Anda di halaman 1dari 14

ARQUITECTURA HIGH TECH

La arquitectura High Tech es la forma en la cual se muestra la estructura del edificio olvidando por completo las
paredes y las superficies pesadas estéticamente. Lo central de la actitud High Tech no consiste en la incorporación
de la moderna tecnología a lo edificios, sino en transformar la exhibición de esa parafernalia en la expresión misma
del edificio.
Más...

Los padres del High Tech

Richard Rogers
Norman Foster
Michael Hopkins
Nicholas Grimshaw
Renzo Piano

Las Obras Cumbre

La Casa Eames El Pavellón Británico de la Exposición de 1992 El Hong Kong y Sanghai Bank

El Centro George Pompidou

El concepto de High Tech


Lo central de la actitud High Tech no consiste en la incorporación de la moderna tecnología a lo edificios, sino en
transformar la exhibición de la parafernalia tecnológica en la expresión misma del edificio. Para algunos el High tech
es una mentira, debido a que no es un estilo definido, sino una forma de darle solución a determinados problemas,
por medio de nuevos materiales, nuevas formas de construcción, nuevas tecnologías.
El High tech es la forma en la cual se muestra la estructura, el esqueleto en sí de la construcción, olvidando por
completo las paredes y las superficies pesadas estéticamente.

Las obras de los máximos exponentes de este movimiento de arquitectura y diseño han logrado estructurar un
lenguaje arquitectónico concebido a partir de la exhibición de los componentes tecnológicos de la construcción,
confiriéndole un status estético merced a una rigurosa tarea de diseño.

El Grupo Archigram
El grupo inglés Archigram, capitaneado por Ron Herron y Peter Cook, planteaba una arquitectura emparentada con
la ciencia ficción y presentada con el lenguaje gráfico de los cómics, hecha de viviendas cápsulas, ciudades
enchufables y ciudades móviles con una morfología que surgía de la parafernalia tecnológica evocada en los
expresivos dibujos, plagados de tubos, cables y patas telescópicas.

Si bien no se plasmó en obras concretas su influencia se hizo sentir fuertemente a partir de la década siguiente en
la corriente High Tech. El Centro Pompidou, primer ejemplo materializado de dicha corriente, con toda su
parafernalia tecnológica funcionando como revestimiento del edificio, evocaba claramente las propuestas de
Archigram.
Richard Rogers
Tratando de mantener fresco su prestigio de innovadores, los pioneros exploran nuevas vías: el angloitaliano
Richard Rogers mantiene una huida hacia adelante, alcanzando un virtuosismo manierista con sus exquisitos y
relucientes cócteles de Paxton, Tchernijov, los metabolistas y "Dan Dare". Ha sufrido un proceso de transformación
desde el enfoque tecnológico entendido como respuesta eficiente, ingenieril, casi anónima, a los problemas del
habitar, hasta su absorción por parte del imaginario social. Sus iniciales pretensiones "científicas" se han trasladado
ahora a un campo que siempre había ocupado un lugar en la mitología del high tech, como es el de la informática y
a otro situado en las antípodas de sus preocupaciones iniciales, surgidas en plena euforia del consumo, como es la
ecología.

HongKong-Shangai Bank

Norman Foster

Tras dejar su sello revolucionario en ciudades de todo el mundo durante más de un 25 años, la obra del británico Sir
Norman Foster fue reconocida con el Premio Pritzker, el galardón más prestigioso de la arquitectura, en 1999. El
jurado aseguró que «a cualquier escala, desde un ascensor de cristal a un aeropuerto, su visión da a los materiales
de nuestra era una pureza lírica y cristalina, personal, funcional y sencillamente bella». Y es que para el arquitecto
británico es imposible separar la calidad de vida de la tecnología de cada época, y que, hoy por hoy, el contecto
social y la ecología son dos de sus mayores preocupaciones al enfrentarse al tablero de dibujo.
NORMAN FOSTER

Foster estudió urbanismo y arquitectura en la Universidad de Manchester. Tras su examen


final, en 1961, obtuvo una beca para la famosa Yale University en New Haven,
Connecticut, donde se graduó.

De vuelta a Inglaterra, abrió junto con su mujer Wendy y el matrimonio Su y Richard


Rogers un estudio de arquitectura, Team 4. Salieron de allí algunos proyectos, como las
casas Mews en Londres (1965) y la fábrica de electrónica Reliance, en Wiltshire (1964-
1966). Ya en estos edificios trató Foster de tener en cuenta en sus planos la posible
reutilización de los edificios por otros usuarios, utilizando componentes modulares y
paredes movibles. En 1967 se unieron varios socios a su estudio. Foster Associates
construyó entonces la estación marítima para la naviera Fred Olsen, en los muelles de
Londres (1970-1971), y la administración central de la empresa Willis Faber & Dumas, en
Ipswich (1974-1975), cuya pronunciada fachada está hecha con partes de cristal unidas sin
marcos. En la galería del Sainsbury Centre for Visual Arts en Norwich (1978), la estructura
portante, junto con el sistema de conducciones básicas, se colocaron en la doble cubierta
exterior del edificio. Para la distribuidora inglesa de la firma automotriz Renault, desarrolló
en 1981 una construcción de mástiles huecos con soportes de metal tensado, que destacan
por su pintura amarilla fosforescente. Una obra maestra de la precisión y técnica fue el
edificio del Hong Kong and Shanghai Bank, realizado en sólo cinco años (1981-1986).
Cuando se concluyó, Foster Associates contaba con casi 160 empleados .

Arquitecto británico, uno de los más prestigiosos del panorama internacional a partir de
principios de la década de 1980. Nació en Manchester, ciudad donde estudió arquitectura y
urbanismo antes de marcharse a la Universidad de Yale (Estados Unidos) para cursar un
posgrado. A su regreso a Londres fundó, junto con Richard Rogers (que había sido
compañero suyo en Yale), Wendy Cheesman (que más tarde se convirtió en su esposa) y
Georgie Wolton, el estudio de arquitectura Team 4 (1963-1967). Este grupo de
profesionales consolidó su reputación gracias a una serie de encargos de viviendas y
edificios industriales. Desde 1968 hasta 1983, Foster también colaboró en diversos
proyectos con Buckminster Fuller. Aunque sus primeros diseños eran piezas austeras, sin
elementos decorativos, como el edificio de la Reliance Control en Swindon (Gran Bretaña,
1966), más tarde evolucionó hacia un empleo decidido de las superficies curvas y de un
enorme abanico de materiales constructivos. Un paso importante en este proceso es la sede
central de Willis, Faber & Dumas en Ipswich (Gran Bretaña, 1975), cuya ondulante fachada
de vidrio terso se levanta sobre el límite irregular del solar urbano. Otro ejemplo de la
complejidad formal hacia la que ha evolucionado el arquitecto británico es la terminal del
aeropuerto de Stansted en Essex (Gran Bretaña, 1991), en la que las grandes cubiertas
sustentadas por columnas arborescentes y tensores metálicos recuerdan las estructuras de
alambres de los primeros aeroplanos. Otro ejemplo revelador de su precisión en los detalles
combinada con una impresionante concepción globalizadora, son las oficinas centrales de la
Hongkong and Shanghai Banking Corporation en Hong Kong (1986), considerada por
muchos críticos como la obra maestra de Norman Foster. Otro de los intereses que afloran
en su trayectoria es el diseño y planeamiento urbanísticos, materializado en planes
generales para varias ciudades (Berlín y Cannes, entre otras) y en planes parciales como los
del área de King’s Cross (Londres, 1988) o la ordenación urbana de la Exposición
Universal de Lisboa de 1998. También ha realizado obras en el campo de la ingeniería,
como la torre de telecomunicaciones de Collserola en Barcelona (España, 1988-1992) y el
conjunto del metro de Bilbao (1988-1995). Entre sus proyectos aún no realizados destacan
el nuevo aeropuerto de Hong Kong, la sede del Parlamento alemán en Berlín y un
rascacielos de forma cónica que alcanzará los 1.000 m de altura

Hong Kong and Shanghai Bank

INTRODUCCIÓN

La obra de Norman Foster representa un fenómeno particularmente significativo dentro


del panorama global de la cultura arquitectónica del último tercio del Siglo XX. En
plena década del ´70, cuando la ola ascendente de los distintos posmodernismos
tendía a replegarse sobre la historia y el ensimismamiento manierista en el lenguaje,
Foster, en una obra como el Sainsbury Center, no sólo seguía adelante con los
desarrollos contemporáneos de la arquitectura del movimiento moderno sino que
enfatizaba desembozadamente uno de sus aspectos fundantes, como es la apoyatura
en los adelantos tecnológicos e industriales de nuestra época. Esta actitud dió origen
dentro del pensamiento arquitectónico contemporáneo a la corriente denominada
¨High Tech¨, de la cual Foster, junto con Richard Rogers, aparece claramente como
líder. El presente edificio constituye una muestra madura de esta tendencia, en la cual
la ¨musculatura¨ tecnológica de los edificios tiende siempre a acentuarse con un
carácter expresionista. La propuesta estructural que agrupa paquetes de pisos
mediante sólidas columnas, vigas y tensores perimetrales se expresa con fuerza en la
fachada, emparentando insólitamente a este edificio con dos ilustres antecedentes
argentinos. Nos referimos al proyecto de edificio en altura de Amancio Williams y al
proyecto ganador del concurso para el edificio de Aerolíneas Argentinas, de Clorindo
Testa.
HongKong-Shangai Bank
Pese a los intentos por encasillarle, podría decirse que Norman Foster no tiene un estilo definido, sino un método de
trabajo, que se caracteriza por el cuidado de los detalles o la fascinación por las nuevas tecnologías. Una de sus
grandes obras es el HongKong-Shangai Bank, que pretendía ser el banco mas bello del mundo. A Foster le
interesaban cometidos muy concretos: la iluminación solar del gran atrio, la flexibilidad de las plantas, la
versatilidad de las superficies, la apertura total de la planta baja y el acceso del publico a las salas mediante
escaleras mecánicas.

Lo que caracteriza a Foster es la invención, las esquinas redondas y las perfectas superficies. Pero los elementos
constructivos en esta obra tienen demasiada preponderancia, y aplasta el concepto de lugar de trabajo; las
estructuras de las superficies se convierten en mallas interminables, que hacen tomar conciencia del tema de la
prefabricación, del mundo industrial dirigido en la vida cotidiana.

Michael Hopkins

Hopkins emprendió un proceso de distanciamiento del puro High Tech a partir de su Pista de Cricket de Lord. En la
Cutlery Factory, en la Bracken House y en las Oficinas David Mellor ha ampliado su vocabulario para incorporar un
cierto contextualismo y las enseñanzas de la mejor arquitectura industrial británica y francesa, con referencias que
abarcan desde el expresionismo y el modernismo hasta el mismo Kahn. Este eclecticismo, que le ha hecho
merecedor del calificativo de "historicista high tech", le ha ganado el favor de sus compatriotas y, por ello, su obra
se ha desarrollado exclusivamente en su país, al margen del brillo internacional de la de sus compañeros.
Nicholas Grimshaw
Nicholas Grimshaw coincide con Norman Foster en su afán de llevar a las últimas consecuencias las posibilidades de
un High Tech sin paliativos. Por ello, su obra se centra cada vez más en el último reducto de la arquitectura
tecnológica, el que ofrecen las infraestructuras de transporte, donde la ingeniería toma el mando. Su obra, de
indudable belleza y fascinación, no deja de suscitar la inquietud que despiertan aquellas vías que conducen a
callejones sin salida en el mundo de la arquitectura. En cualquier caso, será el paso del tiempo quien juzgue lo
acertado de los respectivos caminos adoptados por estos arquitectos británicos.

El Pavellón británico de la EXPO de 1992

El Pavellón británico de la EXPO de 1992

El pabellón que Nicholas Grimshaw proyectó como bandera del Reino Unido en la Expo de Sevilla refleja lo que ha
sido la gran aportación británica a la arquitectura de la segunda mitad del siglo XX: la aplicación de la tecnología
punta a la construcción y la confianza en los elementos puramente técnicos para dotar a los edificios de una
expresividad formal.

El conjunto de operaciones a través de las cuales se construye el objeto arquitectónico es lo que esta arquitectura
quiere significar, el mensaje que quiere transmitir; lo que se exhibe en su interior pasa a un segundo plano. El
pabellón británico es un ejemplo claro de arquitectura entendida como alarde tecnológico: el edificio no se limita a
ser contenedor de descubrimientos técnicos, sino que él mismo constituye una novedad tecnológica en el campo de
la construcción.

Usos

El edificio responde a su carácter público con un gran espacio único. Dentro del mismo se colocan unas plataformas
a distintos niveles y unas cápsulas cerradas que corresponden a las salas de proyección. Los visitantes acceden al
edificio por una pasarela que atraviesa la fachada Este bajo una enorme e iluminada reproducción de la bandera
británica.

Las grandes afluencias de público están controladas durante la espera en una zona donde pueden disfrutar de un
programa de espectáculos antes de iniciar la ruta de la exposición. Esta ruta conduce a los visitantes a través de
escaleras mecánicas de una sola dirección hacia los dos niveles superiores de "cápsulas" expositivas. El recorrido
principal por rampas mecánicas y escaleras ofrece numerosas posibilidades de rutas alternativas, de modo que es
posible un recorrido lineal completo pero también detenerse y abandonarlo en cualquier momento.

Estructura

La estructura de acero tubular, proyectada por Ove Arup & Partners, está articulada con pernos, para que no sea
necesaria la soldadura en obra. Solamente se han construído in situ los cimientos y las losas de hormigón, además
del enlosado de la entrada. La estructura se realiza mediante uniones atornilladas con las debidas tolerancias para
acomodar dilataciones de modo que las piezas se pudieron traer de fábrica incluso con la pintura intumescente, de
color blanco, aplicada.

El edificio es una caja diáfana de 65 x 38 x 25 metros, con una superestructura formada por dos hileras de pórticos
dispuestos a 7,2 m. Los pórticos se componen de soportes en cercha de tubo de acero sobre los que descansan
vigas Warren con cordón inferior de directriz circular.

El edificio se había proyectado para que todos sus componentes fuesen prefabricados en Inglaterra y trasladados en
barco hasta Sevilla para su montaje, de modo que también expresara el recorrido geográfico entre la fábrica y el
solar.

Renzo Piano

A pesar de que se le ha clasificado como arquitecto de alta tecnología, la evolución de Piano es muy personal y
refleja su gusto por el uso de excelentes materiales y una construcción sólida. En 1998 le fue concedido el Premio
Pritzker de Arquitectura, considerado el galardón más importante del mundo en este campo. Autor de obras como la
terminal del aeropuerto japonés de Osaka y el estadio de San Nicola en Bari (Italia), Piano, nació en Genova, Italia,
en 1938.

Centro George Pompidou


A pesar de que fue inaugurado hace más de veinte años, reabrió sus puertas el 1 de enero del 2000 tras
importantes trabajos de renovación efectuados en él bajo la dirección del prestigioso arquitecto italiano Renzo
Piano. El Centro de Arte Moderno Georges Pompidou, es, además, biblioteca y escenario de distintas clases de
espectáculos constituyendo, hoy por hoy, uno de los recintos culturales más importantes del mundo.

El Beaubourg debía ser el antimuseo, fruto de una utopía libertaria post 68, metabolizada por el sistema. El centro
sufrió un precoz envejecimiento, los franceses advertidos tomaron medidas. Ni la estructura metálica típica de la
década de los 70 ni el gigantesco tubo rojo que lo serpentea se han visto modificados, ya que de lo que se trataba
era de ganar espacio.

Renzo Piano habla así del Centro Pompidou


"Beaubourg fue pensado para ser una máquina urbana alegre. Beaubourg es un provocation, pero no en su
connotación negativa, sino en lo que a la calidad del diseño se refiere".
"En los últimos años, los museos han experimentado un renacimiento genuino. Pero cuando Beaubourg fue
concebido, a principios de los 70, los museos eran instituciones aburridas, polvorientas, y esotéricas. Queríamos
sugerir algo lejos de los límites típicos de la biblioteca y del museo. Habló de cultura, pero también de flexibilidad
funcional; del arte, pero también de la información; de la música, pero también del diseño industrial. El centro
Pompidou es " una máquina del celibate ", en la cual el hacer alarde del metal brillantemente coloreado y del
aislante de tubo transparente tiene una función urbana, simbólica y expresiva, no técnica. El cuadrado es la
localización para el arte que no es formal, no institucional. Beaubourg fue creado no para presentar la cultura, sino
para producirla. Esta dimensión utópica puede ser inalcanzable, pero vale la pena esforzarse para ello".

Centro Pompidou
INTRODUCCIÓN
Es necesario para entender el sentido integral del Centro Pompidou, hacerlo objeto de
una doble lectura: en primer lugar como manifiesto significativo en el contexto del
debate arquitectónico de las últimas décadas del siglo XX y en segundo lugar desde el
punto de vista de la concepción de museo que este edificio propone. En el primer
sentido aludido es necesario destacar que la década del 70 es el escenario en el cual
comienzan a manifestarse en todo el mundo las diversas posturas historicistas y
posmodernas que tendían a la actitud crítica y relativizadora de la arquitectura surgida
del movimiento moderno. En abierto contraste con este panorama, la propuesta de
Piano y Rogers retoma de lleno la propuesta de una arquitectura apoyada en las
innovaciones tecnológicas (uno de los leitmotiv de la modernidad). Al mismo tiempo
los recursos tecnológicos son deliberadamente jugados como el tema plástico por
excelencia del organismo edilicio, en una actitud deliberadamente expresionista, que
se emparenta explícitamente con las utopías de la década anterior. En este sentido el
"High Tech" - nombre con el cual se conoció a esta actitud, es el heredero tanto de la
"arquitectura de sistemas" como de las utopías de "Archigram". La segunda lectura se
refiere a la concepción del museo como un gran container vacío, moldeable según las
necesidades de cada evento, y rodeado por una envoltura tecnológica compuesta por
los sistemas técnicos que sirven a ese gran espacio: la piel de vidrio con sus vigorosas
estructuras metálicas de soporte, los conductos y equipos de acondicionamiento de
aire y las escaleras mecánicas que conectan los diversos niveles del edificio.

La Casa Eames

En 1.945, tras la II Guerra Mundial, la arquitectura se encontraba en una encrucijada entre los convencionalismos
anteriores a la contienda y las experiencias de los tiempos de guerra, cuando todo se había tenido que acelerar,
simplificar y economizar. La vuelta a casa de los soldados y la euforia del éxito imponían una expansión de la
edificación en gran medida.

La revista Arts & Arquitecture Magazine, convocó el concurso "Case Estudy Houses" para ocho viviendas
unifamiliares, donde se propone a ocho arquitectos reconocidos entre los que se encontraban Saarinem y Neutra,
una solución a las especificaciones concretas de los problemas típicos de las casa del sur de California.
Una de las casas fue diseñada por Saarinem y Eames como la vivienda del propio Eames, definida como " un centro
de productividad activa", que ofrecía dos posibilidades: el recreo y el trabajo.

La estructura de la casa Eames fue instalada en tan solo 90 horas, en ella se utilizo acero y estructuras compuestas,
así como un pequeño muro de contención de hormigón. Los cerramientos se realizaron con chapa corrugada,
paneles de ferrocemento y carpinterías metálicas con cristal.

Eames calculo que quitando su estudio, el coste por pie cuadrado de la casa era de 1dolar en lugar de los 12
habituales de la construcción en madera tradicional.