Anda di halaman 1dari 16

Figura 1

Curva típica de lactancia en conejas


los primeros 30 días post-parto
Aspectos
reproductivos
en los
CONEJOS
LA REPRODUCCION es un proceso complejo que requiere
coordinación entre la hembra y el macho. El medio principal de dicha
coordinación se realiza a través de los sistemas nerviosos y hormonales.
Las hormonas son sustancias secretadas por ciertas glándulas y llevadas
por el torrente sanguíneo hacia algunos órganos en específico. Las
hormonas pueden afectar un órgano en particular (p. ej. estimula la
ovulación) o estimular el órgano para que secrete otra hormona que a su
vez afectará otro órgano.

Órganos reproductivos

El macho

Los órganos reproductivos del macho consisten de cuatro componentes


básicos: órganos sexuales primarios, glándulas sexuales accesorias,
ductos y genitales externos.

Los testículos son los órganos primarios de reproducción en el macho.


Estos producen espermatozoides y hormonas (andrógenos). Son
básicamente sacos de túbulos corrugados donde se forma la esperma. Los
andrógenos son producidos por células especializadas (“Leydig”)
localizadas entre los túbulos. La producción de estas hormonas está
controlada por hormonas secretadas en la glándula pituitaria anterior,

1
localizada en la base del cerebro. Los andrógenos controlan la producción
de espermatozoides y la actividad sexual del macho. Las glándulas
accesorias (vesícula, próstata y las glándulas bulbouretrales) contribuyen
con secreciones para producir el semen. Los ductos incluyen el epidídimo,
ducto deferente y uretra. Estos contribuyen al almacenamiento,
maduración y transporte de los espermatozoides. Los genitales exteriores
incluyen el pene, el prepucio y los testículos.

El espermatozoide se compone de dos partes: la cabeza, que lleva la


información genética y la cola, que le permite moverse en la vagina hasta
alcanzar el óvulo en el útero. Los testículos producen entre 50 y 250
millones de espermatozoides diarios. Sin embargo, esta cantidad puede
variar de acuerdo con la raza, la edad del conejo y la condición en relación
con la nutrición. Los espermatozoides que no son eyaculados, se
degeneran en el epidídimo y son reabsorbidos por la sangre. Otros
espermatozoides pueden pasar por la orina.

Los conejos (machos) alcanzan la madurez sexual entre los 4 y 8 meses de


edad, dependiendo de la raza y la condición en relación con la nutrición.
En un estudio realizado con conejos de la raza Neozelandés, sé encontró
que la concentración de esperma comienza a aumentar desde las 20
semanas (5 meses) hasta alcanzar la madurez sexual a las 31 semanas
(cerca de 8 meses). En general, las razas medianas como la Californiana y
Neozelandés alcanzan la madurez sexual entre los 5 y 6 meses. Las razas
gigantes la alcanzan entre 6 y 8 meses, y los pequeños a los 4 meses.

Tradicionalmente los criadores de conejos utilizan un conejo por cada diez


hembras. E1 único propósito del macho es la reproducción y si no se
utiliza con frecuencia, aumenta el costo de la operación cunícola. Las
investigaciones han demostrado que el macho puede utilizarse diariamente
sin que se afecte su fertilidad. La tendencia moderna es utilizar un macho
por cada 25-30 hembras. Debe prestarse especial atención al macho
cuando se utiliza de forma intensiva en lo que a su nutrición se refiere.
Sin embargo, no debe sobre alimentarse ya que esto puede afectar su
libido o deseo sexual.

2
La hembra

Los órganos reproductivos de la hembra se componen de ovarios,


oviductos, útero, cervix, vagina y genitales externos. El ovario es el
principal órgano reproductivo de la hembra ya que produce los óvulos y
las hormonas (estrógeno y progesterona). La capa exterior o corteza del
ovario contiene óvulos en distintas etapas de desarrollo, así como también
vasos sanguíneos, nervios y fibras musculares. El oviducto es el lugar
donde se produce la fertilización, sirve para permitir el proceso de
adaptación de los espermatozoides, conocidos como capacitación y es el
lugar donde comienza el desarrollo embrionario.

En la parte superior del oviducto se encuentra el infundíbulo (“ostium


tubae”) que rodea el ovario. Esta estructura produce fluidos de forma
rítmica que al momento de la ovulación, transportan el óvulo hasta el
oviducto.

El útero es el órgano donde se produce casi en su totalidad el desarrollo


embrionario y provee la fuerza muscular necesaria para la expulsión del
feto al momento de nacer. En el caso de las conejas, el útero está formado
por dos “cuernos” distintos. Cada cuerno posee una cérvix que se abre
hacia la vagina. La cérvix sirve a manera de un tapón que mantiene los
cuernos uterinos cerrados hasta el momento del apareamiento y parto. La
vagina es el lugar donde se deposita el semen al momento del parto y sirve
como canal para el feto al momento del alumbramiento.

Los genitales exteriores incluyen el seno urogenital que es el lugar donde


coinciden la vagina y la uretra. Los labios exteriores del seno urogenital
forman la vulva. El clítoris descansa dentro del seno urogenital y se
proyecta hacia la apertura urogenital. Debido a la localización de la
uretra, el que la coneja orine después del parto no interfiere
necesariamente con la fertilización.

3
Manejo reproductivo
En términos generales, los conejos de razas medianas, como las antes
mencionadas, alcanzan la madurez sexual entre los 5 y 6 meses de edad.
Las hembras son capaces de concebir entre los 4 y 4½meses de edad. Sin
embargo, no se recomienda aparearlos a esa edad ya que todavía no han
alcanzado la madurez física y podría afectarse su desarrollo corporal. El
estado nutricional afectará directamente el aspecto reproductivo en
ambos sexos. Se recomienda que la hembra se aparee a partir de los 6
meses y el macho un mes más tarde, ya que éste madura más lentamente.

Los folículos son estructuras que contienen los óvulos y son estimulados
para desarrollar los mismos por una hormona secretada en la glándula
pituitaria anterior (Hormona Folículo-estimulante-HFE). Los folículos,
además, secretan estrógenos que son las hormonas responsables del celo
en la hembra. Los folículos están en constante desarrollo, por lo que
siempre habrá folículos en diferentes etapas de crecimiento. Cuando
alcanzan el grado de madurez apropiado, producen estrógeno activamente
durante 12 a 14 días. Después de este período si no ha ocurrido ovulación,
los folículos se degeneran con la correspondiente reducción de los niveles
de estrógenos así como la receptividad al macho. A los 4 días
subsiguientes, nuevos folículos comenzarán a producir estrógeno y la
hembra estará receptiva nuevamente. Como podemos ver la hembra tendrá
un ciclo estral con una duración de 16 a 18 días, de los cuales entre 12 y
14 estará receptiva. La ovulación en la coneja se produce por el estímulo
externo del apareamiento con el macho o por la monta de otras conejas. El
ciclo estral de la coneja se puede afectar por otros factores ambientales
tales como la nutrición, luz y temperatura.

4
El estímulo ovulatorio produce la liberación de la Hormona lutenizante
(HL) de la pituitaria anterior. Esta hormona causa la ruptura de los
folículos maduros, aproximadamente 10 horas después del estímulo. El
tamaño de la camada de gazapos dependerá del número de huevos
liberados por el ovario, así como de la cantidad de huevos fertilizados por
los espermatozoides y el número de huevos fertilizados que completen el
desarrollo intrauterino.

Una vez el óvulo se desprende del ovario, la hormona, HL estimula el


desarrollo de las células foliculares; desarrollándose éstas en la estructura
conocida como cuerpo lúteo (cuerpo amarillo) el que a su vez produce
hormonas llamadas progestinas. Estas hormonas detienen las
contracciones musculares del útero y estimulan la producción de
nutrimentos para el embrión. El cuerpo lúteo continúa secretando
progestinas hasta la última semana de gestación cuando los niveles
disminuyen. Es decir, que esta hormona mantiene la preñez e inhibe la
receptividad sexual de la hembra. Sin embargo, no evita el desarrollo de
folículos y la producción de estrógeno durante la preñez, por lo que la
coneja estará receptiva y capaz de ovular inmediatamente después del
parto. El color rojizo, la humedad de la vulva y la tendencia a tratar de
saltar a otras jaulas, entre otros síntomas, son indicios de la receptividad
de la coneja.

Gestación y Parto

Una vez el óvulo se ha fertilizado, el embrión permanece en el oviducto


durante 72 horas (3 días) y luego emigra hacia el útero. Una vez en el
útero, permanece flotando durante 7 días en el fluido intrauterino, a la vez
que se nutre del mismo. Después de este período, se adhiere a la pared del
útero y comienza la formación de la placenta. A este proceso se le conoce
como implantación. No existe una conexión directa entre los sistemas
circulatorios del embrión y la madre, por lo que el oxígeno y los
nutrimentos llegan al embrión mediante difusión en las paredes de los
vasos sanguíneos de ambos sistemas. Los excrementos del embrión son
transportados fuera a través del sistema circulatorio de la madre.

5
El período normal de gestación en la coneja es en promedio de 31 días en
el 98% de los casos. No obstante, puede variar de 29 a 35 días,
dependiendo del número de fetos en gestación. A menor número de fetos
mayor será el período de gestación y viceversa. El peso normal de los
embriones de la raza Neozelandés, por ejemplo, es de 60 gramos (2
onzas), pero el mismo puede variar de entre 25 a 90 gramos (más o menos
1 a 3 onzas) dependiendo de la edad, la raza y el número de fetos en
gestación.

Como mencionamos anteriormente, la hormona progestina que mantiene la


preñez, disminuye su concentración en la sangre de la coneja durante la
última semana de gestación. A consecuencia de esta disminución, se
produce la secreción de la hormona oxitocina por la glándula pituitaria.
Esta hormona estimula las contracciones musculares del útero y del
abdomen, forzando así la salida de los fetos.

El parto en las conejas ocurre normalmente durante la madrugada o


temprano por la mañana, y le toma en promedio 30 minutos con intervalos
de 1 a 5 minutos por gazapo. La coneja corta el ombligo y lame cada
gazapo, estimulando así la circulación de sangre en éstos. Un parto puede
demorarse de 1 ó 2 días. Cuando el parto se completa, la coneja ingiere la
placenta y los gazapos muertos. Esta es una conducta normal entre los
animales ya que los residuos del parto pueden atraer depredadores o servir
como medio de crecimiento para microorganismos patógenos. Los
gazapos comenzarán a desarrollar el pelo alrededor de los cuatro días de
nacidos y abrirán los ojos a los diez días.

La esterilidad, la edad avanzada, una pobre condición física, las cojeras,


heridas, los fetos retenidos, las enfermedades, la pobre calidad genética y
pseudopreñez, entre otros factores, pueden afectar la concepción. La
pseudopreñez o preñez falsa ocurre cuando se mantiene un grupo de
conejas en edad reproductiva juntas. El montarse unas a otras puede
producir la ovulación con la consecuente liberación de hormonas que
mantendrán la coneja como en estado aparente de preñez. Para evitar

6
esta condición, que puede persistir entre 16 y 18 días se recomienda que
las conejas que se seleccionen con propósitos reproductivos se mantengan
en jaulas individuales.

No se aconseja la práctica de algunos cunicultores de dejar la caja de


parto o madriguera dentro de la jaula durante el período de gestación de la
coneja, porque ésta puede depositar excrementos dentro de la misma. Los
excrementos son la principal fuente de contagio de parásitos, que pueden
afectar la salud de la nueva camada.

Si la coneja no ha parido a los 32 días, sabiendo la fecha exacta en que


fue apareada, puede inducirse el parto inyectándole 2 unidades de
oxitocina (1 unidad por razas enanas). Normalmente el parto comenzará a
los cinco minutos después de la inyección intramuscular. Si la coneja no
pare en la madriguera, los gazapos deben introducirse inmediatamente
dentro de la misma. Si la coneja no ha preparado el nido, debe proveérsele
paja seca u otro material dentro de la madriguera para hacerla cómoda. Es
importante recalcar que debe conocerse la fecha de apareamiento de la
coneja y que fue palpada para determinar preñez genuina.

La palpación se realiza en el abdomen debajo y frente a los cuartos


traseros a los 12 días del apareamiento, utilizando los dedos pulgar e
índice. La prueba debe realizarse suave y gentilmente sin ejercer mucha
presión ya que puede ocasionar daños a los fetos. A los 12 días, los fetos
se sentirán del tamaño de una aceituna. Con la práctica y la experiencia se
irá perfeccionando esta técnica. En ocasiones los fetos mueren y son
reabsorbidos, por lo que es aconsejable realizar una segunda palpación a
los 28 días de preñez. Nunca debe intentarse inducir el parto con
oxitocina sin haber realizado la segunda palpación.

Lactación

El desarrollo de los gazapos durante las primeras 3 semanas de lactación


afectará directamente el rendimiento de estos. La lactación puede
considerarse como parte del proceso reproductivo al igual que la
ovulación, la gestación y el parto.

7
Las glándulas mamarias de la coneja, por lo general consisten de ocho
secciones fisiológicamente separadas en dos hileras de cuatro cada una a
lo largo del abdomen. El tejido mamario es similar al de otros mamíferos,
así como el proceso de síntesis de leche, que es continuo.

Aunque la síntesis de leche es un proceso continuo el mismo está


controlado por hormonas. El estímulo producido por los gazapos al
mamar, produce la liberación de la hormona prolactina que es responsable
del inicio de la producción de leche. Sin embargo, para que la leche pueda
estar disponible para las crías, es necesaria la intervención de la hormona
oxitocina, que ocasiona la contracción del tejido secretor de leche,
permitiendo la salida de ésta hacia las cisternas del pezón.

La cantidad y composición de la leche producida por la coneja varía


durante la lactancia como se ilustra en la tabla no. 1. La cantidad de leche
producida aumentará hasta la 3era semana y luego comenzará a
disminuir. En esta etapa por lo regular los gazapos ya consumen alimento
só1ido y la leche materna no es tan importante.

La primera leche producida se llama Calostro. Como se observa en la


tabla 1, el contenido de grasa y lactosa es mayor en la primera leche, que
en el resto de la leche producida. La cantidad de cenizas (minerales), en
especial del contenido de calcio y fósforo también es menor. El calostro es
importante durante los primeros días de nacidas las crías, ya que a través
de éste la madre les proporciona inmunidad pasiva (anticuerpos) contra
las enfermedades. Luego las crías serán capaces de producir sus propios
anticuerpos. En el conejo, los anticuerpos son transferidos también a las
crías por el útero materno a través de las membranas fetales, durante la
segunda mitad de la gestación.

Como habíamos mencionado, a las tres semanas de lactancia


aproximadamente (21 días), comienza a reducirse la producción de leche y
la composición de ésta cambia. Se reduce el contenido de agua y lactosa,
y aumenta la grasa, proteínas y minerales. Esto es debido, tal

8
vez, al efecto de dilución. La producción de leche se ve afectada además,
por el intervalo entre el parto y concepción. A menor intervalo, más
pronto disminuirá la producción de leche y viceversa. El estado
nutricional puede afectar además la producción de leche y por un período
de tiempo mayor, ya que no podrá compensar sus requisitos de
mantenimiento y lactancia.

En la Figura 1 se muestra una curva típica de lactancia de las conejas,


donde se muestra con mayor claridad la información anterior. La misma
curva nos permite sustentar el hecho de que el destete de los conejos puede
realizarse entre los 28 y 30 días de nacido, si la condición física de las
crías lo permite. Destetando a esta edad y apareando la coneja a los 14
días de parida obtendremos, un intervalo entre partos de aproximadamente
45 días. Siguiendo un buen programa de alimentación, control de
enfermedades y manejo en general, se podrían obtener hasta 8 partos
anuales por coneja si está físicamente capacitada.

Una vez los conejos son destetados, el estímulo para la secreción de la


hormona prolactina disminuye, por lo que disminuye a su vez la
producción de leche. La presión ejercida por la leche producida sobre el
tejido productor inhibe la producción de ésta.

La combinación de los factores mencionados anteriormente resulta en el


“secado” de la coneja, es decir que la leche que se forma y no es extraída
de las glándulas mamarias será reabsorbida por el torrente sanguíneo y la
glándula retornará a su tamaño normal. En la tabla 2 se compara la
composición de la leche de coneja con la de otros mamíferos, incluyendo
al hombre.

9
Tabla 1
Cantidad y composición aproximada de la leche de coneja producida
en varias etapas de lactancia.

Días
1 7 14 21 24 30
Cantidad de leche
(g/días) 50 160 220 240 220 160
Agua % 69 74 74 73 67 63
Proteína % 14 14 13 13 16 17
Grasa % 15 9 9 10 14 18
Lactosa % 1.6 0.9 1.0 0.9 0.8 0.2
Cenizas % 1.6 2.1 2.2 2.4 2.6 2.8

Tabla 2
Composición aproximada de la leche de varias especies de mamíferos.

Especie Agua Proteína Grasa Lactosa Minerales


Coneja 74 13 9 1 2.2
Vaca 88 3 4 5 0.8
Cabra 87 4 4 5 0.8
Humana 87 2 4 7 0.3
Gata 82 9 3 5 0.5
Rata 68 12 15 3 1.5

10
Sistema Reproductivo del Conejo

1. Uretra 10. Pene


2, 3, 4, Próstata (3 partes) 11. Prepucio
5. Vesícula 12. Testes
6. Colon 13. Epidídimo
7. Uréter 14. Escroto
8. Ampula 15. Ducto deferente
9. Vejiga

11
1. Riñón 7. Ostium tubae
2. Uréter 8. Útero
3. Ovario 9. Cérvix
4. Oviducto 10. Vagina
5. Vejiga 11. Seno urogenital
6. Uretra 12. Orificio urogenital y
vulva

12
1. Útero
2. Cérvix
3. Vagina

1. Ostium tubae
2. Oviducto
3. Útero

Referencias

1. Cheekc, P.R., N.M. Patton, S.D. Lukefahr, J.I. Menitt. 1987. “Rabbit
Production”. “The Interstate Printers and Publishers,” Inc. Danville,
Illinois.

2. Sandford, J.C. 1986. “The Domestic Rabbit”. 4ta Edición. Collins. 8


Grafton Street, Londres, W.I.

3. HaFez, E.S.E. 1984. Reproducción e Inseminación Artificial en


Animales. Nueva Editorial Interamericana, S.A. de C.V. Cedro 512,
México A, D.F. México.
Mayo 1999
Publicado para la promoción del trabajo cooperativo de Extensión según lo dispuesto por las leyes del
Congreso del 8 de mayo y del 30 de junio de 1914, en cooperación con el Departamento de Agricultura
de los Estados Unidos, Servicio de Extensión Agrícola, Colegio de Ciencias Agrícolas, Universidad de
Puerto Rico.