Anda di halaman 1dari 19

LA QUININA ES UN VIEJO FARMACO QUE NO CABE

RELEGAR AL OLVIDO

B. RODRIGUEZ ARIAS y
M.<RlSTlNA ARMENTER FERRANDO (Licenciado en Farmacia)

HISTORIA des medicamentosas. Por esta razón


recibió el nombre de «polvo de los
Durante la colonización de Sud- Jesuítas~.
américa los españoles descubrieron En el año 1655 fué introducida en
la corteza de quina, la corteza de las Inglaterra por Talbor, médico de
cortezas, que según algunos autores Carlos 11 de Inglaterra, utilizándola
era ya conocida por los indígenas, sin como remedio secreto. Con este pre-
embargo parece ser que los nativos parado sanó al Delfín de Francia
ocultaron a nuestros compatriotas Luis XIV, el cual le compró el se-
las virtudes medicinales de la droga. creto para ser divulgado, pero a con-
La primera vez que se cita la cor- dición de que ello no se hiciera hasta
teza de quina en la bibliografía mé- después de su muerte. Al acaecer
dica es en el año 1638. La Condesa de ésta en 1661, fué publicada por el
Chinchón esposa del Virrey del Perú, Rey de Francia, la medicina de Tal-
fué curada de las fiebres mediante bor, que llamó poderosamente la
el uso de dicha corteza. Cuando los atención de los galenos al comprobar
Condes de Chinchón regresaron a que la quina era el principal compo-
España, fueron portadores de la nente del remedio secreto. Desde
droga, administrándose ésta por vez este momento puede decirse que la
primera en nuestra Patria en Alcalá droga queda introducida en tera-
de Henares, con éxito extraordinario. péutica.
La quina adquirió pronto verda- En el curso del siglo XVII fué co-
dera fama, si bien se la creyó fan- nocida en toda Europa, pero sólo en
tásticamente como invención del el siglo XVIII se tuvieron noticias
diablo. Para deshacer estas creencias fundadas, ampliándose el estudio de
absurdas, los padres Jesuítas se es- las plantas que la proporcionaban,
forzaron en divulgar sus propieda- gracias a varias expediciones como
Julio-Septiembre 1977 ANALES DE MEDICINA Y CZRUGIA 173

la de Condomine y Ruíz y Pavón. 1880 y la demostración del mosquito


A mediados del siglo XIX, y tras como agente transmisor de la enfer-
vencer grandes dificultades, los ho- medad por Ronald Ross en 1898.
landeses y los ingleses lograron cul-
tivar, casi a un mismo tiempo, espe-
cies del género Chinchona, en sus CORTEZA DE QUINA
+ colonias asiáticas de Java e Indias
Orientales, pudiendo obtener por li- En la actualidad se designan con
bridación de las especies más ricas el nombre de quinas a varias espe-
en alcaloides y con el empleo de cies arbóreas del género Chinchona
abonos apropiados, las ricas cortezas de la familia de las Rubiaceas, que
que figuran en casi todas las Far- contienen quinina. Antiguamente se
macopeas. denominaban genéricamente como
Con la corteza de quina se conoció quinas, todas las especies, que, pro-
en Europa un medicamento que cedentes de América eran de sabor
obraba como un milagro en el palu- amargo y se utilizaban para comba-
dismo, sin embargo, no era compa- tir fiebres intermitentes.
tible con la doctrina patológica en- El país de origen de las Chincho-
tonces dominante, de la degenera- nas es la región de las vertientes
ción de los jugos, es decir, los dis- orientales de toda la parte norte de
discrasios. Según estas doctrinas, las las Cordilleras sudamericanas de
fiebres sólo podían curarse con mé- Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú
todos que produjeran evacuación, y Bolivia.
por ejemplo, por vomitivos, purgan- Actualmente la mayor parte de la
tes y diaforéticos. Al no poseer la quina consumida en el mercado mun-
corteza ninguna de estas propieda- dial procede de las plantaciones de
des, fué condenada por la medicina, la República de Indonesia y princi-
siendo una prueba de lo peligroso palmente de Java.
que es para la terapéutica todo ra- Las especies más cultivadas con
zonamiento dogmático. A pesar de la Chinchona officinalis o quina de
todo, su triunfo no se hizo esperar Loja designada posteriormente co-
y se ha comparado la revolución que rno C. Condominea por Humboldt y
la corteza de quina produjo en me- Bonpland para inmortalizar a Con-
dicina, con la que provocó la intro- damine, su descubridor, la C. succi-
ducción de la pólvora en el arte de rubra, la C. calisaya y la C. michran-
la guerra. tha. También una especie particu-
El aislamiento de la quinina por lar, la C. Ledgeriana, que el inglés
Pelletier y Caventou en 1820 signi- Ledger importó de Bolivia y que
ficó un gran paso hacia delante, lo para unos es una variedad de la C.
mismo que el descubrimiento del calisaya y para otros es un híbrido
plasmodio malárico por Laveran en de la misma especie de la C. mi-
174 ANALES DE MEDICINA Y CIRUGIA Vol. LVII - N." 249
chrantha. Su corteza puede dar has- La quina considerada como ofici-
ta 15 36 de alcaloides totales. nal en la farmacopea española es la
La altitud media para el cultivo Chinchona succirubra Pavón, que
de estos árboles es de 1.600 a 2.000 contiene como mínico 6,5 % del al-
metros, pudiendo alcanzk hasta caloide~.Los países de origen de la
más de 3.000 metros. Las Chincho- C. succirubra o quina roja son Perú
nas que se desarrollan en estado y Ecuador, particularmente de la
salvaje poseen de 10 a 30 metros de provincia de Quito.
altura; algunos son arbustos con En el primer cuarto de siglo esta
hojas opuestas, enteras, pecioladas quina procedía de la India, de Cey-
y penninervias. Las flores son de Ián y de Java, donde se cultivaba y
color blanco o cárneo y hermafro- llegaba al comercio vía Londres,
dita~. Amsterdam y Hamburgo.
. El descortezado se realiza por in- La corteza de C. Calisaya o quina
cisiones longitudinales y transver- amarilla se presenta en el comercio
sales. La desecación se efectúa al en forma enrrollada y en plancha.
sol o en grandes estufas, mantenién- El alcaloide más abundante es la
dolas durante 12 a 24 horas a unos quinina, constituyendo el 50 - 75 %
800 C. como máximo. de los alcaloides totales. En los de-
Los alcaloides se encuentran en más, sólo llega a ser del 20 al 30 %.
los diversos parénquimas d ~ árbol,
l Entraba al comercio vía Singapur.
pero especialmente en el cottical se- La C. officinalis o quina de Loja,
cundario, al estado de quinatos y constaba como oficina1 en la farma-
quinoquinatos. En la quina existen copea española ed. VIII. El alcaloi-
hasta 25 alcaloides distintos, pero de más abundante es la cinconina.
los principales son los pares este-
La acción farmacodinámica de las
reoisómeros quinina-quinidina y cin-
quinas es bastante compleja, ya que
conina-cinconidina. Derivan de un
poseen distinta composición de al-
anillo quinoleínico unido a otro qui-
caloide~.
nuclidico por intermedio del un gru-
po alcohólico secundario. Existen Hay que considerar dos tipos de
además dos cadenas laterqles; un acciones farmacológicas; Los tónicos
grupo metoxilo en quinina y quini- y astringentes de las materias tóni-
dina, que no se presenta en cinconi- cas y la acción específica de los al-
na-cinconidina, y un radical vinilo, caloide~.
común en los cuatro alcaloides. También existen preparaciones de
Desde el punto de vista práctico, quinas como amargos, que a peque- ,
además de la quinidina empleada en ñas dosis estimulan el apetito y la
la actualidad como fármaco antifi- digestión, al actuar sobre el peris-
brilante, solamente presenta interés taltismo intestinal.
la quinina como antipalúdicb. Como la acción más interesante
Julio-Septiembre 1977 ANALES DE MEDICINA Y CZRUGZA 175
es la de la quinina, ya lo veremos Un preparado galénico de la cor-
posteriormente al tratar de este teza de quina es el extracto seco,
alcaloide. que contiene:

Corteza de quina (tamiz 111) . 1.000 g.


Etanol (60 %) . . . . . . . . . . . c. s.

Se obtien por percolación y debe Como ya habíamos puntualizado


contener, como mínimo, 10 % p/p la quina es la droga más empleada
de alcaloides totales (Farmacopea entre aquellos cuya amaritud secun-
española). daria se utiliza como aperitivo o
antianoréxico.
La totaquina es un extracto seco,
Por su sabor amargo actúa pro-
purificado, constituído por una mez-
vocando reflejos que nacen de las
cla de alcaloides de la quina. Debe
terminaciones gustativas de la boca
poseer por lo menos, 70 Vo de alca-
y que excitan la secreción y las con-
loides totales, de los cuales un 25 Vo
tracciones musculares del estómago.
está constituido por quinina-cinco-
$u acción es interesante en indivi-
nidina y, como mínimo por 7 - 12 Yo
duos en los que dicha respuesta está
de quinina anhidra.
disminuida y, en consecuencia tam-
La totaquina fué introducida en bién el apetito.
1934 por la Organización de la Salud Los preparados galénicos de la
de la Sociedad de Naciones como corteza de quina administrados en
sustitutivo de la quinina, fácil de pequeñas dosis e incluso la quinina
obtener y económico, para el trata- en soluciones muy diluídas, se han
miento masivo del paludismo. Sin utilizado como amargos aperitivos.
embargo, hoy no presenta otro in- Entre los principales preparados
terés que el puramente histórico. tenemos:

EXTRACTO FLUIDO
Corteza de quina (tamiz 111) . 1.000 g.
Solución diluida de ácido clorhídrico . 200 g.
Glicerol . . . . . . . . . . . . . 100 g.
Etanol (60 %) . . . . . . . . . . . c. s.

TINTURA
Se prepara al 25 O h p/p de extracto fluido en etanol (60 %).
Contiene 1 O h p/p de alcaloides.

La forma de administración más extracto fluído en 950 p. de vino de


común es el vino de quina que se jerez, filtrando a continuación. (Far-
prepara por dilución de 50 p. del macopea española). Para 'asegurar
176 ANALES DE MEDICINA Y CIKUGIA Vol. LVII - N." 249
una buena conservación debe desta- ralmente tinturas compuestas o en
nizarse el vino previamente, con ge- forma de administración directo
latina. como vinos.
Es frecuente en la práctica aso-
ciar amargos de naturaleza diversa, Como ejemplo citaremos el vino
bien en preparados galénicos, gene- tónico:

Extracto de quina . . . . . . . . . . 5 P.
Extracto de cola . . . . . . . . . . 1 P.
Etanol (95 % ) . . . . . . . . . . . 7 P.
Glicerina . . . . . . . . . . . . . 2 P.
Agua purificada . . . . . . . . . . . 15 p.
Tintura de nuez vómica . . . . . . . . 5 P.
Tintura de naranjas dulces . . . . . . . 50 p.
Jarabe de lactofosfato cálcico . 200 p.
Vino tipo Málaga dorado . 715 p.

Al contrario de lo que ocurre hoy PLASMODICIDAS


en día, hemos podido encontrar en
diccionarios y anuarios de especia- Antes de estudiar los alcaloides
lidades farmacéuticas registradas, de la quina, concretamente la qui-
editados sobre los años 30, bastantes nina y algunos derivados sintéticos,
medicamentos a base de quina y expondremos someramente el ciclo
que eran administrados con el fin vital del Plasmodium, agente causal
que nos ocupa. Así, la «Quina La- del paludismo o malaria.
rochen, un extracto completo de Las especies parásitos humanos
quina gris, amarilla y roja, indi- del Plasmodium son cuatro:
cado para la anorexia, anemia, as- P. Vivax: Causante de las fiebres
tenia, convalecencias y como tónico tercianas benignas, con accesos fe-
en general, la «Quina Baron», extrac- briles cada 48 horas. Es el paludis-
to completo de quina, para adminis- mo más frecuente.
trar en todos los casos en que el or- P. ovale: Tiene periodicidad se-
ganismo debe tonificarse; «Quinei- mejante al anterior, pero su curso
ne», extracto integral de principios es más benigno y su curación más h

activos de quinina; ~QuinoidineDu- fácil.


riezn, derivado de la quinina; «Quin- P. falcipavum: Produce las fie-
kolan, compuesto de quina, cola, bres tercianas malignas con accesos +

cortezas de naranjas amargas, gen- irregulares cada 36 o 48 horas y cur-


ciana, cuasia, canela y glicerofosfa- so maligno e incluso fatal por inva-
tos, también eficiente en la anemia, vasión parasitaria del sistema ner-
debilidad, agotamiento, etc. vioso central.
Julio-Septiembre 1977 ANALES DE MEDICINA Y CZRUGZA

CICU) PARASLTARIO DEL PALUDISMO

1 OrnuKTE 1 ............. Pared girtáca

-- - - - -- _ -.
!.-- -- ..-.- .-- - - - - - - - .. - - - - - - -- - - - - - - - - - - - - - ~ n o c u h c i ó n
(1) Fase tisular secundaria (PI. vivax)
(2) Fase tisuhr primaria (PI. lalcipamm)

Del Pozo A. Farmacia Galénica especial


178 Al\IALES DE MEDICINA Y CIRUGIA Vol. LVII - N." 249

P. maíarie: Produce las fiebres 8-a~minoquinoleínas.Combinados es-


cuartanas con accesos cada 72 horas. tos aritipalúdicos con los supresivos
Es la forma menos frecuente. pueden curar radicalmente la ter-
El mosquito Anopheles daculipen- ciana benigna e impedir las recaí-
nis, especie cosmopolita es uno de das. Son antipalúdicos esquizonti-
los más importantes vectores mun- cidas tisulares.
diales de esta hemoparasitosis, jun-
to con el A. gombiae en Africa, y el
A. culifacies y el A. subpichis en el QUININA
sur de Asia.
Una influencia medicamentosa so- La quinina es el principal alca-
bre paludismo pudiera consistir en loide que se encuentra en la corteza
que la sustancia correspondiente de quina. Durante 300 años, hasta
actuara sobre los esporozoítos, pero que la ocupación japonesa de las
hasta ahora esto no es practicable. plantaciones javanesas de quina
Es por ello que el término de pro- intensificó la búsqueda de medica-
filaxis causal se aplica a fármacos mentos antipalúdicos sintéticos al
que actúan sobre las formas pre- principio de la 11 Guerra Mundial,
eritrocíticas del parásito. Las 8 la corteza pulverizada era el Único
aminoquinoleínas actúan sobre las fármaco que podía suprimir efecti-
formas titulares primarias de P. vamente los síntomas de la malaria.
ovale y P. falciparum pero en la Aunque hoy en día se puede sinte-
práctica no se miran como agentes tizar la quinina el procedimiento no
de profilaxis causal por temor a sus es rentable para su industrialización
efectos secundarios. Se utilizan el y se sigue extrayendo de la quina.
«Proguanil» y la «Pirimetamina», La acción antipalúdica de la qui-
medicamentos esporonticidos, no re- nina se debe a la estructura funda-
lacionados en absoluto con la qui- mental quinolina - alcohol secunda-
nina. rio - quinuclidina. Las cadenas late-
La acción supresiva consiste en rales metoxilo y vinilo no tienen
destruir las formas eritrociticas mayor importancia en este sentido.
asexuadas, por lo que suprime los La supresión del grupo metoxilo,
accesos agudos. No curan la tercia- como ocurre en la cinconina y cin-
ria benigna, pero pueden curar la conidina, proporcionaría a la quini-
maligna. Son antipalúdicos esqui. na propiedades anticonvulsivantes,
zonticidas sanguíneos, como la qui- lo que no ocurre en general con este
nina y las 4-aminoquinoleínas. alcaloide. La esteroisomería también
La acción curativa se ejerce al tiene valor, de forma que la quinina
destruir las formas exoeritrocíticas v quinidina deprimen la contracti-
de la fase tisular persistente y ade- bilidad y alargan el periodo refrac-
más, los gametocitos. Así actúan las tario del corazón, pero con la qui-
Julio-Septiembre 1977 ANALES DE MEDICINA Y CZRUGIA 179
iiidina, dextrógira, la primera de la quinina forma un complejo con
íclichas acciones es de menor potencia el DNA, mediante ligaduras de hi-
y la segunda es mayor con respecto drógeno, impidiendo así la autodu-
a la quinina, levógira. En consecuen- plicación del DNA y la transcrip-
cia, la quinidina es la droga antifi- ción al RNA y en consecuencia la
brilante de elección. síntesis de proteínas.
Posee la acción de las drogas su-
ABSORCI~N,
DESTINO Y EXCRECI~N presivas en un todo semejante a
las 4-aminoquinoleínas y aunque su
Administrada la quinina por vía potencia es inferior a éstas, es ahora
bucal se absorbe completa y rápida- una vez más el tratamiento de elec-
mente a nivel de intestino delgado, ción en los accesos clínicos palú-
alcanzando la máxima concentra- dicos por P. falciparum, resistente
ción plasmática a los 60 minutos a las 4-aminoquinoleínas.
aproximadamente y desaparece de La quinina es pues un esquizonti-
la sangre a las 4-6 horas. El alca-
cida sanguíneo, pudiendo producir
loide se localiza luego en el hígado,
la curación radical del paludismo
pulmón y riñón, pudiendo pasar tam- debido al P. falciparum, no así el
bién fácilmente al líquido cefalorra- producido por P. vivax por no ser
quídeo. La mayor parte de quinina esquizonticida tisular secundario y
se metaboliza en el hígado y sólo no impide las recaídas en el 96 %
un 10 % se excreta por la orina, de los casos. Aunque no es una droga
dond ese puede descubrir ya a los
antirrecivante refuerza la acción de
15 minutos de su ingestión. La ex-
las 8-amihoquinoleínas.
creción es casi completa en 24 ho- No tiene acción profiláctica cau-
ras. También pueden aparecer pe-
sal ni esporonticida.
queñas cantidades de medicamento
en heces y saliva.
Acción sobre el sistema nervioso
Por vía intramuscular o subcutá-
central. - Provoca descenso de la
nea la quinina es mal absorbida, ya
temperatura en individuos febriles
que a menudo precipita. La inyec-
al deprimir el centro termorregula-
ción es dolorosa pudiéndose infla-
dor. También posee acción analgé-
mar y, escefalar. La concentración
sica de origen central, calmando los
~lasmáticamáxima se alcanza a las
dolores óseos y musculares.
2 horas.
En la actualidad se emplea muy
La administración por vía intra-
poco como antipirético por la posi-
venosa debe ser lenta y diluída.
bilidad de provocar cinconismo.

AFECCIONESFARMACOL~GICAS
Acción sobre e2 sistema cardio-
Acción sobre el paludismo.-El vascular. -La quinina es un depre-
mecanismo de acción se debe a que sor cardiaco y disminuye especial-
180 ANALES DE MEDICINA Y CIRUGIA Vol. LVII - N." 249
mente la excitabilidad con proloii- y aportar una prueba diagnóstica a
gación del periodo refractario. Es la miastenía grave.
menos potente que la quinidina, Por otra parte disminuye la exci-
aunque en casos de urgencia puede tabilidad del músculo y antagoniza
sustituirla. la acción potenciadora de la eserina
Produce vasodilatación periférica y neogstimia sobre la estimulación
por acción vascular. La inyección nerviosa del músculo. Atendiendo a
intravenosa provoca caída de la pre- estas reacciones, la quinina puede
sión arteria1 que obedece a vasodila- aplicarse en casos de calambres
tación periférica, bloqueo adrenér- musculares.
gico alfa y depresión cardiaca.
Acciones locales.-Al concentrarse
Acción sobre Za sangre. -La qui- la quinina en la superficie de las
nina es un factor precipitante de la micelas coloidales y en el protoplas-
fiebre hemoglobinúrica, forma clí- ma celular formando una película,
nica del P. falciparum, que se carac- detiene el movimiento browniano de
teriza por crisis hemolítica con he- los coloides que tienden a precipitar
moglobinemia y hemoglobinuria. y disminuye la permeabilidad celu-
lar. Por este motivo detiene el movi-
Acción sobre el tvacto gastrointes- miento de los infusorios, cilios, es-
tinal. -Aumenta el apetito y la se- permatozoide~y leucocitos.
creción gástrica.

Acción sobre el útero. - Posee TOXICOLOGIA


acción ligeramente ocitócica sobre
el útero grávido, sobre todo en el El principal efecto colateral pro-
tercer trimestre del embarazo. Clí- vocado por la quinina es el cinco-
nicamente no tiene efecto hasta el iiismo. Es éste un ligero estado tó-
momento del parto, pero como pue- xico que aparece cuando el medica-
de atravesar la placenta y pasar al mento sobrepasa el nivel plasmático
feto pudiendo intoxicar10 o prodii- de 10-20 mgrs.11. Los síntomas son:
cir ceguera congénita, actualmente piel sudorosa y ruborizada, visión
no se utiliza con este fin. borrosa, audición defectuosa con
zumbidos, mareo, náusea, vómilo y
Acción sobre e2 músculo esquelé- diarrea.
tico. - Tiene efecto curarizante so- En caso grave puede haber erup-
bre la placa motora, causando un ciones cutáneas papulosas o urtica-
alargamiento del periodo refracta- riales, sordera, somnolencia, dis-
rio. Por este motivo el medicamento minución de la agudeza visual o ce-
se ha usado para moderar las con- guera debido a la isquemia de los
tracciones de la miotonía congénita vasos retinianos, dolor abdominal y
Julio-Septiembre 1977 ANALES DE MEDICINA Y CIRUGIA 181

transtornos en el ritmo cardiaco rótico y accesos de asma. Estos sín-


y en la conducción. Entre los prime- tomas desaparecen al suprimir el
ros signos de intoxicación están el fármaco y administrar antihistamí
ensanchamiento del complejo QRS nicos y adrenalina.
y la hipotensión. En los casos de intoxicación grave
La quinina puede producir tam- a dosis muy altas, bien sea por error
bién acciones irritantes locales: por o suicidio, aparecen síntomas como
vía bucal provoca náuseas, vómito el cinconismo, acompañado de cefa-
y gastralgia. Por vía subcutánea o leas, estado confusional, delirio,
intramuscular causa dolor y a veces coma y a veces convulsiones, caída
abcesos estériles. Por vía intraveno- de la presión arteria1 con piel fría,
sa puede provocar trombosis por cianosis, oliguria y aún anuria con
lcsión de la íntima, lo que se apro- uremia. La respiración se hace su-
vecha para tratar con inyecciones perficial y se detiene por parálisis
esclerosantes de varices y hemorroi- del centro respiratorio, causa habi-
des. Por vía rectal produce irrita- tual de la muerte.
cióq y rápida expulsión. Para contrarrestar estas manifes-
Los efectos hemáticos atribuídos taciones es preciso un rápido lavado
directamente a la quinina son míni- gástrico o introducir sulfato magné-
mos, así la hemólisis puede ocurrir sic0 con sonda para acelerar la
en 0,05 % de los casos tratados con- evacuación del tóxico. Se requiere
tra paludismo agudo. también un tratamiento sintomático
La fiebre hemoglobinúrica es un de las alteraciones respiratorias y
síndrome terrible de hemólisis in- cardiovasculares.
travascular excesiva, hemoglobinu- La dosis mortal de quinina se es-
ria, azoemia, obstrucción intravas- tima en 8 grs. aunque se han salvado
cular y coagulación, insuficiencia persctnas que ingirieron 30 grs. se-
renal, uremia y muerte en 25-50 % guramente debido a absorción in-
de los enfermos. Estos casos ocu- completa.
rren en pacientes tratados con qui-
nina y deficientes en G6PD. Sin em-
bargo, pueden ser factores predis-
ponentes la terapéutica irregular o
intensa con un antimalárico, las in- Por vía oral el preparado utilizado
fecciones repetidas, la sensibiliza- es el sulfato de quinina en tabletas,
ción al parásito, la fatiga, el enfria- que contiene el 80 % de quinina ba-
miento y posiblemente la idiosincra- se. Para tratar ataques agudos se
cia a la quinina. administran 600 mgr., 3 veces al día
En el tratamiento con este alcaloi- durante 14 días.
de pueden sobrevenir erupciones Por vía introvenosa se emplea e!
cutáneas, así como edema angioneu- clorhidrato de quinina. Se adminis-
182 ANALES DE MEDICINA Y CIRUGIA Vol. LVII - N." 249
tra lentamente por venoclisis en mentos de síntesis, pero dos años
30-60 minutos. La terapéutica oral más tarde Voung y Moore informa-
debe reponerse tan pronto como sea ron de una malaria falciparum re-
posible. sistente a la cloroquina, en Colom-
La dosis debe ser dada varias ve- bia. Informes semejantes proceden
ces al día y varía según la edad: del sudeste asiático, además parece
para niños menores de 1 año es de probable que la introducción de 6

30 rngr.; de 1-2 años, 60 rngr.; de gran número de personas no inmu-


2-3 años, 120 rngr.; de 3-5 años, 200 nes y el uso generalizado de cloro-
mgr.; de 5-7 años, 250 rngr.; de 7-9 quina ha desembocado en la prolife-
años, 300 mgr.; para adultos es de ración y diseminación de cepas re-
600 mgr. sistentes.
La quinina está contraindicada en Un caso patente es que en 1965
casos de neuritis óptica, alergia a la el 80 Yo de los soldados americanos
droga, trastornos auditivos como tratados con cloroquina en Vietnam
zumbidos e hipoacuria y hemoglobi- recayeron con paludismo resistente.
nuria. También es peligrosa para las al citado medicamento. La quinina
mujeres embarazadas por la posibi- parecía ser lo único que podía con-
lidad aunque remota, de producir trolar esta malaria, pero las cura-
aborto o intoxicar al feto. ciones radicales sólo se pudieron
lograr en 10-30 % de los enfermos
tratados con el alcaloide sólo. En
1969 se comunicó que una rápida
terapéutica con quinina y pirime-
Si bien la quinina ha sido reem- tamina había reducido la tasa de
plazada por productos sintéticos recaídas a menos del 1 %. Desgra-
más potentes y menos tóxicos, toda- ciadamente en 1968 apareció otra
vía puede ser de gran utilidad en cepa resistente al P. falciparum, la
los casos de urgencia, por ser el me- cepa Smith, que no respondía al
dicamento que actúa más rápida- anterior tratamiento. Las infeccio-
mente por vía introvenosa, en par- nes con esta cepa fueron inducidas
ticular en los accesos perniciosos en voluntarios de las prisiones ame-
de P. falciparum. Pero sobre todo, ricanas y dieron como resultado una
sigue siendo la quinina la droga a recaída o bien una total indiferen-
la que se ha de recurrir cuando apa- cia al administrárseles combinacio-
rece la resistencia a las 4-aminoqui- nes de quinina, cloroquina, pirimeta-
noleínas, concretamente a la cloro- mina, proguanil y trimetoprim. Re-
quina. sultaron sensibles a la quinina-sul-
Parecía que desde 1959 la quinina fametopiracina.
había sido totalmente superada, co- Más recientemente HALLy COIS.
mo antimalárica, por 10% medica- ( 19475) informaroh de excelentes
DOSIS PROFILACTICA DE SEGURIDAD EN NINOS Y ADULTOS

(Véase mayor información al dorso1


Anticuerpos específicos homólogos

Frasco con tapón de goma perforable, conteniendo globulina gamma humana equl-
valente a 500 U.I. de antitoxina tetánica. Adjunto una ampolla de disolvente especial.
Se acompaña jeringuilla y aguja, estériles, para su aplicación, de un solo uso.
P.V.P. 491,lO Ptas.
DOSOFUCAGUON
Profilaxis: El contenido de un frasco, 500 U.I., por vía intramuscular profunda en
una sola inyección tanto en adultos como en niños. No existiendo problemas de doslfl-
cación estas dosis pueden ser aumentadas o reiteradas si se estima que hay grave
peligro de contaminación o un tiempo de incubación muy prolongado.
Tratamiento: De 6.000 a 8.000 U.I., por vía intramuscular, dosis que pueden aumen-
tarse o reiterarse según la gravedad del caso y siempre a juicio facultativo.

ADb4UNCSUWACCON
La vía de administración debe ser sólo la intramuscular profunda, debiendo cercio-
rarse de que la aguja no se encuentre en la luz de un vaso sanguíneo, aspirando Iige.
ramente mediante el émbolo de la jeringa.

CNDUGAGUQNES
La inmunidad proporcionada por GAMMA GLOBULINA HUBBER ANTITETANICA se
mantiene a niveles óptimos alrededor de 30 días, confiriendo una eficaz protección a
los pacientes que presentan heridas o traumatismos con riesgo de contaminación.
Si se estima conveniente puede simultanearse su administración con anatoxina al
objeto de conseguir una inmunidad activa que complemente a la pasiva proporcionada
por la gamma globulina, debe en estos casos efectuarse la administración de la vacuna
con distinta jeringuilla y en lugar alejadq del que se ha practicado la Inyección de
gamma globulina.
En el tratamiento de la infección declarada, esta globulina gamma específica se ha
mostrado altamente eficaz unida a las medidas terapéuticas clásicas, limpieza qulrúr-
gica del foco, sedación, antibióticos, etc.

CONURAONDCCACUONES
No existen contraindicaciones.

EFECTOS SEGUNDAR!OS
La administración del preparado puede dar lugar en raras ocasiones a un cierto
dolor local, en función de la sensibilidad del paciente. que cede espontáneamente en
poco tiempo. Una ligera y leve reacción febril puede. asimismo, presentarse en casos
esporádicos consecuentemente a la aplicación de esta fracción plasmática, sin que
alcance más trascendencia ni obligue a tratamiento alguno.
El método de fraccionamiento empleado para la obtención de esta especialidad, así
como las garantías y controles analíticos a que se somete a los dadores, eliminan total-
mente el riesgo de transmisión de enfermedades víricas.
ONCOMDAT11BQLODADE.C
No existen incompatibilidades conocidas a la terapéutica con globulina gamma

LABORAUORUQS HUBBERg So A.
Fábrica y Laboratorio de Productos Biológicos y FarmaccSuticos
-
Berlín, 38-48 - Tel. '321 72 00 Barcelona-15 [España]
Julio-Septiembre 1977 ANALES DE MEDICINA Y CZRUGZA

resultados en infecciones graves re- anillo de quinoleína, siendo también


sistentes, utilizando un régimen importante la introducción de un
de quinina-sulfadoxina-pirimetamina. átomo de cloro en posición 7.
Estos medicamentos interfieren se- La absorción es bastante rápida
cuencialmente la síntesis de folato en el aparato digestivo. Se concen-
activo por el parásito y existe po- tra en el hígado, bazo, riñones y pul-
tenciación de sus acciones individua- mones, por lo que es preciso dar una
les cuando se dan juntos. dosis de carga siempre que se nece-
Veremos a continuación algunos site con urgencia un nivel plasmá-
preparados de síntesis útiles contra tic0 efectivamente esquizonticida.
el paludismo. La eliminación urinaria es muy lenta.
Su mecanismo de acción sobre el
paludismo, al igual que sus congé-
neres, es bloquear la síntesis enzi-
mática de DNA y RNA.
La más importante es le cloroqui- Es esquizonticida sanguíneo para
na que fué sintetizada originalmente los cuatro tipos de malaria. Sin em-
en Alemania en 1934 y ensayada en bargo no actúa sobre los esquizon-
cuanto a su actividad antipalúdica, tes tisulares secundarios de las ma-
pero en 1935 se comunicó que era larias recurrentes y no puede por
dcmasiado tóxica para el uso huma- ello causar curación radical del pa-
no. En abril de 1942, al caer las plan- ludismo causado por P. vivax, ma-
taciones javanesas de quina en ma- larie u ovale.
nos de los japoneses, se promovió La resistencia del P. falciparum
un programa, estruendoso para la a las 4-aminoquinoleínas se debe a
investigación de medicamentos an- la aparición de mutantes que tienen
tipalúdicos de síntesis. A fines de disminuída la permeabilidad de la
1944 los americanos habían sinteti- membrana para dichas drogas.
zado 25 derivados, seleccionando un La cloroquina también tiene ac-
compuesto designado SN 7618, des- ción sobre la amebiasis extraintes-
pués llamado cloroquina, como el tina1 y el mecanismo es presumible-
más prometedor. Meses más tarde mente el mismo que actúa sobre los
comprobaron que era idéntico al esquizontes de los eritrocitos.
producto patentado en Alemania con Desde el punto de vista toxicolb-
el nombre de Resochine. En 1946 la gico, no tiene efectos tóxicos cuando
eloroquina se había convertido en se administra para suprimir la ma-
un medicamento de elección para laria. En casos de administración
el tratamiento de la malaria en todo prolongada o a dosis altas aparecen
el mundo. graves complicaciones oculares con
La acción supresiva depende de la cambios corneales en el 10-30 % de
posición 4 del grupo amino en el los pacientes que desaparecen al
184 ANALES DE MEDICINA Y CZRUGIA Vol. LVII - N." 249
suspender el medicamento. También Amopiroquina. - Se dice que es
pueden aparecer cambios retinianos un esquizonticida efectivo y menos
que progresan a menudo después de tóxico que la cloroquina. Se ha con-
retirar el fármaco (la configuración seguido éxito con una sola dosis en
que aparece ha sido comparada con el tratamiento de la malaria aguda.
un ojo de toro). En casos de intoxi-
cación accidental u ocasionada so-
breviene la muerte en dos horas. No
existe ningún tipo de antídoto.
La cloroquina se expende en ta- El origen de estos preparados se
bletas de fosfato de cloroquina, ca- debe a GUTTMAN y EHRLICH que
da una con 250 mgr. de la sal equi- observaron, en 1891, que el azul de
valente a 150 mgr. de cloroquina metileno tenía una actividad débil
base. La dosis descrita para adultos contra la malaria terciaria benigna.
es de 4 tabletas al comenzar, 2 ta- Ya en 1926, los investigadores ale-
bletas 6 horas más tarde y en los manes reemplazaron el anillo de
dos días siguientes. Para niños las acridina del azul de metileno por
dosis son menores y varian con la un anillo quinoleínico semejante al
edad. de la quinina para crear una 8-ami-
Otras drogas pertenecientes a noquinoleína, la Pamaquina, que era
este grupo son: sesenta veces más potente que la
quinina, pero demasiado tóxica para
Hidroxicloroquina.-La introduc- su uso profiláctico. ~~~~~~i~~~~~~~
ción del hidroxilo disminuye algo la se sintetizó el ~ ~ (designado
~ b ~
toxicidad en administración prolon- como ouinacrina en la F~~~~~~~~~
Se emplea como en dc 10s EUA y como Mepacrina, en
grageas de 200 mgr. que 1, Británica) por combinación de la
a 150 mgr. de la La es cadena lateral de la Mepacrina con
de 400 mgr. día. el anillo acridínico del azul de me-
Amodiaquina. - Se utiliza el bi- tileno.
clorhidrato. Es en todo similar a la Durante la 11 Guerra Mundial el
cloroquina, pero entre los efectos Atebrine se convirtió en la primera
tóxicos se ha visto también pigmen- sustancia sintética usada para la
tación amarilla de la piel, así como quimiosupresión en masa de la ma-
color azul-gris de la cara, uñas y laria.
manos. En el deseo de lograr una cura-
ción efectiva del paludismo recu-
Cicloquina. - Esta droga está re- rrente se estudiaron de nuevo las
comendada por la OMS como de S-aminoquinoleinas, pero sólo la
uso común para la quimioterapia Pentaquina, la Isopentaquina y la
malárica. Primaquina se encontraron lo sufi-
Julio-Septiembre 1977 ANALES DE MEDICINA Y CIRUGIA 185

cientemente atóxicas para ser utili- incluyen náuseas, cefaleas, transtor-


zadas. La Primaquina es la que tie- nos de la acomodación visual, pru-
ne el índice terapéutico más alto y. rito y espasmos abdominales. Las
es la única utilizada en la actualidad. reacciones graves causan Ieucope-
nia y metahemoglobinemia, presen-
Pri~naquina.- La acción curativa tándose ésta usualmente como cia-
depende de la posición 8 del grupo nosis. Al suspender la droga dasapa-
nn~inoen el núcleo de la quinolina recen los efectos.
siendo también importante el meto- La tableta usual de Primaquina
:tilo en 6. contiene 26,3 mgrs. de fosfato de
La absorción en el tracto gastro- Primaquina equivalente a 15 mgrs.
intestinal es esencialmente comple- de la base.
ta dos horas después de su adminis- Para obtener una curación radical
tración. Se distribuye principalmen- después de un ataque agudo de ma-
te en el hígado y los pulmones, pero laria recurrente se dan 15 mgrs. de
se encuentra también en el encéfalo, la base una vez al día durante 14
corazón y músculos esqueléticos. días.
La eliminación efectiva de los es-
quizontes tisulares no comienza
hasta que el medicamento ha expe- SITUACION ACTUAL DEL
rimentado la biodegradación hasta PALUDISMO Y CONCLUSION
derivados quinoleínicos-quinónicos,
transportadores de electrones capa- Sabido es que el Comité de Exper-
ces de actuar como oxidantes y sien- tos @ela O.M.S. en paludismo sigue
do por tanto los agentes activos. llevando a cabo laboriosas operacio-
La Primaquina y las 8-aminoqui- nes de erradicación, considerando
noleínas en general ejercen acción como tal «la supresión de la trans-
curativa ya que destruyen las for- misión de la enfermedaci y del re-
mas exoeritrocíticas. La Primaquina servorio de casos infecciosos me-
también actúa sobre los gametoci- diante una campaña de tiempo limi-
tos. Este medicamento es por tanto tado llevada con tal perfección que,
un esquizonticida tisular y el único cuando acabe, no se restablezca la
aniimalárico capaz de realizar cura- transmisión».
. ciones radicales de las malarias re-
currentes. Su acción gametozida
Este programa consta de un pro-
ceso de planificación y de cuatro
también lo convierte en el mejor fases, a saber:
fármaco para interrumpir la trans-
misión del paludismo. - Fase preparatoria: Es el tiem- '
Las reacciones tóxicas a menudo po dedicado a la preparación
observadas cuando se dan grandes de las operaciones de ataque.
dosis de Primaquina (60-240 mgrs.) - Fase de ataque: Es la aplica-
186 ANALES DE MEDICINA Y CIRUGIA Vol. LVII - N? 249

ción en gran escala de medidas mundo es el del año 1975, en el que


antipalúdicas en la totalidad persistieron, al igual que los años
de la zona de operaciones con anteriores, una serie de factores
objeto de interrumpir la trans- desfavorables en la buena marcha
misión de la enfermedad. Aún de los programas antipalúdicss. En
cuando los insecticidas bastan efecto, algunos planes se vieron gra-
para lograr esta interrupción, vemente afectados por la inflación ,
el éxito se acelera con la admi- mundial, por la crisis económica y
nistración complementaria de de la energía y por la resistencia de
medicamentos, siendo esto ú1- los vectores a los insecticidas, aun-
timo esencial en aquellos paí- que los que siguieron recibiendo el
ses donde la transmisión es pleno apoyo de los gobiernos con-
intensa y permanente. tinuaron progresando.
Fase de consolidación: Se ca- A fines de 1975, de los 2015 millo-
racteriza por una vigilancia nes de personas, que según estima-
activa y completa encaminada ciones vivían en zonas inicialmente
a eliminar las infecciones re- palúdicas de todo el mundo, el 41 %
siduales y a comprobar si se residian en zonas de fase de mante-
ha logrado la radicación. Du- nimiento de donde se pretende haber
rante este periodo la quimio- erradicado la enfermedad; el 42 %
terapia reviste una importan- en zonas donde se aplican medidas
cia fundamental, ya que el tra- de lucha y el 17 % en zonas no pro-
tamiento presuntivo de todos tegidas.
los casos sospechosos y luego Por todo lo expuesto, es evidente
el tratamiento radical de todos pues, que un gran número de perso-
los casos confirmados son los nas viven todavía expuestas al azote
principales medios de eliminar de la malaria y que muchas de las
las infecciones que subsisten. medidas tomadas al respecto son
- Fase de mantenimiento: Al lle- insuficientes, a pesar de los esfuer-
gar a este punto los servicios zos destinados a tal logro. España,
de sanidad ejercen una obser- desde luego, figura desde hace años
vación destinada a impedir la en el registro de las zonas donde se
propagación del paludismo im- ha erradicado el paludismo, por lo
portado del exterior del área. que en principio nada hay que temer L

También en esta fase son esen- en este sentido. Sin embargo, sería
ciales los medicamentos, a fin interesante conocer el riesgo de los
de evitar que se propague de casos importados así como las posi-
nuevo la enfermedad. bilidades de encontrar preparados
específicos si las circunstancias lo
El último informe que tenemos requiriesen.
de la situación del paludismo en el Finalmente, cabe destacar la es-
Julio-Septiembre 1977 ANALES DE MEDICINA Y CIRUGIA 187

casez del arsenal quimioterápico, PEDRODOMINGO, adalid con GUSTAVO


más aún cuando la eficacia del arma PITTALUGA de la lucha antipalúdica
principal contra el paludismo por en Cataluña.
ialciparum, la cloroquina, se ha visto El uso de la quinina era habitual,
reducida por la aparición de la re- como medicamento «específico»
. sistencia del parásito en extensas
zonas de Asia Sudoriental, del Pací-
anti-malárico, pero también en otras
medicaciones de valor sintomático,
fico Occidental y de América del Sur. más que nada a efectos antitérmicos,
Como cabe preveer que esta resis- analgésicos, tónicos y eupéticos.
tencia seguirá propagándose, se re- Erradicado el paludismo de los ac-
quieren con urgencia nuevos agen- tuales territorios españoles, substi-
tes antipalúdicos y ha de concederse tuída la quina por productos de sín-
particular atención a las preparacio- tesis en su vertiente específica y en
nes dc acción prolongada que dén muchas aplicaciones vulgares, ha
mejor biodisponibilidad de los me- parecido -de momento, a juicio de
dicamentos. También es importante bastantes autores- que se había
mejorar y revisar los medicamentos consumado la égida de la quinina.
ya existentes y en todo caso, como Afortunadamente, no ha ocurri-
hemos venido insistiendo, prestar do esto. Y un antiguo y laureado
mayor atención a la droga primitiva fármaco de origen vegetal ha de re-
y que todavía no ha sido superada: usarse con brillantez y provecho.
LA QUININA. Lo celebramos, por encima de
* e * todo, los internistas y los neurólo-
gos. La yatrogénia de más de un
A GUISA DE PENSAMIENTO
trastorno se hallará en crisis y la
CLINICO
historia volverá por fueros como en
Que los preparados de quina han tantas cosas de la vida.
tcnido importancia suma durante Y si es poco rentable mantener
años nadie lo duda. Las sales de qui- su empleo, qu lo sepa la potente in-
nina, por ejemplo, se necesitaban dustria químico-farmacéutica. No
al intentar prevenir y sobre todo ganar demasiado o perder un poco,
curar los accesos de malaria. Infes- a veces, constituye una obligación.
tación o enfermedad parasitaria que La O.M.S. habría de opinar al res-
asolaba el globo, atacando mucho pecto.
bastantes comarcas peninsulares. Y en las oficinas de farmacia es-
En los albores del siglo XX, existía pañolas tendrían que disponer de
posibilidad de contagio -incluso-- sales de quinina, a pesar de la erra-
en las laderas sudoccidentales de dicación del paludismo en nuestro
Montjuich, en la ciudad de Barcelo- suelo.
na. Lo atestiguaría el actual Presi- La Medicina reclama de la Farma-
dente de la Academia, profesor don cia la mejor de sus colaboraciones.
188 ANALES DE MEDICINA Y CIRUGZA

BIBLIOGRAFIA
Vol. LVII - N." 249
l
Anuario de especialidades médico - farmacéuticas. Reus, 1929.
BOWMAN, W. C.; RAND, M. S., y WEST,G. B.: Farmacología. Barcelona, 1970.
Comité de expertos de la O.M.S. en paludismo, 12." informe. Ginebra, 1966.
Comité de expertos de la O.M.S. en paludismo, 13." informe. Ginebra, 1967.
Comité de expertos de la O.M.S. en paludismo, 14." informe. Ginebra, 1938. d

Comité de expertos de la O.M.S. en paludismo, 15." informe. Ginebra, 1971.


Crónica de la O.M.S., vol. 29, n." 12. Ginebra, 1975.
Crónica de la O.M.S., vol. 30, n." 6. Ginebra, 1976.
Crónica de la O.M.S., vol. 30, n." 7. Ginebra, 1976.
Crónica de la O.M.S., vol. 30, n." 12. Ginebra, 1976.
DELPozo, A.: Farmacia Galénica especial. Tomos 11 y IV. Barcelona, 1967.
Dictionaire de Spécialités pharmaceutiques. París, 1926.
EICHHOLTZ, F.: Tratado de Farmacología. Madrid, 1961.
GALENO: En torno al descubrimiento de la quina. Jano, n." 225, 1976.
LECHAT, P.: Abrégé de Pharmacologie médicale. París, 1973.
LITTER,M.: Compendio de Farmacología. Buenos Aires, 1972.
MEYERS, F.; JAWETZ, E.; GOLDTIEN, A.: Manual de Farmacología Clínica. México,
año 1974.
O'BRIEN,W.: Tratamiento del paludismo. The Practitioner. Edic. española, vo-
lumen XIII, n." 124, 1975.
SANMARTÍN CASAMADA, R.: Farmacognosia con Farmacodinamia. Barcelona, 1968.
SANMARTÍN CASAMADA, R.: Tratado de Farmacodinamia. Barcelona, 1974.