Anda di halaman 1dari 45

YO FUI UN TESTIGO DE

JEHOVÁ
e-mail: molceses@hotmail.com

Uno de los movimientos religiosos que tiene un acentuado


proselitismo es el llamado: “Testigos de Jehová". Aquí en el
Perú su presencia tiene unos 55 años aproximadamente, y ya
han hecho miles de conversos y simpatizantes. Sus asambleas
suelen ser numerosas, y pueden llenar un estadio de fútbol
fácilmente. Sus publicaciones son numerosas, las cuales se
producen por millones. Su revista oficial, "La Atalaya", la cual
se produce quincenalmente, tiene un tiraje espectacular de 21
millones de ejemplares. Además, su revista compañera
"Despertad", tiene un tiraje igualmente espectacular. Sus
libros también tienen tirajes millonarios y son ofrecidos a
precios módicos y al alcance de todos. Obviamente este
movimiento religioso es muy lucrativo, pues recaba cientos de
millones de dólares por concepto de publicaciones y ofrendas, y
que les han permitido construir grandes imprentas, edificios, y
oficinas por todo el mundo. Por cierto que los "Testigos de
Jehová"(o "T.J") están obligados a prestar un servicio
obligatorio y gratuito para "colocar" dichas publicaciones al
público en general. No hay vacaciones, no hay salario, y no hay
seguro médico en caso de algún accidente o enfermedad que se
les pudiera presentar. Este es el lado oscuro de este culto de
origen estadounidense. Hay evidentemente una explotación
encubierta con el pretexto de una causa noble.

El fundador de los "Testigos" fue el "Pastor" Charles


Taze Russell, quien murió en 1916. Russell fue influenciado

1
por William Miller, el predicador Adventista que creía que el
fin del mundo llegaría en 1844 D.C, según sus "cálculos
proféticos" basados en Daniel, el profeta. Russell pensó que
podía señalarse la fecha exacta de la venida de Cristo
interpretando la "locura de Nabuconodosor" proféticamente
(Daniel 4). A diferencia de Miller, Russell llegó a la conclusión
finalmente que Cristo vendría en 1914 D.C. Miller y Russell se
equivocaron, pero sus partidarios creyeron que no lo estaban
del todo. Por ejemplo: Ellen G White, la sucesora de Miller, dijo
que la fecha de 1844 D.C. estaba correcta, pero lo que estaba
mal era su aplicación. De igual modo, los sucesores de
Russell, tales como Rutherford, Knorr, Franz, y ahora el
Sr. Henschel, han mantenido esa fecha original de Russell
dándole siempre un cumplimiento medio simbólico y medio
literal. Es decir, Cristo ha vuelto en 1914 D.C como Russell lo
profetizó, pero está reinando desde los cielos y no en la tierra.
Más adelante daré más detalles sobre este asunto del año 1914
D.C.

Muy pocos saben que los "T.J" han cambiado algunas de


sus creencias con el correr del tiempo. Russell, por ejemplo,
creía que Dios aún trataba con su antiguo pueblo de Israel, y
que algún día los Judíos volverían a Palestina o Canaán. Ahora,
los "T.J" ya no sostienen más ese punto de vista. Los "T.J" creen
que Dios ya no trata con su pueblo original israelita, sino con su
pueblo espiritual, o su "organización teocrática". Hoy, la
forma organizativa de la secta es distinta. Antes Russell hacía y
deshacía todo. Él era la autoridad máxima. Actualmente hay un
"cuerpo gobernante" que es el que toma todas las decisiones,
y que está compuesto por 12 hombres llamados "ungidos".

Por otro lado, son los 12 "ungidos" de Brooklyn (sede de


los "T.J") los que componen "el esclavo fiel y discreto", y

2
que están encargados de dar "el alimento a los domésticos
a su debido tiempo". Es decir, sólo "el esclavo fiel y
discreto" de 12 ungidos está abocado a la interpretación de la
Biblia y dar el "alimento espiritual" a la feligresía. Sus
enseñanzas no pueden ser discutidas por dicha feligresía pues
de lo contrario podría ser amonestada y hasta expulsada de la
organización. Aun hoy, millones de "T.J" aceptan ciegamente y
sin discernimiento las enseñanzas emanadas de sus líderes,
dando por sentado que provienen directamente de Dios y
consecuentemente son creídas como infalibles. En realidad no
hay libertad para escudriñar las Escrituras por uno mismo,
creándose así seguidores autómatas y sin discernimiento
propios ("robots"). Además, no es bien visto que los "T.J" lean
otros libros o comentarios bíblicos de otros grupos cristianos,
pues en otras fuentes, creen ellos, no se encuentra la luz de la
verdad. Este razonamiento nos hace recordar a la Edad Media,
cuando el romanismo perseguía a todos los "herejes" que se
involucraban en la lectura libre de la Biblia. ¿Es que los "T.J"
tienen su propia inquisición? Yo creo que sí, aunque ya no les
está permitida la hoguera medieval. Simplemente lo que hacen
los "Testigos" con un "hereje" es expulsarlo de la feligresía y
condenarlo a la destrucción en el día final. Más no les está
permitido hacer...¡Felizmente!

Una persona con una inteligencia mediana, y una


educación superior jamás podría sentirse cómoda en ese culto,
pues está acostumbrada a investigar y a pensar por si misma. Es
por eso que la mayoría de "T.J" es gente con muy poca
educación, y a la cual que se le puede embaucar más fácilmente.
Personalmente, como profesional en Ingeniería, me resulta
incómodo e injusto que se me obligue a aceptar a ciegas, lo que
un grupúsculo de líderes decide enseñar como "la verdad". Y lo
más trágico aún es que la mayoría, si no todos los que
componen "el esclavo fiel y discreto", carece de una formación

3
teológica formal. Básicamente todos son indoctos o neófitos. La
poca preparación "teológica" que reciben la aprenden en la
llamada "Escuela de Galaad", donde "Testigos" escogidos son
"entrenados" aceleradamente en sus dogmas en un curso que
dura pocos meses. Jamás se podrá conocer a un graduado de un
colegio teológico o seminario bíblico con algún título o grado
académico en teología. Esta es una gran tragedia para quienes
dicen llamarse maestros y doctos de la Palabra, y más aún, para
aquellos que se convierten en sus discípulos.

Yo fui llevado a los "Testigos de Jehová" cuando sólo tenía


14 años de edad. Mi padre conoció a unos misioneros
estadounidenses, quienes le predicaron su doctrina con mucha
insistencia. Luego mi padre llevó a mi madre a los "T.J" para
que ella también aprendiera lo que él había aprendido con ellos.
Aunque al comienzo mi madre se opuso a los "T.J" por ser
católica, con el tiempo los fue aceptando y acogiendo en su casa
para recibir estudios bíblicos particulares. Inicialmente fue mi
madre, y no mi padre, quien se convirtió al "Jehovismo" hasta
el día de hoy. Mi padre murió hace siete años (1992),
habiéndose bautizado en ese culto religioso unos años antes de
su muerte. En mi familia sólo 2 de 5 hermanos fuimos
bautizados en los "T.J": Aldo (mi hermano mayor), y yo. Aldo
también fue un adolescente cuando fue bautizado, de modo que
él y yo no teníamos en ese entonces los suficientes argumentos
para rechazar como falsa esa religión novedosa. Pero al pasar
los años, él y yo comenzamos a estudiar libremente las
Escrituras (La Biblia) para confrontar las enseñanzas de los
"Testigos de Jehová". Para sorpresa nuestra, nos dimos cuenta
que muchas de las enseñanzas de los "T.J" son meras
especulaciones de hombres prejuiciados. Nos dimos
cuenta que Dios no tiene dos clases de "T.J": La "clase
celestial" o la "Manada pequeña", y la otra: "La grande
muchedumbre" o "las otras ovejas", que es la "clase

4
terrestre". Los Testigos son clasistas. Una clase dominante
y superior, y otra clase dominada e inferior. Para ellos
sólo la clase superior de 144,000 individuos ("ungidos")
tiene el Espíritu Santo, en tanto que la otra clase compuesta de
millones de "Testigos" no tiene dicho Espíritu. Pero lo más
grave aún es que esta clase no es considerada como parte de la
familia de Dios.

Sí, dentro de los "T.J" hay 2 clases y 2 esperanzas


distintas. Para los 144,000 "Testigos Ungidos" les espera el
cielo como residencia permanente, en tanto que para la gran
mayoría de "Testigos" u "otras ovejas" les espera vivir para
siempre en la tierra bajo el gobierno de Cristo y sus
"ungidos". Pero cuando uno medita y lee la Biblia con
atención, se percata que Dios no hace acepción de
personas (Deuteronomio 10:17), y que promete a todos lo
mismo para todos sin importar sexo, edad, nacionalidad, o
educación. Contrario pues a lo enseñado por los "T.J", para
Dios sólo hay UNA FE, y UNA ESPERANZA de nuestra fe
(Efesios 4:4,5). Con esto lo que el apóstol intenta enseñar a
sus hermanos en la fe es que no se dejen engañar pensando que
hay muchos caminos para llegar a la salvación. Hoy, los más de
los hombres creen que pueden salvarse dentro de una
denominación, y no en la persona de Cristo únicamente. Por
otro lado, la salvación que Dios ofrece es igual para todos, y los
requisitos para ganarla también. Aquellos que nos quieren
hacer creer que hay varias esperanzas para los seguidores del
Señor están engañando cínicamente a sus discípulos. Como
veremos a continuación, los Testigos son campeones para
torcer versículos claves para su propio provecho personal, con
el fin de inventar doctrinas o dogmas caprichosos por el
llamado “Esclavo fiel y Discreto” .

A continuación voy a pasar a examinar con usted lo

5
enseñado por los "T.J" a la luz de la Biblia, de modo que usted
pueda estar apecibido de sus errores y pueda defenderse y
responderles cuando les presenten su doctrina. Con esto no
quiero decirle que todo esté mal en ese culto. Debemos alabar
su celo, perseverancia, disciplina, ética, e interés por los demás.
Las iglesias debieran imitar lo bueno de los "T.J" pero rechazar,
al mismo tiempo, sus errores doctrinales a fin de preservar
la verdad una vez revelada a los santos de Dios (Judas
3).

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y LA IGLESIA

Los "T.J" tienen una interpretación muy particular y


errada de la palabra "Iglesia". Ellos prefieren usar el término
"congregación cristiana", en lugar de "Iglesia cristiana",
aunque los dos son válidas. ¿Qué dicen ellos sobre la iglesia o
congregación cristiana? En su famoso libro "Esto Significa
Vida Eterna" págs 126,127 nos dicen: "Ya que el cuerpo
humano perfecto de Jesús tuvo cierto número de
miembros para ser completo, ni uno más, ni uno
menos, asimismo el "cuerpo de Cristo" completo, el
cual es su congregación (iglesia), tiene un número
perfecto de miembros, predestinados por el Creador
Teocrático, Jehová. Antes del tiempo de Cristo, Dios
no había revelado su número...pero mediante Cristo
Jesús él por fin reveló que su número es 144,000."

Es trágico ver como los "T.J" propagan el error de que la


Iglesia o congregación cristiana está compuesta por 144,000
Testigos. Todos sabemos que hay aproximadamente 5
millones de "T.J" bautizados en todo el mundo, y no obstante,
sólo el 3% de ellos pertenecen a la Iglesia de Cristo. ¿No es esto
absurdo? Si sólo Jesús es cabeza de su cuerpo, y éste sólo está
compuesto por 144,000 personas (=3% de "Testigos"), ¿a

6
quién tienen por cabeza el 97% de Testigos de Jehová? ¡97% de
"T.J" están decapitados! Y si están decapitados,¡entonces están
muertos espiritualmente!

Según el registro de Hechos 2:38,41,47 los que fueron


convertidos y bautizados por la predicación de Pedro fueron
añadidos a la IGLESIA y tenían el derecho de participar de la
comunión, del pan partido, y de las oraciones. Uno se bautiza
para pertenecer o ser añadido a la iglesia o cuerpo de Cristo.
Así lo fue hace dos milenios y lo sigue siendo hoy. Pero resulta
que hay cerca de 5 millones de "T.J" BAUTIZADOS y no
obstante sólo el 3% conforma la iglesia o cuerpo de Cristo. ¿No
es esto absurdo nuevamente y antibíblico?

Veamos lo que Pablo dice de Cristo y su iglesia: "...Así


como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su
cuerpo, Y ÉL ES SU SALVADOR." (Efesios 5:23). El
punto es éste: Si uno no pertenece al cuerpo de Cristo NO
PODRÁ SER SALVO. Pablo es contundente al decir que
Cristo salva a su iglesia y a nadie más. Si 97% de los "T.J" no
tienen el derecho de pertenecer a la Iglesia de Cristo, entonces
están perdidos y muertos. Están perdiendo su tiempo yendo a
sus salones del reino, predicando de casa en casa, ofrendando,
orando, etc., pues Dios ni Cristo los podrán salvar. Lo cierto es
que en ninguna parte de la Biblia dice que la iglesia esté
compuesta por 144,000 personas. Ningún "T.J" podrá probarlo
con su Biblia. Y para terminar este acápite diremos que nos
parece contradictorio que miles de "T.J", que no pertenecen a la
clase de la iglesia, ostenten el título de "ancianos"
(=Pastores, o Presbíteros). Recordemos que los
"Pastores" o "Ancianos" fueron elegidos para edificar la
iglesia del Señor (Efesios 4:11), y la obligación de la iglesia
era (y es) sujetarse a ellos fielmente (Hebreos 13:17). Pero,
¿Se sujetarán los "ungidos", o los de la clase de la iglesia, a

7
"ancianos" que NO pertenecen a su clase eclesiástica? Aquí hay
asuntos absurdos y contradictorios de verdad.

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y LOS 144,000

Una de las doctrinas pilares de los Testigos de Jehová se


refiere a la famosa clase celestial de los 144,000 “ungidos”
que gobernarán con Cristo en su Reino celestial. El objetivo de
esta enseñanza es establecer una clase superior y dominante
sobre otra inferior y dominada llamada “las otras ovejas” o
“grande muchedumbre” de personas.

Creemos que la forma interpretativa de esta secta con


respecto a los 144,000 hebreos del libro de Apocalipsis es del
todo prejuiciosa y mal intencionada, con el fin de distorsionar el
verdadero sentido de la enseñanza divina con respecto a Israel y
el reino.

Ahora bien, en Apocalipsis 7:4 y 14:1 aparecen 144,000


personas frente a Dios y del Cordero. Pero: ¿Quiénes son estos
144,000 individuos?¿Acaso 144,000 "T.J" del siglo XX?
Veamos la verdad del asunto a continuación. En Apocalipsis
7:4 leemos sobre estos 144,000 de este modo: "Y oí el
número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil
sellados de TODAS LAS TRIBUS DE ISRAEL." En
Apocalipsis 14:4 se nos dice, además, que estos 144,000 que
son PRIMICIAS para Dios y el Cordero."

Los 144,000 son personas provenientes de las tribus de


Israel y son primicias para Dios y el Cordero. Esto quiere decir
que son 144,000 israelitas o judíos no gentiles o de las
naciones. ¿Acaso son todos los 144,000 "T.J" de la raza Judía?
No por cierto. Aquí en el Perú hay algunos de sus
representantes de raza anglosajona pero no de la judía. Por

8
tanto, los "T.J" están en un problema muy serio, pues la
mayoría de los componentes de su iglesia no son Judíos. No
obstante, para salir del problema, ellos sostienen que no se debe
tomar literalmente el origen israelita de los 144,000 pues son
israelitas "espirituales". Si esto es cierto, entonces debemos
concluir que tampoco el mismo número 144,000 es literal sino
simbólico, indicando un número grande de miembros y no
necesariamente 144,000 miembros exactos y precisos. Ni más
ni menos.

Ahora bien, notemos que dice "primicias para Dios y el


Cordero". Santiago les escribió a las doce tribus que estaban
en la dispersión lo siguiente: "Santiago, siervo de Dios y
del Señor Jesucristo, a LAS DOCE TRIBUS QUE
ESTÁN EN LA DISPERSIÓN: SALUD... Él (Dios), de su
voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad,
para que seamos PRIMICIAS DE SUS CRIATURAS."
(Santiago 1:1,18). Aquí Santiago aclara más el punto y habla a
los israelitas de la DISPERSIÓN como PRIMICIAS DE
DIOS. Obviamente estos israelitas no eran "espirituales" sino
naturales, los cuales habían sufrido la dispersión. El Nuevo
Auxiliar Bíblico" de G.T. Manley, CLIE, l987, pág 488
dice: "Como la epístola va dirigida a "Las doce tribus
que están esparcidas", parece que Santiago se sintió
movido a escribir a sus compatriotas israelitas que
habían creído, muchos de los cuales visitarían
Jerusalén para las fiestas..." En buena cuenta, las
primicias eran los primeros convertidos por la predicación
apostólica. Y recordemos que la instrucción de Cristo a sus
discípulos fue: "...no vayan entre los no judíos ni entren
a ningún pueblo de los samaritanos, VAYAN MÁS
BIEN A LAS OVEJAS DESCARRIADAS DE ISRAEL,"
(Mateo 10:5,6). El N.T está lleno de historias de la conversión
judía. Recordemos que todos los apóstoles eran Israelitas. En

9
Hechos 2:38,41,47 leemos que Pedro llevó a 3,000 judíos a
Cristo y los hizo miembros de su iglesia. Este es sólo un ejemplo
de entre varios casos más en la Biblia de la conversión de judíos
al cristianismo.

Por otro lado, es interesante observar que en el texto de


Apocalipsis 7:9 hay una GRAN MULTITUD de personas de
entre los pueblos, naciones, tribus y lenguas que alaban a
Dios y a Cristo. Estos son los convertidos gentiles que siguieron
a la conversión de las primicias judías. Dios no hace acepción
de personas, por eso él llamó a los gentiles también para ocupar
el espacio dejado por los judíos no convertidos. Aquí vemos
claramente que los 144,000 y la GRAN MULTITUD tienen
diferentes orígenes. Los primeros son judíos, y los
segundos, no judíos o gentiles. Pero los "T.J" se equivocan al
sostener que ambos grupos son iguales en su origen. Es que los
"T.J" no creen hoy, como sí lo creía su fundador y Líder Charles
Taze Russell, de que los israelitas son el pueblo escogido de
Dios.

Los "T.J" no son consecuentes interpretando la Biblia. Aquí


hay un claro ejemplo de la arbitrariedad en la interpretación del
texto de Apocalipsis 7:4-8. Toman simbólicamente las tribus
de Israel pero literalmente el número 144,000. O se toman
ambos literalmente, o ambos simbólicamente, pero no a
medias.

Otro detalle: Los "T.J" sostienen que la GRAN


MULTITUD ("las otras ovejas") tienen un destino
terrenal, en tanto que los 144,000 tienen un destino
celestial (Ver "Esto Significa Vida Eterna", págs.237 y
238). Pero la Biblia es clara cuando dice que ambos grupos
están FRENTE AL TRONO Y FRENTE AL CORDERO
(Apocalipsis 7:9-15 y Apocalipsis 14:1-5). Pero los "T.J"

10
sostienen que estar frente a Dios y frente al Cordero puede tener
una connotación simbólica de "aprobación" en el caso de la
GRAN MULTITUD, y no necesariamente que estén literalmente
frente a Dios como si sucede con los 144,000. Pero si esto es
verdad, ¿por qué los ancianos preguntan por la GRAN
MULTITUD diciendo: "...Y de DÓNDE HAN VENIDO?".
esto sugiere que también está gran multitud ha salido de entre
los hombres de la tierra. Han salido de un sitio y han venido a
otro lugar, obviamente. Esta lógica nuestra está apoyada en las
Escrituras, pues claramente Pablo dice que hay UNA SOLA
ESPERANZA DE NUESTRA VOCACIÓN (Efesios 4:4). Y
notemos que Pablo está escribiéndoles como israelita a los
gentiles de Éfeso. Él como israelita, y ellos como gentiles,
¡tienen la misma vocación y la misma esperanza!

Finalmente, "las otras ovejas que no son de este


redil" de Juan 10:16 no tienen que ver con una supuesta clase
terrestre de "T.J". Más bien tienen que ver con los convertidos
gentiles que no son del redil Judío (o "manada pequeña")
que vendrían a la fe por la predicación de Pablo y de otros
creyentes del pueblo hebreo. Recordemos que Cristo vino
primero a los suyos ("una manada pequeña")(Juan 1:11), y
luego comisionaría a sus seguidores a predicar su evangelio a
todas las naciones ("una gran multitud gentil")(Mateo
28:19,20).

He aquí ahora un interrogante oportuno y necesario: ¿Cómo


sabe un "T.J" que es un miembro de los 144,000 y no de la
"GRAN MULTITUD" y viceversa? Bueno, aquí aparece el
subjetivismo puro. Yo, como ex-"T.J", me hacía la misma
pregunta. Una vez le pregunté a uno de la clase de la Iglesia o de
los 144,000, lo siguiente: ¿cómo sabes que eres de esa clase
ungida?, y me contestó: "Yo siento un llamado celestial" o
"Mi corazón me dice que mi paradero final y eterno

11
está en el cielo y no en la tierra". ¡Punto final! Caramba
dije: ¡qué fácil es saber si uno es miembro de la iglesia! Como si
nuestro destino final dependiera de lo que a uno le guste o
parece. Los más de los "T.J" dicen no sentir el deseo de vivir en
el cielo sino en la tierra. A éstos les corresponde vivir en la
tierra, pues así lo han decidido ellos en su corazón. ¡Qué
tontería! ¿Acaso se han olvidado los "T.J" que engañoso es el
corazón? (Jeremías 17:9). ¿Acaso no recordamos que el
Diablo suele usar "el corazón" de los hombres para engañarlos?
(Ver Juan 13:2)

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y LOS HERMANOS DE


JESÚS

Los "Testigos" también han escrito otro libro titulado:


"Sobrevivientes que entran a una Nueva Tierra" (1984).
En este libro los "teólogos" de la W.T han torcido la definición
que da Cristo mismo en cuanto a quiénes son sus hermanos. En
la página 114 aparece el subtítulo "El rey y sus Hermanos" y
en la página siguiente, la 115, hablando de sobre los hermanos
de Cristo, preguntan: "¿Quiénes son éstos? Aquellos a
quienes Dios ha escogido de entre la humanidad para
que hereden con Cristo el Reino celestial. Son
144,000, y sólo queda un resto de ellos todavía en la
tierra (Revelación 14:1,4). Porque 'han nacido otra vez'
mediante el funcionamiento del espíritu de Dios, son
hijos de Dios, y por esta razón en las Escrituras se les
llama "hermanos" de Jesucristo (Juan 3:3; Hebreos
2:10.11). Jesús cuenta lo que la gente hace a estos
"hermanos", hasta el 'más pequeño' de ellos, como si
se lo hicieran a él." En la página 118 del mismo libro, y en el
segundo párrafo, afirman que los "hermanos" de Cristo son un
rebaño pequeño de 144,000 personas.

12
Esta doctrina de los "T.J" es totalmente absurda y
claramente antibíblica, pues si sólo los 144,000 "T.J" son los
hermanos de Cristo, entonces la gran mayoría de "T.J" no los
son. Es más, si sólo los 144,000 "Testigos" son hermanos de
Cristo, entonces sólo ellos tienen a Dios como Padre.
Recordemos que Dios es el Padre de Cristo, y por extensión,
también de sus hermanos. ¿Se da cuenta de lo que esto
significa? La gran mayoría de "Testigos" no tienen parte en la
familia de Dios. Prácticamente se encuentran como parias y
desposeídos de todos los derechos de un hijo legítimo.

Pero desgraciadamente la gran mayoría de Testigos de


Jehová no se dan cuenta del engaño, y sólo se limitan a
propagar como tontos este craso error por todos lados a donde
van con sus revistas Atalaya y Despertad. No se dan cuenta que
ellos mismos se están excluyendo de la gran salvación que Dios
ofrece a través de Jesucristo, su Hijo amado. Al decir que ellos
no son de la clase de “celestial” de la “manada pequeña”, lo que
están diciendo es que ellos son meramente servidores y esclavos
de esa clase “ungida” o “celestial”, y que no tienen los mismos
derechos de un verdadero salvo hijo de Dios. Y de este modo
ellos mismos se acomplejan y prácticamente se someten como
corderos a los dictados de aquellos malos servidores de Dios
que golpean a sus hermanos y que los humillan dejándolos
como parias y sin un Padre verdadero que los quiere realmente
cobijar dentro de su familia. Parece Increíble, pero sólo los
"144,000 ungidos" son hijos de Dios, los únicos hermanos de
Cristo, los únicos que tienen el Espíritu Santo, los únicos que
pertenecen a la Iglesia Cristiana, los únicos que pueden
participar de la cena comiendo del pan, y bebiendo del vino, los
únicos que reinarán en el reino de Cristo. En cambio, la gran
mayoría de "Testigos" pasan a ser entes de cuarta categoría,
desposeídos de casi todos los derechos y promesas ofrecidas por
Cristo a sus verdaderos seguidores.

13
Pero, ¿Qué tiene en realidad que decirnos Jesús en cuanto a
sus hermanos? ¿Concuerda la explicación de nuestro Señor con
la explicación dada por los mal llamados "Testigos de Jehová"
(o, "T.J")? ¡Debemos hablar según el testimonio de Jesús y no
según los caprichos de los neófitos! He aquí la explicación
esclarecedora del mismo Hijo de Dios en cuanto al tema en
cuestión. Veamos lo que dice Jesús en Mateo 12:50:
"PORQUE TODO AQUEL QUE HACE LA VOLUNTAD
DE MI PADRE QUE ESTA EN LOS CIELOS, ESE ES MI
HERMANO, Y HERMANA, Y MADRE." Nótese bien que
los "hermanos" de Jesús son aquellos QUE HACEN LA
VOLUNTAD DEL DIOS Y PADRE DE TODOS. Si la "Grande
Muchedumbre"--- como clase---- no conforma la "hermandad"
de Jesús, ¿entonces la voluntad de quién están haciendo éstos?
¿La voluntad de los líderes de la W.T?, o ¿la de Dios? He aquí
una encrucijada. Sin embargo, es gracioso y extraño oír a
TODOS los "T.J" llamarse entre ellos como "hermanos"
cuando por otro lado ellos enseñan que sólo Cristo tiene
144,000 hermanos. Y por añadidura, también resulta gracioso
que TODOS los "T.J" llamen a Jehová Dios como "Padre
Celestial", cuando por otro lado ellos enseñan enfáticamente
que Jehová Dios sólo tiene 144,001 hijos.

Lo cierto es que todos los "T.J" han recibido el


BAUTISMO por agua, lo cual se traduce en el recibimiento del
Espíritu Santo (Hechos 2:38). Esto no lo pueden negar los
"T.J" pues está en la Biblia. Necesariamente se debe recibir el
Espíritu Santo después del arrepentimiento y del bautismo.
Ahora bien, después de recibir el Espíritu Santo por el
bautismo, ¿qué ocurre inmediatamente? El convertido se
transforma en un hijo de Dios, pues dice Romanos 8:14:
" Porque todos los que son guiados por el Espíritu de
Dios, éstos son Hijos de Dios." ¿Cómo puede ser posible

14
que millones de "T.J" se hayan bautizado y a la vez no sean
parte de la familia de Dios?

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y EL RETORNO DE


CRISTO

Una de las grandes doctrinas de la Biblia es sin duda el


retorno del Señor Jesucristo a este mundo por segunda vez.
Jesús y sus apóstoles hablaron de ese magno suceso y en
diferentes oportunidades. Mucho se ha hablado del tiempo
aproximado para ese evento, pero muy pocos han discutido
acerca de la manera de aquel retorno. Nadie discute que la
segunda venida de Cristo será visible (Hechos 1:7), salvo los
mal llamados "Testigos de Jehová" (o "T.J").

Los "Testigos" sostienen que la segunda venida de Cristo no


será visible sino invisible con la ayuda de los "ojos del
entendimiento" (Véase el libro "Razonamiento a Partir
de las Escrituras", pág.434). La versión bíblica de los "T.J"
llamada "Traducción del Nuevo Mundo de las Santas
Escrituras" vierte el texto de Mateo 24:3 así: "...¿Cuándo
serán estas cosas, y qué será la señal de tu PRESENCIA
y la conclusión del sistema de cosas"?. La palabra
"presencia" en este pasaje importante pretende permitir la
interpretación de estas palabras como si la vuelta de Cristo será
INVISIBLE y así acomodarlo a su escatología particular. Los
"T.J" afirman que Cristo ya vino en forma invisible y que
invisiblemente también dirige a su organización teocrática
desde Brooklyn, Nueva York.

Dentro de algunos pocos contextos, probablemente la


palabra "parousía"(venida) tenga el significado de
"presencia", pero jamás "presencia invisible".Ningún
erudito o traductor destacado sostuvo que esa palabra griega

15
signifique "presencia invisible". Llegar a la conclusión de que
"presencia", aun admitiéndola en ciertos contextos, implique
necesariamente invisibilidad, es un grave error, pues pasa por
alto muchos otros aspectos que pasaremos a mostrar en los
siguientes párrafos. Creemos que los Testigos de Jehová han
hecho una mala exégesis de la palabra griega “parusía” para
nuevamente ajustarla a sus preelaborados dogmas , entre los
cuales se encuentra la venida invisible de Cristo en 1914 DC. Es
ahora que levantemos nuestra voz de protesta ante el engaño de
los falsos exegetas de Brooklyn, quienes son ases para la
decepción y la confusión doctrinal.

Creemos que esta palabra parusía no tiene el significado


que le dan los Testigos de Jehová y que está plasmado en cada
uno de sus libros que han publicado desde que empezaron
como secta con el llamado “Pastor Russell”. El gran chasco
Adventista le hizo creer a Russell que la venida de Cristo no
podía ser realmente literal y visible, sino simbólica y con los
“ojos del entendimiento”.

Debido a este antecedente histórico, los Testigos se han


visto obligados a decir que la palabra Griega parusía no significa
venida sino presencia, y presencia invisible, además. De este
modo han acomodado el significado de la palabra parusía a sus
intereses doctrinales. Como veremos más adelante, es imposible
que la palabra parusía tenga el significado que ellos le quieren
dar.
En los pasajes de 1Corintios 16:17 y 2 Corintios 7:6 los
"Testigos" han vertido la palabra "parousía" como presencia.
Pero esto va en contra de su argumento. Porque, ¿Estarían
Estéfanas, Fortunato, Acacio, y Tito "invisibles" con su
"presencia"?¿Será admisible que en Filipenses 1:26 y 2:12,
la "presencia" de Pablo se deba entender invisible?

16
Martin y Klann, en la página 157 de su obra
JEHOVAH OF THE WATCHTOWER, después de un
exhaustivo estudio de este punto, arriba a la conclusión
siguiente: "Si los de la Watchtower admitieran por un momento
que parousía se debe traducir por 'venida' o ´llegada' en los
pasajes que hablan del regreso de Cristo, cosa que los
traductores de categoría admiten entonces la 'presencia
invisible' de Cristo... estallaría en sus rostros."

En apoyo del exacto sentido de parousía, vamos a citar


todavía una autoridad de la cual se valen los mismos testigos
cuando les conviene. Citaremos al Dr. Joseph F. Thayer,
unitario, autor de los mejores léxicos del griego del Nuevo
Testamento. En la página 490 de ese diccionario, comentando
el término parousía, dice: "...un regreso (Filipenses 1:26).
En el Nuevo Testamento (esa palabra) se halla relacionada
especialmente con el Advenimiento; esto es, con el regreso
visible de Jesús, procedente del cielo, el Mesías que vendrá a
resucitar a los muertos, decidir el último juicio, y establecer de
manera visible y gloriosa, el reino de Dios."

El sentido de "parousía" se debe buscar en los grandes


lexicógrafos, especialmente el de Lidell y Scott. Se verá que
el sentido predominante es precisamente "venida" "llegada";
y así se emplea exclusivamente en el griego del Nuevo
Testamento.

Todavía hay otro detalle. Aun en el griego clásico, el


sentido de parousía es el de presencia visible. En los papiros
generalmente aparece la palabra parousía para designar la visita
de algún emperador o rey. Pero en el Nuevo Testamento, como
ya se dijo, es el término acuñado para designar el segundo
advenimiento de Cristo, y ni levemente sugiere una venida
secreta.

17
Aunque los "Testigos" rechacen la segunda venida visible y
personal de Cristo, lo cierto es que hay muchos pasajes
bíblicos que nos hablan de una futura venida de Cristo, que será
audible, visible y personal. Por ejemplo: En Apocalipsis 1:7
Leemos: "He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le
verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la
tierra harán lamentación por él. Sí, Amén." Este pasaje
es clarísimo, pues se nos revela que TODO OJO VERÁ a
Cristo VENIR---¡Y los que le traspasaron! Es decir, aun los
enemigos de Jesús le verán. Los que le crucificaron, los que se
burlaron de él, los perseguidores, los ateos, los opositores y
adversarios; en fin, buenos y malos, partidarios y detractores,
justos e injustos, fieles y herejes. Pero caprichosamente los
"T.J" afirman que sólo ellos han podido ver a Jesús "venir"(en
1914 D.C) con "los ojos del entendimiento profético".
Pero esto no es lo que la Biblia afirma. Además, ¿acaso todos los
linajes de la tierra hicieron lamentación por su venida en 1914
D.C? ¿Cómo podrían lamentarse si ellos no tenían "ojos del
entendimiento" para entender las profecías de los "T.J"?

En Hechos 1:11 los ángeles revelan a los cristianos, que


vieron ascender a Jesús al cielo, lo siguiente: "...Varones
galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? ESTE
MISMO JESÚS, que ha sido tomado de vosotros al
cielo, así vendrá COMO LO HABÉIS VISTO (ojo: con los
"ojos espirituales", sino con los ojos literales)IR AL CIELO."
Esta revelación angelical sostiene que Cristo vendrá como se
fue. Se fue visiblemente o físicamente, y volverá visiblemente o
físicamente igualmente. Nótese que el Cristo que regresa es el
mismo que se fue ("este mismo Jesús", según los ángeles). Los
ángeles afirman que el Cristo que vieron irse (no dice: "el
Cristo que "no vieron irse") regresará a la tierra nuevamente.

18
Otro punto. El Señor Jesús dijo que nadie puede saber el
día y la hora de su Segunda Venida. Eso lo podemos leer en
Marcos 13:32 donde dice: "Pero de aquel día y de la hora
nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni
el Hijo, sino el Padre." Pero asombrosamente los "T.J" son
los únicos privilegiados por conocer la fecha señalada de 1914
D.C. Pero alguien dirá: ¿De dónde sacaron los "T.J" esa fecha
cabalística? Pues de Daniel y su historia de la demencia
de Nabuconodosor por 7 años o 7 "tiempos" (Daniel
4;25,32-3). Los "T.J" han razonado caprichosamente que esta
sentencia de Dios contra el rey Nabuconodosor tiene un
"segundo cumplimiento" futuro. Para ellos, la locura de
Nabuconodosor, es la locura de las naciones, y que duraría 7
tiempos proféticos. Considerando cada tiempo como de 360
días y multiplicando esta cifra x 7 se obtienen 2,520 días o
2,520 años (considerando 1 día x 1 año profético). Paso
seguido, los "T.J" buscaron la fecha de partida para computar el
tiempo "señalado" del fin, y deciden que debe ser el 607 A.C
fecha, según ellos, cuando Nabuconodosor destruyó la ciudad
de Jerusalén. Esta fecha de 607 A.C da inicio, según los "T.J",
al dominio gentil sobre el mundo. El reino davídico sufrió
una interrupción. (Ver La Atalaya, 1-4-1968, pp. 196,197.)
Pero, ¿tiene base histórica la fecha de 607 A.C como la caída
de Jerusalén y el destierro del rey Sedequías? No la tiene. Ni la
Biblia ni la historia, ni por separado ni juntas, pueden lograr el
607 A.C como la fecha de la destrucción de Jerusalén. Ningún
erudito menciona esa fecha. Pero los "T.J" necesitan esa fecha
para llegar al año 1914 D.C, pues en esa fecha estalló la Primera
Guerra Mundial. Y para los "T.J" esa Primera Guerra Mundial
es significativa del "regreso" de Cristo. Ahora, según la historia
secular la destrucción de Jerusalén por Nabuconodosor sería el
586 A.C y no el 607 A.C. No obstante, las guerras, como una
"señal", indican la proximidad del retorno de Jesús, más no su
retorno mismo.

19
Definitivamente el sueño del rey Nabuconodosor que se
relata en Daniel cp.4, no es posible aplicarlo a los tiempos del
fin de la historia del mundo como sí se hace en el cap.2 del
mismo libro de Daniel. En el cap.2 el profeta hizo la correcta
interpretación, apuntando claramente a la sucesión de los
reinos, hasta llegar a Cristo, quien será la piedra que destruirá
los 10 reyes venideros y sus reinos.

No obstante, en el cap.4, el propio Daniel nos dice en el


verso 24: "Esta es la interpretación, oh rey, y la
sentencia del Altísimo." Y seguidamente, en los versículos
25 y 26, se declara que toda la interpretación se cumple con la
demencia del rey. No hay un segundo cumplimiento como
sostienen los "T.J". Por eso, en este caso particular, "los siete
tiempos" son sin lugar a dudas siete años literales que se
cumplieron en Nabuconodosor al estar loco por siete años.

Los eruditos antiguos y modernos están de acuerdo, casi


todos, en otorgar a la palabra "iddam" de Daniel 4:16, la
traducción: "tiempo", en el sentido de año literal.

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ: BAUTISMO Y


COMUNIÓN

Los "T.J" practican el bautismo pero de una manera muy


extraña. Yo mismo fui bautizado por un "anciano" de la
congregación y recuerdo ese día perfectamente allá por el año
de 1964. Ahora que lo pienso bien, los "T.J" no bautizan como
Jesús les mandó a sus discípulos, en vísperas de su ascenso al
cielo. En Mateo 28:19 Jesús dice claramente: "Por tanto, id
y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos
en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu
Santo." Me acuerdo que me metí en una piscina y el anciano

20
sólo me sumergió en el agua sin pronunciar una sola palabra.
Ahora que lo pienso bien, creo que sólo me refrescaron en el
agua un día de verano, pero no fui bautizado tal como lo mandó
Jesús: "En el nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espíritu Santo." Todos los "T.J" han sido "bautizados" en
silencio, sin que se les pronuncie "la fórmula bautismal".
En pocos palabras, su "bautismo" es un simple remojón para
refrescarse del calor y punto. Mientras no se obedezca
literalmente y al pie de la letra lo ordenado por Jesús, no
recibiremos la aprobación de él.

Pero aquí no finaliza lo anti-bíblico. En la "Santa Cena" o


llamada también "La Comunión", sólo los que pertenecen a la
clase de la iglesia (o 144,000 "Testigos Ungidos") pueden comer
del pan y tomar del vino. La gran mayoría de "T.J" se conforma
sólo con olerlos. Ellos no pueden participar comiendo y
bebiendo de los emblemas como lo hacen los “ungidos”, pues
les está terminantemente prohibido. No obstante, Cristo
murió por todos los hombres, y dio su cuerpo y sangre para el
perdón de nuestros pecados (Gálatas 1:4). ¿Acaso el sacrificio
de Cristo no afecta igualmente a todos los "T.J" sin excepción?
¿Acaso los de la clase de la "Gran multitud" u "otras ovejas" son
inmaculados desde que nacieron para no necesitar del
sacrificio de Cristo? No lo creemos. Por tanto, el sacrificio de
Cristo les beneficia para su salvación. Por tanto, ¿No deberían
de comer ellos también del cuerpo de Cristo y beber de su
sangre?

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y LA CRUZ

Los "T.J" se caracterizan también por su antipatía por la


cruz. Sostienen que Cristo no murió en una cruz sino en "un
madero de tormento". Lo que quiero decir primero es que lo

21
importante de la misión de Jesús fue su sacrificio expiatorio
independientemente de la forma de su muerte. Él murió para
darnos vida y destruir las obras del diablo. El instrumento de
muerte no es lo más importante, aunque esa forma de morir es
muy espantosa, por cierto. En La Biblia de los "T.J"
(Traducción del Nuevo Mundo), no escriben la palabra
"cruz" sino "madero de tormento". Y en sus libros de
adoctrinamiento ellos pintan a Jesús clavado en un palo vertical
sin travesaño. Sin embargo, el Nuevo Testamento da a entender
que nuestro Señor murió en una CRUZ y no en un palo sin
travesaño. El texto clave es Juan 20:25 y que dice: "...Él les
dijo: Si no viere EN SUS MANOS LA SEÑAL DE LOS
CLAVOS, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos
(plural)...no creeré." Nótese que Tomás habla de clavos
(plural). O sea un clavo para cada mano, o dos clavos para
dos manos. Es claro que estas palabras de Tomás nos inducen a
creer que Cristo murió en una cruz y no en un palo vertical sin
travesaño.

Además, la costumbre romana era usar un madero en forma


de "T". El texto griego de Lucas 23:21 dice: "oi de
epephonoun legontes stauro auton". La palabra griega
"staurus" indica crucificar. Es muy probable que el tipo de
cruz usada para crucificar a Cristo fue la "crux inmisa". Sólo
los persas, fenicios, hebreos y griegos empalaban a sus víctimas
en un madero vertical sin travesaño.

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y LA SANGRE

Los "T.J" se oponen a la transfusión de sangre porque


dicen, según sus deducciones bíblicas, que la vida está en la
sangre, y por tanto es sagrada. Luego insisten que ningún

22
hombre tiene el derecho de disponer de su vida o su sangre
como le plazca. Pero, ¿prohíbe la Biblia dar nuestra sangre a
otra persona? ¡No! Claro que la transfusión de sangre es de
reciente data, y por tanto, es imposible que la Biblia se oponga a
ella.

Ahora bien, ¿Qué más dice Dios de la sangre? Dice Levítico


17:14: "Porque la vida de toda carne es su sangre; por
tanto, he dicho a los hijos de Israel: No COMERÉIS la
sangre de ninguna carne, porque la vida de toda carne
es su sangre; cualquiera que la comiere será cortado."
Ahora notemos que Dios prohíbe COMER la sangre de los
seres vivos, pues ella es la vida. Al comer la SANGRE (vida) la
estamos destruyendo en nuestro sistema digestivo y finaliza en
la letrina. En cambio, otra cosa es la transfusión de sangre, ya
que con este método de la medicina moderna, la sangre no se
pierde sino que sigue corriendo por el sistema circulatorio de
otra persona, salvándole la vida. Además, poco tiempo después,
el dador recupera su sangre nuevamente como antes.

Por otro lado, los "T.J" no son consecuentes con sus


principios e interpretaciones de la Biblia. Pues el mismo Dios
que prohíbe comer sangre, también prohíbe comer grasa
animal. Sus santas Palabras son éstas: "Habla a los hijos de
Israel, diciendo: Ninguna GROSURA de buey ni de
cordero ni de cabra comeréis...porque cualquiera que
comiere grasa animal...será cortada de entre su
pueblo." (Levítico 7:23,25). Pero ¿son los "T.J" igualmente
escrupulosos en no comer grasa animal? Pues ¡NO! Yo doy
testimonio de que los "T.J" comen carne de cerdo con toda su
grasa, y hasta usan manteca para sus comidas. Y ninguno que
hace esto es expulsado o disciplinado por violar esta orden de
Dios. ¿Cómo se explica esta otra incongruencia o
inconsecuencia?

23
Sigamos con la transfusión de sangre. Si la sangre es
sagrada, hasta la última gota, entonces tampoco les está
permitido a los "T.J" el hacerse ANÁLISIS DE SANGRE,
pues con esta práctica médica se extrae sangre del cuerpo y
luego del análisis respectivo es destruida o desechada. ¿No
estarían pecando los "T.J" por permitir eso? ¡Quién no es fiel
en lo poco, no lo es tampoco en lo mucho!

Lo cierto es que ya son muchos los "T.J" que han perdido la


vida por rehusarse recibir transfusión de sangre. ¿Es esa la
voluntad de Dios? Jesús mismo dio su sangre o vida para
salvarnos, y darnos vida (Juan 6:53,54, Romanos 5:9). Él
dio su sangre a millones de hombres para darles vida. Su sangre
no fue vertida por gusto sino para que vivamos por ella. ¿Acaso
no podemos dar parte de nuestra sangre o vida para salvar a
nuestro hermano? ¿No sería más bien un crimen dejarlo morir?

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y LA DEIDAD

Los "T.J" son unitarios lo cual me parece correcto, pues


ciertamente es difícil sostener la TRINIDAD con la Biblia. Su
creencia es que sólo el Padre Jehová es Dios y nadie más. En lo
que si no estoy de acuerdo con ellos es en su creencia arriana de
que Cristo fue creado como un super ángel antes de venir como
hombre.

En su libro "Razonamiento a Partir de las


Escrituras", pág.215, los "T.J" dicen: "Es razonable, por lo
tanto, concluir que el arcángel Miguel es Jesucristo." Y
en su libro "Ayuda para Entender la Biblia", pág. 1125 los
"T.J" dicen del arcángel Miguel, lo siguiente: "La evidencia
bíblica indica que el nombre Miguel aplicaba al Hijo de

24
Dios antes de que partiera del cielo para que llegase a
ser Jesucristo, así como después de su regreso al cielo.
Miguel es el único al que se le llama "arcángel", que
significa "ángel mayor" o "ángel principal"... también
hay otras correspondencias que establecen que Miguel
es realmente el Hijo de Dios..."

Definitivamente Cristo no fue un arcángel ANTES de venir


como hombre. Pablo dice que Cristo fue "hecho tanto
superior a los ángeles (incluye a los arcángeles, pues
son ángeles también), cuanto heredó más excelente
nombre que ellos. Porque ¿a cuál de los ángeles dijo
Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy,
y otra vez: Yo seré a él por Padre, y él me será por
Hijo? Y otra vez, cuando introduce al primogénito al
mundo, dice: "Adórenle (postrándose dando
reverencia) todos los ángeles (incluyendo los arcángeles)
de Dios." (Hebreos 1:4-6).

Como veremos a continuación, el poner a Cristo como un


arcángel (Miguel), estamos cometiendo el grave error de
enseñar que él fue una criatura preexistente. Estamos diciendo
que Dios creó todo por y para un arcángel, lo cual sería una
injusta preferencia de Dios por uno de sus varios arcángeles.
Recordemos que Dios creó todo para Su único Hijo, el Señor
Jesucristo. Pero ¿acaso Miguel fue el único hijo de Dios? Los
ángeles , en general, son hijos de Dios, pero ninguno de ellos fue
el Unigénito de Dios.

Los arcángeles cumplen su función como mensajeros del


Dios Altísimo, pero ninguno de ellos se consideró ser merecedor
de sentarse al lado con Dios. A ninguno de los arcángeles se les
ve en una posición como si fueran de la misma esencia de Dios
y a ninguno se le ve gozando de una preferencia por parte de

25
Dios como se esperaría de un Hijo predilecto del Padre. Esto
resulta curioso y muy sugestivo para una mente inquisidora.
Pero millones de Testigos de Jehová no se dan cuenta de este
simple detalle.
Lo que la Biblia sí enseña, y que los "T.J" no lo dicen, es
que MIGUEL es uno de VARIOS príncipes principales, y no
el principal príncipe angelical, como sostienen los "T.J".
Leemos lo que se dice de MIGUEL en Daniel 10:13b:
"...pero he aquí MIGUEL, uno de los príncipes
principales..." Esto indicaría que hay varios arcángeles (p.e.
GABRIEL y otros) en la corte celestial.

Pero la máxima evidencia que se dispone para demostrar


que Cristo no es el arcángel Miguel la encontramos en la visión
de Daniel junto al río, en el capítulo 10 de su libro. El profeta
Daniel recibió una visión y se nos informa que el Señor fue
ayudado o asistido por Miguel. Este varón que es asistido por
Miguel tiene las siguientes características (comp. Daniel 10:4-
6 con Apocalipsis 1:9-16):

1.- "Vestido de lino". Generalmente significa pureza


(Levítico 6:10; Apocalipsis 15:6; 19:4).

2.- "Ceñidos sus lomos de oro de Ufaz." Se refiere a un


cinturón tejido con fibras de oro que bordeaba la cintura de un
varón.

3.- "Su cuerpo era como berilo". La palabra berilo


(Hebreo tarshish) se vierte como "crisólito", "topacio", o "jaspe
amarillo". Era una piedra sumamente bella.

4.- "su rostro parecía un relámpago". Es decir, era


brillante.

26
5.- "Sus ojos como antorchas de fuego".

6.- "Sus brazos y sus pies como de color de bronce


bruñido". Este "bronce bruñido sugiere brillo y resplandor. El
personaje se presenta con aspecto glorioso y cautivador.

7.- "El sonido de sus palabras como un estruendo de


una multitud." La voz es potente, autoritativa, como de
alguien a quien se debe oír y seguir.

Sin duda estas 7 características del varón revelador


corresponden a CRISTO, cuando se las compara con las
características "físicas" del Señor en Apocalipsis 1:9-16. Pero
el punto central del pasaje es que el arcángel Miguel asistió a
Cristo en su TEOFANÍA para revelar a Daniel asuntos de suma
importancia, y que el diablo trató de obstaculizar. En
consecuencia, Cristo NO pude ser el arcángel Miguel como
suponen los "T.J".

En Apocalipsis 5:13 leemos: "Y a TODO LO CREADO


que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la
tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay,
oí decir: Al que está sentado en el trono y al Cordero,
sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los
siglos de los siglos." Notemos que TODAS LAS
CRIATURAS, sin excepción alaban a Dios y a Cristo. Si Cristo
es una criatura angelical, ¿no debiera él estar alabando a Dios
junto con el resto de criaturas? Pero aquí vemos que él y su
Padre reciben de las criaturas la alabanza. Es obvio que
Cristo no fue creado, sino ENGENDRADO (1 Juan 5:18,
Mateo 1:20); que es muy distinto. Los ángeles y hombres son
criaturas----Cristo no!

27
LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y LOS ISRAELITAS

Como dije al comenzar este estudio, los "T.J" ya no creen


que el pueblo de Israel sea el elegido de Dios. Aunque Charles
Taze Russell si lo creyó, ahora los "T.J" han rechazado esa fe
original. Los "T.J" creen que su "organización Teocrática" es la
verdadera y única obra de Dios, y la que Dios usa para difundir
su verdad al mundo. Pero Russell no estaba equivocado en creer
en la elección de Israel. Muchas de las profecías bíblicas y
confesiones apostólicas, se destaca la preferencia de Dios por su
pueblo al cual desde antaño conoció. Los "T.J" no han leído lo
dicho por Pablo en Romanos 11:1,2 y que dice: "Digo, pues:
Ha desechado Dios a su pueblo? EN NINGUNA
MANERA. Porque también yo soy ISRAELITA, de la
descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín.
NO HA DESECHADO DIOS A SU PUEBLO, AL CUAL
DESDE ANTES CONOCIÓ..." Pues bien: ¿Cómo explican
estas palabras paulinas los llamados "T.J"? Ellos dicen que Dios
sí rechazó a su pueblo de antaño, pero Pablo dice que no. A
quién vamos a creer, ¿A los "T.J" o al inspirado San Pablo?

Es cierto que Dios rechazó a su pueblo (temporalmente) por


su pecado y rebelión. No obstante, el apóstol Pablo vuelve a
decirnos que su pueblo será restaurado para la bendición de los
gentiles (Romanos 11:11-28). Nótese también el verso 28, en
donde Pablo admite que su pueblo es amado y elegido por
Dios.

Los "T.J" no comprenden que el verdadero reino que será


restaurado en la tierra (no en el cielo) será el de David. Sí, David
tuvo un reino, el cual era de Dios (1 Crónicas 28:5). Ese reino
fue suspendido temporalmente allá por el año 587 A.C cuando
Nabuconodosor invadió Jerusalén y depuso al rey judío
Sedequías. El profeta Ezequiel predijo este evento en el

28
capítulo 21 de su libro y versos 25-27. Ezequiel predijo
que el reino de David estaría suspendido HASTA QUE
VINIERA AQUEL QUE TIENE EL DERECHO DE
TOMAR EL TRONO Y LA CORONA. Esa persona es
Jesucristo, el descendiente del rey David (Mateo 1:1). El apóstol
Pedro afirma que un varón descendiente de David tomaría su
trono en un futuro, y él lo llama: "El Cristo", Este "Cristo" es
alguien que resucitó de la muerte y está sentado a la diestra de
Dios (Hechos 2:329-33). Obviamente Pedro está hablando de
nuestro Señor Jesús.

Ahora bien, ¿Dónde reinó David, y dónde estuvo su trono?


¿Acaso en el cielo? NO. La Biblia es clara al decirnos que David
reinó en Jerusalén en la mayor parte de su administración (33
de los 40 años de reinado). Al morir él, su hijo Salomón
heredó su trono y fue rey en Jerusalén por otros 40 años. De
igual modo, cuando se restaure el reino de David en la persona
de su heredero Jesús, reinará él en la misma capital
JERUSALÉN. Esto se confirma al leer lo que Jesús mismo dijo
sobre esta ciudad en Mateo 5:33-35. Claramente dijo que
Jerusalén ES (no FUE) la ciudad del GRAN REY.

Vemos, pues, que Dios aún tiene planes muy concretos para
su pueblo y su ciudad elegida. En Lucas 1:33-35 se revela que
Jesús reinará en el trono de David su padre, el cual estará en "la
casa de Jacob". Recordemos que Jacob o Israel son
sinónimos, de modo que podemos decir que Cristo reinará en
"la casa de Israel" o en "la nación" o "país" de Israel, según el
anuncio del ángel Gabriel a María, madre de Jesús.

No es sorprendente entonces la pregunta que le hicieron los


discípulos israelitas a Jesús, momentos antes de partir al cielo:
"...Señor: ¿Restaurarás el reino a Israel en este
tiempo?" (Hechos 1:6). Sí, Jesús había estado hablándoles

29
que el reino de David le sería restaurado a los israelitas, tal
como lo predijeron los profetas Hebreos del Antiguo
Testamento (V. 3). Pero los "T.J" no quieren ver estos textos
bíblicos porque se les hace difícil explicarlos con coherencia.

Hoy en día se están cumpliendo muchas profecías bíblicas


concernientes a Israel y el fin del mundo. La Biblia predijo que
Israel sería desparramado por todo el mundo, y que después de
mucho tiempo volverían a ser nación en su tierra Israel. Bastan
leer lo que dicen Deuteronomio 30:3-5; Jeremías
32:37,38,41,43; Isaías 11:12; Ezequiel 11:16-
20;20:34,42;28:25,26;34:11-16,23,28,29;36:24-37;
37:12,17; Sofonías 3:20; Hageo 2:7; Zacarías
1:17;8:3,7,13,23; Oseas 3:4,5; Amós 9:11,14,15; Abdías
17; Romanos 9:3,4.

Todos los textos citados arriba nos hablan del retorno de los
israelitas a su tierra desde TODAS PARTES DEL MUNDO.
Esto ha venido ocurriendo desde comienzos de este siglo XX, y
se ha ido acentuando después del renacimiento de la nación
Israelita en Mayo de 1948 D.C. Todos sabemos que ISRAEL
resurgió como nación hace sólo 50 años, y desde esa fecha
cientos de miles de Judíos de Europa, Rusia, Etiopía y de otras
partes del mundo ya han regresado a Israel nuevamente. Las
profecías que hablan del retorno de los judíos se están
cumpliendo hoy día y seguirán cumpliéndose hasta la misma
venida de Cristo al mundo (Mateo 24:31).

También es destacable la profecía de Jesús de Lucas 21:24.


Jerusalén (la capital del reino davídico y de los israelitas) sería
pisoteada o gobernada por naciones paganas o no judías por un
tiempo predeterminado por Dios. Desde el año 70 D.C
Jerusalén pasó a manos de los gentiles (romanos, árabes,
Turcos, e Ingleses), hasta que en 1967 D.C, en "la guerra de

30
los seis días", los israelíes arrebatan a los Jordanos el control
de Jerusalén. La profecía se estaba cumpliendo finalmente
después de un larga espera por casi dos milenios y más.

Los "T.J" no pueden tapar el sol con un dedo. Ellos tienen


que aceptar que lo que se está cumpliendo hoy en el Medio
Oriente; y en particular, en Israel, estaba profetizado por Dios
en la Biblia. Ellos deben admitir que el largo sufrimiento del
pueblo israelita es otro cumplimiento profético de Dios, pues Él
había dicho que serían diezmados por "cazadores"y
"pescadores". Predijo que vivirían en constante peligro,
persecución y terror (Jeremías 16:16). Sabemos que
Nabuconodosor fue el más grande cazador e igualmente Adolfo
Hitler, entre muchos otros. Los Judíos no sólo fueron
perseguidos en Alemania, sino también en España, Italia, y
otros países del mundo. Aun hoy los israelitas siguen siendo
repudiados en muchos lugares, y no son bien vistos. Hay un
surgimiento de un antisemitismo mundial preocupante, en
especial en E.U y Alemania, por citar sólo dos países. La Biblia
aun predice que Israel seguirá sufriendo hasta el retorno del
Mesías al mundo para salvar a su pueblo. Todos sabemos
cuántos enemigos tiene Israel hoy. Los árabes extremistas
quieren arrebatarles su territorio, y en especial, Jerusalén.
Además, los Norteamericanos no siempre están a su lado
protegiéndolos o apoyándolos.

LOS TESTIGOS Y EL NOMBRE DE DIOS

Los "T.J" dicen que "JEHOVÁ" es "el nombre personal


del único Dios verdadero. es el nombre que él mismo
se ha dado..." (Libro 'Razonamiento a Partir de las
Escrituras', pág. 198).

El nombre Hebreo de Dios es "YHVH"

31
("tetragramaton"). Como se puede ver, el idioma hebreo
carece de vocales, por tanto la forma de saber el nombre es
pronunciándolo. Los rabinos transmitían el nombre oralmente
de generación en generación en los tiempos bíblicos. Después,
el Hebreo cayó en desuso, por muchos años, debido a factores
históricos inevitables.

El profesor Dr. Kerr, dice en su Gramática Elemental


de Lengua Hebraica, lo siguiente: "Jehová no es el
nombre del Dios de Israel, sino que resultó del error
de leer el tetragrama inefable con vocales de Adonai,
cuando se recomenzó el estudio del hebreo durante el
Renacimiento y la Reforma". El profesor Kerr concluye así:
"Ya no se sabe cuáles eran los verdaderos sonidos que
se daban a ese nombre; y se supone por la etimología
que la forma original debería ser Jave, tercera
persona del verbo ayah (ser)".

A continuación mencionaremos a los eruditos Martin y


Klann, y su obra "Jehovah Of the Watchtower", página
146: "Ningún estudioso sensato de la Biblia objetará el
empleo del término Jehová en el Santo Libro. Sin
embargo, en vista de que en el original sólo constan
las consonantes hebreas JHVH, sin vocales, su
pronunciación es indeterminada, y al no tenerse
certidumbre de ella, el fijar dogmáticamente que su
pronunciación sea Jehová, es ir más allá de los límites
de la verdad lingüística...

"Todo estudiante del hebreo sabe que entre las


consonantes J-H-V-H se puede insertar cualquier
vocal. Así, teóricamente, el nombre divino podría ser
Jehová como Jihiví, sin cometer la menor lesión a la
gramática del idioma."

32
Lo cierto es que parece que la palabra Jehová no salió de
labios de Cristo, y tampoco fue usada por sus seguidores
inmediatos. Cristo y los escritores del Nuevo Testamento
citaban las Santas Escrituras Hebreas, y también la versión
Septuaginta, que vierte el tetragrama por Kúrios (Señor, en
griego), con mucha propiedad, ya que éste no se podía
pronunciar por temor a la superstición de los rabinos.

Por espacio de 2,500 años desde Adán, Dios no se había


dado a conocer con su nombre Jehová. ¡Por 2 milenios y medio,
el mundo hebreo no supo del nombre de Dios! Por eso leemos
en Exodo 6:3: "Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob
como Dios Omnipotente, mas en mi NOMBRE
JEHOVÁ NO ME DI A CONOCER A ELLOS."
Preguntamos: Si el nombre de Dios es vital e importante que se
conozca, ¿por que Abraham (su fiel amigo, Santiago 2:23) y
sus descendientes NO SUPIERON SU NOMBRE JEHOVÁ hasta
que le fue revelado a Moisés?

Pero para ser justos, Dios tiene no un nombre sino siete.


Éstos son: JHVH, Adonai, El, Elion, El-Shaddai.

Por otro lado, los lexicógrafos Moulton y Milligan, en


su Diccionario Griego, dicen que la palabra ONOMA que
significa "nombre" en el Nuevo Testamento, da a entender "la
fama", "el carácter", "la autoridad", "la dignidad", o la
"reputación" de la persona. Estos lexicógrafos han
demostrado ampliamente cómo los autores griegos usaban
"nombres" para destacar su dignidad o autoridad. Ejemplo:
"Vengo en el nombre de su Majestad", significa que tal
persona está revestida con la autoridad de un rey o reina.
También la reputación o dignidad de la persona, más no el
sentido fonético del nombre en sí. Así, cuando Cristo dice:

33
"Santificado sea tu nombre" en Mateo 6:9 se refiere que se
debe santificar la "Persona" o "Ser" de Dios.

Ahora bien, lo cierto de toda esta argumentación es que sólo


hay un nombre por el cual podemos ser salvos---¡El de
Jesucristo! Así lo afirma el apóstol Pedro en Hechos 4:7-12.
Todo creyente sabe que a través de la persona de Cristo uno
puede alcanzar la salvación. No es en sí el nombre propiamente
dicho, sino la persona que está detrás de ese nombre.

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y LAS FIESTAS

Los "T.J" se oponen a las fiestas y celebraciones. Ellos creen


que el cumpleaños es una fiesta pagana, y por tanto, es
prohibido celebrarlo. Dicen que Herodes, el rey pagano, lo
celebraba con su corte; por tanto, dicen, no debemos celebrarlo
nosotros como creyentes cristianos. Pero eso es ir más allá de lo
mandado por Dios. Si es pecado celebrar el cumpleaños,
entonces también es pecado hacer reuniones para comer con los
amigos, o beber vino, dado que Herodes y su gente bebió vino y
comió con sus amigos en su fiesta. Ahora bien, ¿Cuál es el delito
o pecado de celebrar un año más de vida? ó ¿Un año más de
matrimonio? No lo entendemos. Y por añadidura, el cristiano
tampoco podría poner música y bailar, pues hubo también
música y baile en dicha fiesta del rey Herodes (Mateo 14:6).
Tampoco se deberían usar platos para servir la comida, ya que
en la fiesta de Herodes se usó un plato para traer la cabeza de
Juan el Bautista (Mateo 14:11). En fin, podemos dar
reglamentos y prohibiciones a montones, sólo por querer
distinguirnos de los demás.

Los "T.J" se oponen al saludo de la bandera nacional.


Dicen que es "idolatría" y que debe ser evitada a toda costa.
Pero ¿acaso no saben los "T.J" que el pueblo hebreo tenía sus

34
banderas para identificarse entre las tribus? Sí, cada tribu de
Israel tenía su propia bandera que rodeaba el tabernáculo en el
desierto (Ver Números 2:2). Y, ¿Quién les ha dicho a los "T.J"
que saludar a la bandera es "idolatría"? Un saludo a la bandera
significa un saludo a la nación o patria a la cual servimos con
nuestro trabajo e impuestos.

Con este mismo criterio Jehovísta, tampoco podríamos ser


policías, ya que nos veríamos obligados a saludar a otro oficial,
como se hace con la bandera nacional. ¡Nótese que el saludo es
el mismo! ¿Acaso un subalterno idolatra a su superior porque lo
saluda con respeto al estilo militar? O, ¿Estaría adorando un
soldado al Presidente de la República, cuando aquél le saluda a
éste al estilo militar? ¡Por cierto que no!

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y EL COMITÉ JUDICIAL

Los “Testigos” tienen una especie de “GESTAPO” en donde los


ancianos de la congregación juzgan a los miembros por actos de
indisciplina, como son las inmoralidades, conductas no
apropiadas (sin ser inmorales) y las “herejías”. Este último
aspecto es menester subrayar, pues los ancianos expulsan a los
miembros que no se someten a ciegas a los dictados de
Brooklyn, y en lo doctrinal, especialmente. Si uno discute las
enseñanzas del llamado “esclavo fiel y discreto” puede ser
citado a juicio por los miembros del llamado “Comité Judicial”,
y terminar siendo expulsado como un “apóstata” si uno no se
retracta a tiempo.

Miles de “Testigos de Jehová” tienen que esconder sus dudas y


no divulgarlas a nadie, ni siquiera a sus familiares Testigos de
Jehová, pues aun éstos pueden traicionarlos y acusarlos de ser
unos enemigos de la verdad, “apóstatas”, “satánicos”, y otros
epítetos semejantes a éstos. Hay una especie de gobierno del

35
terror, donde a los disidentes se les cortan sus cabezas para que
no divulguen sus “herejías destructoras”.

Por cierto que la iglesia debiera separar a los que, llamándose


cristianos, introducen herejías verdaderamente destructoras,
como por ejemplo: Que Cristo no era hombre, que su muerte
no salva a nadie, que el bautismo no es necesario, que el diablo
no existe, que la reencarnación es verdad, que Cristo no volverá
en persona, y cosas como éstas que abiertamente contradicen
las verdades básicas de la Biblia y de Cristo.

Pero los “Testigos” expulsan a los miembros que rehúsan


aceptar el año 1914 como la fecha de la venida de Cristo, pese a
que Cristo enseñó que nadie puede saber el día y la hora de ese
magno evento (Marcos 13:32). También los “Testigos” expulsan
a los que rechazan las dos esperanzas propuestas por los líderes
de Brooklyn: La celestial, para los 144,000 “ungidos”; y la
terrenal, para la gran multitud de Testigos no “ungidos”, pese a
que Pablo enseña que sólo hay una esperanza de nuestra
vocación y no dos a más (Efesios 4:4). Estos son sólo dos
ejemplos de tantos que podemos mencionar.

Sin duda, el culto de los “Testigos de Jehová” no es para la gente


pensante, inteligente, y razonante; sino para los que no son
escudriñadores, para los flojos, para los que no son capaces de
estudiar por sí mismos, para los poco entendidos, para los que
no aman la verdad, para los fanáticos, para los frustrados, etc.
Estos están felices de ser robots, repetidores de enseñanzas
secretas, e interpretaciones privadas, con tal de ganar un puesto
de autoridad dentro de la secta o culto. No les importa tanto la
doctrina como el hecho de que se les llame “Anciano”,
“Ungido”, “Siervo de Circuito”, ”Siervo de Distrito”, y así poder
recibir los honores de la gran masa de “Testigos” que no ostenta
cargo alguno. Muchos de éstos son los grandes fracasados de la

36
sociedad, los que no han logrado el éxito en ninguna área de la
vida pública, como en los negocios, en una carrera profesional,
o en cargos de responsabilidad y de confianza.

LOS ESTUDIOS DE LA REVISTA Y DEL LIBRO:

Los “Testigos” tienen un intenso entrenamiento o “lavado


cerebral” con los estudios semanales de la revista “La Atalaya” y
de un libro predeterminado por la W.T. En esas literaturas, los
líderes de Brooklyn han elaborado preguntas al final de cada
acápite, para que sean contestadas al pie de la letra por los
estudiantes y feligresía en general. Ningún “Testigo” puede
salirse de los patrones preestablecidos, y sólo deben limitarse a
la literatura y a su contenido para dar sus respuestas. De este
modo, los líderes de la W.T se aseguran de implantar, en los
cerebros incautos, sus particulares interpretaciones de la Biblia,
muchas de ellas fuera del contexto bíblico.

Además, los estudiantes sólo deben consultar las publicaciones


de la W.T y usar sólo la ‘Versión Del Nuevo Mundo de las Santas
Escrituras’. Jamás se verá a algún “Testigo” llevar consigo una
versión diferente a la V.N.M, pues si alguno lo hiciera, podría
ser seriamente amonestado. Tampoco se les inculca a leer otra
literatura cristiana, como comentarios bíblicos de eruditos
provenientes de otras denominaciones. En realidad, los
estudiantes Jehovístas salen tan mal preparados, que cuando se
topan con otros creyentes de otras denominaciones, los cuales
han sido bien instruidos en la Biblia, prefieren huir que
confrontar las creencias de aquellos creyentes.

Los “Testigos” definitivamente están miopes, por no decir


tuertos; creyendo que ellos solamente tienen la verdad de
Jehová. Partiendo de la premisa de que ellos son la única y
verdadera “organización de Jehová en la tierra”, jamás podrán

37
ellos aceptar la posibilidad de que otros grupos puedan tener
parte de la verdad que ellos desconocen o ignoran. El que se
cree el dueño o depositario de la verdad está regresando a la
Edad Media, al oscurantismo y a la ignorancia. Ni los
“Testigos”, ni ninguna otra denominación, tiene toda la verdad
revelada de Dios. Como dice Pablo, sólo en parte conocemos (1
Corintios 13:12).

Ahora bien, los “Testigos” publican cada año un nuevo libro,


con “verdades novedosas” que hacen que algunas cosas de lo
que hoy se dan por ciertas, dentro de 20 o 30 años queden
obsoletas, como ciertamente ha venido ocurriendo con varias de
sus doctrinas desde que se fundó su organización con Russell.
Varias cosas que enseñaron Russell , Rutherford, Knorr, y Franz
han quedado en el olvido como obsoletas. La próxima doctrina
Jehovísta que quedará obsoleta, si es que ya no la está, es la
supuesta “presencia de Cristo en 1914”. El tiempo nos dará la
razón, y ya no queda mucho.

“TESTIGOS DE JEHOVÁ Y DE CRISTO”:

Los llamados “Testigos de Jehová” se basan en Isaías 43:10-12


para decir que su denominación es la bíblica y verdadera, la
única organización de Jehová. Ahora resulta que también
quieren incluir en la misma el nombre de Cristo, pues también
se habla de dar testimonio de Cristo (Hechos 1:8). No obstante,
al examinar éstos y otros pasajes que hablan de dar testimonio,
o de ser testigos de algo o de alguien, siempre se refiere a
testigos presenciales, a personas que ven u oyen por sí
mismas, cosas y hechos transcendentales. Obviamente no se
puede ser un “testigo” de algo que uno no ha visto u oído
directamente con sus sentidos. Un juez no aceptaría el
testimonio de personas que no han sido verdaderamente

38
testigos presenciales de algún hecho crucial o vital.
Definitivamente un juez no aceptaría que alguien le diga:
“Señor juez, a mi me contaron por allí que tal persona es el
asesino”. Este testimonio es inválido, y de poco peso.
Habladurías y chismes no tienen mucho valor, sólo lo que se ve
y oye personalmente. El verdadero testigo es aquel que
dice:”Señor juez, yo vi a fulano de tal asesinar al occiso con un
puñal a las doce de las noche.”

Si yo digo que hace 500 años Cristóbal Colón llegó a América,


eso no me hace a mi un “testigo” de ese hecho histórico.
Simplemente estoy repitiendo un hecho histórico que otros sí lo
vieron personalmente como testigos presenciales. Yo puedo
decir y creer que Cristo nació en Belén, que murió en la cruz, y
que resucitó al tercer día; pero eso no me hace a mí un testigo
de esos hechos. Los testigos verdaderos de Dios y de Cristo
fueron aquellos que vieron directamente con sus ojos los
hechos que ahora son historia, es decir: Los hebreos, los
apóstoles y demás discípulos del Señor que nos han legado su
testimonio escrito. Léase por ejemplo 1 Pedro 5:1. Aquí Pedro
dice ser TESTIGO de los padecimientos de Cristo, pues él los vio
con sus propios ojos. Y en Lucas 24:46-48 se nos dice que los
discípulos fueron testigos de la pasión, muerte y resurrección
de Cristo--¿por qué?---¡Porque las vieron directamente sin que
nadie se los contara! De este modo los Evangelios Sinópticos se
convierten en excelentes testimonios de testigos presenciales de
la vida y obra de Jesús, así como las cartas y epístolas de los
apóstoles en general.

Igual ocurre con Isaías 43:10,12. Aquí el pueblo hebreo fue


testigo de eventos espectaculares en los cuales Dios intervino
directamente en contra o a favor de su pueblo, y en los cuales el
pueblo vio u oyó directamente la intervención divina, de
primera mano. El pueblo fue testigo presencial de la maravillas

39
de Dios en Egipto, las plagas, el castigo a las hordas de Faraón,
la división del mar rojo, la bajada del maná celestial, la roca que
brotaba agua, la serpiente sanadora de bronce, la voz de Dios en
el Sinaí, la entrega de las tablas de la ley, la conquista de Jericó,
etc. Esos hombres, que fueron testigos presenciales de los
hechos maravillosos de Dios, se convirtieron en testigos de
Jehová para sus hijos, nietos, bisnietos, tataranietos, etc. Y otro
hecho indiscutible es que jamás en el Nuevo Testamento se
menciona que tenemos que ser “Testigos de Jehová”. Y esto no
es sorprendente, pues en el Nuevo Testamento Dios ya no habla
Él directamente, sino por el Hijo (Hebreos 1:1,2). Sí, Jesús se ha
convirtió en el Testigo de Jehová por excelencia, pues él
conoció bien a Su Padre y tuvo una comunión personal
con Él. Su testimonio era de primera mano y de gran peso y
valor. Aún los apóstoles fueron testigos de cómo Dios resucitó a
Su Hijo, de modo que en este aspecto ellos fueron testigos de la
obra y milagros del Dios Padre en la persona de Su Hijo (1
Corintios 15:15). Pero todo este testimonio acabó con los
apóstoles. Hoy todos vivimos por fe, y no por vista (2
Corintios 5:7).

Nosotros, como cristianos, no estamos en condiciones de


afirmar que somos “testigos de Jehová ni de Cristo”. Pero
tenemos, gracias a Dios, el testimonio de los testigos
presenciales que nos aseguran que lo ocurrido realmente
sucedió, y que no fue una invención o mito. Ellos nos dejaron
su testimonio escrito en las Escrituras del Antiguo y Nuevo
Testamentos. De allí el valor de la Santa Biblia. Sin ella
estuviésemos en tinieblas. Pero todo esto nos preguntamos con
toda la razón del mundo: ¿Son Realmente los “Testigos”:
“Testigos de Jehová y de Cristo”?

Por eso, en nuestra predicación siempre recurrimos al


testimonio de los apóstoles, que son las doce columnas de la

40
iglesia, y que se han convertido en testigos por excelencia de los
hechos que nosotros creemos por fe y no por vista. Igual sucede
con el Antiguo Testamento, cuando queremos enseñar sobre los
hechos históricos del pasado, recurrimos a los testigos bíblicos.
Ellos son los profetas y sacerdotes, personajes éstos que
trataron con Dios personalmente y dejaron su testimonio
escrito.

Para mayor información escribir a:

ING. MARIO A OLCESE


MIGUEL ALJOVÍN # 179
LIMA 18 (PERÚ)
TÉL. 447-3028

41
42
43
44
45