Anda di halaman 1dari 10

c 





„


  

 „


 



c   




 „„
„„ 
  „„ „ i    



„„
  „„ „ „„
„„„
 „„

„„ „  

„„ 
„ „ 
!

„„

„„„ „ „ goyo@cesdonbosco.com
"#
„$% „„ „&„$„ (España) „„
º  

El presente artículo pretende explorar los alcances de la actividad física en las personas mayores, y más en
„„„
concreto en los usuarios de las residencias gerontológicas. Se muestran algunos datos parciales sobre la actividad física
en las residencias de mayores de gestión directa de la Comunidad de Madrid como fruto de un estudio de campo. „ „
„
„„„„„„„„„ „ „ ÿ Residencias. Actividad física. Personas mayores

= „„„„„„ „ „    

Desde que la OMS (2002) acuñara por primera vez la expresión Ơenvejecimiento activoơ, se
han sucedido innumerables estudios y programas para potenciar, desde las dimensiones
cognitiva, socioemocional y física mejoras en la calidad de vida de los mayores. El desarrollo de
estos programas se fundamenta, entre otras razones, en determinadas evidencias empíricas
que Baltes y Baltes (1990) ya recogieron bajo la expresión envejecimiento exitoso. Las siete
proposiciones que contemplaban dichos autores continúan teniendo vigencia e interés para
fundamentar nuestro estudioÿ„

1.„ Existen diferentes formas de envejecer y, entre el envejecimiento normal, óptimo y


patológico.
2.„ Existe una amplia variabilidad interindividual en el nivel, el ritmo y la dirección del
cambio a lo largo de la vida.
3.„ Existe plasticidad y reserva latente a lo largo de toda la vida, incluida la vejez.
4.„ Existen límites en la plasticidad y capacidad de cambio positivo en edades muy
avanzadas.
5.„ La tecnología y la praxis, basadas en el conocimiento, pueden compensar el potencial
declive.
6.„ Con el envejecimiento, el balance entre ganancias y pérdidas se hace menos positivo.
7.„ Existen escasas diferencias de edad por lo que respecta a la satisfacción vital , dando a
entender que se mantiene una cierta continuidad en cuanto a la capacidad de
recuperación.

En definitiva, y también desde una perspectiva biomédica, podemos afirmar que las
principales manifestaciones de la senectud resultan ser modificables en cierta medida y pueden
posponerse como consecuencia de acciones por parte del individuo (por ejemploÿ cambios en
los hábitos de vidaÿ dieta, ejercicio físicoƦ)„

= = „„„„„  
„ „„  „„ „„ 
„
 

Los efectos positivos de la actividad física regular en personas mayores, realizadas de forma
moderada, han quedado demostrados en numerosos estudios nacionales e internacionales
(Fernández Ballesteros, 2009).„

En dichas investigaciones parece quedar demostrado que existe una correlación inversa
entre ejercicio físico y mortalidad, lo que influye en un incremento de la longevidad, no sólo en
las personas que continúan realizando ejercicio físico durante la vejez, sino también en las que
comienzan a realizarlo mayores (Rowe y Khan,1998). Por otro lado, las investigaciones con
personas muy mayores (70 y 89 años), con riesgo de sufrir discapacidad y tras un tratamiento
centrado en fuerza, flexibilidad, equilibrio estático y dinámicoƦ, muestran mejorías en la
práctica totalidad de parámetros físicos, y al final del seguimiento presentaron una menor
incidencia de discapacidad (Pahor et al., 2006).„

Pero no sólo se mejoran parámetros biomédicos con la práctica regular de ejercicio.


Mostramos de forma sucinta una síntesis sobre los beneficios del ejercicio físico en las personas
mayores, más allá de la dimensión física, tras una revisión de la literatura gerontológica más
actual.„

1.„ Mejora de la presión arterial


2.„ Mejora del equilibrio
3.„ Reducción en la aparición de enfermedad cardiovascular
4.„ Reducción en la aparición de accidentes cerebrovasculares
5.„ Reducción en la aparición de diabetes
6.„ Reducción en la aparición de artritis y osteoporosis
7.„ Reducción en la aparición de trastornos psicológicos (depresión, ansiedad. Estrés).
8.„ Retraso en la aparición de la discapacidad, incluida la demencia.
9.„ Mejora en la interacción social y la participación.
10.„ Mejora en la autoestima e imagen personal.

O „„„„„„ 
„  „ „ 
„
 „ „„
  „ „ 

Para centrar el foco de estudio en la actividad física de las residencias de personas mayores
de la Comunidad de Madrid, resultan necesarias algunas líneas para conocer sus objetivos,
naturaleza y clasificación de las mismas.„
El recurso residencial se considera el último eslabón de la atención sociosanitaria del mayor,
optando anteriormente por recursos que alargan la permanencia de la persona mayor en su
hábitat ordinario, siendo apoyado por recursos como la teleasistencia, atención a domicilio o los
centros de día. Desde esta política social la residencia se considera un recurso preferente para
personas con algún grado de dependencia. Como señala el Plan de Mayores de la Comunidad
de Madrid (1998,31), las residencias Ơaparecen como un recurso extremo frente a la mayor
edad, la soledad y la enfermedad. No son hoy la panacea social de la vejez, sino una alternativa
convivencial necesaria en situaciones determinadasơ. En la propia definición de residencia que
aparece en el Plan de Mayores de la Comunidad de Madrid (1998) se hace referencia a que, con
independencia de la situación de necesidad social, los mayores podrán optar a este recurso si
tienen problemas de salud, especialmente invalidantes, físicos o psicológicos, que les impida
llevar una vida independiente en su hogar. A pesar de ser un recurso, especialmente dirigido a
situaciones de vulnerabilidad psicofísica, también la condición de soledad y necesidad social son
por si mismas condiciones de candidatura al ingreso. La Comunidad de Madrid establece
diferentes tipos de residencias, atendiendo al grado de autonomía/dependencia de los usuarios,
a pesar de no ser en la actualidad plenamente descriptivas. El porcentaje de residencias para
personas válidas (personas que no tienen ningún grado de dependencia) de gestión directa por
la administración es del 13%. En ellas, los residentes gozan de plenas facultades para llevar
una vida autónoma. Por otro lado, un 56,5% de las residencias estudiadas pertenecen a la
categoría de residencias mixtas, es decir, aquellas en las que conviven personas que tienen
plena autonomía con aquellas que tienen algún grado de dependencia. No obstante, hay que
señalar que las plazas para personas válidas en el tipo de residencia mixta progresan hacia
asistidas, y en algunas residencias, en la actualidad, ya superan las plazas asistidas a las de
válidos, y por lo tanto el carácter mixto tiende a ser asistido. Finalmente encontramos un
30,4% de plazas plenamente asistidas o con usuarios plenamente dependientes.„

O = „„„„„„  „„ „„  „ „


 „ „„
  „ „ 

Es habitual al analizar las residencias de personas mayores actuales hacer referencia al


aumento en la edad de ingreso, y consecuentemente a una situación de mayor deterioro, tanto
físico como psicológico con la que vienen por primera vez los mayores, comparando la situación
con la de hace alguna década. Parece una exigencia, pues, que los gestores de estas
instituciones programen distintas actividades y cuidados de cara a mantener o estimular la
actividad física residual del interno. No podemos olvidar que la actividad física en los residentes
se convierte, desde cierto ángulo de análisis, tanto en medio como en finalidad para su
bienestar. Como finalidad queda ya avalada por los innumerables beneficios apuntados
anteriormente, pero también un buen mantenimiento físico se convierte en condición
instrumental para la realización y satisfacción de otro tipo de actividades. El poder pasear,
asistir a una exposición o una excursión exige habitualmente un mínimo de condición física que
es necesario optimizar y mantener para alcanzar niveles deseables de bienestar. Es también de
agradecer, que todas las residencias estén libres de barreras arquitectónicas para posibilitar la
movilidad autónoma, ya sea con la ayuda de andadores, sillas de ruedas, etc., o sin ellas.
Aunque, no únicamente resultan necesarias las adaptaciones dentro del centro, sino también en
los propios transportes cuando se organiza una salida o excursión. Resulta, de hecho,
decepcionante que, ocasionalmente, únicamente puedan asistir a ese tipo de actividades
personas denominadas Ơválidasơ, debido a los costes de adaptación y recursos humanos extras
que requieren.„

No obstante, en la Comunidad de Madrid no se es ajeno a esta situación de


sobreenvejecimiento de los usuarios, y por ello articulan distintas fórmulas para ralentizar el
proceso de envejecimiento físico a través de actividad programada o del estímulo de actividades
físicas informales. Es común contar en el centro con un servicio de terapia ocupacional ,
trabajadores y educadores sociales que programan y estimulan la actividad física, y monitores
con distintas formaciones en gimnasia de mantenimiento, yoga, etc., que de forma coordinada
y personalizada diseñan actuaciones vinculadas a la educación física. Por otro lado, la práctica
totalidad de los centros cuentan con jardín (69,6%) y zona para realizar ejercicio físico como
gimnasio, sala polivalente, etc. (82,6%), lo que sin duda potencia el diseño de programas de
envejecimiento activo.„

· „„„„„ 


„ „  
„ „

El presente estudio es de carácter descriptivo, y trata por tanto, de obtener información


sobre el estado de la participación en actividades físicas en las Residencias de Mayores de la
Comunidad de Madrid, y en concreto, de las residencias propias del SRBS (Servicio Regional de
Bienestar Social) es decir, aquéllas que tienen financiación pública y son gestionadas
directamente por la Comunidad de Madrid. Los resultados que ahora presentamos son una
parte de una investigación mayor presentada en 2008 sobre la participación global de las
personas mayores en las residencias del SRBS de la Comunidad de Madrid en forma de tesis
doctoral. Aquí nos ceñiremos a la dimensión de actividad física ofertada desde los centros.„

El número total de residencias objeto de nuestro estudio asciende a veinticuatro (todo el


universo menos una), y en este sentido, no realizamos un muestreo aleatorio, ya que nos
interesa, para una primera evaluación, obtener información de todas ellas, dado que resulta
económico en tiempo y recursos. Por otro lado, y ya que es una investigación dirigida a la
mejora de la práctica, nos interesa obtener un análisis de cada residencia para posteriormente
diseñar proyectos personalizados de estímulo de la participación para cada una de ellas.„

Las actividades que hemos etiquetado como Ơfísicasơ en nuestra investigación son
preferentemente, las que están relacionadas con el mantenimiento físico, la estimulación de la
movilidad autónoma, y la prevención de trastornos y enfermedades ligadas al envejecimiento
óseo y muscular. Estarían en esta categoría actividades comoÿ„

u„ gimnasia, „„
u„ práctica deportiva (petanca, bolos, billar, minigolf, etc.), „„
u„ pasear, „„
u„ nadar, „„
u„ Expresión corporal, „„
u„ Baile, „„
u„ Ëoga, o Tai-Chi entre otras. „„

No consideramos en esta categoría otras actividades relacionadas con el bienestar psico-


físico como las salidas turísticas o las actividades de motricidad fina en terapia ocupacional, en
las que sin duda tienen también un contenido de mantenimiento físico, pero de carácter
subsidiario, al menos desde la planificación de los técnicos.„

De este modo, consideramos que las técnicas coherentes con los objetivos de la
investigación seríanÿ„

u„ c „
  de legislación, planes gerontológicos, memorias y programas de
actuación, tanto de la UADI (Unidad de Animación y Desarrollo Integral), como de las
propias residencias, así como de los servicios propios de la Comunidad Autónoma de
Madrid.„„
u„ c 
„ „ 

 a trabajadores y responsables en las residencias de
actividades o programas de Animación, Terapia Ocupacional, actividad física, etc. Los
cuestionarios fueron pilotados previamente en cinco residencias.„„

El análisis de datos realizado en sencillo, basado en porcentajes, pues nuestra intención es


exploratoria para obtener una radiografía de lo que existe, desde la percepción de los
trabajadores encuestados, artífices últimos en el desarrollo de las actividades.„

Î „„„„„º 
„  „ „  
„ „

Î = „„„„„c  „

Las actividades con componente físico que más frecuentemente se desarrollan en las
residencias, según los encuestados, son la  y el   siendo la primera actividad
más directiva y la segunda más autónoma. Semanalmente destaca el Taichi con la mayor
frecuencia. Expresión corporal, se realiza con una periodicidad preferentemente semanal
aunque en el 13% se realiza a diario. Llama la atención, como la práctica de deportes tiene una
gran variabilidad en la frecuencia, con un ligero predominio semanal.„

„
 
„= =. Porcentajes de actividades físicas para el total de residencias según periodicidad



Entendida como un conjunto de ejercicios de mantenimiento y prevención de disfunciones.


Se encuentra que, en un  · se desarrolla esta actividad, generalmente dentro de las
instalaciones residenciales. En el   de los casos en los que se da esta actividad se realiza
a 
„Sólo en un 11,1 % se realiza de forma semanal.„

 „ „
 

La práctica de deportes como bolos, billar, o petanca tienen una extensión en un ü  de
las residencias según los encuestados, aunque con una gran dispersión en cuanto a la
periodicidad.„

  
„



Se desarrollan este tipo de actividades en el ·Î  de las residencias, con una periodicidad
aproximada semanal en el üO· de los casos.„

 

Actividad que no necesita habitualmente de gran planificación, y que en las residencias se


permite habitualmente, si el sujeto lo desea . Por otro lado hay personas con dependencia
motórica que pueden ser paseadas en sus sillas de ruedas, aunque en este caso sí se necesita
de una persona auxiliar.„
Esta actividad se realiza en el ·„de las residencias con una periodicidad principalmente
diaria, en el OÎ de las residencias en las que se realiza esta actividad.„

 „ „  

Una de las actividades con más éxito entre la población mayor. Se realiza en el Î  de
las residencias. La periodicidad es principalmente mensual o trimestral y se suele insertar en
fiestas, concursos, etc.„

þ

Se desarrolla en el åOO de las residencias impulsada por la UADI. La periodicidad


unánime es semanal. Podría extenderse a más residencias.„

Ë


Únicamente en una residencia se desarrolla un programa de yoga de forma semanal. Es un


yoga adaptado, que se realiza fundamentalmente sentado en silla.„




Únicamente destaca la práctica de natación en un 10% de las residencias analizadas.„

Î O „„„„„ „
„ „  

Intentando realizar comparaciones entre los tres tipos de residencias podemos apreciarÿ„

 
„= O Porcentajes sobre actividad física en residencias de válidos según periodicidad „

Ëa que las personas denominadas válidas tienen presumiblemente mejores condiciones


físicas que en los otros dos tipos de residencias, también la frecuencia de esas actividades
tendría que ser mayor. Sumando los porcentajes de diario y semanal, este tipo de residencias
se sitúa en todas las categorías por encima de la media. No obstante, si aislamos la frecuencia
a diario, las residencias de válidos estarían por debajo en todas las categorías, a excepción de
pasear que estaría 6 puntos por encima de la media. También destaca la práctica del deporte
de forma semanal 50 puntos por encima de la media.„

En las residencias denominadas mixtas observamos las siguientes tendencias y realidadesÿ„

 
„= ·. Porcentajes de actividades físicas para residencias mixtas según periodicidad „

La gimnasia se realiza con la misma frecuencia que en las residencias de válidos, siendo
menor y más dispersa la frecuencia de deportes, y con parecida frecuencia en las demás
actividades.„

De las residencias asistidas, podemos observar, como los impedimentos físicos,


presumiblemente obstaculicen actividades como el baile y la danza. Sin embargo, y en el 71%
de las residencias se desarrollan actividades de gimnasia, el mayor porcentaje en la frecuencia
de a diario, comparando los tres tipos de residencia. Hay que señalar, que la gimnasia realizada
en este tipo de centros es de mantenimiento funcional, con apoyos fisioterapéuticos. Incluso
pasear, está a tan sólo 4 puntos en porcentaje de frecuencia de a diario, por debajo de la
media. Ë, únicamente en el 43% de las residencias de asistidos no se ha desarrollado ninguna
práctica deportiva según los encuestados.„
„
 
„= Î Porcentajes de actividades físicas para residencias asistidas según periodicidad „

å „„„„„

 „ 

 

A partir de la evidencia empírica generada en los últimos años sobre los beneficios del
ejercicio físico, incluso cuando se empieza a realizar a edades avanzadas, resulta indispensable
potenciar y favorecer la práctica de ejercicio físico en las personas mayores. Los beneficios en
las esferas física, emocional y social , aun cuando exista discapacidad, deben promover en los
gestores de centros residenciales una apuesta por el estímulo de este tipo de prácticas. Las
residencias propias del S.R.B.S. de gestión directa por la Comunidad de Madrid, así lo entiende.
Aunque nos faltan datos para estimar el número de participantes en estas actividades, la oferta
planteada desde los centros parece resultar razonable, si bien es necesario matizar algunas
cuestiones.„

Las actividades físicas preferentes son la gimnasia, desarrollada en gran parte de las
instituciones y el pasear como actividad fundamentalmente autónoma. La práctica deportiva es
minoritaria, más vinculada a las residencias de personas válidas. En este sentido, se deberían
repensar otras actividades físico-deportivas adaptadas a personas con cierta dependencia. Las
propias actividades deportivas destinadas tradicionalmente al ámbito de la discapacidad podrían
alumbrar sobre este aspecto. Algunas actividades, con las adaptaciones pertinentes deberían
extenderse a mayor número de centros, los bailes, el yoga o el taichi admiten posibilidades de
adaptación incluso con personas con cierta dependencia. Los beneficios, más allá del ámbito
físico, devuelven en muchos casos las ganas de salir de la habitación del mayor y suponen una
plataforma de socialización indispensable.„




u„ BALTES P.B. y BALTES, M.M. (Eds.) (1990) Successful aging: perspectivas from
behavioral sciences. Cambridge UK. Cambridge University Press.„„
u„ Comunidad de MADRID (1998). Plan de Mayores. Madridÿ Consejería de Sanidad y
Servicios Sociales.„„
u„ FERNÁNDEZ BALLESTEROS, R. (2009) Envejecimiento activo. Contribuciones de la
Psicología. Madrid. Pirámide.„„
u„ O.M.S. (2002). ƠEnvejecimiento activo. Un marco políticoơ. Revista Española de
Geriatría y Gerontología, (37), p. 74-105.„„
u„ PAHOR ET AL (2006) . Effects of a Physical Activity Intervention on Measures of
Physical Performanceÿ Results of the Lifestyle Interventions and Independence for
Elders Pilot Study. Journal of Gerontologyÿ Biological and Medical Sciences,61 A,
M1157-M1165.„„
u„ ROWE, J.W. y KHAN, R.L. (1998) Succesful Aging. New Ëork. The Random House.„„