Anda di halaman 1dari 2

Titulo:¿Cómo es el perfil de una escuela católica?

¿Cómo es el perfil de una escuela católica?

No era el objetivo, pero coincido con Alejandro Bermúdez, el director general del
canal EWTN. Benedicto XVI dibujó el perfil al que deben aspirar hoy todas las escuelas
que se precien de ser “católicas”.
Una precisiónimportante –si mis adorables lectoras y gentiles lectores tuvieron
la oportunidad de seguir de cerca el viaje del Papa a Inglaterra, Gales y
Escocia– surgió cuando en algún momento se mencionó que su nivel
académico es tan extraordinario que en las escuelas católicasse encuentran
estudiando jóvenes musulmanes, protestantes, judíos e incluso budistas.

Dos hechos sobresalientes


En principio: este tema significa que aun cuando existe un
profundo respeto por la pluralidad religiosa, la escuela católica no “está en
segunda fila”, sino por el contrario, como dijo el Pontífice, sigue evidenciando la
ligazón profunda que existe entre razón y fe.
Además –y estamos hablando del secularismo extraordinario que se vive en
toda Europa, pero en particular en Inglaterra y Escocia–, no hay un catolicismo
vergonzante que se asusta ante los embates de un laicismo trasnochado y
decimonónico; como tampoco se perciben los grupos de legisladores
“católicos” –así, entrecomillado­– a quienes les da
vergüenza dar testimonio de su respeto por la vida y la familia, porque les resulta
“políticamente incorrecto” o cuando menos, “estratégicamente
inoportuno”.
Como primer elemento del perfil de la escuela católica de nuestro tiempo, Benedicto
XVI definió lo siguiente: “hay cada vez más iniciativas, además de las materias
concretas que estudiáis –les dijo a los jóvenes estudiantes– y de las
diferentes habilidades que aprendéis”. Esto es que se trata de desarrollar y
potenciar los actuales niveles de las competencias del alumno.
Pero en la escuela católica hay más de fondo. Todo el trabajo que se realiza en ella,
aseguró el Papa, “se sitúa en un contexto de crecimiento en la amistad con Dios
y todo ello debe surgir de esta amistad”.
Por esa razón, la escuela católica forma buenos estudiantes a la vez que buenos
ciudadanos y buenas personas. De aquí se deriva un concepto vital. En la medida en
el alumno avanza en los distintos grados escolares, la escuela católica le apoya para
que aprenda a tomar las decisiones sobre las especialidades que estudiará el joven, de
cara a su realización en la vida.
Esto no es todo,porque la escuela católica debe transmitir a sus alumnos que cada vez
que se estudia alguna materia en particular –hecho que es justo y conveniente,
como refiere el Papa– dicho tema es parte de “un horizonte

Page 1 of 2 - Fecha: 27 September 2010


Titulo:¿Cómo es el perfil de una escuela católica?

mayor”.
La convocatoria papal fue clara: la escuela católica tiene que impulsar a los estudiantes para que ninguno
se contente con ser mediocre.
El proceso de formación fue claro, dijo el Papa. Se necesitan en el mundo buenos científicos, pero la sola
perspectiva científica se vuelve peligrosa “si ignora la dimensión religiosa y ética de la vida, de la
misma manera que la religión se convierte en limitada si rechaza la legítima contribución de la ciencia en
nuestra comprensión del mundo”, aseguró.
El mundo necesita buenos historiadores, filósofos y economistas, pero con una visión amplia. El
reduccionismo, dijo Benedicto XVI, puede “llevarnos por mal camino”.
De aquí que la escuela católica “educa integralmente a la persona en su totalidad. Y una buena
escuela católica, además de este aspecto, debería ayudar a todos sus alumnos a ser santos”.
Con esta visión de la tarea de la escuela católica, los compañeros no católicos que estudian en ella,
pueden sentirse movidos a la práctica de la virtud, a crecer en el conocimiento y la amistad con Dios,
porque los alumnos católicos se vuelven también un referente de ese “horizonte mayor”.
El reto es grande. Ni modo.

mondrago
mondragonrene@hotmail.com

Page 2 of 2 - Fecha: 27 September 2010