Anda di halaman 1dari 4

Lactancia materna

"La leche materna , ese alimento insustituible."

1. Introducción:
2. Legislación nacional
3. Legislación Internacional
4. Aportes a la legislación nacional.

Introducción:

Toda mujer esta capacitada para amamantar a su hijo.

Los beneficios de la leche materna son inigualables ya que aportan al bebé amor, alimento y
todas las defensas necesarias .

La madre también se ve beneficiada con esto debido a que la hormona ocitocina ayuda a volver
al útero a su posición normal y genera menor posibilidad de lograr un nuevo embarazo.

Ya que la leche materna es el alimento natural del bebé, la OMS recomienda amamantar al
mismo por un período no menor a seis meses, el cual debe extenderse de ser posible hasta el
año.

Para ello los países deben poseer una legislación acorde, que solucione la superposición de
tiempos, entre lactancia y trabajo y atienda el derecho de la mujer de acuerdo al mercado
laboral, y mantenerse en el mismo sin discriminaciones por ser mujer o madre .

Legislación nacional

La Legislación de nuestro país ofrece un marco legislativo que atiende el derecho de la mujer
trabajadora a amamantar a su hijo. Al respecto la Ley N° 16.045 promulgada el 2 de junio de
1989 "...prohíbe toda discriminación en la actividad laboral que viole el principio de igualdad de
trato y oportunidades para ambos sexos en cualquier sector".

Más precisamente el artículo 2° inciso H "...prohíbe la suspensión y/o despido por embarazo o
lactancia".

Posteriormente el 24 de setiembre de 1999 el gobierno promulga la Ley N° 17.215 que dicta


"normas que comprenden a toda trabajadora pública o privada que se encontrara en estado de
gravidez o en período de lactancia".

Al respecto, su articulado señala:

Artículo 1°: Toda trabajadora pública o privada que se encontrare en estado de gravidez o en
período de lactancia tendrá derecho a obtener un cambio temporario en las actividades que
desempeña, si las mismas, por su naturaleza o por las condiciones en que se llevan a cabo,
pudieren afectar la salud de la progenitora o del hijo, con la salvedad de lo dispuesto en el
artículo 3° de la presente ley.

Dichos extremos deberán justificarse necesariamente con certificación médica expedida por
organismo competente .

En ningún caso el traslado de funciones implicará disminución o aumento de la remuneración


que percibe habitualmente la trabajadora .
Finalizado el período de referencia de la trabajadora deberá ser reintegrada a sus funciones
anteriores .

Artículo 2°: Las trabajadores que se hubieren amparado en el derecho al traslado de funciones
no podrán, por esa sola causa, ser suspendidas, despedidas, perjudicadas en sus derechos
laborales ni postergadas en sus carreras funcional.

Artículo 3°: La negativa del empleador privado a acceder al cambio de tareas cuando a ello
corresponda, deberá fundarse en la imposibilidad de dar cumplimiento al cambio temporario
dispuesto por la presente ley, por causa de las dimensiones de la empresa o la naturaleza de
sus actividades, a cuyos efectos deberá presentar una declaración jurada fundada ante el
Banco de Previsión Social o, en su caso, el instituto previsional que tenga a su cargo el salario
de maternidad de la trabajadora. La omisión de la presentación de dicha declaración dentro del
plazo que fije la reglamentación del Poder Ejecutivo, hará pasible al empleador privado que se
niegue a acceder al cambio de tareas, cuando ello corresponda a las sanciones establecidas
en la ley N° 16.045, del 2 de junio de 1989 .

La negativa debidamente fundada por medio de la declaración jurada a acceder al cambio de


tareas permitirá a la trabajadora gozar de licencia especial, durante la cual percibirá del Banco
de Previsión Social o, en su caso, del instituto previsional que corresponda según lo
establecido en el inciso anterior, la mitad del salario que estuviera percibiendo. La
reglamentación establecerá los criterios conforme a los cuales será admitida como fundada la
negativa del empleador. El desacuerdo relativo al fundamento de la negativa del empleador, no
obstará al pago del beneficio, pudiendo eventualmente el organismo previsional repetir contra
el empleador los importes abonados.

Finalizando el período de referencia la trabajadora deberá ser reintegrada a su función anterior


salvo que por acuerdo de las partes se disponga lo contrario.

La legislación nacional contempla también algunas situaciones particulares . Al respecto la Ley


N° 14.470 promulgada el 2 de diciembre de 1975 referente a normas sobre reclusión carcelaria
señala en su artículo 27 que "Toda reclusa embarazada quedara eximida de la obligación de
trabajar o de otra modalidad de tratamiento incompatible con su estado durante 45 días antes
de la fecha del parto y 45 días después de él , así como en todo caso de indicación médica .

Con posterioridad, mientras permanezca ocupándose del cuidado de su hijo, deberá ser
relevada de toda actividad incompatible con la debida atención del mismo.

Por otra parte el artículo 28 de la misma ley plantea que : "No podrá ejecutarse ninguna medida
de corrección disciplinaria que, a juicio médico, pueda afectar la salud de la reclusa así como la
del hijo en gestación o en estado de lactancia. La corrección disciplinaria que hubiera merecido
la reclusa será anotada como antecedente a efectos de la calificación de conducta .

Legislación Internacional

A nivel internacional se contempla de diferentes formas el derecho de la mujer a amamantar a


su hijo.

Analizando el contexto regional en el cual está inserto nuestro país nos parece importante citar
fuentes legislativas americanas.

Los países que integran nuestro continente no poseen legislaciones que amparen fuertemente
al derecho a la lactancia. El único avance ha sido el reconocer este derecho y otorgar intervalos
en el trabajo para alimentar al niño. A modo de ejemplo en países como Argentina, Brasil,
Colombia, Costa Rica, Chile, México, Paraguay, Perú, se permiten dos descansos de media
hora cada uno durante la jornada laboral para amamantar al bebé.
En República Dominicana se reconoce, para la ejecución de algunos contratos de trabajo, un
período de lactancia de 12 meses.

Dando un paso más, la legislación norteamericana autoriza una licencia de un año para el
cuidado del bebé, pero no la remunera.

En este contexto, la Conferencia Internacional del Trabajo, de la cual nuestro país es


integrante, en su 89ª. reunión realizada en 1999, establece una serie de normas como base
para futuros convenios laborales.

Ellas son:

Disposiciones relativas a las madres lactantes

1. Toda mujer debería tener derecho a interrupciones diarias para la lactancia de su hijo,
que deberían contabilizarse como tiempo trabajado y remunerarse en consecuencia.

Cuando sea posible, y de acuerdo con el empleador y con la mujer interesada, se


deberían poder agrupar los períodos de tiempo previstos para las interrupciones de
lactancias diarias de modo que se permita una reducción de las horas de trabajo al
comienzo o al final de la jornada .

24. Cuando sea posible, se deberían tomar disposiciones a efectos de contar con
instalaciones para la lactancia en condiciones de higiene adecuadas.

Protección de la salud

22.1) Se debería prohibir el empleo de una mujer en trabajos considerados por la


autoridad competente como peligrosos para su salud o la de su hijo durante el
embarazo y hasta los tres meses siguientes al parto o durante más tiempo si la mujer
amamanta a su hijo.

2. Cuando el trabajo que realice una mujer esté prohibido durante el embarazo y el
período de lactancia o cuando una evaluación haya determinado un riesgo reconocido
o significativo para su salud o la de su hijo se deberían tomar medidas para que, sobre
la base de un certificado médico cuando corresponda, se le pueda ofrecer como
alternativa

a) la adaptación de sus condiciones de trabajo;

b) el traslado a otro puesto cuando dicha adaptación no sea posible;

c) una licencia otorgada de conformidad con la legislación y la practica, nacionales,


cuando dicho traslado no sea posible.

Aportes a la legislación nacional.

Como punto de partida consideramos que la legislación de nuestro país debería


adoptar las recomendaciones de la Conferencia Internacional del Trabajo detalladas
anteriormente .

Además, para aplicar correctamente el derecho a la lactancia, toda mujer que tenga un
bebé deberá disponer de una licencia de tiempo completo, con goce de sueldo, durante
el tiempo que amamanta a su hijo, con un límite de 12 meses. Para gozar de este
derecho deberá certificar que está amamantando a los tres meses, a los seis meses, y
mensualmente a partir de esta fecha hasta el año. La sola interrupción de la lactancia
significará el cese de la licencia .De no ser posible lo anterior, la madre deberá
disponer de un lugar adecuado en comodidades e higiene donde amamantar a su bebé
y donde pueda ser cuidado por personal adecuado mientras realiza sus labores. La
empresa contratante deberá hacerse cargo de los gastos correspondientes. En caso
que ésta demuestre la imposibilidad de encargarse de los mismos, se deberá
reglamentar la instalación de guarderías para lactantes por parte del gobierno nacional
o del gobierno departamental, siendo obligación del contratante permitir la salida de la
madre hasta la guardería más cercana.

Jóvenes por la lactancia

Integrantes del grupo:

Claudia Leticia Morales de los Santos

Yenyfer Lilián Dufourt Duque

Raúl Casás

rcasas@internet.com.uy