Anda di halaman 1dari 11

Diseño y cálculo

de una red de aire


comprimido
aplicado a un
taller

Astur González González


Eduardo Lanza Noriega
¿Por qué usar un sistema neumático?
El aire comprimido es la mayor fuente de potencia en la industria con
múltiples ventajas.

Es segura, económica, fácil de transmitir, y adaptable. Su aplicación es muy


amplia para un gran número de industrias. Algunas aplicaciones son
prácticamente imposibles con otros medios energéticos.

Dentro del campo de la producción industrial, la neumática tiene una


aplicación creciente en las más variadas funciones, No sólo entra a formar
parte en la construcción de máquinas, sino que va desde el uso doméstico
hasta la utilización en la técnica de investigación nuclear, pasando por la
producción industrial.

La fuerza neumática puede realizar muchas funciones mejor y más


rápidamente, de forma más regular y sobre todo durante más tiempo sin sufrir
los efectos de la fatiga que el trabajo manual.

El costo del aire comprimido es relativamente económico frente a las


ventajas y la productividad que representa.

No obstante, sustituir actividades manuales por dispositivos mecánicos y


neumáticos, sólo es un paso dentro del proceso de automatización de la
producción industrial. Este paso está encaminado, al igual que otros muchos, a
obtener el máximo provecho con un costo mínimo.

La utilización de la máquina adecuada en cada caso será la forma de evitar


que la adquisición de costosos equipos encarezcan el producto de forma
desproporcionada, pudiéndose dar el caso de que una máquina especial
construida con elementos de serie y que se adapte exactamente a las
necesidades del proceso de fabricación, resulte más económica que una
máquina estándar.

La energía neumática no es utilizable en todos los casos de automatización,


las posibilidades técnicas de la neumática están sometidas a ciertas
limitaciones en lo que se refiere a fuerza, espacio, tiempo y velocidad en el
proceso de la información. Esta tecnología tiene su ventaja más importante en
la flexibilidad y variedad de aplicaciones en casi todas las ramas de la
producción industrial.
Evolución en la técnica del aire comprimido

El aire comprimido es una de las formas de energía más antiguas que conoce
el hombre y aprovecha para reforzar sus recursos físicos.

El descubrimiento consciente del aire como medio se remonta a muchos


siglos, lo mismo que un trabajo más o menos consciente con dicho medio.

De los antiguos griegos procede la expresión "Pneuma» que designa la


respiración, el viento y en filosofía también el alma. Como derivación de la
palabra "Pneuma" se obtuvo entre otras cosas el concepto «Neumática» que
trata los movimientos y procesos del aire.

El primero del que sepamos con seguridad que se ocupó de la neumática, es


decir, de la utilización del aire comprimido como elemento de trabajo, fue el
griego KTESIBIOS quien hace más de dos mil años construyó una catapulta de
aire comprimido.

Uno de los primeros libros acerca del empleo del aire comprimido como
energía procede del siglo I de nuestra era y describe mecanismos accionados
por medio de aire caliente.

Aunque los rasgos básicos de la neumática se cuentan entre los más antiguos
conocimientos de la humanidad, no fue sino hasta el siglo XVIII cuando
empezaron a investigarse sistemáticamente su comportamiento y sus reglas.

La primera transmisión neumática data de 1700, cuando el físico francés


Denis Papin empleó la fuerza de un molino de agua para comprimir aire que
después se transportaba por tubos.

Aproximadamente un siglo después, el inventor británico George Medhurst


obtuvo una patente para impulsar un motor mediante aire comprimido.

Sin embargo la primera aplicación práctica del método suele atribuirse al


inventor británico George Law, quien en 1865 diseñó un taladro de roca en el
que un pistón movido por aire hacía funcionar un martillo.

El uso de este taladro se generalizó, y fue empleado en la perforación del


túnel ferroviario del Mont Cenis, en los Alpes, que se inauguró en 1871, y en el
túnel de Hossac, en Massachussets (Estados Unidos), inaugurado en 1875.
Otro avance significativo fue el freno de aire comprimido para trenes,
diseñado hacia 1868 por el inventor, ingeniero e industrial estadounidense
George Westinghouse.

Sólo desde aprox. 1950 podemos hablar de una verdadera aplicación industrial
de la neumática en los procesos de fabricación.

Es cierto que con anterioridad ya existían algunas aplicaciones y ramos de


explotación como por u ejemplo en la minería, en la industria de la construcción
y en los ferrocarriles (con los frenos de aire comprimido), la irrupción verdadera
y generalizada de la neumática en la industria no se inició sin embargo hasta
que llegó a hacerse más acuciante la exigencia de una automatización y
racionalización en los procesos de trabajo.

A pesar de que esta técnica fue rechazada en un inicio, debido en la mayoría


de los casos a falta de conocimiento y de formación fueron ampliándose los
diversos sectores de aplicación.

En la actualidad, ya no se concibe una moderna explotación industrial sin el


aire comprimido. Este es el motivo de que en los ramos industriales más
variados se utilicen aparatos neumáticos.

¿Cuáles son las propiedades del aire comprimido que han contribuido a su
popularidad?

Abundante: Está disponible para su compresión prácticamente en todo el


mundo, en cantidades ilimitadas.

Transportable: El aire comprimido puede ser fácilmente transportado por


tuberías, incluso a grandes distancias. No es necesario disponer tuberías de
retorno.

Almacenable: No es preciso que un compresor permanezca continuamente


en servicio El aire comprimido puede almacenarse en depósitos y tomarse de
éstos. Además, se puede transportar en recipientes (botellas).

Temperatura: El aire comprimido es insensible a las variaciones de


temperatura; garantiza un trabajo seguro incluso a temperaturas extremas.
Limpio: El aire comprimido es limpio y, en caso de faltas de estanqueidad en
tuberías o elementos, no produce ningún ensuciamiento. Esto es muy
importante, por ejemplo, en las industrias alimenticias, de la madera, textiles y
del cuero.
Constitución de los elementos: La concepción de los elementos de trabajo es
simple y, por tanto, de precio económico.

Veloz: Es un medio de trabajo muy rápido y por eso permite obtener


velocidades de trabajo muy elevadas (la velocidad de trabajo de cilindros
neumáticos pueden regularse sin escalones).

A prueba de sobre- cargas: Las herramientas y elementos de trabajo


neumáticos pueden utilizarse hasta su parada completa sin riesgo alguno de
sobrecargas. Para delimitar el campo de utilización de la neumática es preciso
conocer también las propiedades adversas.

Preparación: El aire comprimido debe ser preparado, antes de su utilización.


Es preciso eliminar impurezas y humedad (al objeto de evitar un desgaste
prematuro de los componentes).

Compresible: Como todos los gases el aire no tiene una forma determinada,
toma la forma del recipiente que los contiene o la de su ambiente, permite ser
comprimido (compresión) o y tiene la tendencia a dilatarse (expansión). Con
aire comprimido no es posible obtener para los émbolos velocidades uniformes
y constantes.

Volumen Variable: El volumen del aire varía en función de la temperatura


dilatándose al ser calentado y contrayéndose al ser enfriado.

Fuerza: El aire comprimido es económico sólo hasta cierta fuerza.


Condicionado por la presión de servicio normalmente usual de 700 kPa (7 bar),
el límite, también en función de la carrera y la velocidad, es de 20.000 a 30.000
N (2000 a 3000 kp).

Ruido: El escape de aire produce ruido. No obstante, este problema ya se ha


resuelto en gran parte, gracias al desarrollo de materiales in sonorizantes.
Sistemas de aire comprimido
Se considera un sistema neumático a todo aquel que funciona en base a aire
comprimido, ósea aire a presión superior a una atmósfera, el cual puede
emplearse para empujar un pistón, como en una perforadora neumática,
hacerse pasar por una pequeña turbina de aire para mover un eje, como en los
instrumentos odontológicos o expandirse a través de una tobera para producir
un chorro de alta velocidad, como en una pistola para pintar.
El aire comprimido suministra fuerza a las herramientas llamadas neumáticas,
como perforadoras, martillos, remachadoras o taladros de roca. El aire
comprimido también se emplea en las minas de carbón para evitar que se
produzcan explosiones por las chispas de las herramientas eléctricas que
hacen detonar las bolsas de grisú.
Una gran instalación neumática se compone de diferentes dispositivos
sencillos de trabajo. La acción combinada de estos diferentes dispositivos
forma el conjunto del mando neumático.

El suministro del aire comprimido para instalaciones neumáticas comprende


los apartados siguientes:
Producción del aire comprimido mediante compresores.
Acondicionamiento del aire comprimido para las instalaciones neumáticas.
Conducción del aire comprimido hacia los puntos de utilización.
Cálculo de una red de aire comprimido

En principio, se ha de levantar un plano acotado del taller, en donde debe


instalarse la red de distribución de aire comprimido, situando los puntos de
consumo de aire y anotando los mismos; también hay que localizar el lugar
para el emplazamiento de la sala de compresores.

Se pretende montar un taller de pintura con los siguientes elementos:

Dos máquinas de pintura 2 x 1500 l / min.

Una lijadora 113 l / min.

Una pulidora 150 l / min.

Una sierra de vaivén 168 l / min.

Se quiere calcular la capacidad del compresor y el diámetro de la tubería


que se desea instalar en el taller, de tal manera que no se pase de una pérdida
de presión 0,10 kg / cm2. La temperatura del aire es 20ºC y el coeficiente de
rugosidad para una tubería de acero es de 0,00015.

PLANO DEL TALLER DE PINTURA

Lijadora
Sierra
Compresor

Sala del Pulidora


compresor

Pintura Pintura

La red tiene una longitud de 280 m, comprende 6 piezas en T, 4 codos


normales y una válvula de cierre.
Herramientas utilizadas

Recomendaciones

Instalar la tubería con pendiente


entre el 1 y el 3 %.

Instalar purgadores al final de cada línea.

Las bajadas deben ser desde la parte superior del tubo (cuello de cisne).
Es conveniente que el tubo desemboque en un punto de purga y la
derivación a la máquina quede a 90º.

Suponemos un diámetro de tubería de 250 mm.

Calculamos el consumo de la instalación ◊ Consumo ◊ 2 x 1500 + 130 +


150 + 168= 3448 l / min. ◊ 0.057 m3 / seg.

Aplicamos un factor de seguridad C = 1,25 ◊ Consumo ◊ 0,057 x 1,25 =


0.07 m3 / seg

Buscamos un compresor acorde a las características que tenemos:

Al ser uno de los primeros diseños, los compresores de pistón se


encuentran entre los más versátiles y de mayor rendimiento.
• Gracias a su diseño sencillo y robusto y al principio de funcionamiento, los
compresores de pistón son la mejor solución cuando se necesita aire
comprimido en las más duras condiciones.

• Mantenimiento sencillo gracias a piezas fácilmente accesibles para realizar


el servicio.

• Sin necesidad de un tratamiento especial (separación de aceite) ni filtrado


de aceite ya que no hay contacto directo con éste.

• Mayor fiabilidad y vida útil gracias al menor riesgo de formación de


condensado.

Cálculo de la longitud equivalente de las válvulas y codos:

Lval. = 120 x d2 / (d + 0,1) = 120 x 0,252 / (0,25 + 0,1) = 21.43 m

Lcod. = (2 / 3) x Lval. = 14.28 m

Cálculo del caudal del compresor:

(P + 1) x V1 = 1 x V2

(10 + 1) x V1 = 1 x 0,07 ◊ V1 = 0.063 m3 / seg.

Cálculo de la velocidad:

v = Q / s = 0,02 / (π x r2)
Pérdidas de carga

5 válvulas x 21.43 m = 107.15 m

4 codos x 14.28 m = 57.12 m

Longitud total = 280 + 107.15 + 57.12 = 444.27 m

Peso específico del aire según presión y temperatura en el ábaco:

T = 20ºC y P = 10 kg / cm2 ◊ δ = 13.24

Aplicamos la fórmula de D’Arcy para obtener el radio de la tubería:

ΔP = 2 x L x α x δ x v2 / (2 x r)

0.1 = 2 x 444.27 x 0.00015 x 13.24 x 0.0632 / (2 x 0.125)

0,10 > 0.03 para d = 250 mm

Así que, optamos por una tubería de 250 mm que es la que nos daría unas
pérdidas de presión menores a las requeridas por la instalación.