Anda di halaman 1dari 14

TEMA:

Análisis Transaccional.

DOCENTE:

Lic. Elena Peña.

ALUMNOS:

• Navarro Alvarez, Diego.

• Silupú Amaya Jorman.

• Núñes Jaramillo Darwin.

• Chocan Garcia Leonardo.

• Alvarado Cornejo.

• Gastelú Curo Daniele.

Piura, 30 de mayo de 2011.


INTRODUCIÓN

El Análisis Transaccional proporciona un modelo para comprender la estructura


y la dinámica de la personalidad, es el análisis estructural; un modelo para
analizar las relaciones sociales y la comunicación, es el análisis transaccional
propiamente dicho; un modelo para explicar las motivaciones del
comportamiento, en especial el comportamiento social, son las hambres
básicas y concretamente las caricias; un modelo para analizar las distorsiones
de la percepción de la realidad, incluida la propia identidad y las conductas
asociadas, es el guión de vida y el marco de referencia; y un modelo para
entender las estratagemas emocionales y relacionales que perpetúan esta
manera de distorsionada de percibir y relacionarse con los otros y con la
realidad, son los juegos psicológicos y los rackets. Y por supuesto un modelo
de abordar el tratamiento dentro de estas perspectivas orientadas a conseguir
el control social de la conducta sintomática y a alcanzar la autonomía.
El Análisis Transaccional

Definición:

El Análisis Transaccional es una teoría de la personalidad y de las relaciones


humanas con una filosofía propia que, en la actualidad, se aplica para la
psicoterapia, el crecimiento y el cambio personal u organizacional en
numerosos campos. Sus conceptos se expresan por medio de un vocabulario
sencillo y original buscando ante todo la comprensión de los fenómenos por
parte de todos (profesionales y clientes). Sus modelos de análisis son
universales. Sus explicaciones son intencionadamente fáciles y próximas a las
vivencias inmediatas de las personas.

Los Orígenes:

El Dr. Eric Berne (1910-1970), médico psiquiatra, fue el fundador, principal


creador e innovador del Análisis Transaccional. Elaboró su modelo a partir de
sus observaciones en la psicoterapia de grupo a principios de los años
cincuenta. En su elaboración reconoce la influencia de sus maestros Paúl
Federn y Erik Erikson, con quienes se psicoanalizó. Siempre fue respetuoso
con las teorías psicoanalíticas en las que se formó. Se rodeó de un equipo de
colegas y organizó regularmente unos seminarios en San Francisco, California,
para compartir sus experiencias como terapeutas de grupo y con vistas a
desarrollar un modelo de "psiquiatría social" basada en el estudio de las
interacciones entre las personas, que llamó Análisis Transaccional.

Esta investigación continuó gracias a la ITAA (Asociación Internacional de


Análisis Transaccional) fundada por el mismo E. Berne y ha permitido
profundizar ciertos conceptos del Análisis Transaccional o aportar desarrollos
diferentes dentro de la teoría.
Características de análisis transaccional

1. Es una filosofía humana: se supone que todos nacemos perfectos .la


educación que se nos de será la que nos imperfeccionara con el tiempo.
2. Es un modelo de aprendizaje
3. Es sencillo: no requiere conocimientos previos, y su vocabulario es fácil
de soportar.
4. Es natural: se desprende de las nesecidades biológicas de todo ser
humano
5. Es objetivo :todo lo que se habla es observable
6. Es agradable : permitiendo una fácil comprensión visual
7. Es predictivo y preventivo
8. Es efectivo: facilita mucho la comprensión de cómo realizar cambios
positivos
9. Es integrable permite mezclarse con otra técnicas

Filosofía y principios del Análisis Transaccional:

La filosofía del Análisis Transaccional, basada en la filosofía humanista, parte


del principio de que “todos nacemos bien”. Berne decía metafóricamente “todos
nacemos príncipes y princesas”. Después en nuestras relaciones con los
demás tomamos decisiones autolimitadoras con las que nos convertimos en
“sapos o ranas encantadas

Las metas del Análisis Transaccional:

La meta del Análisis Transaccional es la autonomía que se define por:

• La consciencia o capacidad de distinguir la realidad de la fantasía interna


proyectada sobre lo que me pasa o lo que sucede.
• La espontaneidad o capacidad de expresar mis propios pensamientos,
sentimientos y necesidades y de actuar en consecuencia, viviendo para
sí.
• La intimidad o capacidad de abrirme al otro, estar próximo, cercano y ser
auténtico con el otro con reciprocidad.

Algunos analistas transaccionales como Carlo Moiso añaden a estas


tres capacidades una más:

o La ética o capacidad de elegir actuar en cada contexto


respetando los propios valores asumidos.

Principios de aplicación del Análisis Transaccional:

La práctica profesional se basa en dos principios:

• La comunicación profesional - cliente ha de ser clara, directa y oportuna


o pertinente a la situación.

Por ejemplo en la terapia ningún nivel está excluido, ni el emocional, ni el


racional, ni el de los valores personales. Tampoco está excluida ningún área
del comportamiento del foco de la terapia, ni la intrapsíquica (lo que pasa
dentro de nosotros, en nuestra mente), ni la corporal (lo que pasa dentro o en
nuestro cuerpo), ni la conductual (el comportamiento), ni la relacional, ni la
social. El lenguaje es sencillo, claro, y potente o expresivo, la jerga es limitada
y compartida por el terapeuta y el cliente.

• El Análisis Transaccional es un método contractual.

"Un contrato es un acuerdo Adulto con uno mismo o con otra persona para
realizar un cambio."

El contrato orienta y guía el trabajo con Análisis Transaccional. Supone un


objetivo que el cliente desea alcanzar, una meta de cambio. Implica un análisis
cooperativo entre ambos de la situación a resolver y de las posibles opciones y
alternativas. Entraña una responsabilidad de los dos, terapeuta y cliente, pero
diferenciada. El cliente se responsabiliza de cambiar lo que sea necesario y
posible de su situación tomando nuevas decisiones, poniéndolas en práctica y
usando todos sus recursos disponibles

Los campos de aplicación:

El Análisis Transaccional se utiliza principalmente en:

• Psicoterapia: individual, de pareja, de familia, en grupo.


• Orientación (Counselling): personal, familiar, relacional, vocacional, etc.
• Empresa y organizaciones: consultoría, desarrollo organizacional, cultura
organizacional, trabajo en equipo, dirección de personas, comunicación,
etc.
• Trabajo social: exploración de recursos, apoyo y orientación social,
integración y marginación, reinserción social, etc.
• Relación de ayuda: asistencial, clínica, familiar, voluntariados, etc.
• Pedagogía: educación, reeducación, orientación e integración escolar,
desarrollo humano, etc.
• Formación: de padres, profesores, educadores, profesionales,
vendedores, consumidores, amas de casa, adolescentes, parejas,
dirigentes,

Qué ofrece el Análisis Transaccional:

A cualquier persona les ofrece:

• Formación básica, sencilla y clara en aspectos psicológicos esenciales


como la personalidad, la comunicación, las necesidades humanas, los
sentimientos y emociones, las actitudes, la dinámica de grupos, etc.
• Instrumentos útiles para explicar los comportamientos propios y de los
otros para poder basar de forma sólida las estrategias de relación y
cambio.
• Opciones y medios efectivos para poder dar alternativas a los conflictos
que se producen en las relaciones interpersonales.
• Modelos de referencia para la observación, auto-observación y el
crecimiento personal y profesional.
• Experiencias vivenciales individuales y grupales que abren nuevas
perspectivas en la comunicación personal y en la solución de problemas.

A los profesionales de cualquier área:

a) De manera general:

• Una nueva perspectiva psicosocial integradora e integrable con sus


conocimientos profesionales previos.
• Una serie de herramientas para el diagnóstico, intervención y evaluación
de la realidad psicosocial donde se desarrolla su actividad.

b) De manera específica:

• Una organización científica, profesional bien estructurada en distintos


niveles regionales: nocional e internacional.
• Un código de ética profesional común.
• Unos requisitos de formación y unos procedimientos de entrenamiento
profesional comunes en prácticamente todo el mundo, en los distintos
campos de aplicación del Análisis Transaccional.
• Unos cuerpos de certificación profesional independientes de la
estructura política de las organizaciones.
• Una serie de publicaciones para la difusión de los avances científicos y
profesionales del Análisis Transaccional.
• Una serie de Congresos periódicos para el intercambio de experiencias y
avances en los distintos campos de aplicación del Análisis
Transaccional.

Se dirige no sólo a profesionales, sino «a cualquiera interesado en su


propio crecimiento»

ESTADOS DEL YO

Las experiencias vividas en la niñez y con el entorno familiar influyen en


nuestra personalidad y conducta
El recuerdo de episodios de nuestra vida puede producir pudor y vergüenza
-"hice cosas que ahora no haría"-, provocar ira o tristeza -"aquellas
experiencias me hicieron daño"-, o promover nostalgia y añoranza -"ah, esos
años que ya no volverán"-. En ese ejercicio de memoria, se siente
agradecimiento o rechazo, se evocan vivencias lejanas en el tiempo con gran
detalle o, por el contrario, apenas se tienen recuerdos. En cualquier caso, todas
las teorías sobre la psicología humana están de acuerdo en admitir que, de una
u otra manera, el pasado influye en nuestra personalidad y en nuestra
conducta.

Berne ofrece un marco de referencia sencillo de entender y fácil de utilizar por


casi todas las personas a lo largo su vida. Berne afirma que todos los seres
humanos manifiestan tres estados del yo, definidos como "sistemas coherentes
de pensamiento y sentimiento manifestados por los correspondientes patrones
de conducta". Asegura que no se trata de ideas más o menos útiles ni de
neologismos interesantes y fáciles de comprender, sino que esos tres estados
se refieren a fenómenos basados en realidades verdaderas.

• Padre (Exteropsiquis): un estado en que se comportan las personas,


sienten y piensan en respuesta a una imitación inconsciente de cómo
sus padres (u otras figuras aparéntales) actúan, o cómo se interpretan
las acciones de sus padres. Por ejemplo, una persona puede gritar a
alguien fuera de la frustración, porque han aprendido de una figura
influyente en la infancia la lección de que esto parecía ser una forma de
relación eficaz.
• Adulto (Neopsiquis): un estado del yo que se parece más a un equipo
de procesamiento de información y de hacer predicciones, ausentes de
las emociones principales que podrían afectar su funcionamiento.
Mientras una persona está en el estado del yo Adulto, él / ella se dirige
hacia una evaluación objetiva de la realidad.
• Niño (Arqueopsiquis): un estado en que se comportan las personas,
sienten y piensan de manera similar a cómo lo hicieron en la infancia.
Por ejemplo, una persona que reciba una evaluación desfavorable en el
trabajo puede responder mirando al suelo y llorar o poner mala cara,
como solían hacerlo cuando era regañado cuando de niño. Por el
contrario, una persona que reciba una buena evaluación puede
responder con una amplia sonrisa y un gesto alegre de agradecimiento.
El Niño es la fuente de las emociones, la creación, la recreación, la
espontaneidad y la intimidad.

Transacciones y caricias

Las transacciones son el flujo de la comunicación. Este flujo de comunicación


se produce simultáneamente en ambos niveles explícitos (verbal y no verbal) y
psicológico.

Ejemplo: la dulce voz de cuidado con la intención sarcástica.

Para interpretar la comunicación real requiere tanto de la verbal como la lectura


no verbal.

Las caricias son el reconocimiento, la atención o la capacidad de respuesta que


una persona le da otra.

Las caricias pueden ser positivas o negativas.

Una idea clave es que la gente tiene hambre de reconocimiento, y que si


carecen de caricias positivas, buscará cualquier tipo que puedan, aunque sea
un reconocimiento de carácter negativo.

La gente a menudo crea presión en otros para comunicarse de una manera


que coincida con su estilo, de modo que un jefe que habla con su personal
desde una posición de control a menudo generan respuestas infantiles,
anonadamiento u otro tipo de respuestas dependientes o contradependientes.
Aquellos empleados que se resisten a aceptar ese estilo pueden ser
etiquetados como "problemáticas”.

Transacciones: Complementarias, Cruzadas y Ulteriores

• Transacción simple complementaria


Es complementaria aquella transacción cuya respuesta es recibida por el
mismo estado del Yo que emitió el estímulo y, a su vez, proviene del estado
del Yo que lo recibió. Es decir, gráficamente la flecha o vector parte desde
un estado del Yo de la persona que inicia la comunicación, hasta otro de
quien la recibe; la respuesta de este va desde el mismo estado que recibió y
hasta el mismo del que emitió.

Son las transacciones más sencillas en donde la relación es paralela.


Mientras la comunicación se mantiene a este nivel puede proseguir
indefinidamente. Berne califica como transacción complementaria aquella
que es "apropiada, cabe esperar y sigue el orden natural de las relaciones
humanas

• Transacción simple cruzada

Son aquellas transacciones en las que la respuesta o no vuelve del mismo


estado del Yo del receptor o no es recibida por el mismo estado que emitió
el estímulo. Hay, por tanto, cruces o se forman ángulos en los vectores.

Ocurre cuando la respuesta al Estímulo es inesperada; se activa entonces


un estado inapropiado del Yo, se cruzan la líneas de transacción entre las
personas y estas optan por retirarse, alejarse o cambiar de conversación.

• Transacción ulterior

Son las más complejas, en ellas intervienen simultáneamente más de un


estado del Yo. Se envía un mensaje ulterior disimulado en una transacción
socialmente aceptable. Tal es, por ejemplo, el cliché de "sube a tomar una
copa" que mientras el Adulto dice una cosa, el Niño envía una insinuación.

Implican mensajes dobles: uno de ellos social (evidente, aparente,


aceptable) y otro psicológico (oculto, sutil, menos perceptible, a veces
deshonesto) generalmente transmitido en forma no verbal.

Objetivos:
• Conocer las diferencias entre pensamientos - creencias - valores -
realidad - verdad - percepción y cómo impactan en tu vida.
• Elaborar con Análisis Transaccional y Programación Neurolingüística un
mapa de formación de tus creencias para descubrir el origen de
creencias limitantes que han obstaculizado el logro de objetivos
personales.
• Reprogramar en nuestra mente nuevas creencias que nos permitan
moldear e influir en nuestro grado de inteligencia, salud, creatividad, así
como en la forma en que nos relacionamos y enfocarnos en lo exitosos
que podemos llegar a ser.

El conflicto en las organizaciones

Siempre que hablamos de la Ciencia de la Administración, no podemos dejar


de referirnos al tan ampliamente conocido ciclo de las funciones de dirección.
Innumerables investigadores han dedicado muchos años de estudio en aras de
obtener una mejor manera de realizar el mando y es por ello que hoy en día
contamos con muchísimas teorías que hablan a favor de cómo podemos
planificar mejor, organizar de una manera eficiente y eficaz el trabajo, cómo
podemos hacer un mejor uso del poder y así delegar adecuadamente las
tareas y cómo administrar mejor los recursos al respecto.

Tal vez por mi condición de psicóloga me incline a darle un lugar privilegiado al


mundo de las relaciones interpersonales y del liderazgo dentro del marco
organizacional, como uno de los vínculos más antiguos de la humanidad y
como una de las maneras más peculiares que tienen los grupos de dirigirse a
quien los representa. El liderazgo es hoy en día quizás el más pertinente de
todos los conceptos de la ciencia de la conducta y por eso los directivos de
más experiencia en este campo le otorgan una gran importancia.

Los jefes se ven enfrentados diariamente con las responsabilidades y el


mando, asumen funciones, forman equipos y dirimen conflictos de toda clase.
Surge entonces la típica pregunta de cual es el mejor estilo para dirigir y cómo
se puede lograr un compromiso y lealtad entre los miembros de un grupo, cuál
es la mejor manera de responder al poder, de recompensar o castigar. ¿Ha
pensado usted la repercusión que esto traería al grupo, y como la decisión de
imprimir personalidad al asunto puede comprometer el logro de los objetivos,
las metas y planes de una organización?

Las diferencias de poder y estatus que existen entre supervisores y


subordinados son reales, no se las puede ignorar, ni eliminar, de manera que el
asunto en cuestión es de qué manera el jefe ejerce el poder y qué
consecuencias podrá traer finalmente.

El estilo de dirección es básicamente una transacción interpersonal. Los


supuestos de uno acerca de las personas y el ejercicio del poder se comunican
verbalmente o por otros sistemas de signos mediante un encuentro
interpersonal. Un marco potencialmente poderoso para la comprensión de
estos encuentros se da en la obra de Harris (basada en Eric Berne) sobre el
Análisis Transaccional. En cada una de las relaciones transaccionales entre
uno o varios individuos se emplean terminologías que pueden dañar la
comunicación y, por ende, propiciar la aparición de conflictos innecesarios o
genuinos, con sus consecuentes resultados. De ahí que las variables
comunicación, liderazgo y conflictos conforman un todo digno de análisis.

Es de suponer, entonces, que las transacciones en las relaciones


interpersonales pueden ser una fuente directa de conflicto. Es interés de este
material abordar esta temática desde el punto de vista teórico-integrador.

Los conflictos interpersonales

Si tuviéramos que enmarcar la situación, diríamos que pueden aflorar


conflictos interpersonales y al mismo tiempo intragrupales. Las posturas de
los miembros se contraponen, lo que puede desbocar en una posición
defensiva. En algunos casos el niño se defiende con palabras de etapas
anteriores como "no me importa", "hazlo tu", y otras, a lo que el directivo
puede responder haciendo uso del poder que le está encomendado.

Los conflictos interpersonales representan un grave problema porque


realmente afectan profundamente las emociones del individuo. Existe una
necesidad de proteger la auto imagen de un posible daño provocado por los
demás. Las relaciones pueden estar en riesgo y deteriorarse. Algunas veces
los temperamentos entre dos personas pueden chocar.

Analizando de manera más profunda el asunto, vemos que en este caso


pueden darse conflictos en un orden psicológico e implicar necesidades
diferentes entre las partes, así como desigualdad de poder y de pertenencia.
Pueden tener relación con los valores de las personas y con su nivel de
información sobre el asunto que defienden. Por esto debemos analizar cada
una de las posiciones, intereses y necesidades. El conflicto se convierte
entonces en un proceso interaccional que cuenta con una situación de inicio,
desarrollo y fin en el que interviene un momento critico.

Vemos que el conflicto se agrava cuando la cantidad de involucrados


aumenta y cuando estos últimos están influenciados. Es un proceso
antagónico y complejo según la cantidad de personas que intervienen, por la
urgencia de resolución y por el tiempo que disponemos para solucionarlo.
Pero además, este proceso es como construido por las partes. Es decir, las
dos personas (niño-padre) construyen el problema. Tienen una
responsabilidad compartida así como su solución a partir de los diferentes
estilos de manejo y resolución de conflictos. Podemos considerar en este
caso al conflicto como una variable dependiente y al desarrollo de las
contradicciones que se dan en la transacción y sus consecuentes diferencias
como variable independiente.

El conflicto en esta relación no es el proceso mismo, sino todas las


diferencias. Genera cambios y es sustancial en el ámbito empresarial. Para
analizarlo el tiempo es un factor fundamental por considerar. Cuando el
proceso del conflicto es largo, hay posibilidades de analizarlo con más calma,
pero cuando es corto se amontonan los acontecimientos y se torna mas
desdibujado.

Conflictos entre líder y subalternos

Los conflictos emocionales que se dan en esta transacción y las barreras de


comunicación de este mismo tipo afectan el buen funcionamiento de la
empresa. Las barreras comunicativas de tipo emocional provocan un
distanciamiento psicológico entre las personas, mientras que el conflicto
emocional hace que las personas perciban a sus contrarios como entes que
afectan o están a punto de afectar su integridad emocional. Los conflictos de
decisión están dados también en el caso del uso del poder del directivo, quien
percibe como amenazante su medio e invadida su autoridad. La percepción del
poder a adquiere otro matiz de respuesta y el supervisor entrara en un conflicto
de decisión.

La transacción entre los líderes que siempre ocurre de padre a niño, no


siempre marca un resultado negativo en el plano de las relaciones laborales,
pero hay que señalar que cuando el empleado se acostumbra a un estado del
Yo niño en sus transacciones, no madura, ni tampoco aprende a aportar ideas,
lo cual no permite facilitar la toma de decisiones en la organización. El
concepto de transacción pone de alguna manera a relieve la responsabilidad
que existe en ambas partes en la interacción, según como inicien o como
respondan empleados y directivos.