Anda di halaman 1dari 2

Aprendiendo como país

Cuando la educación es la solución

Preparado por: Adrián G. Cottín Belloso


Facilitador Internacional
PCO´s International
@pcottin @aprendido
E-mail: adrian.cottin@pcos-international.com
www.adriancottin.com
“La sociedad verdaderamente humana es la sociedad del aprendizaje, donde
los abuelos, los padres y los niños son todos estudiantes”.
-- Eric Hoffer
No quiero hacer de este artículo algo tan inútil como in aqua scribere «Escribir en el
agua». Nuestra naturaleza, nuestra esencia como nación es esencialmente buena. Lo que
somos como país, lo que hacemos como país y cómo actuamos como país, nos
constituye como nación ante los ojos del mundo y de nosotros mismos.
Nos toca construir el país que queremos para el futuro, ya para eso necesitamos que la
clase dirigencial del país viva en una interacción respetuosa, que les permita aceptarse a
sí mismos, y desde ahí aceptar a los otros dirigentes y ciudadanos, sin distingos de
pensamiento político, estrato social, raza, género, conducta sexual, lugar de
procedencia, credo religioso. Permitirse el espacio para dialogar, crear las oportunidades
para el país con base en las conversaciones que generen pensamientos de posibilidades.
El respeto de los unos por los otros genera sentido de pertenencia. Conversaba con un
amigo acerca de su familia, y me hablaba con gran respeto de sus progenitores y de sus
hermanos, y se le veía el pecho lleno de orgullo por el hecho de pertenecer a su familia.
No es porque son iguales, ni porque piensan de la misma manera. Es porque son
diferentes pero se respetan.
Todos nos sentiríamos orgullosos del país en el cual habitamos, si nos respetáramos
unos a otros. Sería más sencillo llegar a acuerdo en beneficio del país si incentiváramos
con nuestro ejemplo el diálogo social en los temas que son fundamentales, el sumarse a
las organizaciones de la sociedad que generan el enredado social si pudiéramos
sentarnos juntos a conversar para visionar al país que queremos.
El respeto de los unos por los otros auspicia el poder convivir en armonía. Este respeto
implica percibir, entender, y aceptar las diferencias de los demás, y ellos haciendo lo
mismo por nosotros en un intento por aprender a vivir con otros seres humanos, a
distinguir y respetar a otros grupos distintos a los nuestros, y aceptar su legitimidad.
No estamos hablando de tolerar a los demás. Eso no es bastante, y es hasta hipócrita.
Estamos hablando de mostrar verdadero interés y deferencia por quienes tienen un
aspecto diferente, por quienes no son como nosotros, por quienes adversan nuestro
pensamiento.
Es una necesidad el contar con ambientes de respeto en las parejas, el hogar, la escuela,
el trabajo, la calle, el edificio, la ciudad, el país, los conglomerados, para poder manejar
con éxito el conflicto cuando aparezca.

1
Nos toca modificar las ideas que se tienen en torno a las prácticas, metas, aptitudes y
actitudes del país para desarrollarnos hacia un convivir en comunidad. Convivir
compartiendo, intercambiando y creciendo en comunidad y sincronía.