Anda di halaman 1dari 42

ARQ.

TEODORO GONZALEZ
DE LEON
Nació en la Cd. de México el 28 de mayo de
1926. Realizó sus estudios en la Antigua
Academia de San Carlos (UNAM) de 1942-
1947, Paralelamente a sus estudios se
inició en la vida profesional. Primero como
dibujante en los talleres de Carlos Obregón
Santacilla y Carlos Lazo y más adelante con
Mario Pani (1945-47). Fue becario del
gobierno francés y trabajó durante 18
meses en el taller de Le Corbusier (1947-
48). Allí participó en la elaboración de los
planos de varios trabajos y como
supervisor de dos grandes obras: la
Unidad de Habitación de Marsella y la
Planta de Manufactura de St. Dié, Francia (1948-49).

Como dato sobresaliente la Unidad de Habitación de Marsella fue la


primera oportunidad para Le Corbusier de poner en práctica las teorías
de proporción a escala que irían a dar origen al Modulor. Al mismo
tiempo constituía una visión innovadora de integración de un sistema de
distribución de bienes y servicios autónomos que servirían de soporte a
la unidad habitacional, dando respuesta a las necesidades de sus
residentes y garantizando una autonomía de funcionamiento en relación
al exterior. Esta naturaleza autosuficiente pretendida por Corbusier era
la expresión de una preocupación que comenzaba a surgir en los años
veintes, en sus análisis de los fenómenos urbanos de distribución y
circulación que empezaban a repercutir en la sociedad moderna.

Situación

La Unidad, diseñada como una “ciudad jardín vertical”, por oposición


con la construcción de chalés, se implanta en cuatro terrenos diferentes
antes de hallar su lugar en el Boulevard Michelet, Cité radieuse Le
Corbusier 280 en los “barrios elegantes” de Marsella, Francia.

Concepto

El proyecto constituía una visión innovadora de integración de un


sistema de distribución de bienes y servicios autónomos que servirían
de soporte a la unidad habitacional, dando respuesta a las necesidades
de sus residentes y garantizando una autonomía de funcionamiento en
relación al exterior.

Este en concreto está pensado para realojar a las víctimas de los barrios
destruidos de la ciudad y pone en pie un principio cuyo desarrollo se
remonta al “inmueble villa” y los “bloques dentados” de 1922

Proyecto

Fue la primera oportunidad para Le Corbusier de poner en práctica las


teorías de proporción a escala que irían a dar origen al Modulor.

Esta naturaleza autosuficiente pretendida por Corbusier era la expresión


de una preocupación que comenzaba a surgir en los años veinte, en sus
análisis de los fenómenos urbanos de distribución y circulación que
empezaban a repercutir en la sociedad moderna.

Sistema Modulor

En 1950, Le Corbusier desarrolla el


concepto de módulo, un nuevo
sistema de proporciones basado en el
Renacimiento, que sustituye al
sistema métrico decimal tradicional.

Este sistema de medición se basa en


las medidas del ser humano, todo lo
contrario al sistema decimal. En
palabras de Le Corbusier, "una
máquina, un mueble o un periódico
son prolongaciones del hombre. Y la
arquitectura, y en consecuencia, todo
objeto creado por el hombre, debe
impactarnos no sólo a nivel anímico o
mental sino también a nivel más físico
o corporal". Proyectos como la Unidad de Habitación de Marsella (1947-
1952, Francia), la capilla de Ronchamp (1950-1954, Francia) y la ciudad
Chandigarh de India se basaron en en el sistema modulor.

Concepción de la idea

Las unidades habitacionales de Le Corbusier en Marsella, y más


adelante en Nantes, consolidaron los conceptos que venía
desenvolviendo en torno a la idea moderna de habitar.

Los principios que le daban cuerpo devenían de una idea de arquitectura


en tanto producto de la racionalidad, instrumento para delinear un
sistema social en tanto sistema de razón. En él se incorporaban
principios de funcionalidad y economía, reconociendo en la arquitectura
un medio para ordenar el ambiente urbano y ofrecer mejores
posibilidades para los grupos humanos. La creación de una nueva
mecánica de circulación, organización de funciones, concepción de un
sistema de relaciones integradas, todas esas posibilidades eran usadas
de un modo disciplinado y reflejaban la enorme voluntad de intervenir
en el proceso de la arquitectura y de la sociedad modernas.

Desde su regreso a México, a principios de los cincuentas, ha


desarrollado una actividad profesional ininterrumpida, primero en el
campo del urbanismo y de la vivienda popular, y posteriormente en el
de los grandes edificios públicos y privados.

Es tutor con Abraham Zabludovsky del edificio del Infonavit, El Colegio


de México, el Museo Rufino Tamayo, la Universidad Pedagógica
Nacional, el Museo de Sitio en Chichén-itzá, la Ampliación de las Oficinas
Centrales de Banamex y la Remodelación del Auditorio Nacional, con
Abraham Zabludovsky y Francisco Serrano edificó la Embajada de
México en Brasil, posteriormente con Francisco Serrano la Biblioteca
pública Estatal y el Centro Administrativo de Gobierno en Villahermosa,
Tabasco, el Centro de Cómputo de Nafinsa, las nuevas oficinas de
Hewlett Packard, el proyecto del edificio para el Senado da la República,
la Embajada de México en Berlín (ganada en concurso) también con
Francisco Serrano y Carlos Tejeda realizó el Centro Minero Nacional, el
Palacio de Justicia Federal y el Corporativo Arcos Bosques.

COLEGIO DE MEXICO
EL EDIFICO DEL PANTALON COMO SE CONOCE FUE RECONOCIDO
COMO UNO DEL 25 MEJORES DISEÑOS DEL MUNDO SEGÚN MOMA

De manera individual ha realizo recientemente, la nueva Sede del Fondo


de Cultura Económica, la Plaza Rufino Tamayo, el Museo de Sitio en
Tajín, la Remodelación de El Colegio Nacional, el Conservatorio Nacional
de Música, la Sala Mexicana del Museo Británico, la Embajada de México
en Belice y los proyectos del edificio de Servicios del Conjunto JVC, la
Unidad de Congresos de la Universidad Michoacana de San Nicolás de
Hidalgo, el Mexican American Cultural Center en Austin, Texas, USA, el
Museo Nacional de Arte Popular y el Gallo Performing Arts Center,
Modesto. California, USA.

Es merecedor de distinciones como: Académico Emérito de la Academia


Nacional de Arquitectura, Premio Nacional de Ciencias y Artes, Miembro
Honorario del American Institute of Architects, Miembro de Número de la
Academia de Artes, Miembro de la Academia Internacional de
Arquitectura y Miembro de El Colegio Nacional. También ha recibido
numerosos premios como: el Gran Premio Latinoamericano en la Bienal
de Arquitectura de Buenos Aires en 1989; dos veces el Gran Premio de
la Academia internacional de Arquitectura en las Bienales de Sofía,
Bulgaria, en 1989 y en 1994, una Mención Internacional en la IX Bienal
Panamericana de Arquitectura de Quito, Ecuador, el Gran Premio de la II
Bienal Internacional de Arquitectura de Brasil en 1994 y el Gran Premio
Medalla de Oro en la V Bienal de Arquitectura Mexicana en 1998. Doctor
Honoris Causa, por la Universidad Nacional Autónoma de México en
2001.

En 1996 se presentó en el Museo Rufino Tamayo la exposición


"Ensamblajes y Excavaciones - La obra de Teodoro González de León
1968-96" mostrando su obra arquitectónica y pictórica, posteriormente
se exhibió en el Instituto Cultural Cabañas en Guadalajara, Jalisco. 1997,
en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, Oax. 1998, en el Museo
de Arte Contemporáneo de Monterrey, N.L. 1998. En 1998 se exhibió en
el Museo de América en Madrid, y en 1999 en el Museo de Navarra en
Pamplona, España, y en el Museo Diocesano de La Pla Almolna en
Barcelona, España.

OBRAS

AUDITORIO DEL ESTADO DE GUANAJUATO

CENTRO DE CONVENCIONES EN TUXTLA GÜTIERREZ , CHIAPAS


MUSEO RUFINO TAMAYO

Edificio modular en varios niveles que se incorpora armonicamente al


entorno. Se puso especial atención al diseño de los espacios interiores
que iluminados con luz natural, crean diversas atmosferas. El edifio
ocupa una superficie de 2800 m2 y 4500 m2 de construccion.
Esta dotado con clima artificial , dispone de 10 salas de exhibición, un
patio central, deposito de obra, oficinas, cafeteria, librería, y zona de
estacionamiento para visitantes. La construccion, financiada por el
grupo Alfa se inicio en 1979 utilizandose principalmente concreto
armado con piedras de mármol blanco, cristal y madera para los pisos.
Por lo novedoso y aportador de la arquitectura mexicana, el edificio hizo
merecer a sus autores el premio nacional de arte en 1981.

RESIDENCIA EN LOMAS DE CHAPULTEPEC


MEXICO,D.F.

Cuenta con detalles en la esquina suroeste , los barandales tienen maya


de lamina troquelada, la fachada poniente cuenta con persianas moviles
de aluminio que controlan el asoleamiento,los cristales de la planta baja
se colocaron sin maguetes verticales.

DESARROLLO DEL AREA DE BARRA DE NAVIDAD


JALISCO

Su objetivo concreto es el diseño de la ocupación del suelo para tres


funciones: un puerto metalero, un centro turistico y un núcleo de
habitaciones para la población permanente. Se detuvo debido al
surgimiento de dificultades finamcieras. Las obras que llegaron a
ejecutarse posteriormente sufrieron daños debido al ciclon que azoto la
costa en 1957.
HABITACIONES ECONOMICAS
GUADALAJARA ,JALISCO

Este conjunto esta en los aledaños de la cd., al borde de las laderas que
limitan,al sur, el valle de atejamac. Consta de 488 viviendas, una
escuela primaria y un centro comercial.Dividida en 4 secciones de 122
viviendas, cuenta con patios, espejos de agua, bancas. Pueda ampliarse
hasta un 60% .
UNIDAD GUBERNAMENTAL EN LA CIUDAD DE MEXICO

En 1959 la Secretaria del Patrimonio Nacional , estudio la posibilidad de


reunir todas las dependencias oficiales. La prolongación del paseo de la
Reforma sigue la trama ortoginal de la Cd. y sirve como entrada al
conjunto. Al centro el archivo central circular. Todo el subsuelo esta
ocupado por estacionamientos, bodegas y maquinas.

AUDITORIO Y MUSEO
SAN LUIS POTOSI

Esta resuelto en 2 edificios separados, tiene 2 escenarios (interior y


exterior); los cuales se unen para funciones nocturnas, cuenta con una
plataforma que se eleva desde la plaza y sirve de acceso al auditorio. El
museo consta de un volumen elevado, que deja libre la planta baja
integrada a la planta de acceso.
UNIDAD DE HABITACION
CD. SAHAGUN , MEXICO.

Consta de 529 viviendas individuales de diferente tipo, un núcleo de


servicios comunales con plaza, comercios ,jardin de niños y escuela
primaria. Cada plaza de 12 viviendas.Existen 6 tipos de viviendas
gracias a una sistematizacion cuidandose de las medidas locales, se
consiguió una normalizacion en lozas , muros, ventanas, puertas,
escaleras y closets.

UNIDAD DE SERVICIOS IMSS


TOLUCA

Situada en el centro de la ciudad. Consta con zonas deportivas,


estadio,campos para diferentes deportes y piscina. Los servicios se
encuentran distribuidos en 3 edificios, uno de servicios medicos , uno de
oficinas y un club juvenil.
El edificio de servicios medicos esta dividido en un cuerpo de 2 niveles y
otro angosto de 3 niveles sobrepuesto al anterior.
El edificio de oficinas que aloja al teatro, cuenta con un escenario
completo.
El club juvenil se despliega en la parte alta del tercer edificio; alrededor
de una terraza orientada hacia la zona deportiva.

ESCUELA DE DERECHO
UAT

Ubicada al poniente del campus , tiene capacidad para 500 alumnos con
futura ampliación; el plantel consta con 2 alas o cuerpos independientes
y paralelos, que alojan : uno las aulas y otro servicios administrativos,
cada uno de dos pisos y flanquean un espacio central de 20x60 m,
abierto en ambos extremos , uno de ellos que sirve como entrada y otro
de acceso al resto del campus.
CASA AMSTERDAM 1996

Arquitecto:
Teodoro González de León

Colaboradores:
Miguel Barbachano

Consultores:
Diseño Estructural: Diseño y Supervisión S.C.; Proyecto
Eléctrico: COESA, Ingeniería, S.A.; Proyecto Hidráulico y
Sanitario: Garza Maldonado y Asociados S.C.; Construcción: Ing.
Miguel Cornejo

Cliente:
Teodoro González de León
Localización:
México D.F. Ámsterdam 98, Col. Condesa

Fecha realización:
1996 - 1998
Metros cuadrados del terreno
725

Metros cuadrados del proyecto:


650

Está situada en un barrio céntrico de la ciudad de México: la colonia


Hipódromo Condesa. El terreno es casi cuadrado rodeado de
colindancias altas. La casa se desarrolla sobre una plataforma elevada
1.2 mts. de la calle, con todos los espacios organizados alrededor de un
patio. Cada elemento del programa adopta una forma distinta: una
bóveda de cañón aloja el vestíbulo, la estancia y la biblioteca; un cubo
para el taller de pintura; un prisma rectangular, colocado sobre una
plataforma escalonada que esconde el garage, aloja las recámaras y, un
cilindro intercepta la bóveda y aloja el servicio. Se trata de un cuidadoso
ensamblaje de volúmenes distintos, con ligeras rotaciones que exaltan
las vistas de los espacios sobre el patio. Se usó concreto blanco
aparente y piedra “Hermosa” en todos los pisos interiores y del patio.

MAQUETA
PLANTA DE CONJUNTO

PLANTA DE ACCESO
PLANTA DE ESTACIONAMIENTO

CORTES
EXTERIOR
EXTERIOR

PATIO

PATIO
PATIO
INTERIOR

PATIO
INTERIOR

INTERIOR
INTERIOR

INTERIOR
INTERIOR

INTERIOR
INTERIOR

INTERIOR

EMBAJADA DE MÉXICO EN BERLÍN

Arquitecto:

Teodoro González de León


Francisco Serrano Cacho

Colaboradores:
José Arce, Oscar Rodríguez, ASSMANN BERATEN

Consultores:
Diseño Estructural: +PLANEN GmbH

Fotógrafo:
Bernhard Kroll [01, 11, 12, 14, 15, 18, 19, 20] ; Reinhard Görner
[13, 16, 17]

Cliente:
Gobierno de México
Localización:
Berlín, Alemania

Fecha realización:
2000 - 2000

Metros cuadrados del terreno


2,317

Metros cuadrados del proyecto:


3,300
El proyecto de la Embajada de México en Berlín es el resultado de un
concurso realizado en 1997 en el que participaron ocho grupos de
arquitectos. Los miembros del Jurado seleccionaron la propuesta de los
arquitectos Teodoro González de León y Francisco Serrano.

El nuevo edificio de la Embajada está ubicado en un sitio privilegiado de


la parte central de Berlín; a cien metros del Tiergarten y sobre la
avenida Klingelhöfer, una de las más importantes de la capital. Ocupa
una manzana de 1,100 m2 que hace esquina con la Rauchstraβe. La
rodean dos calles peatonales que conducen a un pequeño parque
situado en el corazón del conjunto denominado triangulo de Klingelhöfer.
El edificio, como todos los de ese conjunto, tiene 18 metros de altura y
sus fachadas están alineadas a los paramentos de las calles.

La intención fue crear un edificio que tuviera una imagen inconfundible


que quedara registrada en la memoria urbana. Una forma distinta que
represente a nuestro país y, por supuesto, que se ajuste a las normas
urbanas de ese privilegiado sitio. La fachada principal es un pórtico de
18 metros de altura que enmarca dos planos de parteluces verticales;
uno inclinado y otro alabeado. En su confluencia se forma un hueco que
señala la entrada. En la fachada lateral de la calle Rauch se repite otro
pórtico más angosto con parteluces verticales. Los parteluces permiten
una total transparencia desde el interior y, dan una imagen cambiante
de solidez y transparencia desde el exterior; un efecto dinámico que
depende de la posición del observador. El juego de pórticos y planos de
parteluces crea un efecto de monumentalidad, ligereza y transparencia,
con el que se quiere expresar la realidad compleja de nuestro país: un
país joven mezclado con culturas milenarias. En la parte posterior el
pórtico desaparece y da lugar a un juego de dos volúmenes, un cilindro
perforado y un paralelepípedo sobre un corte en diagonal de los dos
pisos superiores que alivian el espacio de las dos calles peatonales.
Desde la fachada principal se transparenta el gran vestíbulo del edificio:
un cilindro de 18 metros de altura y 14 de diámetro cubierto con cristal.
La mitad del cilindro queda en voladizo sobre un jardín interior
escalonado. Aloja las circulaciones verticales y será el lugar de
encuentro y el espacio simbólico de la Embajada.

El edificio se desarrolla en seis niveles: un basamento semihundido que


aloja servicios y el estacionamiento de vehículos; la planta baja es un
espacio de doble altura que contiene --aparte del vestíbulo y jardín
interior-- el hall de entrada, un salón de usos múltiples, un centro de
información y en mezzanine los servicios consulares y de cultura; los dos
niveles superiores los ocupa la cancillería; el último nivel es un jardín
desde el cual se tienen vistas estupendas del Tiergarten y los
monumentos del Berlín central.

Todo el edificio está construido con concreto blanco cincelado, en


interiores y exteriores. Es un acabado ideado y experimentado en
muchas obras realizadas en México, que ahora se aplica en Berlín. Tiene
una fuerte textura y revela la mano humana. Establece un dialogo con la
perfección de los acabados alemanes.

El edificio deja una huella de la arquitectura y de la cultura de México en


la nueva capital de Alemania que se ha convertido en el punto de
reunión de la arquitectura del final del siglo XX.
VISTA AEREA

PLANTA DE CONJUNTO
PLANTA BAJA

PLANTA NIVEL 1
PLANTA NIVEL 2

PLANTA NIVEL 3
CORTE TRANSVERSAL

CORTE LONGITUDINAL
MODELO

MODELO
EXTERIOR

EXTERIOR
EXTERIOR

EXTERIOR
EXTERIOR

INTERIOR
INTERIOR
INTERIOR

INTERIOR

INTERIOR
Pedro Ramírez Vázquez
La trayectoria de Ramírez
Vázquez es, sin lugar a dudas,
una de las más fructíferas,
apasionantes y sólidas dentro
de los anales de la arquitectura
mexicana. Creador de hitos
como el Museo Nacional de
Antropología, el Estadio Azteca
y la Basílica de Guadalupe,
entre otras obras, la impronta
que ha dejado el maestro en
varias generaciones se sintetiza en una frase dicha por él mismo: “La
arquitectura es una disciplina de servicio en la que se empieza
por considerar a la persona que va a utilizarla”.

Los primeros años

Nacido en la Ciudad de México en 1919 Pedro Ramírez Vázquez tuvo por


padres a Max Ramírez ?comerciante de libros antiguos? y a Dolores
Vázquez de Ramírez, siendo Pedro el sexto y más pequeño de los hijos.
No obstante que sus hermanos optaron por la carrera de leyes, él señala
que, tras escuchar una conferencia de Carlos Pellicer ?amante de las
bellas artes y promotor de éstas?, decidió estudiar arquitectura. La tesis
que lo convirtió en profesional fue un “Estudio Urbanístico de Ciudad
Guzmán, Jalisco”, considerada la primera en urbanismo que hasta ese
momento se había realizado en México. Los sinodales del examen
profesional fueron José Luis Cuevas, Domingo García Ramos
(urbanistas), Augusto Pérez Palacios (famoso por ser coautor del Estadio
Olímpico de CU), Mauricio M. Campos y Marcial Gutiérrez Camarena
(notables profesores).

En 1944 tuvo en sus manos su primer gran trabajo cuando se ofreció


como voluntario para dirigir el proyecto de construcción de aulas rurales
en Tabasco, después de renunciar quien había sido designado. Este
trabajo lo iniciaría en un campo pleno de realización al tener que
desarrollar obras de carácter social estando así vinculado por completo a
ese espíritu de servicio. Para 1960 su proyecto de Aula Rural lo hizo
ganador de una medalla de oro en la Trienal de Milán. Sin duda, se
trataba de un trabajo innovador que buscó solucionar los problemas de
escasez de infraestructura de las comunidades rurales. Se cuenta que
para su creación, eran enviadas estructuras prefabricadas a las zonas
más alejadas en donde resultaba imposible que llegaran los camiones
para construir obras más complejas. De esta obra, el arquitecto comenta
que es una a las que más afecto le tiene “porque sus resultados y
difusión me derivó en prestigio profesional que posteriormente me
permitió mi amplia acción como arquitecto”.

Para el arquitecto, los espacios que se construyen, se habitan, no son


sólo para que se vean bien en una fotografía. “Es el usuario”, señala
“quien determina el programa y desarrollo de una obra.” En este
sentido, una de sus mayores satisfacciones es ver que el Estadio Azteca
aún sigue vigente y que un gol puede seguir siendo gozado por el
espectador, desde cualquier ángulo. Los mismo sucede en la Basílica de
Guadalupe, donde millones de peregrinos pueden ver, “y ser vistos”,
desde cualquier punto del recinto (ya sea interior o exterior) por la
Virgen de Guadalupe.

Siendo presidente de México Adolfo López Mateos, éste, a través del


entonces secretario de Educación invitó a Ramírez Vázquez a dirigir el
Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas
(CAPFCE) ?hoy Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa?.
Y fue de López Mateos de quien don Pedro recibió gran apoyo, por
ejemplo, para levantar el Museo Nacional de Antropología. En este
sentido, cuando se le pregunta al arquitecto Ramírez Vázquez acerca de
los grandes retos que ha tenido en su vida, responde a Líderes
mexicanos: “Fundamentalmente son dos: el esfuerzo de las escuelas
rurales prefabricadas, porque se realizaron 35 mil en México, América
Latina, Filipinas, India, Tailandia, Yugoslavia e Italia; y la otra, por su
trascendencia, cultural y de exaltación de nuestras raíces, el Museo
Nacional de Antropología”.

Antes de hacer mención del Museo Nacional de Antropología (MNA) no


se puede pasar por alto la labor que Pedro Ramírez Vázquez desarrolló,
junto con más de 150 profesionistas, en la construcción de la Ciudad
Universitaria de México. En este sentido, este arquitecto fue uno de los
autores de la Escuela de Medicina. Durante esos años de ejecución de la
sede principal de UNAM, Ramírez Vázquez conoció a uno de sus grandes
amigos de esa época, el Carlos Lazo Barreiro, visionario de la
arquitectura y la planeación. Los años en la construcción de CU llenan a
Ramírez Vázquez de numerosos recuerdos. En una entrevista hecha en
1997, el arquitecto rememoraba: “Carlos Lazo decidió que la fabricación
de tabique vidriado sería lo mejor para levantar los edificios de CU. Así
nació la vitricota, un material impermeable y resistente. En virtud de
que la Ladrillera de Monterrey no tenía capacidad para producir el
volumen requerido, los responsables de CU le dieron a la empresa un
financiamiento de ¡6 millones de pesos! para la aplicación de hornos y la
adquisición de la nueva tecnología”. La forma en que Carlos Lazo
enfrentaba los desafíos constructivos en CU le sirvió a don Pedro para
vislumbrar que los grandes retos demandan grandes tomas de
decisiones. Es importante mencionar que además de lo realizado dentro
del ámbito arquitectónico, destaca la participación activa del joven
Ramírez Vázquez en el VIII Congreso Panamericano de Arquitectos,
desarrollado en octubre de 1952 donde conoció y trató a personalidades
del mundo de la arquitectura mundial como Walter Gropius, Frank Lloyd
Wright y Richard Neutra, entre otros.

Los años sesenta fueron para Pedro Ramírez Vázquez trascendentales


porque generó, entre otras cosas, dos grandes proyectos, cada uno de
ellos muy diferentes uno del otro: El Museo Nacional de Antropología, y
la organización de las Olimpiadas culturales, desarrolladas a la par de la
justa olímpica de ese año. Sobre este gran trabajo en equipo ?de donde
nacieron conjuntos escultóricos como el de la Ruta de la Amistad?
Ramírez Vázquez recuerda que fue tal la trascendencia en muchos
sentidos que por ejemplo, después de la justa, las universidades
comenzaron a plantear la existencia de la carrera de diseño gráfico. Y es
que sin duda alguna, una de las cosas que más se recuerdan de estas
Olimpiadas es el trabajo de diseño gráfico que se vio plasmado en
carteles, souvenirs, timbres postales, uniformes de edecanes, mobiliario
urbano, etcétera, realizado con un sincretismo entre optic art y arte
mexicano ?con un interesante acercamiento al arte huichol? el cual,
gracias a un tremendo aparato de publicidad, llegó a todos los rincones
de México.

El Museo Nacional de Antropología

Como creador de museos, don Pedro realiza también en la década de los


sesenta, algunos de los más importantes: la Galería del Museo Nacional
de Historia, el Museo Tecpan, en el Centro Urbano Adolfo López Mateos;
un museo en Ciudad Juárez; el Museo Nacional de Antropología (MNA) y
el Museo de Arte Moderno. Sobre el Museo Nacional de Antropología, el
historiador Ramón Vargas Salguero en el libro Pabellones y museos de
Pedro Ramírez Vázquez (Limusa, 1995) dice: “El Museo Nacional de
Antropología, antes de existir bajo la forma de un edificio ad hoc para
albergar el caudal arqueológico con que ya se contaba, era, de entrada,
una empresa de mayor trascendencia que otras que se llevaban a cabo
más o menos en los mismos momentos […] No se trataba de un edificio
más entre otros posibles, sino de uno cuya realización implicaba asumir
de nueva cuenta, explícita o implícitamente, las reivindicaciones
transhistóricas que en el pasado permearon el desarrollo nacional”. La
coautoría de esta obra le significó al arquitecto no sólo un trabajo
complejo sino una de sus mayores satisfacciones. Hoy, el MNA ?
renovado en su museografía pero sin perder su esencia primigenia?
sigue asombrando a toda persona que por él transita, siendo además
uno de los más importantes destinos turístico-culturales de México.
Las siguientes décadas

Finalizados los años sesenta, Ramírez Vázquez continuó su trabajo con


obras emblemáticas como la mencionada Basílica de Guadalupe (1976),
en colaboración con José Luis Benlliure, Alejandro Schoenhofer, Gabriel
Chávez de la Mora y Javier García Lascuráin o el Liceo Franco-Mexicano,
con Manuel Rosen y Rafael Espinoza. Ya en la década de los ochenta,
realiza, entre otras obras, la imponente sede del Congreso de la Unión,
en colaboración con David Muñiz, Jorge Campuzano y Pedro Beguerisse.
Una de sus obras más recientes es el Complejo Cultural Siglo XXI,
inaugurado en 2005, una gran obra que cuenta además con la más alta
tecnología. Hoy, a sus 90 años, Pedro Ramírez Vázquez se sienta todas
las mañanas enfrente de su escritorio en su oficina desde hace
décadas ?en el Pedregal?, continúa desarrollando proyectos para
muchas partes del
mundo y su ideario
de servicio sigue
siendo una
prioridad dentro de
su vida profesional

MUSEO NACIONAL DE
ANTROPOLOGIA
ESTADIO AZTECA

ESTADIO CUATHEMOC,
PUEBLA

EMBAJADA DE JAPON EN MEXICO

TORRE MEXICANA DE AVIACION


PALACIO
LEGISLATIVO DE SAN
LAZARO

MUSEO DEL TEMPLO


MAYOR
LOGOTIPO OLIMPIADAS MEXICO 68