Anda di halaman 1dari 18

mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

Lenguaje corporal.
Comunicación del cuerpo y la
mente
Autor: Pearson Educación

1
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

Presentación del curso

El lenguaje corporal, es un tipo de comunicación no verbal que se hace patente


como un lenguaje visual, un lenguaje gestual que revela tanta información como el
significado mismo de las palabras. Hay un grado de importancia parejo entre la
comunicación verbal y la comunicación no verbal. El lenguaje corporal, en tanto
que sea no sólo consciente, sino, además, dominado por una persona, será un
"arma" de comunicación tremendamente efectiva y una potente herramienta para
posicionar positivamente nuestra imagen proyectada hacia los demás.
Ser conscientes y manejar el lenguaje corporal nos permite efectivizar nuestros
propósitos de comunicación. Además, saber leer el lenguaje corporal en las
personas nos permite entender mejor el mensaje que nos llega, y, por cierto,
conocer mejor a la persona con quien entablamos comunicación. Te invitamos,
mediante este trabajo, a que conozcas más sobre la comunicación y el lenguaje
corporal.
Aprende con este curso de Pearson, fragmento del libro: "Lenguaje corporal", del
autor James Borg. Puedes descubrir y adquirir libros de Pearson en:
www.jetlibros.com.

2
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

1. Lenguaje del cuerpo y de la mente. Comunicación


no verbal (silenciosa)

1. Lenguaje del cuerpo y la mente


Sin duda, a lo largo de los años has aprendido las diversas maneras en que nos
comunicamos: expresiones faciales, la forma en que nos sentamos o estamos de pie,
gestos como cruzar los brazos de determinada manera, la posición o inclinación de
la cabeza o la dirección de los ojos. Todos estos movimientos expresan algo, aun
cuando no vayan acompañados de palabras. Cómo muestras estos movimientos
contribuye a la crear la imagen que presentas de ti mismo y la percepción que los
demás tendrán de ti.
Casi nadie cree que, cuando está hablando con otra persona, las palabras
puedan transmitir el mensaje correcto por sí mismas.
Puede que sonriamos o hagamos una mueca, desviemos la mirada en ocasiones, nos
mantengamos cerca o a una distancia, toquemos al otro (o no) y que empleemos
otras formas de comunicación no verbal para añadirle cuerpo a nuestro mensaje.
Varios estudios en los últimos cincuenta años han reunido pruebas que demuestran
que es el lenguaje corporal, o los mensajes no verbales, lo que transmite con fuerza
los siguientes mensajes:
• aceptación y rechazo
• gusto y disgusto
• interés y aburrimiento
• verdad y mentira.
¿No sería provechoso poder distinguir todos ellos en tus interacciones con los
demás? Sin duda, te ahorraría mucho tiempo y sufrimiento y, también, te serviría de
retroalimentación, lo que puede serte útil para darle la vuelta a la situación en
algunos casos.
Por lo tanto, una buena observación del lenguaje corporal te ayudará de forma
práctica a mejorar tus interacciones con los demás en la mayoría de las situaciones.
Con amigos, familia, compañeros de trabajo, clientes, en entrevistas de trabajo, con
extraños… la lista es muy larga.
Comunicarse con el lenguaje silencioso
De forma bastante natural, como nuestras interacciones diarias con los demás
emplean la palabra hablada, hemos sido educados para creer que nuestras
habilidades lingüísticas, es decir, las palabras, tienen una importancia espectacular.
La tienen, pero el lenguaje «silencioso» es igualmente importante, si no más.
«El lenguaje “silencioso” es igualmente importante»
Nos comunicamos con nuestra:
• indumentaria
• postura
• expresión facial
• contacto ocular
• movimientos de manos, brazos y piernas

3
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes
• tensión corporal
• distancia espacial
• tacto
• voz (tono, velocidad e inflexión).
Como nos comunicamos con este lenguaje silencioso desde el subconsciente,
resulta ser un indicador sincero de nuestros sentimientos y transmite más
información que la palabra hablada. Los gestos son muy efectivos para emitir
mensajes en forma de imágenes, de una manera que el discurso oral no puede
hacer. Por eso, cuando los gestos y las palabras se utilizan de forma simultánea,
tenemos el método de comunicación más efectivo. Elegimos gestos para comunicar
nuestro mensaje, pero nuestro cuerpo emite también señales que están más allá de
nuestro control consciente (y aquí es donde empiezan los problemas).

Nota: Este curso es un fragmento del libro: "Lenguaje corporal", del autor James
Borg, publicado por Pearson Educación (ISBN: 9788483225998). Puedes descubrir y
adquirir libros de Pearson en: www.jetlibros.com.

4
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

2. Comunicación verbal y no verbal. Modelo de


comunicación: Albert Mehrabian

Es hora de sacar a relucir las estadísticas relacionadas con el revolucionario estudio


(aún muy influyente) dirigido en 1971 por el psicólogo social y profesor Albert
Mehrabian de la Universidad de Los Ángeles (UCLA). Investigó el poder relativo de
los mensajes verbales y no verbales en encuentros cara a cara y diseñó un modelo
de comunicación que ha superado la prueba del tiempo. Ha sido considerado el
más acertado a la hora de entender cómo una persona descifra el significado del
mensaje de otra persona.
La investigación reveló que había tres elementos en cualquier mensaje
comunicativo: lenguaje corporal, voz y palabras. Mehrabian desarrolló el famoso
modelo 55, 38 y 7 , que señala que:
• el 55 por ciento del significado de cualquier mensaje proviene del lenguaje
corporal visual (gestos, postura, expresión facial)
• el 38 por ciento del significado deriva del elemento no verbal del discurso (vocal);
en otras palabras, el modo en que se dicen las palabras: tono, velocidad e inflexión.
• el 7 por ciento del significado proviene de las palabras en concreto (contenido).

Esto nos conduce a una conclusión impresionante:


• Esto significa que en ese tiempo vital (de 20 segundos a 3 minutos) que tenemos
cuando la gente se forma la primera impresión de nosotros, ésta será determinada
sobre todo por nuestra presentación y por cómo decimos las cosas, más que por lo
que decimos (contenido).
• Si hay una incoherencia entre las palabras y la forma en que son transmitidas,
tendemos a creer en la forma más que en el contenido (ver las aplastantes
estadísticas más arriba).
• Por lo tanto, el lenguaje corporal nos permite mirar más allá de las palabras que
se emplean y llegar al mensaje mudo que está siendo transmitido (a menudo, a
través del subconsciente).
Así que la investigación clásica de Mehrabian nos dice que el impacto que causas se
basa en tres factores:
1. EL ASPECTO QUE TIENES
2. CÓMO SUENAS
3. LO QUE DICES.
Para resumir, ¡el lenguaje corporal habla más alto que las palabras!

5
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

PRECAUCIÓN
A lo largo de las décadas, algunas personas, tras conocer el estudio del 55,
38 y 7 (y otros estudios más recientes que han confirmado con creces estas
cifras), han malinterpretado el descubrimiento revolucionario. Han creído
que las palabras no son tan importantes y que, siempre que parezcas
seguro, proyectes la impresión adecuada, te vistas para matar y transmitas
tu pobre discurso oral con tono seductor e inflexión adecuada, te comerás el
mundo. (Una ilustración clásica de la máxima «ninguna información es
mejor que la desinformación»).
Algunos han pensado que, ya que las palabras conforman menos del 10 por
ciento de las interacciones en términos de sintonizar satisfactoriamente con
la gente, entonces, las palabras no son tan importantes.
Incorrecto. Eso no es lo que demostró el estudio. Cuando leas esta idea en
el futuro (seguro que te la encuentras agazapada en alguna revista), estate
alerta.

¿Qué demostraba el estudio? Bueno, esencialmente, era esto:

Si tu 55 por ciento —lenguaje corporal visual— no es bueno, ¡nadie va a


quedarse a esperar a escuchar el 45 por ciento restante!

Incluso si tu público se queda, si tu 38 por ciento (el modo en que hablas) los
decepciona, no prestarán atención o no comprenderán el 7 por ciento (las palabras)
y los habrás perdido ( mentalmente, si no físicamente). Esto es lo que demostraba
la investigación.

6
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

3. Las palabras y el lenguaje corporal (visual o no


verbal) se complementan

¿Cuántas veces has pensado (o dicho), en una fiesta, en el trabajo o con una cita,
que las cosas tenían buen aspecto hasta que la otra persona abrió la boca? (¿Has
visto alguno de esos programas de televisión sobre citas rápidas?).
No te equivoques: las palabras son importantes. Nuestro objetivo es hacer que la
otra persona quiera escucharnos desde el principio. Incluso si crees que desbordas
carisma sin decir nada, las palabras son importantes. Y, por supuesto, el modo en
que las dices es igualmente importante.
«Hacer que la otra persona quiera escucharnos desde el principio»
Está generalmente aceptado entre la mayoría de los investigadores que:
• las palabras se emplean para comunicar información
• el lenguaje corporal (o no verbal) transmite actitudes, sentimientos y emociones.
(Hablaremos sobre cómo se dicen las palabras y sobre el despliegue de actitudes,
sentimientos y emociones en la lección 3, cuando hablemos de los aspectos no
verbales del discurso oral o paralenguaje).
A veces, el lenguaje corporal es utilizado como un medio alternativo a los mensajes
verbales (recuerda la frase de Norma Desmond en Sunset Boulevard: «Con una
mirada, hago que las palabras se avergüencen…»).
Por eso, basándose en qué tal te desenvuelves con los tres factores de los que
hemos hablado más arriba, la gente tomará decisiones respecto a:
• si les gustas
• si confían en ti
• si quieren salir contigo
• si quieren hacer negocios contigo,
y, clara y llanamente, ¡si quieren tener algo que ver contigo!

PRECAUCIÓN

Muchas personas pasan tiempo intentando convertirse en expertos en la


decodificación del lenguaje corporal de los demás y siguen sin mejorar sus
propias relaciones personales y laborales. ¿Por qué? Porque olvidan observar
su propio lenguaje corporal.

7
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

Muchas relaciones se «crean» o se «rompen» en los tres primeros minutos del


encuentro. Es el instinto o la intuición del subconsciente quien está recogiendo las
señales no verbales para decidir si alguien nos interesa o no.
Tus palabras amistosas no significan nada si tu cuerpo parece estar diciendo algo
diferente. Como emisores, estamos constantemente causando impresiones en las
otras personas, además de estar recibiendo impresiones de los demás como
receptores. Es un tráfico de doble sentido.
Evaluamos, a través de nuestro «sexto sentido», cómo nos sentimos respecto a una
persona por la manera en que se expresa mediante su cuerpo. Ni siquiera es una
decisión racional por nuestra parte. Llámala intuición. Esta hermosa cita lo resume
muy bien:
Hay un camino del ojo al corazón que no pasa por el intelecto
G. K. Chesterton
Deja de mirarte al ombligo preguntándote por qué haces algo concreto con tu
cuerpo (expresión facial, ojos, gestos). Piensa, desde una perspectiva visual, cómo lo
perciben los demás y, sobre todo, si es eso lo que quieres transmitirles.
La primera impresión permanece, para bien o para mal. Puede que recuerdes ese
antiguo anuncio de un desodorante en la televisión: «La primera impresión es lo que
cuenta». Nunca hubo una máxima más cierta.
«La primera impresión permanece, para bien o para mal»

Asegúrate de que la gente te lee de forma correcta. Si tienes el aspecto adecuado y


tu despliegue no verbal es consistente, tus palabras se verán reforzadas y tu
«público» confiará en lo que le estás diciendo y querrá oír más.

8
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

4. Kinésica. Comunicación no verbal o silenciosa


(lenguaje corporal)

Kinésica
Allá por 1872, Charles Darwin, conocido por su teoría de la evolución, escribió su
revolucionario La expresión de las emociones en el hombre y los animales. La
investigación científica sobre el tema no fue retomada hasta la segunda mitad del
siglo siguiente.
Uno de los primeros pioneros del lenguaje corporal fue Ray Birdwhistell, un
antropólogo americano de la década de 1950. Bautizó esta comunicación silenciosa
como «kinésica» porque estudia la manera en que varias partes del cuerpo o el
cuerpo entero juegan un papel a la hora de comunicar un mensaje.
Nuestros «gestos», que ampliamente incluyen movimiento, posturas y expresiones,
transmiten mensajes mientras la boca está ocupada en la transmisión de palabras
(magistralmente combinadas o no). El otro «monstruo» en el estudio del lenguaje
corporal, el zoólogo Desmond Morris, definió gesto como «cualquier acción que
envía una señal visual a un espectador… y le comunica un fragmento de
información». Esto puede ser tanto deliberado como accidental.
La mayoría de nuestros gestos accidentales son del tipo que preferiríamos ocultar.
Por ejemplo, poner la cabeza entre las manos durante una clase nada excitante o en
el segundo tiempo de un partido aburrido. Muy a menudo, no somos conscientes de
adoptar un gesto (pues no es deliberado) pero éste actúa como un emisor de
información sobre nuestro estado de ánimo, transmitiendo una señal al espectador,
que descifrará su significado.
El modelo kinésico fue desarrollado después por Paul Ekman y Wallace Friesen
(Universidad de California, 1970) —nos referiremos a algunas de sus investigaciones
sobre expresiones faciales en la lección 2—. Ellos subdividieron la kinésica en cinco
amplias áreas que nos servirán de referencia.
1. Ilustradores
Se trata de gestos que acompañan el discurso oral para crear un mensaje visual de
apoyo que describe o refuerza tu mensaje y, muy a menudo, son de origen
subconsciente. Por ejemplo, puede que hagas el gesto de levantar hacia arriba la
palma de la mano para describir cómo han subido los precios de las casas en los
últimos diez años.
2. Emblemas
Éstos suelen reemplazar a las palabras —uno muy obvio es el de levantar el pulgar
con el resto del puño cerrado—. En contextos relevantes y en las diferentes culturas,
son fácilmente entendidos por el receptor. Una pequeña advertencia: es mejor que
no los utilices en algunas partes del mundo donde, si el emblema existe, puede
significar algo completamente diferente de lo que pretendías. Podrías terminar con:
• una boda en la aldea
• un puñado de mulas

9
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes
• un ojo morado
• ¡o las tres cosas, si no estás de suerte!
3. Muestras de emociones
Son movimientos que tienden a mostrar tus emociones, positivas o negativas, y
suelen ser inconscientes. En este grupo se incluyen las expresiones faciales, los
gestos asociados con los miembros y postura y movimiento del cuerpo.
Hablaremos mucho sobre ellos, pues revelan en gran medida cómo nos sentimos
—a los demás y a nosotros mismos—. Constituyen la «filtración» que, en muchas
ocasiones, preferiríamos ocultar.
4. Adaptadores
Parecidos a los anteriores, los adaptadores son indicadores de un estado de ánimo y
son difíciles de controlar conscientemente, por lo que son un buen barómetro de
los verdaderos sentimientos de la persona, sean positivos o negativos. Indican si la
persona está mintiendo un poquito o si trama una forma de engaño más seria.
Los adaptadores incluyen cambios en la postura y movimientos (alter-adaptadores),
acciones que se destinan al cuerpo, como frotarse o tocarse la cara
(auto-adaptadores) y acciones como morder un lápiz, quitarse las gafas o juguetear
con una pulsera (adaptadores de objetos).
«Los adaptadores incluyen cambios en la postura y movimientos»
5. Reguladores
Son movimientos relacionados con nuestra función de hablar o escuchar y son,
también, indicadores de nuestra intención (descubriremos los «movimientos de
intención» después). Afirmar con la cabeza, el contacto visual o los cambios en la
posición del cuerpo entran dentro de esta categoría.

10
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

5. Lenguaje corporal. Ser conscientes de la


comunicación no verbal

Siempre hazte estas dos preguntas:


1. ¿Qué señales está emitiendo la otra persona (que yo tengo que decodificar)?
2. ¿Qué señales estoy emitiendo yo? ¿Son lo que pretendía?
Acepta desde el principio que:
• lo que la gente dice, a menudo, no concuerda con lo que realmente piensa o hace
• como receptor de información, depende de ti interpretar las señales del cuerpo
para descifrar el significado del mensaje.
Esto puede influir en el resultado de forma significativa.
Cuando te comunicas con los demás, debes saber:
• si estás enviando señales corporales positivas
• que, como emisor de información, tienes el autoconocimiento necesario para
reconocer y eliminar cualquier lenguaje corporal negativo que emita el mensaje
equivocado.
Esto también puede influir en el resultado de forma significativa.
¿Consciente o inconsciente?
Antes de continuar, recapitulemos un momento sobre el papel del lenguaje corporal
en nuestras interacciones personales con los demás. Además de ser un
comportamiento espontáneo, el lenguaje corporal es algo que podemos utilizar a
propósito para influir en una interacción.
Todos nosotros vamos por ahí en nuestra vida diaria transmitiendo mensajes al
mundo a través de nuestro lenguaje corporal.
Pero recuerda estos dos puntos:
1. Algunos de estos gestos son deliberados (y, por lo tanto, conscientes).
2. Muchos gestos escapan a nuestro control y son debidos a nuestra fisiología (y,
por lo tanto, son inconscientes).
Qué observar: dos cosas
Simplifiquemos desde el principio con algunos puntos clave. Hay dos cosas de las
que debes ser consciente todo el tiempo durante una interacción, debes saber si la
gente con la que estás muestra señales de:
1. comodidad o incomodidad (ansiedad)
2. lenguaje corporal abierto o lenguaje corporal cerrado.
Utilízalo como una clave para leer el lenguaje corporal a partir de ahora y para
siempre. Por favor, apréndetelo de memoria.

11
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

Este proceso clave te ayudará inmensamente porque, siempre que estés con gente,
serás capaz de enfocarte de inmediato en estos dos puntos, que se validan entre sí:
¿Detecto comodidad en el comportamiento de esta persona, o incomodidad?
¿Su lenguaje corporal es abierto, o es cerrado?
¿Abierto o cerrado?
Las pistas para saber si una persona se siente cómoda son validadas por un lenguaje corporal
lenguaje corporal abierto. La incomodidad, incluido cualquier estado negativo,
como ansiedad, miedo, nerviosismo u hostilidad, será validada por un lenguaje
corporal cerrado.
Así que ya hemos dado un gran paso para reconocer el estado emocional de una
persona. Por supuesto, para la mayoría de la gente el problema no es que sea difícil
descodificar este estado. Suele ser más por pereza o por falta de observación, o por
ambas causas.
«Hemos dado un gran paso para reconocer el estado emocional de una persona»

INTÉNTALO

A partir de hoy, proponte agudizar tus habilidades para leer la mente,


mirando para ver de verdad y escuchando para oír de verdad. Empieza por
intentar reconocer el lenguaje corporal abierto y cerrado en todo el mundo
con que entres en contacto.

12
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

6. Efecto emocional del lenguaje corporal en las


relaciones personales

Hemos hablado de gestos y de que es necesario basar nuestra interpretación en


conglomerados en lugar de fijarnos en una sola señal. En casi todos los encuentros
que tienes con otras personas, es fundamental que observes los conglomerados que
apuntan hacia un lenguaje corporal abierto o cerrado.
Por supuesto, la terminología habla por sí misma cuando consideramos nuestro
lenguaje cotidiano. ¿Quién es más acogedor? ¿La persona que dice «Estoy abierto a
las ofertas» o la que dice «Esto no es negociable»? ¿El jefe que dice «Pásate cuando
tengas algún problema, mi puerta siempre está abierta» o «¡Mi puerta siempre está
cerrada!»?
El lenguaje corporal abierto es relajado, atento e invitador. Significa una ausencia
de barreras de cualquier tipo, ya sean físicas o extensiones de tu propio cuerpo. Tu
cuerpo está abierto y expuesto y sugieres que eres vulnerable a los demás pero que
eso no te incomoda. Tus manos suelen estar a la vista, tal vez mostrando las
palmas, lo que significa sumisión, tus piernas y postura están sueltos y
relajados, y el contacto visual es bueno. Todo indica un estado positivo de la
situación.
El lenguaje corporal cerrado es un conglomerado de gestos, movimientos y posturas
que hace que el cuerpo se vuelva hacia sí mismo. Si experimentas una situación
de «lucha o huida» cuando te sientes amenazado de alguna manera, tiendes a hacer
que tu cuerpo parezca más pequeño y a buscar barreras para protegerte de la
amenaza.
Acercar los miembros al cuerpo produce el efecto cerrado y puede construirse una
barrera cruzando los brazos. Esta posición cerrada se emplea a menudo cuando
quieres demostrar que no eres una amenaza para la otra persona (algunas personas
de naturaleza más introvertida pueden adoptar esta posición), además de mostrar
que te sientes incómodo por estar en la situación en que estás o por estar con
determinada persona. Poco contacto visual, hombros tensos y miembros
cruzados (piernas o brazos) tipifican esta situación negativa.
Tómate sólo un momento para considerar lo que acabamos de decir. ¿Cuál es tu
postura característica? ¿Muestras estos dos tipos de posición corporal en
situaciones diferentes? Apuesto a que sí.

13
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

INTÉNTALO
Colócate en una posición cerrada. Nota cómo cambia tu humor. La mente
afecta al cuerpo, pero el cuerpo también afecta a la mente. Ahora, adopta
una posición abierta. Observa cómo cambia tu humor.
Observa a otras personas en estas dos posiciones y date cuenta de cómo las
percibes, a ellas y su mensaje. ¿Lo haces de forma deliberada o
inconsciente? ¿Puedes pensar en personas que conozcas (de tu vida
personal o laboral) que muestren estos dos tipos de posiciones? ¿Afecta al
modo en que respondes a ellas?

14
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

7. Leer el lenguaje corporal. Comunicación mediante


gestos (gestual)

Actividades de sustitución y gestos de autoconfort


Éstos son los principales recursos que tenemos para nuestro objetivo de leer mejor
a las otras personas. Observamos detalles que revelen el estado mental de una
persona —y, de acuerdo con ello, sabremos cómo puede desarrollarse la relación—.
Pero no podemos fijarnos en gestos aislados, algo que suele confundir a mucha
gente.
«No podemos fijarnos en gestos aislados»
Los gestos pueden compararse con una palabra en una frase.
No se puede descifrar el sentido completo a partir de una sola palabra pero,
cuando las palabras se unen a otras para formar una frase, entonces adquieren
significado. Lo mismo pasa con el lenguaje corporal. Colocamos juntas varias
pistas que puede que apunten hacia lo mismo. Por eso hablamos de conglomerados.
Al identificarlos, podremos sacar alguna conclusión.
Así que, ¿podemos decir realmente que una persona está mintiendo porque se toca
la nariz cuando le hacen cierta pregunta? ¿O que cuando alguien cambia de posición
mientras está sentado eso significa que está nervioso? ¿O que los brazos cruzados
indican aburrimiento o que cruzar los tobillos implica una agresividad oculta? Por
supuesto que no. Como hechos únicos y aislados no significan nada. Si todas estas
acciones tienen lugar durante la interacción con alguien (un conglomerado de
señales), entonces hay muchas probabilidades de que haya una actitud negativa por
parte de esta persona y puede que sea buen momento para cambiar de frecuencia y
tratar de llegar a la raíz de su incomodidad.
Podrías ser tú, tu mensaje o el entorno (contexto) lo que está causando el problema.
Muchas personas van por la vida pensando, de forma equivocada, que se les da bien
leer las señales no verbales de los demás. Se fijan en una única acción de otra
persona y, al carecer de la empatía necesaria para profundizar más, la adscriben a
un sentimiento concreto, sin poseer información que lo confirme.
Sobra decir que estas personas terminan peleándose con los demás («No, no me
aburre lo que me estás contando, sólo estoy cansado»… «No, no lo estás. Te aburro,
lo sé»… «¿Puedes dejarlo para luego…»).
Por eso, necesitas mucha información antes de emitir un juicio sobre la actitud de
otra persona. Es un paso más en el camino, mientras buscas pistas. La información
incompleta y precipitada produce malas lecturas.

15
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

16
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes

8. Curso sobre el lenguaje corporal. Actividades de


refuerzo

TURNO DE PREGUNTAS
P: Me gustaría hacer una pregunta general antes de pasar a las lecciones. A veces, te
encuentras con alguien por primera vez y te parece digno de confianza y amistoso.
Y, con otra persona, recibes la impresión opuesta, no confías en ella desde el primer
momento en que empieza la conversación. ¿Se debe eso al lenguaje corporal?
Puede no parecerte aparente de forma consciente todo el tiempo, pero tu
instinto o tu intuición te transmiten que lo que te está diciendo la otra persona
puede ser perfectamente cierto en los dos casos, lo que pasa es que con la
segunda persona recibes mensajes confusos. Las señales de su lenguaje
corporal y verbal no concuerdan. Algún tipo de señal involuntaria, de su rostro,
su postura o un gesto te envía el mensaje subconsciente que hace que no te
sientas cómodo con esa persona. Profundizaremos en esto después.
P: ¿Estamos diciendo que el cerebro es capaz de ver más allá de los cinco sentidos
tradicionales y leer la mente de las personas?
Pongámoslo de este modo. En cualquier interacción con otra persona, tu
cerebro recoge una enorme cantidad de información a partir de su lenguaje
corporal y el aspecto vocal del lenguaje corporal —paralenguaje—.
Los sentidos envían esta información al subconsciente, donde son manipulados
los «datos» (por ausencia de un término mejor) procedentes de tus experiencias
vitales para conformar el «instinto » o «intuición» de los que estamos
hablando. Entonces, esto es enviado a nuestro cerebro consciente, que toma
una decisión respecto a cómo te sientes y respondes.
P: ¿A algunas personas se les da mejor que a otras reconocer las señales y «leer» a
los demás?
Sí. Igual que a algunos de nosotros se nos da mejor practicar un deporte o
tocar un instrumento musical, o cantar y bailar. Pero esto no significa que no
podamos aprender estas técnicas. Puede que no lleguemos a la altura de los
que tienen el«don» para ello pero, sin duda, podemos llegar a ser expertos, sólo
tenemos que practicar más.
Y, por supuesto, ya sabes lo que pasa cuanto más practicamos algo: de pronto,
empieza a dársenos bien.
P: ¿Significa eso que todos vamos a ser «magos en el lenguaje corporal» al final de
las 7 Lecciones?
Por supuesto que podéis serlo y espero que ése sea el resultado. Si empiezas a
ver de verdad y a escuchar de verdad y lo respaldas por todo lo que hemos
explicado, se agudizará tu propio autoconocimiento y, entonces, sin duda, verás
la magia.
P: Entonces, tenemos que recordar las cifras todo el tiempo, ¿no? 54… 30 y algo…
No te preocupes, no pasa nada. 55, 38, 7. Recordarás estas cifras, te lo

17
mailxmail - Cursos para compartir lo que sabes
garantizo, cuando llegues al final de la última lección. Sólo tienes que ser
consciente de la razón por la que muchos de nosotros fracasamos en nuestras
relaciones con otras personas. Por cierto, cuando hablamos de relaciones no
sólo nos referimos a relaciones sociales o a relaciones amorosas. Hablamos de
cualquier relación, sea con un conocido, en el terreno laboral, con proveedores
de servicio, clientes del negocio, etc. Todos tenemos la capacidad de atraer o
repeler a los demás.
P: ¿Así que debemos tomarnos en serio ese fenómeno de la primera impresión del
que siempre se habla?
Bueno, no es un fenómeno, es una reacción instintiva de gusto o disgusto entre
dos personas y la información de lo que esto depende es comunicada en un
espacio de tiempo muy breve. El cerebro asimila una enorme cantidad de
información en un instante.
P: Creo que lo he entendido. El lenguaje corporal consiste en recoger información a
un nivel subconsciente, lo que revela la verdad mejor que cualquier palabra. ¿Es eso?
Yo mismo no podría haberlo dicho mejor.
«Cuando dos personas se encuentran y establecen contacto visual, se encuentran en
un estado inmediato de conflicto. Quieren mirarse el uno al otro y, al mismo tiempo,
quieren apartar la mirada. El resultado es una complicada serie de movimientos,
hacia delante y hacia atrás».
Desmond Morris

Nota: Este curso es un fragmento del libro: "Lenguaje corporal", del autor James
Borg, publicado por Pearson Educación (ISBN: 9788483225998). Puedes descubrir y
adquirir libros de Pearson en: www.jetlibros.com.

18