Anda di halaman 1dari 3

De acuerdo con el grupo la Hipótesis Número 3, consiste en “Las FARC, utilizan la

noviolencia como un instrumento de lucha, sin importar su sentido de


legitimidad, pues es solo una acción política”, ante esto podemos encontrar que:

Para comprobar esta hipótesis se plantea que el monopolio de la fuerza, recae en las
organizaciones, que hablan de violencia legítima, por eso se traslada al plano
sociopolítico. En donde de acuerdo con Foucaoult, con su microfísica del poder, se
termina haciendo un ejercicio de dominio mediante mecanismos sociopolíticos.

De acuerdo con Brunk, cuando uno de los actores utiliza estrategias no violentas, al
provocar un debate en torno a la legitimidad de sus reivindicaciones y, por tanto,
acerca de la justicia social que se reivindica y no sobre la legitimidad o ilegitimidad de
sus actos violentos. Si un actor emplea la lucha armada, sus reivindicaciones de justicia
social serán negociadas dependiendo de su capacidad de ejercer violencia, y su
propia acción violenta será desligitimada por las víctimas y su entorno, que lo percibe,
no sin razón, como un agente de injusticia. La pretensión de justicia social suele ser el
movimiento de grupos armados, que por la propia dinámica de la violencia, acaban
convirtiendo los medios en fines y convirtiendo en objetivo político preferente su propia
continuidad como estructura de poder con capacidad de coerción. (La noviolencia,
puede formar transformaciónes sociales en términos de justicia).

Por otro lado Thoreau, señala en su enfoque en desobediencia civil, el discurso sobre
la servidumbre voluntaria como una clara oposición a Maquiavelo, señalando que
matar al tirano no acaba con la tiranía en sí misma, pues entendía que sólo podía
acabar con esta mediante el retorno o bien del apoyo político o del consentimiento de
autoridad. Por lo anterior la legitimidad del poder que se esbozaba como una primera
teoría del contrato social.

La desobediencia civil, no se discutía en torno a su legitimidad, sino que existía un


consenso táctico de que la desobediencia, era una forma legítima de acción ciudadana,
lo que hacía que el debate se trasladara consecuentemente a la consideración de sí
ciertas formas de acción directa noviolenta que implicaba desobediencia se podían
considerar o no como desobediencia civil, con la idea de saber si eran legitimas o no.
Para esto autores como John Beadu, Rawls y HAbermas, ayudaron a resolver la
discusión.

Desde el enfoque de poder como esencia, la legitimidad de la desobediencia, no


enfoca al propio poder, sino que la esencia del poder era fuente de la obediencia.
Rousseau señala además que el poder enfocado a soberanía, es legítimo si expresa la
voluntad general de todos los ciudadanos en un Estado. La voluntad general es
concebida como un principio moral o guía de comportamiento.

Además situaba los principios morales por encima de leyes o el gobierno, poniendo de
relieve la innecesaria concordancia entre legitimidad y legalidad, que reclama para sí
falsamente el legislador. La desobediencia, es un obligación moral del ciudadano,
donde inevitablemente, se acaba con la tradición de la esencia del poder y exigía la
demanda democrática de legitimidad del mismo.

Cuando un sistema político no da opciones al ciudadano a decidir su vida política, éste


tiende derecho y la obligación de realizar todas las acciones que estén a su alcance
para acabar con la injusticia presente, incluso la violencia.
Por otro lado George Bordeau, Carl Joaquin Friedrich o Andre Haourieau, señalan que
el poder existe porque existe legitimación del mismo, por lo que paralelamente existe
obediencia en cuanto ésta sigue el interés de aquellos a los que se gobierna.
Establecieron que desobediencia civil se entendía como una forma de acción política
en la que se transgrede conscientemente la ley de forma pública, colectiva y sin
violencia con el propósito de generar un cambio político y asumiendo consecuencias
legales derivadas de ello.

Arendt, desde una visión normativa y clásica del poder, establece, que el poder debe
ser consensuado para ser legítimo. Si se asume a Hobbes, se podría decir que
mediante al coerción se establece una relación de mando-obediencia, Arendt no
pretendía eliminar la violencia como fuente de poder sino que enfatizaba que el poder
que emana de la violencia no es legitimo. Se habla de consenso, porque desaparece
la dicotomía entre dominantes y dominados, pues cada persona colabora en cierta
medida con un conceso establecido previamente, independientemente del grado de
participación que haya tenido en su elaboración.

De acuerdo con lo anterior se puede ver que esta hipótesis es válida, las FARC,
utilizan la noviolencia como un instrumento de lucha, sin importar su sentido de
legitimidad, pues es solo una acción política, de allí puedan coexistir medios violentos,
ya que en palabras de las FARC, en su conmemoración de los 41 años, ratifican que su
inquebrantable compromiso de lucha revolucionaria a favor de los intereses más
sentidos de la población colombiana, así como su invariable política de buscar los
Diálogos hacia la Paz con justicia social, utilizando las únicas formas de lucha que el
Régimen oligárquico que se han impuesto, hasta conquistar el poder político – LAS
ARMAS- (Secretariado 2005).

La cuarta hipótesis formulada por el grupo, señala que “Las FARC, utilizan la
tecnología como un instrumento, para realizar acciones de carácter no violento”

De acuerdo con esta hipótesis y con la teoría de la no violencia anteriormente


mencionada, surge la aparición de la tecnología, en términos de Reynaldo Centeno de
Guerra Asimétrica, la cual se consolida cuando el estado en desventaja y su fuerza
armada, deja de lado la posibilidad de combatir empleando tácticas y doctrinas de
guerra regular.

Así mismo de acuerdo con Tomas Frank en las nuevas guerras se despliegan
paradigmáticamente cambios relevantes de estrategias y campos de acción, lugares de
énfasis y campos de batalla, metáforas y medios de opinión

Sharp por otro lado acula el termino de Guerrilla de Comunicación, haciendo alusión a
que la función principal es generar un debate que permita transformar la injusticia, sin
necesidad de que participe toda la sociedad.

De acuerdo con esto se puede decir que esta hipótesis no se cumple, porque la
tecnología se asume al igual que la noviolencia, como un instrumento para alcanzar los
fines en un conflicto y su énfasis no es militar, sino puede enfocarse a la Noviolencia.
Adicionalmente las nuevas tecnologías dan la posibilidad de apoyo mutuo a nivel
global, de allí que la lucha noviolenta, pueda generar mayor reconocimiento que la
armada.
La quinta hipótesis hace referencia a “Las acciones de las FARC, tiene como
objetivo plantear cambios culturales, a partir de la noviolencia”

En esta hipótesis se menciona a Jayadeva Uyangoda, quien señala que la


reconciliación intercomunal es un desafío a la estrategia de resolución de conflictos,
donde el ejemplo gandhiano de la no-violencia, permite ser un espacio creativo para
una estrategia de conciliación.

Se menciona además los términos de paz positiva y negativa de Galton, en donde la


primera se entiende como la ausencia de violencia estructural, o presencia de justicia
social y la segunda como ausencia de guerra.

Por otro lado para Brunk, la transformación del conflicto, consiste en conseguir justicia
y eliminar las causas del conflicto, es decir la paz positiva. Define además la resolución
del conflicto, como el final del conflicto a partir de la negociación de las partes y la
gestión del Conflicto, como crear un marco al interior del conflicto, para que las partes
se atengan.

De acuerdo con lo anterior esta hipótesisxxxx ya que la política de Fronteras de las


FARC-EP, se ha cumplido, se cumple y se cumplirá cabalmente como práctica
revolucionaria coherente con los principios de organización del pueblo, en el propósito
de hacer de las fronteras verdaderos remansos de paz, hermandad y fraternidad con
todos los vecinos de Colombia. (R. Reyes, 2006)