Anda di halaman 1dari 3

Poder Judicial de la Nación

SENTENCIA DEFINITIVA N° 103827 CAUSA Nº 48505/2002 SALAII

En la Ciudad de Buenos Aires, a los 22 días del mes de Octubre de


2003 reunida la Sala Segunda de la Excelentísima Cámara Federal de la
Seguridad Social para dictar sentencia en estos autos: “VARGAS JORGE
HORACIO C/ ADMINISTRACIÓN FEDERAL DE INGRESOS PÚBLICOS. D.G.I.
S/ Impugnación de Deuda”; se procede a votar en el siguiente orden:

EL DOCTOR EMILIO LISANDRO FERNÁNDEZ DIJO:


Para resolver el recurso planteado por JORGE HORACIO VARGAS contra
la resolución administrativa que desestima la impugnación y formula cargo por
aportes omitidos al régimen autónomo por los períodos OCTUBRE / 1993 a JUNIO
de 1994.
El apelante no efectúa el depósito previo de la deuda cuestionada (ley
18.820, art. 15, mod. Y cc.). Alega, la difícil situación económica por la que
atraviesa y adjunta en prueba de los señalado, una certificación contable
La Corte Suprema de Justicia de la Nación si bien destacó que tal exigencia
pecuniaria resulta un requisito de admisibilidad del recurso, admitió como
excepciones los casos de desproporcionada magnitud del monto a depositar con
relación a la capacidad económica del apelante y la falta comprobada e inculpable
de los medios para afrontar dichas erogaciones (“ Dintel S.A.” sent. Del 11.9.90,
pub. DT. Junio 1991, pág, 1059; “Villar Hnos. y Cía. SRL”, PUB. Dt 1986-A, pág.
229; Fallos 288:287, consid. 10) o cuando el requerimiento evidencia en forma
inequívoca un propósito persecutorio por parte de los organismos administrativos.
En atención a las constancias de la causa, considero procedente habilitar la
instancia y entender en el recurso impetrado.
Agravia a la presente la deuda que se le imputa en razón de su desempeño
en como director en la empresa EMPRECO S.A. durante el período 10/93 a 7/94.
El contribuyente, en su impugnación, manifiesta que tal actividad no es sino
consecuencia de la que efectúa en su carácter de Maestro Mayor de Obra
matriculado ante el Consejo Profesional de Agrimensores, Arquitectos e
Ingenieros de la Provincia de Chaco bajo el Nº 137, y que junto con el Ing. Víctor
Alejandro Rolón, matriculado en la misma entidad forman una sociedad anónima
denominada EMPRECO S.A. con el objeto de dedicarse a prestaciones referidas
al área de su incumbencia profesional. La formación de sociedades o asociaciones
de profesionales está autorizada por el Decreto Ley de la Provincia del Chaco Nº
873/58. Señala que la ley 18038, sólo establece la afiliación voluntaria en estos
casos y cuestiona la multa aplicada. Ofrece diversa prueba tendiente a demostrar
su afiliación a la caja previsional para matriculados en el Consejo Profesional de
Agrimensores, Arquitectos e Ingenieros de la Provincia del Chaco.
Esta prueba es desestimada por el organismo, por entender que es ajena a
la cuestión en debate, falta de aportes del recurrente en su calidad de socio
administrador de sociedad durante el período referido, considerada por el
organismo como actividad independiente a la que, como profesional, aporta en
régimen provincial. A tal efecto, el importe adeudado se realiza sobre la base del
personal ocupado durante dicho lapso. Analiza, en tal sentido, la ley 18038 y la ley
24.241. resuelve, en conclusión, desestimar la impugnación planteada (Resolución
Nº 74/02 – SG IMPU).
Contra esta se alza el Sr. Vargas quien, luego de analizar la ley 24.241 y
18038, así como la legislación provincial, ratifica su posición. Afirma que , como
profesional, Maestro Mayor de Obra, se encuentra necesariamente obligado a
aportar a la caja previsional de la provincia y que puede desempeñar su actividad
en la forma societaria elegida. Refiere a la ley 3217, régimen previsional de la
provincia de Chaco, modificada por al ley 3979 y el Decreto ley 873/58,
reglamentaria de las profesionales de agrimensores, arquitectos e ingenieros de
esa provincia. Entiende que , en su caso, la afiliación al régimen de la Seguridad
Social como autónomos es optativa. Acompaña entre los elementos probatorios
una certificación expedida por la Caja de Previsión para Profesionales de la
Ingeniería de la Provincia del Chaco, en la que se da cuenta que el nombrado se
encuentra afiliado a esta Caja bajo el Nº 186-4/137 desde el 01 de agosto de 1981
no registra deuda respecto de las cuotas previsionales, siendo su actividad la de
maestro Mayor de Obras.
Tanto la ley 18038 en su artículo 3 inc. e) como la ley 24.241 en su art. 3
inc. b) apartado 4) reconocen la existencia y obligatoriedad de las cajas
provinciales para profesionales y que la obligatoriedad del régimen provincial
sustituye la obligatoriedad del régimen nacional.
La ley 24.241, en el art. 2, inc. b, ap. 2, establece que los profesionales que
tengan títulos universitarios o estén habilitados legalmente para el ejercicio de
profesión universitaria reglamentada, son afiliados obligatorios al grupo de los
trabajadores autónomos. Pos su parte, el art. 3, inc. b, ap. 4 determina que esas
mismas personas, además de las que ejerzan una profesión no académica
autorizada con anterioridad a la promulgación de la ley 24.241, pueden
incorporarse voluntariamente al grupo de los trabajadores autónomos cuando por
las actividades que desarrollen se encuentran afiliadas en forma obligatoria a uno
o más regímenes jubilatorios para profesionales. Es decir, legislativamente, se da
supremacía a la ley local. Situación que se compadece con la manda
constitucional aprobada en 1994, en cuanto dispone en el art. 125, párr.2 “ Las
provincias y la ciudad de Buenos Aires pueden conservar organismos de
seguridad social para los empleados públicos y los profesionales...”
En la causa “Sánchez, Marcelino y otro c/ Provincia del Chaco (T. 286, P.
187). El Alto Tribunal, considera constitucional la existencia de las cajas
provinciales. Así, sostiene que “El art. 67, inc. 11, de la Constitución Nacional, en
cuanto atribuye al Congreso la exclusiva sanción de los códigos en él indicados,
no es óbice a la validez de la creación de la Caja Forense del Chaco en razón del
prevaleciente fin público de la entidad, que la aleja considerablemente de las
figuras de derecho privado a que se refieren el art. 33 y concordantes del Código
Civil. A lo que se agregan las facultades del poder de policía local, que autorizan a
las Provincias a reglamentar las modalidades del ejercicio profesional en su
ámbito...”. Las provincias pueden, en ejercicio de los poderes no delegados, crear
organismos con fines de asistencia y de previsión social y establecer un régimen
estatutario, en el que queden comprendidas determinadas categorías de personas
en razón de la actividad profesional que desarrollan en sede provincial. La
creación de tales entes no configura una debida ingerencia en materia propia del
Congreso Nacional (arts. 104, 105, 107 de la Constitución Nacional), sin que
pueda fundarse la tesis contraria en el texto del art. 14 bis, pues la referencia que
allí se hace a que “el Estado otorgará los beneficios de la seguridad social” abarca
tanto al Estado Nacional como a los provinciales...”.
Como primera conclusión, se extrae que no es obligatorio para el
profesional afiliado a un sistema provincial, por el ejercicio de dicha profesión en
esa jurisdicción, afiliarse al régimen autónomo en el ámbito nacional.
En el caso de autos, se trata de un profesional en el ramo de la ingeniería
que ejerce su profesión en el marco de un tipo societario legalmente constituido y
autorizado a tal efecto.
No se ha demostrado que la actividad que desarrolla se escinda o sea
diversa a la que compete a esa profesión y a ello no obsta la circunstancia de que
puedan desarrollarse otras actividades afines, o la posible existencia de
empleados. En este caso, las obligaciones previsionales serían en función de la
condición de empleador de la empresa, más no incide en la situación del
profesional como trabajador autónomo obligado a aportar al sistema de la ley
24.241, ya que la tesis contraria, llevaría precisamente a una superposición de
aportes al mismo, con evidente violación de las claras directivas de la norma
constitucional.
Así pues, estimo que debe revocarse la resolución recurrida. Imponer las
costas en el orden causado.

LOS DOCTORES LUIS RENE HERRERO Y JUAN JOSE ETALA DIJERON:


Por compartir sus fundamentos, adherimos al voto que antecede.
A mérito de lo que resulta del precedente acuerdo, el Tribunal RESUELVE
Revocar la resolución recurrida. Imponer las costas en el orden causado.
Regístrese. Notifíquese y, oportunamente, devuélvase.

LUIS RENE HERRERO EMILIO LISANDRO MARTINEZ


JUEZ DE CAMARA JUEZ DE CAMARA

JUAN JOSE ETALA


JUEZ DE CAMARA