Anda di halaman 1dari 15

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD

ESCUELA DE PSICOLOGÍA

PSICOLOGÍA DINÁMICA

MÓDULO 2

PROFESOR:

LIC. MANUEL CONCHA HUARCAYA

CHIMBOTE - 2008
ESTUDIO TOPOGRÁFICO DEL
APARATO PSÍQUICO:
SISTEMAS
EL SISTEMA INCONSCIENTE (Ic.)

El concepto de Inconsciente es teórico, nunca ha sido observado


directamente, y se lo conoce en su expresión consciente. Para el
Psicoanálisis, el Inconsciente es síquicamente positivo, es un sistema
en constante evolución y cargado de energía positiva y representa el
real psiquismo, es decir se sostiene que existe un elemento que actúa
por debajo de la consciencia pero que es capaz de movilizar al sujeto
sin que éste advierta el origen de su decisión.
Se constituye como un todo unitario frente al sistema
Consciente/Preconsciente. Contiene representaciones, fantasías,
recuerdos, etc., fuertemente cargados de afecto, y que son por sí
mismos incapaces de hacerse conscientes, a no ser mediante fuertes
transformaciones y enmascaramientos, que son igualmente
desconocidos por el sistema consciente.
En este sistema, se hallaría lo reprimido, es decir lo que ha sido
hundido en los abismos del psiquismo y no es aceptado, tal cual es, por
el sistema Consciente/Preconsciente.

La existencia del Inconsciente se puede establecer por el Contenido y el


Modo de Actuar.

En los Contenidos hay que considerar los Equivalentes Instintivos y


las Representaciones de hechos, objetos y de órganos.

El Equivalente Instintivo: es la manifestación psíquica externa de un


instinto que se expresa por modificaciones motoras y secretoras que se
viven como emociones y se presentan traducidos en el consciente. Por
ejemplo un impulso amoroso aparece con todas las manifestaciones
motoras y secretoras y se vive como una emoción; así como un impulso
agresivo se traduce y se vive como una emoción colérica.
Según S. FREUD, los equivalentes instintivos serían las emociones,
que son expresiones corporales de lo que está sucediendo en el
Inconsciente del individuo.

El Modo de Actuar llamado también Proceso Primario, es la primera


forma de actuación, lo más primitivo del psiquismo. En él deben
considerarse los elementos que actúan, teniendo en cuenta que en el
aparato psíquico lo que llega a ser consciente proviene del inconsciente.
Existe una dinámica que debe tener reglas que la regulen.

CARACTERÍSTICAS DEL INCONSCIENTE

El Inconsciente tiene sus propios modos de actuar que constituyen en


conjunto el Proceso Primario y son:
a) Ausencia de cronología
b) Ausencia de concepto de contradicción.
c) Lenguaje simbólico
d) Igualdad de valores para la realidad interna así como la externa.
e) Predominio del Principio del Placer.

Dentro del Inconsciente, es necesario tener en cuenta una porción que


se halla integrada por elementos que constituyen lo que se denomina el
Inconsciente Reprimido. De este modo en el Inconsciente se pueden
considerar (en forma hipotética) una parte compuesta por elementos
temporales sometido a sus leyes y que en cualquier momento pueden
hacerse conscientes, y por otra parte, los elementos que no pueden
aflorar al consciente; pero producen efectos determinados a través de
vías indirectas de consciencia como son los síntomas neuróticos o los
sueños.

EL SISTEMA PRECONSCIENTE (Pc.)

Este sistema está contenido en parte, por elementos procedentes del


Inconsciente, en paso hacia el Consciente y también del Consciente
hacia el Inconsciente, adoptando la forma de material Preconsciente. Es
decir, abarcaría aquellas representaciones o funciones psíquicas que
actualmente no se encuentran en el campo de la consciencia, y por lo
tanto, se podrían llamar inconscientes en sentido descriptivo; pero que
pueden pasar fácil y espontáneamente al sistema consciente y ser así
actualizadas, como ocurre por ejemplo con los recuerdos. La
comunicación dinámica entre los sistemas consciente y Preconsciente
no ofrece especiales dificultades psicodinámicas. Además existen
impresiones del mundo exterior radicadas en él como representaciones
fonéticas o verbales.

El Preconsciente está relacionado con la realidad externa y con el


Inconsciente. Este sistema posee sus propias leyes que constituyen el
Proceso Secundario.

CARACTERÍSTICAS DEL PRECONSCIENTE:

a) la elaboración de una sucesión cronológica en las


representaciones.
b) El hallazgo de una correlación lógica.
c) La repleción de lagunas existentes entre ideas aisladas.
d) La introducción del factor causal, la relación de coexistencia y
sucesión entre los fenómenos: relación causa-efecto. Esta tarea
se cumple durante el sueño, tal como sucede en los estados de
vigilia en los que esta actividad constituye el acto de pensar.

Según NUMBERG las ideas preconscientes aparecen insertadas en los


impulsos inconscientes y de allí surge la necesidad de distinguir la
esencia de la enfermedad y lo que es el resultado de la elaboración
onírica.

EL SISTEMA CONSCIENTE (C.)

Es un órgano de percepción para las impresiones que nos absorben por


el momento y debe ser considerado como un órgano sensorial situado
en el límite de lo interno y lo externo con capacidad para percibir
procesos de una u otra procedencia.
El campo de percepción es más amplio en estado de vigilia que
durante el sueño, pues llegamos a percibir los estímulos que nos llegan
con mayor nitidez desde lo exterior a través de los órganos de los
sentidos.
El Sistema Consciente da la impresión de contar con un dispositivo
especial, capaz de proteger al hombre de ciertas excitaciones que
podrían perturbar su equilibrio. FREUD le llamó detector o
amortiguador de estímulos: este recibe el estímulo del exterior, lo
amortigua y lo transmite en una forma progresiva, evitando que se
perturbe el equilibrio psíquico del organismo; es quien capacita al
hombre para regular su vida psíquica.
Para que un acto psíquico llegue a ser consciente necesita recorrer los
peldaños del sistema psíquico. La representación inconsciente debe
asociarse con representaciones preconscientes correspondientes y sólo
después de vencer la Censura, entran en contacto con el Consciente y
al conocimiento del sujeto (Tallaferro, 1983)
ESTUDIO ESTRUCTURAL DEL
APARATO PSÍQUICO:
INSTANCIAS

ELLO:

Es la instancia más originaria y arcaica. Es inconsciente, irracional y


alógica, pues no funciona según los principios de la racionalidad lógica.
El ello es incoherente y desorganizado, irrefrenable. S. FREUD dice que
“contiene pulsiones”, es decir, las pulsiones básicas y espontáneas de la
sexualidad y la agresividad. En el Ello se sepulta lo reprimido biográfico
y, también, lo reprimido “hereditario” (la herencia “arcaica”) mediante
la descarga automática de las tensiones y excitaciones acumuladas.

Está integrado por la totalidad de los impulsos instintivos ( v. cap. Los


Instintos) se relaciona con lo biológico, de donde se obtiene la energía
instintiva (Energía Psíquica .Freud) y se exterioriza. Es lo que llamamos
“el indio”. Todo lo que en él se desarrolla está sometido al Proceso
Primario y tiende a regirse funcionalmente por el Principio del Placer,
mediante la descarga automática de las tensiones y excitaciones
acumuladas.

Según HERING …todo su sector es inconsciente y en él se hallan


elementos heredados, lo que el sujeto ha traído desde el nacimiento,
las fijaciones, en especial los instintos o la memoria hereditaria de la
especie

YO :

De la superficie del Ello se forma el Yo, mediante el contacto con la


realidad exterior establecido por las primeras percepciones. Es la
llamada “cáscara de queso (ello)” que se ha modificado por el contacto
con el mundo exterior. Se ubica entre el mundo interno y el externo, es
receptor de los impulsos que llegan al Preconsciente e inconsciente.
El YO supone una organización coherente del aparato psíquico. Domina
la racionalidad y la psicomotricidad. Fiscaliza las pulsiones del Ello y
trata de adaptarlas a las exigencias del mundo exterior, rigiéndose por
el “principio de la realidad”
El YO tiene como papel, coordinar funciones e impulsos internos y
tratar que los mismos puedan expresarse en el mundo exterior sin
conflictos. Es decir, es una instancia compromisoria: ha de mediar y
lograra el consenso entre tres exigencias imperiosas:
- las pulsiones del ello que buscan su satisfacción directa e
inmediata,
- los requerimientos de la realidad que, a veces, hacen imposibles o
peligrosas la satisfacción directa de aquellas pulsiones; y
- los imperativos coactivos de la siguiente instancia, el Súper-Yo

Para ALEXANDER…el YO es la actividad integradora de la personalidad


representante del mundo externo al servicio del mundo interno (Ello)
regido por el principio de Conservación y al servicio del mundo interno
(Ello) quien se rige por el Principio del Placer.

Así por ejemplo, una fuerza del YO (tomada del Ello), se puede oponer
a los impulsos instintivos que tratan de expresarse.

El YO tiene dos funciones muy importantes: el examen de la realidad


y el trabajo de síntesis.
El examen de la realidad busca comprobar la existencia real de los
objetos y ante esto surge la actividad motriz (tocar primero y creer
después) y luego el sentido de la realidad (si “eso” está realmente allí).
Es decir, percibir y comprobar la existencia de lo percibido.

Se puede sostener que la actividad correcta de un YO NORMAL es una


función homeostática: recibir primero el impulso, diferenciar de dónde
llega y luego realizar un proceso de síntesis entre los distintos
elementos que llegan del ELLO. Es pues, un verdadero coordinador de
los impulsos que le llegan del ELLO, de las normas que le dicta el
SÚPERYO y las exigencias del mundo exterior.

SÚPERYO:

Brota de la internalización de las normas y valores morales, sociales y


culturales, que representan los ideales y valoraciones de la comunidad
y de la sociedad, mediada por la familia. Se ha formado a partir de la
internalización de la figura paterna, y sustituye a ésta.
Es la formación de un verdadero código de normas éticas para la
adaptación social, es la llamada “voz de la conciencia”. Es el resultado
de la incorporación dentro del YO de los mandatos prohibitivos de los
padres, la internalización de la compulsión externa. Formado el Súper-
Yo, las imposiciones y las prohibiciones, los premios y los castigos, la
vigilancia, la corrección o las amenazas al Yo, que hasta entonces
habían correspondido exclusivamente a “los padres”, las realiza
también, dentro del aparato psíquico, el Súper-Yo. Es quien todo lo “ve”
y “oye” y posee amplia autoridad sobre el YO quien actúa según el nivel
de resistencia. El castigo que inflige el SUPERYO es el llamado
“remordimiento” o “cargo de conciencia” (sentimiento de culpa). Una
educación severa puede desarrollar un SUPERYO que trate severamente
al YO, que conduzca a una necesidad de castigo injustificado.

Puede ser llamada Ideal del Yo, es decir a aquellas aspiraciones y


valoraciones ideales que reclaman al Yo

Las funciones del SUPERYO son: autoconservación, la conciencia moral,


la censura onírica, la influencia principal en la represión y el
enaltecimiento de los ideales.
El conocimiento de su existencia y forma de actuación constituyen una
gran ayuda para la comprensión de diferentes síntomas, de la conducta
social del hombre y de algunos problemas sociales como la
delincuencia.
LA DINÁMICA DE
LA PERSONALIDAD

La consideración dinámico-económica está íntimamente ligada a la


estructural. Aproximadamente, podemos referir las partes de la
mecánica a parcelas de la teoría de la personalidad descritas por
FREUD. Se podría considerar a la Estática en relación con las tópicas
psicoanalíticas; a la Dinámica representada por las teorías de los
instintos y/o pulsiones; y a la Cinemática, por la economía de los
destinos de la energía psíquica y sus principios reguladores y de
comportamiento. De hecho FREUD habla constantemente de los puntos
de vista tópico, económico y dinámico.

Influido por la filosofía fuertemente


determinista y positivista del siglo XIX, S.
FREUD consideraba el organismo humano,
como un complejo sistema energético, el cual
toma su energía del alimento que consume, y
la gasta en diversas funciones como la
circulación, la respiración, el ejercicio
muscular, la percepción, el pensamiento y la
memoria. Los físicos de la época sostenían con
firmeza que la energía se define por el trabajo
que realiza y, si el trabajo consiste en una
actividad psicológica como el pensar, es
perfectamente legítimo. FREUD denominó a
éste tipo de Energía: Energía Psíquica., la
cual puede convertirse en fisiológica y viceversa: el punto de contacto o
enlace entre la energía del cuerpo y la de la personalidad está
constituido por el ello y sus instintos.
TEORÍA DE LOS
INSTINTOS

Algunos Conceptos:

- Hering: ...es la memoria hereditaria de la especie”.


- Bleuler:...por él se consigue un fin determinado, sin que sea
necesario haber pasado por un ejercicio previo cualquiera....son
las fuerzas que suponemos causantes de las tensiones de
necesidad”.
- Freud:...es un excitante interno continuo que produce, cuando es
contestado en forma adecuada, un goce específico”.

Freud sostuvo que había oposición conceptual (Concepción Dualista-


según Jones) entre:
- los instintos del Yo o de autoconservación y los instintos sexuales
( 1905)
- la libido objetal y la libido narcisista (1914)
- los instintos de vida y de muerte (Eros y Thanatus) .(1920).

Debe asi mismo hacerse una diferencia entre impulso instintivo e


instinto. Para Stern, Impulso Instintivo es aquella fuerza que trata de
alcanzar el fin sin tomar en cuenta los medios; e Instinto, es aquel
movimiento energético dirigido y condicionado para alcanzar su fin.(los
medios de los cuales se vale el organismo).

Luego de lo vertido, podemos decir que los INSTINTOS constituyen un


fenómeno biológico con una representación psíquica, que los da a
conocer al mundo. Sus equivalentes psíquicos son excitaciones,
tendencias, deseos, representaciones y fantasías que asociados
afectivamente, llegan a la conciencia en forma de material
Preconsciente e incitan al Yo a actuar para ser descargado en el mundo
exterior y obtener de tal modo la satisfacción que esa misma descarga
produce.

Asi DESEO es el nombre que recibe la representación psicológica, en


tanto que la excitación corporal de la cual proviene se denomina
NECESIDAD. El estado de hambre puede ser descrito, en términos
fisiológicos, como una condición de insuficiencia nutricia en los tejidos
corporales que, en el orden psicológico, está representada por el deseo
de comer. El deseo actúa como motivación de la conducta: la persona
hambrienta busca comida, en consecuencia, se considera que los
instintos son los factores propulsores de la personalidad ya que,
además de impulsar la conducta, determinan la dirección que ésta ha
de tomar. Es decir que, mientras aumenta la sensibilidad del individuo a
ciertos tipos específicos de estímulo, el instinto ejerce un control
selectivo sobre la conducta. De modo que la persona hambrienta es
sensible al estímulo de los alimentos, la persona sexualmente excitada
lo es respecto al estímulo erótico.

Los instintos constituyen la suma total de la energía psíquica de que la


personalidad dispone. Como se ha señalado, el ello constituye el
reservorio de esa energía y al mismo tiempo el asiento de los instintos;
puede ser considerado como una dínamo, proveedor del poder
psicológico necesario para las múltiples operaciones de la personalidad.

CARACTERÍSTICAS.

Los Instintos tienen características que le son propias y distintivas:


1. Fuente de origen
2. Impulso o Ímpetu
3. Objeto
4. Fin o Finalidad

1. La Fuente de Origen:
Es aquella necesidad o condición corporal. Es decir se desarrolla
en el organismo, cuyo estímulo es representado en lo psíquico
por un equivalente instintivo.

2. La intensidad o Ímpetu o Impulso dinámico:


Es la fuerza del instinto determinada por la intensidad de la
necesidad (por ejemplo, a medida que la deficiencia nutricia en el
caso del hambre, aumenta, hasta llegar al punto en que comienza
la debilidad física, la fuerza del instinto crece en la proporción
correspondiente). Representa el factor motor del instinto, el
elemento dinámico, la cantidad de energía que representa. Es
perentorio. Por ejemplo: el sujeto que tiene hambre y carece de
dinero necesario para comprar pan. Pasa una vez, mira el pan y lo
desea. Vuelve a pasar y se queda ante la vidriera, pero no hace
nada más, pues su instinto carece de la suficiente fuerza. Pero si
ésta fuera en aumento, llegaría un momento en que levantaría
una piedra, rompería la vidriera, tomaría el pan y lo devoraría sin
pensar en las consecuencias ulteriores.
3. El Objeto de los instintos:
Es toda la actividad desarrollada entre la aparición de un deseo y
su satisfacción, es decir, que no alude tan sólo a la cosa o
condición particular capaz de satisfacer la necesidad sino, también
a la conducta mediante la cual el sujeto obtiene dicha cosa o
condición. En el ejemplo, el sujeto debe llevar a cabo ciertos actos
antes de alcanzar la consumación de su objetivo final, o sea
comer. El Objeto pertenece al mundo exterior, puede ser una
persona o cosa, por la cual y con la cual, el instinto alcanza su
satisfacción al suprimir la excitación o estado de necesidad. La
relación entre instinto-objeto no es primordial (a no ser que el
objeto dé origen al instinto).Porque en si el instinto es primitivo y
existe antes que el objeto, y se da la relación, sólo cuando se
busca la satisfacción. El Objeto es lo más variable del instinto.
Pues algunas veces los instintos están patológicamente ligados a
un objeto específico, a ello se llama Fijación. Por ejemplo cuando
el objeto es el propio Yo es decir el amor narcisista cuya expresión
es el autoerotismo.

4. El Fin o Finalidad:
Representa la eliminación de la excitación corporal. Todo instinto
busca llegar a un fin, es decir, restablecer un estado en el cual
deja de subsistir una determinada tensión instintiva, que es
displacentera, para llegar al equilibrio tensional, luego de haber
obtenido un placer. El ejemplo más típico es el del orgasmo
genital.

LIBIDO

Latín: deseo inclinación, voluntad, ansia, apetito o pasión.


En Psicoanálisis el término se emplea vinculado exclusivamente con
placer y deseo sexual.
Libido debe entenderse como la intensidad de la energía dinámica
del instinto sexual, es decir, su elemento cuantitativo.(fuerza pulsiva
sexual).La cual podrá ser aumentada o disminuida por la acción de
diversos factores que pueden ser divididos para su clasificación en
Intrapsíquicos y Extrapsíquicos.
FACTORES:

Sueños
A. INTRAPSÍQUICOS Conscientes
Fantasías
Inconscientes

Vista
Objeto Olfato
Tacto

Pubertad
Climaterio
Somáticos
Endocrinopatías
Tumores

Hormonas

Excitantes
Alcohol
B. EXTRAPSÍQUICOS Fármaco-
Drogas, etc
lógicos

Depresores
Barbitúricos

Drogas, etc

Primavera
Telúricos Invierno
Iones
Positivos

Negativos

INSTINTOS PARCIALES

En la teoría de Freud de la sexualidad se


consideraba la existencia de una cantidad de
componentes de la libido: amor oral, anal y genital;
heterosexualidad y homosexualidad; sadismo y masoquismo;
voyeurismo y exhibicionismo. Todos estos grupos se pueden mezclar
entre sí, y cada uno tiene un modo activo y uno pasivo para las
distintas etapas del desarrollo.(Hinshelwood, 2004)
En el adulto, por ejemplo, esta organización está centrada en torno de
la satisfacción genital, y es por eso que se le denomina Organización
última o Genital de los Instintos.
El Fin hacia el que cada uno de ellos tiende o se orienta es el Placer
orgánico, la descarga tensional.
En la primeras etapas de su evolución, por ejemplo, se superponen a
las funciones vegetativas, por ello que el mamar tiene en los niños
también un significado sexual.
Luego se van separando, de las funciones vegetativas, y se orientan
hacia el hallazgo de su Objeto (guiados por el Yo).Una parte de los
Instintos sexuales, sigue asociada, de por vida, a las funciones
vegetativas, pero aportándoles elementos libidinosos, por ello que el
comer, es en el adulto una descarga libidinosa, así en el caso del que
vive para comer es más patente que en el que come para vivir.
Cada uno de los instintos parciales se orienta a la obtención del placer
orgánico, y por sexual debe entenderse aquello que tenga como meta
el placer.
Para el psicoanálisis todo lo genital es sexual, pero no todo lo sexual es
genital, ya que el término denota funciones que no son genitales. Tal es
el caso de comer, para los glotones. Por tanto se concluye que el
término sexual denota la función general de obtener placer.

ESTADOS PATOLÓGICOS

Esta separación de lo sexual y lo genital permite poner las actividades


sexuales de los niños y de los perversos en el mismo terreno de los
adultos normales. Las perversiones resultan de las manifestaciones de
instintos parciales, componentes de la sexualidad que se han liberado
de la primacía genital y se han lanzado por su cuenta a la búsqueda
del placer, tal como lo hicieron en etapas precoces del desarrollo de la
libido.

Formación del carácter por regresión o por retiro de la libido

En 1931 Freud planteó una sistematización de los tipos libidinales: el


erótico, el compulsivo y el narcisista. Existe además una variedad
mixta: el erótico-compulsivo. Otro tipo teóricamente posible sería:
erótico-compulsivo-narcisista. Pero a decir de Freud, este ya no sería
un tipo, pues significaría la norma absoluta, la armonía ideal.
Se advierte que el fenómeno del tipo nace precisamente del hecho de
que, de las tres utilizaciones principales de la libido en la economía
psíquica, una o dos han sido favorecidas a expensas de las otras.
En cuanto a la relación de esta caracterología con la patología, parece
fácil conjeturar que los tipos eróticos, en caso de enfermedad,
evolucionan hacia la histeria, y los tipos compulsivos hacia neurosis
obsesivas, pero todo esto sigue sometido a la incertidumbre que
acabamos de subrayar. Los tipos narcisistas, a los que su independencia
habitual expone a la frustración del mundo exterior, tienen una
predisposición particular a la psicosis, pero presentan también ciertas
condiciones esenciales de la criminalidad.
Una nueva ilustración de este enraizamiento genético -o histórico- del
carácter lo vemos en los estudios sobre las fases pregenitales de la
libido, donde se vislumbra la formación del carácter. (Módulo 3: La
evolución de la sexualidad).
Aquí se reconoce que tres cualidades son inseparables entre sí: el
orden, la ahorratividad y la obstinación. El análisis de los individuos
provistos de estas características ha demostrado que ellas derivan del
erotismo anal y lo agotan. Su presencia simultánea nos permite hablar
de carácter anal, y éste es, de alguna manera, lo opuesto al erotismo
anal bruto. Encontramos una relación análoga y quizás aún más
estrecha entre la ambición y el erotismo uretral. Todo nos
induce a creer que otros rasgos de carácter son también los residuos o
las formaciones reactivas de ciertas estructuras pregenitales de la
libido, pero aún no estamos en condiciones de demostrarlo.
En la perspectiva de la segunda tópica, se formulará finalmente el
fundamento repetitivo de la inercia caracterial.

CASO DEL CHUPETEO

Un niño chupa su pulgar con los labios y la lengua sin sacar beneficio
alguno desde el punto de vista de la autoconservación. En ese acto de
chuparse el pulgar pueden observarse detalles que aparecen también
en la actividad sexual de los adultos. Los niños chupan los dedos
rítmicamente y la mayoría de las actividades sexuales de los adultos
registran el mismo movimiento. La succión describe una curva. Empieza
moderadamente, después aumenta la agitación y alcanza un punto
culminante para decrecer luego. La actividad sexual del adulto sigue el
mismo curso. El punto culminante de placer de la succión es
acompañado a veces por una excitación, que se posesiona de la
musculatura entera, tal como acontece en algunos niños cuando
defecan u orinan. El orgasmo, que es la experiencia placentera máxima
y la satisfacción más intensa sentida por el adulto en un acto sexual,
manifiesta una reacción semejante.
La analogía esencial entre la succión del pulgar y las manifestaciones
de los adultos es, indudablemente, el placer experimentado en ambos
casos. Si se le preguntara a un niño de corta edad por qué se chupa el
dedo, seguramente contestaría: “por que me resulta muy agradable”.
ACTIVIDADES:

1. Evaluación y análisis de video.


2. Examen Parcial: Módulos 1 y 2.