Anda di halaman 1dari 3

Aprendizaje acelerado

Fuente: cornejoonline.com

Los griegos antiguos pensaban que la mente se


encontraba en el corazón y no en el cerebro.
Consideraban que ya que la mente era esencial para el ser
humano, ésta debería estar en el órgano más vital de todos
los órganos. Tal vez tenían razón.

En la actualidad sabemos que la mente tiene una


capacidad casi ilimitada, si desarrollamos, mediante
control consciente, centros cerebrales que nos permitan
utilizar poderes que no podemos ni imaginar. George
Leonard desde su perspectiva considera que "la capacidad creadora del cerebro puede ser
infinita", pero tenemos que aprender a aprender y utilizar este potencial que tenemos dentro
de nuestro cerebro.

Tenemos que aprender "gozando" el aprendizaje y utilizar simultáneamente la mente


lógica, el cuerpo y la mente creadora, en otras palabras, el cerebro y el cuerpo
integralmente.

El cerebro es muy maleable a través de la vida y puede seguir desarrollándose hasta la


ancianidad si se tienen los estímulos necesarios para mantenerlo activo. El cerebro no es
una estructura fija, sino por lo contrario, tiene la habilidad de pensar y aprender de
modo permanente cuando lo ejercitamos física y mentalmente.

De hecho, cada uno de nosotros podemos cambiar la estructura física


del cerebro continuamente al experimentar nuevas experiencias en el
lapso de una semana. La estimulación cerebral se logra con
experiencias multisensoriales, novedades o retos.

El cerebro también se enriquece con adecuada nutrición, estímulos


sociales positivos y retroalimentación en el medio ambiente del
aprendizaje. Los efectos del enriquecimiento cerebral se pierden
después de dos a cuatro semanas, a no ser que los retos y las
novedades se mantengan. Esto se logra con un ambiente
multisensorial, lleno de color y con situaciones interesantes y
novedosas.

Se ha comprobado que al nacer, el cerebro ya tiene información preprogramada, quizá


genéticamente. Varias investigaciones sugieren que nuestras habilidades básicas para
aprender matemáticas, lenguaje y modelos físicos pueden estar colocados desde el
nacimiento en nuestro cerebro.

La función que el maestro, capacitador y la persona tienen es la de desarrollar estas


capacidades de aprendizaje.
El cerebro se divide anatómicamente en un lado derecho y uno izquierdo y cada uno
de ellos tiene una función predominante:

El derecho procesa conjuntos, combina partes para integrar el todo, aprendizaje aleatorio,
ritmos, imágenes e imaginación, color, sueños, reconocimiento de caras y patrones, mapas,
dimensiones. Este cerebro es el de la intuición, la capacidad creadora y la imaginación.

El izquierdo (analítico) procesa listas y secuencias, lo racional, lo lógico, las palabras, el


razonamiento, números, pensamiento lineal y análisis.

Podrían compararse los hemisferios cerebrales a un caleidoscopio el derecho y a una


computadora digital el izquierdo. Ambos cerebros están unidos por el cuerpo calloso, zona
en donde se cruzan fibras nerviosas de uno y otro lado, permitiendo que un lado del cerebro
se entere de lo que hace el otro.

Los métodos de enseñanza holística pretenden que el individuo utilice ambos lados
cerebrales, que aproveche ambas capacidades simultáneamente y desplieguen toda su
potencialidad en el desarrollo del individuo. Cuando la persona integra estas
capacidades, pasa del aprendizaje cotidiano al "superaprendizaje".

Podemos compararlo con una orquesta que utiliza todos sus


recursos para lograr la interpretación de una melodía en forma
magistral, tocan todas y cada una de sus partes, participan cada una
de ellas con una armonía total.

Nuestro cerebro no puede mantener la atención continuamente


debido a que los seres humanos tienen ciclos de sueño de 90
minutos, influenciados por las reacciones químicas cerebrales.
Estos ciclos son profundos y superficiales alternadamente,
continuando durante las 24 horas del día, pero durante el día nos
encontramos en estado de mayor alerta.

Cada una de las cimas corresponde a la dominancia del cerebro izquierdo o derecho.

Esto significa que cada 90 minutos algunos de los asistentes a una plática se
encuentran dominados por el cerebro izquierdo, mientras que otros los domina el
derecho. Cada persona se encuentra en un esquema diferente de tiempo para el aprendizaje.
Esta situación puede ser afectada y modificada con estímulos emocionales y actividades
físicas.

Nuestro cerebro actúa como si en realidad tuviera tres cerebros en uno, de acuerdo con los
estudios realizados por el doctor MacLean: El cerebro inferior llamado "cerebro reptil", que
incluye el tallo cerebral y el cerebelo, se comporta en forma similar al de los reptiles de
sangre fría, es instintivo, de respuesta rápida y orientado a la supervivencia. También el
cerebelo controla nuestro sentido de equilibrio.
El cerebro medio llamado "cerebro límbico o mamífero" y que está formado por la
amígdala, el hipocampo, el hipotálamo (mantiene la temperatura y el sentido de sed y
hambre), la hipófisis y el tálamo (mensajes de los sentidos, prepara al organismo para
reaccionar si percibe dolor, presión en la piel, etc.); algunos autores incluyen la parte
superior del proceso reticular y el núcleo causado. En este cerebro también radican nuestros
sentimientos.

El cerebro cortical o "cerebro neomamífero" que lo forman el cerebro y la neocorteza,


también llamada "la capa pensante". Cada una de estas tres áreas tiene una función
diferente y especializada.

El cerebro inferior o reptil se encarga de mantener la seguridad de la persona, es el causante


de respuestas como conformismo, territorialidad, rituales, decepción. El cerebro medio o
mamífero, de proveer las necesidades diarias, sentimientos de alegría o tristeza, energía y
motivación.

Es el responsable de los lazos sociales, hormonas, sentimientos sexuales, emociones, lo que


creemos que es verdadero, memoria contextual, expresividad inmediata, memoria de largo
plazo. El cerebro cortical es el que entiende, realiza planeación a largo plazo, piensa,
resuelve problemas, lenguaje, visualización, lectura, composición, traducción, creatividad
en arte, música y teatro.

Cada uno de los cerebros influencia al otro. El cerebro que tiene


alta prioridad de comportamiento y de supervivencia es el reptil.
Por ejemplo, si un objeto cae sobre nuestra cabeza, la corteza
razona en el tamaño, el peso, color, origen, etc., pero es el cerebro
límbico el que responde, produciendo miedo o enojo y superando
en su respuesta a los otros dos cerebros, haciendo que nuestro
cuerpo brinque y se mueva de lugar para que el objeto no caiga
sobre nosotros.

El incremento de la confianza de la persona que aprende,


conduce conjuntamente con la motivación intrínseca a
facilitar el aprendizaje futuro.

Las celebraciones, los rituales, las felicitaciones, después de un periodo de aprendizaje,


pueden facilitar el almacenamiento de la información en el cerebro, así como el recuerdo
futuro de los mismos. El reforzamiento a través de las emociones permite que la
persona sienta que "sabe que lo sabe", permitiéndole aumentar su confianza y lo
motiva a aprender más.