Samos, Hiparco de Nicea, Claudio Ptolomeo, Hipatia
de Alejandría, Nicolás Copérnico, Tycho Brahe, Johannes Kepler, Galileo
Galilei, Christiaan Huygens o Edmund Halley han sido algunos de sus cultivadores. La
metodología científica de este campo empezó a desarrollarse a mediados del siglo XVII.
Un factor clave fue la introducción del telescopio por Galileo Galilei, que permitió
examinar el cielo de la noche más detalladamente. El tratamiento matemático de la
Astronomía comenzó con el desarrollo de la mecánica celeste y con las leyes
de gravitación por Isaac Newton, aunque ya había sido puesto en marcha por el trabajo
anterior de astrónomos como Johannes Kepler. Hacia el siglo XIX, la Astronomía se
había desarrollado como una ciencia formal, con la introducción de instrumentos tales
como el espectroscopio y la fotografía, que permitieron la continua mejora de telescopios
y la creación de observatorios profesionales.