Anda di halaman 1dari 5

EL PELO: ANATOMÍA Y AFECCIONES

Usted, como todo el mundo, puede pensar que conoce su


cabello por el solo hecho de verlo todos los días, peinarlo
y cuidarlo. Pero estoy segura que la mayoría de las
personas no conocen exactamente la vida íntima de este
protagonista de nuestra historia. Es por eso que te voy a
contar como nace, crece y vive, y además empezar a conocer
los distintos tipos de alopecias.
Es de saber que las causas orgánicas individuales las debe
tratar el médico.

PELOS

Prácticamente todo el cuerpo está cubierto de pelos, aunque


la gran mayoría de ellos están muy poco desarrollados. Las
palmas de las manos y las plantas de los pies, por ejemplo,
no tienen pelos.
Hay dos tipos de pelos: el vello o lanugo y el pelo
terminal. El primero está presente en toda la superficie
del cuerpo; en cambio el segundo, es grueso y pigmentado y
está más desarrollado en la cabeza, cara y extremidades.

Inicialmente el folículo piloso puede producir vello: en el


adulto pelo terminal y en la edad senil vello nuevamente.
El pelo no crece indefinidamente, su crecimiento es
cíclico. Este ciclo tiene dos fases: una de crecimiento
llamada anagena y una de reposo que es la telogena.

El período de crecimiento de los pelos de la cabeza varía


entre dos y seis años, luego se forma el pelo de reposo que
queda en el folículo algunos meses hasta que un nuevo ciclo
comience y el nuevo pelo desplace al viejo.

El pelo de la cabeza crece 0.35 Mm. por día y el período de


descanso es corto, de unos pocos meses.
Entre un 2 y un 5% de los pelos terminales están en reposo
al mismo tiempo. En condiciones patológicas o de enfermedad
el período de crecimiento disminuye, entonces hay mayor
porcentaje de pelos en reposo. Éstos caen fácilmente pues
no están firmemente anclados al folículo.
Los folículos están todos en distintas etapas de su ciclo
por lo que continuamente cae una cierta cantidad de pelos.
Como esto ocurre gradualmente, la pérdida es imperceptible.
El período de crecimiento del pelo de la cabeza es mucho
más largo que los del resto del cuerpo.

Los pelos con período de crecimiento largo son:


a) los más largos.
b) los que crecen más rápido.
c) los que tardan más en regenerarse cuando se depilan.
d) los más vulnerables a rayos X, talio, etc.

El pelo crece más en verano debido a que la actividad


metabólica aumenta en esta época. Recordar que el pelo es
una estructura muerta, por lo que al cortarlo no estimula
su crecimiento. Tampoco se puede poner blanco en una noche,
porque la melanina está distribuida en todo el pelo. Y
tampoco sigue creciendo después que uno muere; lo que
sucede es que la piel se retrae y nos da esa ilusión.

Los andrógenos (hormona sexual masculina) tienen una


marcada influencia en el crecimiento del pelo: aumenta el
del cuerpo y barba y producen la caída del pelo de la
cabeza.

ANATOMÍA DEL PELO

Deriva de la epidermis. En la parte profunda de la dermis


este brote epidérmico se ensancha y forma el bulbo piloso.
Aquí se encuentra la matriz que es la parte generatriz del
pelo. El tejido dérmico se proyecta en el bulbo para formar
la papila.
En la matriz hay queratinocitos que producen queratina
dura, y melanocitos que darán el color del pelo.
Las células que se generan en la matriz se van
queratinizando a medida que crecen hacia arriba; cuando ya
están totalmente queratinizadas el pelo se desprende del
folículo que lo envuelve y sale al exterior. Por lo tanto
el pelo es una estructura muerta, formado por tres capas:
1. La más externa es la cutícula, cuyas células están
aplastadas fuertemente unas contra otras.
2. La corteza.
3. La médula que está dentro de la corteza, compuesta
por queratina blanda, que muchas veces no existe o es
discontinua.
Se ve así que en el pelo se aprecian dos partes: una
superior o tallo y la profunda o raíz.

El folículo piloso está compuesto de una vaina epitelial


externa que es la extensión de la epidermis. Sus células no
se queratinizan. Por dentro de esta se encuentra la vaina
epitelial interna cuyas células provienen de la matriz. Las
células más internas de esta membrana están imbricadas
íntimamente con las células de la cutícula del pelo. Al
queratinizarse estas células se encogen y por lo tanto, se
separan, el pelo queda suelto dentro del folículo y
separado de la vaina interna por un canal por donde saldrá
al exterior la secreción sebácea.

COLOR DE PELO
En la matriz hay melanocitos que producen, igual que en la
epidermis, melanina. Ésta se presenta bajo dos aspectos que
le confieren distintas tonalidades:
1. una forma difusa que da una coloración que va del
amarillo al rojo oscuro.
2. Una forma granulosa que va del rojo oscuro al negro.
La combinación de ambas da el color del pelo. En los
pelirrojos hay otro pigmento: la tricosiderina que es muy
rico en hierro.

AFECCIONES DEL CUERO CABELLUDO

ALOPECIAS

Alopecia difusa- seborreica:


Es muy frecuente en el hombre. Se inicia en edades jóvenes
(hacia los 20 años) y se hace intensa cuando más pronto se
manifiesta. Se acompaña de seborrea oleosa en mayor o menor
grado Es progresiva afectando la región frontalzota del
vertex en cuero cabelludo. Conduce, en los casos internos,
a la calvicie clásica (hipocrática) donde se conserva el
pelo normal en la zona lateral y posterior del cuero
cabelludo.
La alopecia seborreica puede ser factor genético en su
condicionamiento, puede comprobarse en antecedentes
familiares. Intervienen en su determinación también
factores hormonales, aunque su desarrollo no se puede
vincular a ninguno de ellos.
El tratamiento es paliativo, no curativo y se puede tratar
con tónicos anti- seborreicos.
En la mujer la alopecia seborreica es menos frecuente y, de
existir, se asocia a trastornos endocrinos, acentuándose en
el climaterio.

Alopecia difusa-no seborreica:


Es frecuente y se presenta en distintas formas:
• Las de post-parto: a los dos o tres meses, después de
dar a luz, aunque es difusa puede recuperarse en
varios meses.
Alopecias semejantes encontraremos tanto en varones como en
mujeres, con infecciones agudas, enfermedades graves,
traumas e intervenciones.
• Las difusas crónicas: se asocian con ferropemina
(falta de hierro) fragilidad en las uñas. Éstas se
recuperan compensando el déficit de hierro.
En las enfermedades generales, como el lupus eritematoso,
reumatismo, poliarticular agudo también el hipotiroidismo
con cabello seco y quebradizo o el hipertiroidismo.
Una seudopelada (fragilidad del pelo) pude determinase por
el abuso de algunos shampoo o por maniobras agresivas de
peluquería. En algunos casos se observan mujeres con
cabello constitucionalmente fino y frágil y algunas
alopecias difíciles de clasificar.

Alopecia areata:
También llamada pelada, es más común y se produce la caída
del cabello en placas o áreas redondeadas de diverso
tamaño. La lesión es la caída del pelo sin reacción
escamosa, viéndose edema, incluso eritema y prurito
(picazón).
En la placa activa se ven (pelo peladitos) y son cortos,
como rotos o cortados casi al ras del cuero cabelludo, por
su extremo distal más grueso y afilados en su extremo
proximal en forma de signo de admiración, que se desprende
fácilmente. Los que limitan la placa se desprenden
fácilmente presentando en su bulbo en telogen o afilado o
deformado o retorcido.
Hay diversos tipos:

• Con placas múltiples: se inician con placas de


crecimiento rápido seguidos de un período más o menos
largo con brotes de placas dispersados en forma
irregular en el cuero cabelludo. El cuadro se acompaña
de pitiriasis difusa o cierto grado de seborrea en
toda la cabeza.
En la mayor parte de los casos la repoblación es espontánea
en plazos variables.
Son frecuentes las recidivas.

• Con placas múltiples de curso lento y progresivo. A


diferencia de las anteriores, éstas afectan las
márgenes del cuero cabelludo y se localizan con
frecuencia a nivel de la nuca extendiéndose a las
regiones temporales.

• Alopecia universal: afectan al cuero cabelludo en su


totalidad, también la barba, cejas, pestañas y vello,
pudiendo quedar algún área sin afectar.

Las causas de las alopecias areatas son desconocidas.


La recuperación es variable de un paciente a otro, siendo
un fenómeno funcional teóricamente recuperable.
Las totales o subtotales como fases evolutivas de las
formas anteriores. Sus tratamientos son en forma local.