Anda di halaman 1dari 203

ISRAEL

NAZARENO

La Fe Original de los Apóstoles

Por Norman B. Willis

Por Norman B. Willis Derechos reservados @ Nazarene Israel, 6006 (2006). Traducido al Español utilizando la versión de 1960 Reina-Valera Se permite usar este libro para buen uso.

Para obtener copia gratis de este estudio, o de cualquier otro material de estudio que Israel Nazareno tiene disponible, escriba a:

Nazarene Israel P.O. Box 787 Anderson, CA 96007 USA

Los materiales de estudio tambien pueden ser ordenados gratuitamente a través de la Internet, www.nazareneisrael.org.

Que el Nombre de YHWH sea glorificado.

Shalom.

Indice:

¿Que Harías Tú?

12

¿Cuál Era la Fe Original?

16

Declaraciones de la Iglesia

18

El Será Llamado “Nazareno”

¿Qué la Ley No Está Clavada a la Cruz?

28

La la Torah: Un Contrato Matrimonial

¿Acaso el Amor Elimina la la Torah?

Comprendiendo Hechos Veintiuno

¿Por Qué los Mismos Días de Adoración?

La Iglesia Como Vehículo Temporal

El Papado Es Anti-Mesías

Protestantismo: ¿Las Diez Tribus Perdidas?

La Nación Dividida

Las Ultimas Advertencias

Las Naciones Absorben a Israel

Estableciendo La Norma

Cumpliendo las Profecías

Las Dos Casas en el Nuevo Pacto

Más Referencias de las Dos Casas

¿Por Qué el Nombre Cristianos?

Más Judíos, Griegos y Gentiles

Comprendiendo la Circuncisión

El Regreso del Efrainita Cornelio

Tradición e Inspiración Se Contradicen

¿Acaso Fue Una Inspiración Griega?

El Más Hermoso Rompecabezas del Mundo

Tradición Rabínica y la Ley de la la Torah

Entendiendo el Capítulo Quince de Hechos

Proceso Para el Regreso de Gentiles

Shaul Sobre la Circuncisión

¿Por Qué las Costumbres Hebreas?

Restituyendo la Cultura de la la Torah

Tradición y las Leyes de Niddah

La Tradición de la la Torah y Cubre-Cabezas

¿Qué Harás Ahora?

Objeciones Específicas

Oración para Concluir

“Pero queríamos oir de ti lo que piensas; porque de esta secta nos es notorio que en todas partes se habla contra ella.’

Ma’asim (Hechos) 28:22

¿Que Harías Tú?

Tú deseas observar la original y apostólica fé, ¿no es así? Claro que así lo quieres. Todos los buenos creyentes quieren esto; y la mayoría de los Cristianos creen que ya están haciendo precisamente eso, de lo contrario hubieran cambiado a una diferente denominación Cristiana hace tiempo. ¿Pero por qué existen tantas diferentes denominaciones Cristianas? ¿Y por qué hay tantos desacuerdos y distintos puntos de vista, cuando cada denominación profesa estar haciendo lo que las Escrituras enseñan? ¿Ahora, que harías si leyeras un nuevo estudio, el cual fuera resultado de años de profunda investigación; y este nuevo estudio no solo explicara por qué existen tantas denominaciones, pero a la vez demostrara (con las Escrituras y las palabras de los Ancianos de la iglesia), que la fé original de los Apóstoles no era llamada Cristiandad; sino que era llamada Israel Nazareno? ¿Y que harías si este nuevo estudio demostrara que la fe original Israel Nazareno difiere de la Cristiandad gentil del occidente en varios aspectos vitales? ¿Te molestaría? ¿Te burlarías? ¿Pondrías el libro a un lado sin leer mas allá de la primera página? ¿O tú, como los nobles Bereanos, desearías estudiar estas páginas para probar si son verdad? ¿Y que tal si este libro te animara a comprobar o desaprobar su contenido, sabiendo que en cuanto más leyeras y comprendieras, comenzarías a ver las Escrituras en una nueva y asombrosa manera? ¿Que harías?

10 Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los Judíos. 11 Y estos era mas nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. 12 Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres.

Ma’asim (Hechos) 17:10-12

¿Cual Fue la Fe Original?

La mayoría de los Cristianos se ríen de la idea que la Cristiandad no fué la fe original de los Apostóles, porque ellos creen haber leído en alguna parte lo contrario. Sin embargo, este estudio demostrará que lo que la mayoría de Cristianos piensan que han leído, es en realidad una popular mala interpretación de las Escrituras; y esa mala y popular interpretación fué profetizada que duraría alrededor de dos mil años, para que así se cumplieran otras profesías en las Escrituras. ¿Cuales otras Profecías? Profecías como las del regreso de las Diez Tribus de Israel Perdidas (en Oseas y otras partes). La mayoría de los Cristianos no se dan cuenta que esta profecía está siendo realizada ahora mismo…y en ellos. Leeremos mucho más acerca de las Profecías, pero por ahora necesitamos comprender quienes fueron los verdaderos y principales protagonistas en el Primer Siglo. Ya que el tema de la fe original es de tan alta importancia para todos, y debido a que existen tan diversas opiniones acerca de este tema, son avisados de no aceptar la palabra de este autor a ciegas. Así es, les pido no tomen mi palabra sin comprobarla. Les pido solamente que lean lo que las Escrituras y los Ancianos de la iglesia dicen que fué la fe original de los Apóstoles. Luego, les pido que oren acerca del material, y escuchen únicamente lo que las Escrituras actualmente dicen; finalmente pido que hagan con todo su corazón lo que las Escrituras dicen. Si están listos, continúen leyendo.

Declaraciones de la Iglesia

Si tú crees que los términos Cristiano y Nazareno son sinónimos, considera la siguiente declaración hecha por el Anciano Epifanio de la Iglesia Cristiana, hablando mal de un grupo llamado los Nazarenos que practicaban una distinta (y en su opinión) herética fe:

"Los Nazarenos no difieren en algo esencial de ellos (refiriéndose a los Judíos Ortodoxos), ya que practican las costumbres y doctrinas prescritas por la Ley Judía; excepto que éstos creen en Cristo. Ellos creen en la resurrección de los muertos, y que el universo fué creado por Dios. Ellos predican que Dios es Uno, y que Jesucristo es Su Hijo. Ellos están educados en el lenguaje Hebreo. Leen la Ley (refiriéndose a la Ley de Moisés)…De manera que son distintos…de los verdaderos Cristianos porque practican hasta ahora (los) ritos Judíos como la circuncisión, guardar el Sábado, y otros.” (El Padre de la Iglesia, Epifanio en su libro doctrinal, “En Contra de las Herejías,” Panarión 29, 7, Página 41, 402)

Epifanio nos dice que los Nazarenos practicaban “hasta ahora” los ritos Judíos de la circuncisión, el Shabbat y otros. Ya que Epifanio fue uno de los principales protagonistas en el establecimiento de Doctrina en la Iglesia Romana del cuarto siglo EC, es obvio que él sabia que los Nazarenos y los Cristianos no eran un mismo grupo en esos tiempos. También es de importancia notar el hecho que Epifanio consideró a los Nazarenos como herejes. ¿Qué quiere decir que un Padre de la Iglesia pensara que la fe de los Nazarenos era herejía? Para contestar esta pregunta, también consideremos la siguiente declaración de Marcel Simon, un reconocido experto en Cristiandad del primer siglo, que debatió los comentarios de Epifanio. Simon escribe:

“Ellos (refiriéndose a los Nazarenos) se les caracteriza esencialmente por su tenaz apego a las costumbres Judías. Si parecen herejes en la opinión de la Madre Iglesia, es solamente porque continúan apegados a ideas antiguas. Ellos representan (aún) cuando Epifanio categóricamente niega admitirlo, a los verdaderos y directos descendientes de esa comunidad primitiva, la cual nuestro autor (Epifanio) sabe bien que fué llamada por los Judíos con el mismo nombre de ‘Nazarenos’.” (Marcel Simon, experto de la Asamblea del Primer Siglo, Judeo-cristianismo, pp 47-48.)

M. Simon nos dice que los Nazarenos del cuarto siglo eran los “verdaderos y directos descendientes” de la asamblea del primer siglo. De ser cierto, quería decir que no eran los Cristianos, sino los Nazarenos los que descendieron directamente de Santiago, Juan, Pedro, Pablo, Mateo, Andrés, Felipe y el resto. Empero, este experto de la Asamblea del primer siglo también llama a estos Nazarenos herejes, precisamente porque continuaban practicando la fe que fué una vez dada a los santos. ¿Pero, por qué un letrado Cristiano como Marcel Simon llamaría a la fe original y apostólica una herejía? Y cuando un famoso experto del primer siglo nos dice que los Nazarenos (y no los Cristianos) son los “verdaderos descendientes directos” de los Apóstoles del primer siglo, ¿acaso no está confesando que su propia Iglesia Cristiana es una impostora? La importancia de esta pregunta es enorme. Si estos hechos se pueden corroborar, la Cristiandad Católica no fué la fe original de los Apóstoles; y esto quiere decir que ni los Católicos ni sus renuevos de la era moderna, los Protestantes, están guardando la fe que ha sido una vez dada a los santos. Las consecuencias de este argumento son serias y abarcan mucho terreno. De manera, que antes de seguir adelante, debemos saber de cierto si los Cristianos y los Nazarenos son uno o dos grupos diferentes; y aclarar si los Apóstoles se llamaron a sí mismos Cristianos o Nazarenos. Epifanio y M. Simon parecen sugerir que los Apóstoles no eran Cristianos, sino Nazarenos. Sin embargo, para poder aceptar una declaración de esta magnitud, debemos tener prueba directamente de las Escrituras. Así que, podemos saber a través del inspirado Nuevo Pacto mismo, si la Fe Original de los Apóstoles fué llamada Cristiandad, o si fué llamada Israel Nazareno.

El Será Llamado Nazareno

Ya que ambos términos Cristiano y Nazareno aparecen en el Nuevo Pacto (y pareciera que son usados intercambiablemente en algunos pasajes), la mayoría de la gente da por sentado que los dos son uno y el mismo. Sin embargo, Epifanio y M. Simon parecen haber creído que los dos grupos eran distintos. Así mismo, un detallado estudio de las Escrituras también revela que los Apóstoles comprendían que estos dos términos se referían a dos diferentes (si bien relacionados) grupos. De forma que es significativo que en ningún pasaje del Nuevo Pacto el Mesías fuera llamado un Cristiano. Existen dos pasajes donde los Apóstoles son llamados Cristianos, y un lugar en donde el Apóstol Pedro (correctamente llamado Kefa), usa el término Cristiano para referirse al cuerpo de creyentes en general. Existen razones para aclarar esto, pero antes de poder entender porqué las distinciones entre los dos términos serían nebulosas en ciertos lugares, primero debemos saber el significado exacto y la importancia de los nombres Cristiano y Nazareno. Las Escrituras nos dicen que el Mesías Yahshua (Jesús en Hebreo) sería llamado un Nazareno, porque creció en el pueblo llamado Nazaret (o Natseret, en Hebreo):

2 Y vino y habitó en la ciudad que se llama Nazaret, para que

se cumpliese lo que fue dicho por los profetas, “que El habría de ser llamado Nazareno (Hebreo: Natsari).

Mattai (Mateo) 2:23

Los estudiosos de las Escrituras buscan esta referencia en las ediciones en Inglés del Antiguo Pacto, y no lo encuentran. Esto se debe a que la referencia procede del juego de palabras del Hebreo en Isaias 11:1, donde Netser y Natsari

son esencialmente la misma palabra; solo con diferentes puntos sobre la vocales

(un

Hebreo):

juego

de

vocablo

1 Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. Yeshayahu (Isaías) 11:1

También en Hechos 24:5, el sacerdocio acusa al Apóstol Pablo (Shaul en Hebreo), de no de ser un Cristiano, sino de ser…….

5 cabecilla de la secta de los Nazarenos.

Ma’asim (Hechos) 24:5

Notemos algo peculiar. Cuando Shaul (Pablo) es acusado de ser un cabecilla de la secta de los Nazarenos, el no aclara que es un Cristiano. Al contrario, permite que lo identifiquen como un miembro de la secta de los Nazarenos, lo

cual aclara que se identificaba como un Israelita (miembro del segmento Nazareno de Israel). Sin embargo, totalmente distinto a los Cristianos, Shaul (Pablo) contestó que si bien creía en Yahshua (Jesús), también creía en todo lo que estaba escrito en la Ley y los Profetas; y este libro demostrará que también continuó guardando las Leyes de Moisés:

14 Según el Camino que ellos llaman herejía, así sirvo al Elohim de mis padres, creyendo todas las cosas que en la Ley y en los Profetas están escritas. Ma’asim (Hechos) 24:14.

Cerca del final de su ministerio, los Judíos interrogan a Shaul en la sinagoga de Roma, acerca de la secta Nazarena, a la que pertenecía:

22 Porque de esta secta nos es notorio que en todas partes se

habla contra ella. Ma’asim (Hechos) 28:22

La declaración Cristiana dice que el Mesías Yahshua vino a abolir la Ley en la Cruz y a ignorar al pueblo Judío. Por lo contrario, veremos que las Escrituras no ratifican esa hipótesis. La Palabra no dice que el Apóstol Shaul se hubiera identificado como un miembro de un nuevo grupo Cristiano que había reemplazado a los Judíos: Por lo contrario, la Palabra nos demuestra que Shaul estaba seguro de ser solo un Israelita que ahora creía que Yahshua era el Mesías profetizado. Las Escrituras nos enseñan que Shaul reconocía que era miembro de una secta de la Nación de Israel que creía (en Mesías). De manera, que los Nazarenos no declararon ser un reemplazo de Israel, sino parte de la nación. Ciertamente, Deuteronomio 18:18 profetizó que un Profeta como Moisés se levantaría entre los hermanos Hebreos; y que el que no escuchara a ese Profeta sería castigado:

18 Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como

tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que Yo le mandare.

19 Más a cualquiera que no oyere mis palabras que el hablare

en mi nombre, yo le pediré cuenta.

Devarim (Deuteronomio) 18:18-19

Esteban se refiere a esta profecía en Hechos capítulo siete, dando a entender que aquellos que no aceptaron el sacrificio de Yahshua por sus pecados, serían castigados. La historia revela que los Cristianos realizaron actos salvajes en contra de los Judíos; y no existe constancia alguna de que los Nazarenos hayan actuado con violencia en contra de cualquier secta Israelita (ya sea Judía, Cristiana o de otro

nombre). Por lo contrario, tanto las Escrituras como la historia secular registran que fueron los Judíos los primeros en portarse violentamente en contra de los Nazarenos (Yahshua, Esteban y todos los demás); despues los Cristianos comenzaron a extraer venganza sobre todo aquel que guardara “costumbres Judías”, incluyendo a los Nazarenos. ¿Como persiguieron los Cristianos a los Nazarenos? En 336 EC, la iglesia Romana proclamó el siguiente edicto, justificando la muerte de cualquiera que se encontrara “Judaizando” (observando las costumbres Judías). Esto se debió a que la iglesia Romana consideraba que el creyente que siguiera esas costumbres era un hereje, a pesar del hecho que los Apóstoles (y aún el mismo Mesías) siguieron las costumbres Hebreas:

“Los Cristianos no deben ‘Judaizar’ descansando el Sábado; sino que deben trabajar en ese día, honrando en su lugar el día del Señor (día del sol), descansando si es posible como Cristianos. Si se encontrara algún (Nazareno) que estuviera ‘Judaizando’, que sea echado fuera de Cristo”. (Otras traducciones dicen, “Que sean anatema a Cristo”.) (La Iglesia de Roma Imperial, Consejo de Laodicea bajo el Emperador Constantino; Canon 29, 336 EC)

¿Qué la Ley No Está Clavada a la Cruz?

Aunque el término Cristiano no se usa en el Texto, hasta Hechos Capitulo Once, el primer Cristiano probablemente aparece en Marco 9:38:

38 Y Juan le respondió diciendo:

Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios,pero él no nos seguía. 39 Pero Yahshua dijo: No se lo prohibais; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir

mal de mi. 40 Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es. Markus (Marcos) 9:38-40

¿Por qué es probable que este individuo fuera un Cristiano? Los Cristianos creen que el Mesías vino a “clavar la Ley en la Cruz”; y por esta razón rechazan obedecer la Ley como requisito para seguir a Yahshua. De acuerdo a la doctrina Cristiana, todo lo que un creyente necesita hacer para seguir al Mesías es llamar en Su Nombre. Marco 9:38 demuestra que esta doctrina es falsa. ¿Si todo lo que uno debe hacer para seguir a Yahshua es llamar en Su Nombre, entonces porqué nos dijo Juan que había un hombre que echaba fuera demonios en el nombre de Yahshua, pero que no lo seguía a Yahshua? De cierto, echar fuera un demonio en el nombre de Yahshua es llamar en Su Nombre; sin embargo, este hombre “no los estaba siguiendo”. Para entender el significado escondido de este pasaje, primero debemos entender lo que la iglesia gentil del Occidente llama “creer” (así como la distinta descripción que usan los Nazarenos). La Iglesia del Occidente enseña que para heredar vida eterna, todo lo que uno debe hacer es creer en Yahshua. Los Nazarenos estaban de acuerdo con esto, excepto que ellos tenían un criterio más claro de lo que significa creer. Debido a que las normas de los Nazarenos eran más rigurosas que las de los Cristianos, las normas Cristianas eran inadecuadas para los Nazarenos. ¿Pero como puede ser todo esto? La filosofía Helenista (Griega) generalmente liga el pensamiento con la acción de creer. Esa filosofía dicta que si alguien piensa que algo es verdad, entonces también cree que es verdad. Entonces, si alguien pensara que Yahshua es el Mesías, el o ella creerían que El es el Mesías. De acuerdo al modelo Helenista, con solo pensar que Yahshua es el Mesías es suficiente para ser salvo. Nótese la lógica de esta filosofía, que no requiere obediencia alguna: solo con pensar que Yahshua es el Mesías; no existen otras reglas de conducta. De esa forma uno puede adorar cualquier día que desee, y hacer lo que se le antoje. Uno disfruta completa libertad, siempre y cuando uno piense que Yahshua es el Mesías. Los Nazarenos rechazaron esa forma de pensar, y lo tacharon de insuficiente. Esto resulta debido a que la norma Hebrea requiere acciones correspondientes

como prueba de creer. La creencia Hebrea señala que Dios (o Elohim, en Hebreo) requiere que todos los hombres hagan lo que es correcto (definido en las Leyes de Elohim). Entonces, si las creencias de alguno no lo llevan a obeder los mandamientos de Elohim, esas creencias están fundamentalmente defectuosas (y por lógica, esa persona no cree en verdad). El modelo Hebraico nos enseña que no importa que tan buenas sean nuestras intenciones, el solo pensar que Yahshua es el Mesías no es suficiente para salvarnos. Lo correcto es, que creer genuinamente requiere que demostremos obediencia a Sus mandamientos. La razón por la cual los Mandamientos son críticamente importantes, es que estos son la única norma externa por la cual los hombres pueden con seguridad juzgar sus propias acciones; ya que el corazón del hombre es desesperadamente perverso y engañoso más que todas las cosas:

es

perverso: ¿Quién lo conocerá?

9 Engañoso

el

corazón

más

que

Yirmeyahu (Jeremías) 17:9

todas

las

cosas,

y

De acuerdo a esta norma Nazarena, generalmente no se puede confiar en que los hombres sepan lo que es correcto y lo que es malo, porque sus propios deseos egoístas tuercen el camino recto. De allí, que obediencia a Sus Mandamientos es la única prueba genuina de nuestra fe; y sin tal, la verdadera fe no está presente. Este pensamiento confunde a muchos Cristianos. La Iglesia siempre ha enseñado que el deseo de obedecer los Mandamientos de Elohim no es más que Legalismo; y debe ser evitado a toda costa. La Iglesia también enseña que como Yahshua vino a clavar la Ley en la Cruz, con tan solo amar basta, y no tenemos que obedecer más Mandamientos, uno tiene completa libertad en el Mesías:

13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados;

solamente que no useis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.

14 Porque toda la ley en esta sola Palabra se cumple: Amarás

a tu prójimo como a ti mismo. Galutim (Gálatas) 5:13-14

¿Pero acaso enseñar que la Ley ha sido nulificada es correcto? Aparecen serios problemas con esto. Por ejemplo, en Su primer sermón, Yahshua claramente dijo a Sus seguidores que no pensaran que había venido a nulificar la Ley ni a los Profetas:

17 No penseis que he venido para abrogar la Ley o los

profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.

18

Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la

tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la Ley, hasta que todo

se haya cumplido.

19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos

mandamientos muy pequeños y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; más cualquiera que los haga y los enseñe, este será llamado

grande en el reino de los cielos. Mattai (Mateo) 5:17-19

La doctrina Cristiana que dice que Yahshua fué enviado a abolir la Ley, causa confusión, cuando uno considera que dicha doctrina directamente contradice Sus propias Palabras. Las Escrituras nunca profetizan que la Ley o los Profetas serían abolidos; al contrario, hay numerosos pasajes que indican lo contrario (ej. Malaquías 3:6, Jeremías 31:36, Mateo 5:17-19 y otros). Irónicamente, cuando muchos Cristianos son confrontados con las Palabras de Yahshua, ellos buscan en las epístolas de Shaul algo que explique que Yahshua no dijo lo que dijo. Cuando se les pregunta porque utilizan palabras de un mortal para desacreditar las Palabras del Hijo del Hombre, no tienen contestación; pero continúan creyendo que las palabras de Shaul son superiores a las de Yahshua. El Apóstol Pedro (en actualidad Kefa) nos advirtió que los escritos de Shaul son difíciles de entender; y que existía un grupo de creyentes en los días de Shaul que mal-interpretaban sus cartas, para así justificar su deseo de abrogar la Ley:

15 Y tened entendido que la paciencia de nuestro Maestro es

para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito;

16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas

cosas, entre de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para

su propia perdición.

17 Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano,

guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. Kefa Bet (2ª. Pedro) 3:15-17

¿Quienes en el primer siglo creían en Yahshua pero también creían que las palabras del Apóstol Shaul enseñaban que la Ley estaba abolida? ¿Podría haber sido el mismo grupo de gente que aún en la era presente cree en Yahshua (o Jesús), y arguyen que las palabras del Apóstol Pablo dicen que la Ley fué abolida? ¿Sería posible que los Cristianos son las personas de las cuales el Apóstol Pedro nos advirtió en sus epístolas? Si, ellos son; y para entender el porqué, primero tenemos que aprender más acerca de la verdadera función y propósito de la Ley.

La la Torah: Un Contrato Matrimonial

Ya que los Nazarenos eran Judíos religiosos que habían venido a creer en Yahshua, estos habían sido instruidos en los fundamentos del Judaismo desde el momento en que comenzaron a hablar. Uno de los fundamentos del Judaísmo, es que Yahweh, sacó a los Hijos de Israel de su esclavitud en Egipto, hasta el pié del Monte Sinaí y allí les entregó el código de instrucciones, el cual esencialmente representó un contrato matrimonial espiritual. Este contrato espiritual matrimonial fue llamado la Ley de Moisés, en Hebreo: Torah. De cierto, la palabra la Torah no se traduce como “Ley”. Se le ha llamado Ley porque las Palabras del Rey del Universo llevan el peso de la Ley. Sin embargo, la palabra la Torah se traduce Instrucción; y en este contexto, significa las Instrucciones para la novia. La la Torah, entonces, fue la instrucción escrita que cuaquiera que deseara ser la esposa de YHWH debía obedecer, pues la instrucción lo “purificaría”. Además, Torah fué dada como una forma de promesa de matrimonio:

Y todo el pueblo respondió a una, y dijeron: Todo lo que Yahweh ha dicho, haremos. Y Moisés refirió a Yahweh las palabras del pueblo. Shemot (Exodo) 19:8

Los Hijos de Israel dieron su “Si acepto” al pié del Monte Sinaí y a la luz de este conocimiento, debemos hacernos una pregunta muy importante: ¿Si la la Torah es el contrato matrimonial entre YHWH y Su gente, entonces porque los Cristianos quieren ver este contrato abolido? Ciertamente, ¿porque? Moises (o Moshe) nos dice que YHWH dió la la Torah a Israel para su propio bien:

12 Ahora pues, Israel, que pide YHWH tu Elohim de ti, sino que temas a Yahweh tu Elohim, que andes en todos sus caminos y que lo ames y sirvas a Yahweh tu Elohim con todo tu corazón y con toda tu alma; que guardes los mandamientos de Yahweh y sus estatutos, que yo te proscribo hoy, para que tengas prosperidad. Devarim (Deuteronomio 10:12-13)

La idea de una novia amorosa gozosa porque su Novio vino a liberarla de algo que le fue dado a ella para su bien, no tiene sentido común; pero la Cristiandad está basada en esa idea. Ahora, dándonos cuenta de que la la Torah fué dada como una lista de instrucciones del Rey del Universo a Su novia, nos facilita entender versículos como los de 1a de Juan 2:2-5, donde nos instruye que a menos que verdaderamente deseemos obedecer la la Torah del Novio, no lo conoceremos (o amaremos) en verdad.

3

Y en esto sabemos que no nosotros le conocemos, si

guardamos sus mandamiento.

4 El que dice: Yo le conozco y no guarda Sus mandamientos,

el tal es mentiroso y la verdad no está en él.

5 Pero el que guarda su palabra, en este verdaderamente el

amor De YHWH se ha perfeccionado; por esto sabemos que

estamos en El. Yojanán Alef (1ª. Juan) 2:3-5

También nos dice que:

Todo aquel que comete pecado, infringe también la Ley; pues el pecado es la infracción de la Ley. Yojanán Alef (1ª. Juan) 3:4

Los Nazarenos consideran que si el pecado es no obedecer Torah, entonces no obedecer Torah es pecado. De manera que si uno ignora Su Contrato Matrimonial, uno esta básicamente pecando. Los seres humanos fueron creados como una novia para YHWH; y si no tenemos la voluntad de obedecer el Contrato Matrimonial del Rey, no podemos en realidad respetar (o amar) al Novio. Epifanio y M. Simon admiten que los Apóstoles obedecieron la Ley; y en contraste la Cristiandad por lo general rehusa aceptar este hecho. Existe documentación que la Iglesia originalmente excluyó las epístolas de Yojanan de sus cánones, debido a que sus enseñanzas a favor de la la Torah se aponían a las doctrinas de la Iglesia Romana. En tiempos modernos, muchos Cristianos todavía conservan ese punto de vista contra la Ley, citando Juan 3:16 en su defensa:

16 Porque de tal manera amó Elohim al mundo, que ha dado a

su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El crea, no se pierda, más tenga vida eterna. Yojanán (Juan) 3:16

La Cristiandad interpreta este versículo, queriendo decir que para recibir vida eterna, todo lo que uno debe hacer es creer en Yahshua; y tal vez llamar en Su Nombre. Esto parece correcto a primera vista, pero solo veinte versículos más adelante se nos dice que a menos que obedezcamos la la Torah, lo que pensemos o creamos no será suficiente:

36 El que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Elohim está sobre el. Yojanán (Juan) 3:36

Este pasaje confunde a muchos Cristianos. ¿Si la Ley fué abolida, entonces que es lo que el Bautista dice que deben obedecer? El Bautista habla claramente. Nos dice que si creemos en el Hijo, recibiremos vida eterna. Pero, si no obedecemos las Instrucciones (Torah) del Hijo entonces no veremos esa vida, ya que el Novio rehusará tomar por Su esposa a una novia que no Lo ama lo suficiente para hacer lo que El pide. La mayoría de Cristianos no quieren aceptar las palabras de Juan el Bautista, porque es lo opuesto a conceptos que han aceptado con mucha convicción. Los traductores de la versión Reina Valera (King James) tampoco pudieron aceptar las palabras del Bautista, asi que tradujeron Juan 3:36 como sigue:

36 El que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que no cree

en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Elohim está sobre el. (Juan 3:36, VRS)

Aqui vemos algo del prejuicio contra la Ley, que Kefa (Pedro) nos avisó encontraríamos en la segunda epístola (antes mencionada). La traducción del Reina Valera sugiere que si creemos en Yahshua, tenemos vida eterna. Y si no creemos en Yahshua, no recibiremos vida eterna. Esto pareciera ser razonable: El único problema es que esa traducción contradice los textos Griegos. Cuando estudiamos este pasaje en el Griego, encontramos que existen dos palabras distintas en el Griego, ambas fueron traducidas al Español como “creer”. Sólo una de las dos palabras está correctamente traducida:

36 El que (Strong’s G#4100) en el Hijo tiene vida eterna; pero

el que (Strong’s G#544) al Hijo no verá la vida, sino que la ira

de Elohim está sobre él. Yohanan (Juan 3:36), VRS

Strong’s G#4100 es ‘pisteuoon’, que quiere decir pensar que algo es verdad (o creer que algo es verdad, pero solo en el sentido intelectual). En contraste, Strong’s G#544 es ‘apeithoon’, que significa no creer, en el sentido de desobedecer. Cuando conectamos estas palabras en los lugares apropiados, vemos que lo que Juan el Bautista realmente dijo es que el que piense que Yahshua es el Mesías ciertamente recibe vida eterna. Pero, a menos que ese pensamiento/creencia lo lleve a obedecer el Pacto Matrimonial, no será parte de Su novia y en consecuencia no verá su vida eterna. Estas palabras con claras, pero la Cristiandad insiste que la Torah es demasiado difícil de obedecer, y que pedirles a los creyentes que obedezcan los Mandamientos es imposible y una carga innecesaria. Lo cual es en contradicción a lo que el Apóstol Yojanán (Juan) escribió en la primera epístola:

2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Elohim, cuando amamos a Elohim y guardamos sus mandamientos. 3 Pues este es el amor a Elohim, que guardemos sus mandamientos, y sus mandamientos no son gravosos. 1ª. Yojanán (Juan) 5:2-3

La razón por la que los Nazarenos no pensaron que Sus mandamientos fueran gravosos, es porque ellos amaron a su Esposo y quisieron hacer lo que pudieran para complacerlo a El. Por lo contrario, los Cristianos dijeron amar a su Esposo, pero se regocijaron en pensar que habían sido liberados de hacer los mandamientos que El dijo le complacerían. Uno se debe preguntar, ¿“Cual de éstas dos filosofías está verdaderamente motivada por Amor? Mientras que meditamos esa pregunta, consideremos que en Hechos 24:14 el Apóstol Nazareno Shaul nos dijo que el todavía creía todas las cosas que habían sido escritas en la Ley y los Profetas:

14 Según el camino que ellos llaman herejía, asi sirvo al Elohim de mis padres, creyendo todas la cosas que en la ley y en los profetas están escritas. Ma’asim (Hechos) 24:14

Esto no pudo haberse dicho de cualquier Cristiano. El Nazareno Apóstol Shaul estaba decidido a demostrar públicamente que aún creía en obedecer hasta los más aparentemente difíciles Mandamientos escritos en la Ley, aún cuando le costara perder una gran cantidad de dinero.

¿Acaso el Amor Elimina la Ley?

En Mateo 22:37, Yahshua cita dos versículos de la la Torah (Deuteronomio 6:5 y Levítico 19:18) para demostrarnos que la la Torah ‘depende del’ amor:

37 “Amarás a YHWH tu Elohim con todo tu corazón,y con toda

tu alma, y con toda tu mente.

38 Este es el primero y grande mandamiento.

39 El segundo es semejante: amarás a tu prójimo como a ti

mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas. Mattai (Mateo) 22:37-40

Citando estos dos versículos, Yahshua nos demuestra que el Amor siempre es la base o cimiento de la la Torah. También nos deja ver que sin amor, los Mandamientos se caerían al suelo (‘caerse al suelo’ es una expresión idiomática Hebrea ‘perecer’ y/o ‘no tener uso’). La Cristiandad, lleva la analogía de Yahshua todavia más allá de lo que El dijo; sugiere que ya que el Pacto depende del amor, que el amor ha nulificado los Mandamientos. ¿Acaso es razonable esa idea? ¿Por qué el amor eliminaría algo sobre lo que estaba ‘dependiendo’? ¿Acaso los cimientos de un edificio destruyen la estructura que está edificada sobre ella? Si analizamos este pensamiento, encontramos la conclusión lógica de que se oculta un maligno espiritu en la Cristiandad. Como Yahshua cita la la Torah para demostrar que el amor sigue siendo el cimiento de la la Torah, esto quiere decir que el amor simpre ha sido la base de la la Torah; aún en los tiempos de Moisés. Sin embargo, si el Amor siempre ha sido la base de la la Torah, pero la Cristiandad nos dice que ahora el Amor ha reemplazado a la Torah (después del sacrificio de Yahshua), quería decir que la Torah había sido como una pérdida de tiempo, o peor. La Cristiandad supone que la Torah es demasiado difícil de obedecer para cualquier persona, aun cuando Moshe (o Moisés) nos dice que es exactamente lo opuesto:

11 Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es

demasiado difícil para ti ni está lejos.

12 No está en el cielo, para que digas: ¿Quien subirá por

nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo haga oir, a fin de que lo cumplamos?

13 Ni esta al otro lado del mar, para que digas: ¿Quien pasará

por nosotros el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oir, a fin de que lo cumplamos?.

14 Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu

corazón para que la cumplas.

Devarim (Deuteronomio) 30:11-14

Veamos si podemos seguir este razonamiento:

Si hubiera sido imposible que Israel obedeciera la la Torah, y si todo lo que en realidad importara fuera el Amor, entonces cuando YHWH dió la la Torah a los Hijos de Israel, El les estaba dando una maldición. Intencionalmente les estaba poniendo una trampa para que fracasaran, dándoles una tarea imposible, y así El pudiera cruelmente rechazarlos al final. Es cierto que el Apóstol Shaul dice a los Gálatas que la la Torah puede ser una clase de maldición: si equivocadamente creen que pueden ganarse su Salvación cumpliendo con la Ley (en vez de creer en Yahshua):

Porque todos los que dependen de las obras de la Ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la Ley, para hacerlas. Galutim (Gálatas) 3:10

Como veremos hacia el final de este libro, la frase clave en ese versículo es de las obras de la Ley. Esto no fué dirigido a los Nazarenos, sino que era dirigida hacia una secta llamada La Circuncición. Estos creían que aunque Yahshua era el Mesías, de todas maneras tenían que salvarse así mismos a través de las obras de la Ley. Por esta razón Shaul dice que eran ‘de’ la Ley, o ‘bajo’ la Ley. Shaul les dijo que Yahshua había sido enviado para liberarlos de ese engaño. De hecho, como veremos más adelante, el libro de Gálatas está casi enteramente dedicado a este tema.

Contrario a la doctrina Cristiana, el Nazareno Shaul nunca dijo que ya no creía

lo que estaba escrito en la Ley o los Profetas. Por el contrario, el estaba diciendo

a los de la secta llamada La Circuncición (secta que no existe en estos días),

que no creyeran que ellos podían salvarse así mismos con las obras de sus propias manos. Si bien es una maldición tratar de erróneamente ganarse uno su Salvación, ¿acaso fue el Pacto Matrimonial dado como una maldición intencionalmente? ¿Es Elohim un Elohim sin corazón o misericordia que recompensaría a Jacob por su fe, dándole a sus hijos una Ley imposible de obedecer? ¿Acaso YHWH intencionalmente pondría una trampa para Israel haciéndoles caer en una misión imposible de realizar, para luego rechazarlos para siempre por no cumplirla? Este concepto representaría a YHWH como perverso; y la Cristiandad cree que este concepto es real cuando insiste que la Ley siempre fué imposible de cumplir. La pregunta que una mente lógica preguntará es, ¿porque el Amor abolería el Pacto, cuando ese Pacto siempre se basó sobre el Amor? No tiene sentido esa idea. ¿Acaso un cimiento echa abajo la casa? ¿O los ganchos nulifican los abrigos que son colgados sobre ellos?

¿Por qué se pensaría que el Amor nulifica el Pacto, cuando la nulificación del Pacto Matrimonial no fué profetizada en ninguna parte de las Escrituras? ¿Y por qué YHWH se desentendería de los Hijos de Israel, cuado las promesas a Avraham, Isaac y Jacobo fueron dadas como pactos eternos?

7 Y estableceré mi pacto entre mi y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Elohim y el de tu descendencia después de ti. Beresheet (Genesis) 17:7

Cuando YHWH nos dice que su Pacto con Noah fué un pacto eterno (Génesis 9:16), los Cristianos esperan que perdure por siempre. Pero, cuando las mismas palabras (‘olam’: para siempre) son utilizadas con respecto a las promesas dadas a los Patriarcas, la Cristiandad nos dice que esas promesas eran solo temporáneas (o de alguna manera condicionales), porque YHWH solo las dió ‘a los Judíos’. A pesar de la falta de honestidad intelectual en ese argumento fundamental de la Cristiandad, la mayoría de los Cristianos tercamente insisten que el Amor echa fuera la Ley. Muchos de estos insisten que los únicos mandamientos que los Apóstoles obedecieron después de la muerte de Yahshua fueron los Dos Grandes Mandamientos: Amar a YHWH y amar al prójimo. Otros sugieren que después de la Ascención de Yahshua, los únicos Mandamientos que los Apóstoles obedecieron fueron los Diez Mandamientos (los cuales fueron escritos en dos tablas de piedra). Ahora bien, ¿que pensaríamos si el Nuevo Pacto de hecho nos mostrara que los Apóstoles obedecieron más de los Diez Mandamientos, y aún años después de la Ascención de Yahshua? ¿Que hariamos si el Nuevo Paco nos demostrara que aún cuando los Apóstoles ciertamente no creían que obedecer la Ley era la forma de ganar salvación, de todas formas continuaron diligentemente obedeciendo los Mandamientos escritos en la la Torah, aún los que parecieran difíciles?. ¿A que conclusión llegaríamos?

Comprendiendo Hechos Veintiuno

En Hechos 18:18 Shaul se razuró la cabeza, porque había hecho un voto:

18 Más Pablo, habiéndose detenido aún muchos días allí,

después se despidió de los hermanos y navegó a Siria, y con el Priscila y Aquila, habiéndose rapado la cabeza en Cencrea, porque tenía hecho voto. Ma’asim (Hechos) 18:18

El único voto en las Escrituras en el cual un hombre o mujer deben rasurar la cabeza es el voto Nazareno, mencionado en Números, capítulo Seis (en la la Torah de Moshe). De acuerdo con el capítulo Seis de Números, cuando uno termina el voto, uno debe rasurarse y luego ir al Templo de Jerusalem, a ofrecer los sacrificios para purificación. Ya que el término “ir arriba” es una expresión idiomática para decir “subir” a Jerusalen, vemos que esto es precisamente lo que el Apóstol Shaul hizo:

21 sino que se despidió de ellos, diciendo: es necesario que en todo caso yo guarde en Jerusalén la fiesta que viene; pero otra vez volveré a vosotros, si Elohim quiere. Y zarpó de Efeso. Ma’asim (Hechos) 18:21

Shaul debió haber tomado este voto dos veces, por lo menos, porque en Hechos Capítulo Veintiuno leemos que Shaul hizo otro voto, cuando fue a Jerusalén, para encontrarse allí con los apóstoles. Los creyentes en Jerusalén están estáticos de oir los reportes de Shaul y el éxito obtenido entre los Gentiles; pero existe un problema. Los que están en Jerusalén todavía mantienen gran celo por la Ley de Moshe, y han oído reportes de que Shaul no tiene el mismo celo. De hecho, el rumor es que él ahora enseña contra la Ley de Moshe y en contra de las costumbres Hebreas. Debido a que Israel es definido prácticamente, como los que se esfuerzan diligentemente en obedecer Su Pacto, las enseñanzas en contra del Pacto hubieran sido tachadas como ofensa y hubiera habido separación. Así, que para determinar si Shaul enseñaba en contra del Pacto (o si era un mal entendido), la siguiente conversación tiene lugar entre los Apóstoles Santiago y Pablo. Esta conversación se encuentra en el capítulo Veintiuno de Hechos. Leamos cuidadosamente para ver si existen claves que podamos decifrar:

20 Cuando ellos lo oyeron, glorificaron a Elohim y le dijeron:

Ya ves, hermano, cuantos millares de Judios hay que han creído; y todos son celosos por la Ley.

21 Pero se les ha informado en cuanto a ti, que enseñas a

todos los Judíos que están entre los gentiles a apostatar de

Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos, ni observen las costumbres. 22 ¿Que hay, pues? La multitud se reunirá de cierto, porque oirán que has venido. Ma’asim (Hechos) 21:20-22

En la Segunda de Timoteo 3:16-17, el Apóstol Pablo nos dijo que toda Escritura es útil:

16 Toda la Escritura es inspirada por Elohim, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Elohim sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. Timtheous Bet (2ª. de Timoteo 3:16-17)

Si toda Escritura es útil, necesitamos comprender toda ella, ¿verdad? Lo curioso es que, en contraste con la enseñanza de Saul que toda Escritura es útil, la Cristiandad dice que el Amor es todo lo que importa. Debido a esta ideología, se ha convertido en una práctica común de los Cristianos, ignorar cualquier parte de la Palabra que sea difícil de entender o que no sea agradable; y algunos aún tratan de desacreditar pasajes que contradicen los dogmas de la Iglesia. Nótese la hipocresía: Pocos Cristianos tratan las Escrituras como útiles, mientras que la mayoría, o no la leen, o ignoran los pasajes que no apoyan lo que quieren creer. También es práctica regular la de saltarse un pasaje que uno no entienda (ya que todo lo que importa es el Amor). Nunca lo admintirían, pero los Cristianos parecen creer que el Espíritu inspirador no es más que aire caliente a veces; y aun cuando toda Escritura es útil, algunas partes no tienen sentido y son solo relleno. Viendo este cuadro del primer siglo EC, veremos que Hechos, capítulos Dieciocho y Veintiuno son doctrina útil, en verdad. El Apóstol Kefa (o Pedro) nos dijo (en 2ª. Pedro 3:16) que los escritos de Shaul pueden ser difíciles de entender. Por eso es razonable concluir que él y los otros Apóstoles tuvieron dificultad en comprender las cartas de Shaul. Las epístolas de Shaul fueron ampliamente diseminadas entre las sinagogas en la Diáspora; también es factible que las epístolas encontraran una forma de regresar a los Apóstoles en Jerusalén. Los Apóstoles habrían tenido curiosidad de estudiar estas cartas que aparentaban decir que la Ley había sido abolida. Una vez más, como Israel es definido como los que se esfuerzan en guardar Su Pacto Matrimonial, las epístolas de Shaul hubieran causado gran confusión en todas partes. Los Fariseos, los Saduceos y los Cristianos todos hubieran pensado que Shaul apoyaba la idea de que el Pacto Matrimonial había sido reemplazado simplemente con amor; y los Apóstoles en Jerusalén hubieran estado extremadamente disgustados de saber que el término Nazareno ahora estaba ligado con semejante idea contra la Ley.

Shaul había sido un rabino altamente respetado antes de su Salvación, y aún después era muy influyente entre las comunidades de Cristianos y Nazarenos. Desde luego que los Nazarenos hubieran querido aclarar y conocer lo que realmente estaba enseñando. Para aclarar la confusión sobre lo que Shaul quería decir en sus epístolas, Ya’akov confrontó a Shaul y le preguntó si en verdad sugería que el Pacto había sido desechado. A pesar de que la conversación entera no está registrada, en el contexto general del pasaje podemos con seguridad inferir que Shaul explicó que él todavía enseñaba el Pacto Matrimonial. Como los Gentiles no conocían Torah (por lo cual pensaban era rara), Shaul encontró que necesitaba no solo detallar los Mandamientos, sino también explicar a los Gentiles que la Ley se trataba de caminar espiritualmente ese Amor. Al hacer esto, Shaul tuvo que explicar que sin el amor, todos los demás mandamientos no tenían valor. Al explicar Shaul a los demás que estan presentes, que sí estaba obedeciendo el Pacto Matrimonial, fue aclarado a Ya’akov (y los demás Apóstoles que estan presentes), que mientras que trataba de explicar la Palabra en detalle a los Gentiles, Shaul se había abierto a mal entendidos. Cuando los Apóstoles compilaron sus cánones, pusieron los escritos de Ya’akov, Kefa, Yojanán y Yehudah (Santiago, Pedro, Juan y Judas), antes de las epístolas de Shaul. Este orden es para que el lector primeramente leyera las advertencias contenidas en lo que se llamó Apóstoles ‘Judíos’ y evitar que el lector pensara que Shaul sugería que los Mandamientos habían sido abolidos. (Este orden fué más tarde alterado por la Iglesia). Sin embargo, en aquel momento de Hechos, capítulo Dieciocho, tenía que aclararse la confusión que existía entre las comunidades de Nazarenos, Cristianos y Judíos. La conversación completa no aparece, Ya’akov probablemente sugirió que si Shaul nunca quiso decir que el Amor abolía a la Ley, sería imperativo que Shaul demostrara eso públicamente. Israelitas de todas partes llegarían a celebrar Pentecostés y podrian testificar que Shaul de cierto caminaba ordenadamente, obediciendo las Leyes de Moisés. De allí, los Israelitas regresarían a sus regiones respectivas a diseminar la verdad acerca de Shaul. Asi que, Ya’akov le dijo a Shaul que si quería aclarar la confusión, debería:

23 Haz pues esto que te decimos: Hay en entre nosotros cuatro hombres que tienen obligación de cumplir voto. Tómalos contigo, purifícate con ellos y paga sus gastos para que se resuren la cabeza; y todos comprenderan que no hay nada de lo que se les informó acerca de ti, sino que tú también andas ordenadamente, guardando la Ley. Ma’asim (Hechos 21:23-24

Debido a que este evento se lleva a cabo casi al final del ministerio de Shaul, y después de haber escrito sus epístolas, este pasaje es de vital importancia en definir cómo interpretar los escritos del Apóstol Shaul.

La Ley que Shaul y Ya’akov están discutiendo aquí no puede ser solo los Diez Mandamientos porque ninguno de los Diez Mandamientos especifica el

procedimiento legal que requiere rasurar la cabeza, o ir a Jerusalem, u ofrendar sacrificios de animales. Eso solo se encuentra en la Ley de Moisés. Los sacrificios para separar los votos Nazarenos de cinco hombres, requerían quince animales. Aparentemente, Shaul llevaba suficiente dinero y estuvo de acuerdo que era importante hacer ese gasto para demostrar su continua devoción al Pacto.

Si Shaul hubiera enseñado que el Amor abolía a la Ley, este pasaje estaría

escrito de una manera distinta, pero no es así. Lo que el libro de Hechos nos demuestra, es que los Apóstoles continuaban ofreciendo sacrificios de animales, aún mucho tiempo después de la ascensión de Yahshua. También es aparente que la única razón por la que no continuaron es porque los Romanos destruyeron el Templo. Así está escrito en el Texto, pero muchos Cristianos no quieren saber de esto. Pudiera deberse a causa de los que protejen los derechos de los animales en la era moderna, pero en base procede de las enseñanzas de la Iglesia del Occidente, que dicen que Yahshua vino a liberar a Su novia del Pacto (y los sacrificios del Templo asociados con ese Pacto); asi que ahora esos sacrificios alegan ellos, son innecesarios. Cuando los Cristianos comienzan a apreciar la verdad, algunas veces temen que su aceptación de los hechos significaría rechazar su fe en la deidad de Yahshua. Es posible comprender ese temor, pero no tiene base. Si los Apóstoles continuaron guardando la Ley una vez que creyeron en la deidad de Yahshua, también pueden hacerlo ellos. Una vez que se echan fuera esos temores de una imaginaria necesidad de rechazar la deidad de Yahshua, docenas de preguntas surgen. ¿Porqué el sacrificio del Cordero sin pecado no fue suficiente razón para que los Apóstoles abandonaran el sistema de sacrificios en el Templo?. Se lee que los Apóstoles aún seguían ofreciendo los sacrificios en el Templo. ¿Pero porque lo hacían? Es larga la explicación del sistema de sacrificios en el Templo y no lo haremos en este trabajo de introducción. Lo que si haremos es revisar ese sistema brevemente. Hebreos 10:3-4 enseña que la sangre de toros y machos cabríos nunca podrían quitar los pecados:

3 Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados; porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados. Ivrim (Hebreos) 10:3-4

La Iglesia usa este Texto como alegato y prueba para demostrar que los sacrificios de animales pasaron, más la verdad es precisamente lo opuesto.

A Israel se le define como las personas que se esfuerzan por obedecer Su

Pacto. Aquellos que no se esforzaban por guardar el Pacto eran echados fuera del campo, para así conservar al resto puro y sin mancha.

Ya que todos en Israel debían esforzarce para obtener y mantener su parte como la novia, era costumbre que cuando una persona pecaba, esa persona tomara medidas para corregirse. (Esta medida es opuesta con los sistemas judiciales de todas las naciones, en donde la amenaza de castigo es utilizada para obtener un falso sentido del orden). Como los castigos no eran necesarios en una hermandad donde todos eran diligentes en agradar al Novio, la intención de los sacrificios servía únicamente como recordatorio exterior al que había pecado, para que no volviera a pecar. Los sacrificios ilustraban gráficamente que la paga del pecado es la muerte; y que a menos que uno obedeciera el Pacto, así como pasaba con los animales, la gente podia ser cortada de la vida eterna (porque no serían escogidos como parte de Su Novia). Un estudio de Levítico 4 y Números 15 indica la única ocasión cuando se perdona el pecado es:

a.Cuando el individuo no es rebelde contra la autoridad de YHWH, y b.Cuando el pecador se ha en verdad arrepentido.

Bajo cualquier otra condición, el pecado no es perdonado y el castigo por ese pecado es la muerte (ver Números 15:30). El famoso pecado del Rey David con Bathsheba fue tanto intencional como premeditado. Pero sus acciones fueron cometidas en lo que se llama ‘sangre caliente’; y no como un acto intencional de rebelión a YHWH, o a Su autoridad. En el momento que el profeta Nathan pudo hacer entender al Rey David que no debía negar su culpa (y ver claro su pecado), el Rey David se arrepintió y YHWH perdonó su pecado. Sin embargo, a pesar del arrepentimiento del Rey David, permaneció la pena de muerte que debía pagarse (2ª. Samuel 12). El hijo de esa ilícita relación murió. Debemos saber que el objeto de los sacrificios de animales era para temporalmente expiar nuestros pecados, hasta que Yahshua quitara nuestro castigo de muerte para siempre. Ahora bien, el hecho de que Yahshua haya quitado ese castigo de muerte por nuestros pecados en las esferas celestiales (permitiendo que heredemos vida eterna), no altera el hecho de que cuando un creyente comete pecado aquí en la tierra, todavia debe haber un castigo terrenal; si tan solo para servir de recordatorio externo y gráfico a la carne, de que el pecado tiene consecuencias mortales. No todos son el Rey David, asi que supongamos que el Templo existiera hoy en día. Y supongamos que usted fuera un ganadero y que hubiera cometido un pecado. Al ser confrontado con ese pecado, si usted no se arrepintiera, cometería rebelión hacia YHWH y Su Torah (y Su autoridad). Aunque sonara brutal, tendría que morir para mantener el resto de la Nación libre de los efectos de la contaminación del pecado y mantener pureza dentro de los límites de la Nación.

Por otro lado, si usted temiera a YHWH y valorara su oportunidad de volver a tener su lugar como parte de Su novia, en cuanto fuera confrontado con su pecado, de inmediato (y de propia voluntad) se arrepentiría. Una vez arrepentido, YHWH perdona su pecado. Siempre ha sido asi, desde los tiempos de Moshe. Sin embargo, una vez perdonado, ahora tendría que castigarse a sí mismo. Debería usted voluntariamente escoger su toro más apreciado y ofrecerlo en el Templo en sacrificio a YHWH. Y comer parte de ese toro, para que sintiera verdadera repulsión debido a su pecado. La sangre de su apreciado toro jamás podría quitar su pecado: Solo YHWH puede hacer eso. Empero, la pérdida de ese toro apreciado y de gran valor serviría como constante recordatorio para no volver a pecar asi, por eso Hebreos 10:3 dice:

3 Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados; porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados. Ivrim (Hebreos) 10:3-4

Una más completa explicación del sistema de sacrificios tendrá que esperar para otra oportunidad; Hechos capítulo Veintiuno demuestra que mientras que el Templo estaba en pie, los Apóstoles ofrecieron los sacrificios de animales en los debidos tiempos . Esto seguramente se debió a que conocían las Palabras de Yahshua en Mateo 5:17 como verdad: Que hasta que el cielo y la tierra pasen, nada pasará de la Ley de Moisés (la cual es el Pacto Matrimonial de la novia).

¿Porque los Mismos Días de Adoración?

La Iglesia Católica Romana utiliza el calendario Romano, donde el día comienza a media noche. En contraste, el día en el calendario Hebreo comienza en la tarde. Por ejemplo, Génesis 1:31 dice:

31 Y fué la tarde y la mañana el día sexto.

Beresheet (Génesis) 1:31

Levítico 23 verifica esto, diciéndonos que el día Hebreo dura de noche a noche:

32 Día de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas,

comenzando a los nueve días del mes en la tarde; de tarde a

tarde guardaréis vuestro reposo. Vayiqra (Levítico) 23-32

Veremos que los Apóstoles continuaron su adoración basados en el calendario Judeo-Israelita (lo que explica que Shaul fué a Jerusalén para la Fiesta de Pentecostés). Sin embargo, la Iglesia Romana usa ciertos pasajes del Nuevo Pacto para justificar el haber cambiado al calendario Romano, donde los días de adoración han sido el día del Sol (Domingo), Navidad y Pascua. Los Nazarenos vivieron en el Primer Siglo en Judea, (que estaba sujeta al Imperio Romano), ¿y acaso los Apóstoles Nazarenos usaron el calendario Romano? ¿O correctamente ellos continuaron usando el calendario Escritural Hebreo, ya que éste era el calendario que mandaba la la Torah seguir? He aquí un pasaje que la Iglesia ha usado para justificar la adoración en el día del Sol (Domingo):

7 El primer dia de la semana, reunidos los discípulos para

partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día

siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.

8 Y había muchas lámparas en el aposento alto donde estaban

reunidos;

9 y un joven llamado Eutico que estaba sentado en la ventana, rendido de un sueño profundo, por cuanto Pablo discertaba

largamente, vencido del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue levandado muerto. 10 Entonces descendió Pablo y se echó sobre él y abranzándole, dijo: No os alarméis, pues está vivo.

11 Después de haber subido y partido el pan y comido, habló

largamente hasta el alba; y así salió.

12 Y llevaron al joven vivo, y fueron grandemente consolados.

Ma’asim (Hechos) 20:7-12

De acuerdo a la Iglesia, los discípulos se reunieron a comer el Domingo en la mañana, escucharon a Shaul hasta la medianoche (cuanto Eutico se cayó de la ventana), y después de volver a comer, continuaron hasta el alba (Lunes). Esta interpretación pareciera tener sentido, excepto que ¿por qué habrían tantas lámparas prendidas en el aposento, si es cierto que los discípulos se habían reunido durante las horas del día? Cuando examinamos este pasaje, sabiendo que los Apóstoles siguieron el calendario Hebreo, todo se aclara. La costumbre Judía es adorar en la sinagoga (o en el Templo) durante el Shabbat (Sábado), y de allí ir a casa de un amigo una vez que se haya metido el sol, para alargar el día de adoración y descansar lo más posible. Al reunirse para esta festividad después del Shabbat, las gentes Judías por lo regular comparten una comida. En la expresión Hebrea, la costumbre se conoce como “partir el pan”. Si asumimos que los discípulos se reunieron después que el Shabbat había terminado (justo al meterse el sol), y cenaron juntos, esto explicaría la razón de las lámparas. Y distrutarían la tradicional celebración y adoración (en vez de privarse de comida). Esta misma reunión de post-Shabbat con amistades y partir del pan aparece en las Buenos Nuevas, en el libro de Juan:

19 Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la

semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los

discípulos estaban reunidos por miedo de los Judíos, vino Yahshua, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. Yojanán (Juan) 20:19

Yahshua fue crucificado (o inmolado) durante la fiesta de los Panes sin Levadura en la primavera. En Jerusalén hace mucho calor en esa estación; y si hacía calor, lo lógico es que tuvieran las puertas abiertas. Sin embargo, debido a la persecución de la cual eran objeto, los discípulos habían cerrado las puertas. Lo único fuera de lo normal fue la aparición de Yahshua. La Iglesia Cristiana usa estos dos pasajes para justificar su día de adoración en el día del sol (Domingo). Esto es curioso, considerando que el Libro de los Hechos especifica que la costumbre del Apóstol Shaul era ir a las sinagogas Judías en el Shabbat (Sabado):

14 Ellos pasando de Perge, llegaron

a Antioquía de Pisidia; y entraron en la sinagoga un día de reposo y se sentaron.

15 Y después de la lectura de la Ley y de los profetas, los principales de la sinagoga mandaron a decirles: Varones hermanos, si tenéis alguna palabra de exhortación para el pueblo, hablad.

16

Entonces Pablo, levantándose, hecha señal de silencio con

la

mano, dijo: Varones Israelitas, y los que teméis a Elohim oíd

Ma’asim (Hechos) 13:14-16

De cierto, Shul fué por todo el mundo tratando de persuadir a los que asistían

a las sinagogas, a creer en Yahshua. Y, Shaul nunca “plantó una Iglesia”. Lo más cerca que estuvo de eso, fue cuando fué sacado de la sinagoga en Corintio y tuvo que establecer una sinagoga Nazarena al lado:

5 Y cuando Silas y Timoteo vinieron de Macedonia,Pablo

estaba entregado por entero a la predicación de la palabra, testificando a los Judíos que Yahshua era el Mesías.

6 Pero oponiéndose y blasfemando éstos, les dijo,

sacudiéndose la vestimenta: Vuestra sangre sea sobre

vuestra propia cabeza; yo, limpio; desde ahora me iré a los gentiles.

7 Y saliendo de allí, se fue a la casa de uno llamado Justo,

temeroso de Elohim, la cual estaba junto a la sinagoga.

8 Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Maestro

con toda su casa; y muchos de los Corintios, oyendo, creían y

eran bautizados Ma’asim (Hechos) 18:5-8

Crispo parece también haber sido expulsado de la sinagoga principal después de haber creído en Yahshua, pues el versículo 17 identifica a otro hombre Sóstenes como el nuevo regidor de a sinagoga. El siguiente capítulo demuestra que, aunque Shaul fundó una nueva asamblea en Corintio, los asistentes no la habrían llamado “Iglesia” ; sino que la llamarían sinagoga. Lo más importante, es que este grupo no se habría reunido los Domingos. Shaul la habría establecido como una congregación obediente del Shabbat, ya que él seguía a Yahshua y su costumbre era la misma de Yahshua:

16 Vino (Yahshua) a Nazaret, donde se había criado; y en el

día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre,

y se levantó a leer. Luqa (Lucas) 4:16

Así que ¿por qué la doctrina Cristiana nos dice que los Apóstoles comenzaron

a honrar nuevos y diferentes días festivos después de la muerte de Yahshua, cuando al hacer un serio exámen del Nuevo Pacto, no encontramos evidencia de esa doctrina? La palabra “Pascua” aparece en la Versión Reina Valera en Hechos 12:4, debido a que los traductores de esta versión incorrectamente tradujeron la palabra Griega Pascha (que quiere decir cuando el Angel de YHWH pasó) como

Pascua:

4

Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel,

entregándole a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno

para que le custodiasen; y se proponía sacarle al pueblo después de la pascua. Ma’asim (Hechos) 12:4 VRS

Ahora todas las principales versiones después de la Reina Valera han corregido ese error. La nueva Reina Valera dice:

4 Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel,

entregándole a una escuadra de cuatro soldados para que lo custodiasen; y se proponía sacarle al pueblo después del

Pesach. Ma’asim (Hechos) 12:4 NVRS

Existen varias referencias al Pesach en el Nuevo Pacto. Es el día en que el Angel de YHWH pasó por las casas de los Hebreos y los Egipcios, y el día en que comienza la Fiesta de los Panes sin Levadura. Todas las referencias indican que los Apóstoles continuaban adheridos al calendario Hebreo, muchos años después de la ascención de Yahshua.

6 Y nosotros, pasados los días de los panes sin levadura, navegamos, de Filipos, y en cinco días nos reunimos con ellos en Troas, donde nos quedamos siete días. Ma’asim (Hechos) 20:6

Hay numerosas referencias atestiguando que los Apóstoles continuaron celebrando la Fiesta de Pentecostés:

8 Pero estaré en Efeso hasta Pentecostés. Qorintim Alef (1ª. Corintios) 16:8

Y como he mencionado anteriormente, sabemos que este era todavía el Pentecostés Hebreo, porque el Apóstol Shaul se apresuró para celebrar este festival en Jerusalén y no en Roma:

16 Porque Pablo se había propuesto pasar de largo a Efeso,

para no detenerse en Asia, pues se apresuraba por estar el día de Pentecostés, si le fuese posible, en Jerusalén. Ma’asim (Hechos) 20:16

Muchos Cristianos también son ignorantes de la referencia al Día de Redención, mencionado en el Nuevo Pacto. Este día es llamado “el ayuno” en Hechos 27:9, porque el Día de Expiación tradicionalmente se celebra ayunando:

9 Y habiendo pasado mucho tiempo, y siendo ya peligrosa la navegación, por haber pasado ya el ayuno, Pablo les amonestaba,…. Ma’asim (Hechos) 27:9

Navegar era peligroso debido a que el clima en el Mediterraneo puede ser turbulento después de la estación del ayuno, celebrado en el otoño. Lo importante es notar que los autores del Nuevo Pacto, usaron lenguaje idiomático. A pesar de que la palabra “Ayuno” es traducida correctamente del Griego al Español, a menos que uno entienda que esta era un referencia idiomática del Día de Redención, podría pasar desapercibido que los Apóstoles estaban todavía usando el calendario Hebreo. Parece ser que los letrados Cristianos insisten en ignorar la advertencia de Yahshua de no pensar que El había venido a destruir ni la Ley, ni a los Profetas:

17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los

profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.

18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y

la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.

19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos

mandamientos muy pequeños, y asi enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado enmel reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Mattai (Mateo) 5:17-19

Aún cuando Yahshua dijo que no pensáramos que El vino a destruir la Ley o los Profetas, muchos Cristianos piensan exactamente lo contrario a Sus palabras. Y sugieren que como Yahshua vino en realización de las Fiestas, ya no es requerido que nosotros las celebremos. Estos Cristianos sugieren que la Ley es como un préstamo bancario: Una vez que uno ha pagado un préstamo, ese préstamo ha sido completamente pagado, la obligación ha sido “cumplida”. Una vez “cumplido” el préstamo, es nulo. Sugieren que así pasa con la Ley. ¿Pero son las leyes como los préstamos? Si uno paga un préstamo, ¿acaso quiere decir que ya no tendrá que obececer las leyes que gobiernan a la banca? El Lucas 4:18, Yahshua se levantó en la sinagoga de Nazareth para decir que El había venido para realizar la primera parte de la profecía en Isaías 61(1):

16 Vino a Nazaret, donde se habia criado; y en el dia de

reposo, entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se

levantó a leer

17 Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el

libro, halló el lugar donde estaba escrito:

18

El Espíritu de Elohim está sobre Mí, por cuanto me ha

ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a

sanar a los quebrantados de corazon; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos;

19 a predicar el año agradable de Elohim.

Luqa (Lucas) 4:16-29

En Yeshayahu (Isaías), el pasaje continúa:

2 y el día de venganza del Elohim nuestro. Yeshayahu (Isaías) 61:2

Es evidente que Yahshua no cumplirá Isaías 61:2 hasta Su segunda venida, pero dijo que El vino para cumplir la primera parte (Isaías 61:1):

20 Y enrollando el libro, lo dio al asistente y se sentó, y los

ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él.

21 Y comenzó a decirles: “Hoy se ha cumplido esta Escritura

delante de vosotros”. Luqa (Lucas) 4:20-21

Yahshua cumplió la primera parte de Isaías 61:1, pero debe regresar para cumplir la segunda parte (el Día de Venganza de nuestro Elohim). Ambos, la Ley y los Profetas hablan del regreso eventual de Yahshua; ¿pero si la Ley y los Profetas estuvieran abrogados ahora, cómo podría Yahshua regresar a cumplir la segunda parte de esta profecía? ¿Es eso lo que quieren los Cristianos, en verdad? ¿Acaso los Cristianos desean que Yahshua no pueda regresar a cumplir la segunda para de las Profecías? ¿Es por eso que quieren ver la Ley y los Profetas nulificados? ¿Si la hipótesis Cristiana es verdad (que la Ley y los Profetas han sido anulados), entonces por qué el Apóstol Shaul nos dice que las fiestas son sombras de cosas por venir? Esto es precisamente lo que Colosenses 2:16-17 dice, muchos creyentes no se dan cuenta, debido a errores garrafales en la mayoría de las traducciones. Por ejemplo, la Version Reina Valera dice:

16 Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en

cuanto a días de fiesta, luna nueva o del (día de) reposo,

17 todo lo cual es sombra de

Cuerpo (es) de Mesías. Qolosim (Colosenses) 2:16-17 VRS

venir; pero el

lo que

ha de

La versión del Reina Valera parece decir que no debemos permitir que nadie nos juzgue acerca de lo que comamos o bebamos, o qué días celebramos.

Parece sugerir que no tiene importancia si celebramos los mismos días que celebraban los Apóstoles o si guardamos el día del sol (Domingo) y Pascua, porque (después de todo) el cuerpo es de Mesías. Sin embargo, esta interpretación es problemática. Cuando revisamos los Textos Griegos, encontramos que las palabras en paréntesis, (día) y (en) no existen. La razón que solo aparecen en la versión del Reina Valera, es porque los traductores agregaron estas palabras para hacer que este pasaje concordara con la opinión popular de que la Ley y los Profetas habían sido abolidos. Deuteronomio 4:2, Proverbios 30:6, etc. nos amonestan no agregar a la Palabra, y una vez que sabemos de fuente fidedigna que estas palabras (día) y (es) no son parte del texto original, debemos quitarlas y ver qué diferencia hacen. He aquí el mismo pasaje, sin las palabras erróneamente insertadas:

16 Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en

cuanto a días de fiesta, luna nueva o el Shabbat (Sábado);

17 todo lo cual es

cuerpo de Cristo. Qolosim (Colosenses) 2:17-17

sombra de lo que ha de venir; pero el

Si leemos este pasaje cuidadosamente, veremos que existen tres ideas predominantes:

1. No permitas que los hombres juzguen qué carnes comes, lo que

bebas, o respecto a días festivos, nuevas lunas, o el Shabbat (Sábado);

2. los cuales son sombras (proféticas) de cosas (aún) por venir;

3. pero solo el Cuerpo del (Mesías).

Si arreglamos las cláusulas para que en Español se lea mas claro, comprenderemos lo que Shaul escribió acerca de los festivales como sombras proféticas:

16 Que nadie sino solo el cuerpo del Mesías los juzgue en

carne o bebidas o respecto a un día santificado, o la nueva luna, o el Sábado; porque los días de fiesta son sombra de cosas (todavía) por venir. Qolosim (Colosenses) 2:16-17

Shaul no nos dice que los días festivos no importan, lo que en realidad nos dice es que debemos guardar el Sábado, los días de Fiesta y las nuevas lunas, porque son indicativos proféticos de eventos futuros. Lo que quiso decir, no se refleja en la Nueva Versión Internacional, la cual dice:

16 De manera que no permitan que nadie los juzgue por lo que coman o beban, o de los días de fiesta religiosa, una nueva luna o el día Sábado. 17 Estas son sombras de cosas que habían de venir, sin embargo, la realidad se encuentra en Mesías. Qolosim (Colosenses) 2:17-17, NIV

La Nueva Versión Internacional (NIV) pretende decir que esas sombras proféticas de eventos futuros están ahora descartadas, que no son relevantes. La NIV también sugiere que mientras que uno crea que Yahshua es el Mesías, no importa lo que uno coma o beba, o los días en que uno decidiera adorar (si es que uno quisiera adorar). Pero, la idea de que los Días de Fiesta son importantes sombras proféticas de eventos en el futuro, no fueron originarias de Shaul. Yahshua vino a cumplir la profecía del Pesach; y era importante que los fieles estuvieran el Templo de Jerusalem en el día de Pentecostés, aún después de la Ascensión de Yahshua:

1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados. Ma’asim (Hechos) 2:1,2

Si la muerte de Yahshua fuera el punto clave para un cambio, como los Padres de la Iglesia pretenden afirmar, entonces no hubiera sido vital que los fieles estuvieran en el Templo en el capítulo 2 de Hechos. El Espíritu hubiera sido derramado sobre ellos, sin importar donde se encontraran. Los Cristianos arguyen que la Ley y los Profetas no fueron abolidos instantáneamente; pero que la muerte de Yahshua introdujo un período de cambios en los subsecuentes trescientos a cuatrocientos años, durantes los cuales autoridad fue dada a los Padres de la Iglesia, para que hicieran los cambios drásticos a la fe. Aún más, la Cristiandad asegura que esos cambios fueron legítimos y válidos, aún cuando directamente contradicen el Pacto Matrimonial, las Profecías, las Palabras de Yahshua, y los escritos de los Apóstoles. La Iglesia asegura que el Primer Siglo fue una época especial; y que los Apóstoles todavía celebraban las Fiestas, debido a que sencillamente no sabían hacer algo mejor. La Iglesia sugiere que los Apóstoles no tenían idea de que los Padres de la Iglesia harían tan maravillosas mejoras al Pacto de YHWH, pues de haberlo sabido lo hubieran abandonado durante el tiempo que el Libro de Hechos estaba siendo escrito. En contraste, los Judíos siempre han enseñado que grandes eventos proféticos, siempre suceden en los días de Fiesta.

La la Torah es básica y esencialmente el código del Espíritu de YHWH, presentado en una lista de instrucciones. Este código fue primeramente dado a los hijos de Israel en el Monte Sinaí (Horeb) en el Pentecostés – cincuenta días después de haber salido de Egipto (después de Pesach). Miles de años más tarde, el Espíritu fue otra vez derramado en el día de Pentecostés, esta vez en Hechos capítulo Dos. La principal diferencia esta ocasión, es que en lugar de solo darles una codificación de la guianza del espíritu, los fieles recibieron el propio Espíritu. De hecho, ya se han cumplido dos Fiestas de Pentecostés. El modelo puede cumplirse en varias ocasiones, pero la Iglesia dice que no se volverá a cumplir. ¿Es eso cierto? Consideremos por un momento que en los hijos de Israel ya se había cumplido la Fiesta de Tarbernáculos una vez, cuando habitaron en tabernáculos en el Desierto del Sinaí. Se volvió a cumplir por segunda vez cuando Yahshua nació. Los Cristianos dicen que El nació el 25 de diciembre, pero la verdad es que El nació el primer día de la otoñal Fiesta de Tabernáculos, y por eso Yojanán (o Juan), nos relata:

14 Y aquel Verbo fue hecho carne, e hizo su tabernáculo entre nosotros. Yojanán (Juan) 1:14

Otras versiones dicen: “y puso Su tienda entre nosotros”, lo cual esencialmente da el mismo significado. La Cristiandad enseña que Yahshua nació el 25 de diciembre en un establo, con burros y caballos a su alrededor, y a Yahshua, lo acostaron sobre el heno en un pesebre. Esta versión de la Iglesia Romana suena romántica, pero está lejos de la verdad. La Cristiandad no valúa el lenguaje Hebreo, de manera que la mayoría de Cristianos no tienen idea de que en Hebreo, la palabra que se usa para decir establo es la misma que se usa para decir tabernáculo. De manera, que el versículo debiera decir:

7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un tabernáculo, porque no había lugar para ellos en el mesón. Luqa (Lucas) 2:7

Para un Hebreo, es obvio que el honor de educar al Mesías debió haber sido dado a una pareja devota que obedeciera los Mandamientos. Esa pareja fue precisamente Miriam (o María) y Yosef (o José). Yosef y Miriam habían llegado a Jerusalén, obedeciendo el peregrinaje para la Fiesta de Tabernáculos, pues el mandamiento es que todos los varones que desearan continuar como Israelitas, debían presentarse en Jerusalén tres veces al año.

El mandamiento especifica que los Israelitas nativos debían pernoctar en tabernáculos (habitaciones temporales) por siete días, de acuerdo con el Mandato en Torah. En el idioma Hebreo estas habitaciones son llamadas sukkot.

42 En tabernáculos habitaréis, siete días; todo nativo de Israel habitará en tabernáculos, 43 para que sepan vuestros descendientes que en tabernáculos hice yo habitar a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto. Yo YHWH vuestro Elohim. Vayiqra (Levítico) 23:39-43

Si bien Yosef y Miriam viajaron a Jerusalén en obediencia al mandamiento en la la Torah, originalmente tenían la intención de pasar la noche en un mesón. Esto se debe a que si bien los rabinos Judíos enseñan la importancia de obedecer los mandamientos, también enseñan que el más alto mandamiento es la preservación de la vida humana. Las reglas rabínicas de aquel período son las mismas que se aplican hoy; que las mujeres que estuvieran embarazadas, personas seniles o enfermas no tienen que dormir en un tabernáculo (pesebre), sino que para proteger la salud y seguridad de esa persona, se permite rentar un cuarto en una posada. Como sabemos, las Escrituras nos muestran que no había un cuarto disponible en la posada/mesón; entonces a pesar del embarazo de Miriam, tuvieron que pernoctar en un Tabernáculo (o establo). Todo esto aconteció para que Yahshua naciera en un tabernáculo en el primer día del Festival otoñal de Tabernáculos, cumpliendo proféticamente ese Mandamiento. Vemos que en harmonía con lo que los Judíos siempre han enseñado, los eventos proféticos de gran importancia en Israel, suceden solo en los días festivos, para cumplir proféticamente esos festivales. Si creyéramos que los días de fiesta ya no tienen que cumplirse, vemos que en Zacarías 14 profetiza un tercer cumplimiento de la Fiesta de Tabernáculos en el futuro:

16 Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, a YHWH de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos. Zecharyah (Zacarías) 14:16-17

Y hay un cuarto cumplimiento, profetizado en al libro de Apocalipsis:

3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de YHWH con los hombres, y él morará con ellos, y ellos serán su pueblo, y YHWH mismo estará con ellos como su Elohim. Gilyahna (Apocalipsis) 21:3

Contrario al mito Romano, Yahshua no pudo haber nacido el 25 de diciembre. Primero, el 25 de diciembre es el festival Romano de Saturnalia (o Bacanal). La Iglesia Romana cambió el nombre de este festival, supuestamente en honor al Mesías, pero esto no altera el hecho de que es un festival pagano; y obedecer un festival pagano con todo y que tuviera el nombre cambiado, es estrictamente prohibido en el Pacto Matrimonial (ver Deuteronomio 12:30). Segundo, si los Apóstoles hubieran celebrado el 25 de diciembre, estaría escrito así. Sin embargo, la palabra “Navidad” no aparece en las Escrituras. Tercero, “Diciembre” ni siquiera figura como mes en el calendario Hebreo. ¿Por qué querían los Apóstoles observar una fecha pagana que ni siquiera aparece en su calendario? Cuarto, si el Padre designó ciertos días para adoración y reposo cuando creó la tierra y prohibió otros días festivos, entonces ¿porqué cambiaría esos días en la primera venida del Mesías? De cierto, ¿por qué, si ninguna profecía habla de cambios en los días de adoración o reposo? Yahshua nos dice que fue a preparar un lugar para Su novia, en la casa de Su Padre:

2 En la casa de mi Padre, muchas moradas hay; si así no

fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez y os

tomaré a mí mismo, para que donde yo esté, vosotros también

estéis. Yojanán (Juan) 14:2-4

Yahshua es ciertamente un buen Hijo. Si es Su intención llevar a Su novia a la morada de Su Padre, ¿por qué llevaría una novia que insiste en adorar, celebrar y reposar en los días de festividades paganas, las cuales el Padre ha dicho que aborrece? ¿Por qué, si existen otras vírgenes que Lo aman y desean obedecer todos los mandamientos del Padre?

La Iglesia Como Vehículo Temporal

En las Beatitudes, Yahshua advierte a Sus seguidores que no tomen el camino fácil y espacioso para Salvación, pues lleva a la destrucción:

13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta y

espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;

14 porque estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva

a la vida, y pocos son los que la hallan.

Mattai (Mateo) 7:13-14

Y siete versículos adelante, Yahshua advierte que habrá un grupo numeroso de personas que lo llamarán “Señor” y que no entrarán en el Reino de los Cielos:

21 “No todo el que me dice: Señor, señor, entrará en el reino

de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, señor, ¿no profetizamos en Tu nombre y en tu nombre echamos fuera demonios y en Tu nombre hicimos muchos Milagros?

23 Y entonces les declararé: ‘¡Nunca os conocí! Apartaos de

Mí, los que no obedecen la Ley’.” Mattai (Mateo) 7:21-23

Parecería imposible que el Mesías rechazara a los Cristianos; pero los Cristianos son el único grupo sobre la tierra que:

1. Son los “muchos” que

2. Llaman en Su Nombre,

3. Echan fuera demonios en Su Nombre, y

4. Hacen milagros en Su Nombre;

5. Pero hacen maldad: no obedecen la Ley

Los Cristianos son el único grupo en la tierra que reúnen todos los requisitos. De manera que esta es advertencia para no aceptar el camino amplio de las doctrinas fáciles de la Iglesia Cristiana. ¿Y por qué el Mesías Judío rechazaría a la Iglesia Cristiana? ¿Acaso no ha sido la Cristiandad la que ha esparcido las Buenas Nuevas a los cuatro rincones de la tierra? Si, así lo ha hecho: y ahora veremos en los siguientes capítulos que la razón por la cual el Mesías rechazará a la Cristiandad es porque el Divino Plan de Redención es un proceso con multitud de etapas, y la Cristiandad es únicamente una etapa intermedia. Y aquellos que no progresan para llegar a la meta, no llegarán al procesamiento para ser refinados y serán de esa forma descalificados de ser parte de Su Novia.

Si el concepto de Divina Providencia nos dice que todo procede de la mano del Creador, ¿entonces por qué le ha sido permitido florecer a la Cristiandad? La Cristiandad no hubiera florecido dentro de una Judea Judía por la misma razón que los Judíos la rechazan: Los Judíos en Judea sabían que la la Torah era eterna. Por esto ellos hubieran rechazado cualquier nueva doctrina Helenista Cristiana, que instruyera en contra de obedecer el Pacto. Ahora, fuera de Judea, sería otra historia. Los que no eran Judíos no hubieran tenido familiaridad con el concepto de Instrucción para la Novia, y hasta probablemente les hubiera sido ofensivo. De manera que, la Cristiandad fue un vehículo para en principio atraer al Pacto a los que no son Judíos, sin tener que caminar en los requisitos que requieren mayor dedicación. Era una especie de casa de convalecencia para los Efraimitas que regresan. Es difícil tomar la decisión de seguir la la Torah, porque requiere que uno cambie su identidad espiritual. Para realmente obedecer Torah, uno debe comenzar por llevar la carga por la Tierra de Israel, las Leyes de Moisés y el lenguaje Hebreo. Cuando eso ocurre genuinamente, ya no le es a uno posible identificarse como Griego, Romano o Americano. Entonces uno se convierte en parte de la nación espiritual de Israel; se identifica con aquellos que han dejado atrás deseos terrales, materialistas, y han considerado los deseos del Padre primero que los propios. Los individuos en las naciones no se encuentran insatisfechos con su identidad espiritual o nacional. Por esto, cuando reconocen que su Salvación requiere que lleguen a aprender Hebreo, obedezcan las Leyes de Moisés y lleven la carga por la Tierra de Israel, puede parecer un costo muy alto. Esos conceptos eran ajenos a los oídos de los Greco-Romanos y se hubieran alarmado de pensar en tan costosa inversión. En contraste, cuando un candidato a ser convertido hablaba con un Cristiano, el Cristiano le habría dicho que todo lo que se requería de él/ella era llamar en el nombre de Yahshua y comenzar a camina en amor. Ese Cristiano también habría comentado que los conversos a la doctrina Nazarena Israelí no eran buen ejemplo de las palabras de Yahshua, juzgando por lo que El dijo a la mujer junto al pozo:

21 Yahshua le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni

en este monte ni en Jerusalem adoraréis al Padre.

22 Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo

que sabemos; porque la salvación viene de los Judios. 23 Más la hora viene y ahora es, cuando los verdaderos

adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el padre tales adoradores busca que le adoren.

24 Elohim es Espíritu; y los que le adoran en espíritu y en

verdad es necesario que adoren. Yojanán (Juan) 4:21-24

Recordando que Yahshua dijo que Jerusalén ya no sería el lugar donde se adoraría, los posibles conversos podrían concluir que la doctrina Nazarena de

mantener interés en Jerusalén estaba pasada de moda. Y sentirían alivio cuando los Cristianos les aseguraran que no tenían que cambiar su identidad nacional, llevar carga por la Tierra de Israel, diezmar, obedecer la la Torah o aprender Hebreo, ya que el amor es todo lo que importa. Los nuevos conversos aceptarían que era un don del cielo poder tener vida eterna con solo amar a sus prójimos y adorar al Elohim viviente con la boca:

guardando los mismos días paganos de adoración al sol, vida y dulzura. Debió haber sido sumamente penoso para los Apóstoles ver lo que estaba resultando; y saber que la verdad sería tapada con una media verdad y aceptar que sería necesario que sucediera. Fue un acto de misericordia hacia la humanidad que YHWH permitiera que los Nazarenos fueran exterminados por los Cristianos, porque como resultado de ese proceso aceleró la Salvación para Adán en general. Yahshua menciona en una de los más recónditos pasajes, el hecho que el Reino de los Cielos sería ofrecido a los hijos de Adán, a través de un vehículo con levadura.

33 Otra parábola les dijo: “El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado”. Mattai (Mateo) 13:33

Yahshua compara la gente del mundo al trigo, que la Cristiandad que no obedece Torah fue usada como levadura para que la masa se esponjara más rápida y claramente. Ahora todo lo que falta es que la levadura sea cocida con el fuego de refinamiento, y así los Cristianos regresen a la genuina fe Nazarena. Una vez esto suceda, todo lo que quedará serán unas piezas de pan de propiciación dignas de un Rey. Sin embargo, Yahshua aclara que la mayoría de la Cristiandad no regresará a la genuina fe. Nos dice en Mateo 7 que “muchos” tomarán el camino fácil que lleva a la destrucción; el camino que no requiere obediencia a Sus instrucciones. A pesar de que lo llamen “Señor”, El los rechazará. De esta forma, el Cristianismo ha sido un vehículo como la levadura y a la vez una piedra de tropiezo para aquellos que desean aceptar las promesas fáciles del Cristianismo, pero que se niegan a obedecer Sus instrucciones.

El Papado Es Anti-Mesías

Antes de que el Imperio Romano adoptara la Cristiandad como su religión oficial, su religión era conocida como Mitraismo. El Mitraismo es adoración al sol y creían que el dios-sol (Ra), personalmente asistía al emperador Romano. Esa creencia daba al emperador Romano inmenso poder y prestigio a la vista de sus ciudadanos. Desobedecer un decreto de tal semi-dios era comparado a cometer no solo traición, sino (casi) herejía. Opuestamente a la fe Nazarena, el Mitraismo no se basaba en la la Torah. La la Torah enseña que adorar a los hombres es idolatría, de manera que la idolatría está prohibida por un celoso Elohim. De aquí que los emperadores Romanos no disimularon sus sentimientos por los Nazarenos. Al enseñar que los emperadores no eran semi-dioses, los Nazarenos debilitaban la base de prestigio y poder del emperador. A ningún político le gusta eso. Inicialmente los emperadores Romanos también despreciaron a los Cristianos por razones parecidas. La Cristiandad también enseñaba que la verdadera lealtad no debía ser dirigida a César, sino a Yahshua, el Rey de Reyes. Si bien ese pensar también debilitaba la estructura de poder del emperador, hubo una forma de cambiar eso a favor de un emperador que resultó ser astuto. Sin la base en Torah, las Escrituras Cristianas podían reconstruirse para sugerir que el emperador era divino, y Constantino pudo adoptar el Cristianismo como su religión “oficial”, y a la vez continuar enseñando al pueblo que él era un semi-dios. La historia confirma que el emperador Romano Constantino era adorador del sol. En 312 EC, estando en una gruta dedicada al dios-sol Apolo en Gaul, Francia, Constantino dijo que había tenido un sueño de “Cristo” apareciendo y dándole órdenes de escribir las primeras dos letras de su nombre (XP) sobre los escudos de las tropas. Al día siguiente Constantino dijo que había visto una cruz sobre el sol y que recibió el mensaje, “En esta señal serás victorioso” (en hoc signo vinces). Un año más tarde, Constantino y su co-emperador publicaron el Edicto de Milán, un documento que puso fin a la persecución de Cristianos dentro del Imperio Romano. Constantino continuó guerreando contra otros para ganar la supremacía sobre el Imperio; y de hecho surgió victorioso en el año 324 EC. Debemos notar, que aunque el emperador Constantino oficialmente se convirtió al Cristianismo, continuó dando reverencia al sol. Su creencia en la Cristiandad era una mezcla con su creencia en la adoración del sol. Continuó haciendo guerra para ventaja personal, continuó descansando el domingo, día del sol y en honor al dios-sol, Sol Invictus Mith-Ra. También está documentado que ordenó decapitaran a su esposa e hijo, aún cuando decía que era Cristiano. Al mismo tiempo que Constantino se estableció como el regidor del Imperio Romano, reunió el Consejo de Nicea. Este consejo mezcló la Cristiandad con el Mitraismo y surgió la nueva Católica (“Universal”) fe Cristiana. Esta nueva fe se centró en los días festivos Mítricos, cambiando los nombres a temas Cristianos. Este cambio abarcó tantos aspectos de la fe, que el Catolicismo (“Universalismo”) emergió como Mitraismo disfrazado.

Constantino permitió que la versión oficial del Cristianismo se practicara en su imperio, pero la Iglesia Católica tachó a los Nazarenos como herejes, porque continuaban obedeciendo Torah como los Apóstoles lo habían hecho:

“Los Cristianos no deben ‘Judaizar’ descansando el Sábado; sino que deben trabajar en ese día, y en su lugar honrar el día del Señor (domingo día del sol) descansando, si les es posible, como Cristianos. Si algún Nazareno continúa “Judaizando”, estará fuera de Cristo.”(La Iglesia Imperial de Roma, Consejo de Laodicea bajo el Emperador Constantino, Canon 29, 336 AD). Otras traducciones dicen, “Que sean anatema a Cristo”, insinuando que los Nazarenos serían considerados persone non gratae. Los que estaban de acuerdo con adoptar las tradiciones Mitráicas escaparon la arena y los leones, pero los Nazarenos nunca aceptaron esos cánones. Los Nazarenos fueron expulsados de las sinagogas en el primer siglo por los Judíos, y después echados a los leones por el Papado en el cuarto siglo; la fe Nazarena al fin cesó. Sus partidarios o sucumbieron a la persecución Romana, o murieron bajo las manos de los gladiadores. La Iglesia Cristiana sirvió para cumplir su papel profético en dispersar las Buenas Nuevas de Yahshua a los confines de la tierra, pero a la vez sirvió como el medio por el cual la fe una vez entregada a los santos, fue apagada por dos mil años. Simultáneamente fue una bendición para el mundo y una piedra de tropiezo para los fieles. La mayoría de los historiadores conceden que el propósito de Constantino en asimilar el Mitraismo y la Cristiandad tuvo que ver con el poder de política. César era político ciento por ciento. Si se hubiera convertido al Cristianismo original, no habría podido continuar pretendiendo que era un semi-dios. Hubiera disminuido su poder y control del imperio. Para permanecer como el más poderoso hombre del planeta, el Emperador Constantino tuvo que encontrar la forma de re-formar el Cristianismo dentro del Mitraismo, y continuar apareciendo como semi-dios. Tomó ciertos versículos del Nuevo Pacto y los torció, para aparentar que decían lo que no fue escrito. Ahora bien, si uno prohibiera la lectura o interpretación de las Escrituras en las masas (como demuestra la historia que los Católicos hicieron), entonces uno podría sugerir que ciertos pasajes decían lo que uno quisiera que dijeran. Lo que el emperador Constantino necesitaba que dijeran estos versículos, es que él no era un mortal ordinario. He aquí el pasaje que los Católicos usaron para sugerir que el Emperador era un semi-dios:

15 El les dijo: “Y vosotros, ¿Quién decís que soy yo?”

16 Respondiendo Simón Pedro dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo

del Elohim viviente.”

17 Respondió Yahshua:

“Bienaventurado eres, Simón hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. 18Y yo también te digo, que tú eres Kefa (Pedro) y sobre esta roca (petra) edificaré

mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que

atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los Cielos.” Mattai (Mateo) 16: 15-19

Hay varias cuestiones que serán discutidas en capítulos subsecuentes. La clave importante en este momento es que los Católicos nos dicen que este pasaje indica que el emperador Romano no era solamente un hombre ordinario:

18 Y yo también te digo, que tú eres Kefa (Pedro) y sobre esta

roca (petra) edificaré mi iglesia; y la puertas del Hades no

prevalecerán contra ella.

La Iglesia Católica asegura que la intención de Yahshua era construir Su asamblea sobre la persona de Simón Kefa: de manera que el que fuera designado sucesor de Simón Pedro, sería la cabeza del Cuerpo del Mesías, como si el Mesías rigiera a través de él. Uno de los problemas con esta declaración es que Petros y petra no son la misma palabra. Yahshua no dijo que El edificaría Su asamblea sobre Petros (Kefa). Si no que dijo que El edificaría Su asamblea sobre la revelación divina:

que El era el Mesías, el Hijo del Elohim Vivo. La relevación divina se encuentra en el ‘esto’ del versículo 17. El emperador Romano vio la oportunidad de continuar posando como un semi- dios y la utilizó. El punto doctrinal oficial de Roma se convirtió en este verso, que según ellos implica el “Línaje Apostólico”. Esta doctrina de un supuesto “Linaje Apostólico” alega que antes de su muerte, Kefa pasó sus poderes sobrenaturales a su supuesto sucesor (Clemente), quien transfirió esos poderes al siguiente en la línea de sucesión (y etcétera), hasta llegar al emperador Constantino. La Iglesia justifica esta declaración que el linaje apostólico pasó a Clemente, porque éste fue un discípulo:

3 Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que compartieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida. Philipim (Filipenses) 3:3

Sabemos también por los manuscritos de Clemente, que se convirtió en el primer obispo de la Iglesia de Roma. La leyenda Católica sostiene que cuando Kefa fue llevado a Roma para ser crucificado, que antes de morir impuso manos sobre Clemente, designándolo como recipiente de la supuesta “Sucesión Apostólica”. La batuta fue supuestamente pasada.

Esta leyenda es difícil de creer. Primero, Mateo 16 no habla de una sucesión apostólica. Segundo, las Escrituras indican que de hecho fue Ya’akov (Santiago, el medio hermano de Yahshua), quien fue en verdad designado como cabeza de la asamblea en Jerusalén. La idea de que esa autoridad pasó a Kefa después de la muerte de Ya’akov (en Hechos 12), no se puede corroborar en ninguna parte. Tercero, si hubiera tenido el liderazgo Kefa, ¿por qué lo hubiera transferido de inmediato a la capital del imperio que deseaba destruir tanto a Jerusalén como el Templo, y en donde se había oprimido a Judea? ¿Por qué Pedro transferiría la autoridad a la capital del imperio que decidió crucificarlo a él y a Yahshua? ¿Cual sería su razón para escoger a Roma? Cuarto, cuando leemos las epístolas de Clemente vemos algo muy raro, que tal vez se pueda explicar en términos políticos. Una cuidadosa inspección del Nuevo Pacto nos demuestra que aún cuando los Apóstoles fueron instruidos directamente por Yahshua, ellos mantuvieron una actitud humilde. Aún Kefa (que se suponía había recibido el mando apostólico) continuó refiriéndose a los demás creyentes como a compañeros en servicio, enfatizando que ellos también eran llamados a servir:

1 Shimon Kefa, siervo y apóstol de Yahshua Mesías, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Elohim y Salvador Yahshua Mesías, una fe igualmente preciosa que la nuestra:

2 Gracia y paz os sean multiplicadas en el conocimiento de Elohim y de nuestro Amo Yahshua. Kefa Bet (2ª. Pedro) 1:1-4

En contraste leemos en la primera epístola de Clemente, que usa su posición como obispo de Roma para intimidar desde el púlpito, exigiendo que la asamblea en Corintio se adhiriera a sus doctrinas y decretos:

1 La Iglesia de Dios que está en Roma, a la Iglesia de Dios que está en Corintio… (1ª. Clemente 1:1)

Clemente procede a exigir que los laicos en Corintio se sometan al clero, asentando el precedente que el Obispo de Roma podía dictar órdenes a las otras asambleas. En vez de dar ánimo a sus hermanos, Clemente inicia la tradición papal de mal tratar a los demás como si fueran inferiores a él. La idea de una estructura de poder en Israel no era nueva: Israel había sabido lo que eran las jerarquías militares desde los días de Moisés. Lo novedoso era que el liderazgo fuera tan engreído, presuntuoso y que la Nación espiritual de Israel fuera guiada por una serie de semi-dioses, adoradores del sol, con sed de guerra, que mudaron el centro espiritual de la nación Israelita a Roma. En Segunda de Tesalonicenses, el Apóstol Shaul advirtió a los creyentes del primer siglo, acerca del hombre de pecado, quien se sentaría en el futuro Templo, pretendiendo ser Elohim:

3

Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin

que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de

pecado, el hijo de perdición,

4 el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama

Elohim o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Elohim como Elohim, haciéndose pasar por Elohim. Thesalonim (2ª. Tesalonisenses) 2:3-4

La 1ª. de Juan 3:4 nos dice que el pecado es la trasgresión de la Ley. De manera que si el pecado es trasgresión de la Ley, el hombre de pecado en el versículo 3 bien puede llamarse el hombre sin Ley, y ¿quien ha hecho más para enseñar contra la Ley que el Papa?

7 Porque ya está en acción el misterio de iniquidad; sólo que

hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.

8 Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien YHWH matará con el espíritu de Su boca…… Thesalonim (2ª. Tesalonicenses) 2:7-8

En el Primer Siglo, el anti-Ley todavía no había sido revelado y Shaul escribió acerca de una revelación futura. Por eso, los Cristianos del mundo todavía esperan la venida del anti-Mesías, sin darse cuenta de que ya ha estado en poder alrededor de 1,700 años. El Papa no solo está sentado en una especie de templo, se comporta como si fuera Elohim, y realiza la profecía de Daniel 7:25 que habla del ‘pequeño cuerno’, que atentará cambiar los días de fiesta dados por YHWH y la Ley. También buscará la forma de exterminar a los Nazarenos, ‘quebrantándolos’ por tres y medio años:

25 Y hablará (el Papa) palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo y tiempo, y medio tiempo. Daniel (Daniel ) 7:25

Esta referencia de los santos en la mano del Papa por ‘tiempo y tiempo y medio tiempo’ es una referencia a aproximadamente 1,260 años entre la formación de los dogmas de la Iglesia Católica Romana (en los años 300’s), hasta la Reforma Protestante que finalmente ocurrió (en la última parte de

1,500’s).

El tiempo dos veces y el medio tiempo en este pasaje, equivale a 3-1/2 veces, o tres y medio Años proféticos. Hay 360 días en el calendario Hebreo y cuando uno multiplica estos 360 días en el año por los tres y medio proféticos años, el resultado obtenido son 1,260 días proféticos, correspondiendo a 1,260 años terrenales.

Las Escrituras nos dicen que el Mesías es la cabeza (o líder) de todo hombre (1ª. de Corintios 11:3). Implica que si bien a menudo ha habido liderazgo en Israel, nunca se suponía que se auto-nombraran líderes (sino que tenían que ser nombrados por Elohim). El que intencionalmente se exalte a sí mismo como un semi-dios, diciendo que está en lugar (vicario) del Mesías, es el verdadero espíritu del anti-Mesías. Debemos notar que contrario a la creencia popular, en Griego, el término ‘anti’ no quiere decir ‘contra’. Correctamente, quiere decir ‘en lugar de’ o ‘el substituto de’. De manera que el anti-Mesías no es alguien que trata de destruir al Mesías, sino alguien que pretende ser el Mesías o Su literal representante. Qué interesante entonces, que el Papa se adjudica el título de ‘Vicario de Cristo’, y pretende ser el representante del Mesías, en la tierra. Todo esto es contra la Torah y las palabras de Yahshua. Yahshua no solo ordenó que no llamáramos a ningún hombre ‘rabbi’, sino que también dijo que no podemos llamar a un hombre en la tierra nuestro Padre.

8 Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es

vuestro Maestro, el Mesías y todos vosotros sois hermanos.

9 Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. Mattai (Mateo) 23:9

Las palabras de Yahshua son lo suficientemente claras: No llames a ningún hombre en a tierra tu Padre. Y el término Papa literalmente se traduce a ‘Papá’ (o Padre). Aún más, la corona (o mitra) del Papa lleva inscrito el título ‘Vicarius Pili Dei.’ Este título literalmente quiere decir ‘En lugar del Hijo de la Deidad’, o ‘Substituto del Hijo de la Deidad.’ De modo que el título del Papa es la definición exacta del término anti-Mesías. También sabemos que ciertos lenguajes asignan valores numéricos a cada letra. El Griego es uno de ellos. Al sumar el valor numérico en el Griego del título Latino que esta inscrito sobre la corona del Papa, el valor numérico es seiscientos sesenta y seis:

18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis. Gilyahna (Apocalipsis) 13:18

El libro de Génesis se considera generalmente profético, ya que imparte los patrones para el tipo de eventos que han de ocurrir posteriormente en las Escrituras. Nótese que en el Jardín del Edén, ya el Adversario apareció a Eva y trató de hacerla abandonar los mandamientos de YWH, haciéndole creer que no habría consecuencias negativas por su desobediencia a las leyes de YHWH:

Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que YHWH Elohim había hecho; la cual dijo a la mujer:

1

¿Con que Elohim os ha dicho: No Comáis de todo árbol del huerto”?

2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles

del huerto podemos comer;

3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo

Elohim: “No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.”

El Católico ‘Vicario de Cristo’ hace lo mismo, insinuando que podemos heredar vida eterna, sin tomar en cuenta el Pacto Matrimonial.

4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: “No moriréis;

5 sino que sabe Elohim que el día que comáis de él, serán

abiertos vuestros ojos y seréis como Elohim, sabiendo el bien

y el mal”. Beresheet (Génesis) 3:4-5

Protestantismo: ¿Las Diez Tribus Perdidas?

Muchos han oído acerca de las Diez Tribus Perdidas de Israel, pero pocos saben algo acerca de ellas. Las Escrituras nos dicen que Israel tuvo doce hijos, que más tarde cada uno sería líder de cada una de las tribus. Diez de estas tribus fueron exiladas de la Tierra de Israel, hace aproximadamente 2,700 años, debido a su desobediencia a la la Torah. Después de que las Diez Tribus fueron tomadas cautivas por los Asirios, fueron depositadas en las tierras que constituyen Siria e Iraq en estos tiempos modernos. Después de que varios años pasaron, las Diez Tribus emigraron de las tierras de Asiria, y subsecuentemente se “perdieron” en esa dispersión. ¿Y si las diez tribus se perdieron, donde están ahora? Lógicamente tienen que estar en alguna parte. Y si la profecía nos dice que tendrán que algún día regresar, ¿de donde van a regresar? Existe una teoría llamada la Teoría de las Dos Casas que explica donde están localizadas las Diez Tribus Perdidas de Israel en estos momentos. Simplificando, la Teoría de las Dos Casas nos dice que los Cristianos Protestantes (en especial los Protestantes Americanos), son los proféticos (y literalmente) descendientes de las Diez Tribus Perdidas de Israel. Debe de afirmarse que esta teoría no excluye a individuos de otras razas, herencia étnica, o nacionalidad actual. Esta teoría simplemente explica la mecánica de cómo las profecías son cumplidas a través de la historia. Si aceptamos esta teoría, comprenderemos otros fenómenos raros que no tienen explicación bíblica. Este estudio no reiterará las extensas investigaciones históricas y arqueológicas sobre la migración de las tribus. Los que deseen aprender más acerca de los descubrimientos arqueológicos, deben leer los estudios del Cap. Collins, Davidy o White. Nuestro propósito es construir sobre los resultados de estos estudios y ponerlos en un contexto más amplio. Este contexto demostrará que una de las principales razones para la primera venida de Yahshua, fue para comenzar un proceso que tomará siglos en reunir a las Diez Tribus Perdidas de Israel (conocidas también como la Casa de Efraín, o la Casa de Israel). Cuando uno sabe qué buscar, las señales están en muchas partes de la Escritura:

24 El respondiendo, dijo: “No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.” Mattai (Mateo) 15:24

Como procederemos a explicar en los siguientes capítulos, el proceso de reunir las Tribus será efectuado en etapas. La primera etapa es establecer la fe genuina de los apóstoles, y las variaciones en el Cristianismo. Esto ya se estableció en la primera venida de Yahshua.

La siguiente etapa consistió de permitir al Imperio Romano mezclar la Cristiandad con la adoración del sol, formando la variación Católica (o ‘Universal’) de la fe Cristiana. Ya hemos establecido que la creación de una fe que exaltara al Emperador Romano como semi-dios (ej. el Papa), tendría el incentivo de esparcir las Buenas Nuevas por todo su imperio y más rápidamente que los Nazarenos. La tercera etapa para reunir a la Casa de Efraín (las Diez Tribus Perdidas) fue la Reforma Protestante, la cual comenzó el proceso para que generaciones regresaran al Pacto y la fe genuina. Los Protestante no han entendido por completo que sus acciones concuerdan con un regreso a la original fe. Finalmente la cuarta etapa requiere una separación entre el remanente que desea caminar en el Pacto Matrimonial y amar la Tierra de Israel, y las multitudes en la Cristiandad que no tienen ese deseo. En capítulos subsecuentes explicaremos varias profecías detallando que esta etapa final del proceso de reunir las tribus, comenzó en 1996 EC, aproximadamente. Como la profecía indica que esta etapa final ha comenzado, será fácil encontrar en el mundo un grupo de creyentes en el Mesías (Protestantes y de otras afiliaciones), que están buscando su identidad como las Diez Tribus Perdidas de Israel. De hecho, existen varios grupos de esta categoría y están creciendo. Esto es claramente una teoría que se basa en la verdad, porque las promesas de las Dos Casas están siendo cumplidas a plena vista; de manera que debemos hacer lo posible por comprender lo que ocurre. Primeramente tenemos que entender los orígenes de las Doce Tribus de Israel. Para recapitular la historia, Abraham engendró a Isaac, e Isaac engendró a Jacob, cuyo nombre cambió a Israel. Israel tuvo doce hijos. Entonces las doce tribus fueron llamadas con el nombre de cada uno de estos doce hijos. Los nombres de esas tribus (en orden de nacimiento) son Reuben, Simeon, Levi, Judah, Dan, Naphtali, Gad, Asher Issachar, Zebulon, Yoseph y Benjamín. El onceavo hijo, Yoseph, tuvo dos hijos. Los nombres de los dos hijos fueron Manasés y Efraín. Israel, el padre de Yoseph ordenó que Manasés y Efraín debían considerarse dos tribus separadamente, indicando que Yoseph tendría una herencia doble. De las doce tribus, una tribu (Yoseph) fue extraída y dos tribus fueron agregadas en su lugar (los hijos de Yoseph: Manasés y Efraín). Esto significa que en vez de solo doce tribus en Israel, ahora son trece. Sin embargo, la tribu de Levi más tarde fue dividida y esparcida entre el resto de las tribus, para así poder ministrar a cada una. Por esta razón Levi no fue enumerada entre las tribus; y el número de tribus se redujo a doce. Debido al contar y descontar de las tribus de Israel, no es incorrecto decir que son trece. Más lo común es llamarlas Doce Tribus de Israel. Como veremos en dos capítulos adelante, ocurrió una división entre las diez tribus del norte (llamada la Casa de Israel, o Casa de Efraín, y/o Casa de José) y las dos tribus del sur, que son llamadas la Casa de Juda (o ‘Jacobo’) en profecía. Las diez fueron separadas de las dos, y ahora comienzan a juntarse. Esto es lo que la Teoría de las Dos Casas explica.

El libro de Génesis se conoce por ser profético, ya que los patrones establecidos en Génesis tienden a repetirse más adelante. También por esto se dice que el fin es conocido a través del principio. En el libro de Principios (Génesis), Judá vende a José como esclavo y José va a una prisión acusado de un crimen que no cometió. Esta es una sombra profética de eventos que más tarde sucederán a la Casa de José (o Israel, o Efraín). Después de pasar varios años en prisión, José es llamado por el Faraón, debido a la habilidad que Elohim le dio de interpretar sueños. José es catalogado como sabio, porque interpreta el sueño del Faraón correctamente y dispensa consejo sabio; el Faraón lo nombra segundo en mando sobre todo Egipto. José utiliza su posición de autoridad para ayudar al Faraón a consolidar su postura en Egipto. Una vez más, todo esto es profético de eventos futuros relacionados con las Diez Tribus. José recibe como su esposa a Asenath, hija del sumo sacerdote Egipcio Potifar. Asenath le da a José dos hijos: el mayor se llamó Manasés y el menor se llamó Efraín. Debemos notar que Génesis 1 nos dice que los seres vivientes se reproducen según su género. Por ejemplo:

11Después dijo Elohim: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en el, sobre la tierra. Y fue así. Beresheet (Génesis) 1:11

Los seres humanos también contienen su semilla según su género (de manera que se reproducen en su mismo género), es de esperarse que los dos hijos de José crecieran para ser en parte buenos Hebreos (del lado de José), y en parte unos paganos muy espirituales (por el lado del padre de Asenath. Y eso fue exacto el resultado. Si bien Manasés y Efraín fueron personas reales, también sirvieron como muestra profética de los que habrían de ser los Cristianos del Imperio Británico (incluyendo a América). Como hemos visto, los Cristianos son generalmente en parte buenos Hebreos y en parte paganos espirituales que se dan licencia para alterar la verdadera adoración, para incluir un sinnúmero de ritos paganos, rituales, y días dedicados a adorar el sol. Vemos que los nombres de los dos hijos resultaron proféticos. El nombre del hijo mayor, Manasés, se traduce “El olvidará su pena y la Casa de su Padre”. Esto resulta en una imagen profética de Inglaterra, donde comenzó le Revolución Industrial. La Revolución Industrial ayudó a los Británicos (y a sus descendientes) a olvidar sus penas y labores forzadas. Qué pena que también hayan olvidado la casa de su Padre (o sea el Templo). Algunas personas sugieren que esta puede ser la razón por la que existe tanto anti-Semitismo en la radio y televisión Británica (como en la BBC, y otras). Después de que José invitó a su padre Israel (y al resto de la familia) a Egipto, Israel profetizó que los dos hijos de José serían grandes en importancia. Es

notorio que Israel profetizó que el hijo menor de José (Efraín), se convertiría en el más grande de los dos:

12 Entonces José los sacó de entre us rodillas y se inclinó a

tierra. 13 Y los tomó José a ambos, Efraín a su derecha, a la izquierda de Israel, y Manasés a su izquierda, a la derecha de

Israel; y los acercó a él.

14 Entonces Israel extendió su mano derecha, y la puso sobre

la cabeza de Efraín que era el menor, y su mano izquierda sobre la cabeza de Manasés, colocando así sus manos adrede, aunque Manasés era el primogénito.

15 Y bendijo a José diciendo: El Elohim en cuya presencia

anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Elohim que me mantiene desde que yo soy hasta este día, 16 el Angel que me libera de todo mal, bendiga a estos jóvenes; y sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra. Beresheet (Génesis) 48:12-16

El idioma Hebreo es muy especial. En el Hebreo la frase “mutiplíquense en gran manera” tiene un significado escondido. Ese significado escondido es “como multitud de peces”. Esto alude a que Efraín y Manasés se convertirían en una multitud de peces. ¿Qué pueblo ha crecido a ser una multitud en la tierra, y han adoptado el símbolo del pescado? Unicamente los Cristianos han hecho esto, y en particular los Cristianos Británicos y Americanos.

17 Pero viendo José que su padre ponía la mano derecha

sobre la cabeza de Efraín, le causó esto disgusto; asió la

mano de su padre, para cambiarla de la cabeza de Efraín a la cabeza de Manasés.

18 Y dijo José a su padre: No así padre mío, porque éste es el

primogénito; pon tu mano derecha sobre su cabeza.

19 Mas su padre no quiso y dijo: lo sé, hijo mío, lo sé; también

él vendrá a ser un pueblo y será también engrandecido; pero su hermano menor será más grande que él y su descendencia formará multitud de naciones. Beresheet (Génesis) 4917-19

Los eruditos interpretan las palabras “formará multitud de naciones”, de varias formas. Sin embargo, este pasaje parece indicar que Efraín se convertiría en:

1. Una multitud de naciones (Israelitas), y

2. “Más grande” que su hermano mayor (o sea, más numeroso y/o más próspero).

Originalmente concebida como una nación Protestante Cristiana, América es más rica, más poblada que Inglaterra y se ha convertido en una multitud de naciones (en cuanto está formada de cincuenta estados originalmente soberanos). Además, el hecho de que América está formada de gente virtualmente de cada tribu, nación y lengua, sirve para ilustrar como todas las naciones pueden estar compactadas. Es importante recordar que los nombres en las Escrituras, apuntan siempre proféticamente. El nombre de Efraín significa dos cosas: “doble fruto” y “vasto”. Cuando buscamos una nación Cristiana y Protestante que sea más grande que su hermano mayor, que esté formada de multitud de naciones, que sea doblemente fructífera y bastamente bendecida, lo lógico es ver a América Cristiana y Protestante. Esta información no tiene la intención de excluir a nadie del Pacto, ni de engrandecer a América. YHWH ama a todos Sus hijos y El ha extendido Su salvación a todas las naciones del mundo. Solo sirve esto para explicar la mecánica en que las profecías son desarrolladas. Existen otras naciones que no son Británicas (como Sud Africa) que poseen movimientos fuertes de Raíces Hebreas. De manera que sería erróneo sugerir que los herederos del Reino tendrán que venir exclusivamente de Inglaterra y/o América. Yahshua mismo dice que muchos vendrán del este:

11 Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos. Mattai (Mateo) 8:11

El racismo no tiene parte en la ofrenda de Salvación en Yahshua a todos los hijos de Adán. El mandato en Mateo 28 es de ir a todas las naciones y hacer discípulos. Esto no puede interpretarse que solo debían ir a Inglaterra o América. Sin embargo, es lógico reconocer que América tiene un papel profético especial. Mientras que el anti-Semitismo ha abundado en la América Cristiana (como en todas partes), éste ha disminuido desde la Segunda Guerra Mundial, como si las profecías hubieran entrado a una nueva fase. Si bien el anti-Semitismo existe en América, ha sido más leve que en Europa. América ha apoyado a Israel desde su comienzo en 1948; y a menudo se ha dicho que América es el único amigo de Israel en toda la tierra. América favorece a Israel porque los Americanos Cristianos Protestantes desean ver a Israel protegida por razones tanto teológicas como humanitarias. El hecho de que en la actualidad Israel no comprende la razón de ese apoyo por parte de los Cristianos Protestantes Americanos, no altera el hecho de que es básicamente el Protestantismo Americano quien ofrece amistad a Israel.

¿Pero cual es la causa de que América sea relativamente una nación Protestante a favor de Israel? Es el hecho que América es un representante profético en la era moderna de la Tribu de Efraín. La relación especial que existe entre América e Inglaterra es la hermandad entre los dos hijos de José, Efraín y Manasés. Igualmente, la relación especial entre América e Israel es la relación entre la Casa de José (Efraín) y la Casa de Judá. Hubo a menudo peleas y rivalidad entre las Dos Casas; pero cuando las cosas se ponían serias, las Dos Casas se encontraban juntas, ayudándose, y así será en el futuro. Para mejor comprender algunos de los secretos del Nuevo Pacto, aprendamos un poco más acerca de las Doce Tribus de Israel y como serían más tarde divididas en Dos “Casas”.

La Nación Dividida

Después de que José murió, nuevos reyes rigieron en Egipto, que no tuvieron conocimiento de las buenas cosas que José hizo por Egipto y por el Faraón. Los nuevos reyes tuvieron miedo de los hijos de Israel y decidieron esclavizarlos. La esclavitud en Egipto fue muy dura. Cuatrocientos treinta años después de que los descendientes de Israel fueron por primera vez a Egipto, YHWH envió a un hombre llamado Moshe (Moisés), a sacarlos. Moshe sacó a los hijos de Israel por el mar Rojo (Reed) y al desierto del Sinai. Cincuenta días más tarde, les dio la la Torah al pie del Monte Sinai, lo cual contituyó su compromiso con YHWH. En ese momento fueron informados que serían llevados a la Tierra Prometida, la Tierra de Canán. Conociendo que YHWH los guiaría a la Tierra de Canán, Moshe envió doce espías a la Tierra para espiarla. De los doce espías, solo dos regresaron con un reporte positivo. Los nombres de los dos que llevaron el reporte positivo eran Caleb, hijo de Jefone (de la Tribu de Judá) y Josué hijo de Nun (de la Tribu de Efraín).

6 Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos;

7 y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel

diciendo la tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. Bemidbar (Números) 14:6,7

Es muy simbólico que los dos espías con el buen reporte, fueron de las tribus de Judá y Efraín. Estas dos tribus representan lo que más tarde se conocería como las Dos Casas de Israel. La Casa del sur era Judá (o Jacobo), y consistía de las tribus de Judá y Benjamín. Estas dos tribus juntas (con algunos de los Levitas) son lo que llamamos “Los Judíos” en el día de hoy. En contraste, las tribus del norte fueron llamadas la Casa de Israel, la Casa de Efraín y/o la Casa de José. Estos tres términos son sinónimos e implican personas distintas a los Judíos. Se debe a que las profecías para Judá y para Israel todavía se tienen que cumplir. Por ejemplo:

18 En aquellos tiempos irán de la casa de Judá a la casa de Israel y vendrán juntamente de la tierra del norte a la tierra que hice heredar a vuestros padres. Yirmeyahu (Jeremías) 3:18

Las Escrituras profetizan diferentes cosas sobre Judá y sobre Israel, y a menos que uno comprenda la distinción entre los dos grupos, las profecías pueden confundirse en una sola masa sin explicación. Los Cristianos desean que las profecías sean conflictivas, porque reforzarían sus creencias de que el Mesías había venido a acabar con ellas.

¿Pero acaso esa hipótesis Cristiana tiene sentido? ¿Acaso el Padre se contradice? ¿Y por qué enviaría a Su Hijo a perder su tiempo en algo que no tenía sentido? Las Dos Casas de Israel y Judá son claramente dos separados y distintos grupos de gente:

11 Y se congregarán los hijos de Judá y de Israel, y nombrarán un solo jefe, y subirán de la tierra, porque el día de Jezreel será grande. Hoshea (Oseas) 1:11

La Iglesia, nunca ha entendido las Dos Casas; de manera que nunca han enseñado sobre ellas. Al contrario, han concluido erróneamente que los Judíos

del día de hoy representan las Doce Tribus de Israel. Una breve investigación de

la historia de Israel, demostrará que eso es incorrecto.

Después de la muerte de Moisés, Josué guió a los hijos de Israel en la conquista de la Tierra Prometida. Después surgió el período de los Jueces y después siguió Primera y Segunda de Samuel. Durante esos períodos las tribus no se mantuvieron juntas bajo un líder fuerte y por consecuencia se debilitaron. Después de los Jueces y Samuel vino el período de Primera y Segunda de Reyes. Después del corto reinado de dos años del Rey Saul, el Rey David

conquistó a los enemigos de Israel, unió al pueblo y llevó a los hijos de Israel de regreso al Pacto Matrimonial. Los eruditos concuerdan que Josué y el Rey David establecieron la norma clásica Hebrea para un Mesías. Un Mesías (o un ungido) es un líder divinamente llamado, quien conquista los enemigos de Israel, unifica a los hijos de Israel y luego trae a los perdidos y diseminados de Israel de regreso al Pacto eterno. Aunque la mayoría de los Cristianos no se dan cuenta, este es el papel que Yahshua está realizando, está sucediendo tan lentamente que uno no puede completamente comprender cómo El lo está realizando, sin tener una mejor compresión de ambos Pactos. Cuando Yahshua murió en el árbol en Gólgota, los Judíos no pudieron ver cómo El había reunido a los perdidos y esparcidos de los Hijos de Israel; tampoco pudieron ver cómo El venció a los enemigos de Israel. Además, debido

a malentender las epístolas de Pablo, muchos Judíos creyeron que Yahshua

había venido a destruir el Pacto. Por todas estas razones, los Judíos rechazaron a Yahshua como su Mesías. A pesar de esto, la cuarta y final fase de la reunificación de las Diez Tribus Perdidas continúa (y el movimiento Nazareno sigue creciendo) y los Judíos comenzarán a reconocer que Yahshua es verdaderamente su Mesías. Verán que El realmente está reuniendo a los hijos de Israel que estaban perdidos y esparcidos, de cada tribu, lengua y nación; y que El los trae en verdad de regreso al Pacto Eterno. Cuando eso ocurra (y los Judíos vean que los muchos seguidores de Yahshua obedecen la Torah), no podrá nadie separar al pueblo Judío de su Mesías.

Si bien hay otras razones en la historia del conflicto entre Cristianos y Judíos, la violencia puede ser atribuida a la rivalidad que siempre ha existido entre las Dos Casas de Israel. Estas rivalidades han existido desde que José soñó (y sus hermanos se pusieron celosos); y en el tiempo del Rey David, las rivalidades se habían intensificado:

43 Entonces respondieron los hombres de Israel y dijeron a los de Judá: Nosotros tenemos en el rey diez partes, y en el mismo David más que vosotros. ¿Por qué pues, nos habéis tenido en poco? ¿No hablamos nosotros los primeros, respecto de hacer volver a nuestro rey? Y las palabras de los hombres de Judá fueron más violentas que las de los hombres de Israel. Schmuel Bet (2ª Samuel) 19:43

A pesar de las luchas entre ambas Casas, el Rey David pudo unir las tribus y mantenerlas juntas. Cuando David había envejecido, su hijo Salomón comenzó a regir. Con el reinado de Salomón, un número de problemas se desarrollaron. Salomón había tomado gran número de esposas extranjeras, y estas esposas “extranjeras” nunca se convirtieron a la forma de adoración Israelita. El problema no fue que las esposas de Salomón fueran del extranjero. El problema fue que no se convirtieron para adorar a YHWH (como lo hizo Ruth), sino que continuaron adorando sus dioses paganos. Y sucedió que en un esfuerzo para complacer a sus idólatras esposas, Salomón comenzó a practicar las formas de idolatría que ellas practicaban, aún cuando YHWH personalmente lo había advertido no hacer eso:

1 Pero el rey Salomón amó además de la hija de Faraón, a

muchas mujeres extranjeras, a las de Moab, a las de Amón, a las de Edom, a las de Sión y a las heteas;

2 gentes de las cuales YHWH había dicho a los hijos de Israel:

No os llegaréis a ellas, ni ellas se llegarán a vosotros; porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses. A éstas pues, se juntó Salomón con amor.

3 Y tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas;

y sus mujeres desviaron su corazón.

4 Y cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su

corazón tras dioses ajenos y su corazón no era perfecto con YHWH su Elohim, como el corazón de su padre David.

5 Porque Salomón siguió a Astoret, diosa de los sidonios y a

Milcom, ídolo abominable de los amonitas.

6 E Hizo Salomón lo malo ante los ojos de YHWH y no siguió cumplidamente a YHWH como David su padre.

Entonces edificó Salomón un lugar alto a Quemos, ídolo abominable de Moab, en el monte que está enfrente de

7

Jerusalén y a Moloc, ídolo abominable de los hijos de Amón.

8 Así hizo para todas sus mujeres extranjeras, las cuales

quemaban incienso y ofrecían sacrificios a sus dioses.

9 Y se enojó YHWH contra Salomón, por cuanto su corazón se

había apartado de YHWH Elohim de Israel, que se le había

aparecido dos veces,

10 y le había mandado acerca de esto, que no siguiese a

dioses ajenos; mas él no guardó lo que le mandó YHWH.

11 Y dijo YHWH a Salomón: por cuanto ha habido esto en ti, y

no has guardado mi pacto y mis estatutos que yo te mandé,

romperé de ti el reino y lo entregaré a tu siervo.

12 Sin embargo, no lo haré en tus días, por amor a David tu

padre; lo romperé de la mano de tu hijo. 13 Pero no romperé todo el reino, sino que daré una tribu a tu

hijo, por amor a David mi siervo y por amor a Jerusalén, la cual yo he elegido. Melachim Alef (1ª Reyes) 11:1-13

Salomón también tomó gran número de esclavos de la Casa del Norte de Efraín, para construir el Templo y sus propiedades propias. Por ejemplo, cuando leemos en Eclesiastés acerca de los magníficos jardines y las albercas que el Rey Salomón hizo construir, todo eso fue levantado por esclavos de la Casa de José:

4 Engrandecí mis obras, edifiqué para mí casas, planté para

mí viñas;

5 hice huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todo

fruto.

6 Me hice estanques de aguas, para regar de ellos el bosque

donde crecían los árboles.

7 Compré siervos y siervas y tuve siervos nacidos en casa;

también tuve posesión grande de vacas y de ovejas, más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén. Koheleth (Eclesiastés) 2:4-7

El Rey Salomón tomó multitud de esclavos de la Casa del Norte – Efraín. Sin embargo, nunca leemos que él hubiera hecho esclavos de la Casa de Judá.

26 También Jeroboam hijo de Nabat, efrateo de Sereda, siervo

de Salomón, cuya madre se llamaba Zerúa, la cual era viuda, alzó su mano contra el rey.

27 La causa por la cual éste alzó su mano contra el rey fue

esta: Salomón, edificando a Milo, cerró el portillo de la ciudad de David su padre.

28

Y este varón Jeroboam era valiente y esforzado; y viendo

Salomón al joven que era hombre activo, le encomendó todo

el cargo(los esclavos) de la casa de José (o Casa de Efraín).

Melachim Alef (1ª Reyes 11:26-28)

El problema principal, fue la idolatría de Salomón. En el verso 11 (arriba), YHWH había prometido castigar a Salomón por adorar a los dioses ajenos de su esposa, la consecuencia sería arrancar el reino de la mano del hijo de Salomón (dejando solo dos tribus bajo su reinado). En el versículo 29, vemos como este partir del reino se llevaría a cabo:

29 Aconteció pues en aquel tiempo, que saliendo Jerobaom de

Jerusalén, le encontró en el camino el profeta Ahías silonita y éste estaba cubierto con una capa nueva; y estaban ellos dos solos en el campo. 30 Y tomando Ahías la capa nueva que tenía sobre sí, la rompió en doce pedazos,

31 y dijo a Jeroboam: Toma para ti los diez pedazos; porque

así dijo YHWH Elohim de Israel: He aquí que yo rompo el reino de la mano de Salomón y a ti te daré diez tribus;

32 y él tendrá una tribu por amor a David mi siervo y por amor

a Jerusalén, ciudad que yo he elegido de todas las tribus de

Israel;

33 por cuanto me han dejado, y han adorado a Astoret diosa

de los sidonios, A Quemos dios de Moab y a Moloc dios de los hijos de Amón; y no han andado en mis caminos para hacer lo

recto delante de mis ojos, y mis estatutos y mis decretos, como hizo David su padre.

34 Pero no quitaré nada del reino de sus manos, sino que lo

retendré por rey todos los días de su vida, por amor a David m siervo, al cual yo elegí y quien guardó mis mandamientos y

mis estatutos.

35 Pero quitaré el reino de la mano de su hijo y lo daré a ti, las

diez tribus. Melachim Alef (1ª Reyes) 11:29-35

YHWH dice a Jeroboam (a través de Ahías) que El amó a David, porque David guardó sus mandamientos. Ahías profetizó que si Jeroboam también guardara los mandamientos, entonces la Casa de Israel sería establecida como la nueva casa principal:

37 Yo, pues, te tomaré a ti, y tú reinarás en todas las cosas

que deseare tu alma, y serás rey sobre Israel.

38 Y si prestares oído a todas las cosas que te mandare, y

anduvieres en mis caminos e hicieres lo recto delante de mis ojos, guardando mis estatutos y mis mandamientos, como

hizo David mi siervo, yo estaré contigo y te edificaré casa firme, como la edifiqué a David, y yo te entregaré a Israel.

39 Y yo afligiré a la descendencia de David a causa de esto,

mas no para siempre. Melachim Alef (1ª de Reyes) 11:37-39

Nótese que la aflicción sobre Judá no es para siempre. También es de notarse que la promesa de YHWH que El haría de Efraín el “Nuevo Israel”, fue condicional. Israel solo sería la nueva casa principal, siempre y cuando guardaran Sus Mandamientos. Más tarde, en 1ª de Reyes, capítulo doce, la Casa del Norte – Israel, se rebeló contra Roboam, el hijo de Salomón. Después de que hicieron esto, establecieron a Jeroboam como su nuevo rey. Jeroboam sabía que tenía que guiar al pueblo a guardar Torah, pero su problema era que la Torah mandaba que el pueblo fuera a Jerusalén tres veces al año. Solo que Jerusalén estaba bajo el reino del Rey Roboam, (en el Reino del Sur):

26

Y dijo Jeroboam en su corazón: Ahora se volverá el reino a

la

casa de David,

27

si este pueblo subiere a ofrecer sacrificios en la casa de

YHWH en Jerusalén; porque el corazón de este pueblo se volverá a su señor Roboam Rey de Judá y me matarán a mi y se volverán a Roboam rey de Judá.

Jeroboam sabe que debe inculcar al pueblo ir a Jerusalén, para que Israel mantega la prioridad como casa. Sin embargo, si su gente fuera a Jerusalén, podrían llegar a matarlo. Así que Jeroboam fabrica un plan:

28 Y habiendo tenido consejo, hizo el rey dos becerros de oro

y dijo al pueblo: bastante habéis subido a Jerusalén he aquí

tus dioses, oh Israel, los cuales te hicieron subir de la tierra de Egipto.

29 Y puso uno en Bet-el, y el otro en Dan.

30 Y esto fue causa de pecado; porque el pueblo iba a adorar

delante de uno hasta Dan.

31 Hizo también casas sobre los lugares altos e hizo sacerdotes de entre el pueblo, que no eran de los hijos de Leví.

32 Entonces instituyó Jeroboam fiesta solemne en el mes

octavo, a los quince días del mes , conforme a la fiesta solemne que se celebraba en Judá; y sacrificó sobre un altar. Así hizo en Bet-El, ofreciendo sacrificios a los becerros que había hecho. Ordenó también en Bet-El sacerdotes para los lugares altos que él había fabricado.

33 Sacrificó pues, sobre el altar que el había hecho en Bet-el, a los quince días del mes octavo, el mes que él había inventado de su propio corazón; e hizo fiesta a los hijos de Israel y subió al altar para quemar incienso. Melachim Alef (1ª Reyes) 12:25-33

Veremos varios paralelos aquí, entre el Reino del Norte y la Iglesia Cristiana. Notemos lo que aconteció: Jeroboam cambió los festivales de otoño (del séptimo mes al octavo). Estableció falsas casas de adoración y luego colocó objetos visibles para adorar (ídolos) en esas casas. Hizo sacerdotes de cualquiera, no sólo de la Tribu de Leví. Se desvió de la la Torah, pero le dijo al pueblo que este nuevo sistema religioso era legítimo. Paso a paso, este es la misma ruta que la Iglesia Cristiana seguiría más tarde. La Iglesia cambió los festivales de otoño al invierno. Mudaron el centro de adoración de Jerusalén a Roma, establecieron un Templo falso y pusieron ídolos (estatuas e imágenes) dentro. En seguida, hicieron sacerdotes de cualquiera, en vez de los hijos de Leví. El patrón establecido en el Jardín del Edén, dicta que cuando obedecemos las Leyes de YHWH, nos es permitido vivir en Su tierra especial y El mismo cuida de nosotros. Por otro lado, cuando desobedecemos Sus leyes, El nos echa fuera de Su tierra y envía una espada a perseguirnos, hasta que nos arrepintamos. Para Israel, esto sería lo que pasaría. Parecido a los Cristianos sin Torah que más tarde harían alarde de ser el “Nuevo Israel”, los Efrainitas de Jeroboam se convirtieron en la casa principal, pero solo por un tiempo. Al desobedecer el Pacto Eterno, no les sería permitido vivir en la Tierra del Pacto (pues estaban profanándola). Así como los Cristianos serían mas tarde esparcidos a los cuatro rincones de la Tierra, el reino del Norte – Israel de Jeroboam, fueron así esparcidos. Fueron lanzados de la Tierra de Israel, por no obedecer la la Torah de YHWH. Veremos que todo esto serviría para cumplir las promesas dadas a los Patriarcas.

Las Ultimas Advertencias

YHWH envió profetas al Reino del Norte, para avisarles de los desastres que les esperaban, si no se arrepintieran. Entre estos profetas se encontraba Oseas:

2 El principio de la palabra de YHWH por medio de Oseas. Dijo YHWH a Oseas: Vé, tómate una mujer fornicaria, e hijos de

fornicación; porque la tierra fornica apartándose de YHWH. Hoshea (Oseas) 1:2

La idolatría es adulterio espiritual contra YHWH y debido a que la Casa de Efraín se había casado con otros dioses, Oseas tuvo que tomar a una fornicaria como su esposa. Esto fue simbólico de la fornicación de Efraín:

3 Fue pues y tomó a Gomer hija de Diblaim, la cual concibió y

le dio a luz un hijo.

4 Y le dijo YHWH: Ponle por nombre Jezreel; porque de aquí a

poco yo castigaré a la casa de Jehu (Judá) por causa de la sangre de Jezreel y haré cesar el reino de la casa de Israel.

El nombre Jezre’el significa “YHWH esparcirá”, o “YHWH sembrará”, como el

trigo que es sembrado en la tierra. A este concepto se refería Yahshua en varias de sus parábolas sobre agricultura. Pero notemos: YHWH no dijo que destruiría a los Efrainitas mismos, solo que pondría un fin a su reino. Veremos referencias a esto en el Nuevo Pacto.

6 Concibió ella otra vez y dio a luz una hija. Y le dijo Elohim:

Ponle por nombre Lo-ruhama, porque no me compadeceré más de la casa de Israel, sino que los quitaré del todo.

El nombre Lo-Ruhamah significa “no misericordia” o “no compasión”. YHWH

estaba dando a entender que El había terminado (Gomer) con Su esposa adúltera. Iba a esparcir a Efraín en la tierra como la semilla de trigo (Jezre’el) y no tendría mas compasión (Lo-ruhama) de Efraín porque rehusó arrepentirse. En seguida, YHWH dice que Efraín no será mas Su pueblo (Ammi). De lo contrario, ahora se convertirán en “No (Su) pueblo” (Lo-ammi):

8 Después de haber destetado a Lo-ruhama, concibió y dio a

luz un hijo.

9 Y dijo Elohim: Ponle por nombre Lo-ammi, porque vosotros no sois mi pueblo, ni yo seré vuestro Elohim. Hoshea (Oseas) 1:8-9

Y a pesar de la terrible idolatría que la Casa de

YHWH todavía prometió redimirlos:

Efraín cometió contra El,

10 Con todo, será el número de los hijos de Israel como la arena del mar, que no se puede medir ni contar. Y en el lugar en donde les fue dicho : Vosotros no sois pueblo mío, les será dicho: Sois hijos del Elohim viviente.

Si Efraín rehusara guardar la la Torah, sería como repetir el Jardín del Edén:

YHWH echaría a Efraín fuera de Su tierra especial y desenvainaría la espada, hasta que se arrepintiera. Muchas generaciones más tarde, después de arrepentirse, YHWH llevaría a sus descendientes de regreso a Su tierra y los reuniría con sus hermanos Judíos.

11 Y se congregarán los hijos de Judá y de Israel, y nombrarán un solo jefe, y subirán de la tierra; porque el día de Jezreel será grande. Hoshea (Oseas) 1:10-11

Esta felíz reunión, no tendría lugar en 2,700 años. Mientras tanto, la la Torah especifica que antes de que pase un juicio sobre un pecador, deben de haber dos o más testigos del pecado cometido. De manera, que además de Oseas, YHWH también envió a un profeta llamado Elías (o Eliyahu), para ser testigo en contra de la Casa de Israel (o Efraín). Muchos Cristianos se han familiarizado con el famoso reto de Elías con los sacerdotes de Ba’al. Pero pocos se han dado cuenta que los nombres han sido alterados en casi todas las traducciones. En las Escrituras los nombres siempre son proféticos. Además, si lo pensamos bien, veremos como en un mundo que fue creado por la Palabra, los sonidos de palabras deben tener significados específicos. Como se puede leer en El Hombre del Norte, los sonidos de palabras contienen significante información espiritual, la cual físicos modernos y teóricos están comenzando a entender. (Lo que han aprendido es que ciertas resonancias llevan dentro importante información espiritual, como ADN contiene importante información genética. Consideremos para nuestros propósitos, que si los nombres son siempre proféticos y el mundo fue creado a través de sonido (o resonancias energéticas, y si los sonidos de las palabras tienen significado espiritual, ¿entonces qué tan importante es el Nombre de nuestro Creador? La mayoría de Cristianos no conocen el hecho que el nombre verdadero del Creador es (YHWH o YHWH), el cual ha sido escondido (o substituido) aproximadamente 7,000 veces en las Escrituras. Este es un pecado contra el Tercer Mandamiento:

7 “No tomarás el nombre de YHWH tu Elohim en vano; porque no dará por inocente YHWH al que tomare su nombre en vano. Shemote (Exodo) 20:7

Aunque la clásica traducción es no tomar Su Nombre en vano, la palabra “vano” es en realidad Strong’s H#7723, “I’shavah”. Esta palabra no fue traducida el Inglés directamente, y el verdadero significado de este pasaje es:

7 No harás desolación del Nombre de YHWH tu Elohim,

porque YHWH no dará por inocente al que haga desolación de Su Nombre.

Shemote (Exodo) 20:7

Si estudiamos la raíz de la palabra “I’shavah”, veremos que además de no tomar Su Nombre en vano, el mandamiento es no desolar, no cubrir, no disfrazar, no substituir, y no hacer algo que esconda Su Nombre. Debemos de tener cuidado de no tomar Su nombre en vano, pero aún más vital es que YHWH nos dice en muchos pasajes que El quiere que Su verdadero Nombre sea dado a conocer en la tierra:

16 Y a la verdad yo te he puesto para mostrar en ti mi poder y

para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra.

Shemote (Exodo) 9:16

En diversos lugares de las Escrituras, YHWH poéticamente enfatiza la increíble importancia de amarlo y de conocer Su verdadero Nombre:

14 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré;

le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.

15 Me invocará y yo le responderé; con él estaré yo en la

angustia; lo libraré y le glorificaré.

16 Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación.

Tehillim (Salmos) 91:14-16

Viendo cuan repetidamente YHWH nos dice cuánto El quiere que la gente conozca Su verdadero Nombre, es sorprendente que tan pocas personas sepan que Su Nombre no es “Señor”. De hecho, la palabra “Señor” se traduce como “Ba’al”. Unos Cristianos se espantan de aprender que cuando llaman en el nombre del “Señor”, están actualmente llamando en el nombre de una deidad pagana, Ba’al. Otros Cristianos piensan que esto es confuso, debido a que han recibido muchas bendiciones llamando en el nombre del “Señor” en el pasado. Sin embargo, sin condenación ni juicio, una vez que hemos aprendido que la palabra “Señor” quiere decir Ba’al (tanto en el Hebreo antiguo como el moderno), ¿entonces no es honroso solo usar el verdadero nombre de YHWH? Si los nombres no son importantes, y si es aceptable llamar a YHWH por otros nombres de deidades (como Ba’al), entonces porque no también llamarlo “Satán”?

30

Pero Elohim, habiendo pasado por alto los tiempos de esta

ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar,

que se arrepientan…… Ma’asim (Hechos 17:30)

El hecho de que los Cristianos no llaman en el nombre de Ba’al con la intención de pecar, y el hecho que YHWH ha pasado por alto su trasgresión en el pasado, no es una buena razón para continuar rompiendo el Tercer Mandamiento. Una vez que sabemos el verdadero Nombre de YHWH, debemos usarlo; porque como veremos, YHWH no admitirá que los que usen Señor (Ba’al) queden libre de culpa:

17 Cuando Acab vio a Elías, le dijo: ¿Eres tú el que turbas a

Israel?

18 Y él respondió: Yo no he turbado a Israel, sino tú y la casa

de tu padre, dejando los mandamientos de YHWH y siguiendo

a los baales (señores).

Melachim Alef (1ª Reyes) 18:17-18

Génesis Uno nos enseña que los seres vivientes siguen las prácticas de sus padres; y aquí Elías está corrigiendo a Acab por dejar que Israel continúe con las falsas prácticas de su padre, el Rey Jeroboam:

19 Envía pues, ahora y congrégame a todo Israel en el monte

Carmelo y los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal y los cuatrocientos profetas de Asera, que comen de la mesa de

Jezabel. Melachim Alef (1ª Reyes) 18:19

Debido a que la mayoría de Cristianos nunca aprenden el idioma Hebreo, no aprenden que la palabra Señor significa Ba’al. También es típico que ignoren el hecho que el nombre Asherah quiere decir Pascua. Sin embargo, muchos de los que aprenden la diferencia, todavía ‘saltan entre dos opiniones’ llamándolo por los dos nombres YHWH y Señor, para simultáneamente agradar a YHWH y a los hombres:

20 Entonces Acab convocó a todos los hijos de Israel y reunió

a los profetas en el monte Carmelo.

21 Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuando

claudicaréis, vosotros entre dos pensamientos? Si YHWH es Elohim, seguidle; y si Baal (Señor), id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra.

La gente somos criaturas de hábito. Una vez que las personas se sienten cómodas con cierto nombre, no les gusta cambiar, estén en lo correcto, o equivocadas.

Una vez que se les instruye que la palabra Señor significa Ba’al, muchas personas hacen lo mismo que el versículo y no responden. Tal vez no estén

seguras de cual es el nombre correcto, o si hace la diferencia; pero veremos que

si

crítico:

es

22 Y Elías volvió a decir al pueblo: Sólo yo he quedado profeta

de YHWH; más de los profetas de Baal hay cuatrocientos

cincuenta hombres.

23 Dénsenos pues, dos bueyes y

escojan ellos uno y córtenlo en pedazos y póngalo sobre leña, pero no pongan fuego debajo; y yo prepararé el otro buey y lo pondré sobre leña y ningún fuego pondré debajo.

24 Invocad luego vosotros el nombre de vuestros dioses, y yo

invocaré el hombre de YHWH y el dios que respondiere por medio de fuego, ése sea Elohim. Y todo el pueblo respondió, diciendo: Bien dicho.

Melachim Alef (1ª Reyes) 18:22-24

El pueblo aceptó el reto:

25 Entonces Elías dijo a los profetas de Baal: Escogeos un

buey y preparadlo vosotros primero, pues que sois los más; e invocad el nombre de vuestros dioses, mas no pongáis fuego debajo.

26 Y ellos tomaron el buey que les fue dado y lo prepararon e

invocaron el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía, diciendo: ¡Baal, respóndenos! Pero no había voz ni quien respondiese; entre tanto, ellos andaban saltando cerca del altar que habían hecho.

YHWH deja que pasemos tiempos de ignorancia, pero una vez que aprendemos la verdad debemos de obedecer, a menos que queramos ser una burla en el Día del Juicio, de la misma manera que Elías se burló de los Efrainitas:

27 Y aconteció al mediodía que Elías se burlaba de ellos,

diciendo gritad en alta voz, porque él es un dios, quizá está meditando, o tiene algún trabajo, o va de camino; tal vez duerme y hay que despertarle.

28 Y ellos clamaban a grandes voces, y se sajaban con

cuchillos y con lancetas conforme a su costumbre, hasta correr la sangre sobre ellos.

29 Pasó el mediodía, y ellos siguieron gritando frenéticamente

hasta la hora de ofrecerse el sacrificio, pero no hubo ninguna voz, ni quien respondiese ni escuchase.

YHWH les dio a los sacerdotes Efrainitas suficiente tiempo para admitir que estaban equivocados:

30 Entonces dijo Elías a todo el pueblo: Acercaos a mí. Y todo

el pueblo se le acercó; y él arregló el altar de YHWH que estaba arruinado.

31 Y tomando Elías doce piedras, conforme al número de las

tribus de los hijos de Jacob, al cual había sido dada palabra de YHWH diciendo, Israel será tu nombre, 32 edificó con las piedras un altar en el nombre de YHWH; después hizo una zanja alrededor del altar, en que cupieran dos medidas de grano.

Elías hizo la zanja bastante ancha para dos medidas de grano. El grano representa a los Israelitas, que están divididos en Dos Casas:

33 Preparó luego la leña y cortó el buey en pedazos y lo puso

sobre la leña.

34 Y dijo: Llenad cuatro cántaros de agua y derramadla sobre

el holocausto y sobre la leña. Y dijo: Hacedlo otra vez; y otra vez lo hicieron. Dijo aún: Hacedlo la tercera vez; y lo hicieron

la tercera vez. Melachim Alef (1ª Reyes) 18:33-34

Elías vertió un total de doce cántaros de agua.

35 de manera que el agua corría alrededor del altar y también

se había llenado de agua la zanja.

36 Cuando llegó la hora de ofrecer el holocausto, se acercó el

profeta Elías y dijo: YHWH Elohim de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy manifiesto que tu eres Elohim en Israel, y que

yo soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas. 37Respóndeme YHWH, respóndeme para que conozca este pueblo que tú, oh Yahweh, eres el Elohim y que tú vuelves a ti el corazón de ellos.

YHWH puede soportar nuestra ignorancia, pero cuando Lo ponemos a la prueba, solo El contesta con fuego cuando llamamos en Su verdadero Nombre:

38 Entonces cayó fuego de YHWH y consumió el holocausto,

la leña, las piedras y el polvo, y aún lamió el agua que estaba en la zanja.

39 Viéndolo todo el pueblo, se postraron y dijeron: ¡YHWH es

el Elohim, YHWH es el Elohim!

40 Entonces Eías les dijo: Prended a los profetas de Baal para que no escape ninguno. Y ellos los prendieron; y los llevó Elías al arroyo de Cisón y allí los degolló. Melachim Alef (1ª Reyes) 18:35-40

Al contestar YHWH a Elías con fuego, El demostró a los Efrainitas quien era Elohim. Sin embargo, como los seres humanos son criaturas de hábito, los Efrainitas siguieron llamándolo Señor. De manera que no es sorprendente que los Cristianos de la era moderna también lo llamen Señor, como lo hicieron sus ancestros Efrainitas:

1Cuando Efraín hablaba, hubo temor; fue exaltado en Israel; más pecó en Baal (Señor) y murió. Hoshea (Oseas) 13:1

El Tercer Mandamiento no es de poca importancia.

“Las Naciones Absorben a Israel”

A principios de los 700’s AEC (antes de la era común), YHWH hizo que los reyes de Asiria fueran en varias incursiones a la Tierra de Israel. Alrededor de 772 AEC, la ciudad capital Efrainita de Samaria cayó, y los Asirios se llevaron a los Efrainitas fuera de la Tierra, depositándolos en las tierras que ahora ocupan Siria e Iraq:

6 En el año nueve de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria y

llevó a Israel cautivo a Asiria y los puso en Halah, en Habor

junto al río gozán y en las ciudades de los Medos.

7 Porque los hijos de Israel pecaron contra YHWH su Elohim,

que los sacó de tierra de Egipto, de bajo la mano de Faraón rey de Egipto y temieron a dioses ajenos

8 y anduvieron en los estatutos de las naciones que YHWH

había lanzado de delante de los hijos de Israel, y en los

estatutos que hicieron los reyes de Israel.

9 Y los hijos de Israel hicieron secretamente cosas no rectas contra YHWH su Elohim, edificándose lugares altos en todas sus ciudades, desde las torres en las atalayas hasta las ciudades fortificadas,

10 y levantaron estatuas e imágenes de Asera en todo collado

alto y debajo de todo árbol frondoso,

11 y quemaron allí incienso en todos los lugares altos, a la

manera de las naciones que YHWH había transpuesto de delante de ellos, e hicieron cosas muy malas para provocar a ira a YHWH.

12 Y servían a los ídolos, de los cuales YHWH les había dicho:

Vosotros no habéis de hacer esto.

13 YHWH amonestó entonces a Israel y a Judá por medio de

todos los profetas y de todos los videntes, diciendo: Volveos

de vuestros malos caminos, y guardad mis mandamientos y mis ordenanzas, conforme a todas las leyes que yo prescribí a vuestros padres y que os he enviado por medio de mis siervos los profetas.

14 Más ellos no obedecieron, antes endurecieron su cerviz,

como la cerviz de sus padres, los cuales no creyeron en YHWH su Elohim.

15 Y desecharon sus estatutos y el pacto que él había hecho

con sus padres, y los testimonios que Él había prescrito a ellos; y siguieron la vanidad y se hicieron vanos y fueron en pos de las naciones que estaban alrededor de ellos, de las cuales YHWH les había mandado que no hiciesen a la manera de ellas.

16 Dejaron todos los mandamientos de YHWH su Elohim y se

hicieron imágenes fundidas de dos becerros y también

imágenes de Asera y adoraron a todo el ejército de los cielos, y sirvieron a Baal (el Señor); Melachim Bet (2ª Reyes) 17:6-16

El versículo 14 nos dice que debido a que los Efrainitas no guardaron los Mandamientos de YHWH, se parecieron a sus padres, quienes tampoco creyeron en YHWH. Si bien sus padres pudieron haber “creído” en un sentido Greco-Romano intelectual, al no obedecer a YHWH en sus mandamientos, YHWH nos dice que éstos realmente no creyeron. La política de Asiria era de asimilar nuevos pueblos conquistados, llevándolos

a otras tierras y traer a otros para reemplazarlos. De manera que cuando los Efrainitas fueron llevados fuera de su tierra (Samaria), otro pueblo ocupó su tierra.

24 Y trajo el rey de Asiria gente de Babilonia, de Cuta, de Ava,

de Hamat y de Sefarvaim y los puso en las ciudades de Samaria, en lugar de los hijos de Israel; y poseyeron a Samaria y habitaron en sus ciudades. Melachim Bet (2ª Reyes) 17:24

Los Samaritanos eran una mezcla doble. Eran la semilla de Efraín (la cual ella misma era una mezcla entre José y Asenath), y ahora volvieron a mezclarse con más pueblos. Debido a que habían sido doblemente mezclados, los Samaritanos

eran dados a toda clase de prácticas que no se encuentran en la la Torah. Algunas de sus prácticas eran bastante raras, y por esto envió YHWH leones que atacaran a la gente. Una vez que se dieron cuenta que el Elohim de la Tierra (YHWH) estaba disgustado, el Rey de Asiria mandó que uno de los sacerdotes Efrainitas regresara a la Tierra, para enseñar a la gente la forma de adoración que Jeroboam había inventado (sin saber que era una forma corrupta y que fue

la causa del exilio de Efraín):

27 Y el rey de Asiria mandó, diciendo: Llevad allí a alguno de

los sacerdotes que trajisteis de allá y vaya y habite allí y les

enseñe la ley del Elohim del país.

28 Y vino uno de los sacerdotes que habían llevado cautivo de

Samaria y habitó en Bet-el y les enseñó cómo habían de temer a YHWH. Melachim Bet (2ª Reyes) 17:27-28

YHWH accedió a darles paz, pero el versículo 33 relata que a pesar de que los Samaritanos temían a YHWH, continuaron sirviendo a sus propios dioses (exactamente como la Iglesia haría más tarde):

33 Temían a YHWH y honraban a sus dioses, según la costumbre de las naciones de donde habían sido trasladados.

34 Hasta hoy hacen como antes: ni temen a YHWH ni guardan sus estatutos ni sus ordenanzas, ni hacen según la ley y los mandamientos que prescribió YHWH a los hijos de Jacob, al cual puso el nombre de Israel,……. Melachim Bet (2ª Reyes) 17:33-34

Ya que estas libertades con la la Torah constituyen una apostasía, los Judíos generalmente esquivan a los Samaritanos. Esta es la razón por la cual la mujer junto al pozo se asombró tanto que Yahshua quisiera hablar con ella:

9 La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo Judío, me pides a mí de beber, que soy mujer Samaritana? Porque Judíos y Samaritanos no se tratan entre sí. Yojanán (Juan) 4:9

Leeremos más a cerca de la mujer junto al pozo en capítulos subsecuentes,

pero por el momento necesitamos saber que mientras que los Asirios alentaban

a los emigrantes Samaritanos para que aprendieran la adoración de Jeroboam,

por otra parte los Asirios fomentaban que los Efrainitas adoptaran las prácticas religiosas de las tierras donde los habían esparcido; y tal vez para no sufrir persecución o discriminación, accedieron. Nada de esto escapó la atención de los hermanos Judíos. Cuando Israel fue desterrada por practicar falsa adoración, los filósofos Judíos escribieron sus impresiones de lo ocurrido en un importante documento histórico llamado el Talmud. En el Talmud Tracto Yebamot 17ª, estos eruditos Judíos asentaron que una vez que los Efrainitas habían sido depositados en sus nuevas tierras de Asiria, comenzaron a engendrar lo que ellos llamaron hijos “extraños” que ni guardaban

la la Torah, ni hablaban Hebreo.

Como los Efrainitas ya no habitaban en la Tierra de Israel, dejaron de hablar en Hebreo y ya no obedecieron el Pacto, los eruditos Judíos decretaron que los

hijos de Efraín ya no eran dignos de ser llamados “Israelitas”. Como eran iguales

a los gentiles y no se distinguían de estos últimos, fueron legalmente clasificados

como gentiles y deberían ser tratados como “gentiles”. Ya que los Judíos consideraban los edictos de los eruditos como inspirados por YHWH, estos edictos llevaban el peso de la ley. Por esta razón los Efrainitas fueron decretados ser como los Gentiles, desde el momento de su dispersión hasta el tiempo cuando el Nuevo Pacto fue escrito. Las Escrituras solo se basan en el pueblo de Israel. No concierne a otras naciones del mundo, excepto el papel de fondo que éstas contribuyen a los sucesos en la Nación de Israel. De manera que, podemos deducir que las referencias a los Gentiles del Nuevo Pacto, son en realidad referencias a los hijos Gentiles de las Diez Tribus Perdidas. Con la rápida asimilación de Efraín en la cultura nacional de Asiria, las valiosas genealogías de las tribus se fueron perdiendo. Esto debía de suceder, de acuerdo con lo ordenado en Oseas 8:8

8 Devorado será Israel; pronto será entre las naciones como vasija que no se estima. Hoshea (Oseas) 8:8

Cuando uno se traga algo, es difícil distinguir entre la comida injerida del día anterior y lo demás. Esto es lo que estaba ocurriendo con rapidez en el caso de los hijos de Efraín, los cuales estaban siendo asimilados en el imperio Asirio. Los Judíos sabios conocían por la la Torah, que las Diez Tribus Perdidas tendrían que ser esparcidas por toda la tierra, para cumplir las promesas dadas a los Patriarcas. Lo que no podían comprender, es como las Diez Tribus regresarían a la Tierra, cuando sus genealogías estaban desapareciendo tan radicalmente. La clásica definición de un Mesías, es que éste es divinamente nombrado como líder para traer a los perdidos y esparcidos de Israel, de regreso a la Tierra y al Paco Eterno. ¿Pero como podría un ser humano traerlos de regreso, cuando sus genealogías rápidamente estaban desapareciendo? ¿Cómo podría alguien traer a los Hijos de Efraín de regreso, cuando nadie podía saber quienes eran?

Estableciendo la Norma

Las Diez Tribus fueron desterradas de la Tierra de Israel por pecar contra su Creador – eso lo sabemos con claridad. Sin embargo, si la Providencia Divina nos indica que todas las cosas provienen de la mano del Creador para un propósito divino, ¿entonces cual fue el propósito? ¿Por qué tuvieron que pecar las Tribus y ser desterradas? ¿Acaso existe una secuencia lógica o un modelo? En el Principio, YHWH formó al hombre Adán del polvo de la tierra:

7 Entonces YHWH Elohim formó al hombre del polvo de la

tierra, y sopló en su nariz aliento de vida y fue el hombre un ser viviente. Beresheet (Génesis) 2:7

Muchos Cristianos creen que Adán y Eva (Adam y Havvah en el Hebreo) pudieron evitar caer de la gracia, con haber tomado mejores decisiones:

13 Entonces YHWH Elohim dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Beresheet (Génesis) 3:13

Aún cuando Adán y Eva parecían tener libre albedrío y libertad para escoger, el Apóstol Pablo nos dice que nuestra salvación fue ordenada de antemano, antes de la fundación del mundo:

4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo,

para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.

5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos

suyos por medio de Yahshua, según el puro afecto de su voluntad,

6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado. Ephesim (Efesios) 1:6

Si la salvación fue pre-ordenada, entonces también era necesario que Adán y Eva cayeran, para poder ser salvados. Uno se pregunta si habrá un paralelo con la Casa de Efraín. Algunos Cristianos creen que el hombre al final regresará al Jardín del Edén, de donde salió. Empero, esto es contrario a las Escrituras, las cuales nos dicen que la humanidad está dirigida a vivir en una ciudad:

2 Y yo Juan ví la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender

del cielo de Elohim, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Gilyahna (Apocalipsis) 21:2

Si el hombre hecho de polvo comenzó en el campo, pero progresará a la ciudad, ¿podemos entender que YHWH no creó a Adam y Havvah como productos terminados? Pueden estar terminados en el sentido físico, en el sentido material; pero tuvieron que pasar un refinamiento espiritual. Como los ricos metales, el hombre de polvo tuvo que ser aplastado, colado y refinado como la plata y el oro: en el fuego del horno de la aflicción. Pero si la humanidad debe pasar una aflicción espiritual, ¿entonces cual es la meta de este refinamiento espiritual y aprendizaje? ¿Podría ser para entrenar a este hombre de polvo y materialista a convertirse en un ser más espiritual? ¿O cual es el propósito de todo? Después de que Adán y Eva rompieron Sus mandamientos, la humanidad comenzó a corromperse:

11 Y se corrompió la tierra delante de Elohim y estaba la tierra

llena de violencia.

12 Y miró Elohim la tierra y he aquí que estaba corrompida

porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. Beresheet (Génesis 6:11-12

Entonces, YHWH le dijo a un hombre llamado Noé (o Noach en Hebreo), que si obedeciera la voz de Elohim, salvaría su vida y las vidas de su familia cercana.

17 Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra,

para destruir toda carne en que halla espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá. 18Más estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos contigo. Beresheet (Génesis 6:17-18

Seguidamente, YHWH le pidió a Abraham que lo obedeciera, aún cuando tendría que dejar su hogar y su familia cercana y todo lo que sabía para viajar a una Tierra desconocida:

12 Pero YHWH había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu

parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Beresheet (Génesis) 12:1

Este mismo Abraham más tarde aceptó aún sacrificar a su hijo, en obediencia a la voz de YHWH:

2 Y dijo: Toma tu hijo, tu único, Isaac a quien amas, y vete a tierra de Moriah y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Beresheet (Génesis) 22:2

Notemos que Noé obedeció la voz de YHWH, y su recompensa sería que el salvaría su propia vida y la de su familia. En contraste, la obediencia de Abraham le costaría sus relaciones con el resto de la familia, y también sufrió la posibilidad de perder a su propio hijo. Lo que las escrituras revelan, es que YHWH continuamente sube el costo de ser leal a El. Mientras que Noé libró a su familia a través de su obediencia, de Abraham para adelante la obediencia requerida aumentaría en costo personal. Esta norma de levantar el costo de obediencia, se aclara con el incidente del becerro de oro. Cuando los hijos de Israel pecaron contra YHWH creando un objeto visible de adoración, YHWH quiso destruir a los hijos de Israel y hacer una mejor y superior nación de la semilla de Moisés. Aunque Moisés hubiera ganado terreno aceptando esto, en lugar de jactarse, intercedió pidiendo a YHWH que perdonara las vidas de sus hermanos y hermanas Israelitas.

9 Dijo YHWH a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueble de dura cerviz.

10 Ahora pues, déjame que se encienda mi ira en ellos y los

consuma; y de ti yo haré una nación grande.

11 Entonces Moisés oró en presencia de YHWH su Elohim y

dijo: Oh, YHWH ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte?

12 ¿Por qué han de hablar los Egipcios diciendo: Para mal los

sacó para matarlos en los montes y para borrarlos de sobre la

faz de la tierra? Vuélvete del ardor de tu ira y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo.

13 Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a

los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo

y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre.

14 Entonces YHWH se arrepintió del mal que dijo que había de

hacer a su pueblo. Shemote (Exodo) 32: 9-14

Aún cuando la naturaleza carnal del hombre es engendrar cuantos más hijos pueda, Moisés buscó la forma de salvar las vidas de sus hermanos y hermanas, a pesar de que le costara no ser el padre de una nación. Moshe cambió su éxito personal por la oportunidad de servir a otros en forma espiritual. En esto fue el reflejo del Mesías venidero, quien dio su vida para salvar a otros:

13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida

por sus amigos.

Yojanán (Juan) 15:13-17

Lo que vemos aquí es que la religión Israelita no es solo una religión, sino también un camino espiritual. En contraste con los sistemas de valores del mundo, la adoración Israelita requiere que uno aprenda a poner a los demás antes de uno mismo:

3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con

humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;

4 no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.

Philipim (Filipenses) 2:3-4

La norma indica que YHWH está entrenando a su polvosa novia para fomentar una eterna devoción y amor hacia los demás. Uno debe aprender a hacer solo el bien, aún cuando cueste caro, en el sentido material. Uno debe aprender a no confiar en su propio poder y habilidad, pero volverse a YHWH para apoyo. Uno debe aprender a escuchar la voz del Novio y obedecerlo, sin importar el precio personal que se deba pagar. De Noé, a Abraham, a Moisés y luego al Mesías, el costo material de obedecer la voz de YHWH fue en aumento. A pesar del aumento en sacrificios personales, la novia se está convirtiendo en una novia llena y adornada con amor, dejando que el amor sea el motivo central de todos los aspectos de cuanto ella hace. Esta es la verdadera religión, y este es el corazón de la Ley. El Apóstol Shaul lo dijo maravillosamente en sus cartas, en Primera de Corintios capítulo trece:

1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.

2 Y si tuviese profecía y entendiese todos los misterios y toda

ciencia y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los

montes, y no tengo amor, nada soy. 3 Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los

pobres y si entregase mi cuerpo para ser quemado y no tengo amor, de nada me sirve.

4 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el

amor no es jactancioso, no se envanece;

5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no

guarda rencor;

6 no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad.

7 Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

8 El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán y

cesarán las lenguas y la ciencia acabará.

9 Porque en parte conocemos y en parte profetizamos;

10

más cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte

se acabará.

11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como

niño, juzgaba como niño; más cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.

12 Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces

veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces

conoceré como fui conocido.

13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos

tres; pero el mayor de ellos es el amor. Qorintim Alef (1ª Corintios) 13

El amor es verdaderamente el mayor de todas las cosas, porque sabemos que el Espíritu es Amor:

7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de

Elohim. Todo aquel que ama, es nacido de Elohim y conoce a Elohim.

8 El que no ama, no ha conocido a Elohim; porque Elohim es

amor. Yojanán Alef (1ª Juan) 4:8

No todo es amor, pues somos instruidos que sin guardar los Mandamientos para la novia, el amor no está completo:

3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si

guardamos sus mandamientos.

4 El que dice: Yo le conozco y no guarda sus mandamientos,

el tal es mentiroso y la verdad no está en él;

5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el

amor de Elohim se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.

6 El que dice que permanece e él, debe andar como él anduvo. Yojanán Alef (1ª Juan) 2:3-6

Lo que YHWH está tratando de formar con este puñado de polvo, es una novia que escuche cuidadosamente el sonido de Su voz y que guarde Su Pacto en un corazón de perfecto amor, sin importarle el costo. YHWH sabe que la humanidad todavía no escucha bien y no aprende muy aprisa. Por eso ha estado dándole por partes, todo lo que necesita para crecer y educarla desde su infancia. Hasta este punto en la historia, la Cristiandad no ha querido saber acerca de la necesidad de realizar el Pacto Matrimonial, pues los Cristianos han estado ocupados con su versión de las Buenas Nuevas, haciendo discípulos en todas las naciones. Ahora que el exilio de Efraín está a punto de terminar (lo discutiremos en el siguiente capítulo), los Cristianos finalmente se empiezan a dar cuenta que hay algo más en ser un seguidor del Mesías, algo más que tan

solo amarlo en un sentido idealizado e intelectual. Lo que ahora descubren es que deben de también aprender a caminar justo como El caminó. La humanidad no podía aceptar las Buenas Nuevas, sino solo podían aceptar la variación Cristiana. El Adán caído estaba tan caído que no podía aceptar la verdad entera. Y mientras que el Cristianismo no es la meta de la fe en el Mesías, debemos darle su honor. Si bien los Cristianos persiguieron a los Judíos y exterminaron a los Nazarenos, también hicieron gran progreso en el mundo. Aún su religión basada en amor intelectual, hizo un efecto civilizador sobre todas las corrupciones anteriores del hombre. Aparte de sus acciones bárbaras en contra de los Judíos, los Cristianos (hasta algunos Cristianos Católicos), ayudaron a civilizar al mundo. Por ejemplo, pararon los sacrificios humanos de los hijos de los Druidos (quienes adoraban la tierra) en sitios como Stonehenge. Después que el Catolicismo se hizo religión oficial del Imperio Romano, en vez de quemar a sus hijos ofreciéndolos a demonios en hogueras, los ciudadanos Romanos ahora estaban invitados a ir dentro de las iglesias Católicas, donde en lugar de lo anterior, podían quemar velas a esos demonios (que habían sido cambiados por estatuas canonizadas por el Papa). Y los hijos pudieron vivir. Desde la perspectiva de la la Torah, la Cristiandad se formó de una abominación tras de otra. Desde el punto de vista objetivo, los Cristianos (aún los Católicos), contribuyeron al avance del mundo. Aún cuando el Papa pretendía ser el representante de Elohim en la tierra, el mundo se comportó más civilizado. Esta es la razón por la que nos dice Yahshua:

38 Juan le respondió diciendo: Maestro, hemos visto a uno

que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos

sigue: y se lo prohibimos, porque no nos seguía.

39 Pero Yahushua dijo: No se lo prohibáis; porque ninguno

hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mi. 40 Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.

41 Y cualquiera que os diere un vaso de agua en mi nombre,

porque sois del Mesías, de cierto os digo que no perderá su

recompensa. Marqaus (Marcos) 9:38-41

Aunque los Cristianos perseguirían a los Nazarenos para matarlos, tendrían una recompensa, porque así se cumplirían las promesas de los Patriarcas. Algunos Cristianos serían mas fieles a obedecer el principio del amor por los demás y otros no lo considerarían, pero YHWH sabría la diferencia y cada uno sería responsable de lo que conocieran, en el Día del Juicio. Ahora, el día de resplandor para la Cristiandad está a punto de cesar. Como veremos en los siguientes capítulos, las profecías nos dicen que el largo exilio de Efraín ha terminado y el tiempo de su reunión está a la vuelta.

Cumpliendo las Profecías

A Ezequiel le mandó YHWH acostarse sobre su lado izquierdo por 390 días; cada día simboliza un año que Efraín debía permanecer en el exilio, fuera de la Tierra de Israel:

4 Y tú te acostarás sobre tu lado izquierdo, y pondrás sobre él

la maldad de la casa de Israel. El Número de los días que duermas sobre él, llevarás sobre ti la maldad de ellos.

5 Yo te he dado los años de su maldad por el número de los

días, trescientos noventa días; y así llevarás tú la maldad de la casa de Israel. Yechezqel (Ezequiel) 4:4-5

Israel habría de permanecer en el exilio 390 años, pero había una condición:

Levítico nos enseña que aquellos que no obedezcan Sus mandamientos después de haber sido castigados, ese castigo sería multiplicado siete veces:

14 Pero si no me oyereis, ni hiciereis todos estos mis

mandamientos, 15 y si desdeñareis mis decretos y vuestra alma

menospreciare mis estatutos, no ejecutando todos mis mandamiento, e invalidando mi pacto,

16 yo también haré con vosotros esto: enviaré sobre vosotros

terror, extenuanción y calentura, que consuman los ojos y atormente el alma; y sembraréis en vano vuestra semilla, porque vuestros enemigos la comerán.

17 pondré mi rostro contra vosotros, y seréis heridos delante

de vuestros enemigos, y los que os aborrecen se

enseñorearán; y huiréis sin que haya quien os persiga.

18 Y si aún con estas cosas no me oyereis, yo volveré a

castigaros siete veces más por vuestros pecados. Vayiqra (Levítico) 26: 14-18

Si los Asirios comenzaron a invadir alrededor de 734 AEC (antes de la era común), entonces 390 años más tarde nos lleva al año 344 AEC. Efraín aparentemente no comenzó a guardar todos los Mandamientos en ese tiempo; de manera que su castigo fue multiplicado siete veces más. Siete veces 390 años de castigo suman 2730 años. Así que 734 AEC más 2730 años más nos traen a 1996 EC (era común). Si este cálculo es correcto, podremos ver los principios del movimiento Efrainita en nuestros tiempos, y eso de hecho es lo que vemos pasar. Si bien el movimiento Efrainita fue establecido varias décadas antes de 1996, éste comenzó a florecer alrededor de mediados a últimos de 1990. Este fenómeno solo puede ser explicado por Profecía en las Escrituras.

Para que nadie pueda decir que el movimiento Efrainita fue ingeniado por hombres, sino por YHWH, existen más testigos en las Escrituras. He aquí a Oseas hablando de los Efrainitas Perdidos, su profecía:

2 Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos

resucitará, y viviremos delante de él. Hoshea (Oseas) 6:2

Kefa (Pedro) nos advierte no olvidar que un día profético con YHWH, equivale a mil años:

8 Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Maestro un día es como mil años, y mil años como un día.

Kefa Bet (2ª Pedro) 3:8

Sin un día profético equivale a mil años, entonces los dos días proféticos días de Oseas 6:2 representan dos mil años. En contexto entonces, Oseas 6:2 nos dice que después de dos mil años, los Efrainitas serían levantados (en el tercer día), para que puedan vivir delante de YHWH. La única pregunta es, ¿Cuándo comienza el tercer día? La frase ‘el tercer día’ debe darnos una idea que esta profecía se relaciona con Yahshua.

31 Porque enseñaba a sus discípulos, y les decía: el Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres y le matarán; pero después de muerto, resucitará al tercer día. Marqaus (Marcos) 9:31

La definición de un Mesías es la de un líder divinamente designado y quien reúne a los esparcidos y perdidos de Israel, de regreso a la Tierra de Israel y al Pacto. Yahshua es la única figura histórica que llena los requisitos. Los letrados de la era moderna nos dicen que el Mesías nació alrededor de 4 BCE. Dos mil años después de 4BCE nos trae al año 1996 CE, que es el mismo año en que los movimientos de Efrainitas y Nazarenos comenzaron a ganar popularidad. ¿Habrá un significado más profundo de la dispersión de los Efrainitas? Si la Providencia Divina nos dice que todo suceso es por la mano del Creador, ¿entonces cual fue Su propósito? YHWH hizo un número de promesas proféticas a los Patriarcas. Por ejemplo, a Abraham le dijo que todas las familias de la tierra serían bendecidas en el (refiriéndose a sus descendientes):

3 Bendeciré a los que te bendijeren; y a los que te maldijeren

maldeciré; y serán benditas en ti (en tus descendientes) todas

las familias de la tierra. Beresheet (Génesis) 12:3

Luego le dijo a Abraham que sería padre no solo de una nación, sino que sería el padre de muchas naciones:

4 He aquí mi pacto es contigo y serás padre de muchedumbre

de gentes. 5 Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de

muchedumbre de gentes. 6 Y te multiplicaré en gran manera y haré naciones de ti, y reyes saldrán de ti. 7Y estableceré mi pacto entre mí y ti y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Elohim y el de tu descendencia después de ti.

8 Y te daré a ti y a tu descendencia después de ti, la tierra en

que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Elohim de ellos.

Beresheet (Génesis) 17:4-8

¿Quiénes son estas naciones? Los Musulmanes también descienden de Abraham, pero no son los que recibieron el Pacto, porque la Promesa fue específicamente clara que vendría a través de Yitzhak (Isaac):

19 Respondió Elohim: ¡No! Sara tu mujer te dará luz un hijo y

llamarás su nombre Isaac; y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para sus descendientes después de ti.

20 Y en cuanto a Ismael, también te he oído; he aquí que le

bendeciré y le haré fructificar y multiplicar mucho en gran manera; doce príncipes engendrará y haré de él una gran nación.

21 Mas yo estableceré mi pacto con Isaac, el que Sara te dará

a luz por este tiempo el año que viene.

Beresheet (Génesis) 17:19-21

Ismael también tiene una herencia, la de convertirse en doce príncipes, y de cierto existen doce naciones Islámicas. Pero, la Salvación no viene de Ismael, sino de los Judíos (o sea, de Yahshua, Juan 4:22); y la Promesa fue profetizada que vendría a través de Isaac y luego a través de Jacob (o Israel). Génesis 35: 10-12 nos dice que Israel engendraría una nación, y un conjunto de naciones:

Y le dijo Elohim: Tu nombre es Jacobo; no se llamará más tu

nombre Jacob, sino Israel será tu nombre; y llamó su nombre Israel.

11 También le dijo Elohim: Yo soy el Elohim omnipotente:

crece y multiplícate; una nación y conjunto de naciones procederán de ti y reyes saldrán de tus lomos.

12

La tierra que he dado a Abraham y a Isaac, la daré a ti, y a

tu descendencia después de ti daré la tierra.

Beresheet (Génesis) 35:9-12

Si bien ha habido mucha migración y emigración, los Judíos de estos tiempos son esencialmente los directos y proféticos descendientes de los Judíos de los tiempos de Yahshua. De manera, que cuando el versículo once habla de una nación y de un conjunto de naciones que proceden de Jacobo, podemos asumir que los Judíos son la nación singular que es mencionada; ¿pero quienes son el conjunto de naciones? Las naciones Musulmanas están descalificadas, porque descienden de Ismael (y no de Israel). Así que los únicos candidatos razonables son las naciones Protestantes Cristianas, de donde en estos momentos los Efrainitas están empezando a emerger (sin ser coincidencia). Notemos que esto tiene sentido. A pesar de los argumentos contrarios de parte de los Musulmanes, los Cristianos son el único conjunto sobre el planeta Tierra que adoran al mismo Elohim y que leen el mismo libro. Las contiendas entre Judá y Efraín son las mismas que siempre han existido entre las Dos Casas (desde tiempos antiguos). Además, en el sueño de la Escalera de Jacob, se comienzan a ver las profecías que se realizarían únicamente en las Tribus dispersadas. Existen algunos aspectos muy importantes mencionados en esta profecía, que se les escapan tanto a los Judíos Ortodoxos como a los conocedores Cristianos:

10 Salió pues, Jacob de Beerseba y fue a Harán.

11 Y llegó a un cierto lugar y durmió allí, porque ya el sol se

había puesto; y tomó de las piedras de aquel paraje y puso a su cabecera y se acostó en aquel lugar.

12 Y soñó y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra

y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Elohim que subían y descendían por ella.

13 Y he aquí, YHWH estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo

soy YHWH, el Elohim de Abraham tu Padre y el Elohim de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. 14 Será tu descendencia como el polvo de la tierra y te

extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti (genéticamente) y( en) tu simiente(Yahshua).

15 He aquí, yo estoy contigo y te guardaré por dondequiera

que fueres y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho. Beresheet (Génesis) 28:10-15

El versículo 14 es uno muy especial, y contiene una doble promesa.

En Gálatas 3:16 nos dice el Apóstol Shaul que la palabra “simiente” es singular

y se refiere a Yahshua:

16 Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas y a su

simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: y a tu simiente, la cual es Mesías. Galutim (Gálatas) 3:16

Este es uno de esos frecuentes instantes en que las palabras del Apóstol Shaul han confundido a muchos Cristianos por muchos años, porque el tiempo no había llegado de que la verdad fuera revelada. En contexto, el Sueño de la Escalera de Jacob nos dice que todo el mundo sería bendecido en Yahshua. Lo cual es obviamente cierto. Todas las naciones se han beneficiado de los tremendos avances tecnológicos e industriales por parte de los Protestantes Cristianos. Muchas naciones también han recibido el beneficio de las numerosas libertades que los Protestantes Cristianos aportaron

a la sociedad (las cuales algunos dicen, solo pueden sobrevivir en el contexto de

una sociedad de creyentes). Sin embargo, si cuidadosamente observamos el lenguaje, encontraremos que son dos las bendiciones dadas en el versículo catorce. Además de ser bendecidos en Yahshua, todas las familias de la tierra fueron benditas en Ya’akov (o sea Israel). Tomado en el sentido más estricto, esto quiere decir que todas las familias de la tierra recibirían bendición al casarse con los descendientes de Israel. (Esto no puede aplicarse a Yahshua, porque Yahshua nunca tuvo hijos). Entonces, lo que el pasaje dice, es que todas las familias de la tierra al reproducirse, resultarían de dos castas: una de la semilla literal de Jacob; y una vez que todas las familias de la tierra tuvieran la estirpe Israelita, entonces estarían sujetos a la Promesa. Una vez sujetos a la Promesa tendrían la opción de recibir Salvación por Gracia a través de fe, aceptando a Yahshua como su Mesías. Para muchos Cristianos, el componente genético es duro de aceptar porque la Cristiandad siempre se ha centrado exclusivamente en el don de Gracia a través de fe:

26 Pues todos sois hijos de Elohim por la fe en Yahshua el

Mesías;

27 porque todos los que habéis sido bautizados en el Mesías,

del Mesías estáis revestidos. 28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno enYahshua Mesías. 29 Y si vosotros sois del Mesías, ciertamente linaje de Abraham sois y herederos según la promesa. Galutim (Gálatas) 3:26-29

El no comprender el papel de un Mesías, confunde a los Cristianos cuando leen Gálatas 3:26-29, y creen que cuando alguien cree en Yahshua, que el

componente genético ya no tiene importancia. Eso no es lo que en realidad indica este pasaje. Recordando que las cartas de Shaul son fácil de confundir, lo que este pasaje realmente dice es que el Mesías vino para traer a los Israelitas de regreso a las Promesas (el Pacto). En otras palabras, El vino por los descendientes de Abraham y de Israel. La pregunta típicamente surge: “¿Por qué vendría el Mesías solo por aquellos que estaban sujetos a las Promesas?” Porque esa es la precisa descripción de

lo que es un Mesías: un Líder nombrado divinamente para traer de regreso a los

perdidos y esparcidos Hijos de Israel. En contraste, la descripción Cristiana es anti-Mesiánica: uno que reemplaza a los Hijos de Israel con los que nunca fueron herederos de la Promesa. Esta interpretación es enteramente contraria a las Escrituras. La siguiente pregunta usualmente se hace en tono sorprendido: “¿Qué pasa con alguien en lo más recóndito de la jungla en Brazil que nunca se mezcló con los genes de Jacob? La contestación sencilla es que esta pregunta contradice Las Escrituras.

Leemos en ellas (en múltiples citas) que todas las familias, todas las naciones y todos los clanes sería bendecidos en la semilla de Abraham (a través de Jacob).

A menos que alguien se atreva llamar a YHWH mentiroso, debemos creer toda

palabra en Su Palabra. Contestando detalladamente, vemos que existen registros de los Israelitas tanto en el continente del Norte como el del Sur, desde antes del Exilio Babilónico, en 586 AEC. Arqueólogos modernos han podido hacer réplicas de los viajes Fenicios transatlánticos, (ej: las expediciones Thor Hyerdahl y Ra I y II); y debido a que los Israelitas también eran marinos mercantes, no hay razón para creer que no estuvieran entre los que cruzaron el Atlántico. Además, hubieron tres mayores (y muchos menores exilios en la larga historia de la Nación de Israel). La mayoría de los Israelitas nunca regresaron de estos exilios; y dado los miles de años que estos exilios tuvieron para mezclarse, migrar, y asimilar, lo razonable es que tuvieron amplio tiempo para realizar la palabra de YHWH a la letra. Cuando recordamos que los antiguos Israelitas eran navegantes, vemos que casi tres mil años es suficiente tiempo para que la dispersión de Jacob se esparcieran a los cuatro rincones de la tierra. Para darnos una idea de cuanto tiempo esa migración pudo tomar, imaginemos verter tres tazas de blanqueador con cloro en una alberca olímpica. Le tomará tiempo abarcar la alberca, pero de seguro lo hará. Es conocido que los Judíos han estado en el centro del comercio mundial en todas las edades. Las Escrituras también afirman que los Judíos habían penetrado el corazón de Africa alrededor del primer siglo EC. Por ejemplo, un Judío Etíope había hecho el peregrinaje:

27 Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual

estaba sobre todos sus tesoros y había venido a Jerusalén para adorar. Ma’asim (Hechos) 8:27

Debemos recordar que Etiopía está a un tercio de camino de Africa; y que Nigeria está a la misma distancia. Si recordamos que la palabra ‘Níger’ quiere decir negro, es también aparente que un Judío de Nigeria se encontraba entre los profetas y maestros:

1 Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquia, y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Níger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado profetas junto con Herodes el tetrarca y Saulo. Ma’asim (Hechos) 13:1-2

Sin embargo, a pesar de las migraciones de los hijos de Israel, los factores genéticos son solo un pre-requisito para la Salvación. Uno no es salvo a través de genes, sino por fe en Yahshua:

7 Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. Galutim (Gálatas) 3:7

Judá y Efraín fueron esparcidos a los cuatro rincones de la tierra, para ser mezclados con los hijos de cada tribu, lengua y nación. Una vez que todas las familias, naciones y clanes fueron bendecidas con los genes de Israel, el mundo entero se encontraba en posición de ser herederos de la Promesa de Salvación. La cuestión sería solo quien decidiría escuchar la voz de Yahshua (y obedecer), y quien no escucharía. Yahshua nos dice que Sus ovejas escuchan Su voz y se reunirán con sus hermanos (los Judíos):

14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me

conocen,

15 así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y

pongo mi vida por las ovejas. 16 También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer y oirán mi voz; y habrá un rebaño y un pastor. Yojanán (Juan) 10:14-16

Cuando Sus ovejas escuchen Su voz llamándolos a regresar a la Tierra (Israel) después de dos mil años, se cumplirán las profecías. Por ejemplo, en Jeremías 31:6, la palabra ‘Guardas’ en Hebreo es Notzrim. Esta también es la palabra Cristianos en Hebreo:

6 Porque habrá día en que clamarán los guardas (Cristianos) en el monte de Efraín: Levantaos, y subamos a Sion, a YHWH nuestro Elohim. Yirmeyahu (Jeremías) 31:6

Las Dos Casas en el Nuevo Pacto

Para comprender las referencias sobre las Dos Casas en el Nuevo Pacto, necesitamos entender los tres principales exilios de Israel. El mayor y primer exilio de Israel fue la Diáspora de Asiria, durante la cual las tres tribus del norte fueron removidas y sembradas en la tierra como semilla de trigo. He aquí que la palabra Diáspora significa La Simiente y los primeros frutos de los Efrainitas esparcidos, ahora comienzan a regresar. La Diáspora también se llama La Gran Dispersión. Esta Gran Dispersión comenzó con una serie de invasiones en aproximadamente 734 AEC hasta 722 AEC. Mientras que la dispersión se trataba de los Efrainitas, los Asirios no se fijaban a quien llevaban en cautiverio. Cuando llegaron a sacar a los Efrainitas, también se llevaron un gran número de la tribu de Judá. Por esto Ya’akov (o Santiago) escribe su carta no solo dirigida a las Diez Tribus de la Dispersión, sino a las Doce:

1 Santiago, siervo de Elohim y del Mesías Yahshua, a las doce tribus que están en la Dispersión: Salud. Ya’akov (Santiago) 1:1

El término ‘Dispersión’ normalmente se refiere a las diez tribus del Norte de la Casa de Israel (o sea Efraín). El hecho que Ya’akov se dirige a las Doce Tribus (en lugar de solo a diez), es más correcto. Ya’akov no es el único que menciona a sus hermanos perdidos Efrainitas. El Apóstol Kefa (o Pedro) también se dirige a la Dispersión:

1 Pedro, apóstol de Mesías Yahshua, a los expatriados de la

dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, Kefa Alef (1ª Pedro) 1:1

En su epístola, Kefa les dice a los Gentiles que ellos no son ‘gentiles’ en la forma que uno piensa en el Occidente. Más bien los llama una ‘raza elegida’ y una ‘nación separada’, significando algo distinto a lo que la palabra en el Occidente daba a entender. Además menciona a Oseas para decirles que ellos son la Casa de Efraín restaurada trayéndolos de regreso al Pacto:

9 Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación

apartada, pueblo adquirido por Elohim, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Elohim; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia. Kefa Alef (1ª Pedro) 2:9-10

Kefa llama a los Gentiles ‘Ammi’ (Mi pueblo), y Ruhamah (misericordia). Se debe a que si bien Efraín una vez fue no mi pueblo (LoAmmi), ahora son de nuevo hijos del Elohim viviente (en cumplimiento de Oseas 1:10). El Apóstol Shaul también menciona a Oseas para enseñarles a los Gentiles, que en realidad son Efrainitas:

24 a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no

sólo de los Judíos, sino también de los gentiles?

25 Como también en Osea dice: Llamaré pueblo mío al que no

era mi pueblo, y a la no amada, amada.

26 Y en lugar donde se les dijo: Vosotros no sois pueblo mío,

allí serán llamados hijos del Elohim viviente.

Romim (Romanos) 9:24-26

Shaul cita a Oseas para decirles a los Gentiles que regresan, que no son ‘gentiles’ sin pasado; pero que son las ovejas perdidas de la Casa de Israel (o Efraín). Y procede a decirles que sus hermanos Judíos no han sido desechados para siempre:

1 Digo pues: ¿Ha desechado Elohim a su pueblo? En ninguna

manera. Porque también yo soy Israelita, de la descendencia

de Abraham, de la tribu de Benjamín.

2 No ha desechado Elohim a su pueblo, al cual desde antes

conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Elohim contra Israel, diciendo:

Romim (Romanos) 11:1-2

modelo que se había dado antes en los

tiempos de Jeroboam; Israel se convertiría en la nueva casa principal, mientras que los Judíos pasarían aflicción; pero no para siempre:

Lo que vemos en la repetición del

39 Y yo afligiré a la descendencia de David a causa de esto,

mas no para siempre. Melachim Alef (1ª Reyes) 11:39

Mientras que los Judíos serían afligidos, Shaul trata de aclarar que esa aflicción no sería permanente:

11 Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos. Romim (Romanos) 11:11

Shaul les dice a los Efrainitas que Judá será reinjertada a su propia Raíz (o sea, que acceptará a Yahshua) tan pronto como Efraín haya llevado las Buenas Nuevas a los confines de la tierra:

25

Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio,

para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos:

que ha acontecido a Israel endurecimieto en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles (Efraín).

26 Y todo Israel será salvo, como está escrito: vendrá de Sion

el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad; (citando

Isaías 59:20)

27 y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus

pecados. (citando Isaías 27:9) Romim (Romanos) 11:25-27

Ambas Casas serían cegadas por un tiempo. Efraín conocería a Yahshua (o ‘Jesús’) pero desconocería la la Torah. Así llevarían las Buenas Nuevas a lo confines de la tierra más aprisa que los Nazarenos. Por otra parte, Judá no vería a Yahshua, porque debían continuar enfocados en la la Torah, para que Efraín tuviera esa herencia a su regreso. El gran secreto entonces es, a las Dos Casas les fue dado una senda distinta. YHWH puso a los Efrainitas en el camino Cristiano, o sea que creerían en Yahshua, pero no verían su necesidad del Pacto. Si bien esto sería enteramente su culpa, YHWH también utilizaría esto para bien. Judá por su parte, trataría de observar la la Torah, pero debido a su ceguera acerca de Yahshua, no podrían gozar la llenura de la la Torah. Sin embargo, Shaul nos dice que Judá finalmente será recuperada en todo el sentido del Pacto, porque su bendición y elección como Hijos del Pacto es irrevocable:

28 Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los patriarcas.

29 Porque irrevocables son los dones y el llamamiento De

Elohim. Romim (Romanos) 11:28-29

Ni la senda Cristiana ni la Ortodoxa serían suficientes para poder entrar al Reino. Los que Satán está interesado en destruir, son los que tienen tanto como el necesario Testimonio de Yahshua, como los indispensables Mandamientos:

17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue

a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Elohim y tienen el testimonio de Mesías Yahshua. Gilyahna (Apocalipsis) 12:17

Los Profetas también hablaron de la necesidad de tanto guardar la la Torah, como de creer en Yahshua:

20 ¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido. Yeshayahu (Isaías) 8:20

Yahshua es el Novio y la la Torah es el compelio de Sus Instrucciones. Hasta que creamos en El y sigamos Sus instrucciones, nuestra adoración de El estará incompleta. La adoración de la Dos Casas es curiosa. Efraín es como una mujer que insiste que ama a su Esposo, pero no quiere hacer lo que El le pide. Por otro lado, Judá más o menos hace lo que Yahshua pide, pero usa la media obediencia a Sus instrucciones como una excusa para cerrarlo fuera de su casa. Y ambas esperan ser llevadas en matrimonio.

Más Referencias Sobre las Dos Casas

Existen otras referencias acerca de las Dos Casas, que están escondidas en el Nuevo Pacto. Ya que el lenguaje es simbólico, la mayoría de los Cristianos no puede reconocer lo que son. Más de cien años después de que las Diez Tribus Perdidas fueron llevadas en la Diáspora de Asiria, los Judíos del Reino del Sur fueron sacados en su propio exilio. Este segundo exilio (Judío), se conoció como el Exilio en Babilonia. El Exilio Babilónico duró aproximadamente setenta años. Al fin de ese tiempo, cerca de un diez por ciento de los Judíos regresaron a la Tierra, en los días de Esdras y Nehemías. El otro noventa por ciento de los Judíos permaneció en Babilonia, donde las condiciones de vida eran menos duras. Al igual que los Efrainitas, también ellos se casaron con otros pueblos y fueron asimilados a esas culturas. Después, debido a conquistas militares, el comercio y otros factores, la semilla de Judá se esparció a los cuatro puntos cardinales, como el ejemplo anterior del cloro blanqueador. Debido a esto, Kefa hace comparación de su llamado con la de sus hermanos los Efrainitas:

13 La iglesia que está en Babilonia (el 90% de Judá en el exilio),

elegida juntamente con vosotros, (las Diez Tribus Perdidas en la

Diáspora) y Marcos, mi hijo (mi discípulo)os saludan. Kefa Alef (1ª Pedro) 5:13

Kefa no es el único que escribe en símbolos. En su segunda epístola, Yojanán (o Juan), usa a Lea y Raquel como símbolos de sus respectivos hijos, Judá y José. Después de todo, estos dos hijos son simbólicos de las Dos Casas.

1 El anciano (hermano, la Casa de Judá) a la señora elegida (Raquel) y a sus hijos (la casa de José/Efraín), a quienes yo amo en la verdad; y no solo yo, sino también todos los que han conocido la verdad. Yojanán Bet (2ª Juan) 1:1

Y recordando que Yojanán (Juan) era Judío y que Judá nació de Lea, leemos:

13 Los hijos (la casa de Judá) de tu hermana, la elegida (Lea) te

saludan. Amein. Yojanán Bet (2ª Juan) 1:13

Yahshua también nos da una profecía acerca del regreso de los Efrainitas perdidos, en la Parábola del Hijo Pródigo. La Iglesia siempre ha enseñado que esta parábola no es más que un bello recuento de un pecador que se arrepiente de su pecado y regresa a YHWH. Empero, cuando comprendemos las Dos Casas, vemos que hay mucho más allí.

Recordando que el nombre Efraín literalmente quiere decir Pródigo y que Judá es mayor que Efraín, tratemos de entender esta parábola como una descripción profética de la Reforma Protestante y del regreso de las Diez Tribus Perdidas. (Un hombre en la parábola es YHWH):

11 También dijo: Un hombre(YHWH) tenía dos hijos;

12 y el menor de ellos(Efraín) dijo a su padre: Padre, dame la

parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.

13 No muchos días después, juntándolo el hijo menor (Efraín)

se fue lejos a una provincia apartada; (en la Dispersión de Asiria) y allí desperdició sus bienes (la Ley y el lenguaje),

viviendo perdidamente (volviéndose un ‘gentil’ sin la Ley).

14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre

(hambre de comida espiritual como en Amós 8:11) en aquella provincia y comenzó a faltarle.

15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra(se refiere al Papa) el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos (ídolos).

16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían

los cerdos, pero nadie le daba (que lo mantuviera

espiritualmente).

17 Y volviendo en sí (en la Reforma Protestante) dijo: ¡Cuántos

jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan

(simbólico de la la Torah), y yo aquí perezco de hambre!

18 Me levantaré e iré a mi padre y le diré: Padre, he pecado

contra el cielo y contra ti.

19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno

de tus jornaleros. Luqa (Lucas) 15:11-18

Como comprobaremos en el estudio titulado Migraciones, las Diez Tribus Perdidas si se dispersaron en las cuatro direcciones, realizando el Sueño de la Escalera de Jacob. Más la mayoría de Efraín migró al norte y al oeste a través de tres rutas migratorias separadas. Estas tres rutas ultimadamente convergieron en lo que más tarde se conocería como el Noroeste Protestante de Europa. Después de que los Efrainitas del Noroeste de Europa se liberaron del Catolicismo de la Edad Media (alrededor de 1260 años después de haber sido puestos en la mano del Pequeño Cuerno), comenzaron a buscar a YHWH más directamente. Como resultado, YHWH bendijo toda su cultura con prosperidad y avances tecnológicos que nunca habían sido conocidos por el hombre:

20 Y levantándose (en la Reforma Protestante), vino a su padre,

y cuando aún estaba lejos (de la fe original Nazarena y de la la Torah), lo vio su padre, y fue movido a misericordia y corrió y

se echó sobre su cuello y le besó (aunque era todavía un Cristiano Protestante).

21 Y el hijo (Efraín) le dijo: padre, he pecado contra el cielo y

contra ti y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.

22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido y

vestidle (literalmente, el abrigo de José), y poned un anillo en su mano y calzado en sus pies.

23Y traed el becerro gordo y matadlo y comamos y hagamos fiesta;

24 porque este mi hijo (Efraín)muerto era y ha revivido; se

había perdido y es hallado. Y comenzaron a regocijarse. Luqa (Lucas) 15:20-24

En la parábola, el padre vio a Efraín venir de lejos y corrió y lo besó en el cuello. Esto es simbólico de cuanto YHWH ha bendecido las naciones Protestantes, simplemente por buscar Su faz. Esto desde luego, es causa de frustración y resentimiento para Judá, quien ha guardado la la Torah por milenios sin haber recibido las mismas bendiciones de seguridad y fácil prosperidad:

25 Y su hijo mayor (Judá) estaba en el campo y cuando vino y

llegó cerca de la casa (o sea el Templo), oyó música y las danzas;

26 y llamando a uno de los criados, (Judá) le preguntó qué era aquello.

27 El le dijo: Tu hermano (Efraín) ha venido; y tu padre ha

hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano.

28 Entonces se enojó(Judá), y no quería entrar. Salió por tanto

su padre y le rogaba que entrase. Luqa (Lucas) 15:25-28

Nótese la indignación de Judá cuando Efraín es recibido de regreso a la Tierra de Israel, a pesar de haber previamente despreciado el Pacto (como Esaú):

29 Mas él, (Judá) respondiendo, dijo al padre: He aquí tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos.

30 Pero cuando vino este tu hijo (no llama a su hermano por su

nombre Efraín), que ha consumido tus bienes con rameras

(ídolos, imágenes, tradiciones religiosas falsas, falsos días santos, falsos sitios y etcétera), has hecho matar para él el becerro gordo.

31 El Entonces le dijo Hijo, tú siempre estás conmigo y todas

mis cosas son tuyas.

32 Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto y ha revivido; se había perdido y es hallado. Luqa (Lucas) 15: 29-32

Comprendamos la incredulidad de Judá. Ha sido fiel a la la Torah por miles de años, y hasta ha sufrido persecución a manos de su hermano en muchas

masacres, purgas, inquisiciones y cruzadas Cristianas. Su hermano Efraín se alejó del Pacto, adoró terneras de oro y trató de cambiar la la Torah; y aún después de esto el Padre ordena que traigan el mejor vestido (queriendo decir el abrigo multicolor de José), que le den el anillo y sandalias porque solo los esclavos caminaban descalzos. Judá está furiosa y espantada de esto: ¿Cómo puede ser posible tal injusticia? La clave para comprender el suceso de estos eventos, es entender la alusión

al abrigo multicolor de José, y lo que significa. En las Escrituras se dice a veces que el fin es conocido desde el principio. En

el libro de Génesis, José fue vendido como esclavo sin ser su culpa; subsecuentemente fue enviado a prisión por un crimen que no cometió. Esto es simbólico de cómo los Nazarenos fueron echados fuera de las sinagogas y del Templo por creer en Yahshua ( lo cual está muy lejos de ser un crimen). José sirvió al Faraón honorablemente, y las habilidades que le había dado

Elohim le redituaron gran poder y prestigio. Pudo más adelante usar su posición para salvar las vidas de muchas gentes; incluyendo las de su padre y hermanos. Este puede verse como símbolo del hecho que los Cristianos son básicamente

el segundo poder en América y de cómo han amenazado sacar de la presidencia

a cualquier presidente que no apoye a sus hermanos Judíos en el Estado de

Israel. Debe hacerse notar que la separación dentro nuestro propio pueblo (llamada consagración en algunas versiones) es muy respetada en las Escrituras y siempre se premia con una enorme bendición. La razón es sencilla: YHWH creó al hombre como un animal social. No era bueno que el hombre estuviera solo (Génesis 2:18). Sin embargo, existen circunstancias en las que los hombres deben ser separados de sus hermanos (y de la vida normal), para poder servir a YHWH mejor. En el lenguaje de las Escrituras, estos individuos deben ser ‘apartados del mundo’ (lo que es el verdadero significado de la palabra ‘santo’). En la mente Hebrea, estar en el mundo, pero no del mundo, es ‘ser apartado’ del mundo. Además, cuanto mayor sea el grado de separación (o apartamento), mayor es la recompensa. Se debe a que mayor separación requiere una mayor devoción y esfuerzo en mantener el “sacrificio vivo”. (Estos tipos de sacrificios vivos serán explorados más ampliamente en el estudio, Relaciones en el Pacto.) Cuando el apartamento (o separación) es voluntario, lleva una enorme bendición. Sin embargo, la separación de José de la familia Israel fue impuesta; y aún así hizo un servicio honorable. Una inmensa recompensa se acumuló para él, debido a esto. Las bendiciones pronunciadas sobre José indican que José habitaría en una tierra que se semeja grandemente a América, con múltiples bendiciones:

25 Por el Elohim de tu padre, el cual te ayudará, por el Elohim Omnipotente, el cual te bendecirá, con bendiciones de los cielos de arriba, con bendiciones del abismo que está abajo, con bendiciones de los pechos y del vientre. 26 Las bendiciones de tu padre fueron mayores que las bendiciones de mis progenitores; hasta el término de los collados eternos serán sobre la cabeza de José, y sobre la frente del que fue apartado de entre sus hermanos. Devarim (Deuteronomio) 49:25-26

Estas bendiciones ciertamente son parecidas a lo que ocurre en la tierra de América, la tierra Protestante con múltiples colores (razas), que ha sido bendecida de lo alto más que otras tierras. También concuerda con lo que sabemos acerca de América como la representante de la Tribu de Efraín en estos últimos días, y sirviendo como la tribu líder para la Casa de Efraín mundialmente (para detalles, ver el próximo estudio intitulado Migraciones: Las Diez Tribus Perdidas de Israel). Al nivel de humanos, Judá vendió a José como esclavo. A nivel de Divina Providencia, YHWH hizo que Judá enviara a José a Egipto antes que sus hermanos, para poder preservar sus vidas a través de una gran liberación:

5 Ahora pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme

vendido acá, porque para preservación de vida me envió Elohim delante de vosotros.

7 Y Elohim me envió delante de vosotros, para preservaros

posteridad sobre la tierra y para daros vida por medio de gran liberación. Beresheet (Génesis) 45:5,7

La gran liberación de José es una sombra profética de Yahshua, la bendición que sería dada a los hijos multi-raciales de José para que pudieran proveer para todos los pueblos del mundo; y también para los Judíos y la Nación de Israel. También nos aclara porque los Cristianos Protestantes de América (Efrainitas), son básicamente los únicos amigos que tiene Israel en esta era moderna. Y aunque los Judíos tomen este hecho amargamente, Efraín será recibido a su hogar en la Tierra de Israel por un Padre gozoso y danzante, cuyos gritos de alegría serán escuchados por arriba de las protestas de Su hijo mayor. Para ampliar la analogía, podemos decir que el pecado de Efraín al dejar el Pacto, no fue tan solo su culpa. Efraín si pecó, pero Efraín también era un niño de dos castas. Su madre Asenath era la hija del Sumo Sacerdote Egipcio y esos genes Egipcios dieron a los hijos de Efraín en múltiples razas, una predisposición para alejarse del Pacto. YHWH permitió que José fuera enviado a Egipto para que allí se casara con Asenath; de esa forma asegurando que Efraín pecaría (y se diseminaría a los

cuatro rincones de la tierra). Esto daría a los hijos del Adán caído, la oportunidad de recibir a Yahshua. Empero, al ser esparcido a los cuatro puntos cardinales, Efraín sufrió una continua caída. Para poner un alto a ese pecar continuo, necesitaban un Nuevo Pacto escrito en sus corazones, para poder regresar a Zion. Por un lado, todos necesitamos Salvación en Mesías Yahshua. Por otro lado, los Efrainitas perdidos y esparcidos necesitaban a Yahshua con mayor desesperación que los Judíos. Es por esto que Yahshua nos dice que El solo vino por la Casa de Efraín (o de Israel) en Su primer viaje: porque la pluralidad de los hijos de José tenían mayor necesidad de Su ayuda:

24 El respondiendo dijo: No soy enviado (a esta hora) sino(a

llamar) a las ovejas perdidas de la casa de Israel (de regreso al Pacto). Mattai (Mateo) 15:24

Ya hemos visto que los Apóstoles conocían el papel de Efraín en realizar Profecía en las Escrituras. También está claro que los Apóstoles sabían que las Dos Casas se reunirían algún día, y por eso:

6 Entonces los que se habían reunido le preguntaron,

diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a (la casa de) Israel en este tiempo? Ma’asim (Hechos) 1:6

Entonces no era aún tiempo de restaurar el reino literal a la Casa de Israel. Entonces solo era tiempo de que los discípulos de Yahshua comenzaran a reunir a los hijos de José, quien había sido enviado antes de ellos por toda la tierra. Cuando los descendientes de los discípulos encontraran a los hijos perdidos de Efraín, entonces comenzarían a traerlos lentamente de regreso al Pacto, generación por generación a través de Yahshua, la Gran Liberación.

¿Por qué el nombre, ‘Cristianos’?

Ya conocemos que los Cristianos y los Nazarenos eran dos grupos separados durante el Cuarto Siglo EC. También sabemos que los Cristianos llegaron a perseguir no solo a los Nazarenos, sino también a todas las demás sectas dentro de Israel. ¿Pero por qué fue escogido el nombre ‘Cristiano’? ¿Por qué Cristiano y no otro nombre? ¿Y tiene este nombre Cristiano algún significado especial? Un número de pasajes en el Nuevo Pacto nos enseñan que existían más de un grupo teológico en el cuerpo del primer siglo. Por ejemplo, el Libro de Hechos nos dice que habían Hebreos y Helenistas:

1 En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquellos eran desatendidas en la distribución diaria. Ma’asim (Hechos) 6:1

En la versión del Reina Valera, la palabra ‘Helenista’ fue traducida como ‘Griegos’:

1 Y en aquellos días, cuando el número de los discípulos se multiplicó, hubo murmuraciones de los Griegos contra los Hebreos, porque sus viudas eran desatendidas en la distribución diaria. Ma’asim (Hechos) 6:1

La Iglesia relata que la palabra Helenistas (o Griegos) es una referencia a Griegos étnicos. Esto no puede ser correcto, pues no era permitido a los Apóstoles llevar las Buenas Nuevas a personas que no eran Judías, hasta el capítulo diez de Hechos (cuatro capítulos más tarde).El capítulo seis de Hechos describe solo la historia de la primera Asamblea de Jerusalén, antes de que los Gentiles fueran invitados. De manera que los términos Hebreo y Helenista debe referirse a sub-divisiones dentro de esa primera asamblea Judía. Y si de hecho hubieran sub-grupos de Hebreos y Helenistas en la primera asamblea de solo Judíos, ¿quiénes eran estos Hebreos y Helenistas? ¿Podría ser que estos términos eran simples alternativas para nombrar a los Nazarenos y los Cristianos (respectivamente)? Los discípulos fueron llamados ‘Cristianos’ por primera vez en la sinagoga Judía en Antioquia (ahora Turquía), registrado en la onceavo capítulo de Hechos:

26…y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquia. Ma’asim (Hechos) 11:26

El Apóstol Shaul estaba encadenado y el Rey Agripa casi fue persuadido de convertirse en un Cristiano. Ese no era el momento para que Shaul comenzara un discurso sobre las diferencias entre Nazarenos y Cristianos; especialmente cuando Shaul sabía que los Efrainitas serían reunidos bajo la Cristiandad primero:

3 Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado (o sea, el Papa), el hijo de perdición. Thesalonim Bet (Segunda de Tesalonicenses) 2:3

Cuando Shaul escribió Segunda de Tesalonicenses, él entendía que el Cuerpo del Mesías tendría que alejarse de la la Torah por algún tiempo. Por dos días proféticos (o sea, dos mil años), los Efrainitas serían el instrumento temporal llamado Cristiandad, en vez de convertirse en Nazarenos. Como ese era el caso, no hubiera tenido sentido que Shaul insistiera que el Rey Agripa considerara convertirse en un Nazareno. El hecho que considerara convertirse en Cristiano era suficiente. Kefa (o Pedro) aparentemente también entendió que la dispersión de los Efrainitas tendría que contenerse dentro del Cristianismo primero, antes de que pudieran regresar a la fe original Nazarena. Aún cuando se dirige a la Dispersión (o sea, a Efraín) en su primera epístola, Kefa escribe:

16 pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Elohim por ello. Kefa Alef (1ª Pedro) 4:16

Kefa sabía que la Dispersión de Efraín primero se convertiría en Cristianos, y que sus descendientes llegarían a ser Nazarenos. Sin embargo, él no se refirió a si mismo como un Cristiano; solo dijo a los Efrainitas que si sufrieran a causa de creer en el Mesías, que no se avergonzaran. Y esto es curioso: ¿Por qué los Apóstoles no se llamaron a si mismos Cristianos, cuando la Cristiandad era lo que se llamaba en moda? Si Efraín iba a absorberse en la Iglesia, entonces por qué los Nazarenos continuaron tenaces en sus “ritos Judíos” hasta que los Cristianos los exterminaron? A las personas occidentales por lo regular se les dificulta comprender conceptos orientales. Esto es trágico, ya que la fe Israelita es una religión más oriental que occidental, debido a que la Tierra de Israel se encuentra en el Medio Oriente (y no en el Medio Occidente). Los del occidente tienden a ver el occidente como el centro de todo, siendo que la mayoría de los avances industriales y tecnológicos se han realizado en el occidente Protestante en los últimos cientos de años. Por esta razón, cuando conceptos del Medio Oriente llegan a oídos occidentales, estos últimos tienen la tendencia de descartarlos como si no fueran importantes o fueran cosa rara. Esto es un error. El mundo fue creado cuando YHWH habló:

Luego dijo Elohim: Haya expansión en medio de las aguas y separe las aguas en las aguas.

6

7 E hizo Elohim la expansión (Hablando) y separó las aguas

que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Beresheet (Génesis) 1:6-7

No solo fue el mundo creado cuando YHWH habló, también fue puesto en una forma específica. De allí notamos que los sonidos de Palabras son muy importantes. Los Físicos modernos apenas comienzan a comprender estos conceptos, aplicando la Teoría String, así como un principio conocido como Harmonías Espirituales Ligadas. Exploraremos estos conceptos detenidamente en el próximo libro ‘Hombre del Norte’, por el momento, consideremos computadoras y programas de computación. En la misma forma que los programadores de computadoras usan mandos específicos en un lenguaje específico de programación para que la computadora haga ciertas tareas, YHWH utilizó específicas palabras Hebreas sobre la jurisdicción de lo material para que hiciera ciertas cosas. En un sentido, YHWH usa el Hebreo como Su lenguaje programador. Los lenguajes programadores requieren que uno sea muy preciso, Si uno toma un mando específico de uno de los lenguajes de computación más elegantes (de más alto nivel), como el de Cobol, o C++ y trata de usarlos en un programa escrito en el básico Lenguaje de Máquinas (o en Unix), los mandos no serán reconocidos. De la misma forma, mientras que el término Cristiano pudiera considerarse como referencia legítima de un creyente en el Mesías Judío en Griego, el término no tiene importancia en el Hebreo. Se traduce literalmente en nada; lo cual en la mente Hebrea, es buena razón para no llamarse uno mismo como Cristiano. Sin embargo, más importante es que a los hijos de Israel siempre les fue ordenado evitar adorar o hablar de nombres de elohim extranjeros:

13 Y todo lo que os he dicho, guardadlo. Y nombre de otros dioses no mentaréis, ni se oirá de vuestra boca. Shemote (Exodo) 23:13

Mientras que a los Israelitas les fue prohibido adorar a otros elohim, era práctica común de los Griegos, los Romanos y/o los Babilonios adoptar elohim extranjeros en sus foros. Uno de los elohim extranjeros que había sido adoptado en los foros Griegos y Romanos era el dios Hindú de la guerra, Krishna. En la literatura religiosa Hindú, Krishna es una encarnación humana de su dios (Vishnu). La víspera de la batalla, Krishna le dice a un joven (Arjona) que no dude en asesinar a sus hermanos y familia, y que lo haga como deber de un guerrero y los mate sin arrepentirse.

Expertos pueden asegurar que la razón por la que los Griegos llamaron a Yahshua el Cristo in lugar de el Mesías, es porque el término ‘Cristo” supone ser el equivalente Griego del término Hebreo ‘Mesías’. Krishna suponía ser una encarnación física del dios Hindú, Vishnu; de manera que los expertos dirán que los términos Mesías y Cristo son lo mismo. Pero, en un mundo donde los sonidos de las palabras tienen un significado específico, y en un mundo donde los hijos de Israel tienen prohibido adorar a elohim extranjeros, comprenderemos que hay un problema en llamar al Mesías Hebreo por el nombre de Cristo (o sea, Krishna). A pesar de tener las mejores intenciones, llamar a Yahshua el Cristo, es igualarlo con Krishna, el dios Hindú de la guerra, que animaba a los jóvenes en sus sagrados deberes de matar a sus hermanos y familia en guerra, sin pensarlo. No sería imposible ver un paralelo espiritual hacia los Cristianos, que hicieron lo que creyeron era su deber sagrado y mataron a sus hermanos y hermanas Judías, sin remordimiento. Los soldados Cristianos marcharon en guerra de persecuciones, purgas, inquisiciones y Cruzadas. El monto de los muertos entre los Judíos (y los Nazarenos, tanto Judíos como Efrainitas), llegó a los millones.

Más ‘Judíos’, ‘Griegos’ y ‘Gentiles’

Efraín había estado en el exilio más de cien años cuando el profeta llamado Jeremías comenzó a decir a los Judíos que a menos que volvieran a la la Torah, también ellos serían llevados al exilio. Y en vez de ser llevados a Asiria (como Efraín), serían llevados a un lugar llamado Babilonia. Judá permanecería en exilio por setenta años, al fin de los cuales YHWH los traería de regreso a casa:

10 Porque así dijo YHWH: Cuando en Babilonia se cumplan

los setenta años, yo os visitaré y despertaré sobre vosotros

mi buena palabra, para haceros volver a este lugar.

Yirmeyahu (Jeremías) 29:10

El exilio Babilónico fue distinto a la esclavitud que Israel sufrió en Egipto. En vez de ser esclavos, los Judíos tuvieron libertar de hacer comercio, tener negocios y aún casarse con otras naciones. Debido a que la economía de Babilonia era fuerte y la ‘cautividad’ relativamente lujosa en comparación con su antigua forma de vida en Israel, la mayoría de los Judíos se olvidaron de su herencia y comenzaron a pensar como si solo fueran de Babilonia. Considerando que la vida en Babilonia era fácil, uno tenía que tener un compromiso con Torah y la herencia, para querer regresar a la Tierra. Y regresar a la Tierra que estaba en ruinas no era cosa fácil; el remanente resuelto que decidió regresar tuvo que saber que enfrentarían ataques de las gentes que rodeaban a la nación.

7 Pero aconteció que oyendo Sanbalat y Tobías los árabes,

los amonitas y los de Asdod, que los muros de Jerusalén eran reparados, porque ya los portillos comenzaban a ser cerrados,

se encolerizaron mucho;

8 y conspiraron todos a una para venir a atacar a Jerusalén y

hacerle daño. Nechemyah (Nehemías) 4:7-8

Comprendamos lo que sucedió: Al final de tres o cuatro generaciones en el exilio, los nietos de los Judíos tuvieron que escoger. Aquellos que valoraron su herencia podían dejar atrás el confort de Babilonia y regresar a la Tierra de Israel, donde deberían de adoptar de nuevo la Ley Levítica y el diezmo. Sería más duro que permanecer en Babilonia, pero su descendencia heredaría la Tierra de Israel y en cuatrocientos ochenta y tres años, los hijos de sus hijos verían al Mesías:

25 Sabe pues y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos.

Daniel (Daniel) 9:25

La historia registra que Artaxerxes, Rey de Babilonia, ordenó restaurar y reconstruir Jerusalén en 457 AEC. A partir de esa fecha, se contarían siete semanas y sesenta y dos semanas hasta el Príncipe Mesías. Siete semanas más sesenta y dos semanas suman sesenta y nueve semanas proféticas. Sesenta y nueve ‘semanas’ proféticas de años es igual a sesenta y nueve ‘semanas’ por siete días proféticos en cada semana. Sesenta y nueve por siete, es igual a literalmente cuatrocientos ochenta y tres años terrenales. Cuando sumamos cuatrocientos ochenta y tres años terrenales a 457 AEC, resulta el año 26 EC, que es el año en que Yahshua comenzó Su ministerio. Ningún otro personaje histórico llena este requerimiento; de manera que solo Yahshua puede ser el Mesías. Los rabinos también sabían que el Mesías tenía que llegar en el 26 EC, y por eso no solo los Fariseos querían saber si Juan el Bautista era el Mesías (ver Juan, Capítulo Uno), sino que también era la razón por la que muchos Judíos dejaron su comodidad y lujo en el exilio de Babilonia. Ese remanente quería que sus hijos tuvieran su parte en la herencia Israelita, y que vieran al tan esperado

Mesías. Esa decisión de regresar no implica que el diez por ciento de Judá que regresó

a la Tierra, era un grupo feliz de fieles a la la Torah. Por el contrario, si bien eran creyentes dedicados, rabinos y hasta algunos profetas (como Zacarías y Hageo, ver Esdras 5:1), un gran número de los que regresaron practicaban la adoración

a

ídolos y habían tomado esposas extranjeras que nunca se habían convertido a

la

fe Israelita. Las cosas estaban tan mal, que hasta los líderes eran culpables:

1 Acabadas estas cosas, los príncipes vinieron a mi, diciendo:

El pueblo de Israel y los sacerdotes y levitas no se han separado de los pueblos de las tierras de los cananeos, heteos, ferezeos, jebuseos, amonitas, moabitas, egipcios y amorreos y hacen conforme a sus abominaciones. 2Porque han tomado de las hijas de ellos para si y para sus hijos y el linaje santo ha sido mezclado con los pueblos de las tierras; y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en cometer este pecado. Ezra (Esdras) 9:1-2

Esdras y Nehemías trataron de llevar a la gente de regreso a la Torah, pero tuvieron poco éxito. Mientras que algunos se arrepintieron y regresaron, otros nunca lo hicieron. Esto fue causa de una crisis de identidad. La la Torah especifica que aquellos que desprecien el Pacto, deben ser cortados de la Nación de Israel:

31 Por cuanto tuvo en poco la palabra de YHWH, y menospreció su mandamiento, enteramente será cortada esa persona; su iniquidad caerá sobre ella.

Bemidbar (Números) 15:31

A pesar de lo que dice la la Torah, los devotos religiosos no querían ‘cortar’ (o sea, matar) a los Judíos que no guardaran toda la la Torah. En primer lugar los que cumplían a medias eran menos de los que ejercían devoción. Y en segundo lugar, los rabinos tenían la esperanza de que cuando el Mesías finalmente llegara (en 26 EC), que El hiciera a todos regresar al Judaísmo Farisaico A pesar de esto, ya que Números Capítulo Quince indica que los que desprecien la la Torah deben de ser cortados de la Nación, los rabinos no podían llamar a los devotos a medias ‘Judíos’; y tampoco podían llamarlos Gentiles (como habían llamado a Efraín), ya que esos todavía podían ser identificados como Israelitas. Los rabinos tenían que crear un nombre y así decidieron que ya que estos Helenizados Judíos guardaban los costumbres y tradiciones de otras naciones, entonces serían llamados Helenizados o Judíos (Griegos). Ese término indicaría que si bien eran identificados de descendencia Judía, ya no eran parte de la Nación. Recordemos que los términos Dispersión (Asiria) y Exilio (Babilónico) frecuente (e incorrectamente) son usados como sinónimos, y así comprenderemos por qué los Judíos (devotos) se preguntaron por qué Yahshua dijo que a donde El fue, los rabinos no podrían encontrarlo. ¿Acaso este Mesías iba a ir a enseñar a los que estaban en el exilio, para poder reunirlos a la Nación?

35 Entonces los Judíos dijeron entre sí: ¿Adónde se irá éste,

que no le hallemos? ¿Se irá a los dispersos entre los griegos

y enseñará a los griegos? Yojanán (Juan) 7:35

La versión Reina Valera cambia esta palabra ‘Griegos’ a ‘Gentiles’:

35 Entonces los Judíos dijeron entre sí :¿Adónde irá que no

podamos encontrarlo? ¿Acaso irá a los dispersados entre los

Gentiles, a enseñar a los Gentiles? Yojanán (Juan) 7:35 VRS

Mientras que estas dos distintas traducciones presentarían una contradicción en las mentes occidentales, no hay problema para los Judíos (religiosos), ya que la palabra ‘Gentiles’ usada en este versículo es Strong’s # 1672, un ‘Hellen’: NT:

1672 Hellen; un Hellen (Greco) o habitante de Hellas; por extensión una persona que habla Griego, especialmente que no es Judío: (VRS – Gentil, Griego.) Si queremos lo que en realidad dicen las Escrituras, debemos siempre recordar que las Escrituras no fueron escritas por estudiosos del occidente con una mente objetiva, sino por religiosos Judíos con una mente subjetiva. Ya que fueron escritas por religiosos Judíos de mentes subjetivas, las Escrituras están llenas de terminologías idiomáticas.

En Hechos Capítulo Seis, leemos que existían dos grupos entre el cuerpo del primer siglo: los Hebreos y los Helenistas:

1 En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquellos eran desatendidas en la distribución diaria. Ma’asim (Hechos) 6:1 NVRS

Recordando que las Buenas Nuevas no fueron llevadas a los que no eran Judíos hasta el Capítulo Diez de Hechos (cuatro capítulos más tarde), podemos ver que el primer grupo, los Hebreos, tuvieron que haber sido los mismos que los Nazarenos. El segundo grupo debió haberse referido a los Cristianos, antes que ese término tomara auge, en el Capítulo Once de Hechos.

Comprendiendo la Circuncisión

La circuncisión es uno de los aspectos menos comprendidos en las Escrituras, pero no tiene que ser así. El concepto de la circuncisión es simple y directo y tiene perfecto sentido. La confusión sobre este tema se debe a mal entendidos en las epístolas del Apóstol Shaul. Ya hemos visto que Israel Nazareno fue la fe original de los Apóstoles. Los Ancianos de la Iglesia asentaron que los Nazarenos continuaron practicando la circuncisión física en el Cuarto Siglo EC, cuando los Cristianos Romanos los erradicaron:

“Los Nazarenos no difieren de ellos (los Judíos Ortodoxos) en lo básico, ya que practican las costumbres y doctrinas prescritas por la Ley Judía; excepto que creen en Cristo. Ellos creen en la resurrección de los muertos, y que el universo fue creado por Dios. Ellos predican que Dios en Uno y que Jesucristo es su Hijo… Son muy conocedores del idioma Hebreo. Leen la Ley…De forma que son diferentes…de los verdaderos Cristianos porque llevan a cabo hasta ahora los ritos Judíos como la circuncisión, el Sábado y otros.” (El Padre de la Iglesia Epifanio en su trabajo Doctrinal, “Contra las Herejías,” Panarion 29, 7 página 41, 402)

También sabemos que la la Torah fue dada a Israel como un Pacto Matrimonial; y Yahshua nos dice claramente que El no vino a deshacer ni el más pequeño aspecto del Pacto de Su novia:

17 No penséis que he venido a abrogar la ley o los profetas;

no he venido para abrogar, sino (solo) para cumplir.

18 Porque de cierto os digo que hasta que pase el cielo y la

tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.

19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos

mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Mattithyahu (Mateo) 5:`7-19

A pesar del hecho que Yahshua claramente nos dice que no pensemos que el más pequeño punto de la la Torah se ha cancelado, la Iglesia trata de utilizar los escritos de Shaul para sugerir que el Pacto Matrimonial está ahora nulificado. Y eso es una clara violación de las propias palabras de Yahshua.

Mientras que la tesis de la Iglesia que dice que el corazón de la Ley es lo principal es correcta, también es cierto que la idea de la Iglesia que el corazón de la Ley abroga la letra es incorrecto. ¿Acaso sugirió Shaul que el Amor destruyó a la Ley? Eso no puede ser, porque casi al final de su ministerio, Shaul claramente nos dijo que él todavía creía todo lo que estaba escrito en la la Torah:

14 Pero esto te confieso, que según el Camino que ellos

llaman herejía, así sirvo al Elohim de mis padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas. Ma’asim (Hechos) 24:14

Shaul también pagó una gran cantidad de dinero, para absorber el costo de sacrificios de animales referente a su voto Nazareno y el de otros cuatro hombres:

23 Haz pues esto que te decimos. Hay entre nosotros cuatro

hombres que tienen obligación de cumplir voto.

24 Tómalos contigo, purifícate con ellos y paga sus gastos

para que se rasuren la cabeza y todos comprenderán que no hay nada de lo que se les informó acerca de ti, sino que tú

también andas ordenadamente, guardando la ley. Ma’asim (Hechos) 21:23-24

La razón por la cual Shaul gastó una gran suma de dinero, fue para demostrar (por sus acciones), que él aún creía en guardar incluso el más pequeño mandamiento. Su intención fue de demostrar su compromiso permanente con la la Torah. Con estas acciones él y los otros apóstoles esperaban que los rumores infundados de que Shaul enseñaba contra el Pacto, fueran descartados. Sin embargo, a pesar de que Shaul invirtió el equivalente a miles de dólares para probar que él todavía guardaba la la Torah, Kefa relata que había algunos en su tiempo (el Primer Siglo), que usaban las palabras de Shaul para sugerir que la la Torah (incluyendo la circuncisión) habían sido abolidas:

15 Y tened entendido que la paciencia de nuestro Amo es para

salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito,

16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas

cosas, entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras escrituras, para su propia perdición

17 Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano,

guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. Kefa Bet (2ª Pedro) 3:15-17

Eran los Cristianos los que estaban sacando las palabras de Shaul fuera de contexto y usándolas como pretexto para eliminar lo que ellos pensaban eran aspectos sin importancia en la la Torah. Sin embargo, Yahshua fue muy claro cuando dijo que el que quebrante el más pequeño de los mandamientos, sería llamado pequeño en el reino de los cielos:

19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos

mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.

Mattai (Mateo) 5:19

La circuncisión está lejos de ser uno de los ‘pequeños’ Mandamientos. Al contrario, es una de las tres señales eternas del Pacto, y los que no lo guardaran eran cortados:

9 Dijo de nuevo Elohim a Abraham: En cuanto a ti, guardarás

mi pacto tú y tu descendencia después de ti por sus

generaciones.

10 Este es mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y tu

descendencia después de ti: será circuncidado todo varón de

entre vosotros.

11 Circuncidaréis pues, la carne de vuestro prepucio y será

por señal del pacto entre mí y vosotros.

12 Y de edad de ocho días será circuncidado todo varón entre

vosotros por vuestras generaciones; el nacido en casa, y el

comprado por dinero a cualquier extranjero, que no fuere de tu linaje.

13 Debe ser circuncidado el nacido en tu casa y el comprado

por tu dinero; y estará mi pacto en vuestra carne por pacto perpetuo.

14 Y el varón incircunciso, el que no hubiera circuncidado la

carne de su prepucio, aquella persona será cortada de su pueblo; ha violado mi Pacto. Beresheet (Génesis) 17:9-14

La circuncisión no era el Pacto por sí solo. Se le llamó una señal del Pacto, ya que reflejaba la voluntad de someterse a Elohim en cuerpo y vida; se le llamó una señal eterna, porque el que no se sometiera debía ser cortado de su pueblo, por desobediente. Otra señal eterna del Pacto es el día séptimo, el Shabbat:

13 Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad

vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre

Mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy YHWH que os santifico.

14 Así que guardaréis el día de reposo, porque santo es a

vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque

cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella persona será cortada de en medio de su pueblo.

15 Seis días se trabajará, más el día séptimo es día de reposo

consagrado a YHWH; cualquiera que trabaje en el día de reposo, ciertamente morirá.

16 Guardarán pues, el día de reposo los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo.

17 Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque

en seis días hizo HYWH los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó. Shemote (Exodo) 31:13-17

La tercera señal eterna es Pesach (Pasar por alto):

13 Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros

estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto.

14 Y este día os será en memoria y lo celebraréis como fiesta

solemne para YHWH durante vuestras generaciones; por

estatuto perpetuo lo celebraréis.

15 Siete días comeréis panes sin levadura y así el primer día

haréis que no haya levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, erá cortado de Israel. Shemote (Exodo) 12:13-15

Existen otras señales del Pacto, pero estas tres son eternas. El que dejara de guardar estas señales en todas sus generaciones, sería cortado de la Nación de Israel. Pero, como los Cristianos entienden que el Amor es el corazón de la Ley, tienden a desdeñar manifestaciones externas del Pacto. Se preguntan qué tan importantes son temas como el Shabbat, Pesach y la Circuncisión, cuando el Amor es lo que importa sobre todo. Lo que los Cristianos con frecuencia olvidan es que en la mente Hebrea, la obediencia es la verdadera prueba de amor. Así como Juan el Bautista nos dijo que el que no obedece no cree realmente, también Juan el Apóstol dijo que guardar los mandamientos es prueba de nuestro amor hacia YHWH:

2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Elohim, cuando amamos a Elohim y guardamos sus mandamientos. 3 Pues este es el amor a Elohim, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

Yojanán Alef (1ª Juan) 5:2-3

Aún mas, Yahshua dijo claramente que El no vino a abolir ni la más pequeña parte del Pacto. Ni una jota ni una tilde pasará mientras que existan el cielo y la tierra:

18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. Mattai (Mateo) 5:18

A pesar del hecho que el cielo y la tierra todavía existen, la Iglesia nos dice que estas tres señales eternas del Pacto han sido echadas al lado. La Iglesia nos dice entonces que el Hijo vino a contradecir a su propio Padre. ¿Pero hizo eso Yahshua? Los intentos de la Iglesia para tratar de usar las palabras de Shaul para demostrar que estas señales del Pacto ya pasaron, también implican que las palabras de Shaul deben de tomarse con mayor seriedad que las de Yahshua. ¿Y acaso eso tiene sentido? Lo que veremos en los siguientes capítulos, es que el Apóstol Kefa nos dijo la verdad: Que las palabras del Apóstol Shaul fueran fácilmente mal entendidas; y debemos guardarnos para que no seamos desviados por el error de lo que va contra la Ley y no caigamos de nuestra firmeza al Pacto:

17 Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. Kefa Bet (2ª Pedro) 3:17

Lo que las Escrituras nos demuestran, una y otra vez, es que el Nuevo Pacto tenía que ser fácil de mal entender, porque ciertos mal entendidos tenían que existir por dos mil años. La Cristiandad tenía que reinar por dos mil años para poder llevar su versión modificada de las Buenas Nuevas a los cuatro rincones de la tierra. También veremos que Shaul era un Judío religioso del primer siglo. Como tal, usó regularmente términos contemporáneos para describir ciertos grupos de gentes. Cuando sabemos identificar estos términos como el lenguaje popular de esos tiempos, entonces sus significados se aclaran. Pero si no conocemos que esas palabras eran lenguaje popular, entonces esas palabras son fáciles de recibir una mala interpretación. Si usted es uno de tantos que creen que la circuncisión física ya no es para estos días, pregúntese si su creencia no está basada en su interpretación de las epístolas de Shaul. Por otro lado, pregúntese si su creencia no está basada en las enseñanzas de la Iglesia acerca de Hechos Capítulo Quince (el llamado Concilio de Jerusalén). Este pasaje fue mal entendido por mucho tiempo.

Antes de examinar las cartas de Shaul, debemos entender el capítulo Quince de Hechos. Y antes de entender ese capítulo, tenemos que estudiar el capítulo Diez de Hechos, cuando el primer Gentil que regresaba, fue llevado de regreso a la Nación.

El Regreso del Efrainita Cornelio

Hasta el capítulo Diez de Hechos, se les ha permitido a los discípulos llevar la Buenas Nuevas, únicamente a los Judíos. Llevaron las Buenas Nuevas a diversidad de Judíos, (incluyendo gentiles que se convirtieron al Judaísmo, como Simón el Cananita, que es mencionado en Marcos 3:18). Sin embargo, en todos los casos, habían llevado las Buenas Nuevas a Judíos solamente. En el capítulo Diez de Hechos, las Buenas Nuevas ya habían sido llevadas a través de Judea y era el tiempo en que se extenderían a los Gentiles de Efraín. Por esta razón, somos introducidos a Cornelio:

1 Había en Cesárea un hombre llamado Cornelio, centurión (Romano) de la compañía llamada la Italiana,

2 piadoso y temeroso de YHWH con toda su casa, y que hacía

muchas limosnas ( para el pueblo Judío) y oraba a YHWH siempre.

3 Este vio claramente en una visión, como a la hora novena

del día, que un ángel de Elohim entraba donde él estaba y le decía: Cornelio.

4

El, mirándole fijamente y atemorizado, dijo: ¿Qué es, Señor?

Y

le dijo: Tus oraciones y tus limosnas han subido para

memoria delante de YHWH.

5 Envía pues, ahora hombres a Jope y haz venir a Simón, el

que tiene por sobrenombre Kefa (Pedro).

Ma’asim (Hechos) 10:1-5

Cornelio era un hombre devoto que temía a YHWH y hacía muchas buenas obras hacia los Judíos. Sin embargo, a pesar de sus buenas obras, Cornelio no se había convertido al Judaísmo; de manera que era reconocido como un Gentil. Como regla general, los Judíos religiosos no se consideraban libres de asociarse con Gentiles, como tampoco tenían la libertad de asociarse con los Samaritanos; y en esta etapa temprana, los Nazarenos todavía obedecían esas reglas. Pero, después de que Cornelio recibió la orden de buscar a Kefa, también le fue dada a Kefa una visión, diciéndole que le era permitido predicar a los Gentiles. Desafortunadamente, la Iglesia ha mal entendido esta visión:

9 Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino, y se

acercaban a la ciudad, Kefa subió a la azotea para orar, cerca

de la hora sexta.

10 Y tuvo gran hambre y quiso comer; pero mientras le preparaban algo, le sobrevino un éxtasis; 11 y vio el cielo abierto y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra; 12 en el cual había de todos los cuadrúpedos terrestres y reptiles y aves del cielo.

13

Y le vino una voz: Levántate, Kefa, mata y come.

14

Entonces Kefa dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común

o

inmunda he comido jamás.

15

Volvió la voz a él la segunda vez: Lo que YHWH limpió, no

lo

llames tú común,

16

esto se hizo tres veces; y aquel lienzo volvió a ser recogido

en el cielo.

17 Y mientras Kefa estaba perplejo dentro de sí sobre lo que

significaría la visión que había visto, he aquí los hombres que habían sido enviados por Cornelio, los cuales preguntando por la casa de Simón, llegaron a la puerta.

18 Y llamando, preguntaron si moraba allí un Simón que tenía

por sobrenombre Kefa.

19 Y mientras Kefa pensaba en la visión, le dijo el Espíritu: He

aquí, tres hombres te buscan.

20 Levántate pues y desciende y no dudes de ir con ellos,

porque yo los he enviado. Ma’asim (Hechos) 10:9-20

La Iglesia nos dice que esta visión significa que después del capítulo Diez de Hechos, las leyes sobre comidas limpias en la la Torah, súbitamente son anuladas; y que ahora es aceptable comer víboras, caracoles, cerdos, gusanos y lo que uno desee comer. Esto no es lo que Kefa dijo que significó la visión. Mientras que Kefa meditaba en la visión, el Espíritu le dijo que fuera y llevara las Buenas Nuevas a Cornelio. Es por esto que Kefa entendió que la variedad de animales en la visión eran una referencia a las múltiples naciones en el mundo. Esta visión le fue dada para que supiera que ya no podía referirse a otro ser humano como común o inmundo:

28 Y les dijo: Vosotros sabéis cuán abominable es para un varón Judío juntarse o acercarse a un extranjero; pero a mí me ha mostrado YHWH que a ningún hombre llame común o inmundo. Ma’asim (Hechos) 10:28

Lo que dijo Kefa podría ser confuso. La la Torah no prohíbe predicar a otras naciones (sino que lo requiere); de manera de que ¿a cual ley se refiere Kefa en ese instante? También notemos que la visión de Kefa no se trataba de comida, sino de gente. La visión incluyó comida porque Elohim estaba barriendo con las leyes rabínicas hechas por hombres, en referencia al comer y relacionarse. Las Escrituras sugieren que uno tiende a parecerse a las personas con las que se relaciona. Los que hacen amistad con el mundo tienden a terminar con maldiciones (ej. Proverbios 13:20, etc.) Por estas razones, aprendemos en las Escrituras que es sabio, como regla general, no ser abierto a los que no adoran a YHWH.

En particular, el comer y relacionarse en la cultura Hebrea son actividades sociales. Así que uno debe generalmente evitar hacer un hábito de comer (y relacionarse) con los que no son creyentes, para evitar acabar siendo como ellos. Es desagradable observar esta regla, porque no sería difícil imaginar ciertas situaciones donde las Buena Nuevas podrían ser presentadas si uno comiera con aquellos que no creen. Sin embargo, los rabinos tomaron una regla y la volvieron en una tradicional ley para los del Reino del Sur. En vez de enseñarles a no relajarse con ciertas malas compañías, los rabinos impusieron la regla que a los Judíos no se les permitía comer con los que no eran Judíos, punto. Esta tradición todavía se aplica en nuestros días. Si Kefa hubiera seguido la ley impuesta por los hombres, no hubiera tenido la libertad de llevar los Buenas Nuevas a los que no eran Judíos. Le hubiera impedido a Kefa realizar la Gran Comisión:

18 Y Yahshua se acercó y les habló diciendo: Toda potestad

me es dada en el cielo y en la tierra.

19 Por lo tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones,

bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo;

20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he

mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Mattai (Mateo) 28:18-20

A pesar de las múltiples buenas obras que Cornelio había hecho por los Judíos, como no se había convertido al Judaísmo (manteniéndose Romano), las leyes de los rabinos prohibían que Judíos como Kefa comieran o se relacionaran con él. Esta ley rabínica no era problemática mientras que las Buenas Nuevas se predicaran solamente en Judea. Mas una vez que se había predicado a los Judíos, esa carga adicional impedía el camino para la Gran Comisión y tenía que ser desechada. Viéndolo desde el lado de Divina Providencia, existía una razón por la cual este pasaje era fácil de mal entender. Elohim quería que las Buenas Nuevas se

esparcieran a los cuatro rincones de la tierra rápidamente, para que la Salvación fuera ofrecida a todos los hijos caídos de Adán. Las naciones en el mundo no hubieran aceptado las Buenas Nuevas si hubieran tenido que seguir todo lo que

la Torah exige desde el principio. Por esto, Elohim inspiró a los Apóstoles para

que escribieran las Buenas Nuevas en una forma que la Iglesia pudiera diluirlas

y más personas aceptaran el sacrificio de Su Hijo. Dos mis años más tarde, YHWH Elohim comenzaría a despertar a la Casa de Efraín para conocer la Verdad.