Anda di halaman 1dari 2

"Aquel que no lucha por ser el mejor está condenado a estar

dominado por aquellos que si lo hacen"


El mundo corre a una velocidad cada vez mayor. ¿Alguna vez se puso a pensar
en aquellas grandes marcas de los '70, '80 y '90 que han desaparecido y que
en aquella época uno no se hubiese imaginado ese destino? También nos
encontramos con marcas que a pesar de los años no desaparecieron sino que
se mantuvieron vigentes o evolucionaron acaparando mayor mercado. Estos
avances son producto de una lucha constante por superar a la competencia y
por autosuperarse a sí mismas en el tiempo. Muchas veces para avanzar y
otras tantas tan solo para mantenerse vigentes en el mercado, quizás
ocupando el mismo lugar, como lo dijo el gerente general de Motorola:
"Corremos más rápido para estar en el mismo lugar". Que hubiese pasado si
estas marcas en lugar de evolucionar se hubiesen mantenido con los
conocimientos, tecnología de aquel entonces, con los paradigmas de aquella
época, a ciencia cierta podemos afirmar que aquellas empresas se hubiesen
extinguido como sucedió con aquellas que no lo hicieron. ¿Por qué? La frase
que antecede a este articulo que hoy escribo resume de forma muy sabia la
respuesta a nuestra pregunta, es muy importante recordar aquella frase
atribuida a Einstein que dice: "Los problemas a los que nos enfrentamos no
pueden ser resueltos al mismo nivel de pensamiento al que estábamos cuando
los creamos". En otras palabras, necesitamos replantearnos nuestros propios
paradigmas y salir a la búsqueda de una superación permanente en nosotros
mismos, en nuestro personal, en nuestros procesos, en nuestro método de
formación, en nuestros productos etc., etc. nombrando así un sin número d
aspectos a los cuales hemos de dejar que esta frase de Einstein nos afecte, es
decir necesitamos hoy más que nunca una RENOVACION TOTAL.

¿Cómo lograrlo?
En PRIMER LUGAR debemos recordar aquel refrán que dice: "La mente es como
un paracaídas, si no la abres ya conoces el resultado", es decir debemos
atrevernos a romper paradigmas. Es el primer paso para el crecimiento y
desarrollo superior, es el primer paso porque si no estamos dispuestos a
romper paradigmas no podremos cambiar. Romper paradigmas es la puerta al
cambio, claro está que romper paradigmas no es nada fácil realmente necesita
de una apertura de mente que solo se da cuando reconocemos que nada es
estático y que, además, nuestra mirada del mundo y de cómo son las cosas es
solo una mirada, es decir, que hay muchos puntos de vistas que merecen la
pena ser tenidos en cuenta y escuchados. Antes se consideraba que una
persona estaba endemoniada cuando perdía el control de su cuerpo, luego la
ciencia descubrió que eso era epilepsia; antes se consideraba que el sol giraba
alrededor de la tierra y luego Galileo Galilei puso en tela de juicio ese
paradigma del universo planteando que la tierra giraba alrededor del sol. Como
los 2 viejos planteos que les comento y que hoy consideramos más que
evidentes, en el pasado no era tan sencillo aceptarlo (a Galileo Galilei le costó
la vida en manos de la llamada Santa Inquisición de la Iglesia Católica y murió
quemado en la hoguera). Fue necesario romper con paradigmas para aceptar
los nuevos planteos, fue necesario aceptar aquello como una posibilidad.
¿Cuáles son los paradigmas que debemos romper y que están vigentes en la
Argentina? La viveza criolla, hacer las cosas a medias, creer que con solo mirar
mi hijo aprenderá lo que yo aprendí con toda una vida de experiencias, creer
que los viejos no saben nada, creer que jóvenes con viejos no pueden trabajar
juntos (sinergia generacional), creer que los jóvenes no saben nada; pudiendo
así enumerar un sinnúmero de puntos de vistas que hay sobre cada elemento
que ponemos en tela de juicio.
En SEGUNDO LUGAR, se necesita humildad por aprender. Si romper
paradigmas es la puerta al cambio, la actitud de humildad es el camino del
cambio. ¿Por qué? Porque la humildad es la madre de todas las virtudes, por
eso si usted quiere ser una persona virtuosa, si usted quiere que su empresa
sea virtuosa, etc. cultive en usted mismo y en su empresa el valor de la
humildad. ¿Cómo cultivarla en la empresa? Premie al que sepa reconocer
logros en sus compañeros, en sus superiores, en sus subordinados.
Recompense las nuevas ideas de su personal, presente a su personal
capacitaciones sobre la humildad. Desde el momento en el que usted
implemente estas técnicas seguramente su empresa pasara del camino de la
estática al camino del dinamismo evolutivo donde la empresa en su conjunto
se convertirá en una espiral ascendente en todos sus niveles y aspectos.
En TERCER LUGAR, sinergice los dones que nos diferencian entre los seres
humanos, es decir aprenda a ver los talentos que posee su personal. ¿Por qué
razón hacerlo? Punto número 1 porque sinergizando se logra más que sumando
los logros alcanzados en forma individual y punto número 2 porque el ser
humano da todo su potencial en lo que le apasiona y el talento se encuentra en
aquellas cosas que nos apasionan porque generalmente las hacemos bien. No
me puedo imaginar a Beethoven diciendo: "huy che, tengo que componer la
novena sinfonía", no se puede lograr la excelencia en algo si se tiene es vibra
que es precisamente la pasión. El ser humano al dar su mayor potencial en lo
que le sale mejor (su talento) se vuelve mucho más productivo y mucho mas
proactivo, por lo tanto mucho más rentable para la empresa, se trabaja en un
espacio mucho más armónico y mucho más saludable "espiritualmente" para el
personal ya que hace lo que le gusta. Bajo esta óptica, todos en la empresa
ganan y nadie pierde, ese es el mejor negocio que existe. ¿Qué sucede cuando
lo que hace el operario no es totalmente coherente con sus talentos y no se lo
puede cambiar de puesto o no hay nadie que lo reemplace? ¿Usted que cree,
en las grandes empresas que son las mejores del mercado no suceden estas
cosas? ¿Todas tendrán este mundo maravilloso donde cada empleado esta en
el puesto ideal explotando sus talentos? Pues la respuesta es NO... (Este
artículo continuará)