Anda di halaman 1dari 8

SISTEMAS REPRODUCTORES

SISTEMA REPRODUCTOR FEMENINO: Cuidadosamente protegido por la


estructura ósea de la pelvis. Si bien es cierto que el milagro de la vida depende
del aporte genético de ambos individuos, es en el organismo de la mujer donde
la naturaleza ha decidido instalar su maravillosa fábrica de la vida. En este
sistema se producirá la fecundación y el posterior crecimiento del nuevo ser
humano. El aparato genital femenino está dividido en órganos genitales
externos e internos. En la siguiente figura usted podrá apreciar la ubicación y
función de los distintos elementos que componen el aparato reproductor
femenino (Destáquese que se aprecian en un corte sagital

• Externamente pueden apreciarse dos estructuras llamadas labios mayores,


que rodean a la hendidura vulvar, y presentan la forma de repliegues cutáneos
anchos. Están cubiertos externamente por vellos y se unen por delante
formando el monte de Venus, perdiéndose dorsalmente en la región anal. • Al
separar los labios mayores encontramos dos repliegues de piel fina, arrugada y
sin vello, denominados labios menores. • Los labios menores se unen por
delante formando una especie de capuchón que al ser levantado descubre el
clítoris. • El meato urinario es un orificio pequeño en el cual desemboca la
uretra, y por donde se elimina la orina. • El orificio vaginal, lugar donde
desemboca la vagina. • A ambos lados del orificio vaginal encontramos las
glándulas de Bartholin, cuya secreción lubrica al espacio comprendido entre los
dos labios (vestíbulo vaginal). Sólo se visualizan durante procesos
inflamatorios. • En las mujeres antes de la iniciación sexual, una delgada
membrana llamada himen ocluye la desembocadura de la vagina. Puede
ocurrir que sea muy elástica y no se rompa en las primeras penetraciones, o
que se halla roto antes por otras circunstancias. Su función es la protección
contra las infecciones hasta el comienzo de la actividad sexual. La siguiente
figura representa un corte sagital donde se aprecian los órganos
genitales externos de la mujer:

Los órganos genitales internos son la vagina, el útero, los ovarios y las
trompas de Falopio.
La vagina es un conducto elástico de aproximadamente 10 cm de longitud, que
comunica al útero con el exterior. Su orificio está rodeado por los genitales
externos. En el momento del parto se dilata enormemente, permitiendo el paso
del feto. El útero es un órgano muscular hueco, que alberga al feto, lo protege
y lo nutre hasta su nacimiento. En su forma semejante a la de una pera
invertida podemos distinguir dos porciones: el cuerpo voluminoso y el cuello,
que comunica con la vagina. El cuello corresponde a la zona en la que se
realiza el Papanicolau ( examen para diagnostico de cáncer cervico-uterino). El
cuello tiene pocas fibras musculares lisas y más fibras colágenas y elásticas
que le permiten dilatarse aproximadamente 10 cm. en el momento del parto.
Las paredes del útero tienen unos 2 cm. de grosor y se componen
principalmente de músculo liso o involuntario. Cuando la mujer no está
gestando el útero mide aprox. 7 cm. de largo y 5 cm. de ancho y pesa unos 50
gramos, pero crece asombrosamente durante el embarazo llegando a pesar un
kilo y albergando a un bebé de una media de 3,5 kilos, una placenta de 500
gramos y otros 1000 gramos de líquido amniótico. La pared del útero está
formada por 3 capas de adentro hacia fuera: endometrio (capa mucosa
altamente irrigada, miometrio (fibras musculares lisas responsable de las
contracciones) y perimetrio (capa serosa).

En un ciclo mensual, el endometrio (mucosa de la pared del útero) se prepara


para la implantación del óvulo fecundado. Unas dos semanas después que
elóvulo fue liberado del ovario, si la fecundación no tuvo lugar, esa mucosa se
desprende en un proceso denominado menstruación. Trompas de Falopio:
llamadas también trompas uterinas. Son dos canales de unos diez a catorce
centímetros de longitud que se extienden desde los ovarios hasta el útero. Son
las encargadas de recoger los óvulos que vienen desde los ovarios y llevarlos
al útero. Las trompas tienen tres partes: el istmo, que es la parte más estrecha,
por la que se unen al útero; la ampolla, que es la parte más ancha y larga, y el
infundíbulo o pabellón, que es el extremo, similar a un embudo que termina
en unas proyecciones en forma de dedos o tentáculos llamadas fimbrias, que
se ubican en torno a los ovarios y se mueven para atraer a los óvulos. Las
paredes de las trompas tienen una capa de músculo liso que al contraerse
facilita el desplazamiento del óvulo desde el ovario al útero. En estas
estructuras tiene lugar la fecundación. El ovario es la glándula sexual
femenina, con dos funciones principales: • formar células aptas para la
reproducción (ovogénesis) • secretar hormonas sexuales femeninas:
estrógenos y progesterona, que controlan el ciclo menstrual, el desarrollo de
los órganos sexuales, las glándulas mamarias y caracteres sexuales
secundarios. Son dos y se localizan uno a cada lado del útero en la parte
superior de la cavidad pélvica. De forma almendrada, miden aproximadamente
3,5 por 1,5 centímetros. Están sujetos mediante ligamentos al útero y la pared
pélvica, y junto a las fimbrias de las trompas de Falopio. A diferencia del
hombre, la mujer no fabrica sus células sexuales. Al nacer, cada ovario
contiene entre doscientos mil y cuatrocientos mil ovocitos -óvulos en estado
inmaduro-, que son almacenados en folículos -especies de sacos-. Solamente
unos cuatrocientos o quinientos madurarán y llegarán a la ovulación durante la
vida fértil de la mujer, que se inicia durante la pubertad y concluye en la
menopausia. Véase una imagen al microscopio de un óvulo:
Posterior a la fecundación se producen una serie de divisiones del huevo o
cigoto hasta que finalmente este queda implantado en el útero comenzando así
el embarazo.

APARATO REPRODUCTOR MASCULINO Está formado por un conjunto de


órganos y estructuras que intervienen en la formación, conducción y expulsión
de los espermatozoides.

Órganos y estructuras externas:

 El pene
 El escroto
 Órganos y estructuras internas:
 Los testículos
 Epidídimo y conductos deferentes
 Las vesículas seminales y la próstata

Los testículos son las glándulas encargadas de producir los gametos


masculinos o espermatozoides y las hormonas sexuales masculinas. De color
blanquecino, superficie lisa y forma ovalada, se encuentran suspendidos en la
bolsa escrotal por los cordones espermáticos.

El testículo izquierdo está a un nivel más bajo que el derecho. Están formados
por numerosos lóbulos testiculares, aproximadamente 250, separados entre
sí por tabiques, que confluyen en un ovillo o reti testis, del que salen unos
conductos enrollados, llamados túbulos seminíferos, que continúan hasta el
epidídimo. En las paredes de los túbulos seminíferos existen dos tipos de
células: las seminales, que dan origen a los espermatozoides, y las células de
Sertoli, que se encargan de sostenerlos y nutrirlos. Entre los túbulos hay unas
células intersticiales o de Leydig, encargadas de segregar las hormonas
sexuales masculinas. Los epidídimos son las estructuras en forma de C
ubicadas detrás de cada testículo, donde maduran y almacenan los
espermatozoides.
Los conductos deferentes comienzan en la parte inferior de la cola del
epidídimo, acompañados de arterias, venas, vasos linfáticos y nervios,
formando el cordón espermático que se introduce en la cavidad abdominal.
Desembocan en dos dilataciones en forma de bolsa, ubicadas entre la base de
la vejiga y el recto: las vesículas seminales. Estas se encargan de elaborar
una secreción que contiene glucosa que proporciona energía al
espermatozoide, y constituye la mayor parte del semen o líquido seminal.
Desde las vesículas seminales surgen los conductos eyaculadores, que
desembocan en la uretra a nivel de la próstata. Esta última glándula, del
tamaño de una castaña, rodea la uretra en su primera parte. Está formada por
dos lóbulos laterales y uno intermedio, y tiene de 10 a 32 unidades glandulares
insertas en una masa de tejido muscular liso y conectivo denso. La glándula
prostática secreta un líquido lechoso que también constituye el semen, y que
contiene una sustancia estimulante de los espermatozoides. Este fluido es
descargado en la uretra durante la eyaculación.

Véanse en la siguiente figura las estructuras antes mencionadas:


La uretra se encarga de expulsar la orina y el semen desde el interior del
cuerpo masculino. Está compuesta por tres partes: una ancha y dilatable que
pasa a través de la próstata; otra membranosa, más corta y estrecha que la
anterior, rodeada por haces de fibras musculares estriadas, que forman el
esfínter -músculo circular que, al contraerse, cierra un orificio natural- de la
uretra; y la parte esponjosa, rodeada por el cuerpo esponjoso del pene, que es
la más larga. En la raíz del pene se encuentran las glándulas bulbouretrales
o de Cowper. Son dos órganos que vierten a la uretra un líquido viscoso que
protege su interior de los residuos de la orina.

El pene es el órgano encargado de depositar los espermatozoides en el interior


de la vagina de la mujer. En su interior se encuentra la parte final de la uretra y
un sistema de erección formado por tejido cavernoso. En términos generales, el
pene se compone de una raíz, un cuerpo y un extremo denominado glande,
cubierto por una porción de piel llamada prepucio, al que se une por un tirante
de piel llamado frenillo prepucial.