Anda di halaman 1dari 3

Apunte 36

MECANISMOS DE DAÑO INMUNOLÓGICO

Ayudante Daniela Ipinza. Dr. Alejandro Díaz (Marzo de 2005)

La función del sistema inmune (SI) es fundamentalmente defender al organismo de


las sustancias consideradas extrañas o no habituales que podrían causar daño y que se
denominan antígenos (Ag).
Ante la presencia de un Ag, el SI elabora una respuesta inmune abocada
principalmente a eliminar o destruir el agente que está causando el daño y a preparar una
defensa especializada en caso de un próximo encuentro con éste. Para lograr esto hay
sustancias (citoquinas, TNF, etc.) y células (linfocitos T CD4, linfocitos T CD8, linfocitos
B, macrófagos, etc.) encargados de montar y modular esta respuesta, con el fin de eliminar
el Ag potencialmente peligroso, pero sin hacer daño al mismo organismo, “destruir lo
ajeno sin dañar lo propio”. Cuando este balance se pierde, es posible que la respuesta
inmune produzca daño al propio organismo y cause una enfermedad.
Hay dos formas en que el SI se puede descontrolar y provocar daño (ver figura 1):
- desconocer elementos propios del organismo y atacarlos, que lleva a una
Enfermedad Autoinmune.
- respuesta exagerada contra Ag externos que lleva a Enfermedad por
Hipersensibilidad.

Enfermedad Autoinmune

En ese grupo de enfermedades se encuentran por ejemplo el lupus eritematoso


sistémico (LES), la artritis reumatoídea o la diabetes mellitus tipo 1 (DM1). Los
mecanismos que podrían explicar la autoinmunidad se tratarán en el apunte de
autoinmunidad y HLA.

Enfermedad por Hipersensibilidad

Aquí la respuesta es efectivamente contra antígenos externos, pero hay un


descontrol que termina dañando también el tejido propio.
Se describen cuatro tipos de hipersensibilidad, según el mecanismo involucrado en
la producción del daño.

Hipersensibilidad tipo I  esta reacción está mediada por un tipo específico de


inmunoglobulina (Ig) que en este caso es la E. La IgE tiene dos extremos, con uno reconoce
a la sustancia extraña y con el otro, denominado fragmento Fc, se une a células (mastocitos
y basófilos) que liberan factores químicos de inflamación (histamina, serotonina,
leucotrienos, etc.) los cuales rápidamente provocan efectos orgánicos.
La alergia o anafilaxis está mediada por este mecanismo, es por eso que al contacto con el
alergeno, en pocos minutos (5-20 minutos) hay vasodilatación, contracción del músculo
liso, edema por aumento de la permeabilidad vascular y persistencia del cuadro ya que se
liberan aún más sustancias inflamatorias. Algunas de las enfermedades que se producen por
este mecanismo son el asma, rinitis alérgica, urticaria, shock anafiláctico.
Hipersensibilidad tipo II  en este caso están involucradas la IgG o IgM (llamados
también anticuerpos), que están dirigidas contra Ag extraños pero adheridos a la membrana
y logran activar el complemento que procede a destruir la célula con Ag en la membrana.
Puede ser que los antígenos sean parte de la célula, por lo cual la célula completa sería la
extraña (es lo que sucede en transfusiones de sangre incompatibles) o puede ser que el Ag
se haya “unido a la célula” como por ejemplo alguna droga. Por ejemplo la enfermedad
reumática, se desencadena por Ag cruzados (mimetismo molecular), o la miastenia gravis,
donde hay anticuerpos contra los receptores musculares de acetilcolina sin razón aparente.

Hipersensibilidad tipo III  cuando un anticuerpo reconoce a su Ag, se adhiere a él para


hacer más fácil su posterior destrucción, esta unión Ag-anticuerpo se denomina complejo
inmune. En algunas ocasiones hay una gran cantidad de complejos inmunes circulando por
la sangre y precipitan, activando la secuencia del complemento que produce daño tisular de
ciertos órganos. Este mecanismo se ve en LES y algunas artritis reumatoídeas.

Hipersensibilidad tipo IV está exclusivamente mediada por células, no participan Ig y


son los linfocitos y leucocitos los que montan la respuesta inmune, demorando más de 2
días en manifestarse, por esto también se llama retardada. Esta reacción se observa en una
infección crónica como la tuberculosis (TBC), dermatitis de contactos y reacción al litre.

Tabla 1: Tipos de reacciones de hipersensibilidad


Tipo Mediada por Ejemplos
I IgE (alergia) Asma, rinitis, urticaria, shock anafiláctico
II Anticuerpos Enfermedad hemolítica del recién nacido, enfermedad
reumática, miastenia gravis

III Complejos inmunes Lupus eritematoso sistémico, algunas artritis reumatoídeas

IV Células (retardada) TBC, dermatitis de contacto, reacción al litre


Figura 1. Mecanismos de daño inmunológico