Anda di halaman 1dari 182

AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

QUEJOSOS: ADÁN SALVADOR PÉREZ


RAMÍREZ O SALVADOR PÉREZ RAMÍREZ
O SALVADOR ADÁN PÉREZ RAMÍREZ Y
JAVIER CONSTANTINO O HUGO GABRIEL
CONSTANTINO GARCÍA O GABRIEL HUGO
CONSTANTINO GARCÍA.

PONENTE: MINISTRO JUAN N. SILVA MEZA.


SECRETARIO: JAIME FLORES CRUZ.

S Í N T E S I S.

AUTORIDADES RESPONSABLES: Juez Tercero de lo


Penal del Distrito Judicial del Centro, Oaxaca y otras (página 2).

ACTOS RECLAMADOS: De la primera responsable


reclaman la orden de aprehensión librada en su contra por el
delito equiparado a la violación agravada en el expediente penal
133/2007, después de las dieciséis horas del día veintiocho de
septiembre de dos mil siete, para que sean aprehendidos y se les
restrinja en el ejercicio de su libertad personal sin fundamento ni
motivo; de las restantes responsables, la ejecución material de
dicho mandamiento reclamado (página 2).

SENTIDO Y EFECTOS DE LA SENTENCIA EMITIDA POR


EL JUEZ DE DISTRITO: Se concedió el amparo solicitado, “para
el efecto de que la responsable, deje insubsistente dicho
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

mandamiento de captura, y en su lugar dicte nueva resolución, en


la que tenga por acreditados el cuerpo del delito equiparado a la
violación en estudio y la probable responsabilidad de los
promoventes del amparo en su comisión, y por cuanto hace a la
calificativa que estimó actualizada en términos del artículo 248
Bis, fracción II, del Código Penal del Estado, con plenitud de
jurisdicción realice su estudio de manera fundada y motivada”
(página 5).

RECURRENTE: La Agente del Ministerio Público de la


Federación, adscrita al Juzgado Tercero de Distrito en el Estado
de Oaxaca.

SENTIDO DE LA RESOLUCIÓN PRONUNCIADA EN LA


SOLICITUD DE EJERCICIO DE LA FACULTAD DE
ATRACCIÓN: “De conformidad con lo expuesto, dado el interés y
la trascendencia que revisten los amparos en revisión números
48/2008, 34/2008 y 49/2008, del índice del Segundo Tribunal
Colegiado del Décimo Tercer Circuito, relativos a los juicios de
amparo 1213/2007, y su acumulado 1219/2007 y 1435/2007,
promovidos por Adán Salvador Pérez Ramírez o Salvador Pérez
Ramírez o Salvador Adán Pérez Ramírez y Javier Constantino o
Hugo Gabriel Constantino García o Gabriel Hugo Constantino
García y Magdalena García Soto o Magdalena Rufina García Soto
o Rufina Magdalena García Soto, procede ejercer la facultad de
atracción establecida en el artículo 107, fracción VIII, segundo
párrafo, de la Constitución y en el artículo 84, fracción III, de la
Ley de Amparo” (páginas 82 y 83).

II
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

EN LA CONSULTA SE PROPONE:

En las consideraciones:

A) Quien interpone el recurso de revisión, se encuentra


legitimada para ello (páginas 84 a 86).

B) Es oportuna la presentación del recurso (páginas 86 a


89).

C) Los agravios se califican en la forma siguiente:

a) Ahora bien, en sus agravios la recurrente manifiesta que


el Juez de Distrito determinó conceder el amparo y protección
constitucional a los quejosos, en atención a que argumenta omitió
fundar y motivar debidamente el Juez que libró el mandato de
captura.

Argumenta la recurrente, que se encuentran reunidos los


requisitos del artículo 168 del Código Procesal de la Materia y
desde luego la responsabilidad penal de los quejosos.

La recurrente, afirma que quedó acreditado el cuerpo del


delito equiparado a la violación y la probable responsabilidad de
los quejosos en su comisión, haciendo referencia a las pruebas
respectivas.

III
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Los agravios expuestos en este sentido por la


recurrente, Ministerio Público de la Federación, son
infundados.

Así es, carecen de fundamento dichos agravios, ya que


están encaminados a combatir un pronunciamiento de la
sentencia recurrida, que no se hizo en los términos como lo
apreció la recurrente.

Alude a que en el caso sí quedaron acreditados el cuerpo


del delito y la probable responsabilidad, cuando fue precisamente
que en ese sentido resolvió el Juez de Distrito, al declarar
infundados los conceptos de violación respectivos.

En la sentencia recurrida, como quedó expuesto con


antelación, el Juez de Distrito calificó de infundados algunos
conceptos de violación, en razón de que consideró que en el caso
sí quedó acreditado el cuerpo del delito equiparado a la
violación, que prevé el artículo 247, párrafo primero, del Código
Penal para el Estado de Oaxaca, así como la probable
responsabilidad de los quejosos en la comisión de dicho
ilícito, como lo había estimado la autoridad señalada como
responsable.

La concesión del amparo y protección de la Justicia Federal,


obedeció a que el Juez de Distrito consideró que: “respecto de la
agravante que la responsable estimó acreditada en términos del
artículo 248 Bis, fracción II, del Código Penal del Estado, el
mandamiento de captura carece de la debida fundamentación y

IV
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

motivación”, y no a que dicho órgano jurisdiccional haya estimado


que no quedaron acreditados el cuerpo del delito y la probable
responsabilidad, sino todo lo contrario.

El Juez de Distrito, atribuyó falta de fundamentación y


motivación al mandamiento de captura, por lo que respecta
únicamente a la agravante de mérito, no así por lo que hace al
cuerpo del delito y la probable responsabilidad, que tuvo por
debidamente acreditados; de ahí lo infundado del planteamiento
de la recurrente.

b) La recurrente, esgrime que en su totalidad atinadamente


el Juez Tercero de lo Penal del Distrito Judicial del Centro,
Oaxaca, tuvo a bien librar el mandato de captura en contra de los
quejosos.

El agravio relatado en el párrafo que antecede, es


inoperante.

Lo que manifiesta en este sentido la recurrente, constituye


una afirmación general e imprecisa, con la que no combate como
debió haberlo hecho, frontal y directamente el motivo por el cual el
Juez de Distrito concedió el amparo solicitado, cuando señaló
que: “… respecto de la agravante que la responsable estimó
acreditada en términos del artículo 248 Bis, fracción II, del Código
Penal del Estado, el mandamiento de captura carece de la debida
fundamentación y motivación que el artículo 16, párrafo primero,
de la Carta Magna, impone debe contener todo acto de
autoridad”.

V
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

La falta de fundamentación y motivación del mandamiento


de captura, el Juez de Distrito la hizo consistir en que la
responsable: “… únicamente señaló se encontraba acreditado
que los aquí quejosos Javier Constantino o Hugo Gabriel
Constantino García y Adán Salvador Pérez Ramírez o Salvador
Pérez Ramírez, se desempeñaban como maestros y empleados
del Instituto San Felipe, Sociedad Civil, donde el menor cursaba
la instrucción preescolar, como se demostraba con el informe
rendido por el inculpado Gabriel Hugo Constantino García, en su
carácter de representante legal y apoderado del Instituto, al enviar
la relación de personas que laboraban en ese lugar como
profesores, los cuales están registrados en el Instituto Estatal de
Educación Pública de Oaxaca, concluyendo que con ello se
advertía en el momento de los hechos ambos ejercían la
profesión de maestros de nivel preescolar en el citado Instituto,
valiéndose de ello para copular a la víctima; sin que en el caso,
precisara cuáles de esos documentos acreditaban ese
extremo y qué valor probatorio les confería, para finalmente
arribar a su conclusión”.

Lo anteriormente reproducido, no es combatido por la


autoridad recurrente en los términos precisados, pues ni siquiera
aborda el tema, cuando realmente esto era lo que deparaba
perjuicio y debió haber sido la materia de su agravio; por ende,
sus agravios son inoperantes (páginas 97 a 100).

D) No obstante lo anterior, y atendiendo a que la víctima del


delito que se les atribuye a los quejosos en la orden de

VI
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

aprehensión de mérito, es un menor de edad, que tiene un amplio


estatuto de protección sustentado en las garantías que la
Constitución Política consagra a su favor, así como en la
motivación expuesta para la atracción de este asunto por esta
Primera Sala, en atención a las normas relativas por la
Convención sobre los Derechos del Niño, razones por las que
procede se lleve a cabo la suplencia de la queja deficiente
(páginas 100 y 101).

Lo relatado, permite concluir que de la teleología de las


normas que se refieren a la suplencia de la queja deficiente, así
como de los criterios sustentados por esta Suprema Corte de
Justicia de la Nación, y de los compromisos suscritos por el
Estado Mexicano, se desprende que los órganos jurisdiccionales
del Poder Judicial de la Federación, dentro de los que se
encuentra este Tribunal Constitucional, tienen el deber ineludible
de llevar a cabo dicha suplencia en toda su amplitud, cuando en
cualquier clase de juicio de amparo, y en particular en la materia
penal, esté de por medio, directa o indirectamente, la afectación
de la esfera jurídica de un menor de edad o de un incapaz, siendo
uno de los casos cuando pueda tener la calidad de víctima por el
despliegue de una conducta delictiva.

De esta manera, no es determinante el carácter de quienes


promovieron el juicio de amparo, como serían a los que se les
atribuye el ilícito penal, o bien, de quien interpuso el recurso de
revisión en contra de una sentencia dictada en la audiencia
constitucional por un Juez de Distrito, que afecta al menor de
edad o al incapaz, pudiéndolo ser el Ministerio Público de la

VII
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Federación, quien no combate debidamente dicha determinación,


pues en este caso, la sociedad y el Estado tienen interés en que
los derechos fundamentales y garantías individuales de los
mencionados menores e incapaces, queden protegidos supliendo
la deficiencia de la queja de los agravios que en forma incorrecta
fueron formulados por la Representación Social de la Federación.

Es oportuno mencionar, que no pasa inadvertido que en el


recurso de revisión rige el principio denominado non reformatio in
peius, conforme al cual no está permitido agravar la situación de
los quejosos cuando únicamente éstos recurren la sentencia de
amparo, puesto que la suplencia también opera a favor de ellos
de conformidad con el artículo 76 bis, fracción II, de la Ley de
Amparo; sin embargo, cuando otra de las partes también
interpone el recurso en los términos relatados, no opera dicho
principio, porque deberá atenderse al resultado que derive en el
sentido de si en ambos casos, o sólo en uno de ellos, se apreció
motivo para llevar a cabo la suplencia de la queja deficiente.

Establecido lo anterior, esta Primera Sala de la Suprema


Corte de Justicia de la Nación, tomando en cuenta que la víctima
del delito es un menor de edad, en suplencia de la queja
deficiente, considera que los agravios expuestos por la recurrente
son fundados (páginas 110 a 112).

Como quedó precisado con anterioridad, el Juez de Distrito


del conocimiento concedió el amparo solicitado a los quejosos,
señalando que: “… respecto de la agravante que la responsable
estimó acreditada en términos del artículo 248 Bis, fracción II, del

VIII
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Código Penal del Estado, el mandamiento de captura carece de la


debida fundamentación y motivación que el artículo 16, párrafo
primero, de la Carta Magna, impone debe contener todo acto de
autoridad”.

El Juez de Distrito del conocimiento, la falta de


fundamentación y motivación del mandamiento de captura, la hizo
consistir en que la responsable: “… únicamente señaló se
encontraba acreditado que los aquí quejosos Javier Constantino o
Hugo Gabriel Constantino García y Adán Salvador Pérez Ramírez
o Salvador Pérez Ramírez, se desempeñaban como maestros y
empleados del Instituto San Felipe, Sociedad Civil, donde el
menor cursaba la instrucción preescolar, como se demostraba
con el informe rendido por el inculpado Gabriel Hugo Constantino
García, en su carácter de representante legal y apoderado del
Instituto, al enviar la relación de personas que laboraban en ese
lugar como profesores, los cuales están registrados en el Instituto
Estatal de Educación Pública de Oaxaca, concluyendo que con
ello se advertía en el momento de los hechos ambos ejercían la
profesión de maestros de nivel preescolar en el citado Instituto,
valiéndose de ello para copular a la víctima; sin que en el caso,
precisara cuáles de esos documentos acreditaban ese
extremo y qué valor probatorio les confería, para finalmente
arribar a su conclusión”.

Es incorrecta la forma en que resolvió el Juez de Distrito, en


razón de que la orden de aprehensión reclamada, emitida por la
autoridad responsable, debe analizarse en su integridad y no en

IX
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

una sola de sus partes, como se hizo en la sentencia que ahora


se recurre.

La orden de aprehensión reclamada, contiene diversos


juicios de valoración del acervo probatorio, que no obstante estar
referidos a algunos de los requisitos que se requieren para su
libramiento, como podrían ser el cuerpo del delito y la probable
responsabilidad, también pueden conducir a la conclusión de que
quedó acreditada alguna agravante, lo que aconteció en el caso,
por lo que al respecto no se le puede atribuir falta de
fundamentación y motivación.

Del escrutinio de la orden de aprehensión, señalada como


acto reclamado en la demanda de garantías, puede apreciarse
que la autoridad responsable, en la parte inicial del considerando
segundo de dicha determinación, estimó que se encuentran
acreditados los elementos constitutivos del delito de equiparado a
la violación agravada previsto por el artículo 247 y agravada por el
artículo 248 Bis, fracción II, del Código Penal del Estado de
Oaxaca (páginas 112 a 114).

De acuerdo al texto reproducido, la autoridad responsable, a


las anteriores probanzas, incluyendo el informe de mérito, las
valoró primero en lo individual y luego en su conjunto, en términos
de los artículos 354 y 355 del Código de Procedimientos Penales
del Estado de Oaxaca, afirmando, cuando llevó a cabo dicho
juicio de valoración, refiriéndose a los quejosos que: “… quienes
además valiéndose del ejercicio de su profesión y utilizando los

X
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

medios y las circunstancias que la misma les proporcionaba, al


ser profesores de educación preescolar…”.

Así, la autoridad responsable desde esta primera parte de la


orden de aprehensión reclamada, ya tenía por acreditada la
agravante del delito, puesto que afirmaba que los quejosos se
desempeñaban como profesores de educación preescolar,
conclusión a la que arribó una vez que valoró, en términos del
Código Adjetivo de la Materia, las constancias de prueba, dentro
de las que se encuentran el informe mencionado en párrafos
precedentes y con lo que se desprendía de la denuncia de la
madre del menor y de las declaraciones de éste (página 115).

La autoridad responsable, en los siguientes apartados que


componen la orden de aprehensión reclamada, volvió a tratar
dicho tema, pero analizando la calidad específica tanto del sujeto
pasivo como la de los inculpados, que fue a lo que atendió
únicamente el Juez de Distrito para determinar que “el
mandamiento de captura carece de la debida fundamentación y
motivación” (página 117).

En esta parte del acto reclamado, la autoridad responsable


alude a otro elemento de prueba para acreditar que los quejosos
se desempeñaban como profesores, que es: “el informe rendido
por el propio inculpado Gabriel Hugo Constantino García,
representante legal y apoderado del citado instituto”, concluyendo
que: “se cumple el supuesto del artículo 248 Bis, en su fracción II,
del código punitivo en vigor”, en donde si bien, no se precisan
cuáles documentos acreditan ese extremo y qué valor probatorio

XI
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

se les confirió, como lo apreció el Juez de Distrito en la sentencia


recurrida, también lo es, se reitera, que con anterioridad ya se
había tenido por acreditada la agravante del delito con otras
probanzas, aun cuando en este apartado, en donde se analiza la
calidad específica del sujeto pasivo como la de los inculpados, se
haya sido citado dicho numeral.

Corolario de lo anterior, es que la orden de aprehensión


reclamada, analizada en su integridad, no carece de la debida
fundamentación y motivación que consagra el artículo 16, párrafo
primero, de la Carta Magna, ya que contrariamente a lo
determinado por el Juez de Distrito en la sentencia recurrida, la
autoridad responsable para tener por acreditada la agravante del
delito que se les atribuyó a los quejosos, estudió y valoró diversas
probanzas para arribar a dicha conclusión.

La circunstancia de que no se haya estudiado en esos


términos la probanza consistente en: “el informe rendido por el
propio inculpado Gabriel Hugo Constantino García, representante
legal y apoderado del citado instituto”, no genera vulneración de
garantía alguna, ya que la valoración provisional, tomando en
cuenta la etapa procedimental en la que se emite la orden de
aprehensión, será motivo de nueva, exhaustiva e integral
estimación, en el momento en que el Juez de la causa dicte la
sentencia respectiva (páginas 117 a 120).

En las relacionadas condiciones, lo procedente es revocar la


sentencia recurrida y negar el amparo solicitado.

XII
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

E) Finalmente, resulta de suma importancia destacar, que


en el presente asunto el sujeto pasivo o la víctima del delito
lo es un menor de edad, por tal motivo, todos los órganos
jurisdiccionales, autoridades e instituciones que tengan que
intervenir a lo largo del procedimiento penal respectivo, deberán
observar los derechos fundamentales y garantías
individuales con los que cuenta dicho menor de edad, que se
encuentran contemplados en la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, en las leyes secundarias que de
ella emanan, así como en los instrumentos internacionales
celebrados por nuestro país; deben velar, en todo momento,
por el interés superior del niño (página 121).

En los puntos resolutivos:

PRIMERO.- Se revoca la sentencia recurrida.

SEGUNDO.- La Justicia de la Unión no ampara ni protege a


ADÁN SALVADOR PÉREZ RAMÍREZ o SALVADOR PÉREZ
RAMÍREZ o SALVADOR ADÁN PÉREZ RAMÍREZ Y JAVIER
CONSTANTINO o HUGO GABRIEL CONSTANTINO GARCÍA o
GABRIEL HUGO CONSTANTINO GARCÍA, en contra de los
actos y autoridades señaladas en el resultando primero de esta
ejecutoria.

JURISPRUDENCIAS Y TESIS QUE SE CITAN:

"MINISTERIO PÚBLICO DE LA FEDERACIÓN.


"TIENE LEGITIMACIÓN PARA INTERPONER EL
"RECURSO DE REVISIÓN CONTRA UNA

XIII
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"SENTENCIA RELACIONADA CON UN DELITO


"PERSEGUIBLE POR QUERELLA.” (página 85).

"REVISIÓN, RECURSO DE. EL PLAZO PARA


"INTERPONERLO NO SE INTERRUMPE EN LOS
"PERIODOS DE VACACIONES DE LA SUPREMA
"CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, PORQUE
"DEBE PRESENTARSE POR CONDUCTO DEL
JUEZ "DE DISTRITO QUE HAYA CONOCIDO DEL
JUICIO "DE AMPARO.” (página 87).

"MENORES E INCAPACES, SUPLENCIA DE LA


"QUEJA TRATÁNDOSE DE. SUS ALCANCES A
"TODA CLASE DE JUICIOS DE AMPARO Y NO
"SOLAMENTE CON RESPECTO A DERECHOS DE
"FAMILIA.” (página 103).

"MENORES DE EDAD O INCAPACES. LA


"SUPLENCIA DE LA QUEJA DEFICIENTE
PROCEDE "EN TODO CASO, SIN QUE OBSTE LA
"NATURALEZA DE LOS DERECHOS
"CUESTIONADOS NI EL CARÁCTER DEL
"PROMOVENTE.” (página 106).

"MENORES DE EDAD O INCAPACES. PROCEDE


LA "SUPLENCIA DE LA QUEJA, EN TODA SU
"AMPLITUD, SIN QUE OBSTE LA NATURALEZA DE
"LOS DERECHOS CUESTIONADOS NI EL
"CARÁCTER DEL PROMOVENTE.” (página 108).

"ABUSO DE AUTORIDAD, EL CARÁCTER DE


"SERVIDOR PÚBLICO, COMO ELEMENTO DEL
"TIPO DEL DELITO DE, NO PUEDE ACREDITARSE
"EXCLUSIVAMENTE CON LA CONSTANCIA DEL
"NOMBRAMIENTO.” (página 116).

"TESTIGOS EN EL PROCESO, CONTRADICCIONES


"ENTRE LOS (ORDEN DE APREHENSIÓN).” (página
120).

"INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO. SU CONCEPTO.”


(página 122).

XIV
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.
QUEJOSOS: ADÁN SALVADOR PÉREZ
RAMÍREZ O SALVADOR PÉREZ RAMÍREZ
O SALVADOR ADÁN PÉREZ RAMÍREZ Y
JAVIER CONSTANTINO O HUGO GABRIEL
CONSTANTINO GARCÍA O GABRIEL HUGO
CONSTANTINO GARCÍA.

PONENTE: MINISTRO JUAN N. SILVA MEZA.


SECRETARIO: JAIME FLORES CRUZ.

México, Distrito Federal. Acuerdo de la Primera Sala de la


Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente al día
veintinueve de octubre de dos mil ocho.

V I S T O S; Y
R E S U L T A N D O:

PRIMERO.- Por sendos escritos presentados el nueve de


octubre de dos mil siete, ante la Oficina de Correspondencia
Común de los Juzgados de Distrito en la ciudad de Oaxaca,
Oaxaca, Adán Salvador Pérez Ramírez o Salvador Pérez
Ramírez o Salvador Adán Pérez Ramírez y Javier Constantino o
Hugo Gabriel Constantino García o Gabriel Hugo Constantino
García, por su propio derecho, solicitaron el amparo y protección
de la Justicia Federal, en contra de las autoridades y por los actos
que a continuación se precisan:
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

AUTORIDADES RESPONSABLES:

Juez Tercero de lo Penal del Distrito Judicial del Centro,


Oaxaca, Procurador General de Justicia del Estado y Director de
la Policía Ministerial del Estado de Oaxaca.

ACTOS RECLAMADOS:

De la primera responsable reclaman la orden de


aprehensión librada en su contra por el delito equiparado a la
violación agravada en el expediente penal 133/2007, después de
las dieciséis horas del día veintiocho de septiembre de dos mil
siete, para que sean aprehendidos y se les restrinja en el
ejercicio de su libertad personal sin fundamento ni motivo; de las
restantes responsables, la ejecución material de dicho
mandamiento reclamado.

SEGUNDO.- Los quejosos invocaron como garantías


violadas, en su perjuicio, las consagradas en los artículos 14 y 16
de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; y
narraron los antecedentes del acto reclamado.

En sus escritos respectivos, los quejosos expusieron los


mismos conceptos de violación, que literalmente son los
siguientes:

"‘Artículo 14.- Nadie podrá ser privado de la vida,


"de la libertad o de sus propiedades, posesiones o

2
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"derechos, sino mediante juicio seguido ante los


"tribunales previamente establecidos, en los que
se "cumplan las formalidades esenciales del
"procedimiento y conforme a las leyes expedidas
"con anterioridad al hecho’.--- ‘Artículo 16.- Nadie
"puede ser molestado en su persona, familia,
"domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de
"mandamiento escrito de autoridad competente
"que funde y motive la causa legal del
"procedimiento’.--- Se viola en mi perjuicio el
"primer precepto invocado en virtud de que la
"responsable no cumplió con una serie de
"formalidades esenciales, necesarias para oírme en
"defensa, en estricta observancia al contenido del
"artículo 14 constitucional, dejándome en estado
"de indefensión, en virtud de que todo
"procedimiento o juicio ha de estar supeditado a
"que en su desarrollo se observen,
"ineludiblemente, distintas etapas que configuran
"la garantía formal de audiencia, a saber, que se
me "informe plenamente de la cuestión que es
objeto "de la acusación y de las consecuencias
que se "producirán con el resultado de dicho
trámite, que "se me dé oportunidad de formular las
acciones "legales correspondientes y, finalmente,
que se me "fije con claridad el tiempo y forma de
ser "cumplidas, no obstante lo cual se me manda
"privar de la libertad personal, física o ambulatoria,
"con una orden de aprehensión arbitraria, lo cual

3
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"resulta violatoria de la garantía de seguridad


"jurídica a que se refiere este precepto y hace
"procedente la protección de la Justicia Federal.---
"Se violan las garantías de audiencia y legalidad
"que prevén los preceptos mencionados, toda vez
"que no existe mandato fundado y motivado que
"determine se lleven a cabo los actos reclamados a
"las ordenadoras, ni mucho menos datos que con
"el carácter de bastantes, acrediten el cuerpo del
"delito imputado y hagan probable mi
"responsabilidad en la comisión de tales hechos
"para que fueren considerados en la ley penal
"como delito, no obstante lo cual se me manda
"privar de la libertad personal, física o ambulatoria,
"mediante un acto de molestia carente de
"fundamentación y motivación, y sin que existan
"elementos suficientes para aprehenderme, lo que
"trae como resultado la violación a estas garantías,
"lo que hace procedente la protección federal.---
Me "reservo el derecho de ofrecer prueba en los
"términos de los artículos 150, 151 y 152 de la Ley
"de Amparo con vista en las constancias de
"autos.--- En consecuencia, solicito se me otorgue
"el amparo y protección de la Justicia Federal,
pues "los actos reclamados afectan y restringen mi
"libertad personal, siendo susceptible de
"suspensión en términos de lo dispuesto por la Ley
"de Amparo”.

4
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

TERCERO.- El Juez Tercero de Distrito en el Estado de


Oaxaca, a quien correspondió conocer de las demandas
promovidas por los quejosos, mediante acuerdo de nueve de
octubre de dos mil siete, con fundamento en el artículo 57,
fracción I, de la Ley de Amparo, decretó la acumulación,
quedando registrado el asunto con el número 1213/2007 y
acumulado 1219/2007; asimismo, admitió las demandas de
referencia.

CUARTO.- Seguido el juicio en sus trámites legales, el


veintisiete de noviembre de dos mil siete, el Juez de Distrito del
conocimiento, celebró la audiencia constitucional, y dictó
sentencia, misma que se autorizó hasta el catorce de diciembre
del mencionado año, en la cual concedió el amparo a los
quejosos.

Las consideraciones que sustentaron dicha determinación,


son las siguientes:

"CUARTO.- El estudio de los conceptos de


"violación que hace valer la parte quejosa, conduce
"a determinar lo siguiente.--- De las constancias
"que en apoyo a su informe justificado remitió la
"Secretaria del Juzgado Tercero de lo Penal del
"Distrito Judicial del Centro, Oaxaca, a las que se
"les otorga pleno valor probatorio en términos de
"los artículos 197 y 202 del Código Federal de
"Procedimientos Civiles, de aplicación supletoria a
"la Ley de Amparo, atento a lo establecido en el 2º

5
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"numeral de este último ordenamiento legal, se


"desprende, en la causa penal 133/2007, del índice
"de dicho Juzgado, el veintiocho de septiembre de
"dos mil siete, se dictó en contra de los quejosos
"Javier Constantino o Hugo Gabriel Constantino
"García o Gabriel Hugo Constantino García y Adán
"Salvador Pérez Ramírez o Salvador Pérez Ramírez
"o Salvador Adán Pérez Ramírez, orden de
"aprehensión por su probable responsabilidad en
"la comisión del delito equiparado a la violación
"agravada, previsto y sancionado por el artículo
"247, primer párrafo y agravado por el numeral 248
"Bis, fracción II, ambos del Código Penal vigente
en "el Estado, en agravio del menor Luis Felipe
"González Valdés (fojas 46, 334 - 350).--- Las
"constancias que sirvieron de base a la autoridad
"responsable para la emisión del mandamiento de
"captura reclamado, son:--- 1.- Escrito de demanda
"de veintitrés de mayo de dos mil siete, suscrito
"por Leticia Valdés Martell (fojas 53 - 61).---
"2.- Copia certificada del acta de nacimiento de
"Luis Felipe González Valdés, expedida por el
"Oficial Segundo del Registro Civil (foja 62).---
"3.- Recibo de pago original sin número, fechado el
"veintisiete de junio de dos mil seis, bueno por la
"cantidad de un mil cuatrocientos pesos, cero
"centavos, moneda nacional, por concepto de
"preinscripción al ciclo escolar 2006-2007, librado
"por el ‘Instituto San Felipe S. C.’ a favor del

6
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"alumno Luis Felipe González Valdés (foja 63).---


"4.- Recibo de pago original sin número, fechado el
"veintisiete de junio de dos mil seis, bueno por la
"cantidad de dos mil quinientos cincuenta pesos,
"cero centavos, moneda nacional, por concepto de
"nivelación de inscripción, material didáctico y
"aportación para actividades sociales al curso
"escolar 2006-2007 de educación
maternal-"preescolar, librado por el ‘Instituto San
Felipe’ a "favor del alumno Luis Felipe González
Valdés (foja "64).--- 5.- Boleta de ilustra reglamento
de pago "original, sin número, que presenta
anotación de la "fecha nueve de octubre de dos mil
seis, expedida "por el ‘Instituto San Felipe’ a
nombre del alumno "Luis Felipe González Valdés,
constando el registro "del segundo grado ciclo
escolar dos mil seis-dos "mil siete, grupo ‘A’,
plan ‘B’ (foja 65).--- "6.- Credencial escolar
original, que presenta en la "parte superior el
membrete ‘Instituto San Felipe S. "C.’,
apreciándose en su margen izquierdo una
"fotografía a colores de un menor de edad del sexo
"masculino, que acredita a Luis Felipe González
"Valdés (foja 66).--- 7.- Una hoja tamaño carta con
el "membrete ‘Servicio de Patología Clínica del
"Sureste, S.A. de C. V.’, apreciándose el registro
del "nombre de los doctores Miguel Ángel Reyes
"González y Miguel Ángel Reyes Núñez, fechada el
"ocho de noviembre de dos mil seis, con número

7
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"de orden 081106008, a nombre del paciente


"González Valdés Luis Felipe, con el nombre del
"médico Carlos Aragón Ziga (foja 67).---
"8.- Constancia médica emitida a quien
"corresponda, en una tarjeta media carta, con el
"membrete ‘Dr. Carlos Mario Aragón Ziga. Cirugía
"Gastrointestinal-Cirugía Endoscópica-Cédula
"Profesional 1480874’, fechada el siete de
"noviembre de dos mil seis, la cual se aprecia
"calzada por una firma ilegible, en la que se hace
"constar la práctica de examen proctológico al
"menor Luis Felipe González Valdés (foja 68).---
"9.- Dictamen pericial Proctológico, Andrológico y
"de Lesiones, emitido con fecha veintitrés de mayo
"de dos mil siete, por la Doctora María Guadalupe
"Teresita Madrid Ruiz, y a nombre del menor
"Luis Felipe González Valdés (foja 77).---
"10.- Declaración ministerial de Isaías Valdés
"Zaragoza, rendida el treinta y uno de mayo de dos
"mil siete (fojas 80 - 82).--- 11.- Declaración
"ministerial de Carlos Mario Aragón Ziga, de fecha
"treinta y uno de mayo de dos mil siete (foja 83).---
"12.- Declaración ministerial de Miguel Ángel Reyes
"Núñez, rendida el seis de junio de dos mil siete
"(foja 87).--- 13.- Dictamen pericial en materia de
"psicología, emitido con fecha seis de junio de dos
"mil siete, por la licenciada Erika Santos Navarrete,
"perito en psicología de la Procuraduría General de
"Justicia del Estado, practicado en la persona del

8
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"menor Luis Felipe González Valdés (fojas 95 -


"98).--- 14.- Declaración ministerial de José Juan
"Manuel Hermoso Limón, emitida el catorce de
"junio de dos mil siete (foja 99 y 100).---
"15.- Declaración ministerial rendida por Miguel
"Ángel Reyes González, el catorce de junio de dos
"mil siete (foja 103).--- 16.- Presentación del menor
"Luis Felipe González Valdés por parte de su
madre "Leticia Valdés Martell, con asistencia de la
perito "psicóloga Erika Santos Navarrete, de fecha
"dieciséis de junio de dos mil siete (fojas 105 y
"106).--- 17.- Oficio número setecientos noventa y
"dos, suscrito por la perito médico legista de la
"Procuraduría General de Justicia del Estado María
"Guadalupe Madrid Ruiz, fechado el ocho de junio
"de dos mil siete, agregado a la indagatoria el
"diecinueve del mismo mes y año, en donde da
"respuesta a diversas preguntas (foja 108).---
"18.- Informe rendido por el Director de Servicios
"Jurídicos del Instituto Estatal de Educación
"Pública de Oaxaca, al que acompaña el informe
"rendido por la Coordinadora Estatal de Educación
"Inicial; Plantilla Personal de Nivel Educativo de
"Preescolar; Plantilla de Personal Técnico Docente
"Administrativo y Manual y veintiocho copias de
"documentos con fotografía del referido personal;
y "Plantilla del Personal de Nivel de Educación
"Secundaria General del Personal, todos del
"Instituto San Felipe (fojas 112 -155).--- 19.-

9
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"Ampliación de declaración del menor Luis Felipe


"González Valdés, de fecha de veintitrés de
"septiembre de dos mil siete, con asistencia de su
"progenitora Leticia Valdés Martell, y de la perito
"psicóloga de la Procuraduría General de Justicia
"del Estado Erika Santos Navarrete, y del
psiquiatra "José Juan Manuel Hermoso Limón
(fojas 204 - "208).--- 20.- Escrito de Leticia Valdés
Martell, de "fecha veintitrés de septiembre de dos
mil siete, "mediante el cual hace llegar a la
autoridad "ministerial el dictamen de valoración
clínica "psicológica, emitido por la Psicóloga
Licenciada "Sandra Mónica Gutiérrez Quintana,
quien valoró "psicológicamente a su menor hijo
Luis Felipe "González Valdés (fojas 217 - 225).---
Son en parte "infundados y en otra fundados los
conceptos de "violación propuestos por la parte
quejosa, "suplidos en su deficiencia, en términos
del "artículo 76 Bis, fracción II, de la Ley de
Amparo.--- "En efecto, por cuanto hace al cuerpo
del delito "equiparado a la violación, previsto y
sancionado "por el artículo 247, primer párrafo, del
Código "Penal vigente en el Estado, en agravio del
menor "Luis Felipe González Valdés, que se
atribuye a los "ahora promoventes del amparo,
como "correctamente lo estimó la Secretaria
encargada "del Juzgado Tercero de lo Penal del
Distrito "Judicial del Centro, autorizada por el
Pleno del "Tribunal Superior de Justicia del Estado,

10
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

para "dictar sentencias, se encuentra acreditado


con los "relatados medios de convicción, atento a
lo "establecido en el numeral 25 del Código de
"Procedimientos Penales del Estado, el cual
"establece, por cuerpo del delito se debe entender,
"el conjunto de elementos objetivos o externos que
"integran la descripción del hecho que la ley señala
"como delito, así como los normativos que en su
"caso requiera la descripción típica.--- Al respecto,
"el artículo 247 del Código Penal del Estado,
"dispone: ‘Artículo 247.- Se equipara a la violación
"la cópula con persona menor de doce años de
"edad, aun cuando se hubiere obtenido su
"consentimiento, sea cual fuere su sexo; con
"persona priva de razón o sentido, o cuando por
"enfermedad o cualquier otra causa no pudiere
"resistir. En tales casos la pena será de nueve a
"dieciséis años y multa de ciento setenta y cinco a
"quinientos salarios…’.--- En la especie, contrario a
"lo argumentado por los inconformes, los datos
"que se desprenden de los medios de convicción
"sometidos a consideración de la responsable, son
"suficientes hasta ahora para tener por
"comprobada la corporeidad del ilícito equiparado
"a la violación, así como la probable
"responsabilidad de los quejosos en su
"comisión.--- Lo anterior es así, toda vez que por
"cuanto hace al cuerpo del delito, la responsable
"correctamente valoró las constancias probatorias,

11
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"las que debidamente adminiculadas entre sí y


"apreciadas en su conjunto, en un orden lógico y
"natural, como lo establece el diverso numeral 354
"del Código de Procedimientos Penales del Estado,
"ponen de manifiesto que, entre el periodo de los
"primeros días del mes de septiembre al siete de
"noviembre de dos mil seis, dos personas, en el
"interior del gimnasio o auditorio del Instituto San
"Felipe, Sociedad Civil, ubicado en la Calzada San
"Felipe del Agua, novecientos trece, de esta
ciudad, "imponían la cópula al menor Luis Felipe
González "Valdés, de cuatro años de edad; pues
así se "advierte de las constancias que obran en
autos, "entre las que destacan: la declaración del
menor "Luis Felipe González Valdés, de dieciséis
de junio "de dos mil siete, rendida ante la Agente
del "Ministerio Público (fojas 105 y 106), quien
"debidamente asistido por su progenitora, así
"como por la licenciada Erika Santos Navarrete,
"perito psicóloga adscrita a la Agencia del
"Ministerio Público Especializada en Delitos
"Sexuales, dijo: ‘que en la otra escuela a la que yo
"iba, los maestros malos me bajaron mi calzón y
"me lastimaron mi colita, se certifica y da fe, que en
"estos momentos el menor señala con el dedo
"índice de su mano derecha sus glúteos y con la
"ayuda de un león de peluche, que le es puesto en
"estos momentos un vendolete en su colita, lo
"señala y dice: a este también lo lastimaron como a

12
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"mi en mi colita los maestros malos en clases de


"computación, porque mi maestra Malena, a la hora
"del recreo me mandaba a clases de computación,
"me agarraba de mi mano, se certifica y da fe, que
"en estos momentos el menor, se agarra su
"muñeca izquierda, enseguida dice: me jalaba, me
"llevaba hasta un cuarto de arriba donde había un
"‘brincolín’, camas de color verde, azul y rojo y
"pelotitas de colores, ahí estaban los dos malos,
"uno era pelón y el otro tenía pelo, se certifica y da
"fe, que en estos momentos el menor se pone en
"posición de gateo, y dice: me ponían así los
"maestros malos, me amarraban la boca, para que
"no gritara, con un trapo rojo, se certifica y da fe,
"que se levanta y con sus manos señala su nuca, y
"dice: aquí me amarraban el trapo que me ponían
"en la boca, para que no gritara, luego no podía ver
"cuando me lastimaban porque era atrás, en mi
"colita, pero sabía que era su pilín, porque se los
vi, "en estos momentos se certifica y da fe, que con
su "dedo índice y con la ayuda de un muñeco
"anatómico varón, señala el pene del muñeco, y
"dice: así era el pilín de los dos malos, también me
"amarraban las manos con un mecate, cuando me
"ponían en el piso, me decían groserías, como
"gallina, tonto, haces huevos de mierda, en este
"momento se certifica y da fe, que el menor toma
"un lapicero y trata de introducirlo en la colita del
"león sobre el vendolete, dejando la marca de la

13
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"pluma, sobre el mismo y dice: así me hacían, pero


"nadie me curó, como al león, y así pasaron los
"días y mi maestra Malena me llevaba a ese salón
"donde estaban los malos, donde me hacían daño
"en mi colita y yo no quería ir, pero me jalaba muy
"fuerte y me sentía triste, con muchas ganas de
"llorar, se certifica y da fe, que en estos momentos
"el menor coloca sus dos manos en su rostro,
"comienza a llorar y dice: no quiero que se haga de
"noche, que nadie se duerma, porque yo no
"duermo, por eso quiero que se meta a la cárcel a
"los malos’; con la ampliación de la declaración
"ministerial del menor Luis Felipe González Valdés,
"de fecha veintitrés de septiembre de dos mil siete
"(fojas 204 - 208), con asistencia de su progenitora
"Leticia Valdés Martell, y de la perito psicóloga de
"la Procuraduría General de Justicia del Estado
"Erika Santos Navarrete, y del psiquiatra José Juan
"Manuel Hermoso Limón, en donde el menor
"expone en forma clara los nombres de sus
"agresores, y da datos referentes a sus medias
"filiaciones, con la elaboración de dibujos; y en la
"que se hace constar lo siguiente: ‘enseguida el
"personal actuante le proporciona al menor hojas
"de papel, lápices, lapiceros, un plumón y crayolas,
"enseguida se certifica y da fe: que el menor Luis
"Felipe González Valdés, dibuja tres dibujos de
"figuras humanas, enseguida, manifiesta: El primer
"dibujo es la que era mi maestra Malena, el

14
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"segundo dibujo es el que era mi maestro


Salvador, "me daba clases de computación, me
daba clases a "mi y a los demás él me llevaba a un
cuarto; el "tercer dibujo, es el señor Hugo, señor
gallina, él "no daba clases; enseguida se certifica y
da fe: que "el menor Luis Felipe González Valdés,
señala con "su dedo índice el tercer dibujo que
corresponde a "la maestra Malena y pide a la perito
psicólogo que "anote el nombre de Maestra
Malena, enseguida "pide que al segundo dibujo
anote el nombre de "Salvador, el tercer dibujo pide
a su madre que "anote el nombre de Señor Hugo
Señor Gallina, "enseguida se certifica y da fe: que
el menor con su "dedo índice señala el primer
dibujo y señala con "su dedo índice y dice: es la
maestra que no era "buena, es la maestra Malena,
mi maestra buena es "la que ahora es mi maestra
Chayito, ya que nunca "le hace nada a nadie,
enseguida señala el segundo "dibujo, que
corresponde al nombre de Salvador y "dice: este
maestro Salvador no es bueno, me "amarró la
boca, me la amarró con un trapo, me "amarró las
manos con un mecate, en un cuarto "lleno de
pelotitas de colores, donde había un "brincolín y
estaba el señor Hugo, en este momento "se
certifica y da fe: que el menor ofendido señala "con
su dedo índice, el tercer dibujo, al referirse al
"señor Hugo; y dice: este era malo y no era
"maestro; enseguida se certifica y da fe: que el

15
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"menor ofendido describe el segundo dibujo y


dice: "este maestro Salvador sí tenía pelo, por lo
que "toma un lápiz y dibuja cabello sobre la figura,
"enseguida dice: el señor Hugo, tenía poco cabello,
"por lo que se certifica y da fe: que señala con su
"dedo índice la figura del tercer dibujo, con una
"crayola negra dibuja cabello a la cabeza de la
"figura y dice: tenía cabello pero poquito a los
"lados, que es todo’.--- Declaración y ampliación
"del menor ofendido que fueron correctamente
"valoradas por la responsable, otorgándoles valor
"probatorio de indicio, por reunir los requisitos de
"procedibilidad que establecen los artículos 9º y
"10º del Código de Procedimientos Penales del
"Estado, y en términos del precepto 352 del mismo
"ordenamiento legal, al resultar verosímil y estar
"adminiculada con otras pruebas; además, porque
"como lo adujo la autoridad jurisdiccional, resulta
"preponderante, pues en los delitos de naturaleza
"sexual, como el que se analiza, la declaración de
"la víctima tiene relevancia fundamental, en virtud
"de que, por regla general, se consuman en
"ausencia de testigos.--- Sirve de apoyo a lo
"anterior, la tesis sustentada por el Primer Tribunal
"Colegiado del Segundo Circuito, visible en la
"página 312, del Semanario Judicial de la
"Federación, Octava Época, Tomo X, octubre de
"1992, que dice: ‘DELITOS SEXUALES. VALOR DE
"LA DECLARACIÓN DE LA OFENDIDA.’

16
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"(transcribe).--- Así como la jurisprudencia del


"Primer Tribunal Colegiado del Sexto Circuito,
"consultable en la página 488, del Apéndice de
"1995, Octava Época, Tomo II, Parte TCC, que dice:
"‘VIOLACIÓN, DECLARACIÓN DE LA OFENDIDA
EN "CASO DE. PARA TENER EFICACIA DEBE SER
"VEROSÍMIL Y ESTAR ADMINICULADA CON
"OTRAS PRUEBAS.’ (transcribe).--- Y la
"jurisprudencia sustentada por el Primer Tribunal
"Colegiado del Vigésimo Primer Circuito, visible en
"la página 1549, del Semanario Judicial de la
"Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo
"XVII, marzo de 2003, bajo el rubro y texto
"siguientes: ‘OFENDIDA, VALOR DE LA
"DECLARACIÓN DE LA.’ (transcribe).--- Probanzas
"que correctamente enlazó la responsable con: la
"denuncia por escrito, de veintitrés de mayo de dos
"mil siete, presentada por Leticia Valdés Martell y
"ratificada ante la Agente del Ministerio Público
"Investigadora (fojas 53 – 61 y 73), en la que
"señaló: que su hijo Luis Felipe González Valdés,
"cursaba el segundo año de preescolar en el
"Instituto San Felipe S. C., correspondiente al
curso "dos mil seis dos mil siete, acreditándolo
con "pagos de preinscripción e inscripción
"correspondiente, señalando que inició clases a
"mediados del mes de agosto de dos mil seis, a la
"edad de cuatro años cuatro meses, siendo sus
"profesores Magdalena García Soto de preescolar,

17
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"Gabriela Constantino León de psicomotricidad, y


"de computación Adán Salvador Pérez Ramírez,
"recibiéndolo la primera de las mencionadas a las
"nueve treinta horas y se lo entregaba a las catorce
"horas, siendo a principios del mes de septiembre
"de dos mil seis, en que notó que su hijo entraba
"muy aterrado a la escuela, se tiraba atrás de la
"camioneta y no quería entrar al colegio, bajándolo
"a regaños y entraba llorando y por las noches
"sufría de pesadillas, y le pedía que dejara la luz
"encendida, en varias ocasiones se dio cuenta que
"gritó ‘no’ y en posición genupectoral, haciendo
"movimientos rápidos, notando un cambio radical
"en su comportamiento pues salía de la escuela
"muy agresivo y le entraban crisis de inmensa
"tristeza, dándose cuenta que entraba arreglado,
"peinado y limpio y regresaba con los ojos muy
"rojos e inflamados de tanto llorar, situación que
se "tornó insoportable pues se golpeaba la cara,
"diciendo groserías, sin entender qué pasaba, que
"posteriormente se quejaba de dolores en las
"piernas, en la espalda, en los glúteos, situación
"que le atribuían a que es muy alto; que el día siete
"de noviembre de dos mil seis, pasó con su amiga
"Luz del Carmen Marroquín por él a su escuela, se
"quejaba de un fuerte dolor en los glúteos, piernas
"y estómago, no quiso comer nada, se acostó en el
"sofá y lo dejó descansar, cuando despertó ya eran
"como las seis de la tarde, y un poco más tarde

18
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

dijo "que quería ir al baño, pero que tenía miedo


porque "le dolía mucho, pensando que estaba
estreñido le "dijo ven siéntate con calma, yo te
espero, pero "tratando de hacer del baño le
sostuvo muy fuerte "con sus manitas de sus
brazos, notando que le "dolía, luego le dijo mamá
pude, fijándose y "aparentemente no había nada en
el WC, pero "pensando que tal vez por un gas se
hubiese "podido ensuciar un poco, tomó papel
higiénico y "se lo pasó para verificar, fue en ese
momento que "descubrió que el papel estaba
empapado de un "líquido viscoso con sangre y un
penetrante olor a "esperma, sintió que se moría,
como era posible "que su hijo, pues él no estaba
nunca solo ni "acompañado por extraños, pues lo
cuidan con "exageración, pues no se imaginaba
que ella "misma llevaba a su hijo a una escuela
donde lo "violaban, llamando por teléfono a su
padre Isaías "Valdés Zaragoza, quien es médico
urólogo, quien "le dio indicaciones y le dijo que
pusiera el papel "en un frasco de vidrio con un
poco de agua y lo "cerrara y así lo hizo, su padre
llegó como a las dos "horas y revisó a su hijo,
encontrando que "presentaba escoriación perianal,
inflamación local, "salida aún de un exudado
blanquecino por el ano, "y al preguntarle su
opinión le respondió: ‘mira Leti "no quiero pensar
lo peor, pero soy su abuelo, "necesito que lo
examine otro médico’, de su "domicilio se

19
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

dirigieron al consultorio del doctor "Carlos Mario


Aragón Ziga, que se encuentra en el "Sanatorio
Molina, quien después de examinar a su "hijo
coincidió con el examen que le practicó su "padre
y le extendió una constancia en ese sentido, "al día
siguiente ocho de noviembre de dos mil "seis,
como a las ocho de la mañana se trasladaron "al
laboratorio de análisis clínicos del doctor "Miguel
Ángel Reyes, quien no se encontraba, "siendo su
hijo Miguel Ángel Reyes Núñez quien "los atendió y
les pidió la muestra que llevaban en "el bote de
vidrio y les extendió una constancia, "donde refiere
los caracteres físicos observados: "aspecto
mocoide, color blanquecino (semen), "volumen dos
puntos (2.0 ml P. H 8.0), que debido a "las
características observadas puede "corresponder a
líquido seminal; al corroborar con "su padre que su
hijo había sido violado se "reunieron con sus
familiares y antes de presentar "la denuncia
acordaron buscar ayuda profesional "de un
psiquiatra y lastimar lo menos posible a su "hijo,
ya que esos acontecimientos dejan huella "para
toda la vida, accediendo a consulta con el "doctor
Juan Manuel Hermoso Limón, el día trece "de
noviembre de dos mil seis, quien les "recomendó
sacar al niño de la escuela; con la "declaración
ministerial rendida por Isaías Valdés "Zaragoza, de
treinta y uno de mayo de dos mil "siete (fojas 80 -
82), quien manifestó: que es cierta "la cita que me

20
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

resulta, ya que el día siete de "noviembre de dos


mil seis, aproximadamente a las "dieciocho horas,
me encontraba en mi consultorio, "que se ubica en
el domicilio que proporcioné en "mis generales,
cuando me habló por teléfono mi "hija Leticia
Valdés Martell, quien estaba muy "angustiada,
porque había encontrado en un papel "sanitario,
una sustancia que quería que yo "confirmara, que
no era propiamente excremento "de su hijo Luis
Felipe González Valdés, y me dijo "que urgía mi
presencia en la casa, para una "situación que no
quería ampliarla totalmente por "teléfono,
enseguida le dije que la secreción que "tenía en el
papel, la conservara en un frasco con "humedad,
terminé rápido mi consulta y me fui al "domicilio de
mi hija, llegando a la casa de mi hija, "me mostró el
papel y de inmediato revisé al niño, "encontrando
edema, enrojecimiento y "escoriaciones, aún salía
secreción de aspecto "mucoso blanquecino, del
ano de mi nieto Luis "Felipe González Valdés, noté
la escoriación más "intensa a nivel de la comisura
anterior, equivale a "las doce de la carátula del
reloj, enseguida para "evitar una interpretación
subjetiva, sugerí la "intervención del Doctor Carlos
Mario Aragón Ziga, "ya que tiene una amplia
experiencia como cirujano "de abdomen y su
opinión tiene un fuerte respaldo "profesional,
después de su exploración, en el "consultorio del
Doctor Carlos Mario Aragón Ziga, "entre las veinte

21
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

y las veinte horas con treinta "minutos, al concluir


con la exploración "coincidimos en los
señalamientos de donde se "decidió enviar al
laboratorio la muestra, lo que "hicimos temprano,
al día siguiente, por viabilidad "de los laboratorios,
en el Laboratorio de Análisis "Clínicos del Doctor
Miguel Ángel Reyes, sita en la "Avenida Juárez,
número cien, de esta ciudad, "quien nos entregó el
resultado, que ya obra en el "expediente, el
consenso de la familia fue meditar "los siguientes
pasos tratando de evitarle al niño "traumas de
orden psicológico y por la dispersión "del
incidente fue consultado también el Doctor
"Manuel Hermoso Limón, para orientación y apoyo
"en el área conductual, quien dio indicaciones muy
"precisas de retirar al niño del ambiente escolar
"donde sufrió la probable agresión e ir manejando
"con él una actitud, para que fuera relatando los
"incidentes, ya que venía mostrando una actitud de
"intenso recato, hasta pena y no terminaba con
"tranquilidad sus conversaciones, esta actitud fue
"lo que nos mantuvo indecisos de proceder con
"más celeridad; sin embargo el día veintitrés de
"abril del año en curso, recibí la visita en mi
"consultorio de la señora Yolanda León,
"acompañada de dos personas más del sexo
"femenino, que no logré identificar, quien fue a
"solicitarme aclaraciones, en relación a la conducta
"de mi hija Leticia, ya que la habían encontrado

22
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

con "actitudes molestas y que estas aclaraciones


las "solicitaba la sociedad de padres de familia del
"Instituto San Felipe A. C., lo que me sorprendió
"puesto que habíamos decidido seguir
"manteniendo absoluta discreción, entonces, le
"solicité a la maestra Yolanda me dijera cuáles eran
"sus fuentes y que era lo que le preocupaba, no
"recibí una contestación concreta, por lo que le dije
"que me diera tiempo de platicar con mi hija
Leticia, "aparentando no saber de qué se trataba
dicha "situación, la citada maestra soltó una
expresión "determinante, mencionando que todo
era falso, y "yo le pregunté que a qué se refería,
insistiéndole "que ante una investigación ella era la
que no podía "calificar el procedimiento y que en
todo caso, ante "la pérdida de la discreción íbamos
a proceder por "los canales legales, para que las
decisiones y las "conclusiones tengan un
fundamento de "investigación real y verídica, en
ese momento nos "despedimos; enseguida el día
veinticinco de abril "del año en curso, nuevamente
repitieron su visita "en mi consultorio a las trece
horas, la señora "Yolanda León y las
acompañantes iniciales, una "de ellas se ostentó
como su hermana y la otra "como miembro del
personal del Instituto, se trató "que yo externara la
decisión que habíamos "tomado y se le dijo que
con más claridad el "problema, de ninguna manera,
dada la seriedad de "los acontecimientos, le iba a

23
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

pedir a mi hija "Leticia, que hiciera presencia en


una junta de "padres de familia, para que explicara
y en su caso "se disculpara de los acontecimientos
que le "imputaban, le informé de inmediato a la
maestra "Yolanda que el problema iba ya a ser
tratado por "nuestro abogado y que a partir de este
momento "yo ya no le daría ninguna información,
que sólo le "hacía saber que el caso era de suma
gravedad y "que no teníamos nada absolutamente
contra las "instituciones, sino que a veces en ellas,
se filtran "personajes que deben ser ampliamente
"investigados y que no es correcto sin información
"profunda ostentarse emocionalmente como
"defensora de algo que ella misma fingía no saber,
"intervino la acompañante que se dijo ser su
"hermana, y me hizo una pregunta, que porqué me
"veía tan tranquilo, le contesté que soy una
"persona con educación, y que para mí ellas
"seguían siendo unas damas, que no tenían porque
"ser víctimas de exabruptos, recalcando
"nuevamente que nuestro problema no es la
"escuela, sino personajes que pueden estarla
"denigrando y que ahí con todo el respeto del
"mundo le sugerí diera las facilidades
"correspondientes, al terminar la conversación y
"despidiéndose me dijo: ‘pues ahora sí, este
"asunto, será tratado por mi cuerpo jurídico, lo cual
"acepté de inmediato, ya que a nivel de abogados,
"tienen un concepto más equilibrado de lo que es

24
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"la justicia, posteriormente al examen que se le


"practicó a mi nieto, en pláticas familiares, se fue
"incrementando la información en la medida que el
"niño por recomendaciones del psicólogo y en un
"ambiente extremadamente cordial y cuidados, iba
"dando más datos de la violación, al principio el
"niño mostraba terror y hermetismo,
"posteriormente supimos que era soezmente
"amenazado y despertó en él una desconfianza
"tremenda, que fue vencida con cariño y darle
"seguridad en su hogar, posteriormente mi hija me
"dijo que un personaje que está identificado por el
"niño como instructor de computación y una
"maestra que lo subía a la hora del recreo a un
"salón, que aparentaba tener equipo de gimnasia,
"había otro personaje del cual el niño no recuerda
"el nombre, pero que era pelón (calvo), un poco
"más bajo de estatura que el profesor de
"computación; con la declaración ministerial de
"Carlos Mario Aragón Ziga, de fecha treinta y uno
"de mayo de dos mil siete (foja 83), quien señaló:
"que es cierta la cita que le realizó la autoridad
"ministerial en relación a un certificado médico, de
"fecha siete de noviembre de dos mil seis,
"expedida a favor del menor Luis Felipe González
"Valdés, en el cual certifica que en esa fecha
"practicó un examen proctológico al menor de
"referencia, el cual presentó excoriación perianal
"de anodermo lineales entre el sector de las nueve

25
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"y doce, según las manecillas del reloj, inflamación


"local, y salida de un material blanquecino a través
"del recto, lo que implica la sospecha de
"penetración o coito anal, para lo cual se envía
"muestra del fluido al laboratorio; de igual manera
"en ese acto se procedió a dar lectura en voz alta,
"clara y precisa en forma íntegra de la constancia
"citada, por lo que una vez que el compareciente la
"vio y escuchó con detenimiento, otra vez en uso
"de la palabra dijo: ‘Que la ratifica en todas y cada
"una de sus partes por ser verdad su contenido y
"fue la misma que formuló de acuerdo a su leal
"saber, entender y aplicación de sus estudios
"especializados, y que la firma que lo calza la
"reconoce como suya por haberla puesto de su
"puño y letra y ser la misma que utiliza en todos
"sus asuntos, tanto públicos como privados y en
"ampliación manifestó: Que todas las
"características que presentaban las lesiones que
"refiero en la citada constancia médica eran
"compatibles con lesiones recientes, asimismo la
"inflamación local a la que hago referencia, fue
"circunferencial a nivel de la unión del ano con la
"piel; con la declaración ministerial de Miguel
"Ángel Reyes Núñez, rendida el seis de junio de
"dos mil siete (foja 87), en donde dijo: que en
"relación al motivo por el cual fui citado y enterado
"de la cita, en este acto manifiesto que
"efectivamente con fecha ocho de noviembre de

26
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"dos mil seis, acudió el Doctor Isaías Valdés


"Zaragoza con su hija Leticia Valdés Martell, al
"laboratorio con una muestra en un bote de vidrio
"que habían obtenido de su nieto Luis Felipe
"González Valdés, en el recto, con un papel
"absorbente, y que el Doctor Carlos Mario Aragón
"Ziga, le solicitó que lo mandaran analizar, que fue
"lo que me llevaron al laboratorio clínico ‘Servicio
"de Patología Clínica del Sureste S. A. de C. V.’, en
"el cual laboro, en ese momento, le pedí al doctor
"Isaías Valdés que esperara en la sala, mientras
"hacía análisis del contenido del frasco,
"manifestándoles más tarde que la muestra tenía
"un ph de ocho, que tenía un color característico al
"líquido seminal, y que había ausencia de
"espermatozoides a la hora de hacer el análisis,
"pero que sin embargo, por las características de la
"muestra podía corresponder a líquido seminal,
"inclusive le hice el comentario que podía
"corresponder a un paciente que estaba
"vasectomizado, justificando la ausencia de
"espermatozoides, el resultado del análisis fue
"firmado por el director médico de servicio de
"patología de la clínica ‘Servicio de Patología
"Clínica del Sureste’, Doctor Miguel Ángel Reyes
"González; enseguida y examinado en ampliación
"dijo: Es todo lo que tengo que manifestar; así
"como la deposición ministerial de José Juan
"Hermoso Limón, de facha catorce de junio de dos

27
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"mil siete (fojas 99 y 100), en donde expuso: que es


"cierta la cita que me resulta, primeramente quiero
"aclarar que mi nombre completo es José Juan
"Manuel Hermoso Limón, ya que a mediados del
"mes de noviembre del dos mil seis, no recuerdo la
"fecha exacta, llegó a mi consultorio ubicado en el
"domicilio que proporcioné en mis generales el
"Doctor Isaías Valdés, quien me informó de lo que
"le había acontecido a su nieto Luis Felipe
"González Valdés, con todas las características
con "que fue objeto de abuso y me pidió ayuda
"profesional para que tratara a su nieto, en virtud
"de que soy médico psiquiatra, lo cual acredito con
"el original de mi cédula profesional, con número
"de folio 3187498, que me acredita como tal, la cual
"pongo a la vista, proporcionando copia simple de
"la misma para que sean agregadas a la presente
"indagatoria, solicitando la devolución de la misma
"previo cotejo y certificación que se haga con el
"original; por lo que atendí a toda la familia a partir
"de esa fecha, al señor Isaías Valdés, quien es tío
"de Luis Felipe, a la señora Guadalupe Martell,
"quien es su abuelita, a su tía, la señora Elisa
"Valdés, a su mamá la señora Leticia Valdés Martell
"y al menor Luis Felipe González Valdés, sobre
"todo por el manejo de la familia se les recomendó
"en primer lugar sacar al niño Luis Felipe del lugar
"donde asistía a la escuela, tengo entendido que es
"el Instituto San Felipe, siendo a partir del mes de

28
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"abril de dos mil siete, me quedé en atención


"especial para con el menor Luis Felipe, para todos
"los datos clínicos que presentaba el niño y por lo
"referido por su mamá, a quien también sigo
"atendiendo; clínicamente llegué a la conclusión de
"que el menor Luis Felipe González Valdés, padece
"de un síndrome de estrés postraumático, de
"acuerdo al manual diagnóstico y estadístico, de
"las enfermedades mentales, en su tercera y cuarta
"edición, provocado precisamente por haber sido
"sometido a experiencias tan terribles y
"traumáticas como sería el abuso sexual del
menor, "aunado a fobia escolar, como
manifestación del "mismo, pesadillas, agresividad,
ansiedad, gran "miedo, desconfianza a los
extraños, entonces se "le sometió a psicoterapia,
tanto a la familia como a "él, actualmente se
encuentra bajo tratamiento con "un antidepresivo
tricíclico, psicoterapia de juego, "a su mamá, la
señora Leticia Valdés, también se "encuentra bajo
tratamiento de la especialidad. Por "otra parte a
finales de abril del presente año, me "informa el
Doctor Isaías Valdés, que había sido "visitado por
la Directora del Instituto San Felipe, "con motivo de
que ella solicitaba una disculpa y "aclaración por
parte de la señora Leticia Valdés, al "consejo de la
escuela, por las situaciones que "habían pasado;
dentro de las recomendaciones "que yo había
hecho para el trato del menor por "parte de la

29
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

familia, era la discrecionalidad y el que "no se


sometiera a situaciones de tensión, porque "si no
se iba a consolidar el trauma, pero dadas las
"circunstancias en que ya se había perdido esta
"situación de discreción, la familia decidió
"interponer la denuncia del caso, yo en particular
"les recomendé una serie de puntos importantes
"para que el niño Luis Felipe, fuera valorado por
"personal especializado de esta institución; y con
"la declaración rendida por Miguel Ángel Reyes
"González, ante el Agente del Ministerio Público
"Investigador, el catorce de junio de dos mil siete
"(foja 103), en donde señaló: que es cierta la cita
"que me resulta, ya que el día ocho de noviembre
"de dos mil seis, se emitió en el laboratorio clínico
"‘Servicio de Patología Clínica del Sureste S. A. C.
"V.’, del cual yo soy Director, un resultado,
después "de analizar una muestra en un bote de
vidrio que "habían obtenido del menor Luis Felipe
González "Valdés, en el recto, con un papel
absorbente, y "que el Doctor Carlos Mario Aragón
Ziga, le solicitó "que lo mandaran a analizar; por lo
que enseguida "el personal actuante procedió a dar
lectura íntegra "y en voz alta del resultado del
análisis clínico a "que hizo referencia el
compareciente en líneas "anteriores y que obra
agregado en la indagatoria "de que se trata, se
puso a vista del compareciente "la firma que lo
calza, por lo que una vez que ha "escuchado

30
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

detenidamente el contenido, y visto la "firma en


uso de la palabra dijo: que lo ratifica en "todas y
cada una de sus partes por contener la "verdad de
su dicho y que la firma que lo calza, la "reconoce
como suya por haberla puesto de su "puño y letra
y por ser la misma que utiliza para "autorizar todos
sus asuntos tanto públicos como "privados,
enseguida y en ampliación dijo: que "nada tenía
que ampliar’.--- Declaraciones que "también fueron
correctamente valoradas por la "responsable, de
conformidad con lo dispuesto en "los artículos 354,
la primera en términos del "artículo 9º, y las
restantes en relación con el 355, "fracción VI, todos
del Código de Procedimientos "Penales del Estado,
en la medida que expuso en la "resolución
impugnada los motivos por los que les "otorgó
valor probatorio indiciario; pues consideró "que
los hechos que narraron los conocieron cada "uno
por sí y no por inducciones ni referencias de
"otros, que sus declaraciones fueron claras, sin
"dudas ni reticencias; de esa forma, la responsable
"ponderó esos testimonios teniendo en cuenta
"tanto los elementos de justipreciación
"concretamente especificados en las normas
"positivas de la legislación aplicable como en las
"demás circunstancias objetivas y subjetivas para
"así determinar la mendacidad o veracidad de su
"dicho; por ello se considera atendió a lo
"establecido por la jurisprudencia 352, visible en la

31
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"página 195, Tomo II, Parte SCJN del Apéndice de


"1995 al Semanario Judicial de la Federación, Sexta
"Época, Instancia: Primera Sala, que es del tenor
"siguiente: ‘TESTIGOS. APRECIACIÓN DE SUS
"DECLARACIONES.’ (transcribe).--- Lo anterior,
"concatenado con las opiniones técnicas que en
"auxilio del Ministerio Público del conocimiento se
"emitieron en: el dictamen pericial proctológico,
"andrológico y de lesiones, con fecha veintitrés de
"mayo de dos mil siete, por la Doctora María
"Guadalupe Teresita Madrid Ruiz, y a nombre del
"menor Luis Felipe González Valdés (foja 77), por
"medio del que se le tiene concluyendo: ‘Se
"examinó a Luis Felipe González Valdés; de cuatro
"años de edad. No púber.- No presenta huellas de
"lesiones externas aparentes recientes.-
"Andrológicamente normal con los genitales
"externos de acuerdo a edad y sexo, ausencia de
"bello púbico, pene de aspecto normal, testículos
"en sus bolsas escrutales. Sin lesiones aparentes.-
"Proctológicamente se encuentra la coloración
"normal, los pliegues anales presentes, el tono del
"esfínter anal adecuado y sobre el margen anal una
"línea hipocrómica de cinco milímetros en hora
"seis con respecto a la carátula del reloj’; el
"dictamen pericial en materia de psicología,
emitido "con fecha seis de junio de dos mil siete,
por la "Licenciada Erika Santos Navarrete, perito
"psicólogo de la Procuraduría General de Justicia

32
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"del Estado, practicado en la persona del menor


"Luis Felipe González Valdés (fojas 95 - 98), y en el
"que señaló: ‘con base en lo anteriormente
"expuesto se concluye que el menor de nombre
"Luis Felipe González Valdés, se encontró al
"momento de la valoración psicológica con las
"siguientes características: (*) orientado en su
"persona y espacio. Sin presencia de ideas
"delirantes ni perturbaciones perceptuales,
"descartando algún trastorno de tipo psicótico y un
"retraso en su desarrollo, manteniendo un
"adecuado contacto con la realidad. (*) Se
"considera que emocionalmente presenta, a
"consecuencia de los hechos que denuncia un:
"trastorno por estrés postraumático (309.81) por
"cubrir los siguientes criterios del Manual
"Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos
"Mentales DSM-IV: A.- (1) La persona ha
"experimentado, presenciado o le han explicado
"uno (o más) acontecimientos caracterizados por
"muertes o amenazas para su integridad o la de los
"demás (2) La persona ha respondido con temor,
"una desesperanza o un horror intensos. En los
"niños estas respuestas pueden expresarse en
"comportamientos desestructurados o agitados.
"B.- El acontecimiento traumático es
"reexperimentado persistentemente a través de
una "(o más) de las siguientes formas: (1)
Recuerdos "del acontecimiento recurrentes e

33
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

intrusos que "provocan malestar y en lo que se


incluyen "imágenes, pensamientos o percepciones.
En los "niños pequeños esto puede expresarse en
juegos "repetitivos donde aparecen temas o
aspectos "característicos al trauma. (2) Sueños de
carácter "recurrente sobre el acontecimiento, que
producen "malestar. (4) Malestar psicológico
intenso al "exponerse a estímulos internos o
externos que "simbolizan o recuerdan un aspecto
del "acontecimiento traumático. C.- (2) Esfuerzos
por "evitar actividades, lugares o personas que
"motivan recuerdos del trauma. D.- (1) Dificultad
"para conciliar o mantener el sueño, (2) Irritabilidad
"o ataques de ira (3) Dificultades para
"concentrarse. E.- Estas alteraciones (síntomas de
"los criterios B, C y D) se prolongan más de un
"mes. Se sugiere continuar con la atención
"psiquiátrica recibida de manera individual y
"familiar’; con el oficio número setecientos noventa
"y dos, suscrito por la perito médico legista de la
"Procuraduría General de Justicia del Estado María
"Guadalupe Madrid Ruiz, fechado el ocho de junio
"de dos mil siete, agregado a la indagatoria el
"diecinueve del mismo mes y año (foja 108), en
"donde da respuesta a las siguientes preguntas:
"‘A) ¿Qué se entiende por región perianal? R.- El
"ano es el orificio terminal del tubo digestivo y
"tiene forma de depresión alargada en sentido
"antero-posterior, a la que convergen pliegues de

34
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"piel fina e hiperpigmentada. La región perianal es


"el área que marca el límite del revestimiento
"cutáneo del ano con la piel del perineo. B) ¿Qué
es "una línea hipocrómica y por que se origina? R.-
Es "una línea cuya coloración o pigmentación es
"menos intensa que el resto de la piel, en el caso
"que nos ocupa en esta averiguación previa, por su
"localización se puede inferir que esta línea es
"parte del orificio anal en su parte inferior. C) ¿Qué
"es una escoriación dérmica lineal? R.- Una
"escoriación es la pérdida superficial de la
"substancia de la piel. La piel se divide en
"epidermis y dermis, siendo la epidermis la capa
"exterior de la piel situada sobre la dermis la cual
"es más interna. La escoriación dérmica lineal es
"una lesión superficial de forma lineal que interesa
"la dermis de la piel. D) ¿Cuál considera que es el
"mecanismo de producción de una escoriación?
R.- "Su producción es por medio de la fricción la
cual "desprende la epidermis y en ocasiones la
dermis "de la piel. E) ¿Después de seis meses de
haberse "provocado una escoriación perianal deja
"cicatrices? R.- Por tratarse de una lesión
"superficial de la piel una escoriación perianal no
"deja cicatrices o secuelas. No. F) ¿Qué se
"entiende por margen anal? R.- Es la zona que
"rodea el orificio del ano. G) ¿Cuál considera que
"es el mecanismo de producción de una
"inflamación circunferencial a nivel de la unión del

35
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"ano con la piel? R.- La inflamación es una


"reacción del tejido conjuntivo que se caracteriza
"por enrojecimiento, hinchazón, calor y dolor. Las
"bacterias y otros agentes agresores que rompen
la "barrera mecánica establecida por tejidos induce
la "liberación de células específicas que aumentan
el "calibre de los pequeños tubos sanguíneos y el
"flujo de la sangre por los mismos por lo que se
"produce enrojecimiento y elevación de la
"temperatura del tejido, así como dolor. Esta
"inflamación puede ser producida por agentes
"infecciosos o traumáticos. H) Una inflamación
"circunferencial a nivel del ano y la piel ¿en qué
"tiempo desaparece? Una vez que deja de actuar el
"agente que la produce el tejido regresa a sus
"condiciones normales en pocos días dependiendo
"de la intensidad de la reacción producida’.---
"Elementos de prueba que atinadamente valoró la
"responsable, otorgándoles valor probatorio de
"indicio, con apoyo en los artículos 354, en
relación "con el 403 del código procesal de la
materia; "máxime que las peritaciones informativas
de que "se trata, fueron expedidos por un perito
oficial; "por lo que en uso de su arbitrio judicial les
otorgó "la eficacia probatoria referida.--- Sirve de
apoyo a "lo anterior la jurisprudencia 254, visible
en la "página 143, Tomo II, Parte SCJN, del
Apéndice de "1995, Sexta Época, Primera Sala, que
dice: "‘PERITOS. VALOR PROBATORIO DE SU

36
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"DICTAMEN.’ (transcribe).--- Así también, con la


"copia certificada del acta de nacimiento de Luis
"Felipe González Valdés, con número de folio
"1854109, de fecha dos de agosto de dos mil cinco,
"expedida por el Licenciado Miguel Díaz Rivera,
"Oficial Segundo del Registro Civil (foja 62); con la
"que se demuestra el pasivo al cometerse los
"hechos delictuosos contaba con la edad de cuatro
"años.--- Documental pública a la que la autoridad
"judicial atinadamente le otorgó valor probatorio
"pleno, en términos del artículo 355, fracción I, del
"Código de Procedimientos Penales del Estado.---
"Con la constancia médica emitida a quien
"corresponda, en una tarjeta media carta, con el
"membrete ‘Dr. Carlos Mario Aragón Ziga. Cirugía
"Gastrointestinal-Cirugía Endoscopica-Cédula
"Profesional 1480874’, fechada el siete de
"noviembre de dos mil seis, la cual se aprecia
"calzada por una firma ilegible, en la que se hace
"constar la práctica de examen proctológico al
"menor Luis Felipe González Valdés, de la cual
"informa que encontró: ‘Excoriación perianal del
"anodermo lineales entre el sector de las nueve y
"doce según las manecillas del reloj, inflamación
"local de un material blanquecino a través del
"recto, lo que implica la sospecha de penetración o
"coito anal, para lo cual se envía muestra del fluido
"al laboratorio’ (foja 68); con el resultado de
"laboratorio que obra en una hoja tamaño carta con

37
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"el membrete ‘Servicio de Patología Clínica del


"Sureste, S.A. de C. V.’, apreciándose el registro
del "nombre de los doctores Miguel Ángel Reyes
"González y Miguel Ángel Reyes Núñez, fechada el
"ocho de noviembre de dos mil seis, con número
"de orden 081106008, a nombre del paciente
"González Valdés Luis Felipe, con el nombre del
"médico Carlos Aragón Ziga, y en la que se asienta
"el texto siguiente: ‘muestra se tomó en su
"domicilio por un familiar después de intento de
"evacuación de la región perianal. Se recibe
"muestra reciente, en un papel sanitario, caracteres
"físicos observados: Aspecto: mucoide, color:
"blanquecino, olor: característico (semen),
"volumen: 2 ml (aproximado), ph: 8.0.- Examen
"directo en fresco: Por microscopía de luz no se
"observaron espermatozoides, sin embargo por las
"características observadas puede corresponder a
"líquido seminal. Nota: Para informar un reporte
"completo de espermatobioscopía directa se
"requieren indicaciones específicas al paciente que
"remite la muestra. Calzando al presente
"documento una rúbrica ilegible sobre una
"anotación con la leyenda Atentamente’ (foja 67).---
"Documentales privadas a las que se les otorgó
"valor de indicio, por haber sido expedidas por
"personas con conocimientos especiales en
"medicina y laboratorio clínico, además de estar
"ratificadas en autos.--- De lo anterior, válidamente

38
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"puede afirmarse, como lo señaló la responsable,


"en los autos del proceso penal 133/2007, de su
"índice, se demostró la existencia de los elementos
"objetivos o externos que constituyen la
"materialidad del hecho que concretamente la ley
"señala como delito, pues quedó acreditada la
"conducta desplegada por los sujetos activos, que
"se hizo consistir en que, entre el periodo de los
"primeros días del mes de septiembre al siete de
"noviembre de dos mil seis, dos personas, en el
"interior del gimnasio o auditorio del Instituto San
"Felipe, Sociedad Civil, ubicado en la Calzada San
"Felipe del Agua, novecientos trece, de esta
ciudad, "imponían la cópula al menor Luis Felipe
González "Valdés, de cuatro años de edad; la
existencia del "objeto material del delito, que es
aquél sobre el "que recae la conducta delictiva, en
el caso, en el "cuerpo físico del menor que fue
víctima del ilícito; "el resultado material, al
advertirse de las "constancias de autos que los
activos con su "actuar impusieron la cópula al
menor ofendido, al "introducirle vía anal su
miembro viril, sin que sea "necesario establecer
que la penetración haya sido "total, que se requiera
algún tiempo de duración del "coito, ni la
eyaculación, por no exigirlo el tipo "penal; la lesión
al bien jurídico, en la medida que "se afectó la
libertad, la seguridad y el normal "desarrollo
psicosexual del menor pasivo; por lo "que quedó

39
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

demostrada la adecuación de una "conducta a la


hipótesis normativa prevista por la "ley, resultando
por tanto típica, al no existir "prueba que excluya la
misma.--- Sobre este punto, "no se soslaya que la
responsable, al referirse a los "elementos que
acreditan el cuerpo del delito, "después de
transcribir los preceptos 247 y 248 "Bis, fracción II,
del Código Penal del Estado, "señalara que se
desprendían, entre otras, la "hipótesis consistente
en a) La conducta de "introducir vía vaginal o anal
cualquier elemento o "instrumento distinto del
miembro viril; y al tener "por acreditado ese
extremo precisara: ‘Este "elemento consiste en una
conducta positiva del "sujeto activo del delito,
consistente en introducir "un dedo en su vagina a
una persona, en este caso "a la pasivo Lizbeth
Esperanza Silvas Hernández, "quien resulta ser
menor de edad, sin la voluntad "de ésta sea cual
fuere su sexo; conducta que en el "presente caso
se actualiza, toda vez que el sujeto "activo del
delito le introdujo a dicha menor "ofendida un dedo
de la mano contra su voluntad, "aprovechando que
ésta se encontraba dormida "como así se acredita
con la denuncia por escrito "de la ciudadana
Leticia Valdés Martell…’; toda vez "que se advierte
se trata de un error de formato, "que no trasciende
ni deja en estado de "indefensión a los quejosos,
en la medida que del "estudio realizado en
conjunto por la responsable a "las constancias de

40
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

autos, se pone de manifiesto "en la misma


resolución precisa con toda claridad "las
circunstancias de tiempo, modo y lugar de
"comisión del delito, quedando los quejosos por
"tanto sabedores de los hechos delictivos que se
"les imputan a fin de preparar su defensa.--- Por
"cuanto a la probable responsabilidad de Adán
"Salvador Pérez Ramírez o Salvador Pérez Ramírez
"o Salvador Adán Pérez Ramírez y Javier
"Constantino o Hugo Gabriel Constantino García o
"Gabriel Hugo Constantino García, en la comisión
"del delito antes señalado, como correctamente lo
"apreció la responsable, se encuentra acreditada
"en términos del artículo 25, último párrafo, del
"Código de Procedimientos Penales del Estado;
"pues de las pruebas relatadas y justipreciadas, se
"desprenden datos jurídicamente eficaces y
"suficientes para acreditar ese extremo; lo que se
"afirma pues así se desprende esencialmente del
"señalamiento directo y categórico en su contra,
"sostenido por el menor Luis Felipe González
"Valdés, en tanto señaló a los ahora quejosos,
"como las dos personas que en la escuela a la que
"asistía (Instituto San Felipe, Sociedad Civil),
"cuando su maestra lo mandaba a clases de
"computación a la hora del recreo, le bajaron su
"calzón y le lastimaron su colita en un cuarto
"ubicado en la parte de arriba del plantel donde
"había un brincolín, camas de color verde, azul y

41
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"rojo, así como pelotitas de colores, refiriendo lo


"ponían en posición de gateo, le amarraban la boca
"con un trapo rojo para que no gritara,
"lastimándolo por su colita con su pilín, ya que se
"los pudo ver, también le amarraban las manos con
"un mecate, diciéndole groserías como ‘gallina,
"tonto, hacer huevos de mierda’; deposición que
"tiene apoyo con la denuncia por escrito, de
"veintitrés de mayo de dos mil siete, presentada
"por Leticia Valdés Martell y ratificada ante la
"Agente del Ministerio Público Investigadora; con
"la declaración ministerial rendida por Isaías
"Valdés Zaragoza, de treinta y uno de mayo de dos
"mil siete; la declaración ministerial de Carlos
"Mario Aragón Ziga, de fecha treinta y uno de mayo
"de dos mil siete; la declaración ministerial de
"Miguel Ángel Reyes Núñez, rendida el seis de
"junio de dos mil siete; así como la deposición
"ministerial del psiquiatra José Juan Hermoso
"Limón, de fecha catorce de junio de dos mil siete;
"con la declaración rendida por Miguel Ángel
Reyes "González, ante el Agente del Ministerio
Público "Investigador, el catorce de junio de dos
mil siete; "lo anterior se corrobora con el dictamen
pericial "en materia de psicología, emitido con
fecha seis "de junio de dos mil siete, por la
Licenciada Erika "Santos Navarrete, perito
psicólogo de la "Procuraduría General de Justicia
del Estado, "practicado en la persona del menor

42
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Luis Felipe "González Valdés; con la constancia


médica "emitida a quien corresponda, en una
tarjeta media "carta, con el membrete ‘Dr. Carlos
Mario Aragón "Ziga. Cirugía Gastrointestinal-
Cirugía "Endoscopica-Cédula Profesional 1480874’,
"fechada el siete de noviembre de dos mil seis; con
"el resultado de laboratorio que obra en una hoja
"tamaño carta con el membrete ‘Servicio de
"Patología Clínica del Sureste, S.A. de C. V.’, de
"ocho de noviembre de dos mil seis, con número
"de orden 081106008, a nombre del paciente
"González Valdés Luis Felipe; probanzas que como
"se precisó con antelación, fueron correctamente
"valoradas por la Secretaria encargada del Juzgado
"Tercero de lo Penal del Distrito Judicial del
Centro, "autorizada por el Pleno del Tribunal
Superior de "Justicia del Estado, para dictar
sentencias; y con "las que se demostró que los
activos con su "conducta, transgredieron el bien
jurídico "protegido por la norma penal, como lo es
la "seguridad sexual y la inexperiencia psicosexual
"del menor pasivo.--- Elementos de convicción que
"tienen el alcance probatorio de indicios, que
"adminiculados entre sí son jurídicamente aptos y
"suficientes para integrar la prueba circunstancial,
"pues de tales probanzas se acredita, con un grado
"de convicción probable, la responsabilidad penal
"de los aquí quejosos en la comisión del delito
"equiparado a la violación que se les atribuye.---

43
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"Luego, los datos probatorios analizados son


aptos "y suficientes, como lo consideró la
responsable, "para hacer probable la
responsabilidad de los aquí "agraviados en la
comisión del señalado delito.--- "Así también, con
acierto consideró que la acción "de los quejosos
fue dolosa, en términos de lo "dispuesto por el
artículo 8, fracción I, del código "sustantivo de la
materia, toda vez que como lo "señaló, los
peticionarios de garantías conociendo "los
elementos objetivos del hecho típico, "quisieron y
aceptaron su realización, es decir, "tenían
conciencia y voluntad de actuar como lo "hicieron;
sin encontrarse su conducta amparada "en alguna
causa de licitud o excluyente de
"responsabilidad.--- Por otra parte, la responsable
"correctamente tuvo por demostrada la
"participación de los quejosos, adecuando su
"conducta a la hipótesis normativa prevista en el
"artículo 11, fracción III, del Código Penal del
"Estado, es decir, como coautores materiales,
"cuenta habida que como lo señaló, en base a las
"constancias existentes en autos, advirtió que
"conjuntamente realizaron la conducta contraria a
"la ley.--- No obsta a lo anterior, las pruebas
"aportadas por la parte quejosa y desahogadas en
"esta instancia constitucional, consistentes en:---
"1.- Pericial en psicología (fojas 609 - 629, 1081 -
"1093 y 1122).--- 2.- Pericial médica (fojas 418 - 465,

44
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"1094 - 1100 y 1124).--- 3.- Documental pública


"consistente en copias certificadas del proceso
"penal 133/2007, de donde deriva la orden de
"captura reclamada (obra por separado en la
"Secretaría de este Juzgado).--- 4.- Documental
"pública, exhibida en un cuaderno de copias
"autorizadas de lo actuado en el proceso penal
"212/2003, del índice del Juzgado Tercero Penal del
"Distrito Judicial del Centro, Oaxaca (obra por
"separado en la Secretaría de este Tribunal
"Federal).--- 5.- Documental pública, relativa a
"constancias deducidas del expediente familiar
"76/2004, del índice del Juzgado Primero Familiar
"del Distrito Judicial del Centro, Oaxaca (fojas 630 -
"978).--- 6.- Informe rendido por el Director de
"Averiguaciones Previas y Consignaciones de la
"Procuraduría General de Justicia del Estado,
"respecto de diversas averiguaciones previas, al
"que anexó copias certificadas de las mismas
"(fojas 504 - 604).--- 7.- Opinión técnica emitida por
"la criminalista de la Procuraduría General de la
"República, María Teresa Ortiz Cordero (fojas 1136
- "1163).--- Con las mismas no se desvirtúan los
"elementos de cargo que obran en autos, por las
"siguientes razones:--- En relación a la pericial
"médica ofrecida en esta instancia constitucional,
"desahogada por la perito de la parte quejosa
"doctora Dalia García Camacho (fojas 418 - 463 y
"465), ésta carece de valor legal, atenta la facultad

45
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"otorgada para su valoración en términos del


"artículo 211 del Código Federal de Procedimientos
"Civiles, de aplicación supletoria a la Ley de
"Amparo, en términos del 2º numeral de este último
"ordenamiento legal, en la medida que del
"contenido de dicho dictamen, se evidencia que la
"opinión sustentada por la experta la basa
"esencialmente en el examen a las pruebas de
"cargo; consideración a la que se arriba, pues
"indicó, antes de contestar el cuestionario, que al
"realizar un análisis a las declaraciones de los
"afectados, de la madre del menor Leticia Valdés
"Martell, en el escrito de denuncia, se advertía
"hacía ‘manifestaciones que sólo de haber estado
"presente al momento de los supuestos hechos
"podría aseverar’; que llamaba la atención que el
"menor involucrado para su edad en el año dos mil
"seis, pesaba treinta kilos y se manifestara como
"‘robusto’, cuando el menor estaba ‘obeso’ y se
"‘debería haber vigilado su peso, ya que también
"esto puede deberse a una falta de deber de
"cuidado por parte de la madre y el núcleo
familiar’; "que no era posible que la madre del
menor no "acudiera de inmediato ante las
autoridades "escolares para saber qué estaba
pasando desde el "primer momento que ‘notó’ lo
que dice haber "encontrado y sólo ‘suponer’
situaciones vagas e "imprecisas, desatendiendo el
deber de cuidado; "agregando que la madre utilizó

46
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

medios no "adecuados para la atención y trato para


su menor "hijo; asimismo, afirmara en cuanto a los
‘residuos "de sangre’ que la madre adujo haber
encontrado el "día de los hechos, sólo ella los
había mencionado "y no estaba comprobado por
ninguno de los "profesionales médicos y peritos
oficiales; además, "indicara respecto a la muestra
obtenida por la "madre en un papel higiénico, que
no se había "especificado cómo se enviaba la
supuesta "muestra del fluido al laboratorio, ni
tampoco cómo "se levantó y se embaló para su
traslado al "laboratorio; desvirtuando esto, dijo la
perito, las "aseveraciones iniciales poniendo en
tela de duda "su ‘credibilidad’; que además, no era
posible "desconociera el nombre de los maestros
de su "menor hijo y es hasta después de los
hechos "cuando ‘le interesa saberlos’; continuando
al dar "respuesta al cuestionario, a hacer
apreciaciones y "valoraciones de diversas pruebas,
entre otras, en "la pregunta 4.- Que determine el
perito si para la "determinación de una violación es
necesario un "examen físico del afectado. Indicó,
entre otro, que "los médicos que se decía habían
atendido al "menor Luis Felipe González Valdés,
habían "omitido realizar la normatividad
correspondiente "al expediente clínico, asimismo
la semiología del "examen físico fue incompleta,
pasando por alto la "descripción de la existencia
en las ropas del "menor de algún material o fluido,

47
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

aunado al hecho "de omitir dar aviso del caso que


podría ser "constitutivo de un delito a las
autoridades "correspondientes; en la pregunta 5.-
Que "determine el perito si del examen físico se
advierte "si hubo o no violencia física. Contestara,
entre "otras cosas, que en este caso y de acuerdo
con lo "señalado por la madre del menor Leticia
Valdés "Martell, así como por el propio menor Luis
Felipe "González Valdés, ambos mencionan que lo
"amordazaban, lo ataban de ambas manos y que el
"agente constrictor utilizando ‘un mecate’,
"indudablemente hubiera dejado estigmas de su
"uso, lo cual en ninguno de los exámenes físicos
"de índole médico a los que se dice fue sometido el
"menor se señalan, ya que de haberse dado, éstas
"deberían de haber sido vistas y descritas y esto
no "ocurrió; a la pregunta 17.- Que determine el
perito "hipotéticamente, de introducir el pene de un
varón "adulto erecto en el orificio del ano de un
menor de "cuatro años y penetración, las
consecuencias y "huellas inmediatas de respuesta
física natural, "provocan sangrado o no del menor
al sufrir una "penetración. Agregara: ‘Y aún a pesar
de que la "madre del menor Sra. Leticia Valdés
Martell "menciona en su escrito de denuncia, de
fecha 23 "de mayo de 2006, que su menor hijo
presentaba "‘un líquido viscoso abundante con
residuos de "sangre y un penetrante olor a
esperma’, y más "adelante en el mismo escrito dice

48
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

‘suponemos que "fue cuando sangraba más para


que no lo "notáramos’, esto no ha sido ni será
probado ya "que no existen evidencias de esto ni
en los "resultados de la descripción de lesiones
que "realizaron el supuesto último día de los
hechos los "médicos Isaías Valdés Zaragoza y
Carlos Mario "Aragón Ziga, como tampoco fue
comprobado por "el médico patólogo al recibir la
muestra y en su "posterior comparecencia para dar
contestación a "los cuestionamientos que le
formuló la defensa y "en particular a la número
cinco, que dice: ¿Que "diga el patólogo si la
muestra se encontraba "totalmente aislada o
mezclada con otros fluidos?, "respondiendo: La
muestra venía parte en un papel "higiénico y parte
en las paredes del frasco, pero "todo dentro del
frasco, pero no había otros "fluidos’.--- Opinión que
por tanto, no constituye "técnicamente un
dictamen pericial, toda vez que "en sí lo que hizo
es valorar las pruebas de cargo, "sin aportar
consideraciones técnicas objetivas en "su ciencia;
práctica ésta realizada por la perito, "que es
función propia del Juez; además, a mayor
"abundamiento, se advierte la falta de objetividad
"de la perito, cuenta habida que al dar respuesta al
"punto once de los propuestos para la prueba,
"consistente en: Que determine el perito si en el
"caso de los menores por debajo de los seis años,
"el coito ha sido considerado como imposible.

49
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"Únicamente se concretó a referir la imposibilidad


"de coito vía vaginal en niñas menores de seis
"años, pero nada adujo en relación al sexo
"masculino, y de la penetración vía anal; lo que
"permite concluir, que no dio respuestas
completas "y congruentes en su dictamen;
además, como se "dijo, realizó apreciaciones
negativas respecto de "la deposición de la madre
ofendida, del dicho de "los otros atestes y de los
dictámenes emitidos en "la averiguación previa.---
En relación al dictamen "médico emitido por el
perito oficial nombrado por "este Juzgado, en
términos del artículo 151, párrafo "tercero, de la
Ley de Amparo, doctor Jorge "Alejandro Gómez
Guerrero, adscrito a la "Delegación Estatal de la
Procuraduría General de "la República, (fojas 1094
- 1100 y 1124), en el "mismo, si bien al responder a
los puntos 1.- Que "determine el perito qué es un
acto de violación por "vía anal; 4.- Que determine el
perito si para la "determinación de una violación es
necesario un "examen físico del afectado; 18.- Que
determine el "perito si en el caso concreto a que se
refiere este "proceso, del análisis de las
constancias médicas y "del examen proctológico
del menor González "Valdés, que hicieron la perito
de la Procuraduría "General de Justicia del Estado
y los peritos "médicos y de criminalística del
Tribunal Superior "de Justicia del Estado de
Oaxaca, se desprende "que el menor hubiera sido

50
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

violado, es decir, "penetrado sexualmente por dos


adultos, varias "veces; 26.- Que determine el perito
si en el caso "concreto, se practicaron al menor
Luis Felipe "González Valdés, para determinar, no
sospechar, "si fue objeto de penetración o coito
anal por "adultos, las pruebas indicadas para estos
casos; "27.- Que determine el perito si de acuerdo
con el "dictamen proctológico, andrológico y de
lesiones, "emitido el veintitrés de mayo de dos mil
siete, por "la doctora María Guadalupe Teresita
Madrid Ruiz, "evidencia algún acto de coito o
penetración anal "del menor Luis Felipe González
Valdés, dicho "dictamen se encuentra en el
proceso penal "133/2007 del que emanan los actos
reclamados del "Juzgado Tercero de lo Penal; se
advierte por "cuestión de dichos puntos
propuestos, también se "hacen valoraciones que
corresponden al juzgador, "no menos cierto es que
de las respuestas a las "diversas preguntas que se
le formularon, se "evidencia, su dictamen merece
credibilidad y valor "probatorio por lo que a las
mismas se refiere, por "ser objetivo en sus
consideraciones técnicas, el "que en nada
beneficia a los aquí quejosos, en la "medida que en
la respuesta a la pregunta once: "Que determine el
perito si en caso de los menores "por debajo de los
seis años el coito ha sido "considerado como
imposible. Dijo que no era "imposible debido a la
estructura anatómica "anorectal; y a la interrogante

51
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

doce: Que determine "el perito en caso de estimar


la posibilidad de coito "en un menor de seis años,
concretamente de uno "de cinco, por un pene
adulto por la vía anal, qué "tipo de lesiones le
provocaría de inmediato en el "acto de estarse
realizando? Afirmó: El examen de "la región anal
puede o no encontrar lesiones, "estableciendo las
razones que justificaron su "respuesta; lo que lejos
de desvirtuar el material "probatorio de cargo,
resulta un indicio más que "los corrobora, al ser
posible la penetración vía "anal de un menor de
cuat
ro años, sin que deje "lesiones y menos graves;
además, no se soslaya "que el experto afirmó
existe la posibilidad que la "línea hipocrómica de
cinco milímetros en hora "seis con respecto a la
carátula del reloj, detectada "por la doctora María
Guadalupe Teresita Madrid "Ruiz, perito de la
Procuraduría General de Justicia "del Estado (foja
77), pueda ser la cicatriz que deja "el signo ‘Wilson
Johnston’ debido a un desgarre "por penetración
sexual vía anal.--- Sirve de apoyo "la tesis de la
Primera Sala de la Suprema Corte de "Justicia de la
Nación, Quinta Época, Semanario "Judicial de la
Federación, Tomo CXXIII, página "317, bajo el rubro
y texto: ‘PRUEBA PERICIAL EN "MATERIA PENAL,
APRECIACIÓN DE LA.’ "(transcribe).--- En cuanto a
la pericial en "psicología, a cargo del perito de los
promoventes "del amparo, licenciado en psicología

52
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Arturo Tovar "Carreño (fojas 609 - 628 y 629); de la


perito oficial "nombrada por este Juzgado, Carolina
Robredo "Rosas, adscrita a la Delegación Estatal
de la "Procuraduría General de la República (fojas
1081 - "1093 y 1122), los mismos carecen de valor
"probatorio, habida cuenta que en términos
"generales se reducen a examinar el diverso
"dictamen psicológico emitido por la licenciada
"Erika Santos Navarrete, perito de la Procuraduría
"General de Justicia del Estado (fojas 95 - 98);
"función que como se dijo es propia del Juez, pues
"según doctrina unánime, el perito no es sino un
"medio de prueba dentro de su especialidad, y si
"los dictámenes se limitan a hacer una valoración
"de otro dictamen, fundando su conclusión en el
"análisis del mismo, ello escapa a la función que le
"es propia, resultando por ello su dictamen
"inconsistente y carente de todo valor probatorio;
"subsistiendo por tanto el dictamen psicológico
"emitido en la indagatoria por la perito de la
"Procuraduría General de Justicia del Estado,
antes "referido, el que lejos de ser dogmático,
como lo "pretende justificar la parte agraviada,
merece valor "probatorio de indicio como lo indicó
la "responsable, pues en él expresó los hechos y
"circunstancias que sirvieron de fundamento a su
"opinión, como lo señala el artículo 237 del código
"adjetivo de la materia, sin que sea necesario
"asentara todas las operaciones practicadas o

53
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"adjuntara las hojas de trabajo realizadas en


"términos de su ciencia, por no exigirlo así el
"citado precepto legal.--- Sirve de apoyo a lo
"anterior, por identidad, la tesis CXXIV, visible en la
"página 586, del Semanario Judicial de la
"Federación, Quinta Época, Sala Auxiliar, que dice:
"‘PRUEBA PERICIAL EN MATERIA PENAL.’
"(transcribe).--- Tocante a la documental ofrecida
"por la parte quejosa (foja 358), consistente en
"copia certificada del proceso penal 133/2007, del
"índice del Juzgado Tercero Penal del Distrito
"Judicial del Centro, Oaxaca, señalada como
"responsable, que se instruye a los aquí
"promoventes del amparo y coinculpada
"Magdalena García Soto o Magdalena Rufina
García "Soto o Rufina Magdalena García Soto, y
obra por "separado en la Secretaría de este
Juzgado, y que "fue ofrecida con el fin de tomar en
cuenta nuevas "pruebas aportada por la citada
coindiciada "durante la etapa de preinstrucción,
consistentes "en: a) Interrogatorio al médico
Miguel Ángel Reyes "Núñez, de fecha tres de
octubre de dos mil siete "(fojas 328 vuelta - 334 del
cuaderno de copias "certificadas); b) Interrogatorio
a la perito psicóloga "Erika Santos Navarrete, de
cinco de octubre de "dos mil siete (fojas 409 - 413
id.); c) Testimonial de "descargo de Omar Lázaro
Jiménez, ante el Juez "responsable, emitida el
cuatro de octubre de dos "mil siete (fojas 363 - 366

54
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

id.); d) Testimonial de "descargo de la doctora


Dalia García Camacho, "vertida en la misma fecha
de la constancia que "inmediatamente antecede
(fojas 366 vuelta a 369 "ídem); e) Testimonial de
descargo de Arturo Tovar "Carreño, de cuatro de
octubre en curso (fojas 369 "vuelta - 372 id.); f)
Testimonial de Juan Robledo "Chamorro, de cuatro
de octubre de dos mil siete "(fojas 373 y 374 ídem);
g) Opinión técnica en "materia de criminalística de
campo, rendida por el "perito práctico de la
defensa Juan Robledo "Chamorro (fojas 616 - 648
ídem); h) Opinión "técnica en psicología a cargo de
Arturo Tovar "Carreño, por parte de la defensa (710
- 715 ídem); "i) Opinión técnica en materia médica,
rendida por "la doctora Dalia García Camacho
(fojas 716 - 727 "ídem); j) Dictamen médico, a cargo
del doctor "Juan Carlos Ramos Cervantes, perito
médico "adscrito a la Dirección de Servicios
Periciales del "Tribunal Superior de Justicia del
Estado (fojas "749 - 755 id.); k) Dictamen en materia
de "criminalística, rendido por el ingeniero Abel
López "Hernández, perito de la Dirección de
Servicios "Periciales del Tribunal Superior de
Justicia del "Estado (fojas 756 - 760 id.); l) Nota
periodística del "periódico ‘Noticias’, del veintitrés
de septiembre "de dos mil siete (foja 394 id.).--- Al
respecto, este "resolutor estima que las mismas
son en parte "insuficientes y en otra inconducentes
para "desvirtuar los elementos del cuerpo del

55
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

delito "equiparado a la violación que se atribuye a


los "quejosos; lo anterior, en la medida que por lo
que "hace al interrogatorio al médico Miguel Ángel
"Reyes Núñez (fojas 328 vuelta - 334 del cuaderno
"de copias certificadas), e interrogatorio a la perito
"psicóloga Erika Santos Navarrete (fojas 409 - 413
"ídem), es de advertirse, el primero en el
"interrogatorio sostuvo lo declarado ante el
"Ministerio Público Investigador (foja 87 de los
"autos del expediente de amparo), así como lo
"asentado en el resultado de laboratorio expedido
"en una hoja tamaño carta con el membrete
"‘Servicio de Patología Clínica del Sureste, S.A. de
"C.V.’, a nombre del paciente González Valdés Luis
"Felipe, con el nombre del médico Carlos Aragón
"Ziga, y en la que se asienta el texto siguiente:
"‘muestra se tomó en su domicilio por un familiar
"después de intento de evacuación de la región
"perianal. Se recibe muestra reciente, en un papel
"sanitario, caracteres físicos observados: Aspecto:
"mucoide, color: blanquecino, olor: característico
"(semen), volumen: 2 ml (aproximado), ph: 8.0.-
"Examen directo en fresco: Por microscopía de luz
"no se observaron espermatozoides, sin embargo
"por las características observadas puede
"corresponder a líquido seminal. Nota: Para
"informar un reporte completo de
"espermatobioscopía directa se requieren
"indicaciones específicas al paciente que remite la

56
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"muestra. Calzando al presente documento una


"rúbrica ilegible sobre una anotación con la
"leyenda Atentamente’ (foja 67 del juicio de
"amparo); por lo tanto, es insuficiente para restarle
"valor probatorio a la documental privada referida,
"misma que como se dijo, fue ratificada por quien
"la emitió; y por cuanto hace a las interrogantes a
"la perito psicóloga de la Procuraduría General de
"Justicia del Estado, de sus respuestas queda
claro "que la experta ratificó lo asentado en su
dictamen, "sin que se advierta contradicción,
imparcialidad o "subjetividad en su opinión
técnica, sino por el "contrario, especificó qué
métodos utilizó para la "elaboración de su
dictamen, contestando de "manera coherente y
clara las preguntas que se le "plantearon, por lo
que tal probanza tampoco "resulta suficiente para
desvirtuar las pruebas que "la juzgadora de origen
tomó en cuenta para emitir "la orden de
aprehensión controvertida.--- En lo "referente a las
testimoniales de descargo de Omar "Lázaro
Jiménez (fojas 363 - 366 de las constancias "del
expediente 133/2005); Dalia García Camacho "(fojas
366 vuelta a 369 ídem); Arturo Tovar "Carreño
(fojas 369 vuelta - 372 ídem); y Juan "Robledo
Chamorro (fojas 373 y 374 ídem), las "mismas son
inconducentes para desestimar las "probanzas de
cargo, pues su naturaleza no es "propia de una
testimonial, sino mas bien es de la "esencia del

57
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

juicio pericial, en la medida que su "testimonio no


se ciñe estrictamente a los hechos, "ni cumple los
requisitos establecidos para esa "clase de pruebas
en el artículo 355, fracción VI, del "Código de
Procedimientos Penales del Estado, "sino lo que
vierten son opiniones técnicas en las "materias de
laboratorio clínico diagnóstico, "medicina,
psicología y criminalística, "respectivamente, que
se insiste, por su naturaleza "deben desahogase a
través de diversa prueba.--- "De las opiniones
técnicas en materia de "criminalística de campo,
rendida en el proceso "penal 133/2007, por el perito
práctico de la defensa "Juan Robledo Chamorro
(fojas 616 - 648 copias "ofrecidas por la quejosa);
en psicología por el "licenciado en dicha materia
Arturo Tovar Carreño "(fojas 710 - 715 id.); y
médica emitida por la "doctora Dalia García
Camacho (fojas 716 - 727 id.); "así como la ofrecida
en esta instancia "constitucional a cargo de la
criminalista de la "Procuraduría General de la
República, María "Teresa Ortiz Cordero (fojas 1136
- 1163 del juicio "de amparo 1213/2007 y
acumulado 1219/2007); las "mismas, constituyen
documentales privadas, pues "no se desahogaron
con los requisitos exigidos por "la ley para una
pericial, que por sí solas, no son "contundentes
para ilustrar al juzgador, "prevaleciendo los
elementos de cargo referidos "con antelación.---
Referente al dictamen médico, a "cargo del doctor

58
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Juan Carlos Ramos Cervantes, "perito médico


adscrito a la Dirección de Servicios "Periciales del
Tribunal Superior de Justicia del "Estado (fojas 749
- 755 de las constancias que "obran en la
Secretaría del Juzgado); en nada "beneficia a los
activos, pues dicho experto, al "igual que el perito
oficial de la Procuraduría "General de la República
(fojas 1094 - 1100), al dar "respuesta al mismo
cuestionario formulado a "ambos, asentó en su
dictamen la posibilidad del "coito anal en un niño
menor de seis años, "precisando que las lesiones
‘suelen’ ser de "grandes dimensiones y que las
mismas podrían "minimizarse si se utiliza algún
agente que facilite "la penetración como lo sería un
lubricante.--- El "dictamen en materia de
criminalística, rendido por "el ingeniero Abel López
Hernández, perito de la "Dirección de Servicios
Periciales del Tribunal "Superior de Justicia del
Estado (fojas 756 - 760 "ídem), no es de tomarse en
consideración, en "tanto concluye que no se
cumplieron los "procedimientos que esa disciplina
señala; que la "hipótesis planteada no se
encontraba sustentada "con elementos objetivos
de prueba; y que, si bien "existen elementos
objetivos, los mismos son "vagos e imprecisos, no
verosímiles, abundando "más elementos objetivos
y que son narraciones "hechas por los ofendidos;
opinión que no se "ajusta a las normas tanto de la
lógica cuanto del "derecho, además de estar en

59
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

contradicción con "las constancias procesales.---


Se invoca en apoyo "a lo anterior, la tesis de la
Quinta Época, Primera "Sala de la Suprema Corte
de Justicia de la Nación, "consultable en la página
212, del Semanario "Judicial de la Federación,
Tomo CXV, que dice: "‘PRUEBA PERICIAL
APRECIACIÓN DE LA, EN "MATERIA PENAL.’
(transcribe).--- La nota "periodística del periódico
‘Noticias’, del veintitrés "de septiembre de dos mil
siete (foja 394 id.), "únicamente demuestra que la
publicación se "realizó en el modo, tiempo y lugar
en que aparece, "pero no puede demostrar la
verdad de los hechos "ahí asentados.--- Tiene
aplicación, en lo "conducente, la tesis del Cuarto
Tribunal Colegiado "en Materia de Trabajo del
Primer Circuito, visible "en la página541, del
Semanario Judicial de la "Federación y su Gaceta,
Novena Época, Tomo II, "diciembre de 1995, que
dice: ‘NOTAS "PERIODÍSTICAS, INEFICACIA
PROBATORIA DE "LAS.’ (transcribe).--- Por otra
parte, con la "documental pública ofrecida por la
parte "agraviada, relativa a copias certificadas del
"expediente familiar 76/2004, del índice del
Juzgado "Primero Familiar del Distrito Judicial del
Centro, "Oaxaca (fojas 630 - 978), con la misma se
prueba "la existencia de un juicio promovido por
Luis "Felipe González Grijalva, demandando en la
vía de "controversias del orden familiar a Leticia
Valdés "Martell, la guarda y custodia provisional y

60
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"definitiva del menor ofendido Luis Felipe González


"Valdés, esto es, un conflicto entre la pareja
"formada por Luis Felipe González Grijalva y
Leticia "Valdés Martell, respecto de su menor hijo,
quien "tiene el carácter de ofendido en la causa
penal de "origen, pero no dato alguno relativo a los
hechos "delictivos materia de estudio, ni se
advierte tal "controversia tenga relación o sea
consecuencia de "los actos delictivos que se
imputan a los "quejosos.--- La misma
consideración cabe hacer "por cuanto hace al
informe emitido por el Director "de Averiguaciones
Previas y Consignaciones de la "Procuraduría
General de Justicia del Estado, al "que anexó
copias autorizadas de las "averiguaciones previas
230/C.D./2004 ó "8877(S.C.)/2004 ó 581/DIF/2004;
1098/J.P./200 y "259/P.M.E./2005 (fojas 504 - 604),
toda vez que "tampoco tales documentos se
relacionan con la "conducta ilícita que originó la
orden de captura "reclamada, ni arrojan datos que
desvirtúen las "constancias de cargo que obran en
el proceso "penal 133/2007 del índice de la
responsable, por "tratarse de denuncias relativas a
hechos diversos "(abandono de personas, robo y
el que se "configure, respectivamente).--- De la
documental "pública, consistente en copia
certificada de todo "lo actuado en el proceso penal
212/2003, del índice "del Juzgado Tercero Penal del
Distrito Judicial del "Centro, Oaxaca (obra por

61
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

separado en la "Secretaría del Juzgado), tampoco


es la prueba "idónea para estimar que no se
encuentra "acreditado el cuerpo del delito
equiparado a la "violación que se imputa a los
peticionarios de "garantías, pues si bien en dicho
proceso se "absolvió en sentencia al ahí acusado
por la "comisión del mismo delito (equiparado a la
"violación), no menos cierto resulta que los hechos
"que lo motivaron y pruebas que se desahogaron
"en ese expediente, no son similares a los que aquí
"se analizan, razón por la que no puede estimarse
"ese criterio sirva de base a este resolutor para
"considerar que no existen elementos que
"justifiquen la orden de aprehensión combatida;
"pues contrario a ello, como se analizó con
"antelación, existen pruebas de cargo suficientes,
"para acreditar el cuerpo de delito y la probable
"responsabilidad de los promoventes del amparo
"en su comisión, como bien lo precisó y analizó la
"responsable.--- En otro aspecto, los quejosos en
"su demanda de amparo alegan violación al
artículo "14 constitucional, porque la responsable
no "cumplió con una serie de formalidades
esenciales, "necesarias para oírlos en defensa, al
no "informarles plenamente de la cuestión objeto
de la "acusación, de las consecuencias que se
"producirían con el resultado de dicho trámite, que
"se les diera la oportunidad de formular las
"acciones correspondientes.--- Tal concepto de

62
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"violación resulta infundado, cuenta habida que


"tratándose de una orden de aprehensión, deben
"cumplirse únicamente los requisitos fijados por el
"artículo 16 constitucional, dentro de los cuales no
"se exige que se cite al indiciado para darle a
"conocer los cargos que se le imputan, ni que se le
"oiga en defensa.--- Tiene aplicación la tesis del
"Primer Tribunal Colegiado del Noveno Circuito,
"visible en la página 1824, del Semanario Judicial
"de la Federación y su Gaceta, Novena Época,
"Tomo XX, septiembre de 2004, que dice: ‘ORDEN
"DE APREHENSIÓN. PARA DICTARLA NO ES
"REQUISITO OBSERVAR LA GARANTÍA DE
"AUDIENCIA.’ (transcribe).--- Así como la tesis
"sustentada por el Primer Tribunal Colegiado en
"Materia Penal del Sexto Circuito, que aparece
"publicada en la página 1151, del Semanario
"Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena
"Época, Tomo XIV, octubre de 2001, bajo el rubro y
"texto: ‘ORDEN DE APREHENSIÓN. PARA SU
"LIBRAMIENTO NO ES REQUISITO CITAR
"PREVIAMENTE AL INDICIADO PARA HACERLE
"SABER LOS CARGOS QUE HAY EN SU CONTRA
"NI TAMPOCO OÍRLO EN SU DEFENSA.’
"(transcribe).--- Asimismo, los promoventes del
"amparo señalan violación a sus garantías de
"audiencia y legalidad contenidas en los artículos
"14 y 16 de la Constitución Federal, argumentando
"no existen elementos suficientes para acreditar el

63
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"cuerpo del delito que se les atribuye, así como su


"probable responsabilidad en la comisión del
"mismo.--- No asiste razón a los quejosos, pues
"contrario a lo que expresan, como se analizó con
"antelación y correctamente lo determinó la
"autoridad señalada como responsable, en los
"autos de la causa penal 133/2007 de su índice,
"existen suficientes elementos, para tener por
"acreditados los elementos del cuerpo del ilícito
"equiparado a la violación y de manera probable la
"responsabilidad de los agraviados en su
"comisión.--- Sin que sea fundada la manifestación
"de la parte quejosa, en el sentido que el dictamen
"de la perito psicóloga que obra en la indagatoria,
"no hace más que duplicar los términos utilizados
"por la denunciante, sin derivar de operaciones o
"test que justifiquen la veracidad de lo asentado,
"por lo que no constituye un indicio creíble, sino
"simples afirmaciones subjetivas; lo que resalta en
"la afirmación que se hace de tales diligencias de
"que el menor pide que ‘se castigue con cárcel’,
"concepto que no es creíble en un menor de cuatro
"años, al no saberse de dónde obtuvo la
"experiencia de cárcel, como instrumento de
"castigo.--- Lo anterior, pues contrario a tal
"afirmación, como se analizó, el dictamen
"psicológico emitido por la licenciada Erika Santos
"Navarrete, adscrita a la Procuraduría General de
"Justicia del Estado, merece el valor indiciario que

64
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"le fue otorgado por la responsable, al reunir su


"opinión los requisitos legales exigidos para ese
"tipo de pruebas, como se adujo con antelación y a
"lo que se remite en obvio de repeticiones
"innecesarias; sin que la afirmación asentada de
"que el menor pidió ‘se castigue con cárcel’, sea
"causa suficiente y justificada para considerar su
"dictamen como subjetivo, pues la experto señaló
"los hechos que le sirvieron de base a su opinión,
y "en el caso, tomó en consideración el relato
"expresado por el menor, que se advierte es
"verosímil, pues aun con su corta edad, señaló de
"manera precisa, coherente y continua los datos
"esenciales de la agresión sexual de que fue
"objeto, lo que además, se corrobora con las
"diversas constancias de cargo, y si bien hizo
"referencia a la cárcel como medio de castigo, ello
"no demerita su deposición, que subsiste en la
"sustancia.--- En cuanto a la afirmación de la parte
"agraviada, en el sentido que no es creíble que
"durante el tiempo de septiembre de dos mil seis, y
"hasta que la madre del menor adujo percatarse de
"los hechos, no se hubiera dado cuenta que había
"sido violado de manera violenta varias veces por
"dos adultos varones, cuando debió presentar el
"menor huellas físicas propias de tales actos;
"además que tampoco quedaron acreditadas en el
"examen proctológico de la doctora de la
"Procuraduría General de Justicia del Estado, las

65
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"lesiones que ese tipo de acto hubiera causado en


"el menor, por tratarse de un niño de cuatro años y
"del pene de dos adultos; haciendo esto
"inverosímil la denuncia, por tratarse de una
"violación inimaginable; este resolutor estima
"infundada tal aseveración, ya que contrario a ello,
"y como se precisó en líneas que anteceden, de los
"peritajes emitidos por el perito oficial de la
"Procuraduría General de la República, doctor
"Jorge Alejandro Gómez Guerrero (fojas 1094 -
"1100), y por el perito médico adscrito a la
"Dirección de Servicios Periciales del Tribunal
"Superior de Justicia del Estado, Juan Carlos
"Ramos Cervantes, (fojas 466 - 472 de las
"constancias del proceso penal 133/2007, ofrecidas
"por la parte quejosa); se pone de manifiesto sí es
"posible el coito anal en un niño menor de seis
"años, sin que le genere lesiones, menos que sean
"graves; lesiones que además se advierte podrían
"reducirse dependiendo que la penetración no sea
"brusca y del uso de lubricantes; lo que entonces,
"hace creíble la versión de la denunciante Leticia
"Valdés Martell, y del menor ofendido Luis Felipe
"González Valdés.--- A mayor abundamiento, la
"circunstancia de no haber detectado la doctora
"María Guadalupe Teresita Madrid Ruiz, adscrita a
"la Procuraduría General de Justicia del Estado, en
"el dictamen proctológico, andrológico y de
"lesiones que emitió con fecha veintitrés de mayo

66
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"de dos mil siete (foja 66), rastro de lesiones


"originadas con motivo de penetración vía anal en
"el menor ofendido, no es motivo suficiente para
"estimar no acreditado el cuerpo del delito de que
"se trata, pues existen en la indagatoria otros
"elementos de prueba eficaces que corroboran el
"dicho del menor, como se analizó con antelación;
"además es lógico que debido al tiempo
"transcurrido entre la elaboración de dicha opinión
"técnica y la de comisión del delito, en el caso, más
"de seis meses, no se hubieran apreciado por la
"experta lesiones producidas por el coito impuesto
"al pasivo, máxime si se toma en cuenta lo
"señalado en los dictámenes médicos del perito de
"la Procuraduría General de la República y del
"Tribunal Superior de Justicia, en el sentido de que
"el coito anal en un menor de seis años es posible
"aun sin causar lesiones graves.--- Es aplicable al
"caso, la tesis de la Primera Sala de la Suprema
"Corte de Justicia de la Nación, consultable en la
"página 77, del Semanario Judicial de la
"Federación, Séptima Época, Volumen 217-288
"Segunda Parte, que dice: ‘VIOLACIÓN
"EQUIPARADA. AUSENCIA DE LESIONES EN LA
"PRÁCTICA DEL EXAMEN MEDICO DEL
"OFENDIDO.’ (transcribe).--- No obstante lo
"anterior, respecto de la agravante que la
"responsable estimó acreditada en términos del
"artículo 248 Bis, fracción II, del Código Penal del

67
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"Estado, el mandamiento de captura carece de la


"debida fundamentación y motivación que el
"artículo 16, párrafo primero, de la Carta Magna,
"impone debe contener todo acto de autoridad.---
El "transcrito precepto constitucional impone
como "garantía a favor del gobernado, que todo
acto de "autoridad debe encontrarse fundado y
motivado, a "fin de que esté en posibilidad de
conocer con "precisión los motivos y razones
legales que se "tomaron en cuenta para emitir
dicho acto de "autoridad.--- Para cumplir con el
mandamiento "constitucional precitado, debe
entenderse por "fundamentación, la expresión
precisa del precepto "legal o disposición normativa
aplicable al caso, y "por motivación las razones
particulares, "circunstancias especiales o causas
inmediatas "que deben asentarse, para evidenciar
que quien "emite el acto llegó a la conclusión de
que se "ajustó exactamente a lo previsto por las
"disposiciones normativas antes aludidas,
"debiendo advertirse, por tanto, la adecuación
"entre lo manifestado y la normatividad aplicada.---
"Sobre el particular, el artículo 248 Bis, fracción II,
"del código sustantivo de la materia, señala:
"‘Artículo 248 Bis.- Las penas previstas para los
"delitos de abuso sexual y violación, se
"aumentarán hasta en una mitad en su mínimo y
"máximo, cuando:--- I… --- II.- El hecho sea
"cometido por quien desempeñe un cargo o

68
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

empleo "público o ejerza una profesión utilizando


los "medios o las circunstancias que ellos les
"proporcione. Además de la pena de prisión el
"condenado será destituido del cargo o empleo o
"suspendido por e término de cinco años en el
"ejercicio profesional;…’.--- Ahora bien, se advierte
"que la responsable omitió fundar y motivar
"debidamente esa parte de su resolución, relativa a
"la agravante actualizada, cuenta habida que
"únicamente señaló se encontraba acreditado que
"los aquí quejosos Javier Constantino o Hugo
"Gabriel Constantino García y Adán Salvador Pérez
"Ramírez o Salvador Pérez Ramírez, se
"desempeñaban como maestros y empleados del
"Instituto San Felipe, Sociedad Civil, donde el
"menor cursaba la instrucción preescolar, como se
"demostraba con el informe rendido por el
"inculpado Gabriel Hugo Constantino García, en su
"carácter de representante legal y apoderado del
"Instituto, al enviar la relación de personas que
"laboraban en ese lugar como profesores, los
"cuales están registrados en el Instituto Estatal de
"Educación Pública de Oaxaca, concluyendo que
"con ello se advertía en el momento de los hechos
"ambos ejercían la profesión de maestros de nivel
"preescolar en el citado Instituto, valiéndose de
ello "para copular a la víctima; sin que en el caso,
"precisara cuáles de esos documentos acreditaban
"ese extremo y qué valor probatorio les confería,

69
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"para finalmente arribar a su conclusión.--- Lo


"anterior, pone en evidencia, la indebida
"fundamentación y motivación del acto reclamado
"en ese aspecto, que vulnera en perjuicio de los
"quejosos, la garantía de legalidad prevista en el
"invocado precepto 16 de la Constitución
Federal.--"- Tiene aplicación al caso, la
jurisprudencia por "contradicción de tesis de la
Primera Sala de la "Suprema Corte de Justicia de la
Nación, que se "aprecia en la página 175, del
Semanario Judicial "de la Federación y su Gaceta,
Novena Época, "Tomo XVII, mayo de 2003, que
dice: ‘ORDEN DE "APREHENSIÓN. AL DICTARSE,
EL JUEZ DEBE "ANALIZAR LAS MODALIDADES O
CALIFICATIVAS "DEL DELITO.’ (transcribe).--- En
estas "condiciones, toda vez que resultaron
parcialmente "fundados los conceptos de violación
hechos valer "por los agraviados, y no existiendo
suplencia de la "deficiencia que hacer valer, en
términos del "artículo 76 bis, fracción II, de la Ley
de Amparo; se "determina conceder el amparo y la
protección de "la Justicia Federal solicitado por
Adán Salvador "Pérez Ramírez o Salvador Pérez
Ramírez o "Salvador Adán Pérez Ramírez y Javier
Constantino "o Hugo Gabriel Constantino García o
Gabriel Hugo "Constantino García, en contra de la
orden de "aprehensión dictada el veintiocho de
septiembre "de dos mil siete, en la causa penal
133/2007, por la "Secretaria encargada del Juzgado

70
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Tercero de lo "Penal del Distrito Judicial del


Centro, Oaxaca, "autorizada por el Pleno del
Tribunal Superior de "Justicia del Estado, para
dictar sentencias, como "probables responsables
en la comisión del delito "equiparado a la violación
agravada, previsto y "sancionado por el artículo
247, primer párrafo, en "relación con el 248 Bis,
fracción II, del Código "Penal vigente en el Estado,
en agravio del menor "Luis Felipe González Valdés;
para el efecto de que "la responsable, deje
insubsistente dicho "mandamiento de captura, y en
su lugar dicte "nueva resolución, en la que tenga
por acreditados "el cuerpo del delito equiparado a
la violación en "estudio y la probable
responsabilidad de los "promoventes del amparo
en su comisión, y por "cuanto hace a la calificativa
que estimó "actualizada en términos del artículo
248 Bis, "fracción II, del Código Penal del Estado,
con "plenitud de jurisdicción realice su estudio de
"manera fundada y motivada.--- Concesión que se
"hace extensiva, a los actos de ejecución
"atribuidos al Procurador General de Justicia del
"Estado y al Director de la Policía Ministerial del
"Estado”.

Inconforme con la resolución anterior, la Agente del


Ministerio Público de la Federación, adscrita al Juzgado Tercero
de Distrito en el Estado de Oaxaca, entre otros, interpuso recurso
de revisión.

71
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

QUINTO.- Por auto de dieciséis de enero de dos mil ocho, el


Presidente del Segundo Tribunal Colegiado del Décimo Tercer
Circuito, a quien correspondió conocer del asunto, admitió el
recurso de revisión, quedando registrado bajo el número 49/2008.

SEXTO.- Por escrito presentado el día veintinueve de


febrero de dos mil ocho, ante la Oficina de Certificación Judicial y
Correspondencia de esta Suprema Corte de Justicia de la Nación,
Leticia Valdés Martell, por su propio derecho y en nombre y
representación de su menor hijo Luis Felipe González Valdés,
solicitó a la Primera Sala que ejerciera la facultad de atracción
respecto, entre otros, del presente recurso en revisión.

SÉPTIMO.- Previo acuerdo de la Primera Sala en sesión de


cinco de marzo de dos mil ocho, al carecer de legitimación la
promovente para solicitar se ejerza la facultad de atracción,
la señora Ministra Olga Sánchez Cordero de García Villegas,
hizo suyo el escrito de solicitud de ejercicio de facultad de
atracción, para conocer de los amparos en revisión
R.P. 34/2008, R.P. 48/2008 y R.P. 49/2008. Por lo que, en auto
de fecha diez de marzo de dos mil ocho, el Presidente de esta
Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación,
ordenó remitir a la Encargada de la Oficina de Certificación
Judicial y Correspondencia de este Alto Tribunal, el escrito
signado por Leticia Valdés Martell para formar el expediente
relativo a la solicitud de facultad de atracción.

72
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

OCTAVO.- En auto de fecha veinticinco del mes y año antes


citados, el Presidente de la Primera Sala admitió a trámite la
solicitud de ejercicio de la facultad de atracción para conocer de
los recursos de revisión mencionados, registrándola con el
número 5/2008-PS; asimismo, solicitó al Presidente del Segundo
Tribunal Colegiado del Décimo Tercer Circuito los expedientes
respectivos.

Por diversos oficios de fechas siete y ocho de abril del año


en curso, el Presidente del Segundo Tribunal Colegiado del
Décimo Tercer Circuito, remitió los expedientes relativos a los
recurso de revisión que le fueron solicitados, así como los juicios
de amparos respectivos, los que se tuvieron por recibidos en auto
de catorce siguiente. Una vez integrado el expediente se turnó
para su resolución a la señora Ministra Olga Sánchez Cordero de
García Villegas.

NOVENO.- Esta Primera Sala de la Suprema Corte de


Justicia de la Nación, dictó resolución el veintiuno de mayo de dos
mil ocho, en la cual determinó ejercer la facultad de atracción para
conocer de los amparos en revisión números 48/2008, 34/2008 y
49/2008, del índice del Segundo Tribunal Colegiado del Décimo
Tercer Circuito.

Las consideraciones que sustentaron dicha determinación,


son las siguientes:

"TERCERO.- Esta Primera Sala de la Suprema


Corte "de Justicia de la Nación, estima que sí debe

73
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"ejercerse la facultad de atracción 5/2008-PS,


"respecto de los amparos en revisión R.P. 34/2008,
"R.P. 48/2008 y R.P. 49/2008, relativos a los juicios
"de amparo 1213/2007, y su acumulado 1219/2007 y
"1435/2007, promovidos por Adán Salvador Pérez
"Ramírez o Salvador Pérez Ramírez o Salvador
"Adán Pérez Ramírez y Javier Constantino o Hugo
"Gabriel Constantino García o Gabriel Hugo
"Constantino García y Magdalena García Soto o
"Magdalena Rufina García Soto o Rufina
Magdalena "García Soto, en contra, los dos
primeros de la "orden de aprehensión librada en su
contra y la "última en contra del auto de formal
prisión "decretado en su contra, actos dictados en
la causa "penal 133/2007, seguida en contra de los
quejosos "por el delito equiparado a la violación
agravada.--- "Debe señalarse, en primer lugar, que
para resolver "la presente solicitud es necesario
analizar los "supuestos en los que esta Suprema
Corte de "Justicia de la Nación puede ejercer la
facultad de "atracción.--- El artículo 107
constitucional, "fracción VIII, segundo párrafo,
establece: "(transcribe).--- El artículo 84, fracción
III, de la Ley "de Amparo establece: (transcribe).---
Por su parte, "el artículo 182, fracción III, primer
párrafo, ordena: "(transcribe).--- Mientras que el
artículo 21, fracción "II, de la Ley Orgánica del
Poder Judicial de la "Federación , señala que:
(transcribe).--- De la "lectura conjunta de los

74
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

preceptos anteriores, se "desprende que existen


dos supuestos para el "ejercicio de la facultad de
atracción por esta "Suprema Corte:--- interés, y---
trascendencia--- "Sobre estos aspectos, esta
Primera Sala se "pronunció, al resolver la facultad
de atracción "43/2004, en sesión de diez de
noviembre de dos "mil cuatro, en los siguientes
términos: "(transcribe).--- Luego entonces, los
casos "requieren para ser atraídos por la Suprema
Corte "de Justicia de la Nación tener importancia o
"interés notable ya sea jurídica, histórica, política,
"económica y social, además de ser asuntos
"trascendentes, relacionada la trascendencia con
"las consecuencias de la resolución, es decir, que
"la resolución trascenderá en resultados de índole
"grave o bien al resto de los asuntos.--- Así de
"acuerdo a lo anterior, la importancia radica en la
"naturaleza intrínseca del caso que permita que
"revista un interés superlativo reflejado en la
"gravedad del tema.--- Mientras que la
"trascendencia es un supuesto que también
implica "que el alcance del asunto sea
significativo, es "decir, que a criterio de este Alto
Tribunal los "efectos del dictado de la sentencia
traigan "consecuencias importantes y afecten tanto
en la "esfera social como en el equilibrio de
poderes "(actos de gobierno) y que revistan un
alcance "significativo.--- Resulta aplicable a lo
antes "expuesto, la siguiente tesis de esta Primera

75
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Sala, "cuyo rubro y texto es el siguiente:


‘FACULTAD DE "ATRACCIÓN. REQUISITOS PARA
SU EJERCICIO.’ "(transcribe).--- Ahora para que
pueda ejercerse la "facultad de atracción será
necesario que el asunto "de que se trate cumpla
tanto con el requisito de "interés o importancia,
como el de trascendencia, "los cuales deben darse
de manera conjunta, ya "que ante la insatisfacción
de alguno de ellos, no "sería procedente ejercer la
facultad de atracción.--- "En sustento de lo
anteriormente expuesto, se "encuentra el siguiente
criterio de esta Primera "Sala: ‘ATRACCIÓN,
FACULTAD DE. REQUISITOS "PARA QUE LAS
SALAS DE LA SUPREMA CORTE "DE JUSTICIA DE
LA NACIÓN PUEDAN "EJERCERLA.’ (transcribe).---
El interés y la "trascendencia para ejercer la
facultad de atracción "en el presente caso se
derivan de que la víctima "del delito por el cual se
emitieron las órdenes de "aprehensión y el auto de
formal prisión "reclamados en contra de los
quejosos, es un "menor que al momento en que
sucedieron los "hechos tenía cuatro años de edad,
según se "advierte de las constancias que integran
los "juicios de amparo 1213/2007 y su acumulado
"1219/2007 y el 1435/2007.--- De esta manera este
"asunto presenta características especiales
"independientemente de que se trata de un delito
"equiparado de violación, atendiendo a que la
"víctima del mismo es un menor de edad, por tanto

76
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"en el procedimiento penal se deben observar no


"solamente las garantías que el apartado B del
"artículo 20 constitucional consagra a favor de la
"víctima del delito, sino también lo dispuesto por la
"Convención sobre los Derechos del Niño y la Ley
"para la Protección de los Derechos de Niñas,
"Niños y Adolescentes.--- Efectivamente, en el
"presente caso aun cuando se trata de un
"procedimiento penal relativo a un delito del fuero
"local, al ser la víctima del mismo un menor,
"durante el procedimiento se debe estar no
"solamente a lo que prevé la ley secundaria y a la
"Constitución, respecto al procedimiento penal,
"sino también debe atenderse a lo previsto en la
"Convención que sobre los Derechos del Niño,
"ratificada por México el veintiuno de septiembre
"de mil novecientos noventa y a la Ley para la
"Protección de los Derechos de Niñas, Niños y
"Adolescentes, emitida con el objetivo de cumplir
"con dicha Convención, es decir no solamente
"resultan aplicables lo dispuesto en la Constitución
"y en la ley secundaria, sino también lo previsto en
"un Tratado Internacional, como lo es la
"Convención mencionada, de esta manera durante
"el desarrollo del procedimiento penal, en todo
"momento se debe ponderar el interés superior del
"menor, víctima del delito de que se trata.--- Así las
"cosas, resulta pertinente, precisar que en el
"presente caso la materia se constriñe a determinar

77
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"si se debe ejercer la facultad de atracción


respecto "de los recursos de revisión interpuestos
por los "quejosos y por la Agente del Ministerio
Público "Federal adscrita al Juzgado de Distrito, en
contra "de las sentencias dictadas en los juicios de
"amparo interpuestos por aquéllos en contra de la
"orden de aprehensión librada en contra de dos de
"ellos y el auto de formal prisión dictado en contra
"de Magdalena García Soto o Magdalena Rufina
"García Soto o Rufina Magdalena García Soto; esto
"es, se trata de actos dictados en una causa penal,
"en la que la víctima es un menor de edad (un niño
"de cuatro años al momento de que ocurrieron los
"hechos). Así, con uno de los actos como lo es el
"auto de formal prisión se da inicio al proceso
"penal, mientras que tratándose de la orden de
"aprehensión, si bien no ha sido posible dar inicio
"al proceso es debido a que dicha orden no se ha
"cumplimentado aún, sin embargo se trata de un
"acto dictado en la misma causa penal, en la que
"un menor es la víctima.--- Ahora bien, en todo
"proceso penal (incluyendo a la etapa de
"averiguación previa), se deben observar las
"garantías consagradas en la Constitución tanto a
"favor del inculpado, como de la víctima del delito,
"de conformidad con el artículo 20 constitucional,
"atendiendo a lo que el propio Constituyente
"Permanente consideró al momento de reformar
"dicho precepto y agregar un apartado B, con las

78
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"garantías que se deben observar a favor de la


"víctima u ofendido del delito, consideraciones que
"se desprenden de las exposiciones de motivos de
"las dos iniciativas formuladas respecto a dicha
"reforma, de fechas veintiocho de octubre de mil
"novecientos noventa y siete y veintisiete de abril
"de mil novecientos noventa y ocho, las cuales
"respecto a los derechos de la víctima del delito,
"dicen en la parte que interesa lo siguiente:
"(transcribe).--- De la anterior transcripción se
"advierte que la reforma constitucional obedeció a
"la consolidación de los derechos de la víctima del
"delito, los que además se contemplan en la
"legislación secundaria; sin embargo, en el
"presente caso, además de las garantías
"consagradas en la Constitución y en las leyes
"secundarias, también es necesario atender al
"interés superior del niño que es la víctima del
"delito de que se trata y para tal efecto se debe
"observar lo dispuesto en la Convención antes
"citada y la ley respectiva, durante el desarrollo del
"procedimiento penal, ya que es precisamente
"durante la substanciación del mismo, que el
"menor en su calidad de víctima debe contar no
"solamente con las garantías que la Constitución
"prevé en su favor en su calidad de víctima, sino
"con la protección que el instrumento internacional
"mencionado le confiere al tratarse de un niño.---
"Así las cosas en el preámbulo de la Convención

79
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"sobre los Derechos del Niño, suscrito y ratificado


"por nuestro país, se sostuvo lo siguiente:
"(transcribe).--- Asimismo, en la exposición de
"motivos de la Ley para la Protección de los
"Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes
"publicada el veintinueve de mayo de dos mil, en el
"Diario Oficial de la Federación, se precisó que a
fin "de cumplir con la Convención Internacional
antes "mencionada, se reformó el artículo 4º
"constitucional y que: (transcribe).--- Lo hasta aquí
"expuesto evidencia que lo previsto en la
"Convención de mérito, en todo momento se debe
"velar por el interés superior del niño, por ende en
"el presente caso, en el cual la víctima del delito es
"un niño, las autoridades deben velar en todo
"momento por los derechos fundamentales del
"mismo, el cual tiene la calidad de víctima pero
"también se encuentra protegido por las
"disposiciones contenidas en la Convención en
"comento, de esta manera la importancia del
"asunto radica precisamente en que en el
"procedimiento penal que se sigue y que dio origen
"a los recursos de revisión materia de la presente
"solicitud, las autoridades que en él intervienen
"deben velar no solamente porque el menor cuente
"con las garantías que a su favor consagra la
"propia Constitución, sino además atender al
"interés superior del mismo y observar lo
"dispuesto por la Convención sobre los Derechos

80
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"del Niño.--- Sobre el particular es importante


"precisar lo dispuesto en los artículos 19, 34 y 39
"de la propia Convención, que dicen:
(transcribe).--- "Preceptos aplicables y obligatorios
en todo "procedimiento, como en el caso, en el que
la "víctima de un delito de índole sexual es un
niño.--- "Consecuentemente, este Alto Tribunal
debe "conocer del asunto en tanto que la solución
al "problema jurídico que se proponga impactará
todo "procedimiento penal en el cual la víctima de
delito "sea un menor de edad.--- Ahora bien, la
"trascendencia del asunto radica en que si bien los
"recursos de revisión interpuestos en contra de las
"sentencias dictadas por el Juez Tercero de
Distrito "en el Estado de Oaxaca versan sobre la
orden de "aprehensión dictada en contra de dos de
los "quejosos y el auto de formal prisión decretado
en "contra de una tercera quejosa, en un
"procedimiento penal respecto de un delito del
"fuero local, lo que no resultaría novedoso;
"también lo es que la víctima del delito es un niño
"el que como ya se anticipó no solamente cuenta
"con las garantías que la Constitución prevé a su
"favor, sino también con la protección y tutela de
"un instrumento internacional cuya observancia es
"obligatoria, lo que llevaría a establecer
"lineamientos específicos para los casos en los
"cuales, como el presente, la víctima es un niño o
"menor de edad.--- Por otra parte, aunado a lo

81
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"anterior, conviene precisar que el interés y la


"trascendencia para ejercer la facultad de atracción
"en el presente asunto también derivan de hechos
"notorios, entendiendo por aquellos
"acontecimientos públicos que afectan la esfera
"social de los individuos y de los actos de
"gobierno. Son hechos del dominio público y de
"interés social en cuanto repercuten en el ambiente
"donde se desarrollan y forman parte de la cultura
"propia de cierta sociedad en el tiempo en que se
"suscita el asunto jurídico a resolver. Para
"esclarecer el significado de los hechos notorios,
"se transcriben dos criterios de la Tercera Sala de
"esta Suprema Corte de Justicia de la Nación:
"‘HECHOS NOTORIOS. QUÉ DEBE ENTENDERSE
"POR.’ (transcribe).--- ‘HECHOS NOTORIOS.’
"(transcribe).--- En el presente caso, el asunto ha
"resultado polémico dentro de la sociedad en el
"Estado de Oaxaca, dadas sus características,
"hasta el punto en que el diario ‘La Jornada’ le ha
"dado cobertura, tal y como se aprecia en la
"siguiente nota periodística del día doce de octubre
"de dos mil siete, consultable en internet, que dice:
"(transcribe).--- Lo anterior evidencia que el caso
"concreto, presenta características especiales, ya
"que con independencia de que se trate de un
"delito del orden común, es un asunto que ha
"causado polémica en el Estado de Oaxaca, y en el
"cual se encuentra inmerso un tema de suma

82
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"importancia y trascendencia, que es el interés


"superior de un menor de edad, como víctima del
"hecho delictuoso de que se trata.--- De
"conformidad con lo expuesto, dado el interés y la
"trascendencia que revisten los amparos en
"revisión números 48/2008, 34/2008 y 49/2008, del
"índice del Segundo Tribunal Colegiado del Décimo
"Tercer Circuito, relativos a los juicios de amparo
"1213/2007, y su acumulado 1219/2007 y 1435/2007,
"promovidos por Adán Salvador Pérez Ramírez o
"Salvador Pérez Ramírez o Salvador Adán Pérez
"Ramírez y Javier Constantino o Hugo Gabriel
"Constantino García o Gabriel Hugo Constantino
"García y Magdalena García Soto o Magdalena
"Rufina García Soto o Rufina Magdalena García
"Soto, procede ejercer la facultad de atracción
"establecida en el artículo 107, fracción VIII,
"segundo párrafo, de la Constitución y en el
"artículo 84, fracción III, de la Ley de Amparo”.

DÉCIMO.- Por acuerdo de dieciocho de agosto de dos mil


ocho, esta Primera Sala se avocó al conocimiento del asunto,
registrándose con el número 645/2008, y en el mismo acuerdo,
fue turnado al Ministro Juan N. Silva Meza, para la elaboración del
proyecto de resolución correspondiente.

C O N S I D E R A N D O:

83
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

PRIMERO.- Esta Primera Sala de la Suprema Corte de


Justicia de la Nación, es competente para conocer del presente
recurso de revisión, en términos de lo dispuesto en los artículos
107, fracción VIII, inciso b), de la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos; 84, fracción III, de la Ley de Amparo;
y 21, fracción II, inciso b), de la Ley Orgánica del Poder Judicial
de la Federación, así como el punto Cuarto del Acuerdo Plenario
5/2001, en virtud de que se interpuso en contra de una sentencia
dictada en la audiencia constitucional de un juicio de amparo
indirecto, en el que se reclamó una orden de aprehensión, y
conforme a la resolución de veintiuno de mayo de dos mil ocho,
se determinó que el presente asunto revestía características de
interés y trascendencia para que esta Sala se avocara a su
conocimiento.

SEGUNDO.- La legitimación de quien interpone el recurso


de revisión, se encuentra acreditada en el presente asunto.

En efecto, la Agente del Ministerio Público de la Federación,


adscrita al Juzgado Tercero de Distrito en el Estado de Oaxaca,
cuenta con legitimación para interponer el presente recurso, como
se explica enseguida.

La fracción IV del artículo 5 de la Ley de Amparo señala:

"Artículo 5o.- Son partes en el juicio de amparo:---


"…--- IV.- El Ministerio Público Federal, quien podrá
"intervenir en todos los juicios e interponer los
"recursos que señala esta Ley, inclusive para

84
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"interponerlos en amparos penales cuando se


"reclamen resoluciones de tribunales locales,
"independientemente de las obligaciones que la
"misma Ley le precisa para procurar la pronta y
"expedita administración de justicia. Sin embargo,
"tratándose de amparos indirectos en materias civil
"y mercantil, en que sólo afecten intereses
"particulares, excluyendo la materia familiar, el
"Ministerio Público Federal no podrá interponer los
"recursos que esta ley señala”.

Como puede advertirse del precepto transcrito, en el caso de


amparos indirectos, el Ministerio Público de la Federación puede
interponer los recursos que al efecto prevé la Ley de Amparo,
siempre y cuando no se refieran a las materias civil y mercantil,
en que sólo se afectan intereses particulares, excluyendo la
materia familiar.

Supuestos que no se actualizan en la especie, en virtud de


que el recurso de revisión se interpuso en contra de la sentencia
dictada en un juicio de amparo indirecto penal, en donde los
quejosos reclamaron la orden de aprehensión librada en su
contra, y respecto de la cual, el Juez de Distrito del conocimiento,
les concedió el amparo y protección de la Justicia Federal.

Sirve de apoyo a lo anterior, la jurisprudencia que es del


tenor siguiente:

Novena Época
Instancia: Primera Sala

85
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su


Gaceta
Tomo: XXI, mayo de 2005
Tesis: 1a./J. 31/2005
Página: 340

"MINISTERIO PÚBLICO DE LA FEDERACIÓN.


"TIENE LEGITIMACIÓN PARA INTERPONER EL
"RECURSO DE REVISIÓN CONTRA UNA
"SENTENCIA RELACIONADA CON UN DELITO
"PERSEGUIBLE POR QUERELLA. El artículo 5o.,
"fracción IV, de la Ley de Amparo faculta al
"Ministerio Público Federal para interponer los
"recursos señalados en la propia ley, inclusive en
"amparos penales cuando se reclamen
"resoluciones de tribunales locales, debiéndose
"entender que el citado precepto también alude a
"los tribunales federales, por tener ese sentido la
"palabra ‘inclusive’. Ahora bien, tratándose de una
"sentencia que concedió el amparo solicitado por
"un delito de los denominados de querella o
"perseguibles a petición de parte ofendida, se
"justifica la intervención del Ministerio Público, de
"conformidad con las facultades que le han sido
"conferidas en los artículos 21 y 102 de la
"Constitución Política de los Estados Unidos
"Mexicanos, por lo que dicha representación social
"está legitimada para interponer el recurso de
"revisión contra tal sentencia”.

86
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

En consecuencia, resulta legítima la interposición del


presente recurso de revisión por parte de la Agente del Ministerio
Público de la Federación.

TERCERO.- El recurso de revisión de la Representación


Social de la Federación, fue interpuesto oportunamente, de
conformidad con el artículo 86 de la Ley de Amparo.

En efecto, como se advierte de las constancias que obran en


autos, la sentencia recurrida fue notificada a la Agente del
Ministerio Público de la Federación, el dieciocho de diciembre de
dos mil siete, surtiendo sus efectos al día hábil siguiente, esto es,
el diecinueve del mes y año en cita; por lo que el término de diez
días para la interposición del presente recurso de revisión empezó
a transcurrir el día veinte siguiente y feneció el cuatro de enero de
dos mil ocho, sin incluir los días veintidós, veintitrés, veintinueve y
treinta de diciembre, por haber sido sábados y domingos, así
como los días veinticinco de diciembre de dos mil siete y primero
de enero de dos mil ocho, lo anterior de conformidad con lo
dispuesto por los artículos 34, fracción II, y 23 de la Ley de
Amparo, 163 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la
Federación, y 74, fracción VIII, de la Ley Federal del Trabajo.

Por tanto, si la citada Representación Social interpuso su


escrito de revisión el tres de enero de dos mil ocho, según se
advierte del sello fechador estampado en el mismo, es evidente
que lo hizo oportunamente.

Es aplicable al caso, la tesis que es del tenor siguiente:

87
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Novena Época
Instancia: Segunda Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta
Tomo: VII, junio de 1998
Tesis: 2a. LXXXII/98
Página: 154

"REVISIÓN, RECURSO DE. EL PLAZO PARA


"INTERPONERLO NO SE INTERRUMPE EN LOS
"PERIODOS DE VACACIONES DE LA SUPREMA
"CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, PORQUE
"DEBE PRESENTARSE POR CONDUCTO DEL
JUEZ "DE DISTRITO QUE HAYA CONOCIDO DEL
JUICIO "DE AMPARO. El hecho de que conforme a
lo "dispuesto por los artículos 3o. y 159 de la Ley
"Orgánica de Poder Judicial de la Federación, la
"Suprema Corte de Justicia de la Nación disfrute
de "dos lapsos vacacionales al año, intercalados
entre "cada uno de los periodos de sesiones, que
"comprenden, el primero, del primer día hábil del
"mes de enero hasta el último día hábil de la
"primera quincena del mes de julio; y el segundo,
"del primer día hábil del mes de agosto al último
"día hábil de la primera quincena del mes de
"diciembre, no implica que deba suspenderse el
"cómputo del plazo para interponer el recurso de
"revisión, en contra de la sentencia dictada en un
"juicio de amparo indirecto, porque de acuerdo con
"lo dispuesto por los artículos 26 y 86 de la Ley de
"Amparo, debe interponerse por conducto del Juez

88
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"de Distrito que conoció del juicio, dentro de los


"diez días, contados desde el siguiente al en que
"surta efectos la notificación, descontando,
"solamente los días inhábiles y aquellos en los que
"por alguna razón se hubieran suspendido labores
"en el juzgado, y por disposición expresa del
"artículo 161 de la Ley Orgánica del Poder Judicial
"de la Federación, durante los periodos
"vacacionales de los titulares, el Consejo de la
"Judicatura Federal nombrará a las personas que
"deban sustituirlos y, mientras esto se efectúa, o
"en caso de que no se haga el nombramiento,
"alguno de los secretarios se encargará del
"despacho; por ende, resulta irrelevante para los
"efectos de cómputo del plazo para la interposición
"del recurso de revisión, la suspensión de las
"labores de este Alto Tribunal durante los periodos
"vacacionales. Además, la presentación del escrito
"de agravios ante la Suprema Corte de Justicia de
"la Nación, no interrumpe ese plazo”.

Reclamación 48/98. Grupo Fashion, S.A. de C.V. 29


de abril de 1998. Unanimidad de cuatro votos.
Ausente: Mariano Azuela Güitrón. Ponente: Genaro
David Góngora Pimentel. Secretaria: Luz Delfina
Abitia Gutiérrez.

CUARTO.- Los agravios expuestos por la Agente del


Ministerio Público de la Federación, ahora recurrente,
textualmente son los siguientes:

89
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"Único agravio.- El Juez de amparo al resolver en


"definitiva el juicio marcado con el número PRAL
"1213/2007 y acumulado 1219/2007, ha determinado
"conceder la protección constitucional a los
"quejosos de cita, esto, en atención a que
"argumenta omitió fundar y motivar debidamente
"falto (sic) el Juez natural que libró el mandato de
"captura, sin embargo se estima por parte de la
"suscrita que en su totalidad atinadamente el Juez
"Tercero de lo Penal del Distrito Judicial del Centro
"tuvo a bien librar el mandato de captura en contra
"de Adán Salvador Pérez Ramírez o Salvador Pérez
"Ramírez o Salvador Adán Pérez Ramírez y Javier
"Constantino o Hugo Gabriel Constantino García o
"Gabriel Hugo Constantino García, como probables
"responsables en la comisión del injusto de
"equiparado a la violación agravada, previsto y
"sancionado por el artículo 247, primer párrafo y
"agravado por el numeral 248 Bis, fracción II,
"ambos del Código Penal vigente en el Estado, en
"agravio del menor Luis Felipe González Valdés,
"esto a que se encuentran reunidos los requisitos
"del artículo 168 del Código Procesal de la materia
"y desde luego la probable responsabilidad penal
"de los aquí quejosos, también se encuentra
"acreditada, ya que no se exigen mayores
"requisitos para librar un mandato de captura. Por
"cuanto hace al cuerpo del delito de equiparado a
"la violación, previsto y sancionado por el artículo

90
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"247, primer párrafo, del Código Penal vigente en el


"Estado, en agravio del menor Luis Felipe González
"Valdés, se encuentra acreditado con los medios
"de convicción que en el expediente obran, ya que
"al respecto el artículo 247 del Código Penal del
"Estado dispone: (transcribe).--- Definido lo
"anterior, de las constancias del sumario se
"desprende, que los medios probatorios existentes
"son suficientes para tener por comprobado el
"cuerpo del delito equiparado a la violación, así
"como la probable responsabilidad de los quejosos
"en su comisión, pues como se desprende de
"todos los medios probatorios existentes hasta el
"momento se puede afirmar se demostró la
"existencia de los elementos objetivos o externos
"que constituyen la materialidad del hecho que
"concretamente la ley señala como delito, pues
"quedó acreditada la conducta desplegada por los
"sujetos activos, que consiste en que entre el
"periodo de los primeros días del mes de
"septiembre al siete de noviembre de dos mil seis,
"dos personas, en el interior del gimnasio o
"auditorio del Instituto San Felipe, Sociedad Civil
"ubicado en la Calzada San Felipe del Agua,
"novecientos tres, de esta ciudad, imponían la
"cópula al menor Luis Felipe González Valdés, de
"cuatro años de edad; la existencia del objeto
"material del delito, que es aquél sobre el que
recae "la conducta delictiva, en el caso, en el

91
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

cuerpo "físico del menor que fue víctima del ilícito;


el "resultado material, al advertirse de las
constancias "de autos que los activos con su
actuar impusieron "la cópula al menor ofendido, al
introducirle vía "anal su miembro viril, sin que sea
necesario "establecer que la penetración haya sido
total, que "se requiera algún tiempo de duración
del coito, ni "la eyaculación, por no exigirlo el tipo
penal, la "lesión al bien jurídico, en la medida que
se afectó "la libertad, la seguridad y el normal
desarrollo "psicosexual del menor pasivo; por lo
que quedó "demostrada la adecuación de una
conducta a la "hipótesis normativa prevista por la
ley, resultando "por tanto típica y antijurídica, por
no existir en "autos prueba alguna que excluya la
misma.--- Por "cuanto a la probable
responsabilidad de Adán "Salvador Pérez Ramírez
o Salvador Pérez Ramírez "o Salvador Adán Pérez
Ramírez y Javier "Constantino o Hugo Gabriel
Constantino García o "Gabriel Hugo Constantino
García, en la comisión "del delito antes
mencionado se encuentra "acreditada en términos
del artículo 25, último "párrafo, del Código de
Procedimientos Penales del "Estado, pues de las
pruebas relatadas y que "corren agregadas al
proceso penal 133/2007, del "índice del Juzgado
Tercero de lo Penal, se "desprenden datos
jurídicamente eficaces y "suficientes para acreditar
ese extremo, como se "desprende del

92
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

señalamiento directo y categórico "en su contra,


sostenido por el menor Luis Felipe "González
Valdés, mismo que señaló a los ahora "quejosos,
como las dos personas que en la "escuela a la que
asistía (Instituto San Felipe, "Sociedad Civil),
cuando su maestra lo mandaba a "clases de
computación a la hora del recreo, le "bajaron su
calzón y le lastimaron su colita en un "cuarto
ubicado en la parte de arriba del plantel "donde
había un brincolín, camas de color verde, "azul y
rojo, así como pelotitas de colores, "refiriendo lo
ponían en posición de gateo, le "amarraban la boca
con un trapo rojo para que no "gritara,
lastimándolo por su colita con su pilín, ya "que se
los pudo ver, también le amarraban las "manos con
un mecate, diciéndole groserías como "‘gallina,
tonto, haces huevos de mierda’, misma "que se
concatena con la denuncia presentada por "Leticia
Valdés Martell, ratificada ante la Agente del
"Ministerio Público Investigadora, con la
"declaración ministerial rendida por Isaías Valdés
"Zaragoza, de treinta y uno de mayo de dos mil
"siete; la declaración ministerial de Carlos Mario
"Aragón Ziga, de fecha treinta y uno de mayo de
"dos mil siete; la declaración ministerial de Miguel
"Ángel Reyes Núñez, rendida el seis de junio de
"dos mil siete, así como la deposición ministerial
"del psiquiatra José Juan Hermoso Limón, de
fecha "catorce de junio de dos mil siete, con la

93
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"declaración rendida por Miguel Ángel Reyes


"González, ante la Agente del Ministerio Público
"Investigador, el catorce de junio de dos mil siete,
"lo anterior se corrobora con el dictamen pericial
"en materia de psicología, emitido con fecha seis
"de junio de dos mil siete, por la licenciada Erika
"Santos Navarrete, perito psicólogo de la
"Procuraduría General de Justicia del Estado,
"practicado en la persona del menor Luis Felipe
"González Valdés; con la constancia médica
"emitida a quien corresponda, en una tarjeta media
"carta, con el membrete ‘Dr. Carlos Mario Aragón
"Ziga. Cirugía Gastrointestinal-Cirugía
"Endoscopia - Cédula Profesional 1480874, fechada
"el siete de noviembre de dos mil seis; con el
"resultado del laboratorio que obra en una hoja
"tamaño carta con el membrete ‘Servicio de
"Patología Clínica del Sureste, S.A. de C.V.’, de
"ocho de noviembre de dos mil seis, con número
"de orden 081106008, a nombre del paciente
"González Valdés Luis Felipe; probanzas que como
"se precisó fueron correctamente valoradas por la
"Secretaria encargada del Juzgado Tercero de lo
"Penal del Distrito Judicial del Centro, autorizada
"por el Pleno del Tribunal Superior de Justicia del
"Estado, para dictar sentencias; y con las que se
"demostró que los ahora quejosos con su
conducta "transgredieron el bien jurídico protegido
por la "norma penal aplicable como lo es la

94
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

seguridad "sexual y la inexperiencia psicosexual


del menor "pasivo.--- Asimismo quedó demostrado
que la "acción de los ahora quejosos fue dolosa,
en "términos de lo dispuesto por el artículo 8,
fracción "I, del código sustantivo de la materia,
toda vez que "los activos conociendo los
elementos objetivos "del hecho típico, quisieron y
aceptaron su "realización, es decir, tenían
conciencia y voluntad "de actuar como lo hicieron,
sin encontrarse su "conducta amparada en alguna
causa de licitud o "excluyendo de
responsabilidad.--- Ahora bien en "cuanto a la
participación de los ahora quejosos su "conducta
se adecuó a la hipótesis normativa "prevista en el
artículo 11, fracción III, del Código "Penal del
Estado, es decir, como coautores "materiales,
cuenta habida que de las constancias "existentes
en autos, se advierte que "conjuntamente
realizaron la conducta contraria a "la ley.--- Medios
de prueba que concatenados "entre sí conllevan a
tener por acreditado en su "plenitud el cuerpo del
delito y la probable "responsabilidad penal de los
aquí quejosos, sin "que para ello a criterio existan
deficiencias de "fondo o de forma, por ello se
solicita a este "Tribunal se niegue la protección
constitucional "solicitada a los quejosos y se deje
subsistente el "mandato de captura dictado en la
causa penal "número 133/2007, del índice del

95
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Juzgado Tercero "de lo Penal del Distrito Judicial


del Centro, "Oaxaca”.

QUINTO.- Los agravios expuestos por la Agente del


Ministerio Público de la Federación, son infundados e
inoperantes.

En su escrito inicial de demanda de garantías, los quejosos


señalaron como acto reclamado la orden de aprehensión que fue
librada en su contra por la Secretaria Judicial encargada del
Juzgado Tercero de lo Penal del Distrito Judicial del Centro,
Oaxaca, el día veintiocho de septiembre de dos mil siete, en la
causa penal 133/2007, por el delito de equiparado a la violación
agravada, previsto en el artículo 247, párrafo primero, y agravado
por el numeral 248 Bis, fracción II, del Código Penal para el
Estado de Oaxaca; asimismo, reclamaron el cumplimiento a dicha
orden de aprehensión.

El Juez Tercero de Distrito en el Estado de Oaxaca, al dictar


su sentencia, calificó de infundados algunos conceptos de
violación, en razón de que consideró que en el caso sí quedó
acreditado el cuerpo del delito equiparado a la violación, que
prevé el artículo 247, párrafo primero, del Código Penal para el
Estado de Oaxaca, así como la probable responsabilidad de
los quejosos en la comisión de dicho ilícito, como lo había
estimado la autoridad señalada como responsable.

En la segunda parte de la sentencia de mérito, el Juez de


Distrito del conocimiento, en suplencia de la queja deficiente,

96
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

declaró fundados los conceptos de violación, ya que en su


concepto, “… respecto de la agravante que la responsable estimó
acreditada en términos del artículo 248 Bis, fracción II, del Código
Penal del Estado, el mandamiento de captura carece de la debida
fundamentación y motivación que el artículo 16, párrafo primero,
de la Carta Magna, impone debe contener todo acto de
autoridad”.

Como se aprecia de lo relatado, en la sentencia recurrida se


determinó que en el libramiento de la orden de aprehensión,
señalada como acto reclamado, sí quedó acreditado el cuerpo del
delito que se le atribuye a los ahora recurrentes, así como su
probable responsabilidad en la comisión del mismo, por lo que al
respecto el Juez de Distrito no apreció vulneración a precepto
constitucional alguno; sin embargo, consideró que en cuanto a la
calificativa respectiva, el auto de captura carece de
fundamentación y motivación.

La concesión del amparo, fue para el efecto de que la


autoridad responsable deje “insubsistente el mandamiento de
captura y en su lugar dicte nueva resolución, en la que tenga
por acreditados el cuerpo del delito equiparado a la violación
en estudio y la probable responsabilidad de los promoventes
del amparo en su comisión, y por cuanto hace a la calificativa
que estimó actualizada en términos del artículo 248 Bis, fracción
II, del Código Penal del Estado, con plenitud de jurisdicción
realice su estudio de manera fundada y motivada”.

97
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Ahora bien, en sus agravios la recurrente manifiesta que el


Juez de Distrito determinó conceder el amparo y protección
constitucional a los quejosos, en atención a que argumenta omitió
fundar y motivar debidamente el Juez que libró el mandato de
captura.

Argumenta la recurrente, que se encuentran reunidos los


requisitos del artículo 168 del Código Procesal de la Materia y
desde luego la responsabilidad penal de los quejosos.

La recurrente, afirma que quedó acreditado el cuerpo del


delito equiparado a la violación y la probable responsabilidad de
los quejosos en su comisión, haciendo referencia a las pruebas
respectivas.

Los agravios expuestos en este sentido por la


recurrente, Ministerio Público de la Federación, son
infundados.

Así es, carecen de fundamento dichos agravios, ya que


están encaminados a combatir un pronunciamiento de la
sentencia recurrida, que no se hizo en los términos como lo
apreció la recurrente.

Alude a que en el caso sí quedaron acreditados el cuerpo


del delito y la probable responsabilidad, cuando fue precisamente
que en ese sentido resolvió el Juez de Distrito, al declarar
infundados los conceptos de violación respectivos.

98
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

En la sentencia recurrida, como quedó expuesto con


antelación, el Juez de Distrito calificó de infundados algunos
conceptos de violación, en razón de que consideró que en el caso
sí quedó acreditado el cuerpo del delito equiparado a la
violación, que prevé el artículo 247, párrafo primero, del Código
Penal para el Estado de Oaxaca, así como la probable
responsabilidad de los quejosos en la comisión de dicho
ilícito, como lo había estimado la autoridad señalada como
responsable.

La concesión del amparo y protección de la Justicia Federal,


obedeció a que el Juez de Distrito consideró que: “respecto de la
agravante que la responsable estimó acreditada en términos del
artículo 248 Bis, fracción II, del Código Penal del Estado, el
mandamiento de captura carece de la debida fundamentación y
motivación”, y no a que dicho órgano jurisdiccional haya estimado
que no quedaron acreditados el cuerpo del delito y la probable
responsabilidad, sino todo lo contrario.

El Juez de Distrito, atribuyó falta de fundamentación y


motivación al mandamiento de captura, por lo que respecta
únicamente a la agravante de mérito, no así por lo que hace al
cuerpo del delito y la probable responsabilidad, que tuvo por
debidamente acreditados; de ahí lo infundado del planteamiento
de la recurrente.

La recurrente, esgrime que en su totalidad atinadamente el


Juez Tercero de lo Penal del Distrito Judicial del Centro, Oaxaca,

99
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

tuvo a bien librar el mandato de captura en contra de los


quejosos.

El agravio relatado en el párrafo que antecede, es


inoperante.

Lo que manifiesta en este sentido la recurrente, constituye


una afirmación general e imprecisa, con la que no combate como
debió haberlo hecho, frontal y directamente el motivo por el cual el
Juez de Distrito concedió el amparo solicitado, cuando señaló
que: “… respecto de la agravante que la responsable estimó
acreditada en términos del artículo 248 Bis, fracción II, del Código
Penal del Estado, el mandamiento de captura carece de la debida
fundamentación y motivación que el artículo 16, párrafo primero,
de la Carta Magna, impone debe contener todo acto de
autoridad”.

La falta de fundamentación y motivación del mandamiento


de captura, el Juez de Distrito la hizo consistir en que la
responsable: “… únicamente señaló se encontraba acreditado
que los aquí quejosos Javier Constantino o Hugo Gabriel
Constantino García y Adán Salvador Pérez Ramírez o Salvador
Pérez Ramírez, se desempeñaban como maestros y empleados
del Instituto San Felipe, Sociedad Civil, donde el menor cursaba
la instrucción preescolar, como se demostraba con el informe
rendido por el inculpado Gabriel Hugo Constantino García, en su
carácter de representante legal y apoderado del Instituto, al enviar
la relación de personas que laboraban en ese lugar como
profesores, los cuales están registrados en el Instituto Estatal de

100
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Educación Pública de Oaxaca, concluyendo que con ello se


advertía en el momento de los hechos ambos ejercían la
profesión de maestros de nivel preescolar en el citado Instituto,
valiéndose de ello para copular a la víctima; sin que en el caso,
precisara cuáles de esos documentos acreditaban ese
extremo y qué valor probatorio les confería, para finalmente
arribar a su conclusión”.

Lo anteriormente reproducido, no es combatido por la


autoridad recurrente en los términos precisados, pues ni siquiera
aborda el tema, cuando realmente esto era lo que deparaba
perjuicio y debió haber sido la materia de su agravio; por ende,
sus agravios son inoperantes.

SEXTO.- No obstante lo anterior, y atendiendo a que la


víctima del delito que se les atribuye a los quejosos en la orden
de aprehensión de mérito, es un menor de edad, que tiene un
amplio estatuto de protección sustentado en las garantías que la
Constitución Política consagra a su favor, así como en la
motivación expuesta para la atracción de este asunto por esta
Primera Sala, en atención a las normas relativas por la
Convención sobre los Derechos del Niño, razones por las que
procede se lleve a cabo la suplencia de la queja deficiente.

En efecto, en la solicitud de ejercicio de la facultad de


atracción 5/2008-PS, esta Primera Sala esencialmente consideró
lo siguiente:

101
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"… Lo hasta aquí expuesto evidencia que lo


"previsto en la Convención de mérito, en todo
"momento se debe velar por el interés superior del
"niño, por ende en el presente caso, en el cual la
"víctima del delito es un niño, las autoridades
"deben velar en todo momento por los derechos
"fundamentales del mismo, el cual tiene la calidad
"de víctima pero también se encuentra protegido
"por las disposiciones contenidas en la
"Convención en comento, de esta manera la
"importancia del asunto radica precisamente en
"que en el procedimiento penal que se sigue y que
"dio origen a los recursos de revisión materia de la
"presente solicitud, las autoridades que en él
"intervienen deben velar no solamente porque el
"menor cuente con las garantías que a su favor
"consagra la propia Constitución, sino además
"atender al interés superior del mismo y observar
"lo dispuesto por la Convención sobre los
"Derechos del Niño.--- …--- Consecuentemente,
"este Alto Tribunal debe conocer del asunto en
"tanto que la solución al problema jurídico que se
"proponga impactará todo procedimiento penal en
"el cual la víctima de delito sea un menor de
"edad.--- Ahora bien, la trascendencia del asunto
"radica en que si bien los recursos de revisión
"interpuestos en contra de las sentencias dictadas
"por el Juez Tercero de Distrito en el Estado de
"Oaxaca versan sobre la orden de aprehensión

102
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"dictada en contra de dos de los quejosos y el auto


"de formal prisión decretado en contra de una
"tercera quejosa, en un procedimiento penal
"respecto de un delito del fuero local, lo que no
"resultaría novedoso; también lo es que la víctima
"del delito es un niño el que como ya se anticipó
no "solamente cuenta con las garantías que la
"Constitución prevé a su favor, sino también con la
"protección y tutela de un instrumento
"internacional cuya observancia es obligatoria, lo
"que llevaría a establecer lineamientos específicos
"para los casos en los cuales, como el presente, la
"víctima es un niño o menor de edad.--- …”.

Asimismo, ha sido criterio de este Alto Tribunal que cuando


se trata de menores e incapaces, la suplencia de la queja
deficiente alcanza a toda clase de juicios de amparo y no
solamente con respecto a derechos de familia.

El criterio anterior, se ve reflejado en la tesis que literalmente


dice lo siguiente:

Séptima Época
Instancia: Segunda Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Volumen: 175-180 Tercera Parte
Tesis:
Página: 115

"MENORES E INCAPACES, SUPLENCIA DE LA


"QUEJA TRATÁNDOSE DE. SUS ALCANCES A

103
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"TODA CLASE DE JUICIOS DE AMPARO Y NO


"SOLAMENTE CON RESPECTO A DERECHOS DE
"FAMILIA. La adición a la fracción II del artículo 107
"de la Constitución Política de los Estados Unidos
"Mexicanos, que estableció la suplencia de la
"deficiencia de la queja en los juicios de amparo
"contra actos que afecten derechos de menores e
"incapaces (decreto de 27 de febrero de 1974,
"publicado en el Diario Oficial de la Federación el
"día 20 de marzo del mismo año), según la
"exposición de motivos de la iniciativa de
reformas, "tuvo como finalidad inicial la de tutelar
los "derechos de familia, pretendiéndose crear una
"institución ‘cuya instrumentación jurídica
"adecuada haga posible la satisfacción de
"derechos mínimos (de los menores e incapaces),
"necesarios para un desarrollo físico, moral y
"espiritual armonioso’. Sin embargo, en la propia
"iniciativa presentada por el presidente de la
"República se expresa que la referida adición a la
"Constitución Federal ‘tenderá a lograr en favor de
"los menores e incapaces la derrama de la
totalidad "de los beneficios inherentes a la
expresada "institución procesal, invistiendo al
Poder Judicial "de la Federación que conoce del
amparo, además "de la facultad de corrección del
error en la cita del "precepto o preceptos violados,
la de intervenir de "oficio en el análisis del amparo,
haciendo valer los "conceptos que a su juicio sean

104
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

o que conduzcan "al esclarecimiento de la verdad’.


Tal intención de "la iniciativa fue desarrollada
ampliamente por el "Congreso de la Unión al
aprobar el decreto que la "reglamentó, publicado
en el Diario Oficial de la "Federación el día 4 de
diciembre de 1974, a través "del cual se
adicionaron los artículos 76, 78, 79, 91 "y 161 de la
Ley de Amparo; y al aprobar también el "decreto de
28 de mayo de 1976, publicado en el "Diario Oficial
de la Federación el día 29 de junio "siguiente, que
introdujo nuevas reformas a la Ley "de Amparo, en
vigor a partir del día 15 de julio de "1976. En efecto,
la adición al artículo 76 (cuarto "párrafo), dispone
que ‘deberá suplirse la "deficiencia de la queja en
los juicios de amparo en "que los menores de edad
o los incapaces figuren "como quejosos’, y la
nueva fracción V del artículo "91 de la Ley de
Amparo establece que ‘tratándose "de amparos en
que los recurrentes sean menores "o incapaces
(los tribunales que conozcan del "recurso de
revisión), examinarán sus agravios y "podrán
suplir sus deficiencias y apreciar los actos
"reclamados y su inconstitucionalidad conforme a
"lo dispuesto en el cuarto párrafo del artículo 76 y
"en el tercero del artículo 78’. Como se ve, ninguno
"de esos dos preceptos limita el ejercicio de la
"suplencia de la queja a los derechos de familia, y
"sí, por el contrario, la segunda disposición
"transcrita remite expresamente al artículo 78

105
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"párrafo tercero, de la Ley de Amparo (también


"reformado por el segundo de los decretos que se
"mencionan), en el que se establece que ‘en los
"amparos en que se controviertan derechos de
"menores e incapaces, el tribunal que conozca del
"juicio podrá aportar de oficio las pruebas que
"estime pertinentes’; es decir, la suplencia
"instituida en favor de los menores no solamente
"fue estructurada por el legislador con ánimo de
"tutelar los derechos de familia, inherentes al
"estado de minoridad, sino también para ser
"aplicada en todos los amparos en los que sean
"parte los menores de edad, o los incapaces,
"cualquiera que sea la naturaleza de los derechos
"que se cuestionen, y se previó también la
"necesidad de que la autoridad que conozca del
"juicio recabe oficiosamente pruebas que los
"beneficien”.

Esta Suprema Corte de Justicia de la Nación, analizando los


artículos 107, fracción II, párrafo segundo, de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos, 76 bis, fracción V y 91,
fracción VI, de la Ley de Amparo, y tomando en cuenta otras
interpretaciones que ha realizado, también ha sostenido que el
propósito del Constituyente y del legislador ordinario fue tutelar el
interés de los menores de edad y de los incapaces, aplicando
siempre en su beneficio la suplencia de la deficiencia de la queja,
incluso hasta el grado de hacer valer todos aquellos conceptos o
razones que permitan establecer la verdad y lograr el bienestar

106
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

del menor de edad o del incapaz; concluyendo al respecto, que


no hay excusa tocante a la materia ni limitante alguna para la
intervención oficiosa y obligada de las autoridades jurisdiccionales
en esta clase de asuntos, pues la sociedad y el Estado tienen
interés en que los derechos de los menores de edad y de los
incapaces queden protegidos supliendo la deficiencia de la queja,
independientemente de quienes promuevan en su nombre o,
incluso, cuando sin ser parte pudieran resultar afectados por la
resolución que se dicte.

La consideración anterior, informa la tesis que a la letra dice:

Novena Época
Instancia: Segunda Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta
Tomo: XII, julio de 2000
Tesis: 2a. LXXV/2000
Página: 161

"MENORES DE EDAD O INCAPACES. LA


"SUPLENCIA DE LA QUEJA DEFICIENTE
PROCEDE "EN TODO CASO, SIN QUE OBSTE LA
"NATURALEZA DE LOS DERECHOS
"CUESTIONADOS NI EL CARÁCTER DEL
"PROMOVENTE. Los Jueces Federales tienen el
"deber de suplir la deficiencia de los conceptos de
"violación o de los agravios respectivos, siempre
"que esté de por medio, directa o indirectamente, el
"bienestar de un menor de edad o de un incapaz,
"sin que para ello sea determinante la naturaleza
de "los derechos familiares que estén en

107
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

controversia "o el carácter de quien o quienes


promuevan el "juicio de amparo o el recurso de
revisión, toda vez "que el interés jurídico en las
cuestiones que "pueden afectar a la familia y
principalmente en las "concernientes a los
menores y a los incapaces, no "corresponde
exclusivamente a los padres, ya que "su voluntad
no es suficiente para determinar la "situación de
los hijos menores; por el contrario, es "la sociedad,
en su conjunto, la que tiene interés en "que la
situación de los hijos quede definida para
"asegurar la protección del interés superior del
"menor de edad o del incapaz. Lo anterior, debido a
"que el propósito del Constituyente y del legislador
"ordinario, plasmada en los artículos 107, fracción
"II, párrafo segundo, constitucional y 76 bis,
"fracción V y 91, fracción VI, de la Ley de Amparo,
y "de las interpretaciones realizadas por la
Suprema "Corte fue tutelar el interés de los
menores de edad "y de los incapaces, aplicando
siempre en su "beneficio la suplencia de la
deficiencia de la queja, "incluso hasta el grado de
hacer valer todos "aquellos conceptos o razones
que permitan "establecer la verdad y lograr el
bienestar del "menor de edad o del incapaz. Luego,
no hay "excusa tocante a la materia ni limitante
alguna "para la intervención oficiosa y obligada de
las "autoridades jurisdiccionales en esta clase de
"asuntos, pues la sociedad y el Estado tienen

108
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"interés en que los derechos de los menores de


"edad y de los incapaces queden protegidos
"supliendo la deficiencia de la queja,
"independientemente de quienes promuevan en su
"nombre o, incluso, cuando sin ser parte pudieran
"resultar afectados por la resolución que se dicte”.

Amparo directo en revisión 182/2000. Duly Esther


Ricalde Quijano. 2 de junio del año 2000.
Unanimidad de cuatro votos. Ausente: Juan Díaz
Romero. Ponente: Mariano Azuela Güitrón.
Secretario: Rolando Javier García Martínez.

En el mismo tenor de los criterios reproducidos, este Alto


Tribunal sustentó la jurisprudencia siguiente:

Novena Época
Instancia: Primera Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta
Tomo: XXIII, mayo de 2006
Tesis: 1a./J. 191/2005
Página: 167

"MENORES DE EDAD O INCAPACES. PROCEDE


LA "SUPLENCIA DE LA QUEJA, EN TODA SU
"AMPLITUD, SIN QUE OBSTE LA NATURALEZA DE
"LOS DERECHOS CUESTIONADOS NI EL
"CARÁCTER DEL PROMOVENTE. La suplencia de
"la queja es una institución cuya observancia
"deben respetar los Jueces y Magistrados
"Federales; suplencia que debe ser total, es decir,
"no se limita a una sola instancia, ni a conceptos
"de violación y agravios, pues el alcance de la

109
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"misma comprende desde el escrito inicial de


"demanda de garantías, hasta el periodo de
"ejecución de la sentencia en caso de concederse
"el amparo. Dicha suplencia opera invariablemente
"cuando esté de por medio, directa o
"indirectamente, la afectación de la esfera jurídica
"de un menor de edad o de un incapaz, sin que
"para ello sea determinante la naturaleza de los
"derechos familiares que estén en controversia o el
"carácter de quien o quiénes promuevan el juicio
"de amparo o, en su caso, el recurso de revisión,
"ello atendiendo a la circunstancia de que el
interés "jurídico en las controversias susceptibles
de "afectar a la familia y en especial a menores e
"incapaces, no corresponde exclusivamente a los
"padres, sino a la sociedad, quien tiene interés en
"que la situación de los hijos quede definida para
"asegurar la protección del interés superior del
"menor de edad o del incapaz. Se afirma lo
anterior, "considerando la teleología de las normas
referidas "a la suplencia de la queja, a los criterios
emitidos "por la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, así "como a los compromisos
internacionales "suscritos por el Estado mexicano,
que buscan "proteger en toda su amplitud los
intereses de "menores de edad e incapaces,
aplicando siempre "en su beneficio la suplencia de
la deficiencia de la "queja, la que debe operar
desde la demanda (el "escrito) hasta la ejecución

110
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

de sentencia, "incluyendo omisiones en la


demanda, "insuficiencia de conceptos de violación
y de "agravios, recabación oficiosa de pruebas,
esto es, "en todos los actos que integran el
desarrollo del "juicio, para con ello lograr el
bienestar del menor "de edad o del incapaz”.

Lo relatado, permite concluir que de la teleología de las


normas que se refieren a la suplencia de la queja deficiente, así
como de los criterios sustentados por esta Suprema Corte de
Justicia de la Nación, y de los compromisos suscritos por el
Estado Mexicano, se desprende que los órganos jurisdiccionales
del Poder Judicial de la Federación, dentro de los que se
encuentra este Tribunal Constitucional, tienen el deber ineludible
de llevar a cabo dicha suplencia en toda su amplitud, cuando en
cualquier clase de juicio de amparo, y en particular en la materia
penal, esté de por medio, directa o indirectamente, la afectación
de la esfera jurídica de un menor de edad o de un incapaz, siendo
uno de los casos cuando pueda tener la calidad de víctima por el
despliegue de una conducta delictiva.

De esta manera, no es determinante el carácter de quienes


promovieron el juicio de amparo, como serían a los que se les
atribuye el ilícito penal, o bien, de quien interpuso el recurso de
revisión en contra de una sentencia dictada en la audiencia
constitucional por un Juez de Distrito, que afecta al menor de
edad o al incapaz, pudiéndolo ser el Ministerio Público de la
Federación, quien no combate debidamente dicha determinación,
pues en este caso, la sociedad y el Estado tienen interés en que

111
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

los derechos fundamentales y garantías individuales de los


mencionados menores e incapaces, queden protegidos supliendo
la deficiencia de la queja de los agravios que en forma incorrecta
fueron formulados por la Representación Social de la Federación.

Es oportuno mencionar, que no pasa inadvertido que en el


recurso de revisión rige el principio denominado non reformatio in
peius, conforme al cual no está permitido agravar la situación de
los quejosos cuando únicamente éstos recurren la sentencia de
amparo, puesto que la suplencia también opera a favor de ellos
de conformidad con el artículo 76 bis, fracción II, de la Ley de
Amparo; sin embargo, cuando otra de las partes también
interpone el recurso en los términos relatados, no opera dicho
principio, porque deberá atenderse al resultado que derive en el
sentido de si en ambos casos, o sólo en uno de ellos, se apreció
motivo para llevar a cabo la suplencia de la queja deficiente.

Establecido lo anterior, esta Primera Sala de la Suprema


Corte de Justicia de la Nación, tomando en cuenta que la víctima
del delito es un menor de edad, en suplencia de la queja
deficiente, considera que los agravios expuestos por la recurrente
son fundados.

Como quedó precisado con anterioridad, el Juez de Distrito


del conocimiento concedió el amparo solicitado a los quejosos,
señalando que: “… respecto de la agravante que la responsable
estimó acreditada en términos del artículo 248 Bis, fracción II, del
Código Penal del Estado, el mandamiento de captura carece de la
debida fundamentación y motivación que el artículo 16, párrafo

112
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

primero, de la Carta Magna, impone debe contener todo acto de


autoridad”.

El Juez de Distrito del conocimiento, la falta de


fundamentación y motivación del mandamiento de captura, la hizo
consistir en que la responsable: “… únicamente señaló se
encontraba acreditado que los aquí quejosos Javier Constantino o
Hugo Gabriel Constantino García y Adán Salvador Pérez Ramírez
o Salvador Pérez Ramírez, se desempeñaban como maestros y
empleados del Instituto San Felipe, Sociedad Civil, donde el
menor cursaba la instrucción preescolar, como se demostraba
con el informe rendido por el inculpado Gabriel Hugo Constantino
García, en su carácter de representante legal y apoderado del
Instituto, al enviar la relación de personas que laboraban en ese
lugar como profesores, los cuales están registrados en el Instituto
Estatal de Educación Pública de Oaxaca, concluyendo que con
ello se advertía en el momento de los hechos ambos ejercían la
profesión de maestros de nivel preescolar en el citado Instituto,
valiéndose de ello para copular a la víctima; sin que en el caso,
precisara cuáles de esos documentos acreditaban ese
extremo y qué valor probatorio les confería, para finalmente
arribar a su conclusión”.

Es incorrecta la forma en que resolvió el Juez de Distrito, en


razón de que la orden de aprehensión reclamada, emitida por la
autoridad responsable, debe analizarse en su integridad y no en
una sola de sus partes, como se hizo en la sentencia que ahora
se recurre.

113
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

La orden de aprehensión reclamada, contiene diversos


juicios de valoración del acervo probatorio, que no obstante estar
referidos a algunos de los requisitos que se requieren para su
libramiento, como podrían ser el cuerpo del delito y la probable
responsabilidad, también pueden conducir a la conclusión de que
quedó acreditada alguna agravante, lo que aconteció en el caso,
por lo que al respecto no se le puede atribuir falta de
fundamentación y motivación.

Del escrutinio de la orden de aprehensión, señalada como


acto reclamado en la demanda de garantías, puede apreciarse
que la autoridad responsable, en la parte inicial del considerando
segundo de dicha determinación, estimó que se encuentran
acreditados los elementos constitutivos del delito de equiparado a
la violación agravada previsto por el artículo 247 y agravada por el
artículo 248 Bis, fracción II, del Código Penal para el Estado de
Oaxaca.

Lo anterior significa, que la autoridad responsable analizó en


forma conjunta ambos aspectos, el cuerpo del delito así como la
agravante, ya que posteriormente a que aludió a los diversos
elementos de prueba, específicamente, la denuncia de la madre
del menor, las declaraciones de éste y “… el informe rendido con
fecha veintidós de junio de dos mil siete, rendido por el licenciado
Jesús López Trujillo, Director de Servicios Jurídicos del Instituto
Estatal de Educación Pública de Oaxaca, al que acompaña el
informe rendido por la Profesora Edith J. Hernández Morales,
Coordinadora Estatal de Educación Inicial. Plantilla de Personal
del Nivel Educativo de Preescolar. Plantilla de personal técnico,

114
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

docente, administrativo y manual y veinticinco copias de


documentos con fotografía del referido personal; y Plantilla de
personal del nivel de educación secundaria general del
personal…”, señaló que:

"Ahora bien, de las constancias de prueba a que se


"ha hecho referencia en líneas anteriores, mismas
"que fueron valoradas primero en lo individual y
"posteriormente en su conjunto y en términos de
"las reglas de justipreciación que establecen los
"artículos 354 y 355 del Código Procesal Penal
"vigente en el Estado, se llega a la conclusión que
"en la especie y en este momento procesal existen
"datos suficientes para acreditar, en términos de lo
"dispuesto por el articulo 16 constitucional y 25 del
"Código de Procedimientos Penales vigente en el
"Estado, los elementos que acreditan el cuerpo del
"delito equiparado a la violación agravada ilícito
"previsto por el artículo 247 agravado con el 248
"Bis, fracción II, del Código Penal vigente en el
"Estado…”.

De acuerdo al texto reproducido, la autoridad responsable, a


las anteriores probanzas, incluyendo el informe de mérito, las
valoró primero en lo individual y luego en su conjunto, en términos
de los artículos 354 y 355 del Código de Procedimientos Penales
para el Estado de Oaxaca, afirmando, cuando llevó a cabo dicho
juicio de valoración, refiriéndose a los quejosos que: “… quienes
además valiéndose del ejercicio de su profesión y utilizando los

115
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

medios y las circunstancias que la misma les proporcionaba, al


ser profesores de educación preescolar…”.

Así, la autoridad responsable desde esta primera parte de la


orden de aprehensión reclamada, ya tenía por acreditada la
agravante del delito, puesto que afirmaba que los quejosos se
desempeñaban como profesores de educación preescolar,
conclusión a la que arribó una vez que valoró, en términos del
Código Adjetivo de la Materia, las constancias de prueba, dentro
de las que se encuentran el informe mencionado en párrafos
precedentes y con lo que se desprendía de la denuncia de la
madre del menor y de las declaraciones de éste.

En relación a lo anterior, debe atenderse a las razones que


informan la jurisprudencia cuyo contenido se transcribe:

Novena Época
Instancia: Primera Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta
Tomo: V, junio de 1997
Tesis: 1a./J. 22/97
Página: 171

"ABUSO DE AUTORIDAD, EL CARÁCTER DE


"SERVIDOR PÚBLICO, COMO ELEMENTO DEL
"TIPO DEL DELITO DE, NO PUEDE ACREDITARSE
"EXCLUSIVAMENTE CON LA CONSTANCIA DEL
"NOMBRAMIENTO. Tratándose de aquellos delitos
"como el de abuso de autoridad, para cuya
"actualización no se requiere prueba especial,
"según lo disponen los códigos adjetivos de San

116
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"Luis Potosí, Sinaloa y Nayarit, se sigue el sistema


"de no limitar taxativamente la prueba, en donde la
"decisión del Juez no está determinada por reglas
"más o menos rígidas que lo obliguen a estimar
"cierto lo demostrado por pruebas determinadas,
"sino que opera el arbitrio judicial, para la libre
"apreciación de las pruebas, por lo que, para tener
"por acreditado el carácter de servidor público
"como elemento del tipo del ilícito aludido, no sólo
"se logra mediante el nombramiento con tal
"carácter del sujeto activo o la constancia que así
"lo compruebe, en virtud de que el juzgador tiene
"que hacer uso de la facultad más importante
"dentro de su tarea de administrar pública justicia,
"consistente en la actividad intelectiva que
"despliega al efectuar la valoración de la prueba, a
"la luz de la regla genérica que contemplan los
"códigos de procedimientos penales invocados, en
"el sentido de que el Juez goza de la más amplia
"libertad para valerse de todos los medios lícitos
"de investigación, lo que se traduce en que, para
"tener por comprobado el referido extremo, la
"autoridad judicial se puede allegar cualquier
"elemento de convicción, siempre y cuando no
"sean contrarios a derecho, ni reprobados por la
"ley”.

La autoridad responsable, en los siguientes apartados que


componen la orden de aprehensión reclamada, volvió a tratar

117
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

dicho tema, pero analizando la calidad específica tanto del sujeto


pasivo como la de los inculpados, que fue a lo que atendió
únicamente el Juez de Distrito para determinar que: “el
mandamiento de captura carece de la debida fundamentación y
motivación”.

En la orden de aprehensión, al respecto se consideró lo


siguiente:

"LA CALIDAD ESPECÍFICA.- Tanto del sujeto


"pasivo como de los inculpados, quedó probada en
"primer término con la documental consistente en
"el atestado del Registro Civil relativo al
nacimiento "de Luis Felipe González Valdés, del
que se "advierte que nació el veintitrés de junio del
año "dos mil dos, luego entonces el día de los
hechos "contaba con la edad de cuatro años y tres
meses, "es decir, era menor de doce años,
surtiéndose así "la hipótesis normativa del artículo
247 del Código "Penal en el Estado. Ahora bien,
también quedó "demostrado que los inculpados
Javier "Constantino o Hugo Gabriel Constantino
García, "Adán Salvador Pérez Ramírez o Salvador
Pérez "Ramírez y Magdalena García Soto o
Magdalena "Rufina García Soto, se desempeñan
como "maestros y empleados del Instituto San
Felipe, S. "C., donde el menor ofendido cursaba su
"instrucción preescolar, tal y como se demuestra
"con el informe rendido por el propio inculpado

118
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"Gabriel Hugo Constantino García, representante


"legal y apoderado del citado instituto, quien en
"base al requerimiento que le hizo envió la relación
"de personas que laboran en el multicitado
instituto "como profesores, los cuales están
registrados en "el IEEPO, por lo que se colige que
en el momento "de los hechos ejercían la profesión
de maestros "de nivel preescolar en el Instituto San
Felipe, S. C., "y precisamente de ello se valieron
para copular a "la víctima, pues aprovechando que
era alumno de "la escuela donde ellos imparten
clases con horario "de nueve treinta a catorce
horas y que por lo tanto "tenían trato directo con el
citado menor, de suerte "que se cumple el
supuesto del artículo 248 Bis, en "su fracción II, del
código punitivo en vigor”.

En esta parte del acto reclamado, la autoridad responsable


alude a otro elemento de prueba para acreditar que los quejosos
se desempeñaban como profesores, que es: “el informe rendido
por el propio inculpado Gabriel Hugo Constantino García,
representante legal y apoderado del citado instituto”, concluyendo
que: “se cumple el supuesto del artículo 248 Bis, en su fracción II,
del código punitivo en vigor”, en donde si bien, no se precisan
cuáles documentos acreditan ese extremo y qué valor probatorio
se les confirió, como lo apreció el Juez de Distrito en la sentencia
recurrida, también lo es, se reitera, que con anterioridad ya se
había tenido por acreditada la agravante del delito con otras
probanzas, aun cuando en este apartado, en donde se analiza la

119
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

calidad específica del sujeto pasivo como la de los inculpados, se


haya citado dicho numeral.

Corolario de lo anterior, es que la orden de aprehensión


reclamada, analizada en su integridad, no carece de la debida
fundamentación y motivación que consagra el artículo 16, párrafo
primero, de la Carta Magna, ya que contrariamente a lo
determinado por el Juez de Distrito en la sentencia recurrida, la
autoridad responsable para tener por acreditada la agravante del
delito que se les atribuyó a los quejosos, estudió y valoró diversas
probanzas para arribar a dicha conclusión.

La circunstancia de que no se haya estudiado en esos


términos la probanza consistente en: “el informe rendido por el
propio inculpado Gabriel Hugo Constantino García, representante
legal y apoderado del citado instituto”, no genera vulneración de
garantía alguna, ya que la valoración provisional, tomando en
cuenta la etapa procedimental en la que se emite la orden de
aprehensión, será motivo de nueva, exhaustiva e integral
estimación, en el momento en que el Juez de la causa dicte la
sentencia respectiva.

Es ilustrativo al respecto, el criterio contenido en la tesis


siguiente:

Quinta Época
Instancia: Primera Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Tomo: CI
Tesis:
Página: 2943

120
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"TESTIGOS EN EL PROCESO, CONTRADICCIONES


"ENTRE LOS (ORDEN DE APREHENSIÓN). Las
"contradicciones de los testigos de cargo y
"descargo, habrán de ser objeto de valoración
"exhaustiva en la sentencia que ponga fin al
"proceso, y, por ende, no causa violación de
"garantías alguna el Juez del proceso, si omite tal
"valorización exhaustiva para cuando dicta una
"orden de aprehensión, puesto que para la
"existencia jurídica de ese acto procesal, sólo se
"requiere que la orden se dicte por la autoridad
"judicial competente, en virtud de denuncia de un
"hecho que la ley castigue con pena corporal, y
"apoyada en datos que hagan probable la
"responsabilidad del acusado, y la valoración
"provisional e incompleta de las probanzas
"aportadas antes del plenario y las que se aduzcan
"durante la instrucción, serán motivo de nueva,
"exhaustiva e integral estimación, en el momento
"en que el Juez del proceso dicte sentencia”.

Amparo penal en revisión 3686/47. Mendoza


Anacleto. 1o. de abril de 1949. Unanimidad de
cuatro votos. Ausente: Luis G. Corona. La
publicación no menciona el nombre del ponente.

En las relacionadas condiciones, lo procedente es revocar la


sentencia recurrida y negar el amparo solicitado.

121
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Finalmente, resulta de suma importancia destacar, que en el


presente asunto el sujeto pasivo o la víctima del delito lo es
un menor de edad, por tal motivo, todos los órganos
jurisdiccionales, autoridades e instituciones que tengan que
intervenir a lo largo del procedimiento penal respectivo, deberán
observar los derechos fundamentales y garantías
individuales con los que cuenta dicho menor de edad, que se
encuentran contemplados en la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, en las leyes secundarias que de
ella emanan, así como en los instrumentos internacionales
celebrados por nuestro país; deben velar, en todo momento,
por el interés superior del niño.

Al respecto, es aplicable la tesis siguiente:

Novena Época
Instancia: Primera Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta
Tomo: XXVI, julio de 2007
Tesis: 1a. CXLI/2007
Página: 265

"INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO. SU CONCEPTO.


"En términos de los artículos 4o. de la Constitución
"Política de los Estados Unidos Mexicanos; 3 de la
"Convención sobre los Derechos del Niño
"(ratificada por México y publicada en el Diario
"Oficial de la Federación el 25 de enero de 1991); y
"3, 4, 6 y 7 de la Ley para la Protección de los
"Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, los
"tribunales deben atender primordialmente al

122
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

"interés superior del niño, en todas las medidas


"que tomen concernientes a éstos, concepto
"interpretado por la Corte Interamericana de
"Derechos Humanos (cuya competencia aceptó el
"Estado Mexicano el 16 de diciembre de 1998 al
"ratificar la Convención Interamericana de
"Derechos Humanos) de la siguiente manera: ‘la
"expresión ‘interés superior del niño’ ... implica que
"el desarrollo de éste y el ejercicio pleno de sus
"derechos deben ser considerados como criterios
"rectores para la elaboración de normas y la
"aplicación de éstas en todos los órdenes relativos
"a la vida del niño’”.

Amparo directo en revisión 908/2006. 18 de abril de


2007. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: José
de Jesús Gudiño Pelayo. Ponente: Olga Sánchez
Cordero de García Villegas. Secretario: Heriberto
Pérez Reyes.

Por lo expuesto y fundado, se resuelve:

PRIMERO.- Se revoca la sentencia recurrida.

SEGUNDO.- La Justicia de la Unión no ampara ni protege a


ADÁN SALVADOR PÉREZ RAMÍREZ o SALVADOR PÉREZ
RAMÍREZ o SALVADOR ADÁN PÉREZ RAMÍREZ y JAVIER
CONSTANTINO o HUGO GABRIEL CONSTANTINO GARCÍA o
GABRIEL HUGO CONSTANTINO GARCÍA, en contra de los
actos y autoridades señaladas en el resultando primero de esta
ejecutoria.

123
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

Notifíquese; con testimonio de la presente resolución,


vuelvan los autos a su lugar de origen y, en su oportunidad,
archívese el presente toca como asunto concluido.

Así lo resolvió la Primera Sala de la Suprema Corte de


Justicia de la Nación, por mayoría de cuatro votos de los señores
Ministros: José Ramón Cossío Díaz (quien formulará voto
concurrente), Juan N. Silva Meza (Ponente), Olga Sánchez
Cordero de García Villegas y Presidente Sergio A. Valls
Hernández. En contra del emitido por el señor Ministro José de
Jesús Gudiño Pelayo, quien manifestó que formulará voto
particular.
Firman el Ministro Presidente de la Sala y el Ministro
Ponente, con el Secretario de Acuerdos, quien autoriza y da fe.

PRESIDENTE DE LA PRIMERA SALA

MINISTRO SERGIO A. VALLS HERNÁNDEZ.

PONENTE

MINISTRO JUAN N. SILVA MEZA.

SECRETARIO DE ACUERDOS
DE LA PRIMERA SALA

124
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

LIC. HERIBERTO PÉREZ REYES.

JFC/pbg.

125
VOTO CONCURRENTE QUE FORMULA EL MINISTRO JOSÉ
RAMÓN COSSÍO DÍAZ EN EL AMPARO EN REVISIÓN 645/2008.

La sentencia fue dictada por la Primera Sala de la Suprema


Corte de Justicia de la Nación el veintinueve de octubre de dos mil
ocho, en el sentido de revocar la resolución recurrida y negar el
amparo a los quejosos, mi voto fue a favor del fallo; sin embargo,
expresé mi voluntad de exponer en un voto concurrente mis
consideraciones sobre los temas de la suplencia de la queja y la causa
de pedir, pues, en mi opinión, esta última, es la que permitió abordar el
fondo del asunto. 1

I. Consideraciones de la sentencia.

En el fallo, por una parte, se determina que los agravios del


Ministerio Público Federal son infundados, porque los mismos se
dirigen a impugnar consideraciones del Juez de Distrito que no son
causa de la concesión del amparo.

En ese sentido, se precisa que el amparo fue otorgado a los


impetrantes de éste, porque el Juez de Distrito consideró que el
mandamiento de captura carece de la debida fundamentación y
motivación, respecto de la agravante que la autoridad responsable
estimó acreditada, en términos del artículo 248 Bis, fracción II del
Código Penal del Estado de Oaxaca.

1
El asunto fue resuelto por mayoría de cuatro votos de los Ministros Cossío Díaz, Sánchez
Cordero, Silva Meza y Valls Hernández, en contra Ministro Gudiño Pelayo.

1
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

Por otra parte, en la sentencia se califican de inoperantes los


agravios de la representación social federal, porque en éstos no se
ataca la determinación del Juzgador Federal, relativa a la falta de
fundamentación y motivación de la agravante, pues la responsable no
precisó cuáles de los documentos que integran la causa penal
acreditan que los quejosos, al momento de los hechos, ejercían la
profesión de maestros de nivel preescolar, ni cuál es el valor
probatorio que otorgó a las constancias, a fin de sustentar su
conclusión.

Después, en el fallo se consideró procedente suplir la deficiencia


de la queja, atendiendo a que la víctima del delito atribuido a los
quejosos es menor de edad, el cual tiene un amplio estatuto de
protección sustentado en las garantías, que en la Constitución se
otorgan a su favor, así como en las razones sostenidas en la
resolución, por medio de la cual se determinó atraer el asunto para ser
resuelto por la Primera Sala del Alto Tribunal.

Asimismo, en la sentencia se destaca que es criterio de esta


Suprema Corte que la suplencia de la queja opera a favor de menores
e incapaces en toda clase de juicios de amparo y no solamente en
derechos de familia2.

Se sostiene, que de la teología de los artículos 107, fracción II,


párrafo segundo de la Constitución; 76, bis, fracción V y 91, fracción
VI, ambos de Ley de Amparo, así como de los criterios
jurisprudenciales referidos y del contenido de la Convención sobre los

2
Jurisprudencia de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, consultable en
la página 115, volumen 175-180 Tercera Parte, Séptima Época del Semanario Judicial de la
Federación. Jurisprudencia 2ª. LXXV/2000 de la Segunda Sala del Alto Tribunal, visible en la
página 161, tomo XII, julio de 2000, Novena Época del Semanario de la Federación y su Gaceta.
Jurisprudencia 1ª. /J.191/2005, página 167, tomo XXIII, mayo de 2006, Primera Sala, Novena
Época del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta.

2
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

Derechos del Niño, se desprende el deber ineludible de los órganos


jurisdiccionales del Poder Judicial de la Federación, entre los que se
encuentra este Tribunal Constitucional, de llevar a cabo la suplencia
de la queja en toda su amplitud, en cualquier juicio de amparo, en
particular, en materia penal, cuando esté de por medio, de manera
directa o indirecta, la afectación de la esfera jurídica de un menor de
edad o de un incapaz, esos supuestos se actualizan cuando la calidad
de victima la tiene uno de esos sujetos.

En las consideraciones exponen la salvedad, en el sentido, de


que no es determinante el carácter de los promoventes del juicio o del
recurso de revisión, porque en el caso de los menores e incapaces, la
sociedad y el Estado tienen interés en la protección de los derechos
fundamentales y garantías de ellos.

Asimismo, se destacó que en el recurso de revisión rige el


principio non reformatio in peius, el cual impide agravar la situación de
los quejosos cuando únicamente éstos recurren la sentencia de
amparo, pues la suplencia de la queja opera a favor de ellos, conforme
al artículo 76, fracción II de la Ley de Amparo.

Sin embargo, cuando el recurso es interpuesto por otra de las


partes, además del quejoso, no opera el principio, pues deberá
atenderse al resultado que derive en el sentido de, si en ambos casos
o sólo en uno de éstos se apreció motivo para suplir la queja.

De esta manera, en la sentencia, bajo la suplencia de la queja se


decidió revocar el amparo concedido a los impetrantes, pues la forma
en la que resolvió el Juez de Distrito es incorrecta, toda vez que la
orden de aprehensión reclamada debe de analizarse en su integridad
y no en una sola de sus partes.

3
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

En el caso, se dice en la ejecutoria que la orden de aprehensión


reclamada contiene diversos juicios de valoración de pruebas, no
obstante estar referidos a algunos de los requisitos que se requieren
para su libramiento, como podrían ser, el cuerpo del delito y la
probable responsabilidad, que también pueden conducir a la
conclusión de que quedó acreditada alguna agravante.

En efecto, de la revisión de la orden de aprehensión se aprecia


que la responsable, en la parte inicial del considerando segundo de
esa determinación, estimó que se encuentran acreditados los
elementos constitutivos del delito equiparado a la violación agravada,
previsto en el artículo 247, en relación con el diverso 248 Bis, fracción
II, ambos del Código Penal para el Estado de Oaxaca.

En ese sentido, la responsable se refirió a los elementos de


prueba, específicamente, la denuncia de la madre del menor; las
declaraciones de éste; el informe rendido por el Director de Servicios
Jurídicos del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca;
informe rendido por la Coordinadora Estatal de Educación Inicial;
Plantilla de Personal del Nivel Educativo de Preescolar; Plantilla de
Personal Técnico, Docente, Administrativo y Manual; veinticinco
copias de documentos con fotografías del referido personal y la
Plantilla de Personal del Nivel de Educación Secundaria General de
Personal.

Una vez que enunció las pruebas, la autoridad responsable


determinó que éstas fueron valoradas en lo individual y en conjunto,
en términos de las reglas de justipreciación previstas en los artículos
354 y 355 del Código Procesal Penal vigente en el Estado, lo cual

4
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

permitió que concluyera que existen elementos suficientes para


acreditar el cuerpo del delito equiparado a la violación agravada, ilícito
previsto en el artículo 247, agravado en el precepto 248, Bis, fracción
II del Código Penal, vigente en el Estado de Oaxaca.

Así las cosas, la responsable acreditó la agravante del delito,


porque afirmó que los quejosos se desempeñaban como profesores
de educación preescolar, tomando como base las constancias de
prueba, especialmente, el informe del Director de Servicios Jurídicos
del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, la denuncia de
la madre del menor y las declaraciones del mismo.

En ese orden de ideas, en el fallo se resuelve que el Juez de


Distrito únicamente atendió a la calidad especifica de los sujetos
—pasivos y activo—, tratada por la responsable en la orden de
aprehensión, para arribar a la conclusión de que el acto reclamado
carece de la debida fundamentación y motivación; sin tomar en cuenta
que en otra parte de la orden de aprehensión la responsable tenía por
acreditada la agravante del delito con otras probanzas, aun cuando en
el apartado en el que se analizó la calidad de los sujetos se hubiese
hecho referencia al informe rendido por uno de los inculpados.

II. Razones del voto.

Sobre las consideraciones apuntadas en el párrafo anterior,


pienso que en las mismas se debió atender a la figura pretoriana de la
causa de pedir y no a la suplencia de la queja prevista en los artículos
107 constitucional y 76 bis de la Ley de Amparo, por las razones que a
continuación expresaré.

5
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

a) Suplencia de la queja. Reforma constitucional y legal3.


El Poder revisor de la Constitución reformó en mil novecientos
ochenta y seis el artículo 107 constitucional, a fin de establecer en
éste la figura procesal denominada suplencia de la queja y, en
congruencia, la misma se agregó a la Ley de Amparo en el artículo 76
bis, para aglutinar en este nuevo precepto lo referente a esa figura
procesal y que estaba regulado en los últimos cuatro párrafos del
artículo 764.

En el Dictamen de la Cámara revisora, en esencia, sobre el tema


se señala que la aportación más valiosa de la Iniciativa es el
establecimiento y definición del principio de la suplencia de la queja,
con carácter obligatorio, porque en materia de amparo ha regido el
principio de estricto derecho, el cual obliga a que los juzgadores sólo
deben analizar los conceptos de violación expuestos en la demanda,
sin entrar en consideraciones acerca de la inconstitucionalidad de los
actos reclamados que no se incluyan en dichos conceptos, impidiendo
así, que el juez supla las deficiencias que pudiera presentar la
demanda respectiva.

3
No se desconoce que en la fracción II del artículo 107 constitucional original ya se regulaba la
suplencia de la deficiencia de la queja, entonces, se hace referencia a la última reforma, porque en
ésta se unificaron las disposiciones referentes a esa figura procesal en el artículo 76 bis de la Ley
de Amparo. Las reformas al artículo constitucional citado, en relación con la suplencia de la queja
corresponden a las siguientes fechas: 30 de diciembre de 1950, 02 de noviembre de 1972, 20 de
marzo de 1974 y 20 de marzo de 1986, esta última es a la que se hace alusión en este voto
concurrente.
4
“(ADICIONADO, D.O.F. 20 DE MAYO DE 1986)
ARTICULO 76 Bis.- Las autoridades que conozcan del juicio de amparo deberán suplir la
deficiencia de los conceptos de violación de la demanda, así como la de los agravios formulados
en los recursos que esta ley establece, conforme a lo siguiente:
I.- En cualquier materia, cuando el acto reclamado se funde en leyes declaradas inconstitucionales
por la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia.
II.- En materia penal, la suplencia operará aun ante la ausencia de conceptos de violación o de
agravios del reo.
III.- En materia agraria, conforme a lo dispuesto por el artículo 227 de esta Ley.
IV.- En materia laboral, la suplencia sólo se aplicará en favor del trabajador.
V.- En favor de los menores de edad o incapaces.
VI.- En otras materias, cuando se advierta que ha habido en contra del quejoso o del particular
recurrente una violación manifiesta de la ley que lo haya dejado sin defensa.”

6
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

Igualmente, en el dictamen se justifica la existencia de la


suplencia de la queja, con la finalidad de que el juzgador esté
facultado para no ceñirse ni limitarse a los conceptos de violación
expresados en la demanda de amparo, sino que deba hacer valer,
oficiosamente, en ciertos amparos, vicios y violaciones
inconstitucionales de los actos reclamados.

A consideración de la Cámara revisora, esto debe ser así, pues,


en algunos casos, la demanda de amparo o el recurso de revisión,
pueden ser deficientes por omisión o imperfección, por lo que es
necesario suplir las deficiencias de la queja, esto significa llenar las
omisiones en que se haya incurrido en la demanda o en el recurso.

Asimismo, en el dictamen se destaca que la suplencia de la


queja y sus supuestos de aplicación, previstos en el artículo 76 bis,
resultan adecuados por el notorio beneficio en favor de determinados
sectores de quejosos y recurrentes. Además, el motivo por el cual se
establece la suplencia de la queja deficiente, responde a la idea de
hacer efectiva la supremacía constitucional encomendada a la labor
del Poder Judicial de la Federación.

Sin embargo, las Comisiones dictaminadoras de la Iniciativa


hacen notar que en las ramas del Derecho Social Mexicano se
concede un tratamiento especial a las clases económicamente débiles,
tal es el caso de los ejidatarios, comuneros, trabajadores, menores de
edad, incapaces y también personas acusadas por delitos.

Así las cosas, consideran correcto que el Derecho Social no


otorgue condiciones de igualdad dentro de un procedimiento judicial a
quienes realmente son desiguales; partir del supuesto de igualdad
jurídica entre quienes no la tienen en realidad, conduciría fatalmente a

7
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

hacer nugatoria la impartición de justicia, pues tratar igual a


desiguales es absolutamente injusto.
Con base en lo anterior, las Comisiones estimaron la falta de
oportunidad de la propuesta de la Iniciativa, en el sentido de que la
figura procesal se aplicará en todas las materias, pues ésto llevaría a
romper con los prístinos principios rectores del Derecho Social
Mexicano, el cual se ha caracterizado, en afán de una auténtica
justicia, por proteger a las clases sociales débiles y reconocer el alto
valor que tiene el pretender lograr la jurisdicción plena en toda clase
de asuntos para los miembros del Poder Judicial Federal, pero
conservando la vocación protectora de las normas del Derecho Social.

De esta manera concluyen, que en el artículo 76 bis, de la Ley


de Amparo se dan las bases que adelantan el logro de la jurisdicción
plena en otra clase de asuntos y, a la vez se conserva la protección de
las autoridades judiciales federales, para los trabajadores, los
ejidatarios, los comuneros, los reos, los menores de edad y los
incapaces5.

b) Suplencia de la queja en materia penal, configuración


jurisprudencial.

De acuerdo al contenido del artículo 76 bis, fracción II de la Ley


de Amparo, la suplencia de la queja solamente procede a favor del reo
o inculpado, cuando los conceptos de violación o agravios deficientes
sean expresados en el juicio de garantías, con el objeto de otorgarle la
seguridad jurídica, de que la resolución que se dicte sea legal, aun
cuando en la misma sea adversa a sus intereses6.
5
La reforma fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el veinte de mayo de mil
novecientos ochenta y seis.
6
Sobre la finalidad de la suplencia de la queja en materia penal debe consultarse la tesis 2a.
VIII/96 emitida por la Segunda Sala de esta Suprema Corte, visible en la página 267, tomo III,
febrero de 1996, Novena Época, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, la cual tiene el
siguiente rubro: “SUPLENCIA DE LA QUEJA DEFICIENTE EN MATERIA PENAL. SU FINALIDAD

8
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

En atención a esas consideraciones la Primera Sala resolvió una


contradicción de tesis en el sentido de no equiparar al ofendido en el
proceso penal con el reo, porque esos sujetos no se ubican en la
misma hipótesis legal, pues son figuras antagónicas del proceso7.

Es importante destacar algunas de las consideraciones que


sustentan la resolución de la contradicción de tesis 57/2002-PS, pues
en ésta se precisó que en el juicio de amparo opera el principio de
congruencia, el cual se desprende del contenido del artículo 190 de la
Ley de Amparo; sin embargo, la suplencia de la queja es una forma de
atemperar el rigorismo de la técnica jurídica que exige el juicio citado y
que el alcance de esa figura procesal es diferente, según la materia de
la que trate el juicio de garantías en la que ésta se aplique8.

Por otra parte, en relación con el tema y la figura del Ministerio


Público, en la Novena Época del Semanario Judicial de la Federación
no existe jurisprudencia alguna, definida por las Salas o el Pleno de
esta Suprema Corte, en la cual se limite la aplicación de la suplencia
de la queja en los recursos de revisión interpuestos por esa
representación social.

Sin embargo, del estudio semántico de la fracción II del artículo


76 bis de la Ley Reglamentaria de los artículos 103 y 107
constitucionales, la suplencia de la queja únicamente puede utilizarse
en los casos en los cuales el recurrente sea el reo o inculpado,
entonces, conforme a la información precisada en este apartado,
ES DAR SEGURIDAD JURÍDICA AL QUEJOSO PRIVADO DE LA LIBERTAD”
7
Jurisprudencia 1ª./J.26/2003, consultable en la página 175, tomo XVIII, agosto de 2003, Novena
Época del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta; el rubro es el siguiente: “OFENDIDO
EN MATERIA PENAL. NO PROCEDE LA SUPLENCIA DE LA QUEJA PREVISTA EN EL
ARTÍCULO 76 BIS, FRACCIÓN II, DE LA LEY DE AMPARO A FAVOR DE AQUÉL CUANDO
COMPAREZCA COMO QUEJOSO EN EL JUICIO DE GARANTÍAS.”
8
Los criterios en contradicción derivaban de recursos de revisión en amparo directo en materia
penal.

9
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

puede considerase que tratándose de juicios de amparo en materia


penal no procede suplir la deficiencia de la queja en los recursos de
revisión interpuestos por el Ministerio Público.

Además, es posible afirmar que la última limitación anunciada en


el párrafo anterior no tiene otro sustento más que la interpretación
gramatical del artículo 76 bis de la Ley de Amparo, la cual ha sido
apuntalada por interpretaciones dogmáticas que califican al juicio de
garantías como un proceso de estricto derecho9, especialmente en
ciertas materias —debido a la tendencia a traspasar los principios
procesales específicos de esas materias en los juicios ordinarios a los
procesos constitucionales— y de manera concreta en el recurso de
revisión interpuesto por el Ministerio Público, siguiendo las tendencias
de los Códigos de Procedimientos Penales de las diversas entidades
federativas que vedan la suplencia de la queja en la apelación, pues
ésta se estima de estricto derecho —porque se considera al Ministerio
Público como un órgano técnico-jurídico— y sólo se debe resolver
siguiendo los agravios del recurrente.

Ahora bien, en el caso de menores de edad o incapaces esta


Primera Sala del Alto Tribunal, vía jurisprudencia, ha determinado que
la suplencia de la queja procede en toda amplitud sin que sea
obstáculo la naturaleza de los derechos cuestionados ni el carácter del
promovente, la cual debe aplicarse desde el escrito inicial de la
demanda hasta la ejecución de la sentencia. El motivo de la mecánica
de operación propuesta es la afectación directa o indirecta a la esfera
jurídica del menor o del incapaz, sin ser determinante o el carácter
—sujeto procesal— de los que promuevan la demanda de garantías o
interpongan el recurso de revisión, porque el interés jurídico en las
controversias que lleguen a afectar a aquéllos corresponde a la
9
Se ha llegado a considerar que el principio de estricto derecho se encuentra en el artículo 2 de la
Ley de Amparo.

10
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

sociedad, a fin de asegurar la protección del interés superior del menor


e edad o del incapaz10.

Empero, considero que en el caso no es procedente aplicar ese


criterio al amparo en revisión en el cual realizo el presente voto, pues
esa jurisprudencia es relativa a la materia civil y en la misma se
propone, como sustento “… la circunstancia de que el interés jurídico
en las controversias susceptibles de afectar a la familia y en especial a
menores incapaces, no corresponde exclusivamente a los padres, sino
a la sociedad, quien tiene interés en que la situación de los hijos
quede definida para asegurar la protección del interés superior del
menor de edad o del incapaz…”

Asimismo, en esa contradicción los asuntos que la originaron


proponían una interpretación de la fracción V del artículo 76 bis de la
Ley de Amparo, es decir, la suplencia de la queja en favor de los
menores de edad.

Así las cosas, el alcance propuesto para el uso de la suplencia


de la queja no encuentra sustento en el texto de las normas
constitucional y legal que la prevé —tampoco en su interpretación
gramatical—, ni en los criterios jurisprudenciales de esta Suprema
Corte; en consecuencia, me aparto de las consideraciones que
sustentan el fallo dictado en el Amparo en Revisión 645/2008, pues la
motivación que se propone, respecto a la aplicación de la suplencia de
la queja, en mi opinión, no es la adecuada.

c) Causa de pedir en la doctrina, así como la jurisprudencia de la


Suprema Corte de Justicia de la Nación.

10
Estas afirmaciones se encuentran en la jurisprudencia establecida al resolver la contradicción de
tesis 106/2004-PS, cuyo rubro es el siguiente: “MENORES DE EDAD O INCAPACES, PROCEDE
LA SUPLENCIA DE LA QUEJA, EN TODA SU AMPLITUD, SIN QUE OBSTE LA NATURALEZA
DE LOS DERECHOS CUESTIONADOS NI EL CARÁCTER DEL PROMOVENTE.”

11
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

La construcción dogmática de la causa de pedir se divide en la


teoría de la substanciación y la teoría de la individualización, ambas
construidas para dar respuesta, en primer término, a la causa de la
acción —Chiovenda precisa que la causa de la acción se divide en
una relación jurídica y un estado de hecho contrario al derecho— y,
posteriormente, a la definición del objeto del proceso, siempre
referidas esas teorías al proceso ordinario civil.

Así, según la teoría de la substanciación lo que sustenta la


pretensión del accionante son los hechos con relevancia jurídica que
exponga en su demanda y desde la visión individualista la base es la
relación jurídica afirmada por el actor, es decir, en una da los hechos
—sin necesidad de calificarlos jurídicamente— argumentando las
consecuencias jurídicas de los mismos y como éstas se identifican con
la pretensión; en la segunda opción alega tener un título jurídico
determinado —derecho subjetivo— el cual lo lleva a obtener lo
demandado; en consecuencia, la causa de pedir son los hechos con
relevancia jurídica o los fundamentos de derecho .

Es importante destacar, que ninguna de las dos teorías obligan


al actor a expresar de manera precisa y sin error la norma jurídica en
la cual se sustenta su pretensión, pues aquí operan los brocardos iura
novit curia y da mihi factum et daba tibi ius, entonces, la posible norma
aplicable al caso es de elección judicial, no sólo para corregir el error
en la cita, sino esencialmente, para que en la sentencia el juzgador
enuncie la calificación jurídica de los hechos o de la relación jurídica, a
fin de saber si uno u otro está reconocido por el derecho y las
consecuencias que otorga, para concluir si es fundada o infundada la
pretensión demandada.

12
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

Así, lo relevante de la causa de pedir —en el proceso civil desde


la cual fue teorizada— es la identificación de la pretensión —responde
a la pregunta ¿para qué se ejerce la acción?—, así como expresar los
fundamentos o hechos de la demanda —la pregunta a la cual se debe
dar respuesta ¿por qué?— con la finalidad de conocer si hay identidad
de acciones, si se ha configurado la cosa juzgada, si hay identidad de
pretensiones, si es posible modificar la demanda, pero principalmente,
para precisar cuál es el objeto del proceso que obliga a
pronunciamiento por parte del juzgador11.

En ese sentido, es importante exponer que en México, las


legislaciones procesales civiles en su mayoría, al emular el Código de
Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, antes para la
Federación, contienen como requisitos de la demanda o exigencias de
la acción, la expresión de fundamentos de derecho y la clase de
acción ejercida, la cita de preceptos legales y principios jurídicos
aplicables, elementos que son semejantes a las consideraciones
teóricas sobre la causa de pedir12.
11
Cfr. De la Oliva Santos Andrés, Objeto del proceso y la cosa juzgada en el proceso civil. Editorial
Civitas, S. A., 2005. Chiovenda, Giuseppe. Principii di diritto processuale civile. Italia, 1965.
12
Como ejemplos los siguientes:

“CODIGO DE PROCEDIMIENTOS CIVILES PARA EL DISTRITO FEDERAL


TITULO PRIMERO
De las acciones y excepciones
CAPITULO I
De las acciones
(REFORMADO, D.O.F. 10 DE ENERO DE 1986)
ARTICULO 1
Sólo puede iniciar un procedimiento judicial o intervenir en él, quien tenga interés en que la
autoridad judicial declare o constituya un derecho o imponga una condena y quien tenga el interés
contrario.
Podrán promover los interesados, por sí o por sus representantes o apoderados, el Ministerio
Público y aquellos cuya intervención esté autorizada por la Ley en casos especiales.
ARTICULO 2
La acción procede en juicio, aun cuando no se exprese su nombre, con tal de que se determine
con claridad, la clase de prestación que se exija del demandado y el título, o causa de la acción.”

“CODIGO DE PROCEDIMIENTOS CIVILES DEL ESTADO DE AGUASCALIENTES


TITULO PRIMERO
DE LAS ACCIONES Y EXCEPCIONES
CAPITULO I
De las Acciones
ARTICULO 1o.- El ejercicio de las acciones requiere:
(F. DE E., P.O. 27 DE AGOSTO DE 1989)

13
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

Ahora bien, la construcción jurisprudencial de la causa de pedir


realizada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación está muy
distante de la dogmática procesal civil, porque, por un lado, en la
jurisprudencia se utiliza la figura de la causa de pedir para aminorar el
formalismo exigido en la expresión de conceptos de violación y de
agravios —principalmente sustentado en la jurisprudencia de la
Tercera Sala, de rubro: “CONCEPTOS DE VIOLACIÓN. REQUISITOS
LÓGICO-JURÍDICOS QUE DEBEN REUNIR.”— a fin de que éstos
pudiesen ser estudiados por el Juez Federal o el Tribunal Colegiado,
con la expresión de la lesión o agravio que el acto reclamado o norma
causa al impetrante de amparo, así como los motivos que originan ese
agravio, en aquellos asuntos en los que opera el estricto derecho; 13
situaciones que son totalmente distintas a los motivos de los teóricos
sobre la causa de pedir.

Además, por otra parte, la jurisprudencia de este Alto Tribunal


exige que el accionante o promovente exprese en el libelo
correspondiente su pretensión, lesión o agravio y los fundamentos o
motivos que generan esa lesión o agravio, exigencias que sobrepasan
el concepto de la causa de pedir —hechos o fundamentos del derecho
(relación jurídica) según la teoría que se adopte—, pues dentro de ese
concepto no se contiene la diversa figura de la pretensión —lo que se
pide— la cual forma parte del objeto del proceso; en consecuencia,
configurar de esta manera la causa de pedir hace más gravosa la
carga procesal de los sujetos que acuden a la justicia constitucional.

I.- La existencia de un derecho, o la necesidad de declararlo, preservarlo, o constituirlo;


II.- La violación de un derecho o el desconocimiento de una obligación;
III.- La capacidad para ejercer la acción por sí o por legítimo representante; y
IV.- El interés del actor para deducirla.
(F. DE E., P.O. 27 DE AGOSTO DE 1989)
ARTICULO 2o.- La acción procede en juicio, aún cuando no se exprese su nombre o se exprese
equivocadamente, con tal de que se determine con claridad la clase de prestación que se exija del
demandado y el título o causa de la acción.”
13
Jurisprudencia 68/2000 del Tribunal Pleno, de rubro: “CONCEPTOS DE VIOLACIÓN. PARA QUE
SE ESTUDIEN, BASTA CON EXPRESAR CLARAMENTE EN LA DEMANDA DE GARANTÍAS LA
CAUSA DE PEDIR”. Los datos de identificación son Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta, Novena Época, tomo XII, agosto de 2000, página 38.

14
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

Sin embargo, hasta el momento el contenido pretoriano de la


causa de pedir es el instrumento más flexible con el que cuenta el
juzgador federal, a fin de poder dar eficacia a los derechos
fundamentales y, muchas veces, hacer posible el acceso a la tutela
judicial efectiva.

d) La causa de pedir en el Amparo 645/2008.

La jurisprudencia en la que se precisa la causa de pedir como un


mecanismo para hacer posible el acceso a la justicia y dejar de lado el
formalismo en la formulación de conceptos de violación se ha hecho
extensiva a los agravios de los recursos interpuestos dentro del juicio
de amparo14, entonces, si se atiende a los requisitos que en la jurisprudencia se han definido como
propios de la causa de pedir, en el caso, la reconstrucción del agravio en el asunto al cual corresponde el
presente voto se debe hacer de la siguiente manera:

14
Jurisprudencia P./J. 69/2000, del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación,
consultable en la página 5, tomo XII, agosto de 2000, Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta, la cual tiene el siguiente rubro:”AGRAVIOS EN RECURSOS INTERPUESTOS DENTRO
DEL JUICIO DE AMPARO, PARA QUE SE ESTUDIEN BASTA CON EXPRESAR EN EL ESCRITO
RELATIVO, RESPECTO DE LAS CONSIDERACIONES QUE SE CONTROVIERTEN DE LA
RESOLUCIÓN IMPUGNADA, LA CAUSA DE PEDIR.”

15
CAUSA DE PEDIR

PRETENSIÓN FUNDAMENTOS

LESIÓN O MOTIVOS QUE GENERAN LA LESIÓN


AGRAVIO (consideraciones o hechos)

“…se solicita a este Tribunal se niegue la “Único “… sin embargo se estima por parte de la suscrita que en su
protección constitucional solicitada a los agravio.- El totalidad atinadamente el Juez Tercero de lo Penal del Distrito
quejosos y se deje subsistente el Juez de Judicial del Centro tuvo a bien librar el mandato de captura en
mandato de captura dictado en la causa amparo al contra de Adán Salvador Pérez Ramírez o Salvador Pérez Ramírez
penal número 133/2007, del índice del resolver en o Salvador Adán Pérez Ramírez y Javier Constantino o Hugo
Juzgado Tercero de lo Penal del Distrito definitiva el Gabriel Constantino o Hugo Gabriel Constantino García, como
Judicial del Centro, Oaxaca.” juicio marcado probables responsables en la comisión del injusto de
con el número equiparado a la violación agravada, previsto y sancionado por el
PRAL artículo 247, primer párrafo y agravado por el numeral 248 Bis
1213/2007 y fracción II15, ambos del Código Penal vigente en el Estado, en

15
“ARTÍCULO 248 BIS
(ADICIONADO, P.O. 7 DE FEBRERO DE 1998)
248 Bis.- Las penas previstas para los delitos de abuso sexual y violación, se aumentarán hasta en una mitad en su mínimo y máximo cuando:

16
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

acumulado agravio del menor (…) la probable responsabilidad penal de los


1219/2007, ha aquí quejosos, también se encuentra acreditada, ya que no se
determinado exigen mayores requisitos para librar un mandato de captura.
conceder la Por cuanto hace al cuerpo del delito de equiparado a la
protección violación, previsto y sancionado por el artículo 247, primer párrafo,
constitucional a del Código Penal vigente en el Estado, en agravio del menor (…),
los quejosos se encuentra acreditado con los medios de convicción que en el
de cita, esto, expediente obran, ya que al respecto el artículo 247 del Código
en atención a Penal del Estado dispone (…) los medios probatorios existentes
que argumenta son suficientes para tener por comprobado el cuerpo del delito
omitió fundar y equiparado a la violación, así como la probable
motivar responsabilidad de los quejosos en su comisión, pues como
I.- El delito fuere cometido por un pariente de la víctima sin limitación de grado en línea recta ascendente o descendente, o hasta el cuarto grado en línea colateral; por el tutor contra su pupilo,
por el padrastro o madrastra en contra el hijastro o hijastra, por el amante del padre o de la madre del ofendido o por la persona que vive en concubinato con el padre o la madre del pasivo. En
estos casos, además el culpable perderá todos los derechos familiares y hereditarios que le puedan corresponder por su vínculo con la víctima;
II.- El hecho sea cometido por quien desempeñe un cargo o empleo público o ejerza una profesión utilizando los medios o las circunstancias que ellos le proporcione (sic). Además
de la pena de prisión el condenado será destituido del cargo o empleo o suspendido por el término de cinco años en el ejercicio profesional;
III.- El delito sea cometido por persona que tenga al ofendido bajo su custodia, tutela, guarda o educación, o que aproveche la confianza en él depositada;
IV.- Tratándose del delito de violación, el hecho sea cometido por el cónyuge, concubina o concubino de la víctima.
El delito a que se refiere la fracción inmediata anterior, sólo se perseguirá por querella de la parte ofendida.”

17
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

debidamente se desprende de todos los medios probatorios existentes


falto (sic) el hasta el momento se puede afirmar que se demostró la
Juez natural existencia de los elementos objetivos o externos que
que libró el constituyen la materialidad del hecho concretamente la ley
mandato señala como delito, pues quedó acreditada la conducta
captura…” desplegada por los sujetos activos que consiste en (…); la
existencia del objeto material del delito, que es aquél sobre el que
recae la conducta delictiva, en el caso, en el cuerpo físico del
menor que fue victima del ilícito; el resultado material, al advertirse
de las constancias de autos que los activos con su actuar
impusieron la cópula al menor ofendido (…); la lesión al bien
jurídico, en la medida que se afectó la libertad, la seguridad y el
normal desarrollo psicosexual del menor pasivo; por lo que quedó
demostrada la adecuación de una conducta a la hipótesis normativa
prevista por la ley, resultando por tanto típica y antijurídica, por no
existir en autos prueba alguna que excluya la misma. (…) pues de

18
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

las pruebas relatadas y que corren agregadas al proceso penal


133/2007, del índice del Juzgado Tercero de lo Penal, se
desprenden datos jurídicamente eficaces y suficientes para
acreditar ese extremo, como se desprende del señalamiento
directo y categórico en su contra, sostenido por el menor (…)
probanzas que como se precisó fueron correctamente valoradas
por la Secretaria encargada del Juzgado Tercero de lo Penal del
Distrito Judicial del Centro, autorizada por el Pleno del Tribunal
Superior de Justicia del Estado, para dictar sentencias; y con las
que se demostró que los ahora quejosos con su conducta
transgredieron el bien jurídico protegido por la norma penal
aplicable como lo es la seguridad sexual y la inexperiencia
psicosexual del menor pasivo. Asimismo quedó demostrado que
la acción de los ahora quejosos fue dolosa, en términos de lo
dispuesto por el artículo 8, fracción I, del código sustantivo de la
materia, toda vez que los activos conociendo los elementos

19
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

objetivos del hecho típico, quisieron y aceptaron su realización, es


decir, tenían conciencia y voluntad de actuar como lo hicieron, sin
encontrarse su conducta amparada en alguna causa de licitud o
excluyente de responsabilidad. (…) Medios de prueba que
concatenados entre sí, conllevan a tener por acreditado en su
plenitud el cuerpo del delito y la probable responsabilidad penal de
los aquí quejosos, sin que para ello a criterio existan deficiencias de
fondo o forma…”
(Énfasis añadido)

20
Así las cosas, de lo anterior se desprende que el Ministerio
Público solicitó se negara el amparo a los quejosos —pretensión—
pues en el caso, no existen deficiencias de fondo o forma en el acto
reclamado —agravio— porque de las pruebas de los autos del
proceso penal se desprenden datos jurídicamente eficaces y
suficientes para acreditar la comisión del delito y los requisitos para
librar un mandato de captura; las probanzas que como se precisó
fueron correctamente valoradas, con lo que quedó demostrada la
acción de los quejosos —motivos que generan la lesión o agravio—.

De esta manera, considero que en el caso, conforme al


entendimiento que este Alto Tribunal tiene y ha expresado sobre la
suplencia de la queja, resulta inaplicable para resolver con base en los
agravios del Ministerio Público, entonces, considerando que la única
aproximación con la que cuentan los juzgadores, a fin de resolver,
tomando en cuenta las pretensiones de la representación social,
cuando ésta interpone el recurso de revisión en el juicio de amparo, es
la causa de pedir —conforme a la creación pretoriana de ésta—
entonces, la misma resulta la herramienta adecuada, con la que es
posible evidenciar el agravio del Ministerio Público y no incurrir en el
uso de la suplencia de la queja, la cual, actualmente, se encuentra
limitada en la regulación y por los interpretes constitucionales.

En consecuencia, como se determinó en la sentencia, contrario a


lo resuelto por el Juez Federal, se debe negar el amparo y protección
de la Justicia de la Unión, pues el acto reclamado está debidamente
fundado y motivado, porque la responsable para tener acreditado el
delito y su agravante, estudió y valoró diversos medios de prueba que
sustentan su acto —como lo hizo valer el Ministerio Público recurrente
—.

21
VOTO CONCURRENTE
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

ATENTAMENTE,

MINISTRO JOSÉ RAMÓN COSSÍO DÍAZ.

EL SECRETARIO DE ACUERDOS
DE LA PRIMERA SALA

LIC. HERIBERTO PÉREZ REYES.

RRM/EYZV

22
VOTO PARTICULAR

QUE FORMULA EL SEÑOR MINISTRO JOSÉ DE JESÚS


GUDIÑO PELAYO, EN EL AMPARO EN REVISIÓN
645/2008.

No comparto el sentido ni las consideraciones que rigen la


sentencia dictada por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia
de la Nación, al fallar, por mayoría de cuatro votos, el amparo en
revisión 645/2008, porque desde mi perspectiva se está supliendo la
queja al recurrente, Agente del Ministerio Público de la Federación, lo
cual, de acuerdo con la técnica del juicio de amparo, no es correcto,
según lo explicaré más adelante.

Los motivos que me apartan del criterio de la mayoría se


expresan del siguiente modo:

I. ANTECEDENTES:

a) SENTENCIA DE AMPARO: El Juez de Distrito concedió el


amparo a los quejosos, señalados como presuntos responsables del
delito equiparado a la violación agravada en perjuicio de un menor,
únicamente por lo que se refiere a la falta de fundamentación y
motivación del mandamiento de captura, ya que la responsable sólo
señaló que se encontraba acreditado que los quejosos se
desempeñaban como maestros y empleados de la institución
educativa donde el menor cursaba la instrucción preescolar, sin que
precisara cuál de los documentos ofrecidos hasta esa etapa
procedimental acreditaba ese extremo y qué valor probatorio les
confería.
1
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

b) RECURSO DE REVISIÓN: En contra de dicha concesión de


la justicia federal, el Agente del Ministerio Público de la Federación
interpuso recurso de revisión, el cual quedó radicado en la Primera
Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, bajo el número
645/2008.

c) CONSIDERACIONES DE LA EJECUTORIA DE LA
PRIMERA SALA:

Se apreció que los agravios del Ministerio Público eran


infundados, ya que controvierten una cuestión distinta a aquélla que
motivó al juez de Distrito a conceder el amparo.

En efecto, dicha representación social sólo se ocupó en


argumentar que sí quedó acreditado el cuerpo del delito y la probable
responsabilidad de los quejosos, pero no refirió si era suficiente la
motivación que brindó el juez de la causa en torno a la calificación de
los sujetos activos del presunto delito.

Por otro lado, la representación social manifestó, de manera


dogmática, que el juez de la causa tuvo a bien librar el mandato de
captura en contra de los quejosos.

Este último agravio fue calificado como inoperante, pues


constituye una afirmación general e imprecisa, con la que no combate
la concesión del amparo. La ejecutoria, en sus términos, sostiene que
el Ministerio Público:

“…ni siquiera aborda el tema, cuando realmente esto


era lo que deparaba perjuicio y debió haber sido la
materia de su agravio; por ende, sus agravios son
inoperantes”

2
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

Hasta esa parte de la ejecutoria, comulgo con sus


consideraciones.

A continuación expongo las razones concurrentes por las cuales


comparto esta parte de la ejecutoria, amén de que me servirán de
marco teórico para exponer los motivos por los cuales difiero de las
restantes consideraciones de la sentencia.

II. MARCO TEÓRICO: APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE


ESTRICTO DERECHO PARA CALIFICAR LOS AGRAVIOS DEL
MINISTERIO PÚBLICO DE LA FEDERACIÓN.

1) En el juicio de amparo, la regla general es que los conceptos


de violación y los agravios deben analizarse en estricto derecho, sin
admitir suplencia alguna, salvo en los casos y las materias a que se
refiere el artículo 76 bis de la Ley de Amparo.

El artículo 88 de la Ley de Amparo dispone que la parte a quien


perjudica una sentencia tiene la carga procesal de demostrar su
ilegalidad a través de la expresión de agravios en el recurso de
revisión, por tanto, sólo el agravio específico evidencia inconformidad
con la omisión de examinar algún argumento planteado en la demanda
de garantías. Así lo confirma de manera paralela la interpretación del
artículo 91, fracción I, de la Ley de Amparo16. En ese sentido, cuando
tal omisión no se combate, por regla general, el tribunal revisor no está
en aptitud de pronunciarse al respecto. Por tales motivos, esta
Suprema Corte ha esta establecido que los agravios, por regla
general, son la medida de su jurisdicción17.
16
ARTÍCULO 88.- El recurso de revisión se interpondrá por escrito, en el cual el recurrente
expresará los agravios que le cause la resolución o sentencia impugnada.

ARTICULO 91.- El tribunal en Pleno, las Salas de la Suprema Corte de Justicia o los tribunales
colegiados de Circuito, al conocer de los asuntos en revisión, observarán las siguientes reglas:
I.- Examinarán los agravios alegados contra la resolución recurrida y, cuando estimen que son
fundados, deberán considerar los conceptos de violación cuyo estudio omitió el juzgador;

17
Sobre este tema, puede consultarse la tesis aislada de la Segunda Sala de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación, identificable bajo el rubro: “CONCEPTOS DE VIOLACIÓN. POR REGLA
3
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

2) En la materia penal, opera la más amplia suplencia de la


queja, pero a favor del reo, no de la autoridad acusadora. La Suprema
Corte ha estimado, desde la Séptima Época, que es inadmisible la
suplencia de la queja a favor del Ministerio Público, pues se traduciría
en violación a las garantías del inculpado. Conviene traer a colación la
siguiente tesis aislada:

Materia(s): Penal
Séptima Época
Instancia: Primera Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
181-186 Segunda Parte
Página: 10

“AGRAVIOS DEL MINISTERIO PUBLICO, SUPLENCIA


DE LA DEFICIENCIA DE LOS, INOPERANTE.
CALIFICATIVAS. Si el Tribunal de Alzada en su
sentencia no precisa a qué tipo de calificativas se
refiere, aunque el Ministerio Público en sus
conclusiones precise que el homicidio debe
considerarse calificado con alevosía y ventaja, como
los agravios deben estudiarse en estricto derecho si
provienen de la representación social y ésta no razona
nada al respecto, hay una suplencia oficiosa por parte
de la responsable, con violación de las garantías del
inculpado, máxime si en la sentencia de primera
instancia se menciona una calificativa distinta y en
consecuencia el referido tribunal de apelación no está
facultado para declarar la consecuencia de una
calificativa, cuando se acusa por otra, pues cada una
se distingue entre sí en función de sus propias
peculiaridades”.

Amparo directo 4322/83. Gordiano González Primitivo. 24 de febrero


de 1984. Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Francisco Pavón
Vasconcelos.

Amparo directo 2521/83. Arcadio o Leocadio Albañil Villegas. 23 de


febrero de 1984. Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Luis
Fernández Doblado.

GENERAL, LA OMISIÓN DE EXAMINARLOS EN LA SENTENCIA DE AMPARO SÓLO PUEDE


REPARARLA EL TRIBUNAL REVISOR CUANDO SE FORMULE EL AGRAVIO RESPECTIVO”.
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XXVIII, Septiembre de
2008, página 266.. Tesis: 2a. CXXV/2008

4
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

Por lo tanto, en el recurso de revisión en materia penal, cuando


el recurrente es el Ministerio Público, la litis contestatio está formada
exclusivamente por la sentencia de primer grado y los agravios.

3) De manera paralela, tampoco sería sostenible que al


Ministerio Público le fuera aplicable la jurisprudencia de este Alto
Tribunal que se refiere a la “causa de pedir”, la cual se transcribe a
continuación:

Novena Época
Instancia: Pleno
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
XII, Agosto de 2000
Tesis: P./J. 69/2000
Página: 5

“AGRAVIOS EN RECURSOS INTERPUESTOS DENTRO


DEL JUICIO DE AMPARO. PARA QUE SE ESTUDIEN
BASTA CON EXPRESAR EN EL ESCRITO RELATIVO,
RESPECTO DE LAS CONSIDERACIONES QUE SE
CONTROVIERTEN DE LA RESOLUCIÓN IMPUGNADA,
LA CAUSA DE PEDIR. Tomando en cuenta lo dispuesto
en la tesis jurisprudencial 2a./J. 63/98, visible en el
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta,
Tomo VIII, septiembre de 1998, página 323, cuyo rubro
es "CONCEPTOS DE VIOLACIÓN. PARA QUE SE
ESTUDIEN, BASTA CON EXPRESAR CLARAMENTE EN
LA DEMANDA DE GARANTÍAS LA CAUSA DE PEDIR.",
esta Suprema Corte de Justicia arriba a la conclusión
de que los agravios que se hagan valer dentro de los
recursos que prevé la Ley de Amparo no necesitan
cumplir con formalidades rígidas y solemnes, ya que,
por una parte, los diversos preceptos de este
ordenamiento que regulan los referidos medios de
defensa no exigen requisitos para su formulación y,
por otra, el escrito a través del cual se hagan valer
éstos debe examinarse en su conjunto, por lo que será
suficiente que en alguna parte de éste se exprese con
claridad la causa de pedir, señalándose cuál es la
lesión o agravio que las respectivas consideraciones le
provocan, así como los motivos que generan esta
afectación, para que el órgano revisor deba
analizarlos; debiendo precisarse que esta conclusión
únicamente exime al recurrente de seguir determinado
formalismo al plantear los agravios correspondientes,
mas no de controvertir el cúmulo de consideraciones
5
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

que por su estructura lógica sustentan la resolución


recurrida, o, en su caso, las circunstancias de hecho
que afectan la validez de esta última”.

Amparo directo en revisión 912/98. Gerardo Kalifa Matta. 19 de


noviembre de 1998. Unanimidad de nueve votos. Ausentes: José
Vicente Aguinaco Alemán y José de Jesús Gudiño Pelayo. Ponente:
Juan N. Silva Meza. Secretario: Alejandro Villagómez Gordillo.

Amparo directo en revisión 913/98. Ramona Matta Rascala. 19 de


noviembre de 1998. Unanimidad de nueve votos. Ausentes: José
Vicente Aguinaco Alemán y José de Jesús Gudiño Pelayo. Ponente:
José de Jesús Gudiño Pelayo; en su ausencia hizo suyo el proyecto
Genaro David Góngora Pimentel. Secretario: Miguel Ángel Ramírez
González.

Amparo directo en revisión 914/98. Magda Perla Cueva de Kalifa. 19


de noviembre de 1998. Unanimidad de nueve votos. Ausentes: José
Vicente Aguinaco Alemán y José de Jesús Gudiño Pelayo. Ponente:
Juan N. Silva Meza. Secretaria: Guillermina Coutiño Mata.

Amparo directo en revisión 3178/98. Jorge Spínola Flores Alatorre.


25 de abril de 2000. Unanimidad de nueve votos. Ausentes:
Humberto Román Palacios y Juan N. Silva Meza. Ponente: Guillermo
I. Ortiz Mayagoitia. Secretario: Rafael Coello Cetina.

Amparo directo en revisión 314/99. Industrias Pino de Orizaba, S.A.


de C.V. 25 de abril de 2000. Unanimidad de nueve votos. Ausentes:
Humberto Román Palacios y Juan N. Silva Meza. Ponente: Juventino
V. Castro y Castro. Secretario: Arturo Fonseca Mendoza.

Advierto que una condición esencial para la aplicación de esa


tesis, consiste en que el recurrente sea el gobernado, no una
autoridad. En efecto, si dicha jurisprudencia es producto de la analogía
establecida entre el análisis de los conceptos de violación y los
agravios, se infiere que tiene por vocación evitarle al gobernado y sólo
al gobernado (quien de ordinario es el único que puede formular tales
conceptos), una serie de rigorismos que no favorecen su defensa
frente a un acto de autoridad. De ahí que el Tribunal Pleno haya
pensado que esa misma razón se debe aplicar al gobernado cuando
interpone el recurso de revisión. Ello se confirma con los precedentes
que conforman a dicha jurisprudencia, pues según se advierte, se trató
de recursos promovidos por gobernados, no por autoridades, mucho
menos por el Ministerio Público de la Federación, órgano acusador del
Estado.

6
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

4) Por tales motivos, es posible concluir que si el Ministerio


Público no formula agravios tendentes a controvertir la sentencia
recurrida, orientados de manera puntual y precisa a combatir aquello
que agravia a la representación social, estos deben calificarse de
inoperantes y no cabe suplir su deficiencia.

En consecuencia, si el tribunal revisor introduce argumentos que


no fueron esgrimidos por el Ministerio Público, suple la deficiencia de
la queja a favor de la representación social e, inclusive, puede llegar al
grado de realizar una verdadera revisión oficiosa de la sentencia, lo
que no está autorizado por la Ley de Amparo.

Por ello, a mi juicio, la ejecutoria de la Primera Sala que ahora se


comenta debió limitarse a declarar la inoperancia de los agravios del
Ministerio Público, confirmar la sentencia recurrida y, por ende, el
amparo concedido a los quejosos.

III. LOS MOTIVOS DE MI DISENSO.

Como lo he anunciado, fue correcto que la Primera Sala


calificara como inoperantes los agravios del Ministerio Público. Sin
embargo, a pesar de que tales agravios se estimaron ineficaces para
modificar la concesión del amparo, la Primera Sala sí se ocupó de
analizar la sentencia recurrida y la revocó.

Por tanto, estimo que la Primera Sala realizó un análisis oficioso


de la orden de aprehensión, pues ni siquiera existía agravio alguno
que analizar, y concluyó, en perjuicio de los inculpados, que la
responsable sí fundó y motivó correctamente la calidad específica de
los sujetos activos, y, por tanto, que sí estaba debidamente acreditada
la agravante en el delito por el cual se les acusa.

7
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

Éste es el motivo de mi disenso. Si la medida de la jurisdicción


de la Sala es precisamente el agravio del órgano acusador, entonces
no había razón jurídica para pronunciarse sobre aquel punto de la
sentencia de amparo que no fue combatido.

En el caso concreto, la Sala revocó la sentencia recurrida y, por


lo tanto, el amparo previamente concedido a los quejosos, sin que
mediara agravio alguno del Ministerio Público, único recurrente y a
quien le afectó el sentido de la sentencia. Con ello no sólo atentó
contra el principio de estricto derecho, sino contra el principio de non
reformatio in peius que rige a favor del inculpado en materia penal,
amén de que la revisión oficiosa no está prevista en la Ley de Amparo.

La Sala procedió a revisar de oficio la sentencia, en atención al


interés superior del niño y a la amplia suplencia de la queja que le
asiste.

Creo que la intención de la Sala es encomiable, pero incurrió en


una grave imprecisión técnica que rige al juicio de amparo.

En efecto, aunque la ejecutoria es cuidadosa en cuanto a que no


alude a la suplencia de la queja “a favor del Ministerio Público”, sino
del menor, estimo que es incorrecta dicha suplencia porque sería a
favor de quien no es parte en el proceso penal, ni mucho menos en el
amparo.

Para explicar lo anterior, es preciso acudir, en primer término, al


lugar que ocupan la víctima y el Ministerio Público en el proceso penal,
conforme a la legislación vigente al momento de emitirse la ejecutoria
de la Primera Sala y, posteriormente, a las tesis aisladas de nuestro
máximo Tribunal que se invocaron en la sentencia que ahora comento.

8
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

1) La víctima o el ofendido son las personas que formalizan la


noticia criminis, ya sea ante la autoridad policíaca o el Ministerio
Público. Este último es el encargado de investigar y perseguir los
delitos, en términos del artículo 21 constitucional.

Una vez iniciada la averiguación previa, el Ministerio Público


tiene la obligación de llevar a cabo aquellas actuaciones tendentes a
lograr esclarecer los hechos y, en su caso, a hacer la consignación
ante los tribunales. La víctima coadyuva con el Ministerio Público, sin
embargo, no constituye la parte acusadora en el proceso penal. Esa
función es exclusiva del Estado, a través del Ministerio Público. La
víctima, de manera paralela, es destinataria de las medidas de
seguridad y auxilio a que hace referencia el artículo 20 constitucional,
apartado B, anteriores a la reforma publicada en el Diario Oficial de la
Federación el día dieciocho de junio de dos mil ocho, y que de
acuerdo con su artículo Segundo Transitorio, aún están en vigor. Éstas
son, a saber, los siguientes:

“B. De la víctima o del ofendido:

I.- Recibir asesoría jurídica; ser informado de los


derechos que en su favor establece la Constitución y,
cuando lo solicite, ser informado del desarrollo del
procedimiento penal;

II.- Coadyuvar con el Ministerio Público; a que se le


reciban todos los datos o elementos de prueba con los
que cuente, tanto en la averiguación previa como en el
proceso, y a que se desahoguen las diligencias
correspondientes.

Cuando el Ministerio Público considere que no es


necesario el desahogo de la diligencia, deberá fundar y
motivar su negativa;
III.- Recibir, desde la comisión del delito, atención
médica y psicológica de urgencia;

IV.- Que se le repare el daño. En los casos en que sea


procedente, el Ministerio Público estará obligado a
solicitar la reparación del daño y el juzgador no podrá
9
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

absolver al sentenciado de dicha reparación si ha


emitido una sentencia condenatoria.

La ley fijará procedimientos ágiles para ejecutar las


sentencias en materia de reparación del daño;

V.- Cuando la víctima o el ofendido sean menores de


edad, no estarán obligados a carearse con el inculpado
cuando se trate de los delitos de violación o secuestro.
En estos casos, se llevarán a cabo declaraciones en
las condiciones que establezca la ley; y

VI.- Solicitar las medidas y providencias que prevea la


ley para su seguridad y auxilio”.

En ninguna de tales fracciones se reconoce el derecho de la


víctima a promover directamente en el proceso penal, ni mucho menos
a intentar el juicio de amparo y sus recursos. La causa penal queda en
manos de la autoridad Ministerial, quien tiene la responsabilidad de
allegarse de las pruebas necesarias para demostrar el delito y la
responsabilidad del acusado. Corresponderá, entonces, al Ministerio
Público, como parte en el proceso, promover el recurso de revisión en
contra de la sentencia que conceda el amparo al indiciado, pero la ley
de la materia no confiere ese mismo derecho a la víctima.

Por tal motivo, no resulta jurídicamente explicable que en esta


instancia –revisión en amparo indirecto-, se considere implícitamente
al menor como parte del juicio de amparo, ni mucho menos como
promovente, para suplirle la deficiencia de la queja.

2) La ejecutoria se apoya en tres tesis de jurisprudencia


relacionadas con la suplencia tan amplia que existe a favor de los
menores. La primera de ellas es del siguiente tenor:

Séptima Época
Instancia: Segunda Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
175-180 Tercera Parte
Página: 115

10
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

“MENORES E INCAPACES, SUPLENCIA DE LA QUEJA


TRATANDOSE DE. SUS ALCANCES A TODA CLASE
DE JUICIOS DE AMPARO Y NO SOLAMENTE CON
RESPECTO A DERECHOS DE FAMILIA. La adición a la
fracción II del artículo 107 de la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos, que estableció la
suplencia de la deficiencia de la queja en los juicios de
amparo contra actos que afecten derechos de menores
e incapaces (decreto de 27 de febrero de 1974,
publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 20
de marzo del mismo año), según la exposición de
motivos de la iniciativa de reformas, tuvo como
finalidad inicial la de tutelar los derechos de familia,
pretendiéndose crear una institución "cuya
instrumentación jurídica adecuada haga posible la
satisfacción de derechos mínimos (de los menores e
incapaces), necesarios para un desarrollo físico, moral
y espiritual armonioso". Sin embargo, en la propia
iniciativa presentada por el presidente de la República
se expresa que la referida adición a la Constitución
Federal "tenderá a lograr en favor de los menores e
incapaces la derrama de la totalidad de los beneficios
inherentes a la expresada institución procesal,
invistiendo al Poder Judicial de la Federación que
conoce del amparo, además de la facultad de
corrección del error en la cita del precepto o preceptos
violados, la de intervenir de oficio en el análisis del
amparo, haciendo valer los conceptos que a su juicio
sean o que conduzcan al esclarecimiento de la
verdad". Tal intención de la iniciativa fue desarrollada
ampliamente por el Congreso de la Unión al aprobar el
decreto que la reglamentó, publicado en el Diario
Oficial de la Federación el día 4 de diciembre de 1974, a
través del cual se adicionaron los artículos 76, 78, 79,
91 y 161 de la Ley de Amparo; y al aprobar también el
decreto de 28 de mayo de 1976, publicado en el Diario
Oficial de la Federación el día 29 de junio siguiente,
que introdujo nuevas reformas a la Ley de Amparo, en
vigor a partir del día 15 de julio de 1976. En efecto, la
adición al artículo 76 (cuarto párrafo), dispone que
"deberá suplirse la deficiencia de la queja en los
juicios de amparo en que los menores de edad o los
incapaces figuren como quejosos", y la nueva fracción
V del artículo 91 de la Ley de Amparo establece que
"tratándose de amparos en que los recurrentes sean
menores o incapaces (los tribunales que conozcan del
recurso de revisión), examinarán sus agravios y
podrán suplir sus deficiencias y apreciar los actos
reclamados y su inconstitucionalidad conforme a lo
11
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

dispuesto en el cuarto párrafo del artículo 76 y en el


tercero del artículo 78". Como se ve, ninguno de esos
dos preceptos limita el ejercicio de la suplencia de la
queja a los derechos de familia, y sí, por el contrario, la
segunda disposición transcrita remite expresamente al
artículo 78 párrafo tercero, de la Ley de Amparo
(también reformado por el segundo de los decretos
que se mencionan), en el que se establece que "en los
amparos en que se controviertan derechos de menores
e incapaces, el tribunal que conozca del juicio podrá
aportar de oficio las pruebas que estime pertinentes";
es decir, la suplencia instituida en favor de los
menores no solamente fue estructurada por el
legislador con ánimo de tutelar los derechos de familia,
inherentes al estado de minoridad, sino también para
ser aplicada en todos los amparos en los que sean
parte los menores de edad, o los incapaces, cualquiera
que sea la naturaleza de los derechos que se
cuestionen, y se previó también la necesidad de que la
autoridad que conozca del juicio recabe oficiosamente
pruebas que los beneficien”.

Volúmenes 91-96, página 73. Amparo en revisión 5969/75. Beatriz


Elena Martínez Buelna (menor). 15 de julio de 1976. Unanimidad de
cuatro votos. Ponente: Carlos del Río Rodríguez. Secretario:
Guillermo I. Ortiz Mayagoitia.

Volúmenes 91-96, página 73. Amparo en revisión 2222/76. Librado


Esquivel Calvillo (menor). 19 de agosto de 1976. Cinco votos.
Ponente Carlos del Río Rodríguez. Secretaria: Fausta Moreno
Flores.

Volúmenes 97-102, página 101. Amparo en revisión 5213/75. Julio


Hernández Quiñones. 9 de febrero de 1977. Unanimidad de cuatro
votos. Ponente: Eduardo Langle Martínez. Secretario: Agustín Cerón
Flores.

Volúmenes 103-108, página 79. Amparo en revisión 4633/76. María


Trinidad Peña Sahagún y otros. 27 de julio de 1977. Unanimidad de
cuatro votos. Ponente: Eduardo Langle Martínez. Secretario: Jaime
C. Ramos Carreón.

Volúmenes 175-180, página 73. Amparo en revisión 3456/81.


Albertina Domínguez viuda de García y coagraviados (acumulados).
20 de octubre de 1983. Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Carlos
del Río Rodríguez.

Según se advierte, esta jurisprudencia es respetuosa de la


técnica del juicio de amparo. La hipótesis que analiza es el juicio de
amparo en el que “….los menores de edad o los incapaces figuren
como quejosos”, así como aquéllos amparos “…en que los recurrentes
12
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

sean menores o incapaces….” Tratándose de casos en los que


acuden al juicio de garantías los menores, ya sea por sí o por su
legítimo representante, es preciso cumplir el mandato previsto en el
artículo 76 bis, fracción V, de la Ley de Amparo, sin hacer distingo
sobre la materia de la litis.

En efecto, de la revisión de los precedentes que informan a la


jurisprudencia, se aprecia que en todos ellos promovieron los legítimos
representantes de los menores (sus padres), en relación a asuntos de
orden agrario o penal. Pero ni los precedentes ni, por obvias razones,
la tesis resultante, se refieren a aquellos casos en los que el
recurrente es el Ministerio Público, quien es parte en un proceso penal
y no actúa precisamente en representación del menor. Y ello es
explicable, pues no existe fundamento legal para sostener que el
Ministerio Público es el representante o gestor oficioso de la víctima de
un delito, aún cuando esta última sea un menor. El Ministerio Público
sólo cumple con la encomienda constitucional de perseguir los delitos
ante los tribunales, allegarse de las pruebas necesarias para
demostrar la responsabilidad de los inculpados, y solicitar al juez de la
causa la aplicación de las penas. Pero, reitero, no se transforma en el
representante de la víctima, que promueva el juicio de amparo en su
nombre.

Por tal motivo, no descalifico en modo alguno el contenido de la


tesis invocada, sólo creo que se realizó una interpretación y aplicación
extensiva de la misma, que contraviene a los principios del amparo
indirecto en materia penal.

Por su parte, la tesis aislada de la Segunda Sala que también se


invoca en la ejecutoria, es del siguiente tenor:

Novena Época
Instancia: Segunda Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
13
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

Tomo XII, Julio de 2000


Tesis: 2a. LXXV/2000
Página: 161

“MENORES DE EDAD O INCAPACES. LA SUPLENCIA


DE LA QUEJA DEFICIENTE PROCEDE EN TODO
CASO, SIN QUE OBSTE LA NATURALEZA DE LOS
DERECHOS CUESTIONADOS NI EL CARÁCTER DEL
PROMOVENTE. Los Jueces Federales tienen el deber
de suplir la deficiencia de los conceptos de violación o
de los agravios respectivos, siempre que esté de por
medio, directa o indirectamente, el bienestar de un
menor de edad o de un incapaz, sin que para ello sea
determinante la naturaleza de los derechos familiares
que estén en controversia o el carácter de quien o
quienes promuevan el juicio de amparo o el recurso de
revisión, toda vez que el interés jurídico en las
cuestiones que pueden afectar a la familia y
principalmente en las concernientes a los menores y a
los incapaces, no corresponde exclusivamente a los
padres, ya que su voluntad no es suficiente para
determinar la situación de los hijos menores; por el
contrario, es la sociedad, en su conjunto, la que tiene
interés en que la situación de los hijos quede definida
para asegurar la protección del interés superior del
menor de edad o del incapaz. Lo anterior, debido a que
el propósito del Constituyente y del legislador
ordinario, plasmada en los artículos 107, fracción II,
párrafo segundo, constitucional y 76 bis, fracción V y
91, fracción VI, de la Ley de Amparo, y de las
interpretaciones realizadas por la Suprema Corte fue
tutelar el interés de los menores de edad y de los
incapaces, aplicando siempre en su beneficio la
suplencia de la deficiencia de la queja, incluso hasta el
grado de hacer valer todos aquellos conceptos o
razones que permitan establecer la verdad y lograr el
bienestar del menor de edad o del incapaz. Luego, no
hay excusa tocante a la materia ni limitante alguna
para la intervención oficiosa y obligada de las
autoridades jurisdiccionales en esta clase de asuntos,
pues la sociedad y el Estado tienen interés en que los
derechos de los menores de edad y de los incapaces
queden protegidos supliendo la deficiencia de la queja,
independientemente de quienes promuevan en su
nombre o, incluso, cuando sin ser parte pudieran
resultar afectados por la resolución que se dicte”.

Amparo directo en revisión 182/2000. Duly Esther Ricalde Quijano. 2


de junio del año 2000. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: Juan

14
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

Díaz Romero. Ponente: Mariano Azuela Güitrón. Secretario: Rolando


Javier García Martínez.

De la lectura del precedente que informa a la tesis en cuestión,


advierto que el proceso de origen fue un juicio de divorcio y en la
sentencia de apelación, la cónyuge declarada culpable perdió la patria
potestad sobre su menor hijo, por disponerlo así el artículo 299 del
Código Civil del Estado de Campeche. Por ende, promovió el juicio de
amparo y posteriormente el recurso de revisión.

En primer lugar, se advierte que se trata de un asunto en materia


familiar, y bajo ese contexto debe ser analizado. La promovente
discute el derecho a continuar con la representación del menor, y
hasta en tanto no se resolviera el amparo, la sentencia condenatoria
aún estaba subjudice, por lo que aún contaba con tal representación
Se advierte que estaban en juego un cúmulo de derechos y
obligaciones previamente constituidos a su favor, que impactaban en
la esfera jurídica del menor, y que tales derechos no podían quedar al
arbitrio subjetivo de los cónyuges en pugna.

Este escenario no se presenta cuando el Ministerio Público


decide ejercitar acción penal y perseguir el delito ante los Tribunales.
En primer lugar, la litis planteada no deriva de un conflicto de derecho
privado, sino de la supuesta comisión de un delito. En segundo lugar,
no está en discusión la privación de un derecho adquirido, como por
ejemplo, la patria potestad, sino el libramiento de una orden de
aprehensión, porque se presume el acreditamiento del cuerpo del
delito –es decir, sólo los elementos objetivos y normativos del tipo- y la
probable –pero no contundente- responsabilidad de los quejosos. No
está definida aún la comisión del delito y, por tanto, la calidad
indiscutible de víctima de un delito. Ni siquiera es posible sostener que
esté en juego el derecho subjetivo de la víctima a aportar mayores
elementos de prueba o de exigir la reparación del daño. En el asunto
que ocupa al presente voto, todavía está pendiente por definir la
15
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

situación jurídica de los quejosos –que se formalizará con el dictado


de un auto de formal prisión o de libertad, si así fuera el caso- y sólo el
Ministerio Público es quien tiene la potestad de exigir al juez que se
aprehenda a los presuntos inculpados.

Pero más aún, en el caso que nos ocupa no estamos en


presencia de un conflicto de intereses entre el promovente del recurso
de revisión y el menor. Por el contrario. Ello lo hace diametralmente
opuesto al precedente de la Segunda Sala. En efecto, en la ejecutoria
que dio lugar a la tesis en comento, se sostuvo literalmente lo
siguiente:

“Luego, en casos como el presente, en que existe un


hijo menor cuyos progenitores determinaron disolver
el vínculo matrimonial, la Justicia de la Unión ha de
velar por su interés y bienestar sin importar que quien
haya venido a promover el amparo lo haya hecho con
deficiencias en sus planteamientos, toda vez que
aplicar las exigencias formales que en otra clase de
asuntos y materias se tornan necesarias, implicaría
pasar por alto la voluntad que el legislador plasmó en
los artículos 107, fracción II, párrafo segundo de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos
y 76 Bis, fracción V y 91, fracción VI de la Ley de
Amparo, que busca proteger los derechos de los
menores de edad y evitarle otra serie de perjuicios
además de los que ya experimenta por la fractura de la
vida familiar.
…”.
Y agrega, en estricta técnica, que:

“Por lo que hace a los alcances de la suplencia a favor


de los menores de edad, debe reiterarse que la
institución fue estructurada no únicamente para
proteger los derechos de familia, sino también para ser
aplicada en todos los amparos en los que sean parte
los menores de edad o los incapaces, con
independencia de los derechos que se cuestionen,…”.

La ejecutoria concluye del siguiente modo:

16
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

“La suplencia de la queja deficiente no está limitada a


los derechos de familia, sino debe aplicarse en todos
los asuntos en que sean parte menores de edad o
incapaces, con independencia de los derechos que se
cuestionen, así como en aquellos casos en que no
siendo partes se ventilen asuntos como los relativos a
la patria potestad y a la guarda y custodia en los que la
decisión que se tome necesariamente afectará a los
menores.
…….
En este orden de ideas, esta Segunda Sala considera
que siempre que esté de por medio, directa o
indirectamente, el bienestar de un menor de edad o de
un incapaz, los Jueces Federales tienen el deber de
suplir la deficiencia de los conceptos de violación o de
los agravios respectivos, sin que para ello sea
determinante la naturaleza de los derechos familiares
que estén en controversia o el carácter de quién o
quiénes promuevan el juicio de amparo o el recurso de
revisión, toda vez que el interés jurídico en las
cuestiones que pueden afectar a la familia y
principalmente en las concernientes a los menores y a
los incapaces, no corresponde exclusivamente a los
padres, ya que su voluntad no es suficiente para
determinar la situación de los hijos menores; por el
contrario, es la sociedad en su conjunto la que tiene
interés en que la situación de los hijos quede definida
para asegurar la protección del interés superior del
menor de edad o del incapaz.
……
Luego, no hay excusas tocante a la materia ni limitante
alguna para la intervención oficiosa y obligada de las
autoridades jurisdiccionales en esta clase de asuntos,
pues como ya quedó visto, la sociedad y el Estado
tienen interés en que los derechos de los menores de
edad y de los incapaces queden protegidos supliendo
la deficiencia de la queja, y no tanto de quienes acudan
como partes en los juicios o, en su caso, de quienes
promuevan en su nombre,…”.

Las cuestiones que afectan a la familia no pueden quedar


sujetas a la correcta o incorrecta defensa (bien o mal intencionada)
defensa de las partes. Además, los promoventes, en esos casos, son
personas físicas de derecho privado, a diferencia de la institución del
Ministerio Público, cuyo estatus dentro del amparo ya ha quedado

17
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

definido por la Ley y la jurisprudencia de este Alto Tribunal, según


quedó expresado en el apartado II de este voto. Por otro lado, el
menor no es parte en el proceso penal ni en el amparo
correspondiente.

Por lo tanto, la tesis en cuestión se refirió de manera concreta a


los asuntos en materia familiar en los que, si bien el quejoso dilucida
sobre un derecho propio, de este último también surgen un cúmulo de
derechos y obligaciones a favor del menor de edad, de tal modo que la
decisión que adopte el tribunal le afectará de manera directa. En el
precedente de mérito no se contempló la materia penal y con razón,
por los motivos expuestos con anterioridad.

Finalmente, la ejecutoria cita la jurisprudencia de esta Primera


Sala, cuyo contenido es el siguiente:

Novena Época
Instancia: Primera Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
XXIII, Mayo de 2006
Tesis: 1a./J. 191/2005
Página: 167

“MENORES DE EDAD O INCAPACES. PROCEDE LA


SUPLENCIA DE LA QUEJA, EN TODA SU AMPLITUD,
SIN QUE OBSTE LA NATURALEZA DE LOS
DERECHOS CUESTIONADOS NI EL CARÁCTER DEL
PROMOVENTE. La suplencia de la queja es una
institución cuya observancia deben respetar los
Jueces y Magistrados Federales; suplencia que debe
ser total, es decir, no se limita a una sola instancia, ni a
conceptos de violación y agravios, pues el alcance de
la misma comprende desde el escrito inicial de
demanda de garantías, hasta el periodo de ejecución
de la sentencia en caso de concederse el amparo.
Dicha suplencia opera invariablemente cuando esté de
por medio, directa o indirectamente, la afectación de la
esfera jurídica de un menor de edad o de un incapaz,
sin que para ello sea determinante la naturaleza de los
derechos familiares que estén en controversia o el
carácter de quien o quiénes promuevan el juicio de
amparo o, en su caso, el recurso de revisión, ello
18
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

atendiendo a la circunstancia de que el interés jurídico


en las controversias susceptibles de afectar a la familia
y en especial a menores e incapaces, no corresponde
exclusivamente a los padres, sino a la sociedad, quien
tiene interés en que la situación de los hijos quede
definida para asegurar la protección del interés
superior del menor de edad o del incapaz. Se afirma lo
anterior, considerando la teleología de las normas
referidas a la suplencia de la queja, a los criterios
emitidos por la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, así como a los compromisos internacionales
suscritos por el Estado mexicano, que buscan proteger
en toda su amplitud los intereses de menores de edad
e incapaces, aplicando siempre en su beneficio la
suplencia de la deficiencia de la queja, la que debe
operar desde la demanda (el escrito) hasta la ejecución
de sentencia, incluyendo omisiones en la demanda,
insuficiencia de conceptos de violación y de agravios,
recabación oficiosa de pruebas, esto es, en todos los
actos que integran el desarrollo del juicio, para con
ello lograr el bienestar del menor de edad o del
incapaz”.

Como se advierte, la jurisprudencia de la Primera Sala se emitió


en consonancia con las tesis que en materia familiar ya había
expedido esta Suprema Corte, las cuales, como ya se ha visto, no se
refieren a la materia penal; lo que permite concluir que en la ejecutoria
que ahora se comenta se importaron los principios de la materia
familiar a la materia penal, sin mayor motivación ni justificación.

El criterio que ha adoptado la Suprema Corte en materia familiar,


no puede ser aplicado, sin más, al amparo penal, porque la revisión
oficiosa que se intente a favor de la víctima, menor de edad, puede
socavar las garantías constitucionales del inculpado. En efecto, si el
inculpado no conoce de antemano los argumentos con los que lo
“sorprenderá” el tribunal revisor para revocar la sentencia y, por lo
tanto, será nugatorio su derecho a preparar la defensa. Además, el
tribunal sería parcial, al inclinarse “por el interés del menor”, en una
causa que aún no está definida, pues el acto reclamado es una orden

19
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

de aprehensión, con lo cual también conculcará el principio de


presunción de inocencia del reo.

Por otro lado, debemos recordar que en el juicio de amparo, la


suplencia de la queja opera sólo a favor del indiciado, no de la víctima,
y ello ha sido reiterado por esta Primera Sala en numerosos
precedentes, lo cual se está dejando de lado al darle una importancia
superlativa al interés superior del niño.

Si partiéramos de la consideración de que en los delitos


cometidos en contra de menores prevalece el interés superior del niño
y que, por lo tanto, debe suplírsele la queja al menor, ello nos
autorizaría a concluir que aunque no fuera parte en el proceso, el
menor podría acudir directamente al juicio de amparo y hacer efectiva
dicha suplencia. Ello trastocaría el sistema del amparo penal.

Una interpretación sistemática del artículo 76 bis, fracciones II y


V de la Ley de Amparo, con la estructura del proceso y el amparo
penal, nos impide concluir que en esta última materia puede concurrir
la suplencia de la queja tanto para el reo como para el menor, pues
sería imposible procurar el mejor beneficio para uno sin socavar el
mayor beneficio del otro, siendo que ambos estarían asistidos por la
misma suplencia.

Por tales motivos, estimo que debió suprimirse el estudio que


realiza el proyecto en torno a la constitucionalidad de la orden de
aprehensión. De hecho, la conclusión a la que arriba el proyecto –
declarar que está debidamente fundada y motivada y que, por tanto,
debe revocarse la sentencia recurrida y negar el amparo-, ya trastoca
la suplencia de la queja que opera a favor del reo y agrava la situación
del inculpado, lo que no hubiera sucedido si simplemente nos
hubiéramos remitido al tenor de los agravios del Ministerio Público, en
respeto a la técnica del juicio de amparo.
20
VOTO PARTICULAR EN EL
AMPARO EN REVISIÓN 645/2008

En consecuencia, estimo que si los agravios del Ministerio


Público son, por un lado, infundados, y por otro, inoperantes, debió
confirmarse la sentencia recurrida, en la cual se concede el amparo
sólo para fundar y motivar la calidad específica de los sujetos activos.

Estos son los motivos que me apartan del criterio que sostuvo la
mayoría.

MINISTRO JOSÉ DE JESÚS GUDIÑO PELAYO.

SECRETARIO DE ACUERDOS DE LA PRIMERA SALA:


LIC. HERIBERTO PÉREZ REYES.-

21