Anda di halaman 1dari 5

PLAN

DE
CLASES

PRACTICA
III
PLAN DE CLASE Nº 02

ESCUELA:------------
NIVEL: ………….. CURSO: 9º año
MATERIA:…………….
AREA:……………….. TURNO:Mañana
PROFESOR DEL CURSO:------------
PRACTICANTE: Acuña, Sandra.
PROFESOR DE PRÁCTICA: Acosta, Analía.

CONTENIDO: El Fascismo y el Nazismo.

OBJETIVOS:
• Identificar el régimen Fascista y Nazista.
• Señalar las similitudes y diferencias de los dos regimenes.
• Elaborar una opinión respecto al tema.

FACE DE INICIO

Comenzare la clase presentándoles a lo alumnos las siguientes fotografías; una vez


vistas les preguntare si saben quienes son estas personas.
Posibles respuestas: el nombre de alguno los dos personajes de las fotos.
Quién mas puede aportar sobre estas personas? Son políticos , militares a que se
dedicaron?

7 minutos

SITUACION PROBLEMÁTICA

Continuare interrogando ¿que significancia tuvieron en la historia mundial? y ¿por


que?

7 minutos

FACE DE INVESTIGACIÒN

Les otorgare a los alumnos fotocopias con los siguientes textos (los cuales los pegaran
en su carpeta), para que los lean en grupos de no mas de dos integrantes.
5 minutos
EL FASCISMO

Hacia 1925, Mussolini termino de establecer una rígida dictadura: todos los partidos
políticos -con excepción del oficial Partido Nacional Fascista- fueron prohibidos, se
suprimió la libertad de prensa y se restringieron las libertades individuales. También se
eliminó a los posibles competidores dentro del propio partido.
Dueño absoluto del poder, Mussolini organizó un nuevo orden. Junto con la
instauración del principio caudillista, que le confería toda la autoridad del estado, fue
creando un conjunto de instituciones para dar forma a su visión corporativista de la
sociedad. Según esta visión, la sociedad estaba dividida en clases que tenían intereses
diversos, aunque no necesariamente antagónicos. Esos intereses debían estar
representados en corporaciones que reunieran a los representantes de los empresarios y
de los sindicatos por cada rama de la actividad económica y en instituciones que
reemplazaran al parlamento, como el Gran Consejo Fascista o el Consejo Nacional de
Corporaciones, que se subordinaban a la voluntad del Duce (guía o conductor). Si bien
la organización corporativista no evitó los conflictos sociales, al menos impidió que
estos se manifestaran a través de huelgas, manifestaciones o movimientos políticos
contrarios al régimen.
Periódicamente, Mussolini organizaba elecciones, cuyo único sentido era probar la
fidelidad del pueblo con su líder: los electores eran estrictamente controlados por la
policía y los resultados favorecían únicamente al partido oficial. También se realizaban
grandes actos y manifestaciones donde la teatralidad ocupaba un lugar central. Las
escenas recreaban la grandeza del Imperio Romano y fomentaban el espíritu guerrero de
los italianos. En las organizaciones juveniles y escolares se inculcaban estos valores a
jóvenes y niños.
En 1929, y con objeto de ampliar la base de apoyo a su gobierno, Mussolini firmo los
Pactos de Letrán, que otorgaban importantes concesiones a la Iglesia Católica, entre
ellas el reconocimiento del Vaticano como Estado soberano e independiente. Un año
mas tarde, y a pesar de las criticas que siguió recibiendo por su autoritarismo, el
régimen fascista ganó cierto prestigio internacional por su capacidad para eludir las
consecuencias de la crisis económica mundial. En cambio, se desprestigio cuando las
fuerzas armadas italianas tuvieron grandes dificultades para conquistar Etiopia, en 1935.

EL NAZISMO

Hacia fines de la década de 1920 la Republica de Weimar estaba debilitada. Esta


situación se agudizó aun más hacia 1930, cuando la crisis económica mundial dejo sin
recursos financieros a un país que dependía de los créditos externos para pagar las
reparaciones de guerra y sostener su propio funcionamiento interno. En pocos meses,
unos tres millones de desempleados vagaban por las calles y la miseria se extendía junto
a las protestas y las huelgas.

La llegada al poder

En este clima, muchos alemanes comenzaron a ver en una nueva agrupación política, el
Partido Nacional Socialista Alemán, la posibilidad de restaurar el orden. El líder de esta
agrupación, Adolf Hitler (1889-1945) alentaba esta creencia realizando manifestaciones
callejeras en las que las tropas de asalto del partido, las SA, desfilaban en estricto orden.
En esos actos, Hitler pronunciaba discursos en los que identificaba con palabras
sencillas a aquellos a los que consideraba culpable de todos los males de Alemania: la
democracia, los socialistas, los extranjeros y, sobre todo, los judíos. Así como calificaba
a los alemanes como una raza especial y superior -la raza aria-, Hitler aseguraba que los
judíos eran una raza inferior y carente de virtudes. De esta manera fue ganando adeptos
entre una población desorientada por las consecuencias de la crisis económica y social.
En enero de 1933, y luego de que su partido obtuviera un buen resultado en las
elecciones generales de 1932, Hitler fue designado canciller de Alemania.

El régimen del terror

Una vez en el poder, Hitler se hizo nombrar dictador y Führer (guía o caudillo), declaró
al nacionalsocialismo como partido único y disolvió el parlamento. De este modo, su
autoridad se impuso sin mediaciones: ninguna institución intermedia se alzaba entre su
voluntad y la obediencia que esperaba de todos los alemanes.
Poco después, 1934, Hitler elimino a los adversarios que tenia dentro del partido y
reemplazo a las SA por las SS, que hasta ese momento formaban parte de su guardia
personal.
Las SS, acompañadas por la policía política del Estado –la Gestapo-, implantaron su
régimen de terror, cuyas victimas eran todos los opositores políticos como los julios. El
régimen de segregación antisemita comenzó a funcionar tímidamente a partir de la
sanción de las Leyes de Nuremberg, que negaban a los judíos la ciudadanía alemana y
prohibía el casamiento con los arios. Pero, paulatinamente se fue haciendo cada vez mas
intenso y violento. En 1938, en la llamada Noche de los Cristales Rotos, las tropas de
asalto del partido atacaron y saquearon las casas y los negocios de miles de judíos. Unas
cien personas murieron y unas treinta mil fueron trasladadas a campos de concentración
donde un millar fueron acecinados en los días siguientes.

La lectura se hará en conjunto con la actividad,


A medida que se desarrolle la misma se dará inicio la siguiente actividad.

ACTIVIDAD

Les entregare el siguiente cuestionario a los alumnos para que formulen las respuestas
con la ayuda del texto dado.

1) ¿Qué similitudes y que diferencia es posible establecer entre los regimenes


encabezados por Mussolini y Hitler?
2) ¿Cómo vincularían el descreimiento en la democracia parlamentaria con el
espíritu guerrero que predominaba tanto en el nazismo como en el fascismo?
3) ¿Qué papel jugo el antisemitismo en la llegada del nazismo al poder?

25 minutos

FASE DE INSTITUCIONALIZACION
Los alumnos compartirán sus respuestas con el objetivo de realizar una puesta en
común, luego haré hincapié en las respuestas mejor elaboradas y les marcare a los
alumnos los puntos más importantes.

10 minutos.

EVALUACIÓN
Para la evaluación realizaré un ping-pong de preguntas y respuestas.
Algunas de las preguntas que realizare son:
¿Quién fue Mussolini?
¿Qué régimen implemento?
¿Dónde?
¿Cuáles fueron las prohibiciones que realizo?
¿Porque recibió cierto prestigio?
¿Quien fue el dictador de Alemania?
¿Por qué creen que el pueblo alemán lo apoyo?
¿A quienes consideraba culpable de los problemas de Alemania?
¿Qué restricciones realizo?
¿Qué represarías tomo contra los judíos?
20 minutos.

EVALUACIÓN OPCIONAL

En el caso que la clase se desarrolle con mayor rapidez les pediré a los alumnos que
plasmen en sus carpetas las principales ideas de los temas tratados y que opinan sobre
ellos.

BIBLIOGRAFIA:
Ediciones SANTILLANA S.A.- 9 E.G.B. Buenos Aires, Argentina 2001

RECURSOS MATERILES
Fotocopias