Anda di halaman 1dari 5

Otro Desarrollo - Espacio de intercambio para ir más allá del desarrollo

Biblioteca de documentos - CLAES - www.otrodesarrollo.com

Más allá del desarrollo:


la buena vida
Gustavo Esteva
El desarrollo es hoy el emblema de un mito mún de sectas que perseguían la misma meta
en agonía y un lema político para vender pro- por medios incompatibles. Pero ha llegado el
ductos tóxicos. “Como desarrollo significa ya momento de reconocer que es el propio desa-
casi cualquier cosa”, dice Wolfgang Sachs en rrollo el mito maligno que amenaza la super-
la revista Development, “desde levantar ras- vivencia de las mayorías sociales y de la vida
cacielos hasta instalar letrinas, desde perforar en el planeta. Necesitamos oponernos con
por petróleo hasta perforar por agua, es un firmeza a la esperanza adicional de vida que
concepto de un vacío descomunal… Es testi- se quiere dar al desarrollo con la creación de
monio del poder de las ideas que un concepto alternativas. Padecimos ya las consecuencias
tan carente de contenido haya dominado el de adjetivos cosméticos, que trataban de di-
debate público por medio siglo”. simular el horror: desarrollo social, integral,
endógeno, centrado en el hombre, sustenta-
Hasta hace poco tiempo el desarrollo había ble, humano, “otro”… No podemos esperar
estado protegido por un tabú. Desde la iz- que la salida provenga de burócratas de las
quierda o la derecha, los académicos respal- instituciones internacionales ni de los nuevos
daban la reivindicación de los políticos de que cruzados del “desarrollo alternativo”, que de-
el sufrimiento de las mayorías era el precio rivan dignidad e ingresos de la promoción del
que debían pagar por el bienestar que final- desarrollo. Las cuatro décadas del desarrollo
mente obtendrían. Sin embargo, una sucesión fueron un experimento gigantesco e irrespon-
de crisis, empezando por la de los años ochen- sable que, según la experiencia de las mayo-
ta –oficialmente “la década perdida para el rías de todo el mundo, ha fracasado misera-
desarrollo en América Latina”- permitió des- blemente. La crisis actual es la oportunidad
garrar el velo que escondía la naturaleza del de desmontar la meta del desarrollo en todas
desarrollo. La corrupción de la política y la sus formas.
degradación en la naturaleza, que se le aso-
cian sin remedio, pudieron finalmente ser to- La era del desarrollo: nuevo episodio
cadas y olidas por todos. Un nuevo grupo de colonial
expertos documentó la conexión causal entre
el deterioro del entorno y la pérdida de soli- Desarrollo es en la actualidad un término ge-
daridad que antes sólo percibían los más po- latinoso que alude a un proyecto de construc-
bres. Resultó así posible empezar a enfrentar ción de viviendas, al despertar de la mente
la verdad dominante. Hasta los universitarios, de un niño, a la parte media de una partida
entrenados para confiar en la opinión de los de ajedrez o a la nueva turgencia en el pecho 1
expertos más que en sus propias narices, tu- de una quinceañera. Para dos terceras partes
vieron que reconocer que el desarrollo apesta. de la gente en el mundo, empero, desarrollo
Si uno vive en la ciudad de México o Sao Paulo, connota siempre por lo menos una cosa: la
es preciso ser muy rico o muy obtuso para no capacidad de escapar de una condición vaga,
darse cuenta de ello. indefinible e indigna llamada subdesarrollo.
Soy uno de los dos mil millones que fuimos
Para toda una generación, la mía, el desarro- subdesarrollados el 20 de enero de 1949,
llo fue sagrado e inviolable. Era el ídolo co- cuando el presidente Truman tomó posesión y

junio 2009
acuñó el término. Rara vez una palabra fue ‘desarrollo’ aparece como un algoritmo: un sig-
tan universalmente aceptada el mismo día de no arbitrario cuya definición depende del con-
su acuñación política, como le ocurrió a ésta1. texto teórico en que se usa. Como ha señalado
Truman la empleó para identificar una calami- Gilbert Rist, “el principal defecto de la mayor
dad específica que afecta a la mayor parte de parte de las seudo-definiciones de ‘desarrollo’
los seres humanos y a la mayoría de los paí- es que se basan en la manera en que una per-
ses fuera de Estados Unidos. Usó una palabra sona (o grupo de personas) describe las condi-
que incluso los antiyanquis podrían reconocer ciones ideales de la existencia social… Pero si la
como una condición indeseable. La usó para palabra ‘desarrollo’ solo es útil para referirse
designar una condición social que casi todo el al conjunto de las mejores aspiraciones huma-
mundo se siente capaz de plantear, sin nece- nas, podemos concluir de inmediato que ¡no
sidad de identificarse con la tensión que así existe en parte alguna y probablemente nunca
impone a la mayoría a la que se dirige. Se existirá!” (cursivas de Rist 1997).
convirtió en un término capaz de producir
irrefrenables burocracias. Sin embargo, a medida que las definiciones del
desarrollo se hicieron más variadas y contradic-
No éramos subdesarrollados. En los años torias entre sí, sus connotaciones adquirieron
treinta, al contrario, buscábamos empeñosa- mayor fuerza. “Es un vector emocional, más que
mente nuestro propio camino. Gandhi consi- un término cognitivo. Connota mejoría, avance,
deraba que la civilización occidental era una progreso; significa algo vagamente positivo. Por
enfermedad curable. En vez de nacionalizar eso es tan difícil oponerse a él: ¿quién quiere
la dominación británica, buscaba Hind Swaraj: rechazar lo positivo?” (Sachs 2007).
que la India se gobernase en sus propios térmi-
nos, conforme a sus tradiciones. Cárdenas, en En el mundo real, más allá de la disputa aca-
México, consciente de los efectos devastado- démica sobre los significados del término, de-
res de la crisis capitalista, soñaba en un México sarrollo es lo que tienen las personas, áreas
de ejidos y pequeñas comunidades industria- y países ‘desarrollados’ y los demás no. Para
les, que evitara los males del urbanismo y el la mayoría de la gente en el mundo, ‘desarro-
industrialismo, y en que las máquinas fueran llo’ significa iniciarse en un camino que otros
usadas para aliviar al hombre de los trabajos conocen mejor, avanzar hacia una meta que
pesados y no para la llamada sobreproducción. otros han alcanzado, esforzarse hacia adelante
Mao había iniciado la Larga Marcha, en la bús- en una calle de un solo sentido. ‘Desarrollo’
queda de un camino chino de transformación significa sacrificar entornos, solidaridades, in-
social. Todos estos empeños se derrumbaron terpretaciones y costumbres tradicionales en
ante el empuje de la empresa desarrollista. el altar de la siempre cambiante asesoría de
Las presas fueron los nuevos templos para la los expertos. ‘Desarrollo’ promete enriqueci-
India de Nehru. México se rindió a la Revolu- miento. Para la gran mayoría, ha significado
ción Verde; la obsesión por la industrialización siempre la modernización de la pobreza: la
y el urbanismo ha hecho que la quinta parte creciente dependencia de la guía y administra-
de los mexicanos viva en un monstruoso asen- ción de otros. Reconocerse como subdesarro-
tamiento contaminado y violento en la ciudad llado implica aceptar una condición humillante
2 de México y otra quinta parte haya tenido que e indigna. No se puede confiar en las propias
emigrar. El socialismo chino, como el de otros narices; hay que confiar en las de los expertos,
países, se convirtió en la vía más larga, cruel e que lo llevarán a uno al desarrollo. Ya no es
ineficiente de establecer el capitalismo.
1) Truman no inventó el término subdesarrollo, que
Después de Truman se han sucedido una tras de se atribuye a Wilfred Benson, en un texto de 1942.
otra, a cortos intervalos, las teorías del desa- Pero el término se mantuvo en un uso discreto en el
rrollo y el subdesarrollo. En cada una de ellas, mundo académico y de las instituciones internaciona-
les hasta que Truman lo puso en circulación.

445
posible soñar los propios sueños: han sido soña- veces más ricos. Resultaba claro que el ‘de-
dos, pues se ven como propios los sueños de los sarrollo’ era muy buen negocio para los países
‘desarrollados’, aunque para uno (y para ellos) ricos y muy malo para los demás. Las cuentas
se vuelvan pesadilla. alegres que en los años cincuenta prometían
que países como México o Brasil se desarrolla-
“El viejo imperialismo –la explotación para ga- rían en un plazo de 25 a 50 años cayeron por
nancia extranjera- no tiene cabida en nuestros su propio peso: se rezagaban cada vez más.
planes”, señaló Truman en el discurso en que Nunca llegarían a ser como los países que se
acuñó la palabra subdesarrollo. “Concebimos adoptaban como modelo.
un programa de desarrollo basado en los con-
ceptos de trato justo y democrático” (Truman Esta conciencia tuvo efectos ambiguos. Para
1967). No había cabida para el viejo imperia- muchos, fue fuente de frustración, rabia, des-
lismo. Estados Unidos se convirtió en el cam- esperación. ¿Por qué tantos países parecían
peón de la descolonización, apoyando directa condenados a estar siempre en segunda posi-
o indirectamente a quienes se querían librar ción, al final de la cola? Se produjeron también
del yugo europeo. Pero así empezó otra forma reacciones individualistas: conscientes de que
de colonización, más penetrante y extendida. sus países no serían como los ‘desarrollados’
Para la defensa y fomento de los intereses es- algunos decidieron sumarse a las minorías de
tadounidenses, se recurrió a la fuerza siempre éstos. En clases medias y altas de América La-
que fue necesario y se respaldó toda suerte tina circuló por entonces una postura cínica:
de autoritarismos. El propio Truman señaló, “No vamos a vivir como los estadounidenses,
ante las críticas sobre su respaldo a Somoza sino mejor que ellos. Tendremos todos los bie-
en Nicaragua: “Sí, es un hijo de puta, pero es nes y servicios que ellos tienen, sus malls, sus
nuestro hijo de puta”. En general, sin embar- McDonalds, sus Walmart, y además criadas”.
go, se prefirió la vía suave de la persuasión, Millones de personas se convirtieron en los que
a través de la propaganda y el mercado, edu- Carlos Monsiváis ha llamado “los primeros esta-
cando a una generación entera en la religión dounidenses nacidos en nuestros países”. Son
del desarrollo. personas que no toman en cuenta los puntos de
vista de las criadas ni los de las mayorías socia-
El proceso de descolonización, que marca el les desplazadas y despojadas por el desarrollo.
inicio del milenio, pasa necesariamente por la Forman ahora los Nortes de cada Sur.
desmitificación del desarrollo. El supuesto de
que los ‘subdesarrollados’ deben y pueden lle- Los años ochenta, sin embargo, fueron también
gar a ser como los ‘desarrollados’ no tiene ya un momento de revelación. A pesar de los ve-
sustento y se le reconoce cada vez más como los tendidos sobre su realidad por las elites lo-
una amenaza a la naturaleza y a la conviven- cales, en las mayorías, particularmente entre
cia. Ha llegado el tiempo de deshacerse radi- los marginados, se produjo un despertar. Des-
calmente del mito colonizador. cubrieron que, a pesar de todos los despojos
del colonialismo y el desarrollo, aún contaban
La ruptura con la bendición de su dignidad, y con ella ve-
nía su propia definición de la buena vida, del
Desde los años ochenta se hizo públicamen- buen vivir, de sus formas sensatas y conviviales 3
te evidente el fracaso de la empresa desarro- de honrar a la Madre Tierra y de convivir con
llista. La propuesta de Truman prometía ex- otros. Descubrieron que, a final de cuentas, el
presamente cerrar la brecha entre los países ‘desarrollo’ sólo significaba aceptar una defi-
“avanzados” y los demás, para implantar una nición universal de la buena vida que, además
nueva forma de justicia en el mundo. En 1960 de inviable, carecía por completo de sentido.
los países ricos eran 20 veces más ricos que los Y descubrieron, además, que era enteramente
pobres. En 1980, gracias al desarrollo, eran 46 factible llevar a la práctica sus propias defini-

junio 2009
ciones del buen vivir –aunque hacerlo implica- Pero el consenso se rompe cuando se trata de
ba intensificar la resistencia ante desarrollistas identificar el cadáver. ¿Qué es lo que habría
públicos y privados, debilitados por las crisis muerto o se hallaría en agonía? Aunque domi-
pero no eliminados, y luchar a contrapelo de na todavía en los medios y las elites la con-
los vientos dominantes. vicción de que se trata solamente de un ciclo
económico más y pronto empezará una nueva
Empezó a hablarse de posdesarrollo, un térmi- fase de expansión capitalista, se acumulan
no que se puso repentinamente de moda. Tras continuamente otras revelaciones.
varios años de conversaciones en distintos paí-
ses, reflexionando sobre el tema, Iván Illich y * Terminó el Consenso de Washington, como
sus amigos publicaron el Diccionario del Desa- certificó en Londres en abril de 2009 el
rrollo: una guía del conocimiento como poder primer ministro británico Gordon Brown,
(Sachs 1992). Era un esfuerzo de desmantelar confirmando el funeral del neoliberalismo,
la frágil pero poderosa constelación semánti- cuya procesión inició el Banco Mundial en
ca del ‘desarrollo’ mostrando el carácter tóxi- 2007 y encabezaron los presidentes latinoa-
co de sus pilares lingüísticos: ayuda, ciencia, mericanos en El Salvador a finales de 2008,
desarrollo, estado, igualdad, medio ambiente, aunque algunos de ellos habían sido fanáti-
mercado, necesidades, nivel de vida, partici- cos promotores del catecismo neoliberal y
pación, planificación, población, pobreza, pro- sin él actúan como gallinas sin cabeza.
ducción, progreso, recursos, socialismo, tecno-
logía y un mundo. * En círculos académicos se examina por pri-
mera vez con seriedad la tesis que hace 20
El posdesarrollo significa ante todo adoptar una años sostiene Imanuel Wallerstein de que
actitud hospitalaria ante la pluralidad real del nos encontramos en la fase final del capita-
mundo. Significa, como dicen los zapatistas, lismo como régimen de producción. Algu-
ponerse a construir un mundo en que quepan nos analistas sostienen que no terminaría
muchos mundos. En vez del viejo sueño per- por sus contradicciones estructurales, las
verso de un mundo unificado e integrado bajo que examinó Marx y Wallerstein retoma,
la dominación occidental, que Estados Unidos sino por una especie de suicidio, provocado
tomó en sus manos al final de la Segunda Gue- por los fundamentalistas de mercado. Las
rra Mundial, se trata de abrirse hospitalaria- advertencias de Soros habrían resultado
mente a un pluriverso, en que las diferencias válidas.
culturales no sólo sean reconocidas y acepta-
das sino celebradas. * A veces se retoman las enseñanzas de diver-
sos pensadores radicales, como Foucault,
Posdesarrollo, en ese contexto, significa tam- para sostener que nos encontramos al fin
bién celebrar las innumerables definiciones de la era moderna. Se habrían desmontado
del buen vivir de quienes han logrado resistir ya los pilares fundamentales del modo de
el intento de sustituirlas con el American way ser y pensar de los últimos 200 años. Si
of life y ahora se ocupan de fortalecerlas y re- esto resultara cierto, nos encontraríamos
generarlas. En un sentido muy real, ir más allá en el periodo de incertidumbre al final de
4 del desarrollo significa encontrarse con la bue- una era, cuando sus conceptos y racionali-
na vida, curando al planeta y al tejido social del dades no permiten ya entender la realidad
daño que les causó la empresa desarrollista. y transformarla y aún no aparecen los nue-
vos.
El camino de la emancipación
Al margen del debate académico y político,
Existe consenso general sobre el hecho de que sin embargo, desde abajo y a la izquierda,
nos encontramos al final de un ciclo histórico. como dicen los zapatistas, millones de perso-

445
nas se encuentran en movimiento. Por meros modelo de la sociedad por venir.
impulsos de supervivencia o por la convicción
de que ha llegado el momento de realizar La lista de iniciativas es interminable y nada
antiguos ideales, se extienden movimientos tienen de inocentes. Construyen realmente
sociales que abandonan impulsos meramente un mundo nuevo y luchan para evitar el de-
reivindicativos, que se reducen a presentar sastre.
demandas al estado. No confían ya en los par-
tidos políticos y el gobierno y se concentran en Una metáfora intenta captar lo que está pa-
recuperar sus ámbitos de comunidad o crear sando. Estamos todos en un barco, en me-
otros nuevos. Instalados con lucidez más allá dio de la tormenta perfecta. En el cuarto de
del desarrollo, cada vez más conscientes de la máquinas disputan intensamente políticos,
contraproductividad fundamental de todas las científicos, dirigentes sociales, funcionarios,
instituciones modernas –la medida en que pro- partidos políticos… Todos tienen ideas sobre
ducen lo contrario de lo que prometen, que la cómo enfrentar la dificultad. Tan ocupados
escuela genera ignorancia, la medicina enfer- están en su debate que no perciben que el
ma, el transporte paraliza… (Illich 2006-08)- barco se hunde. Pero la gente, en cubierta,
, enfocan sus empeños a construir un mundo se da cuenta claramente. Algunos, con sesgo
nuevo. individualista, saltan del barco y se ahogan.
Los demás se organizan y en pequeños grupos
Cambiar el mundo es muy difícil, quizá im- construyen botes y balsas y empiezan a ale-
posible, señalaron los zapatistas al terminar jarse del barco. Surgen pronto mecanismos
el Encuentro Intercontinental en 1996; pero para articular los empeños, hasta que descu-
construir un mundo nuevo es factible. Lejos bren que están en medio del archipiélago de
de ser una propuesta romántica, esta postu- la convivialidad… Observan, a la distancia,
ra resulta enteramente pragmática. Y en ella cómo sus supuestos ‘dirigentes’ se hunden
está un número creciente de personas. Obser- junto con el barco.
van que en el seno mismo de la vieja sociedad
es posible empezar a generar nuevas relacio- Bibliografía
nes sociales, ajenas a toda explotación, y que Illich, I. (2006-08). Obras reunidas. Tomos I y II.
con ellas no sólo se hace posible enfrentar las México, Fondo Cultura Económica.
dificultades de la crisis sino ampliar la digni- Rist, G. (2002) The History of Development. Lon-
dad personal y colectiva, desafiando todos los dres, Zed Books.
sistemas políticos y económicos existentes.
Sachs, W. (1992) The Development Dictionary: A
Guide to Knowledge as Power. Londres: Zed Books.
Proliferan actividades aparentemente inocen- En español: Diccionario del desarrollo: Una guía del
tes, que no tienen a primera vista un conte- conocimiento como poder. Lima, PRATEC (1996) y
nido político: Monedas locales, que surgen lo México, Galileo Ediciones (2001).
mismo en Medellín, Colombia, que en Buenos Sachs, W. (2007) En Upfront Reflections on 50 Years
Aires, Argentina, o Oaxaca, México. Tecno- of Development. Development. 50: 5.
logías apropiadas, como bicimáquinas, sani- Truman, H. (1967). Discurso de investidura, 20 de
tarios ecológicos secos o concentradores so- enero de 1949. Documents on American Foreign
lares construidos localmente, desafían a la Relations (Documentos sobre relaciones exteriores 5
sociedad tecnológica. Son apropiadas porque estadounidenses). Connecticut: Princeton University
corresponden a la intención de sus usuarios y Press.
éstos se las apropian, las mantienen bajo su
control, en vez de convertirse en esclavos de Gustavo Esteva, mexicano, es un “intelectual
la tecnología. Espacios de discusión y apren- desprofesionalizado” que acompaña a diversos
dizaje, más allá de la escuela, la vanguardia movimientos sociales y ha sido un promotor
y el partido, unen medios y fines y se vuelven destacado de la crítica al desarrollo.

junio 2009