Anda di halaman 1dari 4

Summa+

Página 1 de 4

summa+ 83

english version

Educación

CUANDO LA ARQUITECTURA REVIVE LA VIDA URBANA

por Fernando Diez

LA ARQUITECTURA REVIVE LA VIDA URBANA por Fernando Diez click sobre la imagen para ampliarla RICARDO

click sobre la imagen para ampliarla

RICARDO ABUAUAD ABUJATUM

FACULTAD DE ARQUITECTURA, ARTE Y DISEÑO UNIVERSIDAD DIEGO PORTALES COLABORADORES: María Alejandra Effa, Maite Larrazábal, María Paz Zaldívar, arqs.; Waldo Clavería O. INSPECCIÓN TÉCNICA: INSPECTA S. A., Javiera Sandoval/José Tomás Vargas CÁLCULO ESTRUCTURAL:

LUIS SOLER Y CIA. LTDA., Juan Erenchun INGENIERÍA ELÉCTRICA: FLEISCHMANN S. A., José Abarca/Luis Torres INGENIERÍA SANITARIA/GAS: Bárbara Simonati REVISOR INDEPENDIENTE: Arquitectos Cepeda y Pinedo Ltda. CONSTRUCCIÓN: Constructora DeMussy SUPERFICIE: 4387 m2 UBICACIÓN: República 180, Santiago, Chile AÑO PROYECTO/CONSTRUCCIÓN: 2003-2004

180, Santiago, Chile AÑO PROYECTO/CONSTRUCCIÓN: 2003-2004 click sobre las imágenes para ampliarlas El nuevo edificio
180, Santiago, Chile AÑO PROYECTO/CONSTRUCCIÓN: 2003-2004 click sobre las imágenes para ampliarlas El nuevo edificio
180, Santiago, Chile AÑO PROYECTO/CONSTRUCCIÓN: 2003-2004 click sobre las imágenes para ampliarlas El nuevo edificio

click sobre las imágenes para ampliarlas

El nuevo edificio de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Diego Portales es una obra que llama la atención por su sencillez y la contundencia de su planteo tipológico. Pero esa

Summa+

Página 2 de 4

claridad, que se traduce también en la alegre intensidad de la luz que la inunda, es todavía más notable cuando se advierte que este edificio está construido aprovechando buena parte de la estructura del edificio que ya existía en este solar. Edificio que había conocido personalmente años antes, cuando subí por una inverosímil escalera hasta la oscura oficina que padecía el decano, Mathias Klotz. Precisamente fue Klotz el gestor de estos proyectos, parte del ambicioso plan de la universidad para, a un mismo tiempo, modernizarse y afincarse definitivamente en este barrio universitario de Santiago. Se trataba, en definitiva, de una operación urbanística, donde esta y otras universidades instaladas en el barrio se comprometieron a realizar inversiones al tiempo que el municipio se comprometió a renovar las calles, realizando grandes veredones peatonales dotados de wi-fi y otras infraestructuras. Esta acción conjunta produjo un resultado que sorprende por la intensidad de las instituciones afincadas y el dinamismo del movimiento peatonal de los estudiantes en las calles. El municipio facilitó la ampliación de las sedes universitarias flexibilizando las reglamentaciones de edificación a cambio de que se mantuvieran los perfiles de las calles, que son relativamente bajos, y que se conservaran y restauraran los edificios de valor patrimonial (como el de la Facultad de Ciencias de la Salud y el Edificio de Usos Múltiples, proyectos de Bernstein y Klotz, publicados en Summa+72). Esto permitió a la Universidad Diego Portales permanecer en el barrio y descartar la opción de irse a un campus suburbano. Mathias Klotz distribuyó el encargo de una docena de edificios entre los demás profesores de la Facultad de Arquitectura y conservó para sí el encargo de sólo dos de ellos.

y conservó para sí el encargo de sólo dos de ellos. click sobre las imágenes para
y conservó para sí el encargo de sólo dos de ellos. click sobre las imágenes para
y conservó para sí el encargo de sólo dos de ellos. click sobre las imágenes para

click sobre las imágenes para ampliarlas

Ricardo Abuauad se hizo cargo precisamente del proyecto de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño, institución que conoce bien, ya que es Director de su Escuela de Arquitectura. Posiblemente esto le permitió afinar la sensibilidad para organizar los espacios del nuevo edificio, repartir el programa de las distintas facultades y obtener la superficie extra necesaria, dada la limitación de altura, cavando dos niveles bajo el patio central, iluminados por un gran patio inglés. El auditorio fue ubicado en la parte más baja de este dispositivo y se entra por su parte alta. La manera franca en que la luz natural penetra en estos niveles inferiores se corresponde con la facilidad de las circulaciones en los pisos altos, a través de galerías que intermitentemente dejan ver el patio central. Los materiales que cierran el patio alternan entre la permeabilidad de las tiras de vidrio estructural que protegen las escaleras y la privacidad de los cristales serigrafiados que resguardan aulas y oficinas, ya que permiten ver hacia fuera, pero desde el exterior aparecen como sólidos de intensos colores.

hacia fuera, pero desde el exterior aparecen como sólidos de intensos colores. click sobre las imágenes
hacia fuera, pero desde el exterior aparecen como sólidos de intensos colores. click sobre las imágenes
hacia fuera, pero desde el exterior aparecen como sólidos de intensos colores. click sobre las imágenes

click sobre las imágenes para ampliarlas

Summa+

Página 3 de 4

En el piso más alto, el espesor de la barra paralela a la calle es cavado por un patio interior que posibilita la mejor iluminación de locales más pequeños que los de los pisos inferiores y aporta un refinado sentido de intimidad al sector de la dirección académica. Sobre la calle, la fachada acristalada está protegida por parasoles deslizables de malla de acero, recurso que subraya la estricta contemporaneidad del edificio, haciéndolo permeable a la vista y, simultáneamente, regulando la iluminación de los interiores. La planta baja se abre hacia la calle, lo cual facilita la integración del patio central con la calle y viceversa, aporta a la ciudad su vida interior y obtiene de ella la visión de un movimiento constante. Con una intervención estrictamente controlada, el proyecto logra el mayor provecho con el minimo esfuerzo constructivo. Asi, demuestra que la arquitectura puede resolver las ecuaciones aparentemente cerradas de edificios y barrios decadentes. Cuando el ingenio del proyecto arquitectonico se combina con el sentido comun de las regulaciones, ese revivir de los claustros interiores se transforma tambien en nueva vida para los espacios publicos. Y con la recomposicion de la continuidad de las fachadas de las calles, se da sentido a la inversion municipal, pues esa contencion espacial infunde nueva energia a la vida urbana del barrio. Una demostracion de que la arquitectura y el urbanismo no son ajenos, sino dos frentes de una misma accion que solo se hace efectiva cuando los compromisos reciprocos entre municipio y propietarios se erigen en edificios concretos. El edificio preexistente databa de mediados de la década del noventa. Estaba concebido a la manera de una “C” con un cuerpo que se abría a un patio central, alrededor del cual se ubicaban las circulaciones horizontales y verticales. El edificio presentaba una serie de problemas, originados en parte por su incapacidad de acoger correctamente a las dos escuelas y por otra por su arquitectura, cuestionable en lo espacial y en lo volumétrico, que no representaba el espíritu de la Universidad.

que no representaba el espíritu de la Universidad. click sobre las imágenes para ampliarlas Uno de
que no representaba el espíritu de la Universidad. click sobre las imágenes para ampliarlas Uno de
que no representaba el espíritu de la Universidad. click sobre las imágenes para ampliarlas Uno de

click sobre las imágenes para ampliarlas

Uno de los inconvenientes más serios era su inserción en el barrio: el edificio se separaba de la línea de cierro dejando doce metros de antejardín. Esto lo desplazaba más atrás que las dos edificaciones protegidas y clasificadas que conforman las esquinas de la manzana y anulaba el efecto de calle corredor y fachada continua tan propio del centro de la capital. Teniendo en consideración este factor, se propuso al Municipio que el edificio recuperara la línea de cierro. Esto posibilitó un completo replanteamiento del edificio, creando un nuevo volumen que permitía crecer en superficie a la vez que proponía una nueva cara hacia el barrio. Este de una crujía que duplicaba el anterior, acoge una serie de programas mayores que la facultad requería y libera en el resto del edificio gran cantidad de salas que se redestinaron para docencia. Asimismo, en la imposibilidad de acoger dentro de este recinto los estacionamientos requeridos, tema que se resuelve en otra propiedad de la Universidad dentro del barrio, se optó por ocupar el espacio bajo el patio en dos niveles que albergan las salas y laboratorios de computación y un auditorio. Por último, y dado que la estructura existente era irregular (con retranqueos en horizontal y vertical), fue necesario adaptar los programas a ella y se escogió instalarlos en este volumen aquellos que se prestaban para esta operación. El programa fue determinado a partir de un estudio encargado al arquitecto Willy Herrera que analiza las necesidades futuras para la Facultad. Entendiendo que este predio no permite acoger la Escuela de Arte, se optó por resolver de manera adecuada los recintos que en la actualidad requerían mejoras, dejando en el resto del edificio (cuerpo oriente) la mayor parte de las salas de clase. Se ubican entonces en el nuevo cuerpo la cafetería, la biblioteca, una sala de corrección, talleres para alumnos y el nivel de administración. La ubicación de la cafetería responde en gran medida a permitir ese nexo entre interior y exterior y a crear una loggia a nivel del peatón. Con respecto al acceso se toman varias decisiones: la primera de ellas es la de desplazarlo desde el centro del edificio hasta el costado sur para generar un área mayor donde instalar la cafetería. Este recinto, una ameba de vidrio traslúcido (profilit), pretende dar

Summa+

Página 4 de 4

cuenta de su total independencia de la estructura del edificio. El resto de este volumen se soluciona mediante una corredera vidriada de aluminio que permite, durante los meses cálidos, ocupar la cafetería como una gran terraza abierta a la calle y el patio. Como una forma de compensación al barrio por la ocupación de este antejardín, se entrega el primer nivel como espacio público hacia la calle, haciendo de esta cafetería una suerte de balcón sobre la calle.

Memoria del autor

WHEN ARCHITECTURE REVIVES URBAN LIFE. By Fernando Diez

Faculty of Architecture, Design and Fine Arts, Diego Portales University. Santiago, Chile. RICARDO ABUAUAD ABUJATUM From the author’s statement The previous building, of the mid-nineties, had a foregarden set down by law, which impacted negatively on its relation with the street. A proposal was made to the city hall to create a continuous façade on condition that the first level towards the street was free, which was achieved through the creation of a strip annexed to the existing building and another strip towards the patio. This new volume, a corridor that doubled the size of the building, is used for a series of important programs that the faculty needed to develop, and it leaves the rest of the rooms for teaching purposes. Besides, the space under the patio was used to build a computer lab and an auditorium. The access was placed in the south side to generate a wider space to place the cafeteria. This place is closed by a glass and aluminium sliding door, which can be used, in warm weather, as a big terrace open towards the patio and the street, a kind of nexus between the exterior and the interior. Due to the great density of the building, the idea is to allow the flow of light to the different levels and to generate as many open spaces as possible.