Anda di halaman 1dari 13

LA FAMILIA:

ENTRE LA ANTROPOLOGÍA Y LA HISTORIA

Joan Bestard-Camps

Resum

tudi de la família hauria


blema de la reproducció social.

En este articulo el autor examina las limitaciones conc tuales del estudio
2'
de la familia elparentesco que normalmente han sosteni o 10s historiadores
y 10s antropórogor La mayoría de 10s supuesros de 10s dos tipos de estudios se
pueden encontrar en 10sprejuicios culturales que ueden cuestionar el objeto
comparativo de estas teorías. Revisando 10s ~ o emas
b surgidos en 10s análisis
P P
de 10s grupos domésticos 10s culturales de parentesco, el autor intenta mos-
trar que el estudio de 1aJrnilia debería abandonar el espacio delparentesco
y analizar el problema de la reproducción socidl.

Abstract

I n thispaper the author examines the conceptual limitations of the study


of famil and kinshi as normal1 carried o u t b y historians a n d
anthropoC ists, Most ofthe theoreticaYsuppositions of both kind of studies
are oundegin culturalpreirdices that can question the comparative scope of
suc!I theories. Reviewin t ~ e p r o b l e mraisedb
s b y the historical anal sis of the
domertic gro, s and t f e cultural accounn of k i n s h h the autgor try to
R i
demonstrate t ut the study o family shouhl leave the restricted domazn of
kinship and analyse the prob e m of the socia!l reproduction.

El estudio de la familia y las relaciones de parentesco ha sido un tema clá-


sic0 en .las ciencias sociales que ha sido abordado tanto por sociólogos como

Papers 36 (1991) (79-91)


<<Papers,,:
Revista de Sociologia

por historiadores, demÓgrafos y antropólogos sociales. A través de cada una


de estas disciplinas se han ido creando conceptos analíticos para explicar di-
ferentes aspectos de la familia. Sin embargo, quizás porque la familia se refiere
a una experiencia inmediata que se encuentra en la base de la propia visión del
mundo de 10s científicos sociales, su estudio, por 10 aparentemente trivial y
obvio, ha sido difícil de abordar criticarnente. Dado que las categorías concep-
tuales con las que intentamos analizar el parentesco surgen de la misma expe-
riencia que 10s científicos sociales tratan de representar científicamente, el ani-
lisis del parentesco ha sido uno de 10s campos donde mis fácilmente se han
ido introduciendo prejuicios culturales sobre la realidad que poc0 tenían que
ver con un análisis objetivo.
La antropologia social creyó en una época que podía superar estas dificul-
tades haciendo análisis del parentesco en sociedades diferentes a la nuestra.
Hubo un tiempo, dicen H. y C1. Geertz (1975), en que la única cosa cierta que
habia en la antropologia era que cada pueblo poseía algo denominado <<unsis-
tema de parentesco~,que podía ser identificado, descrito, analizado y com-
parado. La línea que dividia las sociedades entre simples y complejas, primi-
tivas y civilizadas, preliteratas y literatas era el diferente uso que cada una de
ellas hacía del parentesco. En unas, el parentesco dominaba la sociedad; en
otras, era únicamente del dominio de 10 doméstico y de 10 privado, siendo,
por tanto, irrelevante para el estudio de la sociedad. En las sociedades simples,
la indiferenciación de sus instituciones permitia que el parentesco, considera-
do como la forma mis elemental de lazo social, se convirtiera en la via de ac-
ceso privilegiado para el estudio de estas sociedades. En las sociedades com-
plejas, sin embargo, otras instituciones, como la economia, sustituian al
parentesco en su papel privilegiado de acceso a la sociedad. Dado que el pa-
rentesco fue considerado como la institución dominante de las sociedades
ccprimitivas*, el conocimiento de 10s sistemas de parentesco se identificó con
el conocimiento etnográfico de esta sociedades. Había unas sociedades que,
para ser comprendidas, simplemente tenian que esperar la observación de un
antropólogo provisto de las técnicas de análisis del parentesco.
A partir de la crítica iniciada por R. Needham (1971) sobre el estudio com-
parativo del parentesco, nos hemos ido dado cuenta de 10s prejuicios cultu-
rales que habia implícitos en 10s estudios de 10s sistemas de parentesco y de
las paradojas conceptuales a la que abocaban 10s estudios del parentesco en las
sociedades primitivas. De la misma manera que ahora somos conscientes de
la ccinvención de la sociedad primitiva, (A. Kuper, 1988), podemos hablar
también de la <<invenciÓndel parentesco* (T. R. Trautmann, 1987) como el
principal instrumento para la creación de tal ilusión. Como ha indicado
D. M. Schneider (1984: 193), si el parentesco fue definido en términos de re-
producción biológica y tal definición asumió un papel central en el estudio
La familia: entre la antropologia y la historia

comparado, el10 era debido a 10s propios prejuicios culturales de 10s cientifi-
cos sociales que imponian la definición de una c~llturaparticular sobre otras
definiciones culturales del parentesco. La idea de que <<la sangre es mis espesa
que el agua, ha sido el presupuesto que ha permitido, en 10s estudios clisicos
del parentesco, considerar 10s lazos entre parientes como 10s mis fuertes y
primarios respecto a cualquier otro tip0 de relación. Este punto de vista, do-
minante en 10s anilisis de la antropologia y convertido en un instrumento
analitico con capacidad para aplicar10 a todas las culturas, es un prejuicio fuer-
temente enraizado en nuestra concepción cultural del parentesco, pero no ne-
cesariamente tiene que ser el centro de las concepciones del parentesco de
otras cullturas. Esta critica a 10s presupuestos culturales implícitos en 10s es-
tudios del parentesco no solamente invalida el instrumental analitico a través
del que se ha abordado el estudio comparado de las sociedades exóticas, sino
también el estudio del parentesco de nuestra propia sociedad; en particular,
10s esquemas teóricos a partir de 10s que se ha venido haciendo una historia
de la familia en occidente. El prejuicio cultural sobre la importancia primaria
de 10s lazos del parentesco habia sido el eje conductor de 10s análisis relativos
a la historia de la familia europea anteriores a los años setenta y una de las
principales fuentes de malentendidos y paradojas conceptuales a la que nos
tuvieron habituados las discusiones y polémicas posteriores, principalmente
cuando se introdujeron de forma acritica conceptos descriptivos surgidos de
la antropologia habituada a pensar el parentesco como forma de organización
y de relación social entre personas. De la misma manera que la antropologia
habia organizado sus conocimientos en la dicotomia entre sociedades basadas
en el parentesco y sociedades marginales al parentesco, la historia de la familia,
en Europa, se habia narrado fundamentalmente en términos del paso de una
familia múltiple cargada de funciones sociales a una familia conyugal liberada
de muchas de estas funciones y, por tanto, fuertemente sentimentalizada. El
cambio de la sociedad preindustrial a la sociedad industrial se pensaba funda-
mentalmente como el paso de una familia extensa a una familia nuclear. El
principal objetivo de la historia de la familia era mostrar que la familia nuclear
era el resultado del cambio gradual desde unidades familiares amplias en su
extensión y complejas en sus funciones a unidades familiares mis pequeñas y
mis simples. El proceso histórico era considerado como la simplificación de
las relaciones sociales basadas en el parentesco, la disolución de las solidari-
dades del grupo doméstico y la decadencia de la autoridad familiar, para dar
paso al rnodelo de vida familiar a pequeña escala, con funciones minimas, que
hacia posible el surgimiento del individualismo racional. La historia de la fa-
milia se planteaba en términos de un creciente desarrollo de la familia conyu-
gal y de una escisión del individuo del grupo familiar, con el consiguiente pre-
dominio de las relaciones afectivas sobre las relaciones instrumentales. De esta
..Papers>,:Revista de Sociologia

manera, la historia de la familia moderna podia pensarse en términos de un


cambio hacia la emoción, el individualismo y 10 privado. Era el paso de una
permeabilidad social de la familia a un aislamiento social. A partir de un su-
puesto pasado en que la unidad conyugal estaba ligada a una densa red de re-
laciones sociales, <<la
tripulación del barco -papi, mam6 y 10s niños-, como
indicaba E. Shorter (1975:4), cort6 10s cables... pudiendo empezar el viaje en
solitario~.
Para pensar la historia de las relaciones familiares dentro de este gran es-
quema sociológico de una progresiva desintegración de 10s lazos primarios del
parentesco, se construyó una tipologia de la familia campesina en la que el
grupo doméstico era considerado como una unidad corporativa ligada a la tie-
rra y al patrimonio. Era una unidad de producción y consumo cuyo ciclo do-
méstico determinaba la lógica de la economia campesina. La propiedad no era
individual, sino del grupo doméstico. La tierra no era apreciada únicamente
por su valor económico, sino por su valor social en relación con el resto de la
comunidad. El caricter corporativo de la familia y la organización doméstica
del trabajo se han asociado a una organización interna de la autoridad en la
familia de tip0 patriarcal y al predomini0 de 10s intereses colectivos sobre 10s
individuales. Este tip0 de familia tradicional iba relacionada a una edad tem-
prana del matrimoni0 de la mujer, a la presión para que se casaran todos 10s
miembros de la familia y a la consideración de la solteria como un estigma so-
cial. La movilidad geogrifica y social era considerada escasa, y la endogamia
local era el resultado de normas matrimoniales restringidas tanto social como
geogrificamente. Las relaciones de vecindad se entrecruzaban con las relacio-
nes de parentesco y las comunidades campesinas podian ser consideradas
como tupidas redes en las que las relaciones de parentesco estaban incrustadas
en las relaciones sociales. Desde esta perspectiva también podia decirse que en
las sociedades campesinas, como en las sociedades primitivas, el parentesco
dominaba las relaciones sociales y era el idioma a través del que se expresaban
las relaciones politicas y económicas locales.
Todos estos rasgos que definen u n tip0 de familia campesina serian 10s
puntos de anclaje a partir de 10s que se podria pensar el viaje solitari0 de la fa-
milia moderna. A partir de la dicotomia entre 10 tradicional y 10 moderno, o
entre 10 preindustrial y 10 industrial, se situaba a la familia campesina como
un punto de partida indiferenciado desde el que iba a despegar una familia
moderna completamente opuesta a la familia del pasado. Historiadores como
Ph. Ari& (1973), E. Shorter (1975) y L. Stone (1977) podían hablar de una cre-
ciente separación de la familia conyugal y consideraban que en el siglo XVI
la noción de gmpo nuclear como unidad claramente diferenciada de otras re-
laciones de parentesco estaba ausente en todos 10s sectores de la población. En
relación a esta indiferenciaciónse mantenia que 10s derechos y expectativas de
La familia: entre la antropologia y la historia

10s individuos estaban incrustados en una red de parentesc0 mis amplia que
la familia conyugal. A esta importancia del grupo sobre el individuo se le aña-
de el papel de control de la comunidad que hacia imposible la intimidad, in-
hibiendo asi el desarrollo de 10s sentimientos fanliliares.
Descle este punto de vista, la fuerza de la pasión amorosa que conduce al
matrimonio se ha considerado una invención relativamente reciente. La his-
toria del amor iria, pues, vinculada a la historia de la modernización de nuestra
sociedad. Como escribia Adam Smith en el siglo XVIII,<<elamor, que anterior-
mente era una pasión ridícula, se volvió mis serio y mis respetable,, al ser
vinculadlo al desarrollo de la sociedad de mercadoi. Cuando se rompen 10s an-
tiguos lazos comunitarios, el espacio conyugal se convertiria en el lugar donde
podria expresarse con mayor respetabilidad el sentimiento. Ante la organiza-
ción <<racional>> de 10s asuntos públicos, la familia, centrada en la pareja con-
yugal seria un espacio fuertemente sentimentalizado. El complejo del <<ro-
mance amoroso>>en el matrimonio es considerado como uno de 10s efectos de
la disolución de la sociedad feudal, de 10s vínculos tradicionales de la sociedad
campesina y de la emergencia del capitalismo de mercado, la propiedad indi-
vidual y el individualismo. Cronológicamente el10 habría ocurrido a finales
del siglo xv en el noroeste de Europa y alcanzó su clima en 10s siglos XVII y
XVIII,expandiéndose por el resto de Europa. El complejo del honor y la ver-
giienza, tan acriticamente aceptado por parte de 10s antropólogos mediterra-
neistas, no seria mis que un indice del atraso de [os paises del sur de Europa
respeto al eje central de la modernización situado en el noroeste. Además de
este argumento socio-económico sobre la estructura de 10s sentimientos amo-
rosos, se ha añadido mis recientemente el argumento c<demogrifico~. Las ma-
yoria de sociedades del pasado habian experimentado indices elevados de
mortalitlad y el10 tendria un efecto considerable en la estructura de sus vin-
culos ernocionales. El amor duradero era imposible porque la gente no se atre-
via a entrar en una relación fuerte por temor a una muerte repentina del objeto
amoroso. Debido a la inestabilidad demográfica y a la inseguridad económica,
ni las madres podian hacer una inversión amorosa sobre sus hijos ni 10s ma-
ridos sobre sus mujeres. La ausencia de romance amoroso de la sociedad tra-
dicional daria lugar a una explosión de sentimientos con 10s cambios demo-
gráficos y sociales de la sociedad moderna que habrian liberado unas fuerzas
hasta entonces reprimidas.
Tales ideas relativas al surgimiento de un nuevo sentimiento familiar se ba-
saban em el presupuesto determinista de que 10s sentimientos y la actitudes
pueden ser deducidos del nivel de riqueza de la sociedad. Si en el pasado una
parte importante de la población vivia a nivel de la subsistencia, no habia tiem-
po para el surgimiento de la vida emocional en la reproducción social. Este
sentimentalismo habia surgido entre 10s ricos y 10s poderosos que eran con-
<<Papers>>:
Revista de Sociologia

siderados como 10s verdaderos sujetos del cambio de actitudes que luego se
iban extendiendo a las capas mis bajas de la sociedad. Por ello, las costumbres
ccpopulares~relativas al matrimonio, la vida conyugal, la cria y educación de
10s niños podian ser consideradas como pertenecientes al mundo tradicional
del pasado.
Este modelo de una nueva estructura de la familia parece muy atractivo
tanto para muchos antropólogos como para ciertos historiadores sociales de
la familia. Tiene la atracción de integrar en un todo diferentes aspectos de la
vida social y sigue las premisas clásicas que subyacen en muchos análisis sobre
10s origenes de la sociedad moderna, en particular la importancia primaria que
tienen 10s lazos del parentesco en la organización de 10s principios de solida-
ridad entre 10s miembros de las sociedades del pasado. Tiene la debilidad, sin
embargo, de basarse en prejuicios culturales sobre el valor del parentesco y de
no adaptarse a 10s hechos. Si este complejo familiar modern0 no tuviera su
origen en el siglo XVII,quizás tuviéramos que plantearnos de nuevo cómo
conceptualizar la oposición entre sociedad tradicional y sociedad moderna,
entre interés social y emoción personal, en vez de seguir transformando a
nuestros antepasados en nuestros ccprimitivos~.
Algunos historiadores de la familia desde principios de 10s años setenta
han señalado que el modelo familiar europeo -pequefias unidades domésti-
cas centradas en la conyugalidad, presencia de parentelas en vez de clanes,
edad elevada de matrimonio, solteria, matrimonio entre iguales -eran rasgos
que no podian asociarse a la industrialización, sino que tenian que extenderse
a la Europa pre-industrial. En esta estructura formal de familia, la elección in-
dividual, el consentimiento y el afecto eran posibles. Si el10 es asi, es claro que
no se puede establecer una relación directa ni con la <~revoluciÓn industrial,,
ni con la <<revoluciÓndemográfica~.La gran familia extensa tenia que ser con-
siderada como un mito fruto de la <<Nostalgiade Occidente,, como habia ya
indicado W.J. Goode (1963), mis que una realidad enraizada en la experiencia
familiar del pasado. En cuanto a las relaciones conyugales no podia decirse
que el amor era un invento reciente ni que el interés por 10s niños fuera fruto
de la familia moderna. Como ha indicado A. Macfarlane (1986) una edad de
matrimonio tardia y la posibilidad de evitar el matrimonio reflejan una gran
variedad de oportunidades de elección y la importancia dada a las aspiraciones
de 10s individuos. El matrimonio no era automático, sino el resultado de un
cálculo sobre las ventajas y desventajas, entre las que se introducian tanto con-
sideraciones de tip0 económico, como afectivas y sexuales. Estaba basado en
la elección y en el consentimiento que implican la ausencia de reglas positivas
relativas a las personas con quien uno no debe casarse. La única regla era que
la pareja tenia que ser considerada como una unidad independiente en el mo-
mento de casarse. Los hijos eran considerados como una satisfacción psico-
La familia: entre la antropologia y la historia

lógica y, en términos económicos, eran evaluados mis en términos de costes


que de beneficios. N o eran considerados como pequeños adultos que podian
ayudar a 10s padres, sino seres dependientes que se independizarian posterior-
mente de 10s padres. Este modelo de familia indlividualista y de matrimonio
tardio pudo proporcionar una importante ayuda al crecimiento económico,
ya que tenia unos efectos demográficos que permitian que la población se
ajustara a la economia. El matrimonio, al ser considerado una elección indi-
vidual, permitia una gran flexibilidad en el momento de formar la nueva uni-
dad de reproducción. La edad de matrimonio podia aumentar en periodos en
que el crecimiento de la población hubiera podido ser un estorbo para la acu-
mulación de capital e invertir la relación positiva entre población y riqueza.
Por el contrario, podia disminuir cuando se necesitaba una mayor fuerza de
trabajo. Por otra parte, la proporción de solteros también podia fluctuar y era
un elemento importante en la regulación de la población.
A pesar de que este tip0 de familia y matrimonio parecia, según 10s cono-
cimientos recibidos, fuertemente asociada al capitalismo, con toda seguridad
puede decirse que es cronológicamente anterior a éste. Cuando se buscan sus
origenes se puede decir que esta familia individualista estaba basada en la ide-
ologia religiosa, la moralidad sexual y el ideal procreativo de la cristiandad e,
incluso, podemos trazar sus raices entre las tribius germánicas descritas por
Tácito. Rasgos de este tipo de matrimonio, sobre todo que no era automático,
ni a edad temprana ni necesario, pueden encontrarse entre las tribus germá-
nicas. El mutuo consentimiento en el matrimonio fue una doctrina que la Igle-
sia formalmente habia aceptado en el siglo XII. El matrimonio, en 10s inicios
de la cristiandad, era considerado como una unión, en la misma sangre, de 10s
esposos, y el lazo conyugal se ponia en el centro de las relaciones de paren-
tesco, por encima de las relaciones a través de la <<sangre>>e incompatible con
las relaciones de consanguinidad. La posición de la Iglesia respecto a la solteria
no era negativa, sino que desde el principio la puso en primer término, sacra-
lizando el celibato y relegando a 10s casados a un segundo plano.
Hay que señalar que 10s análisis de la familia que han conducido a estos
resultados se han centrado en unidades de residencia y en 10s principios de re-
producción de estas unidades, mis que en términos de lazos y redes de rela-
ciones entre personas. Fue precisamente cuando empezó a considerarse la re-
sidencia como el centro de análisis de la familia que 10s lazos de parentesco
aparecieron como secundarios al análisis y, por tanto, dejaron de ser conside-
rados como 10s elementos básicos para organizar Ias relaciones entre personas.
El haberse centrado en 10s rasgos distintivos de la unidad doméstica, en vez
de en 10s aspectos de filiación o alianza del parentesco, permitió liberarse de
la idea del parentesco como fuente de solidaridad primaria de un supuesto pa-
sado o de una supuesta situación primitiva o tradicional. La insistencia en el
<Papers.: Revista de Sociologia

dominio de 10 doméstico ha permitido conocer una serie de rasgos estructu-


rales de la familia que prevalecen a través de la historia, y recalcar no tanto el
cambio de las relaciones de parentesco como las continuidades de una serie de
rasgos de las unidades residenciales. Dado que es difícil encontrar elementos
de comparación en la historia a partir de 10s que se pueda pensar en impor-
tantes cambios en la estructura o en el sentimiento familiar, se tiene la tenden-
cia a plantear la historia de la familia en términos de la continuidad y persis-
tencia de una serie de rasgos estructurales que han prevalecido tenazmente a
través y a pesar de la historia. Si las teorias anteriores permitieron pensar la
historia de la familia en términos de cambios y revoluciones, actualmente pa-
rece que la familia podia dejar de tener historia y puede abandonarse la idea
de que la familia afue un capricho histórico* (F. Mount 1982: 44). En contra-
partida, se ha insistido en la elaboración de una geografia de las diferentes for-
mas familiares de Europa (cfr. P. Laslett, 1977 y 1983; A. Macfarlane, 1980;
J. Hajnal, 1983; E. Todd, 1983 y 1987), con la intención de hacer contrastes
significativos entre diferentes estructuras demográficas, tipos de familia y áre-
as culturales.
Si bien la insistencia en la unidad residencial en vez de en 10s lazos de pa-
rentesco ha permitido romper con la idea del parentesco como principio de
solidaridad primaria en las sociedades del pasado y ha permitido rechazar las
dicotomias simples a las que nos tenian acostumbrados 10s antropólogos, la
fascinación de las semejanzas entre el pasado y el presente predispone a al-
gunos historiadores a suponer que 10s pequeños grupos domésticos han
estado inmersos en el mismo sistema de significados y a sustituir las viejas di-
cotomias por una especie de monismo simplista que conduce a una acepta-
ción no problemática de la continuidad de 10s sistemas sociales. En el otro
extremo, se situaria la insistencia en la particularidad de cualquier sistema
cultural a la que nos ha ido acostumbrando otra vez el renacimiento relati-
vista en antropologia.
La definición de hogar como unidad de anilisis comparativo tiene serias
limitaciones. Como indica E.A. Hammel (1984), si nos limitamos a una defi-
nición morfológica de unidad doméstica nos encontramos ante clasificaciones
excesivamente formales para una explicación de su significado cambiante en
el tiempo y entre culturas; pero si 10 hacemos en términos de sus funciones
-producción, distribución, corresidencia y transmisión de recursos- difí-
cilmente podremos hacer una lista universal de funciones que sirvan para una
definición de unidad doméstica aplicable a todas las sociedades. La categoria
usada por 10s cientificos sociales para comparar las unidades domésticas en el
tiempo y entre culturas es una mezcla de categoria analítica y de definiciones
propias de cada cultura usadas con diferentes propósitos de control social, ya
que la categoria propia de la cultura burocrática de 10s registros de censos ha
La familia: entre la antropologia y la historia

influenciado la definición de la unidad de residencia como categoria analítica.


Este ambigua estatus del concepto de grupo doméstico, como categoria ana-
lítica y categoria nativa, ha causado las principales paradojas analiticas y ha
puesto en duda su capacidad comparativa. Las tipologias de grupos domésti-
cos que tan claros resultados han tenido para analizar la familia como unidad
residencial, imponían una rígida malla para analizar su significado cultural. En
el análisis comparativo entre culturas, algunos antropólogos (S.J. Yanagisako,
1979) han manifestado su escepticismo y descontento respecto al uso de tales
categorías. Nos encontramos, pues, ante la misma situación a que habia con-
ducido el escepticismo respecto a la <<ilusiÓn>>del parentesco en las sociedades
c<primitivas>>.Las categorias analíticas están arraigadas a una serie de presu-
puestos de una cultura particular y no pueden, por tanto, pretender univer-
salidad como categorías comparativas en el espacio y en el tiempo.
Necesitamos conocer mejor el significado cultural del parentesco en nues-
tras sociedades asi como el papel que tienen las unidades domésticas en el con-
junto de: un sistema cultural. Corno ya indicó D.M. Schneider (1976), en vez
de mantener en el centro del análisis 10s aspectos organizativos del parentesco,
10s principios que forman 10s grupos de la sociedad, habría que preguntarse
por su significado cultural. La tendencia en el pasado a limitar el análisis de
de la sociedad y 10s análisis de la organi-
la cultura a las esferas <<expresivas>>
zación social a la esfera <<instrumentals ha surgido de una falsa dicotomia en-
tre diferentes dominios de la sociedad: 10s org:lnizativos y 10s expresivos.
Dado que las instituciones del parentesco parecían estar basadas en realidades
objetivas (propiedad, reproducción) muchos de 10s estudios del parentesco se
habian centrado únicamente en el análisis de las normas y las relaciones so-
ciales que organizan estas actividades. Por el contrario, la propuesta de un
análisis cultural del parentesco se centra en 10s principios simbólicos que dan
sentido a 10s sistemas de parentesco normativos. Su finalidad es la identifica-
ción de las unidades de parentesco tal como est6n definidas y diferenciadas
por 10s mismos nativos y la explicación del sistema de símbolos que se utilizan
para discriminar estas unidades.
Si bien en el modelo conceptual utilizado en las primeras explicaciones
culturales del parentesco (D. M. Schneider, 1968) se abstraia la <<cultura>> del
flujo de la acción y se interpretaba el significado cultural en términos de las
relaciones que tienen entre si sus elementos, cada .ve2 se ha ido insistiendo mis
(R.T. Sniith, 1988; S.J. Yanagisako, 1985) en un análisis del significado cultural
ligado a la práctica social, donde el sentido 10 daria el uso que se hace de 10s
símbolos culturales en la acción social. Frente a una aparente uniformidad a
nivel de determinadas estructuras formales, se trata de preguntarse por las di-
ferentes maneras de hacer 10 mismo y superar 10s análisis estáticos de la cul-
tura separados de la acción, introduciendo 10s pirocesos históricos en la for-
*Papers>>:
Revista de Sociologia

Arib, P h . (1973). L'Enfant et la vie Familiale sous 1'Ancien Régime. Paris: Seuil.
Geertz, H. & C1 (1975). Kinship in Bali. Chicago: The University of Chicago
Press.
Goode, W.J. (1963). World Revolution and Family Patterns. London: Collier-
Macmillan.
Hajnal, J. (1982). eTwo kind of preindustrial household formation systems,, Po-
pulation and Development Review, 8 (3): 449-495.
Hammel, E.A. (1984). .On the :":'of studying household forms and functions,,
in Netting, R. McC. , Wilk, R.R. & Arnould, E.J. (eds), Households. Com-
parative and Historical Studies of the Domestic Group. Berkeley: University
of California Press, pp. 29-43.
Kuper, A. (1988). The invention of Primitive Society. Transformations of an Illu-
sion. London and New York: Routledge.
Laslett, P. (1977). Kharacteristics of Western Family considered over time,, in
Laslett, P., Family Life and Illicit Love in erlier generations. Cambridge: Cam-
bridge University Press, pp. 12-49.
Laslett, P. (1983). <<Familyand Household as work group and h n group: areas of
traditional Europe compared>>en Wall, R. et al., Family Forms in Historic Eu-
rope, Cambridge: Cambridge University Press, pp.
Macfarlane, A. (1980). ~DemographicStructures and Cultural Regions in Euro-
pe,, Cambridge Anthropology, 6:l-17.
Macfarlane, A. (1986). Marriage and Love in England 1300-1840. Oxford: Basi1
Blackwell.
Mount, F. (1982). The Subversive Family A n Alternative History of Love and
Marriage. London: Cape.
Needham, R. (1971). ~Remarkson the Analy& of Kinship and Marriage. en
Needham. R. (ed.), Rethinking Kinsh* and Marriage. London: Tavistock,
pp. 1-34.
Rowland, R. (1989). aPoblaciÓn, Familia, Sociedad,, Gestae. Taller de Historia,
1: 17-21.
Schneider, D.M. (1968). American Kinship. A Cultural Account. Chicago: The
University of Chicago Press. (Second edition, 1980).
Schneider, D.M. (1976). <<Notestoward a Theor of Culture,, en Basso, K. &
1:
Selby, H. (eds.), Meaning in Anthropology. Al uquerque: University of New
Mexico Press.
Schneider, D. M. (1984).A Critique of the Study of Kinship. Ann Arbor: The Uni-
versity of Michigan Press.
Shorter, E. (1975). The Making of the Modern Family. New York: Basic Books.
Smith, R.T. (1988).Kinship and Class in the West Indies. A genealogical Study of
Jamaica and Guyana. Cambridge: Cambridge University Press.
La familia: entre la antropologia y la historia

Stone, L. (1977). The Family, Sex and Marriage in England 1500-1800. London:
Weiclenfeld and Nicolson.
Todd, IS. (1983). Le Troisi6me Planete. Structures familiales et systkmes
idéologiques. Paris: Seuil.
Todd, E. (1987). The Causes of Progress. Culture, Authority and Change. Oxford:
Basi1 Blackwell.
Trautmann, T.R. (1987). Lewis Henry Morgan and rhe Invention of Kinship. Ber-
kley: University of California Press.
Yanagisako, S.J. (1979). <<Familyand Household: ?'he Analysis of the Domestic
Groups,,, Annual Review of Anthropology 8: 161-205.
Yanagisako, S.J. (1985). Transforming the Past. Tradition and Kinship among Ja-
panese Americans. Standford: Standford University Press.