Anda di halaman 1dari 5

Características

La telebasura o televisión-basura suele compararse con la prensa sensacionalista.


Algunas de las características denunciadas en este modelo-género de ‘comunicación’
son:3

 Manipulación de la información, o la confusión de información y opinión.


 Ningún respeto del derecho a la privacidad.
 Conversión de dolor y miseria humana en espectáculo.
 Especial atención al escándalo sexual y la violencia.
 Uso del cuerpo humano desnudo, especialmente el femenino.
 Discurso minimizando las consecuencias de la prostitución y el consumo de drogas.
 La aberración, presentada como un modelo a imitar.
 Desprecio de cualquier figura de autoridad.
 Discusión acalorada en lugar de diálogo.
 Lenguaje ofensivo, gritos e insultos.
 Carencia o relativismo cultural, y difusión de una subcultura.
 Promoción de la zafiedad, la pseudociencia y ciertas.
 Tratamiento obsesivo de la vida privada de los famosos y seudofamosos.
 Exaltación del ridículo.

Respuesta social
Según el Consejo del Audiovisual de Cataluña, se puede considerar telebasura el conjunto
de programas en los que aparece cualquiera de los siguientes ‘síntomas’ o características:
"la vulneración de derechos fundamentales, la falta de consideración hacia los valores
democráticos o cívicos –como por ejemplo, el desprecio de la dignidad que toda persona
merece–, el poco o ningún respeto a la vida privada o a la intimidad de las personas, o la
utilización de un lenguaje chillón, grosero e impúdico. Todo esto se lleva a cabo con la
«intención de convertir en espectáculo la vida de determinados personajes que,
generalmente, se prestan a ser manipulados a cambio de la celebridad que les da la
televisión o a cambio de contraprestaciones económicas.».5
Por su parte, la Asociación de Usuarios de la Comunicación define la telebasura en Perú
como cualquier espacio, sea cual sea su género (magazines y shows principalmente, pero
también concursos e incluso debates), «en el que prima el mal gusto, lo escandaloso, el
enfrentamiento personal, el insulto y la denigración de los participantes y la agresión a / de
la intimidad (es decir, la invasión de la intimidad de los que participan pero, sobre todo, la
imposición a los espectadores de la intimidad de los que participan) Dicha asociación
aclara que no debe verse su labor de denuncia como “coartada preparatoria de
la censura desde planteamientos morales reaccionarios o políticamente correctos”, puesto
que su labor se fundamenta “en el entendimiento de la telebasura como un fenómeno
televisivo que atenta contra la función social del medio; que menoscaba sus posibilidades
expresivas y de contenido en términos tanto de información y formación como de
entretenimiento, y que conculca valores constitucionales como el derecho a la veracidad, a
la intimidad, a la dignidad de las personas, a la no discriminación y a la protección de la
infancia”
Perú
A fines de la década de 1990, el programa de tipo «talk show» Laura en América,
conducido por Laura Bozzo, recibió muchas críticas por mostrar la sociedad peruana con
estereotipos como "gente sin dientes, que habla un castellano pésimo, solo se divierte en
polladas y resuelve sus conflictos privados mediante el llanto, el grito y los golpes".19 El
programa presentó en la secuencia "Hago todo por dinero" a personas de bajos recursos
sometidas a humillaciones y vejaciones a cambio de dinero, inclusive un reto en el que una
señora debía lamer las axilas y los pies de otro a cambio de dinero.
El programa de espectáculos y grabaciones indiscretas Magaly Teve fue bastante criticado
durante sus años de transmisión, catalogándolo de basura televisiva por "promover el
morbo y el escándalo".
Otros programas catalogados como basura son los programas Combate (Que también
tiene versiones en Argentina y Colombia) y a la vez Esto es guerra por exhibiciones de la
vida personal de sus participantes.20 además se incluyen los programas de
espectáculos: Amor, Amor, Amor, Espectáculos, Al aire, Hola a todos, Estás en todas,
programas criticados por exponer la vida personal de personajes de la farándula o
figuretis, de manera que no respetan su intimidad. También el programa El valor de la
verdad recibió la misma etiqueta por exponer la intimidad de los participantes al público por
cambio de dinero.21
Leyes que regulan contra la TV basura
La Ley 28278 Ley de Radio y Televisión es norma y regula la actividad de los medios de
radiodifusión sonora y televisiva en el Perú. En su Artículo 33º establece que los Principios
y Valores Los servicios de radiodifusión, sonora y de televisión deben contribuir a proteger
o respetar los derechos fundamentales de las personas, así como los valores nacionales
que reconoce la Constitución Política del Perú y los principios establecidos en la presente
Ley. Una ley que, sin embargo, no se implementa.
CONCEPTO:

Telebasura es un neologismo aplicado a determinados modelos televisivos. Fue definido


por la Real Academia Española como «conjunto de programas televisivos de contenidos
zafios y vulgares». Su uso inicialmente coloquial y más tarde motivo de estudio
sociológico,2 se aplica a una manera de concebir la televisión definida por la utilización
de sensacionalismo, los acontecimientos impactantes, cierta excesiva incisión en los
quehaceres privados y personales de personajes famosos, y absoluta carencia de
contenido cultural. Todo ello utilizado, al parecer, como táctica de atracción de
la audiencia. El resultado es un modelo simple de medio de comunicación exclusivamente
orientado a la promoción de lo vano y lo mundano. Su repercusión e impacto han
despertado la preocupación de algunos sectores de la sociedad (incluso de especialistas
en doxografía) y promovido diversas actividades y propuestas.

LA TELEBASURA

La TV, Basura, la denominamos a esa producción televisiva que por


sus intereses económicos. No respetan la ley de protección al
menor(28278 Art. 40) y emiten imágenes, e información negativa
para la formación psicológica, mental y espiritual de los niños de 3 a
17 años de edad. Quienes en un 86,8 % ve diariamente la tv de señal
abierta. Esto no es un simple dato sin importancia para dejarlo de
lado de la agenda nacional.

Según encuestas encargadas a ejecutarse en el Perú por el Consejo


Consultivo de Radio y Televisión (CONCORTV) . En agosto de 2014. El
99 % de peruanos ven la televisión. Pero el 86.8 % lo ve
diariamente.

Que es lo que emiten los canales de señal abierta desde que amanece
hasta que termina el día, hacen publicidad del producto que ellos
generan; para ser más específicos pondremos ejemplos reales.
América Televisión, produce reality llamado Esto es Guerra, allí pasan
cosas, la competencia y las cosas positivas que podrían existir no es
lo que lo vende el producto. Sino lo que genera indignación morbo y
una vida de desenfrenos y disolución. Esto es Guerra, según
testimonio de Antonio Pavón: ex- integrante de este programa
mencionó “que allí se arman los romances”. Y si los concursantes no
se prestan para estos juegos no duran en estos realitys.

La vida de los concursantes en un espacio privado no haría tanto


daño al tele-vidente en formación lo que pasa es que: Esta televisión
ha recobrado audiencia masiva-mente con este tipo de programas y
como si fuese bueno se mofan de tal cantidad de audiencia. Cabe
mencionar que para ellos es bueno económicamente.

Para el país es imperdonable y formativa mente destructivo . Se


mantiene vivo por los escándalos permanentes que arman en torno a
personas con problemas de conducta personal y familiar.

Estas noticias negativas lo ventilan los noticieros del canal a tal


exceso que muchas veces, inician sus programas usándolo como
tema principal para que la gente esté enganchado al programa
noticioso.

Ni que hablar del espacio de espectáculos que no es breve y que al


contrario se han multiplicado y cada canal ha contratado a personas
con un presente polémico por sus pasados controvertidos y como
para que este bien claro la afrenta contra la sociedad cada canal ha
puesto como comentarista a personas con ribetes homosexuales.

Les pregunto ¿Si esos concursantes que participan en esos realitys


tuviesen una vida correcta en lo personal y familiar. Le darían la
misma tribuna que le dan ahora?

Sin duda los paradigmas de esos 86.8% de televidentes de 7 a 16


años, son personas que viven de hacer escándalos en discotecas,
hoteles y lejos de una vida de principios y valores morales.

Minat Terkait