Anda di halaman 1dari 15

Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara.

Universidad Autónoma de Madrid 1

Tema 1.- EL ANÁLISIS ESTRUCTURAL EN ECONOMÍA

1. CIENCIA Y MÉTODO CIENTÍFICO

El conocimiento científico es diferente al conocimiento adquirido a través del sentido común, porque
pretende indagar más allá de lo meramente observado y trata de obtener explicaciones fundadas, no meras
conjeturas o intuiciones. Para conseguirlo utiliza unas reglas determinadas que constituyen el método
científico.

Mario Bunge1 considera que para aplicar el método científico de una forma adecuada se deben tener en
cuenta los aspectos siguientes:
1. La existencia de un foro profesional, es decir, de un sistema formado por personas especializadas en cada
una de las disciplinas científicas, con fuertes lazos de información entre sí, que inician o continúan una
tradición de investigación. Ese grupo de expertos es lo que se llama comunidad científica.
2. Un marco institucional favorable, a través del cual la sociedad se muestra capaz de respaldar y estimular o,
al menos, de respetar el trabajo de los investigadores. Los medios que pueden usarse para ello son los
programas de política científica, las subvenciones, las leyes de fomento de la actividad investigadora, la
política educativa, etc.
3. Un conjunto de teorías formales apoyadas en elementos matemáticos y en leyes lógicas.
4. Un conjunto de datos, hipótesis y teorías confirmadas y puestas al día, obtenidas en distintos campos de
investigación.
5. Un fondo de conocimiento propio formado por teorías, hipótesis y datos actuales comprobables y
compatibles con los obtenidos en otros campos de investigación.
6. La posibilidad de sistematizar en teorías las leyes observadas y de perfeccionar los métodos de análisis de
que se dispone.
7. El método a seguir, es decir, la forma de obtener conocimiento científico, deberá estar formado por
procedimientos analizables, criticables y justificables.

Además de todo ello, el conocimiento científico se distingue de otros tipos de conocimiento por su
espíritu crítico basado en el debate y la confrontación de posiciones diferentes. Ese espíritu crítico permite
rechazar teorías previamente aceptadas cuando se demuestra que son falsas y, también, incita a que sean
sustituidas por otras nuevas obtenidas con procedimientos más rigurosos. Eso supone aceptar que el
conocimiento científico tiene cierto carácter provisional, en el sentido de que es dinámico y constantemente
está avanzando, rehaciéndose, para ofrecer explicaciones que reflejen la realidad de manera más ajustada.

2. CLASIFICACIÓN DE LAS CIENCIAS

Dentro de la Ciencia existen disciplinas muy diferentes según su objeto de estudio y también según su
método. Una de las posibles clasificaciones es la que recogemos a continuación.

 Ciencias formales.- Como las matemáticas y la lógica, que son instrumentos para obtener conocimiento
científico.
 Ciencias empíricas.- Tratan de descifrar el mundo que nos rodea. Dentro de ellas se distinguen:
las ciencias naturales, que tratan de obtener las leyes de funcionamiento de los elementos materiales y son
la física, la biología, la química, la geología, etc;
las ciencias sociales, que estudian la conducta humana dentro de las instituciones sociales, o dicho de otro
modo, el comportamiento de la sociedad. Son, entre otras, la sociología, la psicología social, la ciencia
política y la economía.

1
Ver BUNGE, M. (1982): “Teoría económica y realidad económica”, Actas del I Congreso de Teoría y Metodología de
las Ciencias, Biblioteca Asturiana de Filosofía, Oviedo; pp. 450-451.
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 2

Las ciencias sociales no han obtenido un conjunto de teorías tan relevantes como las ciencias naturales, ni
tampoco han llegado a ofrecer acuerdos unánimes sobre aspectos conceptuales básicos, ni siquiera sobre un
método ampliamente aceptado de investigación. Esto ha hecho que muchos autores hayan puesto en duda el
carácter científico de las ciencias sociales. Ese aparente menor rigor de las ciencias sociales se debe a
distintas restricciones derivadas de su propio objeto de estudio y que podemos resumir en las siguientes2:
 Los comportamientos sociales están condicionados cultural e históricamente, por lo tanto las explicaciones
que se alcanzan sobre ellos y que se plasman en teorías no tienen validez universal, dependen de las
características del lugar y del tiempo en el que se realizan.
 Los hechos sociales, que son el objeto de estudio de las ciencias sociales, no pueden ser observados
mediante procedimientos de experimentación controlada (como hacen las ciencias naturales en el
laboratorio), porque se trata de comportamientos humanos que no se pueden repetir indefinidamente y de la
misma manera, todas las veces que se desee hasta llegar a comprenderlos.
 La conducta humana individual y las relaciones sociales pueden verse modificadas por el avance del
conocimiento y por las normas de convivencia de cada sociedad. Por lo tanto, es muy difícil aislar la
manifestación espontánea de los hechos sociales, su esencia propia. De manera que lo que se observa y se
analiza son comportamientos mediatizados por convenciones, tradiciones y leyes creadas para regular el
funcionamiento de la sociedad.
 La percepción que se tiene de los hechos sociales está impregnada de los juicios de valor del investigador,
al que le resulta difícil distanciarse de su propio bagaje cultural, del estrato social al que pertenece, de sus
propios intereses, etc. Esto no quiere decir que la construcción teórica de las ciencias sociales no sea
objetiva, sino que tiene que apoyarse en una objetividad distinta a la de las ciencias naturales, porque debe
tener presente la existencia de la subjetividad del investigador y tratar de superarla. Para ello se recomienda
la exposición permanente de las teorías a la crítica formal y empírica de la comunidad científica.

3. CIENCIA ECONÓMICA

La ciencia económica es una ciencia empírica que trata de explicar los fenómenos sociales relativos a la
creación y distribución de riqueza.

La definición más conocida es la formulada por Lionel Robbins en 1932, en la que se considera que la
Economía “es una ciencia que estudia el comportamiento humano como una relación entre fines y medios
escasos que tienen usos alternativos”. Pero, varios autores han señalado que esa definición indica una visión
muy estrecha, no sólo porque la economía sea algo más que el estudio de cómo combinar recursos limitados
para obtener una gama variada y extensa de fines, sino también porque dicha definición se olvida del marco
social e institucional que condiciona la utilización de los recursos y la determinación de los fines.

Si observamos la evolución del pensamiento económico podemos comprobar que aunque haya habido una
posición más fuerte que ha impuesto su dominio académico, las discrepancias de los autores son frecuentes
respecto al objeto y al método de la Economía. Podemos sintetizar las controversias de los distintos enfoques
agrupándolas en dos grandes corrientes.
● La línea ortodoxa o convencional, que es la dominante, analiza los hechos económicos como si fueran
autónomos y pretende descargar las explicaciones económicas de cualquier connotación ideológica y social.
Esa línea intenta acercar la economía a los rasgos más objetivos de las ciencias naturales y presenta sus
conclusiones como si fueran técnicamente asépticas o neutrales
● Una línea más heterodoxa integrada por autores que sitúan los hechos económicos en el contexto
social y en el momento histórico en el que se producen. Esta corriente tiene bien presente en sus análisis que
la economía forma parte de las ciencias sociales y subrayan la evidencia de que todas las explicaciones
económicas responden a los planteamientos ideológicos de quienes las han formulado.

La historia del pensamiento económico está repleta de aportaciones muy variadas sobre lo que debe
constituir el ámbito concreto de estudio de la Ciencia Económica y sobre el método para abordarlo, entre
ellas, a título de ejemplo y sin ánimo de ser exhaustivos, podemos enumerar las siguientes:

2
Véase NAGEL, E. (1981): The structure of Science. Problems in the logic of scientific explanation, Routledge and
Kegan Paul, Londres; p. 53.
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 3

Siglo XVIII
La escuela clásica: Adam Smith, David Ricardo, Robert Malthus, John Stuart Mill.
 La escuela fisiocrática francesa: François Quesnay .

Siglo XIX
 El marxismo: Karl Marx, Engels.
 Los autores neoclásicos: Alfred Marshall, John Neville Keynes.
 La Escuela Histórica Alemana: Sombart, Schmöller..
 El Institucionalismo Americano: Thorstein Veblen, Commons, Mitchell.

Siglo XX
 El paradigma keynesiano: John Maynard Keynes.
 El monetarismo: Milton Friedman.
 modelos de crecimiento: Robert Solow, Paul Romer, Thirwall, …
 La economía del desarrollo: Rostow, Gunnard Myrdal, la CEPAL, …

3.1. Economía teórica y economía aplicada

El conocimiento económico se ha ido nutriendo de todas las aportaciones enumeradas y de otras muchas,
que a veces se han enfrentado unas a otras y de su contrastación han conseguido impulsar el avance de la
explicación sobre lo que ocurre en la realidad económica. Dicho conocimiento contiene elementos teóricos y
empíricos cuya conexión permite mejorar nuestra comprensión de la realidad.

Se hace teoría para representar el funcionamiento de la realidad y llegar así a entender el mundo que nos
rodea, de manera que podamos actuar racionalmente para mejorar ese mundo. De tal modo que la ciencia en
sentido puro, teórica o básica, tiene por finalidad la de conocer los hechos y encontrar las leyes por las que se
rige su funcionamiento. De otro lado, la ciencia aplicada tiene una finalidad práctica, es decir, utiliza el
conocimiento teórico para controlar los hechos o para mejorar las posibilidades del control sobre los mismos.
Pero, ambas están vinculadas, son complementarias y no excluyentes.

La Teoría Económica enuncia conceptos, utiliza un lenguaje formal, construye modelos que
necesariamente son concebidos en términos hipotéticos, simplificados y abstractos. Mientras que la
Economía Aplicada tiene preferencia por el análisis de datos tomados de la realidad y obtiene explicaciones
mucho más concretas, que permitirán actuar sobre dicha realidad para mejorarla o transformarla. No
obstante, se debe tener presente que ambas dimensiones son esenciales para obtener conclusiones correctas
sobre el objeto de estudio.

La evolución de la investigación de los hechos económicos ha ido generando una especialización de


tareas que han servido para facilitar la adquisición de conocimiento y también han creado distintas ramas
dentro de la Ciencia Económica, tanto a niveles investigadores como docentes (Análisis Económico,
Desarrollo Económico, Hacienda Pública, Economía Regional, Economía Medioambiental, etc.).
La especialización favorece la profundización en cada área concreta y permite un conocimiento más
amplio de la parte estudiada, pero conlleva el riesgo de que se olvide su dimensión parcial. La realidad
económica es global y sólo llegaremos a comprenderla si somos capaces de integrar los distintos
conocimientos parciales que hayamos obtenido en cada área de especialización.

4. EL ANÁLISIS ESTRUCTURAL EN ECONOMÍA

Cuando utilizamos el enfoque estructural para conocer la realidad económica estamos eligiendo una
forma específica de observar los hechos económicos y también una determinada manera de estudiarlos, que
podemos definir mediante los rasgos que exponemos a continuación.
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 4

Características del análisis estructural en economía

 Considera a la economía como una actividad social que tiene que ser explicada en el contexto de la
realidad institucional, política y cultural de la que forma parte.
 Dedica especial atención a los elementos de carácter más permanente del funcionamiento económico. Es
decir, a aquellos que condicionan dicho funcionamiento.
 Se adopta una perspectiva globalizadora (holista), de tal modo que se contempla a la actividad económica
en su conjunto. Cada elemento sólo encuentra su sentido por la función que desempeña en dicho conjunto y
por las relaciones de interdependencia que establece con el resto de elementos que lo componen.
 Se intenta integrar en el análisis tanto los problemas macroeconómicos cuantitativos como otras
condiciones sociales, históricas e institucionales de la realidad que tienen que ser descritas cualitativamente.
 El análisis estructural pretende comprender las relaciones económicas que se dan en el mundo real, no
aquellas que se presuponen a través de modelos idealizados, por lo tanto, tiene que identificar las leyes
internas del funcionamiento económico.
Sólo con que miremos a nuestro alrededor y estemos informados de lo que ocurre en el mundo, podemos
darnos cuenta de que las relaciones económicas no transcurren en el marco del armónico equilibrio descrito
en los manuales de teoría económica convencionales. La realidad nos muestra que la dinámica económica
está caracterizada por períodos de auge que alternan con otros de crisis; por conflictos de intereses entre los
diversos agentes económicos; por situaciones de extrema riqueza y de extrema pobreza, en definitiva, por la
existencia de contradicciones y tensiones.
Esas leyes internas o relaciones subyacentes proceden de la correlación de fuerzas de poder que se dan entre
los distintos grupos sociales y determinan la mayoría de los comportamientos económicos, pero tienen
códigos propios muy difíciles de detectar.

¿Cuándo aparece el análisis estructural en economía?

El análisis estructural comenzó a utilizarse en economía hacia finales de la década de 1920, con un retraso
importante respecto a su uso por otras ciencias. Las razones que permiten explicar las dificultades para
aplicar este enfoque se deben, por un lado, a las peculiares características de las ciencias sociales que hemos
comentado anteriormente, es decir: la imposibilidad de repetir a voluntad en un laboratorio los fenómenos
económicos, la influencia de las leyes humanas sobre esos mismos fenómenos y, en especial, los juicios de
valor del investigador económico. Por otra parte, no podemos olvidar que la corriente del pensamiento
económico más aceptada por la línea oficial de la comunidad científica mantuvo un carácter eminentemente
abstracto y deductivo hasta bien entrado el siglo veinte, marginando análisis derivados de observaciones
reales, o bien, que adoptaran planteamientos más globalizadores.

Tales circunstancias fueron cambiando y a lo largo del siglo XX se fue reconociendo la utilidad de la
interpretación estructural de la realidad económica, fundamentalmente por las razones siguientes:

• La dificultad de analizar la realidad económica se ha reducido mediante la utilización de instrumentos


matemáticos, el perfeccionamiento de los ordenadores que permiten manejar una mayor cantidad de
variables y datos estadísticos, la elaboración de modelos econométricos, etc.
• Las crisis económicas han cuestionado la validez de algunas teorías convencionales y han obligado a los
investigadores a enfrentarse directamente con la realidad de los hechos.
• La presencia en el escenario político mundial, principalmente a partir de la Segunda Guerra Mundial, de
una serie de países del Tercer Mundo con problemas específicos, cuya resolución no admite un mero
transplante de las políticas económicas ya ensayadas en economías desarrolladas. De igual modo, las
reivindicaciones de grupos sociales como los obreros, las mujeres, los marginados, cuyos intereses
económicos no estaban recogidos en el análisis convencional. Además, la generalización de una sensibilidad
social hacia los problemas medioambientales que tampoco tenían un reflejo adecuado en la teoría económica
convencional.
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 5

5. LA ESTRUCTURA ECONÓMICA COMO ANÁLISIS DE LA REALIDAD ECONÓMICA.

La dimensión estructural de la realidad económica, también denominada estructura económica, puede


considerarse como la integración de una serie compleja de componentes, que pueden agruparse de forma
distinta según el criterio de agrupación que se adopte, como por ejemplo:

 actividades económicas.- producción, distribución, consumo,...


 factores de producción.- capital, trabajo,...
 sectores económicos.- sector público, sector privado, sector exterior,...
 clases sociales.- capitalistas, pequeña burguesía, obreros,...

Entre esos distintos elementos existen una serie de relaciones de interdependencia. Tales relaciones se
formalizan, se regulan y se integran dentro de instituciones que se complementan unas a otras y que en su
conjunto constituyen el marco institucional de la estructura económica3.

La disciplina denominada Estructura Económica es una rama de la Ciencia Económica que estudia la
dimensión estructural de la realidad económica. Tiene por objeto describir e interpretar rigurosamente esa
estructura de funcionamiento de la realidad económica, con el propósito de obtener conclusiones válidas para
operar sobre ella y mejorarla. Para llevar a cabo su análisis utiliza un conjunto de instrumentos que tienen su
base en la Teoría Económica, en la Estadística y en la Historia. Por lo tanto, podríamos decir que tiene un
carácter interdisciplinar y en alguna medida sintetizador.

La mayoría de los fenómenos que constituyen el conjunto de la realidad económica son susceptibles de
medición. Asimismo, esos hechos ocurren en un espacio determinado, se transforman por efectos de una
tecnología en una serie de secuencias de tiempo y dentro de dicha estructura se encuentran en una cierta
tensión un conjunto diverso de fuerzas sociales.

Todo ello significa que la Estructura Económica en su intento de descripción e interpretación de la realidad
debe analizar y apreciar cinco dimensiones:

Dimensión material.- mediante métodos de análisis macroeconómico como la contabilidad nacional, tablas
input-output, balanza de pagos, indicadores de desarrollo, ratios entre variables, etc.
Dimensión espacial.- estudios sobre aglomeraciones urbanas, zonas agrarias, relaciones internacionales,
desequilibrios regionales, etc.
Dimensión tecnológica.- evolución de la incorporación de tecnología, ajustes del proceso productivo a las
innovaciones, incidencia de la tecnología en las variaciones del empleo y de la productividad, etc.
Dimensión temporal.- empleo de series estadísticas cronológicas específicas para cada fenómeno, o bien
globalizadas en números índices, que registran la evolución de la coyuntura y la transformación de los rasgos
estructurales de una realidad económica.
Dimensión social.- estratificación y movilidad de clases en una sociedad; distribución personal de la renta;
relaciones Norte/Sur; etc.

BIBLIOGRAFIA

BERZOSA, C. y otros (1996): Estructura Económica Mundial, Síntesis, Madrid.


MARTINEZ PEINADO, J. y VIDAL VILLA, J. M. (1999): Economía Mundial, McGraw Hill, Madrid.
SAMPEDRO, J.L. y MARTINEZ CORTIÑA, R. (1975): Estructura Económica. Teoría Básica y Estructura
Mundial, Ariel, Barcelona.
TAMAMES, R. (1992): Fundamentos de Estructura Económica, Alianza, Madrid.
VARA, M.J. (1987): Proyecto Docente e Investigador sobre Estructura Económica, Facultad de CC y EE. Universidad
Autónoma de Madrid

3
Véase TAMAMES, R. (1992): Fundamentos de Estructura Económica, Alianza, Madrid; pp.197 y ss.
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 6

Lectura de la lección 1
Los siete pecados capitales de la ciencia económica
Joaquín Guzmán Cuevas
Catedrático de Economía Aplicada Universidad de Sevilla

Publicado en J. Guzmán y A. Pajares (coordinadores (2004): Lecturas de Economía Aplicada. Homenaje al profesor Antonio Rallo,
Escuela Universitaria de Estudios Empresariales, U. Sevilla; pp. 45-60.

No hace mucho tiempo asistí a una conferencia veraniega de un filósofo que trataba sobre la problemática social de
los pueblos que viven en los países subdesarrollados. Después de reflejar crudamente, y según su propia experiencia, las
condiciones de vida en algunos países africanos y latinoamericanos, el conferenciante llegó a afirmar con la mayor
solemnidad de la que era capaz: "la Economía es la ciencia más fracasada que conozco". Entre la escasa audiencia -
desgraciadamente estos temas no suelen despertar excesiva expectación-probablemente fuera yo de los pocos, por no decir el
único, economistas presentes en la sala; y probablemente fuera yo también uno de los que más, si no el que más, sintió el
impacto de la contundente sentencia del conferenciante.
Contrariamente a lo que en un principio se podría creer, este impacto personal no estaba relacionado con una posible
y comprensible dosis de vanidad derivada de mi profesión. Todo economista que se precie, sabe muy bien que el filósofo
conferenciante tenía toda la razón y por tanto, en ese sentido, no me decía nada nuevo. No obstante, lo que más me llamó la
atención es que el fracaso de nuestra ciencia lo señalara una persona ajena a nuestro ámbito de estudio y que, debido a su
propia experiencia, hiciera responsable a la Ciencia Económica de su incapacidad para mejorar o al menos aliviar las
tremendas injusticias y calamidades que perfilan la existencia de muchos millones de personas que viven o malviven en el
planeta. Además de una pública denuncia, la sentencia del conferenciante tenía en su trasfondo una manifestación de reclamo
hacia la profesión de economista. En mi condición de tal, me vine a sentir como si la sociedad reclamara: "¿por qué no hacéis
algo más para abolir la miseria material de buena parte de la humanidad?"
Sin duda, esta cuestión representa, o debería representar, un enorme reto a cualquier economista. Sin embargo, rara vez el
profesional de la economía o incluso cualquier estudiante de la materia se ha planteado en alguna ocasión algo similar. Y es que,
en mi opinión, la Ciencia Económica, desde que empieza a enseñarse en la universidad y últimamente desde los primeros
planteamientos básicos en algunas asignaturas del bachillerato, adolece de una serie de vicios originales que desvirtúan en gran
medida la auténtica esencia de una rama del conocimiento científico que podría contribuir mucho más al bienestar de los seres
humanos, especialmente en pleno siglo XXI, cuando la Medicina, la Informática, la Ingeniería, la Biología, la Sociología y otras
muchas especialidades científicas están cumpliendo su papel y, por tanto, aportando su granito de arena para que la humanidad
incremente poco a poco sus niveles de progreso y bienestar. Ante todo este panorama descorazonador para todo el que se sienta
economista, ¿qué hace nuestra ciencia al respecto? Como quiera que en muchas ocasiones he conversado sobre estos temas con mi
antiguo profesor, después compañero y siempre amigo, Antonio Rallo, a él le quiero dedicar estas breves reflexiones. En las líneas
que siguen se van a sintetizar de modo esquemático, lo que podríamos denominar los siete pecados capitales de la Economía
como ciencia que, al contrario de otras, hacen que su contribución al bienestar general, y no tanto al particular de una minoría, sea
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 7

en la actualidad extraordinariamente limitado. Aunque la naturaleza de cada uno de estos pecados está, en mayor o menor medida,
interrelacionada con la del resto, se aborda de forma separada en aras a una mayor claridad expositiva.

1. Una ciencia elaborada por y para los ricos


Frente al indudable progreso de estas ciencias en los últimos tiempos, no solamente nuestro filósofo sino una creciente parte
de nuestra sociedad, comienza a cuestionar, al menos subrepticiamente, el papel que desempeña la Ciencia Económica en la
actualidad. No sólo el filósofo, sino también el hombre de la calle, observa que en la misma época en que se fabrican excelentes
coches, extraordinarios ordenadores y se logran avances quirúrgicos y farmacéuticos que eran impensables hace apenas una
década, los niveles de paro no bajan sustancialmente, los empleos, cuando se consiguen, no son fijos, las pensiones futuras no están
garantizadas, la adquisición de vivienda se ha convertido en un extraordinario problema para las parejas jóvenes, etc. Todo ello
por no hablar del hambre y la miseria que de modo creciente sigue azotando a demasiados millones de personas del Tercer y
Cuarto Mundo y de las imágenes de pateras en nuestros telediarios que constituyen solamente una diminuta punta de iceberg de un
dramático problema sin perspectiva de solución.
Con cierta frecuencia me gusta comenzar una asignatura correspondiente al último cuatrimestre del último curso de la
licenciatura, con una cuestión lanzada al aire: ¿para qué sirve la Economía? Después de varios años haciendo esta pregunta el primer
día de clase, ningún alumno se ha atrevido hasta ahora a contestar. Para facilitar la respuesta y también para romper el hielo del
primer día, intento explicarme mejor: parece claro para qué sirve un médico, un arquitecto o un abogado... ¿y un economista? Por
decepcionante que parezca, debo reconocer que apenas en alguna ocasión he recibido una respuesta aceptable a una pregunta tan
elemental, por parte de unos alumnos que están a punto de terminar la carrera.
Contrariamente a lo que pudiera parecer en un principio, la causa de esa decepción no se encuentra en los propios alumnos.
Lejos de la incompetencia de ellos, el hecho de que unos cuasi titulados no sepan para qué estudian y cuál es el objeto de su
formación se debe fundamentalmente a la propia evolución que la Ciencia Económica oficial ha experimentado desde hace
muchas décadas, en torno a siglo y medio.
En efecto, desde los tiempos inmediatamente posteriores a Adam Smith, cuando nuestra ciencia se empieza a
impartir en las universidades anglosajonas y francesas, se puede decir que la economía comienza a configurarse como una
ciencia elaborada "por los ricos y para los ricos". Con alguna excepción especialmente en los años centrales del siglo XX
(caso de New Deal y la política económica keynesiana), se puede afirmar que la elaboración de la mayor parte de las teorías
económicas han nacido en las universidades de élite -pertenecientes a los círculos sociales más ricos de los países ricos- y se
han proyectado sobre las condiciones de vida de esos mismos círculos de riqueza. De tal modo que en la época actual, la
mayor parte de los textos de la economía ortodoxa apenas hacen alusión a la problemática de los más desfavorecidos y,
cuando lo hacen, se plantea como una variable exógena al correspondiente modelo económico y con una cierta dosis de
"compasión", pero no como el objeto principal de la Economía como ciencia. Es como si en las facultades de Medicina los
enfermos no fueran el objetivo central de la investigación.
No es de extrañar, por consiguiente, que la prensa económica especializada o las secciones de economía en los
periódicos ordinarios o en los telediarios sólo ofrezcan las novedades relativas a la Bolsa, los tipos de interés o las fusiones
bancarias, a pesar de que estas y otras noticias similares sólo vienen a afectar y a interesar a menos de un tercio de la
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 8

población mundial. Lógicamente, esta proyección de la Economía ortodoxa sobre las capas privilegiadas de la población a
nivel planetario, no está explicitada como tal en los libros de texto, ni probablemente los estudiantes de cualquier facultad
de Economía hayan tenido la oportunidad de reflexionar sobre esta distorsión científica, por lo que no es del todo sorpresivo
que no se hayan parado nunca a pensar cuál es el verdadero objeto de nuestra ciencia.
En su principal obra "Principios de Economía", el gran Alfred Marshall venía a señalar que el objetivo esencial de la
Ciencia Económica consistía en incrementar el bienestar material de la humanidad y lo decía en 1890 con estas palabras: "la
Economía es el estudio de la humanidad en los asuntos ordinarios de la vida; y analiza la parte de la acción individual y
social que está más conectada con el logro y el uso de los requisitos materiales del bienestar". Sin embargo, pese a que
Marshall, catedrático en la universidad de Cambridge, hace alusión a la humanidad, sus contribuciones teóricas no tomaban
en consideración aquella parte de la misma que vivía en la miseria material más extrema, probablemente porque la realidad
económica que observaba Marshall, y los economistas anteriores a él, se limitaba a Inglaterra y su área de influencia
económica y política.
Anteriormente a Marshall, la mainstream del pensamiento económico encarnado en el utilitarismo de Bentham y J.
Stuart Mili, tomaron el mercado como pilar fundamental de la arquitectura teórica económica, con lo que las desigualdades
sociales se constituían en una norma general que la Ciencia Económica no era capaz de combatir. Este fenómeno era captado
incluso por intelectuales de la época que nada tenían que ver con el cientismo económico. Tal es el caso, por ejemplo, de
Víctor Hugo cuando en 1862, en su obra Los Miserables, escribe con crudeza: "Inglaterra produce admirablemente la
riqueza, pero la distribuye mal; y esta solución, que sólo es completa por un lado, la lleva fatalmente a estos dos extremos:
opulencia monstruosa, miseria monstruosa; todos los goces para algunos, todas la privaciones para los demás, es decir, para
el pueblo".
Situados en nuestro tiempo, en un artículo de finales de 2002, el flamante Premio Príncipe de Asturias, Paul
Krugman, realiza un análisis de cómo las desigualdades de renta se están acentuando en los Estados Unidos y en otros países
occidentales desde la década de los setenta del siglo pasado. Según sus palabras, estamos volviendo a "la realeza del antiguo
régimen", es decir, a una plutocracia en el que las crecientes fortunas de unos pocos compran voluntades, financian campañas
electorales y terminan por imponer sus intereses particulares en las políticas impositivas y en las grandes decisiones
gubernamentales de carácter económico e incluso político. No obstante, lo que no señala Krugman es que las crecientes
desigualdades no sólo se fundamentan en la plutocracia norteamericana sino que encuentra sus raíces en una Ciencia
Económica que, al igual que en el siglo XIX, se sigue elaborando principalmente en las universidades "de prestigio" –con
frecuencia financiadas con capital privado de grandes compañías1- y que se olvida en gran medida de los sectores menos
favorecidos. En definitiva, siglo y medio después, seguimos bajo el esquema de una Economía elaborada "por los ricos y para
los ricos".
2. Negación del carácter social de la Economía.
Los discípulos directos de Adam Smith, especialmente los ingleses Ricardo y Malthus, y el francés J. B. Say, tuvieron
especial interés en convertir la Economía en una ciencia de primer rango, es decir similar a las ciencias naturales o
experimentales como la Física o la Medicina. Naturalmente, en el siglo XIX, todavía estaban frescas las aportaciones de
figuras científicas como, por ejemplo, Isaac Newton y la nueva Ciencia Económica no debía ser menos.
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 9

Es por ello, que a la entonces Economía Política -así se le denominaba a nuestra ciencia- había que despojarla de
todo componente que pudiera restarle rigor y objetividad. Por tanto, como en el caso de la Física y otras ciencias naturales,
era necesario buscar leyes de comportamiento económico de carácter autorregulado, estable, permanente y de validez
universal.
Las contribuciones de utilitaristas, marginalistas y otras escuelas relevantes del pensamiento económico se situaban
en estas coordenadas, sin tomar en consideración que la Economía, a diferencia de la Física, no era una ciencia natural, sino
de carácter eminentemente social. La diferencia esencial entre las ciencias naturales y las sociales estriba en que el ser
humano, en éstas últimas, está presente en el objeto investigado, mientras que en las ciencias naturales el objeto de
investigación se materializa en cosas o seres vivos no humanos. Lógicamente, el hacer abstracción de esta realidad conlleva
un riesgo de distorsión científica muy elevado y ello es lo que le ha ocurrido y lamentablemente le sigue ocurriendo a la
Ciencia Económica.
Ya hemos señalado la concepción de Ciencia Económica que ofreció a finales del siglo XIX A. Marshall, donde se
resalta claramente el carácter social; sin embargo, varias décadas más tarde, en 1932, otro catedrático de la élite universitaria
inglesa -la London School Of Economics- y también director del influyente periódico económico Financial Times, propuso
una definición de Economía que ha sumido en el error a la mayor parte de las generaciones de economistas de todo el mundo.
En efecto, lo que le ha llegado, y desgraciadamente le sigue llegando a la inmensa mayoría de estudiantes en España y fuera
de España, es que, como decía Lionel Robbins "la Economía es la ciencia que estudia la conducta humana como relación entre
fines y medios escasos aplicables a usos alternativos".
Como se desprende de esta definición, que ha llegado a ser universal, nuestra ciencia se dedica al estudio de la
conducta humana, pero solamente en lo que se refiere a la relación entre unos fines y unos medios escasos. Es decir, se limita
el papel de la Economía a una función eminentemente "técnica", con lo que, al margen de lo que supone hacer abstracción de
los fines sociales, se hacía posible eliminar los juicios de valor, reduciendo por consiguiente, todo lo económico a un
procedimiento técnico susceptible de calcular y cuantificar y, por tanto, asimilable al cientismo propio de las ciencias
naturales.
La idea de pretender despojar a la economía de los juicios de valor parece ser que ha constituido un caso único entre
las ciencias sociales, puesto que ni en el Derecho ni en la Historia ni en la Antropología ni en cualquier otra especialidad
científica de carácter social se ha puesto tanto énfasis metodológico en intentar lo imposible: "naturalizar" lo social. Los
análisis jurídicos de una ley del divorcio en un país europeo pueden ser muy diferentes a los de un país del sur de Asia, de
África o de la Polinesia. Como es lógico se tienen en cuenta los factores culturales y la heterogeneidad de los componentes
históricos, políticos, etc. Sin embargo, estos factores de subjetividad no hacen que la Ciencia Jurídica sea menos ciencia que
la Física o la Química.
Probablemente, hace muchos años los economistas intentaron naturalizar la Economía por un cierto complejo de
inferioridad o sencillamente por error. No obstante, en pleno siglo XXI, debería estar suficientemente claro que "la
naturaleza desprecia a los débiles y enfermos, como muy bien saben los zoólogos" (Marina y Válgoma 2000), por lo que más
que un problema de complejo o de error, parece que en la actualidad existe un problema de egoísmo interesado por parte de
los teóricos del pensamiento económico dominante. Como bien señala Schackle, la teoría neoclásica no es sino un intento de
otorgar a los precios y a los beneficios, que son hechos sociales, un estatuto equivalente al de los fenómenos naturales
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 10

(Schackle, 1982). Todo ello no tendría excesiva importancia si no fuera porque la aberración en la Ciencia Económica
puede alcanzar niveles inusitados, puesto que, en definitiva, "detrás de todo intento de naturalización de las ciencias sociales
aparece un intento de desocializar al hombre" (Sapir 2004).

3. Confusionismo entre fines y medios.


El célebre economista Paul Samuelson, en su muy extendido manual, compara nuestra ciencia con una agencia de
viajes. El objeto de la agencia es organizar los trayectos más cómodos y menos costosos, reservar hoteles, etc., pero el
cliente es el que decide dónde ir. En este clarificador ejemplo, Samuelson no hace más que apoyarse en la concepción de
Robbins, es decir, reducir el papel de la Ciencia Económica a una técnica de cálculo ante unos fines que le vienen dados.
Al margen de lo ya señalado anteriormente acerca de lo que supone esa concepción de nuestra ciencia en cuanto a
despojarla de todo componente social, este reduccionismo a lo meramente técnico conlleva para la Economía un altísimo
riesgo de confundir los medios con los fines que en los últimos tiempos se está materializando tanto en el plano teórico
como en el práctico.
Lógicamente, la Ciencia Económica tiene por delante enormes retos de cuantificación de fenómenos sociales que son
necesarios para buscar soluciones y por consiguiente aumentar el bienestar material de la sociedad. El cálculo del coste
social del tabaco o de la financiación de las pensiones alemanas en el año 2025 pueden ser ejemplos ilustrativos, entre otros
muchos, en este sentido. De ahí el gran desarrollo necesario que ha adquirido la parcela cuántica de la Economía (Estadística,
Matemáticas, Econometría, Contabilidad, etc.). No obstante, en muchas ocasiones, quizás en demasiadas, el enorme
desarrollo del instrumental calculador ha hecho perder de vista el verdadero sentido de la Ciencia Económica. Como señala
Schumacher, "el problema de valorar los medios por encima de los fines (lo cual como afirmaba Keynes, es la actitud de la
economía moderna) es que destruye la libertad del hombre y el poder de elegir los fines que realmente \e atraen; el desarrollo
de los medios parece que dicta la elección de los fines" (Schumacher 1994).
Obviamente se entiende que en algunas ocasiones el economista se deba de limitar al cálculo de unos medios para
alcanzar unos fines que le vienen dados. Ello es procedente especialmente cuando, al igual que en cualquier otra profesión,
se trabaja, por ejemplo, por encargo, pero cercenar por completo y por sistema la posibilidad del economista de participar en
la elección de fines concretos o generales propios de su función, especialmente en el ámbito de la elaboración teórica, no es
más que convertir al economista en economidsta.
4. Colonialismo cientificista
Al igual que el avance tecnológico posee sus motores impulsores (los centros I+D) en los países más desarrollados,
especialmente en EE. UU., y el resto de los países casi se limitan a importar esos avances, en estos tiempos de globalización
está ocurriendo algo parecido con la economía, no sólo en lo que se refiere a comportamientos de consumo y técnicas de
producción y gestión, sino también en la asimilación, sin más, de las teorías que se elaboran en las universidades "de
prestigio", especialmente norteamericanas.
En el campo de las ciencias experimentales, fundamentalmente en el ámbito tecnológico, es natural que se
"exporten" las teorías y las nuevas técnicas diseñadas en los centros de investigación que gozan de mayor dotación material.
Desde este punto de vista, está justificado que las universidades y los centros de investigación europeos y del resto del
mundo se inspiren en gran medida en los nuevos planteamientos científicos desarrollados en las universidades
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 11

norteamericanas. Sin embargo, esto no debería ser necesariamente el caso de la investigación científica en las ciencias
sociales y especialmente en la Economía, puesto que en este tipo de conocimiento no existen las verdades absolutas y
universales. El componente social, es decir, el contexto cultural, las condiciones históricas y geográficas, los factores
sociopolíticos, etc., son fundamentales para el desarrollo de las investigaciones económicas.
Al igual que en el siglo XIX, los vértices hegemónicos del pensamiento económico siguen irradiando una
extraordinaria influencia en la forma de pensar de los economistas del resto del mundo. Sólo ha cambiado la geografía de
esos vértices, que han seguido el mismo camino que los de los cambios del poder político económico y militar: de Inglaterra
a Estados Unidos. Y es que el mantenimiento de la hegemonía en el concierto internacional necesita de un entramado
económico y, por tanto, de una filosofía, de unas ideas que los sostenga. Como muy acertadamente decía Keynes, "las
ideas, justas o falsas de los filósofos de la economía y de la política tienen más importancia de lo que en general se piensa. A
decir verdad, ellas dirigen casi exclusivamente el mundo". Los métodos para perpetuar esa hegemonía de la ortodoxia
económica son muy sofisticados, pero en general adquiere una gran relevancia el mecanismo intelectual-académico que
describió con gran nitidez el Premio Nobel Gunnar Myrdal hace ya bastantes años: "aquellos que se adhieren al cuerpo
dominante forman la ortodoxia; sus obras tienen prestigio, se citan mutuamente y, en general, no mencionan a nadie que no
forme parte de este grupo y menos a los rebeldes, cuando se da el caso de que algún economista se atreve a poner en tela de
juicio los métodos y teorías que tienen en común los economistas ortodoxos" (Myrdal 1980).
Esto lo señalaba Myrdal hace más de dos décadas, pero en la actualidad, este proceso empobrecedor de la Ciencia
Económica se ha incluso reforzado a través de dos vías. De una parte, a través de un poderoso capital relacional que actúa,
como señala Bourdieu, no como "un encadenamiento de argumentaciones, sino más bien como una cadena de autoridades,
que va del matemático al banquero, del banquero al filósofo-periodista, y del ensayista al periodista. Es también un canal
por el que circula dinero y todo tipo de prebendas económicas y sociales, desde las invitaciones personales hasta el prestigio
personal" (Bourdieu 2003).
De otra parte, el mecanismo adquiere mayor vigor si cabe, por la propia valoración académica de las investigaciones
económicas. Como cualquier profesor universitario sabe, en toda Europa se ha impuesto el principio norteamericano de
"publicas o morirás"; pero no todas la publicaciones tienen el mismo valor, no por su contenido, sino por su continente, es
decir por la revista que da acogida al trabajo en cuestión. Curiosamente, en Economía, se valoran más, con gran diferencia,
las revistas norteamericanas, con lo cual el investigador no ortodoxo se choca sin remedio con las condiciones señaladas por
Myrdal. Naturalmente, este proceso debe contar con el colaboracionismo, un tanto provinciano, de los prebostes de la
ortodoxia económica en las universidades autoconsideradas periféricas, lo que suele ocurrir sin grandes dificultades al
menos hasta ahora. Con ello se cierra un círculo que es muy difícil de romper y que constituye un factor más para explicar
la incapacidad de la Ciencia Económica para hacer frente a sus auténticos objetivos.
5. Excesivo autismo intelectual
En todos los ámbitos científicos existen doctrinas y corrientes de pensamiento que cada investigador asume en mayor
o menor medida según se sienta más o menos identificado con los correspondientes principios. No obstante, una de las
funciones esenciales del científico es la autocrítica, es decir cuestionar su propia arquitectura teórica y, en definitiva, buscar
la verdad por encima de todo. Sin embargo, en la Ciencia Económica no siempre ha ocurrido esto y no han sido ni son
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 12

infrecuentes los casos en que economistas, incluso de prestigio, han defendido a toda costa "su" verdad sin reparar en
cuestionar sus propios principios en aras a alcanzar una verdad más sólida.
Como es bien sabido, uno de los objetivos de la planificación centralizada era la repartición igualitaria de la riqueza.
Sin embargo, como la historia ha demostrado, ese sistema económico no ha funcionado, entre otras razones, por la falta de
motivación productiva que puede generar entre los agentes económicos. Lo curioso es que este hecho, que en la actualidad
se entiende con meridiana claridad ya lo señalaba a mediados del siglo XIX un intelectual, Víctor Hugo, que no necesitaba
ser economista para darse cuenta del fenómeno: "el comunismo y la ley agraria creen resolver el problema de la repartición
de la riqueza. Se engañan, su repartición mata la producción...es una repartición hecha por el carnicero, que mata lo que
divide. Es, pues, imposible detenerse en falsas soluciones: matar la riqueza no es repartirla".
En los tiempos actuales, es mucho más frecuente encontrar teorías que defienden a toda costa el liberalismo
económico (free trade faith) basándose en unos principios de libertad humana que, a primera vista pueden parecer
perfectamente admisibles pero que, si se profundiza algo, no siempre son correctos. Si se afirma, por ejemplo, "los pobres
pueden comer pero no pueden hacerlo porque no tienen dinero"; el primer "pueden" significa que tienen libertad para
comer, no lo tienen prohibido. Es ahí donde pone el énfasis la teoría ortodoxa liberal, pero no en el segundo "pueden" que
manifiesta la incapacidad de hecho para comer.
Todo ello viene a reflejar el excesivo autismo intelectual que suele imperar en las investigaciones económicas y que
en muchos casos se convierte en verdadero sectarismo interesado que, paradójicamente, en poco se parece a las ciencias
naturales con las que tanta pretensión de similitud ha existido y sigue existiendo.
6. Falta de realismo.
Consecuencia, en gran medida, de esa pretensión de utilizar los mismos enfoques metodológicos de las ciencias
experimentales, la Economía se ha visto obligada, desde su desarrollo en la época posterior a Adam Smith, a realizar un
esfuerzo de racionalización cuantitativa que, lógicamente, le ha hecho incurrir en un reduccionismo simplista que le aleja
sustancialmente de la realidad social a la que debe servir.
Como es bien sabido, toda la arquitectura de la teoría económica se fundamenta en la figura del mercado, el cual se
regula automáticamente por la smithiana "mano invisible". Curiosamente, Adam Smith tan sólo cita en una ocasión esta
expresión en La Riquezas de las Naciones y sin embargo, los economistas posteriores han sacralizado la expresión para erigir
la figura del mercado en el centro de todo el pensamiento económico.
Aparte del darwinismo social que supone todo protagonismo excesivo del mercado, ello también conlleva un
alejamiento de la realidad social, porque ésta, por definición, es diversa y heterogénea. El mercado viene a representar en el
fondo, un determinismo sociológico que resulta en gran medida ficticio, pues ni la macroeconomía ni la microeconomía
pueden reflejar con precisión los procesos cognitivos de los individuos (de ahí los constantes fracasos en las previsiones
económicas) y, por tanto, la frecuente necesidad de recurrir a las hipótesis ad hoc (por ejemplo, la cláusula ceterisparibus).
Todo ello no quiere decir ni mucho menos que el realismo se oponga a la abstracción, sino más bien al axiomatismo sin
principios, a procesos metodológicos carentes de fundamentos suficientemente contrastados.
En última instancia, la falta de realismo de la Ciencia Económica puede derivar, como suele ocurrir en el campo de
las ciencias naturales, de la búsqueda de soluciones óptimas, que en muchas ocasiones toman, en nuestro caso, la forma de
equilibrios definitivos o permanentes. Es como si en el campo de lo jurídico se pretendiese elaborar una ley del aborto
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 13

universalmente aceptada y válida para siempre, como si la conciencia de los seres humanos fuera única e inamovible. En el
ámbito de las ciencias sociales y por tanto en la Economía, más que la búsqueda de óptimos al estilo de Pareto, parece más
razonable el enfoque de lo que J. Sapir llama "constructivismo crítico", el cual no se propone la creación de un marco de
acción óptimo, sino un marco de acción que permita un proceso permanente de mejora y de corrección (Sapir 2004).
7. Olvido de las raíces éticas.
Como acertadamente señala Amartya Sen, uno de los orígenes de la Ciencia Económica radica en los enfoques éticos
de la filosofía de Aristóteles, más de 300 años a. de C. Sin embargo, después de la muerte de A. Smith, se puso en marcha un
mecanismo de paulatina separación entre lo ético y lo económico hasta desembocar en el divorcio total propio de los tiempos
actuales. Probablemente ahí esté el origen de muchos de los vicios que aquejan ahora a la Ciencia Económica; como afirma
Schumacher, "estamos sufriendo de una enfermedad metafísica y la cura debe ser metafísica". Debemos por tanto, ir más
allá de lo meramente objetivo y/o material para ir encontrando soluciones a los problemas económicos de hoy; y ello supone
acudir más a las reflexiones filosóficas, lo que, como economistas, viene a significar, en gran medida, recuperar el origen
ético de nuestra ciencia. Cuando se habla de ética en Economía, no necesariamente se está hablando de algo relacionado con
lo religioso ni siquiera de algo que tenga que ver con el altruismo o la solidaridad. Eso sería mero voluntarismo o como dicen
algunos tecnócratas económicos, wishful thinking. "Ethos" viene a significar costumbre, manera de ser..., es decir, tiene
relación con los valores asentados en la sociedad y, en última instancia, lo que persigue la ética en nuestra ciencia es
armonizar el bien particular con el bien general, lo que se traduce en una idea de búsqueda de justicia social.
Un aspecto de esa justicia social es, por ejemplo, la idea de equidad -que no necesariamente de igualdad- en el
sistema económico, que muchos economistas contraponen a la idea de eficiencia. Sin embargo, esta contraposición no tiene
por qué ser tal. Como señala Amartya Sen, "atender al aspecto de equidad puede, en muchas circunstancias, ayudar a
promover la eficiencia, en vez de obstaculizarla, pues puede ser que la conducta de las personas dependa de su sentido de lo
que es justo y de su lectura acerca de si el comportamiento de los demás lo es" (Sen 2000). Ya lo decía Montesquieu en su
Espíritu de las Leyes: "nos fiamos de un hombre honrado como nos fiamos de una banquero rico". Lo que ocurre, es que el
pensamiento económico ortodoxo ha impuesto como paradigma, como "ethos" universal, la idea de competencia agresiva
en detrimento de la cooperación, lo cual no encaja en rigor con la conciencia de la mayor parte de los seres humanos, aunque
poco a poco esté incidiendo poderosamente en ella.
La economía de mercado, antes y después de convertirse en capitalismo en el siglo XVIII, tenía un fundamento no
económico. Se ha fundamentado siempre en unos derechos y obligaciones que lógicamente han tenido, a su vez, una base
consuetudinaria. He ahí la importancia clave de la costumbre, del "ethos" en la vida económica. A lo que estamos asistiendo
en los últimos tiempos es a una progresiva sustitución de esas costumbres sociales nacidas desde abajo, por un paradigma
competitivo impuesto desde arriba por el pensamiento dominante a través no sólo de las sofisticadas técnicas del marketing
de masas, sino también a través del colonialismo intelectual vigente en la elaboración y la enseñanza de la Ciencia
Económica.
La economía de mercado, antes y después de convertirse en capitalismo en el siglo XVIII, tenía un fundamento no
económico. Se ha fundamentado siempre en unos derechos y obligaciones que lógicamente han tenido, a su vez, una base
consuetudinaria. He ahí la importancia clave de la costumbre, del "ethos" en la vida económica. A lo que estamos asistiendo
en los últimos tiempos es a una progresiva sustitución de esas costumbres sociales nacidas desde abajo, por un paradigma
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 14

competitivo impuesto desde arriba por el pensamiento dominante a través no sólo de las sofisticadas técnicas del marketing
de masas, sino también a través del colonialismo intelectual vigente en la elaboración y la enseñanza de la Ciencia
Económica.
A tenor de todo lo anterior, pienso que los que nos sentimos profesores de Economía, venimos a asumir una dosis de
responsabilidad nada despreciable: seguir alimentando los vicios y fracasos de nuestra ciencia o, por el contrario, empezar a
contribuir en alguna medida a un cambio profundo en el pensamiento económico. Bien es cierto que ello puede parecer
utópico, pero no es menos cierto que, como suele decir mi amigo Antonio Rallo, la utopía es el camino para conseguir lo
imposible. La historia lo ha demostrado en innumerables ocasiones.

Referencias bibliográficas

Bourdieu, P. (1999): Contrafuegos, Anagrama, Barcelona.


Fontela, E. y Guzmán, J. (2003): Economía Ética v Bienestar Social, Pirámide, Madrid.
Guzmán, J. (2004): "La importancia de la ética en la Economía" en Calvo, A. (Coord.): Economía Mundial v
Globalización, Minerva, Madrid.
Krugman, P. (2002): "EE.UU.: todo para los ricos", Nueva Economía, 3-Noviembre.
Krugman, P. (2004): El gran engaño. Critica, Barcelona.
Myrdal, G. (1980): Contra la Corriente, Ariel, Barcelona.
Marina, J. A. y Válgoma, M. (2001): La lucha por la dignidad, Anagrama, Barcelona.
Marina, J. A. (2003): La creación económica, Deusto, Bilbao.
Sapir, 3. (2004): Economistas contra la democracia, Ediciones B, Barcelona.
Schackle, G. (1982): "Means and Meaning in Economic Theory", Scottish Journal of Polítical Economv, vol. 29, n° 3.
Schumacher, E. F. (1990): Lo pequeño es hermoso, Tursen/Hermen Blume, Madrid.
Sen, A. (2000): Desarrollo y Libertad. Planeta, Barcelona.

Preguntas sobre la lectura:


Las preguntas 1-3-4-5-6 se tienen que responder según lo que pone en la lectura.
Las preguntas 2-7-8 se responden según el criterio de cada uno y de forma razonada.

1. ¿Por qué cree el autor que es cierta la frase “La Economía es una ciencia fracasada”?
2. Teniendo en cuenta la crisis económica actual, ¿La ciencia económica ha dado pruebas de
ser una ciencia acertada o fracasada? ¿Por qué?
3. ¿Por qué la corriente económica dominante ha relegado el carácter social de la Economía?
4. ¿En qué sentido en los análisis económicos se pueden confundir los medios y los fines?
5. ¿Cuáles son los rasgos más significativos de la corriente económica ortodoxa?
6. la corriente económica ortodoxa ¿se apoya en una base ideológica o es totalmente objetiva?
7. Haga una valoración personal de la lectura, indicando los aspectos que le parecen
justificados porque se ven reflejados en la realidad, y aquellos que le parecen menos
probados o más criticables.
8. ¿Para qué crees tú que sirve un economista?
Apuntes de Estructura Económica Mundia, 2010. Profesora María Jesús Vara. Universidad Autónoma de Madrid 15