Anda di halaman 1dari 31

Física de In Tierra ISSN: 0214-4557

1999, 11: 81-111

Registro y Tratamiento de Acelerogramas


E. CARREÑO, B. BRAvo, A. SUÁREZ y J. M. TORDESILLAS
Instituto Geográfico Nacional

RESUMEN

Tanto el registro de acelerogramas como su tratamiento, han ido cam-


biando a medida que se han transformado los mecanismos de adquisición
y el almacenamiento y procesado de los datos. En este trabajo se presentan
los conceptos básicos de algunos de los parámetros de interés en ingenie-
ría sismológica y los principios en que se fundamentan los instrumentos de
registros de aceleración, que siguen siendo básicamente los mismos; así
como aquellas herramientas que se utilizan en el tratamiento de acelero-
gramas, sin olvidar el caso de los registros analógicos, que siguen consti-
tuyendo en algunos países con sismicidad importante, la mayoría de los
registros.

ABSTRACT

The recording and analysis of the strong ground motion have been chan-
ging in parallel to the transformation of the acquisition mechanism, storage
and data processing. Here we are presenting the basic concepts of the diffe-
rent parameters of the engineering seismology and also, the main components
of the strong motion instrumentation, that remain basically ihe same. The
main tools for the analysis of digital and analogycal strong motion data are
also presented.
E. Carreño, fi. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

1. REGISTRO DE LOS MOVIMIENTOS FUERTES DEL SUELO

El conocimiento de las fuerzas de los terremotos, el análisis de sus efec-


tos sobre las estructuras, el desarrollo de normas de construcción y los méto-
dos para determinar el riesgo sísmico sobre las construcciones son algunas de
las principales motivaciones para el estudio de los acelerogramas.
En ellos, cl parámetro de mayor interés es la aceleración del suelo. Son
también importantes, la velocidad y el desplazamiento. Una idea de ello la
podemos obtener si imaginamos el caso de una estructura simple con una
masa concentrada en el tejado (Figí) y consideramos la fuerza lateral con-
centrada en los elementos verticales, que sedan las paredes o columnas. La
respuesta de la estructura a un terremoto viene dada por las leyes de Newton
del movimiento,

El miembro de la derecha es la fuerza restauradora dcl edificio que es fun-


ción de la desviación relativa, x(t) y de su derivada; mientras que la acelera-
ción debe incluir ambos, el movimiento relativo y el movimiento de la base;
mt + f(x, x, t) = —m~(t) [2]
ecuación que da la respuesta al terremoto como si la estructura estuviese fija-
da por la base y sometida a una fuerza dinámica —m~(t). La fuerza efectiva de
carga debida al terremoto en un punto de la masa es igual a tantas veces la
masa por la aceleración del suelo. De esta ecuación vemos que los edificios
construidos por ejemplo, en piedra, caracterizados por grandes masas y baja
resistencia, son particularmente peligrosos durante los grandes terremotos, al
menos en ausencia de otros factores.

7772 772’? ‘7//X/X 7 /777


Figura 1. Estmctura sometida a una fuerza lateral.

FÑira de la Tierra 82
1999, 11: 81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

Estos registros se denominan de campo cercano, ya que el estudio se rea-


liza en la región epicentral, en la que los movimientos en superficie al paso
de las ondas sísmicas son más intensos (movimientos fuertes del suela), pro-
duciéndose desplazamientos, velocidades y aceleraciones elevadas, aunque
dependiendo fundamentalmente de la magnitud del sismo y de su distancia al
epicentro. Aquí no se puede aceptar la hipótesis del foco puntual, ya que la
distancia del punto de observación a la superficie de fractura, es del mismo
orden de magnitud que la dimensión de la fractura, por lo que el registro obte-
nido será una superposición de ondas correspondientes a distintos puntos de
la fractura, lo que hace que su interpretación sea más compleja.
Estamos pues en el ámbito ingenieril de la sismología, ya que es en esta
zona donde se producen, generalmente, los mayores daños a las estructuras,
por lo que será de gran interés registrar el movimiento producido en diferen-
tes tipos de suelo y en las edificaciones, para conocer su respuesta a las exci-
taciones sísmicas.
Como el movimiento en esta zona no puede extrapolarse de los sismo-
gramas obtenidos a grandes distancias (campo lejano), será necesario
registrarlo directamente con instrumentos adecuados situados cerca del
epicentro.

2. INSTRUMENTACIÓN PARA REGISTRO EN CAMPO CERCANO,


DE MOVIMIENTOS FUERTES DEL SUELO

Al considerar los movimientos en el campo cercano, nos encontramos que


el registro que hay que realizar difiere considerablemente del caso del campo
lejano, por lo que será necesario utilizar instrumentos de características tam-
bién distintas. Las principales diferencias son las siguientes:

a) La intensidad de las vibraciones. Se puede caracterizar la vibración en


un punto del suelo por la historia temporal del desplazamiento z(t), de
la velocidad z(t) o de la aceleración t(t). Cuando queremos registrar
movimientos fuertes del suelo, hay que tener en cuenta que una vibra-
ción de aceleración 0.2 g a una frecuencia de 2 Hz corresponde a un
desplazamiento máximo de 1.2 cm y que por ejemplo, una vibración
de aceleración 0.5 g a 1 Hz produciría un desplazamiento de 12 cm; en
cambio, en altas frecuencias, estos valores corresponderían a despla-
zamientos muy pequeños. Por tanto, un registrador de desplazamien-
tos necesitará disponer de un rango dinámico muy grande para no lle-
gar a la saturación.
83 Física de la Tiara
1999, 11: 81-111
E. Carreño, fi. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

b) El rango defrecuencias. Nos interesa que el instrumento que vamos a


usar en campo cercano, sea capaz de registrar un amplio rango de fre-
cuencias, tanto para estudiar en condiciones el proceso de mptura,
como para cubrir toda la gama de periodos de vibración que afectan a
las estructuras.
c) Registro por disparo. Debido a que estos instrumentos de campo cer-
cano registrarán fundamentalmente los movimientos fuertes del suelo
que se producen en un pequeño radio de acción, el número de registros
que se supone que va a obtenereste instrumento será muy pequeño con
respecto al número de registros que hace un sismógrafo para registro
de velocidades. Puesto que el periodo de retomo de los movimientos
fuertes es mucho mayor que el caso de movimientos débiles, no va a
ser práctico que el instrumento haga un registro continuo.

2.1. EJ acelerógrafo

El instrumento que se utiliza para registrar los movimientos fuertes del


suelo, en el denominado campo cercano, y que satisface las características
anteriores, es el acelerúgrafo. Este equipo, nos va a permitir obtener la ace-
leración del suelo durante un terremoto, en función del tiempo.
Es un instrumento que posee además una baja amplificación, para evitar
la saturación. Como el movimiento sísmico en la proximidad de la fuente
tiene un elevado contenido en altas frecuencias, el periodo natural del acele-
rógrafo puede estar comprendido entre, prácticamente 0 s y 0.1 s. Además, el
amortiguamiento oscila entre el 50 y el 100% del amortiguamiento crítico,
para conseguir que después de cada oscilación el acelerómetro quede prepa-
rado para recibir nuevos movimientos. Por tanto, el sensor con estas caracte-
rísticas tendrá una curva plana de sensibilidad en aceleración para el citado
rango de frecuencias.
En la Figura 2 vemos unas curvas representativas de dos tipos de instru-
mentos comparadas con la curva teórica de respuesta de un acelerógrafo ideal.
Todos los acelerógrafos, independientemente del tipo de registro (analó-
gicos o digitales), constan de cuatro dispositivos comunes:

1. Sistema de disparo. Puesto que el registro del acelerógrafo no es con-


tinuo, se encuentra en una situación de alerta a la espera de una exci-
tación que lo ponga en funcionamiento. Para ello cuenta con un sensor
de bajo consumo que se dispara por la llegada de las primeras ondas,
cuando estas superan un umbral de aceleración y frecuencia al que ha
Física de la Tierra 84
i999, u: Sí-hl
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

g. lA

12

— 1.0
4>
o
4 0.6

0. 0.6
u>
4>
LX 04

0.2

5 10 15 20 25 30
F rec u e n c i a Hz.

Figura 2. Respuesta de un acelerógrafo. La línea discontinua correspondería a un acelerógra-


fo perfecto, mientras que las continuas muestran la respuesta de dos acelerógrafos: el superior
para 25 Hz. de frecuencia natural y amortiguamiento 0.6, y el inferior para 7 Hz. y amortigua-
miento 1.

sido ajustado previamente. De esta forma se consigue que la pérdida


de información sea pequeña, y se consigue alta autonomía y fácil man-
tenimiento.
Para evitar esa pequeña pérdida de información anterior a la supera-
ción del umbral prefijado, los acelerógrafos digitales cuentan con una
memoria pre-evento, por la que la señal procedente del sensor es con-
tinuamente digitalizada e introducida en una memoria cíclica, y cuan-
do se detecta un valor de aceleración igual o superior a la de disparo
se acciona el sistema de registro, guardándose primero la información
que hay en memoria. De esta forma no se pierden las primeras llega-
das de los eventos, y se obtienen registros completos.
2. Sensor y transductor Ambos forman un cuerpo común, y convierten la
energía del movimiento del suelo en otro tipo de energía, bien sea
mecánica, electromagnética o electrónica.
3. Sistema de registro. Es el encargado de almacenar los eventos que se
producen. Puede ser de varios tipos:

• Registro gráfico directo: sobre película fotográfica.


• Registro en cinta magnética.
• Registro en memoria de estado sólido. Es el mas utilizado.
85 Física de la Tierra
1999,11: 81-hl
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tardes lías Registro y Tratamzento. -

4. Sistema de tiempo. Nos permite hacer un registro simultáneo del tiem-


po. Además de contar con un reloj interno de cristal de cuarzo, que no
está relacionado con ninguna base de tiempo absoluto, puede estar
conectado a un receptor de tiempo GPS.

3. PRINCIPIOS BÁSICOS DEL DISEÑO DE UN ACELERÓGRAFO

La esencia del funcionamiento de un acelerógrafo, tiene la misma base en


que se fundamenta todo instrumento de registro de ondas sísmicas.

3.1. Sismómetro mecánico o ¡nercial

Considerando el esquema de la Figura 3. Consideremos el soporte del ins-


trumento anclado al suelo, y sobre él existe una regla graduada correspon-
diente al sistema de registro, que nos permite medir el desplazamiento de la
masa vibrante en función del tiempo. El sensor es un simple oscilador armó-
nico amortiguado de un solo grado de libertad, que está formado por una
masa, m, suspendida de un mecanismo elástico de constante K (fuerza/des-
plazamiento), y sujeta a un sistema amortiguador de coeficiente e (fuerza!
velocidad).

y (t)
Registro

x
Figura 3. Esquema de funcionamiento de un sisniómetro mecánico.
111 ira de La TinTa 86
1999,11:81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

Si se aplica una excitación al suelo, tendremos que z(t) es la función tem-


poral del desplazamiento absoluto del suelo (y del soporte que es solidario al
mismo), x(t) del desplazamiento absoluto que experimenta la masa, e y(t) del
desplazamiento relativo de la masa respecto al suelo. El registro que se obtie-
ne del instrumento (una vez amplificado), es y(t) que viene dado como:

y(t) = x<’t) — Él) [3]

La ecuación del movimiento del sistema, viene dada según la segunda ley
de Newton, por lo que tendremos:

ma

m x = —c 5 K y
mi+c5+Ky=O [4]

siendo c5 la fuerza de amortiguamiento (proporcional a la velocidad y de


signo opuesto), y —Ay la fuerza recuperadora del resorte.
Puesto que sabemos que la frecuencia angular propia del sistema no

amortiguado es oi,> K/m, podemos deducir que ,, = K y por tanto:


—,
m

2
m [5]

e
Igualmente conocemos que el factor de amortiguamiento es =
2mqo,,
de donde deducimos que:

c=2~m~o0 [6]

Si sustituimos estas dos expresiones [5] y [6], en la anterior [4], obtene-

mos que:
¡nk+2.F.m.oa~ +2 y0

y dividiendo por m nos queda:

[7]

87 Física cte la Tierra


1999, u: 81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

De la ecuación [1] deducimos que:

x(t) = y(t) + z(t)

4t) = 5(r>+ é(t)


[8]

Por tanto nos queda que:

[9]

Para caracterizar el comportamiento de un sistema, se utiliza su función


de transferencia, que es la obtenida al dividir la señal de entrada por la de sali-
da cuando ambas se expresan como funciones complejas de la frecuencia. Es
con la transformación de Fourier con la que pasamos del dominio del tiempo
al dominio de la frecuencia, consiguiendo así expresiones más simples, ya
que la convolución se corresponde con una multiplicación, y la integración y
derivación se corresponden con una división o multiplicación, respectiva-
mente por im, siendo i la unidad imaginaria.
Si denominamos:

y(t) = salida del sistema (registro del instrumento)


Y(w) = transformada de Fourier de y(t)
z(t) = desplazamiento del suelo
Z(o)) = transformada de Fourier de z(t)

tendremos que la función de transferencia en desplazamiento del sistema, o


sensibilidad en desplazamiento (5) viene dada como:

Y(o)
[10]

que por ser una función compleja podemos descomponer en dos funciones
(módulo y argumento):

siendo M«o) la respuesta en amplitud o magnificación, y ~(m) la respuesta en


fase.
J,sica de la Tiara 88
1999, 11: 81-111

)
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Regzstro y Tratamiento...

Si a la ecuación [‘7]le aplicamos la transformada de Fourier en ambos


miembros:

L[y(t)] = J y(t) . e’’>’


tdt = Y(o))

L[z(t)] = J z(t» e’0’dí = Z(w)

obtenemos la expresión:

Y(o)) -i-2 i o). . o). ~. Y(o) + o. Y(o)) = (m2

de donde:

Y(o)) ____________

siendo o) la frecuencia angular del movimiento del suelo.


Si separamos el módulo y el argumento de la ecuación [12], obtenemos:

M(o)) = Z(o))¡ — J(o);: —o)2)2 o)2


-i-(2.yo),> o))2 [13]

= are. tg 2~,~o)~•o)
2 2 [14]
o) —o),>

que se representan gráficamente en la Figura 4, para distintos valores de


amortiguamiento.
Cualquier sismógrafo puede ser considerado como un registrador de
desplazamientos, velocidades o aceleraciones del suelo; es solo la forma
de su curva característica de respuesta lo que, sobre una banda de fre-
cuencias determinada, le clasifica corno más apto para una u otra clase de
medidas.
Análogamente a la sensibilidad en desplazamiento, podemos definir la
sensibilidad en velocidad y aceleración, obteniéndose:
89 Física de la Tierra
1999, 11: 81-llí
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tra/am/enLo. - -

1’1’1 o,
[z[

= 1

Figura 4. Sensibilidad en desplazamiento del sismómetro mecánico, para diferentes amorti-


guamientos, representado por las curvas de respuesta en amplitud y de respuesta en fase.

Y(o)) ~d(~
io)-Z((1O) Ho

5(o)) = Y(o)) Sd(o)


—o¿2Z(o)) —o)2

Y considerando solamente la respuesta en amplitud obtenemos:

M(o)) = o). S,(o))~ = ~2

Para construir un instrumento para registro sísmico, tendremos en cuenta


que nos interesa trabajar en un rango de frecuencias con respecto a la fre-
cuencia natural donde la magnificación permanezca constante, lo que signifi-
ca que no debe depender mucho de la frecuencia (estaremos en la parte plana
del espectro).
Por eso es común hacer una representación en un diagrama bilogarítmico
de las gráficas asintóticas (Fig. 5), para cada una de las sensibilidades: M, S~,
5a, considerando un sistema muy amortiguado (~ = 0.6 0.7). Obtenemos
<—*

así unas rectas de intervalos de frecuencia, de modo que en cada intervalo la


magnificación será constante.
Como puede verse (Fig. 5), el sistema mecánico que hemos definido será
adecuado para medir desplazamientos cuando las frecuencias de vibración del
suelo, o), sean mayores que la frecuencia de resonancia del sistema, o),>. Sin
embargo, cuando la frecuencia o) sea menor que Ja propia del sistema (o) cc
estaremos registrando aceleraciones, y el instrumento definido será una ace-
lerógrafo.
Física & la Tierra 90
1999, 11: Sí-hl

))
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

lvi en ‘Y’
“121
¡“FIL FE’

II, 4”
‘y/y
.,0r0p1Jz4>1rc>K
‘1
<2
no ‘o

Figura 5. Gráficas asintóticas aproximadas para un sistema mecánico muy amortiguado (~ > 0.6)
(Blázquez, 1982).

Podemos ver que este dispositivo no será útil para registrar velocidades,
ya que la zona aparentemente plana para S,~ se corresponde con la banda de
resonancia del sistema.

3.2. Transductor electromagnético

Se utiliza para obviar las ¡imitaciones de los sensores mecánicos, como su


baja sensibilidad, el registro en papel fotográfico, o su gran tamaño. El trans-
ductor electromagnético nos va a permitir trabajar con distintos sistemas de
amplificación electrónica y de registro.
Como vemos en el esquema de la Figura 6, tenemos una bobina solidaria
a la masa del sismómetro y un imán fijo a la carcasa (o viceversa). Al mover-
se la bobina dentro del campo magnético creado por el imán, se induce entre
los bornes de la bobina una fuerza electromotriz V(t).

XX x
Figura 6. Esquema de funcionamiento de un sismómetro con transductor electromagnético.
91 Física de la Tierra
1999, 11:81-111
E. Carreño, 8. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamzento...

La magnitud que ahora podemos observar y medir, es el potencial, ya que


la diferencia de potencial creada es proporcional a la velocidad relativa 5(t)
de la bobina respecto del imán:

dy
[15]
dt

siendo O una constante de proporcionalidad.


Como el registro es proporcianal a 5(t), tendremos que la magnificación
del transductor electromagnético es:

— o)jY(o))¡ =o)M(o))
= M(o))(TE) = IZ(<o)l ¡Z(o))¡

y análogamente:

= Y(o))~ — IY(m)l = M(o))

U.) jZ(o))j - jZ(o))j

(TE.) = — ¡Y(o))! — M(o)


0=

Análogamente al caso anterior, podemos hacer una representación de las


gráficas asintóticas para cada una de las sensibilidades (Fig. 7), y en ellas
observamos que este instrumento no es adecuado para registrar desplaza-
mientos ni aceleraciones, la respuesta es proporcional a la velocidad del suelo
cuando la frecuencia de vibración es superior a la del instrumento.

ki’I ¡‘II

ti:
si ‘: <o
</1/
_____ o~,X _____

‘000 ‘o• ‘ogo’

Figura 7. Gráficas asintóticas aproximadas para un sismómetro electromagnético.


F~sica d~ La Tiara 92
1999,11:81-111

)
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

Puesto que nuestro objetivo es poder medir aceleraciones, será necesario


ecualizar la respuesta del sensor para conseguir una respuesta plana en acele-
ración dentro de la zona de interés (o) cc w). La ecualización la realizaremos
por medio de un circuito electrónico que actúa como un filtro paso-bajas
sobre la respuesta del sensor, y cuya función de transferencia en amplitudes
es:

H(o=)= 1 [16]

siendo co~ la frecuencia de corte.


La respuesta final del sistema (Fig. 8), será el producto de la del sensor
por la del ecualizador, quedando:

Mr(o)) = S0(~)L H(o>)Voltios/ms-


2

obteniéndose una respuesta plana para frecuencias de trabajo por encima de

la frecuencia de corte, y por debajo de la natural del sistema.

Mio)
1.8
1.6
Htco) 1.4
1.2 ~o=0.6
1.0
0.8
0.6
0.4
0.2
0> 0.1 1.0 10 100

Figura 8. A la izquierda, curva de respuesta del ecualizadoL A la derecha, curva de respues-


ta del sistema sensor más ecuatizador.

3.3. Transductor electrónico

Los acelerógrafos digitales actuales, en lugar de un sensor electromagné-


tico convencional, llevan un sensor de tipo captador: el servoacelerómetro o
acelerómetro de equilibrio de fuerzas (“force-balance accelerometer’». Para
93 Física de ¡a Tierra
1999, 11:81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yf M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

Figura 9. Esquema de funcionamiento de un servoacelerómetro.

su diseño, se parte de un sistema electromagnético similar al anterior, en el


que se introduce un sistema de realimentación (Fig. 9).
Suponemos una aceleración horizontal a(t) en la base del acelerógrafo
(Fig. 9). La masa m tiende a sufrir un desplazamiento relativo respecto a la
carcasa del instrumento que es solidaria al suelo, y cuando los detectores de
proximidad detectan el movimiento, se induce en la bobina una corriente de
intensidad 1 que origina una fuerza opuesta al movimiento de la masa, obli-
gándola a que permanezca en reposo.
La fuerza de inercia asociada a la aceleración del suelo es:

F = ni a [17]

y la fuerza generada por la corriente 1 es:

F1=B~l.n .1
[18]

siendo E la intensidad del campo magnético que crea el imán, lía longitud de
una espira, y n el número de espiras de la bobina. Los tres son constantes del
instrumento.
Cuando se consigue el equilibrio de fuerzas, tendremos:

F =

m~a=B~I~n•I
Física de ¿4 Tierra 94
1999, 11: fil-hl
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

con lo que:

m
1= a
Bín [19]

Tenemos entonces, que la intensidad les proporcional a la aceleración abso-


luta del suelo, por lo que midiendo 1 obtenemos los valores instantáneos de a.
Estos sensores tienen un mejor comportamiento dinámico que los aceleró-
metros electromagnéticos, porque la masa siempre está en reposo. Además tie-
nen mayor linealidad, mayor rango dinámico y mejor respuesta en frecuencias
por la ausencia de frecuencias resonantes, y mayor inmunidad al ruido.

4. TRATAMIENTO DE ACELEROGRAMAS

Para obtener una determinación lo más exacta posible de los valores de


aceleración que se han producido durante el terremoto en el lugar de registro,
es necesario hacer un cuidadoso tratamiento de los registros. Puesto que los
datos que se recogen en campo están en un formato original propio del acele-
rógrafo (binario), será necesario hacer una conversión de los mismos a for-
mato ASCII con el que, generalmente trabajaremos.
El acelerograma obtenido, presenta una serie de errores que deberán ser
corregidos para que dicho acelerograma sea apto para ser utilizado. En la
Figura 10 vemos el registro en sus tres componentes, sin corregir, de un sismo
de magnitud 4.3.

41. Correcciones sobre los acelerogramas

Corrección instrumental: Consiste en la convolución del registro con la


función de transferencia del instrumento. Debemos conocer para ello las
constantes de calibración del instrumento, como son la sensibilidad del ace-
lerómetro, la frecuencia natural O)~, y el amortiguamiento ~, obteniéndose así
un acelerograma corregido.
Corrección de la línea base o corrección de ceros: A veces, ocurre que los
valores del acelerograma se encuentran desplazados respecto a la línea cero de
aceleración. Este error puede ocurrir porque el acelerógrafo no esté perfecta-
mente nivelado en su emplazamiento, o bien porque el sistema de registro pro-
voque una deriva de los datos respecto a la línea de base. Aunque este error
puede ser inapreciable en aceleración, puede ser muy importante cuando se
95 Física de la Tierra
1999, 11: 81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

¡La.. —0. 00026 4~c


t4~r~n OE4Fh
0. 094238pp
I—NORT
—0. 000!46r,¡d
—0.
—0. 009~’<Cou

O
OEOSh
O. 0341 OOpp
2—YEPT
003hi
0. O5SEZOSg
0. O2313’o~u

0. OOOIISgc
O. O4Z9EI~q
063V,
0. C4SS2Spp
3—ESTE
0. 000498rnd
czcDh
—0. O4SSO4Zq
O. OOCSSCqu

0.000 c ‘ñCELE~0S~tJEMPLO’ABP24rSZ. S$A 0. 0000


—A,—B.6>c.’D.D.r.H.L.M.N.#. ‘.Q.”fl.S. O, <soece>.? 2=24,19>7 Z~0S,IE.21 33.260 OecIO:1I

Figura 10. Visualización del fichero binario correspondiente a un acelerograma obtenido en


el acelerógrafo de Agrón (GR), el 24/02/97. Corresponde al terremoto con epicentro en ventas
de Huelma (GR), de m
6 = 4.3.

obtienen la velocidad y el desplazamiento por integración, ya que estamos con-


tabilizando el área que hay entre la curva de aceleración y la línea de base.
Para hacermos una idea de cómo afecta este error, suponemos un desplaza-
miento constante del acelerograma respecto a la línea base de 0.001 g (Fig. II).
Al integrar con este error, obtendríamos un incremento lineal de la velocidad,
que si volvemos a integrar nos da un incremento parabólico del desplaza-
miento. Así, el error cometido en desplazamiento cuando han transcurrido 20
segundos, será de 196 cm. En la figura se ha exagerado este efecto, ya que en
este caso se trata de tratamiento de acelerogramas analógicos que se han digi-
tizado manualmente.

4.2. El ruido y los filtros

Una vez que nuestro acelerograma ha sido corregido tanto de línea base
como de corrección instrumental, habrá que tener en cuenta la repercusión
Física de La Tierra 96
1999,11:81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

VV ‘\¡ \J’ V\J


a> y
y
a <t~ Si: ao=(iOO1 g

tas

y <t> Entonces para T20 sg.:


Vr= ao,t = 19.6 orn/sg

1 2
y:dr:aot M9Ccm
di

Figura LI. Error de ceros en el acelerograina (Hudson, 1979).

que el ruido tiene sobre el acelerograma. Este ruido puede estar causado tanto
por fenómenos naturales como por el tratamiento de los datos. Así, podremos
considerar que el acelerograma es la suma de la señal sísmica más el mido,

a(t) = s(t) + r(t) [20]


siendo a(t) el acelerograma sin corregir. 5(t) la señal sísmica y r(t) el mido.
El ruido que afecta al acelerogrania (Fig. 12), puede ser de das tipos:
a) Ruido de alta frecuencia: cuando aparece por encima de la banda de
frecuencias con la que trabajamos. Este ruido afecta a los picos de ace-
leración fundamentalmente. Sin embargo, no afecta mucho en el pro-
ceso de integración, ya que el área bajo la curva es prácticamente la
misma que para la señal corregida, dado que las desviaciones por enci-
ma y por debajo se compensan.
b) Ruido de baja frecuencia: cuando éste aparece por debajo de la banda
de frecuencias con la que trabajamos. Mecta al proceso de integración
básicamente, ya que al integrar la aceleración para obtener velocidad
y desplazamiento, estamos calculando el área bajo la curva.
97 Física de la Tierra
1999, 11: 81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez y j M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

Xs(t> Xs (t)

X~tt) X~tt)

3<

RUIDO

Figura 12. A la izquierda, efecto del mido de alta frecuencia. A la derecha efecto del ruido de
baja frecuencia (Hudson, 1979).

Puesto que no queremos que estos errores nos afecten, limitaremos la


información a la banda de frecuencias deseada, en lugar de mantener infor-
mación adicional a mayores y menores frecuencias, que pueden contener gran
número de errores. Para hacerlo, se utilizan los filtros paso-baja para eliminar
altas frecuencias, y los paso-alta para eliminar las bajas. Los filtros paso-
banda, eliminan el ruido de alta y baja frecuencia simultáneamente.
Lo más importante a la hora de aplicar los filtros, es elegir la frecuencia
de corte adecuada, ya que una mala elección puede suponer eliminar parte de
la señal que nos interesa, o por el contrario no eliminar el mido de la señal.
Por eso, es necesario tener un buen conocimiento de los espectros de Fourier
El filtrado de la señal se hace multiplicando el espectro del acelerograma
por una función que reduzca el valor de la amplitud del espectro de Fourier
fuera de la banda donde están contenidas las frecuencias importantesde nues-
tra señal. En esa banda, el filtro deja las amplitudes inalterables.
Si aplicamos la transformada de Fourier a la ecuación [20] nos da:

A(w) = 5(w) + R(m) [21]

Si H(to) es una función filtro:

H(aO A(w~=H(w~ S(a»+H(w)•R(o» [22]


Física de la Tierra 98
1999,11:81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

que en la banda de frecuencias que consideramos, se puede aproximar a:

S(w)EH(oa) A(w) [231

4.3. Filtros ideales

Los filtros ideales, son aquellos que están definidos como una función
escalón, del siguiente modo:

— Filtro ideal paso-bajas: Elimina todas las frecuencias superiores a una


dada Ú\, y deja pasar sin atenuación las frecuencias inferiores.
— Filtro ideal paso-altas: Elimina todas las frecuencias inferiores a una
dada o~, y deja pasar sin atenuación las frecuencias superiores.
— Filtro ideal paso-banda: Elimina todas las frecuencias inferiores a una
dada o)~, y las superiores a o~, y deja pasar sin atenuación las com-
prendidas entre w~ y o)2. Un ejemplo gráfico de todos ellos lo vemos
representado en la Figura 13.

FILTROS:

•0
Paso-bajas

H<ce)
A A AP A Ant
U~U u~WV wv
ceo Ca

Paso-aftas

‘o)
1
<‘VI
<O> 002

Paso-banda
Figura 13. Comportamiento de los filtros ideales paso-bajas, paso-altas y paso banda.

99 Física de la Tierra
1999,11:81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj lvi. Tordesillas Registro y Tratamiento...

Pero en la práctica, estos filtros ideales no se pueden utilizar, ya que su fun-


ción de transferencia en el tiempo es de longitud infinita. Sin embargo, se uti-
lizan aproximaciones a ellos, con filtros tales como el “box car” o “Bartlett”,
el “Hanning”, el “Butterworth frecuencial” o los filtros gaussianos (Fig. 14).

FiltrO OUTIERWC*9n1 rOECUENCIAL


Filtro BOX CAS o B#SWETT:
IV’’’’’,
Htro>
nl>

0.5 05

-TV O T 2x Faro-tajas paso


T T -TV Filtro naso-balas GAUSIANO:

Filtro de HANNINO:
Nto¡
OIt)
6(s)

0.5

-T 0 4
Y 1 1>

Figura 14. Ejemplo de algunos filtros digitales.

Filtro Ormsby

El filtro digital más utilizado, es el filtro Ormsby, que es una aproxima-


ción a un filtro ideal en el dominio de las frecuencias, y que además tiene defi-
nición en el dominio del tiempo. Si consideramos el caso del filtro Ormsby
paso-bajas, la expresión matemática de la función de transferencia, viene
Jada por:

H(o)) = si
(0-03
sin> C «o<w 1
(01~ 0)~
H(o=)= Si 0) >0=1

siendo w = 2 . it . fía frecuencia angular, donde ¡es la lineal; 0 es la fre-


o)

cuencia de corte y o~ la frecuencia de terminación.


Su ferina gráfica la podemos ver en la figura de la Figura 15
Este filtro se aplica en el dominio del tiempo mediante la convolución de
la señal con la respuesta temporal del filtro:

s’(t) =Js(r).h(t—ttdt [24]

Física de la Tierra 100


1999, 11:81-111

,
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárezyj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

100 seg.

H(o)
1.0 -\..—--—-Flftro ideal

0.4
0.2
03

002 0.04 0.06 0.08 010


Figura 15. Filtro Ormnsby.

siendo s’(t) la señal filtrada, s(t) la señal sin filtrar y h(t) la respuesta tempo-
ral del filtro.
Una de las principales ventajas del filtro Ormsby, es que nos permite
conocer el error que cometemos respecto a la función de transferencia ideal.
El filtro Ormsby paso-altas, se define como:

1-H(n>)

El filtro Ormsby paso-banda, es una combinación de ambos, y precisa de

dos pares (<oc, <01Y

5. INTEGRACIÓN DE ACELEROGRAMAS

Una vez que el registro temporal de aceleración ha sido convenientemen-


te corregido para su posterior utilización, es preciso integrarlo para obtener-
los registros de velocidad y desplazamiento (Fig. 16). Si consideramos el
dominio del tiempo, la integración se hace por métodos numéricos, teniendo
en cuenta que:
101 Física de la Tierra
19g9, 11: 51—111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj Al. Tordesillas
Registro y Tratamiento...

v= ádt+17
0
[25]

r J ji . dt + [26]

Cada integración suaviza los componentes más altos del movimiento dc


las ondas, por lo que los registros de velocidad y desplazamiento son más
simples y permiten una interpolación directa de los patrones de las ondas. Así,
los impulsos de los primeros movimientos mayores de la onda 5 aparecen de
forma inequívoca en los registros de velocidad, mientras que en los registros
de desplazamiento se puede apreciar la presencia de un impulso de largo
periodo asociado con el paso de la dislocación cerca del emplazamiento.
El pico de máxima velocidad nos da una clara medida del contenido de
frecuencias intermedias del terremoto. Los picos de desplazamiento, mues-
tran las características de largo periodo del movimiento. Por tanto, con los tres
valores pico (de aceleración, velocidad y desplazamiento), tenemos una
importante descripción del movimiento del suelo, mostrando cada uno una
región diferente del espectro de frecuencias.

24/02/1997 07:09
í0R~N 1691 1 51197 06R24F97. VP

‘1’ — FECELE0~1 ~N
BRNOFFSS FILiEn LItIITS: .150- .200 20.00-22.00
PERI< mLLES: ROE’ —100.25 VEL= —3.23 01SF’ .27
u
Id
10 90.60
~ 40 00
Ii
Id .00

Iv
LO
\ —49.00--
—80.00--

3.00
t—: 2.00-
[~J ‘.00-
.00
~ —1.00-
Ci —2.00-
—3. 00 -

20
.10
Y
~ -.00
—-10
—.20

TItE ISEO.)

Figura 16. Aceleración, velocidad y desplazamiento, obtenidos a partir del acelerograma


registrado en Agrón (OR) el 24/02/97. Terremoto con epicentro en Ventas de Huelma <GR), de
En6 = 4.3.

Física de lo Tierra 102


1999, 11: 81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj Al. Tordesillas Registro y Tratamiento...

En el dominio de la frecuencia, la integración se reduce a dividir la ace-


leración por ~ w para hallar la velocidad y por o~ para hallar el desplaza-
miento:

L[a(tfl = A(o)) et<& [2’7]


1
L[v(tfl = —A(w) e~«<O~ [28]
¡~0=

—1
L[d(t)] = ~~~yA(o)).e~<Ca) [29]
o)

5.1. Análisis frecuencial

Una vez que se han obtenido los registros de velocidad y desplazamiento,


es necesario hacer un análisis del contenido en frecuencias del acelerograma.
Para ello, se utilizan el espectro de Fourier y el espectro de respuesta.

Espectro de Fourier

El espectro de Fourier, es un parámetro que nos proporciona un amplio


conocimiento acerca de cual es el contenido en frecuencias del acelerograma,
de modo que para cada periodo de oscilación del acelerograma se representa
la amplitud máxima que le corresponde (Fig. 17).
El espectro de Fourier en amplitudes, se define matemáticamente como:

rs = )[fa(aocos(o). r) d’r] + [Ja(t)sen(o) O dar] [30]

De la interpretación del espectro de Fourier, podemos deducir cuales son


los periodos más importantes del terremoto (que son los que lo van a caracte-
rizar), sin más que buscar en que lugares se alcanzan los picos de amplitud.
Además, podemos ver cual es la frecuencia o periodo predominante de un
registro, que es aquel para el cual el espectro de Fourier de la aceleración
alcanza su valor máximo, y que además mantiene una correlación directa con
la distancia epicentral. Se suele representar con ejes logarítmicos, de modo
que en el eje de abscisas se colocan los distintos periodos de oscilación, y en
el eje de ordenadas se representan las amplitudes en cm/sg.
103 Física de la Tierra
1999, 11:81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez y j M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

ESPECIRO CE FOURIER
II

24/12/1997 02:99
RG9ON 1091
COMP l
NCRI
0.) II
Ca
U) 90924F97. Vi
5’
z

U)
LI
0-

II —I III
II —I

PEHIOD ISEE. 1
Figura 17. Espectro de Fourier del acelerograma registrado en Agrón (GR) el 24/02/97. Terre-
moto con epicentro en Ventas de Huelnsa (OR), de m
6 = 4.3.

Espectm de Respuesta

El espectro de respuesta de un acelerograma, representa la respuesta


máxima de un oscilador de un solo grado de libertad y de masa unitaria, con
frecuencia <no y amortiguamiento ~, cuando se le somete a un movimiento del
suelo dado por dicho acelerograma (Fig. 18).

Y m

2C
o

1<

a(t>

Figura 18. Modelo de un grado de libertad sometido a una excitación sísmica.


Física de la Tierra 104
1999, 11:81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

Se suelen considerar distintos periodos propios del oscilador y distintos


valores de amortiguamiento, de modo que para un periodo propio T y un
amortiguamiento ~ del oscilador, el acelerograma provoca un movimiento
cuyos picos de aceleración, velocidad y desplazamiento se recogen en el
espectro de respuesta.
La solución de las vibraciones estacionarias de un sistema de un grado de
libertad, viene dada por la integral de Duhamel, donde x(t) es función de ~,
0=,y a(t):

t
1 t e~<O(tt>sen[Ú)~(t — -r)] dr [31]
0) 40

donde: co
4=w í—4~

que derivando nos da la historia de la respuesta en velocidades:

ic(t) = [—J’ ai¿r) e


40(tr) cos[%(t — r)] dr] ~ cn x(t)
— [32]

y derivando de nuevo se obtiene la respuesta en aceleraciones:

5(t) + a(t) = [~J aQr). e4<O(íflsen[Ú (t fl]dj~2.~w.4t)~(4.w)2 x(t)


— [33]

El espectro de respuesta en desplazamiento, velocidad o aceleración, será


el conjunto de máximos valores de las respuestas del sistema:

S(w,4) = Ix(OL,,.. [34]

= k(Q~ [35]

S2w,4) = 5(t) + a(t)¡ [36]

donde S~ y son los máximos de desplazamiento y velocidad relativos y


es el máximo de aceleración total del oscilador de un grado de libertad.

Puesto que estos valores requieren un largo proceso de cálculo, se han


hecho simplificaciones para aligerarlo, obteniéndose los pseudoespectros de
respuesta, que vienen dados por las siguientes expresiones:
105 Física de ¿a Tierra
1999, 11: 81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

S4@n,4) = ~~iJ~Ja(r) e~Ú><É<)sen[o)4(t~ nl dv [3>7]


4

S~(w4) = —Ja(O eÁ<>(tr)sen[o4(t — y)] dr [38]


,nax
Sa(Wó~)= coj a(-r) eÁw(Ér)sen[o)4(t — -r)] dr [39]
tnax
5d~ podemos calcular S~ y S~, ya que:
Como se puede ver, sin m~s que calcular
4 Sd [40]

S-w 24 S d [41]

Tanto para calcular los espectros sísmicos de respuesta como los pseudo-
espectros sísmicos de respuesta, es necesario realizar el cálculo numérico de
la integral de Duhamel [31], haciéndose determinadas simplificaciones que
dan una buena aproximación y reducen sensiblemente el coste numenco.
Una forma simple y elegante de representar el espectro de respuesta, es
mediante un diagrama trilogarítmico de cuatro entradas en el que aparece el
pseudoespectro de velocidad frente al periodo T o frecuencia w, y en las lineas
a 450 se representan los valores constantes de pseudoaceleración absoluta
para pendiente 1, y desplazamientos constantes relativos para pendiente —1.
Además, el espectro de respuesta se suele representar para distintos valo-
res del amortiguamiento (Fig. 19).

515?t¡ISE $?EL’SLS

¡0<
II ¡

Figura 19. Espectro de respuesta del acelerograma registrado en Agrón (GR) el 24/02/97.
rESIGO OSEE. ¡

Terremoto con epicentro en Ventas de lluelma (GR), de m


6 4.3.

Física de ¿a Tierra 106


199941:81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

No obstante, a veces es conveniente representar con ejes reales y por


separado, los distintos espectros de aceleración, velocidad o desplazamiento,
y hacerlo para aquellos valores de amortiguamiento que se consideran nece-
sarios (Fig. 20).

Speotre docoelerótion cbsojue

Figura 20. Espectro de aceleración para un amortiguamiento del 5%, correspondiente al ace-
lerograma registrado en Agrón (OR) el 24/02/97. Terremoto con epicentro en Ventas de Huel-
ma (OR), dc m
6 = 4.3.

También se utilizan mucho los gráficos normalizados, en los que se divi-


de el valor del pseudoespectro de aceleración por el valor pico de aceleración
en el origen, ya que estos gráficos normalizados son los que se comparan con
la norma sismorresistente de construcción (Fig. 21).

5.5

— 1.5

0.5

5.5 1 1.5 2 2.5 3

1-ls)

Figura 21. Espectro de respuesta en aceleración normalizado para un amortiguamiento del


5%, correspondiente al acelerograma registrado en Agrón (OR) el 24/02/97. Terremoto con
epicentro en Ventas de Huelma (GR), de m6 = 4.3.

107 Física de La Tierra


1999,11:81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

6. OTROS PARÁMETROS DE INTERES EN INGENIERIA

Duración Significante. Gráficos de Husid

El concepto de duración significante nos relaciona la duración con la fase


de máxima energía del movimiento, y queda representado por el tiempo
transcurrido entre los instantes en los que se alcanza el 5% y el 95% del valor
de la intensidad de Arias.
La intensidad de Arias es una medida de la energía del terremoto, y se
define segiin la integral siguiente:

‘A =ÁLJ½a2(t).dt [42]

siendo a(t) la historia temporal de aceleración, y t,rel tiempo total del registro.
Por tanto, si calculamos la intensidad de Arias, y hallamos para que ins-
tantes se alcanzan el 5% y el 95% de su valor, la diferencia entre los mismos
nos dará la duración significante.
Para ver gráficamente su significado (Fig. 22), se utilizan los gráficos de
Husid, que nos muestran la variación de la intensidad de Arias frente al tiem-
po. Es un gráfico de valores acumulados que define la evolución del movi-
miento del suelo en el emplazamiento del acelerógrafo.

Figura 22. Gráfico de Husid y definición del concepto de Duración significante, correspon-
diente al acelerograma registrado en Agrón <GR) el 24/02/97. Terremoto con epicentro en Ven-
tas de Huelma (OR). de rn~ = 4.3.

Física de ¿a Tierra 108


1999, 11: 81-111
EL Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

El gráfico se representa normalizado, es decir, colocando en el eje de abs-


cisas los valores del tiempo transcurrido en segundos, y en el eje de ordena-
das los valores acumulativos que representa el cociente:

ÁLJ’a2(tydt

‘A ~ 2

2g ~0 a (Odt

Intensidad Espectral o Intensidad de Housner

Puesto que el espectro de respuesta define los valores máximos de la res-


puesta sísmica de estructuras de un grado de libertad para un determinado
rango de periodos, se puede deducir que el área bajo el espectro entre dos
períodos cualesquiera constituye una medida de la respuesta media de las
estructuras en ese rango de periodos.
Por eso, Housner definió una medida de la energía local del movimiento
que provoca un terremoto, a la que llamó intensidad espectral.
Los límites de integración y el valor de ~ se eligen de forma que incluyan
el rango de periodos más habitual en el diseño sismorresistente de las estruc-
turas de edificación, por lo que son normales los valores de 0.1 y 2.5 sg. como
límites de integración, y un valor de ~ entre 0.05 y 0.2.

siendo T el periodo del oscilador, S~ el espectro de pseudovelocidad, y ~ el


coeficiente de amortiguamiento.
Para la interpretación de la intensidad espectral o intensidad de Housner,
hay que señalar que en el espectro de respuesta de cada periodo de vibración
se puede asociar a una altura determinada de un edificio, por lo que podemos
determinar que vibraciones pueden hacer entrar en resonancia a una estructu-
ra determinada. Por lo tanto, la intensidad de Housner se utiliza como un pará-
metro que mide el daño medio que sufren las estructuras.

BIBLIOGRAFL4

AM, K. (1967). “Scaling law of seismic spectrum”. Journal ofGeophysical Research,


vol. 72, pp. 1217-1231.
109 Física de ¿a Tierra
1999, 11:81-111
E. Carreño, B. Bravo, A. Suárez yj M. Tordesillas Registro y Tratamiento...

ARIAS, A. (1969). “A measure of earthquake intensity in seismic design for nuclear


power plants”. Massachusetts Institute of Technology Press. Cambridge.
BLÁZQUEz, R. (1982). “Instrumentación sísmica de obras civiles”. MOPU - Centro de
estudios y experimentación de Obras Publicas - Laboratorio de carreteras y geo-
tecnia. Madrid.
BLÁZQUEZ, R.~ CARREÑO, E.; MARTÍN, A. 1. y SUÁREZ, A. (1997). “Análisis de acele-
rogramas de la serie de Adra. Diciembre 93-enero 94”. Monografía. Internatio-
nal Centerfor Numerical Method Engineering (CIMNE) Universidad Politécni-
ca de Cataluña. Barcelona.
BOLT, B. A. (1989). “Estudio de los movimientos sísmicos fuertes del suelo”. En el
libro: Física de la Tierra, número 1, Pp. 11-50. Universidad Complutense de
Madrid. Madrid.
CABAÑAS, L. y BLÁZQUEZ, R. (1997). “Análisis de los integradores temporales en el
procesado de acelerogramas”. Revista internacional de Ingeniería de Estructu-
ras, vol. 2,1, Pp. 59-73.
CANET, 1. M. y BARBAT, A. U. (1988). “Estructuras sometidas a acciones sísmicas”.
Centro Internacional de Métodos Numéricos en Ingeniería. Barcelona.
CARREÑO, E.; LÓpEZ, C.; MAx?rNEZ-SoLA.REs, J. M.; PELÁEZ, .1. A.; TEJEDOR, J. M. y
MEZCUA, J. (1989). “Análisis de los acelerogramas del terremoto de 24 de junio
0 22. Madrid.
de 1984”. Instituto Geográfico Nacional: Publicación técnica n.
CARREÑO, E.; SUÁREZ, A. y MARTÍNEZ-SOLARES, 1. M. (1995). “Red de acelerógrafos
del Instituto Geográfico Nacional”. Revista Ingeniería Civil - CEDEX, n. 100,
PP. 67-100.
CARREÑO, E.; SUÁREZ, A.; MAR-riN, A. J. y BLÁZQUEZ, R. (1996). “Engineering para-
meters of spanish accelerograms. Comparison with code provisions”. Paper ni’
1778. Eleventh World Conference on Earthquake Engineering (11 WCEE). Aca-
pulco (México).
HOU5NER, O. W. (1975). “Measures of severity of earthquake ground shaking”. Proc.
U. £ National Conference Earthquake Engineering. Ann Arbor, Michigan.
HUDSON, DE. (1979). “Reading aral intel7preting strong motion accelerogranls”.
Earthquake Engineering Research Institute. Pasadena, California.
Husin, R. L. (1969). “Análisis de terremotos: Análisis general”. Revista del íDIEM,
n.5 8, PP. 21-42. Santiago (Chile).
KUMAR, A.; BA5U, 5. y CHANDRA, B. (1996). “Critical evaluation of various steps in
processing of strong motion data”. Paper n.0 150. Eleventh World Conference on
Earthquake Engineering (11 WCEE). Acapulco (México).
MARTÍN, A. J.; CARREÑO, E. e IzQUIERDO, A. (1996). “Análisis de la atenuación de
aceleraciones de la sede de Adra de 1993 y 1994”. En el libro: Avances en Geo-
física y Geodesia, Vol. 1, Pp. 115-123. Instituto Geográfico Nacional. Madrid.
Física de La Tiara 1 lO
1999, 11: 81-111
E. Carreño, E. Bravo, A. Suárez yj M. To+desillas Registro y Tratamiento...

OLIVEIRA, C. S. (1989). “Variabilidad de los movimientos fuertes del suelo según el


Array «SMART-l»”. En ellibro: Física de laTierra, número 1, pp. 155-198. Uni-
versidad Complutense de Madrid. Madrid.
RocA, A. M. (1989). “Instrumentación para campo cercano y análisis de acelerogra-
mas”. En el libro: Física de la Tierra, número 1, pp. 131-153. Universidad Com-
plutense de Madrid. Madrid.

111 Física de ¿a Tierra


1999, 11:81-11!