Anda di halaman 1dari 1

Alfonsina y El Mar

Alfonsina y el mar es una zamba compuesta por Ariel Ramirez. Ariel compuso esta obra debido a
que su padre, que fue profesor de la poetisa Alfonsina Storni, le contó el drama que ella vivió
cuando en 1938 decidió poner fin a su vida, dice la leyenda, internandose lentamente en el mar. Por
eso es una obra en tono menor y melancólico que rememora el episodio de la poetisa junto con las
vivencias y nostalgias del propio compositor. A La obra también se le fue puesta una letra a cargo
de Felix Luna y ha sido interpretada por varios famosos cantantes populares, como Mercedes Sosa.

Musicalmente se destacan varios aspectos. La marcación es a seis octavos, muy usada en varios
ritmos de la música andina, generalmente en estos ritmos es común un mayor uso de sincopas que
en otras marcaciones. La introducción empieza en antecompás y en una nota cromática de paso lo
que le da una tensión matizada, muy indicada para empezar. En esta parte de la obra se expone la
tonalidad de la obra haciendo uso de la sustitución tritonal de la dominante y la dominante que
resuelve a do menor, tonalidad en la que se encuentra la obra. También esta introducción gira e
torno de un motivo rítmico sencillo que empieza en el antecompás y se expone en su totalidad hasta
el siguiente compás. Además se divide en dos frases iguales cada una de 4 compases. La melodía
principal también empieza en antecompás. La armonía desde que empieza la melodía se usa de una
forma interesante y contrastante con la introducción ya que empieza en la subdominante y la
dominante de la tonalidad de fa menor que es el cuarto grado menor de do menor y posteriormente
volvemos a sentir bien la tonalidad cuando hay un II- V- I que nos lleva a tónica. Hasta ahí se
respira una frase y empieza una nueva que se repite idénticamente dos veces. Esta frase B, nos lleva
por la tonalidad de Eb ( III) y luego de nuevo a do menor y culmina con todo y repetición en el
compás 19. Hasta acá el compositor muestra una sencillez magistral en la melodía ya que siempre
juega con las mismas figuras rítmicas sin sonar redundante sino todo lo contrario: profundamente
sencillo. La obra expone la misma melodía 2 veces cada una con un total de 12 compases, con unas
mínimas variaciones en la inclusión de intervalos mas abiertos en los acordes de la segunda
exposición; que generan un efecto mas climático. Luego hay una tercera frase que varía en su
estructura a comparación de las dos primeras. Primero nos lleva hacia la tonalidad de mi bemol
mayor y fa menor usando II-V-I , luego durante 3 compases tenemos un descanso considerando el
ritmo armónico que llevábamos, ya que hay dos compases de fa menor y uno de tónica. Sin
embargo esto solo es una preparación para un punto climático en la obra que empieza con la
subdominante de la tónica y tiene su pico en el segundo semidisminuido del cuarto grado menor y
descansa en un calderón en la dominante del cuarto. Posteriormente La frase final es muy bella ya
que en la melodía se da la sensación de una resolución prolongada haciendo uso de cromatismo en
los últimos grados de la escala menor melódica y una armonía que se mueve por el VI grado luego
el V del V , luego el V y finalmente resuelve en tónica. Esto muestra el ingenio del compositor en
mostrar la sensación de la tensión que debió sentir Alfonsina cuando se hundía para siempre en el
mar pero que naturalmente produce un descanso. Finalmente hay una coda que se usa como puente
para repetir la melodía, es una coda sencilla que se mueve por grados importantes de la tonalidad y
que suena muy bien con el carácter de la obra.

En conclusión me parece una obra muy bien pensada para lo que significa y quiso expresar el
compositor, creo que así le quitáramos cualquier asociación o descripción extra-musical, nos haría
sentir lo mismo que si conociésemos la historia de la obra.